Está en la página 1de 8

Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM

www.juridicas.unam.mx http://biblio.juridicas.unam.mx

Los enfoques y contenidos de la formación ciudadana

La educación para la formación de la ciu- Por ejemplo, desde el punto de vista


dadanía nunca es neutral y sus princi- de las racionalidades pedagógicas aso-
pios, propósitos, contenidos y métodos ciadas a la formación de los ciudadanos,
siempre promueven, aunque no se haga Henry Giroux identifica tres enfoques
explícito, algún tipo de valor y de pensa- principales: a) La racionalidad técnica,
miento. Su cercanía con la moral es evi- con intereses de dominación, que se funda
dente, toda vez que formar el carácter de en ideas de adaptación y comportamientos
las personas es función legítima e inevita- ideales de los individuos (conformación
ble de la educación. Los fines educativos del individuo a las normas establecidas),
son en realidad valores, no queda duda, sin considerar las condiciones sociales
aunque se les formule de otra manera, ya de existencia; en este modelo, la noción de
que su finalidad es que las personas lle- ciudadanía se limita al dominio de tareas
guen a apropiarse de su propia dignidad procedimentales desprovistas de compro-
como seres humanos. Detrás de todo fin miso político en torno a lo que es democrá-
educativo, lo mismo que en la democra- ticamente justo o moralmente defendible.
cia, hay valores y visiones del mundo y b) En cambio, la racionalidad hermeneú-
del ser humano que lo sustentan. tica se interesa en la intencionalidad y
significado de la comunicación, y atiende
Existe una pluralidad de enfoques el ideal del ciudadano libre, independiente
teóricos y modelos educativos que han y autónomo que encuentra en el diálogo
orientado las estrategias y programas de una condición de individuos-ciudadanos
formación ciudadana a lo largo de la his- libres para construir acuerdos y vivir en
toria y que nutren el debate actual sobre una sociedad mejor. c) Por su parte, la ra-
la función de la educación en el orden cionalidad emancipatoria parte de las
democrático. Su referente principal, como condiciones sociales en las que se dan
hemos visto, es la educación formal, dada las relaciones pedagógicas y se estructu-
la larga y central –aunque no exclusiva– ran las subjetividades particulares en torno
tradición escolar. a lo que significa el hecho de ser miem-

27
Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx
DEMOCRACIA Y FORMACIÓN CIUDADANA http://biblio.juridicas.unam.mx

bro de la sociedad. Concibe la ciudadanía educación centrada en el conocimiento de


como una práctica histórica vinculada con la Constitución transmite saberes relacio-
las relaciones de poder y con las forma- nados con el gobierno y los derechos que
ciones sociales de significado.45 frente a él tienen los individuos y los gru-
pos, pero se limita a la descripción de las
Ahora bien, en función de los conteni- instituciones públicas y de los derechos
dos en juego y de la enseñanza cívica, Eric ciudadanos sin considerar la naturaleza
Suzán Reed identifica los elementos más conflictiva que tiene la política en toda
significativos que están presentes en los di- sociedad. e) La enseñanza cívica a partir
versos planes y programas escolares y del pluralismo busca formar ciudadanos
distingue nueve modelos que expresan dis- moralmente autónomos y con pensamien-
tintas intencionalidades educativas: a) La to crítico, que se conduzcan con base en
enseñanza como patriotismo promueve principios en la expresión de sus ideas y
la lealtad ya sea al Estado o a la comunidad, en la resolución de conflictos. f) La ense-
y exalta la “historia oficial” y el naciona- ñanza basada en los sentimientos y en los
lismo. b) La enseñanza como responsabili- afectos se sustenta en la idea de que la
dad paterna otorga a los padres la potestad empatía es una fuente de motivación cívi-
de elegir el tipo de formación que desean ca y está directamente relacionada con la
para sus hijos, de acuerdo con sus propios probabilidad de involucrarse en acciones
valores, lo que deja fuera la multiplicidad de carácter social. g) La enseñanza basada
de posiciones valorativas que existen en en la experiencia que ofrece el entorno es-
la sociedad. c) La enseñanza religiosa deri- colar considera que ciertos valores, como
va de la convicción de que la mejor manera el respeto, sólo se aprenden mediante la
de enseñar las virtudes cívicas es a través de práctica y aplicación de reglas. h) La ense-
las normas morales de las creencias reli- ñanza basada en la experiencia que ofrece
giosas, pero no atiende la disparidad que la acción comunitaria privilegia los apren-
se presenta entre lo que indica la moral y dizajes que promueven la intervención de
lo que dicta la religión, entre lo que ambas los alumnos en los asuntos comunitarios,
determinan y lo que privilegia el interés el sentido de responsabilidad y el hábito
público o de la comunidad política. d) La de participación voluntaria en causas so-
ciales. i) La enseñanza centrada en el desa-
45
Ver Henry Giroux, La escuela y la lucha por la ciuda- rrollo de habilidades para la participación
danía, Siglo xxi Editores, México, 1993.

28
Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx http://biblio.juridicas.unam.mx

ciudadana está dirigida a que los alum- el supuesto de la neutralidad, postula la


nos emprendan en el futuro acciones como libertad sin límite del educando, quien
ciudadanos mediante el análisis de la rea- definirá sus propios valores y encontrará
lidad, la práctica de actividades cívicas y las conductas convenientes. c) El relati-
la solución grupal de problemas cotidianos vismo, que considera que los valores son
comunes.46 relativos porque han variado en la historia,
de tal suerte que son valores de situación
Por su parte, Pablo Latapí examina que los educandos habrán de elegir para
dos grupos de enfoques teóricos y mé- adaptarse a su entorno; sin embargo, en
todos empleados en la formación del esta postura se ignora que sí hay valores
ciudadano.47 En el primero agrupa cuatro universales y son los derechos humanos.
concepciones que representan posiciones Y d) La neutralidad, que se confunde con
de principio ante el propósito de formar la laicidad escolar y es un falso principio,
en valores: a) La indoctrinación, me- conduce a los maestros a ser pretendida-
diante la cual se imponen los principios mente neutrales de manera activa o pasiva,
y comportamientos deseables a través de puesto que se considera que a la escuela
su proclamación insistente y autoritaria, no le corresponde educar en valores. Lo
con base en el sometimiento, y se inhibe cierto es que en materia educativa no se
el contacto con lo diverso.48 b) El espon- puede ser neutral. En el segundo grupo
taneísmo, que en el polo opuesto y bajo incluye los enfoques que profundizan en
los métodos más cercanos a una pedagogía
46
Consultar Eric Suzán Reed, “Ciudadanos ausentes. La
de los valores, que retoma del esquema
educación cívica como prioridad nacional”, en Revista propuesto por Silvia Schmelkes, el cual
Latinoamericana de Estudios Educativos, vol. xxvii, exponemos a continuación.
núm.1 y 2, Centro de Estudios Educativos, México,
1997.
47
Ver Pablo Latapí Sarre, El debate sobre los valores en Otra forma de agrupar los enfoques
la escuela mexicana, op. cit.
48
Para Adela Cortina (El quehacer ético. Guía para la formativos es según su presencia en el
educación moral, Aula xxi, Santillana, España, 1999) medio educativo mexicano, como lo
también resulta imprescindible hacer la distinción entre
indoctrinar y educar, que radica esencialmente en la hace Silvia Schmelkes: a) En el “enfoque
meta que se persigue y no tanto en el contenido que se prescriptivo” se pretende formar por la
transmite o el método que se utiliza. La indoctrinación,
desde una “moral cerrada”, transmite contenidos mo- vía de la asimilación de información y
rales con el propósito de que el alumno los incorpore la ejercitación de la memoria. Hay ausen-
y ya no esté abierto a otros contenidos posibles.

29
Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx
DEMOCRACIA Y FORMACIÓN CIUDADANA http://biblio.juridicas.unam.mx

cia de significado en la medida en que la los modelos teóricos que dan cuenta de la
formación está desvinculada de la conduc- educación de los ciudadanos: a) El modelo
ta y la atención se centra en el maestro. tradicional o conservador busca el perfec-
b) El “enfoque clarificativo” aumenta en cionamiento moral, a partir de la idea de
profundidad al introducir la reflexión y, que lo que es bueno para un individuo es
con ello, la objetivación de los valores independiente de sus propios deseos, y que
que facilita la congruencia entre el pen- el Estado puede dar preferencia a aquellos
samiento y la acción. c) En el “enfoque intereses y planes de vida que considera
reflexivo-dialógico” se busca que el que son objetivamente mejores. b) En el
sujeto identifique los valores en juego, modelo libertario o liberal se privilegian
reflexione sobre ellos y tome decisiones, los derechos individuales y se estima que
a partir principalmente de situaciones di- la educación no debe estar basada en nin-
lemáticas hipotéticas y reales en diálogo guna concepción particular del bien, y que
con los otros. Se aprovecha lo que ofrece le corresponde, más bien, proporcionar
el currículum para la reflexión indivi- los elementos morales y supuestamente
dual y la discusión colectiva de valores. neutrales que permitan a los individuos
d) El “enfoque vivencial” complementa el elegir por ellos mismos. Se considera, en
anterior porque amplía las situaciones y consecuencia, que cada individuo puede
fuentes de aprendizaje de valores del aula aprender por sí mismo lo que está bien (y
al centro o institución escolar, considerada lo que está mal) y llegar a tener sus propios
como una microsociedad democrática. Y valores. c) El modelo comunitario, por su
e) El “enfoque de construcción de la ética parte, prioriza los derechos sociales por
a través del servicio al otro” supone la encima de los individuales y enfatiza la
existencia de oportunidades graduadas de importancia de la pertenencia a la comu-
servir en el ámbito escolar y en la comu- nidad política. Desde un relativismo cul-
nidad inmediata.49 tural, considera que la calificación moral
de una acción como buena o mala de-
Por último, desde una perspectiva filo- pende de cada cultura o cada grupo social.
sófica, Rodolfo Vázquez resume en cinco d) El modelo republicano pone el acento
en la formación del ciudadano basada en
49
Ver Silvia Schmelkes, “Cinco premisas sobre la for-
mación en valores”, en Antología: Formación cívica el desarrollo de las virtudes cívicas como
y ética ciudadana, Movimiento Ciudadano por la la lealtad, el patriotismo, la honestidad,
Democracia y Amnistía Internacional, México, 2001.

30
Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx http://biblio.juridicas.unam.mx

la prudencia y el orgullo, entre otras. Y, la idea de valor juega un papel esencial, el


e) El modelo liberal-igualitario sostiene principio de neutralidad defendido en las
que hay una prevalencia de lo correcto so- posturas extremas de la visión liberal es
bre lo bueno, a partir de un objetivismo imposible, ya que la educación tiene efec-
moral mínimo que acepta como mar- tos que no son neutrales. Si se acepta que
co normativo los principios de autonomía, los valores son sustanciales en la educa-
dignidad e igualdad de los seres humanos. ción, elementos que hacen que un proceso
Se compromete con los derechos huma- educativo lo sea, entonces el principio de
nos, entendidos tanto en su dimensión in- neutralidad no opera. La democracia, la
dividual y social, y con la educación de- educación y la ciudadanía no se pueden
mocrática de los ciudadanos, concebida pensar al margen de sus consecuencias
como la formación de la autonomía de las prácticas en la vida social, política y cul-
personas a partir del reconocimiento de sus tural de las sociedades ni de la tradición
necesidades y el desarrollo de sus capacida- que determina sus orientaciones, así como
des básicas. Reconoce la diversidad social tampoco se pueden definir en abstracto
y la existencia de un pluralismo de valores o solamente en términos normativos e
que enriquecen la vida de los individuos ideales.
y las sociedades, y plantea la necesaria
promoción de la imparcialidad y el respeto Por otra parte, hay que tener en cuenta
mutuo, así como de las virtudes liberales, que el referente principal de las perspec-
igualitarias y democráticas, que se derivan tivas desde las cuales se ha pensado y
de los derechos humanos fundamenta- desarrollado la formación de los ciudada-
les (civiles, políticos y económicos, sociales nos ha sido la institución escolar, y que el
y culturales).50 papel que se le ha asignado ha variado en
función de las relaciones de poder en ca-
Ahora bien, en la medida en que el da momento histórico. No obstante, un
proceso educativo promueve un cambio elemento que ha permanecido y se in-
de estado en la persona, cambio en el que crementa con el paso del tiempo es la
presión que se ejerce sobre este espacio
regulado socialmente, particularmente
50
La referencia es doble: Rodolfo Vázquez, Educación
liberal. Un enfoque igualitario y democrático, Fon- sobre la educación básica, la primera y
tamara, México, 1999, y su intervención en el Panel fundamental. Así, las políticas públicas
nacional sobre educación ciudadana, op.cit.

31
Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx
DEMOCRACIA Y FORMACIÓN CIUDADANA http://biblio.juridicas.unam.mx

y las orientaciones curriculares revelan vida moral no se agota en facilitar al sujeto


distintas presencias ideológicas y teóricas, un adecuado desarrollo del juicio moral;
que determinan los objetivos, conteni- implica, sobre todo, desarrollar hábitos vir-
dos, programas, estrategias y prácticas de tuosos de manera que los principios mora-
la educación ciudadana. les se expresen en la vida cotidiana de las
personas y grupos sociales. Educar signifi-
Educar es, ante todo, una praxis ca, entonces, educar en la responsabilidad
orientada a capacitar a las personas a leer moral que tiene lugar en el encuentro con
e interpretar la realidad y a asumir res- el otro.
ponsabilidades frente a ella y, por consi-
guiente, educar en la moral significa formar En el terreno propiamente pedagógico,
en y para la responsabilidad frente a los para Freinet “todo está por hacer o por
demás. A partir de estas premisas, Pedro rehacer” en el asunto de forjar al ciuda-
Ortega y Ramón Mínguez sostienen que dano consciente de sus derechos y de sus
la educación moral consiste en desarro- deberes, que sepa jugar su papel esencial
llar la capacidad del individuo para pensar como miembro activo de una sociedad
y actuar autónomamente desde parámetros democrática. Luego de reconocer que la
de justicia y equidad, es decir, en educar influencia de la escuela sólo cubre una
en las competencias morales y cívicas que parte reducida del conjunto de la vida, y
son indispensables al ciudadano que desea que es mucho más determinante la influen-
una sociedad justa y pacífica y un planeta cia de la familia y el medio ambiente en
respetuoso con la vida.51 Consideran que la formación cívica, afirma que “la moral
la educación moral debe concentrarse en no se enseña, se practica”.52
el desarrollo de competencias relacionadas
con tres ámbitos: diálogo y convivencia En efecto, todo modelo de educación
entre los pueblos e individuos de culturas cívica debe, al menos, bosquejar los rasgos
distintas, acción responsable contra la de ese ciudadano autónomo que desea
desigualdad y la exclusión, y relaciones formar, no dando por bueno cualquier
más respetuosas con el medio natural y modelo de ciudadanía. En este sentido,
urbano. De ahí que la educación para una Adela Cortina opta por un modelo a la

51
Pedro Ortega y Ramón Mínguez, La educación moral 52
Célestin Freinet, La educación moral y cívica, Fonta-
del ciudadano de hoy, Paidós, España, 2001. mara, México, 2001.

32
Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx http://biblio.juridicas.unam.mx

vez nacional y universal que deriva, por La clave está, entonces, en identificar
un lado, de un proceso de diferenciación aquellos modelos y propuestas concretas
por el que el ciudadano se sabe vinculado a que comparten el fin educativo de formar
los miembros de su comunidad (identidad ciudadanos para vivir en democracia desde
que lo diferencia de los miembros de otras una concepción de ciudadanía activa y res-
comunidades); por otro, de un movimiento ponsable, reconocen que en los procesos
de identificación, en tanto que persona, educativos está de por medio la dignidad
con todos aquellos que son también perso- humana y encuentran en los derechos
nas, aunque de diferentes nacionalidades. fundamentales un horizonte moral obli-
Este modelo de “doble ciudadanía” se con- gado. Con todo, es necesario considerar
figura a partir de la autonomía personal, que los esquemas ideales de ciudadanía
la conciencia de derechos que deben ser y educación se encuentran mediados
respetados, el sentimiento del vínculo cívi- por las condicionantes de la vida social.
co con los conciudadanos, la participación Desde esta visión, es importante recordar
responsable en el desarrollo de los proyec- que la ciudadanía no es sólo cuestión de
tos comunes y el sentimiento del vínculo titularidad de derechos ni una condición
con cualquier ser humano. Esta filósofa con- de libertad privada y derechos políticos bá-
sidera que “la educación del hombre y sicos; es, también, una de las condiciones
el ciudadano ha de tener en cuenta, por que tienen que ver con la calidad de vida
tanto, la dimensión comunitaria de las de todos aquellos que forman parte de la so-
personas, su proyecto personal, y también ciedad, dentro de las cuales se destaca la
su capacidad de universalización, que debe educación como derecho y como condi-
ser dialógicamente ejercida, habida cuenta ción de calidad de vida.
de que muestra saberse responsable de la
realidad, sobre todo de la realidad social, La formación de ciudadanos con
aquel que tiene la capacidad de tomar a capacidad para ejercer a plenitud sus
cualquier otra persona como un fin, y no derechos civiles, políticos, económicos,
simplemente como un medio, como un sociales y culturales, con miras a partici-
interlocutor con quien construir el mejor par de manera efectiva en la vida pública,
mundo posible”.53 exige una resignificación del vínculo
conceptual y empírico entre la democra-
53
Adela Cortina, El quehacer ético…, op. cit., pp. 119 y cia, la educación y la ciudadanía. Más
120.

33
Este libro forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx
DEMOCRACIA Y FORMACIÓN CIUDADANA http://biblio.juridicas.unam.mx

que señalar las omisiones, dificultades cedimientos esenciales de la política de-


y ausencias de los distintos enfoques y mocrática con la vida cotidiana, así como
modelos que han animado hasta la fecha participar en la vida política del país.
la educación cívica, toca ahora pensar
en las transformaciones necesarias para En suma, la educación de los ciudada-
modificar tanto los horizontes temáticos nos y el ejercicio de las virtudes cívicas
o curriculares (contenidos) como las rutas aparecen, con distintos énfasis, como algo
de aprendizaje (métodos pedagógicos), ya necesario para los procesos democrati-
que, como atinadamente plantea Pedro zadores, “aunque no se sepa muy bien
Gerardo Rodríguez, “los ciudadanos y cómo educar ni cómo facilitar que sean
futuros ciudadanos necesitamos aprender funcionales para la profundización de la
a resolver problemas cognitivos, morales democracia”.55 Con todo, la educación
y legales que plantea la vida pública y la política de los ciudadanos sí tiene prima-
convivencia con los demás”.54 En otras cía sobre otros objetivos de la educación
palabras, se trata de introducir conteni- pública porque prepara a los ciudadanos
dos o temáticas que sean cercanos a las para participar y reproducir de forma
experiencias cotidianas de los escolares consciente su sociedad, lo que es ideal
y adultos en formación y despierten su no sólo de la educación democrática sino
interés por los asuntos públicos y las también de la política democrática.56
prácticas, valores e instituciones de la
democracia; metodologías que favorezcan
la aplicación de los conocimientos y sabe-
res prácticos, de manera que los ciudadanos
cuenten con los elementos y competen-
cias necesarios para desenvolverse con
eficacia en el ejercicio y defensa de
sus derechos, así como en la promo-
ción de sus intereses legítimos; habi-
lidades que les permitan asociar las
nociones básicas de la política y los pro- 55
José Rubio Carracedo, José María Rosales y Manuel
Toscano Méndez, Democracia, ciudadanía y educa-
54
Pedro Gerardo Rodríguez, “Educación ciudadana: los ción, op. cit., p.11.
límites y retos de la escuela”, op. cit., p. 40. 56
Amy Guttman, La educación democrática..., op. cit.

34