Está en la página 1de 4

Presentación

La Reforma Energética como la conocemos hoy en día fue propuesta desde el Gobierno
de Felipe Calderón exrepresentante del PAN en nuestro país, esta reforma energética
fue propuesta ante el SENADO en el 2008, al tener más votos en contra que a favor
quedo en el olvido, en el rincón de esa gran cámara del senado. Pero como todos
sabemos detrás de esa Reforma Energética hay muchos intereses de parte de las
grandes empresas Transnacionales, las cuales impulsan toda causa que les beneficie
y no les importa si es en su Nación o en otras, mientras sus bolsillos sean beneficiados
todo está bien para ellos y harán lo que sea para que ellos tengan poder y dinero. Por
ende, no se quedaron con los brazos cruzados ante esta oposición a sus conveniencias,
y regresaron con la Propuesta de una “Nueva Reforma Energética Jamás Antes
Propuesta” y el que se encargó de presentarla ante México fue el presidente actual,
Enrique Peña Nieto representante del PRI (partido revolucionario institucional).
La cual fue víctima de mucha critica de parte de la Nación completa, pero regresando
al primer punto sabemos que él es títere de intereses mayor que los de él, intereses
que incluso son internacionales, los cuales sobrepasan aun lo que nos podamos
imaginar puesto que hablamos de una guerra de poder y dinero en cantidades
exorbitantes.

Desarrollo

Seguramente han escuchado en su vida diaria, ya sea en, redes sociales, platicas de
ajenos o en la misma familia en la que perteneces, comentarios y opiniones de la
Reforma Energética. En algunas ocasiones estos comentarios han sido positivos o
negativos y estos dependen de la cantidad de información que uno tenga respecto al
tema o simplemente la credibilidad de las opiniones de otras personas.
El Estado Mexicano ha pasado por muchos eventos históricos, en especial quiero hacer
referencia en el que ocurrió en el año de 1938, este evento que marcó a México fue la
expropiación petrolera, la cual fue efectuada por el General e Ingeniero Lázaro
Cárdenas que en ese tiempo fue el presidente de nuestro País, este se basó en el
artículo 27 de la constitución mexicana. Al hacer esto las empresas Petroleras
Transnacionales se fueron del país y se creó PEMEX (Petróleos Mexicanos) como
empresa Estatal.
A partir de la creación de PEMEX, México luchó con todo su esfuerzo por sacar adelante
a esta empresa del Estado, más bien del pueblo por que donaron toda pertenencia
posible para que esta saliera adelante.
Al pasar los años México ha desarrollado una dependencia muy importante de PEMEX
puesto que el ingreso interno bruto del país respecto al petróleo, según El Economista
(2016), ha llegado al 18%.
La importancia del hidrocarburo en México y en el mundo es grande, y las empresas
trasnacionales aún continúan en búsqueda de más oportunidades de explotación de
éste. México al igual que otros países latinos, como Venezuela, han sido la mira de
muchas de estas empresas, por ende, la Reforma Energética es una consecuencia de
esos grandes negocios.
Desde el punto de vista del gobierno mexicano se ha establecido en la Reforma
Energética (2013) ciertos objetivos para justificar los negocios con estas empresas, en
sí los fundamentales son: mantener la propiedad de la nación sobre los hidrocarburos
que se encuentran en el subsuelo; modernizar y fortalecer, sin privatizar, a PEMEX y a
la CFE; combatir de manera efectiva la corrupción en el sector energético; fortalecer el
ahorro de largo plazo a través de la creación del Fondo Mexicano del Petróleo; y atraer
inversión al sector energético para desarrollar al país.
Al escuchar estos objetivos, de forma superficial, indican un progreso positivo al país;
pero si nos detenemos a observar muy minuciosamente podemos notar algunos puntos
que hacen dudar la benignidad de ésta.
Abordaré unos puntos importantes que se deben de saber de la reforma energética
para llegar a una conclusión de ésta. Según la revista Forbes (2014), existen dieciocho
puntos importantes que se deben saber sobre la Reforma Energética, pero solo tomaré
algunos. El primero, Criterio Económico: la Secretaría de Hacienda establecerá las
condiciones económicas relativas a los términos fiscales de las licitaciones y de los
contratos. El segundo, Ley de Inversión Extranjera: las actividades de exploración y
producción sólo podrán llevarse a cabo mediante asignatarios (PEMEX) y contratistas
particulares. El tercero, CNH y CRE: la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la
Comisión Reguladora de Energía (CRE) tendrán mayores facultades, autonomía
presupuestal, licitarán y suscribirán los contratos de exploración y extracción de
hidrocarburos. El cuarto, Fondo Mexicano del Petróleo: es un fideicomiso público que
será administrado por el Banco de México y éste se busca guardar para generaciones
futuras. Y finalmente, el quinto, Pasivos de PEMEX y CFE: el gobierno federal podrá
asumir una proporción de la obligación de pago de las pensiones y jubilaciones en
curso, así como las que correspondan a trabajadores activos de Petróleos Mexicanos.
Según los puntos mencionados anteriormente, nos damos cuenta que la Reforma
Energética tiene cola que le pisen, empezando por el Fondo Mexicano del Petróleo. Ya
que éste se divide en cinco secciones: 30% a reinversión de industria petrolera, 10% a
becas de universidades, 10% a energías renovables, 10% en pensión universal y el
40% restante queda volando. La pregunta es, ¿para quién será ese 40% restante?
Obviamente, para el pueblo queda en función de incógnita, puesto que ese dinero será
controlado por el gobierno y ellos podrán rendir las cuentas que quieran.
En el Criterio Económico nos damos cuenta que la Secretaría de Hacienda adquiere
tanto poder, siendo un organismo de gobierno, al encargarse de las licitaciones y
contratos. La situación en este punto, es que, si el funcionario o secretario dirigente de
este organismo no tiene ni idea de la economía petrolera o energética, tomará malas
decisiones al momento de otorgar esas licitaciones y contratos, y si se la da al primo
del amigo estamos aún peor.
En la Ley de Inversión Extranjera, se exhibe que solo la exploración y producción se
podrán llevar a cabo por contratistas privados. La pregunta es, ¿quiénes serán estos
particulares? Si la reforma nos dice que uno de los objetivos es luchar contra la
corrupción de la industria energética, al no dejar ya establecida la empresa estatal
PEMEX o CFE, se podrá vender la plaza a quien más confianza le tenga (al novio de la
amiga del primo).
Con la CNH y CRE tenemos el mismo problema que con hacienda, si juntamos estos
tres organismos gubernamentales y les sumamos la cantidad de poder otorgados,
podemos llegar a dimensionar la cantidad de poder que ahora el gobierno adquiere.
Respecto a los pasivos de PEMEX y CFE es bueno saber que el gobierno asumirá una
proporción del pago de pensiones, pero si lo comparamos respecto a las prestaciones
en la cuestión de pensiones que da PEMEX y CFE a las que da el gobierno, hay una
gran diferencia y no esperemos mucho de eso.

Conclusión
Por último, es bueno aclarar que esta reforma, según Ángel de la Vega Navarro
(Situación y Perspectiva, 2013, P. 9) es resultado de un intento de apertura petrolera
en nuestro país, que se entiende como el conjunto de medidas y acciones orientadas a
proporcionar ciertas condiciones y facilidades para que capitales privados, en particular
extranjeros, exploren y produzcan hidrocarburos según las diferentes formas de
concesión o contratación, al igual que inviertan en infraestructura y tecnología en la
industria energética. Esta apertura siempre viene acompañada de importantes cambios
contractuales, legales, institucionales y políticos respecto a las nacionalizaciones. Ésta
puede causar polémica por ser atentatorias contra la propiedad y soberanía de los
recursos, al igual que imponen arbitrajes internacionales que favorecen a las compañías
extranjeras. Y este intento de salvación económica de apertura petrolera es
consecuencia del intenso robo por parte de nuestros dirigentes, el adeudo intencional
en las empresas estatales y la mala administración con una pisca de corrupción.