Está en la página 1de 4

Fratello: Leoncio Jiménez L.

La necesidad del auto examen espiritual

Introducción
La práctica del autoexamen de nuestra condición moral espiritual a la luz de
la Palabra y el Espíritu de Dios,…es muy saludable. Pues ayuda a mantenernos
vivos y sanos espiritualmente, para el Señor.
La ignorancia de este principio bíblico del auto- examen significó a nuestros
hnos. de la iglesia de Corinto, ser objeto del juicio de Dios. Según se lee en 1 Co.
11:31-32: “Si, pues nos examinásemos a nosotros mismos no seríamos juzgados;
mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos
condenados con el mundo”.
El mensaje del Señor, que en esta oportunidad quiero dejar con todos
vosotros es:

El auto examen espiritual es una necesidad para los hijos de Dios.

¿Por qué causas El autoexamen espiritual es una necesidad para los hijos
de Dios?
El autoexamen espiritual es una necesidad para los hijos de DIOS, por tres
razones bíblicas. Primera:

PORQUE NOS AYUDA A VIVIR SIEMPRE DENTRO DE LA VOLUNTAD DE DIOS


(1 Ts.4:1-7).

El cristiano que no se critica a si mismo, que no discierne los móviles e


intenciones de lo que dice piensa y hace, ha cerrado las puertas de su corazón, al
desarrollo espiritual, y a la comunión íntima, con el Señor que es Santo, Santo y
Santo (Is.6:3).
Es la práctica del auto examen lo que va a descubrirnos si estamos viviendo
en, o fuera de la voluntad del Señor. 1 Tes. 4:1 y ss -y siguientes- dice: “Porque la
voluntad de Dios es vuestra santificación… pues, Dios no nos ha llamado a
inmundicia, sino a santificación. Así que, el que desecha esto, no desecha a
hombre, sino a Dios, que también nos ha dado su Espíritu Santo.”
Salmos 119:59 dice: “consideré mis caminos. Y volví mis pies a tus testimo-
nios.” ¿Cuándo es que enmendó su vida, el salmista? Dice: “cuando consideré mis
caminos.” Considerar sus caminos, eso es, auto examinarse. Ap. 3:1 dice: “Yo
conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto”. En la iglesia
local de Sardis, habían creyentes, que no sabían, o no se preocupaban de auto
examinarse. Ni cuenta se daban que estaban en una condición personal peligrosa.
Muertos espiritualmente, en vida.
¡Qué distinto! sería, si cada creyente miembro de una iglesia, practicara el
auto examen. Las cosas marcharían distintas, en nuestras congregaciones. Si los
corintios se hubieran examinado a si mismos, con todas esas bendiciones
carismáticas que Dios les otorgó, hubieran sido otra clase de iglesia local. Pero no
lo hicieron.
Fratello: Leoncio Jiménez L.

Cuando no se está viviendo dentro de la voluntad de Dios, hay síntomas que


declaran esa triste realidad. En Deut. 28:65-68 tenemos esta revelación. ¿Qué hace
Dios cuando el hombre se descarría de su camino? ¿Lo castiga de inmediato? No,
dice 2 Crónicas 36:15 “Jehová el Dios de sus padres envió constantemente palabra
a ellos, por medio de sus mensajeros, porque él tenia misericordia de su pueblo y
de su habitación, mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y
menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas; hasta que subió la ira
de Jehová contra su pueblo, y no hubo ya remedio.” El ETERNO, es DIOS paciente.
Pues, escrito está: “Clemente y misericordioso es JHWH, lento para la ira, y grande
en misericordia.” (Salm.145:8).
¿Qué sucedió en la iglesia de Corinto? Se sobrepasaron en su maldad, o por
ignorancia o por rebeldía. Solo DIOS lo sabe. Lo cierto es que tuvieron en poco el
auto examen espiritual de sus vidas. Parecieran que eran muchos de ellos duros de
corazón. Porque Pablo tuvo que volver a exhortarlos en la segunda carta que les
envió, asi: “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O
no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis
reprobados?” (2Co 13:5). Esa mala actitud explicaría porque el ETERNO tuvo que
actuar severamente, en la iglesia de Corinto. Disciplinado a muchos, con males
físicos, y a los duros tuvo que recogérselos.

Además, el autoexamen espiritual es una necesidad:

PORQUE NOS AYUDA A PREVENIR LA DISCIPLINA DE DIOS (1 Cor.11:31-32.)

En los versículos inmediatos 29 y 30 de 1ra. Corintios capítulo 11, el apóstol


Pablo les escribió a los creyentes: “ … porque el que come y bebe indignamente, sin discernir
el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre
vosotros, y muchos duermen.” ¿Qué había sucedido a estos creyentes? Habían sido
disciplinados por el Señor. Muchos hermanos habían enfermos y sin fuerzas dentro
de la congregación local de Corinto. Otros habían pasado a la eternidad,
provocando dolor, tristeza a sus familiares.
¿Por qué causa, muchos estaban enfermos? ¿Por qué causa otros habían
muerto? Por participar indebidamente de la celebración de la Cena del Señor. Pero
¿por qué participaban de mala manera? ¿Qué no habían aprendido estos cristianos
de la iglesia de Corinto? Dice, el apóstol Pablo en los versículos siguientes 31 y 32:
“Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; mas siendo juzgados, somos
castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.” Claramente se colige,
se deduce, la verdad, si los hermanos de la iglesia de Corinto hubiesen aprendido
a examinarse así mismos, hubieran prevenido el castigo disciplinario de DIOS.
Por eso, el autoexamen espiritual es una necesidad PORQUE NOS AYUDA
A PREVENIR LA DISCIPLINA DE DIOS.

Finalmente, el autoexamen espiritual es una necesidad:

PORQUE NOS AYUDA A SER INSTRUMENTOS DE BENDICIÓN DE DIOS (2


Tim.2:21; Is. 52:11).
Fratello: Leoncio Jiménez L.

Ser instrumentos del ETERNO es verdaderamente una hermosa experiencia,


de sentirse útil en las manos de DIOS. Además, ser instrumentos del ETERNO es
todo un privilegio. Pero, para que esa linda experiencia nos ocurra, es menester vivir
conforme a la Palabra de DIOS, dicha a través del apóstol Pablo, que dice:
19“…el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y:
Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.” (2 Tim. 2:19) ¿Cómo tenemos
que vivir? Apartándonos de iniquidad, del mal. Versículos más adelante, dice el
apóstol: “… así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado,
útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.” (2 Tim.2:21).
¿Cómo se llega a ser instrumentos de DIOS? se llega a ser instrumento de
DIOS, cuando se vive limpio, del pecado. Se vive limpio cuando aprendemos a auto
examinarnos espiritualmente.
Por allí, circula una teología extraña, queriendo justificar su falta de
consagración, dice: “Al fin y al cabo, Dios es Soberano….Y a quien quiera, Él puede
usar para sus propósitos. Incluso una vez usó como su instrumento, a una burra,
para frenar la locura de pecar del profeta Balam.”
Decir eso, es decir una media verdad. Porque lo que pierde de vista esta
teología rara del ministerio es que, DIOS ha dicho desde antaño, por su profeta
Isaías: “Apartaos, apartaos, salid de ahí, no toquéis cosa inmunda, salid de en medio de ella;
purificaos los que lleváis los utensilios de Jehová. (Is.52:1) ¿Por qué razón dijo ADONAY que
es menester que sus siervos vivamos siempre limpios? Porque Él quiere que
seamos instrumentos útiles, bendecidos por Él.
En consecuencia podemos decir que es vital, necesario para todo ministro
de DIOS, vivamos siempre espiritualmente limpios, puros. A fin que nuestras vidas
sean siempre instrumentos aptos, para ser usados por el Espíritu de DIOS. La
limpieza, la santificación siempre será la norma para ser instrumento de DIOS. El
caso de la burra de Balam es una excepción, no la regla. ¡Nunca! lo olvidemos.
Entonces ¿cómo podemos volvernos, o en todo caso, mantenernos como
instrumentos útiles de DIOS? cuando aprendemos a auto examinarnos
espiritualmente. Para despojarnos de todo pecado y proseguir la carrera cristiana y
ministerial (Heb.12:1).

Para Concluir:

El autoexamen espiritual es una necesidad por tres razones fundamentales


que hallamos en la Escritura, dichas por el apóstol Pablo. Esas son:

PORQUE NOS AYUDA A VIVIR SIEMPRE DENTRO DE LA VOLUNTAD DE DIOS


(según 1 Ts.4:1-7).
Además, El autoexamen espiritual es una necesidad:

PORQUE NOS AYUDA A PREVENIR LA DISCIPLINA DE DIOS (1 Cor.11:31-32.)


Y finalmente, El autoexamen espiritual es una necesidad:
Fratello: Leoncio Jiménez L.

PORQUE NOS AYUDA SER INSTRUMENTOS DE BENDICIÓN DE DIOS (2


Tim.2:21; Is. 52:11).

¿Queremos gozar de la hermosa experiencia espiritual, de sentirse útil y


valioso en el reino de DIOS? aprendamos, entonces a auto examinarnos
espiritualmente. No nos dejemos engañar por esa rara y barata teología que le resta
importancia al auto examen espiritual. Sigamos el ejemplo del apóstol Pablo que
llegó a decir: “… yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy.”
(Hch.23:1) En otra ocasión también llegó a decir, en vista que creía en la resurrección
de justos e injustos: “… por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y
ante los hombres.” (Hch.24:16)
¿Cómo es que el apóstol Pablo aprendió a vivir con una buena conciencia, y
una conciencia sin ofensa ante el ETERNO y sus semejantes? Porque él, si
entendió que el auto examen es muy importante para los hijos, siervos de DIOS.
¡Sigamos!, el ejemplo de Pablo. ¿Amén? … Amén. Oremos.

Re-elaborado para Predicación II


Por Leoncio Jiménez L. el 6 oct., 2016 –STIEP Hco.