Está en la página 1de 7

Los pronombres personales

Los pronombres son palabras que sustituyen al sustantivo y que realizan su misma función. Hay diversos tipos de pronombres.
El pronombre personal se utiliza para nombrar a una persona o animal sin utilizar su nombre, bien porque ya se mencionó antes y así evitamos repetirlo, bien porque se sabe perfectamente a
quien se refiere.
Por ejemplo: (Yo me llamo Pedro y estoy comiendo). En lugar de decir “Pedro come”, digo “Yo como”
(Tú te llamas Álvaro y estás durmiendo). En lugar de decir “Álvaro duerme”, digo “Tú duermes”
(Él se llama Juan y está jugando). En lugar de decir “Juan juega”, puedo decir “Él juega”
Los pronombres personales son:
Yo, Tú, Él / Ella, Nosotros / Nosotras, Vosotros / Vosotras, Ellos / Ellas
PRONOMBRES
Los Pronombres son palabras que sustituyen al nombre para evitar su repetición. Es decir, señalan o representan a personas, cosas o hechos que son conocidos por el que habla y el que
escucha.
Ejemplos: "Pedro jugó un partido el sábado. Él marcó dos goles". En la segunda oración la palabra Él es un pronombre porque sustituye a Pedro.
"Tengo varios juguetes, éste te gustará". Éste es un pronombre porque sustituye a juguete (Este juguete te gustará).
En la siguiente Tabla se muestran las distintas clases de Pronombres.
Clases de Pronombres
Clase Definición
Sustituyen a las personas gramaticales y van delante de los verbos.
Personales
Yo, Tú, Él, Ella, Nosotros, Nosotras, Vosotros, Vosotras, Ellos, Ellas.
Se refieren a nombres indicando proximidad o lejanía respecto a las personas que hablan y escuchan.
Cercanía: éste, ésta, esto, éstos, éstas.
Demostrativos
Distancia media: ése, ésa, eso, ésos, ésas.
Lejanía: aquél, aquélla, aquello, aquéllos, aquéllas.
Se refieren a un nombre y además indican si el objeto pertenece a una o varias personas.
Posesivos Un poseedor: mío, mía, míos, mías; tuyo, tuya, tuyos, tuyas; suyo-a-os-as.
Varios poseedores: nuestro-a-os-as; vuestro-a-os-as; suyo-a-os-as.
Señalan una cantidad imprecisa de lo nombrado. Ejemplos:
Indefinidos
Un, uno, una, alguno, alguien, cualquiera, nadie, ninguno, pocos, muchos, escasos, demasiados, bastantes, varios, otros, tantos, tales...
Se refieren a un nombre ya citado en la oración, sin necesidad de repetirlo.
Relativos
Que, el cual, la cual, lo cual, los cuales, las cuales, quien, quienes, cuyo, cuya, cuyos, cuyas, donde.
Informan con exactitud de cantidades y órdenes de colocación referidos a nombres, pero sin mencionarlos. Pueden ser:
Cardinales: uno, dos, tres, cuatro...
Numerales Ordinales: primero, segundo, tercero, cuarto...
Fraccionarios: mitad, tercio, cuarto...
Multiplicativos: doble, triple, cuádruple...
Expresan preguntas referidas a sustantivos.
Interrogativos
Ejemplos: ¿Qué vas a comer?, ¿Por qué me miras?
Expresan sorpresa o emoción para resaltar a los sustantivos.
Exclamativos
Ejemplos: ¡Qué de goles!, ¡Cuántos aprobaron el examen!
Ejemplos de pronombres Interrogativos y Exclamativos:
qué, cuánto, cuánta, cuándo, cuál, cuáles, dónde, quién, quiénes...
Las formas de los Pronombres Demostrativos, Posesivos, Indefinidos, Numerales y los Exclamativos e Interrogativos pueden funcionar también como Determinantes, por lo que hay que tener
mucho cuidado para NO CONFUNDIRSE.
Cuando acompañan al nombre, son Determinantes.
Cuando sustituyen al nombre, es decir, se ponen en su lugar son Pronombres. En este caso, las formas masculinas y femeninas, se escriben con acento si hay riesgo de confusión.
Las formas neutras de los Demostrativos (esto, eso, aquello) siempre son pronombres, es decir, funcionan como un sustantivo .
La forma quién-quiénes de los Interrogativos y Exclamativos siempre es pronombre, nunca determinante.
PRONOMBRES
En primer lugar, vamos a repasar un poco de teoría y a continuación realiza una serie de actividades para poner en práctica lo que sabes. Los pronombres son las palabras que
sustituyen a un nombre o sustantivo. Se suelen usar en las oraciones para no repetir palabras y son una clase de palabras que funcionan en la oración como los sustantivos.
Presentan una serie de características:
 Nunca acompañan al sustantivo sino que lo sustituyen.
 Los pronombres pertenecen a clases cerradas, son los que son y no se pueden crear otros nuevos.
Al igual que en los determinantes hay varias clases (personales, posesivos, demostrativos, numerales, indefinidos, relativos, interrogativos y exclamativos), pero para no confundirlos con estos,
recuerda:
 Los determinantes acompañan siempre a un sustantivo.
 Los pronombres, en cambio, los sustituyen (no dicen el nombre del sustantivo).
PRONOMBRES PERSONALES
Los pronombres personales indican la persona gramatical. Éstos nunca podrán ser determinativos ya que no acompañan a los sustantivos.
Los pronombres personales pueden ser tónicos o átonos.
 Tónicos: yo, mí, conmigo, tú, usted, tí, contigo, vos, él, ella, ello, sí, consigo, nosotras, nosotros, vosotras, vosotros, ustedes, ellos, ellas, y consigo.
 Átonos: me, te, le, la, lo, se, nos, os, les, los y las.

1ª persona 2ª persona 3ª persona

singular plural singular plural Singular Plural

yo nosotros tú vosotros él, ella, ello ellos, ellas


me nosotras te vosotras le, la, lo, se les, las, los, se
mi nos tí os
sí sí
conmigo contigo ustedes
vos consigo consigo
usted

PRONOMBRES DEMOSTRATIVOS
Indican proximidad o lejanía entre el emisor y aquello de lo que se habla. Las formas neutras esto, eso, aquello son siempre pronombres y nunca determinativos.
Proximidad Distancia media

Singular este, esta, ese, esa, aquel, aqu

Plural estos, esos, estas, esas, aquellas, a

Neutro esto eso aquello

PRONOMBRES INDEFINIDOS
Se refieren a algo de forma imprecisa.
un, una, unos, unas todo, toda, todos, todas
algún, alguna, algunos, algunas bastante, bastantes
mucho, mucha, muchos, muchas varios, varias
poco, poca, pocos, pocas ningún, ninguna, ningunos
demasiado, demasiada, demasiados, demasiadas cada
otro, otra, otros, otras demás

Los indefinidos alguien, algo, nadie y nada siempre son pronombres.


PRONOMBRES NUMERALES
Los pronombres numerales dan idea de cantidad o de orden. Pueden ser cardinales y ordinales.
Los pronombres numerales cardinales: indican una cantidad exacta.
Los pronombres cardinales ordinales: indican el lugar ocupado por el nombre al que sustituye el pronombre.
LOS PRONOMBRES RELATIVOS
Los relativos son siempre pronombres. Dentro de la oración siempre realizan la misma función que un sustantivo.
El sustantivo al que sustituye el relativo se llama ascendente.
Las formas de los pronombres relativos son que (el que, la que, lo que, los que, las que) cual (el cual, la cual, lo cual, las cuales, los cuales) quien , quienes.
LOS PRONOMBRES POSESIVOS
Indican a la persona gramatical a que pertenece el objeto poseído.
Indican a la persona gramatical a que pertenece el objeto poseído.

Un solo poseedor V

Masc. Fem. Masc.

Singular 1ª mio mía nuestro nue

2ª tuyo tuya vuestro vue

3ª suyo suya suyo su

Plural 1ª mios mías nuestros nue

2ª tuyos tuyas vuestros vue

3ª suyos suyas suyos su

PRONOMBRES INTERROGATIVOS Y EXCLAMATIVOS


Los pronombres interrogativos y exclamativos se introducen en una pregunta o intensifica una oración. Son:qué, cuanto, cuanta, cuantos, cuantas, quién, cuál, cuáles.
1- ¿Qué son los poemas?
Los poemas son obras escritas en verso, que buscan expresar las emociones o impresiones del mundo para el autor, en donde es común el uso de la rima y otras herramientas del lenguaje.
Dentro de los poemas, podemos encontrar aquellos que son épicos, líricos; los hay en forma de odas, dramáticos, de amor, de amistad, etc. Son expresiones líricas, las cuales sujetan una narrativa muy bien estilizada, ya que eso
mismo es parte de lo que se busca con la poesía, la belleza y su manifestación a través de la escritura. Es de esa manera, por la cual, los poemas son la fascinación de tantas personas en el mundo y, asimismo, los poetas, los
escritores de los mismos, son tan adorados por todas partes.
Ejemplo:
Los sueños
El hada más hermosa ha sonreído
al ver la lumbre de una estrella pálida,
que en hilo suave, blanco y silencioso
se enrosca al huso de su rubia hermana.
Y vuelve a sonreír porque en su rueca
el hilo de los campos se enmaraña.
Tras la tenue cortina de la alcoba
está el jardín envuelto en luz dorada.
La cuna, casi en sombra. El niño duerme.
Dos hadas laboriosas lo acompañan,
hilando de los sueños los sutiles
copos en ruecas de marfil y plata.
Autor: Antonio Machado

2- ¿Qué es la estrofa?
La estrofa es el conjunto de versos cuya forma se repite a lo largo de un poema, con características iguales. En la poesía moderna, las estrofas no tienen todas el mismo número de versos, ni la medida ni la rima. Se reconocen
porque en la estructura del poema van separadas por un espacio.
Las estrofas clásicas más comunes, son:
- Cuatro versos (cuarteta)
- Cinco versos (quintilla)
- Ocho versos (octava)
- Diez versos (décimas)
3- ¿Qué es el verso?
El verso es la menor división estructurada que encontramos en el poema. Sólo tiene razón de existir cuando se encuentra en función de otro u otros versos, formando parte primero de la estrofa o de la serie y luego del poema. El
verso está constituido por oraciones o frases cortas, que se escriben una en cada línea.
Cuando la obra literaria está escrita en verso, la llamamos poema . En cambio, cuando está escrita en prosa, la llamamos prosa poética.
3.1- Clases de versos
Según el número de sílabas, los versos pueden ser:
A- De arte menor:
Son los que tienen ocho sílabas o menos.
B- De arte mayor:
Son los que tienen nueve sílabas o más.
A partir de las doce sílabas, inclusive, los versos se consideran compuestos, es decir, formados por dos versos simples, separados por una cesura. Cada parte se llama hemistiquio; en el cómputo silábico, los hemistiquios se
consideran versos independientes que suman sus medidas. Los siguientes versos, por ejemplo, tienen catorce sílabas y están formados por dos hemistiquios de siete sílabas; el signo // marca la cesura:

Ya no la quiero, es cierto, // pero tal vez la quiero.


Es tan corto el amor, // y es tan largo el olvido.
Pablo Neruda
3.2- Denominación de los versos
Según el número de sílabas que tenga cada verso, recibe un nombre distinto. Los nombres más comunes son:

3.3- El ritmo
El ritmo es la musicalidad de un verso. Todo verso simple tiene siempre un acento en la penúltima sílaba y en los versos compuestos aparece un acento en la penúltima sílaba de cada hemistiquio. Este acento fijo en la penúltima
sílaba se llama acento estrófico. Todos los acentos de cada verso que coinciden con el signo par o impar del acento estrófico son acentos rítmicos; los acentos que no coinciden con el signo par o impar del acento estrófico son
acentos extrarrítmicos. Por fin, puede darse el caso de que junto a una sílaba que lleva acento rítmico aparece otra sílaba acentuada, el acento de esta sílaba se llama acento antirrítmico. Este acento es muy importante ya que el
poeta puede servirse de él para remarcar una palabra sobre la que quiere llamar la atención.
4- ¿Qué es la rima?
Rima es la igualdad o semejanza de sonidos finales de los versos entre sí. Existen dos tipos de rima:
- Rima consonante
- Rima asonante
4.1- Rima consonante
La rima consonante es aquella que se establece entre los versos cuyos finales, a partir de la última vocal que se pronuncia con acento, son iguales, incluyendo vocales y consonantes. Ejemplo:
Luna
Cuna
4.2- Rima asonante
La rima asonante es aquella que se establece solo en las vocales de los versos a partir de la última vocal acentuada. Ejemplo:
Sombrero
Viento
5- Análisis del poema.- Para comprender este tipo de obra lírica, debemos considerar sus elementos formales. Lo primero que debemos recordar es que los poemas están escritos en verso, y estos, a su vez, están agrupados
en estrofas.
Una estrofa, entonces, será un grupo de versos que poseen una cierta medida o que tienen una rima común.
5.1- La medida.- Es el primer elemento formal del poema. Se refiere a la cantidad de sílabas que compone cada verso y el esquema de las estrofas. Para ello se miden los versos y se asigna una letra a los que riman entre sí; esa
letra se representa con minúscula si el verso es de arte menor y con mayúscula si es de arte mayor. A los versos que no riman (versos sueltos) se les asigna una raya o guión (-).
Existe una manera especial de contar las sílabas de un poema. Para hacerlo, debemos considerar los siguientes aspectos: la ley del acento final, la sinalefa e hiato, diéresis y sinérsis.
5.1.1- Ley del acento final
Todo verso simple tiene siempre un acento en la penúltima sílaba y en los versos compuestos aparece un acento en la penúltima sílaba de cada hemistiquio. Este acento fijo en la penúltima sílaba se llama acento estrófico. Todos los
acentos de cada verso que coinciden con el signo par o impar del acento estrófico son acentos rítmicos; los acentos que no coinciden con el signo par o impar del acento estrófico son acentos extrarrítmicos. Por fin, puede darse el
caso de que junto a una sílaba que lleva acento rítmico aparece otra sílaba acentuada, el acento de esta sílaba se llama acento antirrítmico. Este acento es muy importante ya que el poeta puede servirse de él para remarcar una
palabra sobre la que quiere llamar la atención.
El otro procedimiento que debemos considerar cuando contamos las sílabas de un verso, es la ley del acento final. Esta ley señala que -según la acentuación de la última palabra del verso- el número de sílabas se modifica, de la
siguiente manera:
- Si la última palabra del verso es aguda, se suma una sílaba al verso. (+1)
- Si la última palabra del verso es grave, el verso no se modifica.
- Si la última palabra del verso es esdrújula, se resta una sílaba al verso. (-1)
Por ejemplo, contemos ahora el siguiente verso: "Su amor de las entrañas me arranqué".

Como el verso termina con una palabra aguda, le hemos sumado una sílaba. Así, este verso tiene once sílabas.
Otro ejemplo: qué/ ver/des/ es/tán/ tus/ ár/bo/les, ( 9-1 sílabas)
Como el verso termina en palabra esdrújula le restamos una sílaba. Por lo que el verso tendrá 8 sílabas.

5.1.2- La sinalefa
Es un procedimiento que indica que, cuando en el interior de un verso la última sílaba de una palabra termina en vocal, y la primera sílaba de la palabra siguiente comienza en vocal, estas sílabas se cuentan como una sola.
Ejemplo: Contaremos las sílabas del siguiente verso. "Como se arranca el hierro de una herida".
En el ejemplo anterior vemos que la palabra "se" termina en vocal "e", y la palabra "arranca" comienza en vocal "a”. Es entonces cuando se produce la sinalefa, y se unen las sílabas formando una sola, como se ve en el esquema.
Vemos que lo mismo ocurre al formarse la quinta y la octava sílabas.
Ahora bien, es importante tener en cuenta que cuando una palabra comienza con la letra h, se considera como vocal, ya que siempre después de la h viene una vocal. Recordemos que en nuestro idioma la letra h no tiene ningún
sonido. Es por eso que -como se ve en el mismo ejemplo- se produce sinalefa entre la palabra "una" y la palabra "herida", ya que a pesar de la presencia de la letra H, por efectos sonoros, es como si la palabra herida
comenzara con E.
Es importante señalar que lo mismo ocurre en versos que incluyen la conjunción "y", como -por ejemplo- "los suspiros son aire y van al aire". Entonces, a pesar de que la letra "y" es una consonante, suena como vocal, de
manera que también se produce sinalefa, en este caso, entre la sílaba "re" de aire y la letra "y".

En resumen:
- Si en un verso encontramos una palabra terminada en vocal y la siguiente palabra empieza también por vocal, debemos contar una sola sílaba.
- Si la letra "Y" suena como vocal, se producirá sinalefa si se cumple la regla anterior, ya que se cuenta como vocal.
- Cuando la palabra comienza con la letra "H", se considera como si fuera vocal, ya que siempre después de la h viene una vocal.
Excepciones: No se forma sinalefa cuando la letra H va seguida de los diptongos ia, ie, ui, ue, (en cuyo caso, el sonido es como ya, ye, güe, güi).
5.2- Licencias poéticas
Cuando el escritor no sigue estrictamente las reglas a la hora de medir los versos, se dice que se ha permitido una licencia poética.
5.2.1- Hiato
Es la licencia poética que hace el efecto completamente contrario a lo dicho para la sinalefa. La causa de que se produzca el hiato o de que no se pueda dar sinalefa , suele ser porque una o las dos vocales que intervienen lleven
acento prosódico, o que medie entre ellas una coma(,), un punto y coma(;), punto y seguido(.), puntos suspensivos(…), o por coincidir ahí la cesura(//) de un verso compuesto.
Entonces la sinalefa no se realiza cuando:
- Cuando la segunda vocal es tónica.
Tie - ne - la- ma -ri- po -sa -cua -tro -a -las (11 sílabas)
Salvador Rueda.
- Cuando hay pausa entre dos palabras.
Yo / soy un / sue/ ño,/ un / im/ po/ si/ ble (9 sílabas)
En este verso tenemos una coma(,) entre la palabra sueño y la palabra un por lo tanto no se puede realizar la sinalefa aunque una de las palabras termine en vocal y la otra también.
5.2.2- La diéresis
Consiste en pronunciar en distintas sílabas (su-a-ve) las vocales de un diptongo (sua-ve). Es la licencia poética por la que se deshace un diptongo cuando queremos obtener una sílaba más en el verso para lograr una
métrica armoniosa. A veces se marca con el signo de la diéresis (¨). Ejemplo:
Con/ sed/ in/ sa/ cï/ a/ble (7 sílabas)
(lo correcto sería: con/ sed/ in/sa/sia/ble, 6 sílabas) para indicar dónde hemos realizado la diéresis poética, como dijimos en la definición, colocamos sobre la vocal correspondiente (siempre la vocal débil) los puntos de la diéresis
gramatical.
5.2.3- La sinéresis
Es el fenómeno opuesto a la diéresis. Consiste en pronunciar en una sola sílaba (o-céa-no, aé-rea) las vocales que forman un hiato (o-cé-a-no, a-é-re-a). Ejemplo:
Y/ yo/ ha/bía/ di/cho/: ¡Vi/ve!, (7 sílabas)
Es/ de/cir/: a/ma y /be/sa. (7 sílabas)
Manuel machado

También podría gustarte