Está en la página 1de 148

www.poiema.

com

Compilado y editado por Juan Sánchez y


Giancarlo Montemayor, 2015.

A menos que se indique lo contrario, todas las citas bíblicas han sido extraídas de la
Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy ©2005 por The Lockman Foundation. Las
citas marcadas con la sigla RVC son de la versión Reina Valera Contemporánea
©2009, 2011 por las Sociedades Bíblicas Unidas; las marcadas con la sigla RV60, de
la versión Reina Valera ©1960 por las Sociedades Bíblicas Unidas.

Prohibida la reproducción total o parcial de este libro por cualquier medio visual o
electrónico sin permiso escrito de la casa editorial. Escanear, subir o distribuir este libro
por Internet o por cualquier otro medio es ilegal y puede ser castigado por la ley.

SDG
JUAN EK UCÁN

Índice
Índice ............................................................................................................................................ 5
Prólogo ......................................................................................................................................... 1
Las doctrinas de la gracia .............................................................................................................................................. 4
Introducción ........................................................................................................................................................................... 5
1 La evangelización en Latinoamérica: un problema histórico ....................................................... 8
Introducción1.......................................................................................................................................................................... 8
El problema histórico ......................................................................................................................................................... 9
La llegada de protestantes sin el protestantismo ........................................................................................ 12
La llegada del protestantismo misionero ......................................................................................................... 12
Llegada del movimiento fundamentalista ....................................................................................................... 12
La llegada del pentecostalismo ............................................................................................................................. 13
El movimiento pentecostal ......................................................................................................................................... 13
El movimiento de la teología de la liberación................................................................................................ 15
Las campañas evangelísticas desde 1970 hasta 1995 ............................................................................... 15
La evangelización de la clase educada ........................................................................................................... 18
La incursión del movimiento protestante en la política ............................................................................ 18
La predicación del evangelio en Latinoamérica......................................................................................... 19
Reflexión final .................................................................................................................................................................... 20
2 Las doctrinas de la gracia ......................................................................................................... 23
Los cinco puntos del arminianismo ........................................................................................................................ 25
¿Gravemente enfermos o espiritualmente muertos? ................................................................................. 27
¿Quién elige a quién?.................................................................................................................................................... 29
¿Qué diremos entonces? ¿Que hay injustic ia en Dios?............................................................................ 30
¿Por quiénes murió Cristo? ......................................................................................................................................... 33
¿Es resistible la gracia de Dios? ................................................................................................................................ 36
¿Puede un cristiano perder su salvación? ....................................................................................................... 38
¿Qué hacemos, entonces, con Juan 3:16? .................................................................................................... 40
Las doctrinas de la gracia y el evangelismo................................................................................................... 41
Las doctrinas de la gracia y la fe reformada ................................................................................................ 42
Las doctrinas de la gracia ......................................................................................................... 45
3 Gracia abundante a un pecador indigno ................................................................................... 46
Del escepticismo a la fe............................................................................................................................................... 46
Se abre la puerta del evangelio para mi familia .......................................................................................... 48
Una penosa división y el nacimiento de una nueva iglesia ................................................................... 50
JUAN EK UCÁN

Bendiciones y promesas .............................................................................................................................................. 51


Matrimonio y ministerio ................................................................................................................................................ 51
Los primeros pasos hacia una reforma bíblica ............................................................................................. 52
Dos decisiones trascendentales .............................................................................................................................. 53
Ecclesia reformata semper reformanda est .................................................................................................... 54
4 Cuando el Señor nos llama ....................................................................................................... 56
La salvación es del Señor ........................................................................................................................................... 57
La importancia de la teología bíblica .................................................................................................................. 62
Soli Deo Gloria .................................................................................................................................................................... 63
5 De crisis de identidad a identidad en Cristo ............................................................................. 64
Tratando de encontrar mi identidad en la televisión americana ....................................................... 64
Del catolicismo romano a la fe en Cristo .......................................................................................................... 66
Del liberalismo protestante a la teología reformada ................................................................................. 67
Mi identidad en Cristo ................................................................................................................................................... 69
6 La evidencia Su asombrosa gracia............................................................................................ 71
Alcanzado por una gracia soberana.................................................................................................................. 71
La comunidad de la gracia...................................................................................................................................... 73
Conociendo la doctrina de Su gracia soberana ........................................................................................ 74
Profundizando en la gracia y en mi pecado ................................................................................................. 76
La centralidad del evangelio ................................................................................................................................... 78
El efecto de la gracia en el ministerio.................................................................................................................. 80
7 Mi encuentro con la soberanía de Dios ..................................................................................... 82
Los primeros años............................................................................................................................................................. 84
Los años posteriores........................................................................................................................................................ 85
El impacto de estas doctrinas en mi caminar ................................................................................................ 86
Las doctrinas de la gracia en la práctica ministerial.................................................................................. 87
8 Mis cadenas destruyó ............................................................................................................... 89
¿Qué es la RED 1:8? ....................................................................................................................................................... 94
El Reto ..................................................................................................................................................................................... 95
9 De la política a la fe .................................................................................................................. 97
Las doctrinas de la gracia.......................................................................................................... 105
10 El oxímoron de la Nueva Reforma ......................................................................................... 106
Lo que nos falta en las doctrinas de la gracia............................................................................................ 106
Aprendiendo del apóstol Pablo ............................................................................................................................ 108
La iglesia de Dios............................................................................................................................................................ 108
Evidencias de gracia ................................................................................................................................................. 110
JUAN EK UCÁN

La iglesia gloriosa ......................................................................................................................................................... 112


Algunos consejos prácticos ..................................................................................................................................... 113
Recordemos nuestra misión .................................................................................................................................... 113
Involúcrese en su iglesia ............................................................................................................................................ 113
Cómo salir de una iglesia ......................................................................................................................................... 114
Cómo dialogar amistosamente ............................................................................................................................ 114
11 ¿Así que quieres ser pastor? ................................................................................................ 116
¿Amo a Cristo?................................................................................................................................................................. 116
¿Amo a la iglesia? .......................................................................................................................................................... 118
¿Amo a los perdidos? .................................................................................................................................................. 118
¿Estoy dispuesto a someterme a la ig lesia y a su liderazgo? ................................................................ 119
¿Estoy dispuesto a prepararme para el ministerio pastoral? ................................................................ 120
¿Cómo sabré si ya estoy listo para el ministerio pastoral? ...................................................................... 121
12 ¿Así que quieres reformar tu iglesia ..................................................................................... 123
Las cuatro P: Mark Dever......................................................................................................................................... 124
Predique la Palabra ..................................................................................................................................................... 124
Ore la Palabra ................................................................................................................................................................. 126
Desarrolle relaciones personales de discipulado....................................................................................... 127
Sea paciente .................................................................................................................................................................... 129
Algunos pasos prácticos hacia una reforma en la ig lesia ................................................................... 130
Comprenda el gobierno de la iglesia ............................................................................................................... 130
Levante líderes................................................................................................................................................................. 131
Integre nuevos miembros responsablemente .............................................................................................. 131
Renueve nuevos miembros responsablemente ........................................................................................... 132
No intente esto solo ...................................................................................................................................................... 134
NOTAS....................................................................................................................................... 135
JUAN EK UCÁN

PRÓLOGO

P rólogo

Donald A. Carson

El estado de la religión en Latinoamérica es vibrante y confuso, pero también


es cierto que está cambiando rápidamente. Para aquellos que necesitan una
introducción a este tema, dudo mucho que se pueda encontrar un mejor
ensayo que el que Miguel Núñez escribe en este libro: “La Evangelización de
Latinoamérica: Un Problema Histórico”.
Parte del problema que enfrentamos al dialogar sobre estos temas es que
usamos etiquetas muy ambiguas. Por ejemplo, hablamos del catolicismo
romano en Latinoamérica—pero, ¿cuál catolicismo romano? Algunos sectores
reflejan un catolicismo tradicional y medieval, otros sectores reflejan los
efectos residuales de la teología de la liberación y muchos otros sectores
están llenos de sincretismo—teología católica mezclada con religiones
folclóricas y animismo. Por supuesto, lo mismo sucede con el término
“evangélico”. Lo que se cataloga como Evangelicalismo en Latinoamérica
es extremadamente diverso. Una enormidad de ello no es más que el evangelio
de la prosperidad y sanidad, que, teológicamente hablando, realmente
no tiene nada de evangelio. Otras secciones del evangelicalismo leen partes
de la Biblia totalmente fuera de contexto, esperando que el poder del Espíritu
los ilumine, pero realmente no tienen una teología centrada en la cruz. En
otras palabras, una proporción sustancial de lo que se conoce como
evangelicalismo demuestra muy poco interés en promover el evangelio de
Jesucristo. Es por eso que el evangelicalismo se convierte en una etiqueta
social para referirse a los no-católicos que también creen en la Biblia, pero
deja de ser una etiqueta teológica. No es de sorprenderse que este tipo de
evangelicalismo carezca de un poder transformador. Cuando algunas
personas aplauden el crecimiento tan rápido del evangelicalismo en
Latinoamérica, realmente no se han percatado de que tiene muy poco
evangelio en su raíz.
El evangelio son noticias, buenas noticias. Es por eso que debe ser
anunciado; debe ser proclamado. El evangelio no debe ser confundido
con el primer y el segundo mandamiento—los mandatos a amar a Dios con
todo el corazón y toda el alma y todas las fuerzas, y amar al prójimo como a
1
Página

nosotros mismos. Estoy de acuerdo que esos mandamientos son importantes,


pero no son noticias; son deberes. En contraste, el evangelio son noticias. Son
JUAN EK UCÁN

PRÓLOGO

las buenas nuevas de lo que Dios ha hecho para salvarnos de nuestros


pecados. Particularmente, son las buenas nuevas acerca de lo que Dios ha
hecho a través de Jesucristo para salvarnos de nuestros pecados; más
específicamente aún, son las buenas nuevas de lo que Dios ha hecho a través
de Jesucristo, en su muerte y resurrección, para salvarnos de nuestros
pecados. Como dijo el apóstol Pablo, esto es el corazón de las Escrituras.
Cada parte de la Biblia está ligada a estas buenas noticias Debido a que
Jesús ha muerto y resucitado de los muertos, ahora está a la diestra del Padre
como lo estuvo desde antes de la fundación del mundo, y reina con toda
autoridad en el cielo y en la tierra. Él manda a toda la gente a arrepentirse,
a creer y a ser bautizada. También ha derramado Su Espíritu Santo sobre
nosotros como la primicia de la herencia prometida. La justa ira de Dios ya ha
sido satisfecha, debido a que Cristo ha cargado con nuestros pecados,
muriendo en nuestro lugar y tomando nuestro castigo. Nuestros pecados han
sido cancelados, y así, Dios, sabiendo que nuestra culpa ha sido removida,
nos ha declarado justos: nos ha justificado en Cristo Jesús. No solo nos ha
justificado, sino que nos ha regenerado mediante su Espíritu, permitiendo que
podamos confiar en Él, transformándonos para que ahora el pecado sea
vergonzoso ante nuestros ojos, mientras que la santidad sea cada vez más
hermosa y gloriosa. Además, Dios ha tejido a su pueblo redimido en un solo
cuerpo: la iglesia. Después de todo, el apóstol Pablo nos recuerda que el
evangelio es el poder de Dios para salvación—es decir, el evangelio no solo
cambia nuestro estatus delante de Dios, sino que nos transforma
poderosamente. Cualquier noción de que un verdadero cristiano
puede ser indistinguible del mundo en carácter y conducta es simplemente
ingenua ya que la Biblia insiste en que los frutos son la evidencia de la
profesión de fe. Todo el supuesto evangelicalismo que no transforma a las
personas realmente no tiene mucho evangelio en él.
Lo que necesitamos más que nada en Latinoamérica—y en todo el mundo—
es un entendimiento robusto del evangelio, así como la unción de Dios para
anunciarlo y explicarlo a todas las personas. La mejor forma de hacer esto es
estudiando la Escritura misma. En la noche en que Cristo fue traicionado oró
por sus seguidores, diciendo: “Santifícalos en Tu verdad; Tu palabra es
verdad”. No hay santificación sin el poder de la Palabra de Dios y, en mi
opinión, el legado cristiano que ha entendido y proclamado este evangelio
con mayor consistencia, construyendo iglesias que son moldeadas por las
enseñanzas de las Escrituras, es el legado reformado.

Es por esta razón que estoy entusiasmado por ver este libro circular
ampliamente en Latinoamérica y en todo el mundo. En este libro
encontraremos testimonios de conversiones genuinas, análisis de varios
sectores de la vida religiosa en Latinoamérica, consejos prácticos de
cómo vivir el evangelio en la iglesia local, entre muchas otras cosas. Por
2

encima de todo, en este libro encontraremos un llamado a regresar a las


Página

Escrituras con el fin de reformar nuestras creencias y nuestras prácticas a la luz


JUAN EK UCÁN

PRÓLOGO

de la santísima Palabra de Dios, recordando que Él escucha a aquellos que


son humildes y contritos de espíritu, y que tiemblan ante Su palabra.

Donald A. Carson

Enero de 2015

3
Página
Las doctrinas de la
gracia

DEFINIDAS
4
Página
INTRODUCCIÓN

Introducción

Juan Sánchez

Nací en Puerto Rico en 1965. En 1973 mi familia se mudó a Florida. Regresé


a Puerto Rico a mediados de la década de 1990 con el propósito de
evaluar el estado del evangelio entre algunas iglesias bautistas en la isla.
Desafortunadamente, esa visita solo logró confundirme. Mi anhelo siempre
había sido regresar a mis raíces y formar relaciones con los ministerios ya
establecidos, pero la verdad es que esa visita me desanimó mucho. Así que
el retorno a mi tierra solo se produjo en Febrero de 2014.
El 1 de Agosto de 2005 me nombraron pastor principal de la Iglesia Bautista
Hig Pointe en Austin, Texas. Aunque High Pointe es una iglesia donde el
idioma principal es el inglés, también tuve la oportunidad de predicar en
español para unos cuantos hermanos hispanos que se reunían los domingos,
antes de nuestro servicio en inglés. Cuando este pequeño grupo creció a más
de veinte personas, le pedimos a otro pastor hispano que se hiciera cargo
de ellos y que plantara una iglesia en español, la cual todavía permanece.
Durante mi primer año en High Pointe recibí una llamada de un profesor de
negocios en la Universidad de Baylor, en Waco, Texas, preguntándome si
estaba familiarizado con el seminario en Santa Clara, Cuba. Este profesor me
informó que el pastor anterior de High Pointe había formado lazos con la
Primera Iglesia Bautista de Santa Clara para formar un seminario. Un tiempo
después viajé a Cuba con nuestro pastor ejecutivo y restablecimos la
relación con nuestros hermanos cubanos. Desde entonces he viajado a Cuba
casi cada año.
Aunque mi primer idioma es el español, fui educado en inglés desde el
tercer grado, por lo cual, aunque retuve mi fluidez en español, el inglés se
convirtió en mi idioma más fuerte. Sin embargo, cuando reflexiono sobre las
experiencias que ya he mencionado, puedo ver cómo el Señor no permitió
que me alejara demasiado de mis raíces hispanas. Por la gracia de Dios,
aún llevo en mi corazón una carga por ver
florecer el evangelio en el mundo hispano-hablante. En abril de 2010, esta
carga me llevó a pedirle a los organizadores de la conferencia Together
for the Gospel (Juntos por el Evangelio) que me permitieran anunciar una
reunión de compañerismo para pastores hispanos durante la conferencia.
5

Aceptaron y, para mi sorpresa, tuvimos cerca de cuarenta hermanos y


Página

hermanas en esa reunión. Aquella fue para mí una experiencia como la de


INTRODUCCIÓN

Elías (1R 19:14-18).


Hasta ese momento me preguntaba si estaba solo en mi deseo de ver el
evangelio florecer en el mundo hispano. De más está decir que, como Elías,
me di cuenta de que había muchos y buenos ministerios evangélicos
avanzando en Latinoamérica. Desde entonces he aprendido que la Reforma
Protestante nunca cruzó los Pirineos de España por causa de que la Reina
Isabel estaba muy ocupada forzando el catolicismo a través de la “Santa
Inquisición”, pero que una Nueva Reforma está aconteciendo en el mundo
hispano. Al investigar más acerca de esta reforma, llegué a conocer a ciertos
individuos que el Señor ha estado usando poderosamente para esparcir el
evangelio a lo largo de Latinoamérica. Son estos hermanos los que han unido
sus voces para dar forma a este libro sobre la Nueva Reforma. Estoy seguro
de que hay muchos otros hermanos a quienes el Señor está usando
grandemente; pero, por la gracia de Dios, Él nos ha unido como amigos para
orar y animar esta Nueva Reforma. Nuestro deseo es que más hermanos y
hermanas puedan unirse a esta pasión de ver el evangelio florecer en el
mundo hispano. Permítanme presentarles a algunos de estos hermanos.
Miguel Núñez y Sugel Michelén son pastores en Santo Domingo, República
Dominicana. En el segundo capítulo, Miguel establece el contexto histórico
del evangelio en Latinoamérica y argumenta la necesidad de una Nueva
Reforma. A su vez, Sugel define para nosotros la teología de la Reforma
Protestante, que es el combustible de la Nueva Reforma en Latinoamérica.
Con el propósito de proveer un panorama de cómo esta Nueva Reforma
está afectando al mundo hispano-hablante, la parte dos (capítulos 4 al 10)
es una colección de historias personales de diversos hermanos, con
diferentes trasfondos, quienes han venido a Cristo y han llegado a entender
las doctrinas de la gracia. Estos capítulos nos dirigen a otros hermanos, a
quienes el Señor ha estado usando en Latinoamérica y en Estados Unidos. Yo
espero que seamos animados al percatarnos de que el Señor utiliza a gente
del común para que el evangelio y la Nueva Reforma avancen.
Finalmente, queremos animar a nuestros lectores a considerar algunas
implicaciones prácticas de las doctrinas de la gracia y de la Nueva
Reforma. Así que, en el capítulo 11, Giancarlo Montemayor nos recuerda
que las doctrinas de la gracia deben producir gracia en nosotros, en vez
de contiendas y divisiones. En cuanto a mí, una de las alegrías más
grandes de viajar a lo largo de Latinoamérica es la posibilidad de hablar con
muchos hombres jóvenes que desean entrar al ministerio pastoral, así como
con pastores que desean que sus iglesias sean más saludables. Me tomé la
libertad de abordar cada uno de estos temas: hombres jóvenes que desean
entrar al ministerio pastoral (capítulo 12) y pastores deseando reformar sus
iglesias (capítulo 13).
6
Página

Giancarlo y yo queremos agradecer a cada uno de estos hermanos


INTRODUCCIÓN

que han participado en este volumen. No solo los consideramos nuestros


hermanos; son nuestros amigos. El Señor ha sido bondadoso al brindarnos
la oportunidad de conocerlos personalmente y de ministrar lado a lado
con ellos. Sé que hablo por todos los contribuyentes de este libro cuando
digo que el deseo de nuestro corazón es ver al Señor Jesucristo exaltado
entre el mundo hispano. Oramos que el Espíritu Santo use este pequeño
esfuerzo hacia ese fin.
Queremos agradecer especialmente a David Adams, de Poiema
Publicaciones, por ver el valor de este proyecto y aceptar publicarlo en tan
poco tiempo para que estuviera disponible durante la conferencia hispana
de La Coalición por el Evangelio en el 2015 en Orlando, Florida. David es un
hermano lleno de gracia y anticipamos más proyectos juntos en el futuro.
Giancarlo Montemayor ha cargado con el peso del trabajo editorial
mientras yo preparaba sermones semana tras semana. Le doy gracias a Dios
por jóvenes como él, quienes poseen una sabiduría y una perspicacia
teológica muy por encima de sus años, y quienes han sido dotados por Dios
con un espíritu humilde y lleno de gracia.
Finalmente, Giancarlo y yo queremos agradecer a Dios por nuestras
familias Nuestras esposas han sido ampliamente generosas en paciencia y
comprensión cuando teníamos que trabajar o viajar. Que el Señor se plazca
en utilizar este libro para alentar la Nueva Reforma que está creciendo en el
mundo hispano-hablante.

Juan Ramón Sánchez De Jesús


Austin, Texas.
Diciembre de 2014

P. D. Alguien debe reconocer a quien Dios usó como el combustible


principal de este libro. Ciertamente este proyecto nunca hubiera sucedido
sin la iniciativa de Juan Sánchez, quien, además, generosamente me ha
permitido participar en el mismo, siendo también un mentor piadoso y un
amigo de calidad. Gracias, Juan, por ser un Pablo para Timoteo.

Giancarlo Montemayor
7
Página
1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

1 La evangelización en Latinoamérica: un problema


histórico
Miguel Nuñez

Introducción1
En1492 Cristóbal Colón arribó a Santo Domingo, República Dominicana
Posteriormente, España reclamó la parte oriental de la isla como colonia,
y desde allí la nación Española continuó expandiendo su dominio al resto
del continente latinoamericano. Esta es la forma como la fe católica llegó
a nuestra región. Lamentablemente, la manera como los sacerdotes
católicos entendieron la evangelización en ese entonces no es como
la Biblia la describe ni fue como Cristo y sus discípulos la enseñaron o
practicaron. Cristo no dijo: “Vayan por todo el mundo e impongan su fe a
todo ser humano”. Sus palabras fueron: “Toda autoridad me ha sido dada
en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las
naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu
Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden
(he aquí)! Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt
28:18b-20).

Una cosa es predicar el evangelio y esperar que aquellos en quienes


Dios está obrando respondan espontáneamente; otra muy diferente es
forzar a un indígena a ser bautizado y luego creer que esa persona es un
nuevo creyente a partir de ese momento, como ocurrió con muchos de
los aborígenes en el proceso de colonizar el continente latinoamericano.
Algunos de aquellos sacerdotes pudieron haber tenido la mejor intención,
pero una buena intención con una teología errada no produce buenos
resultados. Esta forma anti-bíblica de evangelizar y de bautizar convenció
a muchos de que nuestro continente no representaba un campo misionero,
hasta el punto que cuando se celebró en 1910 (apenas hace un siglo) la
Primera Conferencia Misionera Mundial en Edimburgo, Escocia, fue
necesario excluir a Latinoamérica de la agenda para que los anglicanos y
otros misioneros participaran en el congreso. Esta fue la posición que la
Iglesia Anglicana mantuvo desde el siglo XIX hasta ese momento de la
2
conferencia. La realidad es que aún al día de hoy Latinoamérica está
grandemente no evangelizada.
8

Esto, junto con algunos otros factores que estaremos revisando más
Página

adelante, influyó para que el movimiento de la Reforma nunca llegara


1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

hasta nuestras costas. Y no es difícil ver esto, porque el movimiento


Reformado nunca logró penetrar significativamente la Península Ibérica.
Aún hasta el día de hoy, la religión predominante en Portugal—
nación que conquistó a Brasil—es la religión católica romana, según el
3
último censo. Y lo mismo podemos decir de España que colonizó el resto
4
del continente Latino.

Como sabemos, la religión de Roma tiene muchas de las creencias


doctrinales en común con la fe reformada: la Biblia, la creación del hombre,
la caída, la necesidad de redención, la Trinidad, la encarnación, la cruz
de Cristo, el juicio final y mucho más. Sin embargo, ya que desde sus inicios
Roma no ha aceptado el concepto central de Sola Scriptura, todo lo demás
que se agregue a la revelación de Dios empaña y distorsiona aun a
aquellas doctrinas que tenemos en común. Si sumamos a esto el hecho de
que Latinoamérica no ha visto la fe cristiana como una cosmovisión capaz
de cambiar su sociedad, entonces podemos comenzar a ver algunas de las
razones por las cuales la fe de los cristianos en nuestra región no ha tenido
un efecto de sal y luz. Comparemos esa forma de ver al mundo con la
manera en que “Zwingli y Calvino trataron de vencer al mundo para
transformar el mundo y reformar el mundo sobre la base de la palabra de
Dios, porque ellos creían que el mundo era el teatro donde Dios decidió
5
desplegar Su gloria”. Nuestro continente no ha visto esa clase de influencia.

El problema histórico
En 1556 un grupo de catorce pastores y estudiantes de teología provenientes
de Ginebra arribaron a Brasil, cerca de lo que hoy es Río de Janeiro y que
en ese momento era una colonia francesa. Este grupo de misioneros había
sido enviado por Juan Calvino Lamentablemente, la misión no pudo ser
establecida. Al poco tiempo de su llegada, “uno de los pastores escribió
que él había oído a algunos de sus compatriotas haciendo alarde de su
libertinaje con algunos de la población nativa y que incluso se habían
6
unido a ellos en el canibalismo”. Poco después el protestantismo fue
prohibido en dicha colonia, lo cual puso fin a la misión. Brasil había sido
reclamado por Portugal como colonia desde el año 1500. De esa manera,
junto con España, estas dos naciones controlaron la mayor parte de América
Latina por un largo tiempo. Estos dos países se aseguraron de que el
protestantismo se mantuviera lejos de las tierras recién descubiertas.
Una de las formas usadas por España para garantizar que esto ocurriera,
fue a través del establecimiento de la Inquisición de la Iglesia Católica, la
cual jugó un papel importante. La misma fue establecida en enero de
1569 y dejó de funcionar eventualmente en 1820. Por cerca de 250 años,
9

esta institución ejerció el terror en el nuevo continente en tres localizaciones


Página

diferentes: una en México (Nueva España), una en Colombia (Cartagena) y


1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

7
una en Lima, Perú. Pasó todo un siglo después de finalizada la Inquisición
(1820) para que la mayoría de las naciones latinoamericanas permitieran la
8
libertad de culto por lo menos de forma parcial. A pesar de esta restricción
Dios estaba obrando, ya que...

Brasil experimentó en 1905 un avivamiento especial de parte del Señor


que produjo unos veinte años de crecimiento sostenido entre los
presbiterianos, bautistas y metodistas. Argentina, en el mismo año,
tuvo un movimiento similar entre los hermanos Plymouth, los bautistas y
9
la Alianza Cristiana y Misionera.

En la primera parte del siglo XIX, la evangelización del continente comenzó


a darse a través de la distribución de Nuevos Testamentos y, eventualmente,
la distribución de Biblias completas. La persona mayormente asociada
con este esfuerzo fue James Thompson, conocido en Latinoamérica
como Diego Thompson, quien llegó a continente inicialmente como
representante de la Sociedad de Escuelas Británicas y Foráneas (British
and Foreign School Society) y del método educativo Lancaster qu esta
sociedad bíblica promovía. Este método utilizaba la Biblia como texto
principal. Thompson estableció relaciones con sociedades bíblicas
europeas y norteamericanas. Su trabajo de promover la educación le
10
permitió la distribución de Biblias en múltiples naciones. Así, la distribución
de Biblias continuó siendo la punta de lanza para el evangelismo y la
11
plantación de iglesias en los primeros años”.

Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos misioneros, la mayoría de las


regiones en nuestro continente estaban sin la luz del evangelio. Una misionera
presbiteriana, de nombre Melinda Rankin, visitó México a mediados del siglo
XIX y dijo: “U cristianismo puro nunca ha penetrado en estas regiones
12
oscuras”. Lo mismo se puede decir de muchas partes del continente
latinoamericano, incluso en el día de hoy. Sin embargo, para 1891, solo en
México, los misioneros habían establecido ciento veintitrés escuelas
primarias, veinte centros de enseñanza, cinco hospitales y siete casas
editoriales. Para el mismo año, en América Central y del Sur, los misioneros
habían establecido ciento setenta y cinco escuelas primarias, veintisiete
13
instituciones de educación superior, cuatro hospitales y nueve editoriales.
Todos estos esfuerzos no habían producido los mejores resultados
(espiritualmente hablando). Quizás esto explique que para 1950,
aproximadamente un siglo después de la llegada de los primeros
misioneros, no existía ni siquiera una sola nación latinoamericana con más de
10

un 5% de protestantes, y en muchos lugares ni siquiera un 2%, según Virginia


14
Página

Garrard- Burnett. Más de siglo y medio ha transcurrido, y a pesar de los


esfuerzos misioneros al establecer miles de escuelas, iglesias evangélicas
1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

15
y otras instituciones cristianas, Latinoamérica permanece con una
población católica de un 80 a un 90%, dependiendo de la zona encuestada.
Brasil es el país menos católico. De acuerdo con el censo del 2010, el 65%
de las personas se identificaron como católicos, independientemente de si
16
eran o no practicantes. Sin embargo, ya que Brasil tiene casi doscientos
millones de personas, es uno de los países con mayor número de católicos en
el mundo (si no es que el mayor). México tiene un 83.9% de su población
identificada como católica; un 7.6% se identifica como protestante o
evangélica; un 2.5% dice pertenecer a otras religiones y un 6% dice no
17
identificarse con ninguna religión.

Hoy en día no podemos hablar de una Latinoamérica cristianizada a pesar


de la influencia católica por más de 500 años y más de 150 años de
actividad misionera protestante. Como ya aludimos anteriormente, el
catolicismo y el protestantismo tienen muchas enseñanzas en común, pero
en lo que diferimos las diferencias son monumentales. Una persona no ha
entendido el evangelio si solo ha escuchado la doctrina del pecado
pero no ha sido instruida correctamente en cómo ser perdonada. Podemos
hablar sobre el cielo y el infierno y sobre el juicio final, pero si el pecador no
conoce cómo llegar a la presencia de Dios, no podrá obtener la vida eterna.
Puede ser que se muestre emocionado con relación a la segunda venida de
Cristo, pero si el pecador no entiende la razón de su primera venida,
contrario a estar entusiasmado, debería estar espantado.

Aunque la fe católica llegó a América Latina con el descubrimiento de


Cristóbal Colón, eso no significa que el evangelio predicado por Cristo y los
apóstoles haya llegado a nuestras costas. Como sabemos, una versión
adulterada del evangelio no es el evangelio. El evangelio no solo es hablar
sobre Cristo y sus promesas. Creo que en este contexto es bueno recordar las
palabras del apóstol Pablo cuando escribe a los Corintios: “Ahora les hago
saber, hermanos, el evangelio que les prediqué (anuncié), el cual también
ustedes recibieron, en el cual también están firmes, por el cual también
son salvos, si retienen la palabra que les prediqué (anuncié), a no ser que
hayan creído en vano. Porque yo les entregué en primer lugar lo mismo que
recibí: que Cristo (el Mesías) murió por nuestros pecados, conforme a las
Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las
Escrituras” (1Co 15:1-4). El verdadero evangelio es el mensaje de la vida,
crucifixión y resurrección de Jesús con todas sus implicaciones y sin
ninguna adición. De hecho, es el único evangelio.

La historia del cristianismo en América Latina es compleja e incompleta


debido a que estamos hablando de múltiples naciones colonizadas en un
11

momento donde los registros históricos no eran fáciles de mantener, sobre


todo en naciones tan políticamente inestables como las nuestras. Los
Página

detalles de cómo ocurrió la evangelización en nuestro continente hasta el día


1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

de hoy son numerosos e imposibles de cubrir en un solo capítulo. Quizás la


manera de resumir la evangelización de América Latina es revisando
brevemente las cuatro olas importantes en términos de la llegada y
18
expansión de la fe cristiana hasta 1960.

La llegada de protestantes sin el protestantismo


El primer grupo de inmigrantes protestantes llegó antes del siglo XIX, pero
estos hombres no eran misioneros y, por tanto, no expresaron ningún interés
en alcanzar la población. Por eso, hasta este punto en la historia no
podemos hablar de la llegada del protestantismo a nuestro continente,
aunque sí de protestantes. El primer gran grupo organizado de inmigrantes
alemanes llegó a Brasil en 1824.19 Luego algunos inmigrantes y
misioneros vinieron de las principales denominaciones históricas de
América del Norte en la primera mitad del siglo XIX; construyeron
hospitales escuelas, pero al poco tiempo perdieron el interés en la
evangelización.20 La Gran Comisión no era su meta (por lo menos no de
manera sostenible), y ese ha sido uno de los problemas en muchos lugares.
Si la propagación del evangelio no es el centro de la actividad misionera,
cualquier otra cosa—educación, atención médica u obra social— tomará
el lugar del evangelio, desplazándolo hasta el baúl de los olvidos.

La llegada del protestantismo misionero


El segundo momento importante en la evangelización del continente
latinoamericano se produjo durante la segunda mitad del siglo XIX.21 En esa
época arribaron al continente algunos misioneros, los cuales se vieron
impulsados a hacer su trabajo por los avivamientos que tuvieron lugar
en Europa y especialmente en los Estados Unidos. A partir de mediados
del siglo XIX, había un buen número de protestantes en Argentina Uruguay,
Chile, Brasil y la mayoría de los países latinos.22 Para finales del siglo XIX
principios del siguiente, algunas iglesias cuestionaban la sabiduría de invertir
recursos financieros en América Latina porque entendían que el
continente ya había sido cristianizado. Como ya mencioné antes, ese fue
el razonamiento de la iglesia anglicana, pero contrario a la conclusión de
la Conferencia Misionera Mundial de Edimburgo de 1910, los misioneros
23
norteamericanos vieron nuestra región como un campo misionero.

Llegada del movimiento fundamentalista


12

El movimiento fundamentalista llegó a América Latina a finales del siglo


Página

XIX principios del siglo XX. Este fue un movimiento que trataba de
defender los fundamentos de la fe y que a la vez se opuso a la modernidad.
1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

Algo que caracterizó a este movimiento fue su abstinencia en la vida de la


sociedad; es decir, sus seguidores se retiraron de la cultura en general y
entonces su impacto se vio muy reducido. Muchos de los que llegaron a
nuestras costas eran fundamentalistas, aparentemente demasiado estrictos
para los latinos y, en consecuencia, sus iglesias nunca crecieron
24
significativamente. Esta tercera etapa de inmigración protestante fue
un esfuerzo misionero que llegó debido a que las denominaciones
históricamente conocidas (como los presbiterianos y los bautistas) no habían
tenido muy buenos resultados. Este nuevo movimiento fue encabezado por
lo que se llamó “misiones de fe”. Estos eran grupos de creyentes sin
denominación, compuestos por cristianos de diferentes iglesias
conservadoras. Entre estos grupos e iglesias estaban la Misión
Centroamericana, la Alianza Cristiana y Misionera (C&MA), la Alianza
Misionera Evangélica (hoy llamad Avant Ministries) y la Misión
Latinoamericana. Estos grupos tomaron el lugar del trabajo misionero que
habían comenzado las denominaciones más renombradas. En su mayor
parte, estos grupos no permitían la expresión emocional tan típica de los
latinos y tan característica del movimiento pentecostal de hoy. “Algunas de
las primeras obras de la Alianza incluyen esfuerzos pioneros en Argentina,
Chile y Ecuador durante la década de 1890, y trabajadores de la C&MA
25
construyeron las primeras capillas protestantes en Venezuela”.

La llegada del pentecostalismo


Los pentecostales llegaron a América Latina probablemente alrededor de
la década de 1930, pero la verdadera explosión no se produjo sino hasta la
26
década de 1960. “El ser pentecostal no implica pertenecer a una
denominación en particular, sino el poder afirmar un grupo de creencias
que pone un gran énfasis en el poder de la tercera persona de la
27
Trinidad: el Espíritu Santo”. El pentecostalismo, al crecer, dio paso a lo que
ha sido llamado el movimiento neo-pentecostal, que hace hincapié en
el Evangelio de la Prosperidad, el movimiento de “Proclámalo y Recíbelo”
y en muchas de las aberraciones del movimiento de guerra espiritual.
De este movimiento pentecostal estaremos hablando con más detalle en
la próxima sección, al analizar la historia de la iglesia protestante o
evangélica en los últimos 50 años.

De 1960 hasta nuestros días


13

El movimiento pentecostal
Página

Sin lugar a dudas, el catolicismo sigue siendo la religión predominante a


1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

lo largo de toda América Latina. Al presente resulta difícil establecer


con certidumbre el porcentaje de la población latinoamericana que se
identifica como protestante. Los números varían dependiendo de la región,
como se puede ver a continuación:
Los países andinos tienen los porcentajes de protestantes
más bajos (1-8%) al igual que México, que también tiene
un porcentaje bajo (2-5%). Argentina tiene una gran
población protestante en números absolutos, pero no
como porcentaje de la población total (5-7%). En Brasil,
22 millones de protestantes representan alrededor de un
18% de la población [...] Los protestantes en Chile tuvieron
un marcado aumento durante el siglo XX, pero el 36% de la
población, dado para el final de siglo, no parece
congruente con la evidencia práctica, por lo que sugiero
28
un número más realista alrededor del 25%.
Al comienzo del presente siglo, las tasas estimadas del protestantismo
variaban desde menos del 10% en países altamente católicos como
México y Perú o altamente seculares como Uruguay, hasta más del 25%
en países como Brasil, El Salvador y Costa Rica. Guatemala es el país
29
considerado como el más protestante de Latinoamérica”. En esta nación,
las cifras varían según la fuente, pero se ha hablado desde un 30 hasta un
40%.
Se ha estimado que el movimiento pentecostal representa
30
aproximadamente un 75% de la población evangélica de Latinoamérica.
Carmelo Álvarez ha proporcionado una revisión completa de este
31
movimiento en el siglo pasado. El movimiento pentecostal ha dejado ver
su influencia, aunque no ha logrado impactar las estructuras de la
sociedad. Algunos sociólogos han considerado el pentecostalismo como el
movimiento más importante que haya barrido la región en el siglo XX y
32
principios del siglo XXI.
Sin embargo, hasta ahora, a pesar de este gran movimiento, Latinoamérica
no ha visto el gran impacto que tuvo el movimiento reformado en Europa y
aun en los Estados Unidos en el pasado, como ya mencionamos. Quizás
una de las razones está íntimamente relacionada con la forma como el
movimiento pentecostal se ha desarrollado. Esther Arias, en su libro El
Clamor de mi Gente: Fuera del Cautiverio en Latinoamérica comenta lo
siguiente acerca de las iglesias pentecostales: “La realidad es que son
iglesias grandes, auto-sostenidas, auto-gobernadas y auto-multiplicables,
14

arraigadas en las masas pobres, mientras que las iglesias protestantes


históricas están confinadas a grupos de la clase media. Los Pentecostales
Página

no carecen de problemas a nivel de liderazgo, educación, división y


1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

alienación social, pero no hay duda de que tendrán un lugar significativo


33
en el futuro del cristianismo en América latina”.

El movimiento de la teología de la liberación


Es imposible hablar de la historia cristiana en Latinoamérica en los últimos
50 años sin mencionar brevemente el efecto de la teología de la
liberación. Como toda ideología, este movimiento tuvo en nuestra región
un contexto muy particular y una influencia importante en ciertos sectores y
en ciertas naciones. Latinoamérica se ha caracterizado siempre por muchas
desigualdades sociales y por una inercia de parte de los gobiernos que en
su gran mayoría no han tenido la voluntad de mejorar las condiciones
de sus ciudadanos. Esto hizo que surgieran algunos sacerdotes católicos y
líderes evangélicos influenciados por corrientes marxistas y Europeas con
una nueva interpretación de la teología bíblica.
En 1964 se llevó a cabo una reunión de teólogos latinoamericanos en
Petrópolis, Brasil. En esa ocasión llamaron mucho la atención las
presentaciones de los teólogos católicos Juan Luis Segundo de Uruguay,
Lucio Gera de Argentina y Gustavo Gutiérre de Perú. De una u otra manera,
todos ellos estaban llamando a la iglesia y a los seminarios de nuestra región
34
a asumir una nueva responsabilidad frente a las clases marginadas. Quizás
el más famoso de estos líderes es Gustavo Gutiérrez, quien publicaría su libro
Teología de la Liberación: Perspectivas en el año 1971. Bajo este nuevo
entendimiento, el pecado es “un hecho histórico y social, la ausencia de
35
hermandad y de amor en las relaciones entre los hombres” y la
salvación es vista como la liberación de la opresión social de los pobres
bajo una óptica marxista.
La razón por la que hago mención de este movimiento es porque, al
mismo tiempo que el movimiento pentecostal estaba cobrando fuerza en
el continente latinoamericano a partir del año 1960, hubo un movimiento
“cristiano” que asumió la eliminación de las desigualdades sociales como
la meta de su teología y que desvió a mucha gente del curso del
verdadero evangelio, sobre todo en Centro América (como el movimiento
36
Sandinista), y ciertas regiones importantes de América del Sur. La
influencia de ese movimiento es mucho menor hoy, pero todavía uno puede
escuchar y ver las consecuencias dejadas por estas creencias entre
personas que se siguen llamando evangélicas.

Las campañas evangelísticas desde 1970 hasta 1995


15

La década de 1970 y los años siguientes marcaron una nueva etapa en


Página

nuestra región con el crecimiento del movimiento protestante y una mejor


1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

aceptación del resto de la sociedad de lo que por mucho tiempo fue


considerado un tabú: “el ser evangélico”. Durante este periodo, llamaron
la atención las campañas evangelísticas de Billy Graham, quien visitó
múltiples países de Latinoamérica como Brasil (tres veces) México y
Puerto Rico (dos veces), Venezuela, Colombia, Ecuador y algunos más
También vale la pena mencionar las campañas de Luis Palau, un conocido
evangelista argentino radicado en Portland, Oregon, que había iniciado su
ministerio años atrás con Billy Graham, así como las campañas de la
Cruzada Estudiantil y Profesional par Cristo (fundada por Bill Bright) y todos
37
los esfuerzos de iglesias locales a lo largo de diferentes naciones. La
intención de alcanzar a los perdidos era buena, pero la metodología
no tanto. Lo más preocupante de muchas de esas campañas era la
masificación de la evangelización y la sistematización de la misma a través
del uso de las muy conocidas “Cuatro Leyes Espirituales”; muy conocidas
mundialmente ya que han sido traducidas a más de ciento cincuenta
idiomas.
Estas cuatro leyes espirituales expresan grandes verdades acerca del
amor de Dios, pero no contienen un énfasis en la necesidad del
arrepentimiento y, por tanto, mucha gente ha seguido las instrucciones
dadas por estas leyes. Han hecho la oración del pecador que se sugiere
después de entender las leyes, pero no han experimentado conversión
alguna. Por eso, el muy conocido teólogo R. C. Sproul decía en una ocasión
que hoy en día tenemos muchos profesores de fe (gente que ha hecho
profesión de fe), pero muchos menos poseedores de esa fe. Estas leyes
espirituales aparecen a continuación:
• Ley 1: Dios te ama y tiene un plan maravilloso para tu vida.

• Ley 2: Todos hemos pecado y nuestro pecado nos ha separado de Dios.

• Ley 3: Jesucristo es la única provisión de Dios por nuestros pecados. Por


medio de Él podemos conocer y experimentar el amor y el plan de Dios
para nuestras vidas.
• Ley 4: Debemos recibir a Jesucristo como Salvador y Señor de manera
individual; entonces podremos conocer y experimentar el amor y el plan
38
de Dios para nuestras vidas.
Explicadas las leyes, la persona a quien se está evangelizando es invitada
a hacer una oración para recibir al Señor Jesús en su corazón. Las leyes y
la oración del pecador, que aparece más abajo, contienen grandes
verdades bíblicas, pero incompletas ya que el pecador nunca es instruido,
en estas leyes o en la oración, a arrepentirse de sus pecados, sino a invitar
16

a Cristo a entrar al corazón, no siendo este el lenguaje que encontramos en


Página

los evangelios y tampoco en el libro de los Hechos o en las epístolas. En


1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

cambio, Pedro en su primer sermón apostólico instruye a los que


escuchaban, diciendo: “Por tanto, arrepiéntanse y conviértanse, para que
sus pecados sean borrados, a fin de que tiempos de alivio vengan de la
presencia del Señor” (Hch 3:19). Y esto lo aprendieron del Señor Jesús: “El
tiempo se ha cumplido—decía—y el reino de Dios se ha acercado;
arrepiéntanse y crean en el evangelio” (Mr 1:15).
Esta es la oración conocida como la oración del pecador: “Señor Jesús,
te necesito. Gracias por morir en la cruz por mis pecados. Abro la puerta
de mi vida y te recibo como mi Salvador y Señor. Gracias por perdonar
mis pecados y darme vida eterna. Toma el control del trono de mi vida.
39
Haz de mí la clase de persona que quieres que sea”.
Aquí el pecador da gracias a Dios por perdonar sus pecados, pero
en ningún momento hay una alusión al arrepentimiento de pecados, y estas
instrucciones incompletas acerca de la salvación pueden llevar—y han
llevado—a mucha gente a creer que han nacido de nuevo cuando en
realidad no es cierto. Sabemos que la evangelización de una persona
requiere de la predicación de la Palabra porque la fe viene por el oír y el
oír por la palabra de Dios, como le dice Pablo a los romanos (Ro 10:17).
Pero no olvidemos que el nuevo nacimiento es algo que solo Dios puede
operar y, debido a eso, ninguna estrategia humana podrá lograrlo. La
intención de revisar estas verdades no es la crítica o la condenación de los
esfuerzos hechos por personas muy bien intencionadas, sino expresar la
preocupación de por qué entendemos que nuestro continente aún no ha
sido evangelizado debida o cabalmente, y a la vez mencionar algunas de
las razones por las que creemos que el efecto de sal y luz aún no ha sido
visto entre nosotros los latinoamericanos.
Hoy por hoy, en muchas regiones de Latinoamérica, se
dice que la población evangélica llega a un 10% y en
otros lugares de un 30 a 40%, pero el efecto de esa masa
“convertida”, en la población, aún no ha producido
frutos. Nuestra región continúa siendo más violenta que
las naciones europeas, y que Norteamérica, según la
Organización Mundial de la Salud, a pesar del avance del
40
movimiento protestante.
Un aspecto positivo de lo que ocurrió en los últimos treinta años del siglo
pasado fue el hecho de que las iglesias locales comenzaron a descansar
cada vez menos en el apoyo financiero y logístico de las misiones
extranjeras. “La Iglesia Presbiteriana, por ejemplo, llamó a todos sus
misioneros americanos que estaban en México y terminó todo su apoyo
17

41
financiero en 1972”. El “International Mission Board” de la Convención
Página

Bautista del Sur ha estado llamando a la mayoría de sus misioneros


1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

localizados en América Latina en los últimos años. Otras agencias han hecho
lo mismo.

La evangelización de la clase educada


Uno de los problemas de los países del Tercer Mundo en cuanto a la
evangelización está relacionado con la falta de penetración en la clase
media o la clase educada—el grupo de mayor influencia en las naciones.
Algunos pueden leer esto y pensar que somos elitistas hasta que logran
entender las razones. Ciertamente todo ser humano está perdido sin Cristo,
sin importar su nivel económico o educacional. La mayoría de los misioneros
que han llegado al Tercer Mundo han venido de Norteamérica y, debido a
la limitación del lenguaje, se les ha hecho muy difícil alcanzar a aquellos con
42
un grado de educación superior. Pero esto limita significativamente la
expansión de la causa de Cristo por varias razones. Por un lado, es la clase
educada la que tiene recursos para seguir alcanzando el resto de las
naciones. Sin ellos, Latinoamérica tendría que seguir dependiendo del
apoyo económico de agencias misioneras extranjeras. En segundo lugar,
si la clase educada de un país es evangelizada y sensibilizada, entonces
contamos con recursos humanos capaces de seguir educando y entrenando
a los obreros del reino. Finalmente, la clase media es la que frecuentemente
ha incidido en los procesos de desarrollo de las naciones. Pero en general,
el alcance de los sectores educados es un fenómeno relativamente
reciente en nuestro continente. Con toda probabilidad, esto ha limitado el
impacto de la fe evangélica en la sociedad. Estas palabras de D. A. Carson
en su comentario sobre el Sermón del Monte, nos ayudan a ver que un
avance genuino de la fe cristiana, usualmente, va seguido de un impacto en
las estructuras de la nación:
La reforma del sistema penitenciario, la atención médica,
los sindicatos, el control de un comercio pervertido y de
bebidas alcohólicas, la abolición de la esclavitud, la
abolición del trabajo infantil, el establecimiento de
orfanatos, la reforma del código penal—en todas estas
áreas, los seguidores de Jesús encabezaron el empuje por
la justicia. La oscuridad fue aliviada. Y esto, a mi juicio,
siempre ha sido el patrón cuando los cristianos
profesantes han estado menos preocupados por el
prestigio personal y más preocupados por las normas del
43
reino.
18

La incursión del movimiento protestante en la política


Página

En 1982 el general Efraín Ríos Montt subió al poder en Guatemala y se


1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

convirtió e una especie de dictador. Ríos llegó a la presidencia a través


de un golpe de Estado el 23 de Marzo de 1982. David Stoll reportó que su
ejército, aparentemente, masacró a miles de personas, y durante ese
tiempo, Ríos Montt “predicaba a su país todos los domingos sobre la
44
importancia de la moralidad y de ser un buen ciudadano”.

“Entre 1990 y 1991 veintidós congresistas evangélicos asumieron sus


posiciones en Guatemala, junto con Jorge Serrano Elías, el primer protestante
elegido presidente. Más tarde, Serrano disolvió el Congreso y la Corte
Suprema, diecisiete congresistas evangélicos hicieron lo mismo en Perú,
junto con el presidente Alberto Fujimori, un católico, cuyo voto fue
movilizado en gran parte por las iglesias evangélicas, y treinta y tres
45
evangélicos fueron elegidos para el congreso en Brasil”. El presidente de
Brasil tuvo que ser destituido por corrupción en 1992.

Ejemplos como estos han abundado en nuestro continente, dejando un


testimonio que ha causado grandes daños a la causa de Cristo. Sin lugar a
dudas, un cristiano pudiera incursionar en la política, pero el ejemplo dejado
por un buen número de ellos hace que cuestionemos hasta dónde estos
hombres fueron realmente llamados por Dios para esa labor. Creo que
muchos han cometido un grave error al asumir que es necesario llegar al
poder para transformar la nación. La realidad es que solo el evangelio es el
poder de Dios para la salvación. Y con la salvación viene una mente
renovada y surge una nueva cosmovisión cristiana. De manera que nuestra
esperanza no está en el poder del hombre, sino en el poder de Dios.

La predicación del evangelio en Latinoamérica


La evangelización del continente latinoamericano se ha visto impedida por
las razones expuestas anteriormente. Pero algo que es todavía más
preocupante es la calidad de la predicación en nuestro continente.
Encontrar una predicación expositiva en nuestras iglesias es un fenómeno
raro. En la mayoría de los casos, esta predicación ha sido temática,
emocional, basada en la experiencia o aún basada en sueños y visiones.
Como mencionamos, la mayor parte de América Latina es
pentecostal, cuya trayectoria no ha estado marcada por
la predicación expositiva. Emilio Núñez, en su libro Crisis
en Latinoamérica, habla acerca de algunos de los
problemas principales de la iglesia latinoamericana,
especialmente entre los pentecostales:
“Hay notables deficiencias entre los pentecostales, algunas de las cuales
19

han sido reconocidas por los propios pentecostales: una deficiencia


Página

grave de liderazgo capacitado, el crecimiento numérico sin enseñanza


bíblica y sin discipulado, la tendencia a centrar el poder en líderes
1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

autocráticos, una espiritualidad artificial, una liturgia animada pero


46
rutinaria y un espíritu de legalismo en la vida cristiana”.
La mejor forma de hacerle frente a todos estos problemas es haciendo
uso de la predicación expositiva que moldea la mente y el corazón
conforme a la palabra de Dios.

Reflexión final
Cuando nos fijamos en la historia de los últimos 500 años, es notable ver
cómo la Reforma Protestante pasó por alto el continente latinoamericano;
es casi como si no hubiese ocurrido. Si a esto le sumamos el hecho de que
el evangelio muchas veces ha sido negociado, llevándolo a un
reduccionismo o a una distorsión, veremos con mayor facilidad cuán
grandes son las deficiencias que tenemos en Latinoamérica.
Por tanto, tenemos la convicción de que nuestro continente necesita ser
re- evangelizado porque el evangelio es la única fuerza influyente capaz de
cambiar el corazón del hombre y, por consiguiente, capaz de impactar la
sociedad en que vive el hombre.
En segundo lugar, tenemos que retomar la predicación fiel del evangelio
porque la mayor parte del evangelio que se oye hoy en nuestros púlpitos,
en las estaciones de radio y televisión y en determinados círculos
eclesiásticos es el evangelio de la prosperidad o la doctrina del
“Proclámalo y Recíbelo”. Si pensamos detenidamente, el mensaje de la
antigua serpiente en el jardín del Edén fue una versión del evangelio de la
prosperidad. En aquel entonces, le ofreció a Adán y Eva la prosperidad
espiritual: “Puedes ser como Dios”. Hoy Satanás ofrece prosperidad material
a los hijos de Adán diciendo: “Puedes ser más rico”. En ambos casos, la
promesa del pecado resulta ser una amarga mentira.
E l evangelio de la prosperidad ha inundado a América Latina, y
muchos de los seguidores de este falso evangelio son, según algunos
estudios, personas de la clase media. Ese es precisamente el grupo de
personas que en su mayoría no ha sido alcanzado con el evangelio en
muchos de nuestros países tercermundistas. Estas personas están siendo
pseudo-evangelizadas con una versión de la verdad que está más cerca
de la condenación que de la salvación.
En tercer lugar, muchos de aquellos que se llaman cristianos que han
hecho una profesión de fe o que están siguiendo el movimiento de
señales y prodigios o el movimiento de la guerra espiritual han abrazado
un “anti-evangelio”. En muchos casos, el problema no ha sido mala
20

intención, sino mala instrucción. Satanás es muy astuto: si nos convence de


Página

reducir el evangelio debido al estado de emergencia espiritual existente,


o de enfocarnos en él y sus demonios en vez de en Cristo y su verdad, él
1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

saldrá victorioso. Aunque sabemos que las victorias de Satanás son solo
temporales, el daño que causan es muy doloroso.
El problema con todos estos diferentes evangelios es que representan una
versión atenuada del mensaje real. Es decir, cuando las personas son
vacunadas contra una enfermedad, muchas de estas vacunas contienen
una versión atenuada del virus real. La idea detrás de este diseño de la
vacuna es que cuando el virus real (virus salvaje) llegue a la persona, el
organismo ya ha creado anticuerpos contra el virus, de modo que la persona
no contraiga dicha enfermedad. Así mismo, muchos católicos y evangélicos
por igual ahora han sido inoculados con una versión atenuada del
evangelio, así que cuando escuchan el verdadero evangelio lo rechazan
porque han desarrollado anticuerpos contra la verdad. ¡Qué triste es eso!
Me temo que muchos de los esfuerzos de evangelización en los últimos 40
años han llevado a muchas personas en dirección hacia la condenación,
en vez de hacia la salvación eterna.
Para concluir, propongo una nueva estrategia para re-evangelizar a
América Latina que es tan antigua como el evangelio: predicar todo el
consejo de Dios de manera expositiva. Esta predicación expositiva es
una práctica muy ocasional en nuestra región. En su mayor parte, la
predicación se hace más bien por temas, de manera pragmática, y
basada más en opiniones que en la exégesis del texto. Este “nuevo
enfoque” requerirá capacitación y re-capacitación de los líderes en nuestra
región. Así que una vez más tenemos que meditar en el último mandamiento
del Señor Jesús: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.
Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el
nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar
todo lo que les he mandado; y ¡recuerden (he aquí)! Yo estoy con ustedes
todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt 28:18b-20).
Si toda autoridad le ha sido dada a nuestro Señor Cristo, entonces
podemos concluir que no hay razón para temer la carencia o la derrota si
confiamos en el evangelio como el poder de Dios para salvación. Si toda
autoridad ha sido dada a Cristo, entonces no debemos cuestionar Sus
órdenes. Tenemos que ir porque Él nos envió. No necesitamos permiso para
ir, solo necesitamos permiso para quedarnos. Ir es obedecer; quedarse es
desobedecer. Podemos obedecer de dos formas: yendo, o enviando y
sosteniendo a los que van. Ahora, el mandato no fue llevar al hombre a
hacer profesiones de fe sino a hacer discípulos, es decir, seguidores
comprometidos con Cristo.
Por último, el camino a convertirse en un discípulo de este tipo es
enseñándoles a obedecer todo lo que Él ha ordenado no solo en una parte,
21

no solo en las partes que nos bendicen y nos benefician, sino también en
Página

aquellas que nos confrontan y nos condenan; en las porciones que nos
juzgan, así como en los textos que exaltan a Dios sobre todas las cosas.
1 LA EVANGELIZACIÓN EN LATINOAMÉRICA: UN PROBLEMA HISTÓRICO

Tenemos que recordar una vez más las palabras de Cristo en Lucas 6:40: “Un
discípulo no está por encima de su maestro; pero todo discípulo, después
de que se ha preparado bien, será como su maestro”.

22
Página
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

2 Las doctrinas de la gracia


Sugel Michelén

El 31 de Octubre de 1517, en la víspera del Día de Todos los Santos, un monje


alemán clavó en la puerta de la Iglesia del Castillo, en la ciudad de
Wittemberg, 95 tesis sobre la venta de indulgencias. El propósito de este
documento, escrito en latín, era invitar a una discusión entre académicos
para detener un abuso. Pero en menos de un mes aquellos martillazos
retumbarían en toda Europa. Sin saberlo, esa noche Martín Lutero había dado
inicio a la Reforma Protestante. Las 95 tesis provocaron una reacción en
cadena que traería como resultado un retorno a la pureza del evangelio y
sus implicaciones, colocando la autoridad de las Escrituras sobre toda
autoridad y tradición humanas. R. C. Sproul dice:
Los Reformadores del siglo XVI no estaban interesados en crear una nueva
religión. Ellos no estaban interesados en innovar, sino en renovar. Eran
reformadores, no revolucionarios. Así como los profetas del Antiguo
Testamento no repudiaron el pacto original que Dios había hecho con
Israel y más bien procuraban corregir el alejamiento de la fe revelada,
de la misma manera los Reformadores llamaron a la iglesia a regresar a
1
sus raíces apostólicas y bíblicas.
Durante la Edad Media llegó a ser evidente para muchos que la iglesia
necesitaba un cambio. Pero los Reformadores percibieron claramente que la
necesidad del momento no era limpiar la casa, sino reparar sus cimientos. Es
por eso que la llama de ignición fue la doctrina bíblica de la justificación
por la fe sola: las buenas nuevas de que el pecador es declarado justo
delante de Dios, no por sus obras personales de justicia, sino por la justicia
perfecta de Cristo, la cual nos es imputada, puesta en nuestra cuenta, por
medio de la fe sola.
Ahora bien, cometemos un error de enormes proporciones si limitamos el
alcance de la Reforma a la doctrina de la justificación. Como bien señala
Carl Trueman: “la Reforma representa un movimiento de colocar a Dios, tal
como Él se revela en Cristo en el centro de la vida y pensamiento de la
2
iglesia”. Y más adelante añade que “si la Reforma es un momento
significativo en la historia de la iglesia, y si los Reformadores son teólogos
significativos para nosotros hoy, es únicamente en la medida en que ellos
3
representan un esfuerzo fiel de colocar a Dios en Cristo en el centro”.
23

Es precisamente dentro de ese marco de la centralidad de Dios en


Página

Cristo donde encajan las llamadas doctrinas de la gracia. Estas definen “la
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

meta y los medios de Dios para llevar a cabo la obra perfecta de la


redención. Ellas nos dicen que Dios es el que salva, para Su propia gloria, y
que lo hace libremente. Nos dicen también que Él lo hace únicamente a través
de Cristo, sobre la base única de Su gracia, con la perfección única que
caracteriza todo aquello que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo hacen. Las
doctrinas de la gracia separan la fe cristiana de las religiones de los hombres
basadas en obras. Nos dirigen fuera de nosotros mismos hacia la gracia y
la misericordia de Dios únicamente. Destruyen el orgullo, promueven la
4
humildad y exaltan a Dios”.
Las doctrinas de la gracia nos muestran claramente la impotencia del
hombre para salvarse a sí mismo, así como la maravilla de la bondad y la
misericordia de Dios al dispensar Su gracia soberanamente sobre pecadores
que no merecen ser salvados. En otras palabras, estas doctrinas constituyen
la esencia misma del evangelio de Cristo, que el hombre natural repele con
todo su corazón.
¿Cuál es el factor decisivo en la salvación del pecador: la voluntad
humana o la gracia de Dios? ¿Cuál es el papel que juegan la una y la
otra? Esta controversia no puede ser calificada de superflua por ninguna
persona que esté interesada en su salvación y en la de los otros. Como bien
señala Erwin Lutzer, a veces nos topamos con un hilo suelto en uno de nuestros
calcetines, pero cuando tiramos del hilo lo que queda al final es un montón
de hilo descosido. “Lo que aparentaba ser un problema menor resultó tener
relaciones ocultas, de manera que la cuestión del libre albedrío ejerce una
5
influencia directa en toda la teología”.
Esa fue la cuestión que Lutero debatió con Erasmo de Rotterdam después
de que este publicara en 1524 su famosa obra “Diatribe Seu Collatio De
Libero Arbitrio” (“Sobre la Diatriba del Libre Albedrío”). Lutero respondió, a
finales de 1525, con la que muchos consideran una de sus obras más
importantes: “De Servo Arbitrio” (“La Esclavitud de la Voluntad” o “La
Voluntad Determinada” como aparece en Las Obras de Martín Lutero). La
gran preocupación de Erasmo, y del catolicismo romano en general, era que
los protestantes enfatizaran de tal manera la soberanía y el poder de Dios
que la libertad del hombre quedara eclipsada. “Esta enseñanza era
devastadora para el concepto católico romano de la iglesia como
dispensadora de la gracia. Tal sistema podía hablar a menudo de la gracia
mientras esa gracia fuera meramente una ayuda necesaria pero nunca un
poder eficiente que salva”.6 En otras palabras, “mientras el ‘control’ final de
7
la salvación se mantuviera fuera de la mano de Dios, todo estaría bien”.
En la conclusión de su obra, Lutero incluye una nota de alabanza para
24

Erasmo: “De todos mis adversarios, tú eres el único que atacó el problema
Página

mismo, esto es, el punto esencial de mi doctrina, y que no me cansó con


2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

aquellas cuestiones periféricas acerca del papado, del purgatorio, de las


indulgencias y otras por ese estilo que son bagatelas más bien que cuestiones
serias, con las cuales hasta el momento casi todos trataron de darme caza, si
bien en vano. Tú, solamente tú llegaste a discernir el punto cardinal de todo
lo que actualmente está en controversia, y me echaste la mano a la garganta,
8
por lo que te agradezco desde lo profundo de mi corazón”.
Pero este debate no concluiría en el siglo XVI; los herederos de la Reforma
tendrían que continuar debatiendo el concepto evangélico de la gracia con
los arminianos, que surgirían a principios del siglo XVII.

Los cinco puntos del arminianismo


Jacobo Arminio fue un pastor y teólogo holandés, nacido en 1560, es decir,
4 años antes de la muerte de Calvino. Obtuvo su preparación teológica a
los pies de Teodoro de Beza, el sucesor de Calvino en Ginebra; de modo que
su formación teológica fue profundamente calvinista. Sin embargo, poco
tiempo después de su ordenación al ministerio, comenzó a tener conflictos
con la postura de los calvinistas holandeses en lo tocante al papel que juega
la gracia de Dios en la salvación de los pecadores.
Arminio concordaba con los calvinistas en que el libre albedrío del hombre
no solo se encuentra “herido, mutilado, enfermizo, debilitado; sino que
también ha sido hecho cautivo, destruido y perdido”, de tal manera que el
libre albedrío humano es totalmente inútil “a menos que sea asistido por la
9
gracia”. Según Arminio, debido al oscurecimiento del entendimiento y la
perversidad del corazón, el hombre ha quedado en un estado de impotencia
moral. “La voluntad del hombre no es libre de hacer ningún bien a menos
10
que sea […] libertada por el Hijo de Dios a través del Espíritu de Dios”.
De manera que, en este punto, Arminio parece estar de acuerdo con
Agustín, Lutero y Calvino. El punto en disputa radicaba en el papel de la
gracia de Dios en la salvación de los pecadores. “Toda persona no
regenerada—decía él—posee una voluntad libre, y la capacidad de resistir
al Espíritu Santo, de rechazar la gracia de Dios que le es ofrecida, de
menospreciar el consejo de Dios contra sí mismo, de rehusar aceptar el
evangelio de la gracia, y de no abrirle a Aquel que toca la puerta de su
11
corazón”.
De modo que si el pecador no responde al llamamiento, la culpa es
enteramente suya. Hasta aquí estamos todos de acuerdo. Pero, ¿qué ocurre si
el pecador acepta el mensaje y viene a Cristo con arrepentimiento y fe? ¿De
25

quién depende, a final de cuentas, esa decisión: de la soberana voluntad de


Dios o de la voluntad del pecador? Arminio responde: depende enteramente
Página

de la voluntad del pecador que ha sido previamente capacitado por la


2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

gracia de Dios.
Según Arminio, Dios concede a todos los hombres una gracia previa
que hace posible la salvación de todos, al equipar el libre albedrío con
la capacidad de responder afirmativamente al llamado del evangelio, pero
sin asegurar la salvación de ninguno. Esta gracia previa es universal, pero
no irresistible. De manera que la decisión final está en las manos del hombre,
no en las manos de Dios.
Es importante señalar que el arminianismo no debe ser confundido con el
semi- pelagianismo que abunda en tantas iglesias en el día de hoy. El semi-
pelagianismo enseña que el hombre es capaz de iniciar su propia
salvación, aunque no puede completarla por sí mismo. El arminianismo, en
cambio, nos dice que el hombre no puede dar el paso inicial hacia la
salvación, a menos que sea capacitado primero por la gracia “resistible” de
Dios. Pero el paso final es una decisión de la voluntad humana en la que Dios
no interviene. Como Dios es omnisciente, Él predestinó a todos aquellos que
Él sabía de antemano que iban a dar ese paso y creer.
Después de la muerte de Arminio, sus seguidores fueron acusados de
herejía, por lo que presentaron a los Estados de Holanda un Memorial de
Protesta que podemos resumir en los siguientes puntos:
1. Dios elige o reprueba sobre la base de la fe o incredulidad que Él prevé.

2. Cristo murió por todos los hombres y por cada hombre, aunque solo
los creyentes son salvados.
3. El hombre está tan depravado que la gracia divina es necesaria
para la fe o para cualquier otra buena obra.
4. Esta gracia puede ser resistida.

5. En lo tocante a si una persona en verdad regenerada ciertamente


perseverará en la fe, es necesario un mayor estudio. Más adelante este
último artículo fue alterado para enseñar definitivamente que un
creyente verdaderamente regenerado podía perder su fe y, con ella,
su salvación.
Esta disputa entre calvinistas y arminianos trajo como consecuencia la
convocación de un Sínodo, al que fueron invitadas casi todas las iglesias
nacionales reformadas, y que fue celebrado desde el 13 de Noviembre de
1618 hasta el 9 de mayo de 1619, en la ciudad de Dordrecht (o ciudad de
Dort, como se le conoce coloquialmente). Después d e ciento cincuenta y
cuatro sesiones, que se llevaron a cabo en un lapso de siete meses, la
posición arminiana fue rechazada, a la vez que fueron presentadas las
26

enseñanzas que han sido conocidas desde entonces como “Los Cinco
Página

Puntos del Calvinismo” o “Doctrinas de la Gracia”. Muchos años más tarde,


a principios del siglo XX, alguien trató de resumir estas doctrinas usando el
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

acróstico TULIP, por sus sigla en inglés:


• Total depravación

• Elección incondicional

• Expiación limitada

• Gracia irresistible

• Perseverancia de los santos


Es obvio que ambas concepciones del evangelio, aunque tienen puntos
en común, difieren en el aspecto más fundamental: ¿De quién depende, en
última instancia, la salvación de los pecadores? Este no es un asunto
periférico o superficial porque impacta directamente en la definición del
evangelio y de la naturaleza de la obra redentora de Cristo que se nos
revela en el Nuevo Testamento, como espero probar a continuación.

¿Gravemente enfermos o espiritualmente muertos?


La Biblia presenta al hombre, no solo como un ser pecador que se
rebela constantemente contra la ley de Dios, sino también como alguien que
no puede ni quiere cambiar la condición en la que se encuentra. Pablo dice
en Romanos 3:10-12 que en el mundo entero no hay un solo hombre que
sea justo, ni uno solo que entienda o que busque a Dios. Muchas personas
buscan cosas que tendemos a asociar con Dios, como la paz interior o la
felicidad. Pero ningún ser humano busca al Dios de la Biblia por su propia
inclinación natural porque venimos al mundo espiritualmente muertos (Ef 2:1).
Si ponemos a un buitre a escoger entre comer carroña o semillas de girasol,
el buitre siempre escogerá la carroña. Si hacemos lo mismo con una paloma,
siempre escogerá las semillas de girasol. Cada uno actuará conforme a su
naturaleza. Para que un buitre pueda escoger las semillas de girasol, su
naturaleza “buitrezca” debe ser “palomizada” primero. Lo mismo ocurre con
el pecador; al tener que elegir entre Dios y el pecado, siempre escogerá el
pecado porque esa es la inclinación natural de su corazón. Sin la
regeneración, ningún pecador vendrá a Cristo en arrepentimiento y fe.
Exponiendo lo dicho por el Señor en Juan 5:40 RVC: “Pero ustedes no
quieren venir a mí para que tengan vida”, Charles Spurgeon dice: “La
sustancia del texto radica en esto, que ningún hombre por naturaleza jamás
vendrá a Cristo, porque el texto dice: ‘Y no quieren venir a Mí para que
tengan vida’. Lejos de afirmar que los hombres por su propia naturaleza harán
12
alguna vez eso, lo niega de manera abierta y categórica”.
27

El pecador no viene a Cristo porque no quiere hacerlo; y porque no quiere,


Página

tampoco puede. Esa es la clara enseñanza del Señor Jesucristo en Juan 6:44:
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

“Nadie puede venir a Mí si no lo trae el Padre que me envió”. Es imposible que


vengan, a menos que Dios los traiga, porque todo lo que surge de nuestra
naturaleza no regenerada es “enemistad contra Dios”, dice Pablo en
Romanos 8:7, de tal manera que no quieren ni pueden sujetarse a la ley de
Dios. Desde el primer pecado cometido en el huerto del Edén, el hombre
quiere ser su propio Dios, por lo cual es imposible para ese hombre humillarse
y someterse al Dios vivo y verdadero.
Es a eso a lo que llamamos “depravación total” o “corrupción radical”. Lo
que esta expresión significa no es que todos los hombres sean todo lo malo
que pueden llegar a ser, o que todos los seres humanos sean completamente
incapaces de hacer alguna cosa relativamente buena. El hombre está
totalmente depravado en el sentido de que todas sus facultades han sido
profundamente afectadas por el pecado: su intelecto, su voluntad, sus
emociones. Ese es el diagnóstico que Dios nos da de la condición
humana.
“Pero el hombre natural—es decir, aquel que no ha sido regenerado por el
poder del Espíritu Santo y hecho una nueva criatura en Cristo—no acepta las
cosas del Espírit de Dios, porque para él son necedad; y no las puede
entender, porque son cosas que se disciernen (se examinan) espiritualmente”
(1Co 2:14). El hombre ha demostrado mucha capacidad intelectual en el
campo de la ciencia y de las artes, pero en lo que respecta a la salvación
de su alma y su relación con Dios, su entendimiento está completamente
entenebrecido (Ef 4:17-18) y es tan impotente como un cadáver.
Ahora bien, es importante aclarar a qué tipo de impotencia nos estamos
refiriendo aquí, porque algunos pueden llegar a la conclusión equivocada de
que el pecador es una especie de víctima en las manos de un Dios cruel que
le está pidiendo hacer algo que Él sabe de antemano que no puede hacer.
Pero ese no es el caso.
Spurgeon nos ayuda de nuevo a entender este concepto con el siguiente
ejemplo. “Vemos a una madre con su bebé en sus brazos. Ustedes le dan un
cuchillo y le dicen que le dé al bebé una puñalada en el corazón. Ella
responde en verdad [...]: ‘No puedo’. Ahora, en lo que se refiere a su poder
físico, ella podría si quisiera. Tiene un cuchillo y tiene al niño. El pequeño está
indefenso y la madre tiene la suficiente fuerza en su mano para darle una
puñalada. Pero tiene mucha razón cuando dice que no puede hacerlo […]
porque su naturaleza de madre no le permite hacer algo frente a lo cual su
13
alma se rebela”.
Ese es el tipo de impotencia que impide al pecador venir a Cristo. Su
naturaleza se rebela a esa idea, porque nada detesta más que la gloria y el
28

señorío divinos. Así que no estábamos en una condición de neutralidad


cuando fuimos traídos eficazmente a salvación, sino en una condición de
Página

mortandad y enemistad. “Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa


2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en (a causa
de) nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia ustedes
han sido salvados), y con Él nos resucitó y con Él nos sentó en los lugares
celestiales en Cristo Jesús, a fin de poder mostrar en los siglos venideros las
sobreabundantes riquezas de Su gracia por Su bondad para con nosotros en
Cristo Jesús” (Ef 2:4-7).

¿Quién elige a quién?


Según Arminio, no es Dios el que elige, sino el hombre. Eso quiere decir,
por implicación, que Cristo murió en la cruz del Calvario para hacer posible
la salvación de cualquiera, pero sin asegurar la salvación de ninguno. En otras
palabras, de acuerdo a la doctrina arminiana, la obra redentora de Cristo
no tenía la intención de salvar eficazmente a nadie, sino más bien hacer que
la salvación estuviera disponible para todos. Cristo murió por la humanidad
en general, pero no por ningún hombre en particular. De ese modo, los
arminianos pretenden “defender” el honor de Dios, “librándolo” de la
acusación de ser un Dios elitista que elige a algunos y deja fuera a otros.
De manera que, si la doctrina arminiana de la elección es correcta, la
conclusión inevitable es que Dios ama a la humanidad en general, pero sin
amar lo suficiente a ninguna persona en particular como para asegurar que
sea salva. Hace posible que todos se salven, pero sin asegurar la salvación
de ninguno. En las Escrituras, sin embargo, el amor de Dios es presentado
como un amor eminentemente personal. Dios escogió a personas concretas
para hacerlas partícipes de una salvación que no merecían porque las amó
de pura gracia desde antes de la fundación del mundo.
Por eso hablamos de una elección incondicional. Es elección porque es
Él quien elige, no nosotros. Y es incondicional no solo porque no había nada
en nosotros que nos hiciera dignos de ser elegidos, sino también porque la
incondicionalidad es una parte esencial del amor. Cuando el amor es
condicionado, deja de ser amor. “Yo te doy tanto porque voy a recibir tanto
a cambio”. O: “Voy a hacer esto por ti, porque sé que tú también harás
esto otro por mí”. Pero ese no es el tipo de relación que Dios tiene con
nosotros. En Romanos 5:6-10 Pablo resalta el hecho de que Dios nos veía
como impíos, pecadores y enemigos cuando decidió beneficiarnos con la
muerte de Cristo. Dios nos amó sin condición alguna.
Eso no quiere decir que Dios actúe de manera antojadiza o arbitraria. Existe
alguna buena razón para que Dios haya escogido a unos y no a otros, pero
esa razón está en Él, no en nosotros. Fuimos elegidos, dice Pablo en Efesios
1:5, “conforme a la buena intención de Su voluntad”. Ninguna otra cosa
29

fue tomada en cuenta para nuestra elección aparte de la voluntad


soberana de Dios. Y luego añade en el versículo 11: “También en Él hemos
Página

obtenido herencia, habiendo sido predestinados según el propósito de Aquel


2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

que obra todas las cosas conforme al consejo de Su voluntad”.


Fue “conforme a Su propósito” que fuimos llamados, dice Pablo en
Romanos 8:28, no conforme a la supuesta fe que Él previó. “Porque a los
que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a
la imagen de Su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos.
A los que predestinó, a esos también llamó. A los que llamó, a esos también
justificó. A los que justificó, a esos también glorificó” (Ro 8:29-30).
¿A quiénes predestinó Dios? A los que desde antes conoció; y el
conocimiento del que se habla aquí no es meramente intelectual, sino
afectivo. Un buen ejemplo de ese conocimiento afectivo lo encontramos en
Amós 3:2, donde Dios le dice a Su pueblo: “Solo a ustedes he escogido (he
conocido) de todas las familias de la tierra”. Dios conocía también al resto de
las naciones que poblaban el planeta en esos días, y a cada uno de los
habitantes de cada una de esas naciones; pero solo Israel había sido objeto
del amor selectivo de Dios.
Esa es la misma idea que Pedro nos transmite en 1 Pedro 1:2, cuando dice
que fuimos elegidos según la presciencia de Dios. Eso no significa que Dios
sabía de antemano quiénes responderían positivamente a la gracia del
evangelio, porque en ese mismo texto Pedro aclara que nuestra
obediencia es un fruto de la elección y no su causa. Fuimos elegidos, dice
Pedro, “según el previo conocimiento de Dios Padre, por la obra santificadora
del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con Su sangre” Esa
es la clara enseñanza de las Escrituras en muchos otros pasajes: la fe es
una consecuencia de la elección, no al revés (cf. Hch 13:48; 18:27, Fil 1:29;
2:12-13; 1Ts1:4-5; Stg 2:5).

La doctrina de la elección incondicional no se basa en un texto aislado y


oscuro de las Escrituras, sino que es evidente en toda la historia de la
Redención a través de las acciones del Dios Soberano. Sin embargo, si tuviera
que escoger un solo texto bíblico para basar mi argumentación, mi selección
sería Lucas 10:22: “Todas las cosas me han sido entregadas por Mi Padre, y
nadie sabe quién es el Hijo sino el Padre, ni quién es el Padre sino el Hijo,y
aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar”. Solo el Padre puede revelarnos al
Hijo solo el Hijo puede revelarnos al Padre; y solo conocen al Padre aquellos
a quienes el Hijo se lo quiera revelar. La salvación depende enteramente de
esa revelación divina y es obvio que esa revelación no es dada a todos.

¿Qué diremos entonces? ¿Que hay injusticia en Dios?


Pablo responde esta pregunta en el capítulo 9 de su carta a los Romanos, al
abordar el tema de la relación de Dios con el pueblo de Israel después de
30

la venida de Cristo. Israel fue escogido por Dios soberanamente, ¿por qué
Página

rechazaron a su Mesías y finalmente fueron desechados como nación? La


2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

respuesta de Pablo es que, a pesar de todos los privilegios que Israel disfrutó
como nación en el Antiguo Testamento, Dios nunca prometió la salvación para
todos y cada uno de los descendientes físicos de Abraham (cf. Ro 9:6-9).
De los dos hijos de Abraham, Ismael e Isaac, solo uno fue escogido por Dios
para recibir las bendiciones del pacto. Y lo mismo ocurrió con los dos hijos de
Isaac: Dios escogió a uno y no al otro. Y ese decreto divino fue pronunciado
cuando “no habían nacido, y no habían hecho nada, ni bueno ni malo, para
que el propósito de Dios conforme a Su elección permaneciera, no por las
obras, sino por Aquel que llama”, y se le dijo a Rebeca: “El mayor servirá al
menor”. Tal como está escrito: “A Jacob amé, pero a Esaú aborrecí” (Ro 9:10-
13). ¿Cometió Dios una injusticia al escoger a Jacob y no a Esaú? Esa es la
pregunta que Pablo pasa a responder a partir del versículo 14 de Romanos 9.
Pero antes de pasar a considerar su respuesta, debemos señalar que los
antagonistas con los que Pablo razona en este capítulo tienen una posición
similar a la de los arminianos; ellos se resisten a creer que Dios sea capaz
de elegir a una persona, pasando por alto a las demás, ya que ese
proceder, dicen ellos, no sería consecuente con la justicia y la bondad de
Dios.
¿Qué diremos entonces? ¿Que hay injusticia en Dios? ¡De
ningún modo! Porque Él dice a Moisés: “Tendré
misericordia del que Yo tenga misericordia, y tendré
compasión del que Yo tenga compasión”. Así que no
depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que
tiene misericordia. Porque la Escritura dice a Faraón:
“Para esto mismo te he levantado, para demostrar Mi
poder en ti, y para que Mi nombre sea proclamado por
toda la tierra”. Así que Dios tiene misericordia del que
quiere, y al que quiere, endurece (Ro 9:14-18).
De una forma sorprendente, Pablo cambia el foco de atención de la justicia
de Dios a Su misericordia. Si Dios nos tratara con justicia nadie sería salvo,
porque todos merecemos ser condenados. Así que al hablar de la elección
de Dios debemos hacerlo en el marco de la misericordia divina, no de
Su justicia; y la misericordia, por definición, ni se gana ni se demanda, sino
que se obtiene de pura gracia. De ahí las palabras de Dios a Moisés en
Éxodo 33:19 y que Pablo cita en el versículo 15 “Porque Él dice a Moisés:
‘Tendré misericordia del que Yo tenga misericordia, y tendré compasión del
que Yo tenga compasión’”.
Debemos recordar el contexto de esta declaración en el libro del
Éxodo. Los israelitas acababan de pecar horriblemente contra Dios al hacer
31

un becerro de oro para adorarlo mientras que Moisés se hallaba en el monte


Sinaí recibiendo las tablas de la ley. De manera que todos estos israelitas se
Página

encontraban en una situación desesperada, a menos que Dios tomara la


2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

decisión de tener misericordia de algunos. Si Dios hubiera decidido


exterminarlos a todos, habría actuado con justicia porque eso era lo que
merecían; lo mismo podemos decir del resto de la raza humana. Todos
merecemos el justo juicio de Dios por causa de nuestros pecados y ninguno
quiere la salvación que Él ofrece en Cristo; pero Dios, en Su infinita bondad y
compasión, ha decidido soberanamente extenderle Su misericordia al que Él
quiera extenderle Su misericordia (Ro 9:15-16).
La imagen que debe venir a nuestras mentes al hablar de la doctrina de la
elección no es la de un gran número de personas apiñadas a las puertas del
Reino deseando entrar mientras un Dios elitista y arbitrario lo impide. Más bien,
debemos pensar en un grupo de pecadores culpables a los que se ofrece el
perdón de pura gracia; y aunque ninguno quiere volverse a Dios con
arrepentimiento y fe, Él ha decidido soberana y bondadosamente obrar en
muchos “tanto el querer como el hacer, para Su buena intención” (Fil 2:12-
13; cf. Ro 3:11).
Es a la luz de esa realidad, que debemos considerar el ejemplo de Faraón
en los versículos 17 y 18 de Romanos 9. El endurecimiento del corazón de
Faraón es presentado en la narrativa bíblica en una doble dimensión. Por un
lado, se nos dice que Faraón endureció su corazón contra Dios (Ex 7:14, 22;
8:32; 9:34); pero, por otro lado, también se nos dice que Dios endureció su
corazón (Ex 4:21; 7:3, 13; 8:15, 19; 9:7, 12, 35). En otras palabras, la obstinación
de Faraón no es el único elemento que entra en juego en esta historia, sino
el plan soberano de Dios, que había decidido mostrar Su poder derramando
Sus justos juicios sobre la tierra de Egipto (cf. Sal 105:25).
Algunos dicen que es impensable que Dios elija a algunos y pase por alto a
otros; pero eso es precisamente lo que Dios hace, según la enseñanza de Pablo
en Romanos 9 Dios decidió soberanamente no mostrarle Su misericordia a
Faraón, sino Su justicia Nadie puede sentar a Dios en el banquillo de los
acusados por haber obrado de ese modo; primero, porque Faraón era
culpable de su propio pecado y endurecimiento; segundo, porque Dios en Su
soberanía puede decidir manifestar Su gloria teniendo misericordia de algunos
que no lo merecen y dejando a los demás en la condenación que sí
merecen.
Eso nos lleva de la mano a la segunda objeción del pasaje: “Me dirás
entonces: ‘¿Por qué, pues, todavía reprocha Dios? Porque ¿quién resiste a Su
voluntad?’” (Ro 9:19). Si la teología de Pablo hubiese sido similar a la de los
arminianos, este hubiera sido el momento ideal para aclarar su posición y
responder que la salvación no depende de la voluntad soberana de Dios,
sino de la voluntad del pecador que debe hacer una decisión por Cristo.
Pero no es la respuesta de Pablo.
32

“Al contrario, ¿quién eres tú, oh hombre, que le contestas a Dios? ¿Dirá
Página

acaso el objeto modelado al que lo modela: ‘Por qué me hiciste así?’. ¿O no


2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

tiene el alfarero derecho sobre el barro de hacer de la misma masa un vaso


para uso honorable y otro para uso ordinario? ¿Y qué, si Dios, aunque
dispuesto a demostrar Su ira y hacer notorio Su poder, soportó con mucha
paciencia a los vasos de ira preparados para destrucción? Lo hizo para dar
a conocer las riquezas de Su gloria sobre los vasos de misericordia, que de
antemano Él preparó para gloria, es decir, nosotros, a quienes también llamó,
no solo de entre los Judíos, sino también de entre los Gentiles” (Ro 9:20-
24).

El hombre no está en posición de evaluar cuán apropiado es el proceder


de Dios no solo porque somos Sus criaturas, sino también porque no tenemos
derecho. Fue de la misma masa de una humanidad perdida que Dios hizo
vasos para honra y vasos para deshonra. Todos somos merecedores de Su
ira, pero Dios decidió salvar a muchos al costo de la vida de Su propio Hijo.

¿Por quiénes murió Cristo?


Roger Olson, un arminiano contemporáneo, responde a esta pregunta sin
titubear: “Los arminianos creen que la muerte de Cristo en la cruz provee un
14
remedio universal para la culpa del pecado heredado”. En otras palabras,
Cristo murió por todos. Entonces ¿por qué no todos se salvan? La respuesta es:
Porque la aplicación del remedio provisto por Dios ya no depende de Dios,
según el arminianismo, sino del pecador. Como hemos visto ya, en la teología
arminiana Cristo muere para hacer posible la salvación de todos, pero
esa muerte no salva, real y eficazmente, a nadie. Es el pecador quien la
hace eficaz al aceptar a Cristo por medio de la fe. Las Escrituras, sin
embargo presentan el caso a la inversa: llegamos a creer porque fuimos
escogidos por Dios para ser creyentes, y Cristo murió en la cruz del Calvario
para hacer efectiva esa salvación en nuestras vidas.
En el capítulo 10 del evangelio de Juan, el Señor Jesucristo enseña
claramente que Sus ovejas escuchan Su voz y le siguen, porque son Suyas, no
porque llegan a ser Suyas al escuchar Su voz y seguirle. En otras palabras, la fe
no es la causa de la elección, sino que la elección produce la fe.
“En verdad les digo que el que no entra por la puerta en el redil de las
ovejas, sino que sube por otra parte, ese es ladrón y salteador. Pero el que
entra por la puerta es el pastor de las ovejas. A este le abre el portero, y las
ovejas oyen su voz; llama a sus ovejas por nombre y las conduce afuera.
Cuando saca todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas lo siguen
porque conocen su voz […]Yo soy el buen pastor; el buen pastor da Su vida
por las ovejas […] Yo soy el buen pastor, y conozco Mis ovejas y ellas me
conocen, al igual que el Padre me conoce y Yo conozco al Padre, y doy
33

Mi vida por las ovejas. Tengo otras ovejas que no son de este redil; a esas
Página

también Yo debo traerlas, y oirán Mi voz, y serán un rebaño con un solo


pastor” (Jn 10:1-4, 11, 14-16).
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

Este último versículo es particularmente iluminador en el tema que estamos


tratando.
El Señor afirma tener otras ovejas que no pertenecen a la nación de Israel,
pero que sí le pertenecían a Él. Y precisamente porque son Suyas el Señor
está comprometido en buscarlas y traerlas al redil. “Tengo (en tiempo
presente) otras ovejas que no son de este redil” (todavía no están en el
redil, pero son Suyas); “a esas también Yo debo traerlas” (tiempo futuro), “y
oirán Mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor”.
Durante su labor misionera en la ciudad de Corinto, el Señor se le aparece
a Pablo en visión y le dice: “No temas, sigue hablando y no calles; porque Yo
estoy contigo, y nadie te atacará para hacerte daño, porque Yo tengo
mucha gente en esta ciudad ”, refiriéndose a los corintios incrédulos que
debían ser traídos a la salvación a través de la predicación de Pablo. Cristo
se ha comprometido a traer al redil a todas Sus ovejas a través de la
predicación del evangelio.
Y ¿cómo es que todas esas ovejas llegaron a ser Suyas? Porque Dios el
Padre las escogió soberanamente para que fueran de Cristo. “Mi Padre, que
me las dio, es mayor que todos”, dice el Señor en Juan 10:29. Esa es la misma
idea que encontramos en el discurso del pan de vida (Jn 6:35, 37-39, 44) y en
la oración intercesora de Cristo a favor de los discípulos (Jn 17:6-10, 20).
Aquellos que no son ovejas de Cristo tienen sus oídos abiertos a muchas
otras voces, menos a la voz del Señor (Jn 10:24-27). Las ovejas de Cristo, en
cambio, manifiestan que son Suyas porque escuchan Su voz y le siguen.
Puede ser que por un tiempo caminen extraviadas de aquí para allá; pero
tarde o temprano reconocerán la voz de Su pastor y vendrán a Él con
arrepentimiento y fe.
Fue por esas ovejas que Cristo dio Su vida en la cruz
del calvario. “El ladrón solo viene para robar, matar y
destruir. Yo he venido para que tengan vida, y para que
la tengan en abundancia. Yo soy el buen pastor; el buen
pastor da Su vida por las ovejas. Pero el que es un
asalariado y no un pastor, que no es el dueño de las
ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye,
entonces el lobo las arrebata y las dispersa. El asalariado
huye porque solo trabaja por el pago y no le importan las
ovejas” (Jn 10:10-13).

Hay un contraste aquí entre Cristo, como el buen pastor, y los pastores
asalariados que no aman a las ovejas porque no son suyas. Las leyes judías
estipulaban que si un lobo atacaba el rebaño, el deber del pastor
34

asalariado era defenderlas. Pero si el ataque era perpetrado por dos lobos,
Página

se daba por sentado que ya no había nada que hacer; esos pastores podían
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

salir huyendo sin tener que responder por las ovejas que sufrieran el daño. El
buen pastor, en cambio, puso Su vida por las ovejas (Jn 10:15).
¿Qué pasaba con un rebaño de ovejas si el lobo atacaba y mataba al pastor?
Que las ovejas quedaban a merced del lobo y, por lo tanto, serían devoradas.
Pero en este caso, la muerte del buen pastor trajo como resultado la vida de
las ovejas. De manera que Cristo no murió en la cruz del Calvario para hacer
posible que cualquiera pudiera salvarse pero sin asegurar la salvación de
ninguno. Cristo dio Su vida por Sus ovejas aquellas que el Padre le dio y a las
cuales Él conoce por nombre, dice en este pasaje. Al morir por Sus ovejas,
Cristo aseguró la salvación de cada una de ellas. Ese es e mensaje que
encontramos una y otra vez en las páginas de las Escrituras:
Ciertamente Él llevó nuestras enfermedades, y cargó
con nuestros dolores. Con todo, nosotros lo tuvimos por
azotado, por herido de Dios y afligido. Pero Él fue herido
(traspasado) por nuestras transgresiones, molido por
nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz cayó
sobre Él, y por Sus heridas (llagas) hemos sido sanados.
Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos
apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo
que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros […]
Debido a la angustia de Su alma, Él lo verá y quedará
satisfecho. Por Su conocimiento, el Justo, Mi Siervo,
justificará a muchos, y cargará las iniquidades de ellos
(Is 53:4-6, 11).
“Y dará a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a Su
pueblo de sus pecados” (Mt 1:21). “Porque ni aun el Hijo del Hombre vino
para ser servido sino para servir, y para dar Su vida en rescate por muchos”
(Mr 10:45). No para hacer probable que algunos pudieran ser rescatados,
sino para rescatar a muchos, dando Su vida por ellos. “Tengan cuidado de sí
mismos y de toda la congregación, en medio de la cual el Espíritu Santo les ha
hecho obispos (supervisores) para pastorear la iglesia de Dios, la cual Él
compró con Su propia sangre” (Hch 20:28).
“Al que no conoció pecado, Lo hizo pecado por nosotros,
para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él” (2Co
5:21). Cristo fue hecho pecado en nuestro lugar, y Dios
derramó sobre Él la ira que nosotros merecíamos. Si Él
hubiera hecho eso por el mundo entero, el mundo entero
sería salvo porque no sería justo castigar el mismo pecado
dos veces. Pero Cristo hizo eso por Sus ovejas, a las cuales
también imputó Su justicia perfecta por medio de la fe (Ro
35

4:1-12).
Página

“Maridos, amen a sus mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio Él
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del
agua con la palabra, a fin de presentársela a Sí mismo, una iglesia en toda
su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera
santa e inmaculada” (Ef 5:25-27). Los esposos cristianos debemos mostrar
cierta clase de amor por todas las personas; pero hay un tipo de amor, y
un tipo de relación, que debemos tener exclusivamente hacia nuestras
esposas y hacia nadie más. Y es así también la relación de Cristo con Su
iglesia. Él se entregó por ella para santificarla y para presentársela en aquel
día como una iglesia gloriosa.
De manera que Cristo no dio Su vida en la cruz para colocarnos a todos
en la categoría de “perdonables”. Él murió para salvar a Su pueblo de Sus
pecados, para dar Su vida en rescate por muchos, para ganar una iglesia,
“para redimirnos de toda iniquidad y purificar para Sí un pueblo para
posesión Suya, celoso de buenas obras” (Tit 2:14). Es por eso que en Su
oración sumo sacerdotal, en Juan 17, Jesús no intercede por el mundo,
sino por los Suyos: “Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los
que me has dado; porque son Tuyos” (Jn 17:9; cf. v.20).

¿Es resistible la gracia de Dios?


Todos los creyentes recordamos ese momento en que fuimos convencidos de
pecado y vinimos a Cristo con arrepentimiento y fe. Nadie se arrepintió por
nosotros ni creyó por nosotros. Esas son aportaciones eminentemente
personales; algo que cada pecador debe hacer de manera responsable en
la presencia de Dios. Pero ¿cuál es el papel que juega el Espíritu Santo en
ese proceso?
Según el arminianismo, el Espíritu Santo se limita a suprimir en parte
nuestra pecaminosidad lo suficiente como para hacer posible que nosotros
podamos, con nuestra propia capacidad natural, hacer la elección de
responder al llamamiento de Dios por medio del evangelio. Dios nos
persuade a través de la predicación de Su Palabra, pero la decisión final
está en manos de nuestra voluntad no regenerada. Si el pecador no inclina
su voluntad a creer y a arrepentirse, Dios no hará absolutamente nada más
para mover eficazmente su corazón. Las Escrituras nos enseñan, en cambio,
que Dios pone la condición: arrepentirse y creer en Cristo, y luego obra
eficazmente por Su Espíritu para que la condición se cumpla.
En el segundo libro de Crónicas encontramos un ejemplo muy ilustrativo en
ese sentido. Durante años, los hijos de Israel habían descuidado la
celebración de la Fiesta de la Pascua y el rey Ezequías envió mensajeros por
todo el pueblo de Israel para que vinieran a Jerusalén en obediencia a la ley
36

de Dios. “Porque si se vuelven al Señor, sus hermanos y sus hijos hallarán


compasión delante de los que los llevaron cautivos y volverán a esta tierra.
Página

Porque el Señor su Dios es clemente y compasivo, y no apartará Su rostro de


2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

ustedes si se vuelven a Él” (2Cr 30:9). La condición era clara: Si se vuelven a


Jehová, alcanzarán misericordia.
El relato continúa diciendo que muchos “los escarnecían y se burlaban de
ellos”. Sin embargo, “algunos hombres de Aser, de Manasés y de Zabulón se
humillaron y vinieron a Jerusalén” (2Cr 30:10-11). Dios puso una condición y
algunos hombres de Israel actuaron en consecuencia. Hasta aquí el historiador
sagrado nos ha mostrado la historia desde la perspectiva humana. Pero
luego continúa diciendo: “También sobre Judá estuvo la mano de Dios para
darles un solo corazón a fin de hacer lo que el rey y los príncipes ordenaron
conforme a la palabra del Señor” (2Cr 30:12).
¿Qué fue lo que hizo la diferencia? La mano de Dios que estuvo sobre
unos y no sobre otros. Cuando el hombre es dejado a su inclinación natural,
el resultado siempre será enemistad y rebeldía, a menos que Dios transforme
desde dentro la disposición de su corazón (cf. Ez 36:26-27; Jn 6:37-40, 44-45, 60,
63, 65; 10:16, 26-27).
Es por eso que la regeneración tiene que preceder a la fe, no puede ser al
revés (Jn 3:3; Hch 16:14). Lo que magnifica la gracia de Dios en la salvación
de los pecadores es precisamente el hecho de que fuimos salvados cuando
estábamos muertos espiritualmente (Ef 2:1-7). Un cadáver no puede darse
vida a sí mismo por más “ayuda” que reciba, y todos nosotros estábamos
espiritualmente muertos antes de venir a Cristo. De manera que no era un
paramédico celestial lo que necesitábamos, sino el poder omnipotente de
Dios actuando en nosotros para darnos nueva vida.
Cuando Cristo llamó a Lázaro para salir de su tumba, este todavía
estaba muerto pero la voz de Cristo lo devolvió a la vida. Y lo mismo ocurre
con el pecador elegido cuando escucha la voz del Señor. A través del
evangelio Dios hace un llamamiento universal a todo hombre. Pero como
Él sabe que ninguno querrá venir de manera natural, Él obra eficazmente
en muchos dándoles un nuevo corazón, una nueva voluntad, una nueva forma
de pensar, una nueva visión de las cosas, para que puedan ver a Cristo, no
solo como el Salvador que sus almas necesitan, sino también como la perla
de gran precio por quien vale la pena venderlo todo.
Sin esa obra eficaz del Espíritu Santo ningún pecador se volvería de sus
pecados a Dios con arrepentimiento y fe. ¿Significa eso que Dios violenta
nuestro libre albedrío para llevarnos a Cristo? Algunos han llegado incluso a
usar el término “violación” para referirse a esta doctrina del llamamiento
eficaz y la gracia irresistible. Pero Dios no violenta nuestro libre albedrío para
salvarnos, sino que nos liberta de la esclavitud del pecado para que podamos
actuar por primera vez como agentes libres.
37

En otras palabras, ninguno de nosotros tuvo que ser “arrastrado con


Página

violencia” para venir a Cristo con arrepentimiento y fe, porque ya Dios había
abierto previamente los ojos de nuestro entendimiento para que pudiésemos
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

ver a Cristo en toda Su hermosura y valor, y nos había dado un nuevo corazón
para abrazarle libre y voluntariamente. “Tu pueblo se te ofrecerá
voluntariamente en el día de Tu poder”, dice el salmista en el Salmo 110:3. El
Señor Jesucristo no tiene mercenarios en Sus filas, ni tiene que ordenar
por ley el servicio militar obligatorio para lograr reunir un ejército. Todos se
ofrecen espontánea y libremente para ser parte de Su ejército sin importar
las dificultades que tengan que enfrentar en este mundo caído.
Esa es, en esencia, la doctrina bíblica del llamamiento eficaz o la gracia
irresistible. Aunque la gracia de Dios es resistida muchas veces por los
pecadores, como vemos en Hechos 7:51, cuando un pecador se convierte a
Cristo, siempre será como resultado de una operación soberana, eficaz e
irresistible del Espíritu de Dios.

¿Puede un cristiano perder su salvación?


A la luz de lo que hemos visto hasta aquí, es imposible que un verdadero
creyente termine perdiéndose. Si Dios nos amó cuando éramos Sus enemigos
y no deseábamos venir a Él, ahora que somos Sus hijos ¿va a dejarnos a
nuestras propias expensas, arriesgándose a que nos extraviemos
completamente del camino y terminemos en el infierno? “Porque si cuando
éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de Su Hijo,
mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por Su vida”, dice
Pablo en Romanos 5:10.
“¿Quién nos separará del amor de Cristo?—pregunta Pablo en Romanos
8:35—¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o
peligro, o espada?”. La respuesta obvia es: Nadie. Algunos creyentes se
preguntan: “¿Y qué sucede si yo dejo de amar al Señor y de creer en Él?”.
Pero eso es precisamente lo que Pablo dice aquí que no puede suceder.
Nada puede separar a un verdadero cristiano del amor de Cristo, porque es
Él quien sostiene nuestro amor por Él. Es de Su amor del que depende todo, no
del nuestro. Por eso Pablo continúa diciendo: “Pero en todas estas cosas
somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó. Porque estoy
convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo
presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra
cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor
nuestro” (Ro 8:37-39). Ningún creyente puede dejar de creer porque la fe es
un don de Dios (Ef 2:8-9); y esa fe que Dios da persevera hasta el fin (1P 1:3-5).
Dios no da inicio a nuestra salvación para luego dejar el final en nuestras
manos. Él comenzó esa obra en nosotros y Él mismo la perfeccionará “hasta
el día de Cristo Jesús”, dice Pablo en Filipenses 1:6. Él seguirá obrando en
38

nosotros por medio de S Espíritu hasta que nos presente sanos y salvos en
Su presencia. Tenemos luchas, tentaciones y caídas, pero el Espíritu Santo
Página

está ahí para sostenernos en medio de todas las dificultades que tengamos
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

que enfrentar en nuestras vidas cristianas (Jud 24-25).

Por otra parte, la Escritura también nos enseña que el Señor Jesucristo está
en este momento a la diestra de Dios intercediendo por nosotros para que
ninguno de los Suyos se pierda. “Los sacerdotes anteriores eran más numerosos
porque la muerte les impedía continuar, pero Jesús conserva Su sacerdocio
inmutable (intransferible) puesto que permanece para siempre. Por lo cual Él
también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de Él se
acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos”
(Heb 7:23-25).
¿Qué es lo que sucede, entonces, con esas personas que por un tiempo
profesan la fe de Cristo y finalmente se apartan? Si nunca retornan al camino
es porque en realidad nunca estuvieron en él (Mt 7:21-23; 1Jn 2:19; 3:6, 8-9; 2Jn
9).
Y ¿qué ocurre con todos esos textos que parecen condicionar la salvación
de los creyentes a su perseverancia? El mismo Señor Jesucristo dice en Mateo
10:22 y 24:13 que solo “el que persevere hasta el fin, ese será salvo” (cf. Col
1:21-23). La perseverancia en el evangelio es la marca distintiva de aquellos
que han sido regenerados por el Espíritu de Dios.
Así como es Dios el que da la fe, pero es el hombre el que cree, así también
es Dios el que preserva, pero es el hombre el que persevera. ¿Cómo sabemos
que una persona ha recibido el don de la fe? Porque cree. ¿Cómo sabemos
que una persona ha recibido el don del arrepentimiento? Porque se
arrepiente. Del mismo modo, ¿cómo sabemos que una persona está siendo
preservada por Dios? Porque está perseverando. La fe que salva persevera.
Y no importa cuánto tiempo pueda estar una persona en la iglesia, y cuántos
frutos pueda haber manifestado en el pasado, si se aparta del evangelio para
no regresar jamás, nunca fue salva.
La doctrina bíblica de la seguridad de la salvación no fue revelada para
que los creyentes vivan despreocupados, sino para que pongan más empeño
en mantenerse edificando sobre ese fundamento que nos ha sido dado. De
manera que los reformados y arminianos estamos de acuerdo en una cosa:
para llegar al cielo tenemos que perseverar creyendo en Cristo. Pero el
arminiano enseña que, aunque tal perseverancia en la fe es posible, no es
absolutamente segura. Un verdadero cristiano puede dejar de creer y
perderse. La Biblia enseña, en cambio, que es completamente imposible que
un verdadero cristiano se pierda finalmente porque el Dios que comenzó en
nosotros la buena obra Él mismo la perfeccionará, manteniendo viva la fe
en nuestros corazones (cf. Fil 1:6; 2:12-13). Nadie puede arrebatarnos de la
mano de Cristo y de la mano del Padre (cf. Jn 10:27-30).
39
Página
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

¿Qué hacemos, entonces, con Juan 3:16?


Esta es, sin duda, una de las declaraciones más extraordinarias que
encontramos en toda la Biblia: “Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que dio a Su Hijo unigénit (único), para que todo aquel que cree en Él no
se pierda, sino que tenga vida eterna”. No sin razón este ha sido uno de los
textos favoritos de millones de cristianos a través de la historia. El amor de
Dios se muestra en toda su maravilla en el hecho de que Él amó al mundo.
El problema es que muchos interpretan la palabra “mundo” aquí como
refiriéndose a todos los seres humanos que han vivido, viven y vivirán. La
grandeza del amor de Dios se mide en función de la gran cantidad de
personas a las que Dios ama y de la imparcialidad de Su amor. Si partimos
de esa presuposición, debemos concluir que lo que Dios hizo por ese mundo
al que ama, fue “simplemente abrir un camino de salvación a los hombres,
darles la oportunidad de salvarse a sí mismos”, pero nada más, como bien
15
señala Benjamin Warfield.
En tal caso debemos leer el texto de esta manera: “Porque de tal manera
amó Dios al mundo [esto es, a todos y cada uno de los hombres que han
vivido, viven o vivirán en este mundo], que dio a Su Hijo unigénito (único), para
que todo aquél que cree en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna”. Él
abre el camino de la salvación al enviar a Su Hijo para que cualquiera pueda
salvarse creyendo en Él; pero luego deja en las manos de los hombres la
decisión de venir, sin ofrecerle ninguna otra ayuda.
Sin embargo, eso no encaja con el contexto del pasaje porque en el
versículo siguiente dice que Dios envió a Su Hijo al mundo, que ya estaba
condenado (v.18), para que el mundo sea salvo por Él. Él no vino a ofrecer
una oportunidad de salvación, sino a salvar real y efectivamente al mundo.
“Puesto que si se da por satisfecho con abrir meramente un camino de
salvación y dejar que los hombres lo recorran o no a su voluntad, la cruda
realidad nos obliga a añadir que se da por satisfecho con abrir un camino
de salvación a una multitud de personas que jamás sabrán que se les ha
16
abierto un camino de salvación, aunque recorrerlo sea su única esperanza”.
Unos versículos más adelante, el Señor declara explícitamente que “todo el
que hace lo malo odia la Luz y no viene a la Luz para que sus acciones no
sean expuestas” (Jn3:20). Si el amor de Dios por el mundo se limitara a proveer
una puerta de salvación e invitar a los hombres para que entren por ella,
nada lograría, porque todos hacen lo malo y, por lo tanto, todos aborrecen
la Luz (cf. Ro 3:10-20).
Lo que este texto subraya no es la extensión del amor de Dios, sino su
40

intensidad, tomando en consideración la maldad de su objeto y la santidad


Página

del que ama. El amor de Dios no es grande porque abarca a todo el mundo;
“es tan grande—como sigue diciendo Warfield—que supera el odio y el
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

rechazo del Dios santo hacia el pecado. Porque el amor consiste en esto, en
que Dios pudiera amar al mundo (el mundo que está bajo el maligno); que
Dios, que es absolutamente santo, justo y bueno, pudiera amar a este
mundo de tal manera que entregó a su Hijo unigénito por él, para poder
17
salvarlo en lugar de juzgarlo”.
De manera que la principal connotación de la palabra “mundo” en este
pasaje “es de índole ética, y la idea que hay detrás de su utilización no es
señalar que el mundo es tan grande que hace falta mucho amor para
abarcarlo todo, sino que el mundo es tan malo que hace falta un amor muy
grandioso para amarlo en su totalidad, y mucho más amor para amarlo tal
18
como Dios lo amó al dar a Su Hijo por él”.

Las doctrinas de la gracia y el evangelismo


Una de las razones por las que muchos rechazan las doctrinas de la gracia
es porque creen que mata el evangelismo y la labor misionera. Simpatizo con
el sentimiento que produce esta objeción, porque todo verdadero creyente
debe desear ardientemente que más y más pecadores vengan a Cristo con
arrepentimiento y fe. Pero la objeción es completamente infundada.
El Dios que elige pecadores también eligió la predicación del evangelio
como el medio a través del cual serán salvados. “Pues ya que en la sabiduría
de Dios el mundo no conoció a Dios por medio de su propia sabiduría,
agradó a Dios mediante la necedad de la predicación salvar a los que
creen” (1Co 1:21). De nuevo nos topamos con el misterio de cómo armonizar
la soberanía de Dios con la responsabilidad humana; pero nuestro deber
es obedecer el mandato de Dios, aunque no entendamos cómo armonizan
ambas cosas. “¿Cómo, pues, invocarán a Aquel en quien no han
creído?—pregunta Pablo en Romanos 10:14—¿Y cómo creerán en Aquel de
quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?”.
Esta convicción fue el combustible que mantuvo a Pablo proclamando el
evangelio a lo largo de toda su vida a pesar del alto precio que tuvo que
pagar por ello. “Por tanto, todo lo soporto por amor a los escogidos para que
también ellos obtengan la salvación que está en Cristo Jesús y, con ella, gloria
eterna” (2Ti 2:10).
Pablo sabía que el enemigo de las almas ha cegado el entendimiento
de los incrédulos “para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria
de Cristo, que es la imagen de Dios” (2Co 4:4). Pero, aun así, predicaba el
evangelio. “Pues Dios, que dijo: ‘De las tinieblas resplandecerá la luz’, es el
que ha resplandecido en nuestros corazones para iluminación del
41

conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo” (2Co 4:6). Así


como en el principio Dios dijo: “¡Sea la luz!” y la luz fue hecha, cuando el
Página

evangelio está siendo fielmente predicado, el Espíritu Santo viene con poder
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

y dice en el corazón de aquellos por quienes Cristo murió: “¡Sea la luz!”, y


repentinamente ven lo que nunca antes habían visto: que nuestro Señor
Jesucristo es glorioso más allá de lo que nuestras mentes pueden concebir y
nuestros labios puedan expresar, y que un poderoso Salvador puede rescatar
al más vil de los pecadores.
Antes que apagar nuestro celo evangelístico y misionero, las doctrinas de
la gracia deberían avivarlo porque sabemos que el evangelio “es el poder
de Dios para la salvación de todo el que cree” (Ro 1:16), que muchos creerán
sin lugar a dudas porque Cristo compró para ellos arrepentimiento y fe en la
cruz, y que el poder del Espíritu Santo se manifiesta a través de la predicación
del evangelio llamando eficazmente a los pecadores, dándoles nueva vida
(cf. 1Ts 1:4-5).

Las doctrinas de la gracia y la fe reformada


Muchos asocian las doctrinas de la gracia a la fe reformada, pero lo cierto
es que se puede creer en las doctrinas de la gracia y no ser reformado
(aunque el asunto no funciona a la inversa: no se puede ser reformado y
no creer en las doctrinas de la gracia). Como veíamos en la introducción,
la reforma del siglo XVI “representa u movimiento de colocar a Dios, tal como
19
Él se revela en Cristo, en el centro de la vida y pensamiento de la iglesia”.
No es su soteriología lo que caracteriza a las iglesias reformadas, sino la
centralidad de la gloria de Dios, tal como se revela en Cristo, en nuestra
teología, en nuestros ministerios y en nuestra piedad.
Nos gozamos al ver cuántos creyentes en el mundo de habla hispana están
redescubriendo estas preciosas doctrinas de la gracia que trastornaron el
mundo en el siglo I y que los Reformadores valientemente proclamaron y
defendieron en el siglo XVI. Pero no nos sentimos satisfechos con eso. Si
queremos recobrar el vigor espiritual que la iglesia ha perdido, no podemos
limitarnos a tener una sana teología en lo que respecta a la salvación de los
pecadores.
En 1994 un grupo de líderes evangélicos se reunieron para discutir el
evidente declive del evangelicalismo contemporáneo. De allí surgió una
organización conocida como La Alianza de Profesantes Evangélicos (The
Alliance of Confesing Evangelicals) Esta Alianza adoptó la siguiente
declaración como su misión: “La Alianza de Profesantes Evangélicos existe
para llamar a la iglesia, en medio de una cultura moribunda, a arrepentirse
de su mundanalidad, a recobrar y confesar la verdad de la Palabra de Dios
como hicieron los Reformadores, ya ver la verdad encarnada en doctrina,
20
adoración y vida”.
42

Podemos anhelar para nuestras iglesias más de lo que está expresado aquí,
Página

pero no menos. Debemos volver a enarbolar la bandera que nuestros padres


2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

enarbolaron con tanta pasión porque entendieron que no podemos ser


fieles a Dios y promover la verdadera piedad en el pueblo de Dios si
carecemos de algunas de estas cosas: sola Escritura, solo Cristo, sola gracia,
sola fe y gloria únicamente a Dios (soli Deo gloria).
En una época en la que muchos que profesan ser cristianos evangélicos han
abrazado una perspectiva pragmática del ministerio (“si parece funcionar,
debe ser correcto”), y donde mucha de la consejería que se ofrece en las
iglesias no es otra cosa que terapia sicológica revestida de cristianismo,
debemos regresar a la convicción de que la Biblia es inspirada por Dios y, por
esa misma razón, infalible y suficiente (sola Escritura). Es posible afirmar que
la Biblia es la inerrante Palabra de Dios y nuestra máxima autoridad,
pero negarlo en la práctica al suponer que esta no es totalmente adecuada
para las complejidades de la generación en la que nos ha tocado vivir y
ministrar. Si creemos que “toda la Escritura es inspirada por Dios”, debemos
creer también que es útil para enseñar, para reprender, para corregir, para
instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto (apto),
equipado para toda buena obra” (2Ti 3:16-17).
En una época en la que se ofrece un sinnúmero de beneficios terrenales
(salud, riquezas y una vida libre de problemas) para todos los que “hacen
una decisión por Cristo” o “lo aceptan en el corazón”; y en la que el legalismo
hace estragos llevando a muchos en las iglesias a tratar de ganar el favor de
Dios a través de su comportamiento o sometiéndose a reglas humanas,
necesitamos volver a recalcar juntos, con los Reformadores, que el gran
problema del hombre es su pecado y que la justificación es solo por gracia,
solo por medio de la fe y solo por causa de Cristo. Los Reformadores se
referían a la justificación por la fe sola como “el principio material” de la
Reforma “porque esta envuelve la materia o la sustancia misma de lo que una
21
persona debe entender y creer para ser salva”.
En una época centrada en el hombre, cuando la mentalidad de “dale al
consumidor lo que desea” y la cultura del espectáculo han penetrado en la
iglesia, necesitamos volver a colocar la gloria de Dios en Cristo en el centro
de nuestra vida y ministerio (soli Deo gloria). Este principio, acuñado por los
Reformadores del siglo XVI, no es más que u reflejo de lo expresado por el
apóstol Pablo en Romanos 11:36: “Porque de Él, y por Él, y para Él son todas
las cosas. A Él sea la gloria por los siglos. Amén”. Una cosa es tratar de ser
sensibles a nuestro contexto cultural con el propósito de presentar el
evangelio de una forma accesible, y otra muy diferente es rendirse ante la
cultura. Los Reformadores del siglo XVI entendieron esa diferencia; por eso se
desprendieron de la liturgia en latín y tradujeron la Biblia al lenguaje vernáculo,
exaltando la gloria de Dios en Cristo en su adoración y proclamación del
43

evangelio, pero de una forma que fuera inteligible para el pueblo.


Página

Las iglesias reformadas hoy se adhieren a “las cinco solas de la Reforma”


2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

no con el sentimiento de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, sino con
la convicción de que en estos principios se encuentran el fundamento de la
verdadera iglesia de Cristo. Sí, necesitamos recobrar las doctrinas de la
gracia, pero eso no es suficiente. Necesitamos recobrar el gozo, la gratitud, la
pasión, la adoración, la obediencia y la humildad que debe producir la
gracia. En otras palabras, la Reforma que necesitamos es integral; debe
impactar nuestra teología, nuestros ministerios, nuestra adoración y toda
nuestra vida. Tener un correcto entendimiento de la gracia es el inicio; la meta
es colocar todas las esferas de nuestra vida bajo el señorío de Cristo para la
gloria de Dios.

44
Página
2 LAS DOCTRINAS DE LA GRACIA

Las doctrinas de la
gracia

EXPERIMENTADAS

45
Página
3 GRACIA ABUNDANTE A UN PECADOR INDIGNO

3 Gracia abundante a un pecador indigno


Sugel Michelén

Alguien dijo una vez que hay un solo camino para llegar al Padre: nuestro
gran Dios y Salvador Jesucristo; pero existen un montón de caminos distintos
para llegar al Salvador. Pienso que hay algo de razón en esto. Dios tiene
formas muy creativas para traer a los pecadores a la fe y al
arrepentimiento, como veremos en los relatos de conversión que componen
este libro.
Sin embargo, cuando examinemos cada testimonio más detenidamente,
veremos que todos tienen varios puntos en común. A final de cuentas, todos
pertenecemos a una raza de gente pecadora, necesitados del mismo
evangelio y del mismo Salvador. En lo que a mí respecta, esta es la historia
de cómo Dios venció mi obstinación y me atrajo eficazmente a los pies de
Jesucristo con arrepentimiento y fe.

Del escepticismo a la fe
Provengo de una familia de ascendencia palestina. Mis abuelos emigraron a
América, a principios del siglo XX, desde la ciudad de Belén. Aunque mi
padre nació en República Dominicana, siendo apenas un niño fue enviado
de vuelta a Palestina para ser educado en un colegio protestante inglés.
Debido a su educación y a su entorno, mi padre llegó a adquirir un
conocimiento de la Biblia bastante amplio, así como del Corán. Pero “el
negocio de la religión en Tierra Santa”, como él llegó a decir en ocasiones,
lo predispusieron en contra de la fe en cualquiera de sus versiones. Una gran
parte de su tiempo y energía los dedicó al conflicto árabe – israelí, que
comenzaba a cobrar fuerza durante esos años.
Mi padre regresó a la República Dominicana en 1947, un año antes de la
proclamación de la independencia de Israel como nación. Aquí conoció a
mi madre, también descendiente palestina, se casan y procrean tres hijos, de
los cuales yo soy el menor. A diferencia de mi padre, mi madre profesaba la
religión católica romana y era profundamente devota de la Virgen María.
Tan pronto llegamos a la adolescencia, mis hermanos y yo abrazamos el
escepticismo de mi padre a pesar de haber sido educados en colegios
católicos. En mi caso particular estaba convencido que profesar cualquier
religión era un síntoma de cortedad intelectual, por decirlo de la mejor
46

manera. Pero esa percepción cambiaría radicalmente poco antes de


Página

cumplir 18 años de edad.


3 GRACIA ABUNDANTE A UN PECADOR INDIGNO

En el verano de 1977 mi mejor amigo hizo profesión de fe en una campaña


evangelística de una iglesia bautista independiente. Unos días más tarde me
invitó a asistir a una reunión de jóvenes, un sábado por la noche. Mirando la
historia de forma retrospectiva, veo claramente que el Espíritu Santo obró en
mi, moviendo mi voluntad por encima de mis prejuicios, porque sin poner
ninguna resistencia acepté la invitación. Esa sería la primera vez en toda mi
vida que entraría en contacto con un grupo de creyentes.
No recuerdo absolutamente nada de lo que se habló en el estudio esa
noche, pero sí recuerdo perfectamente las discusiones que tuvimos al concluir
la reunión. Esta iglesia bautista independiente era dispensacionalista y, por
lo tanto, los jóvenes tenían un interés inusual en el conflicto árabe – israelí.
Por supuesto, yo me sentí fascinado de poder discutir acerca de este tema
que era tan relevante en casa y que no parecía interesar a ninguno de mis
amigos.
Por otra parte, me llamó profundamente la atención que varios de
esos jóvenes habían leído algunos de los autores que más admiraba (Gibran
Jalil Gibran, Herma Hesse, Albert Camus, Jean Paul Sartre) ¡y aún así
eran creyentes! Eso fue un verdadera sorpresa para mí. ¡Se podía ser
cristiano sin tener que cometer un suicidio intelectual! El grupo me encantó
y prometí que volvería, no sin antes hacerles una advertencia: Que nunca
me iba a convertir.
Aunque el evangelio no estaba claro en mi mente (los temas proféticos
ocuparon un lugar prominente en nuestras discusiones esa noche), lo poco que
entendía era suficiente para saber que debía hacer algo al respecto. Así que
antes de acostarme me postré delante de mi cama y pronuncié una oración
bastante torpe, pero sincera: “Dios, yo no sé si tu existes; tal vez estoy aquí
como un tonto hablando con nadie, pero si tú me estás escuchando, yo te
quiero conocer”.
A la mañana siguiente llamé a una amiga muy cercana y le conté acerca
de mi visita a la reunión de jóvenes la noche anterior. A diferencia de mí,
Gloria profesaba ser católica, y aún llegó a desear servir a Dios según el
entendimiento que tenía en ese momento, pero no quería ser monja; así que
le había pedido a Dios en oración que le proveyera un esposo que lo amara
y le sirviera. No puedo dejar de pensar en la maravillosa providencia de Dios
que la estaba preparando a ella para mí y a mí para ella.
Ese mismo domingo por la noche fuimos juntos a la iglesia. Para un joven de
17 años amante de los Beatles el culto no resultó ser muy atractivo. Tampoco
recuerdo de qué se predicó; pero estoy convencido que Dios había
escuchado mi torpe oración del día anterior, porque de inmediato
47

comenzamos a leer la Biblia con mucha avidez. Yo estaba a punto de


entrar en la universidad para estudiar Arquitectura y ella iba a cursar el último
Página

año del bachillerato; pero todavía teníamos por delante unas cuantas
3 GRACIA ABUNDANTE A UN PECADOR INDIGNO

semanas de vacaciones, que usamos para leer diariamente varios capítulos


de la Biblia.
Durante años me había preguntado cuál era el propósito de mi
existencia y si la verdad absoluta se encontraba en alguna parte, ¡y ahora
descubría que todo estaba allí, en la bendita y perfecta Palabra de Dios! La
Biblia llegó a ser, realmente, más preciosa que el oro y más dulce que la miel
(Sal 19:10). De inmediato fuimos convencidos de Su veracidad absoluta. Todas
nuestras dudas comenzaron a desvanecerse sin necesidad de leer ningún
libro de apologética, y la buena noticia del evangelio comenzó a abrirse
paso en nuestro entendimiento y en nuestro corazón.
Ese verano de 1977 Dios transformó nuestras vidas atrayéndonos con
cuerdas de amor a la cruz del calvario. Todavía teníamos por delante un largo
camino que recorrer en nuestro entendimiento del evangelio y sus
implicaciones, pero algo estaba tan claro como la luz del medio día: ¡la
segunda persona de la Trinidad se había encarnado para recibir todo el peso
de la ira de Dios que nosotros merecemos por nuestros pecados! Era
sencillamente abrumador pensar en el amor de Dios en esos términos. ¡Cristo
murió por mí! Si bien eso revela la magnitud de nuestro pecado, al mismo
tiempo revela la increíble gracia de Dios en Jesús. El Señor Jesucristo había
cautivado nuestro corazón.

Se abre la puerta del evangelio para mi familia


Por supuesto, la noticia cayó en casa como una bomba. Mi padre
estaba molesto porque, según él, ahora yo no tenía ningún otro interés aparte
de la Biblia. Para mi madre era muy difícil también, porque yo no perdía
oportunidad para decirle, y no siempre de la mejor manera, que debía
arrepentirse de su idolatría y confiar únicamente en Cristo.

Unos días después de mi primera visita a la iglesia, mi hermano mayor me


pidió que lo acompañara a hacer unas diligencias; allí aprovechó para
decirme que estaba profundamente decepcionado de mí por haberme
dejado lavar el cerebro. Eso me dio la oportunidad de compartirle mi
convicción de que la Biblia era la Palabra de Dios y de que Jesucristo era
el Dios encarnado que había venido al mundo para salvar a pecadores.
Le dije que estaba tan seguro de lo que ahora creía que estaba dispuesto a
mantener mi fe aun si me amenazaran con quitarme la vida.
Supongo que eso tuvo que haber sido muy chocante para él, porque nunca
antes habíamos manifestado ningún tipo de inclinación religiosa. Así que me
propuso invitar a algunos jóvenes de la iglesia a que vinieran a casa para
hablar con él. Por supuesto, ellos no perdieron el tiempo y nos visitaron esa
48

misma noche. Y entonces el Señor hizo en Eric, mi hermano mayor, la misma


Página

obra que había hecho en Gloria y en mí. Al día siguiente comenzó a leer la
3 GRACIA ABUNDANTE A UN PECADOR INDIGNO

Biblia, convenciéndose de inmediato que era la Palabra de Dios, que debía


arrepentirse de sus pecados y confiar únicamente en Cristo.
Mientras todo esto sucedía en casa, mi otro hermano, Gamal, estaba en
Puerto Rico pasando las vacaciones de verano. Al salir de viaje había dejado
atrás dos hermanos completamente normales, ¡y unos pocos días más tarde
se entera que los dos se habían convertido en evangélicos! En la providencia
del Señor, Eric tenía planes de viajar a la ciudad de Miami, así que decidió
cambiar su itinerario de vuelo, pasar por Puerto Rico y predicarle a mi
hermano. Ese repentino interés en el bienestar de su alma y la
conversación de esa noche lo dejaron bastante inquieto.
Al día siguiente, Gamal regresó a casa y me pidió que le explicara con
calma lo que nos había sucedido. Le expliqué lo mejor que pude, pues hacía
menos de un mes que había comenzado a leer la Biblia, pero le pedí que me
acompañara esa noche a un estudio bíblico. Él aceptó la invitación y la
historia volvió a repetirse; de inmediato comenzó a leer la Biblia y unos días
más tarde también hizo profesión de fe. Así que en unas pocas semanas mis
hermanos y yo profesábamos ser cristianos.
El día en que nos bautizamos nuestros padres fueron a la iglesia, y
cuando el predicador hizo la acostumbrada invitación pública para aceptar
a Cristo, mi madre se puso en pie y dijo en alta voz que toda su vida había
estado ciega encendiendo velones a vírgenes y santos, ¡pero ahora
entendía que Jesucristo era la luz del mundo! Al regresar a casa quisimos
probar la sinceridad de su fe y le pedimos permiso para destruir una imagen
de la virgen en cerámica que había estado en casa por años. Mi madre
consintió sin dudar. ¡Nos sentimos como Gedeón derribando el altar de
su familia! (Jue 6:25-27).

Pienso que la forma en la que el Señor obró en nosotros como familia


preparó el terreno para que aceptáramos sin traba alguna las enseñanzas de
pasajes como Juan 10, Efesios 1 o Romanos 9 sobre la elección incondicional
de Dios y el llamamiento irresistible a pesar de que la iglesia a la que asistíamos
no enseñaba estas doctrinas. Mi familia estaba tan lejos del evangelio que,
de no haber sido por una obra soberana de Dios, la salvación nunca habría
llegado a nuestra casa.
De manera que nuestra conversión al cristianismo vino acompañada de un
entendimiento incipiente de las doctrinas de la gracia, que se fue reforzando
y afinando a medida que nos exponíamos a una dieta muy variada de
literatura cristiana: Charles Spurgeon, Francis Schaeffer, Arthur Pink, Loraine
Boettner, Edwin Palmer, Jerr Bridges, J. I. Packer, Martyn Lloyd-Jones, R. C.
Sproul, solo por citar algunos.
49

A través de los años he oído a muchos decir que las doctrinas de la gracia
Página

matan el evangelismo y lo hacen irrelevante. “Si Dios ha escogido a algunos


3 GRACIA ABUNDANTE A UN PECADOR INDIGNO

para salvación, entonces se salvarán de cualquier manera, sea que


nosotros les prediquemos el evangelio o no”. Esa no fue nuestra experiencia.
Creíamos en la doctrina de la elección, pero desde que nos convertimos
aprovechábamos cada oportunidad para compartir el evangelio. Un estudio
bíblico al que asistíamos entre semana, y que durante años había mantenido
una asistencia de unas 6 ó 7 personas en poco tiempo llegó a congregar más
de 50.
Antes que apagar el celo evangelístico, la doctrina de la elección
incondicional debería más bien avivarlo. Por más que el mundo rechace el
evangelio, hay elegidos en el mundo que se salvarán por medio de la
predicación de ese mismo evangelio que tanto aborrece el hombre natural.
“La debilidad de Dios es más fuerte que los hombres” (1Co 1:25). “Todo lo
soporto—dice Pablo en 2 Timoteo 2:10—por amor a los escogidos para
que también ellos obtengan la salvación que está en Cristo Jesús y, con ella,
gloria eterna”.

Una penosa división y el nacimiento de una nueva iglesia


A la par de ese entusiasmo por la Biblia, la teología y el evangelismo también
fue creciendo en nosotros un espíritu híper crítico hacia los líderes de la iglesia.
Mirándolo ahora desde la distancia, pienso que algunas de nuestras críticas
señalaban problemas reales, pero no siempre fueron expuestas de una
forma piadosa ni a través de los canales apropiados.
Como suele suceder muchas veces con los nuevos creyentes, teníamos
celo, pero no conforme a ciencia. La reacción inadecuada de algunos en el
liderazgo añadió más leña al fuego y finalmente se produjo una penosa y
dolorosa división. En el verano de 1978 unas 15 personas nos separamos de
la membresía de la iglesia, casi todos en un rango de edades comprendidas
entre los 17 y los 24 años y con algo menos de un año de haber conocido
al Señor.
En ese momento no sabíamos qué hacer; asistimos a alguna que otra
iglesia, pero no nos sentíamos a gusto en ninguna. Eso nos movió a tomar la
decisión de comenzar a congregarnos como iglesia, sin tener una idea muy
clara de todo lo que eso implicaba. Ese fue el inicio de Iglesia Bíblica del
Señor Jesucristo, aunque no fue hasta uno meses más tarde cuando
adoptamos ese nombre.
Celebramos el primer culto de adoración en nuestra casa paterna el
domingo 13 de Agosto de 1978. Para sorpresa nuestra, la casa se llenó desde
el primer día y los domingos siguientes; mi padre también hizo profesión de fe
en uno de esos primeros servicios de adoración. Pronto tuvimos que alquilar
50

un local donde pudiéramos congregarnos, pero también quedó pequeño aún


Página

después de ser ampliado, y por tanto tuvimos que buscar un lugar más grande.
3 GRACIA ABUNDANTE A UN PECADOR INDIGNO

En cuanto a mí, a finales de 1978 comencé a pensar seriamente en la


posibilidad de dejar la carrera de Arquitectura y prepararme para servir al
Señor en el ministerio a tiempo completo. Ese había sido mi anhelo desde el
inicio de mi vida cristiana, pero tenía muchas dudas de que esa fuera la
voluntad de Dios para mí. Después de una intensa lucha interior decidí
dejar los estudios universitarios y a principios de 1979 viajé a la ciudad de
Guatemala para comenzar mi preparación ministerial en el Seminario
Teológico Centroamericano.

Bendiciones y promesas
Mientras tanto, nuestra iglesia seguía creciendo numéricamente, pero con
muchas dificultades internas. La gracia del evangelio, que llegó a ser tan
apreciada en nuestra conversión, casi quedó sepultada en la práctica bajo
los escombros de un legalismo asfixiante. Por otra parte, aunque a principios
de la década de 1980 fuimos persuadidos por las Escrituras de que la iglesia
debía ser gobernada por una pluralidad de pastores teniendo todos la misma
autoridad, la realidad era muy diferente; esa supuesta paridad solo existía en
el papel.
Alrededor de esa misma época, uno de nuestros pastores viajó a los Estados
Unidos para tomar unas clases en un seminario bautista y allí conoció
al pastor John MacArthur. Debido a la influencia de MacArthur, la
predicación expositiva se convirtió en una de las marcas distintivas de nuestra
iglesia desde entonces. Este fue un cambio sustancial que impactaría
significativamente el rumbo futuro de nuestra iglesia.
Vivimos en una época en la que muchos predicadores usan la Biblia “de la
manera en la que un borracho usa una farola… más para apoyo que para
1
iluminación” . El hecho de exponernos a libros completos de la Biblia, viendo
cada texto en su contexto, fue de gran ayuda en nuestro proceso de
definición doctrinal. El pastor MacArthur llegó a ser para nosotros un modelo
viviente de lo que significa ser un servidor de Cristo “administrando los
misterios de Dios” (1Co 4:1).

Matrimonio y ministerio
Gloria y yo nos casamos a finales de 1981 y fuimos enviados por nuestra iglesia
a la ciudad de Puerto Plata, al norte de la República Dominicana, para
levantar una obra allí. Fue un tremendo reto comenzar el ministerio siendo tan
jóvenes, yo tenía 22 años de edad y ella 21; pero el Señor nos sostuvo durante
ese tiempo, a la vez que me fue preparando, sin yo saberlo, para el ministerio
en el que he estado envuelto la mayor parte de mi vida.
51
Página

Cuando decidí servir al Señor en el ministerio, pensaba que sería en


calidad de misionero, no como pastor. De hecho, nunca pensé que
3 GRACIA ABUNDANTE A UN PECADOR INDIGNO

llegaría a ser uno de los pastores de nuestra iglesia. Pero en Diciembre de


1983, debido a una serie de circunstancias, los pastores me pidieron que
regresara a formar parte del consejo de ancianos. Estuve de acuerdo en
hacerlo, pero dejando claro que sería una situación temporal… al menos,
eso creía yo (la realidad es que llevo 31 años en el cuerpo de pastores de
Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo). En esa época nuestra iglesia era un
generadora incesante de actividades. Y yo estaba envuelto en casi todos los
comités. Aunque no se dijera con palabras, el nivel de espiritualidad parecía
medirse en función de lo frenética que fuera la agenda de trabajo.

Los primeros pasos hacia una reforma bíblica


En 1985, y participando en una de las conferencias de pastores de Grace
Community Church en California, alguien nos obsequió una grabación de un
pastor bautista reformado llamado Albert Martin. Por supuesto, aquello nos
parecía un rompecabezas semántico. ¿Cómo es posible ser bautista y
reformado al mismo tiempo? Su predicación, sin embargo, era cautivadora:
teológicamente precisa, fielmente expositiva y con una poderosa aplicación
pastoral a la conciencia.
Decidimos invitarlo a predicar en nuestra iglesia ese mismo año, a pesar de
que en ese tiempo teníamos bastantes prejuicios contra la palabra
“reformado”. El pastor Martin no podía venir debido a otros compromisos,
pero en su lugar nos recomendó a un pastor hispano de sus mismas
convicciones doctrinales y ministeriales, llamado Eugenio Piñero. Dios usó esa
visita de múltiples maneras y nos abrió la puerta para conocer a muchos
otros pastores bautistas reformados en los Estados Unidos. Por medio de
ellos adquirimos una mejor perspectiva de lo que realmente significa
pastorear las almas que Cristo compró con Su preciosa sangre (Hch 20:28) y
qué significa establecer una iglesia conforme al patrón bíblico y no conforme
a las preferencias o tradiciones de los hombres (1Ti 3:14-15).
En esa misma época, y debido en parte a la influencia de estos
hermanos, comenzamos a exponernos más ampliamente a la literatura
puritana. Con autores como Juan Bunyan, John Owen, Richard Baxter, Thomas
Watson, comenzamos a entender l libertad de conciencia y a tratar
verdaderamente con los ídolos del corazón.
Debido a una profunda crisis interna por la que atravesamos a comienzos de
1987, llegó a ser evidente para nosotros que debíamos detener todos los
ministerios y actividades que teníamos hacia afuera y poner la casa en orden.
Esa fue la última división que ha tenido nuestra iglesia hasta la fecha; y aunque
en su momento fue muy dolorosa, a la larga resultó ser una gran bendición
52

porque nos hizo ver que necesitábamos ayuda. El Señor en Su bondad había
estado poniendo a nuestro alcance hombres de Dios con mucha más
Página

experiencia que nosotros, pero primero tuvo que hacernos ver la necesidad
3 GRACIA ABUNDANTE A UN PECADOR INDIGNO

que teníamos de recibir consejo.


A partir de ese momento, el cuerpo pastoral comenzó a funcionar
realmente como un consejo de pastores, entendiendo que no todos tenemos
los mismos dones y las mismas fortalezas, pero sí la misma autoridad; somos
pastores de la iglesia, pero al mismo tiempo somos ovejas que necesitan ser
pastoreadas por los demás pastores. También comenzamos a ver más
claramente la unidad orgánica de las Escrituras.
Pasajes como Efesios 2:11-22, donde Pablo presenta a judíos y gentiles
formando un solo pueblo, un solo hombre y un solo templo, o la carta a los
Hebreos, sobre todo el capítulo 8, donde el autor demuestra que el nuevo
pacto prometido a Israel en Jeremías 31:31-34 entró en vigencia con la
obra redentora de Cristo a nuestro favor, o la disertación de Pablo en
Gálatas 3 mostrando a Cristo como el descendiente de Abraham en el
que todos somos herederos, nos ayudaron a ver más claramente la unidad
orgánica de las Escrituras alrededor de Cristo y el evangelio (cf. Lc 24:25-27,
44-47, Jn 5:39-47, Ro 1:1-4, 1Co 15:1-4, 2Ti 3:14-17).

Dos decisiones trascendentales


Todos los pasos que veníamos dando los últimos años nos llevaron a
tomar dos decisiones trascendentales a principios de la década de 1990. La
primera fue abrazar la Confesión de Fe Bautista de Londres de 1689 como
nuestra confesión de fe. Desde s publicación, a finales del siglo XVII, esta
confesión ha sido considerada la clásica expresión doctrinal de los bautistas
reformados en todo el mundo. Después de estudiarla detalladamente,
durante más de un año con toda la membresía, fue aceptada prácticamente
por unanimidad.
Muchos rechazan hoy las Confesiones de Fe escritas por temor a que
tales documentos minen la sola autoridad de las Escrituras. Apreciamos
este anhelo de mantener las Sagradas Escrituras en el lugar de preeminencia
que le corresponde como nuestra única regla infalible de fe y práctica, pero
el problema no radica en tener una confesión de fe, sino en un mal
entendimiento de la doctrina de las Escrituras.
Toda confesión de fe, teológicamente sana, colocará la Biblia en un lugar
único de autoridad absoluta, como hicieron, de hecho, los autores de la
Confesión de Londres de 1689, al afirmar en el primer párrafo de su primer
artículo: “Las Sagradas Escrituras constituyen la única regla suficiente, segura
e infalible de todo conocimiento, fe y obediencia salvadores”.
El otro paso fue someternos a un proceso de evaluación con miras a ser
53

bíblicamente ordenados para el ministerio. Por la forma en la que se originó


nuestra iglesia, los pastores existentes no habíamos pasado por un proceso
Página

de ordenación como el que se infiere de las epístolas pastorales (1Ti 3:1-7;


3 GRACIA ABUNDANTE A UN PECADOR INDIGNO

4:14; Tit 1:5-9). No creemos que sin este proceso de ordenación los pastores
carezcan de autoridad para ministrar, pero en nuestro caso, y debido a
nuestra historia, queríamos estar seguros de que ninguno de nosotros se había
autoimpuesto en el ministerio.
Gracias al Señor, la iglesia comprendió nuestra inquietud y decidió
enviar una petición a un grupo de pastores de confianza para que nos
ayudaran en ese proceso. Después de varios meses de evaluación de parte
de los pastores de Trinity Baptist Church y de la Iglesia Bautista Reformada
de North Bergen, endiciembre de 1992 Eduardo Saladín, Lester Flaquer y yo
fuimos ordenados al ministerio.

Ecclesia reformata semper reformanda est


Han pasado 22 años desde que nuestra iglesia decidió emprender este
camino de reforma y el proceso continúa. Como bien señala Carl E.
Trueman, la Reforma Protestante del siglo XVI representó un movimiento de
“colocar a Dios, tal como se h revelado en Cristo, como el centro de la vida
y pensamiento de la iglesia”.2 Al declarar que somos una iglesia reformada
nos estamos identificando plenamente con esta idea esencial de la Reforma,
no descansando en la autoridad de los Reformadores, sino en la autoridad de
las Escrituras. Reconocemos al mismo tiempo que se trata “esencialmente de
un proceso dinámico más que un estado estático de situación”, como bien
resalta el mismo Trueman.3 De ahí la antigua frase latina: ecclesia reformata
semper reformanda est, que puede ser traducida al español: “La iglesia
reformada siempre está con necesidad de reforma”.
De este lado del cielo nunca llegaremos a ver todas las implicaciones
de las verdades que creemos y nunca llegaremos a ser completamente
coherentes con aquellas implicaciones que sí vemos. Creer las doctrinas de
la gracia es una cosa, vivir a la luz de la gracia de las doctrinas es otra muy
distinta.
Por eso necesitamos volver al evangelio una y otra vez. Si algo hemos
aprendido en estas últimas décadas es que el evangelio es mucho más que
un mensaje destinado a los inconversos para la salvación de sus almas. La
preciosa verdad de que Cristo, quien “por una ofrenda […] ha hecho
perfectos para siempre a los que son santificados” (Heb
10:14), debe ser proclamada a los creyentes en las iglesias porque la
tendencia del corazón humano es volver a confiar en nuestro propio trabajo
para recibir el favor de Dios. Y cuando eso ocurre crece el orgullo, se apagan
el gozo y la pasión por Cristo y el anhelo de alcanzar a otros para Él.
54

El evangelio es contra-intuitivo, como bien ha dicho alguien muy


Página

sabiamente. Aunque los evangélicos predicamos que la salvación es por


3 GRACIA ABUNDANTE A UN PECADOR INDIGNO

gracia y no por obras, para que nadie se gloríe, todos tenemos a un legalista
en el corazón que desea llevarse el crédito. Pero las doctrinas de la gracia
ponen cada cosa en su lugar. Jesucristo es el único héroe de la Biblia y debe
ser el único héroe en nuestros propios corazones; no se trata de nosotros, se
trata de Él.
Él debe ser el centro de nuestra predicación y de nuestra alabanza
cuando nos congregamos como iglesia; pero Él debe ser también el centro
de nuestras vidas cuando nos dispersamos en el mundo cada semana. El
evangelio es el combustible que nos impulsa a luchar eficazmente contra
los ídolos de nuestro corazón de modo que podamos mantenerlo a Él en
el lugar central que solo a Él corresponde.
Pablo dice en 2 Corintios 5:14-15: “Pues el amor de Cristo nos apremia
(nos controla), habiendo llegado a esta conclusión: que Uno murió por todos,
y por consiguiente, todos murieron. Y por todos murió, para que los que viven,
ya no vivan para sí, sino para Aquel que murió y resucitó por ellos”.
La palabra “apremiar” traducida aquí significa literalmente “encerrar”,
como se encierra entre paredes el agua de una presa para dirigirla hacia
un lugar específico. El amor de Cristo nos obliga, nos apremia, gobierna
nuestras vidas, como lo traducen otras versiones.
Así que no hemos llegado a la meta, pero avanzamos hacia ella en
dependencia del Espíritu de Dios, esforzándonos por alcanzar aquello para
lo cual fuimos también alcanzados por Cristo Jesús (Fil 3:12). No podemos
dejar de agradecer al Señor por los hombres que Él ha usado a lo largo de
nuestra historia para ayudarnos a corregir lo deficiente y exhortarnos con sus
palabras y su ejemplo a la fidelidad a Cristo. A esa larga lista de nombres,
del pasado y del presente, debemos añadir también los de John Piper, Mark
Dever y el ministerio de las 9 Marcas, Donald A. Carson, Albert Mohler entre
muchos otros.
Nos anima sobremanera seguir corriendo esta carrera al lado de tantas
iglesias hermanas, dentro y fuera de nuestro país, que con sinceridad de
corazón sirven a Cristo en la expansión de Su reino, y al mismo tiempo oramos
para que el Señor nos conceda ver más y más iglesias, en toda América
Latina y en el mundo de habla hispana en general, “luchando unánimes por
la fe del evangelio” (Fil 1:27), comportándose como es digno del mensaje
que proclamamos. Si a Dios le place usar este libro para despertar a
unos y animar a otros en ese sentido, bien habrá valido la pena el esfuerzo.
55
Página
4 CUANDO EL SEÑOR NOS LLAMA

4 Cuando el Señor nos llama


Alberto Pino
Definitivamente yo era un pecador indigno cuando Dios comenzó a llamarme
hacia Él mientras cursaba el noveno grado en la escuela intermedia Thomas
Jefferson Junior High School en Miami, Florida.
Mis padres emigraron de Cuba a los Estados Unidos en la década de 1940
y se establecieron en Miami junto a miles de otros cubanos, colombianos,
venezolanos, argentinos, dominicanos, puertorriqueños... Miami es una ciudad
latinoamericana que vibra con la energía de los inmigrantes que llegaron a
este país en busca de una vida mejor, como lo hicieron mis padres.
Los inmigrantes usualmente estiman altamente la educación,
considerándola el camino al éxito para sus hijos, en su país adoptivo. Mis
padres no eran la excepción, razón por la cual les dolió mucho enterarse de
que su hijo adolescente había sido expulsado de la escuela por posesión de
marihuana. Nunca olvidaré las lágrimas de mi madre ese día cuando vino a
recogerme a la escuela.
Sin embargo, esas lágrimas no cambiaron mi corazón endurecido. Al
contrario, yo estaba feliz porque pasaría los próximos cuarenta días
drogándome con un amigo que también había sido expulsado. Pero Dios
tenía otros planes. El fin de semana después de nuestra expulsión, Dios
gloriosamente salvó a mi amigo, quien me informó que ya no tenía deseos de
fumar marihuana y andar de fiesta, sino que ahora quería servir a Dios.
Aunque continué fumando marihuana y consumiendo otras drogas por una
temporada, Dios comenzó a llamarme a través de la conversión de mi amigo.
Como resultado, yo me ponía a leer la Biblia tarde en la noche cuando
regresaba de mis fiestas. Comencé a asistir a una iglesia luterana en mi
vecindario, la cual estaba experimentando lo que yo llamaría hoy un
“avivamiento”. Fue allí donde Dios me salvó, reviviendo mi alma muerta y
abriendo mis ojos ciegos a las verdades del evangelio de Jesucristo.
¡Únicamente por la gracia de Dios me arrepentí de mis pecados y
puse mi fe en Jesucristo como mi única justicia, profesándole como Señor y
Salvador de mi vida!
Dios estaba salvando a muchos jóvenes en Miami en aquella época. Eran
los días en que el “Movimiento Pro-Jesús” y el avivamiento carismático
iban de la mano arrasando con muchas iglesias de diversas
denominaciones en la década de 1970. Este fue el contexto teológico en el
56

que fui salvado y en el cual serví por los próximos veinte años.
Página

A principios de la década de 1980, formaba parte del personal de un


4 CUANDO EL SEÑOR NOS LLAMA

instituto bíblico carismático en Texas, a través del cual tuve una


participación cada vez mayor en la obra que Dios estaba realizando en
México y España. Dios había estado salvando a miles de personas en
México en las décadas de 1970 y 1980 y, como resultado, nacieron
nuevas iglesias y movimientos evangélicos. Uno de estos movimientos se
llamó Amistad Cristiana.
Desde su inicio, Amistad Cristiana enviaba a muchos de sus líderes a
nuestro instituto en Dallas para recibir adiestramiento. Uno de aquellos líderes
fue Marco Barrientos, a quien conocí como estudiante y con quien entablé una
amistad. A través de mi amistad con Marco y con otros líderes de Amistad
Cristiana, comencé a viajar a México a ministrar en las iglesias de Amistad,
predicando, enseñando y adiestrando líderes jóvenes.
Durante esta temporada, otro querido amigo conectado con Amistad
Cristiana había plantado una iglesia en Madrid. El me invitó a traer equipos
de jóvenes para servir en su iglesia y a asociarnos además con otros
ministerios en Sevilla y en el norte de África.
Cuando no estaba viajando a México o a España, estaba ocupado
enseñando un curso de evangelismo en el instituto y otro más sobre el libro de
Hechos en mi iglesia local. Estas oportunidades de enseñar provocaron
preguntas en mi mente acerca de dos amplias categorías.

La salvación es del Señor


La primera categoría era la doctrina de la salvación, o soteriología, y más
específicamente, la soberanía de Dios en la salvación. La segunda categoría
era la doctrina de las Escrituras. Específicamente tenía dudas sobre la
hermenéutica, es decir, cómo interpretar la Biblia. Fue esta segunda categoría
la que me impulsó hacia la teología reformada. Comencé a darme cuenta
de que el fundamento doctrinal y teológico de la hermenéutica—la
interpretación bíblica—de estos movimientos evangélicos carismáticos era
la teología dispensacional. El dispensacionalismo se había convertido en la
hermenéutica prevalente de los evangélicos carismáticos, o al menos en la
hermenéutica de los evangélicos que yo conocía.
Matt Perman, en un artículo de “Desiring God”
(“Deseando a Dios”), explica e dispensacionalismo de
la siguiente manera:… el dispensacionalismo se imagina
a Dios estructurando su relación con la humanidad a
través de diversas fases de revelación, las cuales
marcan diferentes dispensaciones, o acuerdos de
mayordomía. Cada dispensación se considera como
57

una ‘prueba’ administrada a la humanidad para


determinar su fidelidad a la revelación particular
Página

dada en ese momento. Generalmente se distinguen


4 CUANDO EL SEÑOR NOS LLAMA

siete dispensaciones: la inocencia (antes de la caída),


la consciencia (desde Adán hasta Noé), el gobierno
(Noé a Babel), la promesa (Abraham a Moisés), la ley
(Moisés a Cristo), la gracia (pentecostés al rapto) y el
milenio […] El dispensacionalismo sostiene que hay una
distinción entre Israel (aún los creyentes en Israel) y la
iglesia. Desde este punto de vista, las promesas que
fueron hechas a Israel en el Antiguo Testamento no se
consideran como profecías de lo que Dios haría
espiritualmente por la iglesia, sino como promesas que
el propio Israel cumplirá (mayormente durante el
1
milenio)”.
Este sistema de interpretar las Escrituras simplemente parecía no explicar el
hilo central de toda la Biblia. En un sentido, el dispensacionalismo era
como estar a la puerta de una mansión intentando abrir con una llave que no
encajaba en la cerradura.
Así que, por la gracia de Dios, y con mucha oración, comencé a examinar
más cuidadosamente los fundamentos teológicos que informaban mi
entendimiento de las Escrituras y del cristianismo bíblico. Decidí basar este
examen primeramente en la Palabra de Dios y, en segundo lugar, en las
doctrinas históricas que surgieron de la Reforma Protestante. Esto me llevó a
descubrir la teología reformada.
El primero en la lista de autores que me influenciaron en mi búsqueda
de la hermenéutica bíblica fue el Dr. R. C. Sproul quien, citando a C. H.
Spurgeon, dijo: “L teología reformada no es otra cosa que el cristianismo
bíblico”. El cristianismo bíblico era lo que yo buscaba. Por la misericordia
de Dios fue eso lo que descubrí en las páginas de la Escritura al verlas
interpretadas bajo el entendimiento de que solo hay un pacto de gracia
después de la caída. Dios estructura Su relación con la humanidad, en Cristo,
a través de este pacto.
El sujeto principal de la Biblia es Dios, no el hombre. Dios es soberano
sobre toda la creación. Dios es soberano en nuestra salvación, cumpliendo
Sus propósitos para Su pueblo en Cristo Jesús. He aquí el principio
unificador de la Escritura, he aquí la hermenéutica bíblica que da sentido
a los 66 libros de la Biblia, he aquí la hermenéutica bíblica cuyo
fundamento es la teología reformada.
Adoptando esta hermenéutica, la Biblia comenzó a tomar sentido para mí
como una sola historia: la historia de la redención efectuada por Dios y
soberanamente administrada a través del pacto de la gracia. Este, a su vez,
58

es un pacto expresado con una expectativa cada vez mayor en las


promesas hechas a Abraham, Moisés y David, ¡promesas que cada vez más
Página

claramente dejan ver su cumplimiento en Cristo Jesús!


4 CUANDO EL SEÑOR NOS LLAMA

Mi entendimiento del pacto de la gracia cumplido finalmente en Cristo se


convirtió en la hermenéutica a través de la cual yo interpretaría las Escrituras.
Mi entendimiento se aclaró al continuar leyendo libros escritos por autores
reformados además de R. C. Sproul como la Teología Concisa y El
Evangelismo y la Soberanía de Dios de J. I. Packer. Estos libros me ayudaron
a entender el amplio paisaje teológico de las Escrituras y la soberanía de
Dios en la salvación: la maravillosa doctrina de la elección.
Llegado a este punto, me di cuenta que necesitaba ayuda para desarrollar
un fundamento que comprendiera todos los aspectos doctrinales para el
ministerio de predicar y enseñar la Palabra de Dios. Tomé la decisión de
asistir al seminario y escogí el Seminario Teológico Reformado (RTS por sus
siglas en inglés) en Orlando porque R. C. Sproul sería uno de mis profesores y
porque quería regresar a mi Estado natal con el propósito de plantar
una iglesia allí que alcanzara al Caribe hispanohablante.
Me matriculé en RTS en Orlando, en 1991, y me sumergí en el estudio
de las Escrituras y de los lenguajes originales de la Biblia, al mismo tiempo que
profundizaba en mi entendimiento de la teología reformada como el
fundamento doctrinal de la hermenéutica pactista.
Mi estadía en RTS fue formativa debido a que Dios usó a cada uno de los
profesores para ayudarme a establecer las destrezas de la exégesis y
de los fundamentos doctrinales necesarios para cumplir el ministerio, a través
del cual Dios me llamaría a plantar una iglesia en Miami. Esos días en RTS fueron
verdaderos regalos de Dios. Uno de esos regalos fue mi clase de hebreo,
dictada por el Dr. Richard Pratt. Él hizo mucho más que enseñarme el
vocabulario y la gramática del lenguaje hebreo; él me enseñó a aplicar ese
conocimiento para entender la intención de Dios en el texto hebreo y así
poder predicar dicho texto fielmente.
Mis clases semanales de Teología Sistemática I y III con el Dr. Sproul
era momentos especiales; me sentía como niño en Navidad anticipando un
regalo en cada sesión. Uno de estos regalos fue el día en que expuso sobre la
santidad de Dios. Cuando finalizó, me quedé sentado y quieto,
calladamente adorando a Dios, con mi alma levantada hacia los cielos
en adoración agradecida.
Este tipo de encuentro con Dios a través de la enseñanza de Su
Palabra y la exploración de las doctrinas de la gracia sucedió una y otra
vez, fuera en la clase de Teología Sistemática II del Dr. Sinclair Ferguson, o en
la clase de apologética del Dr Ron Nash, o en la clase de exégesis del
Nuevo Testamento del Dr. Reggie Kidd Continuaba abriendo estos regalos,
recibiendo instrucción y refrigerio para mí y para mi familia, a medida que
crecíamos en la gracia de Dios.
59

Varios años después, en el otoño del 1996, Dios me llevó de vuelta a Miami
Página

para plantar la iglesia de la cual soy parte desde hace 18 años. Dios
4 CUANDO EL SEÑOR NOS LLAMA

me ha dado el privilegio de pastorear en mi ciudad natal, esta ciudad latina


tan maravillosamente alocada y ruidosa; la ciudad donde Él me salvó 25 años
antes.
Esto me lleva a la sección final de mi historia: cómo la teología
reformada ha afectado el ministerio. La respuesta comienza describiendo
cómo la teología reformada y las doctrinas de la gracia me han afectado
personalmente.
El primer efecto de la gracia de Dios en mi vida es gratitud y humildad. Efesios
2:1-9 me informa que tengo mucho que agradecer y mucho por lo cual ser
humilde:
Y Él les dio vida a ustedes, que estaban muertos en (a
causa de) sus delitos y pecados, en los cuales anduvieron
en otro tiempo según la [época] de este mundo, conforme
al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora
opera en los hijos de desobediencia. Entre ellos también
todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de
nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la
mente (de los pensamientos), y éramos por naturaleza hijos
de ira, lo mismo que los demás.
Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos
amó, aun cuando estábamos muertos en (a causa de) nuestros delitos,
nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia ustedes han sido salvados), y
con Él nos resucitó y con Él nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús,
a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas
de Su gracia por Su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por
gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de
ustedes, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.
Los versos 1-3 describen mi existencia antes del llamado irresistible de Dios a
mi vida. Estaba muerto en mi pecado, viviendo para mi propio placer,
siguiendo al príncipe de la potestad del aire como hijo de desobediencia
ante Dios. Era hijo de ira y merecedor indudable de esa ira por mi
desobediencia. No había esperanza para aquel joven cubano-americano de
antaño, apresurando sus pasos para rebelarse contra Dios y vivir para su
propio placer en la secundaria.
Pero Dios—cuánto amo esas palabras con las que comienza el versículo 4—
pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que
me amó, me dio vida juntamente con Cristo y solo por su gracia me salvó, y
me resucitó, y me sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, a fin de
poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su
60

gracia. ¡Esto es algo por lo cual estoy agradecido cada día de mi vida!
Página

Los versículos 8 y 9 me recuerdan que esto fue todo obra de Dios. Lo


4 CUANDO EL SEÑOR NOS LLAMA

que los teólogos llaman la obra monergística (mono significa uno) de Dios,
y solamente de Dios, por Su gracia. La doctrina de la elección soberana
en Cristo de parte de Dio hacia mi persona tiene, o por lo menos debería
tener, el efecto inmediato de recordarme que yo no hice nada para ganar la
salvación que Dios me dio y que no tengo nada en qué gloriarme delante de
Dios o de los hombres.
Las doctrinas de la gracia producen en mí una gratitud humilde hacia Dios
porque fue Él quien me escogió en Su misericordia. Para los ministros es bueno
recordar esto porque muchas veces recibimos palabras de ánimo—y aun de
adulación—de parte de los miembros de nuestras iglesias. Aunque es bueno
honrar el puesto del pastor, esto puede afectar la humildad del pastor si no
tiene cuidado. La teología reformada me ayuda a mantener los pies en la
tierra, recordando que yo no hice nada para ganar el favor de Dios y que mi
gloria está solamente en el Señor.
El Apóstol Pablo describe el efecto que esta realidad tuvo en él cuando
escribió la primera carta a Timoteo (1Ti 1:15-17):
Palabra fiel y digna de ser aceptada por todos: Cristo
Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, entre los
cuales yo soy el primero. Sin embargo, por esto hallé
misericordia, para que en mí, como el primero, Jesucristo
demostrara toda Su paciencia como un ejemplo para los
que habrían de creer en Él para vida eterna. Por tanto, al
Rey eterno (de los siglos), inmortal, invisible, único Dios, a Él
sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Otro efecto de las doctrinas de la gracia o teología reformada es
doxológico, esto es, el efecto de adoración, honor y gloria a Dios.
Además, las doctrinas de la gracia aumentan mi fe. La teología reformada
provee la base teológica de una esperanza bíblica, establecida en la fe, en
la que Dios obra según el placer de Su voluntad. Esto incluye las buenas obras
que Dios ha preparado para que andemos en ellas. En Efesios 2:10 Pablo
nos recuerda que “somos hechura Suya creados en Cristo Jesús para hacer
buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos
en ellas”.
Dios me ha llamado a Miami para plantar y edificar Su iglesia por el
poder de S Espíritu, predicando Su Palabra y confiando en que esta tiene
el poder para salvar a Sus escogidos. La doctrina de la elección
incondicional me da fe, esperanza y confianza para reconocer que, aunque
mi responsabilidad es declarar el evangelio, es Dios quien salva. En vez de
producir pasividad en lo que respecta a compartir el evangelio, me motiva
61

a compartirlo, porque sé que Dios tiene a Sus escogidos en todo lugar y que
Él los salvará según Su voluntad, utilizando Su palabra en nuestras bocas. J.
Página

I. Packer l expresa muy bien en su libro El Evangelismo y la Soberanía de Dios:


4 CUANDO EL SEÑOR NOS LLAMA

Fue así que la soberanía de Dios, en Su gracia, dio a


Pablo la esperanza de tener éxito al predicarle a los oídos
sordos, al poner en alto a Cristo ante los ojos ciegos, y al
buscar mover los corazones endurecidos. Su confianza
estaba en el hecho de que donde Cristo envía Su
evangelio, allí tiene Él a Su pueblo—en el presente,
atados con las cadenas del pecado, pero prestos a ser
liberados en el momento dispuesto a través de una
poderosa renovación de sus corazones, a medida que la
luz del evangelio resplandece en medio de su oscuridad,
2
y que el Salvador los atrae hacia Sí.
El evangelio de Jesucristo es el centro y el cumplimiento de ese glorioso
pacto de gracia que fue plantado como una pequeña semilla en Génesis,
llevado a su madurez a través de la venida de Cristo Jesús en los evangelios
y creciente en gracia a través de los Hechos y las epístolas hasta el día de
h oy. ¡En Cristo todas las promesas de Dios son “sí” y “amén”! Él es nuestra
esperanza y de Él es la gloria que anhelamos hasta el día de su regreso. Él es
Aquel a quien predicamos.

La importancia de la teología bíblica


La teología reformada ha afectado la manera en que predico el
evangelio. Como mencioné antes, fue mi búsqueda de una hermenéutica
sólida por la que pudiera entender y predicar las Escrituras la que me llevó
a la teología reformada. A medida que continuaba buscando esta
hermenéutica no solo adopté esta teología, sino también lo que muchos
llaman teología bíblica como el fundamento para mi hermenéutica.
La teología bíblica es, parafraseando a Jeff Purswell, el estudio de la
historia de la redención efectuada por Dios hacia el pueblo de Su pacto, la
cual alcanza su punto culminante en la persona y la obra de Cristo. Esta
teología probó ser muy útil en cuanto a mi meta de predicar de manera
expositiva y centrada en el evangelio. Me ayudó en mi trabajo exegético al
preparar mensajes expositivos centrados en Cristo Jesús. La teología bíblica
coloca la persona y la obra de Cristo en el lugar principal de nuestra tarea
de predicar. Después de todo, este es el patrón que encontramos en la Biblia,
comenzando con Cristo en los evangelios y continuando con Pablo en
Hechos y en las epístolas. (cf. Jn 5:9, Lc 24:27, Hch 28:33, 2Ti 3:15).
La teología bíblica mantiene nuestra interpretación y proclamación de las
Escrituras centradas en Cristo. También nos ayuda a proteger y ser
disciplinados con nuestra interpretación de las Escrituras. Así que lo que está
62

en juego aquí es precisamente la salud de la iglesia. Tenemos que saber cómo


predicar a Cristo para que la iglesia, que es columna y baluarte de la verdad
Página

sobre Cristo, sea bien edificada; y para que la iglesia, que es el cuerpo de
4 CUANDO EL SEÑOR NOS LLAMA

Cristo, crezca y se convierta en una representación de Cristo cada vez


más madura. Esto sucede a medida de que los miembros se proclaman la
verdad del evangelio unos a otros en amor, creciendo hasta la estatura de
la llenura de Cristo, para testificar de Su gloria y gracia a un mundo que está
observando.

Soli Deo Gloria


Mi deseo es que esta refrescante verdad se haga sentir en las iglesias
hispanas a medida que un ejército de expositores predican mensajes fieles
a la Palabra de Dios, edificando iglesias que estén más centradas en Dios
que en el hombre.
Es evidente que la elección incondicional por parte de Dios ha tenido el
efecto de despertar a muchos jóvenes hispanos, al hacerles entender que “no
depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia”
(Ro 9:16). Yo espero que este mismo despertar del Señor nos ayude a darle
toda la gloria y honra solamente a Él.
Estar conscientes de la soberanía de Dios en la salvación nos debe
llenar de humildad y confianza. Su control providencial de todas las cosas
para Su gloria y nuestro bien levanta nuestras cabezas y nuestros corazones
hacia el cielo para adorar y lleva nuestras manos y pies hacia adelante para
avanzar en la obra de Su reino.
La teología reformada nos hace llegar al corazón del cristianismo bíblico,
fundado solamente en las Escrituras (sola Scriptura), el cual avanza solamente
por la gracia de Dios (sola Gratia), solamente por la fe (sola Fide), solamente
en Cristo (solo Christo), para la gloria de Dios solamente (soli Deo Gloria).
¡Que el Señor tenga misericordia de la iglesia hispana, derramando el poder
de Su Espíritu y la verdad de Su Palabra sobre nosotros para plantar y edificar
iglesias centradas en Cristo; iglesias que hagan discípulos de todas las
naciones en Su nombre, por Su evangelio, y solamente para Su gloria!

63
Página
5 DE CRISIS DE IDENTIDAD A IDENTIDAD EN CRISTO

5 De crisis de identidad a identidad en Cristo


Juan Sánchez

Aquellos que están familiarizados con la política en Puerto Rico saben que
puede llegar a ser divisiva y contenciosa. Eso es lo que sucede cuando la
población se divide por estado ¿civil?, independencia y status quo. Y
ese es el contexto de las primeras memorias de mi vida en Puerto Rico.
Mi padre trabajaba para Carlos Romero Barceló el gobernador en ese
entonces, y él también tenía sus propias aspiraciones políticas. Teníamos
una vida humilde, pero buena. Sin embargo, pronto descubrí que la vida
no era tan buena como parecía. Una noche al regresar del cinema
encontramos nuestro carro sin neumáticos. Otra noche, al entrar al cuarto
de mis padres, encontré a mi madre llorando, hablando por teléfono. La
persona al otro lado de la línea la estaba acosando. Aunque no sabía el
contenido de la conversación, era muy claro que mi madre estaba muy
preocupada. Muy pronto, mi padre ordenó que se instalaran rejas
metálicas en todas las puertas y ventanas de nuestra casa. Siempre
sospeché que ambos incidentes estaban relacionados con la política
debido al mundo en que vivíamos. Me encanta Puerto Rico, y tengo
recuerdos de mi niñez que son muy maravillosos, pero la vida política era
una vida difícil.
Mi padre, queriendo criar a su familia en un ambiente diferente, nos llevó
a vivir a la pequeña ciudad de la Florida llamada Avon Park. Estaba por
cumplir ocho años y no sabía nada de inglés. Mis padres nos inscribieron
a mí y a mi hermana en la escuela de verano. Nos hundiríamos o
nadaríamos. Casi todo el tiempo sentía que me estaba hundiendo,
pero eventualmente me las ingenié para aprender inglés. Encontramos la
iglesia católica romana local y todo parecía estar bien de nuevo. Pero
la pregunta que me asaltaba continuamente era: ¿Cómo puede un niño
boricua encajar en la cultura americana? Tratar de encontrar la respuesta
para esa pregunta me llevó a una crisis deidentidad muy profunda aun
en esa edad tempranera; una crisis de identidad que me seguiría como
una nube por casi el resto de mi juventud.

Tratando de encontrar mi identidad en la televisión


americana
Cuando mis padres me inscribieron en la escuela pública, yo era
64

prácticamente el único hispano allí. Además de mi hermana, no recuerdo


ni siquiera algún otro hispano en nuestra escuela, lo que hacía que mis
Página

maestros y yo no nos entendiéramos mutuamente. Adicionalmente, no


5 DE CRISIS DE IDENTIDAD A IDENTIDAD EN CRISTO

tenía ningún modelo a seguir en cuanto a ser hispano en un contexto


foráneo. De nuevo, era hundirse o salir a flote, y sentía que me hundía
cada vez más. Como muchos de los niños que emigran a los Estados
Unidos, los medios de comunicación se convirtieron en una herramienta
importante para conocer la nueva cultura.
Pronto descubrí una serie de televisión en PBS llamada “¿Qué
pasa USA?” S trataba de la familia Peña, quienes habían emigrado de
Cuba a los Estados Unidos y se habían asentado en “La Pequeña
Habana”, en Miami. Me identifiqué con la famili porque los padres y
los abuelos hablaban español primordialmente, pero cuando
hablaban en inglés lo hacían con un acento muy peculiar y a menudo
insertaban palabras en español en sus oraciones, creando así lo que se
llama spanglish—una combinación de inglés con alguna que otra
palabra en español. El hijo y la hija, por el otro lado, habían sido
americanizados y hablaban prácticamente todo el tiempo en inglés,
aunque podían conversar en español o en spanglish cuando fuera
necesario. La historia de los Peña era nuestra historia. “¿Qué pasa USA?”
me permitía reírme de mí mismo, pero más importante, me ayudaba a
recordar que no estaba solo. Había otros hispanos que estaban
pasando por las mismas dificultades que nosotros al adaptarse a una
nueva cultura y al luchar con problemas de identidad.
La televisión continuó siendo la fuente principal de mi aprendizaje
en cuanto a la cultura americana. Como todo buen boricua, disfrutaba
ver el béisbol en la televisión, pero ¿a quién se supone que debería
apoyar? Debido a que a todos los niños les gusta apoyar a los
ganadores, me convertí en un fanático de los Rojos de Cincinnati. Esos
eran los días de “La Gran Máquina Roja”, así que estaba en el camino
correcto. Per pronto descubrí el fútbol americano y me enamoré de
“Los Vaqueros de Dallas”. Después de todo, eran el equipo de América,
y yo quería ser americano. Probablemente, como resultado de mi
obsesión con “Los Vaqueros de Dallas”, comencé a ver la serie de
televisión llamada “Dallas”. Todo este tiempo había estado siendo un
joven hispano tratando de encontrar la forma de encajar y de
identificarme con la cultura mayoritaria. Después de ver “Dallas” se me
ocurrió algo. Como mi nombre es Juan Ramón Sanchez de Jesús, pensé
que sería buena idea conservar solo las primeras letras de mi nombre y
llamarme J. R. al igual que el personaje en la serie de televisión. ¡Eso era
una idea brillante! Así que en algún punto, en mis años de secundaria,
me empecé a introducir a mí mismo como J. R.
Fue cuando una nueva serie televisiva llamada
“Patrulla de Caminos de California” salió al aire,
65

que encontré mí primer modelo hispano a seguir:


Página

mi compatriota Erik Estrada. Finalmente había


5 DE CRISIS DE IDENTIDAD A IDENTIDAD EN CRISTO

alguien como yo, alguien al que podía imitar.


Entonces, como Estrada, comencé a peinarme por
la mitad. Creo que está por demás decir que una
vez más luchaba por encontrar mi verdadera
identidad. ¿Quién era yo? ¿Era J. R.? ¿Acas era Erik
Estrada por peinarme por la mitad? En mi interior
realmente yo gritaba para que esta nueva cultura
me aceptara, y estaba dispuesto a hacer cualquier
cosa para ser aceptado, aun si eso significaba
destruir mi identidad hispana. Era una crisis de
identidad enorme.

Del catolicismo romano a la fe en Cristo


Como muchos hispanos, crecí dentro de la tradición católica romana.
Esa era mi identidad religiosa y no había duda al respecto. En Puerto Rico
asistíamos a la escuela católica durante la semana y a misa en fines de
semana. Naturalmente, cuando nos mudamos a la Florida encontramos la
parroquia católica local y comenzamos a asistir los fines de semana.
Mientras que el interés de mis padres por asistir a misa se desvanecía,
el mío incrementaba cada vez más. Me interesé en el catolicismo y hasta
me hice monaguillo. Un capellán de la Fuerza Aérea—quien ocasionalmente
servía como sacerdote en la parroquia—me tomó bajo sus alas y me enseñó
los caminos y los misterios de la Iglesia Católica. Me convertí en un
defensor devoto del catolicismo romano. No es extraño, entonces, que
cuando escuché el evangelio por primera vez a la edad de 15 años, en
una iglesia nazarena durante unas vacaciones familiares, estaba muy
enfurecido. No recuerdo muchos detalles acerca del servicio o del sermón.
Solo recuerdo que el predicador hablaba de Jesús todo el tiempo.
Cada vez que el predicador exaltaba a Jesús, yo me enfurecía aún más.
En mi mente, teológicamente defectuosa, de tan solo 15 años de edad, yo
asumía que, debido a que el Padre era la persona principal en la Trinidad,
entonces él debería ser el punto de atención. Tal vez solo estaba
reaccionando ante el hecho de que me encontraba en una iglesia que no
era católica, no obstante, mi reacción al escuchar el evangelio por primera
vez fue una de enojo.
A los 16 años un amigo de la preparatoria me invitó a ser salvavidas
en un campamento de jóvenes bautistas. Acepté, y esa semana no
solamente cumplí con mi rol de salvavidas, sino que asistí a las reuniones
nocturnas, donde escuché el evangelio por segunda vez en mi vida. Al final
de esa semana me acerqué a mi amigo y tuvimos una breve charla. Le recité
el Credo de Nicea y le dije: “¿Ves? Tú y yo creemos lo mismo” Ya no me
66

enfurecía escuchar el evangelio, sino que ahora lo racionalizaba. Mi


Página

argumento era que mi amigo y yo compartíamos la misma fe. Había


5 DE CRISIS DE IDENTIDAD A IDENTIDAD EN CRISTO

encontrado una forma de retener mi identidad católica mientras que al


mismo tiempo me identificaba con mi amigo americano. Sin embargo, había
algo diferente acerca de su fe y de la fe de los jóvenes en ese campamento.
Lo que más me impactó durante esa semana fue el hecho de que esos
jóvenes bautistas me hubieran acogido como si fuera uno de ellos, con un
amor que nunca había experimentado. Eso era lo que yo había estado
anhelando siempre.
Gracias a Dios, mis amigos no estaban convencidos acerca de la
genuinidad de mi fe; así que, durante mi último año en la preparatoria,
algunos amigos de la iglesia bautista local me invitaron a jugar softbol con
su equipo juvenil. Sin embargo, había una condición: Yo necesitaba asistir
a la iglesia por lo menos una vez al mes para poder jugar. Mi deseo por
jugar era tal que sentí que podría cumplir con ese requisito. Mi plan era
asistir a misa los sábados en la noche y a la iglesia bautista entre semana.
No obstante, al empezar a asistir al grupo de jóvenes los miércoles en la
noche, me interesé cada vez más en los temas y los testimonios. No entendía
todo lo que estaban diciendo, así que comencé a hacer preguntas. Empecé
a escuchar de Jesucristo como jamás había oído hablar de Él, y una vez más
pude sentir el amor que tanto había anhelado. Ellos me aceptaron como era
y me trataban como alguien igual a ellos. Un maestro de la escuela dominical
intentaba responder todas mis preguntas, a veces hasta altas horas de
la noche. En medio de las juntas de los miércoles y de las discusiones
nocturnas, me di cuenta que sabía mucho acerca de Dios, pero no le conocía
personalmente. Tenía una percepción ortodoxa acerca de Dios, pero no
había entendido lo que significaba amar a Dios. Un miércoles por la noche,
después de otra conversación con el maestro de la escuela dominical, oré
a Dios, pidiéndole que me salvara y me rescatara de mi pecado.

Del liberalismo protestante a la teología reformada


Como mis padres no podían solventar mis estudios universitarios, me inscribí
en la Fuerza Naval de los Estados Unidos, después de graduarme de la
preparatoria, con e fin de participar en un programa especial de becas
en varias universidades. Mi meta final era obtener la beca, graduarme de
la universidad y obtener una comisión para convertirme en piloto de la
Fuerza Naval de los Estados Unidos. Me aceptaron en l Universidad de
Florida y me otorgaron una beca completa. Sin embargo, durante ese
tiempo comencé a trabajar en una iglesia local y sentí un fuerte deseo de
servir en el ministerio pastoral de tiempo completo. Renuncié a mi beca y
tuve que completar mis obligaciones iniciales de alistamiento; entonces
regresé al servicio militar por un año. Durante ese año, me colocaron en el
barco USS Detroit donde serví como asistente d capellán. El capellán me
67

adoctrinó en lo que luego vine a conocer como liberalismo protestante,


Página

doctrina que abracé por completo. Desde ese entonces rechazaba la


5 DE CRISIS DE IDENTIDAD A IDENTIDAD EN CRISTO

inerrancia de las Escrituras y le daba prioridad a las enseñanzas de Jesús


sobre las enseñanzas del apóstol Pablo. Mi proceso de transformación
hacia el liberalismo protestante se había completado.
Después de cumplir con mis obligaciones de alistamiento, regresé a la
Universidad de Florida para comenzar de nuevo una carrera en música en el
departamento de bellas artes. Fue en este tiempo que conocí a la joven
señorita que se convertiría en mi esposa, Jeanine Dell. Habiendo crecido
en un contexto bautista fundamentalista, Jeanine retaba mis presuposiciones
liberales. Por la gracia de Dios, Jeanine me influenció tremendamente, y eso
hizo que a abrazara de nuevo la ortodoxia bíblica. Fue a través de su
influencia que comencé a servir en una iglesia bautista en las afueras de
Gainesville, Florida.
Siendo un joven veinteañero, mi objetivo era completar mi grado
universitario en música y entrar al seminario, donde me prepararía para el
ministerio pastoral. Mientras servía en la pequeña iglesia bautista, me percaté
de una doctrina que era nueva para mí. Algunos miembros de la escuela
dominical estaban animando a otros miembros a aprender acerca de la
fe y la sanidad. Así que, al investigar estos temas, lo que yo creía que formaba
parte del movimiento carismático resultó ser el peligroso movimiento de la
prosperidad. En esta pequeña iglesia bautista donde servía, una familia
que había venido de la iglesia de Kenneth Hagin estaba teniendo mucha
influencia sobre los hermanos y hermanas que no tenían mucha información
al respecto. Comencé a leer algunos libros de Kenneth Hagin con el fin de
saber más acerca de lo que se estaban enseñando. También comencé a
ver algunos programas “cristianos” en el canal Trinity Broadcasting Network
(TBN). Entre más aprendía acerca de este tema, más m disgustaba.
Durante esta investigación, leí Un Evangelio Diferente: Un Análisis
Histórico y Bíblico de la Fe Moderna de D. R. McConnell. Este libro fue el
que m ayudó a darme cuenta de que Kenneth Hagin tenía sus raíces
plantadas en filosofíashumanas en vez de la Biblia. El movimiento de “La
Palabra de Fe” no solo era hereje, sino peligroso debido a que promovía un
evangelio completamente diferente.
Mi investigación me llevó a considerar el rol del Espíritu Santo en la vida
de los cristianos. Por la gracia de Dios encontré otro libro llamado Andemos
Por el Espíritu de J. I. Packer. Nunca había oído hablar de Packer, pero
disfruté tanto su forma de escribir que también leí su obra más popular:
El Conocimiento del Dios Santo. Además de la Biblia, este último libro es
el que ha tenido mayor influencia sobre mi vida. Packer me introdujo a
una percepción de Dios mucho más grande de lo que pudiera imaginar.
El Dios de Packer era un Dios grande, un Dios soberano, un Dios qu era digno
de adoración. Yo estaba asombrado ante este Dios. Además, Packer
68

me ayudó a entender la naturaleza de la Trinidad al describir al Padre, al Hijo


Página

y al Espíritu Santo. Packer me enseñó que la muerte sustitutiva de Cristo, como


5 DE CRISIS DE IDENTIDAD A IDENTIDAD EN CRISTO

propiciación por los pecadores, era el corazón del evangelio de Jesucristo.


¡Este sí que era un Dios digno de toda adoración, honor y gloria! Cuando me
enteré que Packer vendría a predicar en una conferencia local en Orlando,
Florida, a tan solo dos horas de donde yo vivía, decidí que tenía que estar
ahí. Quería escuchar a este hombre que tenía una perspectiva tan grande
acerca de Dios. Packer no me decepcionó. En ese entonces no podía
articular las doctrinas de la gracia, pero sabía que la Biblia revelaba
un Dios grandioso, inmutable y todopoderoso; un Dios que es digno de
adoración y de alabanza.
Solo después me di cuenta que lo que estos hombres proclamaban en
cuanto a “un Dios grande”, así como el evangelio glorioso de la muerte
sustitutiva de Cristo, se llamaba “Teología Reformada”. Yo quería saber
más, así que leí Devolviendo lo Maravilloso a la Gracia; Una Introducción
a la Teología Reformada de Michael Horton, y Maravillosa Gracia, El
Significado de la Gracia y Cómo Puede Cambia Tu Vida de James
Montgomery Boice. Después asistí a una conferencia de Ligonie Ministries y
escuché por primera vez a R. C. Sproul y comencé a leer sus libros Escogidos
por Dios, La Santidad de Dios. Durante otra conferencia de Ligonier
escuché a John MacArthur, así que empecé a leer sus obras también. Nunca
había sido un lector hasta este punto, pero ahora no podía parar de leer
porque quería saber todo lo que fuera posible acerca de este Dios glorioso,
de la salvación a través de su Hijo Jesucristo y de la aplicación de esta en
nosotros mediante el Espíritu Santo.

Mi identidad en Cristo
Desde el momento en que emigré a los Estados Unidos estuve batallando
con mi identidad. Busqué refugio en la nueva cultura, pero nada me
satisfacía. No importaba si cambiaba mi nombre o si me peinaba por la
mitad, la aceptación que tanto anhelaba solo fue satisfecha en Cristo.
Descubrí que la única identidad que importaba era mi identidad en Cristo.
Mi identidad original no está basada primordialmente en que soy boricua;
mi identidad original está “en Adán” y esa es la identidad de toda
la humanidad. Como descendientes de Adán, todos hemos heredado su
pecado, su culpa y su corrupción, pero el evangelio me dice que, debido
a la vida perfecta de Jesús, a su muerte sustitutiva y a su resurrección, todo
aquel que se aparta de su pecado y confía en Cristo encuentra una nueva
identidad.
A través de la fe en Cristo nos hemos unido con Él en su muerte y su
resurrección. Si confiamos solamente en Cristo para nuestra salvación, nuestra
antigua identidad con el pecador Adán habrá sido clavada a la cruz de
69

Cristo (Ro 6:1-3, 6-7). Ahora, nuestra identidad está “en Cristo” porque así
como Él fue levantado de entre los muertos, nosotros también hemos sido
Página

resucitados con Cristo para que andemos en nueva vida (Ro 6:4-5, 8-11). Esa
5 DE CRISIS DE IDENTIDAD A IDENTIDAD EN CRISTO

es la gloriosa verdad de la unión con Cristo. Así que, después de pasar muchos
años luchando y buscando quién era yo, por la gracia de Dios llegué a
comprender que ya no estoy “en Adán” sino que ahora estoy “en Cristo”.
Sí, soy puertorriqueño en cuanto a mi etnicidad, pero mi identidad ya no
está ligada a mi etnicidad o a mi cultura; ahora está ligada a Cristo. En
Cristo soy un hijo de Dios tengo otros hermanos y hermanas que no son de
mi misma nacionalidad, pero todos compartimos la misma fe. Juntos
adoramos al Señor, nuestro Dios, como un pueblo que ha sido unificado en
Cristo mediante la fe. Mi oración es que los jóvenes inmigrantes que vienen
a los Estados Unidos y que están confundidos acerca de quiénes son y
buscan la manera de encajar en la cultura, algún día se puedan dar
cuenta que la identidad más grandiosa a la que podemos aspirar se
encuentra en la unión con Cristo. Que el Señor haga una gran obra en el
mundo hispano-hablante, y que el Señor traiga una Nueva Reforma entre
nosotros que esté plantada en este glorioso evangelio de Jesucristo para
la gloria de Dios y para el gozo de todos los pueblos, incluyendo el mundo
hispano.

70
Página
6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

6 La evidencia Su asombrosa gracia


Carlos Contreras

Mi vida es el testimonio de la misericordia de Dios obrando a favor de un


pecador. Yo no lo buscaba, yo no lo conocía, pero Él me encontró y me
mostró compasión. Me escogió, me llamó y me hizo nacer de nuevo por
medio de Su gracia soberana. Un día sábado, el 18 de marzo de 1978, esa
gracia de Dios me salvó y me dio una nueva vida en la que, a lo largo de
más de tres décadas, he podido ir descubriendo cuán grande es esa preciosa
gracia y cuán grande es mi necesidad de ella.

Alcanzado por una gracia soberana


Yo era un joven mexicano de 19 años que aparentemente lo tenía todo. Nací
y crecí en la ciudad fronteriza de Juárez, en el gran Estado de Chihuahua,
México. Mi padre er ejecutivo de una empresa constructora y nos había dado
una vida cómoda. Tenía todos los beneficios materiales: unos buenos padres,
una buena educación, un modesto automóvil, asistía a una universidad
norteamericana y no batallaba para sacar buenas calificaciones. Además,
tenía muchos amigos y pasábamos buenos ratos juntos. Pero había algo que
me perturbaba; no podía dejar de pensar que faltaba algo en mi vida.
Interiormente, me sentía vacío y la realidad es que no encontraba cuál era el
sentido de la vida. Ese vacío y esa falta de propósito en mi vida me hacía
sentir miserable. Todo lo veía gris y triste y así estaba mi alma.
Mi padre era un hombre con una fe sincera en Dios, en la que había sido
instruido desde su infancia. Vivía con un evidente temor a Dios, pero nunca
nos había forzado a seguir su religión. Mi madre creció como hija única y nunca
fue muy religiosa debido a que su madre (mi abuela) rechazaba toda religión.
Sin embargo, crecí con un sentido de la realidad de la existencia de Dios
y la inevitable consecuencia de ignorarlo en nuestras vidas.

Por tal razón, en esos años de mi juventud, pasaba largas horas en


las noches pensando cómo podía encontrar sentido a la existencia de un
Dios real en un mundo al que no le encontraba sentido ni propósito. Había
imaginado teorías diversas, pero ninguna lograba aquietar mi corazón.
Además, frecuentemente me sorprendía pensando en mi muerte, y me
sobrecogía el terror de no saber a lo que, inevitablemente, me enfrentaría en
ese momento. Exteriormente era un típico adolescente, pero internamente,
71

cuando estaba en silencio en mi cuarto, mi alma luchaba por alguna


respuesta que explicara el sentido de mi vida. Claramente recuerdo lo que se
Página

sentía estar perdido, y nunca debo olvidarlo, pues mi historia debe motivarme
6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

a llevar el evangelio a todos los que aún están como yo estaba.


La primera carta de Pablo a los Corintios dice que el mundo no puede
conocer a Dios apoyándose en su propia sabiduría. Pues ese era mi caso;
intentaba en mi propia sabiduría llegar a conocer a Dios. Mi teoría era que
había una fuerza en el universo que sostenía todo en perfecto balance. Esa
fuerza universal ocupaba todas las cosas y sostenía desde los átomos hasta
las estrellas y todos los seres vivientes. Esa idea me sonaba razonable, o al
menos así lo creía. Lo deprimente de pensar de esta manera era que la
conclusión de la vida era precisamente la nada. Éramos simples
configuraciones de átomos y al morir seríamos desintegrados y reconfigurados
en algún otro elemento. Aun pensando en esto, la vida seguía sin sentido.
Pero sucedió que justo unos días antes de ese bendito sábado, una linda
muchacha, compañera y querida amiga de la escuela preparatoria me llamó
para pedirme el favor de acompañarla a la boda de unos amigos en común.
Yo había escuchado acerca de su conversión al cristianismo hacía unos
meses, y eso había despertado una gran curiosidad de mi parte. Era solo
la segunda o tercera persona que yo conocía que se había “convertido”.
Viviendo en un país católico, ser “cristiano” en la década de 1970 era aún
una verdadera rareza. Y ahora esa rareza se había manifestado en la vida de
una persona a quien yo apreciaba mucho. Esa invitación era mi
oportunidad de explorar este nuevo misterio.
Esa noche del 18 de marzo pasé horas tratando de convencer a mi amiga
Kena de su error, pues ella creía que un hombre histórico llamado Jesús era
en realidad Dios. Yo le expliqué mi teoría, le decía que si Dios existía debía ser
una fuerza infinita, algo necesariamente impersonal debido a su inmensidad.
Pero ella solo me decía: “Estás mal Carlos, Jesús es real, Jesús es Dios y Jesús
te ama”. Esa era su simple respuesta a todas mis preguntas y comentarios. Me
intrigaba que no podía sacudir la fe de una joven sencilla, a pesar de todos
mis ingeniosos argumentos. La fe de Kena me sorprendía y me retaba,
menoscabando mi confianza en mi supuesta sabiduría. Ella fue el perfecto
ejemplo de cómo un creyente con una fe genuina, por novato que sea, puede
ser usado por Dios para dar testimonio efectivo de Cristo.
Después de dejar a mi amiga en su casa, regresé a mi cuarto en la
madrugada, pero no pude conciliar el sueño. La inquietud que me despertó
nuestra conversación se había convertido en algo perturbador. Me
preguntaba: ¿Y qué si ella está en lo correcto y yo estoy mal? Ahora sé que
el Espíritu Santo utilizó esa pregunta para llevarme a una obvia conclusión:
Kena conocía algo con certeza, evidentemente ella conocía a Jesús. Yo
sabía que había inventado mis argumentos y tuve que reconocer, con esa
misma certeza, que nada sabía de Dios. Si ella estaba en lo cierto,
72

entonces yo estaba equivocado. Mi lucha terminó en ese momento. Caí


Página

de rodillas e hice la primera oración genuina en mi vida: “Señor, si tú estás


allí, yo quiero saberlo”. En ese preciso momento me invadió una inconfundible
6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

sensación de que Jesús se había acercado a mi cuarto como respuesta a mi


súplica. Debo reconocer que por un momento dudé si en realidad Dios me
estaría respondiendo, pero esa hermosa presencia me llenó de un gozo
incontenible y nunca experimentado. Sentía que me desbordaba de alegría,
pues Dios mismo se me había revelado como real; Jesús se había dignado
acercarse a mí para que yo lo conociera. En ese momento conocí el amor y
la gracia de un Dios que decidió, soberanamente, descender a tener
misericordia de un pecador perdido. Cristo y su obra es el evangelio, ese
simple anuncio de Kena fue suficiente para ser usado por el Espíritu Santo para
transformar poderosamente mi vida en un instante.
Toda esa noche estuve despierto hablando con Aquel que se había
compadecido de mí. Le dije que lo quería conocer, que hiciera conmigo
lo que quisiera, que quería seguirlo y servirlo. Sin saberlo estaba
experimentando el arrepentimiento. Nunca había leído una Biblia, no
conocía nada acerca de Él, pero sabía que quería entregarle mi vida
completamente. Su amor fue irresistible para mí. Mi vida nunca sería igual. Yo
ya no podía ser el mismo. Ahora sabía con certeza que Dios existía y
que se había acercado a mi vida. A partir de ese momento mi vida fue
transformada. Fui movido a encontrarlo, a conocerlo, a devorar la Biblia
y a contar a otros acerca de mi experiencia. Y por cierto, el Señor se
dignó contestar otra oración que le hice esa misma noche: Kena se convirtió
unos días después en mi novia y cinco años después en mi amada esposa. La
gracia de Dios se extendió a todos los aspectos de mi vida.

La comunidad de la gracia
A pesar del abundante gozo que me invadía esos primeros meses y del
cambio radical que estaba experimentando en mi vida, pronto me encontré
frustrado al no saber dónde buscar de Dios. No nací de nuevo en el contexto
de una iglesia; muchos en ese entonces experimentaron lo mismo y aunque
había algunas pocas iglesias evangélicas, nosotros no conocíamos ninguna.
Así que empecé a asistir con Kena a una parroquia católica cerca de su
casa. Era una iglesia que hacía parte del Movimiento de Renovación
Carismática. Yo salía de la universidad y casi a diario procuraba ir a la
iglesia, pues quería todo lo que me pudiera acercar más a Jesús. Quería ser
instruido y alentado por otros en la fe, pero no encontraba esa ayuda que
anhelaba. No lo sabía, pero estaba experimentando el vacío de querer vivir
la vida cristiana sin la ayuda y cuidado de una comunidad de hermanos. Dios
estaba dándome hambre por Su iglesia.
Un día, un grupo de jóvenes “cristianos” amigos de la hermana de
Kena, nos invitaron a acompañarlos a un día de campo en una alberca. Ellos
73

eran jóvenes típicos de la década de 1970 con su pelo largo y su ropa


Página

desaliñada, que llevaban sus guitarras y sus Biblias bajo el brazo. En medio de
la diversión compartían unos con otros acerca de su fe y de la manera en
6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

que Cristo se manifestaba diariamente en sus vidas. Eso me impresionó


muchísimo. Por primera vez supe que la fe se podía vivir fuera de un
templo y que Cristo no solo nos salvaba y rescataba del pecado, sino que nos
introducía a la comunidad de Su familia. Dios quería que viviera mi fe en el
contexto de una comunidad de creyentes.
Decidimos unirnos a ese grupo de jóvenes cristianos que se conocía en
la ciudad como el “Grupo Sin Nombre”. No creo que alguien nos hubiera
llamado iglesia, pero puesto que no conocíamos ninguna otra iglesia
establecida, esos jóvenes se convirtieron en nuestra familia en la fe. Nos
identificamos completamente con ellos porque habían experimentado la
salvación de manera real como nosotros y querían vivir para agradar a Aquel
que los había alcanzado. Nos reuníamos a la intemperie, bajo una carpa, en
un parque público localizado enfrente de la casa de mi novia. Por tres años
nos reunimos cada domingo a cantar alabanzas a Dios con nuestras guitarras,
a leer la Biblia y a comentarla. Los fines de semana visitábamos un asilo de
ancianos o un albergue infantil para servir a otros y procurábamos compartir
el evangelio con otros jóvenes. No sabíamos gran cosa, solo que amábamos
a Jesús y que debíamos obedecer todo lo que encontrábamos en la Biblia.
Pronto éramos un buen número. Esa sería la semilla que se convertiría en la
iglesia en la que tengo el privilegio de servir y que ahora se llama Gracia
Soberana de Ciudad Juárez.
Haber nacido como creyentes en un grupo tan informal y sin afiliación a
una iglesia establecida nos preservó de muchos errores o desviaciones que
surgieron en esos años; pero a la vez nos limitó mucho en el descubrimiento
de la verdad Bíblica y la sana doctrina. No entendíamos mucho de la Biblia,
solo lo que podíamos discernir con la ayuda del Espíritu Santo y algunos
pocos libros disponibles. Fue entonces cuando buscamos integrarnos a una
familia de iglesias que compartieran nuestro celo por vivir bajo el modelo de
la primera iglesia descrita en el Nuevo Testamento. Por la gracia de Dios
conocimos la familia de iglesias que ahora se llama Gracia Soberana
(Sovereign Grace Ministries). Curiosamente, ellos habían tenido un inicio muy
similar al nuestro varios años atrás. En 1987 fuimos adoptados oficialmente
como parte de esa organización.

Conociendo la doctrina de Su gracia soberana


Fue por esa época que los dirigentes de nuestra familia de iglesias empezaron
a buscar la ayuda e instrucción de otros maestros y teólogos reconocidos
internacionalmente. Ellos pudieron darse cuenta que a todas las iglesias
74

nos hacía falta profundidad en nuestra doctrina y que por lo tanto


estábamos vulnerables a desviarnos hacia alguna doctrina de error. Ellos
Página

nos indujeron a leer autores como R. C. Sproul, John MacArthur y Jerry


6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

Bridges. Fue entonces cuando descubrimos la primera doctrina


fundamental, la que cambió todo mi entendimiento de la verdad bíblica.
El gran descubrimiento fue que todo en la vida cristiana era por gracia.
Hasta ese entonces, y de manera natural, habíamos concluido que vivir la
vida cristiana dependía de nuestro esfuerzo. Pero descubrir que en realidad
era la gracia de Dios la que obraba en nosotros el querer como el hacer,
trajo a nuestras vidas un gran sentido de gratitud y alivio. Nunca olvidaré el
día en que Su Espíritu iluminó mi mente para entender lo que Pablo escribió
en 1 Corintios 15:10: “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy” Pablo
sabía que no podía jactarse de nada; había sido la gracia de Dios la que lo
había llevado a esforzarse y trabajar más que todos. La gracia era el don
de Dios para sus redimidos.
Entender mejor la gracia de Dios nos lanzó en una búsqueda de su
aplicación a todas las áreas de nuestra vida y, especialmente, a nuestra
salvación. Por la manera en que ocurrió mi conversión, siempre me había
preguntado por qué Dios se había fijado en mí. Podía entender que yo no
lo había buscado a Él, que fue su compasión la que obró mi salvación de
manera soberana y realmente sin mi intervención, pero debía haber alguna
razón que movió a Dios a fijarse en mí. No encontraba a alguna persona que
hubiera estado orando por mí, no veía un proceso de descubrimiento de
mi parte, no veía méritos en mis padres o alguna causa que motivara al
Señor a compadecerse de mí. La respuesta la encontré en un hermoso libro
escrito por Jerry Bridges llamado LaGracia Transformadora. Aunque había
leído muchas veces el segundo capítulo del libro de Efesios, la verdad de
que habíamos sido salvados por su gracia no se había registrado aún en mi
corazón. Pero en ese maravilloso libro sobre la gracia, Bridges usa el ejemplo
del favor inmerecido que el rey David muestra hacia Mefiboset, hijo de
Jonatán, a causa del amor que David sentía por quien fue su gran amigo
(2S 9:7). Bridges usa ese acto de favor de David para ilustrar el favor gratuito
e inmerecido de Dios hacia nosotros, siendo pecadores culpables y
merecedores solo de Su juicio. Ese favor, dice Bridges, es la definición de la
gracia. Y en una de las líneas de su libro, que nunca olvidaré, este autor
describe lo que me sucedió a mí: “[La gracia] es Dios bajando a alcanzar
1
a gente que está en rebelión en contra de Él”.
Esa frase me explicaba la acción salvadora de Jesucristo en mi vida. Dios
había decidido, de manera soberana, bajar a salvarme. Fue un acto de Su
voluntad que yo no provoqué. No fueron mis méritos, o los méritos de alguien
más, lo que movió a Dios a tener misericordia de mí. Fue un acto soberano
de amor, totalmente incondicional, inmerecido, basado en los méritos de
Otro, quien sí era totalmente digno. Fue por los méritos de Cristo, únicamente,
que Dios me salvó. Mi salvación la ganó Cristo; y Dios en su incomprensible
75

compasión, me escogió para extenderme Su perdón y nueva vida sin que yo


Página

hubiera hecho nada para provocarlo o merecerlo. La causa de mi salvación


6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

se encontraba exclusivamente en el designio soberano de un Dios


misericordioso y en la obra redentora de Su Hijo amado. Darme cuenta de
esta verdad cambió toda mi percepción de lo que era el evangelio. Hasta
entonces realmente entendí la grandeza del amor de Dios y el verdadero costo
del sacrificio de Cristo.

Profundizando en la gracia y en mi pecado


Para ese entonces se me había invitado a asistir al Colegio de Pastores de
Gracia Soberana, localizado en la ciudad de Gaithersburg, Maryland, en
Estados Unidos. Allí, estudiando Teología Sistemática y Teología Bíblica fui
expuesto a las doctrinas de la gracia con mayor profundidad y me di cuenta
de cuán limitado aún era mi entendimiento de las doctrinas fundamentales de
la Biblia. Aunque todavía no era un anciano en la iglesia, sí servía en varias
posiciones de liderazgo. Sin embargo, me di cuenta que sin una instrucción
doctrinal intencional es muy difícil que podamos adquirir un conocimiento más
completo del plan redentor de Dios expuesto en las Escrituras. Fue en el
Colegio de Pastores que pude leer a autores como J. I. Packer, John Piper,
Loraine Boettner, Anthony Hoekema y Arthur Pink, conocer teólogos
puritanos como John Owen, Thomas Watson y Richard Baxter y grandes
predicadores como George Whitefield, Jonathan Edwards y Charles
Spurgeon.

De esa forma fui expuesto a las llamadas “Doctrinas de la Gracia” con más
amplitud pero principalmente a lo mucho que esas doctrinas implican para la
vida del creyente y la iglesia. Esas “Doctrinas de la Gracia” serían la expresión
teológica de la aplicación de la gracia soberana de Dios a toda la
doctrina bíblica. En otras palabras, es la teología derivada de interpretar
la enseñanza de la Biblia a la luz de Su asombrosa gracia. Es curioso, pero
tuve que reconocer que habiendo leído los textos bíblicos que hablaban de la
elección de Dios, de la concesión de la fe y el arrepentimiento, y de la
imposibilidad del hombre para salvarse a sí mismo nunca llegué a una
conclusión teológica correcta de manera intuitiva. La verdad es que, aun
sabiendo que la causa de mi salvación yacía en la voluntad de Dios y en su
gracia, batallé para reconciliar en mi mente la doctrina de la elección con
todas sus implicaciones doctrinales. La podía entender en mi mente, pero la
carne siempre se opone a renunciar al concepto de la soberanía humana en
su libre albedrío. Me di cuenta que la asimilación de las verdades de la
aplicación de la gracia de Dios a toda mi vida era un proceso que tendría
que caminar y repasar a lo largo de mi existencia. Hasta el día de hoy sigo
luchando con mi tendencia natural a caer en el engaño de que mucho aún
depende de mi esfuerzo. Aún quiero tener méritos delante de Dios, aún quiero
76

ganar su aprecio. Tal arrogancia se llama legalismo y es lo contrario a la


gracia.
Página

Pero una doctrina que me impactó de manera muy significativa fue la que
6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

algunos puritanos llamaban “La Doctrina del Pecado”. El famoso y prolífico


pastor puritano John Owen había escrito todo un volumen sobre la realidad
del pecado aún residente en el creyente y sobre la necesaria mortificación
de ese principio en nuestras vidas. Pero en lugar de que ese libro se
convirtiera en un peso de culpabilidad sobre mi vida, vino a ser de
extraordinario valor liberador, pues me explicaba la dinámica del pecado
residente en mi vida y me llevaba a la inevitable conclusión de que nunca
dejaría de necesitar el recurrir a mi Salvador para ser librado de ello. La
doctrina del pecado me llevó a reconocer que todo en mi vida estaba
manchado por mi pecado, pues el pecado no eran solo “los pecados”
cometidos, sino el principio que residía en mi carne y que permanecería hasta
que fuera liberado de mi cuerpo natural. Eso explicaba mi incapacidad de
librarme de mi pecado por medio de mis propios esfuerzos y me
apremiaba a buscar continuamente de Su gracia para vencerlo.
La doctrina del pecado no solo me enseñaba que todos éramos por
naturaleza pecadores, caídos sin remedio y rebeldes a su voluntad, sino que
me daba las herramientas para discernir la pecaminosidad en mi propio
corazón y, por lo tanto, buscar con plena confianza el trono de la gracia
de Su misericordia y ayuda oportuna (Heb 4:16).

Darme cuenta de la gravedad y persistencia del pecado en mi corazón


me llevó a lo que debe ser la conclusión de todo estudio doctrinal: La
belleza y grandeza del evangelio. El evangelio se volvió lo más precioso en
mi vida pues me di cuenta que, entre más conozco mi necesidad de
santificación, más percibo la generosidad de Su gracia y Su amor reflejados
en el evangelio, pero también me lleva a apreciar mucho más el valor de la
justificación por fe. La justificación se vuelve preciosa cuando nos damos
cuenta que es un decreto proclamado una vez y para siempre, que nos
declara libres de culpa y condenación y por medio del cual somos
declarados justos delante de Dios. Pero no somos declarados justos
simplemente porque se borra la culpabilidad de nuestros pecados, sino
porque se nos acredita la justicia ganada por Cristo. El libro de Romanos nos
dice que se nos constituye justos (Ro 5:19), o sea, que Dios establece y afirma
nuestra justicia delante de Él por medio de la obediencia de Cristo. Esta
verdad ha venido a ser fundamental para poder luchar contra la
condenación que experimento cada vez que tropiezo o peco. La
justificación que proclama el evangelio es la roca firme de donde se debe
extraer el proceso de mi santificación. Cuando medito sobre el tesoro de
nuestra justificación, no puedo más que terminar en una adoración de gratitud
por Su inmensurable gracia y un deseo de que se haga realidad esa justicia en
mi vida.
77

Para muchos el evangelio es simplemente el mensaje poderoso que los


pecadores necesitan escuchar para que, creyéndolo, se arrepientan de sus
Página

pecados y reciban la salvación de sus almas. Pero el evangelio es mucho


6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

más que eso. Es Cristo haciéndolo todo por nosotros, es su obra total en
donde Él se hace para nosotros sabiduría de Dios, y justificación, y
santificación, y redención (1Co 1:30).
No podemos intentar vivir nuestra vida sin la aplicación de sus
verdades. Necesitamos que ese evangelio se haga funcional en nuestras
vidas, que opere continuamente ejerciendo su poder de iluminación y
transformación. Cada día necesito “predicarme el evangelio” como dice
Jerry Bridges; cada día necesito recordar lo que Él hizo por mí. Cada día
necesito recordar que ya he sido rescatado por Cristo y que ya no soy esclavo
del pecado, sino que he sido justificado, adoptado como hijo y que ahora
puedo fortalecerme en Su gracia para caminar en mi santificación. El
evangelio debe ser eje y columna central en la vida de todo creyente.
Pero una implicación muy importante que las doctrinas de la gracia deben
traer al creyente, y que me ha retado desde que fui expuesto a esa mayor
profundidad de la luz del evangelio, es que no tengo nada de qué gloriarme.
Mi permanente necesidad de un Salvador y la asombrosa generosidad del
evangelio me debe llevar a la conclusión repetida por el apóstol Pablo: no
hay nada en mí mismo de lo que pueda jactarme delante de Él (1Co 1:29;
4:7; Ef 2:9). Conocer más doctrina siempre debe llevarnos a una postura de
humilde dependencia ante nuestro Salvador. Pues como dijo J. I. Packe en
referencia a la insensatez de toda auto-justicia: “Nuestras mejores obras
están atravesadas con pecado y contienen algo por lo cual necesitamos ser
2
perdonados”. Y aún Thomas Watson agregaría: “Dejamos caer pecado con
3
nuestras lágrimas y necesitamos que la sangre de Cristo las lave”.
Cada día necesito de Su gracia y misericordia aplicada a mi vida. Cada
día encuentro necesario correr a la cruz de mi Cristo a confesar mis pecados
y a agradecer que ya los haya pagado allí con Su sangre. Nada bueno hay
en nosotros que no hayamos recibido (1Co 4:7) y nada hay que salga de
nosotros que no necesite ser redimido por Su sangre. Los redimidos
necesitamos ser los hombres y mujeres más humildes del mundo. Y ese sentido
de humillación es uno de los mayores beneficios de conocer la soberanía y
la gracia de nuestro Dios y Salvador.

La centralidad del evangelio


El descubrimiento de las doctrinas de la gracia impactaron no solo a nuestra
congregación sino a toda la familia de iglesias de Gracia Soberana y el
resultado fue que nos convirtieron en iglesias que procuran estar enfocadas y
centradas en el glorioso evangelio de Jesucristo. En enero de 1995 fui
ordenado como pastor asociado en nuestra congregación, y a principios
78

de 1998 se me concedió el gran privilegio de asumir el liderazgo del equipo


Página

pastoral de nuestra congregación.


6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

La gracia de Dios debe ser el fundamento de todo lo que somos y hacemos


y, en mi caso particular, de la forma en que intento ser fiel en el llamado como
ministro del evangelio. La gracia me enseña que todo depende de nuestro
glorioso Salvador. Él es quien elige, quien salva y quien preserva. Él es quien
sostiene y quien provee. Todo es por Su gracia soberana y sin ella nada
podemos hacer. Entonces, por ejemplo, la gracia resiste mi arrogancia natural
de pensar que yo sé y puedo servir a nuestro Señor en mi propia capacidad
y fuerza. La gracia resiste mi autosuficiencia y toda posible jactancia de mi
parte. Necesito depender de Él de manera absoluta porque de otra forma mi
corazón querrá acreditarse un mérito que no me corresponde.
La gracia de Dios es la que demanda que seamos Cristocéntricos y no
autocéntricos en todo lo que hacemos. No se trata de nosotros porque
nunca ha dependido de nosotros, entonces todo lo que logremos debe
producir un torrente de gratitud y exaltación hacia quien hace realmente
todas las cosas.
Ser Cristocéntricos regula nuestra adoración y nuestro culto a Dios. Nunca
debe estar lejos el evangelio de nuestros ojos y oídos. Nunca queremos asumir
que las verdades de su sacrificio ya están asimiladas. Nunca debemos
considerar el evangelio como nuestra póliza de seguro para entrar a la vida
eterna o de manera utilitaria buscar simplemente qué beneficio práctico
puede traer a mi vida. Mi trabajo como “Ministro del Evangelio” es ayudar a
la iglesia a encontrar las “inescrutables riquezas de Cristo” (Ef 3:8) escondidas
en la muerte sustitutoria de Cristo en la cruz para que estas hagan la diferencia
en sus vidas a diario. Por esa muerte hemos sido escogidos para ser
aceptados en amor por Dios y se nos ha llamado a la comunión con Él (Col
3:12; 1Co 1:9); hemos sido hechos hijos amados de Dios y somos ya parte de
Su familia (Ef 2:19,

5:1); hemos sido declarados justos delante Dios y libres de toda condenación
y culpa (Ro 5:19, 8:1; 2Co 5:21); hemos sido hechos coherederos con Cristo
y partícipes de todas sus promesas (Ro 8:17; 2P 1:4); se nos ha dado de Su
Espíritu Santo para que habite en nosotros renovándonos en la regeneración
(Tit 3:5) y se nos ha sentado en los lugares celestiales aguardando la
glorificación final cuando le veremos cara a cara para disfrutarle para siempre
(Ro 8:11, 23; 1Co 13:12; 2Co 5:17).
A su vez, el anuncio del evangelio es el mensaje urgente que el mundo
necesita escuchar lo antes posible pues es la buena noticia de la gracia
inmerecida para pecadores perdidos. El saber que Dios me eligió para
mostrar sus bondades conmigo, siendo que soy totalmente indigno de ellas, me
da una gran esperanza de que Dios, de la misma forma, será bondadoso para
con muchos otros que aún no lo han conocido. Si me mostró gracia a mí,
79

también la va a mostrar a miles otros. Su gracia a pesar de nuestra


Página

pecaminosidad es y debe ser un gran estímulo para la intercesión


6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

constante y el evangelismo activo. Conocer que Cristo nos ha elegido desde


antes de la fundación del mundo (Ef 1:4) es lo que debe motivarnos aún más
a llevar el evangelio al mundo, pues tenemos la certeza que ya están allí
los que han de ser salvos. Vamos con gran confianza sabiendo que el
Espíritu Santo ya está obrando en Su gracia preparando los corazones que
han de ser llamados a salvación.

El efecto de la gracia en el ministerio


La gracia de Dios me lleva a confiar que será Él quien rescate las almas
perdidas que se acercan a escuchar el mensaje del evangelio semana tras
semana. Ese mensaje es el poder de Dios para su salvación y no requiere de
mi ayuda para lograrlo, de mi edición de su contenido ni de mi manipulación
de las emociones de mis oyentes para que lo reciban y lo crean. La gracia
de Dios me ayuda a descansar en el hecho de que Él suplirá lo necesario
para poder llevar a cabo lo que Él nos pida en Su Palabra. Por lo tanto, si Él
me ha llamado a predicar el evangelio e intento humildemente ser fiel en esa
encomienda solemne, Él será fiel en dar el fruto y el crecimiento. Las
técnicas y los métodos son útiles y necesarios, pero son en realidad
secundarios, pues la causa de la edificación y prosperidad de la iglesia
siempre será Su bendita gracia operando a través de la fiel proclamación
y enseñanza de Su Palabra.
Además, la gracia de Dios debe orientar todo lo que hagamos para
servirnos unos a otros como congregación. Ya no debemos vernos y juzgarnos
con base en la carne, sino con base en la evidencia de la gracia de Dios
presente en la vida de cada uno de los que han sido redimidos
genuinamente por Cristo. Por lo tanto, podemos estar más conscientes de
la presencia y operación de la gracia de Dios que de nuestras fallas y
debilidades humanas aún presentes en nuestra vida. Esto no solo lo debo
enseñar desde el púlpito, sino que debe ser la base de mi consejería bíblica.
La gente necesita que se le recuerde lo que Cristo ya logró en la cruz y que,
ante la evidencia del pecado en su vida o en la vida de otros, lo primero que
debemos recordar es el alcance y efectividad del evangelio. Además,
siempre tenemos esperanza para cambiar, crecer y dar fruto puesto que hay
promesa de su gracia. Si la consejería bíblica consiste en ayudar a la gente
a aplicar la verdad bíblica a sus circunstancias, la gracia nos afirma que habrá
la ayuda oportuna para dicha aplicación. Esa esperanza de gracia futura nos
ayuda a ser pacientes con los demás, pues reconocemos que es la operación
de la gracia de Dios la principal fuente de cambio en la vida de los demás.
Por ello, siempre podremos animar a los creyentes a fortalecerse en esa
gracia para buscar el crecimiento y cambio necesario.
80

Sin embargo, esto es más fácil decirlo que hacerlo, porque nuestra
Página

naturaleza caída siempre nos jala hacia la autojusticia y caemos en juzgar


prematuramente e injustamente a los hermanos, los comparamos con nuestra
6 LA EVIDENCIA SU ASOMBROSA GRACIA

aparente piedad y los condenamos por su inhabilidad de comportarse a la


altura de nuestra expectativa. Cuando actuamos así, nos olvidamos que ellos
necesitan de la gracia de Dios y nos alejamos de ser medios de gracia para
ayudarlos a crecer y mejorar. La doctrina de la gracia debe ser el
fundamento de nuestra convivencia cristiana y la base para la resolución de
conflictos entre los hermanos de la iglesia. Si Cristo nos ha extendido gracia al
perdonarnos y aceptarnos, nosotros también debemos extender gracia a los
demás.
Por último, tengo la responsabilidad continuamente de recordar a la gente,
desde el púlpito y en la consejería, que ante la presencia del pecado aún
residente en nosotros la gracia de Dios es algo que necesitamos y podemos
buscar a diario. Santiago nos diceque nuestro Dios da “mayor gracia” y que
la da a los humildes (Stg 4:6). Esto me dice que siempre hay más gracia
disponible de parte de Dios para nosotros y que hay un camino claramente
marcado para obtenerla. Cuando la Biblia nos manda que nos
fortalezcamos en la gracia (2Ti 2:1), entiendo que es como buscar el viento a
favor de Dios; es decir, Dios siempre está “soplando” gracia a favor de sus
hijos, pero nosotros necesitamos adoptar una postura de humildad, sumisión y
arrepentimiento a Su voluntad para “posicionarnos” en la dirección correcta
a ese viento como un marinero voltea la dirección de las velas para que
el viento las llene y lo acarree. Cuando camino en soberbia delante de
Dios, no solo resisto Su voluntad, sino que Él me resiste a mí; su viento es
contrario. Pero cuando me vuelvo a Él y a Su voluntad en arrepentimiento
humildad y sumisión, encuentro Su gracia y ayuda. Es entonces cuando mi
vida avanza en victoria en ese proceso continuo de santificación.
Mi deseo es que apliquemos esto que dijo Charles Spurgeon en uno de
sus muchos sermones:

“Cristo no solo suple las necesidades de su gente, sino


que les da abundante y superabundante gozo en los
esplendores de Su gracia”.4

Esa ha sido mi experiencia a lo largo de más de tres décadas desde que fui
rescatado por Su gracia para ser de Cristo. Espero que mi historia y algunas
de las lecciones que Dios ha traído a mi vida puedan servir de aliento a
aquellos que anhelan profundizar en las inescrutables riquezas de Cristo, pues
hemos sido escogidos para ser alabanza de la gloria de Su gracia, que
gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado (Ef 1:6, 3:8).
81
Página
7 MI ENCUENTRO CON LA SOBERANÍA DE DIOS

7 Mi encuentro con la soberanía de Dios


Miguel Nuñez

El 11 de Mayo de 1982 mi esposa y yo partimos de la ciudad de Santo


Domingo, República Dominicana, hacia Englewood, New Jersey, para
comenzar mi especialidad en Medicina Interna. Mi esposa, por otro lado,
estaría terminando su último año de medicina para luego comenzar la
misma especialidad que yo. Los primeros meses fueron de adaptación,
especialmente para mí. Mi esposa en realidad estaba regresando a un
ambiente familiar, ya que nació y creció en Nueva York. Yo había terminado
mis estudios de Medicina en Marzo de 1980 y tenía que permanecer en Santo
Domingo por un año más ya que era un requisito del gobierno para todo
estudiante de Medicina. Conocí a mi esposa como una de mis estudiantes
en la etapa inicial de su formación. Cuatro meses después de completado
el curso, comenzamos a salir (en octubre de 1980) y justo un año después
(en octubre de 1981) nos casamos, para luego emigrar a los Estados Unidos.
Yo salí del país con la idea de convertirme eventualmente en un investigador
y profesor de Medicina, y la verdad no tenía ningún interés en regresar a servir
a la nación que me vio nacer. Yo iba camino a construir mi propio reino.
Los meses iniciales en Norteamérica fueron difíciles; el trabajo era muy
demandante y la adaptación a un nuevo lugar siempre trae incertidumbres y
cierta inestabilidad emocional. En febrero del siguiente año (1983)
decidimos vacacionar en Santo Domingo por un mes. Una noche nos
reunimos a cenar con parte de mi familia. Al terminar la noche, mi hermano—
quien trabajaba como piloto para una compañía privada—se despidió,
diciéndome: “Nos vemos pasado mañana”. Nunca volví a verlo. Al siguiente
día, mi hermano despegó en un vuelo hacia los Estados Unidos y mientras
trataba de encontrar la pista de aterrizaje en medio de una tormenta de nieve,
se estrelló contra la parte superior de una montaña en North Adams,
Massachusetts. La razón de contar esta historia es porque él era el único
miembro de mi familia, de siete hermanos, que conocía al Señor como su
Salvador. El resto de nosotros éramos católicos practicantes, o en mi caso,
católicos culturales.
Crecí en una familia católica, pero con un padre que entendía la salvación
como yo la entiendo hoy, y que sentó en mí los principios de fe antes de morir,
cuando yo aún no había cumplido los doce años. Yo creía en Cristo como
Dios, oraba solo a Cristo varias veces a la semana y trataba de vivir una
82

vida moral. Mi esposa, por otro lado, era casi atea cuando nos conocimos,
y a pesar de que no tengo el completo convencimiento de que yo fuera un
Página

verdadero creyente en ese momento, recuerdo que oraba a Dios para que
7 MI ENCUENTRO CON LA SOBERANÍA DE DIOS

ella llegara a creer.


Después de la muerte de mi hermano, regresamos a Estados Unidos a
continuar nuestros estudios, pero regresé mucho más reflexivo debido a
la pérdida de mi hermano. Decidí iniciar una búsqueda espiritual, leyendo
la Biblia junto con un libro de historia del cristianismo escrito por un profesor
de la universidad de Yale, de nombre Kenneth Latourette. Mi intención era
entender lo que realmente enseñaba la Biblia cómo habían surgido todas
las denominaciones cristianas que conocía hasta ese momento. En ese
proceso, encontré una librería cristiana que me habían recomendado y
comencé a visitarla con frecuencia. Tenía mucha hambre por aprender,
pero no de congregarme. Un día le pregunté al cajero que me atendía en
la librería cuál era su denominación. Su respuesta fue: “somos no-
denominacionales”. No tenía idea de lo que eso significaba, pero pensé
dentro de mí: “esta es la iglesia que necesito porque yo tampoco estoy en
ninguna denominación”. Sin yo saberlo, la soberanía de Dios estaba en
acción porque me llevó a una excelente iglesia con una excelente librería.
Allí comencé a leer y a aprender acerca de las doctrinas básicas de la fe.
Tiempo después nos mudamos y eso hizo que cambiáramos de iglesia. Fue
allí donde escuché por primera vez acerca de las doctrinas de la gracia.
Desafortunadamente, muchos en esta segunda iglesia no conocían estas
doctrinas y el pastor no las predicaba desde el púlpito. En esos momentos
Dios estaba obrando grandemente en mi vida, produciendo un hambre cada
vez mayor por su Palabra. En la medida que profundizaba en el estudio de
la Biblia, comencé a encontrarme de manera recurrente con las doctrinas
de la gracia y la elección soberana de los hijos de Dios desde antes de la
fundación del mundo (Ef 1:1-11); yo no podía asimilar lo que mi mente
comenzaba a escudriñar. Hasta ese momento yo entendía que ciertamente
la gracia de Dios era necesaria para la salvación, pero para mí era obvio
que de una u otra manera el hombre cooperaba para su salvación, y aunque
Dios jugaba el rol más importante, creía que era claro que el hombre
obligatoriamente debía tener una responsabilidad propia en cuanto a su
salvación. Por tanto, en el momento que yo entendí que Dios elige a los suyos
por gracia, de manera soberana, entré en una crisis emocional que me es
difícil explicar. Yo solía detener a mi esposa en los pasillos del hospital en el
que ambos trabajábamos y a veces detenía los ascensores con tal de
platicar un poco más acerca del tema. “Cathy”, le decía, “no puedo creer
lo que estoy encontrando en la Palabra”, citándole algunos de los pasajes,
“no puede ser que el hombre no tenga ninguna participación en el plan de
salvación; de ser así, ¿cuál es el propósito de la predicación?, ¿implica eso
entonces que podemos vivir como queramos?”. Muchas otras preguntas
asaltaban mi mente. Esta lucha interior fue incrementándose hasta que,
83

después de dos semanas de absoluta intranquilidad interior, me dirigí a la


Página

iglesia un domingo, sumamente perturbado, y me acerqué al pastor para


comentarle que necesitaba que almorzara con nosotros ese día debido a
7 MI ENCUENTRO CON LA SOBERANÍA DE DIOS

lo que estaba viviendo. El pastor creyó que se trataba de algún problema


matrimonial serio; nunca hubiese podido imaginar que mi intranquilidad
había sido producida por un encuentro con las doctrinas de la gracia y, en
particular, con la soberanía de Dios en la elección de los pecadores.
Algo ocurrió aquel día en la iglesia mientras escuchaba el mensaje.
No estaba poniendo mucha atención al mensaje ya que se relacionaba en
lo más mínimo con mi lucha interna. Yo escuchaba al predicador hablar, pero
parecía estar sumergido en una conversación con Dios donde cuestionaba
cosas que había encontrado reveladas en la Palabra. Aquella mañana, Dios
parecía “conversar” conmigo, aunque no audiblemente. Era como si
cuestionara cosas no entendidas y, a la vez, yo mismo parecía responderme
mis cuestionamientos. Así llegué a entender que tenía dos caminos: el primero
era negar lo que había encontrado en las últimas dos semanas, siguiendo por
el camino que había trillado anteriormente, y el segundo era humillarme,
admitiendo mi orgullo y reconociendo que solo Dios es Dios y que el Espíritu es
el que me había iluminado. Fue en medio de aquel servicio que me humillé y
pedí perdón a Dios por haber cuestionado Su sabiduría y Su soberanía. Me
sentí como Job, cuestionando lo que no conocía. En ese momento, una paz
sobrenatural inundó todo mi ser, y al salir de la iglesia, saludé al pastor y le dije:
“Ya no tienes que venir a almorzar con nosotros, aunque si quieres aún puedes
hacerlo”. Nuestro pastor, como no sabía nada de lo que estaba sucediendo,
decidió venir a almorzar para descubrir al final que mi problema no era
matrimonial, sino una crisis producida por un entendimiento de la Palabra.
Ese día descubrí que nuestro pastor creía en las mismas doctrinas que me
habían hecho entrar en una verdadera crisis emocional. Al día siguiente
me prestó un libro, acerca de estas doctrinas, que comenzó a ampliar mi
entendimiento. A partir de ese momento comencé a notar que la soberanía
de Dios en la elección está prácticamente en cada libro de la Biblia, aunque
no me había percatado de esta realidad.

Los primeros años


Inicialmente, mi encuentro con la doctrina de la predestinación no se produjo
mediante un entendimiento de la gracia de Dios, sino de la soberanía de Dios.
El libro de A. W. P i nk, La Soberanía de Dios, me sirvió enormemente para
llegar a entender que ciertamente Dios es soberano sobre toda su creación.
La realidad es que yo disfrutaba poder servir a un Dios que controla todo el
universo sin excepción, incluyendo la salvación del hombre. Comencé a ver
a un hombre mucho más pequeño y a un Dios mucho más grande. Comencé
a ver a un Dios que hace todo para su gloria (Is 48:11) y por amor a su nombre
(Is 48:9, Sal 23:3). Por alguna razón un tanto inexplicable, me producía gozo
84

ver a Dios de esa manera. Eventualmente pude ver el otro aspecto: la gracia
de Dios, ya que Dios no solo hace posible mi salvación, sino que es el causante
Página

de mi perseverancia en el camino.
7 MI ENCUENTRO CON LA SOBERANÍA DE DIOS

En esos primeros años, de una manera sobrenatural, me encontré con los


ministerios de R. C. Sproul y John MacArthur, hombres defensores de las
doctrinas de la gracia en especial de la soberanía de Dios sobre toda su
creación. Mientras más leía sobre estas cosas, más disfrutaba seguir
entendiéndolas mejor. Inicialmente, mi esposa no tenía el mismo
entendimiento que Dios me había dado, y por un período de algunos meses,
“chocábamos” de manera recurrente debido a que yo la empujaba para
que creyera algo que aún no había comprendido. Al igual que yo, Cathy
necesitaba tiempo.
Otra característica de esos primeros años fue mi celo en defender las
doctrinas de la gracia. En mi inexperiencia y falta de santificación defendía
Su Palabra, pero de una manera orgullosa e impaciente. La mansedumbre en
estas discusiones no caracterizaban mis argumentos; de alguna manera, yo
veía como inferior a aquellos que no abrazaban estas doctrinas. Tuve
conflictos momentáneos (pero reales) en mi propia iglesia con algunos
miembros y ancianos. No había reflexionado que, de la misma manera que
Dios había sido paciente conmigo, yo debía serlo con los demás. No fue hasta
muchos años después que entendí que la paciencia es un fruto del Espíritu y
que es una característica del amor ya que, como dice 1 Corintios 13:4, el amor
es paciente. Por la gracia de Dios nunca llegué a pensar que rechazar estas
doctrinas imposibilitaban la salvación. Pero si llegué a pensar que aquellas
personas no podían tener la misma espiritualidad que yo poseía.

Las doctrinas de la gracia comenzaron a producir un gozo tan


extraordinario en mi interior, así como un sentido de paz tan aquietante, que
deseaba hablar con todo el mundo acerca de ellas, buscando la menor
oportunidad para enseñarlas, predicarlas o compartirlas de manera informal.
Sin embargo, mi falta de mansedumbre hacia algunos (o muchos) causó que
no quisieran oír lo que seguramente hubiesen escuchado si lo hubiera hecho
con un corazón manso y humilde, como nos enseñó el Señor Jesucristo (Mt
11:29).

Los años posteriores


Con el tiempo, el Señor me fue haciendo crecer en entendimiento y en
carácter; ese entendimiento me llevó a ver no solamente el hecho de que
había sido elegido por gracia (Ef 2:8-9), sino que había llegado a entender
las doctrinas de la gracia hasta donde Su gracia me lo permitía. Desde
hace un tiempo atrás, Dios me ha dado múltiples oportunidades de
enseñar en diferentes iglesias, seminarios y conferencias acerca de estas
doctrinas. Hoy puedo apreciar que hay una diferencia entre la manera como
lo hice en el pasado y como lo hago hoy. Inicialmente, muchas de mis
85

enseñanzas estuvieron basadas en lo que Calvino o Spurgeon habían


Página

enseñado. Hoy entiendo que en parte, la razón por la que citaba a estos
grandes hombres era porque sus nombres prestaban credibilidad a mis
7 MI ENCUENTRO CON LA SOBERANÍA DE DIOS

enseñanzas. Por lo menos así lo entendía. Pero creo que muchas veces existe
también cierto orgullo espiritual al mostrar que conocemos enseñanzas de
grandes hombres del pasado que otros no conocen. Hoy en día prefiero
enseñar creando una pregunta y luego encontrar su respuesta en múltiples
pasajes bíblicos que responden dicha pregunta. De esta forma, yo dejo de
ser el maestro en estos momentos y la Palabra misma de Dios, iluminada
por su Espíritu, asume la responsabilidad de la enseñanza. Eso produce más
aceptación, menos rechazo y menos cuestionamiento.

El impacto de estas doctrinas en mi caminar


Como mencioné anteriormente, mi encuentro con la doctrina de la elección
de Dios ocurrió a través del descubrimiento de la soberanía de Dios. Por tanto,
no quiero dejar pasar por alto cómo esa misma soberanía de Dios ha
afectado mi vida. Con toda certeza, afirmo que ninguna otra doctrina
revelada en la Palabra ha producido en mí mayor paz interior, y de forma
duradera, que el conocer a un Dios que no solo dice ser soberano, sino que
ha demostrado serlo a lo largo de la historia. La paz viene al recordar
continuamente que el mismo Dios que me eligió por Su gracia soberana es el
mismo Dios que no permitirá que nada llegue a mi vida a menos que haya
pasado por Sus manos primero. Ahora, no necesito temer a los desastres
sobrenaturales, a los accidentes, a los imprevistos, a las relaciones humanas,
e incluso no tengo que temer ni siquiera a la muerte, porque su control
soberano se extiende a todo lo largo y ancho de Su universo. Aunque parezca
increíble, fue el entendimiento de la soberanía de Dios en la salvación lo que
me llevó a ver y a entender la soberanía de Dios en la creación. Este
atributo del carácter de Dios no solamente ha producido paz en mi interior,
sino que ha producido gozo y pasión para que otros conozcan lo que Él me
ha ayudado a conocer. Su soberanía me llevó a ver a un Dios más
trascendente, más majestuoso y completamente glorioso. Finalmente, esta
doctrina me ha ayudado enormemente a compartir palabras de
consolación a tantas personas, en momentos difíciles, ayudándoles a
entender que las circunstancias por las cuales están pasando no escapan al
control de un Dios, cuyo amor es infinito y cuya compasión es inagotable.
Pero esto no es todo. Cuando hablamos de doctrinas de la gracia, tenemos
que hablar de la gracia misma de Dios y no solo de Su soberanía en la
elección. La gracia de Dios es una doctrina que ha moldeado mi carácter,
sobre todo en el área del orgullo, al ver con claridad que todo lo que
tenemos, de una u otra manera, ha venido de parte de Dios. Si añadimos la
doctrina de la gracia a la doctrina de la soberanía de Dios, lo que tenemos es
un instrumento altamente poderoso en la vida de los creyentes. Conocer a un
86

Dios completamente en control, cuya gracia no puede ser superada por


ningún pecado que el hombre pueda cometer, es un gran privilegio. Este
Página

conocimiento debería producir cristianos apaciguados en medio de las


7 MI ENCUENTRO CON LA SOBERANÍA DE DIOS

dificultades y agradecidos por el perdón que dicha gracia les otorga. El


apóstol Pablo, al ver cómo Dios no nos negó a Su propio Hijo, pregunta:
“¿Cómo no nos dará también junto con Él todas las cosas?” (Ro 8:32). La
misma doctrina de la gracia nos lleva a confiar en que la salvación que no
ganamos es la misma que no perderemos.
Las doctrinas de la gracia nos llevan a ver un universo y un plan de
redención que tiene a Dios como el centro y, por tanto, nos empujan de
manera natural a hacer todo para Su gloria. De otra manera, toda la
vida es vista a través de un lente antropocéntrico, donde Dios hace las
cosas de manera primaria para la gloria del hombre, y esto provoca que
diluyamos el evangelio drásticamente. Sin ánimos de acusar, me atrevo a
decir que muchas de las distorsiones (sino es que todas) se deben al hecho de
ver a un hombre más grande de lo que realmente es y a un Dios más pequeño
de lo que en realidad no es. Divinizamos al hombre y humanizamos a Dios.
La doctrina de la depravación del hombre—el hecho de que todas las
facultades del hombre están teñidas por el pecado—es una de las enseñanzas
de las doctrinas de la gracia. No hay ningún mérito en nosotros que
merezca la salvación de Dios y ni siquiera Su amor. Eso hace brillar Su
gracia mucho más y hace florecer nuestro agradecimiento. Creo que
muchas veces la ingratitud del creyente se debe precisamente a que no ha
visto cuán destituido estaba de la gloria de Dios (Ro 3:23). Nos creemos
mejores de lo que somos y somos peores de lo que pensamos. La doctrina
de la depravación del hombre nos ayuda a entender ambas cosas.
Una vez hemos entendido que el hombre es incapaz de conocer a Dios en
sus propios términos, las doctrinas de la gracia fluyen con mayor facilidad.
Dios ama al hombre porque Dios es amor, no porque en la humanidad del
hombre exista algo bueno. Como bien decía el apóstol Pablo: “en mi carne
no habita nada bueno” (Ro 7:18). Cuando el hombre se ve por encima de
lo que realmente es, no puede apreciar claramente la gracia de Dios. No
sé si nos hemos percatado de que la transformación del creyente ocurre en
proporción a la claridad con la que percibe a Dios. Un hombre que no se ve
a sí mismo tan corrompido como es no verá a Dios tan santo como
verdaderamente es.

Las doctrinas de la gracia en la práctica ministerial


Ningún líder puede llevar a su congregación más allá del concepto que él
tiene de su Dios. Eso hace que las doctrinas de la gracia sean vitales en el
desarrollo de una congregación. Sin un entendimiento claro de estas
enseñanzas, estaremos predicando con un velo colocado sobre la imagen
87

de Dios y eso hace que nuestra audiencia no perciba a un Dios majestuoso.


Lamentablemente, eso es lo que ocurre con frecuencia en muchos de los
Página

púlpitos. Un Dios pequeño produce una adoración pequeña y, a su vez, una


7 MI ENCUENTRO CON LA SOBERANÍA DE DIOS

adoración pequeña deshonra a nuestro Dios. Eso afecta la vida de la


iglesia tremendamente. Cuando Dios no es presentado como es, la iglesia no
llega a ser lo que debería ser. El carácter de una iglesia está
íntimamente relacionado con su entendimiento del carácter de Dios. Los
primeros que estamos llamados a mostrar ese carácter somos nosotros: los
ancianos y predicadores. Este entendimiento hizo que la primera serie que
predicara al plantar la iglesia en la que ahora sirvo fuera acerca del carácter
de Dios. De una u otra manera, los males de una iglesia tienen relación con
el Dios que ellos conocen. Enfatizo esto porque las doctrinas de la gracia son
enseñanzas bíblicas que se desprenden del carácter de Dios. Es la santidad
absoluta de Dios la que me lleva a ver al hombre en su depravación total. Es
esa condición del hombre la que me ayuda a entender por qué Su elección
es incondicional. Es la omnipotencia de Dios la que me permite considerar el
hecho de que su gracia es igual de omnipotente e irresistible. Es el amor
incondicional de Dios el que me permite comprender la razónpor la que no
podemos perder la salvación.

Ver a Dios de esta manera me lleva a creer en una Biblia inerrante e


infalible. Es debido a esto que los Reformadores hablaban de la
autoridad única de la sola Escritura. La sola Gratia también puede ser
entendida perfectamente a la luz de lo que ya hemos visto. Así mismo, la
salvación es por fe solamente (sola Fide), sin añadir buenas obras, sino solo
la obra perfecta de Cristo (solus Christus).
Son estas las doctrinas que llevaron a los Reformadores (y espero que a
nosotros también) hacia una doxología humilde, al saber que “de Él, por Él y
para Él son todas las cosas. A Él sea la gloria para siempre”, es decir, soli Deo
Gloria.

88
Página
8 MIS CADENAS DESTRUYÓ

8 Mis cadenas destruyó


Félix Cabrera

Crecer en Puerto Rico como “hijo del pastor” trajo grandes retos, pues ir a la
iglesia y participar de la vida cristiana era parte de mi diario vivir. Mi padre
siempre se esforzó en darnos un testimonio de lo que significa ser un hijo de
Dios, y su integridad y su amor por Dios eran muy evidentes. A pesar de su
cargada agenda, ya que no solamente era pastor de una iglesia, sino también
director de un centro de rehabilitación para varones con problemas de
adicción a drogas y alcoholismo, siempre se esmeró por dedicarnos tiempo
y por tener largas charlas en las noches sobre la Palabra y sobre cómo el
evangelio había transformado su vida. Yo siempre participaba en la vida de
la iglesia y en los ministerios que mi padre dirigía. Eso me llevó a creer que
realmente era cristiano. Estudié en un colegio cristiano desde pre-escolar
hasta graduarme de secundaria. Recuerdo haber elevado “la oración del
pecador” cuando era muy pequeño —y quizá por el ambiente sano en el que
había crecido—pensé que esa oración me había salvado.
Fue solamente al llegar a los 13 años de edad que entendí que mi salvación
no estaba garantizada por el simple hecho de ser hijo de pastor, o por ir a la
iglesia, o por haber memorizado varios versículos y por haber escuchado
cientos de sermones. En aquel momento pensé que yo era el que estaba
tomando una decisión por Cristo, pues en un llamado que hizo un predicador
en nuestra iglesia pasé al frente y repetí otra oración.
Como todo hijo de pastor, tuve altas y bajas. La verdad, no me gustaba ser
el hijo del pastor, aunque respetaba y admiraba la obra de mi padre,
específicamente su trabajo relacionado con aquellos que estaban sumergidos
en drogas, alcohol y con aquellos que ya habían perdido toda esperanza.
Me impresionaba ver cómo Dios transformaba a estas personas, y ver que
mi padre era instrumento en ese proceso me hacía sentir orgulloso. No
obstante, mi posición como hijo de pastor me llevaba a preguntarme si Dios
quería que yo hiciera el mismo trabajo que mi padre, sobre todo porque
recibía mucha presión de la gente a mi alrededor. Era una pregunta que
siempre estaba en mi mente pero que constantemente silenciaba.
Mis padres nunca me segregaron del mundo. Desde temprana edad me
dieron la oportunidad de desenvolverme con niños no cristianos. Me
inscribieron en una academia de baloncesto y, a los pocos meses, logré
ingresar a la selección representativa de la academia para competir en
otras ciudades de la isla. Mi interacción con mis compañeros incrédulos,
89

que no tenían la misma estructura familiar ni las mismas ventajas que yo, me
Página

hizo entender lo bendecido que yo era y me enseñó a tener compasión por los
demás. Algo comenzaba a encenderse en mi corazón.
8 MIS CADENAS DESTRUYÓ

Mis padres, mis maestros y mis dirigentes decían que yo era un líder nato.
Así que, aunque no tenía mucho talento, siempre terminaba como el líder
o capitán de los equipos. Por espacio de quizá 6 años, mi vida giró alrededor
de la escuela y del baloncesto. Por la gracia de Dios, el colegio donde
estudiaba nos concedió una beca deportiva a mi hermano y a mí, lo que fue
un gran alivio para mis padres. En ese entonces, aunque iba a la iglesia los
domingos, mi mente y mi corazón estaban en una cosa: jugar baloncesto.
Quería jugar en el Baloncesto Superior Nacional de Puerto Rico y obtener una
beca deportiva para estudiar en la universidad. En 1996 estuve muy cerca de
adquirirla. Sin embargo, una lesión cambió el rumbo de mis sueños (al menos
así pensaba en ese entonces). Justo antes de comenzar la universidad, me
lastimé el tendón del muslo derecho jugando en un torneo previo. Fue ahí
cuando se esfumaron mis sueños. Unos meses después intenté regresar, pero
no era lo mismo. Fue difícil adaptarme al equipo de la universidad, así que
poco a poco mi pasión por jugar se esfumó (aunque no mi pasión por el juego).
Fue un momento difícil y crucial en mi vida. Tenía mucho coraje,
frustración y confusión. Ingresé a la universidad a estudiar Ingeniería, pero al
entrar me di cuenta que no me gustaba, así que contemplé la idea de
abandonar mis estudios. El problema era mayor de lo que yo creía. Yo
pensaba que el problema eran mis estudios o mi carrera en el baloncesto,
pero en algún lugar de mi subconsciente yo sabía que tenía un problema
aún mayor.
Fueron meses difíciles. Sin embargo, en febrero de 1997, conocí a Denisse
(quien hoy es mi esposa). Era una joven consagrada y que amaba a Dios.
Cuando establecimos nuestra relación de noviazgo, obligatoriamente tenía
que ir a todos los servicios de la iglesia con tal de ver a Denisse.
Al mismo tiempo, en ese verano de 1997 acepté trabajar en el centro
de rehabilitación con mi padre; yo pensaba que era un trabajo de unos
cuantos meses, pero permanecí allí por doce años (¡!). Fue en este lapso que
mis dones de administración se perfeccionaron y, a la vez, mi amor por ayudar
a los jóvenes comenzó a florecer.
Esta nueva experiencia, junto con mi nueva relación con Denisse, hizo que
mi vida girara drásticamente en cuanto a mi compromiso con la iglesia local.
Recuerdo que, a los 18 años, estaba sentado en mi carro en el
estacionamiento de una iglesia, esperando a que Denisse saliera del servicio.
Ese día no tenía el humor de estar sentado en la banca de una iglesia, así
que le dije que la iría a ver esa noche pero que me quedaría en el carro
esperándola hasta que terminara el servicio. Era una estrategia muy buena,
pero Dios no pensaba así. Llegué temprano y me estacioné muy cerca de la
puerta principal (tanto así que podía escuchar los cantos). Después, el
pastor predicó sobre Lucas 15:11-32. Yo ya había escuchado la parábola del
90

hijo pródigo muchas veces, pero sin sentido para mí. Sin embargo, ese día,
Página

escuchar esta parábola produjo en mí algo que nunca había experimentado:


8 MIS CADENAS DESTRUYÓ

tristeza, dolor, ansiedad. El pastor seguía leyendo versículo a versículo


aquella parábola, y entre más leía, más me identificaba con el hijo pródigo. El
impacto fue tal que me bajé del carro, entré a la iglesia y me senté en la
última banca sin que Denisse se diera cuenta. Cuando el mensaje terminó, corrí
al altar, me arrodillé en una esquina y comencé a llorar. No estoy seguro si
alguien estaba ahí. Todavía hoy no recuerdo si el pastor hizo un llamado al
altar o no. Solo recuerdo que estaba en aquel altar llorando y convencido
de que, al igual que ese hijo, yo me había ido de la casa de mi Padre en
rebeldía.
¿Qué pasó después? No me convertí en pastor ni en evangelista. Seguí
mi vida normal y comencé a trabajar como asistente del director de algunos
equipos de baloncesto; luego dirigí equipos donde jugaba mi hermano, y un
día recibí una oferta de trabajo de la universidad local para reclutar jugadores
de baloncesto. Me dijeron: “Si nos ayudas y aceptas la posición, te
devolveremos tu beca deportiva”. La acepté y me convertí en el buscador
de talentos para la universidad. Unos meses más adelante, me convertí en el
gerente de categorías menores de uno de los equipos de mayor tradición en
Puerto Rico, y al año fui ascendido a gerente de operaciones del equipo
profesional. A los 21 años de edad me convertí en el gerente de operaciones
más joven de un equipo de baloncesto profesional en Puerto Rico.
Otra vez, el baloncesto comenzó a tomar el centro de mi vida y regresé a la
rutina de ir a la iglesia solo los domingos. En el 2001, en medio de una vida
exitosa en el baloncesto, Denisse y yo nos casamos. Unos meses después me
nombraron el gerente general de las selecciones de baloncesto de Puerto Rico
(Sub 19 y Sub 21).
El éxito estaba tocando a las puertas: una buena esposa, un gran trabajo.
¡Estaba haciendo lo que yo quería! Continué así hasta el verano del 2005. Mi
plan era que nos mudáramos a Dallas, Texas; allí había una posibilidad de
alcanzar mi sueño de trabajar en la NBA… pero Dios tenía otro sueño.
Un jueves del mes de junio del 2005 mi padre me invitó a almorzar y me habló
de la gran necesidad que tenía nuestra iglesia de un líder de jóvenes. Apenas
comenzaba a generar ideas sobre quién sería ideal para ese trabajo, cuando
mi padre me sorprendió diciendo: “He orado y creo que tú eres la persona
indicada. He visto tu pasión por los jóvenes y cómo trabajas con ellos y
cómo les aconsejas y les compartes el evangelio. Creo que eres la persona
indicada”.
Eso sí que no lo veía venir. No estaba en mis planes a corto, ni largo plazo.
La idea de servir a Dios me agradaba, pero no me veía como pastor de
jóvenes. Esa misma semana estaba planeando un viaje a Argentina para
participar en el Mundial de Baloncesto, así que mi mente estaba en otro lado.
91

Sin embargo, tiempo después hablé con mi esposa, oramos, consulté a


Página

algunos hombres de Dios que tenía a mi alrededor y luego de varias semanas


8 MIS CADENAS DESTRUYÓ

acepté el llamado. Convencido de que Dios me estaba llamando al


ministerio de tiempo completo, renuncié a mi trabajo dentro del baloncesto
y me fui a preparar para el ministerio. Ingresé al Seminario, comencé a servir
en mi iglesia local y a trabajar con los jóvenes. Poco a poco me fui
desarrollando en el ministerio. Serví como pastor de jóvenes hasta el 2009.
El año 2009 fue un año muy difícil para mí, para mi familia y para mi ministerio.
Fue a través de esta amarga experiencia que Dios trabajó en mi matrimonio,
pero sobre todo en mi teología. En el verano de 2010 nos mudamos a
Oklahoma City entendiendo que había una oportunidad de participar en un
ministerio para alcanzar a los hispanos. Mi hermano vivía en Oklahoma City
desde el 2002 y me había comentado de la gran necesidad que había para
servir a la comunidad. Durante este tiempo, Dios fue despertando un hambre
por Su Palabra. Comencé a estudiarla y, junto con mi hermano, comenzamos
a leer libros de teología de hombres como Tim Keller, John Piper, R. C Sproul,
entre otros. En ese tiempo, y a través de estos ministerios, conocimos las
“Doctrinas de la Gracia” y esto hizo que nos diera todavía más hambre por
seguir aprendiendo. Comenzamos a leer a los puritanos, a Calvino, Agustín, etc.
Fue un tiempo hermoso. Era casi como un renacer. Finalmente comenzaron a
adquirir sentido algunas partes de la Escritura que anteriormente no
entendíamos. A veces nos daban altas horas de la noche discutiendo pasajes,
y eso hizo que mi hermano y yo fuéramos fortalecidos en la sana doctrina.
Esta nueva escuela teológica era completamente opuesta a lo que
aprendí cuando entré al Seminario en Puerto Rico en el 2005. Aunque en
el Seminario leí muchos libros, me inclinaba siempre a lo que estaba de moda,
como Una Iglesia con Propósito de Rick Warren o Leadership Summit de Bill
Hybels. Eso era de lo que se hablaba en los pasillos, así que adquirí sus libros,
los leí, y creo que debido a mi formación secular en administración, este
pragmatismo en la iglesia tenía mucho sentido para mí. Recuerdo haber puesto
esos “modelos de iglesia” en mi propia congregación y, luego de un tiempo,
me di cuenta que, más que una iglesia, estábamos liderando una empresa.
Veía mi rol como gerente, no como pastor.
A nadie le interesan las estructuras de un edificio hasta que sucede un
terremoto. De igual forma, estos modelos empresariales parecían funcionar
bien hasta que llegó la crisis del 2009. Fue hasta entonces que me di cuenta
de que el evangelio no era expuesto claramente en aquellos libros, y que
el mensaje principal se centraba en el hombre, lo que el hombre podía
obtener de Dios en vez de lo glorioso y maravilloso que es Dios.
Sin embargo, Dios en Su providencia y misericordia, en medio del desierto
espiritual en el que me encontraba, me dio la oportunidad de escuchar a
Tim Keller, así que comencé a buscar en el internet sobre su ministerio y compré
varios de sus libros. En el Seminario me asignaron un libro de consejería de
92

John MacArthur, y ya lo demás es historia. Comencé a escuchar a John


Página

Piper, R. C. Sproul, Mark Dever, así como sus referencias sobre Agustín, Martín
8 MIS CADENAS DESTRUYÓ

Lutero, Juan Calvino y los puritanos. Estos hombre crearon en mí un hambre


que jamás había experimentado. Mi corazón estaba de fiesta, aunque, como
casi todos los que descubren las doctrinas de la gracia, también pasé por
periodos de coraje y frustración por lo que no había descubierto antes y por lo
que pude haber evitado. También pasé por tiempos de arrogancia, ya que
pensaba que ahora lo sabía todo y que mi trabajo era decirle a todos lo
que equivocados que estaban. Doy gracias a Dios por ministerios como los
de Ligonier, Gracia a Vosotros, Deseando a Dios, 9 Marks y por todos los
hombres de Dios que me ayudaron a entender que las doctrinas de la gracia
las había recibido por gracia.
Conocer las doctrinas de la gracia me afectó de adentro hacia afuera.
Comprender lo que el apóstol Pablo enseña en Romanos 3:23-25, Romanos
6:23, Efesios 1:5, Efesio 2:5-9 fue maravilloso. ¡1 Juan 4:10 tuvo sentido para mí!
Entender que yo no decidí ni escogí nada, sino que fue Dios quien me
predestinó, me eligió y me salvó “por el puro afecto de Su voluntad” (Ef 1:5)
realmente cambió mi vida. El ver que Jesucristo recibió la ira de Dios que yo
debí haber recibido me abrió los ojos y me hizo dar gracias a Dios por haber
destruido mis cadenas.

Fue a través de la Palabra de Dios que aprendí quién era Él y que conocí
mi pecado con mayor profundidad. Servir a Dios dejó de ser lo que yo podía
hacer por Dios y se convirtió en un agradecimiento por lo que Él había hecho
por mí sin yo merecerlo. Mi matrimonio se fortaleció como nunca antes ya que
comencé a compartir con mi esposa lo que estaba aprendiendo, y juntos
comenzamos a adentrarnos en la Palabra. Fue un periodo de restauración.
Comenzamos a estructurar los devocionales con nuestras hijas con un enfoque
más Cristocéntrico. Ya no eran historias bíblicas que no se conectaban la una
con la otra, sino que ahora les enseñábamos a Jesús como la figura principal
de toda la Biblia. Había muchas cosas que tenía que destruir antes de empezar
a construir. Parafraseando a Charles Spurgeon, Dios me destruyó en pedazos
antes de poder usarme para lo que quería hacer conmigo.
En el 2011, un año después de vivir en Oklahoma City y de conocer
la gran necesidad que tenía la comunidad hispana en el área, la
Convención Bautista General de Oklahoma (BGCO) y la Iglesia Bautista de
Quail Springs me invitaron a dirigir u ministerio para alcanzar a los hispanos en
la zona norte de la ciudad. En noviembre del 2011 ese grupo se constituyó
formalmente como el Ministerio Hispano de Quail Springs, y en agosto del
2014 los miembros de esta iglesia votaron unánimemente para constituirnos en
una iglesia autónoma bajo la Convención Bautista del Sur.
Según las estadísticas más recientes, en Estados Unidos hay cerca de 54
millones de hispanos, es decir, uno de cada seis individuos en esta nación
es de origen hispano. Entre el año 2000 y el 2010 los hispanos crecieron un
93

56%. En Oklahoma el 9% de la población general es de origen hispano, siendo


Página

el grupo minoritario con mayor crecimiento.


8 MIS CADENAS DESTRUYÓ

En el norte de Oklahoma City, donde nuestra iglesia está ubicada, la


población hispana es aún mayor, con casi el 20%. Ante esta realidad, Dios
colocó en nuestro corazón el deseo de alcanzar a nuestros hermanos con
una iglesia centrada en el evangelio. Nuestro objetivo era levantar una
iglesia que pudiera servir de modelo, y que pudiera reproducirse en otras
ciudades y países. Nuestra misión era sencilla: obedecer el gran
mandamiento, cumpliendo la gran comisión con gran compasión, pero, sobre
todo, con la ayuda del Espíritu Santo.
Nuestro deseo también era plantar iglesias misionales lideradas por un
grupo de pastores que oraran, pensaran, planificaran y actuaran
estratégicamente con la guía del Espíritu Santo y la sabiduría de la Palabra de
Dios; enfocados en ayudar, sanar, equipar y capacitar a otros para avanzar
el Reino de Dios y transformar a la comunidad de Oklahoma, Norteamérica,
y al mundo entero por medio del evangelio de Jesucristo. A esta visión la
llamamos RED 1:8.

¿Qué es la RED 1:8?


La RED 1:8 es un ministerio de la Iglesia Bautista Central que trabaja en la
plantació de iglesias multiétnicas y multilingües. El nombre RED 1:8 nació de
nuestra convicción y nuestro compromiso de obedecer la instrucción de
nuestro Señor Jesucristo en Hechos 1:8: “Y serán Mis testigos en Jerusalén,
en toda Judea y Samaria, y hasta lo confines de la tierra”.
Nosotros estamos convencidos de que nuestra responsabilidad es
compartir las Buenas Nuevas en nuestra comunidad, nuestra ciudad,
nuestro Estado y en todo Norteamérica. Se pudiera decir que nuestro enfoque
es “glocal”. En nuestra iglesia creemos que Dios nos ha dotado y bendecido
con talentos, capacidades, oportunidades y recursos para bendecir a los
demás, con el fin de que Jesús sea conocido hasta los confines de la Tierra.
La forma bíblica y más efectiva para el evangelismo es la plantación de
nuevas iglesias. Hay muchas estrategias de evangelismo en el mundo, pero la
estrategia bíblica —la que usaron los apóstoles en obediencia a la Gran
Comisión—es la plantación de iglesias. Cuando ellos iban por los pueblos, no
realizaban cruzadas evangelísticas o campamentos cristianos, o fundaban
orfanatos u hospitales. Ellos dirigían a las personas a Cristo y comenzaban
iglesias. Estamos convencidos de que debemos hacer lo mismo.
Nuestra estrategia es ser misionales e intencionales en
nuestras acciones. En la RED 1:8 sabemos que Dios quiere
transformar al mundo por medio de Jesucristo. Su misión es
crear una comunidad global que provea justicia, paz y
amor. Cada miembro de nuestra iglesia ha comprendido
94

que estamos enfocados en participar de Su misión y en ser


Página

una continuación de la presencia de Cristo en el mundo.


8 MIS CADENAS DESTRUYÓ

Nuestra estrategia es descubrir y reclutar líderes y


plantadores de iglesias que se unan a nuestros esfuerzos,
para que luego vayan y compartan el evangelio a estos
lugares.
En nuestro programa de residencia identificamos, entrenamos y equipamos
a los futuros plantadores de iglesias con formación teológica, ministerial y
administrativa. También les ofrecemos la oportunidad de participar en las
actividades del día a día de la iglesia con el fin de desarrollar su liderazgo
para cuando llegue el día de plantar una iglesia. En esta etapa proveemos
entrenamiento de hasta doce meses, bajo la dirección de un
discipulador/entrenador, que ayuda a desarrollar la comprensión y aplicación
del evangelio, así como la misión y el ministerio en el contexto de la nueva
iglesia.

El Reto
La iglesia hispana en Estados Unidos, en términos generales, es una iglesia
donde predomina el evangelio de la prosperidad y donde escasea la sana
doctrina. Quizás el mayor agravante que tenemos es la falta de preparación
teológica y de recursos de sana doctrina en español para aquellos que aspiran
a comenzar nuevas obras. Aunque es una realidad latente, puedo decir que,
hoy en día, en algunos seminarios y ministerios existe una conciencia mayor
hacia el trabajo conjunto para proveer y equipar a quienes tienen el llamado
a iniciar obras en el campo hispano, brindándoles todo lo necesario para
poder proclamar el evangelio. Uno de nuestros principales objetivos es
proveer el mejor entrenamiento posible, y gracias a nuestra alianza con
Southeastern Baptist Theological Seminary (SEBTS), los plantadores aprobados
por nuestra RED tienen l oportunidad de prepararse teológicamente,
obteniendo una Certificación o Maestría en Plantación de Iglesias.
Por último, pero no menos importante, un problema que enfrentan las
iglesias hispanas en Estados Unidos es el problema demográfico. Actualmente,
el 65% de los hispanos en Estados Unidos son nacidos en suelo americano, es
decir, son la segunda generación de inmigrantes. Esta generación habla inglés
más que español, y aunque siguen comiendo platillos hispanos, la realidad es
que están más asimilados a la cultura americana. Lastimosamente, la iglesia
hispana no alcanza a esta generación porque no dominan el español, y
debido a que tampoco parecen anglosajones, la iglesia americana hace
pocos esfuerzos en alcanzarlos.
Es debido a esta realidad que, si queremos hablar del futuro de la iglesia
hispana en Norteamérica, entonces debemos tener en mente una iglesia
multicultural, donde se hable español, inglés y hasta más idiomas, con el fin de
95

alcanzar a aquellos de segunda generación que han sido descuidados. No


estoy diciendo que no debemos abrir iglesias hispanas en español.
Página

Definitivamente seguirán llegando más hispanos a Norteamérica. El punto es


8 MIS CADENAS DESTRUYÓ

que si las estadísticas siguen el mismo curso, por cada tres hispanos que hablen
español nacerán seis hispanos que hablen inglés y que necesitarán que se les
proclame el evangelio en su idioma.
Es un gran reto, pero mi oración es que el mismo Dios que rompió mis
cadenas también lo haga con aquellos que aún siguen aprisionados en una
vida inundada por la mentira del “sueño americano”, creyendo que nuestra
mejor vida es aquí y ahora. Que Dios levante jóvenes pastores, misioneros y
eruditos que estén dispuestos a preparar a la iglesia hispana para la llegada
de Cristo, “habiéndola purificado […] por la palabra” (Ef 5:26).

96
Página
9 DE LA POLÍTICA A LA FE

9 De la política a la fe
Edgar Aponte

Aún recuerdo cuando corría por las arenas de las playas de Nagua, junto a
mi hermano menor y otros amigos, jugando béisbol o a las carreras. En
ocasiones me detenía a mirar el sorprendente e inmenso Océano Atlántico
que baña la costa norte de la República Dominicana. Me maravillaba
escuchar el sonido de sus olas y ver la belleza de los azules reflejados en sus
aguas. En días de muchos vientos, me llenaba de temor al ver sus fuertes
corrientes y el cambio en la fuerza de sus olas. Me preguntaba también
sobre la profundidad de sus aguas y los diferentes tipos de peces que debían
habitar allí.
Tristemente, nunca me detenía a pensar sobre el Dios que creó ese gran
océano y las especies marinas que le habitaban. No entendía o veía cómo esa
hermosa creación declaraba la gloria del Dios majestuoso y sabio (Sal 19:1).
Me maravillaba en la creación y no en el creador. Decía creer en Dios, pero
esa profesión era vaga y sin ningún impacto en mi vida.
Nací y crecí en un contexto no cristiano, pero donde todo el mundo se hacía
llamar cristiano. Ese era mi caso. Profesaba creer en un Dios que no
conocía. Crec gozándome en el pecado en que había nacido. Vivía una vida
de espaldas a Dios y de frente al pecado. Mi vida consistía en satisfacer mis
ambiciones y sueños. Era acerca de mí y el éxito que pudiese lograr en este
mundo. Para los estándares de este mundo yo era una persona decente y
buena, pero la realidad era muy diferente: me satisfacía en los pecados de
mi naturaleza pecadora, lo mismo que Pablo le dijo a los gálatas que no
hicieran (Gá 5:16). Estaba ciego, y no temía a Dios. Era un esclavo de este
mundo caído.
En enero de 2005, por razones de trabajo, me mudé a la ciudad Washington,
capital de los Estados Unidos de América. Viviendo allí, una amiga me
recomendó que leyera una biografía sobre José, el hijo de Jacob. Como
persona muy involucrada en asuntos políticos siempre trataba de leer
biografías, por lo que con gusto—y un tanto curioso— decidí leer el libro. Aún
siendo no creyente, la historia de la vida de José cautivó mi mente. En ese
momento pensé: “¡No sabía que la Biblia contenía historias como esas Debería
leer la Biblia y quizás encuentre más historias como esta”. Motivado por eso
empecé a leer la Biblia.
Después de pasar semanas leyendo la Biblia—el Antiguo Testamento por la
97

mañana y el Nuevo Testamento por la noche—sentí el peso de esas palabras


sobre mi mente y mi corazón. Eso inició un proceso de conversaciones
Página

donde estuve expuesto a la predicación de varios maestros, incluyendo


9 DE LA POLÍTICA A LA FE

Charles Stanley y John MacArthur. Fu entonces cuando Dios me dio


convicción de pecado, me arrepentí de mis pecados y puse mi fe en
Jesucristo como Señor y Salvador. Había nacido de nuevo, era un bebé en la
fe. A partir de ese momento, empecé a congregarme en una iglesia en Virginia,
que es parte de la Convención Bautista del Sur. Recuerdo con mucho agrado
y gratitud el amor que recibí en esa congregación.
A finales del año 2007 regresé a Santo Domingo, República Dominicana, y
recuerdo que el mismo día que llegué conocí a quien hoy es mi suegro, don
Edgard Paniagua. En una de nuestras conversaciones, él me preguntó: “¿Has
leído a Francis Schaeffer?” Yo nunca había escuchado el nombre, por lo que
él me regaló un libro del Dr. Schaeffer. El primer libro que leí de Schaeffer fue
Huyendo de la Razón, donde el autor ofrece un análisis interesante del
pensamiento moderno y cómo este ha sido moldeado por diversas
corrientes filosóficas en los últimos siglos. Otro libro importante de Schaeffer que
influyó mi cosmovisión fue Muerte en la Ciudad, donde él presenta una crítica
de la sociedad moderna y la compara con el contexto en que ministró el
profeta Jeremías. Schaeffer fue uno de los primeros autores en declarar que
para ser cristiano no se necesita dejar el cerebro a un lado; más bien el
cristianismo bíblico nos llama a un uso correcto y responsable del intelecto
humano.
A través de Schaeffer, conocí los escritos del teólogo y ex-primer ministro
holandés Abraham Kuyper. Recuerdo cuando leía la conferencia dictada por
Kuyper en 1898 en la Universidad de Princeton. Sentía que Kuyper me explicaba
la religiosidad que veía a mi alrededor y por qué yo mismo crecí llamándome
cristiano cuando no lo era. Kuyper decía:

Los hombres son religiosos para conjurar a los espíritus que


se mueven detrás del velo de la naturaleza, para liberarse
de la vara opresiva del cosmos. No importa si el sacerdote
Lama encierra los espíritus malos en sus jarras, si se
invoca a los dioses de la naturaleza del Oriente para
pedir protección contra las fuerzas de la naturaleza, si los
dioses más exaltados de Grecia son adorados en su
supremacía sobre la naturaleza, o si, finalmente, una
filosofía idealista presenta al espíritu del hombre mismo
como el objeto de la adoración. En todas estas formas
diferentes existe y permanece una religión cultivada para
el beneficio del hombre para su seguridad, su libertad, su
exaltación y, en parte, también para su triunfo sobre la
1
muerte.
98

Más adelante añadía que, al final, esta religión es abandonada, las


Página

personas más educadas se mofan de ella, y decía: “este es el fin lamentable


9 DE LA POLÍTICA A LA FE

de la religión egoísta del hombre—se hace superflua y desaparece tan pronto


como los intereses egoístas son satisfechos”. Pero esa religiosidad del
hombre, en un sentido, es dada por Dios, explicaba Kuyper. El ser humano,
creado a la imagen y semejanza de Dios para tener comunión con Él, recibe
de su Creador un sentido de la divinidad. El ser humano, en el fondo de su
corazón, aunque lo rechace y se rebele, sabe que fue creado para gozarse en
algo que el mundo en el que vive no le puede dar. Es como si Dios tocara las
cuerdas del arpa de su alma. Kuyper explicaba:
Un sonido de necesidad interrumpe la armonía pura de esta melodía divina,
pero solamente en consecuencia del pecado. En su forma original, en su
condición natural, la religión es exclusivamente un sentimiento de admiración
y adoración que eleva y une. No un sentimiento de dependencia que agrava
y deprime. Como el himno de los Serafines alrededor del trono es un grito
continuo: “¡Santo, Santo, Santo!”, así también la religión del hombre en esta
tierra debería consistir en un solo eco de la gloria de Dios, quien es nuestro
Creador e Inspirador. El punto de partida de cada motivo en la religión
[verdadera] es Dios y no el hombre. El hombre es el instrumento y el medio,
solo Dios es el fin, el punto de partida y el destino, la fuente de la cual fluyen
2
las aguas y, al mismo tiempo, el océano al cual finalmente regresan.
Y ese concepto del cristianismo, o la religión verdadera como diría Kuyper,
no es un aspecto aislado de nuestras vidas que reservamos para los
domingos en la mañana.
¡No! Nosotros fuimos creados para glorificar a Dios y gozarnos en Él, y eso debe
permear cada fibra de nuestro ser. Para la fe reformada, explicaba Kuyper, Dios
está presente en el todo de la vida, con la influencia de Su majestuosidad y
poder omnipresente, y no se puede imaginar ninguna esfera de la vida
humana donde el cristianismo no demande que Dios sea alabado, que las
ordenanzas de Dios sean observadas, y que toda actividad humana sea
3
penetrada por una ferviente e incesante oración.

Las enseñanzas tanto de Schaeffer como de Kuyper estaban fundamentadas


en las enseñanzas de las doctrinas de la gracia. En ese momento yo estaba
siendo expuesto a la fe reformada sin saber qué eran las doctrinas de la gracia.
Todo adquiría sentido. Era como un engranaje perfecto. Yo no tenía categorías
sistemáticas en mi mente sobre doctrinas cristianas. Había escuchado del
calvinismo y del arminianismo, pero en realidad no sabía lo que eran. Muchas
de las versiones que había escuchado eran precarias y muchas veces
incorrectas. Eran como etiquetas que las personas usaban para referirse a
corrientes de pensamiento que en su gran mayoría no habían estudiado.
Dos fuentes me ayudaron bastante en cuanto a la organización sistemática
99

del pensamiento: La Confesión de Fe de Londres de 1689 y el libro de J. I.


Packer titulad El Conocimiento del Dios Santo. La Confesión de Fe de Londres
Página

no es un documento perfecto, pero es un buen resumen de lo que la Biblia


9 DE LA POLÍTICA A LA FE

enseña en muchos puntos. Como decía Charles Spurgeon: “No se emite como
una regla autoritaria o código de la fe, por lo cual usted puede estar
encadenado, sino como un medio de edificación en justicia. Es una excelente
(aunque no inspirada) expresión de las enseñanzas de las Sagradas
Escrituras”. Es una confesión de Fe que defiende la verdad fundamental de
que la salvación es solo a través de Cristo y solo por fe en Él. Packer, por su
lado, no solo me ayudó a organizar con más claridad lo que leía en la
Biblia, sino que también me enseñó que lo que creía era parte de una
larga tradición de hombres y mujeres que habían abrazado lo que la Biblia
enseña sobre Dios y el mundo.
Pero más importante, el libro de Packer, en un estilo donde la erudición y la
piedad son uno, me ayudó a ver la majestuosidad del Dios trino y verdadero
que se ha revelado en la Biblia. En ese momento me pude dar cuenta cómo la
cultura en la cual vivía había oscurecido mi visión de Dios. Mi problema era—
como le recriminó Lutero a Erasmo— que mis pensamientos sobre Dios eran muy
4
humanos. Ese es un problema que todavía muchos tienen. Nuestros
pensamientos sobre Dios no son lo suficientemente grandes. Fallamos en
reconocer su poder y sabiduría eterna. Fallamos en ver, como lo vieron el
profeta Isaías (Is 6) y el apóstol Juan (Ap 1:17), que Dios no tiene
comparación con nada o que no hay categoría humana con la cual
analizarlo. Y como nosotros somos débiles y finitos, dejamos que nuestras
limitaciones se interpongan en nuestra imaginación y contemplación de Él. No
dejamos que la revelación de Dios, dada en la Biblia, inunde nuestra mente
y nuestro corazón. Por tal razón, pensamos en Dios influenciados por lo que
vemos de nosotros mismos.
El pastor del siglo XVIII, Jonathan Edwards, considerado el mayor intelectual
nacido en Norte América, en uno de sus sermones resumió de esta forma lo
que la Biblia enseña sobre Jesucristo, el eterno Hijo de Dios:
Cristo, siendo Dios, es infinitamente grande y alto, está por
encima de todo. Él es más alto que los reyes de la tierra;
porque Él es el Rey de reyes y Señor de señores. Él es más
alto que los cielos, y más alto que los más altos ángeles
del cielo. Tan grande es Él que todos los hombres, todos
los reyes y todos los príncipes son como gusanos del polvo
delante de Él; todas las naciones le son como una gota en
cuchara y como el ligero polvo en la balanza; sí, y los
propios ángeles son como nada delante de Él. Él es
tan alto que está infinitamente por encima de cualquier
necesidad de nosotros, tan por encima de nuestro
alcance que no podemos ser de beneficio para Él y tan
100

por encima de nuestras concepciones que no podemos


comprenderlo. En Proverbios 30:4 leemos: “¿Quién subió
Página

al cielo y descendió?
9 DE LA POLÍTICA A LA FE

¿Quién encerró los vientos en sus puños? ¿Quién ató las aguas en un paño?
¿Quién afirmó todos los términos de la tierra? ¿Cuál es Su nombre y el nombre
de Su hijo, si sabes?”. Nuestros entendimientos, por más que lo extendamos, no
pueden llegar a la altura de Su gloria divina. En Job 11: 8 leemos: “[Él] es más
alto que los cielos; ¿qué harás?”. Cristo es el creador y gran creador de los
cielos y la tierra. Él es soberano Señor de todo. Él gobierna sobre todo el
universo y hace lo que le plazca. Su conocimiento es sin límite. Su sabiduría
es perfecta y nadie lo puede eludir. Su poder es infinito y nadie le puede
resistir. Sus riquezas son inmensas e inagotables. Su majestad es infinitamente
5
hermosa.
A través de escritos como este, iba conociendo mejor las doctrinas de la
gracia y me iba aferrando más al Dios soberano que me había llamado de
muerte a vida en Cristo Jesús. Estas ideas bíblicas estaban revolucionando mi
mente y mi forma de pensar no solo enfatizando la soberanía de Dios en mi
salvación, sino también Su perfecta soberanía sobre todo aspecto de la vida.
Entender el soberano poder de Dios me iba enseñando lo agradecido que
debía estar. Cuando luchaba con mi orgullo, el cual es un pecado aún
presente, recordaba su dulce gracia salvadora. Aún en este momento de
madurez y de crecimiento, me sobrecoge pensar que el Creador del universo
se dio a Sí mismo por un vil pecador como yo.
Como muchos cristianos, cuando llegué a Cristo, por un momento pensé que
todo lo había hecho yo mismo, y aunque buscaba al Señor sinceramente, no
tenía idea de que el Señor me estaba buscando. No creo que el joven
converso, al principio, está consciente de esto. Puedo recordar el día y la
hora cuando recibí por primera vez esas verdades [de la doctrina de la
elección] en mi propia alma. Como decía Juan Bunyan, esas verdades
ardían en mi corazón como con un hierro caliente. Y puedo recordar cómo
sentí que había crecido súbitamente de un bebé en un hombre—que había
avanzado en el conocimiento de las Escrituras por haber encontrado, una vez
por todas, la clave de la verdad de Dios. Me identifico mucho con este relato
de Spurgeon al recordar su pasado:
Una noche, cuando estaba sentado en la casa de Dios, no estaba tan
concentrado en el sermón del predicador, pues no creía lo que decía. El
pensamiento me golpeó:
¿Cómo llegaste a ser cristiano? Busqué al Señor. Pero ¿cómo llegaste a buscar
al Señor? La verdad cruzó por mi mente en un momento; no debí haberlo
buscado a menos que haya habido una influencia previa en mi mente que
me hizo buscarlo. Oré, pero entonces me pregunté: ¿Cómo llegué a orar? Fui
inducido a orar por la lectura de las Escrituras. ¿Cómo he llegado a leer las
101

Escrituras? Yo las leo, pero ¿qué me llevó a hacerlo? Luego, en un momento,


me di cuenta de que Dios estaba en el fondo de todo esto y que Él era el
autor de mi fe, por lo que la doctrina de la gracia se me abrió. De esa
Página

doctrina no me he apartado hasta este día y deseo hacer de esto mi


9 DE LA POLÍTICA A LA FE

6
constante confesión: “Yo atribuyo mi cambio enteramente a Dios”.
Pero, a diferencia de muchos de mis hermanos en la fe, entender las
doctrinas de la gracia fue un proceso relativamente breve y suave. Aceptar y
creer doctrinas como la elección incondicional del pecador por parte de Dios
nunca constituyó para mí un gran problema. Recuerdo que cuando aún no
tenía conciencia clara de ser un cristiano reformado, sostuve una
conversación sobre este tema con un hermano evangélico fundamentalista.
El mayor obstáculo era cómo reconciliar, desde una perspectiva de lógica
humana, lo que la Biblia enseña sobre la soberanía de Dios y la
responsabilidad del hombre. En ese momento no lograba entender esa tensión
que la Biblia presenta. Pero con el tiempo, a través de la lectura natural de
la Biblia y algunos libros, pude entender esa gran verdad: la soberanía de Dios
en la salvación no exime la responsabilidad del pecado del hombre, a quien
Dios creó como un ente moral.
Digo que nunca tuve mucha dificultad en aceptar lo que la Biblia enseña
sobre la elección incondicional de Dios porque mi mayor misterio siempre ha
sido el amor de Dios. Yo sé que si no fuese por la misericordia y la gracia
de Dios, no tendría esperanza. Las palabras de Spurgeon una vez más resumen
muy bien mi sentir: “Yo creo en la doctrina de la elección, porque estoy
seguro de que si Dios no me hubiese elegido, yo nunca lo hubiese elegido
a Él; y estoy seguro de que Él me eligió antes que yo naciera, o nunca me
habría elegido después de haber nacido; y Él debe haberme elegido por
razones desconocidas para mí, porque yo nunca pude encontrar ninguna
7
razón en mí mismo de porqué debería Dios haberme visto con amor especial”.
Para mí la Biblia siempre ha sido clara al respecto. El Espíritu Santo, por medio
del apósto Pablo, dijo: Dios “nos escogió en Él (Cristo) antes de la fundación
del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él” (Ef 1:4). Mi
dificultad no fue entender si Dios me salvó de manera soberana, sino por qué
lo hizo. Su Gracia me humilla, pero a la vez me llena de gozo y me levanta. Es
un amor que escapa a las palabras. Es hermoso y a la vez indescriptible.
Es el amor inmerecido de Dios que nos alcanza. La distancia entre nosotros
y Dios es infinita, pero su amor también es infinito. Y ese amor nos toca y nos
transforma. Solo a través de Dios podemos conocer a Dios. Solo estando en Él
es que podemos conocerle Recuerdo leer las palabras de Basilio de Cesarea
quien, a mediados del siglo IV, escribiendo sobre la deidad y el poder del
Espíritu Santo, decía: “Si fijamos nuestros ojos en la belleza de la imagen del
Dios invisible y, por medio de la imagen, vemos la belleza indescriptible de su
fuente, es porque hemos sido inseparablemente unidos al Espíritu de
conocimiento—al Espíritu que nos ilumina. El [Espíritu Santo] nos revela la gloria
del Unigénito en Sí mismo. Él dota a los verdaderos adoradores del
102

conocimiento de Dios en Sí mismo. El camino hacia el conocimiento divino


8
asciende en el Espíritu, a través del único Hijo, al único Padre”.
Página
9 DE LA POLÍTICA A LA FE

Es el poder del Espíritu, obrando a través de la presentación del evangelio,


que nos da vida. Solo Dios puede cambiar un corazón de piedra por un
corazón de carne. Es el Espíritu de Dios que nos levanta de la muerte miserable
en la cual nos encontrábamos. Es como una fuerte tormenta que nos saca del
lodo del pecado en el cual nos revolcábamos y nos gozábamos, y genera en
nosotros un amor por aquello que es puro y verdaderamente bello: Dios y su
Palabra escrita. Es solo por la misteriosa gracia de Dios que podemos
proclamar que Cristo es Señor (1Co 12:3) y deleitarnos en la dulzura y en
el poder de Su Palabra (Sal 119:103).
En mi crecimiento en el conocimiento de Dios y Su Palabra, el Señor
también us doctos hombres de fe que me ayudaron a refinar de manera
metódica el conocimiento que Dios me ha permitido obtener. Dos ejemplos
particulares fueron John Owen y Herman Bavinck. En mi opinión, ambos
son representantes de lo mejor del intelectualismo cristiano de los últimos
quinientos años. El primero fue profesor y decano en la Universidad de
Oxford en el siglo XVII, donde enseñó a intelectuale como John Locke. El
segundo fue profesor de la Universidad Libre en Ámsterdam (Vrije
Universiteit). Tanto Owen como Bavinck dominaron los estudios clásicos, la
filosofía, idiomas como el hebreo, griego y latín, pero siempre mantuvieron en el
centro de su devoción al Dios que en Su gracia los había llamado a comunión
con Él.
Esa gracia, decía Bavinck citando a Agustín de Hipona, es como el Espíritu
Sant que sopla donde quiere, “no siguiendo los méritos del hombre sino, más
9
bien, produciéndolos”. “Es la gracia que precede todos los méritos; es
preveniente, preparatoria, antecedente y eficaz. Es preveniente en hacer lo
involuntario, voluntario. Ilumina el interior del intelecto y lo libera de su
ceguedad. Produce fe, que es un regalo de Dios, y crea una buena inclinación,
un amor por lo bueno y la capacidad de hacer lo que es [verdaderamente]
10
bueno”. “Aun más”, añade Bavinck, “esta gracia es irresistible; penetra
en la voluntad humana de una forma inexorable e insuperable. No puede ser
rechazada sin importar la dureza del corazón, ya que la gracia de Dios arrasa
11
con el corazón de piedra y, en su lugar, deja un corazón de carne”. Y no
es que la gracia de Dios destruya la voluntad humana, lo que hace es
liberarla de la esclavitud del pecado en la cual se encuentra en su estado
natural.
Es la gracia del Dios del cual hablaba Kuyper, que demanda cada átomo
de nuestra existencia. Es el Dios que creó los cielos y la tierra, que es soberano
sobre el cosmos, y es el Dios que se hizo carne y habitó entre nosotros
para reconciliar pecadores consigo mismo (Jn 1:14). Es el Dios que, cuando
103

llama para salvar, nadie puede resistir. Es el Dios que ha decidido usar
hombres y mujeres débiles para que anuncien las buenas nuevas y a través de
los cuales Él logra Sus propósitos. (Mt 28:18-20). Es el Dios en el cual confiamos
Página

para redimir hombres y mujeres de todas las naciones. Ese es el Dios en quien
9 DE LA POLÍTICA A LA FE

ponemos nuestra esperanza de victoria.


Hoy día, por esa hermosa e irresistible gracia de Dios, cuando visito las
playas de Nagua, no solo me deleito en ver la belleza del paisaje, sino que
aún más me puedo gozar en el Dios que creó esas bellas playas. Es una delicia
poder correr por esa arena, sabiendo que Aquel que las puso ahí es Aquel
que me da vida y me sostiene. Es un sentido de humildad y reposo que un
débil y vil pecador jamás hubiese experimentado si no fuese por la gracia del
Dios trino y verdadero.

104
Página
Las doctrinas de la gracia

APLICADAS

105
Página
10 EL EXÍMORON DE LA NUEVA REFORMA

10 El oxímoron de la Nueva Reforma


Giancarlo Montemayor

“De todas las personas que se involucran en controversias, nosotros, los


que nos llamamos calvinistas, estamos ligados expresamente a
1
nuestros propios principios de gentileza y moderación”.

–JOHN NEWTON

Me sentí muy bien luego de haber convencido a la señora Ana. Después de


tres o cuatro tazas de café y más o menos entre el versículo 1 y 2 del
capítulo 2 de Efesios, la hermana aceptó que lo único que había
contribuido a su salvación era su propio pecado. “Aun mi fe es un regalo
de Dios”, suspiró Doña Ana, “estaba muerta en mis delitos y pecados; ¡¿cómo
es que nunca vi esto antes?!”.
“Misión cumplida”, pensé yo, “mi primera conversa al calvinismo”. Solo tenía
18 años de edad, y aunque estudiaba negocios en la universidad, desde
ese momento yo veía como parte de mi profesión—o más bien ambición—el
tratar de hacerle ver a los cristianos de mi iglesia local lo ridículamente
equivocados que estaban si pensaban que ellos eran el factor decisivo en su
conversión al cristianismo. Después de todo, desde niños habíamos aprendido
en la clase dominical que “yo he decidido seguir a Cristo” y que “Jesús está
a la puerta de mi corazón esperando caballerosamente a que le abra”.
“¡Pero qué tontería!”, razonaba ahora yo, “Jesús, el Señor de señores y el Rey
de reyes pintado como un novio frustrado que lanza piedritas a la ventana de
la novia esperando que le abra… ¡bah!”. Me molestaba mucho haber
pensado así desde niño, y más aún que nadie me hubiera explicado las
doctrinas de la gracia antes.
Ha pasado casi una década desde la conversación con la señora Ana y
puedo decir que, por la gracia de Dios, mi entendimiento acerca de las
doctrinas de la gracia ha sido moldeado mediante las circunstancias que Él
ha orquestado en mi vida. Ahora que miro atrás, me doy cuenta que mi
cabeza abrazaba doctrinas teológicas con las que mi corazón apenas
coqueteaba.
106

Lo que nos falta en las doctrinas de la gracia


Como ya explicó Miguel Núñez en su capítulo de la historia de la Reforma,
Página

hay una nueva ola en nuestra generación juvenil hoy en día, y creo que hay
10 EL EXÍMORON DE LA NUEVA REFORMA

un elemento ausente en este abrazamiento teológico: a las doctrinas de la


gracia les hace falta más gracia de nuestra parte. El oxímoron—o la
contradicción en términos—de esta nueva ola de reformados es que
hablamos de las doctrinas de la gracia con poca gracia.
Lamentablemente, mucha gente—aun en nuestras propias iglesias locales—
asocian el calvinismo con disputas y contiendas que traen división. No digo
siempre, pero en muchas ocasiones esto se debe a nuestra imprudencia y
orgullo en la presentación de las doctrinas, o aún más común es el querer
hablar del tema ininterrumpidamente. Con un poco de humor, podríamos
tomar Génesis 6:5 y extrapolarlo a nuestra situación porque creo que nos
queda bastante bien, ya que llegamos al punto donde “todo designio de
los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el
calvinismo”. Esto es algo muy peligroso, ya que cuando nos enfocamos en
hablar de las doctrinas de la gracia todo el tiempo, estamos oscureciendo la
importancia del resto de las Escrituras y por ende estamos siendo malos
mayordomos de la palabra de Dios. Nuestro llamado al leer las Escrituras debe
ser similar al de Pablo cuando fue visitado por los ancianos de Éfeso en Mileto:
“no he rehuido [anunciarles] todo el consejo de Dios” (Hch 20:27 RV60). El
propósito de Pablo—quien por cierto es el que más habla de las doctrinas de
la gracia en toda la Biblia—es anunciar no solo eso, sino toda la verdad de
Dios a lo largo de las Escrituras.
Mi deseo con este capítulo—y con este libro—es que Dios pueda abrir no
solo nuestra mente a las doctrinas reformadas sino también nuestro
corazón. Si nuestra religión solo trae disputas y enojo en nuestras iglesias, y si
solo se trata de pensar cómo voy a ganar el siguiente argumento contra “este
errado hijo de Arminio”, entonces creo que necesitamos reevaluar nuestra
condición delante de Dios.
Tal vez usted tiene tanta pasión por las Escrituras que nadie jamás ha dudado
que sea cristiano, pero cada vez es más claro que ha estado simplemente
siguiendo un sistema. Puede que sea un sistema evangélico, pero no es más
que un sistema. Confiar en Cristo y creer en Él no son realidades en su vida. Si
este es su caso, su mayor necesidad es arrepentirse de sus pecados y
confesar a Cristo como su único Señor y salvador. Este es el primer paso
hacia un entendimiento saludable de las doctrinas de la gracia. Satanás
conoce las doctrinas de la gracia mejor que todos nosotros y eso no
hace ninguna diferencia en su condición delante de Dios. Nuestro
conocimiento intelectual debe transformar nuestro corazón. Bien decía
Charles Spurgeon que “una onza de conocimiento en el corazón es más
2
valiosa que una tonelada en la cabeza”.
107

Por otro lado, tenemos que entender que Dios no solamente es el autor de
nuestra salvación; también es el autor de los tiempos de nuestra salvación.
Página

Dios no solo es el autor de la salvación, sino también el que la consuma. Él nos


10 EL EXÍMORON DE LA NUEVA REFORMA

está haciendo crecer en Su Palabra en Su tiempo, y a veces contradecimos


esa verdad al no tener paciencia con otras personas que no conocen esta
misma doctrina. El consejo que yo daría para los jóvenes—y que a mí mismo
me costó años entender—es que las doctrinas de la gracia son doctrinas de
gracia, y si hemos llegado a conocer esas doctrinas, es por la mera
misericordia y soberanía de Dios.

Aprendiendo del apóstol Pablo


Uno de los problemas que enfrenta la Nueva Reforma es que existen más
individuos doctrinalmente sanos en iglesias con doctrina defectuosa que
individuos doctrinalmente defectuosos en iglesias con sana doctrina. Esto ha
ocasionado que los esfuerzos por reformar la iglesia sean cuesta arriba y que
en pocas ocasiones provengan desde el púlpito. No hace mucho recibí una
llamada de un joven en Chile para pedir mi consejo en cuanto a la situación
en su iglesia, ya que solo algunos jóvenes abrazaban las doctrinas de la gracia,
pero el liderazgo de la misma no. ¿Qué hacer en estos casos? Sería imprudente
de mi parte dar una sola respuesta para todas las personas en tales situaciones,
ya que mucho depende del contexto del problema. Lo que sí podemos hacer
es ver algunos principios bíblicos en la primera carta a los Corintios. El apóstol
Pablo no solo es el que lleva la batuta de las doctrinas de la gracia en el
Nuevo Testamento, sino que también ejemplifica cómo corregir mansamente a
una iglesia con mala doctrina en vez de destruirla.
Yo no sé si haya existido en la historia una iglesia como la de Corinto.
Permítanme hacer un breve recorrido por la primera carta a los Corintios para
hacer una evaluación de la iglesia: en el capítulo 1 vemos que había
problemas de división entre los hermanos (1:11), en el capítulo 3 hay
problemas de inmadurez (3:2), en el capítulo 5 hay un hombre durmiendo con
la mujer de su padre (5:1), en el capítulo 7 había unos que se creían tan puros
que no dormían con sus esposas (7:5), en el capítulo 11 vemos a gente
emborrachándose en la Santa Cena (11:21), en el capítulo 12 había abusos de
los dones espirituales (12:1) y, por si fuera poco, en el capítulo 15 muchos
decían que no había resurrección de los muertos (15:12). ¡La situación es casi
irreal! Es una carta a una iglesia llena de desastres.
Uno pudiera preguntarse si vale la pena estudiar esta carta, pero es debido a
la magnitud de los problemas en la iglesia de Corinto que la respuesta de
Pablo es sorprendente. ¿Cómo reaccionaríamos ante una iglesia con
tantos problemas doctrinales? ¿Cómo empezaríamos a limpiar la suciedad tan
notoria en esta iglesia? La carta a los Corintios responde esas preguntas y es
una de las razones por la que es tan importante y relevante a nuestra situación.
108

La iglesia de Dios
Página

Antes de empezar a corregir la mala doctrina que había en la iglesia de


10 EL EXÍMORON DE LA NUEVA REFORMA

Corinto, Pablo hace algo muy importante, que es aplicable a nuestra


situación: reconocer que sus oyentes son “la iglesia de Dios que está en
Corinto” (1:2). Él se identifica a sí mismo como un instrumento en las manos de
Jesucristo y nada más (1:1). Él reconoce que está lidiando con la mismísima
esposa de Cristo y eso hace toda la diferencia en cómo se dirige hacia ella.
Pablo bien pudo empezar imponiendo su autoridad apostólica, pero en vez de
eso decide amar a la iglesia que le pertenece a Dios.
Proverbios 25:11 nos recuerda que “como manzanas de oro en engastes de
plata es la palabra dicha a su tiempo”. Hay algunos que reprenden y que son
sabios y hay otros que reprenden con “verdades en esteroides”. Ambos
pueden estar diciendo la misma verdad, pero solo uno de ellos tiene un
espíritu afable. ¿Cuándo fue la última vez que derramamos “manzanas de oro”
sobre nuestra doctrina reformada? Pablo derramaba amor por los corintios
porque, aun cuando estaban lejos de ser “una iglesia reformada”, entendía
perfectamente que no era su iglesia.
¿Si tuviéramos una sola palabra para describir a la iglesia de Corinto cual
sería? Desastre o catástrofe serían un par de opciones bastante válidas. Sin
embargo, para Pablo esa palabra es santificados: “a la iglesia de Dios que
está en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús, llamados a
ser santos, con todos los que en cualquier parte invocan el nombre de
nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1Co 1:2). Muchas veces
nos referimos al término de santificación como un proceso: “estoy creciendo
en santidad, estoy caminando en santidad, estoy siendo santificado”,
refiriéndonos a algo progresivo. Pero en este caso Pablo está hablando de
algo que ya ha sucedido en el pasado, un lugar en donde podemos pararnos
firmemente, un estado ante Dios. Pablo los llama santificados en Cristo Jesús.
Desde el día en que Cristo nos redimió en la cruz, el Padre contempla a la
iglesia y dice como dijo de Cristo: “Este es Mi Hijo amado en quien me he
complacido” (Mt 3:17). La justicia del Hijo ha sido imputada sobre la iglesia y
a eso es a lo que se refiere el apóstol Pablo cuando los llama santificados. Es
verdad que la doctrina de Corinto era bastante débil, pero Pablo está
consciente de que la iglesia no es justificada por su buena doctrina, sino
solo por la sangre de Cristo. La manera en que Pablo comienza a limpiar la
mala doctrina es recordándoles de quién son y para qué fueron llamados.
Ahora bien, Pablo no escribe esto como si la doctrina de la iglesia no importara
en lo absoluto, con la excusa de que ya son santificados en Cristo Jesús y, por
lo tanto, ya tienen su “pase para ir al cielo”. Para nada. Pablo habla en
contra de este antinomianismo en Romanos 6:1-2 diciendo: “¿Continuaremos
en pecado para que la gracia abunde? ¡De ningún modo! Nosotros, que
hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?”. Lo que sí está
109

haciendo Pablo en 1 Corintios es tener mucho cuidado en cómo lidiar con la


iglesia de Dios. ¿Debemos identificar mala doctrina en la iglesia?
Página

Absolutamente ¿Debemos tener gracia para hacerlo? También. Mi deseo es


10 EL EXÍMORON DE LA NUEVA REFORMA

que todos los que estamos involucrados en este nuevo movimiento de la


reforma tengamos el mismo cuidado que Pablo tuvo en distinguir lo que es una
iglesia de lo que no es. Es solamente cuando una iglesia insiste en
desobedecer deliberadamente la palabra de Dios que podemos decir “eso
no es una iglesia”.
1 Corintios es una evidencia de que Dios se deleita en trabajar en una iglesia
muy, muy débil. Después de todo, ¿de quién fue la idea de llamar a
los corintios “santificados”? ¿Quién es la autoridad de Pablo según el primer
verso de la carta? Cristo es quien se dirige a los corintios y los llama
santificados. Más adelante Pablo dice que los corintios están en Cristo y Él es
su “justificación, santificación y redención” (1Co 1:30). Este deleite de Dios
en trabajar en iglesias débiles debe sazonar nuestra doctrina reformada.
Siempre me ha fascinado que la lista de “héroes de la fe” de Hebreos 11
incluye a personas como Sansón. Yo no sé si usted ha leído su biografía
últimamente pero a mí me parece que esto reitera el hecho de que Dios se
complace trabajando en vasos frágiles para llevarlos poco a poco hasta la
estatura de Cristo cuando Él regrese.

Evidencias de gracia
En segundo lugar, Pablo no solo les recuerda a los corintios que han sido
santificados en Cristo, sino que va mas allá diciendo que Dios está
trabajando en sus vidas: “Siempre doy gracias a mi Dios por ustedes, por la
gracia de Dios que les fue dada en Cristo Jesús” (1:4). Pablo dice que ve
gracia en los corintios en medio de la enorme brecha doctrinal que los
separa, ya que si los corintios estuvieran en el mismo nivel doctrinal que Pablo
sería otra carta completamente diferente. El apóstol ve una gracia que
produce frutos espirituales: “Porque en todo ustedes fueron enriquecidos en
Él, en toda palabra y en todo conocimiento” (1:5). Estos hermanos habían
sido bendecidos por Dios con muchos dones, y aunque Pablo corregiría
más adelante el mal uso de ellos, primero que nada está agradeciendo a
Dios por la mera presencia de esos dones en ellos. Casi podemos escuchar
a Pablo diciendo en sus oraciones: “Dios, es tu Espíritu el que les ha dado
estos dones a los corintios y te agradezco por esto aun en medio de este
problema”. Mayor aún, estos dones eran evidencias de su salvación, porque
Pablo decía que “el testimonio acerca de Cristo (el Mesías) fue confirmado en
ustedes” (1:6). Aun en medio de los problemas de la iglesia, cuando el
apóstol vio estas evidencias de gracia, se dio cuenta de que los corintios eran
hijos de Dios. Y esta es la lección para nosotros, necesitamos orar como Pablo
agradeciendo a Dios por nuestras respectivas iglesias locales aun cuando
tengamos diferencias doctrinales. El hecho de que hubiera discrepancias en
110

los corintios no quiere decir que no eran una iglesia real. Cuando Pablo
recibe noticias de los de Cloé, de que había abusos en los dones espirituales,
Página

lo primero que hace no es corregirlos, sino dar gracias a Dios por la realidad
10 EL EXÍMORON DE LA NUEVA REFORMA

de su salvación. El hecho de que nuestra iglesia tenga problemas doctrinales


no quiere decir que no es una iglesia real.
Necesitamos decirle esto mismo a los demás creyentes de nuestra
congregación.
¿Cuándo fue la última vez que alguien nos escuchó decir “eres santificado
y veo la mano de Dios trabajando en ti en medio de nuestros desacuerdos”?
Es mucho más sencillo desenvainar la espada contenciosa del debate que ver
evidencias de gracia en medio de las diferencias.
Cuando Charles Simeon—un pastor calvinista en Cambridge,
Inglaterra—fu invitado a debatir con el renombrado evangelista arminiano
Juan Wesley, Simeon evitó tal enfrentamiento con la siguiente conversación
privada con el ya anciano Wesley:
— Señor, entiendo que a usted lo llaman arminiano;
y yo algunas veces soy llamado calvinista; y por lo
tanto, supongo que estamos por sacar nuestras
espadas. Pero antes de que acceda a empezar el
combate, con su permiso quisiera hacerle unas
pequeñas preguntas: Dígame, señor, ¿se siente usted
una criatura depravada, tan depravada que usted
nunca hubiera pensado en volverse a Dios sin que
Dios lo hubiera puesto antes en su corazón?
— Sí, por supuesto que sí.

— ¿Y se siente usted en un estado de completa


desesperación sin Dios, y ve la salvación solamente
a través de la sangre y justicia de Cristo?
— Sí, solo a través de Cristo.

— Pero, señor, suponiendo que usted fue salvado


por Cristo en primera instancia, ¿no debería de
alguna u otra manera salvarse usted mismo después
por sus propias obras?
— No, debo ser salvado por Cristo de principio a fin.

— Aceptando, entonces, que usted fue salvo


primeramente por la gracia de Dios, ¿no debe
usted de alguna u otra manera mantenerse por su
propio poder? — No.
111

— Entonces, ¿debe usted ser sostenido cada hora y


cada momento por Dios, tal como lo está un niño
Página

en los brazos de su madre?


10 EL EXÍMORON DE LA NUEVA REFORMA

— Sí, todo es correcto.

— ¿Y está toda su esperanza en la gracia y


misericordia de Dios para preservarle dentro de su
reino celestial?
— Sí, no tengo esperanza más que en Él.
— Entonces, señor, con su permiso envainaré mi
espada de nuevo; pues este es todo mi calvinismo;
esta es mi elección, mi justificación por fe, mi
perseverancia final; es la sustancia de todo lo que
sostengo y de cómo lo sostengo. Y entonces, si usted
gusta, en lugar de rebuscar términos y frases como
terreno de contención entre nosotros, nos uniremos
3
cordialmente en aquellas cosas donde acordemos.
Charles Simeon no solamente tenía un entendimiento de la gracia de Dios,
sino que también la experimentaba y la expresaba en sus conversaciones. Es
mucho más difícil ver evidencias de gracia que ausencias de gracia en un
creyente que piensa diferente a nosotros, pero es algo sumamente necesario
para tener conversaciones fructíferas que agraden al Señor.

La iglesia gloriosa
Por último, Pablo les recuerda a los corintios que algún día la iglesia de Dios
será irreprensible: “El también los confirmará hasta el fin, para que sean
irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo”. Pablo está
completamente seguro de que, aunque al momento de escribir la carta la
iglesia tambaleaba en su doctrina, en el día de la glorificación serían
irreprensibles. ¡Esto tan solo puede ser a través de Jesucristo! Muchos de
nosotros nos hemos lamentado por el estado de las iglesias en
Latinoamérica, pero si realmente son iglesias de Dios, entonces esta
porción de la Escritura nos debe traer mucho ánimo. Es verdad que a la
iglesia latina le hace falta crecer doctrinalmente, pero qué gloriosa verdad
que en el día final será irreprensible en Cristo Jesús. Más que enumerar
todos los problemas de Corinto, lo que Pabl resalta es la gracia de
Jesucristo en su trabajo de santificación, redención y perfección. La razón por
la cual podemos tener esperanza en iglesias débiles es porque la iglesia será
perfecta en Cristo Jesús.
Lo asombroso de la gracia de Dios es que nos toma en el lugar en el que
estamos, no en el que deberíamos estar. Por ejemplo, ¿cuánto tiempo hemos
112

tardado nosotros en llegar a conocer las doctrinas de la gracia? El Señor ha


tenido mucha paciencia con nosotros, ¿por qué entonces no tendremos la
Página

misma paciencia con los que todavía están creciendo en el Señor? Lo mejor
para nosotros es seguir creciendo en la sabiduría del Señor, leyendo la
10 EL EXÍMORON DE LA NUEVA REFORMA

Palabra de Dios y madurando en ella, amando a nuestros hermanos y


teniendo la misma actitud que tuvo Pablo hacia los corintios ayudándoles a
entender mejor todo el consejo de Dios.

Algunos consejos prácticos


Cuando recibí la llamada de un hermano de Chile hace unos meses, recuerdo
haber hablado con él acerca de algunos principios prácticos aplicables a su
problema en particular. Cada situación es diferente, pero estas prácticas
pueden evitar que caigamos en el error de “quitarle la gracia” a las doctrinas
de la gracia.

Recordemos nuestra misión


La tentación para nosotros a veces es pensar que nuestra misión como
cristianos reformados es hacer calvinistas. Es fácil olvidar que el mandamiento
de Jesucristo en Mateo 28 es hacer discípulos, y lo mejor que podemos hacer
es predicar el evangelio, ayudar a otras personas a entender la Palabra de
Dios, tener paciencia con la iglesia, servirla con un espíritu humilde y ser
“ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, fe y pureza”. (1Ti
4:12b). Esa es nuestra misión.

Involúcrese en su iglesia
Cuando uno lee el Nuevo Testamento, es interesante notar que la idea de un
cristiano aislado está ausente. Aun el teólogo más influyente del Nuevo
Testamento—el apóstol Pablo—era miembro de la iglesia en Antioquía al
emprender su viaje misionero. De hecho, el Espíritu Santo le dijo a la iglesia:
“Aparten a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado” (Hch
13:2). También el apóstol Pedro dijo que somos más que meros individuos
llamados por Dios, somos una “nación santa, pueblo adquirido paraposesión
de Dios” (1P 2:9). Entonces, ¿qué es un cristiano? Es alguien que ha sido
salvado del pecado por Dios y que además ha sido añadido a su familia en
la iglesia. La doctrina de la iglesia es crucial para el entendimiento de Dios
porque es la parte visible de nuestra teología. No hay tal cosa como un llanero
solitario en el reino de Dios. Rehusarse a participar en la vida corporal de la
iglesia o a servir activamente a la congregación en la que Dios nos ha puesto
es un suicidio espiritual. Mi consejo para los jóvenes reformados que no están
en una posición de liderazgo en sus iglesias, y estas no son reformadas, es
que pastoreen y amen a la iglesia aun sin el título de pastor. Las cualidades
pastorales que se mencionan en 1 Timoteo 3:1-13 son dignas de ser anheladas
113

por todo cristiano, no solo por los pastores.


Página
10 EL EXÍMORON DE LA NUEVA REFORMA

Cómo salir de una iglesia


El hecho de que Pablo haya lidiado con los problemas de Corinto con gracia
y amor, a pesar de las diferencias doctrinales, no quiere decir que nunca hay
motivos para dejar una iglesia. Habrá situaciones particulares en que lo más
prudente será salir de la congregación. Estos son algunos consejos de cómo
salir cuando ese momento llegue:
• Pacíficamente. Cuando una persona sale de una iglesia por
motivos de discrepancias doctrinales siempre es doloroso. La tentación en
estas situaciones es caer en amargura y resentimientos. Tal vez deseamos salir
aclarando nuestra posición teológica y hablando mal acerca del liderazgo.
Recordemos que “el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para
con todos, apto para enseñar, sufrido” (2Ti 2:24). Es mejor despilfarrar gentileza
que confundir a las ovejas.
• En oración. No podemos tomar una decisión a la ligera cuando se trata de
algo que puede afectar a la iglesia. Es por eso que necesitamos estar en
oración (y en ayuno si es posible) al enfrentar esta difícil decisión. Pida a su
familia y a amigos íntimos que oren por usted y por su iglesia.
• En consejo. Proverbios 24:6 dice que “en la abundancia de consejeros
está la victoria” y más aún cuando se trata de una decisión que puede
afectar a varias personas.
• Respetando estructuras. Este es, quizá, el punto más importante. Los pastores
de la iglesia siempre deben estar informados de su decisión antes de salir.
Esto servirá para aclarar malos entendidos, orar los unos por los otros y salir en
armonía.
• Comprometiéndose con otra iglesia. El primer paso estratégico en su plan
de fuga es buscar un refugio. Como ya mencioné antes, no hay tal cosa como
un cristiano solitario. Si usted decide salir de una iglesia es porque se
comprometerá con otra fielmente.

Cómo dialogar amistosamente


Hay ocasiones en que podemos hablar amistosamente acerca de las
doctrinas de la gracia. No se trata de ser un calvinista del servicio secreto.
Cuando esas ocasiones se presenten, estos consejos que John Newton—el
autor del famoso himno Sublime Gracia —le escribió a un amigo que estaba
contemplando la idea de debatir con una persona por su falta de ortodoxia
son de mucha ayuda:
• Considera a tu oponente. El anciano Newton le recordaba a su amigo:
114

“Antes de tomar papel y lápiz en contra de él, encomiéndalo en oración ante


la enseñanza y bendición del Señor. Esta práctica tendrá un efecto directo
Página

sobre tu corazón para amarle y compadecerte de él”. El punto de Newton


10 EL EXÍMORON DE LA NUEVA REFORMA

es que “de todas las personas que se involucran en controversias, nosotros,


los que nos llamamos calvinistas, estamos ligados expresamente a nuestros
propios principios de gentileza y moderación”.
• Considera tu audiencia. Las personas que contemplan nuestras
conversaciones pueden tropezar debido a nuestra actitud. Newton decía que
en las controversias públicas “hay muchos que no tienen interés en la religión
[…] estos son jueces muy incompetentes en cuanto a la doctrina, pero al
menos saben que un cristiano debería tener un espíritu de mansedumbre,
humildad y amor”. Newton concluye este punto con esta declaración casi
profética para nuestros días: “La auto-justificación puede alimentarse tanto
de doctrinas como de buenas obras; y un hombre puede tener el corazón de
un fariseo aun cuando su cabeza está llena de nociones ortodoxas en cuanto
a la indignidad de la criatura y de las riquezas de la gracia”.
• Considérate a ti mismo. Finalmente, Newton le pide a su amigo que
escudriñe su propio ser: “hay pocos escritores de asuntos controversiales que
no hayan sido heridos al escribir. Estos terminan con un concepto más alto
de sí mismos o en enojo o con un espíritu contencioso”. Nuestra actitud
debe ser como la del rey David al pedirle al Señor que escudriñara y
examinara su corazón para ver si había alguna perversión en sus intenciones
(Sal 139:23-24).
Mi oración es que podamos crecer en nuestro conocimiento de las doctrinas
de la gracia y que a la vez experimentemos esa misma gracia en nuestra vida
diaria y en nuestras iglesias. Newton se despidió de su amigo diciendo lo
siguiente: “Si estás contento con demostrar tu inteligencia, y que la audiencia
ría a tu favor, entonces tienes una tarea fácil; pero espero que tengas una meta
mucho más noble al ver la solemnidad de la importancia de las verdades
4
evangélicas y al tener compasión por las almas de los hombres”.
Yo también espero que tengamos una meta más noble y que amemos la gloria
de Dios por sobre todas las cosas y que cuidemos con temor y temblor a Su
amada iglesia. Parafraseando a Newton: Vayamos, entonces, en el nombre
y el poder del Señor, hablando la verdad en amor; y que muchos corazones
sean testigos de que somos enseñados por Dios y favorecidos por la unción del
Espíritu Santo.
115
Página
11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

11 ¿Así que quieres ser pastor?


Juan Sánchez

Uno de mis gozos más grandes cuando tengo la oportunidad de viajar a lo


largo del mundo hispano-hablante es conocer a jóvenes que desean servir
1
en el ministerio pastoral. Hay muchos jóvenes que desean esparcir el
evangelio de Jesucristo y liderar iglesias evangélicas saludables en
Latinoamérica, y ese es uno de los indicadores más alentadores de la Nueva
Reforma. En lo personal, después de haber estado en el ministerio por más
de treinta años, no me imagino un privilegio mayor que formar parte de un
equipo de pastores que cuidan del rebaño de Dios bajo el liderazgo de
Jesús—el Príncipe de los pastores. Aun así, después de ser padre, ser pastor
ha sido el rol más difícil que he tenido que afrontar en mi vida. Es por eso que
creo que es mi deber advertir a los jóvenes que, aunque el llamado pastoral
es digno y noble, también es muy difícil. Pero, por la gracia de Dios, al igual que
ser padre, ser pastor es muy galardonador. Entonces, ¿cómo debes prepararte
para el ministerio? Mi propuesta es que si deseas entrar al ministerio pastoral,
debes hacerte varias preguntas vitales. Estas preguntas para nada son las
únicas preguntas que debes hacerte, pero deberían ser algunas de las
primeras.

¿Amo a Cristo?
En primer lugar, antes de considerar el llamado pastoral, considera tu llamado
a seguir a Cristo. Si has respondido al llamado de seguir a Cristo, entonces
perseverarás y crecerás en Cristo, dando fruto en el poder del Espíritu Santo.
En otras palabras, si has respondido al llamado de seguir a Cristo, por
consecuencia amarás a Cristo y tu amor por Él será evidenciado en una vida
gastada para la gloria de Dios. Las Escrituras nos recuerdan que siempre habrá
aquellos que “predican a Cristo (El Mesías) aun por envidia y rivalidad” (Fil
1:15). ¿Qué razón tienes para predicar a Cristo? Asegúrate de que tus
motivaciones sean puras, no sea que seas tentado a predicar a Cristo
por razones egoístas. Al contrario, compórtate “de una manera digna del
evangelio de Cristo” (Fil 1:27).
Los pastores para nada son perfectos, pero debemos vivir vidas
irreprensibles. Ser irreprensible significa vivir tu vida de tal forma que cuando
vengan las acusaciones, la gente no se preguntará si son ciertas debido a que
116

tales acusaciones no caracterizan la forma en que has vivido tu vida. Los


hombres calificados para el ministerio pastoral son aquellos que, antes que
Página

nada, son irreprensibles en su vida personal (carácter), es decir, hombres cuyas


vidas evidencian buen fruto. Esto no nos debe sorprender, porque la Biblia
11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

siempre enfatiza el carácter de una persona por encima de su capacidad.


Entonces, si deseas entrar al ministerio pastoral, tu vida debe estar marcada
primordialmente por “frutos dignos de arrepentimiento” (Mt 3:8). En otras
palabras, tu vida debe estar marcada por un odio hacia el pecado y por una
disposición a reconciliarte con aquellos contra los que pecaste. Tu vida debe
estar marcada por “el fruto del Espíritu [que está] en toda bondad, justicia y
verdad” (Ef 5:9 RV60); el “fruto de labios que confiesan (alaban) Su nombre”
(Heb 13:15), es decir, alabanzas a Dios, y el fruto del Espíritu: “amor, gozo, paz,
paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio”
(Gá 5:22-23).
Los pastores también deben ser irreprensibles en su vida familiar (en su
matrimonio y en la crianza de los hijos). Eso significa que si estás casado, debes
amar y pastorear a tu esposa como Cristo ama y pastorea a su iglesia (Ef
5:25-33) y si tienes hijos, entonces debes pastorearlos con el mismo cuidado
que tu Padre celestial pastorea a Sus hijos. Después de todo, si no puedes
gobernar tu propia casa, pues, ¿cómo vas a ser capaz de gobernar la casa
de Dios?
Los pastores también deben ser irreprensibles en su vida doctrinal
(doctrina y enseñanza). En otras palabras, debemos tener un entendimiento
claro del evangelio ya que es el fundamento sobre el cual Cristo ha construido
su iglesia (Ef 2:20-21; 1P 2:4-
8). Los pastores deben ser capaces de enseñar y explicar la sana doctrina (1Ti
3:6; Tit1:9) y también deben ser capaces de refutar malas doctrinas ya que los
pastores son responsables de proteger al rebaño de Dios de los lobos que
están dentro y fuera de la iglesia (Hch 20:28-31).
Finalmente, los pastores deben ser irreprensibles en su vida pública
(testimonio). Dios llama a ser pastores a aquellos que continuamente están
creciendo en amor por Cristo, amor que es evidenciado en una vida de
santidad. Cuando vives una vida que es digna del evangelio ante un mundo
incrédulo, serás un testigo atractivo y serás un testigo fiel a la gracia de Dios
que está en tu vida.
Debido a que el apóstol Pablo llama a la iglesia a indagar todas estas
áreas de la vida de un hombre antes de afirmarlo como pastor o anciano
(1Ti 3:1-7; Tit 1:5-9), dedica tiempo a leer y estudiar estos pasajes junto con
Hechos 20:17-35 y 1 Pedro 5:1-
5. Mientras estudias estos pasajes de la Escritura, pídele a Dios que exponga
cualquier pecado en tu vida que te descalifique del ministerio pastoral. Como
parte de esta preparación, también te será útil leer algunos libros que te
117

ayudarán a discernir tu llamado personal al ministerio pastoral. Algunos de


estos libros son ¿Soy Llamado? por Dave Harvey y Encontrando Ancianos y
Página

Diáconos Fieles por Thabiti Anyabwile. También es buena idea pedirles a


algunos creyentes maduros y sabios que examinen tu vida a la luz de estas
11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

cualidades pastorales descritas en el Nuevo Testamento. Tu vida debe reflejar


a los demás la genuinidad de tu amor por Cristo y tu santidad.

¿Amo a la iglesia?
En algunas partes del mundo hay muchos jóvenes a los que les gusta Jesús,
pero no les gusta la iglesia. Esto es una dicotomía falsa. No puedes decir que
2
amas a Cristo si no amas a su iglesia. De hecho, la Biblia claramente dice
que si no amas a la iglesia, es decir, a los hermanos y hermanas de Jesús, lo
más probable es que no seas cristiano (Mt 25:41-46). Si encuentras eso difícil
de creer, lee 1 Juan. En su epístola, el apóstol argumenta que una de las
evidencias de que somos nacidos de Dios (nacidos de nuevo) y que
conocemos a Dios es que amamos a su iglesia—nuestros hermanos y hermanas
en Cristo (1Jn 4:7). Asimismo, si alguien no ama a sus hermanos y hermanas, no
conoce a Dios “porque Dios es amor” (1Jn 4:8). ¿Amas a Cristo? Entonces
ama y sirve a S iglesia. Comienza siendo un buen miembro de tu iglesia.
El mejor lugar para aprender y practicar la eclesiología bíblica y el
ministerio pastoral es en tu propia iglesia local, y de hecho no necesitas ser
pastor para hacer esto. Por tanto, sería sabio de tu parte comprometerte a
servir en tu iglesia como un miembro fiel y aprender todo lo que puedas acerca
de la iglesia. Ser un buen miembro significa preocuparte por los hermanos y
hermanas de tu congregación, significa juntarte con otros creyentes a leer las
Escrituras, a orar juntos y a animarse mutuamente. Organiza un grupo de varones
que se reúnan regularmente para leer la Biblia, para animarse y para orar.
Conforme tengas oportunidad, busca animar a los hermanos y hermanas que
Dios ha puesto en tu vida.
También aprovecha todas las oportunidades que se te otorguen para
enseñar y predicar, y asegúrate de tener algunas personas piadosas que
evalúen honestamente tus enseñanzas cuando estas oportunidades se
presenten. Esa es la única forma en la que mejorará tu habilidad para enseñar.
Tu amor por Cristo se evidenciará en tu amor por la iglesia. Amar a la iglesia
te ayudará a crecer en el entendimiento de cómo cuidar a las ovejas de Dios.

¿Amo a los perdidos?


¿Alguna vez has considerado de dónde salieron los miembros que forman una
iglesia? Antes eran enemigos de Dios, pero ahora han sido reconciliados con
Dios a través del evangelio de Jesucristo (Col 1:21-22). La misión de la iglesia,
nuestra misión, es salir a proclamar el evangelio de Jesús para que aquellos
que aún no le adoran puedan arrepentirse de sus pecados, creer en Su
118

evangelio y convertirse así en ovejas del rebaño de Dios. Si tu deseo es ser


pastor, entonces debes tener un amor por los que aún no adoran a Jesús.
Página

Estudia la vida del apóstol Pablo. El apóstol claramente amaba a sus hermanos
11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

y hermanas en Cristo, pero también tenía un gran amor y preocupación por los
incrédulos. Cuando estaba en prisión, le pidió a los colosenses que oraran
para que “Dios nos abra una puerta para la palabra, a fin de dar a conocer
el misterio de Cristo (el Mesías)” (Col 4:3). Así mismo, Pablo le informó a los
Filipenses que su aprisionamiento había servido para avanzar el evangelio, “de
tal manera que mis prisiones por la causa de Cristo se han hecho notorias en
toda la guardia pretoriana (en todo el palacio del gobernador) y a todos los
demás” (Fil 1:13). La vida y el ministerio del apóstol Pablo nos demuestran que
aquellos que siguen a Cristo y que anhelan el ministerio pastoral también deben
amar a los perdidos; esa es nuestra misión—ver a los incrédulos venir a Cristo
en arrepentimiento y fe, y ser transformados a la imagen de Cristo. Por tanto,
no asumas el evangelio, sino apréndelo y ensáyalo una y otra vez hasta el
punto que se vuelva natural compartirlo. Debido a que es Dios el que salva
soberanamente, obrando la regeneración de los corazones, asegúrate de
orar. Ruega a Dios por los incrédulos y pídele que abra puertas para compartir
el evangelio. Júntate con otros creyentes a orar por los perdidos y celebra
con acción de gracias cuando otros cristianos tengan la oportunidad de
compartir el evangelio.
Hablar con la gente acerca de Jesús debería ser tan natural como hablar
acerca de deportes o política, excepto que hablar acerca de Jesús es mucho
más importante que hablar de deportes o política. Entonces seamos fieles en
hablar a los incrédulos acerca de Cristo. Si necesitas crecer en tu
entendimiento del evangelismo, lee algunos libros como El Evangelio y la
Evangelización Personal de Mark Dever, El Evangelismo y la Soberanía de Dios
de J. I. Packer, y Evangelismo: Cómo Toda La Iglesia Habla de Jesús de
Mack Stiles.3 Tu amor por Cristo debe desbordarse en un amor por aquellos a
quienes Él vino a salvar. Esa es nuestra misión—llamar a todas las personas en
todo lugar a arrepentirse de su pecado y a creer en el Señor Jesucristo, e
incorporarlos al cuerpo local de creyentes para que juntos podamos crecer a
la imagen del Señor; que juntos continuemos nuestra misión (Mt 28:18-20).

¿Estoy dispuesto a someterme a la iglesia y a su liderazgo?


Muchos jóvenes son tentados a aspirar al ministerio pastoral simplemente
porque creen que han sido llamados por Dios. Aunque es cierto que este
llamado personal o interno es un elemento importante en el proceso del
ministerio pastoral, también es cierto que no es el único llamado que importa.
En algún punto de la historia de la iglesia se nos olvidó que la congregación
y sus líderes también tienen una responsabilidad al afirmar si un individuo es
llamado o no al ministerio pastoral. La Biblia nos da algunos ejemplos
donde las congregaciones afirmaron a sus líderes (Hch. 6:1-7). También el
119

apóstol Pablo advirtió a Timoteo y a la iglesia de Éfeso que no afirmaran


a un candidato pastoral apresuradamente (1 Tim. 5:22). Estos y otros pasajes
Página

nos dirigen hacia la responsabilidad que tiene la iglesia—la congregación


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

y sus líderes—de afirmar a los candidatos (pastores/ancianos y diáconos).


Por esta razón, informa a tus pastores acerca de tu deseo de entrar al
ministerio pastoral, y después sométete a su guía, entrenamiento y
evaluación. Pídeles que te ayuden a discernir tu llamado personal; pídeles que
te observen al servir en la iglesia; pídeles que te den su retroalimentación en
cuanto a tu ministerio en la iglesia. Por último, pídeles que te guíen en el
proceso hacia la afirmación pública del ministerio pastoral, ya sea
recomendándote ante la iglesia para que seas afirmado, o ayudándote a
entender sus razones de por qué no estás listo (o apto, en algunos casos) para
esta tarea. No es suficiente que te sientas llamado al ministerio pastoral; la
congregación y su liderazgo también tienen una responsabilidad en
esta afirmación. Entonces, aprovecha la sabiduría de los líderes piadosos de
tu congregación, y confía en que Dios obrará en este llamado por medio de
la iglesia.

¿Estoy dispuesto a prepararme para el ministerio pastoral?


En algunos casos, tu iglesia local y tus líderes pueden animarte a que te
prepares formalmente en un seminario, o informalmente en una pasantía o
internado. Claro, hay casos en los que, dependiendo de tus cualidades y
de las necesidades de la iglesia, serás animado a empezar el ministerio
pastoral inmediatamente. Sin embargo, si se te presenta la oportunidad de
prepararte teológicamente, ya sea formal o informalmente, serás muy
beneficiado si lo aprovechas. No obstante, en muchos lugares la educación
teológica es un lujo, pero eso no significa que no puedas prepararte. Después
de todo, muy a menudo la mejor educación es la auto-educación. Un pastor
siempre debe estar aprendiendo, y una de las maneras en las que
aprendemos es mediante la lectura. Dedica tiempo a preparar un programa
de lectura que te permita aprender acerca de la Biblia (Antiguo y Nuevo
Testamento), exégesis, teología, historia de la iglesia, ministerio pastoral,
consejería bíblica, ética, biografías cristianas y hasta buena ficción. El
fundamento que sostendrá ese plan, será una lectura constante de la Escritura.
Si quieres tener un entendimiento holístico de la Escritura, debes sumergirte en
un plan de lectura que te permita leer grandes porciones de la Biblia. Tim
Keller—pastor de la Iglesia Redeemer en la ciudad de Nueva York—sugiere
que los pastores deberían leer por lo menos tres capítulos seguidos de la
Biblia cada vez que la leen. R. Albert Mohler—presidente del Seminario
Teológico Bautista del Sur—dice que la Biblia se debe leer como se lee
cualquier otro libro. Después de todo, ¿cuántos libros lees un párrafo aquí y
otro párrafo allá de vez en cuando? Si así es como lees un libro,
seguramente nunca entenderás la trama o los personajes. De igual forma,
120

cuando lees la Biblia debes leer porciones grandes para que puedas
comprender el contexto de lo que estás leyendo. Y si continúas leyendo
grandes porciones de la Escritura, tu entendimiento de la trama completa
Página

de la Biblia también será incrementado.


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

Si la lectura bíblica es tu fundamento, entonces ya estás equipado para


planear un programa de lectura que te permitirá crecer en tu entendimiento
de la Biblia. Crea un plan de lectura que te permita leer acerca de varias
áreas que te equiparán para el ministerio al que has sido llamado. Lee libros
que te ayuden a entender e interpretar la Escritura fielmente (exégesis e
interpretación, estudios bíblicos). Debido a que la predicación es central
para el ministerio pastoral, también debes leer libros que te ayuden a mejorar
tu predicación. Claro, entre más conozcamos a las ovejas bajo nuestras
alas, mejor será nuestra predicación; y para conocer mejor a las ovejas,
necesitamos prepararnos para esta tarea fundamental. Prepárate para
enfrentar casos difíciles o crisis inesperadas, leyendo libros sobre ética y
consejería bíblica.
El fundamento de todo lo que hacemos es el evangelio de Cristo. Es
en este fundamento que estamos construyendo la iglesia de Dios, al
discipularnos unos a otros hasta obtener la estatura de la plenitud de Cristo
(Ef 4:11-16). Con el propósito de discipular a otros, debes tener un
entendimiento bíblico de la sana doctrina (teología). Por su puesto, también
necesitarás recibir ánimo; así que lee biografías cristianas y literatura
devocional que enriquezcan tu alma, particularmente durante tiempos difíciles
en tu ministerio.
Creo que ya te has dado una idea de por qué es importante tener un plan
de lectura, pero no pienses que tienes que hacer todo esto tú solo. Será bueno
que busques a otros pastores que piensen de manera similar a ti y que disfruten
los mismos libros, con el fin de alentarse mutuamente en sus lecturas.
Como ves, hay muchas formas de recibir educación teológica y pastoral.
La cuestión principal es que continúes creciendo en la gracia y conocimiento
de Cristo para que puedas ser un pastor fiel cuando el Señor te de esa
oportunidad, y cuando así sea, la congregación bajo tu cuidado será
animada a seguir tu ejemplo al ver que tú mismo maduras cada vez más (1Ti
4: 11-16).

¿Cómo sabré si ya estoy listo para el ministerio pastoral?


Si estás aspirando al ministerio pastoral bajo la guía de la iglesia local y sus
líderes, entonces ellos te ayudarán a saber cuándo estarás listo. Cuando ellos
lleguen a la conclusión de que ya estás listo para el ministerio pastoral, la
iglesia deberá afirmarte y enviarte a pastorear alguna otra iglesia. Tal vez te
pidan que permanezcas en tu iglesia local para servir ahí como anciano, o tal
vez te envíen a algún otro lugar con necesidad. Este es el modelo que vemos
en el Nuevo Testamento. Pablo y Bernabé pertenecían a la iglesia de
121

Antioquía. Con la guía del Espíritu Santo, la iglesia los afirmó y los envió a
plantar iglesias (Hch 13:1-3). La iglesia responsable de afirmar tu llamado
Página

también es responsable de discernir la ubicación donde seas más útil.


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

En algunos contextos pudiera ser apropiado preparar un curriculum vitae y


enviarlo a algunas congregaciones que estén buscando pastores. Tal vez sería
aún más beneficioso si consideraras lugares estratégicos donde haya menos
presencia de otras iglesias. Lo que quiero decir es que necesitas considerar
lugares estratégicos donde el evangelio tenga el potencial de multiplicarse
aún más. Puede que sea una ciudad muy secular o un pueblo remoto donde
el evangelio no ha llegado todavía. En algunos lugares la necesidad
evangélica es tan grande y el estado de las iglesias está tan deteriorado
que tal vez plantar una iglesia desde cero sea tu mejor opción. Consulta
todas estas opciones con los líderes de tu iglesia y escucha su consejo, ya que
ellos te han estado evaluando y conocen tus fortalezas y tus flaquezas. Por
ejemplo, tal vez te aconsejen no plantar una iglesia debido a que no creen
que esa sea una fortaleza en tu vida. O tal vez te sugieran que sí plantes una
iglesia debido al estado de las iglesias en esa ubicación.
Si ya estás en conversaciones con una iglesia establecida, averigua lo
más que puedas en cuanto a su historia, su doctrina, sus documentos legales,
su tipo de gobierno, etc. La historia y la doctrina de la iglesia te dirán mucho
acerca del futuro de la misma. Hablar con el pastor anterior puede ayudarte
a comprender mejor el pasado de la iglesia. Si tienes diferencias con la
iglesia, ten gracia y honestidad, pero nunca asumas nada. En vez de eso,
asegúrate de hacer muchas preguntas. Si las diferencias son abismales,
entonces necesitas informarle a la iglesia que probablemente deberían
buscar a alguien más. Sé humilde y honesto durante todo este proceso.
También necesitarás paciencia debido a que los procesos de entrevistas
toman tiempo. Confío en que el Señor te guiará hasta el lugar donde puedas
ministrar fielmente por el resto de tu vida.
¿Así que quieres ser pastor? Entonces, adelante. Aspira a entrar al ministerio,
fiel y sabiamente bajo el liderazgo y la guía de tu iglesia local. Que el
Señor continúe levantando muchos más jóvenes con deseos piadosos por su
ver Su gloria manifestada en todos lados, para el gozo y beneficio de todos
los pueblos, incluyendo el pueblo hispano.

122
Página
11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

12 ¿Así que quieres reformar tu iglesia


Juan Sánchéz
En la década de 1970 Francis Schaeffer dijo que “todo el mundo se
1
pregunta si la iglesia tiene futuro al aproximarse el fin del siglo veinte”. Tres
décadas más tarde, en el amanecer del siglo veintiuno, Richard Phillips, Philip
Ryken y Mark Deve confirmaron la aseveración de Schaeffer cuando dijeron
que “la idea de la iglesia no fue muy bien aceptada en el evangelicalismo
2
del siglo veinte”. Existen múltiples razones para esto, pero, ciertamente, una
de las razones tiene que ser que la iglesia se ha acomodado a sí misma en la
cultura contemporánea. El resultado ha sido una iglesia que es débil en la
verdad y fuerte en entretenimiento. En consecuencia, un número sorprendente
de cristianos se han hastiado de la iglesia al punto de abandonarla.
No obstante, los cristianos evangélicos no son los únicos que están
abandonando la iglesia. Al parecer aun los incrédulos que están en búsqueda
de la verdad han aceptado la idea de que, en muchos casos, la iglesia no es
el lugar para encontrar respuestas. Al hablar con algunos incrédulos, me di
cuenta de que están frustrados por el hecho de que muchas iglesias parecen
estar más interesadas en entretener a la gente que en hablarles la verdad. Los
que están buscando respuestas no están interesados en el estilo musical,
bandas de rock, presentaciones de Power Point o en nuevas técnicas de
comunicación. Su interés está en encontrar respuestas reales a sus preguntas
reales. Esto lo confirmé hace unos años cuando mi hermano me contó acerca
de una experiencia vergonzosa que tuvo al asistir a una iglesia en Estados
Unidos. En pocas palabras, mi hermano me dijo que su experiencia fue como
ver a un grupo de adultos tratando de realizar “actividades tontas y juveniles”
un domingo por la mañana. Desafortunadamente, este tipo de relatos lo
escucho muy a menudo en boca de personas que realmente buscan respuestas.
Aunque Schaeffer estaba en lo correcto al decir que sería un desastre el día en
que la iglesia se acomodara a la cultura, no creo que debamos abandonar
la iglesia. Al contrario, creo que debemos estar dispuestos a reformar la
iglesia. Pero cabe mencionar que esta no es una tarea para los débiles de
corazón. Reformar una iglesia requiere valentía y compromiso. Para reformar
una iglesia debemos centrarnos en Dios y no en el hombre. Los pastores deben
predicar toda la Biblia, diciéndole a la gente lo que necesita oír en vez de lo
que quiere oír. Si queremos reformar iglesias enfermas (o aun muertas),
entonces debemos construir la iglesia sobre el evangelio, debemos
comprometernos a largo plazo a hacer la obra de Cristo y debemos orar para
123

que la gracia de Dios nos sustente en el trayecto. No podemos darnos por


vencidos en cuanto a la iglesia porque es a través de ella que a Dios le ha
Página

placido desplegar su multiforme sabiduría a los principados celestiales (Ef


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

3:10). Aun así, la pregunta sigue en pie: ¿Cómo debemos reformar la iglesia?

Las cuatro P: Mark Dever


El trabajo de reformar una iglesia comienza con una actitud humilde, con
varios compromisos personales que fluyan de convicciones bíblicas y con una
confianza en la gracia soberana de Dios para que haga su obra en la iglesia
de Dios y en el tiempo de Dios. Para mí, un ejemplo personal ha sido Mark
Dever, pastor la Iglesia Bautista d Capitol Hill (CHBC) en Washington, D. C. En
su libroLa Iglesia Deliberante Dever relata su entrevista previa a ser pastor de
CHBC. Cuando le preguntaron qué plan programa tenía para “hacer crecer
a la iglesia”, Mark respondió que no tenía ningún plan, excepto cuatro P:
3
“predicar, plegar (orar), relaciones personales y ser paciente”.
Estas cuatro P describen los compromisos personales que debemos tener como
pastores si en verdad queremos reformar y revitalizar iglesias moribundas.
Permítanme sugerir cómo podrían desarrollarse estos compromisos al empezar
el proceso de reformar y revitalizar la iglesia.

Predique la Palabra
Nuestra predicación le demostrará a la iglesia en quién y en qué confiamos.
Revelará si confiamos en nuestras habilidades de comunicación y nuestro
intelecto retórico, o demostrará si confiamos en Dios y en Su Palabra para
reformar y moldear la iglesia. S usted es un pastor nuevo tratando de revitalizar
una iglesia enferma o moribunda, es muy probable que una de las razones del
estado en el que se encuentra sea la previa “dieta de predicación”. Pero aun
en nuestro compromiso de predicar la Palabra de Dios debemos ser humildes,
sabios y pacientes. Cuando recién me nombraron pastor, me imaginaba que
simplemente predicaría la Palabra de Dios y los inconversos se salvarían.
Desafortunadamente, la predicación de la Palabra no fue bien recibida por
muchos oyentes. Cuando descargué mi frustración con un amigo, me recordó
que la Palabra de Dios es más filosa que una espada de dos filos, y que corta
por ambos lados (Heb 4:12). Mi amigo estaba en lo correcto. Algunas personas
en la congregación no estaban acostumbradas a escuchar una dieta tan
rigurosa de la Palabra. Imagínese a alguien que ha estado merodeando en
una isla desierta por semanas, o tal vez meses. Muy seguramente ha perdido
mucho peso debido a que tenía acceso a una dieta muy limitada. Al ser
rescatada, su sistema digestivo no será capaz de tolerar un menú que incluya
una plato lleno de sopa como entrada, un trozo grande de carne como
platillo principal, y un flan como postre. No, su sistema tiene que ser adaptado
124

gradualmente a una dieta normal. Lo mismo sucede cuando usted trata


de reformar su iglesia predicando sermones expositivos de 60 minutos a una
congregación que está acostumbrada a escuchar historias de 20 minutos o tal
Página

vez a escuhar enseñanza errónea. Entonces, ¿cómo empezamos a predicar la


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

Palabra de Dios de tal forma que lleve a la congregación hacia una vida
saludable y llena de vida?
Si creemos que la Biblia es nuestra única autoridad (2Ti 3:16-17) y que la
Palabra de Dios trae vida (Sal 119:25, 107) y que, por tanto, es suficientemente
poderosa para transformar la iglesia más moribunda de todas (Heb 4:12),
entonces nuestra predicación debe servir para explicar “la palabra de Dios
que vive y permanece para siempre” (1P 1:23). El apóstol Pablo nos da un
modelo simple y útil de lo que tal predicación debería ser cuando encarga
a Timoteo que se ocupe de “la lectura, la exhortación y la enseñanza” (1Ti
4:13). En otras palabras, un ministerio evangélico que está fundado en la
Palabra de Dios, es un ministerio que está comprometido con leer la Biblia
públicamente, explicar y enseñar lo que ella enseña y, finalmente, aplicar la
Palabra de Dios a la iglesia de hoy día, exhortándoles a que crean y a que
obedezcan. El modelo más fiel que yo conozco, que cumple lo que Pablo
dice, es la predicación expositiva. En la predicación expositiva el pastor
comienza con el texto de la Escritura, explica lo que significa en su contexto
original y después aplica la Palabra fielmente a aquellos a quienes les predica.
En las palabras de Mark Dever, la predicación expositiva es aquella
predicación donde el punto del texto es el punto del sermón aplicado a
la iglesia.
Personalmente, quisiera animarlos a considerar los beneficios de la
4
predicación expositiva consecutiva. La exposición continua lleva a la
congregación a entender todo el consejo de Dios, al escuchar predicaciones
de todo un libro de la Biblia por un periodo determinado. Adicionalmente,
la predicación expositiva consecutiva le permite al predicador abordar
algunos temas difíciles cuando fluyan naturalmente del texto que será expuesto.
Finalmente, la predicación expositiva consecutiva protege a la congregación
de nuestra tendencia de usar el púlpito como una plataforma personal. Si usted
nunca ha predicado expositivamente, lea algunos recursos que le ayuden
a entender cómo preparar sermones expositivos. Recomiendo ampliamente el
libro de David Helm, La Predicación Expositiva, como un buen punto inicial.
Después de leer a Helm, lea algunos libros prácticos sobre cómo preparar
sermones expositivos.
Después de aceptar el reto de predicar expositivamente, considere el
contenido de su predicación. Si su iglesia no está acostumbrada a la
exposición consecutiva, comience predicando libros pequeños de la Biblia,
para que la congregación disfrute los beneficios inmediatos de la predicación
expositiva. Si su congregación no está acostumbrada a la predicación
expositiva, también debería comenzar predicando libros no tan controversiales
125

de la Biblia, para ganar la confianza de la iglesia en cuanto a su habilidad de


escudriñar la palabra de Dios. Solo hasta después de que se ha ganado la
Página

confianza de la iglesia, será buena idea abordar otros asuntos más


controversiales como la disciplina en la iglesia, el divorcio, los dones
11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

espirituales, entre otros temas. En otras palabras, el pastor sabio entiende que
la revitalización de la iglesia toma tiempo, que la palabra de Dios da vida
cuando se ha enraizado y que la revitalización de la iglesia requiere un tipo de
predicación que unifique en vez de dividir. Es solo hasta que establezca un buen
fundamento de predicación bíblica que será capaz de abordar otros temas
más controversiales en la reforma de la iglesia.
Un punto final e importante: ¡Clarifique el evangelio en su predicación! Debido
a que el evangelio ha sido tan confundido, es importante que usted
comunique un entendimiento claro del evangelio. Algunas personas han
crecido en la iglesia y meramente han asumido el evangelio. Algunas de estas
personas pueden ser personas morales, pero no son cristianas. Otros pueden
ser cristianos genuinos, pero son incapaces de explicar el evangelio a alguien
más. A menudo, en una iglesia que necesita revitalizarse o reformarse, se tienen
ambos tipos de personas: incrédulos y miembros inmaduros. La oposición a la
reforma de la iglesia seguramente vendrá de estos dos grupos. Por tanto, si
deseamos reformar y revitalizar nuestras iglesias debemos clarificar el
evangelio. Y debido a que la Biblia es la palabra de Dios concerniente a
Jesucristo, entonces cada sermón debería apuntar a Cristo y clarificar el
evangelio.

Ore la Palabra
Mi intención no es sugerir que la oración es la segunda cosa que hacemos
en el proceso de la revitalización y reforma de la iglesia. De hecho, yo
argumentaría que deberíamos estar en oración en cada aspecto de nuestro
ministerio. Nuestro llamado es a pastorear la grey de Dios bajo la dirección
del Príncipe de los pastores: Jesús Entonces, debemos preguntarle a Jesús
cómo debemos de pastorear a su grey, y debemos pedirle ayuda y
sabiduría para llevar a cabo esto mismo. El fundamento de nuestras oraciones
por el pueblo de Dios debería ser la palabra de Dios. Cuando oramos la
palabra de Dios, podemos estar seguros de que estamos orando de acuerdo
a Su voluntad. Entonces, oremos pidiéndole a Dios que cumpla lo que Él ha
prometido para Su iglesia. Y conforme conozcamos mejor a la congregación,
oremos la palabra de Dios específicamente por cada miembro. Si usted tiene
un directorio de la membresía de su iglesia, dese tiempo para orar
regularmente por cada miembro. Yo animo a mi iglesia a orar por cada
miembro usando el directorio, con el fin de crecer en amor unos por otros. Les
pedimos que oren una página del directorio cada día hasta que hayan
orado por todos los miembros. Luego les pedimos que empiecen de nuevo.
De esta forma, todos estamos orando los unos por los otros. Y si no conocemos
la necesidad particular de algún miembro, simplemente oramos la palabra de
126

Dios por ellos.


Página

Asegúrese de que la oración sea una parte importante de sus reuniones


corporales. Y cuando ore durante estas reuniones, enseñe a la congregación
11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

cómo deben orar. De nuevo, la palabra de Dios es muy útil en este sentido.
Cuando recién llegué a la Iglesia Bautista High Pointe, oramos un Salmo antes
de nuestra oración pastoral; luego, elevé una oración de acuerdo a lo que
Dios había revelado en ese Salmo en particular. También aprendimos a orar
para que la voluntad de Dios se hiciera en nuestra iglesia, nuestra ciudad,
nuestro Estado, nuestra nación y nuestro mundo. Finalmente, aprendimos a orar
por otras iglesias para que Dios las bendijera y las usara para avanzar el
evangelio en nuestra ciudad. Cuando una iglesia empieza a orar en
conjunto, los corazones de los miembros serán entretejidos mutuamente.
Cuando una iglesia que ora en conjunto ve que Dios responde oraciones, los
miembros son animados progresivamente por la gracia de Dios y su celo por la
oración crece continuamente.

Desarrolle relaciones personales de discipulado


Mi primera experiencia como pastor fue en una iglesia que tenía mucha historia.
La congregación me recibió a mí y a mi familia con mucho amor y gentileza.
Tenía mucha esperanza en esta iglesia y, la verdad, pensaba permanecer ahí
por el resto de mi ministerio. Si bien la iglesia no estaba precisamente
moribunda, sí había estado estancada por muchos años. Sin embargo, como
suele suceder con muchas iglesias que necesitan reformarse, nuestra iglesia no
tenía idea de su estado enfermizo. Después de todo, estaban mejor que casi
todas las demás iglesias de la pequeña comunidad; la asistencia y las
ofrendas eran estables, y ahora tenían a un pastor joven y nuevo. Cuando
una iglesia está casada con tradiciones humanas, cualquier cambio drástico
es traumatizante y es percibido como un rechazo tanto de su historia como de
su identidad. Consciente de esta realidad, me propuse no hacer cambios
durante el primer año, excepto sobre aquellas cosas que fueran en contra del
evangelio. Después de todo, tenían que acostumbrarse a un nuevo pastor y eso
ya era bastante.
En vez de hacer cambios drásticos e inmediatos, deliberadamente pasé mucho
tiempo tratando de conocer a los líderes de la iglesia, quienes estaban de
acuerdo en que la iglesia necesitaba una reforma. Leímos algunos libros
juntos que nos ayudarían a entender cómo se debería ver una iglesia
saludable. Comenzamos con 9 Marcas de una Iglesia Saludable. Leíamos un
capítulo por mes y nos juntábamos para dialogar sobre el contenido del
capítulo. También pasamos mucho tiempo leyendo algunos pasajes de la
Escritura que hablaban de la vida de la iglesia. Tres meses después fuimos
a un retiro de líderes donde enseñé un estudio de las Epístolas Pastorales con
el fin de entender el diseño de Dios para el liderazgo bíblico en la iglesia.
Debido a que no tenía la intención de hacer cambios pronto, asumí que sería
127

útil este ejercicio simple. Mi propósito era establecer el fundamento de la


reforma de la iglesia y ser cuidadoso en no asustar a nadie con cambios
Página

grandes. Para mi sorpresa, casi inmediatamente recibí oposición de uno de


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

los líderes. Aunque no tenía planes de hacer cambios inmediatos, esta


persona asumió que yo estaba tratando de “posesionarme” de la iglesia y
nombrarme a mí mismo “el anciano”. De hecho, eso era lo opuesto a lo que
yo había planeado. Además, nuestro tiempo juntos se esperaba que fuera
instruccional y descriptivo, no prescriptivo. Traté de ayudarle a entender
mis intenciones y convencerlo de que no renunciara a su puesto, pero
eventualmente él y su esposa dejaron la iglesia debido a que sus inquietudes
permanecieron.
Siendo un pastor joven, lo que yo pensé que era un proceso lento y
metódico en cuanto a la salud de la iglesia, resultó ser demasiado intimidante
para este hermano que tenía una mala experiencia en una iglesia previa. Si
tuviera que hacerlo de nuevo, empezaría por construir una relación personal
con él, reuniéndome con él regularmente para leer las Escrituras, y orar y
animarnos mutuamente. En el proceso de reformar la iglesia debemos amar y
pastorear la iglesia a la que hemos sido llamados y no a la que tenemos en
nuestras mentes. Si queremos reformar la iglesia, necesitamos crecer en nuestro
amor por la iglesia. La mejor forma de hacer esto es tomando el tiempo de
conocer a las personas y desarrollando relaciones personales de discipulado.
Es fácil enfocarnos en el cambio que necesita ocurrir y olvidar que nuestro
llamado es a pastorear a las personas reales que están bajo nuestro
cuidado inmediato. Si no tomamos el tiempo para construir relaciones
personales, la iglesia no podrá percibir nuestro amor por ella. Lo único que
verán será un pastor que quiere cambiarlos. Entonces, si usted todavía no
lo ha hecho, dedíquese a desarrollar relaciones personales de discipulado
con algunos hombres clave quienes tengan un interés particular en el evangelio
y que estén creciendo en la gracia y en el conocimiento de Cristo. Muy
seguramente esa lista de hombres clave incluirá a los líderes actuales de la
iglesia.
Desafortunadamente, muchas iglesias tienen la necesidad de reformarse
precisamente debido a deficiencias en el liderazgo. Por lo tanto, es muy
importante que usted identifique a aquellos miembros de la congregación que
muestran un deseo genuino de crecer en Cristo. Después de identificarlos tome
tiempo para discipularlos personalmente. Un libro que le ayudará a pensar en
cómo abordar estas relaciones de discipulado es El Enrejado y la Vid de
5
Collin Marshall y Tony Payne. Marshall y Payne dicen que este tipo de
relaciones personales de discipulado son el corazón de un ministerio fiel en la
iglesia, y yo estoy convencido de que así es. Entonces, recordando que la
reforma toma tiempo, utilice ese tiempo para reunirse con individuos clave que
ya haya identificado con el fin de discipularlos. Pase tiempo con ellos leyendo
6
128

la Escritura y orando. Un recurso útil que le ayudará a establecer un


fundamento para entender la historia general de la Biblia es El Gran
7
Página

Panorama Divino por Vaughan Roberts. Al discipular individualmente, usted


estará construyendo un fundamento importante para la salud de la iglesia.
11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

Mientras más y más miembros crezcan en su entendimiento de la Escritura, en


la claridad del evangelio y en la vida de la iglesia, usted estará haciendo la
obra lenta pero fiel de la reforma en la iglesia.
En algunos casos quizá quiera juntar un grupo pequeño de hombres. Después
de un buen tiempo juntos, anime a cada uno de ellos a identificar a otros
hombres para que ellos mismos puedan ayudarles a estudiar la Escritura.
Como verá, este proceso es lento y deliberado, pero es sabio y edificante.
Tal vez existan formas más efectivas para juntar una gran audiencia, pero no
existe ninguna manera más rápida de hacer discípulos. El trabajo constante y
lento del discipulado personal toma tiempo, pero a la larga produce mucho
fruto. Y mientras más y más miembros abracen esta visión del discipulado
personal, surgirá una cultura donde lo normal y natural será que los cristianos
se junten para leer la Escritura, para orar y para animarse mutuamente.

Sea paciente
El trabajo de pastorear a una iglesia con el fin de reformarla requiere
paciencia, esperando que el Señor actúe en los corazones de Su pueblo.
Generalmente, los pastores jóvenes tienden a implementar cambios
rápidamente en vez de hacerlo gradualmente. Es posible que los pastores más
avanzados en años se nieguen a implementar cualquier cambio. Sin embargo,
por el bien del evangelio y para la gloria de Dios, queremos guiar a nuestras
iglesias hacia una vida saludable y llena de vida. Aun así, guiar a la iglesia
requiere sabiduría. No es ningún accidente que la Biblia describa nuestro
trabajo como el trabajo del pastor con sus ovejas. Como pastores, debemos
pararnos en frente de nuestras ovejas y pedirles que nos sigan. No somos
vaqueros que empujan el ganado en la dirección que queremos que vayan.
Las ovejas tienen que confiar en la voz del pastor que los guía para que puedan
seguirlo. Y los buenos pastores no se adelantan mucho de sus ovejas. Es
necesario que vayamos a la velocidad a la que las ovejas pueden ir. Pastorear
a una grey requiere mucha paciencia.
La paciencia pastoral fluye de un amor genuino por las ovejas. Y este amor
debe ser evidente en cada aspecto de nuestra labor. Por ejemplo, aunque
es cierto que la predicación es central para la vida de una iglesia sana,
si queremos que nuestra predicación sea efectiva, entonces tenemos que
amar a las ovejas. Al pasar tiempo con las ovejas y al conocerlas mejor, nuestra
predicación mejorará debido a que estaremos mejor equipados para aplicar
los sermones en formas reales y específicas a nuestra iglesia. Este tipo de
predicación requiere la paciencia de llegar a conocer a las ovejas y de crecer
en nuestro amor por ellas.
129

Aunque es verdad que la predicación es central para la vida y salud de la


iglesia, la predicación por sí sola no es suficiente. Debemos ser pacientes en
Página

oración. Y solo podemos orar fielmente por nuestra congregación al tomar


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

tiempo para conocerla y amarla. Para tener esta vida de oración amorosa
necesitamos ser pacientes para llegar a conocer a las ovejas y poder guiarlas
por el buen camino. Una de las verdades que he aprendido en cuanto a la
oración es que, en vez de luchar con la gente para que se amolde a los
cambios que deseo ver en ellos, es mejor luchar con Dios en oración para que
cambie a Su pueblo.

Algunos pasos prácticos hacia una reforma en la iglesia


Seguro, cada iglesia es única. Sin embargo, las cuatro P mencionadas
anteriormente son fundamentales para cualquier reforma en la iglesia.
Entonces, asumiendo que usted ya está predicando la palabra pacientemente,
orando por la iglesia y discipulando a otros, ahora sí podemos considerar
algunos pasos prácticos hacia una reforma en la iglesia.

Comprenda el gobierno de la iglesia


Cuando la Iglesia Bautista High Pointe me contactó para ver la posibilidad de
ser s pastor, mi primera pregunta fue: “¿Me podrían enviar todos sus
documentos de gobierno, por favor?” Yo quería entender lo que ellos creían
(declaración de fe) y cómo se gobernaban a sí mismos (constitución y leyes
internas). Aunque estaba de acuerdo con su declaración de fe (La Confesión
de New Hampshire de 1853), después de revisar la copia que me enviaron me
percaté de un artículo que había sido editado varias veces y con el cual
no podía estar de acuerdo. Después de tener una conversación para
clarificar esto con los ancianos, ellos mismos se dieron cuenta de que no
estaban de acuerdo con la edición final, así que decidieron eliminar esa última
edición. Si ellos no hubieran estado de acuerdo en eliminar esa edición, yo no
sería el pastor de High Pointe hoy en día.
Si usted ya es pastor de una iglesia, debe saber que cuando decide que la
iglesia se ocupe de una reforma, entonces necesita estudiar el tipo de gobierno
de su iglesia. En otras palabras, ¿cuáles son las reglas que su iglesia ha
establecido para funcionar como tal? ¿Cuáles son los procesos para elegir
ancianos, o para elaborar el presupuesto de la iglesia? Y si esos procesos son
antibíblicos o no promueven la salud de la iglesia, ¿qué se requiere para
cambiar esos procesos? Sea usted un nuevo pastor buscando obtener la
confianza de su iglesia o un pastor ya establecido buscando mantener esa
confianza con su iglesia será necesario que usted se desenvuelva dentro de
las estructuras gubernamentales de la iglesia. Pero si acaso necesita cambiar
las estructuras gubernamentales de su iglesia, hágalo con sabiduría,
paciencia e integridad. Si su iglesia no está lista para cambiar su declaración
130

de fe y/o su constitución o leyes internas, entonces será mejor continuar


predicando la Palabra pacientemente, orando y desarrollando relaciones de
Página

discipulado hasta que la mayoría (de preferencia una gran mayoría) de la


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

congregación esté dispuesta a realizar a esos cambios. Recuerde, somos


pastores, no vaqueros. Entonces, no acarreemos a la gente a donde nosotros
queremos; es mejor guiarlos en amor y en paciencia.

Levante líderes
En mi primera visita a la Iglesia Bautista High Pointe como candidato pastoral,
m pidieron que les dijera cuál era mi preocupación más grande. No tuve
que pensar mucho para dar mi respuesta. En mi experiencia previa como
pastor había aprendido que si los líderes de la iglesia no comparten las
mismas convicciones en cuanto a su naturaleza y su misión, tarde o temprano
surgirán conflictos debido al desacuerdo respecto a la necesidad de una
reforma. Además, yo sabía que aun si solo uno o dos líderes estaban contentos
con el status quo, ellos se negarían a introducir cualquier cambio que lo
alterara. Yo sabía que cualquier esperanza de reformar la iglesia requeriría
un liderazgo unido y maduro. Esa fue mi respuesta.
Identifique a esos hombres fieles, sabios y piadosos. Esos deberían de ser
los primeros hombres que formen parte de su lista de discipulado personal. Pero
asegúrese de identificar a otros hombres fieles y piadosos con el fin de
discipularlos.
En segundo lugar, observe a aquellos hombres en la iglesia que están
pastoreando a la iglesia fielmente, sean o no reconocidos oficialmente como
pastores o ancianos. Los hombres que cumplen con los estándares de pastor,
como se mencionan en 1 Timoteo 3 y Tito 1, y que cuidan de los miembros de
la iglesia son el tipo de hombres que debe considerar para formar parte del
liderazgo. Estos son la clase de hombres que esperamos reconocer
eventualmente como ancianos en High Pointe. El proceso de formar líderes
en la iglesia nunca termina. Tome tiempo para llegar a conocer a esos hombres
fieles en su congregación. En el tiempo adecuado, encamínelos en el proceso
de reconocimiento oficial de su liderazgo.

Integre nuevos miembros responsablemente


Aunque es cierto que cambiar las estructuras de la iglesia e implementar
cambios es un reto muy grande, un paso sencillo hacia la reforma de la
iglesia es instituir un proceso para integrar nuevos miembros a la iglesia. Esto es
particularmente cierto si su iglesia actualmente no tiene ningún proceso para
integrar nuevos miembros a la congregación. En ese caso este paso no
requiere que usted cambie un proceso ya existente. Cuando se busca
establecer un proceso para integrar nuevos miembros, es necesario que usted
131

explique por qué tal proceso es importante y cuáles son sus beneficios.
Aun el proceso más simple para integrar nuevos miembros a la iglesia es mejor
Página

que no tener ningún proceso.


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

Desafortunadamente, el deseo de crecer numéricamente ha tentado a muchas


iglesias a abrir ampliamente “la puerta frontal” de la iglesia, con el fin de hacer
la membresía lo más fácil posible. En algunas iglesias, todo lo que se
necesita hacer para ser considerado un miembro es asistir a la reunión
dominical. Es cierto que este método puede hacer que la iglesia crezca
numéricamente, pero la iglesia está dando por hecho que las personas que
asisten a la iglesia son miembros, sin saber nada de ellos ni de sus convicciones.
En nuestra cultura actual llena de charlatanes, falsos maestros y hasta pedófilos,
una iglesia debe ser sabia en conocer a las personas antes de afirmarlas
como miembros. Este es un paso muy fácil de realizar y a la vez muy
importante. La Iglesia Bautista High Pointe tenía un proceso muy simple de
membresía cuando recié llegué como pastor. Cualquier persona interesada en
convertirse en miembro necesitaba asistir a una clase de una hora el domingo
por la mañana, donde uno de los ancianos los introducía a la historia de la
iglesia, sus líderes y su misión. Aunque este proceso era mejor que no tener un
proceso, creo que no nos decía lo suficiente acerca de aquellos que querían
ser miembros. Debido a esto, como primer paso instituimos una serie de clases
de membresía que reflejan (1) la importancia de ser parte de una iglesia local,
(2) lo que creemos como iglesia (declaración de fe), (3) cómo realizamos la
misión de la iglesia y (4) los compromisos que tenemos como miembros de la
iglesia (pacto de iglesia). Después de completar la clase de membresía, cada
candidato se entrevista con dos miembros de nuestro equipo pastoral. Durante
esa entrevista les preguntamos a los candidatos cómo vinieron a conocer a
Cristo y les pedimos que expliquen el evangelio brevemente. Los ancianos,
después, revisan todas las entrevistas en nuestra junta bimensual antes de
presentar a los candidatos a la congregación para que sean afirmados
(o rechazados, si existe alguna información que los ancianos no hayan tenido
en sus manos) durante la junta de miembros.
No estoy sugiriendo que su proceso de membresía debe ser idéntico al nuestro;
tan solo estoy sugiriendo que considere implementar un proceso responsable
para integrar nuevos miembros que tengan una profesión de fe creíble y un
entendimiento claro del evangelio. Aquellos que se hacen miembros con un
conocimiento bíblico de lo que es una iglesia serán mejores miembros y
testigos fieles del evangelio. Una iglesia saludable está compuesta por tales
miembros.

Renueve nuevos miembros responsablemente


Desafortunadamente, remover miembros usualmente no es un tan fácil como
recibir nuevos miembros. Los pastores y las iglesias siempre están felices de ver
crecimiento a través de la integración de nuevos miembros. Sin embargo, en el
132

proceso de la reforma de la iglesia, usted debe enfrentarse con la realidad


de que, sin importar qué tan paciente y amoroso sea su liderazgo, algunas
Página

personas dejarán la iglesia debido a su oposición ante la nueva dirección de


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

la misma. Adicionalmente, habrá otros miembros que dejarán la iglesia por otras
razones ilegítimas. Cuando un miembro deja una iglesia, particularmente una
iglesia pequeña, todos quieren saber por qué. A lo largo de los años he
aprendido que cuando el liderazgo no mantiene a la iglesia informada, la gente
divisiva creará su propia versión de la historia. Esta es una razón importante
para ser franco con su congregación. La mejor forma que conozco para hacer
esto es recibir y remover miembros durante las juntas de miembros.
En nuestras juntas de miembros en High Pointe presentamos los nuevos
candidatos para que la iglesia los afirme como tales. En esas juntas también
presentamos a los miembros que serán removidos de la membresía y
explicamos el porqué de esa decisión. Siempre nos entristece cuando un
miembro se tiene que mudar a otro Estado o país, así que le hacemos saber a
la congregación esto para que estén al tanto de que este hermano o hermana
ya no estará con nosotros. En algunos casos, algunos miembros quieren unirse
a otra congregación local en la ciudad. Eso no nos causa ninguna molestia,
siempre y cuando sea una iglesia que predique el evangelio. Después de todo,
queremos que los cristianos florezcan en su fe y en su servicio a Cristo y a Su
iglesia, ya sea que estén en High Pointe o no.
Desafortunadamente, algunas veces es necesario remover miembros debido a
que deliberadamente continúan en pecado y no se arrepienten y, por lo tanto,
no están viviendo como cristianos. Cuando un miembro no vive de acuerdo a
su profesión de fe, la iglesia tiene la responsabilidad de removerlos del
compañerismo con los demás; este es el acto final en el proceso de la
disciplina eclesiástica (Mt 18:19-20; 1Co 5:1-13). Cuando un miembro es
removido de la membresía, es importante que la congregación escuche de sus
pastores la razón por la cual está siendo removido. En todos los casos en High
Pointe, pero particularmente en los casos de disciplina, nos aseguramos de
comunicar que amamos a la persona que está siendo removida y que no
estamos enojados con ella. De hecho, comunicamos que nuestra esperanza es
que este individuo se arrepienta y vuelva a Cristo. Sin embargo, la Escritura nos
manda a remover de la comunión cristiana al pecador que no se arrepiente,
para que se den cuenta de su condición y puedan regresar algún día en fe y
arrepentimiento. Cuando el liderazgo de la iglesia informa responsablemente a
la congregación que un miembro es removido, no habrá lugar para malas
interpretaciones o chismes que puedan causar división.
Como verá, tener un proceso responsable de disciplina es vitalmente
importante para la vida y salud de la iglesia. De nuevo, es importante entender
el gobierno de su iglesia.
¿Cómo remueve la iglesia a los miembros que así lo requieran? Siga ese
133

proceso. Si ese proceso es anti-bíblico o inútil, entonces guíe a la iglesia hacia


un entendimiento bíblico de la disciplina con humildad y paciencia.
Página

Una de las ventajas de tener un proceso responsable para integrar y


11 ¿ASÍ QUE QUIERES SER PASTOR?

remover miembros es que su membresía va a representar la integridad de su


congregación. En algunas iglesias la membresía es utilizada como una
herramienta para evangelizar; por lo tanto, la membresía es dramáticamente
más grande que el número de personas que asisten frecuentemente a la
congregación. Cuando llegué a High Pointe en el verano del 2005, nuestra
membresía era de 1.500 miembros. Aunque eso puede sonar
impresionante para algunos, la realidad es que solamente alrededor de 350
personas asistían regularmente el domingo en la mañana. La discrepancia entre
la membresía y la iglesia actual crea muchos problemas en el pastorado.
Después de todo, ¿cómo podemos pastorear a personas que ni siquiera están
presentes? Solo cuando entendamos que tendremos que dar cuenta a Dios por
cómo cuidamos a Sus ovejas, sentiremos el peso de la responsabilidad de
nuestro llamado al ministerio pastoral.

No intente esto solo


¿Así que quiere reformar su iglesia? No es tan fácil ni tan glamoroso como
usted cree. Es un trabajo duro y muchas veces frustrante. Sin embargo, es un
trabajo muy galardonador. Pero no tiene que hacer esto solo. De hecho, sea o
no que esté buscando reformar una iglesia, le animo a que busque a otros
pastores sabios en su región para aprender de ellos en la medida que sea
posible, o quizá para reunirse con ellos en su área con el fin de orar y animarse
mutuamente. Además, le animo a buscar un pastor que ya haya pasado por el
proceso de reformar su iglesia. Pregúntele si está dispuesto a reunirse con usted
de manera regular para animarse mutuamente. Asegúrese de hacerle muchas
preguntas y pida su consejo en cada paso de este proceso. Recuerde: Nuestro
objetivo no es obtener “la iglesia perfecta” que hemos proyectado en nuestras
mentes; nuestro objetivo es pastorear al pueblo que Cristo ha comprado con
Su sangre, tomándolos en el lugar en que están hasta presentarlos maduros en
Cristo (Col 1:28). Que el Señor nos de mucha gracia al pastorear Su iglesia,
bajo la autoridad de Cristo Jesús, el Príncipe de los pastores (1P 5:1-5).

134
Página
NOTAS.

Capítulo 1
1. Parte de la información presentada en este capítulo proviene de mi tesis
doctoral titulada “THE POWER OF GOD’S WORD TO TRANSFORM A NATION. A
Biblical and Historical Appeal to Latin American Pastors”. (Copyright © 2014
Miguel Núñez Salcedo).
2. González, O. E. & González, J. L. (2008). Christianity in Latin America [Historia
el Cristianismo en América Latina]. (Cambridge: Cambridge University
Press), p. 236. Publicado en español por Ediciones Kairós, 2013.
3. CENSOS 2011. “XV recenseamento geral da população V recenseamento
geral da habitação, RESULTADOS DEFINITIVOS, PORTUGAL”,
http://www.ine.pt/xportal/xmain?
xpid=INE&xpgid=ine_publicacoes&PUBLICACOESpub_boui=73212469&PUBLI
CA consultado el 2 de octubre de 2014.
4. Centro de Investigaciones Sociológicas. “BARÓMETRO DE ENERO 2014,
estudio no. 3011”, http://www.cis.es/cis/export/sites/default/-
Archivos/Marginales/3000_3019/3011/es3011mar.pdf, consultado el 2 de
octubre de
2014.
5. George, T. (2013). The Theology of the Reformers [La teología de los
Reformadores]. (Nashville: B&H Academic), p. 32.
6. González, O. E. & González, J. L. (2008). Op. cit., p. 186.
7. Chuchiak IV, J. F. (2012). The Inquisition in New Spain, 1536-1820: A
Documentary History [La Inquisición en Nueva España, 1536-1820: Una
historia documental]. (Baltimore: Johns Hopkins University Press), p. 14.
8. Núñez, E. A. & Taylor, W. D. (1989). Crisis in Latin America: An Evangelical
Perspective [Crisis en América Latina: Una perspectiva evangélica],
(Chicago: Moody Press), p. 152.
9. Ibíd, p. 153.
10. González, O. E. & González, J. L. (2008). Op. cit., pp. 209-216.
11. Núñez, E. A. & Taylor, W. D. (1989). Op. cit., p. 153.
12. Penyak, L. M. & Petry, W. J. (2009). Religion and Society in Latin America:
Interpretive Essays from Conquest to Present [Religión y sociedad en
América Latina: Ensayos argumentativos desde la Conquista hasta el
presente] (Maryknoll: Orbis Books), p. 178.
13. Dwight, H. O., Tupper, H. A. & Bliss, E. M.; Eds. (1904). The Encyclopedia of
Missions: Descriptive, Historical, Biographical, Statistical [La enciclopedia
de las misiones: descriptiva, histórica, biográfica, estadística] (New York:
Funk and Wagnalls Company), s.v. Statistical Tables, Harlan Beach.
14. Garrard-Burnett, V. (2009). Religion and Society in Latin America [Religión
y sociedad en América Latina]. (Marynoll: Orbis Books), p. 193.
15. Ordóñez, F. (1956). Historia del Cristianismo Evangélico en Colombia
(Armenia: Alianza Cristiana y Misionera), p. 28; COMIBAM. (2002). Catálogo
de Organizaciones Misioneras de Iberoamérica (Ciudad de Guatemala:
Ted Limpic & COMIBAM Internacional), p. 221.
16. Brazil’s Changing Religious Landscape. “Pew Research Religion & Public Life
Project”, publicado el 18 de julio, 2013,
http://www.pewforum.org/2013/07/18/brazils-changing-religious-
landscape, consultado el 10 de octubre de 2014.
17. INEGI.XI, “Censo General de Población y Vivienda 2010”,
http://www.inegi.gob.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/product
os/censos/po consultado el 11 de octubre de 2014.
18. Garrard-Burnett, V. & Stoll, D. (1993). Rethinking Protestantism in Latin
America [Repensando el protestantismo en América Latina]. (Philadelphia:
Temple University Press), p. 3.
19. González, O. E. & González, J. L. (2008). Op. cit., p. 195.
20. Stoll, D. (1990). Is Latin America Turning Protestant? [¿América Latina se
está volviendo protestante?]. (Berkeley: University of California Press), p.
101.
21. Deiros, P. A. (1992). Historia del Cristianismo en América Latina. (Buenos
Aires: Fraternidad Teológica Latinoamericana), p. 654.
22. González, O. E. & González, J. L. (2008). Op. cit., p. 191.
23. Koschorke, K., Ludwig, F. & Delgado, M. (2007). A History of Christianity in
Asia, Africa and Latin America 1450-1990: A Documentary Sourcebook
[Historia del cristianismo en Asia, África y América Latina, 1450-1990: Un libro
de referencia documental]. (Grand Rapids: Eerdmans Publishing
Company), p. 373.
24. Stoll, D. (1990). Op. cit., p. 101.
25. Christian Missionary Alliance, http://www.cmalliance.org/region/latin,
consultado el 7 de mayo de 2014.
26. Martin, D. (1993). Tongues of Fire: The Explosion of Protestantism in Latin
America [Lenguas de fuego: la explosión del protestantismo en América
Latina]. (Oxford: Wiley-Blackwell), p. 189.
27. Garrard- Burnett, V. (2009). “Like a Mighty Rushing Wind, The Growth of
Protestantism in Contemporary Latin America [Como un viento fuerte y
huracanado: El Crecimiento del protestantismo en una América Latina
Contemporánea]”, en Religion and Society in Latin America [Religión y
sociedad en América Latina]. (Marynoll: Orbis Books), p. 198.
28. Lynch, J. (2012). New Worlds, A Religious History of Latin America [Nuevos
Mundos: Historia religiosa de América Latina]. (New Haven: Yale University
Press), pp. 335-336.
29. Dove, S. “Protestantism in Latin America, publicado en abril de 2013 en DOI:
http://dx.doi.org/10.1093/obo/9780199766581-0087, consultado el 6 de
octubre de 2014.
30. Penyak, L. M. & Petry, W. J. (2009). Op. cit., p. 198.
31. Para más información: Álvarez, C. (1996). Panorama Histórico dos
pentecostalismos Latinoamericanos e caribeños [Marco Histórico de los
pentecostalismos latinoamericanos y caribeños]. (Sao Paulo: Asociación
de Iglesias Presbiterianas y Reformadas de América Latina).
32. Penyak, L. M. & Petry, W. J. (2009). Op. cit., p. 190.
33. Arias, E. & Arias, M. (1980) The Cry of My People: Out of Captivity in Latin
America [El grito de mi pueblo: Liberados de la cautividad en América
Latina]. (New York: Friendship Press), p. 157.
34. Núñez, E. A. (1985). Liberation Theology [Teología de la liberación].
(Chicago: Moody Press), pp. 120-121.
35. Gutiérrez, G. (1971). A Theology of Liberation [Teología de la liberación].
(Maryknoll: Orbis, 1971), p. 175. Publicado en español por Sígueme, 2005.
36. Penyak, L. M. & Petry, W. J. (2009). Op. cit., p. 244.
37. Hartch, T. (2014). The Rebirth of Latin American Christianity, [El
resurgimiento del cristianismo latinoamericano] (New York: Oxford
University Press), pp. 39-56.
38. Cruzada Estudiantil y Profesional Para Cristo (CRU),
http://www.cru.org/how-to- know-god/would-you-like-to-know-god-
personally.html, consultado el 6 de octubre de 2014.
39. Ibíd.
40. Di Tella, R., Edwards, S. & Schargrodsky, E., Eds. (2010). The Economics of
Crime: Lessons for and from Latin America [La economía del crimen:
Lecciones para y desde América Latina]. (Chicago: University of Chicago
Press), pp. 19-55.
41. Hartch, The Rebirth of Latin American Christianity, [El resurgimiento del
cristianismo latinoamericano], p. 20.
42. Núñez, E. A. & Taylor, W. D. (1989). Op. cit., pp. 160-161.
43. Carson, D. A. (1987). Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation
with the World [El Sermón del Monte de Jesús y Su confrontación contra el
mundo]. (Grand Rapids: Baker Books), p. 33. Una corta adaptación de este
libro ha sido publicado en español bajo el título El Sermón del Monte por
Andamio, 1996.
44. Stoll, D. (1990). Op. cit., p. 20.
45. Garrard-Burnett, V. & Stoll, D. (1993). Op.cit., p. 13.
46. Núñez, E. A. & Taylor, W. D. (1989). Op. cit., p. 157.

Capítulo 2
1. Sproul, R. C. (1997). Grace Unknown, The Heart of Reformed Theology
[Gracia desconocida: El corazón de la teología reformada]. (Grand
Rapids: Baker Books), p. 28.
2. Trueman, C. R. (2001). Reformation: Yesterday, Today and Tomorrow
[Reforma: Ayer, hoy y mañana]. (Ross-shire: Christian Focus Publications), p.
17.
3. Ibíd., p. 19.
4. White, J. R. (2007). The Potter’s Freedom [La libertad del Alfarero].
(Amityville: Calvary Press), pp. 38-39.
5. Lutzer, E. (2001) Doctrinas que dividen: un estudio de las doctrinas que
separan a los cristianos. (Grand Rapids: Portavoz, 2001), p. 177.
6. White, J. R. Op. cit., p. 34.
7. Ibíd., p. 34.
8. Martín Lutero, La Voluntad Determinada. (Saint Louis: Concordia Publishing
House, 2005), p. 332.
9. Citado por Sproul, R. C. (1997). Op. cit., p. 125.
10. Ibíd., p. 128.
11. Ibíd., p. 130.
12. Spurgeon, C. H. (s.f.). Una Poderosa Salvación, p. 16.
13. Ibíd., p. 38.
14. Citado por Hansen, C. (2008). Young, Restless, Reformed: A Journalist’s
Journey with the New Calvinists [Joven, Imparable, Reformado: El viaje de
un periodista con los nuevos calvinistas]. (Weathon: Crossway Books), p. 39.
15. Warfield, B. B. (2000). El Salvador del Mundo. (Ciudad Real, Peregrino), p.
85.
16. Ibíd., p. 86.
17. Ibíd., p. 96.
18. Ibíd., p. 96.
19. Trueman C. R. (2001). Op. cit., p. 17.
20. Boice, J. M. (2001). Whatever Happened to the Gospel of Grace?
Rediscovering the Doctrines That Shook the World [¿Qué pasó con el
evangelio de la gracia? Redescubriendo las doctrinas que estremecieron
al mundo]. (Weathon: Crossway Books), p. 31.
21. Ibíd., p. 35.

Capítulo 3
1. Helm, D. R. (2014). La Predicación Expositiva: Cómo proclamar la Palabra
de Dios hoy. (Washington D. C.: 9Marks), p. 28.
2. Trueman, R. C. (2001). Reformation: Yesterday, Today and Tomorrow
[Reforma: Ayer, hoy y mañana]. (Ross-shire: Christian Focus Publications),
p. 17.
3. Ibíd., p. 28.

Capítulo 4
1. Perman, M. “What Does John Piper Think About Dispensationalism?”,
http://www.desiringgod.org/articles/what-does-john-piper-believe-about-
dispensationalism-covenant-theology-and-new-covenant-theology,
consultado el 15 de diciembre de 2014.
2. Packer, J. I. (2007). El Evangelismo y la Soberanía de Dios. (Alamance: Faro
de Gracia), p. 117.

Capítulo 5
1. Bridges, J. (1991). Transforming Grace [Gracia transformadora]. (Colorado

Springs: NavPress).
2. Packer, J. I. (1990). A Quest for Godliness: The Puritan Vision of the
Christian Life [En busca de la piedad: Una visión puritana de la vida
cristiana]. (Wheaton: Crossway Books).
3. Watson, T. (1838). Practical Divinity in a Series of Sermons on the Shorter
Catechism [Divinidad práctica en una serie de sermones basados en el
Catecismo Menor]. (Scotland: D. Chalmers & Co.).
4. Spurgeon, C. H. (16 de junio de 1878) “Sermón número 2787”.

Capítulo 6
1. Kuyper, A. (1931). Lectures on Calvinism [Conferencias sobre el
calvinismo].

(Grand Rapids: Eerdmans), p. 44. Publicado en español por CLIR, 2011.


2. Ibíd., p. 4.
3. Ibíd., p. 53.
4. Packer, J. I. (1993). Knowing God [El conocimiento del Dios santo], p. 88.

Publicado en español por Editorial Vida, 2011.


5. Edwards, J. (1993). Discourse V: The Excellency of Christ [La excelencia de
Cristo], en The Works of Jonathan Edwards Vol. 1 [Las obras de Jonathan
Edwards Vol. 1]. (Peabody: Hendrickson), p. 680. (En el sermón original Edwards
solo cita la última parte de Proverbios 30:4).
6. Spurgeon, C. H. (1962). C. H. Spurgeon’s Autobiography, Vol. 1 – The Early
Years [Autobiografía de C. H. Spurgeon – Los primeros años]. (Edinburg: The
Banner of Truth), pp. 164-165.
7. Ibíd., p. 166.
8. San Basilio de Cesarea, De Spiritu Sancto [Del Espíritu Santo], 18.47.
9. San Agustín, On The Grace Of Christ and On Original Sin [Sobre la gracia
de Cristo y el pecado original], II.28.
10. Bavinck, H. (2006). Reformed Dogmatics: Sin and Salvation in Christ, Vol 3
[Dogmática reformada: Pecado y Salvación en Cristo, Vol. 3]. (Grand
Rapids, Baker Academic), p. 510.
11. Ibíd., p.510.
Capítulo 7
1. Newton, J. (1985) The Works of John Newton, Letter XIX, “On Controversy”
[Las obras de John Newton, Carta XIX: “En controversia”]. (Edinburgh: The
Banner of Truth).
2. Spurgeon, C. H. (1866). Morning by morning [De mañana oiré su voz].
(London: Passmore and Alabaster), p.288. Publicado en español por
Peniel, 2010.
3. Moule, H. (2001). Charles Simeon; Pastor of a Generation [Charles Simeon:
Pastor de una generación]. (Ross-shire: Christian Focus Publications),
p.79ff.
4. Newton, J. (1985). Op. cit.

Capítulo 8
1. Es mi convicción personal, tras haber estudiado 1 Timoteo 2:11-15, que solo
los varones deben ser pastores. No es mi intención argumentar este punto
en este capítulo, pero para conocer más al respecto, recomiendo leer el
argumento de Wayne Grudem en su Teología Sistemática, las páginas 985-
995. Para una lectura más detallada, recomiendo estos libros disponibles en
inglés: Moo, D. (1991). What Does It Mean Not to Teach or Have Authority
over Men?: 1 Timothy 2:11-15 [¿Qué significa no enseñar o tener autoridad
sobre el hombre?: 1 Timoteo 2:11-15], en Recovering Biblical Manhood and
Womanhood: A Response to Evangelical Feminism [Recuperando la
masculinidad y la feminidad bíblica: Una respuesta al feminismo
evangélico], John Piper and Wayne A. Grudem. (Wheaton: Crossway
Books), pp. 179-93. Para un argumento aún más extenso, recomiendo leer:
Baldwin H. S., Köstenberger, A. J. & Schreiner, T. R., Eds. (1997). Women in the
Church: A Fresh Analysis of 1 Timothy 2:9-15 [Las mujeres en la iglesia: Un
análisis reciente de 1 Timoteo 2:9-15]. (Grand Rapids: Baker Books).
2. Estoy utilizando el término “iglesia” en dos sentidos: (1) la congregación local
de hermanos y hermanas en Cristo, y (2) los cristianos en todas partes.
3. Este libro solo está disponible en inglés: Stiles, J. M. (2014). Evangelism: How
the Whole Church Speaks of Jesus [Evangelismo: Cómo toda la iglesia
habla de Jesús]. (Weathon: Crossway Books).

Capítulo 9
1. Schaeffer, F. A. (1970). The Church at the End of the 20th Century [La iglesia
y el fin del siglo XXI]. (Downers Grove: Inter-Varsity, 1970), p. 9.
2. Phillips R. D., Ryken P. G. & Dever, M. E. (2004). The Church: One, Holy,
Catholic, and Apostolic [La iglesia: Una, santa, católica y apostólica]
(Phillipsburg: P&R), p. ix.
3. Dever, M. & Alexander, P. (2005) La Iglesia Deliberante. (Alamance:
Publicaciones Faro de Gracia), 33.
4. No es mi intención proveer un argumento completo a favor de la
predicación expositiva contínua. Basta decir que como pastores tenemos
la responsabilidad de enseñar toda la Escritura. La mejor forma de
asegurarnos de que la iglesia sea expuesta a toda la Biblia entera es
predicando libros enteros de la Biblia consecutivamente. Además, la
congregación aprenderá a leer sus Biblias por sí misma; será capaz de
entender la historia holística de la Biblia y en dónde encaja cada pasaje.
5. Marshall, C. & Payne, T. (2011). El Enrejado Y La Vid (Kiama Downs, Australia:
Torrentes De Vida).
6. Helm, D. R. (2011). One to One Bible Reading: A Simple Guide for Every
Christian [Lectura bíblica de uno en uno: Una guía simple para cada
cristiano]. (Kingsford, N.S.W.: Matthias Media). Este libro es un buen recurso,
pero desafortunadamente no está disponible en español.
7. Roberts, V. (2009). El Gran Panorama Divino: La Biblia de Comienzo a Fin.
(Kiama Downs: Torrentes De Vida).