Está en la página 1de 25

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR


UNIVERSIDAD VALLES DEL MOMBOY
EL VIGÍA ESTADO MÉRIDA

DERECHO ROMANO I

TEMA N° 15 DE LAS COSAS Y DE LOS ACTOS JURIDICOS

Integrante
Robinson Parada
C.I. 20.938.191
Facilitador: Abg. Ángel Atilio
Contreras Miranda

EL VIGÍA, MAYO DE 2019


CONSIDERACION DE LAS COSAS EN EL PENSAMIENTO JURIDICO
ROMANO

Los romanos llaman res –cosa– a todo bien patrimonial, distinguiendo


entre res corporales –cosas, en sentido estricto– y res incorporales; éstas sólo
tienen existencia jurídica ideal: tales son, por ejemplo, la herencia, los iura in re
aliena, los créditos, etc.

En la técnica del Derecho moderno, la palabra "cosa" se limita al mundo


corporal, y por cosas, en sentido jurídico, se entienden los objetos materiales sobre
los cuales pueden recaer derechos, y que son, por naturaleza, jurídicamente
comerciables. De este modo se acota al campo de los derechos reales o derechos
de cosas, al frente de los cuales figura el de propiedad. Todo derecho real
presupone ineludiblemente la existencia de una cosa –res– que le sirva de objeto.

Algunos comprenden bajo la palabra RES todo lo que forma el haber de los
particulares, al paso que otros entienden que para que un objeto sea cosa en el
sentido del derecho, es necesario que sea útil, es decir, accesible y deseable para
el individuo.

Por nuestra parte entendemos que así como la palabra persona designa en el
léxico jurídico al sujeto activo o pasivo de las relaciones jurídicas, la palabra RES
se usa indicar aquello que puede ser objeto de derechos, es decir, todo cuanto
tenga entidad corporal o espiritual, natural o artificial, real o abstracta y sea
susceptible de apreciación económica.

Los jurisconsultos romanos no dieron una definición ni comprendieron tal vez


que cosa es todo lo que puede ser objeto de los derechos, sino que la refirieron al
objeto material (corpus) en oposición de los actos del hombre. Denota una cosa
corporal, físicamente delimitada y jurídicamente independiente.

2
QUE ENTENDIAN LOS ROMANOS POR COSA

Es impresionante notar como los romanos tenían una división casi completa
de las cosas, de manera que en las divisiones que hicieron y en la forma de
clasificarlas tuvieron gran acierto en cada uno de los conceptos que podemos tener
hasta hoy.

Por otro lado, es impresionante ver como las definiciones respectos de cómo
se clasificaban las cosas de acuerdo a las cantidades, usos, ubicaciones o
asignaciones ellos tenías una idea clara de para que eran y como debía usarse
correctamente.

En este trabajo lo que vamos hacer es un amplio estudio de cada una de las
formas en que los romanos lograron clasificar las cosas de acuerdo a su cantidad
y calidad para poder darles el valor y uso respectivo.

Si bien es cierto que los romanos no pudieron logran una definición exacta de
la palabra cosa, se puede decir que lograron desarrollar una amplia definición de
sus diferenciaciones, muchas de las cuales se puede tener en instituciones hasta el
día de hoy.

Una de las situaciones que quizá haya causado mucha extrañeza en nosotros
es ver como el imperio daba a los esclavos la categoría de cosas, es decir de ser
un objeto de derecho y no un sujeto de derecho, y era contado como parte
del patrimonio de un romano tanto así como si fuera ganado o un objeto más que
les permitía productividad.

DEFINICION ETIMOLOGICA DE LA PALABRA COSA

La palabra cosa viene del latín causa. Si la misma nos dio la palabra causa
que indica el principio que motiva una acción. De ahí paso a significar asunto o
cuestión (motivo de la conversación). En latín significa proceso jurídico o pleito.

3
Cosa en latín se dice res, pero en el lenguaje jurídico res y causa se combinan
en muchas expresiones fijas, como oratio ex re et causa (discurso sobre el asunto
y su proceso), de re et causa iudicare (juzgar sobre la cosa y su proceso).

CLASIFICACIÓN DE LAS COSAS.

En las fuentes romanas encontramos una clásica división de las cosas que las
distingue en RES Intra patrimonium y en RES extra patrimonium, según que se
encontraran entre los bienes económicos de los particulares o fuera de ellos.

Con esta clasificación las fuentes querían diferenciar las cosas susceptibles
de relaciones jurídicas, de las que no fueran pero tenía el defecto de aludir a un
hecho o situación actual, que la cosa se hallara o no comprendida en el patrimonio
de una persona, como sería un animal salvaje, que habría que reputar RES extra
patrimonium hasta el momento de su aprehensión.

Por ello se considera equivalente, pero más comprensiva y precisa, otra


distinción, que aunque no se la formula expresamente como la anterior no es ajena
al lenguaje de las fuentes.

Es la que clasifica las cosas en RES INCOMMERCIO Y RES EXTRA


COMMERCIUM, y que sirve para designar las que entran en el tráfico jurídico de
los particulares y las que están excluidas de dicho tráfico por disposición de la ley.

Llámense, además res nullius las cosa in commersio que no son propiedad de
nadie y res derelictae aquellas a cuya propiedad ha renunciado su dueño por
abandono.

Sobre la base de la distinción extra commercium y res incommercio haremos


el estudio de las diferentes clases de cosas.

RES EXTRA COMMERCIUM.

En la categoría de la res extra commercium se encuentran las cosas no


susceptibles de relaciones jurídico – patrimoniales por prescripción divina o por

4
disposición de la ley positiva de donde surge la división de cosas fuera
del comercio por causa divina (res divini iuris: cosas de derecho divino) o por causa
humana ( res humani iuris: cosas de derecho humano).

a) - RES DIVINI IURIS; SACRAE, RELIGIOSAE, SANCTAE.

Entre las cosas de derecho divino se hallaban las cosas sagradas ( res sacrae)
que eran la consagradas a los dioses superiores y puestas bajo su autoridad, como
los templos, los terrenos, los utensilios que utilizaban en las ceremonias religiosas,
y también los donativos hechos a la divinidad; las cosas religiosas (res religiosae),
que eran las consagradas a los dioses inferiores.

Por ejemplo los sepulcros, y la tierra donde se encontraba depositado un


cadáver, y las cosas santas (res santae), como los muros y las puertas de la ciudad
a los que se acostumbraba colocar bajo la protección de los dioses.

b) . - RES HUMANI IURIS; COMMUNES, PUBLICAE, UNIVERSITATES.

Entre las cosa humanas excluidas del tráfico jurídico se contaban las cosas
comunes (res communes ómnium), es decir, las que por derecho
naturalpertenecían a todos los hombres: el aire, el agua, el mar y sus riveras; las
cosas públicas (res publicae); que eran las propias del pueblo, esto es, de
la comunidad organizada como Estado y entre las que se pueden mencionarlos ríos
y sus orillas, los puertos, las vías públicas, y las res universitates, esto es las cosas
que integraban el patrimonio de una comunidad y que estaban afectadas al uso de
sus miembros, como los teatros, los foros, los baños públicos, las plazas, etc.

RES INCOMMERCIO.

La gran categoría de cosas que podrían servir de objeto a relaciones jurídico-


patrimoniales era la res incommercio, es decir, las cosas susceptibles de
apropiación individual.

5
Dentro de esta clase se comprendían la mayoría de los objetos corporales de
que podía disponer el hombre para satisfacer sus necesidades, y abarca los
siguientes grupos:

Res mancipi y res nec mancipi, cosas corporales e incorporales, muebles e


inmuebles, consumibles y no consumibles, fungibles y no fungibles, divisibles e
indivisibles, simples y compuestas, principales y accesorias, y fructíferas y no
fructíferas.

a) RES MANCIPI Y RES NEC MANCIPI.

La distinción entre res mancipi y res nec mancipi tiene gran importancia
histórica, porque habría sido la primera clasificación a la que los romanos
reconocieron un interés práctico, desde la ley de las doce tablas.

Eran mancipi las cosas cuya propiedad - en cierto modo privilegiada – se


transmitía por un modo del derecho civil formal y solemne, la mancipatio, o mediante
la in iure cesio, que importaba un ficticio proceso de reivindicación realizado
formalmente ante el magistrado.

Eran cosas mancipables las de mayor valor en la primitiva economía agrícola,


como los fundos o las heredades y las cosas situadas en el suelo de Italia, Las
servidumbres rurales de paso ( via, iter, actus) y de acueducto ( aquae ductus) los
esclavos y los animales de tiro y carga. Todas las demás cosas se agrupaban
dentro de la clase de la res nec mancipi.

Ambas clases de cosas mantuvieron su distinción hasta la época del derecho


clásico, no obstante que los valores económicos se habían modificado
profundamente con el transcurso el tiempo. Desaparecida más adelante la
diferencia entre las cosas situadas en el suelo itálico (italicum solum) y las radicadas
en suelo provincial (provinciale solum) y generalizada la tradición como medio
normal de transmitir la propiedad, la oposición entre cosas mancipi y nec mancipi,
perdió interés práctico.

6
Decadente la mancipatio en el derecho imperial, en Emperador Justiniano la
suprimió definitivamente como modo de adquisición del dominio.

b) COSAS CORPORALES E INCORPORALES.

Distinguían las fuentes romanas (Gayo, 2, 12 a 14 – inst. 2, 2, 1) las cosas


corporales de las incorporales, clasificación que habría obedecido a la influencia de
la filosofía helénica sobre el derecho romano.

Las primeras eran aquellas cuya materialidad eran percibidas por los sentidos,
es decir, las cosas tangibles ( quae tangi possunt), como un fundo, un esclavo, al
paso que eran incorporales, por el contrario, las que son producto de una
abstracción, esto es que no pueden palparse (quae tangi non possunt), como
un crédito, el derecho de propiedad de servidumbre, etcétera.

c) COSAS MUEBLES E INMUEBLES.

La categoría de cosas muebles e inmuebles, que habría llegado a imponerse


en el derecho post clásico al desaparecer la tradicional distinción de res mancipi y
res nec mancipi, parte dela posibilidad o no de trasladar la cosa de un sitio a otro.

Así son muebles (res mobiles) las cosas inanimadas que pueden trasladarse
de un lugar a otro por una fuerza exterior, sin ser deterioradas en su sustancia o su
forma, al paso que son inmuebles las que de acuerdo con su naturaleza, físicamente
es imposible que cambien de lugar dentro de la clase de los mobilia se encuentran
los semovientes (se moventes), como los animales que se mueven de un sitio a otro
por sus propìos medios.

Pertenecían a la categoría de las cosas inmuebles los fundos (fundi) o predios.


Se dividían en urbanos (praedia urbana), si en ellos estaba construido un edificio, y
en rústicos (praedia rustica), cuando eran terrenos sin edificación, estuvieran en la
ciudad o en el campo.

7
Los fundos rústicos podían tener límites determinados
por accidentes naturales del terreno (agri arcifini) o trazados especialmente por
agrirmensores (agrilimitati).

Dentro de los fundos cabía también la distinción en itálicos y provinciales. Los


primeros eran los situados en Italia o en ciudades a las que se les hubiera concedido
el ius italicum; los segundos los que estaban enclavados en provincias. Sobre los
fundo itálicos el titular tenía el derecho civil o quiritario, en tanto que sobre lo fundos
provinciales solo una posesión sometida al pago de un tributo (tributum o
estipendium).

d). - COSAS CONSUMIBLES Y NO CONSUMIBLES.

Distinguieron también los romanos las cosas consumibles (res quae usu
consumuntur), es decir aquellas cuyo uso o destino normal las destruye física o
económicamente, como los alimentos y el dinero, de las cosas no consumibles (res
quae non consumuntur), que son las susceptibles de un uso repetido sin que
provoque otra consecuencia que su mayor o menor desgaste.

e). - COSAS FUNGIBLES Y NO FUNGIBLES.

Otras clases de cosas entre las res in commercio, son las fungibles y las no
fungibles. Las primeras son las que pueden sustituirse por otras de la misma
categoría, es decir que no se toman en cuenta como individualidades, sino en
cantidad, por su peso, número o medida, (res quae pondere, número, mensurave
constant). Son no fungibles, en cambio, las que tienen su propia individualidad y
que no admiten, por ende, la sustitución de una por otra. Integran las cosas
fungibles, el vino, el trigo, el dinero, mientras que corresponden a las no fungibles
una obra de arte, un esclavo, un fundo.

Sirve también para distiguír las cosas fungibles de las no fungibles el hecho
que las primeras son designadas según el género (genus) a que pertenecen
mientras las segundas comprenden una cosa particular, determinada conforme su
individualidad (species).

8
Así, una cosa es fungible cuando en la relación jurídica de que es objeto se la
considera más bien según su género o su cantidad que según su especie, de suerte
que el sujeto habrá de devolverla en su género ( in genere) o en la misma cantidad
y cualidad ( in eadem quantitate et qualitate).

Esta distinción carece en gran parte de precisión, porque así como la


fungibilidad es una cuestión objetiva, la determinación genérica es subjetiva, pues
depende exclusivamente de lo que opinen las partes. Los esclavos no eran cosas
fungibles pero nada impedía que un vendedor se comprometiese a entregar a un
número de ellos sin individualizarlos.

En este caso se estaba frente a una obligación genérica, que se cumpliría


entregando el genus.

f). - COSAS DIVISIBLES E INDIVISIBLES

Las cosas pueden ser divisibles o indivisibles. Un objeto corpóreo es


físicamente divisible cuando sin ser destruido enteramente puede ser fraccionado
en porciones reales cada una de las cuales, después de la división, forma un todo
particular e independiente, que conserva en proporción la utilidad de la cosa
originaria; es indivisible, en cambio, el que no admite partición sin sufrir daño o
menoscabo o, como dicen las fuentes, sin que la cosa perezca.

Un fundo es cosa divisible; un animal, una pintura son indivisibles. Hay cosas
legalmente divisibles, sin distinguir si la partición física es posible o no, cuando
muchas personas pueden poseerla en común, es decir, en proporciones ideales
o intelectuales (partes insertae), que es lo que ocurre en el régimen de la
copropiedad, en el que los copropietarios poseen pro indiviso.

También hay cosas legalmente indivisibles cuando en ellas no se concibe la


idea de una parte, como acaece en las servidumbres, que los romanos
consideraban res incorporalis.

g). - COSAS SIMPLES Y COMPUESTAS.

9
Se distinguían también las cosas simples de las compuestas. Aquellas
constituían un solo todo, una unidad orgánica e independiente (corpora quae uno
spiritu continentur) como un esclavo, una viga, una piedra. Cosas compuestas eran
las que resultaban de la suma o agrupamiento de cosas simples. Éstas últimas se
dividían en dos categorías, según que la aglomeración de cosas simples fuera
material y tuviese aspecto compacto, como una nave o un edificio (corpora ex
contingentibus o universitas rerum coherentium), o que el vínculo de unión de los
componentes simples fuera inmaterial y cada uno de ellos conservara
su independencia, como por ejemplo un rebaño o una biblioteca caso en el cual se
habla de universalidades de cosas (corpora ex distantibus o universitas rerum
distantium).

h). - COSAS PRINCIPALES Y ACCESORIAS.

Conocieron igualmente los romanos la clasificación de cosas en principales y


accesorias, considerando que las primeras eran aquellas cuya existencia y
naturaleza están determinadas por si solas, sirviendo inmediatamente y por ellas
mismas a las necesidades del hombre; y las accesorias, las que estaban
subordinadas o dependían de otra principal, como el marco respecto del cuadro, la
piedra preciosa en relación al anillo que está engarzada.

A propósito de las cosas accesorias regía el principio de que lo accesorio sigue la


suerte de lo principal (accessorium sequitur principale).

i).- COSAS FRUCTÍFERAS Y NO FRUCTÍFERAS.

Dentro de las cosas fructíferas se comprenden aquellas que, manteniendo su


naturaleza y su destino, dan con carácter periódico cierto producto o fruto (fructus),
que se convierte al separárselo natural o artificialmente en cosa autónoma. Son
cosas no fructíferas las que no tienen esa cualidad.

Son frutos, por consiguiente, los productos naturales que más o menos
periódicamente suministran las cosas sin disminuir su esencia, como la leña de los
bosques, la cría de los animales, la lana, la leche, y las frutas de los árboles.

10
Se entiende igualmente que pertenecen a la noción de frutos, las rentas en
dinero que suministra el empleo de un capital, los alquileres, etc., que para
diferenciarlos de los anteriores se los ha llamado frutos civiles.

Los frutos pueden hallarse en diverso estados: pendentes, cuando están


adheridos a la cosa productiva; percepti, cuando se los ha cosechado, percipiendi,
si estaban para cosechar y no se los cosechó por falta de diligencia; existentes o
extantes, cuando se hayan todavía en poder del poseedor de la cosa y consumidos
o consumpti si han sido consumidos, transformados o enajenados.

En lo que concierne a los gastos o impensas (impensae), que es todo lo que


se desembolsa para una cosa determinada o se emplea en ella, se distinguen los
gastos para conseguir los frutos de una cosa fructífera, de los gastos para la cosa
misma. A su vez, dentro de éstos últimos cabe diferenciar las impensas necesarias,
las útiles y las voluptuarias, según estén destinadas a conservar la cosa, aumentar
su utilidad o renta o a embellecerla, haciéndola servir para lujo o placer.

DERECHOS REALES Y DERECHOS PERSONALES

DEFINICIÓN DE DERECHO REAL

Es aquel que crea una relación inmediata y directa entre una persona y una
cosa, o sea que el derecho real viene a ser la relación directa de una persona con
una cosa determinada, de la cual aquella obtiene un beneficio.

ELEMENTOS DEL DERECHO REAL

Los elementos del derecho real, por consiguiente, son:

El sujeto activo y titular, que es la persona en quien, por provocarse la conjunción


del derecho en ella, ha adquirido el derecho real.

El sujeto pasivo, está constituido por la sociedad total, la cual debe respetar el
ejercicio del derecho.

11
El objeto, que corresponde a la cosa sobre la cual se establece la relación
inmediata; de allí que la sociedad o comunidad toda queda obligada a respetar su
ejercicio.

CARACTERÍSTICAS DEL DERECHO REAL

El derecho real es absoluto; “erga omnes”, es decir, que vale contra todos.

Se transmiten a través de los modos de enajenación y de adquisición, que


estableció el derecho civil y también el derecho de gentes.

Tienen una función económica en general, más estable y perpetua.

No se extinguen por el no uso, se aplica la prescripción adquisitiva.

DEFINICIÓN DE DERECHOS PERSONALES

Es una relación de persona a persona, que permite a una de ellas, llamada


acreedor, exigir de la otra, llamada deudor, el cumplimiento de una determinada
prestación.

ELEMENTOS DEL DERECHO PERSONAL

Los elementos del derecho personal son por lo tanto los siguientes:

Sujeto activo, la persona en cuyo beneficio se ha creado la obligación.

Sujeto pasivo, es la persona en cuyo prejuicio se establece la obligación.

Objeto, viene a ser la prestación que debe realizar el deudor a favor del acreedor y
que puede consistir en lo siguiente:

“DARE”: implica una transmisión de la propiedad o de un derecho que una persona


hace a otra, bien de la propiedad de una cosa o de un derecho real sobre ella.

“PRESTARE”: implica la idea de la entrega que una persona hace a otra, sin
transmisión de la propiedad, de un determinado bien.

“FACERE”: consiste en realizar un acto que favorezca a otra persona.

12
“NON FACERE”: consiste en dejar de hacer una cosa, cuando esta abstención
produce un beneficio a otra persona.

CARACTERÍSTICAS DEL DERECHO PERSONAL

El derecho personal permite al acreedor exigir un hecho al deudor, pero sólo este
deudor está personalmente obligado a satisfacer una prestación determinada.

Puede no haber preferencia. Lo que significa que el deudor que está obligado con
un acreedor, puede obligarse también con otros.

Es amplio, ya que una de sus fuentes es el contrato, el cual en muchas ocasiones


engendra obligaciones.

Se defienden mediante acciones “in personam”.

ELEMENTOS CONSTITUTIVO DEL DERECHO EN SENTIDO SUBJETIVO

DERECHO SUBJETIVO

Es la facultad, poder, pretensión u autorización que tiene los sujetos, para que en
base a lo preceptuado por las normas jurídicas objetivas, puedan hacer valer su
propio derecho, o limitar a los ajenos.

ELEMENTOS DEL DERECHO SUBJETIVO

1. La existencia de una norma jurídica. Como puede observarse, aquí se da una


semejanza con el deber jurídico.

2. Una facultad, otorgado por el Derecho Objetivo y que le confiere su propia


especificidad.

3. Un Sujeto Activo, que puede hacer valer dicha facultad ante el sujeto pasivo.

4. Un valor, el bien común. En esto, se advierte la segunda similitud con el deber


jurídico.

POR LA RELACIÓN DE LOS SUJETOS EN LA RELACIÓN

13
 Públicos
 Privados

CLASIFICACION DEL DERECHO SUBJETIVO

a-. Por la eficacia del poder jurídico y determinación del sujeto pasivo

Derechos Absolutos: Son aquellos derechos que valen frente a todos, decir, son
erga omnes, lo cual significa que el titular de un derecho subjetivo de
testa naturaleza, lo opone con validez a cualquiera persona.

Derechos Relativos: Son aquellos derechos que valen frente a una o varias
personas individualmente determinadas.

b-. Por la relación de los derechos entre si

Derechos Principales: Son aquellos derechos que no dependen de ningún otro


derecho para su existencia y validez. Ejemplo Derecho de propiedad.

Derechos Accesorios: Al contrario de los derechos principales estos dependen o


derivan de otros principales. Verbo y gracia: la hipoteca y la prenda, las cuales se
constituyen como garantías de préstamos de dinero o para reforzar o garantizar
obligaciones.

c-. Por el contenido:

Derechos patrimoniales: Son aquellos susceptibles de valorización económica.


ejemplo el derecho de propiedad y de crédito.

Derechos no patrimoniales: Están referidos a los derechos no susceptibles de


valorización económica. Ejemplo los derechos familias; patria potestad; la tutela,
etc.

d-. Por su adherencia al titular:

14
Derechos transmisibles: Son aquellos que pueden ser transferidos, cedidos,
transmitidos o negociados de un sujeto a otro. Ejemplo la cesión de crédito, la venta
de cosas, la permuta, etc.

Derechos intrasmisibles: Se trata de aquellos derechos subjetivos llamados


personalísimos, que atribuyen facultades exclusivamente individuales, y por tanto,
no son susceptibles de ser transferidos, cedidos, traspasados o de alguna manera
negociados. Ejemplo el derecho al sufragio, patria potestad.

OBJETOS DEL DERECHO SUBJETIVO

1-. Las cosas (derechos reales): Es toda entidad material o inmaterial que con
existencia autónoma pueda ser sometida al poder de las personas.

2-. Las prestaciones (derecho de crédito – las obligaciones): Son las


actividades humanas o servicios (objeto del derecho), cuando la relación jurídica se
establece entre personas, esto es, la conducta que se compromete a realizar el
deudor se llama "prestación", la cual se resume en un dar, hacer o no hacer.

OBJETO

Se trata de aquello sobre lo cual recae el negocio, jurídico; si es mismo es una cosa,
se llamará real, si versa sobre alguna actividad humana, se denominará prestación.
Él debe ser lícito y posible, determinado, o al menos determinable.

ENTIDADES QUE PUEDEN SER SUJETO DE DERECHO OBJETIVO

Todas las cosas y las prestaciones además de las partes que integran la
realidad objetiva natural, tanto en materia, como energía, e incluso, los productos
de la inteligencia e ingenio del hombre. A excepción de:

1-. Los otros hombres, el Estado y las demás personas jurídicas, toda vez, que estos
son los sujetos de derecho.

2-. Los objetos imposibles de ser alcanzados o determinados.

15
Parte de la realidad sobre la cual recae el poder o la facultad de la norma jurídica
que otorga a una persona natural o jurídica colectiva.

ACTO Y DERECHO JURIDICO

El acto jurídico es la declaración o manifestación de voluntad, sancionada por


el Derecho, destinada a producir efectos jurídicos queridos por su autor o por las
partes, que pueden consistir en crear, modificar, transferir, transmitir o extinguir
derechos y obligaciones.

La doctrina alemana distingue el acto del negocio jurídico, siendo este último
una especie de acto jurídico, caracterizado por tener una declaración de voluntad,
a diferencia del acto jurídico como concepto más amplio que abarca los hechos
voluntarios (tanto lícitos como ilícitos).

En cuanto a la doctrina francesa que dan origen al acto jurídico, mantiene la


esencia de la manifestación de voluntad, encargada de tomar en cuenta que las
partes al ser sujetas a las actuaciones de su voluntad, vinculadas a su vez a los
contratos, estás forman parte del hecho en tanto sea adecuado a las relevancias de
su celebración.

Acto jurídico deriva del latín actus, -us, de verbal de ago -ere; así en el mismo
sentido se nos señala que acto jurídico es " todo comportamiento humano valorado
por el derecho".

Para que se dé el acto jurídico no basta con que haya un sujeto y un objeto
con bastante capacidad, se necesita algo que los ponga en relación, estableciendo
un lazo o un vínculo que los una, haciendo pasar la relación jurídica del estado de
posibilidad al estado de existencia. Este tercer elemento es un hecho, que por ser
productor de efectos jurídicos se denomina hecho jurídico, cuando
tal hecho procede de la voluntad humana recibe el nombre de acto jurídico.

Usualmente la doctrina indica que son actos jurídicos solamente los típicos o
formales previstos y descritos explícitamente por la ley.

16
ELEMENTOS DEL ACTO JURIDICO

Los elementos del negocio jurídico se clasifican en esenciales, naturales y


accidentales. Los sujetos, o partes, que pueden ser uno o varios, son aquellas
personas físicas o jurídicas que realizan el acto y se verán afectados por el mismo,
ya que, en su virtud, adquirirán, modificarán, transferirán o extinguirán derechos.
Los que no forman parte del acto jurídico se denominan terceros.

ELEMENTOS ESENCIALES

Los esenciales son aquellos sin los cuales el negocio jurídico no puede darse
aún. Son los componentes imprescindibles de todo acto jurídico, sin que la
autonomía de la voluntad pueda soslayarlos, además estos elementos son los que
permiten que un acto jurídico se concretice y pueda alcanzar su denominación
distinguiéndose de otros actos jurídicos. La doctrina y la ley en casi todos los países
de sistema de derecho contines uniforme en señalar que estos requisitos son la
manifestación de la voluntad, la capacidad, el objeto, la causa y la forma o
solemnidad. Sin embargo debe distinguirse entre los elementos esenciales de
carácter general (los ya expuestos) y los de carácter especial que son los que
requieren cada acto jurídico en particular, pero que deben concurrir con los
elementos de carácter general, en una compra-venta por ejemplo los elementos
esenciales especiales serían el bien que se vende y el precio que debe ser pactado.

REQUISITOS DE EXISTENCIA

Los requisitos de existencia son aquellos sin los cuales el acto no genera
efecto alguno y su omisión acarrea la inexistencia o nulidad absoluta del acto. Son
requisitos de existencia:

Sujeto.

Forma.

17
Objeto.

Causa.

Solemnidades esenciales cuando la ley así lo requiera.

REQUISITOS DE VALIDEZ

Los requisitos de validez son aquellos que no obstan a la generación del acto
jurídico, pero su omisión no le brinda una existencia sana al acto, por lo que puede
acarrear la nulidad relativa del acto.

Voluntad exenta de vicios.

Objeto Lícito

Causa lícita

Capacidad de ejercicio.

Formalidad

Algunos autores sostienen que las solemnidades que la ley impone a ciertos
actos también son requisitos de validez, como también lo sería la ausencia de
lesión.

ELEMENTOS NATURALES

Los elementos naturales son lo que normalmente llevan consigo cada negocio
jurídico, a no ser que sus autores los eliminen. Son los que están insertos en la
naturaleza de un acto jurídico concreto y determinado, de tal manera que el derecho
se los atribuye aún cuando las partes no los hayan incluido. Su presencia en el
contenido de un acto jurídico determinado con prescindencia de la voluntad de las
partes es lo que los hace elementos naturales. Messineo señala que se les suele
considerar así, pues no son verdaderos y propios elementos sino más bien efectos
implícitos de determinados negocios. No obstante que la ley reconoce la presencia
de estos elementos, la autonomía de la voluntad puede separarlos del acto jurídico

18
sin que su separación afecte la validez del acto jurídico. En un préstamo de dinero,
por ejemplo, los intereses.

ELEMENTOS ACCIDENTALES O MODALIDADES

Los elementos accidentales son los que solo existen cuando las partes los
determinan y agregan expresamente al negocio. Son incorporados al acto jurídico
por voluntad de las partes en ejercicio de su autonomía sin que esto afecte la validez
del acto jurídico, pero siempre que no se desvirtúe la esencia del acto y no exista
prohibición de la ley. Los elementos accidentales se diferencian de los naturales
porque son ajenos al acto jurídico, así estos serán modalidades alternativas de
realizar el acto jurídico. Algunos de los elementos accidentales (o modalidades) del
negocio jurídico son:

Condición es el acontecimiento futuro e incierto del que depende el nacimiento


o extinción de un derecho o de una obligación.

Se clasifica en:

Resolutoria: es aquella condición que, una vez cumplida pone fin a un derecho
o a una obligación (“te daré mil dólares mensuales "hasta" que te cases" en este
caso, el derecho del deudor se extinguirá cuando el acreedor contraiga matrimonio).

Suspensiva- aquella condición que superdita el nacimiento de la obligación al


cumplimiento de un hecho futuro. ("te regalo mi carro "cuando" te cases". Hasta que
no se verifique la condición (matrimonio), la persona a la que se le regalaría el carro
no tiene derecho a exigir su entrega).

Con la finalidad de proteger a que la condición no sufra interferencias se


ejercen "actos conservatorios" (llamados en algún sector de la doctrina efectos
prolegómenos o prodrómicos).

PLAZO es el tiempo que se fija para el cumplimiento de una obligación,


también se la define como un hecho futuro y cierto del que depende la exigibilidad
o extinción de una obligación y del derecho que le es correlativo.

19
MODO o cargo es una obligación accesoria impuesta al adquirente de un
derecho con la finalidad de fijar como debe conducirse para su ejecución - por
ejemplo, un millonario puede donar una herencia para una fundación con el fin de
que ésta destine el dinero a la construcción de una escuela.

CLASIFICACIÓN DEL ACTO JURIDICO

El negocio jurídico es una manifestación de voluntad que tiene por objeto la


producción de ciertos y determinados efectos jurídicos. Es un acto integrado por
una o varias declaraciones de voluntad privada, dirigidas a la producción de un
determinado efecto jurídico y en el que el derecho objetivo reconoce como base,
cumplidos los requisitos y dentro de los límites que el ordenamiento establece.

ACTOS POSITIVOS Y NEGATIVOS

En los primeros, el nacimiento, modificación, extinción, etc. de un derecho,


depende de la realización del acto; tal es, por ejemplo, la firma de un pagaré, la
entrega de una suma de dinero, la realización de un trabajo o de una obra de arte.
En los segundos, en cambio, la conducta jurídica consiste en una omisión o
abstención; tal es el caso de las obligaciones de no hacer. El propietario de
una casa alquilada a un tercero debe abstenerse de perturbarlo en el goce de ella;
en este hecho negativo, en esta abstención, consiste el cumplimiento de su
obligación.

ACTOS UNILATERALES Y BILATERALES

Los actos jurídicos son unilaterales cuando para su perfección, requieren de


la voluntad de una sola parte, que puede ser una sola persona, en el caso del
testamento; o la voluntad de varias personas pero que son una sola parte, pues su
voluntad es expresada con el mismo sentido, como por ejemplo en el caso de las
comunidades que son representadas por un administrador. Dentro de los actos
unilaterales se pueden clasificar entre actos recepticios y no recepticios.

20
Son bilaterales cuando requieren el consentimiento de dos o más voluntades
(consentimiento), como los contratos.

Esta clasificación no debe confundirse con la de contratos que son unilaterales


y bilaterales. Los contratos son siempre actos jurídicos bilaterales, desde que no
existen sin el concurso de voluntades; pero en orden a sus efectos, se llama
unilaterales a los que crean obligaciones a cargo de una sola de las partes, tales
como el depósito, la donación y bilaterales a aquellos que las crean para ambas,
como la compraventa y el contrato de trabajo.

ACTOS ENTRE VIVOS Y ACTOS MORTIS CAUSA

Los actos jurídicos cuya eficacia no depende del fallecimiento de aquellos de


cuya voluntad emanan, se llaman actos entre vivos, como son los contratos.
Cuando no deben producir efectos sino después del fallecimiento de aquellos de
cuya voluntad emanan, se denominan actos mortis causa o actos de última
voluntad, como son los testamentos.

ACTOS GRATUITOS Y ONEROSOS

Actos a título gratuito o simplemente gratuitos son aquellos en que


la obligación está a cargo de una sola de las partes y responden a un propósito de
liberalidad; tales los testamentos, la donación, la renuncia sin cargo a un derecho.
En cambio, en los actos onerosos las obligaciones son recíprocas y cada
contratante las contrae en vista de que la otra parte se obliga a su vez; así ocurre
en la compraventa, la permuta, etc.

ACTOS FORMALES Y NO FORMALES

Actos formales o solemnes son aquellos cuya eficacia depende de la


observancia de las formalidades ordenadas por la ley. Son no formales o no
solemnes aquellos cuya validez no depende del cumplimiento de solemnidad
alguna. Los actos jurídicos, en general, pueden ser formales o no formales. Son
formales aquellos actos jurídicos para cuya existencia o validez es necesaria la

21
manifestación de ciertos caracteres externos, en vista a producir plenos efectos
jurídicos. Ejemplo de esto son los contratos solemnes, que requieren de una
solemnidad propiamente tal, o los contratos reales, que requieren de la entrega de
todas.

Las formalidades, tal como las reconoce la doctrina, pueden ser:

Formalidades ad solemnitatem: Se refiere a aquellas formalidades que


constituyen requisito de existencia o validez del acto en cuestión, y ante cuya
omisión el acto es nulo, inexistente, o no produce efecto jurídico alguno. Por
ejemplo, en la mayoría de los países, la compraventa de bienes raíces debe
celebrarse en escritura pública, sin la cual se entiende que la venta es nula. Dichas
solemnidades se establecen en consideración a la naturaleza del acto, dada la
importancia que el determinado negocio jurídico tiene para el ordenamiento
jurídico nacional.

Formalidades habilitantes: Son aquellas formalidades establecidas en


consideración de las personas incapaces o ausentes, en vistas de proteger
su patrimonio con ciertas cortapisas legales que impiden a sus representantes
disponer libremente de su patrimonio. Tal es el caso, por ejemplo, de las
restricciones de los guardadores de la venta de bienes raíces de sus pupilos, la que,
en la mayoría de los países, debe hacerse en pública subasta previa autorización
de juez competente. Su omisión implica la nulidad del acto en cuestión.

Formalidades ad probationem: Aquellos requisitos externos al acto jurìdico que


se exigen en consideración a la acreditación formal de un acto ante la sociedad o
las autoridades. Por regla general, se traduce en la escrituración del determinado
acto, como es en el caso de los contrato de trabajo, donde es de interés
del legislador que dichos actos se mantengan escriturados o registrados, en
protección de los trabajadores. Su omisión jamás acarrea la nulidad, sino que
formas distintas de ineficacia de los actos jurídicos, tales como la inadmisibilidad de
la prueba testimonial.

22
Formalidades de publicidad: Aquellas formalidades destinadas a dar publicidad al
determinado acto jurídico, y que por regla general se traducen en la inscripción del
negocio en un registro público, de modo que todas las personas tengan acceso al
conocimiento de su contenido y efectos. Su violación acarrea, como norma general,
la imposibilidad del acto frente a tercero.

PUROS Y SIMPLES Y MODALES


Los actos puros y simples contienen los elementos del acto jurídico que hemos
ya visto como esenciales, los modales, contienen además, elementos accidentales
(condición, plazo o cargo)

ACTOS PATRIMONIALES Y EXTRAPATRIMONIALES

Los primeros son los que tienen un contenido económico, y los segundos se
refieren a derechos y obligaciones que no son susceptibles de apreciación en
pecuniaria.

Son aquellos que versan o son relativos a patrimonios o bienes, es decir, son
cuantificables en dinero o de naturaleza pecuniaria. Esta clasificación se asemeja
un tanto a aquellos actos jurídicos simples, por cuanto engloba a los que generan
consecuencias dentro del patrimonio de los celebrantes y, que por cierto son la
generalidad de contratos civiles.

ACTOS DE ADMINISTRACIÓN Y DE DISPOSICIÓN O ENAJENACIÓN

En el acto de administración sólo se transfiere la tenencia, el uso; por ejemplo,


el arrendamiento, comodato, este acto no saca de la esfera de actuación del sujeto
al bien en cuestión, objeto del acto por el contrario. En los de disposición se
transmite el dominio, la propiedad de la cosa por ejemplo: la enajenación y
el gravamen.

ACTOS ABSTRACTOS DE CAUSA Y CAUSADOS

El acto abstracto no obstante de constituir una declaración de voluntad que


revela el ánimo de generar efectos jurídicos que, interesen al agente, no llevan la

23
causa incorporada en sí, ejemplo: el giro de una letra que conteniendo
una obligación de pago, es independiente de su causa. El acto causado tiene causa
evidente y notoria. Ejemplo: el arrendamiento.

DERECHO PÚBLICO

es la parte del ordenamiento jurídico que regula las relaciones entre


las personas o entidades privadas con los órganos que ostentan el poder
público cuando estos últimos actúan en ejercicio de sus
legítimas potestades públicas (jurisdiccionales, administrativas, según la naturaleza
del órgano que las ejerce).

DERECHO PRIVADO

es la rama del derecho que se ocupa de las relaciones jurídicas entre


particulares. La distinción entre derecho privado y derecho público constituye,
históricamente, uno de los fundamentos principales de la sistematización del
derecho. El criterio tradicional considera que si uno de los sujetos intervinientes en
una relación es «público», es decir, es el Estado, estamos en presencia de derecho
público. Por el contrario, si ninguno de los sujetos de la relación que contemplamos
es el Estado, estamos ante una relación de derecho privado.

ACTO PÚBLICO

Es aquel emitido de forma escrita o no escrita por entes, autoridades u órganos


del estado dotados de poder y/o reconocimiento que tienen por finalidad la tutela
concreta de intereses públicos.

Los elementos del acto público son: esenciales. Son esenciales, aquellos que
hacen que el acto público sea eso y no otra cosa, es decir, son elementos sin los
cuales el acto público no puede nacer a la vida o arena jurídica. Los elementos
accesorios, también llamados secundarios, son los que distinguen a la esencia, o
sea los que hacen que un acto público sea administrativo, legislativo, judicial etc.
estos últimos son accesorios o cualidades del acto en sí.

24
ACTO PRIVADO

Es la rama del derecho que se ocupa de las relaciones jurídicas entre


particulares. La distinción entre derecho privado y derecho público constituye,
históricamente, uno de los fundamentos principales de la sistematización del
derecho. El criterio tradicional considera que si uno de los sujetos intervinientes en
una relación es «público», es decir, es el Estado, estamos en presencia de derecho
público. Por el contrario, si ninguno de los sujetos de la relación que contemplamos
es el Estado, estamos ante una relación de derecho privado.

25