Está en la página 1de 110
De Roberto Esposito en esta biblioteca Bios. Biopolitiea y filosoffa Communitas. Origen y destino de la comunidad Immunitas. Proteccién y negacién de la vida ad AR cp ye c : HE RE 2-4Tercera persona 7 Politica de la vida y filosofia de lo impersonal Roberto Esposito Amorrortu editores Buenos Aires - Madrid 518903 Coleceiin Mutaciones Terea persona, Politica della vita eflasofia dallimpersonale, Roberto Esposito © Giulio Binauai editre, Turin, 2007 ‘Traduccién: Carlo R, Molinari Marotto ‘© Tudos los derechos dela edicin en castellano reservados por Amorrortu editares SA., Paraguay 1225, 7 piso» C3057AAS Buenos Aires ‘Amorrort editores Espada §1,, Lopez de Hoyos 15, 3° izq, - 28006 Ma arid ‘ww: amorrortueditores.com ‘La reproduccién total o parcial de este libro en forma déntica 0 modifienda ‘or cualquier medio meednio,electrinico 0 informatio, ineluyendofoto- fopia, grabacion, digtalizacion o cualquier sistema de almacenamiento y Fecuperacion de informacién, no autorizada por los editores, vila dere: chos reservados, Queda hecho el depésito que prevene ls ley n? 1.728 Industria argentina, Made in Argentina ISBN 978-950516-7225 ISBN 978-86-06-18781-1, Turi, edieién original vomonge Yous 9a SIRS om wonoeR Pepnaearaa ‘Esposito, Roberto “Tercera persona, Politica de Ia vida yfloofia de lo impersonal 1 ed.» Buenos Aires: Amorrortu, 2008, 224, ; 28x14 em (Mutaciones) ‘Traduocién de: Carlo R. Molinari Marotto ISBN 978.950-518-722-5, 1. Filosofia Politics , Molinari Marotto, Carlo R,, trad, I. Titulo, cpp 1% TImpreso en los Talleres Gricos Color Efe, Pao 192, Avellaneda, provin cia de Buenos Aires, en febroro de 2008. ‘Tirada de esta edicion: 2.000 ejemplares, indice general 35 97 151 161 158 166 173 181 192 204 Introduecién 1, La doble vida (La maquinaria de las ciencias humanas) 2. Persona, hombre, cosa 3. Tercera persona 1. No-persona 2. El animal 3. Lo ajeno 4.61 5. Lo neutro 6. El afuera 7. El acontecimiento Introduccién 1. Un postulado indiscutido en el debate contempo- réineo concierne al valor que universalmente se con- fiere a la categoria de persona, Sea con referencia a los émbitos de la filosofia y la teologia, o bien a los. més especializados del derecho y la bioética, aquella permanece como fuente de legitimacién para todo dis ‘curso «teéricamente correcto». No se trata de una op- cién elaborada conceptualmente, sino de una eviden- cia que no parece requerir demostraciones adiciona- les: sea cual fuere la perspectiva de la que se parta, hoy no es siquiera concebible activar una mirada eri- tiea sobre aquello que Maria Zambrano definié, en los afios cincuensa, como «la parte més viva de la vida hu- mana, el nticleo viviente capaz de atravesar la muer- te biolégica».” Desde entonces —aunque con distintos propésitos y en relacién con definiciones no homogé- neas del término—, ese presupuesto jamas decay6, ni siquiera en la etapa declinante del movimiento perso- nalista. Incluso, esta fue la ocasién para una nueva embestida del interés por el paradigma en cuestié1 «Mort le personnalisme, revient la personne», anticips hace ya algunos ajios Paul Ricoeur. Si aquel «no fue tan eficaz como para ganar la batalla del concepto», esta «sigue siendola mejor candidata para sostener las lu- chas juridicas, politicas, econémicas y sociales» de "'M. Zambrano, Persona y democracia. La historia sacrificial (1958), Barcelona, 1968 [traduccién italiana: Persona eddemoerazia. La storia snerificale, Milén, 2000, pag. 148)