Está en la página 1de 6

En este reporte le redactare de los inicios de la vida

humana y de como ha ido avanzando con la ciencia a


pasar de los años.

Introducción
Los avances de la ciencia y sus consecuentes aplicaciones
clínicas, han proporcionado al hombre moderno
innumerables beneficios. Referidos a la fase del inicio de
la vida, la resolución de alteraciones en la fecundidad y
anomalías en el desarrollo fetal, la prevención de
patologías durante el embarazo y los procesos de
tratamiento de numerosas enfermedades, han
contribuido, sin duda, a la disminución de la mortalidad
infantil, y al incremento de la esperanza de vida al
nacimiento, junto a la posibilidad de que parejas con
dificultades para la gestación, pudieran finalmente
engendrar un hijo. Pero los nuevos avances no están
exentos de enormes riesgos, específicamente en el
campo de la bioética, esto es, el respeto a la dignidad del
ser humano que se traduce en el deber de preservar su
vida en toda circunstancia –desde su concepción hasta la
muerte natural- y no agredirla ni utilizarla con fines
distintos al de su propio bien1. Al enorme drama del
aborto, crimen abominable2, hay que añadir el hecho de
que la paternidad y maternidad se definan como
derechos3, pretendiendo hacer lícita cualquier
intervención dirigida a su consecución, promoviéndose
así la extralimitación en la investigación.
En 1978 nació Louise Brown, primer bebé concebido por
la técnica de la fecundación in vitro. La puesta a punto de
esta técnica creaba una nueva circunstancia: la existencia
de un embrión humano fuera del seno materno, que
debía ser manipulado para llevar adelante dicha técnica.
Se creaba un dilema bioético que requería una respuesta:
¿Qué se puede hacer y qué no con un embrión humano
en el laboratorio en sus primeros días de vida? La primera
respuesta a esta pregunta fue ofrecida por el comité
asesor de bioética de los Estados Unidos (Ethics Advisory
Board (EAB)), que en un informe publicado el 4 de Mayo
de 1979 afirmó que el embrión humano en su primeros
catorce días –momento en el que se forma la línea
primitiva del trofoblasto, primordial de la médula espinal
del feto, coincidente con el momento de la implantación
y consolidación del blastocito en el endometrio de la
madre- era solo una forma de vida humana en desarrollo,
con un gran riesgo de mortalidad y carente de
individualidad. En este periodo no podía asignársele un
status definido, y así el informe dejaba la puerta abierta a
la práctica de la investigación científica con el material
embrionario, cuya destrucción no presentaría mayor
conflicto ético.
Desarrollo
DEFINICIÓN DEVIDA HUMANA
Vida, en su sentido más amplio, es un concepto que alude
a la existencia. La noción suele referirse a la actividad que
realiza un ser orgánico o, más precisamente, a su
capacidad de nacer, desarrollarse, reproducirse y
fallecer. Humano, por su parte, es aquello propio
del hombre como especie.
Esto quiere decir que la vida humana es la existencia
del ser humano. Si nos centramos en un único individuo,
dicha vida humana comenzaría con su nacimiento y se
extendería hasta el momento de su deceso.
El inicio de la vida humana, de todos modos, es motivo de
debate religioso y filosófico. Algunos consideran que la
vida de un individuo empieza cuando su madre lo da a
luz. En este caso, por lo tanto, se asocia el comienzo de la
vida humana con el nacimiento.
Otros, en cambio, señalan que la vida humana se inicia en
el momento de la fecundación: cuando el gameto
masculino (espermatozoide) y el gameto femenino
(óvulo) se fusionan. Esto hace que se atribuya vida al feto,
al embrión y al cigoto.
Ideas diferentes sobre la vida humana que luego
propician que exista un claro debate en torno al aborto. Y
es que quienes consideran que un ser humano lo es en el
momento que es un gameto se muestran absolutamente
en contra de la interrupción del embarazo e incluso llegan
a calificar de asesinato esa acción.
En relación con el anteproyecto de ley orgánica para la
protección de la vida del concebido y de los derechos de la
mujer embarazada se están diciendo muchas tonterías,
tanto en privado como en público. Por eso no está de más
recordar lo que dice la ciencia respecto a la vida humana:
Desde el óvulo fecundado hasta la muerte, cada
individuo tiene exactamente la misma dotación
genética.
¿A qué especie pertenece un embrión? No hay
ninguna duda de que pertenece a la especie Homo
sapiens. Luego es un ser humano, porque la
definición biológica de “ser humano” es “individuo
perteneciente a la especie Homo sapiens“, como la
definición biológica de un ave de corral muy
conocida es “individuo perteneciente a la
especie Gallus domesticus”. Nadie (salvo un
ignorante) pone en duda que un huevo de gallina sea
un individuo que pertenece a esa especie. Los
huevos de las tortugas marinas y otras especies en
peligro están protegidos precisamente porque son
individuos de esas especies.
En el desarrollo embrionario, como en el desarrollo
posterior al parto, no hay solución de continuidad.
No existe ningún punto donde se pueda decir que se
produce un cambio radical. Ni siquiera en el parto,
que desde el punto de vista anatómico consiste en el
corte de un vaso sanguíneo. La división en fases de la
vida de un ser humano (embrión, feto, neonato,
niño, adolescente, adulto, anciano…) es arbitraria,
pues no hay pasos bruscos. De lo que no cabe duda
es de que siempre, de principio a fin, se trata del
mismo individuo.
La maternidad no empieza en el parto, sino en la
fecundación. Desde el momento en que se queda
embarazada, la mujer ya es madre.

Conclusión
Resulta muy complicado averiguar el verdadero sentido
de la vida siendo una parte de ella, para tratar de hacerlo
sería necesario primero vivirla y luego dejar de vivirla, tal
vez el verdadero sentido de la vida sólo se comprenda
desde la muerte, justo en el momento antes de morir.
Me pregunto si una vez averiguado el verdadero sentido
de la vida se podrá explicar con palabras, tal vez se trate
más de una emoción que de un pensamiento.