Está en la página 1de 15

Comunicación educativa

en el aula

María Margarita Guerra Ivare:z

Resumen

E ~. u trata del estudio de algunos autores que analizan la comunicación


que se establece en las aulas como un proceso que se da entre personas; entre
los que se encuentran Juan Díaz Bordenave, Vigostkv, Fernando Rey, Carl Rogers
v Paulo Freire, que a veintisiete años de haberse implementado el sistema mo-
dular en la U.vNi-x, nos dan nuevos elementos teórico-metodológicos que redi-
mensionalizan el concepto que se tiene del sistema modular.

Introducción

El artículo que presento a continuación es el análisis de algunos autores que


estudian a la comunicación que se presenta en las aulas como un proceso que se
establece entre personas, los cuales nos abren nuevos derroteros para redimen-
sionalizar v reconceptualizar al sistema modular.
En primer Lugar, se parte de la distinción que hav entre los tipos de educación
que plantea Juan Díaz Bordenave (1976) va que en sí toda educación es una
forma de comunicación.
A cada tipo de educación corresponde una determinada concepción v una
práctica de la comunicación.
Modelos Exógenos (educando=objeto) 1. Educación que pone el éntasis
en los contenidos 2. Educación que pone el énfasis en los efectos.
Modelo Endógeno (educando=sujeto) 3. Educación que pone el énfasis
en el proceso.

ANUARIO 1999 • JAM-x • MÉXICO .


1999 • pp. 187-200 1 87
ANU.ARl<) EDUCACIÓN 1' CoMuNlc \CIÚN 1999

1. Educación que pone el énfasis en los contenidos


Corresponde a la educación tradicional, basada en la transmisión de conoci-
mientos v valores de una generación a otra, del profesor al alumno, de la élite
"
instruida " a las masas ignorantes.

2. Educación que pone el énfasis en los efectos


Corresponde a la llamada "ingeniería del comportamiento " v consiste esencial-
mente en "moldear" la conducta de las personas con objetivos previamente
establecidos.

3. Educación que pone el énfasis en el proceso


Destaca la importancia del proceso de transformación de la persona v las
comunidades. No se preocupa tanto de los contenidos a ser comunicados ni de
los efectos en término de comportamiento, cuanto de la interacción dialéctica
entre las personas v su realidad; del desarrollo de sus capacidades intelectuales
v de su conciencia social.

1 Énfasis en los contenidos


Es de origen europeo 'e acuñado por la vieja educación escolástica v enciclopédica
que recibimos del Viejo Mundo desde el Virreinato.
Todos conocemos este tipo de educación vertical v autoritaria. O paternalista
(el paternalismo es tan sólo una forma más endulzada del autoritarismo). Todos
lo hemos padecido. Es el que predomina en el sistema educativo formal: en la
escuela primaria, en la Educación Media Superior, en la Universidad. Repetida-
mente se ha reprochado a la escuela tradicional su tendencia a confundir la
auténtica educación con lo que es mera instrucción, con lo cual —se ha dicho
también— ella informa pero no forma.
Este modelo corresponde al que Paulo Freirc llamó en su libro Pedagogía del
oprimido "Educación Bancaria " .
_Así como existe una Educación Bancaria, existe una Comunicación Bancaria
El Emisor es el educador que habla frente a un educando que debe escuchar
pasivamente.
El Comunicador que "sabe" emite su mensaje "clase" desde su propia visión
permeada por el sistema de valores que predomina en la institución a la que
pertenece "escuela " a un lector=educando que " no sabe " v que está como
receptáculo. Su Modelo de Comunicación es el Monólogo.
E?n realidad, cuando este modelo se propone a sí mismo como una trazado
"
horizontal, va está "haciendo trampa . Sería más exacto representarlo como en
IN\ I r1(;ACI(')N EIx:: v11V',A TRAt3AIO AU1.,A

la gráfica contigua, puesto que es una comunicación esencialmente autoritaria


y, por tanto, vertical. El emisor domina, es el dueño, el protagonista de la comu-
nicación.

Emisor

4
Mensaje

4
Receptor

Se califica a esta comunicación de unidireccional porque fluye en una sola di-


rección, es una única vía: del emisor al receptor.

2. Énfasis en los efectos


Es el modelo de la tecnología educativa. "El comunicador es una especie de
arquitecto de la conducta humana..." Nació en los Estados Unidos en pleno
siglo Yx: durante la Segunda Guerra Mundial (década de los cuarenta). Se desa-
rrolló precisamente para el entrenamiento militar; para el rápido v eficaz adies-
tramiento de los soldados.
Sus diseñadores cuestionaban al tradicional método libresco por poco prác-
tico; porque no lograba un verdadero aprendizaje en poco tiempo, por lento v
caro. Y por ineficaz: el educando repite v después ol v ida. Proponían, en su
lugar, un método más rápido v eficiente, más impactante, más " hecho en serie " ,
de condicionar al educando para que adoptara las conductas v las ideas que el
planificador había determinado previamente (lo cual explica, de paso, por qué
este modelo ha tenido tanta aceptación en el ejército, en la guerra).
El que determina lo que el educando tiene que hacer, cómo debe actuar,
incluso qué debe pensar, es el programador. Todos los pasos de la enseñanza
vienen va programados. "Podo se convierte en técnicas: en técnicas para el apren-
dizaje.
Si se ha llamado al primer tipo "educación bancaria", a éste podría calificar
como educación manipuladora.
En la década de los sesenta, en la llamada " década del desarrollo" o del
"
desarrollismo " , llega este modelo a _América Latina, importado de la nación
del norte, como una respuesta de la Alianza para el Progreso al problema del
"subdesarrollo " .

H9
_ANUARIO EDUCACIÓN Y CoMuNIl::ACIÓN 1999

Inculcar las nuevas actitudes sin pasar por la reflexión, por el análisis, sin
pasar por la conciencia; sin someterlas a una libre elección.

Cómo concibe este modelo la comunicación


El esquema de comunicación persuasiva introduce una diferencia importante
respecto al sustentado por la educación tradicional.
Se hace necesario analizarlo con especial atención, porque se trata del modelo
clásico de comunicación, el más difundido v consagrado.

T Retroalimentación

Sigue habiendo un emisor (~:) protagonista, dueño de la comunicación, que


envía un mensaje (NI) a un receptor (it) el cual por consiguiente, continúa reducido
a un papel secundario, subordinado, dependiente; pero ahora aparece una res-
puesta o reacción del receptor, denominada retroalimentación (it) o, en inglés,
¡eedback, la cual es recogida por el emisor.

3 Enfasis en el proceso
"La educación es praxis, reflexión v acción del hombre sobre el medio para
transformarlo " . Freire.
Dado que este modelo es el fundamento nuestro sistema modular, nos abo-
caremos a profundizar mas en sus características.
Veremos, finalmente, el tercer tipo de educación: el endógeno, el cual se
centra en la persona v pone el énfasis en el proceso.
Es el modelo pedagógico que Pablo Freire, su principal inspirador, llama
"educación liberadora " o " transformadora".

Su origen
En cierto modo, se puede decir que es un modelo gestado en :América Latina.
Aunque recibió valiosos aportes de pedagogos y psicólogos europeos y norte-
americanos, es en nuestra región donde Freire v otros educadores le imprimen
su clara orientación social, politica, v cultural v la elaboran como una "pedagogía
del oprimido " , como una educación para la liberación de las clases subalternas
v un instrumento para la transformación de la sociedad.

I90
[Nvl:1Tc,U:ION EoucvI1v'.v l ' TRAIIvlo AuL v

Sus bases
Partimos, para caracterizarla, de una frase del propio Freire: "La educación es
praxis, reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo " .
Ya no se trata, pues, de una educación para informar (y aún menos para
conformar comportamientos) sino que busca formar a las personas y llevarlas
a transformar su realidad. De esa primera definición, el pensador brasileño
extrae los postulados de esta nueva educación.
No más un educador del educando.
No más un educando del educador.
Sino un educador-educando con un educando-educador.
Lo cual significa:
Que nadie educa a nadie.
Que tampoco nadie se educa solo.
Sino que los hombres se educan entre sí mediatizados por el mundo.
Esta dinámica en el transcurso de la cual los hombres se van educando entre
sí, es precisamente "el proceso" educativo.

Qué es "enfatizar el proceso"?

Es ver a la educación como un proceso permanente, en que el sujeto va descu-


briendo, elaborando, reinventando, haciendo suyo el conocimiento.
El " educador/educando" va no enseña v dirige, sino para acompañar al
otro, para estimular ese proceso de análisis v reflexión, para facilitárselo; para
aprender junto a él v de él; para construir juntos.
El cambio fundamental aquí consiste en el paso de hombre acrítico a un
hombre crítico; en ese proceso de un hombre desde los condicionamientos que
lo han hecho pasivo, conformista, fatalista, hasta la voluntad de asumir su destino
humano; desde las tendencias individualistas v egoístas hasta la apertura a los
valores solidarios v comunitarios.
Sólo participando, involucrándose, investigando, haciéndose preguntas v
buscando respuestas, problematizando v problematizándose, se llega realmente
al conocimiento.
Se aprende de verdad lo que se vive, lo que se recrea, lo que se reinventa v no
lo que simplemente se lee v se escucha.
• No es una educación individual, sino siempre grupal, comunitaria: " nadie se
educa solo " , sino a través de la experiencia compartida, de la interrelaci6n
con los demás.

191
ANUARIO ni: Enuc\ciON COL[UNI( \clON 1999

"El grupo es la célula educativa básica " (Freire).


• El eje aquí no es el profesor, sino el grupo educando. El educador está ahí
para estimular, para facilitar el proceso de búsqueda, para problematizar,
para hacer preguntas, para escuchar, para ayudar al grupo a que se exprese y
aportarle la información que necesita para que avance en el proceso. Es un
facilitador.
• Este tipo de educación exalta los valores comunitarios, la solidaridad, la
cooperación; exalta, asimismo, la creatividad, el valor y la capacidad potencial
de todo individuo.
• Si la educación es un proceso, es un proceso permanente. No se limita a
unos momentos en la vida, a unas instancias educativas, a un curso escolar
de equis meses. La educación se hace en la vida, en la praxis reflexionada.
• No se asusta ante la ambigüedad de la realidad, ante la pluralidad de opciones.
Es una educación no-dogmática, abierta.
• Esta pedagogía también puede emplear —v de hecho emplea— recursos
audiovisuales, pero no para reforzar contenidos sino para problematizar, y
para estimular la discusión, el diálogo, la reflexión, la participación.
• En la esfera psicosocial cultural, sus metas son: favorecer en el educando la
toma de conciencia de su propia dignidad, de su propio valor como persona.

Si se pudo caracterizar al primer tipo de educación como el que se propone que


el alumno aprenda y el segundo como el que busca que el receptor haga,
podría resumirse la finalidad de este modelo en la siguiente formulación:
Que el sujeto piense y que ese pensar lo lleve a transformar su realidad.
Su modelo de comunicación es el dialógico.
Emirec- Mensaje- Emirec (Jean Cloutier).
Además de Paulo Freire hay otros autores que también han puesto énfasis
en el proceso educativo poniendo especial atención a la interacción de los sujetos,
tal es el caso del doctor Fernando González Rev, psicólogo cubano que sigue la
escuela soviética, v del doctor Carl Rogers, principal representante de la escuela
humanista norteamericana. Tomamos estos autores porque, aún perteneciendo
a corrientes filosóficas distintas, coinciden en varios puntos que nos pueden
ayudar para reinterpretar la comunicación que se establece en las aulas en nuestro
sistema modular. La iniciaré con la postura cubana.
Coherente con la psicología soviética de Vigostkv y sus seguidores, que plan-
tea: " El aprendizaje está en función de la comunicación v el desarrollo, v este
último no es un simple despliegue de caracteres preformados en la estructura
biológica de los genes, sino el resultado del intercambio entre la información
1NvI?strG,Ac1óN EDUCATIVA TiAiiA)o AUI,.A

genética y el contacto experimental con las circunstancias reales de un medio


históricamente constituido". Es precisamente el área de desarrollo potencial o
zona de desarrollo próximo el eje de la relación dialéctica entre aprendizaje v
desarrollo, donde la comunicación tiene su mayor peso e importancia. Para la
psicología soviética, la responsable de la formación de las estructuras formales
de la mente es la apropiación del bagaje cultural, producto de la evolución
histórica de la humanidad que se transmite en la relación educativa; es por ello
que le concede una importancia fundamental al desarrollo del lenguaje, pues-
to que la palabra es el instrumento más rico para transmitir la experiencia histórica
de la humanidad.
El lenguaje es el instrumento prioritario de transmisión social (Luria 1973).
A través del lenguaje, de la generalización verbal el niño se adueña de un nuevo
factor de desarrollo, la adquisición de la experiencia humana social... el lenguaje
es asimilado en la comunicación que se desarrolla con los adultos v pronto se
transforma establemente de medio de generalización, en instrumento de pen-
samiento v regulador el comportamiento.
La actividad del individuo es vista como la participación en procesos gene-
ralmente grupales, de búsqueda cooperativa, intercambio de ideas y represen-
taciones v ayuda en el aprendizaje, en la adquisición de la riqueza cultural de la
humanidad.
La humanidad es así porque crea, asimila v reconstruye la cultura formada
por elementos materiales v simbólicos. Mediante el intercambio simbólico con
el adulto, el niño puede ir realizando tareas, v resolviendo problemas que por sí
mismo sería incapaz de realizar, pero que van creando condiciones para un
proceso paulatino y progresivo de asunción de competencias. El lenguaje, por
tanto adquiere un papel fundamental por ser el instrumento básico del inter-
cambio simbólico entre las personas que hace posible el aprendizaje en colabo-
racion.
El aula debe convertirse en un foro abierto de debate v negociación de
concepciones v representaciones de la realidad. No puede ser nunca un espacio
de imposición de la cultura (Pérez Gómez 1993).
Para provocar en el aula el traspaso de competencias v conocimientos del
maestro al alumno es imprescindible crear un espacio de conocimiento com-
partido, donde las nuevas posiciones de la cultura académica vayan siendo rein-
terpretadas e incorporadas a los esquemas del pensamiento experimental previos
del propio alumno v donde sus preconcepciones experimentales al ser activadas
para interpretar la realidad v proponer alguna solución a los problemas, mani-
fiesten sus deticiencias en contraste con las proposiciones de la cultura académica.

193
\NU.vizto Dr, EDuc,vclóN Y COMUNIC.v(IóN 1999

Ea cultura pública cumple así una función crítica: provocar y facilitar la re-
construcción del conocimiento " vulgar" que adquiere el alumno en su vida
previa y paralela a la escuela.
Fernando González Rev postula: personalizar el conocimiento significa in-
tegrarlo a sus intereses y experiencias personales, (independizándolo) del aula v
del maestro, para convertirlo en una herramienta esencia de la expresión
espontánea del alumno, única vía para romper el formalismo del aprendizaje
memorístico y despersonalizado.
La vía esencial de la educación es la comunicación. A través de la comunica-
ción se brinda la enseñanza y, a su vez, se ejerce una influencia educativa sobre
el escolar en un medio participativo. La educación es un proceso orientado al
desarrollo de la persona.
Educar la capacidad consciente y volitiva del sujeto v su capacidad comuni-
cativa, son aspectos esenciales para el desarrollo de la personalidad. Este es un
sistema facilitador de la individualización, por tanto su desarrollo supone asumir
decisiones, elaborar las mismas, concientizar estrategias, organizar la comuni-
cación con el otro, construir lógicas personales en los distintos sistemas en que
el sujeto participa, etcétera. Procesos todos susceptibles de aprendizaje, el cual
se entrena en relaciones participativas que estimulen la independencia v la auto-
determinación, fomentando concepciones generales de que la vida y el conoci-
miento son espacios abiertos, portadores de múltiples alternativas de integración
v respuesta, ante las cuales el sujeto tiene que asumir la responsabilidad de su
camino personal. Cosmovisiones de esta naturaleza enriquecerán la concepción
del mundo del sujeto v se convertirán en un determinante más del desarrollo de
la personalidad.
La comunicación es un proceso plurideterminado, con una o varias motiva -
ciones conscientes v otras que no lo son. En cada momento del proceso comuni-
cativo los sujetos se vinculan por necesidades que pueden ser diferentes, lo que
implica la capacidad de ponerse en el lugar del otro para crear un espacio común
que garantice un sentido positivo para los distintos participantes de la relación.
La comunicación es un proceso de crecimiento interno, en el cual para crecer
es necesario establecerlo.
Una de las expresiones psicológicas de la enajenación, es la separación entre
el proceso comunicativo v las necesidades auténticas de la persona, lo cual,
lamentablemente, se estimula con frecuencia en nuestra cultura v sus institu-
ciones. Desde muv pequeño enseñamos al niño a expresar lo que " debe sentir"
v no lo que ``siente " v aunque la socialización implica asumir normas, valores v
otros elementos esenciales de la vida en sociedad, la cuestión está en el cómo se

194
lNITS'I'IG.v:IáN Euuc V'rn'.A 1' Ti.Ui,A10 NN AAui..A

desarrolla la educación de estos elementos, de lo que dependerá el desarrollo


de las verdaderas necesidades personales en la base de la socialización.
Una educación centrada en la persona exige la ruptura de los vínculos
autoritarios v unidireccionales, implicando al sujeto en el propio proceso de sus
adquisiciones, esto sólo se puede lograr a través de la comunicación.
La comunicación es un proceso construido v dirigido por el sujeto a través
del sentido subjetivo de la relación v de su momento interactivo actual. En la
comunicación aparecen de forma continua nuevas vivencias, percepciones v
retlexiones, que implican activamente a los sujetos del proceso.
El proceso de comunicación trasciende metas, objetivos v representaciones;
es un proceso vivo donde cada momento actual tiene un nuevo sentido. Esta
dialéctica entre lo planteado por el sujeto y lo aportado por el proceso es per-
manente, manteniendo activo al sujeto en el curso de su relación.
La motivación que el escolar llega a formar en sus interacciones con el maes-
tro, así como la seguridad v el bienestar que experimenta en éstas, constituyen
la piedra angular para el trabajo independiente del alumno, momento esencial
donde con frecuencia se producen importantes avances en la construcción del
conocimiento.
Para que se produzca un aprendizaje activo y creativo, es necesario desarrollar
una elevada motivación personal hacia este proceso, en la cual tiene un papel
esencial las relaciones de comunicación que se establezcan para el desempeño
de la actividad.
El desarrollo de los intereses, de la seguridad emocional v de la autoesti-
mación, factores subjetivos esenciales para aprender de una forma productiva v
creativa, se produce sólo a través de una adecuada comunicación del niño con
los adultos, a través del diálogo.
Comprender el aprendizaje como proceso de comunicación implica en
nuestro criterio, la utilización del diálogo v del trabajo conjunto profesor-alumno
v alumno-alumno, en el proceso de construcción del conocimiento. Llegar a
esto exige una serie de etapas:
• Creación de una atmósfera interacuva sana, que estimule el respeto, la confianza,
la motivación v la aceptación recíproca, unido a estos factores esenciales, deben
estimular el deseo de tos escolares a participar v a intercambiar.
• Construcción del conocimiento a través del diálogo, lo que implica una tabor
de búsqueda v reflexión conjunta.
• Que los momentos interactivos conduzcan a una implicación individual que
cíe continuidad al proceso de construcción del conocimiento en un plano
individual.

l95
ANU.ARIo uit EDUCACIÓN 'c (civauNI(:.vCIoN 1999

_Ahora se tomarán las aportaciones de la Escuela Humanista en boca de uno


de sus representantes más conocido: Carl Rogers.

El enfoque centrado en la persona se ubica en el extremo opuesto de la escala.


Es radicalmente distinto en cuanto a su filosofía, métodos v politica. En nuestra
cultura educativa actual, para que exista debe darse una condición previa. Si esa
condición previa está dada, entonces los demás aspectos enumerados se pueden
aplicar v observar en todos los niveles de enseñanza, desde el jardín de niños
hasta la universidad.
• La condición previa es° /a persona a quien se percibe como figura de autoridad en /a
situación, tiene /a suficiente seguridad en sí misma y en su re/ación con otros como para
sentir una conficim a esencial en la capacidad de los demas para pensar por sí mismos y
pura aprender porsí mismos. Considera a los seres humanos como entes dignos
de confianza. Si existe esta condición previa, los siguientes aspectos se vuelven
posibles v tienden a ser llevados a la práctica.
• El docente facilitador comparte con otros —con los estudiantes y gni:zcí también con los
padres o los miembros de lea comunidad— lea responsabilidad del proceso de aprendizaje.
La planificación de los programas de estudios, el sistema de administración
v funcionamiento, la obtención de fondos, la elaboración de la política a
aplicar, son responsabilidad de los integrantes del grupo en cuestión. Por lo
tanto, una clase puede ser responsable de su propio programa de estudios,
pero el grupo en su totalidad tendrá la responsabilidad sobre la política
global. En todo caso, la responsabilidad es compartida.
• E/ facilitador suministra recursos para el caprendiyc je, procedentes cíe él mismo_y de su
\lienta a los alumnos
xperiencia, cle libros, o materiales; o experiencias de la comunidad
a agregar recursos que conozcan o hayan experimentado. Abre la puerta a
recursos exteriores a la experiencia del grupo.
• El estudiante desarrolla su propio programa de caprendiicje, solo o en colaboración con
Explorando sus propios intereses, ante este caudal de recursos, el
otros.
estudiante efectúa las opciones relativas a la dirección que ha de seguir su
proceso de aprendizaje y asume la responsabilidad por las consecuencias de
dichas opciones.
• Se crea un clima fiacilitador (le/aprendiiaje. En las reuniones de la clase o de toda
la escuela prevalece una atmósfera de autenticidad, aprecio y comprensión.
Este clima puede surgir, al principio, de la persona percibida como conductora
[NvI; ITG,AC«)N EDUCATIVA UN ALE\

del grupo. medida que avanza el proceso de aprendizaje, serán tos


estudiantes, al interactuar, quienes asegurarán en forma creciente que pre-
valezca ese clima. Aprender cada uno de los demás se vuelve tan importante
como aprender de los libros, las películas didácticas o los trabajos prácticos.
• El acento esta presto primordialmente en propiciar e/ avance del proceso le alirenrli 7o/e.
El contenido del aprendizaje, si bien es importante, ocupa un segundo lugar.
Por lo tanto, un curso tiene un final satisfactorio, no cuando el alumno ha
"aprendido todo lo que tiene que saber", sino cuando ha realizado un pro-
"
greso significativo en el aprendizaje de cómo aprender lo que desea saber".
• La disciplina necesaria para alean 'ar
/as me/as del estndiantc es azitoimpnesta, y cl
alumno reconoce v acepta que es responsabilidad suya el observarla. La
disciplina autoimpuesta reemplaza a la externa.
• La evaluation del ;rado y la sióni/icación del aprendilaaJe del estaadiante es e/ectaaada
hrimorrlialmente por el propio aáarrrno, aunque esta autoevaluacion puede verse
incluida v enriquecida por las observaciones fraternas de otros miembros
del grupo v del facilitador.
• En este clima favorable al progreso, el aprendizaje tiende a ser más profundo,
adquirirse a mayor velocidad v tener una mayor influencia sobre la vida v la
conducta del estudiante que el aprendizaje adquirido en las clases tradicionales.
Esto se debe a que el mismo alumno, quien elige cl rumbo que ha de tomar
su aprendizaje va que en el proceso interviene la persona en su totalidad, es
decir, con sentimientos y pasiones, además de su intelecto.

Cualidades que facilitan el aprendizaje

_ Cuáles son las cualidades v actitudes que facilitan el aprendizaje? Las presentaré
de manera breve e ilustradas con ejemplos referentes at campo educativo.

Autenticidad en el facilitador del aprendizaje:


Quizá la principal de esas actitudes básicas sea la autenticidad. Cuando el faci-
litador es una persona auténtica, obra según es y traba relación con el estudiante
;in presentar una mascara o fachada, su labor será proclive a alcanzar una mayor
eficiencia. Esto significa que tiene conciencia de sus experiencias, que es capaz
ele vivirlas y de comunicarlas si resulta adecuado. Significa que va al encuentro
del alumno de una manera directa v personal estableciendo una relación de
aprecio, aceptación, confianza de persona a persona.

t9~
ANUARIO ui: EuucataóN Y CONIUNI(:.AcldN 1999

Existe otra actitud característica de los que tienen éxito en la facilitación del
aprendizaje. FIe observado esta actitud; sin embargo, es muv dificil darle un
nombre, por esto utilizaré varios. Pienso que significa apreciar al alumno, sus
sentimientos, opiniones y toda su persona. Es preocuparse por el alumno pero
no de una manera posesiva. Significa la aceptación del otro individuo como
una persona independiente, con derechos propios. Es la creencia básica de que
esta otra persona es digna de confianza de alguna manera fundamental. Ya
sea que la llamemos aprecio, aceptación, o confianza o cualquier otro nombre,
esta actitud se manifiesta en una variedad de formas. El facilitador que adopta esta
actitud podrá aceptar totalmente el miedo v las vacilaciones con que el alumno
enfrenta un nuevo problema, como también la satisfacción del alumno por sus
progresos. Ese maestro podrá aceptar la apatía ocasional del estudiante,
sus erráticos deseos de explorar nuevas vías de conocimiento, tanto como sus
disciplinados esfuerzos para lograr objetivos más importantes. Podrá aceptar
experiencias personales que tanto perturban como estimulan el aprendizaje (la
rivalidad entre hermanos, el rechazo de toda autoridad, la preocupación por
exhibir conductas adecuadas). Estamos describiendo una apreciación del alumno
como un ser imperfecto con muchos sentimientos v potencialidades. La
apreciación o aceptación del alumno por parte del facilitador es la expresión
funcional de su confianza en la capacidad del ser humano.

Compresión empática
Otro de los elementos esenciales para la experiencia de aprendizaje autoiniciado
es la comprensión empática. Cuando el profesor tiene la capacidad de com-
prender desde adentro las reacciones del estudiante, cuando tiene una percepción
sensible de cómo se presenta el proceso de aprendizaje al alumno, entonces
podrá facilitar un aprendizaje significativo.
Este tipo de comprensión es totalmente diferente de la común evaluativa v
que responde al modelo de "comprendo tus deficiencias " . Sin embargo, cuando
existe una comprensión empática la reacción del alumno responde al siguiente
modelo: "Por tin alguien comprende cómo siento v cómo sov vo, sin querer
,a nalizarme ni juzgarme. Ahora puedo prosperar, crecer v aprender " .
Nuestra sociedad, orientada corno está hacia objetivos industriales tecnoló-
gicos y militares, rnecesita contar con grandes cantidades de individuos confor-
mistas para funcionar satisfactoriamente?
Nuestra producción industrial está pasando lentamente a las manos de paises
menos desarrollados. Nuestra tecnología se está excediendo v provocando con-
taminación v derroches. Nuestros militares, en su intento de defendernos, están

X 9;3
IN~ i~snc.u:l(N EDuc.v'rlv',v 1' Tiz,vBB.vIO I'. N AU!,v

amenazando con aniquilarnos a todos. En esta situación, necesitamos imperio-


samente ideas independientes, actitud crítica, capacidad para resolver problemas
de modo creativo, si queremos ser una cultura viable. Necesitamos, precisamente,
el tipo de individuo que pueda formar una escuela centrada en la persona.
Como pudimos observar, todos los autores nos presentan, con diferentes
matices, la importancia que tiene la comunicación v la interacción de las personas,
va no sólo en el ámbito educativo sino en nuestra vida cotidiana.
El sistema modular implementado por la u.v M -y es el espacio idóneo para
analizar v profundizar sobre un modelo educativo cifrado en los sujetos.
Esto se da porque el mismo provecto se fundamentó en la pedagogía de
Paulo Freire v otras aportaciones que ahora a 25 años de distancia convendría
recuperar.
El modelo pedagógico de la u.vNJ- y se fundamenta en una relación de personas
por:
• La disposición de las sillas en el aula permite que nos veamos todos en una
relación dialógica y a un mismo nivel.
• No es una relación maestro-alumno sino una relación docente-estudiante.
• Los grupos son pequeños (en comparación con otras instituciones).
• Las sesiones son de tres horas (a veces más) al día lo cual implica construir
dinámicas grupales no tradicionales.
• La dinámica pedagógica se centra en resolver problemas, lo cual permite
que el curriculum oculto de los sujetos intervenga.
• La creatividad de los integrantes del proceso es un elemento importante
para la adquisición de aprendizajes signiticativos.

A 25 años de fundada la t',v1[-X, ante la eminente globalización de la sociedad


ante el embate de las nuevas tecnologías, la crisis que todos estamos viviendo,
_es posible seguir sosteniendo una educación centrada en las personas? ;Los
países periféricos tenemos alguna esperanza?
Paulo Freire nos invita a que su pedagrggía del oprimido se convierta en una
pedagoóla de la eiperaua.
"La esperanza es una necesidad ontológica; la desesperanza es esperanza
que, perdiendo su dirección, se convierte en distorsión de la necesidad ontológica.
Mi esperanza es necesaria pero no es suficiente. Ella sola no gana la lucha, pero
sin ella la lucha flaquea v titubea. Necesitamos la esperanza crítica como el pez
necesita el agua contaminada.
Lo esencial en la pedagogía de la esperaa~a, en cuanto necesidad ontológica,
necesita anclarse en la práctica.

199
XNU,AKIO ni: EDuc.AcI0N Y CONIUNICACION 1999

Una de las tareas del educador o la educadora progresista, a través del análisis
politico serio v correcto, es descubrir las posibilidades —cualesquiera que sean
los obstáculos— para la esperanza, sin la cual poco podemos hacer porque difí-
cilmente luchamos, y cuando luchamos como desesperanzados o desesperados
es la nuestra una lucha suicida".
Paulo Freire, Pedggogía de la Esperanza (1996).
En nosotros está defender este espacio o dejar que se pierda ante los embates
de la globalización y sobre todo el seguir avanzando y teorizando para apuntalar
con más elementos al sistema modular.

Bibliografía

Díaz Bordenave,_Juan, " Las Nuevas pedagogías y Tecnologías de Comunicación.


Ponencia presentada a la Reunión de Consulta sobre la Investigación para
el Desarrollo Rural en Latinoamérica " , Cali, 1976.
Freire, Paulo, Pedagogía de la Esperanza, siglo vxi editores, T. ed. México. pp. 226,
1976.
Gonzalez Rev, Fernando, Com,imcación Educativa. I Iabana, Cuba. pp. 1-25, 1991.
Gimeno Sacristán, Pérez Gómez A. I., Comprender y Trans%ormar la Enserlantia.
España. Ed. Morata. pp.34-62, 1993.
Kaplun, Mario, El comunicador popular. Ediciones ciespal. Col. Intivan Quito,
Ecuador. E Ed. pp. 15-59, 1985.
Rogers, Carl R., Libertad y Creatividad en la Educación en la Década de los Ochenta.
Ed. Paidós Educador, T. ed. España. pp. 143-160, 214-224, 1991.

200

También podría gustarte