Está en la página 1de 4

El ETIQUETADO EN LOS ALIMENTOS

El etiquetado en los alimentos y bebidas por lo general son muy confusos e


inentendibles, a tal grado de acostumbrar a la sociedad a no tener conciencia del daño
que ellos mismo se hacen al consumirlos, esta es la terrible realidad de los productos
comestibles del país, durante mucho años las industrias líderes en este campo se han
burlado de los derechos del consumidor, no solo han alterando vilmente el porcentaje
de los ingredientes sino que además su falta de ética los ha llevado incluso a engañar
sobre el contenido de sus productos; una clara muestra de que a estas empresas solo
les interesa el llenarse los bolsillos de dinero mientras que cínicamente observan como
la salud del consumidor poco a poco va deteriorándose.

Una nueva ley de etiquetado quiere emerger en el país y las empresas de alimentos
industriales harán lo que sea para mantener la falsa buena imagen de sus productos, si
el consumidor descubre lo extremadamente dañino que es un alimento para su salud
no lo compraría, actualmente solo un experto nutricionista con ayuda de una
calculadora son los capaces de descubrir y entender el contenido tan toxico de algunos
comestibles.
Una alimentación saludable puede ser el punto de inicio para frenar el avance de
enfermedades que van en aumento en el país, como el sobrepeso, la obesidad, la
diabetes y la hipertensión; es necesario que al consumidor se le exprese de una forma
sencilla y concisa los niveles altos de azúcar, grasas y sal que contienen los productos
alimenticios.
Actualmente ante el congreso se presentó 2 modelos de etiquetado, el congresista de
Fuerza Popular Daniel Salaverry propone el modelo “semáforo nutricional” que iría en
la parte trasera del producto, con la información porcentual del contenido de azúcar,
grasa y sales en los alimentos y bebidas; expresado en un gráfico de colores rojo,
amarillo y verde según las escalas de alto contenido.
El Ministerio de Salud (Minsa) representado por el ministro de Salud, Fernando
D’Alessio, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) proponen el
modelo “diseño octogonal” que iría en el lado frontal de los productos con la forma de
un octágono de borde negro y fondo rojo en el que se indique el alto contenido en
azúcar, sodio o grasas saturadas, así como la presencia de grasa trans, sin datos
porcentuales a fin de que las advertencias sean prácticos y entendible sobre todo en
niños y jóvenes.

Un caso muestra a la salsa de ají 'Tarí' que con el modelo


“diseño octogonal” recibiría 3 de las 4 etiquetas de
advertencia las cuales son "alto en grasas saturadas",
"alto en sodio" y "alto en calorías". Si lo comparamos
con el sistema semáforo, que por obvias razones
beneficia a las industrias, la etiqueta de advertencia
estaría en la parte trasera del producto, solo tendría un
apartado de color rojo en “alto en sodio” ya que las
nuevas escalas del contenido superan por más del doble
lo recomendadas para el cuidado de la salud.
En defensa del modelo “semáforo nutricional” el presidente de la Comisión de Defensa
del Consumidor del Congreso, Miguel Castro menciona que dicho modelo provee al
consumidor la información suficientemente aceptable del producto comestible, muy a
diferencia del modelo opositor “sistema octogonal” que no muestra absolutamente
nada de los valores del contenido del producto.
Javier Morán, catedrático en Innovación Alimentaria de la Universidad Católica mostro
su apoyo indicando que “Los semáforos son algo con lo que estamos familiarizados,
desde que somos pequeños aprendemos a cruzar las calles pues nuestros padres nos
explican el significado de cada color”, siendo la mejor opción para la presentación del
contenido del producto si se trata del énfasis en el entendimiento de niños y jóvenes,
además que publicaciones científicas sobre etiquetados de semáforo en el “Traffic
Light“ suman más de 200 investigaciones recopiladas en la Librería Nacional de Estados
Unidos, mientras que sobre el etiquetado frontal con octógonos solo tiene tres
investigaciones.
El ministro de Salud, Fernando D’Alessio, señala que el modelo octogonal es un
sistema muy simple y entendible por todos, los cuatro octógonos informaran al
consumidor lo más importante sobre el contenido del producto, ya que asignarles un
valor porcentual a los ingredientes solo los confundiría, es importante informar si el
producto tiene alto contenido en azúcar, sodio, grasas saturadas y la presencia de
grasas trans, que son la mas dañinas y se recomienda evitar su consumo.
El Colegio de Nutricionistas, presidido por su decano, Arturo Sayra Churata respaldan
al Minsa, alegando que el niño o adolescente al acercase a un quiosco a comprar un
comestible, no prestan atención en los valores nutricionales de la tabla al reveso del
producto, pero con el método octogonal y con la advertencia puesta en la parte
delantera, sería suficiente para generar la conciencia de buena alimentación que se
busca inculcar en el país.
Así mismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informo que el octógono "Ha
demostrado ser efectivo para cumplir el objetivo de informar de forma más rápida,
clara, veraz y sencilla al consumidor" a diferencia del semáforo “Exige una lectura
detenida, por lo que comprenderlas y evaluarlas es complejo” además señalaron que
con este sistema, utilizado también en Chile desde el 2016, el 18% de los productos
procesados modificó sus componentes para no tener sellos con advertencias negativas
para no afectar la imagen de sus productos.
Actualmente La Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso ha aprobado el
sistema de etiquetado de alimentos “semáforo” de la bancada fujimorista y
rechazaron el “octogonal” propuesto por el Minsa, la controversia continua ya que el
nuevo reglamento ha cambiado las escalas colocando 8 veces mas la cantidad de sodio
recomendada, 2 a 4,5 veces más los límites permitidos de azúcar y de 2,7 a 4 veces
mas los limites permitidos para el consumo de grasas saturadas. Casi el 60 % de los
peruanos, incluyendo el 15 % de los niños entre los 5 y 9 años tienen ya sobrepeso y
obesidad, es hora de educar a la juventud sobre el cuidado de su salud y a tomar
conciencia de lo importante que es conocer el valor nutricional de lo que consumen.
Referencias:
http://rpp.pe/economia/economia/ley-de-etiquetado-de-alimentos-cambian-
octogonos-por-semaforo-nutricional-noticia-1088619
https://gestion.pe/economia/oms-cuestiona-propuestas-congreso-modificarian-
advertencias-etiquetado-alimentos-1-149820
http://www4.congreso.gob.pe/pvp/leyes/ley30021.pdf
http://vital.rpp.pe/salud/expertos-coinciden-en-que-el-etiquetado-con-octagonos-es-
mas-claro-y-entendible-noticia-1088235

Cuando ocurre un conflicto de interés con las industrias, siempre son unas duras
batallas, ha estos no les gustan los grandes cambios y sobre todo si afectan sus
ganancias. Si bien esta controversia sobre el etiquetado ha estado interrumpida por
mas de 4 años sin la aprobación de su reglamento, ahora es cuando parece que se
pone en marcha de nuevo tras la elección del congreso quien optaron por el
“semáforo” y rechazaron el “octogonal”, aunque se menciona que se combinará
ambos modelos, las nuevas escalas por el cual se determinara la implementación de
las advertencia en colores son beneficiarias a las industrias, además que se
implementaran en cuestión de fases, cuya fase 1 se estima que empezará a regirse a
partir de mayo del 2018, el cual no es nada severa, y la fase 2 de etiquetado, con
parámetros más estrictos, pero que se aplicará 39 meses después de la oficialización
del Manual de Advertencias Publicitarias, es decir, desde febrero del 2021. Esta es la
verdad sobre la satanizada propuesta del modelo de etiquetado “semáforo”, cuyo
golpe a la salud pública se sentirá por los próximos 4 años.