Está en la página 1de 370

Los dientes del tigre

Tom Clancy

Traducción de Agustin Pico Estrada

emecé – grandes novelistas

— 1 —
PRÓLOGO

El otro lado del río 
David Greengoid nació en Brooklyn, la más estadounidense de las comu­
nidades, pero en su Bar Mitzvah, algo importante cambió su vida. Tras procla­
mar –soy un hombre–, fue al festejo y se reunió con algunos integrantes de su
familia que acababan de llegar de Israel. Su tío Moses era un próspero comer­
ciante de diamantes allí. El padre de David tenía siete locales de venta de joye­
ría   al   menudeo,   el   principal   de   los   cuales   estaba   en   la   calle   Cuarenta   de
Manhattan. Mientras su padre y su tío hablaban de negocios y bebían vino cali­
forniano David conversaba con su primo hermano Daniel. Daniel, quien le lleva­
ba diez años, comenzaba a trabajar en esos momentos para el Mossad, la princi­
pal agencia de inteligencia exterior de Israel y, como buen novato, no paraba de
contarle anécdotas a David. El servicio militar obligatorio de Daniel había sido
en un cuerpo de paracaidistas israelí. Había llevado a cabo once saltos y había
participado en combates en la Guerra de los Seis Días, en 1967. Fue una buena
guerra para él, pues no se habían producido muchas bajas en su companía, y
habían provocado las suficientes en las filas enemigas como para que le parecie­
se una hazaña deportiva – una partida de caza contra animales peligrosos, pero
no demasiado, conclusión que había coincidido a la perfección con lo que espera­
ba y suponía que fuera la guerra. Sus relatos habían sido un vívido contraste a
los sombríos noticiarios televisivos sobre Vietnam que dominaban las tardes por
ese entonces, y, entusiasmado con su recientemente confirmada identidad reli­
giosa, David había decidido en ese instante emigrar a la patria judía en cuanto
se graduara en la escuela secundaria. Su padre, que había servido en la Segun­
da División Blindada de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mun­
dial, y que, en conjunto, encontró esa aventura más bien poco agradable, veía
con escaso placer la posibilidad de que su hijo fuese a una jungla asiática a pele­
ar una guerra por la cual ni él ni las personas que trataba habitualmente sentí­
an mucho entusiasmo –pero después de la graduación, el joven David partió ha­
cia Israel en un vuelo de El Al y jamás pensó seriamente en regresar. Se dedicó
a su hebreo, sirvió en las fuerzas armadas y, como su primo, fue reclutado por el
Mossad. 
Tuvo éxito en su trabajo, tanto, que hoy era el Jefe de Estación en Roma,
puesto de no poca importancia. En tanto, su primo Daniel había dejado la orga­
nización para dedicarse a los negocios de la familia, que eran más redituables
que una carrera de funcionario. Ocuparse de la estación del Mossad en Roma lo
mantenía ocupado. Tenía a tres agentes de inteligencia de tiempo completo a
sus órdenes, y traían bastante información. Parte de esta información provenía
de un agente que llamaban Hassan. Era de familia palestina, tenía buenos con­

— 2 —
tactos con el FPLP, el Frente Popular para la Liberación de Palestina, y, a cam­
bio de dinero, compartía con sus enemigos las cosas de las que se enteraba. El
dinero era suficiente para financiarle un confortable apartamento a un kilóme­
tro del parlamento italiano. Hoy, David debía recoger información. 
El sitio era uno que ya había empleado antes, el baño de hombres del Ris­
torante Giovanni, al pie de la escalinata de la Plaza España. Primero se tomó su
tiempo para disfrutar de una ternera a la francesa –plato que preparaban a la
perfección– y, tras terminarse su vino blanco, se levantó para buscar el paquete.
La estafeta era la parte inferior del mingitorio de la izquierda, una ubicación un
poco teatral, pero que tenía la ventaja de no ser limpiada ni inspeccionada. Ha­
bían adherido allí una placa de acero, y si alguien la notaba, no le daría impor­
tancia, ya que llevaba, grabados en relieve, el nombre de un fabricante y un nú­
mero carente de significado. Antes de verificar la estafeta, aprovechó para hacer
lo que   se  hace  normalmente  en  un  mingitorio.  Mientras  lo hacía  oyó   que  la
puerta se abría con un crujido. Quienquiera que hubiese entrado, no demostró
interés en él, de modo que, para hacer las cosas bien, dejó caer su paquete de ci­
garrillos y, inclinándose a recogerlo con la mano derecha, con la izquierda sacó
el envoltorio magnético de su escondrijo. Fue una actuación profesional, como la
de un mago que llama la atención hacia una de sus manos mientras hace el tru­
co con la otra. 
Sólo que esta vez no funcionó. No bien hubo terminado de recoger el en­
voltorio, cuando alguien tropezó con él desde atrás. 
––Perdón, viejo quiero decir, signore–, se corrigió una voz en lo que pare­
cía inglés de Oxford. Exactamente lo necesario para que un hombre civilizado
no se incomodara en una situación como ésa. 
Greengold ni siquiera respondió, sino que simplemente se volvió a la dere­
cha para lavarse las manos e irse. Llegó al lavabo y abrió el grifo antes de mi­
rarse al espejo. 
Casi siempre, el cerebro va por delante de las manos. Esta vez vió los ojos
azules del hombre que había tropezado con él. No había nada raro en ellos, fue­
ra de su expresión. Para el momento en que su mente le ordenó a su cuerpo que
reaccionase, la izquierda del hombre ya lo había tomado de la frente y algo frío
y aguzado había penetrado en la parte superior de su cuello, justo abajo del crá­
neo. Su cabeza fue tirada bruscamente hacia atrás, facilitando el paso de la na­
vaja por su médula espinal, que quedó completamente seccionada. 
La muerte no fue instantánea. Su cuerpo cayó al cesar toda orden elec­
troquímica de la mente a los músculos. Sólo quedaba una sensación de ardor en
el cuello, pero la conmoción impidió que se convirtiese en auténtico dolor. Inten­
tó respirar sin entender que jamás volvería a hacerlo. El hombre lo manipuló
como si fuese un maniquí y lo metió en la cabina. Para entonces, sólo podía ver

— 3 —
y pensar. Vio la cara, pero ésta no significaba nada. El rostro lo miraba como
quien   contempla   una   cosa,   un   objeto,   sin   concederle   siquiera   la   dignidad   de
odiarlo. Inerme, David miraba mientras el otro lo sentaba sobre el inodoro. Al
parecer, el hombre le revisaba la chaqueta en busca de su billetera. ¿Qué, sólo
un robo? ¿A un funcionario jerárquico del Mossad? Imposible. Entonces, el hom­
bre tomó a David del cabello para levantarle la cabeza. 
–Salaam aleikum–, le dijo su asesino: la paz sea contigo. ¿Así que era un
árabe? No parecía árabe en absoluto. Su desconcierto se debe de haber notado. 
–¿Realmente confiabas en Hassan, judío?–, preguntó. Pero su voz no ex­
presaba satisfacción. El tono, carente de emoción, era despectivo. En los últimos
instantes de su vida, antes de que su cerebro muriera por falta de oxígeno, Da­
vid Greengold comprendió que había caído víctima del más viejo de los trucos
del espionaje, el de la falsa bandera. Hassan le había dado información para
identificarlo y hacer que se descubriera. Qué forma estúpida de morir. Sólo le
quedó tiempo para un útimo pensamiento: 
Adonai ejad. 
El asesino se cercioró de que sus manos estuvieran limpias y miró sus ro­
pas. Pero cuchilladas como ésa no hacían sangrar mucho. Se embolsó la billete­
ra y el envoltorio y, acomodándose la ropa, salió. Se detuvo en su mesa para de­
jar veintitrés euros por su comida, unos pocos centavos de propina. No pensaba
volver pronto. Terminada su tarea en el Giovanni, atravesó la plaza. Al entrar,
había notado una tienda de la marca Brioni, y sintió la necesidad de adquirir un
nuevo traje. 

El cuartel general del Cuerpo de Infantes de Marina de los Estados Uni­
dos no está en el Pentágono. El mayor edificio de oficinas del mundo tiene lugar
para el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, pero por una razón u otra los in­
fantes de marina quedaron fuera y debieron conformarse con su propio complejo
de edificios, el llamado Anexo Naval, a unos cuatrocientos metros de allí, sobre
la ruta Lee en Arlington, Virginia. No lo lamentaron. Los infantes de marina
siempre fueron como unos hijastros de las fuerzas armadas de los Estados Uni­
dos, técnicamente una parte subordinada de la Armada, donde su función origi­
nal fue oficiar de ejército privado de ésta para que no fuera necesario embarcar
soldados en los buques de guerra, dado que se supone que Ejército y Marina no
sienten mutua simpatía. 
Con el tiempo, el cuerpo de infantes de marina desarrolló su propia razón
de ser, llegando a ser, durante más de un siglo, la única fuerza terrestre esta­
dounidense que los extranjeros llegaban a ver. Los infantes de marina no nece­

— 4 —
sitaban preocuparse de la logística pesada y ni siquiera de tener personal médi­
co: los marinos se ocupaban de esa parte. Cada uno de ellos era un fusilero, ade­
más de una visión imponente, aterradora para quien no sintiera simpatía por
los Estados Unidos de América. Es por eso que los infantes de marina son respe­
tados pero no siempre amados por sus colegas de las fuerzas armadas estadou­
nidenses. Para las otras fuerzas, más sosegadas, son demasiado espectaculares,
demasiado jactanciosos y tienen un excesivo sentido de las relaciones públicas. 
Por supuesto que el Cuerpo de Infantes de Marina es, en sí, como un pe­
queño ejército –hasta tiene una fuerza aérea, pequeñita, pero de colmillos agu­
dos– dotado incluso de un jefe de inteligencia, aunque esto, para algunos unifor­
mados sea una contradicción en sus propios términos. El cuartel general de la
inteligencia de los infantes de marina pertenecía a una nueva organización, que
hacía parte del intento de la Máquina Verde de ponerse a la altura de las demás
fuerzas. Se llamaba el M–2 "2", es el identificador numérico de quienes se dedi­
can a la información, y su jefe era el mayor general Terry Boughton, un bajo y
compacto infante profesional a quien se había asignado ese puesto para que in­
yectara un poco de realidad en el mundo de los espías: el Cuerpo había decidido
recordar que, al fin del sendero de papeles, había hombres con fusiles que nece­
sitaban de información confiable para permanecer con vida. Uno entre muchos
secretos del Cuerpo era dar por sentado que la inteligencia natural de sus hom­
bres no tenía nada que envidiarle a nadie, ni siquiera a los genios de la compu­
tación de la Fuerza Aérea, cuya actitud es que cualquiera que sea capaz de pilo­
tear un avión necesariamente es más inteligente que otras personas. A Brough­
ton le faltaban once meses para hacerse cargo del mando de la Segunda Divi­
sión de Infantes de Marina, con base en Campo Lejeune, Carolina del Norte.
Esa bienvenida noticia le había llegado hacía una semana Y aún estaba del me­
jor de los humores por haberla recibido. 
Las   noticias   también   eran   buenas   para   el   capitán   Brian   Caruso   para
quien, por lo general, una entrevista con un oficial con rango de general era, si
no motivo de miedo, al menos de circunspección. Llevaba su uniforme verde oli­
va clase A, incluido el cinturón reglamentario, así como todas las insignias a
que tenía derecho, que no eran tantas, aunque algunas eran bonitas, por ejem­
plo sus alas doradas de paracaidista y una colección de premios a la puntería
suficientemente amplia como para impresionar incluso a un experimentado fu­
silero como el general Broughton. Entre su personal, el M–2 tenía un chico de
los mandados con rango de teniente coronel y una sargento de artillería negra a
modo de secretaria personal. Al joven capitán esto le parecía raro, pero, recordó
Caruso, nunca nadie dijo que el Cuerpo fuese lógico. Como decían: doscientos
treinta años de tradición incontaminados por la lógica. 
–El general lo verá ahora, capitán–, dijo la sargento alzando la mirada del
teléfono que tenía sobre su escritorio. 

— 5 —
–Gracias, sargento–, dijo Caruso, poniéndose de pie y dirigiéndose a la
puerta que la sargento mantenía abierta. 
Broughton era exactamente como Caruso había esperado. No llegaba al
metro ochenta, pero su amplio pecho parecía capaz de desviar una bala de alta
velocidad. Llevaba el cabello cortado al rape. Como casi todos los infantes de
marina, para él “pelo largo” era cuando el cabello sobrepasaba la longitud de un
centímetro, momento en que urgía una visita al peluquero. El general levantó la
mirada de sus papeles y miró a su visitante con sus fríos ojos pardos. 
Caruso no hizo la venia. Como los oficiales navales, los infantes de marina
no saludan sino cuando están en acción o llevan gorra de uniforme. La inspec­
ción visual, de unos tres segundos, sólo pareció durar aproximadamente una se­
mana. 
–Buenos días, señor
–Siéntese, capitán–. El general señaló una silla tapizada de cuero. 
Caruso se sentó, pero mantuvo la posición de firme, aun con las piernas
dobladas. 
–¿Sabe por qué está aquí?–, preguntó Broughton. 
–No, señor, no me lo dijeron
–¿Le gusta la Fuerza de Reconocimiento?
–Sí, señor–, respondió Caruso –creo que tienen los mejores suboficiales
del Cuerpo y el trabajo me parece interesante
–Aquí dice que se desempeñó bien en Afganistán–. Broughton alzó un in­
forme con cinta adhesiva blanca y roja en los cantos. Ello denotaba material del
máximo secreto. Pero las tareas de operaciones especiales a menudo entran en
esa categoría, y no cabía duda de que el trabajo de Caruso en Afganistán no ha­
bía sido como para mostrar en el noticiario de NBC Nightly News. 
–Fue bastante movido, señor
–Aquí dice que hizo una buena tarea al sacar a sus hombres con vida
–Señor, dice así porque el hombre de SEAL que estaba con nosotros, el
cabo Ward, quedó malherido, pero el segundo oficial Randall –y de esto no hay
duda– le salvó la vida. Lo postulé para que lo condecoren. Espero que así sea
–Así será. Usted también será condecorado
–Señor, sólo cumplí con mi deber–, protestó Caruso. –Fueron mis hombres
los que...
–Ésa es señal segura de un joven oficial competente–, interrumpió el M–2.
–Leí su informe sobre el combate, y también el del sargento Sullivan. Dijo que

— 6 —
usted había actuado bien para tratarse de un oficial joven en su primer comba­
te–. El sargento de artillería Joe Sullivan ya había olido pólvora, en Líbano y
Kuwait, así como en otros lugares que nunca salieron en las noticias de la tele.
–Sullivan trabajó a mis órdenes–, dijo Broughton. –Será ascendido
Caruso asintió con la cabeza. –Sí señor, sin duda que está listo para pro­
gresar en el mundo
–Vi su informe de estado físico sobre él–. El M–2 dio unos golpecitos sobre
otra carpeta, que no tenía el indicador de máximo secreto. –Usted es generoso
en sus elogios a sus hombres, capitán. ¿Por qué?
Caruso parpadeó. –Señor, se desempeñaron bien. No podía esperar más,
dadas las circunstancias. Con hombres como ésos, le daría pelea a cualquiera,
en cualquier lugar del mundo. Incluso los muchachos nuevos pueden llegar to­
dos a sargento, y hay dos que tienen pasta de sargento artillero. Trabajan duro
y son lo suficientemente inteligentes como para ponerse a hacer lo que deben
antes de que yo deba decírselo. Al menos uno de ellos llegará a oficial. Señor,
ésos son mis hombres y tengo mucha suerte de que así sea
–Y los entrenó muy bien–, agregó Broughton. 
–Es mi trabajo, señor
–Ya no, capitán
–¿Cómo dice, señor? Aún me quedan catorce meses con el batallón y aún
no se ha determinado mi próximo destino–. Aunque Caruso habría continuado
de buena gana en la Segunda Fuerza de Reconocimiento para siempre, imagina­
ba que pronto rendiría exámenes para mayor, ascendiendo tal vez a S–3 de ba­
tallón, es decir, oficial de operaciones del batallón de reconocimiento de la uni­
dad. 
–Ese tipo de la Agencia que fue a las montañas con usted ¿qué tal era
como compañero de trabajo?
–James Hardesty dice que estuvo en las fuerzas especiales del Ejército.
Tiene unos cuarenta años, pero está en buenas condiciones físicas, habla dos de
los idiomas locales. No se moja los pantalones cuando las cosas se ponen feas.
El... bueno, me respaldó muy bien
El informe de máximo secreto estaba otra vez en manos del M–2. –Aquí
dice que usted le salvó la vida en esa emboscada
–Señor, nadie que resulte atacado en una emboscada está en una buena
situación. El señor Hardesty y el cabo Ward eran la avanzada que reconocía el
terreno mientras yo armaba el transmisor satelital. Los malos estaban bien es­
condiditos, pero se pasaron de listos. Abrieron fuego demasiado pronto contra el
señor Hardesty, erraron la primera ráfaga y subimos por la otra ladera de la co­

— 7 —
lina hasta quedar detrás de ellos. No tenían buena vigilancia. El sargento Sulli­
van llevó su escuadra por la derecha y una vez que se posicionó, yo llevé a los
míos por el centro. Nos llevó unos diez a quince minutos hasta que el sargento
Sullivan tuvo al objetivo en la mira, a una distancia de diez metros y lo sacó de
en medio de un tiro en la cabeza. Queríamos capturarlo con vida, pero no fue po­
sible–. Caruso se encogió de hombros. Capturar a un jerarca podía equivaler a
un ascenso, pero no siempre se podía definir lo que ocurriría en el momento de
la acción. Estaba claro que ese tipo no tenía ninguna intención de caer prisione­
ro de los estadounidenses y de todas formas no era fácil echarle el guante a un
tipo así. El resultado final había sido un infante de marina malherido y dieci­
séis árabes muertos, más dos prisioneros vivos para que los hijos de puta de in­
teligencia les tiraran de la lengua. Al fin y al cabo, había sido más productivo
que lo que nadie esperara. Los afganos eran valientes, pero no locos o, más pre­
cisamente, escogían ser mártires sólo en sus propios términos. 
–¿Sacó alguna enseñanza?–, preguntó Broughton. 
–El entrenamiento nunca es demasiado, señor, y tampoco puede uno des­
cuidar el ejercicio físico. La realidad es mucho más sucia y confusa que cual­
quier simulación. Como dije, los afganos son valientes, pero no están entrena­
dos. Y nunca se sabe cuáles van a resistir y cuáles van a ceder. En Quantico nos
enseñaron que debemos confiar en nuestros instintos, pero no nos proveyeron de
instintos, ni tampoco uno puede estar seguro de que la voz interna que uno siga
sea la correcta–. Caruso se encogió de hombros, pero continuó dando su opinión.
–Diría que funcionó bien para mis hombres y para mí, pero no puedo decir que
sepa por qué
–No piense demasiado, capitán. Cuando las cosas se ponen.feas, no hay
tiempo para pensar. Se piensa antes. Al entrenar a los hombres y asignarles
responsabilidades. Uno prepara la mente para la acción, pero nunca hay que
pensar acerca de qué forma tomará esa acción. Como sea, hizo las cosas muy
bien. Impresionó a este tipo, Hardesty, y es un tipo bastante serio. Así fue como
llegamos a esto–, concluyó Broughton. 
–¿A qué, señor?
–La Agencia quiere hablar con usted–, anunció el M–2. –Están en busca
de talentos, y surgió su nombre.
–¿Para hacer qué?
–No me lo dijeron. Buscan a gente para tareas de campo. No creo que se
trate de espionaje, probablemente sea en el aspecto paramilitar de la cosa. Su­
pongo que en la nueva organización antiterrorista. No puedo decir que me guste
perder a un joven y promisorio infante de marina. Pero mi opinión no cuenta.
Puede rechazar la oferta, pero sólo después de hablar con ellos: 

— 8 —
–Entiendo. –En realidad, no entendía. 
–Tal vez alguien les recordó a ése infante de Marina que hizo una buena
tarea allí –sugirió Broughton. 
–¿El tío Jack? Caramba, disculpe señor, pero se me escapa decirle así des­
de que entré en la Escuela Básica. Sólo soy otro 0–3 de la infantería de marina.
No pido más
–Bien–. A Broughton no se le ocurría otra cosa que decir. Veía ante sí a un
promisorio oficial joven que se había leído de cabo a rabo la Guía de Oficiales
del Cuerpo de Infantes de Marina y que no había olvidado ninguna de las partes
importantes. Si de algo pecaba, era de exceso de entusiasmo, pero lo mismo le
había ocurrido a él. –Bueno, debe estar ahí en dos horas. A ver a un tal Pete
Alexander, otro de operaciones especiales. Participó en la operación de la Agen­
cia en Afganistán en la década de 1980. Dicen que no es mal tipo, pero no forma
a su propia gente. Cuide su billetera, capitán–, dijo como despedida. 
–Sí, señor–. Se incorporó y se puso firme. 
El M–2 le concedió una sonrisa. –Semper Fi, hijo
–A la orden, señor–. Caruso salió de la oficina, saludando a la sargento
con una inclinación de cabeza y sin dirigirle ni una palabra al medio– coronel
que ni se había tomado el trabajo de mirarlo, bajó las escaleras, preguntándose
qué demonios ocurría. 

A cientos de millas de allí, otro hombre llamado Caruso pensaba lo mis­
mo. El FBI se había ganado su reputación como una de las mejores agencias in­
vestigativas de los Estados Unidos investigando casos de secuestros interestata­
les tras la aprobación de la Ley Lindbergh en la década de 1930. Su éxito en re­
solver casos de esa naturaleza había prácticamente terminado con la modalidad
delictiva de “secuestrar a cambio de dinero” al menos en lo que respecta a los
delincuentes inteligentes. El Buró había resuelto absolutamente todos los casos
de esta naturaleza y los delincuentes profesionales habían terminado por enten­
der que no era buen negocio y así había continuado siendo durante años, hasta
que los secuestradores con otros objetivos que el dinero aparecieron. 
Y éstos eran más difíciles de atrapar. 
Penelope Davidson había desaparecido cuando se dirigía al jardín de in­
fantes esa mañana. Sus padres llamaron a la policía local una hora después de
su desaparición y poco después, la oficina del comisario llamó al FBI. Oficial­
mente, el FBI estaba autorizado para intervenir, pues era posible que la víctima
hubiese   sido  llevada   a  otro  estado.   Georgetown,   Alabama,   está   a  sólo  media

— 9 —
hora del estado de Mississippi, de modo que la delegación de Birmingham del
FBI había saltado sobre el caso como un gato sobre un ratón. En la jerga del
FBI, un secuestro se llama un “7”, y casi todos los agentes de la delegación to­
maron sus automóviles y se dirigieron a la pequeña ciudad al sudoeste de donde
estaban. Sin embargo, cada uno de ellos temía haber partido en una búsqueda
inútil. En los casos de secuestros, hay un reloj. Se estima que se abusa sexual­
mente y se asesina a la mayor parte de las víctimas en el transcurso de las pri­
meras seis horas. Sólo un milagro podía recuperar a la niña viva con rapidez, y
éstos no ocurren a menudo. 
Pero la mayor parte de los agentes tenía esposa e hijos, y actuaban como
si quedaran esperanzas. El Asistente Especial a Cargo o AEC de la delegación
fue el primero en hablar con el comisario local, llamado Paul Tumer. Según el
Buró, y según el propio Tumer, este asunto investigativo era demasiado comple­
jo para él. La idea de que una niña fuese raptada y asesinada en su jurisdicción
le daba náuseas, y estaba feliz con tener asistencia federal. A cada hombre que
llevara insignia y pistola se le suministraron fotos. Se consultaron mapas. Los
policías locales y los agentes especiales del FBI partieron hacia la zona com­
prendida entre la casa de los Davidson y la escuela pública, cinco cuadras que la
niña había recorrido cada mañana durante los últimos dos meses. Se interrogó
a todos los que vivían en ese trayecto. En Birmingham, se buscó en las compu­
tadoras a todos los que tuvieran antecedentes por delitos sexuales en un radio
de cien millas y se envió a agentes del Buró y policías de Alabama a interrogar­
los. Cada una de sus casas fue registrada, generalmente con permiso del propie­
tario, pero a menudo sin éste, pues los jueces locales no eran clementes en casos
de secuestro. 
No era el primer caso importante para el agente especial Dominic Caruso,
pero sí era su primer “7”, y aunque era soltero y no tenía hijos, la idea de la de­
saparición de un niño primero le helaba y después le hacía hervir la sangre. La
foto “oficial” de la niña, tomada en el jardín de infantes, mostraba ojos azules,
cabello rubio que se estaba volviendo castaño y una bonita sonrisa. Este “7” no
se trataba de dinero. Era una familia normal, de clase trabajadora. El padre
tendía líneas para la cooperativa eléctrica local, la madre era enfermera de me­
dio tiempo en el hospital del condado. Ambos eran metodistas practicantes y, a
primera vista, ninguno de los dos parecía sospechoso de abuso infantil, aunque
también se los investigaría. Un agente veterano de la Delegación de Campo de
Birmingham era hábil en deducir perfiles de conducta y su diagnóstico inicial
era malo: el desconocido sospechoso podía tratarse de un secuestrador y asesino
en serie, alguien que se sentía atraído sexualmente por niños y que sabía que la
forma más segura de encubrir su delito era matando a la víctima. 
Caruso sabía que estaba en algún lugar. Dominic Caruso era un agente jo­
ven, egresado de Quantico hacía menos de un año, pero ya estaba en su segundo

— 10 —
destino de campo. Los agentes solteros del FBI tenían tanta posibilidad de ele­
gir dónde iban como un gorrión en un huracán. Su primer destino había sido en
Newark, New Jersey, donde pasó siete meses, pero Alabama le gustaba más. El
tiempo solía ser muy malo, pero al menos no era una colmena como esa cochina
ciudad. Esta vez, su misión era patrullar la región del oeste de Georgetown, ob­
servar y tratar de obtener alguna información consistente. No tenía suficiente
experiencia para ser un entrevistador eficaz. Esa es una habilidad que tarda
años en adquirirse, aunque Caruso se creía inteligente y tenía un título univer­
sitario en psicología. 
Busca un auto con una niñita dentro, se dijo, una que no esté en el asien­
to. De ir sentada, podía mirar por la ventana, pedir ayuda... No, más bien el sos­
pechoso debía haberla atado, esposado o inmovilizado con tela adhesiva, posible­
mente amordazado. Una niñita, indefensa y aterrada. Sus manos se crisparon
sobre el volante. La radio crepitó. 
–Base Birmingham a todas las unidades '7'. Tenemos un informe. El sos­
pechoso de '7' puede estar al volante de una camioneta blanca, probablemente
Ford, tal vez un poco sucia. Placas patente de Alabama. Si ven a un vehículo de
esas   características,   informen   y   verificaremos   la   información   con  el  departa­
mento de policía local
Lo que significaba no enciendas las luces, no hagas sonar la sirena para
que se detenga si no es indispensable, pensó Caruso. Era hora de pensar un
poco. 
Si yo fuera un tipo así ¿dónde iría? Caruso aminoró. Pensó... Un sitio con
buen acceso. No necesariamente un camino principal..., más bien un camino se­
cundario razonablemente bueno, con un desvío, que me llevara a un lugar me­
nos visible. Fácil de entrar, fácil de salir. Un sitio donde los vecinos no puedan
ver qué hace uno... 
Tomó el micrófono. 
–Caruso a base Birmingham
–Sí, Dominic–, respondió el agente operador de radio. Las radios del FBI
están codificadas y nadie que no tenga un buen equipo decodificador puede es­
cuchadas. 
–La camioneta blanca. ¿Qué certeza hay?
–Una anciana dice que cuando salió a buscar su diario vio a una niñita
cuya descripción coincide hablando con un tipo que iba en una camioneta blan­
ca. El posible sospechoso es blanco, sexo masculino, edad indeterminada, sin
otra descripción. No mucho, Dom, pero es lo que hay–, le respondió la agente es­
pecial Sandy Ellis. 

— 11 —
–¿Cuántos abusadores de niños en la región?
–Diecinueve, según la computadora. Estamos interrogando a todos. Sin
resultado por ahora. No hay más que eso, amigo
–Entendido, Sandy. Fuera
Siguió conduciendo, mirando. Se preguntó si sería algo así lo que su her­
mano Brian experimentó en Afganistán: solo, a la caza del enemigo... Comenzó
a buscar calles de tierra que salieran de la ruta, tal vez alguna con huellas re­
cientes de neumáticos. 
Volvió a mirar la pequeña foto. Una niñita de rostro dulce, que recién es­
taba aprendiendo el alfabeto. Una niña para quien el mundo siempre había sido
un lugar seguro donde reinaban papi y mami, que iba a la escuela dominical,
que hacía orugas con cajas de huevos y cepillos de limpiar cañerías, que había
aprendido a cantar: –Jesús me ama, sé que es así porque eso dice la Biblia– Mi­
raba a uno y otro lado. Allí, a unos cien metros, un camino de tierra entraba en
el bosque. Aminoró y vio que el sendero daba una suave doble curva, el bosque
era ralo y se veía..., una casa prefabricada barata... y junto a ella... ¿la punta de
una camioneta...? Pero ésta era beige más que blanca...  
Y la ancianita que había visto a la niñita y a la camioneta... ¿cuán lejos
estaba...? ¿estaba al sol o a la sombra...? Tantos elementos, tantas incógnitas,
tantas variables. Por más buena que fuera la academia del FBI, no lo preparaba
a uno para todas las situaciones posibles –no, ni se aproximaba a eso. Y te lo de­
cían –te decían que confiases en tu instinto y en tu experiencia... 
Pero Caruso no tenía ni un año de experiencia. 
Aún así... 
Detuvo el auto. 
–Caruso a base Birmingham
–Sí, Dominic–, respondió Sandy Ellis. 
Caruso transmitió su ubicación. –Voy a pie a echar un vistazo a 10–7
–Entendido, Dom. ¿Necesitas apoyo?
–Negativo, Sandy. Probablemente no sea nada, sólo voy a golpear la puer­
ta y hablar con quien esté ahí
–Bien. Te espero
Caruso no tenía un radiotransmisor portátil –eso era para policías locales,
no para el Buró– y ahora, fuera de su teléfono celular, no tenía forma de mante­
nerse en contacto. Su arma personal era una Smith & Wesson 1076, que lleva­
ba, enfundada, en la cadera derecha. Bajó del auto y cerró la puerta sin llegar a

— 12 —
trabarla  para  no  hacer   ruido. Todos  se vuelven  cuando   oyen  el  sonido  de  la
puerta de un auto al cerrarse. 
Vestía un traje color verde oliva muy oscuro, buena cosa, pensó Caruso,
dirigiéndose a la derecha. Primero miraría la camioneta. Caminó con normali­
dad, pero sus ojos no se despegaban de las ventanas de la precaria casa, espe­
rando a medias ver un rostro, pero, pensándolo bien, contento de que no fuera
así. 
La camioneta Ford debía de tener, calculó, unos seis años. Tenía pequeños
roces y desconchados y había llegado donde estaba marcha atrás. De esa forma,
la puerta corrediza trasera quedaba cerca de la casa. Así la podría haber ubica­
do un carpintero o un plomero. O un hombre que quisiese entrar en la casa un
cuerpo pequeño que se resiste. Mantuvo libre la mano derecha, la chaqueta de­
sabrochada. Todos los policías del mundo practican desenfundar rápido, a me­
nudo frente a un espejo, aunque sólo un idiota dispararía en el mismo movi­
miento, porque de esa forma era imposible acertarle a nada. 
Caruso se tomó su tiempo. La ventana del lado del conductor estaba baja.
El interior estaba casi completamente vacío, el piso de metal desnudo, sin pin­
tar, una rueda de auxilio, un gato hidráulico..., y un rollo grande de cinta adhe­
siva de sellar caños... 
Mucha gente la empleaba. La punta libre del rollo estaba doblada de for­
ma que no fuese necesario despegarla con las uñas cuando uno la necesitase.
También mucha gente hacía eso. Finalmente, vio que había una alfombrita en
el suelo,  encajada  no pegada con cinta  adhesiva  en  el suelo justo  detrás  del
asiento de pasajeros del lado derecho... y ¿por qué pendía más cinta de la estruc­
tura de metal del asiento? ¿Qué podía significar? 
¿Por qué ahí? Caruso se lo preguntaba cuando, de pronto, sintió un cos­
quilleo en la piel de sus antebrazos. Era la primera vez que sentía algo así.
Nunca había arrestado personalmente a nadie, nunca había investigado, al me­
nos no hasta el fin, un delito grave. En Newark, se había ocupado durante un
breve período de rastrear fugitivos y había hecho un total de tres arrestos, siem­
pre como segundo de un agente con más experiencia. Ahora tenía un poco más
de experiencia, estaba un poco más ducho... Pero no tanto, se recordó a sí mis­
mo. 
La cabeza de Caruso se volvió hacia la casa. Ahora, su mente iba rápido.
En realidad ¿qué tenía? No mucho. Sólo había visto el interior de una vulgar ca­
mioneta sin evidencia directa alguna, sólo una camioneta vacía con un rollo de
cinta selladora y una alfombrita sobre su suelo de acero. 
Pero así y todo... 

— 13 —
El joven agente sacó del bolsillo su teléfono celular y llamó a la oficina con
discado rápido. 
–FBI. ¿Puedo ayudarlo?–, preguntó una voz femenina. 
–Caruso para Ellis–. No tuvo que esperar. 
–¿Qué tienes, Dom? 
–Camioneta Ford Ecoline, patente de Alabama, Eco, Romeo, Seis, Cinco,
Cero, Uno, estacionada donde estoy. Sandy...
–Sí, Dominic
–Voy a golpear a la puerta
–¿Quieres refuerzos?
Caruso pensó durante un segundo. –Afirmativo, si'. 
–Hay un policía montado del condado a unos diez minutos de allí. Espéra­
lo–, aconsejó Ellis. 
Pero la vida de una niñita estaba en juego... 
Se dirigió a la casa, cuidando de mantenerse fuera del campo de fuego que
dominaban las ventanas. Entonces, el tiempo se detuvo. 
Estuvo a punto de saltar en el aire cuando oyó el alarido. Era un terrible
sonido agudo, como el de alguien que hubiera visto a la muerte en persona. Su
cerebro procesó la información y se dio cuenta de que su automática ya estaba
en su mano, frente a su esternón, apuntando hacia arriba, pero en sus manos.
Se dio cuenta de que había sido un grito de mujer y una pieza encajó con un clic
dentro de su cabeza. 
Llegó al porche, bajo el barato techo desparejo todo lo rápido que pudo sin
hacer ruido. La mayor parte de la puerta delantera era un tejido para mantener
fuera los insectos. Le faltaba, al igual que a toda la casa, una mano de pintura.
Posiblemente fuese alquilada, por cierto que por poco dinero. Miró por el tejido y
vio lo que parecía un pasillo, que conducía a una cocina a la izquierda y un baño
a la derecha. Desde donde estaba, sólo distinguía un inodoro de loza blanca y un
lavabo. 
Se preguntó si se podía considerar que tenía una razón aceptable para en­
trar en la casa y de inmediato decidió que sí. Tiró de la puerta para abrirla y en­
tró lo más sigilosamente que pudo. El pasillo estaba cubierto con una alfombra
vieja y sucia. Avanzó por allí, con la pistola en alto y sus sentidos aguzados al
máximo.. A medida que avanzaba, cambiaba su ángulo de visión. Dejó de ver la
cocina, pero pudo ver mejor el baño... 
Penny Davidson estaba en la bañera, desnuda, con sus ojos color celeste
porcelana completamente abiertos y  la garganta seccionada de oreja a oreja,

— 14 —
toda la sangre de su cuerpo cubriendo su pecho plano y los costados de la bañe­
ra. Su cuello había sido cortado con tal violencia que parecía otra boca abierta. 
Extrañamente, Caruso no sintió una reacción física. Sus ojos registraron
la instantánea, pero en ese momento, sólo pensaba en que el hombre que había
hecho eso vivía y estaba muy cerca de él. 
Oyó un sonido que provenía de adelante y a la izquierda. La sala de estar.
Un televisor. El sujeto estaba ahí. ¿Habría otro? No tenía tiempo de considerar
esto, ni le importaba mucho en ese momento. 
Despacio, su corazón batiendo como un martillo neumático avanzó y miró
más allá del ángulo. Allí estaba, casi cuarenta años, hombre, blanco, cabello es­
caso, mirando la televisión con arrobada atención –una película de terror, de ahí
había salido el grito– sorbiendo cerveza Miller Lite de una lata. Su expresión
era satisfecha, sin señales de excitación. Esa parte ya habría pasado, pensó Do­
minic. Y frente a él ¡Dios mío! una cuchilla de carnicero ensangrentada sobre la
mesa de café. Había sangre en su camiseta, como si se la hubiera rociado. De la
garganta de una niñita. 
–El problema con estas basuras es que nunca se resisten–, les dijo un día
un instructor en la academia del FBI. –Claro que son John Wayne cuando tie­
nen un niño entre sus manos, pero nunca se resisten a un policía armado, ja­
más. y ¿saben qué? Es una pena–, concluyó el instructor. 
No irás a la cárcel. El pensamiento pareció deslizarse en su mente por su
propia mente. Su pulgar derecho llevó el percutor hacia atrás hasta que, con un
clic, la pistola quedó lista para disparar. Notó al pasar que sus manos estaban
frías como el hielo. 
En el ángulo de la izquierda de la habitación, apenas uno entraba había
una vieja y gastada mesa octogonal. Encima tenía un jarro de vidrio azul, tal
vez comprado en el Kmart local, probablemente como florero, pero que hoy no
tenía flores. Lenta, cuidadosamente, Caruso alzó el pie, luego derribó la mesa
de un puntapié. El jarro cayó y se hizo pedazos sobre el suelo de madera. 
El sujeto se volvió violentamente y vio a su inesperado visitante. Su res­
puesta defensiva fue más instintiva que meditada –tomó la cuchilla que estaba
sobre la mesita. Caruso no tuvo ni tiempo de sonreír, aunque se dio cuenta de
que el sujeto había cometido el último error de su vida. En las agencias de poli­
cía de los Estados Unidos es un artículo de fe que un hombre armado de un cu­
chillo a una distancia inferior a los seis metros es una amenaza inmediata y le­
tal. Hasta comenzó a incorporarse. 
No llegó a hacerlo. 
El dedo de Caruso pulsó el gatillo de su Smith y Wesson, enviando un tiro
directo al corazón del sujeto. En menos de un segundo, dos más lo siguieron. Ro­

— 15 —
jas flores brotaron en su camiseta blanca. Miró primero a su pecho, después a
Caruso con una expresión de sorpresa absoluta, luego volvió a caer sentado sin
decir una palabra ni exhalar una queja. 
Ahora, Caruso cambió de dirección y miró el único dormitorio de la casa.
Vacío. También la cocina, cuya puerta de acceso estaba trabada desde dentro.
Un instante de alivio. No había nadie más en la casa. Miró otra vez al secues­
trador. Sus ojos seguían abiertos. Pero Dominic había disparado bien. Le quitó
el arma al muerto y lo esposó, porque lo habían entrenado para hacerlo. Buscó
el pulso en la carótida, sin resultado. Lo único que veía este individuo eran las
puertas del infierno. Caruso tomó su teléfono celular y volvió a comunicarse con
la oficina. 
–¿Dom?–, preguntó Sandy al atender. 
–Sí, Sandy, soy yo. Acabo de eliminarlo!
–Qué? ¿Qué quieres decir?–, preguntó ansiosa Sandy Ellis. 
–La niñita está aquí, muerta, degollada. Entré y el tipo me atacó con un
cuchillo. Lo bajé. El también está muerto. Bien muerto
–¡Caray, Dominic! El sheriff del condado debe de estar por llegar allí en
unos dos minutos. Espéralo
–Entendido. Espero, Sandy
No había pasado ni un minuto cuando oyó el sonido de una sirena. Caruso
salió al porche. Bajó el percutor de su automática y la regresó a su funda, luego
sacó su credencial del FBI del bolsillo de la chaqueta y la mantuvo en alto en la
mano izquierda, mientras el sheriff, revólver reglamentario en mano, se aproxi­
maba. 
–Todo bajo control–, dijo Caruso con la voz más calma que pudo. Ahora lo
invadía la tensión. Le hizo señas al sheriff Tumer de que entrara, pero se quedó
afuera. Tras uno o dos minutos, el policía local volvió a salir. Ahora, su Smith &
Wesson estaba enfundada. 
Tumer parecía el arquetipo de Hollywood de un policía sureño, alto, ro­
busto, de poderosos brazos, con un cinturón para pistola que se hundía en una
abultada barriga. Pero su piel era negra. No era la película típica. 
–¿Qué ocurrió?–, preguntó. 
–¿Me da un minuto?– Caruso respiró hondo y pensó durante un momento
cómo contaría la historia. La forma en que Tumer la entendiera era importante,
pues el homicidio era un delito local y le correspondía a la jurisdicción de éste. 
–Si–. Tumer hurgó en el bolsillo de su camisa y sacó un paquete de Kool.
Le ofreció uno a Caruso, quien meneó la cabeza. 

— 16 —
El joven agente se sentó en la galería de madera sin pintar y trató de ar­
mar la historia en su cabeza. ¿Qué era exactamente lo que había ocurrido? ¿Qué
era, exactamente, lo que acababa de hacer? ¿Y exactamente cómo debía expli­
carlo? Una voz en su mente le susurraba que no sentía ningún pesar. Al menos
no por el sujeto. Para Penélope Davidson ya era demasiado tarde. ¿Una hora
antes habría alcanzado a salvarla? ¿Media hora? La niñita no regresaría a su
hogar esa noche, ya no sería arropada por su madre antes de irse a dormir, ni
abrazada por su padre. De modo que el agente especial no tenía remordimien­
tos. Sólo el de no haber llegado antes. 
–¿Puede hablar?–, preguntó el sheriff Tumer. 
–Buscaba un lugar como éste, y cuando pasé por aquí, vi la camioneta es­
tacionada, comenzó Caruso. En un momento, se puso de pie y entró con el she­
riff en la casa para explicarle los demás detalles. 
–La cuestión es que tropecé con la mesa. Me vio, tomó el cuchillo, se volvió
hacia mí, así que desenfundé la pistola y maté al bastardo. Tres tiros, creo
–Ya veo–. Tumer fue hacia el cuerpo. El sujeto no había sangrado mucho.
Los tres disparos habían acertado directamente en el corazón, que había dejado
de bombear casi instantáneamente. 
Paul Tumer podía parecer tonto a los ojos de un agente federal, pero no lo
era en absoluto. Miró el cuerpo y se volvió a mirar la puerta desde donde dispa­
ró Caruso. Sus ojos medían ángulo y distancia. 
–Así que–, dijo el sheriff , –usted tropieza con esa mesa. El sujeto lo ve,
toma su cuchillo y usted, temiendo por su vida, saca la pistola reglamentaria y
dispara tres tiros rápidos ¿no?
–Sí, así ocurrió
–Ya veo–, dijo el sheriff, que se cobraba un ciervo casi cada temporada de
caza. 
El sheriff Tumer metió la mano en el bolsillo derecho de sus pantalones y
sacó su llavero. Era un regalo de su padre, quien había sido camarero en el pull­
man del ferrocarril central de Illinois. Era un llavero anticuado, que tenía sol­
dado un dólar de plata de 1948, de los viejos, de casi cuatro centímetros de an­
cho. Lo sostuvo casi tocando el pecho del secuestrador y el diámetro de la vieja
moneda cubrió por completo los tres orificios de entrada. Sus ojos expresaron es­
cepticismo, pero luego se volvieron hacia el baño y, cuando dio su veredicto acer­
ca de lo ocurrido, se suavizaron. 
–Así diremos que fue. Buena puntería, chico
Al menos una docena de vehículos de la Policía y el FBI aparecieron a los
pocos minutos. Poco después, llegó el laboratorio móvil del Departamento de Se­

— 17 —
guridad Pública de Alabama para llevar a cabo la labor investigativa en la esce­
na del crimen. Un fotógrafo forense tomó veintitrés rollos de película color de
400 asas. Quitó el arma de la mano del sujeto y se la guardó para analizar las
huellas digitales y comparar la sangre que manchaba su hoja con la de la vícti­
ma –todo ello era poco más que una formalidad, pero seguir el procedimiento
aceptado era una obligación particularmente estricta en un caso de homicidio.
Finalmente, el cadáver de la niñita fue colocado en una bolsa y sacado de allí.
Sus padres debían identificarla, pero gracias a Dios su rostro estaba relativa­
mente intacto. 
Uno de los últimos en llegar fue Ben Harding, el agente especial a cargo
de la Delegación de Campo Birmingham del Buró Federal de Investigaciones.
Un tiroteo en que hubiera participado un agente implicaba que su delegación
debía enviarle un informe formal al director Dan Murray, con quien mantenía
una distante amistad. En primer lugar, Harding venía a constatar que Caruso
estuviese en razonables condiciones físicas y psicológicas. Luego, fue a presen­
tarle sus respetos a Paul Tumer ya oír su interpretación de lo ocurrido. Caruso
observó desde lejos y vio cómo Tumer relataba el incidente con abundantes ges­
tos, a los que Harding asentía. Era bueno que el sheriff Harding diera su apro­
bación oficial. Un capitán de la policía local escuchaba y también asentía. 
Lo cierto era que a Dominic Caruso eso le importaba un bledo. Sabía que
había hecho lo correcto, sólo que con una demora de una hora. Finalmente, Har­
ding se acercó a su joven agente. 
–Cómo te sientes, Dominic?
–Lento–, dijo Caruso. –Demasiado condenadamente lento. Sí, sé que no es
razonable esperar que ocurriera otra cosa.
Harding lo tomó del hombro y lo sacudió . –Hiciste lo mejor que pudiste,
muchacho–. Una pausa. –¿Qué ocurrió cuando disparaste?– Caruso repitió su
historia. En su mente, ya casi tenía la solidez de lo cierto. Dom sabía que hasta
podía haber relatado exactamente lo que ocurrió sin ser sancionado. Pero ¿para
qué arriesgarse? Oficialmente, había sido un tiroteo según las normas y para su
informe  del  Buró,  eso   bastaba.   Harding   escuchó,   asintiendo   pensativamente.
Había papeles que completar y enviar por FedEx a Washington. Pero no sería
mal visto que los periódicos publicaran cómo un agente del FBI había matado a
un secuestrador el mismo día del crimen. Probablemente surgiría evidencia de
que éste no era el primer crimen de esa basura. La casa aún no había sido regis­
trada a fondo, pero ya habían encontrado una cámara digital y no sería una sor­
presa para nadie constatar que el depravado llevaba un registro de crímenes
previos en su computadora personal Dell. Si fuera así, Caruso habría cerrado
más de un caso. Y de ser así, Caruso tendría una mención más que favorable en
su informe del FBI. 

— 18 —
Lo que aún no sabían Harding ni Caruso era cuán favorable sería la men­
ción. Los buscadores de talento estaban por encontrar también a Dominic Caru­
so. 
Y a uno más. 

CAPITULO 1

El campus 
Westadenton casi no es ni un pueblo, sino simplemente una oficina de co­
rreos para quienes viven en la región, unas pocas estaciones de servicio y un 7–
eleven, además de los locales de comidas rápidas para quienes necesitan un de­
sayuno cargado de grasas en su camino desde Columbia, Maryland, a su trabajo
en Washington, DC. y a unos ochocientos metros de la modesta oficina de corre­
os, se alzaba un edificio de mediana altura y anónima arquitectura guberna­
mental. Tenía nueve pisos de alto y en el amplio espacio verde del frente, un
bajo monolito decorativo de ladrillo gris decía HENDLEY ASSOCIATES en le­
tras plateadas, sin más explicación respecto de las actividades de Hendley Asso­
ciates. Había pocos indicios al respecto. El techo del edificio era plano, de con­
creto reforzado recubierto de asíalto y balasto, con una pequeña construcción
que alojaba la maquinaria del ascensor y una estructura rectangular cuyo pro­
pósito no quedaba claro. De hecho, estaba hecha de fibra de vidrio blanca y era
permeable a las ondas de radio. El edificio en sí sólo tenía un detalle fuera de lo
común: con excepción de unos pocos viejos cobertizos para tabaco que rara vez
llegaban a los ocho metros de alto, era la única construcción de más de dos pisos
que se alineaba directamente con la sede de la Agencia de Seguridad Nacional
en Forte Meade y el cuartel general de la Agencia Central de Inteligencia en
Langley, Viriginia. Muchos habían sido los que habían querido construir en esa
línea, pero nunca obtenían los permisos necesarios, por muchas razones, todas
falsas. 
Tras el edificio había un pequeño parque de transmisión similar al que se
ve cerca de emisoras de televisión de alcance local: media docena de platos para­
bólicos dentro de una cerca de malla de alambre coronada de alambre de púa
apuntaban a diversos satélites comerciales de comunicación. Todo el complejo,
que no era tan complejo, ocupaba unas siete hectáreas del condado Howard del
estado de Maryland y era denominado “el Campus” por quienes trabajaban allí.
Cerca de allí se encontraba el laboratorio de física aplicada de la universidad
John Hopkins, un organismo de consulta del gobierno cuya naturaleza confiden­
cial era bien conocida. 

— 19 —
Para el mundo exterior, Hendley Associates era un agente de Bolsa dedi­
cado a acciones, bonos y divisas internacionales aunque, curiosamente, hacía
pocos negocios públicos. No se sabía que tuviera cliente alguno y aunque se afir­
maba que efectuaba discretas donaciones a instituciones locales (se rumoreaba
que la escuela de medicina de la universidad John Hopkins era el principal des­
tinatario de la generosidad corporativa de Hendley) ninguna de estas activida­
des era reflejada en los medios de prensa. De hecho, no tenía departamento de
relaciones públicas, tampoco es que se rumoreara que hiciese nada malo, aun­
que se sabía que el presidente de la compañía tenía un pasado difícil, lo que lo
hacía rehuir la publicidad. Había esquivado las raras preguntas de los medios
locales con cortés habilidad, hasta que finalmente perdieron interés en entrevis­
tarlo. Los empleados de Hendley vivían en la zona, tenían estilos de vida pro­
pios de la clase media alta y, por lo general, se hacían notar tanto como Ward
Cleaver, el padre de Beaver. 
Gerald Paul Hendley Jr. había desarrollado una carrera estelar en el ne­
gocio de las commodities que le había permitido amasar una considerable fortu­
na personal y dedicarse después a la función pública electiva, que lo llevó a re­
presentante de Carolina del Sur en el senado nacional.  No tardó en hacerse
fama de legislador atípico, que seguía una senda ferozmente independiente, re­
chazando los ofrecimientos de dinero de empresas en busca de tratamiento pri­
vilegiado, e inclinándose al progresismo en temas de derechos civiles, aunque
manteniéndose decididamente conservador en las áreas de defensa y relaciones
exteriores. No temía vocear sus opiniones, lo que lo hacía atractivo para la pren­
sa y hasta se llegó a hablar de aspiraciones presidenciales. 
Sin embargo, hacia el fin de su segundo período de seis años, sufrió una
gran tragedia personal. Perdió a su esposa y a sus tres hijos en un accidente en
la Interestatal 185. Cerca de Columbia, Carolina del Sur, su camioneta quedó
aplastada bajo las ruedas de un tractor–acoplado Kenworth. Como era de espe­
rar, fue un golpe aplastante y al poco tiempo, al comenzar la campaña para su
tercer período, la desgracia lo volvió a golpear. Una columna del New York Ti­
mes informó que su cartera de inversiones personal –siempre la había manteni­
do en privado, pues afirmaba que como no aceptaba dinero para sus campañas
no tenía por qué revelar cuál era su riqueza más allá de una idea general– mos­
traba evidencias de tráfico de información interna. Esta sospecha quedó confir­
mada cuando los diarios y la TV hurgaron más a fondo. y aunque Hendley se
defendió afirmando que la Securities and Exchange Commission nunca había
publicado una guía respecto de cómo aplicar exactamente la ley, a algunos les
pareció que había empleado información interna sobre futuros gastos de gobier­
no a la que tuvo acceso para beneficiar un emprendimiento inmobiliario que les
hubiese hecho ganar a él y sus socios más de cincuenta millones de dólares. Aun
peor, en un debate público contra su oponente republicano, quien se auto descri­

— 20 —
bía como “señor Limpio”, cometió dos errores cuando éste lo cuestionó al respec­
to. En primer lugar, perdió los estribos ante las cámaras de televisión, y en se­
gundo lugar, le comunicó al pueblo de Carolina del Sur que si tenían dudas
acerca de su honestidad, votaran al imbécil con quien estaba conversando. Nun­
ca había cometido un error en su vida política y su exabrupto le costó el cinco
por ciento de los votos de su estado. El resto de su opaca campaña no hizo más
que empeorar y, a pesar del minoritario voto compasivo de quienes recordaban
la muerte de su familia, perdió su escaño demócrata por un amplio margen,
agravado por un insultante mensaje de aceptación de derrota. Abandonó por
completo la actividad pública, y ni siquiera regresó a su plantación anterior a la
Guerra de Secesión al norte de Charleston, sino que se fue a Maryland y dejó su
vida anterior atrás por completo. Otros dichos incendiarios dedicados al sistema
legislativo terminaron por quemar los pocos puentes que aún hubiera podido
atravesar.  
Su actual hogar era una granja del siglo XVIII donde criaba caballos de
raza Appaloosa –montar a caballo y jugar mediocremente al golf terminaron por
ser   sus   únicos   pasatiempos–   y   vivía   la   sosegada   vida   de   un   caballero   rural.
También trabajaba siete u ocho horas por día en el Campus, de donde iba y ve­
nía en una limosina Cadillac conducida por un chofer. A los cincuenta y dos
años, alto, esbelto y de cabello plateado, era bien conocido y al mismo tiempo to­
talmente desconocido, último legado, tal vez, de su pasado político. 
–Hizo un buen papel en las montañas–, dijo Jim Hardesty, indicándole al
joven infante de marina que tomara asiento. 
–Gracias, señor. Usted también
–Capitán, siempre que uno regresa a casa cuando todo ha terminado, pue­
de considerar que ha hecho un buen papel. Aprendí eso del oficial que me entre­
nó. Hace como dieciséis años–, agregó. 
El capitán Caruso hizo algunos cálculos mentales y llegó a la conclusión
de que Hardesty tenía un poco más de edad que la que aparentaba. Capitán de
las fuerzas especiales de los Estados Unidos, después CIA, más dieciséis años
sumaba una cifra más cercana a los cincuenta que a los cuarenta años. Debía de
haberse ejercitado muy duro para mantenerse en esas condiciones. 
–Bien–, dijo el oficial, –¿qué puedo hacer por usted?
–¿Qué le dijo Terry?–, preguntó el agente de inteligencia. 
–Que hablaría con alguien llamado Pete Alexander
–Pete debió abandonar la ciudad de improviso

— 21 —
El oficial aceptó literalmente la explicación. –Bueno, como sea, el general
me dijo que ustedes, la gente de la Agencia, están en busca de personal con ta­
lento, pero no se preocupan por generarlo–, respondió Caruso con sinceridad. 
–Terry es un buen hombre y un infante de Marina de los mejores, pero a
veces es un poco limitado
–Puede que sea así, señor Hardesty, pero pronto, cuando se haga cargo de
la Segunda División de infantería de marina, será mi jefe, y quiero mantener
una buena relación con él. Y aún no me ha dicho por qué estoy aquí'. 
–¿Le gusta estar en la infantería de marina?–, preguntó el espía. El joven
infante asintió. 
–Sí, señor. La paga no es gran cosa, pero me basta y la gente con la que
trabajo es la mejor
–Bueno, aquellos con los que fuimos a las montañas eran muy buenos 
– ¿Cuánto tiempo trabajó con ellos?
–¿En total? Unos catorce meses, señor
–Los entrenó muy bien
–Para eso me pagan, señor, y además la materia prima era buena
–Se comportó bien en esa pequeña acción de combate–, observó Hardesty,
tomando nota de lo poco entusiastas que eran las respuestas de su interlocutor. 
El capitán Caruso no era tan modesto como para considerar que hubiede
sido “pequeña”. Las balas habían sido bien reales, lo cual bastaba para que la
acción fuese suficientemente grande. Pero se había dado cuenta de que su entre­
namiento había funcionado, tal como se lo dijeron sus oficiales en las clases y
ejercicios prácticos. Había sido un descubrimiento importante y más bien grati­
ficante. El Cuerpo de Infantería de Marina tenía lógica. ¡Vaya si la tenía! 
Pero todo lo que dijo fue: –Sí, señor–. Agregó, –y gracias por su ayuda, se­
ñor
–Estoy un poco viejo para esas cosas, pero es agradable saber que aún
puedo   hacerlas–.   Pero   Hardesty   no   agregó  que   ya  había   tenido  bastante.   El
combate era un juego para jóvenes y él ya no era joven. –¿Alguna reflexión al
respecto, capitán?–, preguntó. 
–En realidad no, señor. Presenté mi informe de combate
Hardesty lo había leído. 
–¿Pesadillas, algo de eso?
La pregunta sorprendió a Caruso. ¿Pesadillas? ¿Por qué había de tener­
las? –No, señor–, respondió, con visible desconcierto. 

— 22 —
–¿Remordimientos?–, prosiguió Hardesty. 
–Señor, esa gente estaba combatiendo contra mi país. Nosotros respondi­
mos. Si uno no puede hacerse cargo de las consecuencias, no debe jugar a ese
juego. Lo lamento si tenían mujer e hijos, pero cuando se jode a alguien, debe
entenderse que éste va a hacer algo al respecto
–¿Es un mundo duro, no?
–Señor, es mejor no patear a un tigre en el culo si no se tiene un plan para
lidiar con sus dientes
Ni pesadillas ni remordimientos, pensó Hardesty. Así debía ser, pero los
suaves, gentiles Estados Unidos no siempre producían personas así. Caruso era
un guerrero. Hardesty se reclinó en su silla y miró atentamente a su entrevista­
do antes de hablar. 
–Capitán, el motivo por el cual usted está aquí... ya ha visto en los diarios
acerca de los problemas que tenemos para enfrentar esta nueva oleada de terro­
rismo internacional. Ha habido muchas luchas por territorio entre la Agencia y
el Buró. A nivel operativo, no hay muchos problemas y los problemas no son
tantos a nivel de mandos –Murray, el director del FBI es de fiar y cuando traba­
jó como agregado legal en la embajada en Londres se llevó bien con nuestra gen­
te
–Pero el problema son los infelices de los niveles medios, ¿no?–, preguntó
Caruso. Había visto el problema en la infantería de marina. oficiales adminis­
trativos que se lo pasaban refunfuñando contra otros oficiales administrativos,
diciendo que su papá era más fuerte que el papá de los otros. Era probable que
se tratara de un fenómeno tan antiguo como los griegos y los romanos. y por en­
tonces, era igualmente estúpido e improductivo. 
–Exacto–, confirmó Hardesty. –Y, sabe una cosa, tal vez Dios en persona
podría solucionarlo, pero para hacerlo hasta El necesitaría suerte. Las burocra­
cias están demasiado enquistadas. En las fuerzas armadas, el problema no es
tan grande. Allí, a las personas se las cambia de destino a menudo y además,
tienen un sentido de 'misión' y trabajan para llevarla a cabo, en especial si eso
los ayuda a ascender. En términos generales, cuanto más lejos esté uno del tra­
bajo peligroso, más tiende a perderse en minucias. De modo que buscamos per­
sonas que estén cerca del trabajo peligroso
–Y la misión ¿cuál es?
–Identificar, localizar y solucionar amenazas terroristas–, respondió el es­
pía. 
–¿Solucionar?–, preguntó Caruso. 

— 23 —
–Neutralizar; a la mierda, bueno, cuando sea necesario y conveniente, ma­
tar a los hijos de puta. Reunir información acerca de la naturaleza y la grave­
dad de la amenaza y tomar las acciones adecuadas según cuál sea la amenaza
específica. La tarea consiste ante todo en recolección de inteligencia. La Agencia
está demasiado restringida en sus acciones. Este subgrupo en particular, no
–¿De veras?– Ésa sí que era una sorpresa. 
Hardesty asintió con la cabeza. –De veras. No trabajará con la CIA. Puede
disponer de los recursos de la Agencia, pero nada más
–¿Y para quién trabajo, entonces?
–Debemos avanzar un poco antes de discutir eso–. Hardesty tomó algo
que debía de ser el informe personal del infante de marina. –Usted figura entre
el tres por ciento de los oficiales de infantería de marina con más elevado punta­
je en el área de inteligencia. Cuatro punto cero en casi todo. Sus habilidades
idiomáticas son particularmente impresionantes
–Mi padre es ciudadano estadounidense, me refiero a que nació aquí, pero
mi abuelo vino de Italia. Tenía, aún tiene, un restaurante en Seattle. De modo
que mi padre creció hablando italiano más que nada y nos transmitió buena
parte de eso a mi hermano y a mí. Estudié castellano en la secundaria y en la
universidad. No puedo pasar por alguien que lo habla como lengua madre, pero
lo entiendo bien
–¿Recibido en ingeniería?
–Eso me vino de mi padre. Ahí lo dice. Trabaja para Boeing en aerodiná­
mica, sobre todo diseña alas y superficies de control. Ya sabe sobre mi madre,
ahí lo dice todo. Es, más que nada, una madre, ahora que Dominic y yo somos
grandes, se dedica a colaborar con las escuelas católicas locales
–Y él está con el FBI
Brian asintió. –Así es, se recibió de abogado y se enroló en el Buró
–Acaba de salir en los periódicos–, le dijo Hardesty, alcanzándole una hoja
de fax que reproducía un diario de Birmingham. Brian la miró. 
–Felicitaciones, Dom–, susurró el capitán Caruso cuando llegó al cuarto
párrafo, lo que agradó aún más a su interlocutor. 

El   vuelo   de   Birmingham   hasta   el   aeropuerto   nacional   Reagan   en


Washington tomó apenas dos horas. Dominic Caruso caminó hasta la estación
de metro y abordó un tren que lo llevó hasta el edificio Hoover en la calle Diez y
Pennsylvania. Su insignia lo eximió de pasar por el detector de metales. Se su­

— 24 —
ponía que los agentes del FBI debían ir armados y su automática se había gana­
do una muesca en la culata, por supuesto que no literalmente, pero los agentes
del FBI solían bromear al respecto. 
El despacho del director asistente Augustus Emst Wemer estaba en el úl­
timo piso y daba a la avenida Pennsylvania. La secretaria lo hizo pasar de in­
mediato. 
Caruso nunca había visto a Gus Wemer. Era alto, esbelto, con amplia ex­
periencia como agente en la calle, ex infante de marina y tenía aspecto y aire
decididamente monacales. Había encabezado el equipo de rescate de rehenes
(Hostage Rescue Team, HRT) y dos divisiones de campo, y estaba a punto de re­
tirarse cuando su íntimo amigo, el director Daniel E. Murray lo persuadió de
aceptar su actual cargo. La División Antiterrorista era hijastra de las mucho
más importantes divisiones de Crimen y de Contrainteligencia Exterior, pero
ganaba importancia día a día. 
–Siéntese–, dijo Wemer indicando una silla con un gesto, mientras termi­
naba una conversación telefónica. Luego, colgó el auricular y pulsó el botón de –
NO MOLESTAR
–Ben Harding me envió este fax–, dijo Wemer con el informe del tiroteo
del día anterior. –¿Qué ocurrió?
–Está todo ahí, señor–: Se había pasado tres horas exprimiéndose los se­
sos y redactando todo en la más precisa jerga burocrática del FBI. Era curioso
que un acto realizado en sesenta segundos requiriese de tanto tiempo para ser
explicado. 
–¿Y qué no pusiste, Dominic?–, la pregunta fue acompañada de la mirada
más penetrante a la que el joven agente nunca se hubiese enfrentado. 
–Nada, señor–, respondió Caruso. 
–Dominic, en el Buró, hay personas que tienen muy buena puntería con la
pistola. Yo soy uno de ellos–, dijo Gus Werner. –Tres tiros, todos en el corazón a
cuatro metros y medio de distancia, es muy buena puntería. Para alguien que
acaba de tropezar con una mesa es simplemente milagroso. A Ben Harding no le
llamó la atención, pero al director Mufray ya mí, sí: Dan también es un buen ti­
rador. Leyó este fax anoche y me pidió mi opinión. A Dan nunca le tocó eliminar
a un sujeto. A mí sí, tres veces, dos de ellas con el HRT, en emprendimientos
conjuntos, por así decirlo, y otra en Des Moines, Iowa. Esa vez, también se trató
de un secuestro. Vi qué les había hecho a las víctimas, niñitos, y, sabes, no que­
ría que ningún psiquiatra le fuese a decir al jurado que la víctima había tenido
una niñez difícil y que realmente no había sido su culpa y todos esos cuentos
chinos que se oyen en un lindo y limpio tribunal, en el que lo único que ven los
jurados son fotos y tal vez ni siquiera eso, si el consejo de defensa logra persua­

— 25 —
dir al juez de que vedas produciría parcialidad. Así que, ¿sabes que ocurrió? La
ley fui yo. No apliqué la ley, ni escribí la ley ni expliqué la ley. Ese día, hace
veintidós años fui la ley. Fui la espada vengadora de Dios. y ¿sabes una cosa?
Me gustó. 
–¿Cómo supo...?
–¿Cómo supe con seguridad que era quien buscábamos? Coleccionaba re­
cuerdos. Cabezas. Tenía ocho en la casa rodante donde vivía. No, no tuve dudas,
Había un cuchillo por ahí, y le dije que lo tomara y lo hizo y le metí cuatro tiros
en   el   pecho   desde   una   distancia   de   tres   metros   y   nunca   me   detuve   a
lamentado–. Werner hizo una pausa. –No mucha gente sabe esa historia. Ni si­
quiera mi esposa. De modo que no me cuentes que tropezaste con una mesa, sa­
caste tu Smith y, parado en un pie, le tatuaste tres tiros en el ventriculo al suje ­
to. ¿De acuerdo?
–Sí, señor–, respondió ambiguamente Caruso. –Señor Werner
–Mi nombre es Gus–, corrigió el director asistente. 
–Señor–, persistió Caruso. El personal jerárquico que usaba nombre de
pila lo ponía nervioso. –Señor, si yo dijese algo semejante a eso, prácticamente
me estaría acusando de homicidio en un documento oficial del gobierno. El tomó
ese cuchillo, se estaba poniendo en pie para enfrentarme, estaba a unos tres me­
tros o tres metros y medio de mí, y en Quantico se nos enseñó a considerar que
eso es una amenaza inmediata y letal. Así es que, sí, disparé y lo hice en forma
correcta desde el punto de vista de la política del FBI respecto del empleo de
fuerza letal
Werner asintió. –Eres graduado en leyes, no?
–Sí, señor, puedo ejercer como abogado en Viriginia y. Washington DC.
Aún no he dado el examen para ejercer en Alabama
–Bueno, deja de ser abogado por un minuto–, aconsejó Werner. –Ésta fue
una   muerte   justa.   Aún   tengo   el   revólver   con   el   que   bajé   a   ese   desgraciado.
Smith & Wesson modelo 66, cuatro pulgadas. Hasta lo traigo a! trabajo, a veces.
Dominic, a ti te tocó hacer lo que a todo agente le gustaría hacer una vez en su
carrera. Te tocó hacer justicia por mano propia. Que eso no te haga sentir mal
–No me siento mal, señor–, le aseguró Dominic. –Esa niñita, Penélope...
No pude salvarla, pero al menos ese desgraciado no podrá volver a hacerlo–.
Miró a Werner a los ojos. –Usted sabe qué se siente
–Sí–. Miró atentamente a Caruso. –¿y estás seguro de que no lamentas
nada?
–Dormí una hora en el avión, señor–. No sonrió al decirlo. 

— 26 —
Werner sí. Asintió. –Bueno, la oficina del director emitirá una aprobación
oficial. La ORP no intervendrá.
La ORP era la oficina de “asuntos internos” del FBI, y aunque los agentes
la respetaban, no sentían aprecio por ella. Un dicho afirmaba que “si le gusta
torturar animalitos o se orina en la cama, es un asesino serial o trabaja para la
Oficina de Responsabilidad Profesional”.
Werner   tomó   el   informe   de   Caruso.   –Aquí   dice   que   eres   inteligente...,
buen dominio de idiomas... ¿Te interesa venir a Washington? Estoy en busca de
gente que pueda estar en acción y pensar al mismo tiempo para mi oficina.

Lo que el agente especial Dominic Caruso oyó fue otro cambio de destino. 
Gerry Hendley no era un hombre muy formaL. Llevaba chaqueta y corba­
ta al trabajo, pero a los quince segundos de entrar, su chaqueta ya colgaba de
un perchero. Tenía una excelente secretaria ejecutiva –nativa, como él, de Caro­
lina del Sur– llamada Helen Connolly y tras repasar la agenda del día con ella,
tomaba el Wall Street Joumal y le echaba un vistazo a la primera plana. Para
ese momento, ya había devorado el New York Times y el Washington Post de
modo de conocer las coordenadas políticas del día, siempre refunfuñando acerca
de lo mal que se hacían las cosas. El reloj digital de su escritorio le indicó que le
quedaban veinte minutos antes de su siguiente cita, y encendió su computadora
para ver El Madrugador, el servicio de extractos de prensa que se repartía entre
los funcionarios de gobierno de alto rango. Le dio una rápida mirada para ver si
se había perdido algo en su lectura matutina de los principales diarios. No de­
masiado, fuera de una interesante noticia en el Virginia Herald acerca de la
Conferencia Fletcher anual, un grupo de reflexión anual organizado por la Ar­
mada y el Cuerpo de Infantería de Marina en la base Norfolk de la Armada. Ha­
bían hablado de terrorismo, con bastante inteligencia, le pareció a Hendley. Eso
solía ocurrir cuando se trataba de uniformados. No entre funcionarios electos. 
Eliminamos a la Unión Soviética, pensó Hendley, y esperábamos que así
todo se arreglara. Pero lo que no previmos es qué harían todos esos chiflados
provistos de AK–47 de rezago y conocimientos de química básica o simplemente
dispuestos a dar sus vidas en la lucha contra lo que creen un enemigo. 
Y la otra cosa que no hicieron fue preparar a la comunidad de inteligencia
para lidiar  con el problema. Ni siquiera  un  presidente con experiencia en el
mundo clandestino y el mejor director de contrainteligencia de la historia de los
Estados Unidos fueron capaces de hacer mucho. Habían aumentado el personal:
quinientos individuos más en una organización de veinte mil no parecía mucho,
pero la dirección de operaciones se había duplicado. Le habían dado a la CIA un

— 27 —
poder a medias mas adecuado que la lamentable ineficacia que tenía hasta en­
tonces, pero eso no era lo mismo que decir adecuado. Y, en contrapartida, el
Congreso había aumentado los controles y restricciones, limitando aún más las
atribuciones de quienes habían sido reclutados para proveer de músculos al es­
queleto gubernativo. Nunca aprenderían. El mismo había hablado infinitamen­
te con sus colegas del Club de Hombres más Exclusivo del Mundo, pero algunos
escuchaban, otros no, los demás dudaban. Le hacían demasiado caso a la página
de editoriales de los periódicos, incluso a las que no pertenecían a diarios de sus
estados   natales,   porque   eso,  deducían  erróneamente,  reflejaba   la  opinión   del
Pueblo Estadounidense. Tal vez la cosa fuera así de simple: todo funcionario re­
cién elegido caía presa del juego como Cayo Julio César cayó en las seductoras
redes de Cleopatra. Sabía que eran los equipos, los ayudantes políticos profesio­
nales quienes “guiaban” a sus empleadores a la mejor forma de ser reelegidos,
ese nuevo Santo Grial de la función pública. Los Estados Unidos no tenían una
clase gobernante hereditaria, pero sí tenían mucha gente dispuesta a conducir a
sus empleadores por la senda de la divinidad gubernativa. 
Y trabajar desde dentro del sistema simplemente no funcionaba. 
De modo que, para lograr cualquier cosa, uno tenía que estar lejos del sis­
tema. 
Bien lejos del sistema. 
Y si alguien lo notaba, bueno, él ya había caído en desgracia, ¿no? 
Pasó la primera hora del día discutiendo asuntos financieros con algunos
de sus ejecutivos, pues ésa era la forma en que Hendley Associates ganaba dine­
ro. Como negociante de commodities y árbitro de tasas de cambio, había estado
casi desde el comienzo, por delante de la curva, percibiendo las momentáneas
diferencias de valuación, él las llamaba “deltas”, generadas por factores psicoló­
gicos, por percepciones que podían hacerse realidad o no. 
Todos sus negocios se llevaban a cabo en forma anónima a través de Ban­
cos extranjeros, a todos los cuales les gustaba tener cuentas en efectivo, ningu­
no   de   los   cuales   era   excesivamente   inquisitivo   acerca   del   origen   del   dinero,
mientras éste no fuese sucio, lo cual ciertamente no era su caso. Era sólo otra
forma de mantenerse fuera del sistema. 
No es que todos sus negocios fuesen estrictamente legales. Tener de su
lado la intercepción de comunicaciones de Fort Meade facilitaba mucho las co­
sas. De hecho, era totalmente ilegal y no tenía nada de ético. Pero el hecho es
que Hendley Associates no producía mayores datos en el panorama global. Po­
día no haber sido así, pero Hendley Associates operaba según el principio de que
los cerdos comen, pero a los puercos los faenan, de modo que sólo comían un
poco del comedero internacional. De todos modos, no existía una autoridad gu­
bernativa para crímenes de este tipo y esta magnitud. Y bien metido en una

— 28 —
caja fuerte dentro de la bóveda de la companía, había una licencia oficial firma­
da por el ex presidente de los Estados Unidos. 
Entró Tom Davis. Cabeza titular del área de comercialización de bonos,
Davis tenía antecedentes similares a los de Hendley y se pasaba el día pegado a
su computadora. No se preocupaba por la seguridad. Todas las paredes del edifi­
cio estaban forradas de metal para contener las emanaciones electrónicas y to­
das las computadoras eran a prueba de intrusión. 
–¿Alguna novedad?–, preguntó Hendley. 
–Bueno–, respondió Davis, –tenemos un par de reclutas potenciales
–¿Quiénes son?
David le tendió los informes a Hendley por encima del escritorio. El presi­
dente de la empresa los tomó y abrió. 
–¿Hermanos?
–Gemelos. Se ve que ese mes su mami produjo dos huevos en lugar de uno
solo. Ambos impresionaron a las personas adecuadas. Cerebro, agilidad mental,
buen estado físico, buen surtido de talentos ente los dos, además de capacidades
idiomáticas. Castellano, especialmente
–¿Éste habla pashtu?–, Hendley alzó la vista, sorprendido. 
–Lo suficiente como para preguntar dónde queda el baño. Estuvo allí unas
ocho semanas y se ocupó de aprender la jerga local. En el informe dice que se
defendió bien
–¿Te parece que son lo que buscamos?–, preguntó Hendley. Esos candida­
tos no respondían a un anuncio en el diario, por lo cual Hendley tenía un peque­
ño número de reclutadores muy discretos en distintas áreas del gobierno. 
–Tenemos que verificar un poco más–, concedió Davis, –pero tienen talen­
tos que nos agradan. A primera vista, ambos parecen confiables, estables y lo
suficientemente inteligentes como para entender por qué estamos aquí. Así que,
sí, vale la pena considerados seriamente
–¿Qué harán ellos ahora?
–A Dominic lo van a transferir a Washington. Gus Werner lo quiere para
la división antiterrorista. Probablemente comience con tareas de es– critorio. Es
un poco joven para el HRT y aún no ha demostrado capacidad analítica. Creo
que antes de hacer nada, Werner quiere poner a prueba su inteligencia. Brian
regresa a trabajar con su compañía en Camp Lejeune. Me sorprende que la In­
fantería de Marina no lo haya enviado a Inteligencia. Es un candidato obvio,
pero a ellos les gusta tener buenos fusileros y él hizo buen papel en la tierra de
los camellos. Si mis fuentes no se equivocan, va directo a ser ascendido a mayor.

— 29 —
Así que, en primer lugar, tomo un avión y voy a almorzar con él, sondeado, lue­
go regreso a DC. Lo mismo con Dominic. A Werner lo impresionó
–y Gus sabe juzgar a las personas–, notó el ex senador. 
–Así es, Gerry–, asintió Davis 
–Y... ¿alguna novedad?
–Como de costumbre, Port Meade está sepultado bajo una montaña–. El
mayor problema de la NSA era que interceptaban tanto material crudo que ha­
brían necesitado un ejército para poder cernirlo todo. Había programas de com­
putación que eran útiles, pues se centraban en una u otra palabra clave, pero la
mayor parte del material eran conversaciones inocentes. Los programadores in­
tentaban mejorar el programa de detección, pero darle instintos humanos a la
computadora había demostrado ser casi imposible, aunque lo seguían intentan­
do.   Desgraciadamente,   los   programadores   con   verdadero   talento   trabajaban
para las compañías de juegos. Allí estaba el dinero y la gente de talento solía se­
guir el dinero. Hendley no podía quejarse de eso. Al fin y al cabo, había pasado
la tercera y parte de su cuarta década de vida jugando ese juego. Así a menudo
buscaba programadores muy ricos y exitosos, para quienes la busca de dinero
fuera no tanto aburrida como redundante. En general, era una pérdida de tiem­
po. Los nerds solían ser hijos de puta codiciosos. Como los abogados, aunque no
tan cínicos. –Sin embargo, hoy dí con media docena de conceptos interesantes...
–¿Por ejemplo?–, preguntó Davis. Además de principal reclutador de la
compañía, también era un experto analista. 
–Esto–. Hendey le alargó el informe. Davis lo abrió y echó un vistazo. 
–Hmm–. No dijo más. 
–Podría ser peligroso si resulta tener alguna importancia–, pensó Hendley
en voz alta. 
–Verdad. Pero necesitamos más–. Esto no era novedad. Siempre necesita­
ban más. 
–¿A   quién   tenemos   allí   en   este  momento?–,   debía   haberlo   sabido,   pero
Hendley sufría de la habitual enfermedad burocrática: le costaba mantener al
día la información en su cabeza. 
–¿En este momento? Ed Castilanno está en Bogotá, investigando al Car­
tel, pero está haciendo un trabajo de incógnito. Bien de incógnito–, le recordó
Davis a su jefe. 
–Sabes, Tom, a veces este negocio de la inteligencia es una basura

— 30 —
–No es para tanto, Gerry. Al menos pagan más que antes –a los pobres
empleados como yo–, añadió con una sonrisita. Su piel oscura contrastaba con
sus dientes marfileños. 
–Sí, debe de ser terrible ser campesino
–Por lo meno' el amito me dejó educarme, aprendé' la' letra' y todo eso. Po­
día haber sido peor, al menos no tengo que cosechá' algodón, amo Gerry–. Hend­
ley alzó los ojos al cielo. De hecho, Davis se había graduado en Dartmouth, don­
de su piel negra le pesaba menos que en su estado natal. Su padre era agricul­
tor en Nebraska y votaba a los republicanos. 
–¿Cuánto vale una cosechadora de ésas?–, preguntó el jefe. 
–¿Bromea? Más de doscientos mil. Papá compró una el año pasado y sigue
refunfuñando. Claro que ésta le durará hasta que sus nietos mueran ricos. Cor­
ta un acre de grano como si fuera un batallón de Rangers bajando a una banda
de malos tipos–. Davis había hecho una buena carrera como agente de campo de
la CIA, especializándose en rastrear movimientos internacionales de dinero. En
Hendley Associates descubrió que sus talentos eran aplicables al campo de los
negocios, pero nunca perdió su olfato para la acción. –Sabes, este tipo del FBI,
Dominic, hizo tareas interesantes sobre delitos financieros en su primera mi­
sión de campo importante en Newark. Uno de sus casos se está desarrollando
en una investigación a fondo a una institución bancaria internacional. Para ser
novato, tiene buen olfato
–Todo eso, y además toma la decisión de apretar el gatillo cuando le pare­
ce que así debe ser–, asintió Hendley. 
–Por eso me gusta, Gerry. Puede tomar decisiones sobre la marcha, como
si tuviera diez años más que los que tiene
–Hermanos. Interesante–, observó Hendley, mirando otra vez los infor­
mes. 
–Tal vez lo lleven en la sangre. Al fin y al cabo, su abuelo fue policía de
Homicidios
–Y antes de eso, estuvo en la 101 aerotransportada. Entiendo lo que dices,
Tom. De acuerdo. Sondéalos a los dos cuanto antes. Estaremos en acción pronto
–¿Tú crees?
–Las cosas no mejoran alli afuera–, dijo Hendley señalando a la ventana. 

— 31 —
Estaban en un café al aire libre en Viena. Las noches eran menos frías y
los parroquianos soportaban el fresco con tal de disfrutar de comer algo en las
mesas de la acera. 
–Bien, ¿qué quieren de nosotros?–, preguntó Pablo. 
–Nuestros intereses coinciden–, respondió Mohammed, y aclaró –Compar­
timos enemigos
Desvió la mirada. Las mujeres que pasaban iban vestidas al formal, casi
severo modo local y el sonido del tránsito, en especial los tranvías déctricos, ha­
cía que fuera imposible que alguien los oyera. Para un observador casual y has­
ta para un profesional, sólo eran dos hombres de distintas nacionalidades –ha­
bía muchos en esa ciudad imperial– hablando de negocios tranquila y amigable­
mente. Hablaban inglés, lo que también era normal. 
–Es cierto–, concedió Pablo, –al menos, lo de los enemigos. ¿y qué  hay
acerca de los intereses?
–Ustedes tienen recursos que nos sirven. Nosotros tenemos recursos que
les sirven–, explicó pacientemente el musulmán. 
–Entiendo–. Pablo le agregó crema al café y lo revolvió. Se sorprendió al
constatar que el café eran tan bueno como el de su propio país. 
Mohammed suponía que tardarían en llegar a un acuerdo. Su interlocutor
no era de un nivel tan alto como él habría preferido. Pero el enemigo que com­
partían había sido más exitoso contra la organización de Pablo que contra la
suya. Eso no dejaba de sorprenderlo. Tenían buenas razones para mantener me­
didas de seguridad eficaces, pero, como ocurre siempre que el dinero es el esti­
mulo, carecían de la pureza que inspiraba a sus colegas. De ahí que fueran más
vulnerables. Pero Mohammed no era tonto y sabía que eso no los hacía inferio­
res a los suyos. A fin de cuentas, matar un espía israelí no significaba que él
fuese   un   superhombre.   Era   evidente   que   tenían   amplia   experiencia.   Simple­
mente, tenían límites. Todas las personas tenían límites. Sólo Alá no los tenía.
Si uno tenía conciencia de esto, tenía expectativas más realistas y se decepcio­
naba menos cuando las cosas salían mal... No se podía permitir que las emocio­
nes interfirieran con los “negocios”, como habría llamado erróneamente su in­
terlocutor a su Santa Causa. Pero estaba tratando con un infiel, y por lo tanto
debía ser flexible. 
–¿Qué nos ofrecen?–, preguntó Pablo, mostrando su codicia, tal como Mo­
hammed había esperado que lo hiciera. 
–Ustedes necesitan una red confiable en Europa, ¿no?
–Así  es–.  Últimamente  habían  tenido problemas.  Las policías  europeas
eran menos moderadas que la estadounidense. 

— 32 —
–Tenemos esa red–. El hecho de que en teoría los musulmanes no podían
traficar drogas –por ejemplo, en Arabia Saudita les cortaban la cabeza a los tra­
ficantes– los hacía aún más confiables. 
–¿A cambio de qué?
–Ustedes tienen una red altamente exitosa en los Estados Unidos, y tie­
nen razones para estar contra los norteamericanos, ¿no es así?
–Así es–, asintió Pablo. Colombia comenzaba a progresar con los incómo­
dos aliados ideológicos del Cartel en las montañas natales de Pablo. Tarde o
temprano las PARC deberían ceder a la presión y a continuación, indudable­
mente entregarían a sus “amigos” en realidad, “asociados” era una palabra más
precisa, como precio de admisión en el sistema democrático. Cuando eso ocurrie­
se, la seguridad del Cartel correría grave peligro. La inestabilidad política era el
mejor de sus amigos en Sudamérica, pero tal vez no durara mucho tiempo. Lo
mismo le ocurría a su interlocutor y eso hacía que una alianza les conviniera a
ambos. – ¿Precisamente qué necesitarían de nosotros?
Mohammed se lo dijo. No agregó que no se entregaría dinero a cambio de
los servicios del Cartel. Con el primer embarque que la gente de Mohammed les
ayudase a ingresar en –Grecia. Sí, seguramente eso sería lo más fácil– sería su­
ficiente para sellar el acuerdo. 
–¿Eso es todo?
–Querido amigo, nosotros nos ocupamos de ideas, no de objetos físicos. Los
pocos objetos materiales que necesitamos son muy compactos y se pueden obte­
ner en forma local, si hace falta. y no me cabe duda de que puede ayudar con do­
cumentación para viajar.
Pablo estuvo a punto de atragantarse con su café. –Sí, eso es fácil
–Así que, ¿hay algún motivo por el cual no debamos sellar esta Alianza?
–Debo discutirlo con mis superiores–, advirtió Pablo, –Pero en principio,
no veo que nuestros intereses sean mutuamente excluyentes
–Excelente. ¿Cómo volvemos a comunicarnos?
–Mi jefe prefiere conocer a las personas con las que hace negocios
Mohammed reflexionó. Él y sus asociados preferían no viajar, pero no ha­
bía forma de no hacerlo, y contaba con suficientes pasaportes como para pasar
por cualquier aeropuerto del mundo. También sabía idiomas. No en vano se ha­
bía educado en Cambridge. Les podía dar las gracias a sus padres por eso. Y
daba las gracias a su madre inglesa por su piel blanca y sus ojos azules, En rea­
lidad, podía haber pasado por nativo de cualquier país fuera de China o Africa.
Lo que quedaba de su acento de Cambridge tampoco le venía mal. 

— 33 —
–Sólo  dígame   lugar   y   momento–,   respondió   Mohammed.   Le  entregó   su
tarjeta de negocios a su interlocutor. Tenía su dirección de correo electrónico, la
más útil forma de comunicación secreta jamás inventada, y con el milagro del
transporte aéreo moderno, podía estar en cualquier punto del planeta en cua­
renta y ocho horas. 
 

CAPíTULO 2

El reclutamiento 
Llegó a las cinco menos cuarto. Nadie que lo hubiera visto por la calle le
habría dedicado una segunda mirada, con la posible excepción de alguna mujer
sin pareja. Medía casi un metro noventa, pesaba unos noventa kilos –se ejerci­
taba regularmente– y, con su cabello negro y ojos azules, aunque no tenía condi­
ciones para estrella de Hollywood, una bonita y joven mujer de carrera no lo ha­
bría expulsado a patadas de su cama. 
Gerry Hendler notó que vestía bien. Traje azul con delgadas rayas rojas –
parecía de hechura inglesa– chaleco, corbata a franjas rojas y amarillas. Camisa
a la moda. Cabello bien cortado. El aspecto confiado que acompaña al dinero, a
una buena educación y a una juventud que no será malgastada. Su automóvil
estaba estacionado en la playa para visitantes ubicada frente al edificio. Era un
Hummer 2 SUV amarillo, el tipo de vehículo que usaban quienes criaban gana­
do en Wyoming o dinero en Nueva York, en el presente caso, probablemente
esto último. 
–Bien, ¿qué te trae por aquí?–, preguntó Gerry, haciéndole señas al recién
llegado para que se sentase en el confortable asiento al otro lado de su escritorio
de caoba. 
–Aún no he decidido qué quiero hacer, sólo estoy dando vueltas, buscando
el nicho que me venga bien
Hendley sonrió. –Sí, no soy tan viejo como para no recordar cuánto con­
funde estar recién egresado. ¿A qué colegio fuiste?
–Georgetown.   Tradición   familiar–.   El   muchacho   sonrió   amablemente.
Hendley vio y apreció algo: no trataba de impresionar con su nombre ni con sus
antecedentes familiares. Tal vez hasta le incomodaran un poco y quisiera hacer­
se su propio nombre siguiendo su propio camino, como lo hacían muchos jóve­
nes. Al menos, los inteligentes. Lástima no tener un puesto para él en el Cam­
pus. 
–A tu papá le gustan las escuelas jesuitas

— 34 —
–Hasta mamá se convirtió. Sally no fue a Bennington. Cursó su ingreso a
medicina en Fordham, Nueva York. Claro que ahora estudia en la Hopkins de
Medicina. Quiere ser doctora, como mamá. ¿Por qué no?, es una profesión hono­
rable
–¿La abogacía no?–, preguntó Gerry. 
–Ya sabes cómo es papá respecto de eso–, señaló el muchacho con una
sonrisa. 
–¿En  qué  materias preuniversitarias te graduaste?–,  preguntó  Hendley
aunque, claro, ya conocía la respuesta. 
–Economía y matemática. Cursé ambas–. De hecho, le habían sido muy
útiles para simular patrones de desarrollo del mercado de commodities. 
–¿Y como está tu familia?
–Oh, muy bien. Papá escribe otra vez..., sus memorias. Lo que más hace
es refunfuñar que no es suficientemente viejo como para escribir un libro de esa
clase, pero está trabajando duro para que queden bien. No está muy de acuerdo
con el nuevo Presidente
–Sí, Kealty tiene mucho talento para regresar. Cuando lo entierren, van a
tener que estacionar un camión sobre su lápida–. Esa broma había llegado in­
cluso al Washington Post. 
–Oí decir eso. Papá dice que sólo hace falta un idiota para deshacer la
obra de diez genios–. Ese proverbio no había llegado al Washington Post. Pero
era el motivo por el cual el padre del joven había fundado el Campus, aunque
éste no lo sabía. 
–Eso sería exagerar un poco. Este nuevo hombre sólo llegó a donde está
por casualidad
–Sí, pero, cuando llegue la hora de ejecutar a ese retrasado del Klan en
Mississippi, ¿cuánto te apuesto a que pide una conmutación?
–Oponerse a la pena de muerte es cuestión de principios para él–, señaló
Hendley. –Hay personas que piensan así, y es una opinión respetable
–¿Principios? Para él 'principio' es sólo una palabra que significa lo mismo
que 'comienzo'. 
–Si quieres discutir de política, a una milla de aquí por la ruta 29 hay un
bonito café–, sugirió Gerry. 
–No era ésa mi intención. Perdón por la digresión, señor
Este muchacho juega sin mostrar sus cartas, pensó Hendley. –Como sea,
la política es un tema interesante. Pero, ¿qué puedo hacer por ti?

— 35 —
–Siento curiosidad
–¿Acerca de qué?–, preguntó el ex senador, 
–Lo que hacen aquí–, respondió el visitante, 
–Más que nada, arbitraje de divisas–, Hendley se desperezó para expresar
fatigada relajación al cabo de una jornada de trabajo. 
–Ya veo–, dijo el muchacho en tono ligeramente dubitativo, 
–Realmente se puede ganar dinero con esto, si cuentas con buena infor­
mación y tienes el coraje de actuar de acuerdo con ésta. 
–Sabe, a papá usted le cae bien, Dice que es una pena que no se vean
más–. Hendley asintió. 
–Sí, y es mi culpa, no la suya
–También dice que usted es demasiado inteligente como para haber hecho
semejante cagada. 
Normalmente, esa aseveración habría desencadenado un terremoto, pero
la mirada del muchacho dejaba claro que su intención no era insultarlo sino in­
terrogarlo, ¿O no? 
–Era una mala época para mí–, le recordó Gerry al visitante –y todos co­
metemos errores, También tu papá hizo unas cuantas.
–Cierto, Pero papá tuvo la suerte de contar con Arnie para que le cubriera
las espaldas. –Esto le abrió una brecha a Hendley, quien se apresuró a aprove­
charla. 
–¿Como está Arnie?–, preguntó Hendley, Estaba ganando tiempo, pregun­
tándose aún por qué estaba ahí el muchacho y de hecho, comenzando a sentirse
ligeramente incómodo, aunque no sabía por qué. 
–Bien. Lo van a hacer rector de la universidad de Ohio. Seguramente lo
hará bien y papá opina que necesita un trabajo tranquilo. Creo que tiene razón.
Cómo se las compuso Arnie para no sufrir un ataque al corazón, es algo que ni
mamá ni yo entendemos. Tal vez haya gente a la que la acción le sienta bien. –
Mientras hablaba, sus ojos nunca dejaban de mirar a los de Hendley, –Aprendí
mucho hablando con Arnie
–¿Y de tu padre?
–Oh, un par de cosas, Pero aprendí más con el resto de la banda.
–¿A quién te refieres?
–Para empezar, Mike Brennan, Él era mi agente a cargo–, explicó Jack jr,
–Graduado en Holy Cross, Servicio Secreto de carrera. Impresionante puntería
con la pistola. El me enseñó a disparar

— 36 —
–¿Ah sí?
–El Servicio tiene una galería de tiro en el antiguo edificio de correos, a
un par de cuadras de la Casa Blanca. Aún voy allí cada tanto. Ahora, Mike es
instructor en la academia del Servicio Secreto en Beltsville. Muy buen tipo, in­
teligente y tranquilo. Como sabe, era algo así como mi niñera y yo no paraba de
preguntarle cosas como qué hace la gente del Servicio Secreto, cómo entrena,
cómo piensa, a qué estaba atenta cuando protegía a papá y mamá. Aprendí mu­
cho de él. También de los otros
–¿Por ejemplo?
–Tipos del FBI, Dan Murray, Pat D'Day. Pat es el inspector de grandes
casos para Murray. Está a punto de retirarse. Créase o no, se va a dedicar a la
cría de ganado en Maine. Un lugar inesperado para dedicarse a las vacas. Tam­
bién es uno con la pistola, es como un Wild Bill Hickok y uno olvida que es gra­
duado en Princeton. Pat es muy inteligente. Me enseñó mucho acerca de cómo el
Buró conduce sus investigaciones, y su esposa, Andrea, se puede decir que lee
las mentes. Es graduada en psicología en la Universidad de Virginia y se ocupó
del equipo de papá durante momentos de mucha tensión. Aprendí muchísimo de
ella, y también de la gente de la Agencia, Ed y Mary Pat Foley ¡Dios mío, vaya
pareja! Pero, ¿sabe quién es el más interesante?
Lo sabía. –¿John Clark?
–Ya lo creo que sí. Lo difícil era hacerlo hablar. Al lado de él, los Foley son
niños de pecho. Pero una vez que confía, se abre un poco. Lo arrinconé cuando
ganó la Medalla de Honor salió brevemente en la tele: “segundo oficial retirado
de la Armada obtiene condecoración de Vietnam”. Unos sesenta segundos, un
día en que no había muchas noticias. Sabe, ni a un solo reportero se le ocurrió
preguntarle qué hizo después de dejar la Armada. Ni a uno. Caray, son obtusos.
Creo que Bob Holtzman sabía un poco. allí estaba, parado en la esquina, a una
habitación de distancia de mí. Es inteligente para ser periodista de noticiarios.
A papá le gusta, pero ello no significa que confíe en él. Como sea, John el Gran­
dote, me refiero a Clark, es un tipo duro en serio. Estuvo allí, hizo lo que había
que hacer, tiene lo que hay que tener. ¿Cómo es que no está aquí?
–Jack, muchacho, cuando vas al grano, vas al grano–, dijo Hendley, con
un matiz de admiración en su voz. 
–Cuando vi que usted sabía de él, vi que lo tenía, señor–. Una breve ex­
presión de triunfo atravesó sus ojos. –He estado investigando durante un par de
semanas
–¿Ah sí?– Hendley sintió que se le contraía el estómago. 
–No fue difícil. Es todo información pública, sólo es cuestión de hacer las
conexiones. Como los ejercicios de hacer un dibujo uniendo puntos que lesdan a

— 37 —
los niños en sus libros de actividades. Sabe, me asombra que este lugar nunca
haya salido en las noticias...
–Joven, si eso es una amenaza...
–¿Qué?– Jack Jr. se sorprendió por la interrupción. –¿Se refiere a extor­
sionarlo? No, senador, lo que quiero decir es que hay tanta información cruda
dando vueltas por ahí que uno se pregunta cómo es que los periodistas no la
ven. Digo, hasta una ardilla ciega encuentra una bellota cada tanto, ¿no le pare­
ce?– Se detuvo un momento y sus ojos se iluminaron. –Oh, entiendo. lesdio lo
que esperaban encontrar y se conformaron con eso
–No es tan difícil. Pero es peligroso subestimarlos–, advirtió Hendley. 
–Basta con no hablar con ellos. Papá me lo dijo hace tiempo: en boca ce­
rrada no entran moscas. Siempre deja que Arnie se ocupe de las filtraciones.
Nadie le dice nada a la prensa sin que Arnie lo guíe. Juro que creo que los perio­
distas le tienen miedo. El es el que le hizo quitar su acreditación ante la Casa
Blanca a un periodista del Times y mantuvo la prohibición
–Lo recuerdo–, respondió Hendley. Había habido un considerable escán­
dalo, pero hasta el New York Times terminó por darse cuenta de que no tener
un reportero en la sala de prensa de la Casa Blanca dolía mucho. Fue una lec­
ción práctica de buenos modales que se prolongó durante unos seis meses. Arnie
van Damm tenía una memoria más larga y malvada que la de la de los medios
de prensa, lo cual, en sí, ya es algo. Arnold van Damm jugaba al póquer muy en
serio. 
–¿A dónde quieres llegar, Jack? ¿Por qué estás aquí?
–Senador, quiero jugar en primera división, y creo que la primera división
está aquí
–Explícate–, ordenó Hendley. ¿Cuánto había deducido el muchacho? 
John Patrick Ryan Jr. abrió su maletín. –Para empezar, éste es el único
edifico más alto que cualquier otro en la línea que une la NSA en Fort Meade
con la CIA en Langley. Se puede acceder a imágenes de satélite en Internet. Las
imprimí. Mire–. Le alcanzó una pequeña carpeta. –Verifiqué con los organismos
de catastro y me encontré con que hubo planes para construir otros tres edifi­
cios de oficinas en la zona, pero ninguno obtuvo autorización. Los registros no
dicen por qué, pero nadie protestó. Sin embargo, el centro médico que está al
otro lado de la ruta obtuvo una muy buena financiación del Citibank para la
modificación de su plan de construcción original. La mayor parte de sus emplea­
dos son ex espías. Todo el personal de seguridad son ex policías militares, de
rango de suboficial o superior. FI sistema de seguridad electrónico es mejor que
el que tienen en Fort Meade. ¿Por cierto, cómo se las compuso para que fuera
así?

— 38 —
–Los ciudadanos privados tienen mucha mayor libertad para negociar con
los contratistas. Prosigue–, dijo el ex senador. 
–Nunca hizo nada ilegal. La acusación de conflicto de intereses que termi­
nó con su carrera en el Senado era puro cuento. Cualquier abogado competente
la hubiera hecho descartar en un juicio preliminar, pero usted prefirió hacerse a
un lado y dejarse expulsar. Recuerdo que papá siempre admiró su inteligencia y
siempre dijo que daba siempre en el blanco. No lo dijo acerca de muchas perso­
nas de las que frecuentan el Capitolio. Al personal jerárquico de la CIA le gusta­
ba trabajar  con usted, y usted  contribuyó  a financiar  un proyecto al que los
otros muchachos del Congreso se oponían con todas sus fuerzas. No sé por qué,
pero mucha gente detesta a los servicios de inteligencia. Papá se enfurecía cada
vez que debía reunirse con senadores y congresistas para tratar esos proyectos,
tenía que sobornarlos con proyectos de poca monta para sus distritos y cosas por
el estilo. Caray, papá odiaba eso. Cuando debía hacerlo refunfuñaba la semana
anterior y la siguiente también. Pero usted lo ayudó mucho. Usted trabajaba
muy bien dentro del Capitolio. Pero cuando apareció ese obstáculo político, sim­
plemente cedió. Me costó creerlo, lo que realmente no me tragué fue cómo papá
no hablaba sobre el tema. Nunca dijo ni una palabra. Cuando le pregunté, cam­
bió de tema. Ni Arnie hablaba del tema –y Arnie contestaba cada cosa que yo le
preguntaba–. Así, sabe, los perros no ladraban–. Jack se echó hacia atrás, sin
dejar de mirar a su interlocutor a los ojos. –Como sea, yo también me callé la
boca, pero durante mi último año en Georgetown me puse a husmear, seguí ha­
ciendo preguntas, y la gente con la que hablé me enseñó como investigar con
precaución. Lo cierto es que no es difícil
–¿Y a qué conclusión llegaste?
–Usted habría sido un buen presidente, senador, pero perder su esposa e
hijos fue un gran golpe. Todos lo sentimos mucho; A mamá realmente le gusta­
ba su esposa. Disculpe que saque el tema, señor. Ese fue el motivo por el cual
usted   abandonó   la   política,   pero   creo   que   usted   es   demasiado   patriota   como
para olvidar a su país, y creo que Hendley Associates es la forma en que usted
sirve a su país pero, digamos, extraoficialmente. Recuerdo una noche que papá
y el señor Clark se quedaron conversando y tomando unos tragos: fue el último
año de mi secundaria. No pesqué mucho. No me querían allí, de modo que me
fui a ver el History Channel. Casualmente, esa noche daban un programa sobre
el SOE, la unidad británica de operaciones especiales durante la Segunda Gue­
rra Mundial. Casi todos eran banqueros. 'Wild BilI' Donovan reclutó abogados
para lanzar su 0S S, pero los ingleses usaron banqueros para hacer el trabajo
sucio. Pregunté por qué, y papá me dijo que porque eran más inteligentes. Sa­
ben cómo ganar dinero en el mundo real, mientras que los abogados no son tan
inteligentes, al menos eso es lo que dijo papá. Imagino que eso es lo que él hizo.
El viene del mundo de los negocios. Pero usted es otra clase de pirata, senador.

— 39 —
Creo que usted es un agente de inteligencia, y que Hendley Associates es una
unidad de inteligencia que funciona con fondos privados y que funciona por fue­
ra de las normas, totalmente fuera del proceso oficial de asignación de recursos.
De modo que no debe preocuparse porque senadores u otras criaturas del Con­
greso husmeen y abran sus bocazas porque creen que usted hace cosas malas.
¡Si hasta hice una busca en Google y hay sólo seis menciones a su compañia en
Internet! Sabe, hay más datos que ésos sobre los peinados de mamá. A Women's
Wear Daily le encantaba vapulearla. A papá eso lo sacaba de quicio
–Me acuerdo–. En una ocasión, Jack Ryan padre se había despachado al
respecto frente a reporteros, lo que le había costado ser objeto de risa para los
amantes de los chismes. –Me dijo que Enrique VIII les habría hecho a los repor­
teros un corte de pelo especial por eso
–Sí, con un hacha en la Torre de Londres. A Sally le hizo mucha gracia.
Ella también se reía de los peinados de mamá. Al menos ser hombre tiene algo
bueno ¿no?
–Eso y los zapatos. A mi esposa no le gustaban los modelos de Manolo
Blahnik. Le gustaban los zapatos sensatos que no le hicieran doler los pies–,
dijo Hendley, recordando y sintiendo en seguida que se estrellaba contra una
pared de concreto. Aún le dolía hablar de ella. Probablemente siempre fuera así,
pero al menos el dolor reafirmaba el amor que sentía por ella, yeso era algo.
Amaba su recuerdo, pero ya no podría sonreír en público al recordada. Si hubie­
se seguido participando en política, eso es lo que hubiera debido hacer, fingir
que ya se había recuperado, que su amor no moría, pero que ya no era doloroso.
Imposible. Uno de los costos de la  política era que uno no sólo debía renunciar a
la propia hombría, sino a la propia humanidad. y no era un precio que valiera la
pena pagar. Ni siquiera para ser presidente de los Estados Unidos. Una de las
razones por las que se había llevado bien con Jack Ryan padre es porque ambos
se parecían mucho. 
–¿Realmente crees que  ésta es una  agencia de inteligencia?–, preguntó
con toda la ligereza que permitía la situación. 
–Sí, señor, lo creo. Si, digamos, la NSA presta atención a qué están ha­
ciendo los grandes Bancos centrales, usted está en una situación ideal para sa­
car provecho de las información al respecto que intercambie con Langley. De ese
modo, su gente del área de divisas cuenta con la mejor información interna y si
usted juega sus cartas con prudencia, es decir, si no se pone codicioso, puede ga­
nar muchísimo dinero a largo plazo sin que nadie se dé cuenta. La forma de ha­
cerlo es no atraer inversores. Hablarían demasiado. De modo que esa actividad
financia lo que usted hace aquí. No he especulado mucho acerca de qué es eso
exactamente
–¿De veras?

— 40 —
–Sí, señor, de veras
–¿No le has hablado de esto a tu padre? 
–No,   señor–.   Jack   jr.   meneó   la   cabeza.   –Diría   que   son   fantasías   mías.
Papá me contó muchas cosas cuando yo le pregunté, pero jamás cosas como ésta
–¿Qué te dijo?
–Cosas sobre las personas. Ya sabe, sobre los políticos, a qué presidente
extranjero le gustan las niñitas, o los niñitos. Caramba, eso es muy frecuente,
en el otro lado del mar. Qué clase de gente son, cómo piensan, cuales son sus
prioridades y excentricidades individuales. Qué país se ocupa bien de sus fuer­
zas armadas. Cuál país tiene buenos servicios de inteligencias y cuál no. Mu­
chas cosas sobre la gente del Congreso. El tipo de cosas sobre las que uno lee en
libros o periódicos, sólo que lo que papá me contaba era cierto. Yo sabía que no
debía repetirlas–, le aseguró el joven Ryan a su interlocutor. 
––¿Ni en la escuela?
–Sólo si antes las veía en el Post. Los periódicos son buenos para enterar­
se de las cosas, pero se apresuran demasiado en reproducir las referidas a la
gente que no les gusta y a menudo no publican las que se refieren a la gente que
sí les gusta. Supongo que el oficio de periodista debe de ser un poco como cuan­
do las señoras se reúnen a intercambiar chismes por teléfono o mientras juegan
a las cartas. Es menos cuestión de hechos que de dañar a la gente que a uno no
le gusta
–Son humanos, como todos
–Sí, señor, lo son. Pero cuando mamá le opera los ojos a alguien, no le im­
porta si esa persona le gusta o no. Hizo un juramento y lo cumple. Papá es
igual. Así me educaron–, concluyó iohn Patrick Ryan ir. –Lo mismo que todos
los padres les dicen a sus hijos: hazlo bien, o no lo hagas
–No todos piensan así hoy–, señaló Hendley, aunque leshabía enseñado
exactamente lo mismo a sus dos hijos, George y Foster. 
–Tal vez no, senador, pero no es mi culpa
–¿Qué sabes acerca del negocio financiero?–, preguntó Hendley. 
–Lo básico. Entiendo la jerga, pero no tengo bastante práctica como para
ponerme en acción
–¿y tu titulo de Georgetown?
–Historia, economía como segunda materia. Similar  a papá. A veces le
pregunto acerca de su pasatiempo: aún juega a la Bolsa, y tiene amigos en el
ambiente, como su secretario del Tesoro George Winston. Hablan mucho. Geor­
ge ha intentado una y otra vez que papá entre en su compañía, pero lo único

— 41 —
que hace es ir a conversar un rato. Pero siguen siendo amigos. Chapucean jun­
tos al golf. Papá es pésimo golfista
Hendley sonrió. –Lo sé. ¿Lo has intentando alguna vez?
Jack hijo meneó la cabeza. –Ya aprendí a maldecir. El tío Robby era bue­
no. Caray, papá realmente lo extraña. La tia Sissy aún viene mucho a casa.
Mamá y ella tocan el piano juntas
–Eso fue muy duro
–Ese bruto racista hijo de puta–, observó Junior. –Discúlpeme. Robby fue
la primera persona que conocí que haya sido asesinada–. Lo asombroso era que
su asesino había sido capturado con vida. La unidad en funciones del Servicio
Secreto había llegado medio segundo antes que la policía estatal de Mississippi,
pero algún civil había arrojado al individuo al suelo antes de que alguien pudie­
ra meterle un tiro, de modo que había ido vivo a la cárcel. Al menos, ese hecho
había eliminado cualquier disparate sobre conspiraciones. Se trataba de un in­
tegrante del Ku Klux Klan de sesenta y siete años de edad, quien no pudo so­
portar el hecho de que el retiro de Ryan hubiese dejado a su vice negro en el car­
go de presidente de los Estados Unidos. Su juicio, condena y sentencia se habían
llevado a cabo a toda velocidad: el asesinato había sido grabado en video, por no
hablar de los seis testigos, algunos a dos metros del asesino. Hasta la bandera
de la gobernación en Jackson había sido puesta a media asta por Robby Jack­
son,   para   disgusto   y   repugnancia   de   algunos.   –Sic   volvere   Parcas–;   observó
Jack. 
–¿Y eso?
–Las parcas, senador. Una hila, otra mide el hilo, otra lo corta. 'Así hilan
las parcas', dice el proverbio romano. Nunca vi a papá tan afectado por algo. En
realidad, mamá reaccionó mejor que él. Supongo que es porque los médicos es­
tán acostumbrados a que la gente muera. Papá... bueno, quería matar a ese tipo
con sus propias manos. Fue muy duro–. Las cámaras de los noticiarios habían
mostrado al Presidente llorando en el servicio funerario en la Capilla de la Aca­
demia Naval.  Sic volvere Parcas. –Así que, senador, ¿cómo se hila mi suerte
aquí?
No tomó a Hendley por sorpresa. Veía venir la pregunta, pero así y todo
no era una pregunta fácil de responder. –¿Y tu padre?
–¿Por   qué   debe  saberlo?  Ustedes tienen  seis  corporaciones  subsidiarias
que probablemente empleen para ocultar sus operaciones financieras–. Enterar­
se se eso no había sido facil, peroJack sabía escarbar. 
–'Ocultar' no–, corrigió Hendley. –Tal vez 'disfrazar' pero no 'ocultar' 
–Discúlpeme. Es que, como le dije, tengo muchos amigos espías

— 42 —
–Aprendiste mucho
–Tuve buenos maestros
Ed y Mary Pat Foley, John Clark, Dan Murray, y su propio padre. Vaya si
tuvo buenos maestros, pensó Hendley. 
–Qué es exactamente lo que crees que harías aquí?
–Señor, soy inteligente, pero no tanto. Tengo mucho que aprender. Lo sé.
Usted también lo sabe. ¿Qué quiero hacer? Servir a mi país–, dijo Jack en tono
llano. –Quiero ayudar a que se hagan las cosas que deben hacerse. No necesito
dinero. Tengo fondos de inversión que dispusieron mi padre y mi abuelo –me re­
fiero a Joe Muller, el padre de mamá. Demonios, si quisiera, podría obtener un
título de abogado y terminar como Ed Kealty, abriéndome camino hacia la Casa
Blanca por mi cuenta, pero mi padre no es un rey ni yo soy un príncipe. Quiero
abrirme paso solo y ver cómo salen las cosas
–Tu padre no puede enterarse de esto, al menos no por ahora
–¿Y qué? Él me ocultó muchas cosas a mí–. Al parecer, eso le parecía muy
divertido a Jack. –Devolver uno por uno es juego limpio, ¿no?
–Lo pensaré. ¿Tienes una dirección de correo electrónico?
––Si, señor–. Jack le entregó una tarjeta de visita. 
––Dame un par de días
–Si, señor. Gracias por recibirme–. Se puso de pie, se estrecharon las ma­
nos y salió. 
El muchacho había crecido rápido, pensó Hendley. Tal vez crecer bajo el
ala de una unidad del Servicio Secreto contribuyera, o lo contrario, según la per­
sonalidad de cada uno. Pero el muchacho venía de una buena cepa, por el lado
de su padre y por el de su madre. y era claramente inteligente. Era muy curioso,
lo cual suele ser señal de inteligencia e inteligencia era lo que nunca sobraba,
en ningún lugar del mundo.

 
–¿Y?–, preguntó Ernesto. 
–Fue interesante–, replicó Pablo, encendiendo un cigarro dominicano. 
–¿Qué quieren de nosotros?–, preguntó su jefe. 
–Mohammed   comenzó   hablando   de   nuestros   intereses   en   común   y   de
nuestros enemigos en común
–Si tratáramos de hacer negocios allí, perderíamos nuestras cabezas–. Er­
nesto no pensaba más que en negocios. 

— 43 —
–Así se lo señalé. Replicó que el de ellos es un mercado pequeño, que ni
merece nuestra atención. Sólo exportan materias primas. Eso es cierto. Pero
puede ayudamos, dijo, con el nuevo mercado europeo. Mohammed dice que su
organización tiene una buena base de operaciones en Grecia, y con la caída de
las fronteras internacionales en Europa, ése sería el punto de entrada más lógi­
co para nuestros envíos. No nos cobrarían la asistencia técnica. Dicen que sólo
quieren dejar clara su buena voluntad
–Deben de necesitarnos mucho–, observó Ernesto. 
–Disponen de considerables recursos propios y así lo han demostrado, jefe.
Pero parecen necesitar de alguien que tenga experiencia en contrabandear ar­
mas, además de personas. Como sea, piden poco y ofrecen mucho
–Y lo que ofrecen beneficiará nuestros negocios?–, preguntó Ernesto. 
–Ciertamente hará que los yanquis desvíen su atención a otros frentes
–Puede crear el caos en Estados Unidos, pero los efectos políticos pueden
ser serios...
–Jefe, la presión que ejercen contra nosotros no puede ser más intensa,
¿no le parece?
–Este nuevo Presidente norteamericano es un idiota pero aun así es peli­
groso
–Y podemos hacer que nuestros nuevos amigos lo distraigan, jefe–, señaló
Pablo.   –Ni   siquiera   necesitamos   emplear   nuestros   recursos   para   hacerlo.   El
riesgo es bajo, pero la recompensa potencial es alta, ¿no?
–Entiendo, Pablo, pero si se descubre que tenemos algo que ver, el costo
podría ser muy alto
–Es cierto, pero, así y todo ¿cuánto más nos pueden presionar?–, pregunt­
tó Pablo. –Están atacando a nuestros aliados políticos por medio del gobierno de
Bogotá y si logran lo que quieren, el daño para nosotros será grave en serio. Us­
ted   y   los   otros   integrantes   del   Consejo   serían   fugitivos   en   nuestra   propia
tierra–, advirtió el jefe de inteligencia del Cartel. No agregó que tal eventuali­
dad quitaría buena parte del placer de las inmensas riquezas de que gozaban
los integrantes del Consejo. El dinero sirve de poco si no se tiene un lugar cómo­
do donde gastado. –Hay un dicho en esa parte del mundo: el enemigo de mi ene­
migo es mi amigo. Jefe, si hay una contra importante a esta propuesta, no la veo
–Te parece, pues, que debo reunirme con este hombre?
–Sí, Ernesto. No puede ser malo que lo hagas. Los gringos lo quieren a él
más que a nosotros. Si lo que tememos es que nos traicione, él debería tener
más miedo que nosotros. Como sea, tomaremos las precauciones adecuadas

— 44 —
–Muy bien, Pablo. Discutiré esto con el Consejo, recomendando que escu­
chemos lo que tiene para decir–, concedió Ernesto. –Será muy dificil organizar
esto?
––Supongo que vendrá vía Buenos Aires. Sin duda sabe cómo viajar segu­
ro. Debe de tener más pasaportes falsos que nosotros y lo cierto es que no tiene
un aspecto llamativamente árabe 
–¿Idiomas?– 
–Bien–, respondió Pablo. –Habla inglés como si fuera inglés y eso en sí es
un pasaporte
–¿A través de Grecia, eh? ¿Nuestro producto?
–Su organización lleva años usando Grecia como base. Jefe, es más facil
contrabandear nuestro producto que un grupo de hombres y a primera vista,
sus recursos y métodos parecen compatibles con los nuestros. Claro que nuestra
gente debería estudiarlos
–Alguna idea de cuáles son sus planes para Norteamérica?
–No pregunté, jefe. En realidad, no nos concierne
–Sí, porque aumentará la seguridad en las fronteras. Ésa puede ser una
incomodidad– –Ernesto alzó la mano– –Ya sé, Pablo, que no es grave. Míentras
nos ayuden, no me importa qué quieran hacer con Estados Unidos

CAPÍTULO 3

Archivos grises 
Una de las ventajas con que contaba Hendley era que buena parte de sus
recursos humanos eran externos. No debía pagarles, darles techo ni comida. Los
gastos generales eran pagados por los contribuyentes sin saberlo y, de hecho, los
“gastos   generales”   mismos   no   sabían   que   lo   eran.   La   reciente   evolución   del
mundo del terrorismo internacional había hecho que las dos principales agen­
cias de inteligencia de los Estados Unidos, la CIA y la NSA colaboraran más es­
trechamente que en el pasado y como estaban a una incómoda hora de automó­
vil una de otra – sortear el sector norte de la circunvalación de DC puede ser
como conducir por la playa de estacionamiento de un centro de compras la vís­
pera de Navidad– la mayor parte de sus comunicaciones se efectuaba a través
de un enlace de microondas que iba desde el punto más alto del cuartel general
de la NSA hasta el punto más alto del de la CIA. Nadie se había dado cuenta de
que esta línea pasaba por encima del techo de Hendley Associates. y en reali­
dad, no debería haber importado, dado que el enlace de microondas estaba codi­

— 45 —
ficado. Así debía ser porque las microondas se filtran de su línea de transmisión
por diversas razones técnicas. Se puede recurrir a las leyes de la física, pero no
alterarlas según las propias necesidades. 
El ancho de banda del canal de microondas era inmenso, gracias a algorit­
mos de compresión muy semejantes a los empleados en redes de computadoras
personales. La Biblia completa se hubiera podido transmitir de un edificio a
otro en cuestión de segundos. El enlace estaba en permanente funcionamiento y
la   mayor   parte   del   tiempo   transmitía   disparates   y   caracteres   aleatorios,   de
modo de confundir a cualquiera que intentara descifrar el código –lo cual, de to­
das formas, era imposible, por tratarse del código TAPDANCE–. Al menos así
decían los cerebros de la NSA. El sistema dependía de CD–ROMS que venían
con transcripciones absolutamente aleatorias, y a no ser que uno diese con una
clave para decriptar el ruido atmosférico de radiofrecuencias, no había forma de
violarlo. Pero cada día un integrante del destacamento de guardias de Hendley,
acompañado de dos de sus colegas –todos ellos seleccionados al azar en la fuerza
de guardias– conducía hasta Ford Meade para recoger los discos de encripción
de la semana. Estos estaban insertados en una unidad de discos conectada a la
máquina codificadora y una vez que cada uno de ellos era expulsado por  ésta
tras su uso, era llevado manualmente a un horno de microondas para ser des­
truido bajo la mirada de los tres guardias, que llevaban años de servicio entre­
nados para no hacer preguntas. 
Este laborioso procedimiento le daba a Hendley acceso a todas las activi­
dades de las dos agencias, ya que, por tratarse de agencias gubernamentales,
escribían todo, desde la paga a agentes clandestinos al costo de la carne con que
se confeccionaban los platos de la cafetería. 
Mucha –o la mayor parte– de esa información no le interesaba al equipo
de Hendley, pero casi toda se almacenaba en medios de alta densidad, desde
donde se podía acceder a ella por medio de una computadora madre Sun Mi­
crosystems que tenía suficiente capacidad como para administrar todo el país,
de ser necesario. Ello le permitía al equipo de Hendley echar una mirada al ma­
terial generado por los servicios de inteligencia, así como a los análisis de alto
nivel realizado por los expertos de una miríada de áreas, que luego eran envia­
dos a otros para que los comentasen y generasen nuevos análisis. La NSA ten­
día a hacer este trabajo mejor que la CIA, o al menos así le parecía al principal
analista de Hendley, pero muchas cabezas pensando en el mismo problema a
veces daban con un buen resultado –a no ser que el análisis se hiciera tan bi­
zantino que llegara a paralizar la acción, problema que se suele dar en la comu­
nidad de inteligencia. Junto al flamante Departamento de Seguridad Territo­
rial– para cuya autorización parlamentaria, Hendley, de haber estado en fun­
ciones, habría votado “no”– la CIA y la NSA recibían los análisis del FBI. A me­
nudo, ello no generaba más que otra capa de complejidad burocrática, pero la

— 46 —
verdad era que los agentes del FBI tenían un enfoque ligeramente distinto del
procesamiento   de   inteligencia   cruda.   Pensaban   en   términos   de   construir   un
caso penal para ser presentado ante un tribunal, lo cual, pensándolo bien, era
bueno. 
Cada agencia tenía su forma de pensar. El Buró Federal de Investigacio­
nes estaba compuesto de policías que pensaban en determinada dirección. La
Agencia Central de Inteligencia tenía una inclinación muy distinta y tenía el
poder –que a veces empleaba– de tomar alguna medida activa, aunque ello era
raro. En cuanto a la Agencia Nacional de Información, sólo obtenía información,
la analizaba y la transmitía a los demás. Lo que éstos hicieran con ella no le
concernía. 
El jefe de Análisis/Inteligencia de Hendley era Jerome Rounds. Sus ami­
gos lo llamaban Jerry y tenía un doctorado en psicología de la universidad de
Pennsylvania. Había trabajado en la Oficina de Inteligencia e Investigación del
Departamento de Estado antes de trasladarse a Kidder, Peabody, como analista
de otra clase a cambio de pagos de otra clase. Antes de eso, el senador Hendley
en persona lo había seleccionado durante un almuerzo en Nueva York. Rounds
se había hecho fama en la agencia de Bolsa de ser el vidente del establecimien­
to, pero aunque había ganado una importante cantidad de dinero, encontraba
que la importancia que uno le adjudicaba a éste disminuía una vez que estaban
pagados la educación de los niños y el velero. Estaba harto de Wall Street y es­
taba listo para la propuesta de trabajo que Hendley le había hecho cuatro años
atrás. Sus tareas incluían el leer las mentes de otros analistas internacionales,
cosa que había aprendido a hacer en Nueva York. Trabajaba en estrecha colabo­
ración con Sam Granger, quien encabezaba el arbitraje de divisas del Campus y
también el Departamento de Operaciones. 
Era casi la hora de cierre cuando Jerry Rounds entró en la oficina de Sam.
La tarea de Jerry y su equipo de treinta colaboradores consistía en revisar todas
las transcripciones de la NSA y la CIA. Todos debían estar capacitados para lec­
tura veloz y debían tener buen olfato. Rounds era el sabueso del establecimien­
to. 
–Mira esto–, dijo, poniendo una hoja de papel sobre el escritorio de Hend­
ley y sentándose. 
–El Mossad perdió un... jefe de estación. Mmm... ¿Cómo ocurrió?
–Los policías locales creen que se trató de un robo. Apuñalado, falta la bi­
lletera, no hay señales de lucha. Está claro que no iba armado
–En   un   lugar   civilizado   como   Roma   ¿por   qué   preocuparse?–,   observó
Granger. Pero ahora se preocuparían, al menos por un tiempo. –Cómo nos ente­
ramos?

— 47 —
–Salió en los diarios locales que a un funcionario de la Embajada Israelí lo
mataron cuando estaba meando. El jefe de estación de la Agencia lo identificó
como espía. Hay personas en Langley dando vueltas y vueltas tratando de en­
tender qué pasó, pero lo más probable es que terminen por remitirse a la navaja
de Occam y acepten la versión de la policía local. Muerto. Sin billetera. Un robo
en el cual al ladrón se le fue un poco la mano
–Crees que los israelíes acepten esa versión?
–Sí, el día que sirvan cerdo asado en una recepción en la embajada. La pu­
ñalada entró entre la primera y la segunda vértebra. Un delincuente callejero
más bien cortaría la garganta, pero un profesional sabe que eso es sucio y ruido­
so. Los carabinieri están trabajando en el caso, pero no parece que tengan ni por
dónde empezar, a no ser que alguien que haya estado en el restaurante tenga
una excelente memoria. No apostaría por que eso fuera a ocurrir
–Entonces, ¿qué significa?
Round se reclinó en la silla: –Cuál fue la última vez que el jefe de estación
de algún servicio resultó asesinado?
–Hacía mucho que no ocurría. La Agencia perdió uno en Grecia –fue un
grupo terrorista local. Algún idiota identificó al jefe de estación a uno de los su­
yos, abandonó el país, saltó el muro, ahora estará allí bebiendo vodka y sintién­
dose solo, me imagino. Hace unos años, los ingleses perdieron un tipo en Yemen
Se detuvo. 
–Tienes razón. No se gana mucho matando al jefe de estación. Una vez
que averiguas quién es, lo vigilas, te enteras de quiénes son sus contactos y ofi­
ciales a cargo. Si lo matas, no ganas recursos sino que los pierdes. ¿Crees que
tal vez haya sido un terrorista que le está enviando un mensaje a Israel?
–O que tal vez haya sacado del medio una amenaza que les pareció espe­
cialmente desagradable. Al fin y al cabo, el pobre tipo era israelí ¿no? Funciona­
rio de la embajada. Tal vez eso haya sido suficiente. Pero cuando un espía – es­
pecialmente uno de alto rango– cae, uno no da por sentado que se haya tratado
de un accidente ¿no?
–AIguna posibilidad de que el Mossad nos pida ayuda?– Pero Granger sa­
bía que no sería así. El Mossad era como ese niño del arenero que nunca jamás
le prestaba sus juguetes a nadie. Sólo pedirían ayuda si A) estaban desespera­
dos o B) convencidos de que alguien les podía dar algo que nunca obtendrían por
su cuenta. En esos casos, actuaban como el hijo pródigo cuando regresó a casa. 
–No confirman que este individuo –se llamaba Greengold– fuera Mossad.
Eso podría ser demasiado útil para la policía italiana, podría incluso llevar a
que interviniese su contrainteligencia, pero si se ha dicho, no hay evidencia de
que Langley lo sepa

— 48 —
Pero Granger sabía que Langley no lo vería en esos términos. Jerry era de
la misma opinión. Se le veía en los ojos. La CIA no lo interpretaba en esos tér­
minos porque el negocio de la inteligencia se había vuelto muy civilizado. No se
mataba a los recursos del otro, porque hacerlo no era buen negocio. Podía matar
a los tuyos y si uno se ponía a hacer una guerra de guerrilla en las calles de una
ciudad del extranjero, no estaba el trabajo requerido. El trabajo era enviar in­
formación al gobierno, no hacer muescas en la culata de la pistola. De modo que
los carabinieri pensarían en términos de delito callejero porque la persona de
cualquier diplomático era inviolable para las fuerzas de cualquier otro país, lo
protegían los tratados internacionales y una tradición tan antigua como el im­
perio persa de Jerjes. 
–Bien Jerry, tú eres quien tiene olfato entrenado–, observó Sam –¿Qué
opinas?
–Creo   que   puede   haber   un   agente   peligroso   suelto.   Este   individuo   del
Mossad está en un elegante restaurante romano, comiendo y tomando una deli­
ciosa copa de vino. Tal vez esté recogiendo algo en una estafeta, al restaurante
se puede llegar andando desde la embajada, aunque es un poco lejos para comer
siempre allí, a no ser que a este Greengold le gustara hacer jogging, para lo cual
no hubiera sido el horario adecuado. De modo que, a no ser que realmente tuvie­
se debilidad por la cocina del Giovanni, con seguridad se trató de una estafeta o
de un encuentro de algún tipo. A mí me parece un asesinato deliberado, hecho
por un experto. La víctima quedó instantáneamente incapacitada. No tuvo for­
ma de resistir. Esa es la forma de eliminar un espía; nunca sabes cuán bueno
puede ser para defenderse, pero si yo fuera árabe, para mí un tipo del Mossad
sería una pesadilla. No me arriesgaría. No usó pistola, de modo que no dejó nin­
gún tipo de evidencia física ni bala ni vaina servida. Se lleva la billetera para
que parezca un robo, pero mata a un rezident del Mossad, y probablemente al
hacerlo envíe un mensaje. No es que le disguste el Mossad, pero para él matar a
su gente es tan fácil como bajarse la bragueta
–¿Estás por escribir un libro sobre el tema, Jerry?–, preguntó Sam con li­
gereza. El analista  jefe  había  tomado sólo un pequefio  hecho  de información
dura y con él creaba un culebrón completo. 
Rounds sólo se tocó la nariz y sonrió. –Desde cuándo crees en las coinci­
dencias? Huelo algo aquí'. 
–¿Qué opina Langley?
–Hasta ahora, nada. Se lo han asignado a la delegación Europa meridio­
nal para que lo evalúe. Imagino que tendremos resultados más o menos en una
semana y no dirán mucho. Conozco al tipo a cargo de esa delegación
–¿Es estúpido?

— 49 —
Rounds meneó la cabeza. –No, eso no sería justo. Es bastante inteligente,
pero no se arriesga. Tampoco es particularmente creativo. Apuesto a que esto no
llega ni al séptimo piso
Un nuevo director de la CIA había remplazado a Ed Foley, quien se había
retirado y, se decía, estaba dedicado a escribir su libro del género “yo estuve
allí” junto a su esposa, Mary Pat. En su momento, habían sido muy buenos,
pero el nuevo director de contrainteligencia era un juez politicamente atractivo
a quien el presidente Kealty apoyaba. No hacía nada sin aprobación del Presi­
dente, lo cual significaba que todo debía pasar por la miniburocracia del equipo
del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, que tenía tantas filtracio­
nes como el Titanic, lo que lo convertía en amado de la prensa. El Directorio de
Operaciones aún crecía y aún entrenaba nuevos oficiales de campo en La Gran­
ja en Tldewater, Virginia, y el nuevo director de operaciones no era nada malo –
el Congreso había insistido en que se tratara de alguien que conociera los aspec­
tos prácticos, lo que le causó poca gracia a Kealty– pero sabia cómo tratar con el
Congreso. Tal vez el Directorio de Operaciones se estuviese recuperando razo­
nablemente bien, pero no haría nada claramente malo bajo la actual adminis­
tración. Nada que enfadase al Congreso. Nada que hiciese que los enemigos de
la comunidad de inteligencia alzasen sus voces para denunciar nada fuera de
sus habituales fantasías históricas acerca de cómo la CIA provocó Pearl Harbor
y el terremoto de San Francisco. 
–Así que te parece que nada surgirá de esto, ¿eh?–, preguntó Granger, co­
nociendo la respuesta de antemano. 
–El Mossad echará una mirada, les dirá a sus hombres que se mantengan
alerta, lo cual funcionará por uno o dos meses, hasta que la mayor– parte de
ellos se relaje y regrese a sus rutinas habituales. Lo mismo que ocurre en cual­
quier otro servicio. Más que nada, los israelfes tratarán de averiguar cómo lo
identificaron. Es dificil especular al respecto la información con que contamos.
Lo más probable es que se trate de algo simple. Suele serIo. Tal vez reclutó a
quien no tenía que reclutar y resultó mordido, tal vez alguien descifró el código
–por ejemplo, un empleado de códigos de la embajada los entregó a cambio de
dinero–, tal vez alguien habló con quien no tenía que hablar en alguna recep­
ción. Las posibilidades son muchas, Sam. Basta con un pequeño error para que
alguien resulte muerto y hasta los mejores podemos cometer errores
–Es como para ponerlo en el manual de qué hacer y qué no en las calles–.
Claro que él había estado en las calles, pero aún más en bibliotecas y Bancos,
hurgando entre información tan árida que hace que el polvo parezca húmedo,
encontrando   cada   tanto   alguna   yeta   de   diamante.   Siempre   había   mantenido
una fachada y se había adherido a ella hasta que le pareció tan real como la fe­
cha de su nacimiento. 

— 50 —
–A no ser que otro espía resulte muerto en las calles de algún lugar–, ob­
servó Rounds. –Si es así, sabremos sin dudas que hay un agente peligroso suel­
to.

El vuelo de Avianca proveniente de México llegó a Cartagena cinco minu­
tos antes de lo previsto. Había ido al aeropuerto de Heathrow en Londres con
Austrian Air y luego un vuelo de British Airways lo llevó a ciudad de México,
donde tomó un vuelo de la línea bandera de Colombia hasta ese país. Era un
vuelo Boeing estadounidense, pero la seguridad del transporte aéreo no era un
tema que lo preocupara. Había peligros mucho más serios en el mundo. Una vez
que llegó al hotel, abrió su maleta para recuperar su agenda, salió y se dirigió a
un teléfono público. 
–Por favor, dígale a Pablo que llegó Miguel. Gracias–. De allí se dirigió a
una cantina a tomar un trago. La cerveza local no era mala, pensó Mohammed.
Beberla iba contra sus principios religiosos, pero no debía hacerse notar y aquí
todos bebían alcohol. Tras pasar allí quince minutos, regresó andando a su ho­
tel, fijándose dos veces en si lo seguían sin lograr ver a nadie. Así que si lo se­
guían, quienes lo hacían eran expertos y de eso no podía defenderse, no al me­
nos en una ciudad extranjera donde todos hablaban castellano y nadie sabía en
qué dirección quedaba La Meca. Trabajaba con un pasaporte británico en el que
decía que su nombre era Nigel Hawkins de Londres. Realmente había un apar­
tamento en la dirección que figuraba en el documento. Ello lo protegería incluso
de un control policial de rutina, pero una fachada no podía mantenerse para
siempre y si había problemas... había problemas. No se podía vivir siempre con
miedo a lo desconocido. Hacías tus planes, tomabas las precauciones necesarias
y luego jugabas el juego. 
Era interesante. España era una gran vieja enemiga del Islam y estos paí­
ses estaban compuestos mayoritariamente por descendientes de españoles. Pero
había gente en esos países que detestaban a los Estados Unidos casi tanto como
él, sólo casi porque los Estados Unidos eran la fuente de los vastos ingresos que
recibían a cambio de su cocaína... del mismo modo que los Estados Unidos eran
la fuente de los vastos ingresos que recibía su país natal a cambio de su petró­
leo. Su propia fortuna personal equivalía a muchos cientos de millones de dóla­
res estadounidenses, depositados en Bancos de todo el mundo, Suiza, Liechtens­
tein   y,   más   recientemente,   las   Bahamas.   Podía   permitirse   un   avión   privado
pero así hubiese sido fácil de identificar y también, lo sabía, de derribar sobre el
mar. Mohammed despreciaba a los Estados Unidos pero era consciente de su
poder. Demasiados buenos hombres se habían ido inesperadamente al paraíso

— 51 —
por olvidarlo. No podía decirse que ése fuera un mal destino, pero sus responsa­
bilidades pertenecían al mundo de los vivos, no al de los muertos. 

–Eh, capitán
Brian Caruso se volvió y vio a James Hardesty. Aún no eran las siete de
la mañana. Acababa de conducir a su pequeña compañía de infantes de marina
en su carrera de cinco kilómetros y su rutina matinal de ejercicios y, como todos
sus hombres, había transpirado abundantemente. Tras enviar a los hombres a
ducharse, regresaba al cuartel cuando vio a Hardesty. Pero antes de que pudie­
ra decir nada, una voz más conocida lo llamó. 
–¿Capitán?– Caruso se volvió y vio al sargento artillero Sullivan, su prin­
cipal suboficial. 
–Sí, sargento. Los hombres parecían en buen estado esta mañana–. 
–Sí, señor. No nos hizo trabajar demasiado duro. Se lo agradezco, señor, –
observó el suboficial. 
–¿Cómo se desempeñó el cabo Ward?– Ése era el motivo por el cual Brian
no los había hecho trabajar tan duro. Ward decía que estaba listo para la acción,
pero aún se recuperaba de graves heridas. 
–Jadea un poco, pero no cedió. El infante Randallo está controlando de
cerca. Sabe, no es tan malo para tratarse de un calamar–, concedió el sargento.
Los infantes de marina solían ser deferentes para con sus colegas de la armada,
especialmente   aquellos   lo   suficientemente   duros   como   para   integrarse   en   su
Fuerza de Reconocimiento. 
–Tarde o temprano, los SEAL lo invitarán a Coronado
–Sin duda, capitán, y cuando eso ocurra, tendremos que adiestrar otro ca­
lamar
–¿Qué necesita, sargento?–, preguntó Caruso. 
–Señor... oh, está aquí. Hola, señor Hardesty. Acabo de enterarme de que
vino a ver al jefe. Discúlpeme, capitán
–No hay problema. Nos vemos en una hora
–A la orden, señor–. Sullivan hizo una airosa venia y regresó a las barra
cas. 
–Buen suboficial–, pensó Hardesty en voz alta. 
–Cosa seria–, dijo Caruso. –Los tipos como él llevan adelante al Cuerpo. A
los tipos como yo, sólo nos toleran

— 52 —
–¿Desayunamos, capitán?
–Seguro, pero antes déjeme ducharme
–¿Cuál es la agenda del día?
–Hoy hay una clase de comunicaciones, para asegurarse de que todos se­
pamos cómo se solicitan soporte aéreo y de artillería
–¿No lo saben?–, preguntó con sorpresa Hardesty. 
–¿Vió que antes de cualquier partido, los equipos de béisbol practican con
el bate, bajo las instrucciones de un entrenador de bateo? Pero ya saben cómo se
batea, ¿no?
–Entiendo–. La razón por la cual ese tipo de trabajo se llamaba funda­
mental era porque lo era. Y esos infantes de marina, al igual que los beisbolis­
tas, no le pondrían reparos a la práctica en forma diaria. Una vez que uno cono­
cía la realidad del combate se daba cuenta de la importancia de los fundamen ­
tos. 
El alojamiento de Caruso estaba cerca. Hardesty se sirvió café y tomó un
diario mientras el joven oficial se duchaba. El café era bueno para ser obra de
un soltero. 
Como de costumbre, el diario no le dijo nada que no supiera ya, con excep­
ción de algunos resultados deportivos, pero las historietas siempre tenían algu­
na gracia. 
–¿Listo para el desayuno?–, preguntó un limpio Caruso. 
–¿Qué tal se come aquí?–, Hardesty se puso de pie. 
–Bueno, no es fácil equivocarse al preparar el desayuno, ¿no?
–Es cierto. Vamos, capitán–. Fueron hasta el comedor en el Mercedes C de
Caruso. Para alivio de Hardesty, el automóvil dejaba claro que Caruso era solte­
ro. 
–No esperaba verlo tan pronto–, dijo Caruso desde detrás del volante. 
–¿Ni volver a verme nunca?–, preguntó en tono de broma el ex oficial de
las Fuerzas especiales. 
–Sí, así es, señor
–Pasó el examen
Eso lo hizo volver la cabeza. –¿Qué examen, señor?
–No creo que usted lo haya notado–, observó Hardesty con una risita. 
–Bueno, señor, esta mañana usted ha logrado confundirme–, lo cual, supo­
nía Caruso, era parte del plan del día. 

— 53 —
–Un viejo dicho afirma: si no estás confundido, es que no estás bien infor­
mado
–Suena un poco ominoso–, dijo el capitán Caruso, doblando a la derecha
para entrar en el estacionamiento. 
–Podría serlo–. Descendió del auto y siguió al oficial al comedor. 
Era una gran construcción de una planta colmada de infantes de marina
hambrientos. La cola de la cafetería tenía filas de bandejas con los componentes
habituales del desayuno estadounidense, desde copos escarchados hasta tocino
y huevos, y hasta... 
–Puede probar los bageis, pero no son muy buenos, señor–, advirtió Caru­
so mientras tomaba dos muffins ingleses y auténtica manteca. Claramente, era
demasiado joven como para preocuparse del colesterol y las otras dificultades
que surgen con el correr de los años. Hardesty tomó una caja de Cheerios, pues,
muy a su pesar, él si estaba envejeciendo, leche descremada y endulzante de ba­
jas calorías. Los jarros de café eran grandes y las mesas permitían un sorpren­
dente grado de anonimato, aunque debía de haber unas cuatrocientas personas
alli, de todos los rangos del escalafón que va de cabo a coronel. Su anfitrión lo
condujo hasta una mesa ocupada por jóvenes sargentos. 
–Bien, señor Hardesty, ¿qué puedo hacer por usted?
–Para empezar, entiendo que tiene acceso de seguridad hasta el grado se­
creto máximo, ¿verdad?
–Sí, señor. Algunos materiales clasificados, pero que a usted no le concier­
nen en modo alguno
–Es probable–, concedió Hardesty. –Pero bueno, lo que estamos por discu­
tir es un poco más reservado que eso. No puede repetirle esto a nadie en absolu­
to. ¿Está claro?
–Sí, señor. Se trata de códigos. Entiendo–. De hecho, no entendía, pensó
Hardesty. Eso iba más allá de códigos, pero esa explicación debería esperar a
otro encuentro. –Por favor, prosiga, señor
–Usted ha sido notado por gente bastante importante como candidato des­
tacado para una organización muy... muy especial, tanto que no existe. Estoy
seguro de que ha oído hablar de cosas así en películas o que ha leído acerca de
ellas en libros. Pero esto es bien real, hijo. Estoy aquí para ofrecerle un puesto
en esa organización
–Señor, soy oficial de infantes de marina y eso me basta
–No interferirá con su carrera de infante de marina. De hecho, su ascenso
a mayor acaba de ser aprobado. Recibirá la carta con esa información la próxi­
ma semana. Así que, como sea, deberá dejar su actual destino. Si sigue en la in­

— 54 —
fantería de marina, será enviado al cuartel general del cuerpo el mes que viene,
a trabajar en la división de inteligencia/operaciones especiales. También le con­
cederán la Estrella de Plata por su desempeño en Afganistán.
–¿Y mis hombres? Los postulé a ellos para condecoraciones. –Era caracte­
rístico de ese joven que eso fuera lo que lo preocupaba, pensó Hardesty. 
–Todos fueron aceptados. Ahora, usted podrá regresar al Cuerpo cuando
quiera. Su rutina de ascensos y destinos no sufrirá por esto
–¿Cómo hace para manejar eso?
–Tenemos amigos en altos puestos–, explicó Hardesty. –De hecho, usted
también los tiene. Se le continuará pagando a través del Cuerpo. Tal vez deba
hacer nuevos arreglos bancarios, pero eso es asunto de rutina
–¿De qué se trata este nuevo destino?–, preguntó Caruso. 
–Se trata de servir a su país. Hacer cosas necesarias para la seguridad
nacional, pero hacerlas en forma algo irregular
–¿Hacer exactamente qué?
–No se lo puedo decir aquí y ahora–. 
–¿No podría ser más misterioso, señor Hardesty? Tal vez comience a en­
tender de qué está hablando y se arruinaría la sorpresa
–No hago las reglas–, replicó. 
–¿La Agencia, no?
–No exactamente, pero ya se enterará. Lo que necesito ahora es un sí o un
no. Puede dejar esta organización en cualquier momento si no le agrada–, pro­
metió. –Pero éste no es el lugar adecuado para una explicación más detallada
–¿Para cuándo debo haber tomado mi decisión?
–Antes de terminar su tocino con huevos
La respuesta hizo que Caruso dejara su muftin. –¿No es una broma, no?–
Su origen italiano lo había hecho blanco de unas cuantas bromas. 
–No, capitán, no lo es
Mantuvo su tono deliberadamente libre de todo indicio de amenaza. Las
personas como Caruso, por más valientes que fueran, a menudo contemplaban
lo desconocido –o mejor dicho lo desconocido e incomprensible– con cierto grado
de desconfianza. Su profesión ya era peligrosa de por sí, y ninguna persona inte­
ligente va alegremente en busca del peligro. Generalmente, tienen un enfoque
razonado del riesgo, basado en evaluar si su entrenamiento y experiencia son
adecuados a la tarea en cuestión. Por eso, Hardesty cuidó muy bien de aclararle
a Caruso que la matriz de la infantería de marina siempre estaría allí para reci­

— 55 —
birlo de vuelta. Esto era casi cierto, y ello bastaba para sus propósitos, aunque
tal vez no para los del joven oficial. 
–¿Cómo es su vida amorosa, capitán?
La pregunta lo sorprendió, pero fue veraz. –Sin compromiso. Salgo con al­
gunas chicas, pero nada serio por el momento. ¿Es eso motivo de preocupación?–
¿Cuán peligroso era esto, se preguntó? 
–Sólo desde el punto de vista de la seguridad. La mayor parte de los hom­
bres no puede ocultarles nada a sus esposas–. Pero las amigas eran otro asunto
totalmente diferente. 
–Bien, ¿cuán peligroso será este trabajo?
–No mucho–, mintió Hardesty, aunque no tan hábilmente como para te­
ner éxito. 
–Sabe, mis planes son permanecer en el Cuerpo, al menos el tiempo sufi­
ciente para llegar a teniente coronel
–Quien lo evaluó en el cuartel general de la infantería de marina cree que
es suficientemente bueno para llegar a coronel alguna vez, a no ser que cometa
algún error por el camino. Nadie cree que esto sea probable, pero les ha pasado
a muchos hombres buenos–. Hardesty terminó sus Cheerios y dedicó su aten­
ción al café. 
–Es bueno saber que tengo un ángel guardián por ahí arriba–, obserbó se­
camente Caruso. 
–Como dije, usted ha sido notado. El Cuerpo de infantería de marina es
bueno para identificar a quienes tienen talento y ayudarlos a progresar
–Otras personas también... me han identificado, quiero decir–.  
–Correcto, capitán. Pero no hago más que ofrecerle una oportunidad. De­
berá demostrar si es bueno sobre la marcha–. El desafío estaba bien pensado. A
los hombres jóvenes y capaces les costaba evitarlos. Hardesty supo que lo tenía.

 
El camino de Birmingham a Washington se hizo largo. Dominic Caruso lo
hizo en una sola jornada larga porque no le gustaban los moteles baratos, pero
ni siquiera haber partido con su auto a las cinco de la mañana lo hizo más corto.
Conducía un Mercedes blanco cuatro puertas tipo C, muy similar al de su her­
mano, y llevaba mucho equipaje. Habían estado a punto de detenerlo dos veces,
pero en ambas ocasiones, la policía respondió favorablemente a sus credenciales
del FBI –las “credes”, las llamaba la gente del Buró– y siguió su camino sin más
trámite que un amigable saludo. La hermandad entre las agencias policiales e

— 56 —
investigativas se extendía al menos hasta pasar por alto las violaciones a los to­
pes de velocidad. Llegó a Arlington, Virginia, a las diez de la noche, donde dejó
que un botones descargara su equipaje y tomó el ascensor hasta el tercer piso.
El bar de la habitación tenía media botella de vino blanco de razonable calidad,
que se tomó tras la imprescindible ducha. El vino y la aburrida TV lo ayudaron
a dormir. Dejó indicado que lo despertaran a las siete y se durmió con ayuda de
HBD. 

–Buen   día–,   dijo   Gerry   Hendley   a   las   8:45   de   la   mañana   siguiente.   –


¿Café?
–Gracias, señor–. Jack se sirvió una taza y tomó asiento. –Gracias por lla­
marme
–Bueno, miramos tus antecedentes académicos. Te desempeñaste bien en
Georgetown
–Con   lo   que   cuesta,   más   vale   prestar   atención   y   además,   no   fue   tan
dificil–. John Patrick Ryan, Jr. sorbió su café, preguntándose cómo continuaría. 
–Estamos dispuestos a discutir la posibilidad de un trabajo de nivel de
principiante–, le dijo directamente el ex senador. Siempre le gustó ir al grano, lo
cual era una de las razones por las cuales él y el padre de su visitante se lleva­
ban tan bien. 
–¿Haciendo exactamente qué?–, preguntó Jack mientras su mirada se ilu­
minaba. 
–¿Qué sabes de Hendley Associates?
–Solo lo que ya le dije
–Bien, nada de lo que te diré ahora puede ser repetido en lugar alguno.
En ninguno. ¿Está claro?
–Sí, señor–. Y en ese momento, así de rápido, todo quedó bien claro. Lo
que había supuesto era cierto. Bueno. 
–Tu padre era uno de mis amigos más íntimos. Digo 'era' porque ya no nos
podemos ver más y es raro que hablemos. Cuando eso ocurre es porque él llama
aquí. La gente como tu papá nunca se retira; al menos, nunca del todo. Tu padre
fue uno de los mejores agentes de inteligencia que nunca haya existido. Hizo co­
sas que nunca serán escritas, al menos en papel del gobierno, y que probable­
mente   nunca   serán   escritas   en   ningún   lugar.   En   este   caso,   'nunca'   significa
unos cincuenta años. Tu padre está escribiendo sus memorias. Hace dos versio­
nes. Una para publicar en unos pocos años, otra que no verá la luz hasta dentro

— 57 —
de un par de generaciones. Sólo se publicará tras su muerte. Esas son sus órde­
nes
A Jack lo golpeó duro la noticia de que su padre estaba tomando medidas
para después de muerto. Su papá ¿muerto? Era difícil de aceptar, a no ser en un
sentido lejano e intelectual. –De acuerdo–, logró decir... –¿Mamá sabe acerca de
esto?
–Probablemente... no, casi seguro que no. Algunas de esas cosas no están
registradas siquiera en Langley. A veces el gobierno hace cosas que no confía al
papel. Tu padre tenía el talento de estar siempre en medio de cosas como ésas
–¿Y usted?–, preguntó Junior. 
Hendley se reclinó y adoptó un tono filosófico. –El problema es que, haga
uno lo que haga, siempre habrá alguien a quien no le guste. Es como una bro­
ma. Por más divertida que sea, siempre ofenderá a alguien. Pero en los altos ni­
veles, cuando alguien se siente ofendido, no viene a decírtelo en la cara, sino
que va a llorarle a algún representante de la prensa, y el asunto se hace público,
en general acompañado de un tono de profunda desaprobación. En la mayor
parte de los casos, se trata de gente que busca hacer carrera a toda costa, ascen­
der apuñalando por la espalda a tus superiores. Pero también ocurre porque a
quienes están en altos cargos les gusta hacer política según lo que ellos creen
que es el bien y el mal. Eso se llama ego. El problema es que todos tenemos dis­
tintas ideas respecto de lo que está bien y lo que está mal. Algunas de esas ide­
as son sencillamente delirantes. 
–Por ejemplo, nuestro actual Presidente. En el guardarropa del Senado
Ed me dijo una vez que se oponía de tal modo a la pena capital que ni siquiera
podría haber ejecutado a Adolf Hitler. Ya había tomado unos tragos tiende a po­
nerse comunicativo después de unos tragos y la triste realidad es que a veces
bebe en exceso. Cuando me dijo esto, hice una broma al respecto. Le dije que no
lo dijera en un discurso, el voto judío es importante y poderoso, y podían perci­
birlo más bien como un grave insulto que como una expresión de elevados prin­
cipios. En abstracto, muchos se oponen a la pena capital. Está bien, los respeto,
aunque no estoy de acuerdo. Pero el problema con esa posición es que no se pue­
de tratar en forma definitiva con quienes dañan a los demás –a veces seriamen­
te– sin violar los propios principios, y hay gente que, por conciencia o por sensi­
bilidad política, no puede hacerlo. Aunque la lamentable realidad es que el debi­
do curso de la ley no siempre es efectivo, sobre todo de fronteras afuera, a veces
de fronteras adentro. 
–¿Y cómo afecta esto a los Estados Unidos? La CIA no mata gente, jamás.
Al menos no desde la década de 1950. Eisenhower usó a la CIA con mucha habi­
lidad. De hecho, ejercía el poder con tanta habilidad que mucha gente no se
daba cuenta de lo que ocurría y creía que era aburrido porque no seguía hacien­

— 58 —
do la danza de guerra frente a las cámaras. Pero el asunto es que el mundo de
entonces era distinto. La Segunda Guerra Mundial era historia reciente, y la
idea de matar mucha gente –aun civiles inocentes– era familiar, sobre todo de­
bido a las campañas de bombardeo–: aclaró Hendley. –Simplemente, era el pre­
cio por ejercer el poder
–¿Y Castro?
–Esa fue cosa del presidente John Kennedy y de su hermano Robert. Esta­
ban enloquecidos por matar a Castro. La mayor parte de la gente cree que era
por la vergüenza que pasaron en la Bahía Cochinos. Personalmente, creo que
fue por leer demasiadas novelas de James Bond. Por ese entonces, asesinar gen­
te era glamoroso. Hoy lo llamamos sociopatía–, observó agriamente Hendley. –
El problema era que, primero, es mucho más entretenido leer acerca de esas co­
sas que hacerlas y, segundo, no son cosas fáciles de hacer sin personal altamen­
te calificado y entrenado. Bueno, supongo que al fin se dieron cuenta. Cuando se
hizo público, de alguna manera se minimizó la participación de la familia Ken­
nedy y la CIA pagó el precio por hacer, mal, lo que el Presidente en funciones
les ordenó hacer. La Orden Ejecutiva del presidente Ford terminó con todo eso.
Así que ahora la CIA no mata gente deliberadamente
–¿Y John Clark?–, preguntó Jack, recordando la mirada de ese personaje. 
–Es una suerte de aberración. Sí, ha matado gente más de una vez, pero
siempre cuidó de hacerlo sólo cuando era tácticamente necesario y oportuno.
Langley se permite que sus hombres se defiendan y él siempre lograba que fue­
ra necesario defenderse. Me reuní  con Clark un par de veces. Pero más que
nada, conozco su fama. Pero es una aberración. Ahora que se retiró, tal vez es­
criba un libro. Pero aun si lo hace, la verdadera historia no estará allí. Clark,
como tu papá, sigue las reglas. A veces las dobla pero, que yo sepa, nunca las
rompió, bueno, no al menos al servicio del gobierno–, se corrigió Hendley. El y
Jack Ryan padre hablaron largamente acerca de John Clark en una ocasión, y
eran las únicas personas en el mundo que sabían la historia completa. 
–Una vez le dije a papá que no me gustaría hacer enfadar a Clark
Hendley sonrió. –Ya lo creo, pero también les podrías confiar a Clark las
vidas de tus hijos. La última vez que nos vimos, me preguntaste por Clark. Aho­
ra, te puedo  contestar: si  fuera  más  joven,  estaría  aquí–,  dijo Hendley   como
quien revela algo. 
–Me acaba de decir algo–, dijo Jack de inmediato. 
–Lo sé. ¿Puedes soportarlo?
–¿Lo de matar gente?
–No dije exactamente eso, ¿o sí?

— 59 —
Jack Jr. puso su taza sobre la mesa. –Ahora sé por qué papá dice que us­
ted es astuto
–Puedes soportar saber que tu padre quitó algunas vidas en su momento?
–Lo sé. Ocurrió la noche en que nací. Es prácticamente una leyenda de fa­
milia. Los periodistas lo explotaron a fondo cuando papá era Presidente. Lo re­
petían una y otra vez, parecía que se tratara de lepra. La diferencia es que la le­
pra es curable
–Lo sé. En una película es emocionante, pero en la vida real, la gente se
asusta si debe hacerlo. El problema con el mundo real es que a veces –no a me­
nudo, pero sí a veces– es necesario hacer esa clase de cosas, como le tocó a tu
papá... en más de una ocasión, Jack. Nunca dudó. Creo que hasta le provocó pe­
sadillas. Pero cuando debió hacerlo, lo hizo. Por eso estás vivo. Por eso muchos
otros están vivos
–Sé lo del submarino. Eso es bastante público, pero...
–Hay más que eso. Tu padre nunca fue en busca de problemas, pero cuan­
do éstos lo encontraron a él. Como te dije, hizo lo que debía hacer
–Recuerdo que las personas que atacaron a papá y mamá, me refiero a la
noche en que nací: fueron ejecutados. Le pregunté a mamá. Ella no es muy ami­
ga de ejecutar a la gente. En este caso, no pareció importarle mucho, tampoco es
que le gustara, pero supongo que se puede decir que entendió la lógica de la si­
tuación, papá sabe, tampoco le gustó, en realidad, pero no es que haya derrama­
do ni una lágrima. 
–Tu padre tenía una pistola apoyada en la cabeza de ese tipo, me refiero
al jefe, pero no disparó. No era necesario, de modo que se contuvo. Si yo hubiese
estado en su lugar, bueno, no sé. Era una elección difícil, pero tu padre tomó la
decisión correcta y tenía buenos motivos para no hacerlo.
–Así me dijo el señor Clark. Un día le pregunté acerca de lo ocurrido, Me
respondió que la policía estaba allí, de modo que, ¿por qué hacerlo? Pero nunca
lo creí del todo, es un tipo muy duro, también le pregunté a Mike Brennan, dijo
que era impresionante que un civil se hubiese contenido, pero él no habría ma­
tado al tipo, Supongo que es cuestión de entrenamiento. 
–No estoy seguro de lo de Clark. Él no es un asesino. No mata por diver­
sión ni por dinero, tal vez le habría perdonado la vida, pero no, un policía entre­
nado nunca haría nada así. ¿Qué crees que habrías hecho tú?
–No se sabe hasta que uno no está en esa situación–, respondió Jack. –Me
lo he preguntado una o dos veces, creo que papá actuó bien

— 60 —
Hendley asintió, –Tienes razón. También manejó bien el resto del asunto,
En cuanto al tipo del barco, ése al que le agujereó la cabeza, tuvo que hacerlo
para sobrevivir, y cuando ésa es la elección sólo hay un curso de acción posible.
–Entonces, ¿qué hace exactamente Hendley Associates?
–Recogemos información de inteligencia y actuamos en consecuencia. 
–Pero no son parte del gobierno–, objetó Jack, 
–No, técnicamente no lo somos. Hacemos lo que hay que hacer cuando las
agencias del gobierno no están en condiciones de hacerlo
–Eso ocurre muy a menudo?
–No mucho–, respondió Hendley en tono casual. –Pero eso puede cambiar,
O no. Es difícil saberlo en este momento
–¿Cuántas veces...?
–No necesitas saberlo–, dijo Hendley alzando las cejas. 
–De acuerdo. ¿Qué sabe papá acerca de este lugar?
–Fue él quien me convenció de que lo organizara
Ah y finalmente entendió todo, Hendley se había despedido de su carrera
política para servir a su país de una forma que nunca sería reconocida, nunca
recibiría recompensa. Caramba. ¿Tendría su propio padre cojones como para ha­
cer algo así? –¿Y si de alguna manera se ven envueltos en problemas...?
–En una caja fuerte de mi abogado personal hay cien indultos presiden­
ciales, los cuales cubren todos y cada uno de los actos ilegales que podrían ha­
berse cometido en las fechas comprendidas entre aquellas que mi secretaria me­
canografiará para llenar los espacios blancos, firmadas por tu padre una sema­
na antes de dejar su cargo
–¿Eso es legal?
–Lo suficiente–, replicó Hendley. –El Fiscal General de tu padre, Pat Mar­
tín, dijo que serviría, aunque si llegara a hacerse público sería dinamita
–¿Dinamita? Más bien diría que caería como una bomba nuclear sobre el
Capitolio–, pensó Jack en voz alta. En realidad, se quedaba corto. 
–Por eso aquí nos andamos con cuidado. No puedo incitar a la gente a ha­
cer cosas que la pueden llevar a la cárcel
–Nunca más les darían acceso al crédito
–Veo que tienes el sentido del humor de tu padre
–Bueno señor, es mi padre, ¿no? Lo transmite, igual que los ojos azules o
el cabello negro

— 61 —
Sus antecedentes académicos demostraban que tenía inteligencia. Hend­
ley se dio cuenta de que tenía la misma naturaleza inquisitiva, la misma habili­
dad para separar lo accesorio de lo esencial. ¿Tenía las agallas de su padre...?
Ojalá nunca llegara el momento de averiguado. Pero ni siquiera los mejores de
sus hombres podían predecir el futuro, a no ser que se tratase de las fluctuacio­
nes del mercado de cambios, y eso porque hacían trampa. Sólo había una activi­
dad ilegal por la cual podía ser sancionado pero, no, eso nunca ocurriría ¿ver­
dad? 
–Bien, ya es hora de que conozcas a Rick Bell. Él y Jerry Rounds se encar­
gan de los análisis
–¿Los he conocido antes?
–No. Tampoco tu padre. Ése es uno de los problemas de la comunidad de
inteligencia. Creció demasiado. Hay demasiada gente... las organizaciones no
hacen más que tropezar consigo mismas. Si uno tiene a los cien mejores jugado­
res profesionales de fútbol en un solo equipo, el equipo se auto destruirá por los
enfrentamientos internos. Todo hombre nació con un ego, y cada uno de ellos es
como un gato de cola larga en una habitación llena de mecedoras. Nadie se opo­
ne demasiado, porque nadie supone que las cosas deban ser muy eficaces en el
gobierno. La gente se asustaría si fuera así. Por eso estamos aquí. Vamos. La
oficina de Jerry está por aquí.

–¿Charlottesville ?–, preguntó Dominic. –Creí... 
–Desde la época del director Hoover, el Buró ha tenido una casa segura
aquí. Técnicamente, no le pertenece al FBI. Aquí guardamos los Archivos Grises
–Ah–. Había oído eso de un viejo instructor en la Academia. Los Archivos
Grises –quienes no pertenecían al Buró ni siquiera conocían el término– eran,
se suponía, los archivos de Hoover sobre figuras políticas, toda suerte de irregu­
laridades personales, que los políticos coleccionaban como otros coleccionan se­
llos y monedas. Aunque supuestamente fueron destruidos cuando Hoover murió
en 1972, en realidad se los trasladó a Charlottesville, Virginia, a una gran casa
segura ubicada en la cima de una colina al otro lado del suave valle del Montice­
llo de Tom Jefferson, sobre la universidad de Virginia. La vieja casa de planta­
ción estaba construida sobre una amplia bodega que, durante los últimos cin­
cuenta años había albergado algo más valioso que vinos. Era el más negro de los
secretos del Buró y sólo lo conocía un puñado de personas, que no necesaria­
mente incluía al director del FBI de turno, sino que era controlado por los más
confiables agentes de carrera. Los informes, al menos los políticos, jamás eran
consultados. Por ejemplo, no era necesario revelar que a ese senador que comen­

— 62 —
zó su carrera bajo la presidencia de Truman le gustaban las menores de edad.
Como sea, llevaba muerto mucho tiempo, y también su abortista. Pero el miedo
a esos archivos, que, se suponía, eran constantemente actualizados, explicaba
por qué rara vez el Congreso atacaba al FBI. Un archivista realmente bueno,
ayudado por una memoria computarizada, podría haber deducido su existencia
a partir de sutiles ausencias en los voluminosos archivos del Buró, pero se ha­
bría tratado de una hazaña hercúlea. Además, los secretos contenidos en los Ar­
chivos Blancos escondidos en una antigua mina de carbón de Virginia Occiden­
tal eran mucho más jugosos, habría dicho un historiador. 
–Vamos a licenciarlo del Buró–, dijo Wemer. 
–¿Qué?–,   preguntó   Dominic   Caruso,   –¿Por   qué?–   La   conmoción   casi   lo
hizo caer de su silla. 
–Dominic, hay una unidad especial que quiere hablar con usted. Conti­
nuará empleado aquí. Ellos le explicarán de qué se trata. Recuerde que dije 'li­
cenciar', no 'dar de baja'. Continuaremos pagándole. Seguirá en los registros,
como Agente Especial en misión especial de investigación antiterrorista, direc­
tamente a las órdenes de mi oficina. Continuará recibiendo los ascensos y au­
mentos de salario normales. Esta información es secreta, agente Caruso–, conti­
nuó Werner. –No puede discutirla con nadie más que conmigo. ¿Está claro?
–Sí, señor, pero no puedo decir que entienda
–Lo entenderá en su momento. Continuará investigando actividades cri­
minales y posiblemente también deba entrar en acción. Si su nueva misión no le
agrada, me lo puede decir, y será reasignado a una nueva división de campo con
tareas más convencionales. Pero, repito, no puede discutir esta misión con nadie
más que conmigo. Si le preguntan,  sigue siendo un Agente Especial del FBI
pero no puede discutir su trabajo con nadie. No será vulnerable a acciones ad­
versas de ninguna índole en tanto haga correctamente su trabajo. Verá que la
vigilancia es menor que aquella a la que está acostumbrado. Pero siempre debe­
rá responderle a alguien
–Señor, sigue sin quedarme muy claro–, observó el agente especial Caru­
so. 
–Usted llevará a cabo una tarea de la mayor importancia nacional, básica­
mente antiterrorismo. Será peligroso. La comunidad terrorista no es civilizada
–Entonces, ¿será una misión clandestina?
Wemer asintió. –Correcto
–¿Y se maneja desde esta oficina?
–Más o menos–. Wemer eludió la pregunta, pero asintió con la cabeza. 
–¿Y puedo salirme cuando quiera?

— 63 —
–Correcto
–Bien, señor. Haré la prueba. ¿Qué hago ahora?
Wemer escribió algo en un anotador y le pasó la hoja. –Vaya a estación.
Dígales que quiere ver a Gerry
–¿Ahora mismo, señor?
–Si no tiene otra cosa que hacer
Sí, señor–. Caruso se puso de pie, estrechó la mano de su jefe y partió. Al
menos, el camino hacia los potreros de Virginia era agradable. 

CAPÍTULO 4

Campo de entrenamiento 
El camino de regreso al otro lado del río pasaba por el hotel Marriott, de
modo que Dominic pudo recoger sus maletas –y dejarle veinte dólares de propi­
na al botones– antes de ingresar su destino en la computadora de ruta del Mer­
cedes. Al poco tiempo, se dirigía al sur por la Interestatal 95 y dejaba Washing­
ton detrás de sí. El horizonte de la capital de la nación lucía bien en su espejo
retrovisor. El auto andaba bien, como es de esperar en un Mercedes; la radiofre­
cuencia local era agradablemente conservadora –así suelen ser los policías– y el
tránsito no era demasiado malo, aunque se compadeció de los pobres desgracia­
dos que debían ir cada día a DC para procesar papel en el edificio Hoover y los
demás   edificios   públicos   de   estilo   grotesco–gubernamental   que   rodeaban   la
Casa Blanca. Al menos el cuartel general del FBI tenía su propia galería de tiro
para   quienes   quisieran   descargar   tensiones.   Dominic   suponía   que   sería   muy
empleada. 
Justo antes de llegar a Richmond, la voz femenina de su computadora le
indicó que girara a la derecha en la circunvalación Richmond, que terminó por
llevarlo a la 1–64 a través de colinas boscosas. La campifia era agradable, bas­
tante verde. Probablemente hubiese unos cuantos campos de golf y potreros.
Había oído decir que la CIA tenía casas seguras en la región desde la época en
que interrogaban allí a los desertores soviéticos. Se preguntó para qué serían
usadas ahora esas casas. Tal vez para interrogar chinos. O franceses. Cierta­
mente, no las habrían vendido. Al gobierno no le gustaba desprenderse de nada,
con la posible excepción de las bases militares abandonadas. A los infelices del
nordeste y del lejano oeste les encantaba hacerlo. Tampoco les gustaba mucho el
Buró, aunque posiblemente lo temieran. No entendía por qué a algunos políticos

— 64 —
les incomodaban los policías y los soldados, pero tampoco se preocupaba dema­
siado. El tenía su vida y ellos la suya. 
Tras aproximadamente una hora y quince minutos, comenzó a buscar la
señal de salida, pero la computadora no lo necesitaba. 
–PREPÁRESE PARA GIRAR A LA DERECHA EN LA PRÓXIMA SALI­
DA–, dijo la voz unos dos minutos antes de la señal. 
–Bien, querida–, replicó el agente especial Caruso, sin recibir respuesta.
Un minuto más tarde, tomaba la salida sugerida sin que la computadora le dije­
ra siquiera MUY BIEN, que lo llevó a las calles que atravesaban una pequeña y
agradable ciudad y luego a unas suaves colinas al !lorte de ese valle, hasta que
finalmente: 
–GIRE A LA IZQUIERDA EN LA PRÓXIMA Y HABRÁ LLEGADO A SU
DESTINO...
–Qué bueno, querida, gracias–, observó. 
–SU DESTINO– era el extremo de una senda rural de aspecto normal, Ial
vez un camino privado, pues no tenía signo alguno. A unos pocos cientos de me­
tros se veían dos pilares de ladrillo rojo y un portón blanco que estaba conve­
nientemente abierto. A unos trescientos metros de la entrada se distinguía una
casa con seis columnas blancas que sostenían el techo del frente. El techo pare­
cía de pizarra –pizarra muy antigua, por cierto – y las paredes eran de ladrillo
gastado por la intemperie que había dejado de ser rojo hacía ya más de cien
años. El lugar parecía tener al menos un siglo, tal vez hasta dos. La senda de
entrada era de pareja grava rastrillada. La hierba –había mucha – era de un lo­
zano verde campo de golf. Alguien salió de una puerta lateral y le hizo señas de
que girara a la izquierda. Dobló para dirigirse a la parte trasera de la casa y se
llevó una sorpresa. La mansión –o cuál era la palabra para una casa tan gran­
de.?– era mayor que lo que parecía a primera vista, y tenía un estacionamiento
bastante grande, que en ese momento alojaba a un Chevy Suburban . un Buick
SUV y otro Mercedes clase C igual que el suyo, con patentes de Carolina del
Norte. La posibilidad de que fuese una coincidencia era demasiado remota para
que siquiera entrase en su imagina... 
–¡Enzo!– Dominic se volvió. 
–¡Aldo!
La gente a menudo comentaba cuánto se parecían, pero esto se notaba
más cuando no estaban juntos. Ambos tenían cabello oscuro y piel blanca. Brian
le llevaba veinticuatro milímetros a su hermano. Dominic pesaba unos cinco ki­
los más que Brian. Los gestos que los diferenciaban uno de otro en la infancia
seguían siendo los mismos, pues habían crecido con ellos. Como ambos tenían

— 65 —
sangre italiana, se abrazaron calurosamente, aunque no se besaron. No eran
tan italianos. 
–Qué estás haciendo aquí?–, el primero en preguntar fue Dominic. 
–Yo? ¿Qué haces tú?–, respondió Brian, dirigiéndose a ayudar a su herma­
no con su equipaje. 
–Leí acerca de tus disparos en Alabama. ¿Qué pasó?
–Paidófilo–, replicó Dominic mientras sacaba su maleta para trajes.–Violó
y mató a una simpática niñita. Llegué como media hora tarde
–Bueno, nadie es perfecto, Enzo. Dicen los diarios que terminaste con su
carrera
Dominic miró a Brian a los ojos. –Sí, logré hacerlo
–Exactamente cómo?
–Tres en el pecho
–Suele funcionar–, observó el capitán Brian Caruso. 
–Y no hubo abogados que lloraran sobre su cadáver
–No, esta vez, no–. No eran palabras jocosas, pero su hermano percibió su
fría satisfacción. 
–Con ésta, ¿eh?–, el infante de marina sacó la automática de su hermano
de su funda. –Parece buena–, dijo. 
–Dispara bastante bien. Está cargada, hermano, cuidado
Brian sacó el cargador y yació la cámara. –Diez milímetros?
–Así es. Reglamentaria del FBI. Hace bonitos agujeros. El FBI volvió a
este modelo después del tiroteo del inspector D'Day con los malos –ya sabes, lo
de la niñita del tío Jack
Brian recordaba bien el episodio: el ataque a Katie Ryan en su escuela
poco después de que su padre llegara a Presidente, el tiroteo, las muertes1. 
–Ese tipo sabe lo que hace–. dijo –  ¿sabes una cosa? ni siquiera es ex in­
fante de marina. Era de la armada antes de hacerse policía. Al menos, así cuen­
tan en Qua ntico
–Hicieron un video de entrenamiento basándose en lo que ocurrió. Lo tra­
té una vez, sólo fui uno entre otros veinte que le estrechamos la mano. El des­
graciado sabe disparar. Habló de esperar la ocasión y hacer que el primer dispa­
ro cuente. Les metió dos tiros en la cabeza a cada uno

1
 Ver CLANCY, T., Operación Rainbow

— 66 —
–Cómo se mantuvo calmo?– El rescate de Katie Ryan había impactado a
los muchachos Caruso. A fin de cuentas era su prima hermana, idéntica a su
madre. 
–Eh, oliste pólvora allí. ¿Cómo te mantuviste calmo tú?
–Entrenamiento. Tenía que cuidar de mis hombres, hermano
Juntos, llevaron dentro el equipaje de Dominic. Brian lo condujo a la plan­
ta alta. Tenían dormitorios contiguos. Luego regresaron a la cocina. Se sirvieron
café y se sentaron a la mesa. 
–¿Qué tal la vida en el Cuerpo de infantes de marina, Aldo?
–Pronto llegaré a mayor, Enzo. Me dieron una estrella de plata por lo que
hice allí; en realidad no fue gran cosa, sólo lo que mi entrenamiento me preparó
para hacer. Balearon a uno de mis hombres, pero ahora está bien. No captura­
mos al tipo que buscábamos –no estaba con ganas de rendirse, así que el sar­
gento Sullivan lo mandó a encontrarse con Alá,–pero agarramos a otros dos con
vida y hablaron, dieron buena información, me dijeron los tipos de inteligencia
–Pero ¿ por qué te dieron esa bonita cinta?–, preguntó Dominic con inten­
ción. 
–Más que nada, porque me mantuve con vida. Maté a tres de los ma– los
yo mismo. Ni siquiera fue muy dificil darles. Sólo tuve que disparar. Después
me preguntaron si no había tenido pesadillas al respecto. Hay demasiados mé­
dicos en el cuerpo de infantes de marina.., y todos son de la armada
–El Buró es igual, pero yo no le di importancia. Ninguna pesadilla acerca
de ese desgraciado. Pobre niña. Debí haberle volado la pija de un tiro
–¿Por qué no lo hiciste?
–Porque eso no lo habría matado. Tres en el corazón, sí. 
–No lo mataste sin pensar lo que hacías ¿verdad?
–No exactamente, pero...
–Por eso está aquí, agente especial Caruso–, dijo un hombre. Medía casi
uno noventa, de unos cincuenta años muy bien llevados gracias al entrenamien­
to, pensaron ambos. 
–Quién es usted, señor?–, preguntó Brian. 
–Pete Alexander–, respondió el hombre. 
–Se suponía que debíamos reunimos...
–En realidad no, pero eso le dijimos al general–.Tomando una taza de café
Alexander se sentó. 
–Entonces ¿quién es usted?–, preguntó Dominic. 

— 67 —
–Soy su official de entrenamiento
–Solo usted?–, preguntó Brian 
–Entrenamiento para qué? –, preguntó Dominic simultaneamente. 
–No, no solo yo, pero sere el que siempre esté aquí. Y el entrenamiento
mismo les mostrará para qué es que entrenan–, respondió. –De acuerdo, quie­
ren saber acerca de mí. Me gradué en ciencias políticas en Yale hace treinta
años. Hasta fui miembro de la fraternidad estudiantil SkuII and Bones [Cráneo
y Huesos]. Ya saben, el club de muchachos del que los aficionados a las teorías
conspirativas tanto hablan. Dios mío, como si cuando se tienen dieciocho o dieci­
nueve años se pudiera hacer más que irse a la cama con una chica, si a uno le
toca una buena noche de viernes–. Sin embargo, la mirada de sus ojos pardos no
era de las que se aprenden en la universidad, ni siquiera en una de las exclusi­
vas integrantes de la Ivy League. –En el pasado, a la agencia le gustaba reclu­
tar a su gente en Yale, Harvard y Dartmouth. Pero ahora a los muchachos que
estudian allí eso no les interesa más. Quieren ser banqueros comerciales y ga­
nar mucho dinero. Trabajé veinticinco años en el Servicio Clandestino, luego me
reclutó el Campus. Estoy con ellos desde entonces
–El Campus ¿qué es eso?–, preguntó el infante de marina. Alexander notó
que Dominic no preguntaba. Sólo escuchaba y observaba atentamente. Brian
nunca dejaría de ser un infante de marina y Dominic no dejaría de pertenecer al
FBI. Nunca. Eso era bueno y malo, en ambos casos. 
–Eso es un servicio de inteligencia financiado con fondos privados
–Fondos privados?–, preguntó Brian. –Cómo demonios...?
–Ya verás cómo funciona, y cuando lo veas, te sorprenderás de lo fácil que
es. Aquí Y ahora se trata de qué hacen
–Matan gente–, dijo Dominic de inmediato. Las palabras parecieron salir
solas de su boca. 
–Por qué crees eso?–, preguntó inocentemente Alexander. 
–Es un equipo pequeño. A juzgar por el estacionamiento, somos los únicos
que estamos aquí. No tengo suficiente experiencia para ser un agente experto.
Lo único que hice fue eliminar a un tipo, y al día siguiente estaba en el cuartel
general hablándole a un director asistente, y un par de días después, me envían
a DC y de ahí, aquí. Este es un lugar muy, muy especial, muy, muy pequeño y
tiene aprobación para sus actividades en el nivel más alto. Aquí no venden bo­
nos del gobierno, ¿verdad?
–Tu informe dice que tienes habilidad analítica–, dijo Alexander. –Puedes
aprender a mantener la boca cerrada?

— 68 —
–No creo que eso sea particularmente necesario aquí. Pero sí, sé hacerlo
cuando hace falta–, dijo Dominic. 
–Bien, aquí va el primer discurso. Ustedes saben lo que significa negro,
¿verdad? Significa un programa o proyecto que el gobierno no reconoce. Hacen
de cuenta que no existe. El Campus lleva eso un paso más allá: realmente no
existimos. No hay ni un solo documento en poder de ningún empleado del go­
bierno que diga ni una sola palabra acerca de nosotros. A partir de este momen­
to,   ustedes,   caballeros,   no   existen   más.   Claro   que   usted,   capitán   –o   ya   es
mayor?– Caruso cobrará  su paga,  que le  será depositada directamente en la
cuenta bancaria que use esta semana, pero ya no es infante de marina. Está en
una misión externa, de naturaleza desconocida. y usted, agente especial Caru­
so...
–Ya lo sé. Me lo dijo Gus Werner
Alexander asintió. –Ambos dejarán sus documentos de identificación ofi­
cial, placas identificatorias, todo, aquí antes de partir. Tal vez puedan conservar
sus nombres, pero un nombre no es más que dos palabras y de Jodas formas,
nadie cree en nombres en este negocio. Eso fue un cosa divertida que me ocurrió
cuando hacía trabajos de campo para la Agencia. Durante una misión me cam­
bié el nombre sin siquiera pensarlo. Como un actor. De pronto, era Macbeth, y
se suponía que debía ser Hamlet. Pero no pasó nada malo y no morí al final de
la obra
–Qué es exactamente lo que haremos?–, preguntó Brian. 
–Más que nada, trabajo de investigación. Rastrear dinero. El Campus es
particularmente bueno en ese aspecto. Ya se enterarán de cómo y por qué. Es
probable que trabajen juntos. Tú, Dominic, te harás cargo de todo el trabajo in­
vestigativo pesado. Tú, Brian, lo apoyarás físicamente, y de paso aprenderás a
hacer lo que hace... ¿Cómo lo llamaste hace un momento?
–Oh, ¿se refiere a Enzo? Le digo así porque cuando tuvo su primera licen­
cia de conductor, le gustaba demasiado la velocidad. Por Enzo Ferrari
Dominic señaló a su hermano y rió. –Él es Aldo por lo atildado que es para
vestir. Como en esa publicidad de vino, Aldo Celia: 'no es esclavo de la moda'. Es
una broma de familia
–Okay, ve a Brooks Brothers y vístete mejor–, le dijo Pete Alexander a
Bnan. –Tus identidades serán, sobre todo, la de hombre de negocios y turista.
Así que deberás vestir bien, aunque no como el príncipe de Gales. Ambos se de­
jaran crecer el pelo, especialmente tú, Aldo
Brian se pasó la mano por su cabeza casi afeitada. Lo marcaba como in­
fante de marina de los Estados Unidos en cualquier lugar del mundo civilizado.
Podía haber sido peor. Los Rangers del Ejército eran aún más exagerados con

— 69 —
sus cortes de cabello. En más o menos un mes Brian parecería un ser humano
normal. –Maldición, deberé comprarme un peine
–Cuál es el plan?
–Por ahora, relajarse y acomodarse. Mañana nos despertamos temprano
para verificar que estén en un estado físico decente. Luego, evaluación de habi­
lidad con armas y las clases de escritorio. Supongo que ambos saben manejar
computadoras
–Por qué lo pregunta?–, dijo Brian. 
–El Campus funciona más que nada como una oficina virtual. Se los pro­
veerá de computadoras con módem incorporado, y así se comunicarán con la ofi­
cina central
–¿Y la seguridad?–, preguntó Dominic. 
–Las máquinas tienen incorporados buenos sistemas de seguridad. Si hay
forma de violarlos, aún nadie ha dado con ella
–Es bueno saber que es así, –observó, dubitativo, Enzo. 
–¿Usan computadoras en el Cuerpo, Aldo?
–Sí, tenemos todos los adelantos de la ciencia, hasta papel higiénico.

–Así que su nombre es Mohammed?–, preguntó Ernesto. 
–Correcto, pero por ahora, llámeme Miguel–. A diferencia de Nigel, era un
nombre que no le costaría recordar. No había comenzado por invocar la bendi­
ción de Alá para esa reunión. Estos infieles no habrían comprendido. 
–Su inglés es... bueno, suena como si usted fuera inglés
–Me eduqué allí– ,explicó Mohammed. –Mi madre era inglesa, mi padre
era saudita. Ambos murieron
–Sentido pésame–, dijo Ernesto con dudosa sinceridad. –Bien, ¿en qué po­
demos sernos mutuamente útiles?
–Le   conté   a   Pablo,   aquí   presente,   de   qué   se   trata   la   idea.   ¿No   se   lo
explicó?
–Sí, lo hizo, pero quiero que me lo diga usted. Entienda que represento a
otras seis personas que comparten mis intereses comerciales.
–Entiendo. ¿Está facultado para negociar en nombre de todos?
–No por completo, pero les transmitiré lo que usted diga –no es necesario
que se reúna con todos ellos– y hasta ahora nunca han rechazado mis sugeren­

— 70 —
cias. Si llegamos a un acuerdo, podemos ratificarlo en su totalidad para el fin de
semana.
–Muy bien. Ya sabe qué intereses represento yo. También yo estoy facul­
tado para llegar a un acuerdo. Igual que usted, tengo una nación enemiga al
norte de aquí. Cada vez presionan más a mis amigos. Queremos responder y
dispersar esa presión hacia otro lado.
–Nuestra situación es muy parecida–, observó Ernesto. 
–Por lo tanto, a ambos nos conviene generar inquietud y caos en los Esta­
dos Unidos. El nuevo Presidente norteamericano es un hombre débil. Los débi­
les recurren a la fuerza antes que los fuertes. Aunque no la usen eficientemen­
te, pueden llegar a molestar.
–Nos preocupan sus sistemas de recolección de inteligencia. ¿A ustedes
también?
–Hemos aprendido a ser cautos–, repuso Mohammed. –Lo que no tenemos
es una buena infraestructura en los Estados Unidos. Por eso necesitamos asis­
tencia.
–¿No la tienen? Me sorprende. Las noticias no hacen más que hablar de
informes sobre cómo el FBI y otras agencias siguen sus pistas y vigilan a su
gente fronteras adentro.
–Por ahora, persiguen sombras y siembran la discordia en su propio país
al hacerlo. Complica la construcción de una red adecuada para llevar a cabo ac­
ciones ofensivas.
–¿La naturaleza de tales operaciones no nos concierne?–, preguntó Pablo. 
–Correcto. Claro que no se trata de nada que no hayan ya hecho ustedes–.
Aunque no dijo en los Estados Unidos. Aquí, en Colombia, la guerra estaba de­
clarada, pero se cuidaban de extralimitarse en los Estados Unidos, su nación
“cliente”. Mejor así. Habría sido totalmente opuesto a la política que seguían. La
seguridad en las operaciones era un concepto que ambos bandos entendían a la
perfección. 
–Entiendo–, dijo el jerarca del Cartel. No era tonto. Mohammed lo veía en
sus ojos. El árabe no tenía intención de subestimar a esos hombres ni a sus ca­
pacidades... 
Tampoco creería que se trataba de amigos. Sabía que podían ser tan des­
piadados como sus propios hombres. Quienes negaban a Dios podían ser tan pe­
ligrosos como quienes actuaban en Su Nombre. 
–Así que, ¿qué nos puede ofrecer?

— 71 —
–Hace tiempo que operamos en Europa–, dijo Mohammed. –Ustedes quie­
ren expandir su mercado hacia allí. Nosotros tenemos una red extremadamente
segura allí desde hace veinte años. Los cambios en el comercio europeo –la dis­
minución de la importancia de las fronteras y esas cosas–los favorece a ustedes,
como nos favoreció a nosotros. Tenemos una célula en la ciudad portuaria de Pi­
reo que se puede adaptar fácilmente a sus necesidades, así como contactos en
las compañías de transporte terrestre internacional. Si pueden transportar ar­
mas y personas para nosotros, sin duda no les será muy dificil transportar los
productos de ustedes
–Necesitaremos una lista de nombres, la gente con quien podamos discu­
tir los aspectos técnicos del negocio–, dijo Ernesto. 
–Aquí   la   tengo–,   Mohammed   señaló   su   computadora   portátil.   –Están
acostumbrado a hacer negocios a cambio de dinero–. Vio que sus interlocutores
asentían sin preguntar cuánto. Estaba claro que ése no era motivo de preocupa­
ción para ellos. 
Ernesto y Pablo pensaban: había más de trescientos millones de personas
en Europa y sin duda muchas de ellas sin duda disfrutarían de la cocaína co­
lombiana. Había Estados europeos que incluso permitían el uso de drogas en
ambientes discretos, controlados –y tasados–. El dinero en juego por el momen­
to no era suficiente como para obtener una ganancia razonable, pero sí tenía la
ventaja de contribuir a crear una atmósfera propicia. y nada, ni siquiera la he­
roína de calidad medicinal era tan bueno como la coca andina. Pagarían en eu­
ros por obtenerla y, con el tiempo, la empresa llegaría a ser rentable. El peligro,
por supuesto, estaba en la distribución. Sin duda, algunos vendedores callejeros
descuidados resultarían arrestados y algunos hablarían. De modo que las áreas
de distribución mayorista y venta al por menor debían estar compartimentadas,
pero eso era algo que sabían hacer. Por más profesionales que fuesen los policí­
as europeos, no podían ser demasiado diferentes de los estadounidenses. Inclu­
so, algunos de ellos estarían muy contentos de aceptar los euros del Cartel para
aceitar el procedimiento. Negocios son negocios. y si ese árabe podía ayudar –
gratis, lo que era realmente notable– mejor. Ernesto y Pablo no reaccionaron ff­
sicamente a la oferta que se les acababa de hacer. Si alguien los hubiera visto,
los habría supuesto aburridos. Claro que no era ése el caso. Ese ofrecimiento les
caía del cielo. Se les abría un mercado totalmente nuevo y con los ingresos que
eso traería, tal vez pudieran comprarse todo el país. Deberían aprender una
nueva forma de hacer negocios, pero tenían dinero como para experimentar y
eran seres adaptables: algo así como peces que nadaran en un mar de campesi­
nos y capitalistas. 
–¿Cómo contactamos a esas personas?–, preguntó Pablo. 
–Mi gente hará las presentaciones necesarias

— 72 —
Cada vez mejor, pensó Ernesto. 
–¿Y qué servicios requerirán de nosotros?–, preguntó al fin. 
–Necesitaremos   que   nos   ayuden   a   meter   gente   en   los   Estados   Unidos.
¿Cómo lo haríamos?
–Si se refiere a llevar personas desde su parte del mundo a los Estados
Unidos, lo mejor es traerlos primero a Colombia: de hecho aquí, a Cartagena.
Luego, nos ocuparemos de enviarlos a otros países hispano­hablantes del norte.
Por ejemplo, Costa Rica. Desde allí, si contamos con documentación de viaje
confiable, pueden ingresar directamente por avión, en una aerolrnea estadouni­
dense o a través de México. Si tienen apariencia latina y hablan en castellano,
se los puede hacer entrar por la frontera mexicano­estadounidense. Es exigente
en lo ffsico, y algunos pueden ser capturados, pero si eso ocurre, simplemente
serán regresados a México y lo intentarán otra vez. O, siempre con documentos
apropiados, pueden simplemente cruzar la frontera a pie a San Diego, Califor­
nia. Una vez en Norteamérica, será cuestión de mantener la fachada. Si ti dine­
ro no es problema...
–No lo es–, aseguró Mohammed. 
–Le pagan a un abogado local –no son muchos los que tienen escrúpulos–
y disponen la compra de una casa segura local que les sirva como base de opera­
ciones. Discúlpeme –ya acordamos que sus operaciones no nos conciernen– pero
si me dieran alguna idea de cuáles son sus planes, tal vez pudiera ayudarlos. 
Mohammed pensó durante un momento y luego explicó. 
–Entiendo. Su gente debe de estar muy motivada para hacer cosas–, ob­
servó Ernesto. 
–Lo está–. ¿Cómo podía dudarlo? se preguntó Mohammed. 
–Y si planean bien las cosas y no pierden la cabeza, hasta pueden salir
con vida. Pero nunca se debe subestimar a las agencias de policía estadouniden­
ses. En nuestro negocio, podemos llegar a arreglos financieros con algunas, pero
en su caso, es muy poco probable que sea así'. 
–Lo sabemos. Idealmente, queremos que nuestra gente sobreviva, pero la­
mentablemente, deberemos perder algunos. Saben a qué se arriesgan–. No les
habló del paraíso. Esa gente no lo entendería. El Dios al que edoraban cabía en
sus billeteras. 
¿Qué clase de fanático desperdicia así a su gente?, se preguntó Pablo. Sus
hombres se arriesgaban a sabiendas, comparaban, sus ganancias con las conse­
cuencias de fracasar y decidían por cuenta propia. Estos no. Bueno, no siempre
se puede escoger a la gente con la que uno hace negocios. 

— 73 —
–Muy bien, entonces. Tenemos cierta cantidad de pasaportes norteameri­
canos en blanco. Es responsabilidad suya asegurarse de que la gente que envíen
hable buen inglés o castellano y que se sepa presentar adecuadamente. Confío
en que ninguno de ellos tome lecciones de vuelo–, bromeó Ernesto. 
Mohammed lo tomó en serio. 
–El momento para eso ya pasó. En mi campo de actividades es difícil repe­
tir un éxito
–Afortunadamente, tenemos distintos intereses–, respondió Ernesto. Era
cierto. Podía enviar cargas a todo Estados Unidos mediante buques mercantes y
camiones. Si se perdía uno y se descubría cuál era su destino, había abundante
protección legal en América para sus empleados de bajo rango. Sólo los que no
eran inteligentes iban a la cárcel. Con el correr de los años, había aprendido a
derrotar a los perros entrenados para oler droga y a los demás procedimientos
de detección. Lo importante es que estaban dispuestos a emplear gente dispues­
ta a correr riesgos y que la mayor parte de ellos sobrevivía y podía pasar a reti­
ro en Colombia, donde se integraban  en  la clase media acomodada,  con  una
prosperidad resultante de un pasado distante, olvidado, que ni se repetiría ni se
mencionaba. 
–Bien–, dijo Mohammed. –¿Cuándo comenzamos a operar?
Está ansioso, notó Ernesto. Pero le seguiría la corriente. Hiciese lo que hi­
ciese, contribuiría a distraer recursos de las operaciones anticontrabando yeso
era bueno. Las relativamente escasas bajas que se produ– cían en las operacio­
nes de cruce de fronteras y que ya había aprendido a soportar, disminuirían aún
más. El precio callejero de la cocaína bajaría, pero de algún modo la demanda
aumentaría, de modo que no habría una baja neta del ingreso por ventas. Esa
sería la ventaja táctica. Aun mejor, los Estados Unidos se interesarían menos
por Colombia y enfocaría sus operaciones de inteligencia en otra dirección. Esa
sería la importancia estratégica de la empresa... 
Y siempre le quedaba la opción de transmitirle información a la CIA. Po­
día decir que los terroristas habían aparecido de improviso en su campo de ope­
raciones, y que ni siquiera el Cartel podía aprobar lo que éstos hacían. Mientras
que esto no le bastaría para ser amado por los norteamericanos, tampoco le ven­
dría mal. y en cuanto a los suyos que hubieran ayudado a los terroristas, se po­
día ocupar de ellos internamente por así decirlo. A los estadounidenses eso les
agradaría. 
De modo que había un real aspecto positivo, y un aspecto negativo contro­
lable. En términos generales, decidió, parecía tratarse de una operación valiosa
y provechosa. 

— 74 —
–Señor Miguel, les propondré esta alianza a mis colegas, recomendándoles
que la adoptemos. Tendrá una decisión final para fines de semana. ¿Se quedará
en Cartagena o viajará?
–Prefiero no quedarme demasiado tiempo en un lugar. Parto mañana. Pa­
blo puede hacerme llegar su decisión vía Internet. Por ahora, le agradezco por
esta cordial reunión de negocios
Ernesto se puso de pie y le estrechó la mano. Decidió que a partir de ese
momento consideraría a Miguel como un hombre de negocios de un área similar
a la suya, pero que no competía con ésta. Ciertamente no un amigo, pero sí un
aliado conveniente. 

–Cómo demonios obtuvieron esto?–, preguntó Jack. 
–Oíste hablar de una compañía llamada INFDSEC?–, fue la respuesta de
Rick Bell. 
–Se dedican a encriptar, ¿no?
–Correcto. Information Systems Security Company. La compañía tiene su
sede cerca de Seattle. Tienen el mejor programa de información segura que exis­
te. La dirige un ex jefe de la División 7 de Fort Meade. El y tres colegas funda­
ron la compañía hace tres años. No estoy seguro de que la NSA pueda descifrar­
lo, a no ser que lo logren con la fuerza bruta de sus nuevos equipos Sun. Casi to­
dos los Bancos del mundo lo usan, en particular los de Liechtenstein y el resto
de Europa. Pero hay una puerta secreta en el programa
–Y nadie dio con ella?–, con el transcurso de los años, quienes compraban
programas de computadora habían aprendido a contratar expertos externos que
recorriesen esos programas línea a línea para defenderse de los ingenieros de
software bromistas, que eran demasiados. 
–Esos tipos de la NSA saben encriptar–, respondió Bell. –No tengo idea de
qué hay ahí dentro, pero estos tipos aún tienen sus viejos uniformes de la NSA
colgando en el vestidor, ¿me entiendes?
–Y   Fort   Meade   escucha,   y   nosotros   obtenemos   lo   que   ellos   averiguan
cuando lo transmiten por fax a Langley–, dijo Jack. –¿En la CIA son buenos
para rastrear dinero?
–No tanto como los nuestros
–Hace falta un ladrón para atrapar a otro ladrón, ¿verdad?

— 75 —
–Es útil saber cómo piensa el adversario–, confirmó Bell. –Ésta no es una
comunidad grande. Demonios, los conocemos a casi todos, estamos en el mismo
negocio, ¿no?
–Y eso hace que yo sea un recurso más, ¿no?–, preguntóJack. Para la ley
estadounidense, él no era un príncipe, pero los europeos aún pensaban en esos
términos. Se inclinaban ante él y se desesperaban por estrecharle la mano, lo
habrían considerado un joven promisorio aunque hubiera sido un idiota, y bus­
carían caerle en gracia, ante todo por la posibilidad de que pudiera servirles de
útil recomendación. Claro que eso era corrupción, o al menos la atmósfera en
que ésta crece. 
–Qué aprendiste en la Casa Blanca?–, preguntó Bell. 
–Alguna que otra cosa–, respondióJack. Más que nada, había aprendido
cosas de Mike Brennan, quien detestaba cordialmente las tonteras de los diplo­
máticos, por no hablar  de las diarias intrigas políticas. Brennan  solía tratar
esos temas con sus colegas extranjeros, quienes veían que eso también ocurría
en sus propias capitales y que, detrás de la inexpresiva fachada que sus puestos
los obligaban a adoptar, tenían opiniones bastante parecidas a la suya. Proba­
blemente, pensóJack, había sido una mejor manera de aprender que la que tuvo
su padre. No se había visto obligado a aprender a nadar mientras luchaba por
no ahogarse. Era un tema que su padre no tocaba, a no ser cuando se irritaba
por la corrupción. 
–Cuidado cuando hables  de esto con Gerry–, dijo  Bell. –Le gusta  decir
cuán limpio y recto es el mundo de las finanzas en comparación
–A papá él le cae bien. Supongo que se parecen un poco
–No–, corrigió Bell, –se parecen mucho
–Hendley dejó la política debido al accidente, ¿no?
Bell asintió. –Así es. Espera a tener esposa e hijos. Es el golpe más grande
que pueda sufrir un hombre. Peor que nada que puedas imaginar. Tuvo que ir a
identificar los cuerpos. No fue bonito. Algunos se matarían tras un golpe así. No
él.   Había   estado   considerando   postularse   para   la   Casa   Blanca,   pensó   que
Wendy sería buena Primera Dama. Tal vez sí, pero su interés por ese cargo mu­
rió junto a su familia–. No dijo más. La gente del Campus protegía a su jefe, o al
menos la reputación de éste. Lo tenían por un hombre que merecía lealtad. Na­
die había pensado que hubiese una línea de sucesión en el Campus. Nadie había
pensado con tanta anticipación, y el tema no se trataba en las reuniones de di­
rectorio. Como sea, éstas nunca trataban de asuntos de negocios. Se preguntó si
John Patrick Ryan Jr. notaría esa carencia en la fachada del Campus. –Bien–,
dijo Bell –¿Cómo encuentras todo hasta ahora?

— 76 —
–Leí las transcripciones de las cosas que se dicen unos a otros los presi­
dentes de los Bancos centrales. Es  sorprendente  qué  venales son muchas  de
esas cosas–. Jack se detuvo. –Ah, sí. No debería sorprenderme,¿verdad? 
–Siempre que la gente controla mucho dinero o mucho poder, es de espe­
rar algún grado de corrupción. Lo que me sorprende es como su amistad cruza
fronteras. Muchos de estos tipos sacan provecho en lo personal cuando las mo­
nedas de sus paises resulta perjudicada, aun cuando esto perjudica a sus com­
patriotas. En la antiguedad, los nobles solían sentirse más a sus anchas con no­
bles de otros paises que con campesinos que trabajaban en sus feudos y le res­
pondían a su mismo rey. Esa característica sigue en pie, al menos allí. Aquí los
grandes industrials trabajan juntos para influir sobre el congreso, pero no es
frecuente que sobornen a los congresales y no intercambian secretos. No es im­
posible de que se conspire a ese nivel, pero cuando eso ocurre, no se puede man­
tener en secreto durante mucho tiempo. Se involucra a demasiada gente y todos
tienen boca. A la prensa, nada le gusta mas que los escándalos, aquí o allá y
prefieren exponer a un delincuente rico que a un ministro del gabinete. Es que,
a fin de cuentas, éste ultimo es una buena fuente. El otro solo es un delincuente.
–Y como se aseguran ustedes de que su propia gente sea honesta? 
Buena pregunta, pensó Bell, y una que lo preocupaba mucho, aunque no
se hablaba de ella a menudo. 
–Les pagamos muy bien a todos y todos son parte de un grupo de inver­
sion, lo cual hace que se sientan cómodos. El retorno annual ha sidode aproxi­
madamente el diecinieve por ciento en el transcurso de los ultimos años
–No está mal–, dijo Junior, quitándole importancia. –Todo legal?
–Depende de a qué abogado se lo preguntes, pero ningún fiscal de los Es­
tados Unidos demostrará demasiada preocupación y lo manejamos con mucho
cuidado. No nos gusta la codicia. Podríamos hacer que este lugar fuera lo más
exitoso desde Ponzi, pero si así lo hiciéramos, se notaría. Así que no nos jacta­
mos de nada. Ganamos lo suficiente para financiar nuestras operaciones y man­
tener satisfecha a nuestra tropa– . También investigaban las finanzas de los
empleados y cómo éstos invertían, si es que lo hacían. La mayor parte no lo ha­
cía, aunque algunos administraban cuentas a través de la oficina lo cual, una
vez más, daba ganancia pero no en exceso. –Nos tienes que dar los números de
cuenta y los códigos de todas tus finanzas personales y nuestras computadoras
las vigilarán
–Tengo un fondo de inversión que me puso papá, pero lo maneja una fir­
ma de contadores de Nueva York. Me da un buen interés, pero no puedo acceder
al capital. Sin embargo, lo que yo haga por mi cuenta es mío, a no ser que se lo
entregue a los contadores. Ellos lo incorporan al capital y me envían una rendi­

— 77 —
ción de cuentas cada quincena. Cuando llegue a los treinta, podré administrado
por mi cuenta
Sin embargo, los treinta estaban demasiado lejos del jovenJack para que
eso lo preocupara por el momento. 
–Lo sabemos–, lo tranquilizó Bell, –no es que no confiemos. Es que quere­
mos aseguramos de que nadie se haya hecho adicto a los juegos de azar
Es probable que quienes inventaron los juegos de azar hayan sido los me­
jores matemáticos de todos los tiempos, pensó Bell. Ofrecían el suficiente incen­
tivo como para engañarte creyendo que ganarías. Era la más peligrosa de las
drogas y había sido creada por la mente humana. Eso también se llama “ego”.
–Así que comienzo del lado 'blanco' del establecimiento. Me ocupo de fluc­
tuaciones de divisas y cosas así, dijo Jack. 
Bell asintió. –Así es. Debes empezar por aprender el idioma
–Me parece justo–. Su padre había tenido comienzos mucho más humil­
des, como administrador de cuentas junior en Merril Lynch, encargado de bus­
car nuevos clientes. Empezar de abajo tal vez fuera malo para el ego, pero era
bueno para el alma. Su padre acostumbraba sermonearlo sobre la Virtud de la
Paciencia. Decía que era muy difícil de adquirir, aún después de adquirida. Pero
el juego tenía sus reglas, aún en este lugar. Especialmente en este lugar se dio
cuentaJack al pensado. Se preguntó qué le pasaba a la gente del Campus que se
pasaba de la raya. Probablemente nada bueno. 

–Buon  vino–,  observó   Dominic.  –Para  un  organismo  gubernamental,  la


bodega no es nada mala–. El año que exhibía la etiqueta de la botella era 1962,
mucho antes de que nacieran él y su hermano,.. de hecho, hacía tanto que su
madre recién empezaba a considerar la escuela secundaria Mercy, a pocas cua­
dras de la casa de sus abuelos en el bulevar Loch Rayen en Baltimore... proba­
blemente en tomo al fin de la última edad de hielo. Pero Baltimore quedaba
muy lejos de Seattle, donde habían crecido. –¿Cuán viejo es este lugar?–, le pre­
guntó a Alexander. 
–¿La propiedad? De antes de la Guerra de Secesión. La casa se comenzó a
construir en el siglo XVIII. Se incendió y fue reconstruida en 1882. El gobierno
la adquirió antes de que Nixon resultara elegido. El propietario era un viejo in­
tegrante del DSS, J. Donald Hamilton, que trabajó con Donovan y su equipo. La
vendió por un buen precio, se mudó . Nuevo México y murió allí en 1986, creo
que a los noventa y cuatro años. Dicen que fue un tipo que hizo mucho en su
momento, estuvo en la Primera Guerra Mundial y ayudó a Wild BilI a luchar

— 78 —
contra los nazis. Hay un retrato suyo en la biblioteca. Parece un tipo ante el
cual uno se va a un lado. Y sí, sabía de vinos. Este es toscano. 
–Va bien con la ternera–, dijo Brian. Él había cocinado. 
–Esta ternera queda bien con cualquier cosa. ¿No te enseñaron eso en in­
fantería de marina?–, observó Alexander. 
–Lo aprendí de papá. Cocina mucho mejor que mamá–, explicó Dominic. –
Son cosas del país de origen, y ese viejo hijo de puta del abuelo, también lo hace
bien. ¿Qué edad tiene, Aldo, ochenta y dos?
–Cumplidos el mes pasado–, confirmó Brian. –Qué tipo más raro, atravie­
sa todo el mundo para ir a dar a Seattle, y una vez que llega ahí, nunca abando­
na la ciudad en sesenta años
–Vive en la misma casa desde hace cuarenta años–, agregó Dominic, –a
una cuadra del restaurante
–Esta receta de ternera es suya?
–Claro que sí, Pete. Su familia es de Florencia, Fui allí cuando me detuve
en Nápoles con la fuerza naval del Cuerpo de Infantería de Marina en el Medi­
terráneo. Su primo tiene un restaurante cerca del Ponte Vecchio Cuando supie­
ron quién era yo, enloquecieron dándome de comer. Sabes, a los italianos les en­
cantan los infantes de marina
–Debe de ser por el traje verde, Aldo–, dijo Dominic. 
–Tal vez sea por mi aspecto varonil, Enzo, ¿no se te ocurrió pensarlo? –
preguntó el capitán Caruso. 
–Seguro–, dijo el agente especial Caruso, tomando otro bocado de su ter­
nera alla francesa. –Aquí está el nuevo Rocky
–¿Siempre son así, muchachos?–, preguntó Alexander. 
–Sólo cuando bebemos–, replicó Dominic, y su hermano rió. 
–Enzo no tiene cabeza para la bebida. Nosotros, los infantes de marina,
podemos hacer cualquier cosa
–¿Tengo que aceptar esto de alguien que cree que la Miller Lite realmente
es cerveza?–, le preguntó el Caruso del FBI al aire. 
–Saben–, dijo Alexander, –se supone que los mellizos se parecen
 –Sólo los gemelos idénticos. Mamá produjo dos óvulos ese mes. Hasta que
tuvimos uno o dos años, mamá y papá se confundían. No somos tan parecidos,
Pete–. Dominic dijo esto con una sonrisita que su hermano compartió. 
Pero Alexander sabía que no era así. Sólo se vestían diferente, y no por
mucho tiempo. 

— 79 —
  

CAPÍTULO 5

Alianzas 
Mohammed tomó el primer vuelo de Avianca a Ciudad de México y allí es­
peró el British Airways 242 a Londres. Se sentía a salvo en los aeropuertos,
donde todo era anónimo. Tenía que cuidarse con la comida, pues México era una
nación de infieles, pero la sala de espera de primera clase lo protegía de esa bar­
barie cultural y los muchos policías armados cuidaban de que gente parecida al
propio Mohammed no interrumpiera lo que pudiera haber de placentero allí. De
modo que escogió un asiento arrinconado, lejos de las ventanas y leyó un libro
que había adquirido en uno de los negocios, tratando de no aburrirse mortal­
mente. Nunca leía el Corán en un lugar así, ni tampoco nada acerca de Medio
Oriente, no fuera a ser que alguien le hiciera alguna pregunta. No, tenía que vi­
vir  su fachada  como  cualquier  otro agente de inteligencia  professional,  si  no
quería correr el riesgo de terminar como Greengold, el judío de Roma. Moham­
med era cuidadoso hasta cuando iba al baño, pues alguien podía hacerlo víctima
de su mismo truco. 
Ni siquiera usaba su laptop, aunque no le faltaba ocasión de hacerlo. Le
parecía mejor sentarse sin hacer nada. En veinticuatro horas estaría otra vez en
el continente europeo. Pensó que pasaba la mayor parte de su tiempo en el aire.
No tenía hogar, sólo una serie de casas seguras, poco confiables en realidad.
Arabia Saudita estaba cerrada para él y lo había estado durante los últimos cin­
co años. Afganistán era un lugar igualmente prohibido. Era curioso que los úni­
cos sitios donde podía encontrar algo parecido a la seguridad fueran los países
cristianos de Europa. que los musulmanes habían intentado conquistar en vano
tantas veces. Esos países eran casi suicidas en su apertura a los extranjeros y
uno podía desaparecer en ellos sin demasiada dificultad, en realidad, práctica­
mente ninguna si se tenía dinero. Era gente tan abiertamente autodestructiva,
tan temerosa de ofender a quienes preferirían verlos muertos a ellos y a sus ni­
ños  y  a toda  su cultura  destruida. Una  visión agradable,  pensó  Mohammed,
pero no vivía en un sueño. Más bien trabajaba por un sueño. La lucha se prolon­
garía más allá de su vida. Triste, tal vez, pero cierto. Pero era mejor servir a
una causa que a intereses personales. De ésos, ya había demasiados en el mun­
do. 
Se preguntó qué estarían diciendo y pensando sus presuntos aliados acer­
ca de la reunión del día anterior. Sin duda, no eran verdaderos aliados. Sí, claro
que compartían enemigos, pero eso no es lo que define a una alianza. Facilitarí­
an –tal vez– las cosas, pero nada más que eso. Sus hombres no ayudarían a los

— 80 —
suyos en ninguna empresa seria. A lo largo de la historia ha quedado demostra­
do que los mercenarios no son soldados realmente efectivos. Para combatir efec­
tivamente, hay que creer. Sólo un creyente arriesga su vida, porque el creyente
no teme a nada. Tiene a Alá de su lado. ¿Qué había, pues, que temer? Sólo una
cosa, reconoció. El fracaso. Fracasar no era una opción. Los obstáculos entre él y
el éxito eran cosas con las cuales lidiar en la forma más conveniente. Sólo cosas.
No personas. No almas. Moharnmed sacó un cigarrillo del bolsillo y lo encendió.
Al menos en ese sentido, México era un país civilizado, aunque prefirió no espe­
cular con respecto a qué hubiera dicho el Profeta sobre el tabaco. 

–Es más fácil en un auto, ¿no, Enzo?–, le dijo burlonamente Brian a su
hermano cuando atravesaron la línea de llegada. La carrera de tres millas no
era gran cosa, pero para Dominic, quien acababa de pasar por la máxima pun­
tuación de la evaluación de aptitud física para el FBI, había sido un poco larga. 
–Mira, pavo–, jadeó Dominic, –yo debo correr justo más rápido que los sos­
pechosos que persigo.
–En   Afganistán   te   habrían   matado–.   Ahora,   Brian   corría   hacia   atrás,
para observar mejor cómo se esforzaba su hermano. 
–Es probable–, admitió Dominic. –Pero no hay afganos que asalten Ban­
cos en Alabama y Nueva Jersey–. Dominic nunca había tenido nada que envi­
diarle a su hermano en materia de estado atlético, pero era evidente que la in­
fantería de marina entrenaba más duro que el FBI. ¿Pero qué tal sería con la
pistola? Al menos, habían terminado y caminó hacia atrás hasta la casa. 
–¿Pasamos?–, le preguntó Brian a Alexander en cuanto entró. 
–Tranquilos, los dos. Ésta no es la Escuela de Rangers, muchachos. No
pretendemos que compitan en las olimpiadas, pero, en acción, poder escapar rá­
pido siempre viene bien
–En Quantico, el sargento Honey siempre nos decía eso–, asintió Brian. 
–¿Quién?–, preguntó Dominic. 
–Nicholas Honey, sargento maestro artillero del Cuerpo de Infantería de
Márina de los Estados Unidos y sí, es probable que le hicieran muchas bromas
por su nombre, pero no creo que nadie se las pudiera hacer más de una vez. Era
uno de los instructores de la Escuela Básica–, dijo Brian tomando una toalla y
arrojándosela a su hermano. –Es un infante de marina muy duro. Pero decía
que escapar es la principal habilidad que debe tener un infante
–La pusiste en práctica?–, preguntó Dominic. 

— 81 —
  –Sólo estuve en combate en una ocasión, que se prolongó durante unos
dos meses. Lo que más hacíamos era mirar cabras montesas que sufrian ata­
ques al corazón de lo empinadas que son esas jodidas montañas
–Tan malo es?
–Peor–, intervino Alexander. –Pero combatir en la guerra es para mucha­
chos, no para adultos sensatos. Piensa, agente Caruso, que cuando uno va allí,
además de todo debe cargar con unos treinta kilos de equipo
–Debe de ser divertido–, le dijo Dominic a su hermano, no sin respeto. 
–Mucho. Bien, Pete, ¿qué otras cosas agradables tenemos planeadas para
hoy?
–Antes, dúchense–, aconsejó Alexander. Ahora que tenía la certeza de que
ambos estaban en un estado físico razonable, si bien no había dudado de que se­
ría así, y, de todas maneras, eso no era tan importante, a pesar de lo que había
dicho– podían dedicarse a los asuntos duros. Los asuntos importantes. 

–El dólar va a caer–, le dijo Jack a su nuevo jefe. 
–¿Cuánto?
–Apenas un arañazo. Los alemanes van a devaluar el dólar contra el euro,
por valor de unos quinientos millones
–¿Es mucho?–, 'preguntó Sam Granger. 
–¿Me lo preguntas a mí?–, respondió Jack. 
–Así es. Debes tener una opinión. No importa si aciertas, pero debe tener
sentido
Jack Ryan jr. entregó los textos de las comunicaciones interceptadas. 
–Este tal Dieter habla con su par francés. Habla como si se tratara de una
transacción de rutina, pero el traductor dice que hay cierta agresividad en su
voz. Hablo un poco de alemán, pero no tanto como para detectar esos matices–,
le dijo el joven Ryan a su jefe. 
–No puedo decir que entienda por qué los alemanes y los franceses habían
de estar en alguna conspiración contra nosotros
–Es conveniente para los actuales intereses alemanes estar en buenos tér­
minos con los franceses. Como sea, no percibo una alianza bilateral a largo pla­
zo. Fundamentalmente, los franceses temen a los alemanes y los alemanes des­
precian a los franceses. Pero los franceses tienen ambiciones imperiales, mejor
dicho, siempre las han tenido. Mira cómo es su relación con los Estados Unidos.

— 82 —
Parece que fueran una hermana y un hermano de unos doce años de edad. Se
aman, pero no se llevan bien. Alemania y Francia, es similar, pero más comple­
jo. Los franceses acostumbraban patearles el culo, pero luego los alemanes se
organizaron y los que patearon el culo fueron ellos, y los.dos países tienen mu­
cha memoria. Esa es la maldición de Europa. Tienen una larga historia de liti­
gios y les cuesta olvidarla
–¿Y eso qué tiene que ver con esto?–, preguntó el joven Ryan. 
–En forma directa, absolutamente nada, pero sí como trasíondo. Tal vez el
banquero alemán quiere aproximarse al otro para alguna jugada futura. Tal vez
el francés quiere hacerle creer que se están aproximando, para que el Banco
central francés gane algún punto en Berlín. Este es un juego extraño. Si le pe­
gas demasiado duro a tu adversario, no querrá jugar más contigo y, además,
hay que procurar no hacerse enemigos. A fin de cuentas, es como un juego de
póquer entre vecinos. Si te va demasiado bien, te haces enemigos, y no será tan
divertido vivir ahí porque nadie querrá ir a jugar a tu casa. Si eres el menos in­
teligente de la mesa,los demás se unirán contra ti de la forma más amable que
puedan y te desplumarán; no tanto por hacerte daño, sino para sentirse inteli­
gentes. Así que lo que ocurre es que nadie juega al total de su capacidad, y la
cosa se mantiene relativamente amistosa. Allí todos saben que lo único que hace
falta para desatar una crisis nacional de liquidez es una huelga general y cuan­
do eso ocurre, uno necesita amigos. Olvidé decírtelo, las cabezas de los Bancos
centrales consideran que el resto de los habitantes del continente son campesi­
nos. Esto puede incluir a los jefes de Estado.
–¿Y nosotros?
–¿Los estadounidenses? Ah sí. Mal nacidos, mal educados –pero muy afor­
tunados– campesinos
–¿Con grandes pistolas?–, preguntó el joven Jack. 
–Sí, a los aristócratas siempre los ponen nerviosos los campesinos arma­
dos–, asintió Granger, ahogando una carcajada. –Allí todavía creen en la mierda
esa de. las clases. No se dan cuenta de lo malo que es eso para manejarse en el
mercado, porque resulta que los tipos importantes rara vez tienen ideas nuevas.
Pero ése no es nuestro problema
Oderint dum metuant, pensó Jack. Era una de las pocas cosas que recor­
daba del latín. Se suponía que había sido el lema personal del emperador Cayo
Calígula: 
Mientras me teman, que me odien. ¿La civilización no había progresado
más allá de eso en los últimos dos milenios? 
–¿Cuál es nuestro problema?–, preguntó. 

— 83 —
Granger meneó la cabeza. –No es eso lo que quise decir. No les gustamos
mucho –en realidad nunca les gustamos– pero al mismo tiempo no pueden vivir
sin nosotros. Algunos de ellos comienzan a creer que, con la muerte de la Unión
Soviética, pueden prescindir de nosotros, pero si realmente lo intentaran, la re­
alidad les mordería el culo tan fuerte que se lo haría sangrar. No hay que con­
fundir lo que piensa la aristocracia con lo que piensa el pueblo. Ese es el proble­
ma que tienen. Creen que la gente sigue su ejemplo, pero no es así. Siguen a sus
billeteras, y el tipo promedio de la calle se las arreglará solo, si tiene suficiente
tiempo para pensar las cosas
–Así que el Campus no hace más que ganar dinero a partir de las fantasí­
as de estos banqueros?
–Así es. Sabes, detesto los culebrones. ¿Sabes por qué?– Le respondió una
mirada de incomprensión. –Jack, porque reflejan la realidad con tanta preci­
sión. La vida real, aun a este nivel, está llena de mentiras mezquinas y de egos.
No es el amor lo que hace girar al mundo. Ni siquiera el dinero. Es la mentira
–Eh, he oído cosas cínicas, pero... 
Granger lo interrumpió alzando la manó. –Cinismo no. Es la naturaleza
humana. Lo único que no ha cambiado en diez mil años de historia. Me pregun­
to si cambiará alguna vez. Claro que también hay cosas buenas en la naturaleza
humana: nobleza, caridad, autosacrificio, en algunos casos incluso el coraje y el
amor. El amor cuenta. Mucho. Pero junto a él vienen la envidia, la concupiscen­
cia, la codicia, los siete pecados capitales. Tal vez Jesús sabía de qué hablaba
¿no?
–Esto es filosofía o teología?– Creí que se suponía que esto era el negocio
de la inteligencia, pensó el joven Ryan. 
–Cumplo cincuenta la semana que viene. Viejo demasiado pronto, inteli­
gente demasiado tarde. Un vaquero dijo eso hace como cien años–. Granger son­
rió. –El problema es que cuando uno se da cuenta de que es así, ya se es dema­
siado viejo para hacer algo al respecto
–Y qué haría, fundar una nueva religión?
Granger lanzó una carcajada mientras llenaba de nuevo su taza de café de
su máquina Gevalia personal. –No, las zarzas de mi vecindario no arden. El
problema de pensar cosas profundas es que uno debe seguir cortando el césped y
llevando la comida a casa. Y, en tu caso, proteger a tu país
–Entonces, ¿qué hacemos con lo del alemán?
Granger le echó otra mirada al texto interceptado y pensó durante un se­
gundo. 

— 84 —
–Por ahora, nada, pero recordemos que Dieter ha ganado uno o dos puntos
con Claude, y que puede querer cobrárselos en unos seis meses. El euro todavía
es demasiado reciente para que puedan saber cómo se desempeñará. Los france­
ses creen que el centro financiero de Europa se desplazará a París. Los alema­
nes, que irá a Berlín. De hecho, irá al país que tenga la economía más fuerte y
la fuerza de trabajo más eficiente. No será Francia. TIenen muy buenos ingenie­
ros, pero la población no está tan bien organizada como la alemana. Si debiera
apostar, apostaría por Berlín
–Eso no les gustará a los franceses
–No te quepa duda, Jack. No te quepa duda–, repitió Granger. –Pero bue­
no, los franceses tienen armas nucleares y los alemanes no, al menos por ahora
–¿Habla en serio?–, preguntó el joven Ryan. 
Una sonrisa. –No

  –Nos enseñaron algo de eso en Quantico–, dijo Dominic. Estaban en un
centro de compras mediano, que prosperaba sobre todo gracias a los estudiantes
de la cercana Universidad de Virginia. 
–Qué decían?–, preguntó Brian. 
–No te guedes en el mismo lugar con respecto al sujeto. Trata de alterar
tu aspecto: anteojos de sol, cosas así. Pelucas, si las hay. Chaquetas reversibles.
No lo mires fijo, pero no desvíes la mirada si te mira. Mucho mejor si hay más
de un agente por objetivo. Un solo hombre no puede seguir a alguien durante
mucho tiempo sin ser detectado. Un sospechoso entrenado es difícil de seguir
aun en condiciones ideales. Por eso las delegaciones grandes tienen los GEVs,
Grupos especiales de Vigilancia. Son empleados del FBI, pero no prestan jura­
mento   ni   llevan   armas.   Algunos   los   llaman   los   Irregulares   de   Baker   Street,
como los de Sherlock Holmes. Parecen cualquier cosa menos un policía, gente de
la calle: vagabundos  trabajadores vestidos con overoles. Pueden estar sucios.
Pueden ser mendigos. Conocí algunos una vez en la Delegación de Campo de
Nueva York, trabajan en CD y CIE: crimen organizado y contrainteligencia ex­
terior. Son profesionales, pero nunca has visto profesionales tan atípicos como
ésos
–¿A los que trabajan duro les gusta eso?–, le preguntó Brian a su herma­
no. –Digo, vigilar
–Nunca lo hice, pero por lo que cuentan, requiere muchos recursos huma­
nos, unos diez o quince hombres por sujeto, más autos, aviones, y así y todo, un

— 85 —
experto puede engañarlos a todos. Especialmente los rusos. Esos desgraciados
están bien entrenados
–Así que, ¿qué demonios se supone que hagamos?–, preguntó el capitán
Caruso. 
–Solo aprender lo fundamental–, le dijo Alexander. 
–¿Ven esa mujer la de suéter rojo?
–Cabello largo oscuro?–, preguntó Brian. 
–Ésa–, confirm6 Peter. –Determinen qué compra, qué auto tiene y dónde
vive
–Nosotros dos solos?–, preguntó Dominic. –No pide mucho, ¿no?
–¿Les dije que era un trabajo fácil?–, preguntó Alexander en tono inocen­
te. Les dio dos radiotransmisores. –Los auriculares van dentro de la oreja, los
micr6fonos se abrochan en el cuello de las camisas. TIenen un alcance de unos
tres kil6metros. Ambos tienen las llaves de sus autos–. Y con estas palabras,
parti6 a comprarse unos calzoncillos en una tienda Eddie Bauer. 
–Bienvenido a la mierda, Enzo–, dijo Brian. 
–Al menos nos dijo qué tenemos que hacer
–¿Te alcanzó con eso?
El objetivo entró en una tienda Ann Taylor. Se dirigieron hacia allí, dete­
niéndose a comprarse un café grande cada uno en Starbucks como disfraz de
ambientación. 
 –No tires la taza–, le dijo Dominic a su hermano. 
–¿Por qué?–, preguntó Brian. 
–Por si necesitaras mear. La perversidad del mundo gusta de intervenir
en planes cuidadosamente trazados como éste. Es una lección práctica de una
clase en la academia
Brian no dijo nada, pero le pareció que era una medida razonable. Se colo­
caron las radios, cerciorándose de que funcionaran bien. 
–Aldo a Enzo, cambio–, llamó Brian por el canal 6. 
–Te copio, hermano. Abandonemos la vigilancia visual, pero mantengámo­
nos a la vista uno del otro, ¿de acuerdo?
–Buena idea. De acuerdo, voy hacia la tienda
–Diez–cuatro. Para ti, entendido, hermano–. Dominic se volvió para ver
cómo partía su hermano. Luego se sentó a sorber su café y observar al objetivo,
nunca directamente, sino con un ángulo lateral de unos veinte grados. 

— 86 —
–Qué hace?–, preguntó Aldo. 
–Parece que elige una blusa–. El objetivo tenía unos treinta años, cabello
castaño largo hasta los hombros y era razonablemente atractiva. Llevaba un
anillo de casada, sin diamantes y una cadena barata dorada en el cuello, proba­
blemente comprada en el Wal–Mart al otro lado de la calle. Llevaba una blusa
color  durazno.  Pantalones, no falda, negros, zapatos –sensatos–  sin taco. Un
bolso más bien grande. No parecía demasiado alerta a lo que la rodeaba, lo cual
era bueno. Parecía estar sola. Finalmente escogió qué blusa quería, al parecer
una de seda blanca, la pagó con una tarjeta de crédito y salió de Ann Taylor. 
–El objetivo se mueve, Aldo
A setenta metros de allí, la cabeza de Brian se asomó y se volvió directa­
mente hacia su hermano. –Háblame, Enzo
Dominic alzó su taza, como si fuese a tomar un sorbo. –Giró a la izquier­
da, va en tu dirección. Me puedes relevar en aproximadamente un minuto
–Diez–cuatro, Enzo
Habían estacionado sus automóviles a uno y otro lado del centro de com­
pras. Eso resultó favorable, pues el objetivo giró a la derecha y salió por la puer­
ta que daba al estacionamiento. 
–Aldo, acércate hasta donde veas su patente–, ordenó Dominic. 
–Léeme el número de su patente y describe el auto. Voy al mío
–De acuerdo, entendido, hermano
Dominic no corrió hasta su auto, sólo caminó lo más rápido que pudo sin
llamar la atención. Entró, lo puso en marcha y abrió las ventanillas. 
–Enzo a Aldo, cambio
–Bien, conduce una camioneta Volvo color verde oscuro, patente de Virgi­
nia, Whisky Kilo Romeo Seis Oso Nueve. Sola en el auto, lo pone en marcha, se
dirige al norte. Voy a mi auto
–Entendido. Enzo la sigue–. Llegó a las tiendas Sears que componían el
extremo este del centro de compras tan rápido como se lo permitió el tránsito y
buscó su celular en el bolsillo de su chaqueta. y llamó a información para que le
suministraran el número de teléfono de la delegación Charlottesville del FBI,
que la compafiía discó por él mediante el pago de cincuenta centavos adiciona­
les. 
–Operaciones, éste es el agente especial Dominic Caruso. Mi número de
crede es seis cinco ocho dos uno. Necesito ya los datos correspondientes a la pa­
tente Whisky Kilo Romeo Seis Oso Nueve

— 87 —
Quien estaba al otro lado de la lfnea ingresó el número de su credencial en
una computadora y verificó la identidad de Dominic. 
–Qué hace tan lejos de Birmingham, señor Caruso?
–No tengo tiempo para eso. Por favor, los datos
–Entendido,   de   acuerdo,   un   Volvo,   verde,   del   año   pasado,   registrado   a
nombre de Edward y Michelle Peters, domicilio seis Riding Hood Court, Char­
lottesville. Eso queda justo antes de los límites de la ciudad al oeste. ¿Necesita
apoyo?
–Negativo. Gracias, puedo manejarlo desde aquí. Caruso fuera–. Apagó su
celular y le envió la dirección por radio a su hermano. Ambos ingresaron la di­
rección al mismo tiempo en sus computadoras de ruta. 
–Esto es trampa–, observó Brian con una sonrisa. 
–Los buenos no hacen trampa, Aldo. Sólo cumplen con su misión. Okey.
Estoy viendo al objetivo. Va hacia el oeste por Shady Branch Road. donde estás?
–A unos quinientos detrás de ti... iMierda! Semáforo rojo
–Bien, espera a que cambie. Al parecer, va a su casa y sabemos dónde es–.
Dominic se acercó hasta quedar a cien metros de su objetivo, del que sólo lo se­
paraba una camioneta. Había hecho esa tarea pocas veces antes, y se sorprendió
al ver lo tenso que estaba. 
–PREPÁRESE PARA DOBLAR A LA IZQUIERDA DENTRO DE CIEN­
TO CINCUENTA METROS–, le dijo la computadora. 
–Gracias, querida–, grufió Dominic. 
Y entonces el Volvo giró en la esquina sugerida por la computadora. Así, a
fin de cuentas, no iba tan mal. Dominic respiró hondo y se tranquilizó un poco. 
–Bien, Brian, parece que va a su casa. Sólo sígueme–, dijo por radio. 
–Entendido, te sigo. ¿Alguna idea de quién es esta fulana?
–Michelle Peters, según el registro de automotores– El Volvo giró a la iz­
quierda, luego a la derecha, a un callejón sin salida, donde se metió en la entra­
da que llevaba a un garaje para dos autos adosado a un casa mediana de dos
plantas   con  marcos  de  puertas   y   ventanas   de   aluminio  blanco.   Estacionó  su
auto a unos cien metros de allí y sorbió su café. Brian llegó unos treinta segun­
dos después y se detuvo media cuadra más allá. 
–Ves el auto?–, preguntó Dominic. 
–Afirmativo, Enzo–. El infante de marina calló un instante. –¿Y ahora qué
hacemos?

— 88 —
–Entran a tomar un café conmigo–, sugirió una voz femenina. –Soy la fu­
lana del Volvo–, aclaró la voz. 
–Oh, mierda–, musitó Dominic fuera del alcance del micrófono. Salió de su
Mercedes y le indicó a su hermano que lo imitara. 
Los hermanos Caruso, juntos, se dirigieron al 6 de Riding Hood Court. La
puerta se abrió para recibirlos. 
–Estaba todo arreglado–, dijo quedamente Dominic. –Me lo tendría que
haber imaginado desde el principio
–Sí. Quedamos como idiotas–, dijo Brian. 
–En realidad no–, dijo la señora Peters desde la puerta. –Pero obtener mi
dirección del registro de automotores sí que fue hacer trampa
–Nadie nos dijo que hubiera reglas, señora–, le dijo Dominic. 
–No las hay, al menos no siempre, y no en esta actividad
–De modo que estuvo oyendo la radio todo el tiempo?–, preguntó Brian. 
Asintió mientras los hacía pasar a la cocina. –Así es. Las radios están en­
criptadas. Nadie más sabía de qué hablaban. ¿Cómo les gusta el café,mucha­
chos?
–Así que nos vio desde el principio?–, preguntó Dominic. 
–En   realidad,   no.   No   usé   las   radios   para   hacer   trampa   –bueno,   no
mucho–. Tenía una sonrisa cautivante que ayudaba a aminorar los golpes que
propinaba a los egos de sus visitantes. –Eres Enzo, no?
–Sí, señora
–Estabas un poco demasiado cerca, pero sólo un objetivo muy atento lo
hubiera notado, dado el poco tiempo que transcurrió. La marca del auto te ayu­
dó. Hay muchos de estos pequeños Benz por aquí. Pero el mejor vehículo hubie­
se sido una camioneta pick–up, bien sucia. Muchos de los palurdos nunca la la­
van y muchos de los académicos de la universidad han adoptado la misma cos­
tumbre, como para no desentonar. Para la Interestatal 64, bueno, sería mejor
un avión y un inodoro portátil. La vigilancia discreta puede llegar a ser la más
dura tarea de este negocio. Ahora lo saben
Se abrió la puerta y entró Pete Alexander. –Cómo estuvieron?–, le pregun­
tó a Michell. 
–Yo les daría una B
Súbitamente, a Brian le pareció una puntuación generosa. 
–Y olvida lo que te dije. Telefonear al FBI para que te dieran mis datos
del registro de automotores fue bien astuto

— 89 —
–¿No fue hacer trampa?–, preguntó Brian. 
Alexander le respondió. –La única regla es cumplir con la misión sin co­
rrer riesgos. En el Campus, no damos puntos por hacer las cosas con estilo
–Sólo contamos las bajas–, confirmó la señora Peters, para evidente inco­
modidad de Alexander. 
Eso bastó para que el estómago de Brian se contrajera un poco. –Eh, ami­
gos,   ya   se   que   ya   lo   pregunté   pero   ¿exactamente   para   qué   estamos
entrenando?– Dominic también se acercó para oír mejor la respuesta. 
–Paciencia, amigos–, advirtió Pete. 
–De acuerdo–. Dominic asintió para demostrar obediencia. –Por esta vez–.
Pero no por mucho más es lo que no necesitó agregar 

–¿No van a sacar provecho de esta situación?–, preguntó Jack a la hora de
cerrar. 
–Podríamos, pero realmente no vale la pena. En el mejor de los casos sa­
caríamos un par de cientos de miles, probablemente no tanto. Pero estuvo bien
cómo lo detectaste–, concedió Granger. 
–¿Cuántos mensajes de esta índole pasan por aquí a la semana?
–Uno o dos, cuatro si es una semana de mucha actividad
–¿y cuántas veces actúan a partir de esa información?
–Una de cada cinco. Lo hacemos con cuidado, pero así y todo, siempre está
el riesgo de que nos descubran. Si los europeos se dieran cuenta de que adivina­
mos muy seguido, se pondrían a mirar qué hacemos nosotros, probablemente in­
vestigaran a su propia gente en busca de una filtración humana. Así es como
piensan allí. Les dan mucha importancia a las teorías conspirativas, porque ésa
es la forma en que ellos actúan. Pero la forma en que juegan habitualmente des­
miente esas teorías
–Qué más estudian aquí?
–A partir de la próxima semana, tendrás acceso a las cuentas seguras; la
gente las llama cuentas numeradas porque supuestamente se identifican me­
diante códigos numéricos. Ahora, debido a la tecnología digital, se trata más
bien de códigos alfabéticos. Probablemente obtuvieron la idea de la comunidad
de inteligencia. A menudo contratan agentes de inteligencia para que se ocupen
de la seguridad, pero no a los buenos. Los buenos ni se acercan al negocio de ad­
ministración de fondos, más que nada por esnobismo. No es suficientemente im­
portante para un agente de alta graduación–, explicó Granger. 

— 90 —
–Esas cuentas 'seguras' ¿identifican a sus propietarios?–, preguntó Jack. 
–No siempre. A veces se hace todo a través de palabras clave, aunque al­
gunos Bancos tienen ayudas–memoria internos a los que podemos acceder. Cla­
ro que no siempre, y los banqueros nunca especulan con información interna de
sus clientes –al menos no en una forma que quede registrada. Estoy seguro de
que intercambian información cuando se reúnen a comer, pero, sabes, a muchos
de ellos no les importa de dónde viene el dinero. Judíos muertos en Auschwitz,
algún capo mafia de Brooklyn: el dinero siempre es dinero.
–Pero si ustedes le pasaran esa información al FBI...
–No podemos, porque es ilegal y no lo hacemos porque de esa forma perde­
ríamos la forma de rastrear a esos desgraciados y a su dinero. En el aspecto le­
gal, hay más de una jurisdicción y para algunos de los países europeos, bueno,
los Bancos son una forma de ganar mucho dinero y ningún gobierno jamás cede
a ninguna fuente de ingresos fiscal. En su propio patio, el perro no muerde a na­
die. Si muerde a algún vecino, no es problema de ellos
–Me pregunto qué piensa papá de eso
–Apostaría a que nada bueno–, opinó Granger. 
–Seguramente no–, asintió Jack. –De modo que rastrean las cuentas segu­
ras para seguir a los malos y a su dinero?
–Ésa es la idea. Es mucho más dificil de lo que puedas imaginar, pero
cuando se obtienen resultados, son grandes
–¿Así que seré un sabueso?
–Así es. Si resultas bueno.

En ese momento, Mohammed estaba casi directamente por encima de sus
cabezas. La Gran Ruta Circular de Ciudad de México a Londres posaba lo sufi­
cientemente cerca de Washington DC como para que desde casi doce mil metros
de altura pudiera ver la capital estadounidense que se extendía como un mapa.
Ahora, si él integrara el Departamento de Martirio, podría haber subido la esca­
lera de caracol hasta el nivel superior, matado al equipo de vuelo con una pisto­
la y lanzado el avión en la zambullida.., pero eso ya había sido hecho y ahora el
acceso a la cabina estaba protegido y bien podía haber habido allí un policía ar­
mado que le arruinara la diversión. Peor aún, un soldado armado vestido de ci­
vil. Mohammed no respetaba mucho a los oficiales de policía, pero había apren­
dido por las malas a no subestimar a los soldados de Occidente. De todos modos,
no integraba el Departamento de Martirio, aunque sí admiraba a esos Santos
Guerreros. Su capacidad de obtener información hacía que fuese demasiado va­

— 91 —
lioso como para desperdiciarse con un noble gesto como ése. Eso era bueno y era
malo, pero, bueno o malo, era un hecho. y él vivía en un mundo de hechos. Cono­
cería a Alá y entraría en el paraíso en el momento escrito por la Mano de Dios
en el Libro de Dios. Por el momento, debía aguardar otras seis horas y media en
su asiento. 
–¿Más vino, señor?–, preguntó la sonrosada azafata. Buena recompensa
para encontrársela en el paraíso... 
–Ah, sí, gracias–, respondió en su mejor inglés de Cambridge. Iba contra
el Islam, pero no beber habría resultado sospechoso, pensó una vez más, y su
misión era demasiado importante como para hacerla peligrar. O al menos, así se
solía decir a sí mismo Mohammed, con un pequeño escrúpulo de conciencia. No
tardó en finalizar su copa y luego reclinó el asiento. Tal vez el vino fuese contra
las leyes del Islam, pero sin duda ayudaba a dormir. 

–Michelle dice que los gemelos son competentes para tratarse de princi­
piantes–, le dijo Rick Bell a su jefe. 
–¿El ejercicio de seguimiento?–, preguntó Hendley. 
–Si–. No necesitaba decir que un buen ejercicio de entrenamiento hubiera
requerido de ocho a diez automóviles, dos aviones, y un total de veinte agentes,
pero el Campus no tenía nada ni parecido a tales recursos. En cambio, sí tenía
más margen para lidiar con sus sujetos, hecho que tenía ventajas y desventajas.
–A Alexander parecen gustarle. Dice que son bastante despiertos, y que tienen
agilidad mental
–Es bueno saberlo ¿Alguna otra novedad?
–Rick Pasternak dice que tiene algo nuevo
–¿De qué se trata?–, preguntó Gerry. 
–Es una variante de la succinylcolina, una versión sintética del curare,
bloquea los músculos esqueléticos en forma casi inmediata. Uno se desploma y
no puede respirar. Dice que sería una muerte atroz, como si le clavaran a uno
una bayoneta en el pecho
–Detectable?–, preguntó Hendley.
–Ésa es la buena noticia. Las esterasas del cuerpo descomponen la droga
rápidamente en acetilcolina, de modo que probablemente sea indetectable, a no
ser que el objetivo muera dentro de un centro médico de primera línea que cuen­
te con un patólogo muy alerta que esté a la busca de algo fuera de lo común. Los
rusos ya lo experimentaron, créase o no, ya en la década de 1970. Buscaban

— 92 —
aplicaciones   de   combate,   pero   resultó   poco   práctico.   Es   sorprendente   que   la
KGB no lo haya empleado. Parecería un infarto masivo de miocardio, aun si se
practicara una autopsia una hora después
–¿Cómo la obtuvo?
–Un colega ruso lo visitó en Columbia. Resultó que era judío, y Rick lo
hizo hablar. Habló lo suficiente como para que Rick desarrollase un sistema de
aplicación en su laboratorio. En este momento lo está perfeccionando.
–Sabes, me sorprende que a la mafia nunca se le haya ocurrido. Quieres
matar a alguien, contrata un médico
–A la mayor parte de ellos no les gusta violar su juramento–. Pero la ma­
yor parte de ellos no tenía un hermano en la financiera Cantor Fitzgerald que
hubiese caído desde un piso noventa y siete cierta mañana de martes de sep­
tiembre. 
–¿Esta variante es mejor que la que ya tenemos?
–Mejor que ninguna otra, Gerry. Dice que es casi ciento por ciento confia­
ble si se la emplea en forma correcta
–¿Es cara?
Bell meneó la cabeza. –En absoluto
–¿Ha sido experimentada y realmente funciona?
–Rick dice que mató seis perros, todos grandes con suma facilidad
–De acuerdo, aprobado
–Comprendido, jefe. Deberíamos tenerla en dos semanas
–¿Qué sucede ahí fuera?
–No lo sabemos–, admitió Bell, bajando la mirada. –Uno de esos tipos de
Langley dice en sus memos que tal vez les causamos suficiente daño como para
demorarlos, si es que no para detenerlos, pero me pone nervioso leer cosas como
ésa. Es como esa mierda de –no hay techo para este mercado–, que se dice antes
de un derrumbe financiero. Hubris ante Nemesis. Fort Meade no puede rastre­
arlos en la web, pero eso tal vez sólo signifique que se están volviendo un poco
más astutos. Hay muy buenos programas de encriptación en el mercado y hay
dos que la NSA aún no ha descifrado, al menos no en forma confiable. Le dedi­
can un par de horas al día a tratar de resolverlo con sus megacomputadoras.
Como siempre dices, Gerry, los programadores más inteligentes ya no trabajan
para el Tío Sam...
–...desarrollan   juegos   de   computadora–,   concluyó   Hendley.   El   gobierno
nunca había pagado lo suficiente como para atraer a los mejores, y eso no cam­
biaría nunca. –Así, que, sólo tenemos una corazonada.  

— 93 —
Rick asintió. –Hasta que estén muertos, enterrados y con una estaca cla­
vada en el corazón me seguirán preocupando
––Es un poco dificil atraparlos a todos, Rick
–Ya lo creo–. Ni siquiera su doctor Muerte personal en la Universidad de
Columbia podía cambiar eso. 
 

CAPÍTULO 6

Adversarios 
EL 747–400 aterrizó suavemente en Heathrow cinco minutos antes de lo
previsto, a las 12:55 PM. Como el resto de los pasajeros, Mohammed no veía la
hora de salir del amplio Boeing. Pasó, sonriendo educadamente, por el control
de pasaportes, hizo uso del baño y, sintiéndose un poco más humano otra vez, se
dirigió a la sala de Air France para tomar el vuelo que lo llevaría a Niza. Falta­
ban noventa minutos para que el vuelo partiera y otros noventa para llegar a
destino. En el taxi, exhibió el acento francés que se adquiere en las universida­
des inglesas. El conductor sólo lo corrigió en dos ocasiones y, al registrarse en el
hotel, entregó su pasaporte británico de mala gana, pero el pasaporte era un do­
cumento seguro que ya había usado muchas veces. El código de barras impreso
en la portada de los nuevos pasaportes lo preocupaba. El suyo no lo tenía, pero
cuando perdiera validez dentro de dos años, debería preocuparse por el hecho de
que   una   computadora   registraría   todos   sus   movimientos.   Bueno,   tenía   tres
identidades británicas sólidas y seguras y era cuestión de obtener un pasaporte
para   cada   una   de  ellas,  manteniendo   un   perfil  lo  suficientemente   bajo   como
para que a ningún policía británico se le ocurriera verificadas. Ninguna fachada
era tan sólida como para soportar una investigación casual, mucho menos una
que se hiciese en profundidad, y ese código de barras podía significar que algún
día el funcionario de migraciones fuese alertado por su computadora, lo que se­
ría seguido por la aparición de uno o dos policías. Los infieles les estaban com­
plicando la vida a los fieles, pero eso era lo que hacían los infieles. 
El hotel no tenía aire acondicionado, pero las ventanas se podían abrir, y
la brisa del océano era agradable. Mohammed conectó su computadora al teléfo­
no que había sobre el escritorio. Luego, la cama lo convocó, y cedió a sus encan­
tos. Por más que viajase, no había dado con una cura para el jet Iag. Por los si­
guientes dos días viviría a cigarrillos y café hasta que su reloj interno le indica­
se que ya se había ajustado. Miró su reloj. El hombre con que debía encontrarse
tardaría aún cuatro horas, lo cual, pensó Mohammed, era una muestra de consi­
deración. Cenaría cuando su cuerpo esperaba desayunar. Cigarrillos y café. 

— 94 —
Era la hora del desayuno en Colombia. Tanto Pablo como Ernesto preferí­
an la versión angloamericana, con tocino o jamón y huevos y el excelente café lo­
cal. 
–Y ¿cooperamos con el bandido de turbante?–, preguntó Ernesto. 
–No veo por qué no–, replicó Pablo, echando crema en su taza. –Ganare­
mos mucho dinero, y la oportunidad de provocar el caos entre los norteamerica­
nos conviene a nuestros intereses. Hará que sus guardias de frontera estén más
atentos al paso de personas que al de mercaderías y no nos perjudicará directa
ni indirectamente
–Y si atrapan vivo a uno de estos musulmanes y lo hacen hablar?
–Hablar de qué? ¿A quién conocerán más que a unos pocos coyotes mexi­
canos?–, respondió Pablo. 
–Sí, así es–, asintió Ernesto. –Debes creer que soy una anciana miedosa
–Jefe, el último que pensó eso de usted está muerto hace tiempo–. Esto le
ganó a Pablo un gruñido y una sonrisa torcida. 
–Es cierto, pero sólo un tonto no es cauteloso cuando las policías de dos
países lo persiguen
–Bueno jefe, les damos a otros para que persigan, ¿no?
Ernesto pensó que se estaba metiendo en un juego que podía ser peligroso.
Sí, llegaría a un acuerdo con aliados de conveniencia, pero estaba usándolos,
más que colaborando con ellos, al crear hombres de paja para que los norteame­
ricanos los buscaran y mataran. Pero a estos fanáticos no les importaba si los
mataban, ¿verdad? Buscaban morir. De modo que, al usarlos, él les hacía un fa­
vor a ellos, ¿no? Incluso podía –con mucho cuidado– traicionarlos entregándolos
a los estadounidenses sin que se enfadaran. Además ¿cómo podía dañarlo? ¿En
su propio terreno? ¿En Colombia? Difícil. No es que planeara derrotarlos, pero
si lo hacía ¿cómo lo averiguarían? Si sus servicios de inteligencia eran tan bue­
nos, no hubiesen necesitado recurrir a él. y si ni los yanquis ni tampoco su pro­
pio gobierno lo habían podido atrapar aquí en Colombia ¿cómo iban a hacerlo
ellos? 
–Pablo, ¿exactamente cómo nos comunicaremos con este individuo?
–A través de la computadora. Tiene muchas direcciones de correo electró­
nico, todas de servidores europeos
–Muy bien. Dile que sí, que el Consejo lo aprueba–. No eran muchos los
que sabían que Ernesto era el Consejo. 

— 95 —
–Muy bien, jefe–. y Pablo fue a su laptop. Su mensaje salió en menos de
un minuto. Pablo sabía manejar computadoras. Así ocurre con la mayor parte
de los delincuentes y terroristas internacionales. 

Estaba en la tercera línea del e–mail: – , Juan, María está encinta. Ten­
drá gemelos–. Tanto Mohammed como Pablo tenían los mejores programas de
encriptación disponibles –programas que, al decir de quienes los vendían, nadie
podía descifrar. Pero Mohammed creía esto tanto como en Santa Claus. Ade­
más, usar programas de ésos sólo hubiera hecho que sus e–mails fueran objeto
de especial atención por parte de los programas de vigilancia que empleaban la
Agencia Nacional de Seguridad, el Cuartel General de Comunicaciones del Go­
bierno Británico y el Directorio General Francés de Seguridad Exterior. Por no
hablar de cualesquiera que fueran las agencias desconocidas que intervenían
las comunicaciones internacionales, legalmente o no, ninguna de las cuales sen­
tía simpatía por él y sus colegas. El Mossad israelí ciertamente pagaría mucho
por su cabeza, aunque no sabían –ni podían saber– acerca de su papel en la eli­
minación de David Greengold. 
Pablo y él habían acordado un código, frases inocentes que podían signifi­
car cualquier cosa, que podían ser enviadas por correo electrónico a otras direc­
ciones, que a su vez las reenviaban. Sus cuentas electrónicas eran pagadas me­
diante tarjetas de crédito anónimas,  y  las cuentas en sí  estaban basadas  en
grandes y completamente respetables  servidores proveedores de Internet con
base en Europa. A su modo, Internet era tan efectiva como las leyes bancarias
suizas en lo que hace a anonimato. Los mensajes de correo electrónico que atra­
vesaban diariamente el éter eran demasiados como para analizarlos todos, aun
con ayuda de computadoras. Mientras no emplease palabras clave fácilmente
detectables, pensaba Mohammed, sus mensajes seguirían siendo seguros. 
De modo que los colombianos colaborarían –María estaba encinta. y ten­
dría gemelos–, la operación podía empezar de inmediato. Se lo diría a sus invi­
tados a la cena de esa noche, y el proceso comenzaría de inmediato. Era una no­
ticia que hasta merecía uno o dos vasos de vino, a cuenta del clemente perdón
de Alá. 

El problema con correr por la mañana era que resultaba más aburrido que
la página de sociales de un periódico de Arkansas, pero había que hacerlo, y los
hermanos usaban ese tiempo para pensar... sobre todo en lo aburrido que era.
Sólo duraba media hora. Dominic se estaba por comprar una pequeña radio por­

— 96 —
tátil, pero nunca lo hacía. Nunca lograba acordarse de esas cosas cuando estaba
en un centro comercial. y era probable que su hermano disfrutase de esa mier­
da. Sin duda, la infantería de marina hacía mal a la cabeza. 
Luego, el desayuno. 
–Bien, muchachos ¿están bien despiertos?–, dijo Pete Alexander. 
–¿Cómo es que usted no transpira por la mañana?–, preguntó Brian. En la
infantería de marina se contaban muchas cosas acerca de las Fuerzas especia­
les, ninguna de las cuales era buena y pocas que fueran verdaderas. 
–Hacerse viejo tiene algunas ventajas–, replicó el oficial de entrenamien­
to. –Una de ellas es que hay que cuidarse las rodillas
–Muy bien. ¿Qué lecciones nos tocan hoy?–, bastardo haragán no agregó el
capitán.–Cuándo tendremos esas computadoras?
–Muy pronto
–Dijo que la seguridad de encriptación es buena–, dijo Dominic. –Cuán
buena es 'muy buena'?
–La NSA puede descifrarla, si ponen a trabajar sus megacomputadoras
una semana entera sólo en eso. Si tienen tiempo, pueden descifrar cualquier
cosa. Pueden descifrar casi todos los sistemas comerciales. Tienen un acuerdo
con la mayor parte de los programadores–, explicó. –y éstos están de acuerdo en
colaborar... a cambio de unos pocos algoritmos de la NSA. Otros países podrían
hacer lo mismo, pero entender a fondo la criptología requiere mucha experiencia
y son pocos los que tienen suficientes recursos o el tiempo de adquirirla. De
modo que un programa comercial puede hacerte las cosas difíciles, pero no de­
masiado dificiles si tienes el código fuente. Es por eso que nuestros adversarios
procuran transmitirse los mensajes en encuentros personales o emplean códigos
en vez de cifras, pero como eso lleva tanto tiempo, de a poco van dejando ese sis­
tema de lado. Cuando se trata de material que transmiten con urgencia, a me­
nudo lo podemos descifrar
–Cuántos mensajes circulan por la web?–, preguntó Dominic. 
Alexander lanzó un suspiro. –Eso es lo difícil. Son miles de millones y los
programas que tenemos para recorrerlos aún no son lo suficientemente buenos.
Probablemente nunca lleguen a serio. Se trata de identificar la dirección del ob­
jetivo y centrarse allí. Lleva tiempo, pero la mayor parte de los malos no se cui­
dan mucho en la forma en que se conectan al sistema, y es difícil mantener mu­
chas identidades distintas. Esos tipos no son superhombres, no tienen microcir­
cuitos implantados en la cabeza. Así que cuando obtenemos alguna de sus com­
putadoras, lo primero que hacemos es imprimir su libreta de direcciones. Eso es
como encontrar una veta de oro. Aunque a veces transmiten cosas sin sentido, lo

— 97 —
que hace que Port Meade pase horas –hasta días– tratando de descifrar algo
que no quiere decir nada. Los profesionales solían enviar nombres de la guía de
teléfonos de Riga. No significan nada en ningún idioma que no sea elletón. Pero
el mayor problema son los lingíiistas. No tenemos suficiente gente que hable en
árabe. Están trabajando en eso en Monterrey y en otras universidades. En este
momento, los muchos universitarios que estudian árabe están recibiendo dine­
ro. Pero no del Campus. Lo bueno es que nosotros obtenemos las traducciones
de la NSA. No necesitamos muchos lingiiistas
–De modo que no estamos aquí para recoger inteligencia, ¿verdad?–, pre­
guntó Brian. Dominic ya había deducido la respuesta por su cuenta. 
–No. Si consiguen algo, bien, veremos cómo lo usamos, pero nuestra tarea
es actuar según la inteligencia que recibamos, no acumularla
–De acuerdo, pero entonces volvemos a la pregunta original–, observó Do­
minic. –De qué demonios se trata la misión?
–Tú qué crees?–, preguntó Alexander. 
–Creo que es algo que no le hubiera gustado al seftor Hoover
–Correcto. Era todo un hijo de puta, pero cuidaba de los derechos civiles.
En el Campus, no somos as!
–Siga hablando–, sugirió Brian. 
–Nuestra tarea es actuar a partir de información de inteligencia. Tomar
acciones decisivas': 
–El término no es 'acción ejecutiva'?
–Sólo en las películas–, respondió Alexander, 
–Por qué nosotros?–, preguntó Dominic. 
–Mira, el hecho es que la CIA es una organización del gobierno, Muchos
caciques y pocos indios. ¿Cuántas agencias de gobierno incitan a sus agentes a
que arriesguen la vida?–, preguntó. –Aun si tienes éxito, los abogados y conta­
dores, como patos, te picotearán hasta matarte. Así que si hay que sacar a al­
guien de este valle de lágrimas, la autorización tiene que venir del extremo de
la línea, de la punta de la cadena de mandos. Gradualmente '–bueno, no tan
gradualmente– las decisiones se fueron haciendo responsabilidad del Gran Jefe
que vive en el Ala Oeste. y no son muchos los presidentes que quieren que ese
papel en particular aparezca en sus archivos personales, donde algún historia­
dor puede encontrados y armar un escándalo. Así que nos alejamos de ese orden
de cosas

— 98 —
–Y no son muchos los problemas que no puedan resolverse con una bala
de ,45 en su debido tiempo y lugar–, dijo Brian, como buen infante de marina
que era. 
Pete asintió: –Correcto
–De modo que hablamos de asesinato político? Eso puede ser peligroso–,
observó Dominic. 
–No, eso tiene demasiadas ramificaciones políticas. Cosas así no han ocu­
rrido desde hace siglos, y ni siquiera entonces eran muy frecuentes. Sin embar­
go, hay personas que sería bueno que se reuniesen con Dios a la brevedad posi­
ble. y a veces, nos toca a nosotros combinar la cita
–Maldita sea–, dijo Dominic. 
–Un minuto. ¿Quién lo autoriza?–, preguntó el mayor Caruso, 
–Nosotros
–¿No el Presidente?
Negó con la cabeza. –No. Como dije, no hay muchos presidentes con los co­
jones como para aprobar una cosa así. Se preocupan demasiado por los diarios
–¿Y la ley?–, preguntó, como era de esperar, el agente especial Caruso. 
–La ley es, como tan memorablemente dijiste una vez, que si le pateas el
culo a un tigre, será mejor que tengas un plan para lidiar con sus dientes. Uste­
des serán los dientes
–¿Sólo nosotros?–, preguntó Brian. 
–No, no sólo ustedes, pero no necesitan saber qué otros pueda haber o no
–Mierda– Brian se reclinó en la silla. 
–Quién creó este lugar, el Campus?
–Alguien importante. Tiene una autorización que no puede ser reconocida.
El Campus no tiene vínculo alguno con el gobierno. Ninguno–, enfatizó Alexan­
der. 
–De modo que, técnicamente, vamos a balear gente por cuenta propia
–No habrá muchos disparos. Tenemos otros métodos. Es probable que no
usen muchas armas de fuego. Son difíciles de transportar, de pasar por aero­
puertos
–¿En acción sin armas?–, preguntó Dominic. –Sin fachada alguna?
–Tendrán una buena leyenda de fachada, pero no protección diplomática
de ninguna especie. Vivirán según su ingenio. Ningún servicio de inteligencia
extranjero tendrá forma de encontrarlos. El Campus no existe. No está en el

— 99 —
presupuesto nacional, ni siquiera en el capítulo clandestino. Así, nadie puede
rastrearnos a través del dinero. Claro que ésa es la forma de hacerlo. Es una de
las formas que hay para rastrear a las personas. La fachada de ustedes será la
de hombres de negocios internacionales, del rubro banca e inversiones. Se los
educará en la terminología de modo que puedan, por ejemplo, mantener una
conversación en un avión. La gente así no habla mucho de lo que hace, y así
mantiene sus secretos de negocios. Así que si no eres muy comunicativo, a nadie
le llamará la atención
–Agente secreto , dijo quedamente Brian. 
–Escogemos gente capaz de pensar sobre la marcha, que se maneje sola y
que no se desmaye cuando ve sangre. Ustedes dos han matado. En ambos casos,
se enfrentaron a lo inesperado y ambos manejaron la situación eficientemente.
Ninguno tuvo remordimientos. Esa será su tarea
–Con qué protección contaremos?–, preguntó el del FB!. 
–Como en el juego del Monopolio, les toca una tarjeta de salga–de– la–cár­
cel– gratis a cada uno
–Y una mierda–, dijo Dominic. –Eso no existe
–Un indulto presidencial firmado–, aclaró Alexander. 
Brian pensó por un momento. –Fue el tío Jack, ¿verdad?
–No puedo responder a eso, pero si quieren, pueden ver sus permisos an­
tes de ponerse en acción––' Alexander puso su taza de café sobre la mesa. –
Bien, señores. Tienen unos días para pensarlo, pero tienen que tomar una deci­
sión. No les pido poca cosa. Esto no será entretenido, fácil ni agradable, pero
será una tarea en servicio de su país. Es un mundo peligroso. Hay alguna gente
con la que será necesario tratar en forma directa. 
–Y si eliminamos a la persona equivocada?
–Dominic, eso puede llegar a ocurrir, pero, se trate de quien se trate, te
prometo que nunca te ordenaremos que mates al hermanito menor de La Madre
Teresa. Somos muy cuidadosos al escoger nuestros objetivos. Sabrán quién es,
además de cómo y por qué deben hacerlo antes de partir a la misión
–Hay que matar mujeres?–, preguntó Brian. Eso no hacía parte de la ética
de la infantería de marina. 
–Hasta donde sé, eso no ocurrió nunca, pero, en teoría, es posible. así que
si con esto es suficiente para el desayuno, los dejo para que lo piensen
–Caray–, dijo Brian una vez que Alexander dejó la habitación. –Cómo sera
entonces el almuerzo?
–Te sorprende?

— 100 —
–No del todo, Enzo, pero la forma en que lo dijo.. 
–Eh, hermano ¿cuántas veces te preguntaste por qué no podíamos encar­
garnos nosotros mismos de las cosas?
–Tú eres el poli, Enzo. Se supone que tú eres el que tiene que decir a la
mierda, lo recuerdas?
–Sí, pero ése que maté en Alabama... Bueno, ahí me pasé un poquito de la
raya, ¿sabes? Durante todo el camino a DC me pregunté cómo se lo explicaría a
Gus Werner. Pero ni parpadeó
–Así que, ¿qué piensas?
–Aldo, quiero escuchar más. En Texas dicen que hay más hombres que
merecen morir que caballos que merecen ser robados
Esta inversión de sus papeles le resultó más que sorprendente a Brian, y
al cabo, él era el temerario infante de marina. Enzo era quien estaba entrenado
para leerles sus derechos a los tipos antes de esposarlos. 
Que ambos hubieran podido matar sin que ello les produjera pesadillas no
le parecía raro, pero esto era ir un poco más lejos. Era asesinato premeditado.
Brian solfa ir al frente con un francotirador de primera bajo sus órdenes y sabía
que lo que hacía en esas ocasiones no era muy distinto de asesinar. Pero vestir
de uniforme hacía que las cosas fueran diferentes. Les confería una suerte de
autorización moral. El blanco era un enemigo, y en el campo de batalla cada uno
tenía la obligación de cuidar su propia vida y si no lo hacía, bueno, la culpa era
suya, no del que lo mataba. Pero esto iba más allá. Perseguirían a individuos
con la deliberada intención de matarlos y no lo habían educado ni entrenado
para eso. Iría vestido de civil, y matar gente de esa manera hacía que fuese un
espia, no un oficial del Cuerpo de infantería de marina de los Estados Unidos.
Eso era honroso; lo otro, poco y nada, o así al menos lo había acostumbrado a
pensar su entrenamiento. El mundo ya no tenía un Campo de Honor y la vida
real no era un duelo en el que los contendientes tenían idénticas armas y un
campo abierto donde usarlas. No, lo habían entrenado para planificar sus opera­
ciones de modo de no darle oportunidad al enemigo, porque tenía bajo sus órde­
nes a hombres cuyas vidas había jurado preservar. El combate tenía reglas. Sin
duda, reglas duras, pero reglas al fin. Ahora, se le pedía que las dejase de lado y
se convirtiera en... ¿qué? ¿Un asesino a sueldo? ¿Los dientes de una fiera imagi­
naria? ¿El vengador enmascarado de una vieja película que daban en la televi­
sión de trasnoche? Eso no encajaba en su prolija visión de lo que era el mundo
real. 
Cuando lo destinaron a Afganistán, no había... ¿no había qué? No se había
hecho pasar por alguien que vendía pescado por las calles de la ciudad. No ha­
bía calles de la ciudad en esas condenadas montañas. Había sido más bien como

— 101 —
una partida de caza mayor en la que las presas también tuvieran armas. Y una
cacería como ésa era honrosa, y por sus esfuerzos, se había ganado la aproba­
ción de su patria: una condecoración al valor, que podía exhibir, o no. 
En conjunto, era mucho para analizar mientras tomaba su segunda taza
de café de la mafiana. 
–Caray, Enzo–, susurró. 
–Brian, ¿sabes cuál es el suefio de todo policía?–, preguntó Dominic. 
–¿Violar la ley sin ser castigado?
Dominic negó con la cabeza. –Hablé con Gus Wemer. No, no de violar la
ley, sino, por una vez ser la ley. Ser la Espada Vengadora de Dios, fue lo que él
dijo; abatir a los culpables sin abogados ni otra mierda que se interponga en tu
camino, ver cómo se hace justicia por ti mismo. Dicen que no ocurre muy a me­
nudo, pero, sabes, fue lo que hice en Alabama y fue una buena sensación. Sólo
tienes que estar seguro de que estás matando a quien debes.
–Cómo puedes estarlo?–, preguntó Aldo. 
–Si no lo estás, no llevas a cabo la misión. No pueden ejecutarte por no co­
meter un asesinato, hermano:' 
–De modo que se trata de asesinato
–No, si el tipo se lo merece–. Era una cuestión de estética, pero tenía Im­
portancia para alguien que ya había asesinado al amparo de la ley sin experi­
mentar remordimientos. 

–De inmediato?
–Sí. ¿Cuántos hombres tenemos ya?–, preguntó Mohammed. 
–Dieciséis
–Ajá–. Mohammed tomó un sorbo de buen vino blanco del valle del Loira.
Su interlocutor bebía Perrier con limón. –Habilidades linguísticas? 
–Creemos que suficientes
–Excelente. Diles que se preparen para viajar. Irán por avión a México .
allí se encontrarán con nuestros nuevos amigos e irán a los Estados Unidos.
Una vez que estén allí harán su tarea
–Insh'AIá–, observó. Si Dios quiere. 
–Sf, si Dios quiere–, dijo Mohammed en inglés para recordarle a su interr­
locutor qué idioma debían usar. 

— 102 —
Estaban en una mesa de la acera de un restaurante que daba al río, a un
costado, lejos de los demás parroquianos. Ambos hablaban en tono normal, dos
hombres bien vestidos compartiendo una amigable cena, sin inclinarse ni adop­
tar un aire conspirativo. Ello requería cierta concentración, pues, dadas sus ac­
tividades, era natural tomar una actitud conspirativa, Pero ambos estaban fa­
miliarizados con ese tipo de reunión. 
–Cómo fue matar al judío de Roma?
–Muy satisfactorio, Ibrahim, sentir cómo se aflojó su cuerpo cuando le cor­
té la médula y luego la expresión de sorpresa en su rostro
Ibrahim sonrió alegremente. No siempre había ocasión de matar a un ofi­
cial del Mossad, menos aún si era un jefe de estación. Los israelfes siempre serí­
an sus enemigos más odiados, aunque no los más peligrosos. Dios fue bueno con
nosotros ese día
La misión Greengold había sido un ejercicio recreativo para Mohammed
Ni siquiera había sido estrictamente necesario. Orquestar los encuentros y su­
ministrarle información jugosa al israel había sido... divertido. Ni siquiera de­
masiado difícil. Aunque no podría repetirse muy pronto. No, pasaría un buen
tiempo hasta que el Mossad les permitiera a sus oficiales hacer nada sin super­
visión. No eran tantos y aprendían de sus errores. Pero matar un tigre era, en
sí, satisfactorio. Lástima que no tuviera piel. Pero ¿dónde la hubiera colgado?
Ya no tenía un hogar fijo, sólo una serie de casas seguras que podían o no ser to­
talmente seguras. Pero uno no podía preocuparse por todo. De ser así, nunca
haría nada. Mohammed y sus colegas no le temían a la muerte, sólo al fracaso.
Y no tenían intención de fracasar. 
–Necesito los detalles de cómo será la reunión. Yo me ocupo del traslado.
¿Nuestros nuevos amigos les suministrarán armas?
Asintió. –Correcto
–¿Y cómo entrarán en América nuestros guerreros?
–De eso se ocuparán nuestros amigos. Pero primero mandaremos un gru­
po de tres para cercioramos de que el sistema sea suficientemente seguro
–Por supuesto–. Sabían todo lo que hay que saber acerca de la seguridad
operativa. Habían recibido muchas lecciones, ninguna de ellas agra– dable. Ha­
bía integrantes de su organización alojados en prisiones de todo el mundo. Se
trataba de quienes no habían tenido la suerte de morir. Ese era un problema
que la organización nunca había logrado solucionar. Morir en acción era noble y
valiente. Ser atrapado por un policía como un vulgar delincuente era innoble y
humillante, pero de alguna manera sus hombres lo preferían a morir sin cum­
plir con la misión. Y las 1 prisiones occidentales no eran tan malas para muchos

— 103 —
de sus colegas. Sí, se perdía la libertad, pero al menos siempre se comía y las
naciones occidentales respetaban sus prescripciones dietéticas. 
Esas naciones eran tan débiles y estúpidas en lo que se refiere a sus ene­
migos que eran clementes con quienes no lo eran con ellas. Pero eso no era cul­
pa de Mohammed. 

–Maldición–, dijo Jack. Era su primer día en el lado “negro” del estableci­
miento. Su entrenamiento en las altas finanzas había ido muy rápido, gracias a
la forma en que había sido educado. Su abuelo Muller le había dado buenas en­
seftanzas durante sus raras visitas al hogar familiar. El y el padre de Jack se
trataban con cortesía, pero el abuelo Joe opinaba que los verdaderos hombres se
dedicaban a las finanzas, no al sucio mundo de la política aunque debía admitir
que su yerno se había desempeñado bastante bien en Washington. Pero cuánto
dinero hubiera podido ganar en Wall Street... ¿cómo podía alguien renunciar a
eso? Claro que Muller nunca le dijo esto a Jack hijo, pero estaba claro que ésa
era su opinión. Como sea, Jack habría podido entrar en los niveles más bajos de
cualquiera de las grandes financieras y probablemente no habría tardado en as­
cender a fuerza de trabajo. Pero ahora, lo importante es que había pasado rápi­
damente por el área financiera del Campus y ahora estaba en el Departamento
de Operaciones, que en realidad no se llamaba así, aunque así lo denominaban
sus integrantes. –Tan buenos son?
–¿Cómo dices, Jack?
–Comunicación interceptada por la NSA–. Tendió una hoja de papel. Tony
Wills la leyó. 
La intervención había detectado a un conocido allegado a los terroristas.
Aún no se conocía su función exacta, pero había sido positivamente identificado
mediante un análisis de voz. 
–Es por los teléfonos digitales. Generan una señal muy limpia, que facilita
que la computadora de análisis de voces las identifique. Veo que no identifica­
ron al otro–.Wills devolvió la hoja. 
La conversación era inocua, tanto que cabía preguntarse por qué se había
hecho la llamada. Pero hay gente a la que le gusta simplemente hablar por telé­
fono. Además, podía ser que hablaran en código y discutieran cómo hacer la
guerra biológica o lanzar una campaña de bombas en Jerusalén. Tal vez. Más
posible era que simplemente estuvieran matando tiempo. En Arabia Saudita
eso se hacía mucho. Lo que impresionó a Jack era que la llamada hubiera sido
interceptada y descifrada en tiempo real. 

— 104 —
–Bien, sabes cómo funcionan los teléfonos digitales, ¿no? Emiten constan­
temente una señal de AQUI ESTOY a la célula local y cada uno de esos teléfo­
nos tiene su propio código de acceso. Una vez que identificamos ese código, sólo
es cuestión de esperar que el teléfono suene o que quien lo tiene haga una lla­
mada. En forma similar, podemos obtener la identidad y el número de la llama­
da entrante. Lo difícil es obtener la identidad. Ahora tienen una identidad más
para que la computadora vigile
–Cuántos teléfonos controlan?–, preguntó Jack. 
–Algo más de cien mil, y eso sólo en Asia sudoccidental. Casi todos son
inocuos, pero uno de cada diez mil es algo, y de allí surgen a veces verdaderos
resultados–, le dijo Wills. 
–¿Así que para dar con una llamada significativa, la computadora escucha
y reacciona ante palabras 'calientes'?
–Palabras calientes y nombres calientes. Desgraciadamente, allí hay mu­
cha gente llamada Mohammed: es el nombre más popular del mundo. Muchos
son conocidos por patronímicos o sobrenombres. Otro problema es que hay un
gran mercado de teléfonos donados, los donan en Europa, sobre todo Londres,
donde la mayor parte de los teléfonos tienen el software internacional. O un tipo
puede hacerse de seis o siete teléfonos y usarlos una vez cada uno antes de des­
cartarlos. No son estúpidos. Pero sí pueden confiarse demasiado. Algunos termi­
nan por contamos muchas cosas, que a veces son útiles. Todo va a parar al gran
libro de la NSAICIA, al que tenemos acceso mediante nuestras terminales
–Bien, ¿quién es este tipo?
–Su nombre es Uda bm Sali. Familia rica, amigos  íntimos del Rey. Su
papi es un banquero saudita muy importante. Tiene once hijos y nueve hijas.
Cuatro   esposas,   hombre   de   admirable   vigor.   Supuestamente   no   es   mal   tipo,
pero malcría un poco a sus niños. Como las estrellas de Hollywood, les da dinero
en vez de atención. Uda descubrió con entusiasmo a Alá al fin de su adolescen­
cia y está en la extrema derecha de la rama wahabí del Islam sunnita. No le
gustamos mucho. Seguimos sus pasos Podría servir de acceso a sus operaciones
bancarias. Hay una foto suya en su informe de la CIA. Unos veintisiete años, un
metro setenta y cinco barba prolijamente recortada. Va mucho a Londres. Le
gustan las damas que se pueden alquilar por hora. Soltero. Eso no es lo habi­
tual, pero si es gay, lo oculta bien. Los ingleses le han metido chicas en la cama.
Informan que es vigoroso, como es de esperar en alguien de su edad, y bastante
fantasioso
–Qué tarea para una oficial de inteligencia profesional–, observó Jack. 
–Muchos servicios emplean prostitutas–, explicó Wills. – y por la cantidad
adecuada de dinero hacen más o menos cualquier cosa. Parece que a Ud le gusta

— 105 —
el 'pollo a la canasta'. Nunca lo hice. Es una especialidad asiática. ¿Sabes cómo
acceder a su informe?
–No me lo enseñaron–, replicó Jack. 
–Bien–. Wills se desplazó hacia la pantalla en su silla giratoria. 
–Éste es el índice general. Tu clave de acceso es SOUTHWEST 91
Jack Junior tipeó la contraseña y el informe apareció en formato de archi­
vo gráfico Acrobat. 
La primera foto debía de ser la del pasaporte. Las otras seis eran más in­
formales. Jack se las compuso para no ruborizarse. Aunque se había educado en
colegios católicos, había visto su buena cantidad de Playbc Wills continuó con la
lección. 
–Hay mucho  para aprender  en lo que un  hombre hace con una  mujer.
Langley tiene un siquiatra que analiza eso en todo detalle. Seguramente figure
como anexo de este informe, En Langley, lo llaman la información de –Seso y
Sexo–. El doctor se llama Stefan Pizniak. Profesor de la escuela de medicina de
Harvard. Creo recordar que dice que las inclinaciones de este muchacho son
normales dados su edad, situación económica y medio social. Como ves, frecuen­
ta   mucho   a   los   banqueros   comerciales   de   Londres,   como   un   joven   que   está
aprendiendo su negocio, Dicen que es inteligente, afable, buen mozo. Cuidadoso
y conservador para manejar el dinero. No bebe. De modo que es algo religioso.
No se jacta de ello ni sermonea a nadie, pero vive según las principales reglas
de su religión. 
–¿Y en qué es malo?–, preguntó Jack. 
–Habla mucho con gente sobre la cual tenemos información. No hay infor­
mación acerca de quiénes son sus amigos en Arabia Saudita. No lo hemos segui­
do en su propio terreno, Tampoco los ingleses, aunque tienen muchos más re­
cursos que nosotros allí. La CIA no tiene muchos datos, y su perfil no es lo bas­
tante alto como para merecer una mirada más de cerca, o al menos eso creen.
Es una pena. Al parecer, su papá es buen tipo. Le romperá el corazón enterarse
de que su hijo anda con la gente equivocada–, y con este sabio pronunciamiento,
Wills regresó a su pantalla. 
Junior examinó el rostro que aparecía en su monitor. Su madre era buena
para interpretar a las personas de una sola mirada, pero no le había transmiti­
do esa habilidad. Jack ya encontraba bastante difícil interpretar a las mujeres,
pero se consoló pensando que lo mismo les ocurría a casi todos los hombres del
mundo. Continuó mirando el rostro, tratando de leer la mente que alguien se
encontraba a casi diez mil kilómetros de allí, que hablaba otro idioma y practi­
caba otra religión. ¿Qué pensamientos circulaban bajo esos ojos? Sabía que a su
padre le gustaban los sauditas. Estaba especialmente allegado al príncipe Ah

— 106 —
bm Sultan, príncipe y alto funcionario del gobierno saudita. El joven Jack lo ha­
bía conocido, pero sólo fugazmente. Sólo recordaba una barba y un sentido del
humor. Una de las creencias centrales de Jack padre era que todos los hombres
eran fundamentalmente iguales, y le había transmitido esa creencia a su hijo.
Pero ello significaba que si había gente mala en los Estados Unidos, también la
había en el resto del mundo, y su país había experimentado duras lecciones de
ese triste hecho en el pasado reciente. 
Desgraciadamente, el Presidente en funciones aún no había pensado qué
hacer al respecto. 
Jack siguió leyendo el informe. De modo que así se comenzaba en el Cam­
pus. Estaba trabajando en un caso. Bueno, algo así como trabajando en algo pa­
recido a un caso, se corrigió. Uda bm Sali trabajaba como banquero internacio­
nal. Estaba claro que movía dinero. ¿Dinero de su padre?, se preguntó Jack. Si
era así, su padre era un hijo de puta muy, muy rico. Jugaba con todos los gran­
des Bancos de Londres 
Londres aún era la capital bancaria del mundo. Jack nunca había supues­
to que la Agencia Nacional de Seguridad pudiera llegar a acceder a información
como ésa. 
Cien millones por aquí, cien millones por allá, no tardaban en sumar ci­
fras verdaderamente serias. El negocio de Sali era la conservación de capitales,
lo cual significaba no tanto hacer rendir el dinero que se le confiaba como asegu­
rarse de que la cerradura de la caja fuerte cerrara realmente bien. Había seten­
ta y una cuentas subsidiarias, sesenta y tres de ellas identificadas, al parecer,
por Banco, número y contraseña. ¿Chicas? ¿Política? ¿Deportes? ¿Administra­
ción de dinero? ¿Autos? ¿El negocio del petróleo? ¿De qué hablaban los principi­
tos sauditas ricos? Allí había un gran vacío en el informe. ¿Por qué no hacían es­
cuchas los británicos? Las entrevistas con las prostitutas no habían revelado
mucho, fuera de que dejaba buena propinas a las chicas con quienes pasaba un
rato particularmente agradable en su casa de Berkeley Square... una parte cara
de la ciudad, notóJack. Se desplazaba básicamente en taxi. Tenía un automóvil
–nada menos que un convertible Aston Martín negro– pero no conducía mucho,
según la información británica. No tenía chofer. Iba mucho a la embajada. En
conjunto, era información que no revelaba mucho. Así se lo hizo notar a Tony
Wills. 
–Sí, lo sé, pero si resulta que era peligroso, no te quepa duda de que te da­
rás cuenta de que había una o dos cosas en esa página a las que deberías haber­
les prestado atención. Ese es el problema con este maldito trabajo. y recuerda
que estamos viendo datos procesados. Algún pobre infeliz tomó los datos brutos
y los destiló hasta obtener esto. ¿Exacta– mente qué datos significativos se pue­

— 107 —
den haber perdido por el camino? No hay forma de saberlo, muchacho. No hay
forma de saberlo
Esto solía hacer papá, se recordó Junior. Tratar de encontrar diamantes
en un balde de mierda. Había esperado que, en cierto modo, fuese más fácil.
Bien, de modo que lo que debía hacer era encontrar operaciones monetarias difí­
cilmente explicables. Era trabajo árido del peor, y ni siquiera podía pedirle con­
sejo a su padre.Si su padre se enterase de que trabajaba ahí, probablemente se
enfureciera. Tampoco le gustaría mucho a mamá. ¿Por qué había de importarle
eso? ¿No era ya un hombre, capaz de hacer lo que quisiera con su vida? No exac­
tamente. El poder de los padres sobre uno nunca se iba del todo. Siempre trata­
ría de complacerlos, de demostrarles que lo habían criado bien y de que estaba
haciendo lo correcto. O algo parecido. Su padre había sido afortunado. Sus pa­
dres nunca se habían enterado de lo que había debido hacer. ¿Les habría gusta­
do? 
No. Se hubieran enfadado –enfurecido– por las veces que había puesto en
juego su vida, y precisamente eso era lo que su propio hijo había aprendido. Ha­
bía muchas áreas vacías en su memoria, períodos en que su padre no había es­
tado en casa y mamá no había explicado por qué... y ahora, aquí estaba él, si no
haciendo exactamente lo mismo, in– dudablemente yendo en la misma direc­
ción... Bueno, su padre siempre había dicho que el mundo era un lugar loco, y
ahora él estaba aquí, descubriendo cuán loco podía ser. 
  

CAPÍTULO 7

Tránsito 
Comenzó en el Líbano, con un vuelo a Chipre. De allí, un vuelo de KLM al
aeropuerto de Sclúphol en Holanda, y de ahí a París. En Francia, los dieciséis
hombres pasaron la noche en diferentes hoteles, tomándose el tiempo de reco­
rrer las calles, practicar su inglés –finalmente no había tenido mucho sentido
hacerles aprender francés y lidiar con una población local que podría haber sido
más amistosa. Según el punto de vista de ellos, lo bueno era que ciertas ciuda­
danas francesas se esmeraban en hablar razonable inglés y se mostraban muy
solícitas a cambio de una tarifa. 
Ellos tenían un aspecto más bien común, algo menos de treinta años, afei­
tados, de altura y contextura medianas, mejor vestidos que la mayor parte de la
gente. Todos ocultaban bien su incomodidad, aunque lanzaban furtivas miradas
de soslayo a los policías que se cruzaban: sabían que no debían llamar la aten­
ción de los policías uniformados. La policía francesa tenía fama de metódica, lo
cual no agradaba a estos visitantes. Viajaban con pasaportes qataríes, los cua­

— 108 —
les eran relativamente seguros, pero ni siquiera un pasaporte emitido por el
propio ministro de Relaciones Exteriores de Francia habría resistido un escruti­
nio intenso. De modo que mantenían su perfil bajo. Se los había entrenado para
no mirar mucho a los lados, ser corteses y hacer el esfuerzo de sonreír a la gente
con que trataban. Afortunadamente para ellos, era la temporada turística en
Francia y París estaba atestado de personas que, como ellos, habla– ba poco
francés, para diversión y desprecio de los parisinos, que, de todas formas, acep­
taban su dinero. 

 El desayuno del día siguiente no concluyó con revelaciones explosivas, lo
que tampoco ocurrió en la comidas. Los hermanos Caroso escucharon las leccio­
nes de Pete Alexander, haciendo cuanto podían para no dormirse, pues las lec­
ciones parecían más bien obviedades. 
–¿Les parece aburrido?–, preguntó Pete a la hora de comer. 
–Bueno, no hace temblar la tierra–, respondió Brian tras unos segundos. 
–Verás que no lo será cuando estés en las calles de una ciudad extranjera,
digamos en el mercado, buscando a un sospechoso en una multitud de miles de
personas. Lo importante es hacerse invisible. Trabajaremos en eso esta tarde.
¿Tienes alguna experiencia al respecto, Dominic?
–En realidad, no. Sólo lo básico. No mirar directamente al sujeto. Prendas
reversibles. Diferentes corbatas, si uno está en un ambiente en que se deba lle­
varlas, y se depende de otros para cambiar de apariencia. Pero donde vamos no
tendremos el apoyo para vigilancia discreta que nos suministra el Buró, ¿ver­
dad?
–Desde ya que no. De modo que se mantendrán a distancia hasta el mo­
mento de actuar. Entonces, se moverán lo más rápido que sea posible...
–¿Y eliminamos al tipo?
–¿Aún te incomoda eso?
–Aún no renuncié, Pete. Por ahora, digamos que me preocupa
Alexander asintió. –Es justo. Preferimos gente que sepa pensar, y sabe­
mos que pensar acarrea sus condenas propias
–Supongo que ésa debe de ser la forma de ver esto. ¿y si el tipo que se su­
pone que debemos sacar de en medio resulta ser inofensivo ?–, preguntó el in­
fante de marina. 
–Entonces se retiran y se reportan en la base. Existe la posibilidad teórica
de que una misión sea errónea, pero hasta donde yo sé, ello nunca ocurrió

— 109 —
–¿Nunca?
–Nunca, ni una vez–, le aseguró Alexander. 
–La perfección me pone nervioso
–Tratamos de ser cuidadosos
–¿Cuáles son las reglas? De acuerdo, tal vez no necesito saber –por ahora–
quién nos envía a matar a alguien, pero, sabe, me gustaría saber cuales son los
criterios para firmarle la sentencia de muerte a un tipo
–Se tratará de alguien que, directa o indirectamente, haya provocado la
muerte de ciudadanos estadounidenses, o está directamente involucrado en pla­
nes para hacerlo. No apuntamos a la gente que canta demasiado fuerte en la
iglesia o tarda en devolver libros a la biblioteca
–Habla de terroristas, ¿no?
–Sí – respondió Pete simplemente
–¿Por qué no arrestarlos?–, preguntó Brian. 
–Como tú hiciste en Afganistán?
–Eso era distinto–, protestó el infante de marina. 
–¿En qué?–, preguntó Pete. 
–Bueno, para empezar, éramos combatientes uniformados en operaciones
y bajo las órdenes de una autoridad de mando legalmente constituida
–Tú actuaste por iniciativa propia, ¿no?
–Se supone que los oficiales deben usar la cabeza. Sin embargo, las órde­
nes generales para mi misión provenían de la cadena de mandos
–¿Y no las cuestionaste?
–No. A no ser que estés loco, no haces eso
–¿Y qué ocurre cuando no hacer algo es la locura?–, preguntó Pete. –Qué
ocurre si se te presenta la oportunidad de hacer algo contra personas que plane­
an hacer algo muy destructivo?
–Para eso están la CIA y el FBI
–Pero cuando por una u otra razón no pueden cumplir con su tarea ¿qué
ocurre? ¿Dejas que los malos sigan adelante con sus planes y luego te encargas
de ellos? Eso puede costar caro–,le dijo Alexander. –Nuestra tarea es hacer lo
que se debe cuando los métodos convencionales no alcanzan para cumplir la mi­
sión
–Con qué frecuencia?– Éste era Dominic, que buscaba proteger a su her­
mano. 

— 110 —
–Cada vez más
–Cuántas eliminaciones han hecho?–, preguntó Brian. 
–No necesitas saberlo
–Oh, me encantaría oír eso–, observó Dominic con una sonrisa. 
–Paciencia, muchachos, todavía no están en el club–, les dijo Pete, espe­
rando que fueran lo suficientemente inteligentes como para no objetar ese pun­
to. 
–De acuerdo, Pete': dijo Brian tras pensar por un momento. –Ambos di­
mos nuestra palabra de que las cosas de que nos enteremos mientras estemos
aquí, aquí quedan. Muy bien. Lo que ocurre es que asesinar gente a sangre fría
no es exactamente lo que me entrenaron para hacer, ¿sabes?
–No se supone que debas disfrutarlo. En Afganistán, ¿alguna vez le dispa­
raste al que estuviese mirando para otro lado?
–Dos–, admitió Brian. –Pero el campo de batalla no son los Juegos Olímpi­
cos–, protestó a medias. 
 –Tampoco lo es el resto del mundo, Aldo–. La expresión del rostro del in­
fante de Marina decía ahí me pillaste. –Es un mundo imperfecto, amigos. Si
quieren hacerlo perfecto, adelante, ya se ha intentando antes. En lo que a mí
respecta, me basta con hacerlo más seguro y predecible. Imaginen que alguien
hubiese sacado de en medio a Hitler en 1934 o a Lenin, en Suiza, en 1915. El
mundo habría sido mejor, ¿verdad? O tal vez malo de otra forma. Pero no nos
dedicamos a ese negocio. Lo nuestro no es el asesinato político. Nuestra presa
son los pequefios tiburones que matan inocentes en formas que eluden los pro­
cedimientos convencionales para detenerlos. No es el mejor sistema. Lo sé. To­
dos lo sabemos. Pero es algo, y vamos a probar si funciona. No puede ser mucho
peor que lo que ya tenemos ¿no?
Durante este discurso, los ojos de Dominic no se despegaron del rostro de
Pete. Les acababa de decir algo que tal vez no había tenido intención de decir.
El Campus aún no tenía asesinos. Serían los primeros. Debía de haber muchas
esperanzas centradas en ellos. Eso implicaba mucha responsabilidad. Pero tenía
sentido. Estaba claro que Alexander no les enseñaba a partir de su propia expe­
riencia en el mundo real. Se suponía que un oficial de entrenamiento era al­
guien que había llevado a cabo lo que enseñaba. Por eso, la mayor parte de los
instructores de la academia del FBI eran agentes con experiencia de campo. Po­
dían explicar cómo era estar allí. Pete sólo les podía decir qué hacer. Pero enton­
ces ¿por qué los habían escogido a él y a Aldo? 
–Entiendo lo que quieres decir, Pete–, dijo Dominic. –Aún no me voy

— 111 —
–Tampoco yo–, le dijo Brian a su oficial de entrenamiento. –Sólo quiero
saber cuáles son las reglas
Pete no les dijo que irían haciendo las reglas sobre la marcha. No tardarí­
an en darse cuenta solos de que era así. 

Los aeropuertos son iguales en todo el mundo. Como estaban entrenados
para demostrar buenos modales, todos despacharon su equipaje, esperaron en
las salas de espera adecuadas, fumaron sus cigarrillos en los lugares autoriza­
dos y leyeron los libros que adquirieron en los kioskos del aeropuerto. O fingie­
ron que lo hacían. Una vez llegados a la altura de crucero, comieron sus comi­
das de avión y casi todos ellos durmieron su siesta de avión. Casi todos iban
sentados en los últimos asientos de la fila y cuando alguno se movía, pensaban a
cuáles de sus compañeros de asiento volverían a encontrar en los próximos días
o semanas, o cuanto fuera que tardaran en tener todos los detalles a punto. To­
dos ellos esperaban conocer pronto a Alá y recoger las recompensas ganadas
combatiendo por la Santa Causa. A los más intelectuales les daba por pensar
que hasta Mahoma, las bendiciones y la paz fueran con él, no había descripto
con gran precisión la naturaleza del paraíso. Se lo había explicado a personas
que no conocían los aviones de pasajeros a reacción, los automóviles ni las com­
putadoras. ¿Cuál era, entonces, su verdadera naturaleza? Debía ser tan maravi­
lloso que desafiaba toda des–cripción, pero así y todo, era un misterio, y ellos lo
descubrirían. Ese pensamiento tenía algo excitante, una suerte de expectativa
demasiado sublime para discutirla con los demás. Un misterio, pero un misterio
infinitamente deseable. y si, como consecuencia de lo que harían, otros debían ir
también a reunirse con Alá, bueno, eso también estaba escrito en el Gran Libro
del Destino. Por el momento, todos dormitaban, dormían el sueño de los justos,
el sueNo de los futuros Santos Mártires. Leche, miel y vírgenes. 

Jack descubrió que había algo misterioso en Sali. El informe de la CIA
hasta especificaba el largo de su pene en la sección –Seso y Sexo–.Las putas bri­
tánicas afirmaban que era de tamaño absolutamente promedio, pero de aplica­
ción inusualmente vigorosa y que dejaba buenas propinas, lo cual lo hacía atrac­
tivo a sus sensibilidades comerciales. Pero, a diferencia de la mayor parte de los
hombres, no hablaba mucho de sí mismo. Más que nada, hablaba de la lluvia y
el frío de Londres y alababa a su ocasional compaiiera, halagando así su vani­
dad. Que regalara cada tanto un lindo bolso –Louis Vuitton, casi siempre–les
agradaba a sus chicas habituales, dos de las cuales informaban a Thames Hou­
se, nueva sede del Servicio Secreto y el Servicio de Seguridad Británico.Jack se

— 112 —
preguntó si recibirían su paga por servicios prestados por parte de Sali y del go­
bierno de Su Majestad. Probablemente era buen negocio para las chicas, aunque
seguramente Thames House no regalaría zapatos ni bolsos. 
–Sí, Jack–, Wills alzó la mirada de su pantalla. –Cómo sabemos que este
Sali es de los malos?
–No estamos seguros. No hasta que haga algo o interceptemos una con­
versación entre él y alguien que no nos gusta
–Así sólo lo estoy verificando
–Correcto. Vas a hacer muchos trabajos así. ¿Alguna intuición sobre el
tipo?
–Es un hijo de puta lascivo
–Por si no lo habías notado, es difícil ser rico y soltero
Jack parpadeó. Tal vez se lo había buscado. –De acuerdo, pero a mí ni se
me ocurre pagar, y él paga mucho
–Qué más?–, preguntó Wills. 
–No habla mucho que digamos
–Eso qué te dice de él?
Ryan se reclinó en su silla para pensar. Tampoco él les hablaba mucho a
sus amigas, al menos no de su nuevo trabajo. En cuanto uno decía –administra­
ción financiera–, la mayor parte de las mujeres tendía a amodorrarse como re­
flejo de defensa. ¿Significaba algo? Tal vez Sali simplemente no era hablador.
Tal vez era lo suficientemente seguro de sí mismo como para no necesitar im­
presionar a sus amigas más que con su dinero –siempre usaba efectivo, nunca
tarjeta de crédito–. ¿y por qué? para que su familia no se enterara? Bueno, tam­
poco Jack les contaba a mamá y papá de su vida amorosa. De hecho, era raro
que llevara una amiga al hogar de la familia. Su madre tendía a espantarlas.
Curiosamente su padre no. La doctora Ryan impresionaba a las mujeres con su
poder. y mientras que a la mayor parte de las jóvenes les parecía admirarable, a
otras les parecía terriblemente intimidante. Su padre dejaba muy de lado todo
lo que tenía que ver con el poder y los invitados sólo veían a un caballero ama­
ble y bonachón, esbelto y de cabello gris. Más que nada su padre le gustaba ju­
gar a la pelota con su hijo en el césped que daba la Bahía de Chesapeake, tal
vez porque así recordaba momentos en que la vida era más simple. Para eso te­
nía a Kyle. La menor de los Ryan aún estaba en la escuela primaria y pasaba
por la etapa de hacer furtivas preguntas acerca de Santa Claus, pero sólo cuan­
do mami y papi no estaban allí. Siempre había un chico en la clase que quería
que todos se enterasen de lo que él ya sabía –siempre había uno así– y Katie ya
sabía la verdad. Aún le gustaba jugar con sus muñecas Barbie, pero sabía que

— 113 —
su mamá y su papá las compraban en Toys R Os en Glen Burnie y que eran
ellos los que armaban la escenografía navideña, actividad que su padre adora­
ba, por más que refunfuñara al hacerla. Cuando uno dejaba de creer en Santa
Claus, la vida entera comenzaba a rodar cueta abajo... 
–Sólo nos dice que no le gusta hablar. Nada más–, dijo Jack tras reflexio­
nar por un momento. –No se supone que debamos transformar deducciones en
hechos, ¿verdad?
–Correcto. Muchas personas no piensan así, pero no aquí. Dar las cosas
por sentadas es la madre de todos los errores. El psiquiatra de Langley se espe­
cializa en intepretar. Es bueno, pero hay que aprender a distinguir entre la es­
peculación y los hechos. Bien, cuéntame acerca del señor Sali–, ordenó Wills. 
–Es lascivo y no habla mucho. Especula en forma muy conservadora con el
dinero de su familia
–Hay algo que haga pensar que es malo?
–No, pero vale la pena vigilarlo por su religiosidad, aunque no diría que es
extremista en ese aspecto. Aquí faltan elementos. No se jacta, no es exhibicio­
nista como suele serio una persona rica de su edad. ¿Quién comenzó a investi­
garlo?
–Los ingleses. Hubo algo en este tipo que excitó el interés de sus analistas
en jefe. Luego Langley echó una mirada y comenzó su propio informe. Luego, se
interceptó una conversación entre él y otro tipo que tiene un informe en Lan­
gley. La conversación no trató de nada importante, pero existió–, explicó Wills.
–Y, sabes, es más fácil abrir un informe que cerrarlo. Su teléfono celular está co­
dificado en las computadoras de la NSA, de modo que escuchan cada vez que lo
enciende. Creo que vale la pena mantenerlo bajo observación, pero no estoy se­
guro de por qué deba ser así. En este negocio, uno aprende a confiar en los ins­
tintos,Jack. De modo que te nombro experto residente en este joven
–¿Y debo investigar qué hace con su dinero...?
–Así es. Sabes, no hace falta mucho para financiar una banda de terroris­
tas, al menos no para las cifras que maneja él. Un millón de dólares es mucho
dinero para esa gente. Viven al día y sus gastos de mantenimiento no son mu­
chos. Así que debes vigilar los márgenes. Lo más posible es que trate de ocultar
lo que hace bajo el ala de sus transacciones grandes
–No soy contador–, señaló Jack. Su padre se había graduado de contador
hacía tiempo, pero nunca había ejercido, ni siquiera para llenar sus propias pla­
nillas fiscales. Tenía un estudio de abogados que lo hacía. 
–¿Sabes aritmética?
–Sí, claro

— 114 —
–Bueno, agrégale una nariz–. Oh, qué bien, pensó John Patrick Ryan Jr.
Luego recordó que en las verdaderas operaciones de inteligencia no se trataba
de dispararles a los malos y luego irse a la cama con la heroína de la película.
Eso ocurría en las películas. Este era el mundo real. 

–Tanta prisa tiene nuestro amigo?–, preguntó Ernesto, muy sorprendido. 
–Así   parece.   Ultimamente,   los   norteamericanos   los   vienen   castigando
muy duro. Supongo que quieren recordarles a sus enemigos que aún pueden
morder. Tal vez sea cuestión de honor para ellos–, especuló Pablo. A su amigo
no le costaría entender eso. 
–Así que, ¿qué hacemos ahora?
–Una vez que estén instalados en Ciudad de México, combinamos para
que sean transportados a Estados Unidos y, supongo, nos ocupamos de que ob­
tengan armas
–¿Complicaciones?
–Si los norteamericanos tienen infiltrados en nuestra organización, podrí­
an tener alguna advertencia, además de rumores de nuestro compromiso. Pero
ya hemos tomado eso en cuenta
Sí, reflexionó Ernesto, pero eso había sido desde lejos. Ahora, se oían los
golpes en la puerta y había que pensar otra vez. Pero no podía volver atrás en
un acuerdo. Eso era cuestión de honor y de negocios. Estaban preparando un
embarque inicial de cocaína para.la Unión Europea. Prometía ser un mercado
de considerable importancia. 
–¿Cuánta gente viene?
–Catorce, dice. No tienen arma alguna
–¿Qué crees que necesitarán?
–Con automáticas livianas alcanzará, además de pistolas, claro–, dijo Pa­
blo. –Tenemos un proveedor en México que puede manejarlo por menos de diez
mil dólares. Con otros diez mil, hacen llegar las armas a su destino final en los
Estados Unidos. Así se evitan complicaciones en el cruce
–Bueno, hagámoslo así. ¿Irás a México tú mismo?
Pablo asintió. –Mañana por la mañana. Coordinaré con ellos y los coyotes
el primer movimiento

— 115 —
–Sé cuidadoso–, señaló Ernesto. Sus sugerencias eran potentes como una
bomba. Pablo corría algunos riesgos, pero sus servicios eran muy importantes
para el Cartel. Sería difícil reemplazarlo. 
–Por supuesto, jefe. Necesito evaluar cuán confiable es esta gente, ya que
nos van a asistir en Europa
–Sí,   es   necesario–,   asintió   Ernesto,   con   fatiga.   Como   en   casi   todos   los
acuerdos, cuando llegaba el momento de llevarlos a cabo, surgían las dudas.
Pero no era una anciana. Nunca había temido actuar con decisión. 

El Airbus llegó al fin de la pista. Los pasajeros de primera fueron los pri­
meros en bajar. Siguiendo las flechas coloreadas pintadas en el piso, llegaron a
migraciones y aduana, donde les aseguraron a los burócratas de uniforme que
no tenían nada que declarar, se les sellaron debidamente sus pasaportes y fue­
ron a recoger su equipaje. 
El jefe del grupo se llamaba Mustafá. Aunque era saudita de nacimiento,
iba completamente afeitado, lo cual no le gustaba, si bien dejaba a la vista una
piel que parecía gustarle a las mujeres. El y un colega de nombre Abdulá fueron
juntos a recoger las maletas y luego salieron a donde se suponía que los espera­
ban los automóviles que lo recogerían. Esta sería la primera prueba de la efi­
ciencia de sus nuevos socios del hemisferio occidental. y efectivamente, había al­
guien con un rectángulo de cartulina donde decía –MIGUEL– en letras de mol­
de. Ese era el nombre en código de Mustafá para esta operación y se adelantó a
estrechar la mano del hombre. Este no dijo nada, pero hizo un gesto de que lo si­
guieran. Afuera, los esperaba una minivan Plymouth color café. Pusieron las
maletas atrás y los pasajeros se acomodaron en el asiento del medio. Hacía calor
en Ciudad de México y el aire era el más sucio de los que nunca hubieran cono­
cido. Lo que debía haber sido un hermoso día quedaba arruinado por un velo
gris que cubría la ciudad – contaminación atmosférica, pensó Mustafá. 
En el camino al hotel, el chofer continuó en silencio. 'Esto los impresionó
favorablemente. Si no hay nada que decir, hay que quedarse callado. 
Como era de esperar, el hotel era bueno. Mustafá se registró con la falsa
tarjeta Visa que había enviado anticipadamente por fax y cinco minutos des­
pués, su amigo y él estaban en una espaciosa habitación del quinto piso. Busca­
ron micrófonos ocultos en los lugares más obvios antes de hablar. 
–Pensé que ese maldito vuelo nunca terminaría–, refunfuño Abdulá, bus­
cando agua embotellada en el minibar. les habían indicado que tuviesen cuida­
do con el agua corriente. 

— 116 —
–Lo mismo me ocurrió a mí. ¿Qué tal dormiste?
–No muy bien. Creí que lo bueno del alcohol es que te deja inconsciente
–A algunos, no a todos–, le dijo Mustafá a su amigo. –Para eso hay otras
drogas
–Ésas son abominables a los ojos de Dios–, observó Abdulá, –a no ser que
las suministre un médico
–Ahora tenemos amigos que no piensan así
–Infieles–, casi escupió Abdulá. 
–El enemigo de nuestro enemigo es nuestro amigo–. Abdulá abrió una bo­
tella de Evian. 
–No. Se puede confiar en un verdadero amigo. ¿Podemos acaso confiar en
estos hombres?
–Sólo cuanto debamos–, concedió Mustafá. Mohammed había sido cuida­
doso al instruirlos para esa misión. Sus nuevos aliados los ayudarían sólo por
conveniencia, porque también ellos querían dañar al Gran Satán. Por ahora,
bastaba con eso. Algún día, esos aliados se convertirían en enemigos y deberían
lidiar con ellos. Pero ese día aún no había llegado. Ahogó un bostezo. Fra hora
de descansar. Mañana sería un día atareado. 

Jack vivía en un condominio en Baltimore, a pocas cuadras de Oriole Park
en Candem Yards, para el cual teníabilletes para la temporada, pero que esta
noche estaba a oscuras, pues los Orioles estaban en Toronto. Como no era buen
cocinero, comió afuera, como acostumbraba, aunque esta vez no tenía una ami­
ga que lo acompañase, lo cual, muy a su pesar, también era lo habitual. Termi­
nó de comer y se dirigió a su casa, encendió el televisor, cambió de idea y fue a
su computadora y se conectó para ver si tenía correo y para navegar por la web.
Allí fue cuando se hizo un recordatorio mental. Salí también vivía solo, y aun­
que a veces lo acompañaban putas, ello no ocurría cada noche. ¿Qué hacía todas
las noches? ¿Se conectaba con su computadora? Muchos lo hacían. ¿Los británi­
cos tendrían intervenida su línea de teléfono? Seguramente. Pero el informe de
Salí no decía nada acerca de su correo electrónico... ¿por qué? Valía la pena veri­
ficarlo. 

— 117 —
–¿Qué piensas, Aldo?–, le preguntó Dominic a su hermano. Transmitían
un partido de béisbol por ESPN, Mariners –que iban perdiendo– contra Yanke­
es. 
–No estoy seguro de que me guste la idea de pegarle un tiro a un pobre
tipo por la calle, hermano
–¿Y si sabes que es malo?
–¿Y qué pasa si matas a otro porque conduce un auto igualo sus bigotes se
parecen? ¿Qué si deja mujer e hijos? Eso me convertiría en un jodido asesino, un
asesino a sueldo, por cierto, Sabes, no es la clase de cosa que nos enseñaron en
entrenamiento básico. 
–Pero qué ocurre si sabes que es malo?–, preguntó el agente del FBI. 
–Eh, Enzo, tampoco fui entrenado para un caso así'. 
–Lo sé, pero ésta es otra situación. Si sé que el tipo es un terrorista, y sé
que no puedo arrestarlo, y sé que tiene más planes, creo que podría hacerlo. 
–En  las   montañas,   en  Afganistán,   nuestra  información   no  siempre  era
irreprochable. Seguro, aprendí a jugarme el culo, pero el mío, no el de otro pobre
infeliz
–La gente contra la que peleabas ahí ¿a quién habían matado?
–Eh, eran parte de una organización que está en guerra con los Estados
Unidos de Norteamérica. Probablemente no eran boy scouts, Pero nunca vi evi­
dencia directa de que esto fuese así'. 
–¿Y si la hubieses visto?–, preguntó Dominic. 
–No fue así'. 
–Eres afortunado–, dijo Dominic, recordando a la niñita cuya garganta
había sido cortada de oreja a oreja. Un adagio legal afirmaba que los casos du­
ros hacen que la ley sea dura, pero los libros no podían prever todo lo que la
gente era capaz de hacer. A veces, la tinta negra sobre papel blanco era algo un
poco demasiado seco para el mundo real. Pero, de los dos, el apasionado siempre
fue él. Brian siempre había sido un poco más frío, como el Fonzie de Happy
Days, Gemelos, sí, pero algo distintos. Dominic era más parecido a su padre, ita­
liano y apasionado. Brian había resultado más parecido a su madre, más frío,
como consecuencia de un clima que también lo era, Para alguien que los viera
desde fuera, esas diferencias parecían poca cosa, pero para los gemelos eran fre­
cuente motivo de bromas y chanzas. –Cuando lo ves, Brian, cuando lo tienes
ante tus ojos, te dispara, hermano. Te enciende un fuego por dentro. 
–Eh, estuve allí, hice lo que había que hacer, lo viví, ¿sabes? Maté cinco
hombres yo mismo. Pero era trabajo, no era personal. Trataron de emboscamos,

— 118 —
pero no habían leído bien el manual y emplée fuego y maniobras para engañar­
los, hacerlos salir y matarlos, tal como me enseñaron. No es mi culpa si eran
ineficaces. Se podrían haber rendido, pero prefirieron tirotearse. Eligieron mal,
pero 'un hombre debe hacer lo que le parece mejor–. Su película favorita era
Hondo, de John Wayne. 
–Eh, Aldo, no digo que seas un mariquita
–Sé   lo   que   dices   pero,   sabes,   no   quiero   llegar   a   ser   como   ellos,   ¿de
acuerdo?
–Esta misión no se trata de eso, hermano. Yo también tengo mis dudas,
pero voy a continuar con esto hasta ver cómo resulta. Podemos irnos en cuanto
querramos
–Supongo
En la pantalla, Derek Jeter se dobló en dos. Para los lanzadores, él era un
terrorista. 

Al otro lado de la casa, Peter Alexander hablaba a Columbia, Maryland,
por un teléfono seguro. 
–Cómo vamos?–, preguntó Sam Granger del otro lado de la línea. 
Peter tomó un sorbo de jerez. –Son buenos chicos. Ambos tienen dudas. El
infante de marina las expresa abiertamente, y el del FBI mantiene la boca ce­
rrada, pero de a poco las ruedas van girando
–Cuán serio es esto?
–Es difícil saberlo. Mira, Sam, siempre supimos que el entrenamiento se­
ría lo más difícil. Pocos estadounidenses aspiran a ser asesinos profesionales, al
menos no los que nosotros necesitamos para esto
–Había un tipo en la Agencia que hubiera sido ideal.
–Pero es demasiado viejo y lo sabes–, contestó Alexander de inmediato. –
Además, tiene un trabajo adecuado a su edad en Gales, al otro lado del charco, y
parece encontrarse cómodo allí'. 
–Si sólo...
–Si tu tía tuviera pelotas, sería tu tío–, señaló Pete. –Seleccionar candida­
tos es tu trabajo. Entrenarlos es el mío. Estos dos tienen cerebro y tienen habili­
dades. Lo difícil es el temperamento. Estoy trabajando ese apecto. Sé paciente
–En las películas es mucho más fácil

— 119 —
–En las películas todos son psicópatas fronterizos. ¿Quieres a ésos como
empleados?
–Supongo que no–. Había muchos psicópatas. Todo departamento de poli­
cía importante conocía varios, y mataban gente a cambio de sumas modestas o
de pequeñas cantidades de drogas. El problema con esa gente era que no era
buena para seguir órdenes, ni muy inteligente. ¿Dónde estaba esa chica Nikita
ahora que la necesitaban? 
–De modo que debemos lidiar con gente buena, confiable, con cerebro. y la
gente así piensa, y lo que piensa no siempre se puede predecir, ¿no? Es bueno
contar con un tipo con conciencia, pero cada tanto se preguntará si lo que hace
está bien. ¿Por qué tuviste que enviar dos católicos? Ya los judíos son un proble­
ma. Nacen con culpa. Pero los católicos la aprenden en la escuela
–Gracias, Santidad– respondió Granger. 
–Sam, siempre supimos que esto no sería fácil. Caray, me envías a un in­
fante de marina y a un FBI, podrfan haber sido un par de nifios exploradores,
¿no?
–De acuerdo, Pete, es tu trabajo. ¿Tienes idea del tiempo que llevará esto?
El trabajo se va apilando–, observó Granger. 
–En más o menos un mes sabré si cuento con ellos o no. Deberán saber
por qué además de quién, pero siempre te dije que sería así'. 
–Es cierto–, admitió Granger. Realmente, era tanto más fácil en las pelí­
culas. Bastaba con buscar “asesinos a sueldo” en las Paginas Amarillas. Al prin­
cipio, habían pensando en contratar ex oficiales de la KGB. Todos eran expertos
y todos querían dinero: la tarifa de mercado era de menos de veinticinco mil dó­
lares por muerte, poco dinero, pero tipos así sin duda informarfan al Centro
Moscú con la esperanza de que los volvieran a contratar, y de esa forma, el
Campus sería conocido por la comunidad “negra” global. No podían permitir que
eso ocurriera. 
–¿Y los nuevos juguetes?'– preguntó Pete. Tarde o temprano, debería en­
trenar a los gemelos en el empleo de las herramientas del oficio. 
–Me dicen que en dos semanas
–Tanto? Demonios, Sam, las propuse hace nueve meses
–No son cosas que se compran en la sucursal local de Westem Auto. De­
ben ser manufacturadas desde cero. Sabes, gente hábil para hacer piezas mecá­
nicas que viva en lugares remotos, gente que no haga preguntas
–Les dije, busquen a la gente para esto en la Fuerza Aérea. No paran de
crear pequeños e ingeniosos dispositivos–. Por ejemplo, grabadores que quepan
en un encendedor de cigarrillos. Eso sí que probablemente era inspirado por las

— 120 —
películas. y en lo que respecta a las cosas realmente buenas, el gobierno casi
nunca disponía de la gente adecuada en su ?lantel, por lo cual debía disponer de
contratistas civiles que tomaban el dinero, hacían  el trabajo  y mantenían  la
boca cerrada porque querían más contratos de ésos. 
–Están trabajando en ello, Pete. Dos semanas
–Entendido. Hasta ese momento, tengo todas las pistolas con silenciador
que pueda necesitar. Ambos responden bien al entrenamiento de rastreo y vigi­
lancia. Ayuda que tengan un aspecto tan común
–Así que, a fin de cuentas llas cosas andan bien?–, preguntó Granger. 
–A no ser por eso de la conciencia, si
–De acuerdo, manténme informado
–Así lo haré
–Nos vemos
Alexander colgó. Malditas conciencias pensó. Sería bueno tener robots .
pero alguien notaría si viese a Robotín andando por la calle. y no podían permi­
tirse eso. O tal vez el Hombre Invisible, pero en la historia de H. G. Wells, la
droga que lo hacía transparente también lo volvía loco y esta operación ya era
suficientemente loca, ¿no? Se bebió el jerez que le quedaba y, tras pensarlo, vol­
vió a llenar su copa. 

CAPÍTULO 8

Convicción 
Mustafá y Abdulá se levantaron al alba, rezaron sus plegarias matutinas,
desayunaron, conectaron sus computadoras y revisaron sus correos electrónicos.
Tal como esperaba, Mustafá tenía un mensaje de Mohammed, que a su vez le
reenviaba un mensaje de alguien, supuestamente llamado Diego, para que se
encontrasen en determinado lugar a las 10:30 de la mafiana, hora local. Revisó
el resto de su correo, que en su mayor parte consistía en lo que los norteameri­
canos llaman spam. Se había enterado de que esta palabra designaba original­
mente una conserva de cerdo, lo cual le pareció particularmente adecuado. Am­
bos salieron –por separado– pasadas las nueve, más que nada para estirar las
piernas y examinar el vecindario. Verificaron cuidadosa pero furtivamente que
nadie   los   siguiera:   al   parecer   así   era.   Llegaron   al   punto   de   encuentro   a   las
10:25. 

— 121 —
Diego ya estaba allí. Leía el diario y vestía una camisa blanca con rayas
azules. 
–¿Diego?–, preguntó amablemente Mustafá. 
–Usted debe de ser Miguel–, replicó el contacto con una sonrisa, poniéndo­
se de pie para estrecharle la mano. –Siéntese, por favor–. Pablo miró en torno a
sí. Sí, allí estaba el apoyo de Miguel, solo, tomando su café, vigilando como un
profesional. –¿Le gusta Ciudad de México?
–No sabía que fuese tan grande y activa–, Mustafá sefialó alrededor. Las
aceras estaban colmadas de gente que iba y venía. –Y el aire es tan sucio
–Ése es un problema. Las montañas no dejan que la contaminación se
vaya. Hacen falta vientos fuertes para limpiar el aire. ¿Café?
Mustafá asintió. Pablo le hizo un gesto al camarero, indicándole la cafete­
ra. El café al aire libre era de estilo europeo, pero no estaba muy lleno. Las me­
sas  estaban   ocupadas  a  medias,   por   grupos  de personas  que   se encontraban
para hacer negocios o sociales, conversaban y se ocupaban de sus asuntos. Llegó
otra cafetera. Mustafá sirvió y espero a que el otro hablara. 
–Bien, ¿en qué le puedo ser útil?
–Tal como se acordó, estamos todos aquí. ¿Cuándo podemos partir?
–Cuándo quiere hacerlo?–, preguntó Pablo. 
–Esta tarde sería ideal, pero tal vez sea un poco pronto para usted
–Sí. Pero, ¿qué le parece mañana, digamos que a la una de la tarde?
–Sería   excelente–,   respondió   Mustafá,   agradablemente   sorprendido.
¿Cómo será el cruce?
–Comprenda que yo no participaré en forma directa. Lo llevarán en auto a
la frontera y allí lo pondrán en manos de alguien que se especializa en ingresar
gente y determinadas mercaderías a Norteamérica. Deberá caminar unos seis
kilómetros. Hará calor, aunque no demasiado. Una vez llegado a Norteamérica,
se lo conducirá a una casa segura cerca de Santa Fe, Nuevo México. Desde allí
puede volar hasta su destino final o arrendar automóviles
–¿Armas?
–Qué quiere exactamente?
–Idealmente, AK–47s
Pablo negó con la cabeza. –No podemos suministrárselos. Sí les consegui­
mos   pistolas–ametralladora   Uzi   e   Ingram.   Calibre   9   milímetros   Parabellum,
con, digamos, seis cargadores de treinta disparos cada uno, cargados

— 122 —
–Más munición–, dijo Mustafá. –Doce cargadores, más tres cajas de balas
más por cada arma
Pablo asintió. –Eso es fácil–. El costo extra sería de un par de miles de do­
lares. Las armas se comprarían en el mercado abierto, al igual que la munición.
Técnicamente, se las podía rastrear hasta su origen y/o comprador, pero ése era
un problema teórico, no práctico. La mayoría de las armas serían Ingram, no las
más precisas y mejor construidas Uzi israelíes, pero esa gente no tendría nada
que   objetar.   Incluso   era   posible   que   tuviesen   objeciones   religiosas   y   morales
para el empleo de armas de fabricación israelí. –Dígame, ¿cómo enfrentará sus
gastos de traslado?
–Cada uno de nosotros tiene cinco mil dólares estadounidenses en efecti­
vo. 
–Pueden usarlo para gastos menores, como comida y gasolina, pero para
otras cosas necesitarán tarjetas de crédito. Los estadounidenses no aceptan el
efectivo para el alquiler de vehfculos y jamás para la adquisición de pasajes aé­
reos
–Las tenemos–, replicó Mustafá. Él y cada uno de los integrantes del equi­
po tenfa tarjetas Visa emitidas en Bahrein. Hasta tenfan números correlativos.
Todas correspondfan a una cuenta bancaria suiza, que con tenía algo más de
quinientos mil dólares. Suficiente para sus propósitos. 
Pedro vio que  el nombre que figuraba  en la tarjeta era JOHN PETER
SMITH. Bien. Quienquiera que hubiera organizado esto, no habfa cometido el
error de usar nombres árabes. Funcionada mientras no cayese en manos de un
policía a quien se le ocurriera preguntarle al señor Smith de dónde provenfa
exactamente. Esperaba que hubieran sido informados acerca de la policía norte­
americana y sus costumbres. 
–Otros documentos?–, preguntó Pablo. 
–Nuestros pasaportes son de Qatar. Tenemos licencias de conductor inter­
nacionales. Todos hablamos inglés aceptable y sabemos leer mapas. Conocemos
las leyes estadounidenses. Nos mantendremos dentro del límite de velocidad y
conduciremos con precaución. Al clavo que asoma la cabeza, se lo baja de un
martillazo. así que no nos asomamos
–Bien–, observó Pablo. De modo que habfan sido instruidos. Algunos has­
ta recordarfan las lecciones. –Recuerde que un solo error puede arruinarles toda
la misión. y cometer errores es fácil. Estados Unidos es un pafs en el que es fácil
residir y trasladarse, pero la policía es muy eficiente. Si nadie los nota, están a
salvo. Por lo tanto, no deben hacerse notar. Si fallan en eso, fallarán en todo.
–Diego, no fallaremos–, prometió Mustafá. 

— 123 —
¿Fallar en qué? se preguntó Pablo, pero no lo dijo. ¿Cuántas mujeres y ni­
ños matarán? Pero en realidad no le importaba. Era una forma cobarde de ma­
tar, pero las reglas de honor de la cultura de sus “amigos” eran distintas de las
suyas. Se trataba de negocios, y no necesitaba saber más. 

Tres millas, flexiones de brazos, un café, ase era la vida en el sur de Virgi­
nia. 
–Brian, estás acostumbrado a llevar armas de fuego?
–Sí, Pete. Generalmente, un M16 y cinco o seis cargadores extras. Las
granadas de fragmentación también forman parte del equipo básico
–Hablaba más bien de armas de mano
–Estoy acostumbrado a la Beretta M9. 
–Eres bueno tirando?
–Está   en   mi   informe,   Pete.   En   Quantico,   me   puntuaron   como   experto,
pero lo mismo ocurrió con el resto de mi clase. De modo que no significa mucho
–¿Estás acostumbrado a llevarla contigo?
–¿Cuando visto de civil? No
–Bueno, acostúmbrate
–¿Es legal?–, preguntó Brian. –El estado de Virginia lo permite en algu­
nos casos. Si no tienes antecedentes policiales, tu municipio puede otorgarte un
permiso para llevar un arma oculta. ¿y tú, Dominic?
–Aún soy del FBI, Pete. Me siento desnudo si no llevo un amigo conmigo
–¿Qué usas?
–Smith & Wesson 1976. Diez milímetros, doble acción. Últimamente, el
Buró se pasó a la Glock, pero me gusta más la Smith–. y no, no hice una muesca
en las cachas, pensó, aunque no lo dijo. 
–Bien,   quiero   que   vayan   armados   en   sus   salidas,   sólo   para   que   vayan
acostumbrándose a la idea, Brian
Éste se encogió de hombros. –Está bien–. Mejor que llevar una mochila de
treinta kilos. 

Claro que había muchas otras cosas de que ocuparse además de Sali. Jack
trabajaba sobre un total de once personas, todas, con excepción de una, origina­

— 124 —
rios del Medio Oriente, todos financistas. El único europeo vivía en Riad. Era
alemán, pero se había convertido al Islam, lo cual a alguien le había parecido lo
suficientemente extraño como para ponerlo bajo vigilancia electrónica. El ale­
mán queJack aprendió en la universidad era suficiente como para entender sus
e–mails, que no revelaban mucho. Evidentemente, había adoptado las costum­
bres locales, al punto que ni siquiera bebía cerveza. Evidentemente, era aprecia­
do por sus amigos sauditas; una cosa buena del Islam era que si seguías las re­
glas y orabas como corresponde, no les importaba demasiado qué aspecto tenias.
Habría sido admirable de no ser por el hecho de que la mayor parte de los terro­
ristas del mundo oraban en dirección a La Meca. Pero eso, se recordóJack, no
era culpa del Islam. La noche en que el nació, habían intentado matarlo cuando
aún no había salido del vientre de su madre, y esas personas habían dicho ser
católicos fanáticos. En todas partes los fanáticos eran fanáticos. La idea de que
había personas que habían querido matar a su madre le daba ganas de tomar
su Beretta .40. En cuanto a su padre, bueno, se sabía cuidar solo, pero atacar a
las mujeres era pasarse demasiado de la raya y se trataba de una raya que se
podía cruzar sólo una vez y sólo en una dirección. No había retorno. 
Claro que él no recordaba nada. Los terroristas del ULA se habían ido a
encontrar con su Dios, gracias al Estado de Maryland, antes de que él comenza­
ra primer grado, y sus padres nunca tocaban el tema. Su hermana Sally sí lo
hacía. Aún tenía sueños al respecto. Se preguntó si a sus padres les ocurriría lo
mismo. ¿Terminaba uno por olvidar episodios así? En el History Channel había
visto cosas que sugerían que los veteranos de la Segunda Guerra Mundial aún
revivían escenas de combate por las noches, yeso había ocurrido hacía más de
sesenta años. Recuerdos como ésos debían de ser una condena. 
–Sí, Junior
–Este tipo Otto Weber, ¿qué es tan importante acerca de él? Parece tan
emocionante como un helado de vainilla
–Si eres malo, ¿lo anuncias con un letrero de neón en tu espalda, o tratas
de ocultarte en la hierba?
–Con las serpientes– completó Junior. –Lo sé, buscamos cosas pequefias': 
–Como te dije. Haz aritmética de cuarto afio. Agrégale una nariz. Y, sí,
buscas cosas que deben ser casi invisibles, ¿de acuerdo? Eso es lo entretenido de
este trabajo. Y las cositas inocentes son, en su mayor parte, sólo cositas inocen­
tes. Si baja pornografía infantil de la web, no lo hace porque sea un terrorista.
Lo hace porque es un pervertido. En la mayor parte de los países, eso no se cas­
tiga con la pena capital
–Seguro que en Arabia Saudita sí
–Probablemente, pero apostaría a que no los andan buscando. 

— 125 —
–Creí que eran todos puritanos.
–Allí, la libido es cosa de cada uno. Pero si se te ocurre hacer algo con un
niño verdadero, tendrás grandes problemas. Arabia Saudita es un lugar donde
se respeta la ley. Puedes estacionar tu Mercedes y dejar puestas las llaves y
cuando vuelvas seguirá allí. No puedes hacer eso ni siquiera en Salt Lake City
–¿Has estado allí?–, preguntó Jack. 
–Cuatro veces. La gente es amigable siempre que la trates bien, y si te ha­
ces de un verdadero amigo allí, será un amigo para toda la vida. Pero sus reglas
son distintas de las nuestras y el precio por romperlas puede ser muy elevado
–Así que Otto Weber juega según las reglas
Wills asintió. –Correcto. Ha adoptado el sistema completo, con religión y
todo. Por eso les gusta. La religión es el centro de su cultura. Cuando alguien se
convierte y vive según las reglas del Islam, le da validez a su cultura, y eso les
gusta, como le gustaría a cualquiera. Sin embargo, no creo que Otto esté en el
juego. Las personas que buscamos son sociópatas. Pueden surgir en cualquier
parte. Algunas culturas los detectan temprano y los transforman o los matan.
Otras culturas, no. No somos tan buenos como debiéramos en ese aspecto, pero
sospecho que los sauditas probablemente lo sean. Pero los que realmente saben
hacerlo pueden aparecer en cualquier cultura y algunos de ellos se disfrazan
con la religión. El Islam no es un sistema de creencias para sociópatas, pero
puede ser pervertido para servir a gente así, lo mismo que el cristianismo. ¿To­
maste algún curso de psicología?
–No, ojalá lo hubiera hecho–, admitió Ryan 
–Bien, cómprate unos libros. Léelos. Encuentra gente que sepa de estas
cosas y hazle preguntas. Escucha sus respuestas–. Wills regresó a su monitor. 
Mierda, pensó Junior. Este trabajo se pone cada vez peor. ¿Cuánto tiempo
pasaría, se preguntó, hasta que comenzaran a presionarlo para que encontrase
algo útil? ¿Un mes? ¿Un año? ¿Qué demonios podía considerarse una nota que
permitiera aprobar en el Campus? ¿y qué ocurriría exactamente si encontrara
algo útil? 
Regresó a Otto Weber... 

No podían quedarse todo el día en sus habitaciones sin despertar sospe­
chas. Mustafá y Abdulá comieron algo liviano en la cafetería y salieron. A tres
cuadras de allí dieron con un museo de arte. La entrada era gratuita, pero una
vez que entraron entendieron por qué. Era un museo de arte moderno y los cua­
dros y esculturas que allí se exhibían sobrepasaban completamente su capaci­

— 126 —
dad de comprensión. Lo recorrieron durante unas dos horas y llegaron a la con­
clusión de que en México la pintura debía de ser barata. De todas formas, les
dio la ocasión de poner en práctica su apariencia mientras fingían admirar la
basura que colgaba de las paredes y se alzaba en el suelo. 
Luego, caminaron de regreso a su hotel. Lo único bueno era el clima. Era
caluroso para las personas de origen europeo, pero agradable para los árabes, a
pesar de la niebla gris. Mañana, verían otra vez el desierto. Tal vez por última
vez. 

Era imposible, incluso para una bien financiada agencia gubernamental,
investigar todos los mensajes que atravesaban el ciberespacio cada noche, de
modo que la NSA empleaba programas de computadora que buscaban frases
clave. Las direcciones electrónicas de algunos terroristas confirmados o sospe­
chados de serio habían sido identificadas a lo largo de los años, así como las
computadoras servidoras de los proveedores de servicios de Internet. Esa opera­
ción empleaba grandes volúmenes de espacio de almacenamiento, de modo que
constantemente llegaban a Port Meade, Maryland, camiones que traían nuevos
dispositivos de almacenamiento en disco, los cuales eran conectados a las com­
putadoras madre de modo que si una determinada persona era identificada, se
podían leer sus mensajes de correo electrónico de los últimos meses o años. Era
un juego del gato y el ratón. Por supuesto que los malos sabían que los progra­
mas de  intervención  buscaban   determinadas   frases  o palabras,   de  modo  que
usaban sus propios códigos lo cual era, en sí, otra trampa, ya que los códigos
dan una falsa sensación de seguridad, a la que sacaba provecho una agencia que
llevaba setenta años leyendo las mentes de los enemigos de los Estados Unidos. 
Era un proceso que tenía límites. Un empleo demasiado generoso de la in­
formación de inteligencia de señales terminaba por revelar su propia existencia,
de   modo   que   quienes   eran   vigilados   cambiaban   sus   sistemas   criptográficos,
comprometiendo así a la fuente. Por otro lado, emplearla poco era lo mismo que
no tenerla. Desgraciadamente, los servicios de inteligencia se inclinaban más
bien por esto último. La creación de un nuevo Departamento de Seguridad Te­
rritorial había diseñado, en teoría una unidad central de intercambio de toda la
información referida a amenazas, pero el tamaño mismo de la nueva superagen­
cia la había invalidado desde el primer momento. La información estaba allí,
pero en cantidades demasiado grandes como para procesarla y con demasiados
procesadores como para generar un producto útil. 
Pero cuesta desprenderse de viejos hábitos. La comunidad de inteligencia
permanecía intacta, tuvieran o no una superagencia por encima de sus propias
burocracias, y, por segmentos, seguía intercomunicándose. Como de costumbre,

— 127 —
se deleitaban en cuánto sabían en comparación con los que no estaban dentro, y
preferían mantener las cosas así. 
La principal forma de comunicación de la Agencia Nacional de Seguridad
con la Agencia Central de Inteligencia consistía esencialmente en decir esto es
interesante ¿qué te parece? Ello ocurría porque cada una de esas agencias tenía
su propia ética corporativa. Hablaban distintos idiomas. 
Pero al menos, pensaban en paralelo, no en líneas divergentes. En térmi­
nos generales, la CIA tenía mejores analistas, la NSA era mejor en recolección
de información. Había excepciones a ambas reglas generales; y, en ambos casos,
los individuos realmente talentosos se conocían y, entre ellos, hablaban básica­
mente el mismo idioma. 
Quedó claro que era así con el tráfico de cables entre ambas agencies de la
mañana siguiente. Un analista de alto rango en Fort Meade se lo envío a su par
en Langley con clasificación de tráfico FLASH. Eso bastó para llamar la aten­
ción del Campus. Jerry lo vio a la cabeza de su listado diario de e–mails y lo lle ­
vó a la reunión de la mañana siguiente. 
'Esta vez les vamos a picar donde les duele', dice el tipo. ¿Qué puede que­
rer decir eso?–, se preguntó Jerry Rounds en voz alta. Tom Davis había pasado
la noche en Nueva York. Tenía un desayuno de negocios con gente de Morgan
Stanley. Era un fastidio cuando los negocios interferían con los negocios. 
–¿Cuán buena es la traducción?–, preguntó Gerry Hendley. 
–La nota al pie dice que en ese aspecto no hay problema. La intercepción
es clara y libre de estática. Es una simple frase declarativa en árabe culto, sin
matices especiales de los que preocuparse–, declaró Rounds. 
–¿Origen y receptor?–, prosiguió Hendley. 
–Se origina en un tipo llamado Fa'ad, apellido desconocido. Creemos que
es uno de los tipos de operaciones de nivel medio, más bien del área de planifi­
cación que de la de acción. Está en algún lugar de Bahrein. Sólo habla por su ce­
lular cuando está en un auto en movimiento o en un lugar público, como un
mercado   o   algo   por   el   estilo.   Hasta   ahora   no   hay   ni   un   dato   sobre   él.   El
receptor–, continuó Bell, –es, supuestamente, un nuevo participante, más pro­
bablemente uno de los de siempre, con un teléfono celular recién donado. Es un
viejo teléfono analógico, así que no pudieron generar un patrón de identificación
de voz
–De   modo   que   parece   que   tienen   una   operación   en   marcha...–   observó
Hendley. 
–Así parece–, asintió Rounds. –índole y lugar desconocidos

— 128 —
–De modo que no sabemos ni mierda–. Hendley tomó su taza de café y
frunció el ceño con una intensidad que hubiera necesitado de la escala Richter
para ser medida. 
–Qué van a hacer al respecto? – Respondió Granger: 
–Nada útil, Gerry. Están inmovilizados en una trampa lógica. Si hacen
algo, por ejemplo subir el color del alerta, están dando la alarma y ya lo hemos
hecho tantas veces que. se ha vuelto contraproducente. Si no se revelan el texto
y la fuente, nadie lo tomará en serio. Si revelamos algo, quemamos la fuente
para siempre
–Y si no dan la alarma, el Congreso les meterá por el culo cualquier cosa
que ocurra–. Los funcionarios electos se sentirían más cómodos como parte del
problema que como parte de la solución. Se podía obtener crédito político del
gritar sin producir nada. De modo que la CIA y los demás servicios continuarían
trabajando para identificar a los usuarios del teléfono celular que recibió la lla­
mada. Era un trabajo investigativo lento y carente de emoción, y se llevaba a
cabo a un ritmo que no podía ser el que pretendieran imponer políticos impa­
cientes, y destinar más dinero al problema no ayudaba a solucionarlo, lo cual
era doblemente frustrante para gente que sólo sabía hacer eso. 
–De modo que enfrentan el asunto a medias, hacen algo que saben que no
funcionará...
–Y esperan un milagro–, concluyó Granger. 
Por supuesto que los departamentos de policía de todo Estados Unidos se­
rían alertados, pero nadie sabía para qué ni contra qué amenaza. Y de todas for­
mas los policías siempre estaban atentos a detener e interrogar a todas las per­
sonas con aspecto de provenir de Oriente Medio, al punto de que ya estaban
aburridos de lo que casi siempre resultaba un ejercicio improductivo, que ade­
más ya estaba produciendo una creciente presión por parte de la Unión Ameri­
cana por los Derechos civiles. Ya había seis casos de detenidos por “portación de
cara de árabe”, cuatro de los cuales eran médicos y dos estudiantes demostra­
blemente inocentes que habían sido interrogados con cierto exceso de vigor por
policías locales. Fuera cual fuere la jurisprudencia que surgiera de esos casos,
sin duda haría más mal que bien. Era, como dijo Sam Granger, una trampa ló­
gica. 
El ceño de Hendley se frunció un poco más. Sin duda, la misma expresión
se repetía en media docena de agencias de gobierno, las cuales, a pesar de todos
sus recursos y personal, eran más o menos tan útiles como tetas en un jabalí. –
Podemos hacer algo?–, preguntó. 
–Mantenemos alertas y llamar a la policía si vemos algo fuera de lo co­
mún–, respondió Granger. –A no ser que tengamos una pistola a mano

— 129 —
–Para matar a algún pobre desgraciado que probablemente esté tomando
clases de cómo ser un buen ciudadano–, añadió Bell. –No vale la pena
Tendria que haberme quedado en el Senado, pensó Hendley. Al menos,
ser parte del problema tenía sus satisfacciones. Era bueno dar libre curso al mal
humor cada tanto. Gritar aquí hubiera sido totalmente improductivo, además
de malo para la moral de su gente. 
–De acuerdo, entonces fingimos que somos ciudadanos comunes–, dijo fi­
nalmente el jefe. Su personal directivo asintió y continuó discutiendo los asun­
tos de rutina laboral. Sobre el fin de la reunión, Hendley le preguntó a Rounds
como se desempeñaba el nuevo muchacho. 
–Tiene la inteligencia de preguntar mucho. Lo estoy haciendo verificar a
financistas confirmados o sospechosos para ver si detecta transferencias sin ex­
plicación
–Si soporta hacer eso, que Dios lo bendiga–, observó Bell. –Es como para
enloquecer a cualquiera
–La paciencia es una virtud–, dijo Gerry. –Lo dificil es adquirida
–Alertamos a toda nuestra gente sobre esta comunicación?
–No estaría mal–, respondió Bell. 
–Denlo por hecho–, les dijo Granger a todos. 

–Mierda–, observó Jack quince minutos más tarde. –¿Qué significa?
–Lo sabremos mañana, la semana que viene o nunca–, respondió Will 
–Fa'ad... conozco ese nombreJack fue a su computadora e invocó algunos
archivos. –¡Si! Es el tipo de Bahrein. ¿Cómo es que la policía local no lo hizo su­
dar un poco?
–Aún no saben que existe. Hasta ahora, rastrearlo ha sido cosa de la NSA
pero tal vez Langley vea si puede averiguar más acerca de él
–¿Son tan buenos como el FBI para el trabajo policial?
–En realidad no, no lo son. Es otro entrenamiento, pero no está tan lejos
de lo que cualquiera puede hacer... 
El joven Ryan lo interrumpió. –Mentira. Los policías son buenos para in­
terpretar cómo es una persona por su aspecto. Es una habilidad adquirida e in­
terrogar también es algo que se aprende
–Quién lo dice?–, preguntó Wills. 

— 130 —
–Mike Brennan. Era mi guardaespaldas, me enseñó mucho
–Bueno, un buen espía también debe saber interpretar el aspecto de las
personas. Su vida puede depender de ello
–Puede ser, pero si quieres que alguien arregle tus ojos, ve donde mi ma­
dre. Para los oídos, ve a otro lado
–De acuerdo, tal vez sea así. Por ahora, ve qué tienes de nuestro amigo
Fa'ad!' 
Jack regresó a la computadora. Retrocedió hasta la primera conversación
que interceptaron. Luego lo pensó mejor y fue hasta el comienzo mismo, a la pri­
mera vez que les llamó la atención. –Por qué no cambia de teléfono?
–Tal vez sea perezoso. Estos tipos son astutos, pero también tienen puntos
débiles. Se crean hábitos. Son astutos, pero carecen del entrenamiento formal
que tiene un agente de la KGB o algo asr'. 
La NSA tenía un gran puesto de escucha clandestina en Bahrein, con base
en la embajada de los Estados Unidos y reforzado por las naves de guerra de la
armada norteamericana que tocaban tierra regularmente allí y que, en ese lu­
gar,   no   eran   considerados   como   una   amenaza   electrónica.   Los   equipos   de   la
NSA que iban en ellos interceptaban aun las comunicaciones por teléfono celu­
lar de la gente que paseaba por la costa. 
–Éste es un tipo sucio–, observó un minuto después. –Estoy totalmente se­
guro de que es malo
–También ha sido un buen barómetro. Ha dicho muchas cosas que resul­
taron interesantes
–De modo que sería bueno que alguien le echara el guante
–Eso creen en Langley
–Cuán importante es la estación Bahrein?
–Seis personas. Jefe de estación, dos agentes de campo, tres empleados,
de señales y cosas asr'. 
–Eso es todo? ¿Allí? ¿Sólo un puñado?
–Así es–, confirmó WilIs. 
–Bueno. Yo le preguntaba a papá acerca de esto. Su respuesta solía ser
encogerse de hombros y gruñir
–Trató con ahínco de obtener más fondos y personal para la CIA. Pero el
Congreso no siempre estuvo de acuerdo
–¿Y nunca le echamos el guante a un tipo, y, sabes, 'conversamos' con él?
–Últimamente no. 

— 131 —
–¿Por qué? 
–Falta gente–, respondió simplemente Wills. –El problema de los emplea­
dos es que todos pretenden cobrar. No somos tan grandes
–¿Y por qué la CIA no le pide a la policía local que lo aprese? Bahrein es
un país amigo
–Amigo, no vasallo. Tienen sus ideas sobre los derechos civiles, y no coin­
ciden con las nuestras. Además, no puedes prender a un tipo por lo que sabe y lo
que piensa. Sólo por lo que hizo. Y, como ves, no sabemos que haya hecho nada
–Bien, entonces hacerlo seguir
–¿Y cómo puede la CIA hacer eso con sólo dos agentes de campo?–,pregun­
tó Wills. 
–¡Dios mío!
–Bienvenido al mundo real, Junior–. La Agencia debió haber reclutado al­
gunos agentes, tal vez policías de Bahrein para ayudar con trabajos asi, pero
eso no había ocurrido. Claro que también el jefe de estación podría haber solici­
tado más personal, pero los agentes de campo que hablaran árabe y parecieran
árabes no abundaban en Langley, y los que había, estaban destinados a lugares
que los requerían con más urgencia.

 
El encuentro se realizó según lo planeado. Había tres vehículos, cada uno
con un conductor que casi no hablaba y que cuando lo hacía, era en castellano.
El camino era agradable, y les recordaba un poco su tierra natal. El conductor
era cauteloso: no corría ni hacía nada que llamara la atención, pero de todas
maneras se desplazaban a buen ritmo. Casi todos los árabes fumaban cigarri­
llos, exclusivamente marcas estadounidenses como Marlboro. También Mustafá
se preguntaba –como lo hacía Mohammed en su momento– qué hubiera dicho el
Profeta acerca de los cigarrillos. Probablemente nada bueno, pero no había di­
cho nada, ¿no? De modo que Mustafá  podía fumar  cuanto quisiera. A fin de
cuentas, el tema del posible daño a su salud era de muy relativo interés en esos
momentos. Esperaba vivir unos cuatro o cinco días más, no más, si las cosas sa­
lían como estaba planeado. Había supuesto que sus hombres conversarían ner­
viosamente, pero ello no ocurrió. Casi no decían ni una palabra. Sólo miraban
inexpresivamente los campos que  atravesaban,   una cultura acerca  de la  que
nada sabían ni sabrían nunca.

— 132 —
–Bien, Brian, aquí está tu permiso de portación–, le dijo Pete Alexander
entregándoselo. 
Podría haber sido otra licencia de conductor, cabía justo en la billetera. –
¿Así que ya estoy habilitado para andar armado por la calle?
–En la práctica, ningún policía va a sancionar a un oficial de la infantería
de marina por llevar una pistola, oculta o no, pero es mejor cuidar los detalles.
¿Llevarás la Beretta?
–Estoy acostumbrado a ella, y los quince disparos dan seguridad. ¿Cómo
tengo que llevarla?
–Usa una así, Aldo–, dijo Dominic mostrando su riñonera. Parecía un cin­
to de esos para esconder dinero o el tipo de bolso que usan las mujeres más bien
que los hombres. Tiró de un cordón y el bolso se abrió, revelando la pistola y dos
cargadores suplementarios. –Muchos  agentes usan  esto. Más confortable que
una funda de cadera. Si haces un viaje largo en auto, ésas se te pueden clavar
en los riñones
Por el momento, Brian la llevaría metida en el cinto. –¿A dónde vamos
hoy, Pete?
–De vuelta al centro de compras. Más rutinas de seguimiento
–Qué bien –respondió Brian. –¿Por qué no tienen píldoras de la invisibili­
dad?
–H. G. Wells se llevó la fórmula a la tumba 

CAPÍTULO 9

Encuentro con Dios 
A Jack le tomó unos treinta y cinco minutos llegar con su auto al Campus.
Durante todo el camino escuchó la Edición Matutina de NPR pues, como su pa­
dre, no escuchaba música contemporánea. Sus paralelismos con su padre habí­
an fastidiado y fascinado a John Patrick Ryan Jr. durante toda su vida. Había
tratado de combatidos durante casi toda su adolescencia, tratando de establecer
una identidad diferenciada de su formal padre. pero en la universidad, casi sin
haberse dado cuenta, el proceso se había revertido. Por ejemplo, que sus citas
fuesen sólo con chicas que le parecían buenas candidatas a esposa le parecfa lo
sensato, aunque aún no había dado con una que le pareciera perfecta. Aunque
no lo sabía constantemente, su punto de referencia a ese respecto era su madre.
Inicialmente, le había molestado que los profesores de Georgetown dijeran que
era una astilla del palo de su padre, e incluso hasta se sintió ofendido, luego se

— 133 —
recordó de que su padre no era tan malo. Podía haber sido peor. Había visto mu­
cha rebelión, incluso en una universidad tan conservadora como Georgetown,
con sus tradiciones jesufticas y su rigor académico. Incluso, algunos de sus com­
pañeros de curso se empeñaban en demostrar su rechazo a sus propios padres,
pero ¿quién podía ser tan idiota para hacer algo así? Por más convencional y an­
ticuado que fuese su padre, habia sido, para lo que son los papás, un buen papá.
Nunca lo había abrumado, y le había permitido seguir su propia inclinación y
elegir   su   propio   camino   ¿confiando,   tal   vez,   en   que   los   resultados   serran
buenos?, se preguntó Jack. Pero no, si su padre hubiese hecho las cosas con un
sesgo tan conspirativo, Jack lo hubiera notado, ¿o no? 
Pensó en las conspiraciones. Había habido mucho sobre eso en los diarios
y en libros de baja calidad. Su padre había bromeado más de una vez con que
haría pintar de negro su helicóptero –personal– del Cuerpo de Infantería de Ma­
rina. Hubiera sido divertido, pensó Jack. En ese aspecto, su padre sustituto ha­
bía sido Mike Brennan, a quien bombardeaba habitualmente con sus preguntas,
muchas referidas a conspiracion Había sentido una gran decepción al enterarse
de que el Servicio Secreto de los Estados Unidos estaba convencido en un ciento
por ciento que fue Lee Harvey Oswald por su cuenta quien mató a Jack Ken­
nedy En su academia en Beltsville, cerca de Washington, Jack había tenido en
sus manos, e incluso disparado, una réplica del fusil Mannlicher–Carcano de 6,5
milímetros que le quitó la vida a Kennedy y había recibido el informe completo
sobre el caso, para su propia satisfacción, aunque no para la de la industria de
la conspiración que tan ferviente y comercialmente prefería creer otra cosa. Es­
tas personas habían llegado a afirmar que su padre, como ex oficial de la CIA,
había sido el beneficiario últiimo de una conspiración que se había prolongado
durante cincuenta años para darle a la CIA las riendas del gobierno. Seguro.
Como la Comisión Trilateral y la Orden Mundial de Masones y cualquier otra
cosa que a los escritores de ficción se les pasase por la cabeza. Había oído mu­
chos relatos sobre la CIA de su padre y de Mike Brennan, pocos de los cuales se
centraban en la eficacia de esa agencia gubernamental. Era bastante buena,
pero de ninguna forma tan competente como pretendía Hollywood. Pero proba­
blemente Hollywood creyera que Roger Rabbit era real al fin y al cabo, su pelí­
cula había ganado dinero, ¿verdad? No, la CIA tenía un par de deficiencias pro­
fundas... 
Y ¿era el Campus la forma de subsanarlas? Ésa era la cuestión. Bah pen­
só Junior mientras tomaba la ruta 29, después de todo, los de la teoría de la
conspiración no se equivocan... Su respuesta interior a esto fue un resoplido y
una mueca burlona. 
No, el Campus no era en absoluto así, como el SPECTRE de las viejas, pe­
lículas de James Bond o el THRUSH de la serie del Agente de CIPOL que da­
ban por televisión en función trasnoche. La teoría de la conspiración dependía

— 134 —
de que muchas personas mantuvieran la boca cerrada y, como Mike le dijo mu­
chas veces, los malos no saben hacerlo. No había sordomudos en las prisiones
federales, le dijo Mike muchas veces, pero los idiotas de los delincuentes no se
daban cuenta de que era así. Hasta la gente que él rastreaba tenía ese problema
y se suponía que eran inteligentes y altamente motivados. O así lo creían ellos.
Pero, no. ni siquiera ellos eran Los Malos de las películas. Necesitaban hablar y
hablar sería su caída. Se preguntó por qué sería: ¿la gente que hacía el mal ne­
cesitaba jactarse, o necesitaba a otros que le dijesen que estaba haciendo el bien
de una forma perversa en la que todos estaban de acuerdo? Los tipos que él ras­
treaba eran musulmanes, pero había otros musulmanes. Su padre y él conocían
al príncipe Alí de Arabia Saudita y era un buen tipo, era quien le había dado a
su padre la espada de la cual había tomado su nombre en código del Servicio Se­
creto, y aún pasaba por su casa al menos una vez al año porque los sauditas,
una vez que uno se hacía amigo de ellos, eran la gente más leal del mundo. Cla­
ro que ayudaba si uno era un ex presidente. O, en su caso, el hijo de un ex presi­
dente, comenzando una carrera en el mundo “negro”.
Caramba, ¿cómo reaccionará papá a esto?, se preguntó Jack. Va a estar
furioso. ¿y mamá? Le dará un auténtico ataque de histeria. Sonrió y giró a la iz­
quierda. Pero no hacía falta que mamá se enterase. Ella y el abuelo se creerían
la historia de fachada, papá no. Papá había ayudado a crear ese lugar. A fin de
cuentas, tal vez sí necesitaba un helicóptero negro de ésos. Se deslizó a su lugar
de estacionamiento, el número 127. El Campus no podía ser tan grande y pode­
roso, ¿no? No con menos de ciento cincuenta empleados. Cerró las puertas y en­
tró en el edificio, pensando que esto de “ir–cada–mañana–al–trabajo” no tenía
ninguna gracia. Pero todos deben comenzar de alguna manera. 
Como casi todos los demás, entró por la puerta trasera. Allí había un mos­
trador de recepción/seguridad. A cargo estaba Emie Chambers, antiguo sargen­
to de primera clase en la 18 División de Infantería. Su chaqueta de uniforme
azul exhibía una insignia en miniatura de Infante de Combate, por si alguien no
hubiese notado los anchos hombros y los duros ojos negros. Tras la primera gue­
rra del Golfo, había pasado de infante a policía militar. Probablemente fue bue­
no imponiendo la ley y dirigiendo el tránsito, pensó Jack, saludándolo con la
mano. 
–Eh, señor Ryan
–Buen día, Emie
–Para usted, señor–. Para el ex soldado, todos eran “señor”.

— 135 —
Cerca de Ciudad Juárez, eran dos horas más temprano. La camioneta se
detuvo en una estación de servicio, junto a un grupo de cuatro vehículos. Detrás
de ellos estaban los otros autos que los habían seguido basta la frontera con los
Estados Unidos. Los hombres se despertaron y, tambaleándose, salieron a des­
perezarse en el frío aire de la mañana. 
–Aquí lo dejo, señor–, le dijo el conductor a Mustafá. –Ahora irán con el
hombre del Ford Explorer. Vayan con Dios, amigos–. La más encantadora de las
despedidas: “vaya con Dios”. 
Mustafá caminó unos pasos hasta un hombre más bien alto, que lucía un
sombrero de vaquero. No parecía muy limpio, y sus bigotes necesitaban un re­
corte. –Buenos días. Soy Pedro. Los llevaré por lo que queda de camino. ¿Son
cuatro, verdad ?
Mustafá asintió. –Así es
–Hay botellas de agua en la camioneta. Tal vez quieran comer algo. Pue­
den comprar lo que deseen allí'. Señaló al edificio. Mustafá y sus colegas com­
praron algunas cosas y, diez minutos más tarde, estaban a bordo de los vehícu­
los y partían. 
Se dirigieron hacia el oeste, sobre todo por la ruta 2. De inmediato, los au­
tomóviles   se   dispersaron,   abandonando   su   formación   ordenada.   Eran   cuatro
vehículos subutilitarios de fabricación estadounidense, todos cubiertos de una
espesa capa de mugre y polvo que hacía que no pareciesen tan nuevos. Detrás
de ellos, el sol salió, arrojando sombra sobre la tierra parda. 
Al parecer, Pedro había dicho todo lo que tenía que decir en la estación de
servicio. Ahora no decía nada, sólo eructaba cada tanto y fumaba sin cesar. Te­
nía puesta la radio en una emisora AM y tarareaba a la par de la música en cas­
tellano. Los árabes permanecían callados. 

–Eh, Tony–, saludóJack. Su compañero de trabajo ya estaba sentado fren­
te a su terminal. 
–Hola–, respondió Wills. 
–¿Ocurre algo interesante esta mañana?
–Desde ayer, nada, pero Langley vuelve a hablar de cubrir a nuestro ami­
go Fa'ad
–¿Por qué lo hacen, realmente?

— 136 —
–Sé tanto como tú. El jefe de estación de Bahrein dice que necesita más
personal para hacerlo, y seguramente la gente de personal de Langley está pa­
sándose la responsabilidad de uno a otro
–Papá   dice   que   el   gobierno   realmente   está   conducido   por   contadores   y
abogados
–En eso no se equivoca demasiado, amiguito. Aunque sólo Dios sabe en
cuál de esas categorías cabe Ed Kealty. ¿Qué piensa de él tu papá?
–No soporta al hijo de puta. No habla en público sobre la nueva adminis­
tración porque dice que eso no está bien, pero si durante la cena se te ocurre
mencionar al tipo, es capaz de mandarte de vuelta a tu casa. Es curioso. Papá
detesta la política y realmente trata de no perder los estribos, pero sin duda que
no le enviará una tarjeta de Navidad a este tipo. Pero se calla, no les habla de
eso a los periodistas. Mike Brennan me dice que al Servicio Secreto tampoco le
gusta el tipo nuevo. Y a ellos les debe gustar
–Ser profesional tiene su precio–, asintió Wills. 
Junior encendió su computadora y le echó una mirada al tráfico nocturno
entre Langley y Fort Meade. Su volumen impresionaba más que su contenido.
Al parecer, su nuevo amigo Uda... 
–Nuestro amigo Sali comió con alguien ayer–, anunció Jack. 
–¿Con quién?–, preguntó Wills. 
–Los británicos no saben quién es. Aspecto árabe, unos veintiocho años,
barbita angosta, bigote, pero no lo identifican. Hablaban en árabe, pero nadie se
acercó lo suficiente como para oir nada
–¿Dónde comieron?
–En un  pub en Tower Hillilamado Hung, Drawn and  Quartere. Queda
cerca del distrito financiero. Udil bebió Perrier. Su amigo, una cerveza y comie­
ron lo que los británicos llaman ploughman's lunch, comida del labrador, es de­
cir, pan y queso. Se sentaron en un reservado en un angulo, de modo que a
quien vigilaba le fue diffcil acercarse a escuchar
–Querían privacidad. No significa necesariamente que sean malos. ¿Los
británicos los siguieron?
–No. Es probable que sólo tengan un hombre destinado a seguir a Uda. 
–Es probable–, asintió Wills. 
–Pero dicen que tienen una foto del nuevo personaje. No la incluyen en el
informe
–Seguramente  quien   vigilaba   era   alguien   del   Servicio   de   Seguridad,   el
MI5. Posiblemente un chico nuevo. A Uda no se lo considera muy importante, al

— 137 —
menos no tanto como para merecer una cobertura completa. Ninguna de esas
agencias cuenta con los recursos humanos que quisiera. ¿Algo más?
–Algunas operaciones financieras esa tarde. Parecen pura rutina–, dijo­
Jack mientras las miraba. Busco algo pequeño e inofensivo se recordó. Pero las
cosas pequeñas e inofensivas eran, en su mayoría, pequeñas e inofensivas. Uda
movía dinero a diario, en cantidades grandes y pequeñas. Como su especialidad
era la preservación de capital, especulaba rara vez y sus negocios eran ante todo
del tipo inmobiliario. Londres –Gran Bretaña– en general era un buen lugar
donde preservar el dinero. Los precios de la propiedad inmueble eran más bien
altos, pero muy estables. Si uno comprara algo, era probable que su precio no
subiera mucho, pero difícilmente sufriera una caída catastrófica. De modo que
el papá de Uda dejaba que su niño saliera a estirar las piernas, pero no lo deja­
ba jugar en medio del tránsito. ¿Cuánta liquidez personal tendría Uda? Como
les pagaba a sus putas en efectivo y con bolsos caros, debía de tener su propia
fuente de efectivo. Tal vez fuese modesta, pero “modesto” según los parámetros
sauditas no eran lo que muchos otros considerarían precisamente modesto. A
fin de cuentas, el muchacho conducía un Aston Martin y no vivía en un estacio­
namiento para casas rodantes... de modo que... 
–¿Cómo diferencio entre la forma en que Sali invierte el dinero de su fami­
lia y el suyo?
–No hay forma. Creemos que tiene dos cuentas, secretas y estrechamente
relacionadas. Lo mejor que puedes intentar es echarle una mirada a los resúme­
nes quincenales que le envía a su familia
Jack gruñó. –Qué bien, me llevará un par de días reunir todas las tran­
sacciones y analizarlas
–Ahora sabes por qué no eres contador,Jack–, dijo Wills con una risita. 
Jack estuvo a punto de contestar de mal modo, pero sólo había una forma
de llevar a cabo esa tarea y era su trabajo, ¿verdad? Primero intentó ver si po­
día abreviarla por medio de su programa. No. Aritmética de cuarto año, agréga­
le una nariz. Qué divertido. Al menos, para cuando terminara, sería más hábil
en eso de ingresar cifras con el tablero numérico de la derecha de su teclado.
¡Eso era algo a lo que aspirar! ¿Por qué no empleaba el Campus algunos conta­
dores forenses? 

Dejaron la ruta 2 en un desvío a la izquierda, un camino de tierra que se
internaba en el norte. Era un camino muy trajinado, a juzgar por las huellas,
muchas de ellas recientes. La región era más bien montañosa. Los auténticos
picos de las Montañas Rocallosas estaban más al oeste, lo suficientemente lejos

— 138 —
como para que no se viesen, pero el aire de aquí estaba ligeramente más enrare­
cido que el que él acostumbraba respirar, y sería una caminata calurosa. Se pre­
guntó cuánto duraría y cuán cerca estarían de la frontera con los Estados Uni­
dos. Había oído decir que la frontera entre México y los Estados Unidos estaba
vigilada, pero no bien vigilada. Los estadounidenses podían ser letalmente com­
petentes en algunos aspectos, pero totalmente infantiles en otros. Mustafá y sus
hombres esperaban evitar lo primero y aprovechar lo segundo. A eso las once de
la mañana, vio un gran camión con aspecto de caja a la distancia, y su vehículo
se dirigió hacia éste. El Ford Explorer se acercó hasta unos cien metros del ca­
mión y se detuvo. Pedro apagó el motor y salió. 
–Aquí estamos, amigos–, anunció. –Espero que estén listos para caminar
Los cuatro salieron y, como antes, estiraron las piernas y echaron una mi­
rada alrededor. Un nuevo hombre caminó hacia ellos, mientras los otros vehícu­
los subutilitarios se detenían y sus pasajeros descendían. 
–Hola, Pedro–, saludó el mexicano recién llegado, evidentemente un nue­
vo amigo. 
–Buenos días, Ricardo. Aquí está la gente que quiere ir a Estados Unidos. 
–Hola–. Les estrechó las manos a los cuatro primeros. –Me llamo Ricardo
y soy su coyote
–Qué?–, preguntó Mustafá. 
–Sólo es una forma de decir. A cambio de una tarifa, ayudo a gente a cru­
zar la frontera. En su caso, por supuesto, ya me han pagado
–Cuán lejos?
–Diez kilómetros. Poca cosa–, dijo con aire tranquilizador. –El terreno es
casi todo como éste. Si ven una serpiente, sólo evftenla. No los perseguirá. Pero
en un radio de un metro, puede atacar y matar. Fuera de eso no hay nada que
temer. Si ven un helicóptero, deben arrojarse al suelo y quedarse inmóviles. Los
estadounidenses no vigilan bien sus fronteras, y lo que es curioso,lo hacen mejor
de noche que de día. También hemos tomado algunas precauciones
–¿Cuáles?
 –Había treinta personas en ese vehículo–, dijo, señalando al gran camión
que hablan visto llegar. –Irán por delante y al oeste de nosotros. Si atrapan a
alguien, será a ellos. 
–¿Cuánto tomará?
–Tres horas. Menos, si están en buen estado físico. ¿Tienen agua?' 
–Conocemos el desierto–, le aseguró Mustafá. 

— 139 —
–Como digas. Partamos, pues. Sígueme, amigo–, y Ricardo comenzó a an­
dar hacia el norte. Usaba color caqui, llevaba un cinturón de estilo militar con
tres cantimploras, binoculares de estilo militar, más un sombrero blando como
los del ejército. Sus botas estaban bien gastadas. Su andar era decidido y efi­
ciente, y su velocidad no era jactanciosa, sino simplemente la forma más eficaz
de ganar terreno. Lo siguieron en fila india para ocultar su verdadero número
en caso de que alguien los viera desde lejos. Mustafá, a unos cinco metros por
detrás del coyote, la encabezaba. 

Había una galería de tiro de pistola a unos trescientos metros de la casa.
Estaba al aire libre y tenía blancos de acero, iguales a los de la academia del
FBI, con dianas circulares del tamaño aproximado de una cabeza humana. Pro­
ducían un agradable tañido cuando se acertaba y caían, como lo haría una per­
sona alcanzada en esa parte del cuerpo. Enzo resultó ser mejor .en ese ejercicio.
Aldo explicó que en el Cuerpo de Infantes deMarina no se enfatizaba mucho el
tiro con pistola, mientras que el FBI le prestaba especial atención, pues conside­
raba que un arma larga era mucho más difícil de apuntar con precisión.. El her­
mano FBI usaba la llamada –posición Weaver– de disparo, en la que se sostiene
el arma con ambas manos, mientras que el infante de marina tendía a pararse
derecho y disparar con una mano, al modo que se enseña en las fuerzas armada 
–Eh, Aldo, eso sólo sirve para que seas blanco fácil–, le advirtió Dominic. 
–¿Ah sí?– Brian disparó tres tiros en rápida sucesión y obtuvo tres satis­
factorias campanadas como resultado. –Es difícil disparar con un tiro entre las
cejas; ¿no te parece hermano?
–¿Y qué es esta mierda de un–tiro/una–baja? Si vale la pena balear algo
una vez, valdrá la pena balearlo dos
–Cuántos le metiste a ese hijo de puta de Alabama, hermano?
–Tres. No quise correr riesgos–, explicó Dominic. 
–Tú lo has dicho, hermano. Eh, déjame probar tu Smith
Dominic  descargó   su  arma  antes   de  pasársela.  Le  entregó   el  cargador,
aparte. Brian la accionó descargada unas cuantas veces para acostumbrarse a
cómo se sentía, luego cargó y disparó. Su primer disparo hizo resonar una de las
dianas de cabeza. El segundo también. El tercero falló, pero no el cuarto, un ter­
cio de segundo más tarde. Brian devolvi6 el arma. –Se siente distinta–, explicó. 
–Te acostumbras–, aseguró Dominic. 
–Gracias, pero prefiero contar con seis tiros más en el cargador

— 140 —
–Cuestión de gustos
–De todas maneras, ¿para qué tanta práctica de disparar a la cabeza?–, se
preguntó Brian. –Seguro, si uno está de francotirador, es el mejor modo de apro­
vechar cada tiro, pero no con pistola
–Acertarle a un tipo en la cabeza a una distancia de quince metros–, res­
pondi6 Pete Alexander, –es una habilidad que puede resultar útil. No conozco
mejor forma de zanjar una discusión
–¿De dónde vino usted?–, preguntó Dominic. 
–No estuviste atento a lo que te rodea, agente Caruso. Recuerda que has­
ta Adolf Hitler tenía amigos. ¿No te lo enseñaron en Quantico?
–Bueno, sí, –reconociò Dominic, algo alicaído. 
–Una vez que eliminas a tu objetivo primario, reconoces el área para ver
si no tenía ningún amigo por ahí. O abandonas el sitio lo antes que puedes. O
ambas cosas
–¿Se refiere a huir?–, preguntó Brian. 
–No si no cuentas con una vía de escape. Hay que retirarse sin llamar la
atención. Tal vez entrar en una librería y comprar algo, tomarse un café, lo que
sea. La decisión debe estar basada en las circunstancias, pero siempre mante­
niendo en mente cuál es el objetivo. El objetivo es siempre alejarse del área in­
mediata tan rápido como lo permitan las circunstancias. Si te mueves demasia­
do rápido, te harás notar. Si eres lento pueden recordar haberte visto cerca de
tu objetivo. Nadie informará sobre alguien a quien no not6. De modo que tienes
que ser uno de aquellos que no se notan. Cómo te vistes, c6mo actúas sobre el
terreno, la forma en que caminas, la forma en que piensas, todas deben estar di­
señadas para hacerte invisible–, les dijo Alexander. 
–En otras palabras, Pete, lo que dices es que una vez que matemos a esa
gente a quienes se nos entrena para asesinar–, observó quedamente Brian, –de­
bemos poder escapar para salimos con la nuestra
–¿Prefieres que te atrapen?–, preguntó Alexander. 
–No, pero la mejor forma de matar a alguien es meterle un tiro en la cabe­
za con un buen rifle desde una distancia de doscientos metros. Eso siempre fun­
ciona
–¿Y si quieres matarlo de forma en que nadie se entere de que fue asesi­
nado?–, preguntó el oficial de entrenamiento. 
–Cómo demonios harías eso?–, preguntó Dominic. 

— 141 —
Llegaron a los restos de alguna clase de vallado. Ricardo no hizo más que
atravesarlo, por un agujero que no parecía reciente. Los postes habían estado
pintados de un vívido color verde, que la herrumbre había carcomido casi por
completo. La cerca en sí estaba en un estado aún más calamitoso. Atravesarla
fue el menor de sus problemas. El coyote avanzó unos cincuenta metros más, es­
cogió una gran peña, se sentó, encendió un cigarrillo y tomó un trago de su can­
timplora. Era su primer alto. La caminata no había sido difícil, y resultaba evi­
dente que la había hecho muchas veces. Mustafá y sus amigos no sabían que
había hecho cruzar la frontera a cientos de grupos por esa misma ruta y que
sólo había sido arrestado una vez, cosa que no lo había afectado demasiado, más
allá de que hirió su orgullo. En aquella ocasión, también había renunciado a sus
honorarios, pues era un coyote honorable. Mustafá se le acercó. 
–Tus amigos están bien?–, preguntó Ricardo. 
–No fue muy exigente–, replicó Mustafá, –y no vi serpientes
–No hay muchas por aquí. La gente las balea, o las mata con piedras. A
nadie le agradan mucho las víboras
–Son realmente peligrosas? 
–Sólo si eres imprudente y, aun así, es poco probable que te maten Te sen­
tirás mal durante unos días. Sólo eso, pero hace que caminar sea muy doloroso.
Esperaremos aquí unos minutos. Llegamos antes de lo previsto. Ah, por cierto,
bienvenido a los Estados Unidos, amigo
–¿Esa valla era todo?–, preguntó atónito Mustafá. 
–Los norteamericanos son ricos e inteligentes, pero perezosos. Mi gente no
iría ahí si no fuera porque hay tareas que los gringos son demasiado haraganes
para hacer por su cuenta
–Cuánta gente haces entrar en los Estados Unidos, entonces?
–¿Te refieres a mí? Miles. Muchos miles. Me pagan bien. Tengo un buena
casa, y otros seis coyotes trabajan para mí. Lo que preocupa a los gringos es la
gente que pasa droga por las fronteras, y evito hacerlo. No vale la pena. Dejo
que dos de mis hombres lo hagan. Es que se paga muy bien
–¿Qué clase de drogas?–, preguntó Mustafá. 
–La clase por la cual me paguen–. Sonrió y tomó otro sorbo de la cantim­
plora. 
Mustafá se volvió hacia Abdulá. 
–Creí que sería una caminata difícil–, observó su segundo. 
–Sólo para los de ciudad–, replicó Ricardo. –Éste es mi territorio. Nací en
el desierto

— 142 —
 –También yo–, observó Abdulá. –Bonito día–. No tuvo que añadir que era
mejor que estar sentado en la caja del camión. 
Ricardo encendió otro Newport. Le gustaban los cigarrillos mentolados,
eran más suaves en la garganta. –No hace calor hasta dentro de un mes, tal vez
dos. Pero entonces se pone caluroso de verdad y lo prudente es llevar una buena
provisión de agua. La madre naturaleza no tiene amor ni piedad–, observó el co­
yote. Sabía dónde había un lugar para tomar una cerveza al fin del camino, an­
tes de dirigirse a FI Paso, al este. Desde allí, regresaría a su confortable hogar
en Ascensión, lo suficientemente lejos de la frontera como para no ser incomoda­
do por aspirantes a emigrar, quienes tenían la mala costumbre de robarse lo
que les parecía útil para el cruce. Se preguntó si habría muchos robos del lado
gringo de la frontera, pero ése no era su problema, ¿no? Terminó su cigarrillo y
se puso de pie. –Tres kilómetros más, amigos
Mustafá y sus amigos se pusieron en fila y comenzaron el camino hacia el
norte. ¿Sólo tres kilómetros más? En su país, caminaban más que eso para lle­
gar a la parada de autobús. 

Teclear números en un teclado era más o menos tan divertido como correr
desnudo en un jardín de cactus.Jack era de la clase de persona que necesitaba
estimulo intelectual, y mientras que hay personas que lo encuentran en la con­
tabilidad investigativa, ése no era su caso. 
–Aburrido, ¿eh?–, preguntó Tony Wills. 
–Terriblemente–, confirmó Jack. 
–Bueno, ésta es la realidad de la recolección y procesamiento de informa­
ción de inteligencia. Aun cuando sea información excitante, es una tarea aburri­
da a no ser que uno realmente le tome el rastro a un zorro particularmente elu ­
sivo. En ese caso, puede hasta llegar a ser divertido, pero nunca es como vigilar
al sujeto sobre el terreno. Nunca hice eso
–Tampoco papá–, observó Jack. 
–Depende de qué historias hayas leído. Tu papi a veces se encontraba en
el extremo duro de las cosas. No creo que le haya gustado mucho. ¿Te habló al­
guna vez de eso?
–Jamás. Ni una sola vez. Creo que ni mamá sabe nada de eso. Bueno, con
excepción del asunto del submarino, pero la mayor parte de lo que sé viene de li­
bros y cosas así. Un día le pregunté a papá y lo único que dijo fue: ‘¿Crees todo
lo que sale en los diarios?' Incluso cuando el ruso ése, Gerasimov, salió por tele­
visión, papá no hizo más que refunfuñar

— 143 —
 –En Langley se decía que era un agente de primera categoría. Mantenía
los secretos como se suponía que debía hacerlo. Pero trabajaba sobre todo en el
séptimo piso. Yo nunca llegué tan arriba
–Tal vez me puedas decir algo
–¿Como qué?– 
–Gerasimov, Nikolay Borissovich Gerasimov. ¿Realmente era el jefe de la
KGB? ¿Papá realmente lo hizo salir de Moscú?
Wills dudó un momento, pero no había forma de evitarlo. –Sí. Era el jefe
de la KGB y, sí, tu padre organizó su deserción2
–¿En serio? ¿Cómo demonios hizo papá para arreglar eso?
–Es una historia muy larga y no estás autorizado para conocerla
–¿Entonces por qué denunció a papá?
–Porque desertó de mala gana. Tu padre lo forzó. Quedó con ansias de re­
vancha incluso después de que tu papá llegó a presidente. Pero, sabes, Nikolay
Borissovich cantó, tal vez no como un canario, pero cantó. Ahora está en el Pro­
grama de Protección de Testigos. Cada tanto lo llevan a que cante un poco más.
La gente que uno atrapa no te da todo de una vez, de modo que hay que repa­
sarla cada tanto. Hace que se sienta importante, generalmente, lo suficiente
como para cantar un poco más. Así y todo, no está aquí de buena gana. No pue­
de volver a su casa. Le pegarían un tiro. Los rusos no son muy clementes que di­
gamos en asuntos de traición al Estado. Bueno, nosotros tampoco. De modo que
vive bajo protección federal. Lo último que oí de él es que se está dedicando al
golf. Su hija se casó con algún estúpido aristócrata de vieja fortuna en Virginia.
Ahora ella es ciento por ciento estadounidense, pero su papi se sentirá infeliz
hasta el último día de su vida. Quería adueñarse de la Unión Soviética, y esto lo
digo muy en serio, pero tu padre le arruinó el proyecto para siempre, y a Nico
eso aún le duele
–Vaya, vaya
–¿Alguna novedad de Sali?–, preguntó Wills, trayendo las cosas de vuelta
a la realidad. 
–Poca cosa. Cincuenta mil por aquí, ochenta mil por allá; libras, no dóla­
res. A cuentas de las que no sé mucho. Gasta una suma de entre dos mil y ocho
mil libras a la semana en lo que para él deben de ser gastos corrientes
–¿De dónde sale ese efectivo?–, preguntó Wills. 
–No está del todo claro, Tony. Supongo que saca un poco de la cuenta de la
familia, tal vez un dos por ciento que puede justificar como gastos de represen­

2
 Ver CLANCY, T., El Cardenal del Kremlin

— 144 —
tación. No tanto como para que su familia se dé cuenta de que les roba a mami y
papi. Me pregunto cómo reaccionarían si lo supieran–, especuló Jack. 
–No le cortarían la mano, pero harían algo peor: cortarle los fondos. ¿Te
imaginas a este tipo trabajando para vivir?
–¿Te refieres a verdadero trabajo?–,Jack lanzó una breve risa. –De algún
modo, me cuesta imaginar que eso ocurra. Ha estado viviendo una vida regala­
da por demasiado tiempo para ponerse a clavar durmientes para el ferrocarril
ahora. Fui muchas veces a Londres. Es dificil imaginar cómo puede sobrevivir
allí alguien que tiene que ganarse la vida
Wills comenzó a tararear: – ¿Cómo van a quedarse en la granja/cuando ya
conocen París?' 
Jack se sonrojó. –Mira, Tony, ya sé que me crié en un hogar rico, pero
papá siempre me hizo trabajar durante el verano. Hasta trabajé de albañil por
un par de meses. Era dificil para Mike Brennan y su gente. Pero papá quería
que yo supiera cómo es trabajar de veras. Al comienzo, odié hacerlo, pero ahora
creo que fue bueno. El señor Sali nunca hizo algo así. Digo, yo podría sobrevivir
en un trabajo en el que tuviera que comenzar de cero. Para este tipo, sería mu­
cho más dificil
–De acuerdo. ¿Cuál es el total de dinero sin justificación?
–Tal vez doscientas mil libras, digamos trescientos mil dólares. Pero to­
davfa no tengo la cifra exacta, y no es tanto dinero
–Cuánto tiempo necesitas para tener información más precisa?
–¿A este paso? Demonios, una semana en el mejor de los casos. Esto es
como ubicar un auto en particular durante la hora pico en Nueva York, ¿sabes?
–Sigue adelante. No se supone que deba ser fácil ni divertido
–A la orden, señor–. Había aprendido eso de los infantes de marina de la
Casa Blanca. Cada tanto, hasta se lo decían a él, hasta que su padre lo notó y
terminó de inmediato con la práctica.Jack regresó a su computadora. Hacía sus
anotaciones en papel blanco rayado, sólo porque así le resultaba más fácil, luego
las transfería a otro archivo digital por la tarde. Mientras escribía, notó que
Tony dejaba la habitación y se dirigía al piso superior. 
Una vez que llegó allí, Wills le dijo a Rick Bell: –Ese chico tiene buen ojo
–¿Ah sí?– Era un poquito pronto para hablar de los resultados del novato,
fuera quien fuese su padre, pensó Bell. 
–Lo puse tras los pasos de un joven saudita que vive en Londres, se llama
Uda bm Sali, administra los intereses de su familia. Los británicos lo vigilan sin

— 145 —
mucho rigor, porque una vez telefoneó a alguien que les interesa. Y Junior dio
con un par de cientos de miles que no tienen justificación
–¿Cuán sólido es eso?
–Tendremos   que   poner   a   uno   de   los   de   siempre   a   investigado,   pero,
sabes... el chico tiene la clase de olfato que hace falta
–Tal vez Dave Cunningham?– Era un contador forense que antes de unir­
se al Campus trabajaba en el Departamento de Justicia, División Crimen Orga­
nizado. De casi sesenta años, el olfato de Dave para los números era legendario.
El departamento de finanzas del Campus lo empleaba más bien para activida­
des “convencionales”. Se habría desempeñado bien en Wall Street, pero le gus­
taba atrapar mala gente. En el Campus, podía dedicarse a esa vocación sin pre­
ocuparse por las leyes de retiro gubernamentales. 
–Sí, yo lo escogería a Dave–, asintió Tony. 
–Bien, copiemos los archivos de la computadora de Jack en la de Dave y
veamos que conclusión saca–. 
–De acuerdo, Rick. ¿Viste el informe de interceptación de la NSA ayer?
–Si. Me llamó la atención–, respondió Bell alzando la mirada. Desde hacía
tres días, el tráfico de mensajes de fuentes que los servicios de inteligencia del
gobierno encontraban interesantes había disminuido un diecisiete por ciento y
dos   fuentes   particularmente   interesantes   habían   callado   del  todo.   Cuando  el
tráfico de radio de una unidad militar disminuye, suele tratarse del silencio de
radio previo a una operación de combate. Esa era la clase de cosas que ponía
nerviosa a la gente de inteligencia de señales. Casi nunca significaba nada más
que una fluctuación aleatoria de las operaciones, pero había concluido en algo
real el suficiente número de veces como para que pusiera un poquito nerviosos a
los agentes de señales. 
–Alguna idea?–, preguntó Wills. 
Bell meneó la cabeza. –Dejé de ser supersticioso hace unos diez años
Estaba claro que Tony Wills no diría: “Rick, ya llegó nuestra hora. Hace
tiempo que esperamos”. 
–Entiendo a qué te refieres, pero no podemos manejamos así en este lugar
–Rick, esto es como presenciar un juego de béisbol: puede que desde asien­
tos preferenciales, pero así y todo no podemos metemos en el campo de juego
cuando nos parece
–Para hacer qué?, ¿matar al árbitro?–, preguntó Bell. 
–No, sólo al tipo que tiene la intención de acertarle un pelotazo en la cara
al bateador

— 146 —
–Paciencia, Tony, paciencia
–Qué virtud difícil de aprender, ¿no?–, a pesar  de toda su experiencia,
Wills nunca la había adquirido. 
–Crees que estás impaciente? ¿Qué te crees que le ocurre a Gerry?
–Sí, Rick, lo sé–. Se puso de pie. –Nos vemos, amigo.

No habían visto ni un ser humano ni un auto ni un helicóptero. Estaba
claro que no había nada valioso allí. Ni petróleo ni oro ni siquiera cobre. Nada
que mereciera ser vigilado o protegido. La caminata sólo había sido lo suficien­
temente ardua como para resultar saludable. Esta parte de los Estados Unidos
bien podía haber sido el Cuadrante Vacío de Arabia Saudita, el Rub'al Jali, don­
de hasta a un sufrido camello del desierto le costaría sobrevivir. 
Pero estaba claro que la caminata había terminado. Cuando llegaron a la
cima de una pequeña loma vieron cinco vehículos, rodeados de grupos de hom­
bres que hablaban entre sí. 
–Ajá–, dijo Ricardo, –ya están aquí. Excelente–. Podía librarse de los len­
tos extranjeros y seguir con su trabajo. Se detuvo y dejó que sus clientes lo al­
canzaran. 
–Éste es nuestro destino?–, preguntó Mustafá, esperando que así fuera.
Había sido una caminata fácil, mucho más de lo esperado. 
–Ésos son mis amigos. Los llevarán a Las Cruces. Allí podrán ver cómo se­
guir viaje
–¿Y tú?–, preguntó Mustafá. 
–Me vuelvo a casa con mi familia–, respondió Ricardo. ¿No eran las cosas
así de simples? ¿Ese tipo no tendría familia? 
Sólo hizo falta andar diez minutos más. Ricardo subió al primer subutili­
tario tras estrecharles las manos a todos. Eran bastante amistosos, aunque en
forma cautelosa. Llevarlos hasta ahí podía haber resultado más difícil, pero el
tráfico de inmigrantes ilegales era mucho más intenso en Arizona y California y
era allí donde la Patrulla de Fronteras de los Estados Unidos tenía a la mayor
parte de su personal. Los gringos, como todo el mundo, tendían a centrar su
atención donde había más problemas, pero tal vez eso no fuera la actitud más
previsora. Tarde o temprano terminarían por darse cuenta de que aquí también
se cruzaba ilegalmente la frontera. Cierto que no en forma muy espectacular.
Cuando eso ocurriera, tendría que encontrar otra forma de ganarse la vida. De
todas formas, le había ido bien durante esos últimos siete años, lo suficiente

— 147 —
como para instalar un pequeño negocio y criar a sus niños en un tipo de trabajo
más legítimo. 
Miró cómo el grupo subía al vehículo y cómo éste se alejaba. También él se
dirigió a Las Cruces, luego giró al sur, a la 1–10 que llevaba a El Paso. Hacía
tiempo que ya no se preguntaba qué hacían sus clientes en los Estados Unidos.
Suponía que seguramente no se dedicarían a ser jardineros ni albañiles, pero le
habían pagado diez mil dólares en dinero norteamericano. De modo que, para
alguien eran importantes... para él, no. 
 

CAPÍTULO 10

Destinos 
Para Mustafá y sus amigos, el camino a Las Cruces fue un recreo sorpren­
dentemente bienvenido y, aunque no lo demostraran, era obvio que ahora reina­
ba la excitación. Estaban en los Estados Unidos. Estaban cerca de la gente a la
que tenían intención de matar. De algún modo, su misión estaba más cerca de
llegar a término. Ya no debían recorrer un mero puñado de kilómetros sino se­
guir una mágica línea invisible. Estaban en la casa del Gran Satán. Aquí esta­
ban los que habían hecho llover la muerte sobre su hogar y sobre todos los fieles
del mundo musulmán, los que apoyaban a Israel en forma tan servil. 
En Deming, giraron al este hacia Las Cruces. Faltaban cien kilómetros
para su próxima parada intermedia sobre la 1–10. Había carteles que anuncia­
ban   moteles   y   lugares   donde   comer,   atracciones   turísticas,   tanto   rutinarias
como inconcebibles, más tierra ondulante y horizontes que seguían pareciendo
distantes por más que el auto devorara distancias a una invariable velocidad de
ciento diez kilómetros por hora. 
Como antes, el conductor parecía mexicano y se mantenía en silencio. Na­
die decía nada, el conductor porque no tenía ganas, los pasajeros porque habla­
ban inglés con un acento que aquel podía notar. De este modo sólo recordaría
haber llevado a unas personas por un camino de tierra en el sur de Nuevo Méxi­
co y desde allí haberlos llevado a otro lugar. 
Debía ser más difícil para los demás de la partida, pensó Mustafá. Debían
confiar en que él sabía qué estaba haciendo. Era el comandante de la misión, el
jefe de una banda de guerreros que estaba a punto de dividirse en cuatro seccio­
nes que ya nunca se reunirían. La misión había sido planeada meticulosamente.
De aquí en más, casi no se comunicarían y cuando lo hicieran, sería vía compu­
tadora. Funcionarían en forma independiente, pero con una agenda simple y
convergiendo en un único objetivo. Este plan conmocionaría a los Estados Uni­

— 148 —
dos como nunca nadie lo había hecho, se dijo Mustafá mirando una camioneta
que pasaba junto a ellos. Padre y madre y al parecer dos niños, uno que parecía
tener unos cuatro años, otro más pequeño, tal vez de un año y medio. Todos in­
fieles. Objetivos. 
Por supuesto que el plan de operaciones estaba escrito, en tipo Geneva de
catorce puntos, sobre simple papel blanco. Cuatro copias. Una para cada jefe de
equipo. Los otros datos estaban en los archivos de las computadoras que cada
uno de los hombres llevaba en sus bolsos de mano, junto a camisas de recambio,
ropa interior limpia y poco más. No necesitarían mucho, y el plan era dejar tras
ellos la menor cantidad posible de datos para confundir aún más a los nortea­
mericanos. 
La idea bastó para producirle una delgada sonrisa dedicada al paisaje que
pasaba por la ventanilla. Mustafá encendió un cigarrillo –sólo le quedaban tres–
y aspiró hondo el humo de tabaco mientras el aire acondicionado soplaba aire
fresco sobre él. Tras ellos, el sol se ocultaba. Su siguiente –y último– alto sería
en la oscuridad, lo cual, le pareció, demostraba buen planificación táctica. Sabía
que sólo sería así por casualidad, pero justamente eso demostraba que el propio
Alá aprobaba el plan. Así debía ser. Al fin y al cabo, trabajaban para El. 

Otra  aburrida  jornada  de trabajo,   pensó  Jack  mientras  se  dirigía a  su
auto. Una de las cosas malas del Campus era que no podía discutirlo con nadie.
Nadie tenía autorización para conocer esas cosas, aunque aún no quedaba claro
por qué esto era así. Claro que podía hablar del tema con su papá: por defini­
ción, el Presidente tenía acceso a todo, y los ex presidentes tenían el mismo ni­
vel de acceso a la información, si no según la ley, al menos sí según la costum­
bre. Pero no, no podía hacerlo. A papi no le gustaría su nuevo empleo. Papi po­
día hacer una llamada de teléfono y joderlo todo, y Jack había probado lo sufi­
ciente como para que su apetito continuara abierto por al menos unos meses
más. Aun así, haber podido conversar informalmente con alguien que supiera
que estaba sería una bendición. Sólo alguien que dijera, sí, esto es importante y,
sí, realmente contribuyes a la causa de la Verdad, la Justicia y el Sistema de los
Estados Unidos. 
¿Contaba realmente lo que él hiciera? El mundo era como era, y él no po­
dría cambiarlo mucho. Ni su padre, con todo el poder que tuvo a su disposición,
lo logró. ¿Cuánto podría lograr él, que en cierto modo era un príncipe heredero?
Pero si algún día las piezas de este mundo roto llegaran a unirse, sería porque
lo haría alguien a quien no le importara si era o no una tarea imposible. Proba­
blemente alguien demasiado joven y estúpido como para saber que las cosas im­
posibles son... imposibles. Pero ni su padre ni su madre creían en ese término, y

— 149 —
así lo habían educado. Sally pronto se graduaría en la escuela médica y comen­
zaría a cursar oncología –la especialidad médica que su madre lamentaba no
haber seguido– y le decía a quien quisiera escucharla que ella estaría presente
el día que el dragón del cáncer fuese finalmente muerto de una vez por todas.
Así que creer que algo era imposible no era parte del credo Ryan. Aún no sabía
cómo hacerlo, pero siempre se podía aprender, ¿no? Y era inteligente y había te­
nido una buena educación y tener un considerable fondo de inversiones de su
propiedad garantizaba que podía seguir su camino sin temor a morir de hambre
si ofendía a quien no debía. Esa era la más importante de las libertades que le
legó su padre y ]ohn Patrick Ryan Ir. era lo suficientemente inteligente como
para darse cuenta de la importancia que tenía, aunque no tanto como para com­
prender la responsabilidad que conllevaba esa libertad. 

En vez de cocinarse la cena, esa noche decidieron ir a una parrilla local.
Estaba colmada de alumnos de la Universidad de Virginia. Se notaba, todos pa­
recían brillantes, pero menos de lo que se creían, y todos hablaban demasiado
alto, mostrando un exceso de confianza en sí mismos. Esa era una de las venta­
jas de ser niños –aunque a ellos habrían detestado que se los llamase así–, chi­
cos cuyas necesidades aún eran cubiertas por amantes padres, aunque desde
una cómoda distancia. Para los hermanos Caruso, era un humorístico recordato­
rio de cómo habían sido ellos hasta pocos años atrás, antes de que el entrena­
miento y la experiencia en el mundo real los transformaran. Aún no estaban se­
guros de qué era aquello en que habían sido transformados. Lo que había pare­
cido tan simple desde la facultad se había hecho infinitamente complejo una vez
que dejaron el vientre académico. Al fin y al cabo, el mundo no era digital, era
una realidad analógica, siempre desprolija, donde siempre quedaban cabos suel­
tos que no podían atarse como cordones de zapatos, de modo que cada paso im­
prudente podía significar un tropezón y una caída. y la cautela sólo llegaba con
la experiencia –con unos pocos tropezones y caídas que dolían–, y que sólo cuan­
do dolían de veras dejaban una lección que se recordaba. Esas lecciones habían
llegado pronto para los hermanos. No tan pronto como les llegaron a generacio­
nes anteriores, pero así y todo lo suficientemente rápido para comprender las
consecuencias de equivocarse en un mundo que nunca supo perdonar. 
–Buen lugar–, juzgó Brian mientras comía su filet mignon. 
–Es diffcil arruinar un buen trozo de carne, por más malo que sea el coci­
nero–. Era evidente que la parrilla tenía un cocinero, no un chef, pero las papas
fritas que venían con el bife no estaban mal para tratarse de carbohidratos casi
crudos y se notaba que el brócoli estaba recién descongelado, pensó Dominic. 

— 150 —
–Realmente, debería cuidar más de lo que como–, dijo el mayor de infante­
ría de marina. 
–Disfruta mientras puedas. Aún no hemos cumplido los treinta, ¿no?
Esto   los   hizo   reír.   –Antes   parecía   un   número   tremendamente   grande,
¿verdad?
–El comienzo de la vejez. Ah, sí. Bueno, pero eres muy joven para tener
rango de mayor, ¿o no?
Aldo se encogió de hombros. –Supongo que sí. A mi jefe le caigo bien, y te­
nía muy buenos hombres a mis órdenes. Pero nunca logré que me agradaran las
raciones de combate. Te mantienen con vida, pero no puedo decir más que eso.
A mi artillero le encantaban, decía que eran mejores que las que había tenido
que comer a lo largo de su carrera en el Cuerpo.
–En el Buró, uno tiende a sobrevivir a base de Dunkin' Donuts y, bueno,
yo creo que hacen lo que debe ser el mejor café industrial de los Estados Unidos.
Es difícil mantenerse en línea con esa dieta. 
–No estás en mal estado ffsico para guerrero de escritorio, Enzo–, observó
Brian con considerable generosidad. A veces, al finalizar la carrera matutina, su
hermano parecía a punto de desplomarse. Pero para un infante de marina, una
carrera de cinco kilómetros era como tomarse el café de la mañana, algo para
abrir los ojos. –Aún me gustaría saber para qué nos estamos entrenando–, dijo
Aldo tras otro bocado. 
–Hermano, nos estamos entrenando para matar gente, eso es todo lo que
necesitas saber. Acercamos sin que nos vean, y huir sin que nos noten. 
–¿Con pistolas?–, replicó Brian, dubitativo. –Un poco ruidosas y no tan se­
guras como un fusil. En mi equipo de Afganistán, tenía un francotirador. Elimi­
nó a algunos enemigos a una distancia de casi un kilómetro Y medio. Usaba un
fusil Barrett .50, grandote, como un Rifle Automático Browning que hubiera to­
mado esteroides. Dispara las calibre 50, como la ametralladora pesada Ma Deu­
ce. Precisa como ella sola, y buena para impactos definitivos, ¿sabes? Es un poco
difícil quedar en pie con un agujero de un centímetro de diámetro en el cuerpo–.
Especialmente dado que su francotirador, el cabo Alan Roberts, un muchacho
negro de Detroit prefería tirar a la cabeza y un tiro de calibre 50 en la cabeza
realmente cumple con su cometido. 
–Bueno, tal vez sea con silenciador. El disparo de un arma de mano se
puede amortiguar bastante bien
–Las vi. Practicamos con ellas en la Escuela de Reconocimiento, pero son
terriblemente abultadas para llevar bajo un traje, además de que hay que saca­
das, quedarse quieto y apuntadas a la cabeza de tu objetivo. No creo que mate­

— 151 —
mos mucha gente con pistola, Enzo, a no ser que nos envíen a la Escuela James
Bond a tomar unos cursos de magia
–Tal vez usemos otra cosa
–Así que tú tampoco sabes?
–Eh, a míf me sigue pagando el Buró. Lo único que sé es que Gus Werner
me envió aquí, lo que hace que esto sea casi completamente legítimo creo–, con­
cluyó. 
–Ya lo habías mencionado. ¿Quién es exactamente?
–Director asistente, jefe de la nueva División Antiterrorista. Con Gus no
se juega. Era jefe del Equipo de Rescate de Rehenes, y también pasó por todas
las otras especialidades. Tipo inteligente, duro como él solo. No creo que se des­
maye si ve sangre. Pero sabe pensar. El terrorismo es el nuevo tema del Buró, y
Dan Murray no lo designó porque sepa tirar con pistola. Murray y él se conocen
mucho, desde hace veinte años. Tampoco Murray es tonto. Como sea, si me en­
vió aquí, es porque tiene la aprobación de alguien. De modo que seguiré el juego
hasta que me digan que violé la ley
–Yo también, pero aún estoy un poco nervioso.

Las Cruces tenía un aeropuerto regional para tramos cortos y cruces del
río. Se complementaba con oficinas de alquiler de automóviles. Allí se detuvie­
ron, y ahora le llegó a Mustafá el momento de ponerse nervioso. El y uno de sus
colegas arrendarían autos allí. Otros dos lo harían en la ciudad misma. 
–Está todo preparado para ustedes–, les dijo el conductor. Les dio dos ho­
jas de papel. –aquí están los números de reserva. Son sedanes de cuatro puertas
Ford Crown Victoria. No podemos conseguir los vehículos que pidieron sin ir a
El Paso, yeso no es conveniente. aquí, use su tarjeta Visa. Su nombre es Tomás
Salazar. Su amigo es Héctor Santos. Muéstreles los números de reserva y haga
lo que le indiquen. Es muy fácil–. Al conductor no le pareció que ninguno de
ellos tuviera aspecto de latino, pero los empleados eran rústicos ignorantes cu­
yos conocimientos de castellano se limitaban a las palabras “taco” y “cerveza”.
Mustafá descendió del auto, haciéndole señas a su amigo de que lo siguie­
ra. 
Inmediatamente, se dio cuenta de que sería fácil. Quienquiera que fuese
el dueño del negocio, no se había preocupado por emplear personas inteligentes.
El muchacho a cargo del mostrador estaba encorvado sobre una revista de histo­
rietas, dedicándole una atención que parecía excesivamente absorta. 

— 152 —
–Hola–, dijo Mustafá. –Tengo reserva–. Escribió el número en un anota­
dor y se lo entregó. 
–De acuerdo–. El empleado no demostró lo poco que le agradaba que lo
distrajeran de la última aventura de Batman. Sabía operar la computadora de
la oficina. Y, efectivamente, ésta escupió un formulario completo en casi todos
sus detalles. 
Mustafá entregó su licencia internacional de conducir, que el empleado fo­
tocopió, abrochando la fotocopia al formulario de arrendamiento. Vio con placer
que el señor Salazar había tomado todas las opciones de seguro y a él le paga­
ban extra por incitar a la gente a hacerlo. 
–Bien, su auto es el Ford blanco que está en el espacio de estacionamiento
número cuatro. Al salir doble a la derecha. Las llaves están puestas, señor
–Gracias–, dijo Mustafá, con marcado acento.
¿Realmente   era   así   de   fácil?   Evidentemente,   sí.   En   cuanto   terminó   de
ajustar el asiento de su Ford, apareció Saíd en el espacio número cinco, donde
había un Ford idéntico al suyo, aunque color verde claro. Ambos tenían mapas
del estado de Nueva México, pero en realidad no los necesitaban. Ambos pusie­
ron sus autos en marcha, dejaron el estacionamiento y se dirigieron a la calle,
donde esperaban los SUVs. Bastaba con seguirlos. Había tráfico en la ciudad de
Las Cruces, aunque, a la hora de la cena, no mucho. 
Había otra agencia de arrendamiento de autos a sólo ocho cuadras al nor­
te, sobre lo que parecía ser la calle principal de Las Cruces. Se llamaba Hen,
nombre que a Mustafá le pareció vagamente judío. Sus dos camaradas entraron
allí y, diez minutos después, salieron al volante de sus autos. Eran Fords del
mismo modelo que el suyo y el de Sardo Una vez hecho esto –tal vez la parte
más peligrosa de su misión– debían seguir a los SUVs rumbo al norte durante
unos pocos kilómetros – resultaron ser veinte– hasta un camino de tierra. Pare­
cía haber muchos de esos... igual que en su tierra natal. Tras aproximadamente
otro kilómetro, llegaron a una casa aislada, cuyo único indicio de estar habitada
era un camión estacionado. Todos los vehículos se detuvieron allí para lo que se­
ría, pensó Mustafá, su última reunión formal. 
–Aquí están sus armas–, dijo Juan. –Venga conmigo, por favor–, le dijo a
Mustafá. 
El interior de la adocenada estructura de madera era virtualmente un ar­
senal. Un total de dieciséis cajas de cartón contenían dieciséis pistolas ametra­
lladoras MAC
El MAC no es un arma elegante. Está hecha de chapa estampada y el me­
tal no tiene una terminación cuidadosa. Junto a cada arma había doce cargado­
res, al parecer todos cargados y unidos de a pares con cinta aisladora negra. 

— 153 —
–Las armas son vírgenes. No han sido disparadas–, les dijo Juan. –Tam­
bien tenemos silenciadores para todas ellas. No son muy eficientes para silen­
ciar, pero mejoran el balance y la precisión. Esta no es un arma tan fácil de ma­
nejar como la Uzi, pero ésas son más difíciles de obtener aquí. Estas armas tie­
nen un alcance efectivo de unos diez metros. Se cargan y descargan fácilmente.
Disparan, por supuesto, corriendo el cerrojo y la cadencia de fuego es muy ele­
vada–. De hecho, vaciaba un cargador de treinta disparos en menos de tres se­
gundos, lo cual era un poco demasiado rápido para usarla en forma sensata,
pero a Juan le parecía que no eran personas especialmente exigentes. 
No lo eran. Cada uno de los dieciséis árabes tomó un arma y la sopesó
como quien saluda a un nuevo amigo. Luego, uno tomó un par de cargadores. 
––Alto!–, dijo Juan de inmediato. –No deben cargar las armas adentro. Si
quieren probarlas, hay blancos afuera
––No hará demasiado ruido?–, preguntó Mustafá.
–La casa más cercana está a cuatro kilómetros de aquí, –respondió Juan,
como al desgaire. Las balas no tenían tanto alcance, –y dio por sentado que tam­
poco el sonido de los disparos lo tendría. En esto, se equivocaba. 
Pero los árabes dieron por supuesto que sabría todo con respecto a la re­
gión, y siempre estaban dispuestos a disparar armas, especialmente si eran au­
tomáticas. A veinte metros de la casa había un parapeto de arena, donde había
esparcidas cajas vacías de embalaje y cajas de cartón. De a uno, insertaron los
cargadores en sus pistolas ametralladoras y abrieron los cerrojos. No hubo una
orden oficial de abrir fuego. Todos siguieron el ejemplo de Mustafá, quien tomó
la correa que pendía del cañón y apretó el gatillo. 
Los resultados inmediatos fueron satisfactorios. La MAC–lO emitió el so­
nido apropiado, saltando hacia arriba y a la derecha, como ocurre con tales ar­
mas, pero como ésta era la primera vez que la usaba y era sólo práctica, se las
compuso para orientar sus disparos y poder acertarle a una caja de cartón que
estaba unos seis metros adelante y a la izquierda de él. En lo que pareció un
instante, el cerrojo se cerró sobre la cámara, ahora vacía, tras disparar y expul­
sar treinta balas de pistola Remington 9 mm. Consideró extraer el cargador y,
dándolo vuelta, colocar el segundo peine adosado a éste para obtener otros tres
segundos de fugaz placer, pero se contuvo. Ya habría tiempo para eso, pronto. 
–¿Y los silenciadores?–, le preguntó a Juan. 
–Adentro. Se atornillan al cañón y es mejor usarlos siempre; es que así se
controla mejor la rociada de balas, ¿sabe?– Juan sabía de qué hablaba. Había
empleado la MAC–lO para eliminar a competidores y otras personas poco agra­
dables en Dallas y Santa Fe. Así y todo, estos hombres le producían cierta inco­
modidad. Sonreían demasiado. No eran, se dijo Juan Sandoval, como él, y cuan­

— 154 —
to antes siguieran su camino, mejor. Claro que no sería mejor para quien fuera
que los esperaba en su lugar de arribo, pero eso no era asunto suyo. Sus órdenes
venían de muy arriba. Muy arriba le había aclarado su superior inmediato la se­
mana anterior. Y el dinero recibido lo confirmaba. Juan no tenía de qué quejar­
se, pero sabía leer a las personas, y una luz de alarma centelleaba dentro de su
cabeza. 
Mustafá lo siguió al interior de la casa y tomó el silenciador. Tenía unos
diez centímetros de diámetro y tal vez medio metro de largo. Tal como le habían
dicho, se atornillaba al cañón y, en términos generales, mejoraba el balance del
arma. La sopesó por un instante y decidió que prefería usarla así. Reducía el
ángulo de disparo, pero mejoraba la precisión. La reducción de sonido poco im­
portaba para su misión, pero la precisión sí contaba. Pero el silenciador hacía
que lo que había sido un arma fácil de esconder se tomase inaceptablemente vo­
luminosa. De modo que, por ahora, destornilló el silenciador y lo colocó en su es­
tuche. Luego, salió y convocó a sus hombres. Juan lo siguió. 
–Necesitan saber algunas cosas–, les dijo Juan a los jefes de equipo. Prosi­
guió en tono lento, mesurado. –La policía estadounidense es eficaz, pero no to­
dopoderosa. Si los detienen cuando van en auto, todo lo que deben hacer es con­
testarles con educación. Si les dicen que desciendan del auto, háganlo. La ley es­
tadounidense les permite verificar si ustedes llevan un arma encima: pueden
palparlos en busca de armas. Pero si piden registrar el auto, simplemente dí­
ganles que no, que no quieren que lo hagan, y la ley no se los permite. Repito: si
un policía norteamericano quiere registrarles el auto, digan que no y no podrá
hacerlo. Luego sigan su camino. Cuando conduzcan, nunca sobrepasen los nú­
meros de los carteles indicadores que vayan pasando. Si siguen esa regla, lo
más probable es que nadie los incomode. Si van por encima del límite de veloci­
dad, 110 hacen más que darle una excusa a la policía para detenerlos. De modo
que no lo hagan. Ejerciten siempre la paciencia. ¿Alguna pregunta?
–Si un policía se muestra demasiado agresivo, ¿podemos... ?
Juan sabía cuál sería la pregunta. –¿Matarlo? Sí, es posible hacerlo, pero
cuando eso ocurra, van a tener muchos otros policías detrás de ustedes . Cuando
un oficial de policía los detenga, lo primero que hará sera transmitir su ubica­
ción por radio a su cuartel general, junto al número de patente del auto y una
descripción. De modo que, aun si lo matan,tendrán a sus camaradas detrás de
ustedes en cuestión de minutos. La satisfacción de matar a un policía no vale la
pena. Sólo sirve para atraer más atención sobre ustedes. Las fuerzas policiales
de los Estados Unidos tienen muchos vehículos, también apoyo aéreo. Una vez
que los empiecen a buscar, los encontrarán. De modo que la única defensa con
que cuentan es no hacerse notar. No pasen el límite de velocidad. Respeten las
leyes de tránsito. Actúen así y estarán a salvo. Violen esas leyes, y los atrapa­
rán, por más armas que tengan. ¿Entendido?

— 155 —
–Entendemos–, le aseguró Mustafá. –Gracias por su ayuda
–Tenemos mapas para todos. Buenos mapas, de la Asociación Estadouni­
dense del Automóvil. ¿Tienen fachadas, no ?–, preguntó Juan, quien esperaba
terminar eso cuanto antes. 
Mustafá miró a sus amigos para ver si a alguien le quedaba alguna pre­
gunta, pero estaban demasiado ansiosos por llevar adelante su tarea, que no
querían que nada los distrajese. Satisfecho, se volvió a Juan. –Gracias por su
ayuda, amigo
Amigo, un cuerno, pensó Juan, pero le estrechó la mano y fue con ellos
hasta el frente de la casa. Transfirieron rápidamente las maletas de los SUVs a
los sedanes y luego contempló como partían, de regreso a la Ruta Estatal 1–25
Norte. Los extranjeros se agruparon una vez más para intercambiar apretones
de manos y hasta algún beso, lo que sorprendió a Juan. Se dividieron en cuatro
equipos de cuatro hombres, uno para cada auto. 
Mustafá se acomodó en su auto. Puso sus paquetes de cigarrillos junto a
él, se cercioró de que los espejos estuviesen bien alineados con sus ojos y se
abrochó el cinturón de seguridad: le habían dicho que no hacerlo era una forma
tan segura de ser detenido como pasar el límite de velocidad. Más que ninguna
otra cosa, no quería que lo detuviera un policía. Más allá de las instrucciones de
Juan, no tenía intención de correr ese riesgo. De pasada, era posible que un po­
licía no se diera cuenta de lo que eran, pero cara a cara era otra cosa, y no se ha­
cía ilusiones con respecto a qué pensaban los estadounidenses de los árabes. Por
eso, sus ejemplares del Santo Corán iban en los maleteros. 
Sería un largo trecho. Abdula lo relevaría, pero el primer tramo le tocaba
a él. Hacia el norte por la 1–25 hasta Albuquerque, luego hacia el este por la 1–
40, casi hasta su objetivo. Más de tres mil kilómetros. Debía empezar a pensar
en millas, pesó Mustafá. Una punto seis millas por kilómetro. Debía multiplicar
cada número por esa constante o simplemente olvidar la unidad métrica en todo
lo que hacía a ese auto. Como fuera, condujo hacia el norte por la Ruta 185 has­
ta que vio el indicador color verde hoja y la flecha que indicaba la 1–25 Norte.
Se reclinó en su asiento, atento al tránsito al que ingresaba y aumentó su velo­
cidad hasta las sesenta y cinco millas por hora, fijando el control de velocidad de
crucero del Ford en esa cifra. Después, sólo era cuestión de estar atento al vo­
lante y al anónimo tránsito vehicular que, como sus amigos y él, se dirigía al
norte, a Albuquerque... 

Jack no sabía por qué le costaba tanto dormirse. Eran más de las once de
la noche, había consumido su cotidiana ración deTV y se había bebido sus dos o

— 156 —
tres – esa noche fueron tres– tragos. Debía haber tenido sueño: de hecho, tenía
sueño, pero no lograba dormirse. y no sabía por qué. Sólo cierra los ojos y piensa
en cosas bonitas, le decía su madre cuando era pequeño. Pero ahora que ya no
era un niño, lo difícil era encontrar cosas bonitas en qué pensar. Había entrado
en un nuevo mundo en el cual éstas no abundaban. Su tarea consistía en exami­
nar los hechos conocidos o sospechados con respecto a personas que probable­
mente nunca conocería, tratar de decidir si éstas querían matar o no a otras
personas que tampoco conocía, y transmitir esa información a otras personas
que podían, o no, decidir si harían algo al respecto. No sabía exactamente qué
podían hacer al respecto, pero tenía sus sospechas... feas sospechas. Se daba
vuelta, acomodaba la almohada, trataba de encontrar un punto fresco en la fun­
da, se recostaba otra vez, trataba de dormir... 
Y no lo lograba. En algún momento ocurriría. Siempre, al parecer, mas o
menos medio segundo antes de que se encendiese su radio–despertador. 
¡Maldita sea!, rabió, mirando el techo. 
Estaba a la caza de terroristas. Casi todos éstos creían que estaban ha­
ciendo  algo  bueno   –no,  heroico–  cuando  se  lanzaban   a  uno  de sus   crímenes.
Para ellos, no se trataba de crímenes. Para los terroristas musulmanes, se tra­
taba de creer que lo que hacían era el trabajo de Dios. Claro que en el Santo Co­
rán no decía nada de eso. En particular, condenaba la muerte de inocentes, de
no combatientes. ¿Cómo funcionaba, en realidad? ¿Realmente Alá recibía son­
riendo, o de alguna otra manera, a quienes se suicidaban con una bomba? En el
catolicismo, la conciencia individual tenía la última palabra. Si uno realmente
creía que estaba haciendo lo correcto, entonces Dios no te podía castigar. ¿El Is­
lam creía lo mismo? Además, dado que había sólo un Dios, tal vez sus reglas
fuesen las mismas para todos. El problema era que ¿cuál sistema de leyes reli­
giosas en particular se aproximaba más a lo que Dios realmente pensaba ? ¿y
cómo sabía cuál era cuál? Las Cruzadas habían hecho cosas muy malas. Pero
eran un ejemplo clásico de como se le daba categoría religiosa a una guerra que
tenía como únicos móviles la economía y la mera ambición. Sólo que a los nobles
no les gustaba que se notara que peleaban a cambio de dinero, y cuando uno te­
nía a Dios al lado, no había nada que no se pudiera hacer. Uno podía blandir la
espada y cortar cualquier cabeza. El obispo decía que estaba bien. 
De acuerdo. Pero la cosa era que la religión y el poder político eran una
mezcla de mierda, aunque la adoptaran fácilmente los jóvenes entusiastas, para
quienes la aventura es una llamada difícil de resistir. Su padre había hablado
de eso durante una cena en el Nivel Residencial de la Casa Blanca, explicando
que una de las cosas que había que explicarles a los jóvenes reclutas del ejército
y la infantería de marina era que hasta la guerra tiene reglas y que violarlas
acarrea serias penalidades.Jack padre le dijo a su hijo que los soldados estadou­
nidenses aprendían eso rápidamente, pues provenían de una sociedad en la cual

— 157 —
la violencia indisciplinada merecía duros castigos, lo cual funcionaba mejor que
los principios abstractos a la hora de enseíiar a diferenciar el bien del mal. Des­
pués de una o dos cachetadas, uno entendía el mensaje. 
Suspiró y se revolvió otra vez. Realmente era demasiado joven para pen­
sar en semejantes Grandes Preguntas de la Vida, aunque su titulo de George­
town hiciera pensar que no era así. En las universidades se nos enseñaba que el
noventa por ciento de la educación se aprendía después de colgar el diploma en
la pared. Les podían pedir que devolvieran el dinero. 

Ya había pasado la hora de cierre en el Campus. Gerry Hendley estaba en
su oficina del piso superior, repasando datos que no había tenido tiempo de pro­
cesar en la jornada normal de trabajo. Lo mismo le ocurría a Tom Davis, quien
tenía informes de Pete Alexander. 
–¿Problemas?–, preguntó Hendley. 
–Los gemelos siguen pensando un poco demasiado, Gerry. Debimos pre­
verlo. Ambos son inteligentes y ambos son personas que juegan mayormente
dentro de las reglas, de modo que cuando ven que se los entrena para romper
esas reglas, se preocupan un poco. Lo curioso, dice Pete, es que quien se preocu­
pa más es el infante de marina. El del FBI va mejor
–Yo hubiese esperado lo contrario
–También yo. Y Pete–. Davis tomó su agua fría. Nunca tomaba café a esa
hora de la noche. –Como sea, Pete dice que no sabe cómo evolucionará esto, pero
no tiene más remedio que seguir adelante con el entrenamiento. Gerry, te ten­
dría que haber advertido más con respecto a esto. Imaginé que tendríamos este
problema. Es que es la primera vez que hacemos algo así. La gente que quere­
mos... como te dije, no son psicópatas. Van a hacer preguntas. Van a querer sa­
ber por qué. Van a tener dudas. No podemos reclutar robots, ¿no?
–Como cuando tratamos de liquidar a Castro–, observó Hendley. Había le­
ído   los   informes   clasificados   referidos   a   esa   loca   aventura   fracasada.   Bobby
Kennedy había conducido la Operación MONGOOSE. Es probable que hubieran
decidido hacerlo mientras tomaban unos tragos, o tal vez después de jugar al
fútbol. Al fin y al cabo, Eisenhower había empleado a la CIA para esa clase de
tareas durante su presidencia, de modo que ¿por qué no habían de hacerlo ellos?
Pero claro que un ex teniente de la armada que nunca combatió y un abogado
que nunca ejerció, no sabían por instinto todas las cosas que sabe un soldado de
carrera que ha llegado a las cinco estrellas entiende desde el comienzo. Además,
tenían poder para hacerlo. La Constitución misma había hecho comandante en
jefe aJack Kennedy, y esa clase de poder invariablemente acarrea la necesidad

— 158 —
de ejercerlo, de reformular el mundo en forma más parecida a las ideas persona­
les que uno tuviera. De modo que la CIA recibió la orden de sacar del medio a
Castro. Pero la CIA nunca había tenido un departamento de asesinatos, y no te­
nía gente entrenada para hacer cosas así. De modo que la agencia recurrió a la
mafia, cuya cúpula tenía pocos motivos para amar a Fidel Castro, quien había
cerrado lo que probablemente fuera el negocio más provechoso que nunca hubie­
ran tenido. Habla sido una empresa tan segura que los peces gordos del crimen
organizado habían invertido su propio dinero personal en los casinos de la Ha­
bana, que habían sido cerrados por el dictador comunista. 
¿Y acaso la mafia no sabía cómo se mata? 
Bueno, en realidad, nunca habían sido muy eficientes –en especial cuando
se trataba de personas capaces de defenderse– aunque las películas de Hollywo­
od afirmasen lo contrario. Y así y todo, el gobierno de los Estados Unidos de
América había intentando contratarlos para que asesinasen a un jefe de Estado
extranjero, ya que la CIA no sabía cómo hacerlo. Viéndolo ahora, parecía ligera­
mente ridículo. ¿Ligeramente?, se preguntó Gerry Hendley. Había estado a un
tris de quedar revelado como una catástrofe orientada desde el gobierno. Tanto,
que el presidente Gerry Ford había emitido una orden ejecutiva que calificaba
de ilegales las acciones de esa índole y esa orden se había mantenido en pie has­
ta que el presidente Ryan había decidido eliminar al dictador religioso de Irán
con dos bombas inteligentes3. Lo notable fue que el momento y las circunstan­
cias que escogió se habían combinado para que la operación fuese comentada
por la prensa. A fin de cuentas, había sido realizada por la Fuerza Aérea de los
Estados Unidos, mediante un bombardero claramente identificado, aunque “in­
visible” en un período de guerra obvia, aunque no declarada, en el cual se em­
plearon armas de destrucción masiva contra ciudadanos de los Estados Unidos.
Esos factores se habían sumado para que esta operación no sólo fuese legítima,
sino loable, como lo ratificó la forma en que votó el pueblo de los Estados Unidos
en la siguiente elección. Sólo George Washington había tenido un porcentaje de
votos mayor que ése, hecho que aún hacía que Jack Ryan, padre, se sintiese un
poco incómodo. Pero Jack se había dado cuenta del valor de la muerte de Maj­
mud Hayi Dariaei, de modo que, antes de dejar su cargo, persuadió a Gerry de
que estableciese el Campus. 
Pero Jack no me dijo qué difícil sería, recordó Hendley. Ésa era la forma
de operar de calles Ryan: escoger gente competente, asignarle una misión y los
elementos para llevarla a cabo, luego dejar que la hiciera con la mínima interfe­
rencia posible de sus superiores. Eso era lo que había hecho que fuese un buen
jefe y un presidente de los buenos, pensó Gerry. Pero no simplificaba la vida de
sus subordinados. ¿Por qué demonios había aceptado esa tarea?, se preguntó

3
 Ver CLANCY, T., Ordenes ejecutivas

— 159 —
Hendley. Pero luego sonrió. ¿Cómo reaccionaríaJack cuando se enterase de que
su propio hijo integraba el Campus? ¿Vería el lado cómico? 
Probablemente no. 
–De modo que Pete dice sigamos adelante?
–Qué otra cosa puede decir?–, replicó Davis. 
–Tom, ¿nunca deseaste estar otra vez en la granja de tu papi en Nebras­
ka?
–Es un trabajo muy duro y muy aburrido–, y no había forma de que Davis
se quedara en la granja después de haber sido oficial de campo de la CIA. Tal
vez fuese un buen agente de Bolsa en su existencia “blanca”, pero la verdadera
vocación de Davis era tan blanca como el color de su piel. Le gustaba demasiado
la acción del mundo “negro”.
–¿Qué opinas de lo que ocurre con Fort Meade?
–Mi instinto me dice que algo está por ocurrir. Los lastimamos. Quieren
lastimarnos. 
–¿Crees que se puedan recuperar? ¿No los mordieron lo bastante fuerte
nuestras tropas en Afganistán?
–Gerry, hay gente demasiado estúpida o demasiado fanática como para
notar cuándo recibe un mordisco. La religión es una motivación fuerte. Y aun si
los ejecutores son demasiado estúpidos como para saber qué están haciendo...
–Son lo suficientemente inteligentes como para llevar adelante sus misio­
nes–, asintió Hendley. –¿y no estamos aquí por eso?

CAPÍTULO 11

Cruzando el río 
Llegó el alba, y con ella el sol. Mustafá despertó sobresaltado por la com­
binación de luz brillante y un bache en el camino. Sacudió la cabeza para despe­
jarse y, volviéndose, vio a Abdulá, sonriendo al volante. 
–¿Dónde estamos?–, preguntó el jefe a su principal subordinado. 
–A media hora al este de Amarillo. Fue un agradable tramo de trescientas
cincuenta millas, pero nos estamos quedando sin combustible
–¿Por qué no me despertaste hace unas cuantas horas?
–¿Por qué? Dormías tranquilamente, y la ruta estuvo casi totalmente des­
pejada toda la noche, con excepción de los malditos camiones. Los estadouniden­

— 160 —
ses deben de dormir toda la noche. No creo haber visto más de treinta automóvi­
les en las últimas horas
Mustafá miró el velocímetro. El coche había ido a sesenta y cinco. Así que
Abdulá no se había pasado del límite. No los había detenido la policía. No había
por qué incomodarse. Pero Abdulá no había seguido sus órdenes con la precisión
que Mustafá prefería. 
–Ahí–, dijo el conductor, señalando un letrero azul. –Podemos cargar com­
bustible y comer algo. Pensaba despertarte aquí, Mustafá. Puedes estar tran­
quilo, amigo mío–. El indicador de combustible casi marcaba “vacío”, vio Musta­
fá. Abdulá había cometido un error al dejado bajar tanto, pero ya no tenía senti­
do reprenderlo por eso. 
Se detuvieron en un estacionamiento de considerable tamaño. Los surti­
dores de gasolina eran de Chevron, y automáticos. Mustafá sacó su billetera e
insertó su tarjeta Visa en la ranura, llenando luego el Ford con más de setenta
litros de gasolina especial. 
Cuando terminó, los otros tres ya habían pasado por el baño y estudiaban
las opciones de comida. Al parecer, tendrían que ser donuts otra vez. Diez minu­
tos después de haber salido de la interestatal, la tomaban otra vez, hacia Okla­
homa, al este. Veinte minutos después, entraban allí. 
En el asiento trasero, Rafi y Zuhayr iban despiertos, conversando. Musta­
fá escuchaba sin participar. 
El terreno era llano, de topografía similar a la de su tierra natal, aunque
mucho más verde. El horizonte quedaba sorprendentemente lejos, tanto que es­
timar distancias parecía imposible a primera vista. El sol estaba por encima del
horizonte, y lo incomodó hasta que recordó los anteojos de sol que llevaba en el
bolsillo de la camisa. Ayudaron un poco. 
Mustafá notó su propio estado de ánimo. Conducir le parecía agradable, el
paisaje era placentero y, lo que había de trabajo, fácil. Más o menos cada noven­
ta minutos veía un auto de la policía, que generalmente pasaba su Ford a buena
velocidad, demasiado rápido para que los que iban dentro los miraran bien a él
y sus amigos. Mantener la velocidad crucero justo dentro del límite había sido
un buen consejo. Se desplazaban a buen ritmo, pero así y todo, otros vehículos
los pasaban a menudo, aun camiones grandes. No romper la ley ni un poquito
los hacía invisibles a los ojos de la policía, cuyo principal objetivo era penalizar
a los que fuesen demasiado rápido. Confiaba en la solidez de la seguridad de su
misión. De no haber sido así, los habrían seguido, o detenido en algún tramo de
ruta particularmente desierto, una trampa con armas y muchos, muchos enemi­
gos. Pero eso no había ocurrido. Otra ventaja de conducir cerca del límite de ve­
locidad era que cualquiera que los siguiese se destacaría. Sólo era cuestión de
mirar por el espejo. Nadie permanecía detrás de ellos por más de unos pocos mi­

— 161 —
nutos. Cualquier seguimiento policial lo haría un hombre –tenía que ser varón–
de entre veintitantos y treinta y tantos años. Tal vez dos, uno para conducir,
otro para mirar. Tendrían aspecto de estar en buen estado atlético, cortes de ca­
bello conservadores. Los seguirían por unos minutos antes de romper contacto y
que otros los relevaran. Por supuesto que serían astutos, pero la naturaleza de
su misión haría que sus procedimientos fuesen predecibles. Habría vehículos re­
conocibles que desaparecerían y reaparecerían. Pero Mustafá estaba completa­
mente alerta y no había visto autos que apareciesen más de una vez. Claro que
los podían seguir desde el aire, pero los helicópteros eran fáciles de detectar. El
único peligro hubiese sido un avión pequeño, pero no podían preocuparse por
todo. Lo que estaba escrito, estaba escrito, y no había forma de defenderse de
eso. Por ahora, la ruta estaba despejada y el café era excelente. Sería un bonito
día. CIUDAD DE OKLAHOMA, 36 MILLAS, proclamó el cartel indicador verde.

La NPR anunció que era el cumpleaños de Barbra Streisand, una infor­
mación esencial para comenzar el día, pensó John Patrick Ryan Jr. mientras sa­
lía de la cama y se dirigía al baño. A los pocos minutos, vio cómo su cafetera au­
tomática había funcionado según lo previsto, sirviendo el equivalente a dos ta­
zas en el jarro de plástico blanco. Había pensado irse a McDonald’s esa mañana
y comerse un Egg McMuffin y papas fritas al estilo sureño, camino al trabajo.
No era exactamente un desayuno saludable, pero sí satisfactorio y, a los veinti­
trés años no se preocupaba demasiado por la grasa y el colesterol, como sí le
ocurría a su padre, gracias a su madre. Mamá ya estaría vestida y lista para
irse al Hopkins (hasta donde la llevaba su principal agente del Servicio Secreto)
para su trabajo matinal, sin café si le tocaba operar ese día, pues la preocupaba
la posibilidad de que la cafeína le produjese un ligero temblor en las manos que
la hiciera ensartar su bisturí en el cerebro de algún pobre desgraciado después
de atravesarle el cerebro como si fuese la aceituna de un martini (broma de su
padre que generalmente provocaba una juguetona palmadita de mamá). Papá
se pondría a trabajar en sus memorias, asistido por un escritor profesional (lo
cual detestaba, pero que su editor le había impuesto). Sally estaba pasando por
la etapa de escuela médica en que le gustaba jugar a la doctora; no sabía qué es­
taría haciendo en ese momento. Katie y Kyle se estarían vistiendo para la es­
cuela. Pero el pequeño Jack debía ir a trabajar. Ultimamente, había dado en
pensar que la universidad había sido su última vacación. Sí, claro, todos los ni­
ños y niñas quieren crecer y hacerse cargo de su propia vida, pero cuando llegan
allí ya no pueden volverse atrás. Eso de trabajar todos los días era un clavo. Sí,
claro, a uno le pagaban por hacerlo, pero él ya era rico y heredero de una familia
distinguida. En su caso, ya había hecho dinero y no era la clase de persona que

— 162 —
lo derrocharía, arruinando su propia vida. Dejó su taza vacía en el lavaplatos y
fue a afeitarse al baño. 
Ésa era otra cosa que no le causaba gracia. Maldita sea, cuando uno llega­
ba a adolescente, era tan agradable ver cómo esa primera suave pubescencia de
melocotón se volvía oscura y erizada. Luego, había que afeitarla una o dos veces
a la semana, por lo general antes de una cita. Pero cada mañana, iqué clavo!
Recordó haber visto cómo lo hacía su padre, observando cómo suelen hacerlo los
niños y pensando qué bueno que era ser adulto. Sí, claro. Crecer no valía la
pena. Era mejor tener un papá y una mamá que se ocuparan de toda la mierda
de rutina. Sin embargo... 
Sin embargo, ahora estaba haciendo cosas importantes, y eso era, hasta
cierto punto, satisfactorio. Una vez que uno pasaba toda la parte doméstica que
acarreaba. Bueno. Camisa limpia. Elegir corbata y traba de corbata. Ponerse la
chaqueta. Salir. Al menos, el auto que tenía era genial. Podía comprarse otro.
Un descapotable, tal vez. Llegaba el verano y sería agradable sentir el viento en
el cabello. Hasta que algún degenerado que llevase un cuchillo le rajase el te­
cho, y entonces había que llamar a la compañía de seguros y el auto desaparece­
ría en el taller durante tres días. Crecer, si uno lo analizaba, se parecía mucho a
ir a un centro de compras a adquirir ropa interior. Todos la necesitaban, pero no
servía de mucho más que para quitársela. 
El camino al trabajo era más o menos tan rutinario como ir a estudiar,
con la diferencia de que ahora no se debía preocupar por los exámenes. Y si con
la diferencia de que si se equivocaba, perdía el trabajo, y esa falta estaría con él
durante mucho más tiempo que una nota baja en sociología. De modo que no de­
bía   equivocarse.   El   problema   con   su   trabajo   era   que   cada   día   se   pasaba   en
aprender, no en aplicar conocimientos. La gran mentira acerca de la universi­
dad era que te decían que te enseñaba todo lo que necesitabas saber en la vida.
Sí, claro. Probablemente no había ocurrido así con su padre; y mamá, bueno,
nunca había dejado de leer sus periódicos médicos a ver qué había de nuevo. No
sólo periódicos estadounidenses, sino también ingleses y franceses, porque ha­
blaba buen francés y decía que en Francia había buenos médicos. Mejor que sus
políticos, pero, todo hay que decirlo, cualquiera que juzgase a los Estados Uni­
dos por su dirigencia política, probablemente pensara que eran una nación de
chapuceros. Al menos desde que su papi dejó la Casa Blanca. 
Una vez mas, oía NPR, era su emisora de noticias favoritas, y era mucho
mejor que oír la música popular de moda. Se había criado oyendo a su mamá to­
cando el piano, interpretando sobre todo a Bach y sus pares; tal vez un poco de
John  Williams como concesión a  los tiempos modernos,  aunque   éste escribía
más para bronces que para teclas. 

— 163 —
Otra bomba suicida en Israel. Maldición, su papá había intentando apaci­
guar eso por todos los medios, pero a pesar de muchos esfuerzos bien intencio­
nados, aun de parte de los israelíes, nada dio resultado. Parecía que judíos y
musulmanes no podían entenderse. Su padre y el príncipe Alí bm Sultán habla­
ban del tema cada vez que se encontraban, y daba pena ver lo frustrados que se
sentían. Al príncipe no le había tocado ser candidato al trono de su país –lo cual,
posiblemente, era bueno, pensó Jack, pues ser rey era aún peor que ser presi­
dente– pero así y todo era una figura importante, cuyas palabras eran oídas por
el rey... lo que le recordaba a... 
Udi bm Sali. Habría más noticias sobre él esa mañana. La producción del
SIS británico, cortesía de esos infelices de la CIA en Langley. ¿Infelices de la
CIA?, se preguntó Jack. Su propio padre había trabajado allí, sirviendo con dis­
tinción antes de progresar en el mundo y les había dicho muchas veces a sus hi­
jos que no creyeran nada de lo que el cine decía sobre el mundo de la inteligen­
cia. Jack Jr. había hecho preguntas, por lo general sin obtener más que respues­
tas insatisfactorias, y ahora estaba aprendiendo cómo era realmente el negocio.
En general, aburrido. Demasiada contabilidad, como cazar ratones en el Parque
Jurásico, aunque al menos uno tenía la ventaja de ser invisible para los dino­
saurios depredadores. Nadie sabía de la existencia del Campus y mientras fuese
así, todos estarían a salvo. Esto era tranquilizador, pero, otra vez, aburrido. Ju­
nior aún era lo suficientemente joven para creer que excitación equivalía a di­
versión. 
Dejó la Ruta nacional 29 en el desvío a la izquierda que conducía al Cam­
pus. El estacionamiento habitual. Una sonrisa y un saludo con la mano al guar­
dia de seguridad antes de subir a su oficina. En ese momento Junior  se dio
cuenta de que había pasado por McDonald’s sin detenerse, de modo que tomó
dos galletas de la bandeja de alimentos y una de café para llevársela a su escri­
torio. 
–Buenos días, Uda–, le dijo Jack Jr. a su monitor. –¿Qué has estado ha­
ciendo?– El reloj de su computadora marcaba las 8:25 de la mañana. Eso signifi­
caba que era la primera hora de la tarde en el distrito financiero de Londres.
Bm Sali tenía una oficina en el edificio de seguros Lloyd, que según recordaba
Junior, parecía una refinería llena de ventanas. Vecindario caro, vecinos muy
ricos. El informe no decía qué piso, pero de todas formas, Jack nunca había en­
trado en el edificio. Seguros. Debía de ser el trabajo más aburrido del mundo,
esperar a que se incendiase un edificio. Así que ayer, Uda había telefoneado a...
jajá! –He visto ese nombre en algún lado–, le dijo Jack a la pantalla. Era el
nombre de un árabe muy rico, de quien se sabía que había jugado donde no de­
bía en alguna ocasión y que también era vigilado por el Servicio Secreto británi­
co. ¿y qué habían hablado? 

— 164 —
Hasta había una transcripción. La conversación había sido en árabe y la
traducción... igual podría haberse tratado de instrucciones de la esposa para
que comprara un litro de leche al volver del trabajo. Así de excitante y revela­
dor. Pero Uda había respondido a una aseveración totalmente inocua con un –
¿estás seguro?– No era la clase de cosa que uno le dice a la esposa cuando ella
encarga un litro de leche descremada. 
–El tono de su voz sugiere un significado oculto–, había opinado plácida­
mente al pie de página el analista británico. 
Más tarde, Uda había salido temprano de la oficina y había ido a otro pub,
donde se encontró con el tipo de la conversación telefónica. Así que la conversa­
ción no sabía sido tan inocua, ¿no? Pero, aunque no habían logrado oír lo habla­
do en el reservado del pub, en la llamada de teléfono no habían especificado un
punto de encuentro... y Uda no pasaba mucho tiempo en ese pub en particular. 
–Buenos días, Jack–, saludó Wills, quitándose la chaqueta y colgándola
del perchero. –¿Alguna novedad?
–Nuestro amigo Uda se está meneando de lo lindo–. Jack pulsó el coman­
do IMPRIMIR y le alcanzó el informe impreso a su compañero antes de que éste
alcanzara a sentarse. 
–¿Parece sugerir la posibilidad, verdad?
–Tony, este tipo está en el juego–, dijo Jack con bastante convicción. 
–¿Qué   hizo   después   de   la   conversación   telefónica?   ¿Alguna   transacción
fuera de lo habitual?
–Aún no lo verifiqué, pero, de ser así, lo hizo porque su amigo se lo ordenó
y luego se encontraron a tomar una pinta de cerveza amarga y confirmar la ope­
ración
–Eso dejando que tu imaginación dé cosas por sentadas. Aquí, procuramos
no hacer eso–, advirtió Wills. 
–Lo sé–, gruñó Junior. Era hora de verificar los movimientos de dinero del
día anterior. 
–Por cierto, hoy conocerás a alguien nuevo
–¿Quién es?
–Dave Cunningham. Contador forense, trabajaba para Justicia, temas re­
lacionados con el delito organizado. Es muy bueno para descubrir irregularida­
des financieras
–¿Cree que encontré algo interesante?–, preguntó Jack, esperanzado. 
–Veremos cuando venga, después de comer. Probablemente esté repasan­
do tu material en este momento

— 165 —
–De acuerdo–, respondió Jack. Tal vez había dado con el rastro de algo in­
teresante. Tal vez su trabajo tuviera un elemento de excitación. Tal vez le die­
ran una condecoración a su calculadora. Sí, claro. 

Los días se convirtieron en rutina. Carrera y entrenamiento físico por la
mañana, a continuación, desayuno y charla. Esencialmente, lo mismo que el pe­
ríodo de Dominic en la academia del FBI o el de Brian en el aprendizaje básico.
Era esta similitud la que preocupaba vagamente al infante de marina. El entre­
namiento del Cuerpo de infantería de marina se orientaba a matar gente y rom­
per cosas. Este también. 
Dorninic era un poco mejor en seguimiento, porque la academia del FBI lo
enseñaba a partir de un manual que los infantes de marina no usaban. Enzo
también era bueno con la pistola, aunque Aldo prefería su Smith & Wesson a la
Beretta de su hermano. Su hermano había eliminado a un malo con su Smith,
mientras que Brian había hecho su tarea con un fusil M16A2 a una distancia
más bien larga, cincuenta metros, suficientemente cerca como para ver qué cara
ponían cuando los alcanzaba la bala, y lo suficientemente lejos como para que
un disparo de respuesta no fuese motivo de preocupación. Su sargento lo había
regañado por no cubrirse lo suficiente cuando los AK le apuntaban, pero Brian
había aprendido una importante lección la única vez que había estado en com­
bate. Había descubierto que, en esos momentos, su mente y su razonamiento se
volvían hiperlúcidos, el mundo parecía funcionar con más lentitud y su pensa­
miento se volvía extraordinariamente claro. Al recordarlo, le sorprendió que,
dada la velocidad con que iba su mente, no hubiera visto el trayecto de las ba­
las; bueno, los cinco últimos disparos del peine del Ak–47 solían ser trazadoras
y las había visto en el aire, aunque no dirigidas directamente a él. Su mente so­
lía regresar a esos intensos cinco o seis minutos, y lo criticaba por lo que podía
haber hecho mejor y se prometía no repetir esos errores de pensamiento y de
mando, aunque el sargento Sullivan se había demostrado respetuoso para con
su capitán cuando éste hizo su informe poscombate en la base. 
–¿Qué tal la carrera de hoy, muchachos?–, preguntó Pete Alexander. 
–Deliciosa–, respondió Dominic. –Tal vez deberíamos probar hacerlo con
mochilas de veinte kilos
–Podemos arreglar para que sea así, respondió Alexander. 
–Eh, Pete, eso era lo que hacíamos en la Fuerza de Reconocimiento. No es
divertido–, objetó en seguida Brian. 
–Afloja con el humor–, le dijo a su hermano. 

— 166 —
–Bueno, es bueno  ver que sigues en buenas  condiciones–,  observó  Pete
afablemente. A fin de cuentas, no era él quien debía hacer las carreras matuti­
nas. –¿Qué se cuenta?
–Aún me gustaría saber más acerca de cuál es el propósito de todo esto–,
dijo Brian, alzando la vista de su taza de café. 
–No eres muy paciente que digamos, ¿no?–, respondió su oficial de entre­
namiento. 
–Mire, en el Cuerpo de Infantería de Marina entrenábamos a diario, pero
aun cuando no estaba claro para qué entrenábamos, sabíamos que éramos in­
fantes de marina y que no íbamos a vender bizcochos frente a un Wal Mart a be­
neficio de las Niñas Exploradoras
–¿Para qué crees que te estás preparando ahora?
–Para matar gente sin advertencia, sin reglas de enfrentamiento reconoci­
bles. Se parece mucho a asesinar–. Bien, pensó Brian, lo había dicho en voz
alta. ¿Qué ocurriría ahora? Probablemente, dar vuelta en su auto a Camp Le­
jeune y retomar su carrera en la Máquina Verde. Bueno, podría ser peor. 
–De acuerdo, creo que ya va siendo hora–, concedió Alexander. –¿Qué ha­
rías si se te ordenara matar a alguien?
–Si las órdenes son legítimas, las obedezco, pero la ley, el sistema, me per­
mite evaluar cuán legítimas son
–Bien, una hipótesis: digamos que se te ordena terminar con la vida de un
terrorista conocido. ¿Cómo reaccionas?–, preguntó Pete. 
–Fácil. Lo matas–, respondió Brian de inmediato. 
–¿Por qué?
–Los terroristas son criminales, pero no siempre puedes arrestarlos. Le
hacen la guerra a mi país, y si a mí me dicen que responda guerreando, lo hago.
Para eso me enrolé, Pete
–El sistema no nos permite hacer eso–, observó Dominic.  
–Pero el sistema te permite eliminar a los delincuentes si los sorprendes
in flagrante delicta, por así decirlo. Tú lo hiciste y no te arrepientes, hermano
–Tampoco tú te arrepentirás. Tu situación es la misma. Si el Presidente te
dice que mates a alguien y tú vistes uniforme, él es el Comandante en Jefe,
Aldo. Tienes el derecho legal –demonios, no, el deber– de matar a quien él te or­
dene
–¿No hubo ciertos alemanes que usaron ese argumento en 1946?–, pre­
guntó Brian. 

— 167 —
–No   me   preocuparía   mucho   por   eso.   Tendríamos   que   perder   la   guerra
para que eso nos preocupara. No creo que eso vaya a ocurrir por ahora
–Enzo, si lo que tú dices es así, si los alemanes hubieran ganado la Segun­
da Guerra Mundial, nadie debería preocuparse por los seis millones de judíos
que asesinaron. ¿Eso es lo que dices?
–Muchachos–, interrumpió Alexander, –ésta no es una clase de teoría le­
gal
–El abogado aquí es Enzo–, señaló Brian. 
Dominic respondió a la provocación: –Si el Presidente viola la ley, enton­
ces el Congreso le hace juicio político, y se queda sin trabajo y entonces será él
quien es pasible de sanciones penales
–De acuerdo. ¿Pero qué ocurre con los tipos que siguieron sus órdenes?–,
respondió Brian. 
–Eso depende–, les dijo Pete a ambos. –Si el presidente saliente les dio in­
dultos, ¿qué responsabilidad tienen?
Dominic quedó impactado con la respuesta. –Supongo que ninguna. Según
la Constitución, el presidente tiene el soberano poder de indultar, como lo tení­
an los reyes en el pasado. En teoría, el presidente puede incluso indultarse a sí
mismo, pero desde el punto legal, eso sería una verdadera caja de Pandora. La
Constitución es la ley suprema. En la práctica, la constitución es Dios, y ante
eso, no hay reclamo. Sabes, fuera de la ocasión en que Ford perdonó a Nixon, es
un aspecto que realmente no se ha investigado. Pero la Constitución está dise­
ñada para ser aplicada en forma razonable por personas razonables. Tal vez ésa
sea su única debilidad. Los abogados son abogados y eso significa que no siem­
pre son razonables
–De modo que, en teoría, si el presidente te indulta por matar a alguien,
no eres culpable de ese delito ¿de acuerdo?
–Correcto–. El rostro de Dominic se contrajo ligeramente. –¿Qué me estás
diciendo?
–Sólo una hipótesis–, respondió Alexander, retrocediendo ligeramente. En
cualquier caso, así terminó la clase de teoría legal, y Alexander se congratuló
por haberles dicho muchísimo y nada al mismo tiempo. 

Los nombres de las ciudades le resultaban tan extraños, pensó Mustafá.
Shawnee. Dkemah. Welletka. Pharaoh. Esta era la más rara. ¿Faraón? No esta­
ban en Egipto. Esa era una nación musulmana, aunque se encontrara confundi­

— 168 —
da y su política no reconociera la importancia de la Fe. Pero tarde o temprano
eso cambiaría. Mustafá se reclinó en su asiento y tomó un cigarrillo, Aún les
quedaba medio tanque de gasolina. Claro que si este Ford tenía un tanque gran­
de para consumir petróleo musulmán, los estadounidenses eran hijos de puta
ingratos. Los países musulmanes les vendían petróleo y Estados Unidos ¿qué
les devolvía? Poco más que armas para que los israelíes mataran árabes. Porno­
grafía, alcohol y otras basuras para corromper a los Fieles. ¿Pero qué era peor,
corromper o ser corrompido, víctima de infieles? Algún día, cuando la Ley de
Alá gobernara el mundo, todo iría bien. Ese día llegaría de alguna forma y él y
sus camaradas guerreros estaban ahora mismo en la cresta de la ola de la Vo­
luntad de Alá. Morirían muertes de mártires y eso era algo de lo que estar orgu­
llosos. A su debido tiempo, sus familias sabrían de lo ocurrido con ellos –podían
contar con los estadounidenses para eso– y llorarían su muerte, pero celebrarí­
an su fe. A las agencias de investigación estadounidenses les gustaba exhibir su
eficiencia aun después de haber perdido la batalla. Sonrió. 

Daxe Cunningham representaba la edad que tenía. Estaba bien cerca de
los sesenta, pensó Jack. Escaso cabello gris. Mala piel. Había dejado el cigarri­
llo, pero no a tiempo. Pero sus ojos grises brillaban como los de un hurón de las
Dakotas en busca de roedores para comérselos. 
–¿Eres Jack Junior?–, preguntó apenas entró. 
–Culpable–, admitió Jack. –¿Qué te parecieron mis cifras?
–No están mal para un aficionado–, admitió Cunningham. –Al parecer, el
sujeto está almacenando y lavando dinero, para él y para alguien más
–¿Para quién más?–, preguntó Wills. 
–No estoy seguro, pero es del Medio Oriente, es rico y está atento a su di­
nero. Curioso. Todos creen que malgastan el dinero como marineros borrachos.
Algunos lo hacen–, observó el contador. –Pero otros son avaros. Cuando sueltan
la moneda de veinticinco centavos, el bisonte chilla–. Eso demostraba su edad.
Las monedas de veinticinco con un bisonte eran tan viejas que Jack ni siquiera
entendió la broma. Luego, Cunningham puso unos papeles sobre el escritorio
entre Ryan y Wills. Las transacciones estaban destacadas en rojo. 
–Es un poco desprolijo. Todas las transferencias dudosas están hechas de
a paquetes de diez mil libras. Hace que sean fáciles de detectar. Las disfraza de
gastos personales. Van a esa cuenta, probablemente para que sus padres no lo
descubran. Los contadores sauditas tienden a ser desprolijos. Supongo que para
que se inquieten hace falta un millón. Posiblemente les parezca que no tiene
nada   de  raro  que   un   joven   separe  diez   mil   para  una   noche   particularmente

— 169 —
agradable con las damas, o para el casino. A los jóvenes ricos les encanta jugar,
aunque no lo hacen muy bien. Si vivieran más cerca de Las Vegas o de Atlantic
City, harían maravillas por nuestra balanza de pagos
–¿Tal vez les gusten más las putas europeas que las nuestras?–, se pre­
guntó Jack en voz alta. 
–Hijo, en Las Vegas puedes pedir un burro camboyano rubio y de ojos azu­
les y a la media hora lo tendrás en la puerta–. A lo largo de los años, Cun­
ningham había aprendido que también los jerarcas de la mafia tienen sus acti­
vidades favoritas. Al comienzo, ese abuelo metodista se había sentido ofendido,
pero al darse cuenta de que era una forma más de rastrear criminales, había re­
cibido con beneplácito tales gastos. Las personas corruptas hacían cosas corrup­
tas.   Cunningham   también   había   participado   en   la   operación   SERPIENTES
ELEGANTES, que había enviado a seis miembros del Congreso a la cárcel fede­
ral estilo club de campo ubicada en la Base Eglin de la Fuerza Aérea en Florida,
empleando esos mismos métodos para rastrear a su presa. Suponía que ahora
se estarían desempeñando como caddies de alto rango para los jóvenes pilotos
de caza que partían desde allí,lo cual les vendría bien para ejercitarse a los re­
presentantes del pueblo. 
–Dave ¿nuestro amigo Uda está en el juego?
Cunningham alzó la vista de sus papeles. –No te quepa duda de que se
mueve como si lo estuviera, hijo

En   Arkansas,   el   paisaje   se   hizo   ligeramente   ondulado.   Mustafá   sentía


que, después de conducir durante cuatrocientas millas, sus reacciones eran un
poco lentas, de modo que se detuvo en una estación de servicio y. tras llenar el
tanque, dejó que Abdulá se hiciese cargo del volante. 
Estirarse era agradable. Luego, otra vez a la ruta. Abdulá conducía con
prudencia. Sólo pasaban a gente de edad, y se mantenían en el carril derecho
para evitar ser aplastados por los camiones. Además de que no querían llamar
la atención de la policía, en realidad no tenían prisa. Tenían dos días para iden­
tificar su objetivo y cumplir con su misión. Era mucho. Se preguntó qué estarían
haciendo los otros tres equipos. Todos ellos tenían que recorrer distancias más
cortas. Probablemente uno de ellos ya hubiera llegado a la ciudad que tenía
como objetivo. Tenían órdenes de seleccionar un hotel decente pero no lujoso a
menos de una hora de auto del objetivo, reconocer el objetivo, confirmar vía co­
rreo electrónico que estaba todo a punto y esperar hasta que Mustafá les orde­
nara llevar a cabo la misión. Por supuesto que cuanto más simples eran las ór­
denes, menos posibilidad de confusiones y errores había. Los hombres eran bue­

— 170 —
nos y sabían qué tenían que hacer. Los conocía a todos. Saíd y Mejdi eran, como
él, de origen saudita, como él, hijos de familias ricas que despreciaban a sus pa­
dres porque éstos lamían las botas de los estadounidenses y otros como ellos.
Sabawi era de origen iraquí. No había nacido rico, pero era un verdadero cre­
yente. Era sunnita como los demás, pero quería ser recordado incluso por la ma­
yoría chiita de su país como fiel seguidor del Profeta. Los chiitas de Irak, sólo li­
berados recientemente –¡por infieles!– del dominio sunnita, se pavoneaban por
todo el país como si ellos fueran los únicos Creyentes. Sabawi quería demostrar
que tal falsa creencia era errónea. Mustafá apenas si se molestaba con tales ba­
nalidades. Para él, el Islam era una gran casa donde cabían casi todos... 
–Mi culo está cansado–, dijo Rafi desde el asiento trasero. 
–No puedo hacer nada al respecto, hermano mío–, replicó Abdulá desde el
asiento del conductor. Como conductor, consideraba que estaba transitoriamen­
te al mando. 
–Lo sé, pero de todas formas mi culo está cansado–, observó Rafi. 
–Podríamos haber hecho el viaje a caballo, pero habría sido lento y tam­
bién ellos hacen doler el culo, amigo mío–, observó Mustafá. Esa observación fue
recibida con risas, y Rafi regresó su atención a su ejemplar de Playboy. 
El   mapa   mostraba   un   camino   fácil   hasta   que   llegaron   a   la   ciudad   de
Small Stone. Allí tendrían que estar bien atentos. Pero por ahora, el camino ser­
penteaba entre placenteras colinas cubiertas de verdes árboles, Era considera­
blemente distinto del norte de México, que tanto se había parecido a las areno­
sas colinas de su tierra natal... a las que nunca regresarían... 
Para Abdulá, conducir era un placer. El automóvil no era tan bueno como
el Mercedes de su padre, pero por ahora bastaba, y sentía bien el volante bajo
sus manos, mientras conducía reclinado, fumando su Winston con una sonrisa
de satisfacción en los labios. Había personas en los Estados Unidos que corrían
con autos como éstos en grandes pistas ovaladas y iqué placer debían de sentir!
Conducir tan rápido como uno pudiera, competir con otros iy ganar! Eso debía
de ser mejor que poseer a una mujer... bueno, casi... sólo diferente, se corrigió.
Pero poseer a una mujer después de ganar una carrera, eso sí que sería un pla­
cer. Se preguntó si habría autos en el paraíso. Autos buenos, veloces, como los
de Fórmula 1 que corrían en Europa, pegados a la curva, con toda su potencia
en las rectas, conduciendo a la plena potencia del auto. Podía intentarlo ahora.
Este auto probablemente alcanzara los doscientos kilómetros por hora, pero no,
la misión era más importante. 
Arrojó su cigarrillo por la ventana. En ese momento, lo pasó un auto de
policía con franjas azules a los lados. Policía del Estado de Arkansas. Ese pare­
cía un auto veloz, y el hombre que iba dentro tenía un espléndido sombrero de
vaquero, pensó Abdulá. Como todos los habitantes del planeta, había visto una

— 171 —
buena cantidad de películas estadounidenses, incluidas las de vaqueros, hom­
bres a caballo trabajando con ganado o simplemente disparando sus pistolas en
los saloons, arreglando cuestiones de honor. Esa imaginería lo atraía –pero para
eso existía–, se recordó. Otro intento de los infieles por seducir a los Creyentes.
Para ser justo, había que reconocer que las películas estadounidenses estaban
hechas para el público estadounidense. ¿Cuántas películas árabes mostraban a
Salah ad–Din –que era nada menos que curdo– aplastando a los cruzados cris­
tianos invasores? Se habían hecho para enseñar historia y para estimular la
hombría de los hombres árabes para que aplastasen mejor a los israelíes, cosa
que, lamentablemente, no ocurría. Posiblemente las películas de vaqueros esta­
dounidenses tuviesen la misma función. Su concepto de la hombría no era tan
distinto del de los árabes, con la diferencia de que usaban revólveres, en lugar
de la más varonil espada. Claro que la pistola tenía más alcance, de modo que
los estadounidenses eran prácticos, además de muy astutos, para pelear. Por
supuesto que no más valientes que los árabes, sí más astutos. 
Tendría que cuidarse de los estadounidenses y sus armas de mano, se dijo
Abdulá. Si alguno de ellos disparase como en las películas de vaqueros, su mi­
sión llegaría a un prematuro fin, y eso no debía ocurrir. 
Se preguntó qué llevaría en su cinturón el policía del auto blanco ¿dispa­
raría bien? Claro que podían averiguado, pero sólo había una forma de hacerlo y
sería arruinar la misión. Abdulá contempló cómo se perdía en la distancia el
auto de la policía, y se conformó con mirar pasar acoplados de tractor mientras
seguía camino al este a una velocidad pareja de algo más de cien kilómetros por
hora, a razón de tres cigarrillos por hora y un estómago que gruñía. SMALL
STONE, 30 MILLAS, 

–En Langley se están excitando otra vez–, le dijo Davis a Hendley, 
–¿Qué oíste?–, preguntó Gerry. 
–Un agente de campo oyó algo extraño de un agente–fuente en Arabia
Saudita, Algo acerca de que gente que se sospecha que está en el juego abando­
nó el país, no se sabe con qué destino, cree que hemisferio occidental, son unos
diez. 
–¿Cuán firme es esto?–, preguntó Hendley, 
–Un ‘tres’ en materia de confiabilidad, aunque es una fuente considerada
generalmente buena, algún infeliz de alto rango decidió bajarle la clasificación
por razones desconocidas–, ese era uno de los problemas que enfrentaba el Cam­
pus, dependían de otros para la mayor parte de sus análisis, aunque tenían gen­
te especialmente buena en sus propias oficinas de análisis, el verdadero trabajo

— 172 —
se hacía al otro lado del río Potomac y la CIA había tenido sus errores durante
los últimos años, mejor dicho, décadas, se recordó Gerry. Nadie acertaba siem­
pre en este mundo y muchos de los burócratas de la CIA estaban demasiado
bien pagados, aun tratándose de magros sueldos del gobierno, pero en tanto lle­
varan adelante bien sus tareas de rutina administrativa, a nadie le importaba o
siquiera lo notaba. Lo significativo era que los sauditas deportaban a la gente
que les podia traer problemas, permitiéndoles ir a delinquir a otros lugares y, si
resultaban atrapados, el gobierno saudita se mostraba ampliamente dispuesto a
colaborar, con lo cual cubría todas sus bases con gran facilidad. 
–¿Que crees?–, le preguntó a Tom Davis. 
–Demonios, Gerry, no soy una gitana que lee las manos. No tengo ni bola
de cristal ni oráculo délfico–, Davis lanzó un suspiro de frustración. –Se le ha
notificado  a  Seguridad   Territorial,  lo  cual  implica  que  también   participan  el
FBI   y   el   resto   del   equipo   analítico   pero,   sabes,   ésta   es   inteligencia   ‘blanda’.
Nada tangible, tres nombres, sin fotos, y cualquIera puede conseguirse identifi­
cación falsa, hasta en las novelas populares explica cómo hacerlo, ni siquiera
necesitas ser muy paciente, porque ni un solo estado de la Unión cruza datos de
los certificados de nacimiento, de muerte, lo cual sería fácil hasta para los buró­
cratas del gobierno. 
–¿Qué ocurre, entonces? 
Davis se encogió de hombros. –Lo habitual. A la gente de seguridad de los
aeropuertos se le dirá una vez más que se mantenga alerta, y molestarán a más
personas inocentes para asegurarse de que nadie trate de secuestrar un vuelo.
La policía estará atenta a autos sospechosos, pero ello se refiere a que la gente
que conduzca mal será detenida. Ha habido demasiadas falsas alarmas. Incluso
a   la   policía   le   cuesta   tomarse   esto   en   serio   y,   Gerry,   ¿quién   puede
reprochárselo?
–De modo que nosotros mismos neutralizamos nuestras defensas
–A los fines prácticos, sí. Hasta que la CIA cuente con muchos más recur­
sos de campo para identificarlos antes de que lleguen aquí, actuamos de modo
reactivo, no proactivo. Qué demonios, sonrió, mi actividad bursátil ha andado
bien estas últimas dos semanas–. Tom Davis había descubierto que le gustaba
mucho el negocio de las finanzas, o al menos, que tenía facilidad para éste. Tal
vez haber ingresado en la CIA apenas se graduó en la Universidad de Nebraska
había sido un error, se decía cada tanto. 
–¿Algún desarrollo del informe de la CIA?
–Bueno, alguien sugirió retomar contacto con la fuente, pero aún no hay
autorización del Séptimo Piso
–¡Por Dios!–, exclamó Hendley. 

— 173 —
–Eh, Gerry, ¿qué te sorprende? Nunca trabajaste allí, como yo, pero en el
Congreso debes de haber visto cosas de este tipo
–¿Por qué mierda no dejó Kealy a Foley como jefe de la CIA?
–Tiene un amigo abogado que le cae mejor, ¿recuerdas? y Foley era un
agente profesional, y por lo tanto, no confiable. Mira, reconozcámoslo, Ed Foley
ayudó un poco, pero arreglar las cosas de veras tomará una década. Ese es uno
de los motivos por los que estamos aquí, ¿no?–, añadió Davis con una sonrisa. –
¿Cómo va el entrenamiento de nuestros aspirantes a asesinos en Charlottesvi­
lle?
–El infante de marina todavía sufre de un ataque de conciencia
–Chesty Puller se debe de estar revolviendo en su tumba–, opinó Davis. 
–Bueno, no podemos contratar perros rabiosos. Mejor que haga preguntas
ahora y no cuando está realizando una misión de campo
–Supongo que sí. ¿y los juguetes?
–La semana próxima
–Ya ha llevado bastante tiempo. ¿Pruebas?
–En Iowa. Cerdos. Tienen, nos dice nuestro amigo, un sistema cardiovas­
cular semejante al humano
Qué apropiado, pensó Davis. 

Small Stone resultó no ser un problema y, tras virar al suroeste en la 1–
40, ahora se dirigían al nordeste. Mustafá estaba otra vez al volante y los dos
del asiento trasero dormitaban tras llenarse de sándwiches de rosbif y Coca–
Cola. 
Más que nada, ahora se aburrían.  Nada es cautivante durante más de
veinte horas seguidas y ni siquiera soñar con la misión que tendría lugar dentro
de un día y medio bastaba para mantenerles los ojos abiertos, de modo que Rafy
y Zuhayr dormían como niños exhaustos. Se dirigió al nordeste, con el sol tras
su hombro izquierdo, y comenzó a ver indicadores que señalaban la distancia a
Memphis, Tennessee. Pensó durante un momento –era difícil pensar con clari­
dad después de pasar tanto tiempo en un auto– y se dio cuenta de que sólo les
faltaba atravesar dos estados. Avanzaban lenta pero seguramente. Habría sido
mejor tomar un avión, pero pasar sus ametralladoras por los aeropuertos habría
sido difícil,. pensó con una sonrisa. Como comandante general de la misión, de­
bía preocuparse por todos los equipos. Por eso había seleccionado para el suyo el
objetivo más difícil y distante, para darles ejemplo a los otros. Pero a veces ser

— 174 —
el jefe era un dolor de cabeza, se dijo Mustafá mientras se acomodaba en el
asiento. 
La siguiente media hora pasó fácilmente. Luego atravesaron un puente de
considerable tamaño y elevación y un signo que anunciaba al río Mississippi, se­
guido  de  un  cartel  que   decía  BIENVENIDOS   A   TENNESSEE,  EL   ESTADO
VOLUNTARIO. La mente de Mustafá estaba confundida con tantas horas al vo­
lante, y estuvo a punto de preguntarse qué significaría eso sin llegar a hacerlo.
Fuese lo que fuese, para llegar a Virginia debía cruzar Tennessee. Hasta dentro
de quince horas no podría descansar. Conduciría hasta llegar a unos cien kiló­
metros al este de Memphis, luego le pasaría el volante a Abdulá. 
Acababa de cruzar un gran río. En todo su país no había ni un solo río
permanente, sólo wadis que se desbordaban fugazmente por una rara lluvia pa­
sajera y luego volvían a secarse. América era un país tan rico. Probablemente
ésa fuese la fuente de su arrogancia, pero su misión, y la de sus colegas, era ha­
cer descender algunos grados esa arrogancia. Y eso haría, Insh’Alá, en menos de
dos días. 
Faltan dos días para llegar al paraíso, repetía en su mente. 
 

CAPÍTULO 12

Llegada 
Tennessee pasó rápido para quienes dormían en el asiento trasero, pues
como   Mustafá   y   Abdulá   compartieron   el   volante   durante   los   trescientos   cin­
cuenta kilómetros que separan Memphis de Nashville, Rafi y Zuhaid no hicie­
ron más que dormir. Un kilómetro y tres cuartos por minuto, calculó. Lo que
equivalía a... Unas veinticuatro horas más. Pensó aunentar la velocidad, acele­
rar el viaje, pero no, eso era una estupidez. Correr riesgos innecesarios siempre
era una estupidez. ¿No habían aprendido eso de los israelíes? El enemigo siem­
pre  esperaba,   como  un  tigre  dormido. Despertarlo innecesariamente  era  una
tontería   muy   grande.   Sólo   despertabas   al   tigre   cuando   tu   fusil   estaba   bien
apuntado, de modo que viera que le habías ganado de mano y no podía hacer
nada. Que se despertara apenas el tiempo suficiente como para darse cuenta de
lo estúpido que había sido, para que sintiera miedo. Estados Unidos conocería el
miedo. A pesar de todas sus armas y su astucia, todas estas personas arrogan­
tes temblarían. 
Se encontró con que sonreía en la oscuridad. El sol se había puesto otra
vez y los faros del auto perforaban conos blancos en la oscuridad, iluminando
las líneas blancas de la autopista, que pasaban como flechas por sus ojos mien­

— 175 —
tras avanzaba hacia el este a una velocidad pareja de ciento cuatro kilómetros
por hora. 

Ahora, los gemelos se despertaban a las seis de la mañana para salir a ha­
cer su cotidiana docena de ejercicios sin supervisión de Pete Alexander la cual,
habían decidido, en realidad no necesitaban. La carrera les estaba resultando
más fácil a ambos y los demás ejercicios ya eran cosa de rutina. A las siete y
cuarto, habían terminado con todo e iban a desayunar y a la primera sesión de
entrenamiento mental con su oficial. 
–Esas zapatillas no dan más, hermano–, observó Dominic. 
–Sí, asintió Brian echando una triste mirada a sus viejas Nike. –Me han
servido bien por unos cuantos años, pero creo que deben irse al cielo de las zapa­
tillas
–Foot   Locker   en   el   centro   comercial–.   Se   refería   al   centro   de   compras
Fashion Square, al pie de la colina de Charlottesville. 
–Mmm, tal vez un bistec con queso para la comida de mañana
–Por mí, genial, hermano–, asintió Dominic. –No hay nada como la grasa,
la gordura y el colesterol para la hora de la comida, especialmente acompañadas
de papas fritas con queso. Siempre que tus zapatillas vivan un día más
–Eh, Enzo, me gusta el olor. Estas zapatillas me acompañan desde hace
tiempo
–Igual que esas mugrosas camisetas. Demonios, Aldo, ¿no puedes vestirte
bien alguna vez?
–Déjame seguir usando mi ropa de fajina, amigo. Me gusta ser infante de
marina. Siempre sabes dónde estás
–Sí, entre la mierda–, observó Dominic. 
–Tal vez sea así, pero allí trabajas con gente de categoría–. Y no agregó
que estaban todos de tu lado y todos llevaban armas automáticas. Les daba una
sensación de seguridad que es raro encontrar en la vida civil. 
–¿Salen a comer, eh?–, preguntó Alexander. 
–Tal vez mañana–, respondió Dominic. –Luego, necesitamos organizar un
funeral decente para las zapatillas de correr de Aldo. ¿Tienes una lata de Lysol
por aquí, Pete?
Alexander lanzó una carcajada. –Creí que nunca me lo preguntarías–

— 176 —
–Sabes, Dominic–, dijo Brian alzando la vista de sus huevos, –si no fueras
mi hermano no te lo permitiría
–¿De veras?–, el Caruso FBI le arrojó un muffin. –Juro que ustedes los in­
fantes de marina son pura cháchara. Siempre ganaba yo cuando éramos niños–,
le comunicó a Pete. 
Los ojos de Brian casi saltaron de sus órbitas.–¡Mientes!
Comenzaba otro día de entrenamiento. 

Una hora más tarde, Jack estaba otra vez en su puesto de trabajo. Uda
bm Sali había disfrutado otra noche atlética, otra vez con Rosalie Parker. Se ve
que ella le gustaba mucho. Se preguntó cómo reaccionaría el saudita si se ente­
rara de que tras cada sesión ella le transmitía un informe pormenorizado al
Servicio de Seguridad Británico. Pero para ella, los negocios son negocios, lo
cual, de haberse sabido, habría desinflado unos cuantos egos masculinos en la
capital británica. Sali sin duda debía de tener un considerable ego, pensó Jack.
A las nueve menos cuarto entró Wills con una bolsa de Dunkin’Donuts. 
–Eh, Anthony, ¿qué se cuenta?
–Tú dirás–, replicó Wills. –¿Quieres?
–Gracias, compañero. Bueno, Uda volvió a hacer ejercicio anoche
–La juventud es maravillosa, pero los jóvenes no saben aprovecharla
–George Bernard Shaw, ¿no?
–Sabía que eras culto. Sali descubrió un juguete nuevo hace unos años, y
seguirá jugando con él hasta que se le rompa o se le caiga. Debe de ser duro
para el equipo de seguimiento saber que mientras ellos están parados bajo la
lluvia fría él está engrasando el hurón en su casa–. Era una línea de Los Sopra­
no de HBD, que Wills admiraba. 
–¿Crees que son los mismos a quienes ella entrega su informe?
–No,  ésa es tarea de los muchachos de Thames House. Después de un
tiempo debe de perder encanto. Así y todo, es una pena que no nos envíen las
transcripciones–, agregó con una risita. –Tal vez fuera bueno para hacernos cir­
cular la sangre por la mañana
–Gracias, siempre puedo comprarme una revista Hustier si me siento lu­
jurioso por la noche
–El nuestro no es un negocio limpio, Jack. La gente que investigamos no
es de la que invitarías a cenar a tu casa

— 177 —
–Eh, me recuerda a la Casa Blanca. La mitad de los invitados a la Cena
de Estado, papá apenas si podía estrecharles la mano. Pero el secretario Adler
le dijo que había que hacerlo, de modo que papá fue amable con los hijos de
puta. La política también atrae gente de la hez
–Amén. ¿Alguna novedad con respecto a Sali?
–Todavía   no   repasé   los   movimientos   de   dinero   de   ayer.   Eh,   si   Cun­
ningham da con algo importante, ¿qué ocurre?
–Eso lo deciden Gerry y el personal jerárquico–. No dijo tu categoría es de­
masiado baja para que te andes preocupando por eso, pero de todos modos Ju­
nior entendió el mensaje. 
–¿Y, Dave?–, preguntaba Gerry Hendley en ese momento. 
–Lava dinero y se lo envía a personas desconocidas. Banco de Liechtens­
tein. Si debiera adivinar, te diría que es para cubrir cuentas de tarjetas de cré­
dito. Ese Banco suministra Visa o MasterCard, de modo que bien podría ser
para cubrir tarjetas de crédito para personas desconocidas. Puede tratarse de
una amante o un amigo íntimo o alguien en quien tengamos un interés directo
–¿Hay forma de averiguarlo?–, preguntó Tom Davis. 
–Usan los mismos programas de contabilidad que cualquier otro Banco–,
respondió Cunningham,  lo cual  significaba  que,  con un  poco de paciencia,  el
Campus podía meterse y averiguar más. Claro que había dispositivos contra la
intrusión. Era una tarea que era mejor dejarle a la NSA, que la destinaría a uno
de sus magos de la computación. Ello implicarfa falsificar una solicitud de la
CIA para que se hiciese el trabajo y eso, le parecía al contador, era un poco más
difícil que sólo tipear una nota en la terminal de una computadora. También
sospechaba que el Campus tenía personas dentro de ambas agencias de inteli­
gencia que podían realizar la falsificación sin dejar registro documental alguno. 
–¿Es estrictamente necesario?
–Tal vez en aproximadamente una semana más pueda encontrar más da­
tos. Este Sali puede ser sólo un chico rico que está jugando a la pelota en medio
de la calle, pero... mi olfato me dice que es un participante de alguna clase–, ad­
mitió Cunningham. Había desarrollado buen instinto con el correr de los años,
que había contribuido a que dos jerarcas de la mafia se alojaran ahora en dos
solitarias celdas en Marion, Illinois. Pero sus anteriores y actuales jefes confia­
ban en sus instintos más que él mismo. Aunque era contador de carrera y tenía
la nariz de un sabueso, era modesto al referirse a sus propias habilidades. 
–¿Te parece que una semana?
Dave asintió con la cabeza. –Aproximadamente
–¿Qué tal el joven Ryan?

— 178 —
–Buenos instintos. Dio con algo que la mayoría de la gente no habría nota­
do. Tal vez sea porque es joven. Objetivo joven, sabueso joven. Generalmente,
eso no funciona. Esta vez.., pareciera que tal vez sí. Sabes, cuando su padre de­
signó a Pat Martin como Fiscal General, oí algunas cosas con respecto a Jack
padre. A Pat realmente le caía bien y trabajé lo suficiente con el señor Martin
como para respetarlo mucho. Este muchacho puede llegar a tener una buena ca­
rrera. Claro que tomará unos diez años saber si realmente es así. 
–No se supone que nosotros creamos en la selección genética, Dave
–Los números son números, señor Davis. Algunos tienen olfato, otros no.
No se puede decir que ya lo tenga, pero va en esa dirección–. Cunningham había
participado en la creación de la Unidad Especial de Contabilidad del Departa­
mento de Justicia, que se especializaba en rastrear dinero de los terroristas. To­
dos necesitan dinero para operar y el dinero siempre deja un rastro en algún lu­
gar, pero era más fácil dar con ese rastro después de cometido el hecho que an­
tes. Era bueno para investigar, pero no tan bueno como defensa activa. 
–Gracias, Dave–, se despidió Hendley. –Manténnos informados, por favor
–Sí, señor–. Cunningham recogió sus papeles y se marchó. 
–Sabes, sería un poco más efectivo si tuviera personalidad–, dijo Davis
quince segundos después de que se cerrara la puerta
–Nadie es perfecto, Tom. Es el mejor que hubo en Justicia para este tipo
de cosas. Apuesto a que cuando pesca, al irse no deja nada en el lago
–No lo discuto, Gerry
–De modo que este caballero, Sali, ¿puede ser un banquero de los malos?
–Parece una posibilidad. Langley y Fort Meade aún tienen dudas sobre
qué está pasando–, prosiguió Hendley. 
–Vi la documentación. Mucho papel y pocos datos duros–. En el negocio
del análisis de inteligencia, se llegaba muy rápido a la fase especulativa, al mo­
mento en que analistas expertos comenzaban a aplicar el miedo a los datos con
que contaban, siguiéndolos hasta Dios sabe dónde, tratando de leer las mentes
de personas que no hablaban mucho, ni siquiera entre sí. ¿Podía haber personas
ahí fuera que llevaran ántrax o viruela en un frasquito en su neceser? ¿Cómo
demonios podían saberlo? Una vez, les habían hecho eso a los Estados Unidos,
pero cuando uno se ponía a pensar en todas las cosas que les habían hecho a los
Estados Unidos, cosas que le habían dado al país y a su gente la confianza para
enfrentar prácticamente cualquier cosa, pero que también les habían hecho dar­
se cuenta de que podían pasar malas cosas aquí mismo y que no siempre sería
posible identificar a quienes las hacían. El nuevo Presidente no ofrecía ninguna

— 179 —
seguridad de que se podría detener o castigar a esa gente. Eso, en sí y de por sí,
era un grave problema. 
–Sabes, somos víctimas de nuestro propio éxito–, dijo quedamente el ex
senador. –Nos las hemos compuesto para lidiar con todo estado–nación que se
nos  haya cruzado en el  camino,  pero estos bastardos  invisibles que  trabajan
para su visión de Dios son más difíciles de identificar y rastrear. Dios es omni­
presente. También lo son sus agentes pervertidos
–Gerry, amigo, si fuese fácil, no estaríamos aquí’. 
–Tom, gracias a Dios que puedo contar contigo para que me des sostén
moral. 
–Vivimos en un mundo imperfecto, sabes. No siempre llueve lo suficiente
como para que crezca el grano y cuando llueve, a veces se desborda el río. Me lo
enseñó mi padre
–Siempre te lo quise preguntar, ¿cómo demonios fue a dar tu familia a Ne­
braska?
–Mi bisabuelo era soldado montado, Noveno de Caballería, regimiento ne­
gro. No tuvo ganas de regresar a Georgia cuando cumplió con su tiempo de en­
ganche. Pasó algún tiempo en Fort Crook, cerca de amaha, y no le gustó mucho
el invierno. De modo que se compró un trozo de tierra cerca de Seneca y se dedi­
có a cultivar maíz. Así comenzó la historia para nosotros los Davis
–¿No había Ku Klux Klan en Nebraska?
–No, se quedaban en Indiana. De todas formas, las granjas de allí eran
más pequeñas. Cuando mi bisabuelo comenzaba, cazó algunos bisontes. Sobre el
hogar de casa cuelga una cabeza enorme. Aún hoy huele. Ahora, papá y mi her­
mano   cazan   más   que   nada   antílope   de   cuernos   largos,   allí   lo   llaman   ‘chivo
veloz’. Nunca me gustó el sabor
–¿Qué te dice tu olfato sobre esta nueva información, Tom?–, preguntó
Hendley. 
–No tengo intención de ir a Nueva York por ahora, compadre

Al este de Knoxville, la ruta se dividía. La 1–40 iba hacia el este. La 1–81
iba hacia el norte, y ésta es la que tomó el Ford alquilado, atravesando las mon­
tañas que exploró Daniel Boone cuando la frontera occidental de los Estados
Unidos apenas si perdía de vista el océano Atlántico. Una señal indicaba un
desvío que conducía a la casa de alguien llamado Davy Crockett. Quién sabe
quién sería, pensó Abdulá mientras conducía montaña abajo por un bonito des­

— 180 —
filadero. Finalmente, al llegar a una ciudad llamada Bristol, llegaron a Virginia,
última frontera territorial importante. Calculó que faltarían unas seis horas.
Aquí, bajo la luz del sol, la tierra era de un lozano verdor, y había potreros y
granjas lecheras a uno y otro lado del camino. Hasta había iglesias, por lo gene­
ral edificios de madera pintados de blanco con torres coronadas de cruces. Cris­
tianos. Estaba claro que dominaban el país. 
Infieles. 
Enemigos. 
Objetivos. 
Debían ocuparse de las armas que llevaban en el maletero. Primero, al
norte por la 1–81 hasta la 1–64. Hacía tiempo que conocía el trayecto de memo­
ria. Sin duda, los otros tres equipos ya estarían en sus puestos. Des Moines, Co­
lorado Springs, Sacramento. Cada una era lo suficientemente grande como para
tener  al menos un buen centro de compras. Dos eran capitales de provincia.
Ninguna de ellas, sin embargo, era una ciudad importante. Eran parte de la lla­
mada “América Media”, donde vivía la “buena” gente, donde los estadouniden­
ses “comunes” y “laboriosos” establecían sus hogares, donde se sentían a salvo,
lejos de los grandes centros de poder –y corrupción–. Pocos judíos, tal vez ni
uno, vivían en esas ciudades. Bueno sí, tal vez algunos. Los judíos solían tener
joyerías. Tal vez incluso en los centros comerciales. Sería un premio adicional,
pero sólo para ser recogido si se ofrecía por casualidad. Su verdadero objetivo
era matar estadounidenses del común, los que se sentían a salvo en el vientre
más común de los Estados Unidos. Pronto aprenderían que la seguridad en este
mundo es ilusoria. Aprenderían que el rayo de Alá los alcanza a todos. 

–¿Así que aquí está?–, preguntó Tom Davis. 
–Sí, aquí lo tiene–, replicó el doctor Pasternak. –Tenga cuidado. Está car­
gado. ¿Ve el indicador rojo? El que tiene indicador azul está vacío
–Qué contiene?
–Succinylcolina, un relajante muscular, esencialmente una forma sintéti­
ca y más poderosa del curare. Bloquea todos los músculos, incluido el diafrag­
ma. No te permite respirar, hablar ni moverte. Estás totalmente consciente. Se­
ría una muerte horrible–, agregó el médico en tono frío y distante. 
–¿Por qué?–, preguntó Hendley. 
–No puedes respirar. El corazón entra rápidamente en anoxia, esencial­
mente se trata de un ataque al corazón generalizado inducido. No debe ser agra­
dable

— 181 —
–¿Luego qué?
–Bueno,   los   síntomas   tardarán   unos   quince   segundos   en   aparecer.   En
treinta segundos más, se presentan los efectos totales de la droga. La víctima se
desplomará a los, digamos, noventa segundos de la inyección. El corazón queda­
rá sin oxígeno. Tratará de latir, pero no estará enviando oxígeno a ninguna par­
te del cuerpo, ni a sí mismo. El tejido cardíaco tardará en morir unos dos o tres
minutos, que serán muy dolorosos. En aproximadamente tres minutos sobre­
vendrá la inconsciencia, a no ser que la víctima se haya estado ejercitando in­
mediatamente antes, en cuyo caso el cerebro estará lleno de oxígeno. Por lo co­
mún, el cerebro cuenta con unos tres minutos de oxigenación para seguir funcio­
nando sin ingreso adicional de oxígeno, pero más o menos a los tres minutos, a
partir de la aparición de los síntomas, es decir unos cuatro minutos y medio des­
pués de la aplicación, la víctima perderá la conciencia. La muerte cerebral com­
pleta tendrá lugar unos tres minutos más tarde. Después, la succinylcolina se
metabolizará en el cuerpo, aún después de la muerte. No del todo, pero sí tanto
como para que sólo un patólogo muy alerta la detecte en un examen toxicológi­
co, y eso sólo si espera encontrarla. El único truco es lograr inyectar al objetivo
en las nalgas
–¿Por qué ahí?–, preguntó Davis. 
–La droga funciona en forma óptima mediante inyección intramuscular.
Cuando llegan cadáveres para exámenes forenses, están boca arriba, de modo
de poder ver y extraer los órganos. Es raro que den vuelta un cuerpo. Ahora
bien, esto de la inyección deja una marca, pero es difícil distinguirla, aun bajo
circunstancias ideales y entonces, sólo si uno sabe dónde buscarla. Ni siquiera
los adictos a las drogas, ésa sería una de las cosas que verificarían, se inyectan
en el trasero. Parecerá un ataque al corazón inexplicado. Ocurren a diario. In­
frecuentes,   pero   de   ningún   modo   desconocidos.   Puede   desencadenarlos,   por
ejemplo, una taquicardia. El bolígrafo inyector es similar a la jeringa que usan
los diabéticos de Tipo 1. Sus mecánicos la disimularon muy bien. Hasta sirve
para escribir, pero cuando se rota el cañón, cambia de bolígrafo a jeringa. Una
carga de gas contenida en la parte superior inyecta el agente de transferencia.
Es probable que la víctima lo note, como un aguijonazo, pero menos doloroso,
pero un minuto y medio más tarde ya no se lo comentará a nadie. Lo más proba­
ble es que, a lo sumo, diga ‘¡Ay!’ sin mucho vigor y se frote el punto. Como si te
picara un mosquito en el cuello. Tal vez te darías una palmada, pero no llamarí­
as a la policía
Davis tomó el bolígrafo seguro –azul–. Era un poco grande, como el que
podría usar un niño de seis años que llega a su primer bolígrafo después de un
par de años de lápices gruesos y lápices de cera. Así que uno se acercaba al suje­
to, la sacaba del bolsillo de la chaqueta, la movía como acuchillando de revés y
seguía su camino. Tu apoyo vería cómo el sujeto caía en la acera, hasta tal vez

— 182 —
se detuviera a prestar asistencia, vería cómo el hijo de puta moría, se incorpora­
ría y seguiría su camino, o tal vez llamaría una ambulancia para poder enviar el
cuerpo al hospital para que lo desarmaran bajo adecuada supervisión médica. 
–¿Tom?
–Me gusta, Gerry–, replicó Davis. –Doc, ¿cuánto confía en que esta sus­
tancia se disipa una vez que el sujeto cae?
–Confío–, respondió el doctor Pastemak, y sus interlocutores recordaron
que era profesor de anestesiología de la Facultad de Médicos y Cirujanos de la
Universidad de Columbia. Probablemente, supiera lo que hacía. Además, habí­
an confiado en él lo suficiente como para iniciarlo en los secretos del Campus.
Ahora era un poco tarde para dejar de confiar. –Es simplemente bioquímica bá­
sica. La succinylcolina está compuesta de dos moléculas de acetilcolina. Las es­
terasas del cuerpo descomponen esa sustancia en acetilcolina bastante rápido,
de modo que es muy probable que sea  indetectable, aun por parte de un inte­
grante   del   Columbia   Presbyterian.   Lo   único   difícil:   hacerlo   sin   que   nadie   lo
note. Por ejemplo, si alguien lo llevara al consultorio de un médico, bastará con
inyectarle clorhidrato de potasio. Eso haría fibrilar el corazón. Cuando las célu­
las mueren, de todas maneras producen potasio, de modo que no se detectaría el
incremento relativo, pero sería difícil ocultar una marca de inyección intraveno­
sa. Hay muchas formas de hacer esto. Sólo tuve que buscar una que pueda ser
aplicada en forma conveniente por alguien que no tenga un entrenamiento espe­
cial. En lo práctico, ni un patólogo realmente bueno podría dictaminar con exac­
titud la causa de la muerte. Se daría cuenta de que es así, y eso lo inquietaría,
pero eso sólo ocurriría si quien examina el cadáver es muy talentoso. No hay
muchos así. Digo, el mejor que tienen en Columbia es Rich Richards. Realmente
detesta no saber algo. Es un verdadero intelectual, le gusta resolver problemas
y es un bioquímico genial además de excelente médico. Le pregunté acerca de
esto y me dijo que sería muy difícil aun si tiene algún indicio de qué dirección
seguir. Por lo común, hay elementos externos en juego, la química específica del
cuerpo de la víctima, qué comió o bebió, la temperatura ambiente sería un fac­
tor importante. En un día frío de invierno, al aire libre, tal vez las esteras no
puedan descomponer la succinylcolina debido a la disminución de los procedi­
mientos químicos
–¿Así   que   no   hay   que   usarla   en   enero  en   Moscú?–,   preguntó   Hendley.
Toda esa ciencia le costaba un poco, pero Pastemak.conocía su oficio. 
El profesor sonrió. Cruelmente. –Correcto. Ni en Minneápolis
–¿Muerte horrible?–, preguntó Davis. 
–Decididamente desagradable
–¿Reversible?

— 183 —
Pastemak meneó la cabeza. –Una vez que la succinylcolina está en el to­
rrente sanguíneo, no se puede hacer nada... bueno, en teoría podrías poner al
tipo en un respirador artificial y hacerlo respirar así hasta que metabolice la
droga, he visto eso con el Pavulon en el quirófano, pero sería un caso extremo.
Es teóricamente posible que sobreviva pero muy, muy poco probable. Hay gente
que sobrevivió a un tiro en el entrecejo, señores, pero no ocurre muy a menudo
que digamos.
–¿Cuán fuerte deberías pinchar a tu objetivo?–, preguntó Davis. 
–No mucho, sólo un buen pinchazo. Lo suficiente como para atravesarle la
ropa. Un abrigo grueso representaría un problema, debido al largo de la aguja.
Pero un traje de calle normal no representa un problema. 
–¿Puede haber alguien inmune a esa droga?–, preguntó Hendley, 
–No a ésta. Sería un caso entre mil millones.
–¿No hay posibilidades de que emita algún sonido?
–Como expliqué, sería, como máximo, una picadura de abeja –más que la
de un mosquito, pero no lo suficiente como para gritar de dolor. A lo sumo, pue­
de esperarse que la víctima se muestre desconcertada, que se dé vuelta para ver
qué le pasó, pero el agente seguirá andando normalmente, no corriendo. En esas
condiciones, sin tener a quién gritarle, y como la incomodidad inicial es transi­
toria, la reacción más probable sería frotarse el lugar del pinchazo y seguir an­
dando... unos, digamos, diez metros más
–De modo que de acción rápida, letal e indetectable, ¿verdad?
–Las tres cosas–, asintió el doctor Pastemak. 
–¿Cómo se recarga?–, preguntó Davis. Maldita sea, ¿cómo la CIA nunca
inventó algo así de bueno? Por cierto, tampoco la KGB. 
–Desatornillas el cañón, así –mostró– y lo desarmas. Con una jeringa nor­
mal, inyectas otra dosis de droga, y cambias la carga de gas. Estas capsulitas de
gas son lo único difícil de manufacturar. Arrojas la usada al tacho de la basura o
a la alcantarilla, sólo tienen cuatro milímetros de largo y dos de ancho, y pones
una nueva. Cuando atornillas el reemplazo, una pequeña púa al fondo del cañón
lo perfora y recarga el sistema. Las cápsulas de gas están cubiertas de una sus­
tancia pegajosa que hace difícil que se caigan de la mano –y en un instante, la
azul quedó lista para actuar, claro que sin succinylcolina. –Por supuesto que
hay que tener cuidado con la jeringa, pero habría que ser muy estúpido para
pincharse. Si en el dossier de tu hombre incluyes que sea diabético, tendrás una
explicación para que emplee jeringas. Hay una tarjeta identificatoria que te per­
mite obtener nuevas dosis de insulina en cualquier lugar del mundo, y la diabe­
tes no tiene síntomas externos

— 184 —
–Dígame, doctor–, observó Tom Davis, –¿Se puede administrar otra sus­
tancia de esta forma?
–La toxina del botulismo es igualmente letal. Es una neurotoxina; bloquea
las transmisiones nerviosas y provoca la muerte por asfixia, también bastante
rápido, pero es fácilmente detectable en la autopsia y su presencia sería un poco
difícil de explicar. Se consigue con bastante facilidad, pero en dosis de microgra­
mos, porque se usa en cirugía cosmética
–¿Los doctores les inyectan eso en la cara a las mujeres, verdad?
–Sólo los estúpidos. Saca las arrugas, pero como mata los nervios de la
cara, tampoco puedes sonreír mucho que digamos. No es exactamente mi cam­
po. Hay muchas sustancias tóxicas y letales. Lo que hizo que esto fuera un pro­
blema era que debía combinar acción rápida con detección difícil. Otra forma rá­
pida de matar a alguien es clavar un cuchillo pequeño en la base de la columna
vertebral, donde la médula espinal entra en el cerebro. El asunto es que tienes
que ponerte detrás de la víctima con un cuchillo y lograr que no se te atasque
entre las vértebras 
–A esa distancia, ¿por qué no usar una pistola .22 con silenciador? 
–Es rápido pero deja huellas. Este método puede pasar fácilmente por un
ataque cardíaco. Es casi perfecto–, concluyó el médico, con voz tan fría que casi
hacía caer nieve sobre la alfombra. 
–Richard–, dijo Hendley, –te mereces tus honorarios
El profesor de anestesiología se puso de pie y miró su reloj. –No hay hono­
rarios, senador. Hago esto por mi hermano menor. Hágame saber si me necesita
para algo más, tengo que tomar el tren de regreso a Nueva York.
–¡Por Dios!–, dijo Tom Davis cuando el médico partió, –Siempre supe que
los médicos pensaban maldades
Hendley tomó el paquete de su escritorio, Contenía diez “bolígrafos”, con
instrucciones impresas por computadora para su empleo, una bolsa de plástico
llena de cápsulas de gas y un lote de jeringas descartables. 
–Su hermano y él debían de ser muy amigos.
–¿Lo conocías?–, preguntó Davis. 
–Sí. Buen tipo, esposa y tres hijos. Se llamaba Bemard, graduado de la
Harvard Bussiness School, inteligente, muy buen agente de Bolsa. Trabajaba en
el piso noventa y siete de la Torre Uno. Dejó mucho dinero, al menos, su familia
quedó bien provista, Algo es algo.
–Es bueno tener a Rich de nuestro lado–, pensó Davis en voz alta, conte­
niendo el escalofrío que le produjo su opinión. 

— 185 —
–Ya lo creo–, asintió Gerry. 

Debía haber sido un trayecto agradable. El tiempo era bueno y claro, la
ruta estaba despejada y se dirigía al noroeste casi siempre en línea recta. Pero
no era agradable. Mustafá no paraba de oír –¿Cuánto falta?– y –¿Ya llegamos?–
desde el asiento trasero donde viajaban Rafi y Zuhayr, al punto de que en va­
rias ocasiones pensó en detener el auto y estrangularlos. Tal vez ir en el asiento
trasero fuera difícil pero él era quien debía ¡conducir el maldito auto!!! Tensión,
la sentía, y probablemente también ellos, de modo que respiró hondo y se orde­
nó mantener la calma. Estaban a apenas cuatro horas de su destino, y ¿qué era
eso en comparación a su viaje transcontinental? Ciertamente era más que lo
que el Santo Profeta nunca hubiese andado ni cabalgado de Medina a La Meca y
viceversa, pero detuvo ese pensamiento de inmediato. No tenía la estatura como
para compararse con Mahoma, ¿verdad? No, claro que no. De una cosa estaba
seguro, Cuando llegara a destino, iba a bañarse y a dormir cuanto pudiera. Cua­
tro horas hasta que pueda descansar se repetía a sí mismo, mientras Abdulá
dormía en el asiento del acompañante. 

El campus tenía su propia cafetería, cuya comida provenía de distintos
proveedores, Hoy, venía de un deli de Baltimore llamado Atman’s. cuya carne
era buena, aunque no de categoría neoyorquina – decirlo podía llevarlo a tomar­
se a puñetazos, pensó mientras se servía una porción–. ¿Qué beber? Ya que se
trataba de una comida neoyorquina, bebería ice cream soda y también las papas
fritas marca Utz, que eran locales y que comían en la Casa Blanca, porque su
padre insistía en que así lo hicieran. Seguramente ahora comieran algo de Bos­
ton allí. No era exactamente una ciudad famosa por sus restaurantes, pero toda
ciudad, hasta Washington DC, tiene un comedero decente. 
Tony Wills, su habitual compañero de la hora de comer no estaba por nin­
gún lado. De modo que miró alrededor y vio a Dave Cunningham comiendo solo,
lo cual no era sorprendente. Jack se dirigió a él. 
–Dave, ¿te molesta si me siento aquí?
–Toma asiento–, dijo Cunningham en tono bastante cordial. 
–¿Cómo van esos números?
–Excitantes–, fue la increíble respuesta. Se explayó. –Sabes, es asombroso
el acceso que tenemos a esos Bancos europeos. Si el Departamento de Justicia

— 186 —
tuviese un acceso así, realmente limpiaría todo... el problema es que se trata de
información que no puede presentarse en un tribunal
–Sí, Dave, a veces la Constitución es un problema. Y esas malditas leyes
de derechos civiles
Cunningham estuvo a punto de ahogarse con su ensalada de huevo en pan
blanco. 
–No empieces con eso. El FBI lleva adelante varias operaciones que son
un poco dudosas, por lo general, porque algún informante nos da algo y logran
realizarlas,  pero dentro de  los  límites de la justicia  criminal.  En general,  es
como parte de una negociación de apelación. No hay suficientes abogados desho­
nestos como para satisfacerlos a todos. Me refiero a los tipos de la mafia
–Conozco a Pat Martin. Papá lo estima mucho
–Es honesto y muy, muy inteligente. En realidad, debería ser juez. Esa es
la tarea adecuada para los abogados honestos
–No les pagan muy bien–. El salario oficial de Jack en el Campus estaba
bien por encima del de cualquier empleado del gobierno. Nada mal para ser el
trabajo de más bajo nivel. 
–Ése es un problema, pero...
–Pero no hay nada de admirable en ser pobre, dice mi papá. Consideró la
idea de reducir a cero los salarios de los funcionarios electos, para que aprendan
qué es trabajar de verdad, pero finalmente decidió que los haría más vulnera­
bles a la corrupción
El contador tomó la posta: –Sabes, Jack, es increíble con qué poco puedes
sobornar a un integrante del Congreso. Hace que sea difícil identificar los sobor­
nos–, refunfuñó. –Es como quien se mete entre la hierba para eludir un avión
–¿Y nuestros amigos los terroristas?
–A algunos les gusta vivir cómodos. Muchos vienen de familias adinera­
das y les gusta el lujo
–Como Salí. Tiene gustos caros. Su auto cuesta mucho dinero. Muy poco
práctico. El kilometraje que le suma debe de ser atroz, especialmente en una
ciudad como Londres. Allí el combustible es muy caro
–Pero se mueve sobre todo en taxis
–Se lo puede permitir. Probablemente sea lo razonable. Estacionar en el
distrito financiero también debe de ser caro y los taxis de Londres son buenos–.
Alzó la mirada. –Lo sabes. Has estado mucho en Londres

— 187 —
–Un poco–, asintió Jack. –Bonita ciudad, buena gente–. No necesitó agre­
gar que la protección del Servicio Secreto y de la policía local ayudaban. –¿Algu­
na otra idea sobre nuestro amigo Salí?
–Debo estudiar más los datos pero, como dije, actúa como si estuviera en
el juego. Si fuera un sospechoso de la mafia de Nueva York, diría que es un
aprendiz de consíguere
Jack estuvo a punto de atragantarse con su refresco: –¿Tan arriba?
–La Regla Áurea, Jack. El que tiene el oro, hace las reglas. Salí tiene acce­
so a muchísimo dinero. Su familia es más rica de lo que puedas concebir. Está
hablando de cuatro o cinco mil millones de dólares
–¿Tanto?–, se sorprendió Ryan. 
–Échale otro vistazo a las cuentas que está aprendiendo a administrar. No
ha especulado siquiera con el quince por ciento del total. Probablemente su pa­
dre limite lo que puede hacer. Recuerda que su especialidad es la conservación
de capital. El dueño del dinero, su padre, no le va a dar el total para que juegue,
por más títulos universitarios que tenga. En el negocio de las finanzas, lo que
cuenta es lo que aprendes después que has colgado tu diploma en la pared. El
muchacho promete, pero aún sigue su bragueta a todos lados. Eso no es raro en
un joven rico, pero cuando uno tiene todos esos millones en el bolsillo, conviene
controlar de cerca a quien los maneja, aunque sea tu propio hijo. Por otra parte,
lo que parece estar financiando no es algo que realmente necesite mucho capi­
tal. Tú detectaste algunas  especulaciones sobre los márgenes.  Eso es astuto.
¿Notaste que para ir a Arabia Saudita alquila un jet privado?
–Eh, no–, admitió Jack. –No investigué ese aspecto. Simplemente di por
sentado que va siempre en primera clase.
–Y así es, como lo hacían tu padre y tú. Verdadera primera clase. Jack,
nada es tan pequeño que no merezca ser investigado
–¿Qué opinas de su uso de tarjetas de crédito?
–Totalmente rutinario. Pero eso en sí es digno de nota. Podría acreditar
cualquier cosa que quisiera, pero parece pagar en efectivo muchos gastos, y gas­
ta menos que la que distrae para usos propios. Como lo que gasta en esas putas.
A los sauditas eso no les importa, de modo que paga en efectivo porque quiere,
no porque debe hacerlo. Trata de mantener ocultos algunos aspectos de su vida
por razones que a primera vista no están claras. Tal vez sea sólo por práctica.
No me sorprendería enterarme de que tiene más tarjetas que las que conoce­
mos: cuentas sin uso. Hoy por la tarde voy a dedicarme a sus cuentas de Banco.
Aún no sabe cómo ocultarlas. Demasiado joven, demasiado inexperto, sin entre­
namiento formal. Sí, creo que está en el juego y que espera pasar pronto a pri­

— 188 —
mera división. Los jóvenes ricos no se caracterizan por ser pacientes–, concluyó
Cunningham. 
Me tendría que haber dado cuenta antes, se dijo Junior. Tengo que pensar
más a fondo en esto. Otra lección importante. Nada es demasiado pequeño como
para no ser investigado. ¿Con qué clase de persona estamos tratando? ¿Cómo ve
el mundo? ¿Cómo quiere cambiar el mundo? Su padre siempre le decía que es
importante ver el mundo a través de los ojos del adversario, meterse en su cere­
bro y sólo entonces mirar hacia afuera. 
En lo que respecta a mujeres, Salí es un hombre guiado por sus pasiones
¿pero había algo más en eso? ¿Les pagaba a sus putas porque le gustaba joder­
las o porque creía que así jodía al enemigo? Para el mundo islámico, los Estados
Unidos y Gran Bretaña eran esencialmente el mismo enemigo. Mismo idioma.
misma arrogancia, prácticamente las mismas fuerzas armadas, dado que britá­
nicos y estadounidenses cooperaban tan estrechamente en tantas cosas. Eso era
digno de ser tomado en cuenta. No des nada por sentado si no miraste antes con
sus ojos. No era un mala lección para una comida. 

Roanoke pasó por la derecha y quedó atrás. A ambos lados de la 1–81 se
veían ondulantes colinas verdes, más que nada granjas, muchas de ellas leche­
ras, a juzgar por las vacas. Carteles indicadores verdes conducían a lugares que,
para sus propósitos, ni siquiera existían, y más de esas iglesias con aspecto de
caja pintada. Pasaron autobuses escolares, pero no autos de policía. Había oído
decir que en algunos estados de la Unión la policía caminera andaba en autos
sin identificación, parecidos al suyo, pero, probablemente, provistos de antenas
de radio. 
Se preguntó si quienes los conducían aquí también llevarían sombreros de
vaquero. Eso desentonaría visiblemente, a pesar de las muchas vacas que había
en la región. “La Vaca”, Segunda Sura del Corán, pensó. Si Alá te dice que sacri­
fiques una vaca, hazlo sin preguntar demasiado. Ni una vaca vieja, ni una vaca
nueva, sólo una vaca que le agrade al Señor. ¿No complacían a Alá todos los sa­
crificios, en tanto no fueran hechos para jactarse? Sin duda que sí, si los Cre­
yentes los ofrecían con humildad, pues Alá recibía con beneplácito y se compla­
cía en las ofrendas de los verdaderos Creyentes. 
Si. 
Y él y sus amigos harán más sacrificios cuando matarán a los infieles. 
Si. 

— 189 —
Luego vio el indicador que anunciaba la CARRETERA INTERESTATAL
64. pero ésta era la oeste, no la que él debía tomar. Mustafá cerró los ojos y re­
cordó el mapa que había mirado tantas veces. Al norte durante más o menos
una hora, luego al este. 
Si. 

–Brian, esas zapatillas se desintegrarán de aquí a pocos días
–Mira, Dom, con ellas corrí por primera vez una milla en cuatro minutos y
medio–. Momentos como ése eran dignos de ser recordados y atesorados. 
–Tal vez sea así, pero la próxima vez que lo intentes, se harán pedazos y
te vas a joder el tobillo
–¿Lo crees? Te apuesto un dólar a que te equivocas
–Hecho–, dijo Dominic de inmediato. Se estrecharon las manos para sellar
formalmente la apuesta. 
–A mí también me parecen bastante deshechas–, observó Alexander 
–¿También me vas a comprar nuevas camisetas, mami?
–Un mes más y se autodestruirán–, pensó Dominic en voz alta. 
–Sí, claro. Bueno, tiré bastante mejor que tú con mi Beretta esta mañana
–A veces se tiene suerte–, dijo Enzo. –Ve si logras repetirlo
–Te apuesto cinco dólares a que sí. 
–Hecho–. Otro apretón de manos. –Me podría hacer rico así, dijo Dominic.
Luego, llegó la hora de pensar en la cena. Esa noche tocaba ternera piccata. Le
gustaba la buena carne de ternera y las carnicerías locales eran buenas. Pobres
animales, pero no era él quien les cortaba el cuello. 

Ahora sí: 1–64 en la próxima salida. Mustafá estaba lo suficientemente
cansado como para cederle el volante a Abdulá, pero quería terminar él, y le pa­
recía que podía aguantar una hora más. Se dirigían a un paso en la siguiente
cadena montañosa. El tránsito era intenso, pero iba en dirección opuesta. Toma­
ron la carretera hacia... sí, ahí había un paso de montaña bajo, con un hotel del
lado sur y luego un panorama a un muy agradable valle al sur. Un cartel pro­
clamaba su nombre, pero las letras le parecieron demasiado confusas para que
su cabeza las organizara en forma de palabra coherente. Sí observó el paisaje
que se extendía a su derecha. Ni el paraíso podría haber sido más bonito: hasta

— 190 —
había un lugar donde detenerse, bajar del auto y disfrutar del paisaje. Pero cla­
ro que no tenían tiempo para eso. Era adecuado que el camino que quedaba fue­
se una suave pendiente, que cambió por completo su estado de ánimo. Faltaba
menos de una hora. Un cigarrillo más para festejar la sincronización. Atrás,
Rafi y Zuhayr estaban despiertos otra vez, disfrutando del paisaje. Era la últi­
ma vez que podrían hacerlo... Un día para descansar y reconocer, tiempo para
coordinar vía correo electrónico con los otros tres equipos, y la misión quedaría
cumplida. Luego vendría el Abrazo de Alá en Persona. Un pensamiento muy fe­
liz. 

CAPÍTULO 13

Punto de encuentro 
Tras conducir durante más de tres mil doscientos kilómetros, la llegada
fue decepcionante. A menos de un kilómetro de la Interestatal 64 había un Holi­
day Inn Express que parecía satisfactorio, especialmente porque había un Roy
Rogers alado y un Dunkin’Donuts a menos de cien metros colina arriba. Musta­
fá entró y tomó dos habitaciones contiguas, que pagó con su tarjeta Visa del
Banco de Liechtenstein. Mañana explorarían, pero hoy necesitaban dormir. Ni
siquiera comer era importante en ese momento. Llevó el auto hasta la puerta de
las habitaciones del primer piso que había tomado y apagó el motor. Rafi y Zuh­
ayr abrieron las puertas, luego el maletero. Entraron sus pocas maletas y, deba­
jo de éstas, las cuatro pistolas ametralladoras aún envueltas en gruesas mantas
baratas. 
–Aquí estamos, camaradas–, anunció Mustafá entrando en la habitación.
Era un motel totalmente normal, no como los hoteles más lujosos a los que se
habían habituado. Tenían un baño y un pequeño televisor para cada uno. La
puerta que conectaba las habitaciones estaba abierta. Mustafá se permitió caer
de espaldas en su cama, doble, toda para él. Pero quedaban cosas por hacer. 
–Camaradas, las armas siempre deben estar escondidas y las cortinas co­
rridas a toda hora. Hemos llegado demasiado lejos para arriesgamos de manera
estúpida–, les advirtió. –Esta ciudad tiene una fuerza policial, no creáis que son
tontos. Nos vamos al paraíso en el momento que escojamos, no en el momento
que determine  un error. Recordadlo–. Luego  se sentó  y  se  quitó los zapatos.
Pensó darse una ducha, pero estaba demasiado cansado para hacerlo, y mañana
no tardaría en llegar. 
–¿En qué dirección está La Meca?–, preguntó Rafi. 

— 191 —
Mustafá debió pensar durante un segundo antes de adivinar cuál era la lí­
nea directa hacia La Meca y hacia el elemento central de la ciudad, la piedra
Kaaba, el centro mismo del universo islámico, a la cual le dirigieron el Salat,
versos del Santo Corán que se recitan de rodillas, cinco veces al día. 
–Para allá–, dijo señalando al sudeste, hacia una línea que atravesaba el
norte de Africa antes de llegar al Más Santo de los Lugares. 
Rafi desenrolló su alfombra de oraciones y se puso de rodillas. Era tarde
para las oraciones, pero no había olvidado sus deberes religiosos. 
Por su parte, Mustafá musitó para sus adentros –a no ser que uno lo olvi­
de–, en la esperanza de que en su actual estado de fatiga Alá lo perdonara. ¿No
era Alá infinitamente clemente? Además, éste no era un pecado muy grande.
Mustafá se quitó las medias y se echó en la cama, donde el sueño llegó en menos
de un minuto. 
En la habitación contigua, Abdulá finalizó su Salat y luego enchufó  su
computadora al costado del teléfono. Discó un número que comenzaba en 800 y
oyó el gorjeante chirrido que indicaba que su computadora estaba conectada a la
web. Unos pocos segundos más, y vio que tenía correo electrónico. Tres mensa­
jes, además de la habitual basura. Descargó y archivó los e–mails, luego se des­
conectó, tras un total de quince segundos de conexión, otra de las medidas de se­
guridad que había aprendido. 
Lo que Abdulá ignoraba era que una de las cuatro cuentas había sido in­
terceptada   y   parcialmente   descifrada   por   la   Agencia   Nacional   de   Seguridad.
Cuando su cuenta –identificada sólo por un fragmento de palabra y algunos nú­
meros– se conectó con la de Sard, también fue identificada, pero como receptora,
no emisora. 
El equipo de Sard había sido el primero en llegar a destino en Colorado
Springs, Colorado –la ciudad sólo estaba identiñcada mediante un nombre en
código– y acampaba confortablemente en un motel a diez kilómetros de su obje­
tivo. Sabawi, el iraquí, estaba en Des Moines, Iowa, y Mejdi en Provo, Utah.
Ambos equipos estaban ubicados y listos para comenzar a operar. Faltaban me­
nos de treinta y seis horas para ejecutar la misión. 
Dejó que Mustafá respondiera. De hecho, la respuesta ya estaba progra­
mada: “190,2”, lo cual designaba el verso 190 de la segunda Sura. No era exac­
tamente un grito de guerra, sino una afirmación de la Fe que los había llevado
allí. Significaba: adelante con la misión. 

— 192 —
Brian y Dominic miraban el History Channel en sus sistemas de televi­
sión por cable, algo acerca de Hitler y el Holocausto. Había sido tan estudiado
que uno pensaría que no había nada nuevo para agregar, pero así y todo los his­
toriadores se las componían para verlo cada tanto. Esto probablemente se debía
en parte a los voluminosos registros que los nazis dejaron en las cuevas de la
montaña de Harz, que probablemente seguirían siendo motivo de investigación
académica durante los siglos venideros, en que las personas seguirían tratando
de imaginar los mecanismos mentales de los monstruos humanos que primero
habían proyectado y luego ejecutado semejantes crímenes. 
–Brian–, preguntó Dominic –¿qué opinas de esto?
–Supongo que se podría haberlo evitado todo con sólo un disparo. El pro­
blema es que nadie puede predecir el futuro hasta ese punto, ni las gitanas que
te dicen la buenaventura. Demonios, Hitler también mató a muchas de ésas.
¿Por qué demonios no se fueron a tiempo de allí?
–Sabes, Hitler vivió la mayor parte de su vida con sólo un guardaespal­
das. En Berlín, vivía en un apartamento de segundo piso, con entrada a la calle,
¿verdad? Tenía sólo un hombre de las SS, probablemente ni siquiera con rango
de sargento, a la puerta. Lo matas, abres la puerta, subes las escaleras y elimi­
nas al hijo de puta. Habría salvado muchas vidas, hermano–, concluyó Dominic,
estirándose para tomar su vino blanco. 
–Caramba. ¿Estás seguro?
–Es lo que enseña el Servicio Secreto. Envían a uno de sus instructores a
Quantico para darle una conferencia sobre temas de seguridad a cada clase. A
nosotros también nos sorprendió. Todos hicieron muchas preguntas. El tipo dijo
que era muy fácil pasar esa guardia de SS, ejemplo, digamos, cuando uno iba a
hacer las compras. Un golpe fácil, hombre. Facilísimo. Al parecer, lo que ocurre
es que Adolf se creía inmortal, que no había una bala que llevara su nombre.
Eh, si a uno de nuestros presidentes lo mataron en el andén mientras esperaba
el tren. Creo que fue Chester Arthur. A McKinley lo mató un tipo que se le acer­
có con una mano vendada. Supongo que por ese entonces la gente no se cuidaba
mucho
–Bueno. Facilitaría mucho nuestro trabajo, pero sigo prefieriendo un fusil
y una distancia de unos quinientos metros
–¿No tienes sentido de la aventura, Aldo?
–Nadie me paga para hacerme el camikaze, Enzo. Es un oficio sin futuro,
¿sabes?
–¿Y los suicidas que ponen bombas en Medio Oriente?

— 193 —
–Es otra cultura, hombre. ¿No recuerdas haberlo estudiado en segundo
año? No puedes suicidarte, porque es pecado mortal y luego no te puedes ir a
confesar. Me pareció que la hermana Frances Mary lo dejó bien claro
Dominic rió. –Bueno, hacía mucho que no pensaba en ella, pero siempre
fuiste su favorito
–Eso es porque en clase no desobedecía como tú
–¿Y en la infantería de marina?
–¿Desobedecer? Los sargentos se ocupaban de eso antes que yo siquiera lo
notara. Nadie jodía con el sargento Sullivan, ni siquiera el coronel Winston–.
Miró el televisor por uno o dos minutos más. –Sabes, Enzo, hay ocasiones en las
cuales una bala puede ahorrar mucho dolor. A este Hitler le hubiera venido bien
que le hiciesen un agujero. Pero ni siquiera oficiales militares entrenados pudie­
ron logrado
–El tipo que puso la bomba dio por sentado que todos los que estaban en
el edificio morirían y no volvió a entrar para cerciorarse de que hubiera sido asi.
Lo dicen a diario en la academia del FBI, hermano, dar las cosas por sentadas
es la madre de todos los errores
–Hay que asegurarse, sí. Cualquier cosa a la que valga la pena pegarle un
tiro, merece dos
–Amén–, asintió Dominic. 

Las cosas habían llegado a un punto en que Jack Ryan Jr. oia las noticias
matinales de la NPR esperando enterarse de algo terrible. Suponía que eso le
ocurría por ver tanta información de inteligencia sin tener la capacidad de darse
cuenta de si era urgente o no. 
Pero aunque no sabía mucho, lo que sabía era bastante preocupante. Es­
taba obsesionado con Uda bm Sali, posiblemente porque Sali era el único “juga­
dor” sobre quien tenía información. Y eso era asi porque Sali era su propio caso
de estudio. Tenía que descifrar a ese personaje porque si no lo hacía... le dirían
que se buscase otro trabajo...? No había considerado esa posibilidad hasta aho­
ra, lo cual, en si, ya auguraba mal futuro para él en el negocio del espionaje.
Claro que su padre había tardado en encontrar en qué era bueno –de hecho,
nueve años después de graduarse en el Boston College– y no había pasado un
año desde que él mismo obtuviera su diploma en Georgetown. ¿Lograría diplo­
marse en el Campus? Era más o menos la persona más joven entre las que tra­
bajaban allí. Hasta las secretarias eran mayores que él. Maldición, ésa era otra
cosa en que no había pensado. 

— 194 —
Sali era una prueba para él, probablemente una prueba muy importante.
¿Significaba eso que Tony Wills ya sabía quién era Sali y que él andaba detrás
de datos que ya habían sido totalmente analizados? ¿O significaba que él debía
establecer un caso por su cuenta y hacer que lo aceptaran una vez que extrajera
sus propias conclusiones? Eran pensamientos muy grandes para tenerlos frente
al espejo, afeitadora Norelco en mano. Ya no estaba en la escuela. Reprobar una
materia aquí podía significar perder... ¿la vida? No, nada tan grave, pero tampo­
co nada bueno. Era como para reflexionarlo con una taza de café y la CNN en la
cocina. 

Para el desayuno, Zuhayr se dirigió colina arriba y adquirió dos docenas
de donuts y cuatro cafés grandes. América era un país de locos. Tantas riquezas
naturales –árboles, ríos, magníficas carreteras, increíble prosperidad– al servi­
cio de idólatras. Y aquí estaba, bebiendo su café y comiendo sus donuts. El mun­
do estaba verdaderamente loco y si podía decirse que marchaba según un plan,
ése era el Plan de Alá, no algo que siquiera los Creyentes pudieran entender.
Sólo debían obedecer lo que está escrito. Al regresar al motel, vio que los dos te­
levisores sintonizaban las noticias –CNN, la red de noticias global– o sea, la que
orientaban los judíos. Era una pena que los estadounidenses no miraran Al–Ja­
zeera, que al menos trataba de hablarles a los árabes, aunque, para él, ya se ha­
bía contagiado la enfermedad estadounidense. 
–Comida–, anunció Zuhayr. –Y bebida–. Una caja de donuts fue a su habi­
tación, otra a la de Mustafá, quien aún se frotaba los ojos tras once horas de
dormir roncando. 
–¿Cómo dormiste, hermano mío?–, le preguntó Abdulá al jefe del equipo. 
–Fue maravilloso, pero aún tengo las piernas entumecidas–. Su mano se
lanzó a la gran taza de café y arrebató un donut cubierto de azúcar de arce, co­
miéndose la mitad de un solo bocado monstruoso. Se frotó los ojos y miró la tele­
visión para ver qué estaba ocurriendo en el mundo. La policía israelí había ma­
tado a tiros a otro santo mártir antes de que éste alcanzara a detonar su chaleco
de Semtex. 

–Qué estúpido–, observó Brian. –Cúan difícil es tirar de un cordón?
–Me pregunto cómo habrán dado con él los israelíes. La conclusión es que
tienen informantes pagos dentro de Hamas. Para la policía, éste debió de ser un

— 195 —
Caso Principal con su código de identificación, recursos asignados y ayuda de
sus organizaciones de inteligencia
–También torturan, ¿no?
Dominic asintió después de pensarlo por un segundo. –Sí, supuestamente
en forma controlada por su sistema legal y todo eso, pero interrogan con un poco
más de energía que nosotros
–¿Funciona?
–Un día tratamos en el tema en la Academia. Si le acercas un cuchillo a la
pija a alguien, lo más probable es que entienda que cantar será lo más conve­
niente, pero no es algo en lo que nadie quiera pensar demasiado. Digo, en abs­
tracto puede ser hasta cómico, pero, sabes, hacerlo no debe de ser muy agrada­
ble. La otra pregunta es ¿cuánta buena información genera realmente? Lo más
posible es que el tipo diga cualquier cosa con tal de que el cuchillo se aleje de su
compañerito, o de que cese el dolor o lo que sea. Los delincuentes suelen mentir
muy bien, a no ser que sepas más que ellos. Como sea, no podemos hacerlo. Sa­
bes, la Constitución y todo eso. Puedes amenazarlos con largas penas de cárcel y
gritarles, pero aun en ese aspecto hay límites
–¿Igual cantan?
–En su mayoría, sí. Interrogar es un arte. Algunos saben hacerlo muy
bien. Yo nunca tuve mucha ocasión de aprender, pero he visto gente que lo hace.
El verdadero truco es desarrollar una relación con el interrogado, decir cosas,
como, sí, esa mala niñita se lo buscó, ¿verdad? Después de hacerlo te dan ganas
de vomitar, pero el juego es que el hijo de puta confiese. Una vez que esté ence­
rrado, sus compañeros lo van a acosar mucho más que tú. Si hay algo que no
conviene ser en la cárcel es abusador de niños
–Lo creo, Enzo. Tal vez le hiciste un favor a tu amigo de Alabama
–Depende de si crees o no en el infierno–, respondió Dominic. Tenía sus
propias opiniones al respecto. 

Wills llegó temprano esa mañana. Cuando Jack entró, lo vio sentado al
monitor. –Por una vez me ganaste
–El auto de mi esposa regresó del taller. Ahora le toca a ella llevar a los
niños a la escuela–, explicó. –Mira las novedades de Meade–, indicó. 
Jack encendió su computadora, esperó que terminaran los procedimientos
de inicio y tipeó su código personal para acceder al archivo de bajada de tráfico
interagencias de la sala de computadoras del piso de abajo. 

— 196 —
Encima de la pila electrónica había un despacho de prioridad FLASH de
NSA Fort Meade a CIA y a FBI, y a Defensa Territorial, alguno de los cuales in­
dudablemente ya había informado al Presidente en el transcurso de la mañana.
Curiosamente, el mensaje era casi inexistente, sólo una serie de números. 
–¿Y esto?–, preguntó Junior. 
–Puede tratarse de un pasaje del Corán. El Corán tiene ciento catorce Su­
ras “capítulos” con un número variable de versos. Si es una referencia de esa ín­
dole, se trata de un verso que no tiene nada particularmente dramático. Mira
Jack hizo clic con su ratón. –¿Eso es todo?
Wills asintió. –Eso es todo, pero lo que creen en Meade es que un mensaje
así de anodino tiene que denotar alguna otra cosa, algo importante. Los espías
tienden a hablar al revés cuando quieren decir algo importante
–Ajá. ¿Me dices que porque parece no tener importancia puede ser impor­
tante? iDemonios, Tony, eso puede decirse sobre cualquier cosa! ¿Qué más sa­
ben? ¿La red desde donde se conectó el tipo, esa clase de cosas?
–Es una red privada europea, con ochocientos números en todo el mundo,
y sabemos que hay mala gente que la ha usado. No hay forma saber desde dón­
de se conectan los miembros
–De acuerdo, de modo que, en primer lugar, no sabemos si el mensaje tie­
ne importancia. Segundo, no sabemos dónde se originó. Tercero, no tenemos for­
ma de saber quién lo leyó ni desde dónde. En síntesis, no sabemos ni mierda,
pero todos estamos inquietos. ¿Qué más? El originador, ¿qué sabemos de él?
–Se estima que él –o ella, por lo que sabemos– posiblemente está en el
juego
–¿En qué equipo?
–Adivina. Los especialistas en deducir perfiles de la NSA dicen que la sin­
taxis del tipo parece indicar que su idioma materno es el árabe. Los psicólogos
de la CIA están de acuerdo. No es la primera vez que interceptan mensajes de
este individuo. En ocasiones, le ha dicho cosas feas a gente fea, con correspon­
dencia temporal con otras cosas muy feas
–¿Es posible que sea una señal que tenga algo que ver con el suicida con
bomba que la policía israelí liquidó hoy?
–Es posible, pero no muy probable. Por lo que sabemos, el originador no
tiene nada que ver con Hamas
–Pero en realidad no sabemos, ¿no?
–Con esta gente, nunca estamos seguros de nada

— 197 —
–De modo que estamos donde comenzamos. Estamos dándole vueltas a
algo sobre lo cual en realidad no sabemos ni mierda
–Ése es el problema. En estas burocracias es mejor gritar ‘¡Hobo!’ y equi­
vocarse que mantener la boca cerrada cuando la gran bestia gris escapa con una
oveja en la boca
Ryan se reclinó en su silla. –Tony ¿cuántos años estuviste en Langley?
–Unos cuantos–, respondió Wills. 
–¿Cómo demonios lo soportabas?
El analista jefe se encogió de hombros. –A veces me lo pregunto
Jack regresó a su computadora para examinar lo que quedaba del tráfico
de mensajes matutino. Decidió verificar si Sali había hecho algo inusual en el
transcurso de los últimos días, sólo para cubrirse las espaldas y, al pensarlo,
John Patrick Ryan Jr. comenzó, sin darse cuenta, a pensar como un burócrata. 

–Mañana será un poco distinto–, les dijo Pete a los gemelos. –Michelle
será su objetivo, pero esta vez irá disfrazada. Su misión será identificarla y se­
guirla hasta su destino. No sé si les dije que es buena con los disfraces
–¿Va a tomar la píldora de la invisibilidad, no?–, preguntó Brian. 
–Ésa es su misión–, aclaró Alexander. 
–¿Nos vas a dar anteojos mágicos para que veamos a través del maquilla­
je?
–No lo haría si los tuviera, y no los tengo
–Vaya amigo–, observó fríamente Dominic. 

A las once de la mañana llegó la hora de revisar el objetivo. Conveniente­
mente ubicado a un cuarto de milla al norte de la Ruta Nacional 29, el Fashion
Square de Charlottesville era un centro de compras mediano que vivía mayor­
mente de una clientela de altos ingresos compuesta de los habitantes locales
más adinerados y los estudiantes de la cercana universidad de Virginia. En un
extremo estaba la tienda JC– Penney, al otro Sears y entre los dos las tiendas
Belk para damas y caballeros. Inesperadamente, no había un patio de comidas;
el que hizo el reconocimiento no fue cuidadoso. Una decepción que no los sor­
prendió. Los equipos de avanzada de la organización solían estar compuestos de

— 198 —
meros voluntarios que no se tomaban sus misiones muy en serio. Pero, observó
Mustafá mientras seguía su camino, ello no sería un problema. 
Desde un patio central irradiaban los cuatro corredores principales de la
construcción. Incluso había un puesto informativo donde se entregaban diagra­
mas del centro comercial que mostraban dónde quedaba cada negocio. Mustafá
le echó una mirada a uno. Sus ojos vieron una estrella de David que se destaca­
ba en las páginas. ¿Una sinagoga aquí? ¿Era posible? Siguió su camino esperan­
do a medias que lo fuera. 
Pero no era así. Se trataba de la oficina de seguridad del centro comercial,
donde había un empleado uniformado con camisa azul claro y pantalones azul
oscuro. El hombre no llevaba pistola al cinto. Eso era bueno. Sí tenía un teléfo­
no, con el cual indudablemente llamaría a la policía local. Así que este hombre
negro tendría que ser el primero. Una vez que decidió eso, Mustafá volvió sobre
sus pasos, pasó por los baños y por la máquina expendedora de Coca–Cola y giró
a la derecha, alejándose de los locales para hombres. 
Se dio cuenta de que era un excelente objetivo. Sólo tres entradas campo
de fuego despejado desde el patio central. Los locales individuales eran casi to­
dos rectangulares y tenían accesos abiertos a los corredores. Al día siguiente,
más o menos a esa hora, estarían mucho más atestados. Estimó que tenía ante
sí unas doscientas personas, y aunque durante todo el camino había pensado
que querría matar a unos mil cualquier número que sobrepasara los doscientos
sería una considerable victoria. Había todo tipo de negocios y, a diferencia de los
centros de compras sauditas, hombres y mujeres hacían sus compras en el mis­
mo lugar. Muchos niños también. Cuatro de los locales figuraban como especia­
lizados en niños, ¡hasta había uno de Disney! No había contado con ello, y poder
atacar uno de los iconos más amados por los estadounidenses sería muy dulce. 
Rafi apareció a su lado. –¿Y?
–Podría ser un objetivo mayor, pero es casi perfecto para nosotros. Todo
en un solo nivel–, dijo Mustafá. 
–Como siempre, Alá es generoso–, dijo Rafi sin poder ocultar su entusias­
mo. 
La gente circulaba. Muchas mujeres jóvenes llevaban a sus pequeños en
carritos; vio que se los podía arrendar en un puesto ubicado junto a la peluque­
ría. 
Tenía que comprar algo. Lo obtuvo en un Radio Shack que estaba junto a
una Joyería Zales. Cuatro radios portátiles y baterías, que pagó en efectivo, a
cambio del cual recibió una breve conferencia acerca del funcionamiento de las
radios. En síntesis, podría haber sido mejor desde el punto de vista teórico, pero
no se suponía que actuaran en una atareada calle de ciudad. Además en la calle

— 199 —
habría policías con armas que no los dejarían llevar a cabo su tarea. De modo
que, como siempre ocurre en la vida, había que comparar lo amargo con lo dul­
ce, y allí tenían mucho dulce para saborear. Los cuatro compraron pretzels en
Aunt Anne y regresaron al auto, pasando frente a JCPenney. La planificación
formal se llevarfa adelante en sus habitaciones del motel, con más café y do­
nuts. 

La tarea oficial de Jerry Rounds era encabezar la planificación estratégica
del lado blanco del Campus. Desempeñaba bastante bien esa tarea ,podrfa ha­
ber sido un verdadero lobo en Wall Street, de no haber elegido seguir la carrera
de oficial de inteligencia de la Fuerza Aérea cuando terminó sus estudios en la
Universidad de Pennsylvania. El servicio incluso había pagado su título de Mas­
ter en la Wharton School of Bussiness antes de hacerlo coronel. Ello le había su­
ministrado un inesperado título de master que colgar en la pared, lo que a su
vez le daba una soberbia excusa para estar en el negocio bursátil. Incluso, éste
era motivo de diversión para ese ex jefe de análisis de la Fuerza Aérea de los
Estados Unidos, que se había desempeñado en el edificio del cuartel general de
la Agencia de Inteligencia de Defensa, en la Base de la Fuerza Aérea Bolling en
Washington. Allí había terminado por darse cuenta de que ser un especialista
sin rango –nunca había llevado las alas plateadas de piloto de la USAF– no
compensaba su estatus de ciudadano de segunda en un servicio totalmente do­
minado por quienes volaban, aun cuando él era más inteligente que veinte de
ellos juntos. Incorporarse al Campus había ensanchado sus horizontes en mu­
chos aspectos. 
–¿Qué hay, Jerry?–, preguntó Hendley. 
–La gente de Meade y del otro lado del río está muy interesada en algo–,
replicó Rounds alcanzándole unos papeles. 
El ex senador leyó la transcripción del tráfico durante aproximadamente
un minuto y luego la devolvió. En un instante, supo que ya había visto casi todo
antes. –¿Y?
–Que esta vez puede que no se equivoquen, jefe. He estado atento al tras­
fondo de esto. La cosa es que tenemos una combinación de disminución de los
mensajes de jugadores conocidos combinadas con esto. Me pasé mi vida en la
CIA buscando coincidencias. Esta lo es
–Bien, ¿qué están haciendo con eso?
–A partir de hoy, aumentará un poco la seguridad en los aeropuertos. El
FBI pondrá gente en las puertas de partida

— 200 —
–¿Aún no salió nada en la TV?
–Bueno, tal vez los muchachos de Seguridad Territorial se hayan vuelto
más inteligentes en lo que hace a la difusión. Es contraproducente. La forma de
agarrar una rata no es gritándole. Es mostrándole lo que quiere ver y después
rompiéndole el maldito cuello
O haciendo que un gato le salte encima cuando menos se lo espere. pensó
Hendley, aunque no lo dijo. Pero eso era más difícil de llevar a cabo 
En cambio preguntó: –¿Alguna idea de qué podemos hacer?
–Por ahora no. Es como cuando avanza un frente de tormenta. Puede que
contenga lluvias y granizo, pero no existe una forma práctica de detenerlo
–¿Jerry ¿cuán buenos son nuestros datos con respecto a la gente de plani­
ficación, los que dan las órdenes?
–Algunos son muy buenos. Pero son sobre la gente que transmite las órde­
nes, no sobre quienes las originan
–¿Y si les ocurriera algo?
Rounds asintió de inmediato. –Así se habla, jefe. En ese caso, los peces re­
almente gordos tal vez se asomaran. Especialmente si no saben que se acerca
una tormenta
–Por ahora ¿cuál es la mayor amenaza?
–El FBI piensa en autos–bomba, o tal vez en alguien con un abrigo de C–
4, como en Israel. Es posible, pero desde el punto de vista operativo, no estoy se­
guro–. Rounds se sentó en la silla que se le ofrecía, –una cosa es darle a un tipo
de éstos un paquete de explosivos y ponerlo dentro de un autobús para que lle­
gue a destino pero eso, aplicado a nuestras circunstancias, se complica un poco,
Hay que traer al tipo aquí, equiparlo, lo cual implica disponer de explosivos, lo
cual es otra complicación, luego hacer que se familiarice con el objetivo, luego
llevarlo allí. y luego, se espera que el que va a poner la bomba mantenga su mo­
tivación muy lejos de su red de apoyo, muchas cosas pueden salir mal y es por
eso que las operaciones negras se hacen de la forma más simple que se pueda,
¿Para qué hacer cosas complicadas que pueden acarrear problemas?
–Jerry, ¿cuántos objetivos duros tenemos?–, preguntó Hendley, 
–¿En total? Unos seis, De ésos, cuatro son objetivos reales, indudables. 
–¿Me puedes suministrar ubicaciones y perfiles?
–Cuando quieras
–El lunes–, No tenía sentido pensarlo durante el fin de semana, Tenía
planeados dos días de cabalgatas, tenía derecho a un par de días libres cada
tanto, 

— 201 —
–Entendido, jefe–, Rounds se puso de pie y se dirigió a la puerta, Allí se
detuvo y se volvió, –Oh, hay un tipo en Morgan and Steel, departamento de bo­
nos, es un delincuente, juega fuerte con dinero de los clientes, unos ciento cin­
cuenta–, esto significaba cíento cincuenta millones de dinero ajeno, 
–¿Alguien se dio cuenta?
–No, yo soy el único que lo identificó, lo conocí hace un par de meses en
Nueva York y algo en él me pareció raro, de modo que intervine su computadora
personal. ¿Quieres ver sus notas?
–No es nuestro trabajo, Jerry
–Lo sé, interrumpí nuestros negocios con él para estar seguro de que no
jodería con nuestros fondos, pero creo que ya sabe que es hora de partir, tal vez
un viaje al otro lado del charco, pasaje de ida, alguien debería echarle una mira­
da, ¿Tal vez Gus Wemer?
–Lo pensaré, gracias por la puesta al día. 
–Entendido–, Y Rounds siguió su camino. 

–De   modo   que   intentamos   acercamos   a   ella   sin   que   se   dé   cuenta,


¿no?–,preguntó Brian. 
–Ésa es la misión–, asintió Peter. 
–¿Cuán cerca?
–Lo más que puedas
–¿Tanto como para meterle un tiro en la nuca?–, preguntó el infante de
Marina. 
–Tanto como para ver sus aros–, Alexander decidió que ésa era la forma
más educada de decirlo. Además, era precisa, dado que la señora Peters llevaba
el cabello bastante largo. 
–Así que, ¿no pegarle un tiro en la cabeza sino cortarle el cuello ?–, conti­
nuó Brian. 
–Mira, Brian, dilo como quieras. Lo suficientemente cerca como para to­
carla, ¿de acuerdo?
–De acuerdo, sólo para asegurarme de que lo entiendo–, dijo Brian. –¿Lle­
vamos nuestra riñonera?
–Sí–, respondió Alexander, aunque no era necesario. Brian estaba siendo
un problema otra vez. ¿Quién ha oído hablar de infantes de marina con proble­
mas de conciencia? 

— 202 —
–Nos hará más conspicuos–, objetó Dominic. 
–Disimúlenlo de alguna manera. Sean creativos–, sugirió el oficial de en­
trenamiento con tono ligeramente irritado. 
–¿Cuándo sabremos exactamente para qué es todo esto?–, preguntó Brian.
–Pronto
–Siempre dices lo mismo, tio
–Mira, puedes regresar a Carolina del Norte cuando quiera
–Lo he pensado–, le dijo Brian. 
–Mañana es viernes. Píénsalo durante el fin de semana, ¿de acuerdo?
–De acuerdo–. Brian retrocedió. El tono del diálogo se había vuelto un
poco más áspero de lo que quería. Era hora de retroceder. No le disgustaba nada
Pete. Era el no saber, y lo poco que le gustaba lo que parecía ser. Lastimar mu­
jeres no entraba en su credo. Tampoco niños, que había sido precisamente lo
que había hecho que su hermano estallara, no es que eso le pareciera mal a
Brian. Se preguntó por un momento si él hubiera hecho lo mismo y se dijo a sí
mismo que por una niña, sí claro, pero no estaba muy seguro. Cuando terminó
la cena, los gemelos se encargaron de lavar los platos y luego se instalaron fren­
te al televisor a beber unos tragos y ver el History Channel. 

Un poco más al norte la situación de Jack Ryan Jr. era parecida. Bebía
ron con coca y pasaba una y otra vez del History al History International, con
alguna pasada por Biografía, donde daban un programa de dos horas sobre Jo­
sef Stalin. Ese individuo, pensó Junior, era un hijo de puta bien frío. Forzar a
uno de sus allegados a firmar la orden de prisión para su propia esposa. Mierda.
¿Pero cómo era que esa persona de aspecto poco impresionante ejercía tal poder
sobre sus propios pares? ¿Qué era ese poder que ejercía sobre los demás? ¿De
dónde provenía? ¿Cómo lo mantuvo? El padre de Jack era un hombre de consi­
derable poder, pero nunca había dominado a la gente de forma siquiera pareci­
da a ésa. Probablemente, nunca se le había ocurrido hacerlo, ni tampoco matar
gente por, en última instancia, pura diversión ¿Qué personas eran así? ¿Aún
existían? 
Bueno, debían de existir. Si algo no cambiaba nunca en el mundo, era la
naturaleza humana. Aún existía gente cruel y brutal. Tal vez la sociedad ya no
los incitaba a serlo, como, digamos, en el Imperio Romano. Los juegos con gla­
diadores habían condicionado a la gente para que aceptara y aun disfrutara del
espectáculo de la muerte violenta, y la oscura verdad del asunto era que si a
Jack le hubieran dado acceso a una máquina del tiempo, podría haber –habría–

— 203 —
ido al Anfiteatro Flavio a verlos, sólo por una vez. Pero eso era curiosidad hu­
mana, no sed de sangre. Sólo una ocasión de ganar conocimiento histórico, de
ver y leer una cultura vinculada a la suya, pero diferente. Tal vez incluso vomi­
tara ante el espectáculo..., o tal vez no. Tal vez su curiosidad fuera lo suficiente­
mente fuerte. Pero lo que era seguro era que si fuera allí, iría con un amigo. Por
ejemplo,   la   Beretta   .45   que   Mike   Brenna   le   enseñó   a   disparar.   Se   preguntó
cuántos otros estarían dispuestos a hacer el viaje. Probablemente unos cuantos.
Hombres. No muteres. Las mujeres necesitarían de mucho condicionamiento so­
cial para mirar eso. ¿y los hombres? Los hombres se criaban viendo películas
como Silverado y Salvando al Soldado Ryan. Los hombres querían saber cómo
se desempeñarían en situaciones así. De modo que no, la naturaleza humana no
cambiaba. La sociedad tendía a aplastar a los crueles, y como el hombre era una
criatura dotada de raciocinio, la mayor parte de las personas evitaba el compor­
tamiento que la podía llevar a la cárcel o al cadalso. De modo que el hombre po­
día aprender con el tiempo, pero los impulsos básicos no, de modo que uno ali­
mentaba a esas feas bestezuelas con fantasías, libros y películas y sueños , pen­
samientos que atravesaban la conciencia cuando uno se iba a dormir. Tal vez los
policías lo pasaran mejor. Ellos podían dar rienda suelta a su bestezuela cuando
lidiaban con quienes se pasaban de la raya. Probablemente fuera satisfactorio,
pues se alimentaba a la bestia y se protegía a la sociedad al mismo tiempo. 
Pero si la bestia aún vivía en los corazones de los hombres, en alguna par­
te debía de haber hombres que usarían sus talentos no tanto para controlada
como para ponerla a su servicio, para usarla como herramienta en su busca per­
sonal del poder. Esos hombres eran Los Malos. Los que no lograban su cometido
se llamaban sociópatas. Los que lo lograban se llamaban... presidentes. 
¿A dónde conducía todo esto?, se preguntó Jack Jr. A fin de cuentas, sólo
era un muchacho, aunque lo negara, y aunque para la ley fuera un hombre he­
cho y derecho. ¿Un hombre hecho ya no crecía? ¿Dejaba de hacerse preguntas?
¿Dejaba de buscar información o –según él consideraba– la verdad? 
Pero una vez que tenías la verdad, ¿qué demonios hacías con ella? Aún no
lo sabía. Tal vez sólo fuese una cosa más para aprender. Sin duda, tenía la mis­
ma necesidad de aprendizaje de su padre, si no, ¿por qué estaba viendo ese pro­
grama  en  lugar   de alguna   estúpida  comedia  de situaciones?  Tal  vez   debiera
comprarse algún libro que tratase de Stalin y Hitler. Los historiadores se lo pa­
saban revisando viejos archivos. El problema era que aplicaban sus ideas perso­
nales a lo que encontraban. 
Probablemente necesitara un psicólogo para que lo ayudara a ver las co­
sas en perspectiva. Ellos también tenían prejuicios ideológicos, pero al menos su
forma de pensar tenía una pátina de profesionalismo. A Junior le incomodaba
irse a dormir cada noche con pensamientos sin resolver y verdades sin encon­
trar. Pero suponía que de eso se trataba lo que llamamos la vida. 

— 204 —
Todos oraban.  Quedamente.  Abdulá  musitaba  lo  que  leía  en  su  Corán.
Mustafá recorrfa ese mismo libro en la intimidad de su mente; no todo, por su­
puesto, sólo las partes vinculadas a su misión del día siguiente. Ser valientes,
recordar su Santa Misión, llevarla adelante sin piedad. La piedad era cosa de
Alá. 
¿Y si sobrevivimos?, se preguntó, y el pensamiento lo sorprendió. Claro
que tenían un plan para esa eventualidad. Iban otra vez hacia al oeste, intenta­
ban regresar a México de alguna manera, y de allí volaban de regreso a casa,
donde sus camaradas los recibirían alborozados. En realidad, no creía que ello
ocurriera, pero la esperanza es algo que nadie deja por completo de lado y por
más atractivo que fuese el paraíso, la vida en la tierra era lo único que realmen­
te conocía. 
También ese pensamiento lo sobresaltó. ¿Acababa de dudar de su Fe? No
exactamente. Sólo un pensamiento pasajero. No hay más Dios que Alá, y Maho­
ma es su profeta, recitó en su mente, expresando la Shahada, que era el cimien­
to mismo del Islam. No, no podía negar su Fe ahora. Su Fe lo había hecho atra­
vesar el mundo hasta llegar al lugar donde tendría lugar su martirio. Su Fe ha­
bía criado y nutrido su vida, desde la infancia, desde la ira de su padre hasta la
tierra misma de los infieles que escupían sobre el Islam y nutrían a los israelíes,
para allí ofrecer su vida en testimonio de su Fe. Y morir, probablemente. Casi
con certeza, a no ser que Alá quisiera otra cosa. Porque todo está escrito por la
Mano Misma de Alá... 

El despertador sonó justo antes de las seis. Brian llamó a la puerta de su
hermano. 
–Arriba, agente federal. Que el día se va
–¿Estás   seguro?–,   observó   Dominic   desde   el   extremo   del   pasillo.   –¡Te
gané, Aldo!– Era la primera vez que eso ocurría. 
–Entonces pongámonos en movimiento, Enzo–, respondió Brian, y salie­
ron juntos. Una hora y cuarto después: estaban juntos ante la mesa del desayu­
no. 
–Es un buen día para estar vivo–, observó Brian con su primer sorbo de
café. 
–El cuerpo de infantes de marina te debe de haber lavado el cerebro, her­
mano–, observó Dominic, mientras sorbía su café. 

— 205 —
–No, es que las endocrinas hacen su trabajo. Así se miente a sí mismo el
cuerpo humano
–Con la edad, se pasa–, les dijo Alexander. –¿Están listos para su pequeño
ejercicio de campo?
–Sí, sargento mayor–, repuso Brian con una sonrisa. –Listos para elimi­
nar a Michelle para la hora del almuerzo
–Sólo si la pueden rastrear sin que ella lo note
–Sería más fácil en el bosque, sabes. Estoy entrenado para esa actividad
en particular
–Brian, ¿qué crees que hemos estado haciendo todo este tiempo?–, inqui­
rió suavemente Pete. 
–Ah, ¿de eso se trataba?
–Primero consíguete zapatillas nuevas–, aconsejó Dominic. 
–Sí, lo sé. Éstas están prácticamente muertas–. La lona de la parte supe­
rior se estaba separando de la suela de goma y las suelas mismas estaban prác­
ticamente deshechas. Odiaba desprenderse de ellas. Había corrido muchas mi­
llas con esas zapatillas y uno puede sentirse sentimental con cosas así, lo cual
suele ser motivo de enfado para una esposa. 
–Iremos temprano al centro de compras. Hay un Foot Locker al lado de
donde alquilan cochecitos de bebé–, le recordó Dom a su hermano. 
–Sí, lo sé. Bien, Pete, ¿algún consejo con respecto a Michelle?–, preguntó
Brian. –Sabes, antes de partir a una misión se estila dar instrucciones previas.
–Está bien que lo pregunte, capitán. Sugiero que la busquen en Victoria’s
Secret, justo frente a The Gap. Si se acercan lo suficiente sin que los vea, ganan.
Si ella pronuncia su nombre cuando están a más de tres metros de distancia,
perdieron
–Eso no es estrictamente justo–, seilaló Dominic. –Ella sabe qué aspecto
tenemos, en particular altura y peso. Un verdadero malo no contaría con esa in­
formación. Se puede fingir ser más, pero no menos alto
–Y además, mis tobillos no soportan los tacones altos–, agregó Brian. 
–De todas formas, con tus piernas no te quedarían bien, Aldo–, se burló
Alexander. –Alguien dijo que sería un trabajo fácil?
Lo único que no nos dijeron es de qué se trata el maldito trabajo, pensó
Brian. En cambio, dijo: –Está bien, improvisamos, nos adaptamos, vencemos
–¿Quién eres ahora, Harry el Sucio?–, preguntó Dominic mientras termi­
naba su McMuffin. 

— 206 —
–En el Cuerpo, es el civil que más nos gusta, hermano. Probablemente ha­
bría sido un buen sargento artillero
–Especialmente con su Smith .44
–Un poco ruidosa para arma de mano. Dura para la mano, también. Tal
vez la excepción sea la Auto–Mag. ¿Alguna vez disparaste con una de ésas?
–No, pero empuñé una en el gabinete de armas en Quantico. Debería in­
cluir un acoplado para transportarla, pero apostaría a que hace buenos agujeros
–Sí, pero si quieres ocultada, más te vale ser Hulk Hogan
–Ya lo creo, Aldo–. En el aspecto práctico, sus riñoneras no ocultaban mu­
cho sus armas, sólo hacía que fueran más fáciles de llevar. Cualquier policía se
daría cuenta de lo que eran al primer vistazo, aunque pocos civiles las reconoce­
rían. Ambos hermanos llevaban una pistola cargada y un cargador adicional en
las riñoneras, cuando las usaban. Pete quería que lo hicieran así de modo que
les fuese más dificil rastrear a Michelle Peters sin que lo notara. Bueno, algo así
era de esperar en un oficial de entrenamiento, ¿verdad? 

A cinco millas de allí, comenzaba el mismo día en el Holiday Inn Express.
Ese día, a diferencia de los anteriores, todos desenrollaron sus alfombras de ora­
ción y, al unísono, dijeron su Salat matutino por lo que creían sería la última
vez. Sólo les llevó unos minutos y luego todos hicieron sus abluciones, para puri­
ficarse para la tarea que llevarían a cabo. Zuhayr  incluso se tomó el tiempo
para retocarse la barba,  hasta dejada exactamente como querría llevada por
toda la eternidad. Satisfecho, se vistió. 
Sólo  cuando   estuvieron  completamente   preparados   se  dieron   cuenta  de
que faltaban horas para que llegase el momento. Abdulá fue al Dunkin’Donuts
a buscar el desayuno y el café, y esta vez regresó incluso con un diario, que cir­
culó por ambas habitaciones mientras los hombres bebían su café y fumaban
sus cigarrillos. 
Para sus enemigos, eran fanáticos, pero seguían siendo humanos y la ten­
sión del momento era desagradable y no hacía más que aumentar. El café no
hacía más que inundar sus mentes de cafeína, haciendo que las manos les tem­
blaran y sus ojos se fijaran en las noticias de la televisión. Cada pocos segundos
miraban sus relojes, deseando en vano que las manecillas dieran la vuelta al
dial más rápido, y bebían más café. 

— 207 —
–Ahora nos estamos entusiasmando ¿verdad?–, le preguntó Jack a Tony
en el Campus. Hizo un gesto hacia su computadora. –Qué ves allí que yo no vea,
compadre?
Wills se hamacó en su silla. –Una combinación de cosas. Quizá sea real.
Quizá sea sólo una coincidencia. Quizá sea una deducción de las mentes de ana­
listas profesionales. ¿Sabes cómo se hace para saber qué es en realidad?
–¿Esperar una semana, volver a mirar y constatar si realmente ocurrió
algo?
Esto hizo reír a Tony Wills. –Junior, estás aprendiendo a ser espía. Dios,
he visto más predicciones equivocadas en el negocio de la inteligencia que las
que se hacen en las carreras de caballos en Pimlico. Sabes, a no ser que sepas,
no sabes, pero a la gente del medio no le gusta pensar así. 
–Recuerdo que, cuando era niño, papá a veces tenía un humor de perros...
–Estuvo en la CIA durante la guerra fría. Los jefes siempre pedían predic­
ciones que nadie estaba en condiciones de hacer, al menos no si la idea era que
significaran algo. Habitualmente, tu padre era el que decía, ‘esperen y verán’, y
eso realmente los enfurecía, pero, sabes, solía tener razón y nunca hubo desas­
tres mientras él estaba de guardia
–¿Llegaré a ser así de bueno?
–Eso es esperar mucho, chico, pero nunca se sabe. Tienes la suerte de es­
tar aquí. Al menos, el Senador sabe qué significa ‘no sé’: Significa que su gente
le dice la verdad y que sabemos que no somos Dios
–Sí, recuerdo eso de la Casa Blanca. Siempre me impresionó cuánta gente
en Washington creía serlo.

Dominic conducía. Eran unas agradables tres o cuatro millas colina abajo
hasta la ciudad. 
–Victoria’s Secret? ¿y si la sorprendemos comprándose un camisón?–, se
preguntó Brian. 
–Sólo podemos soñar–, dijo Dominic, girando a la izquierda en la calle Rio.
–Llegamos temprano. ¿Compramos tus zapatillas antes?
–Buena idea. Estaciona junto a la sección de hombres de tiendas Belk
–Entendido, capitán

— 208 —
–¿Ya es hora?–, preguntó Rafi. Era la tercera vez que lo hacía en el trans­
curso de la última media hora. 
Mustafá miró su reloj: 11:48. Faltaba poco. Asintió. 
–Amigos míos, preparen sus cosas
No cargaron las armas, sino que las metieron en bolsas de compras. Ar­
madas, eran demasiado abultadas y obvias. Cada hombre tenía doce cargadores
con treinta tiros cada uno, encintados de a pares. Cada arma tenía un gran si­
lenciador listo para atornillar al cañón. El propósito de éstos no era tanto silen­
ciar como controlar. Recordó lo que Juan le dijo en Nuevo México. Estas armas
tendían a saltar y errarle al blanco hacia la derecha y arriba. Pero él y sus ami­
gos ya habían repasado el tema de las armas y todos sabían cómo disparar, ya
las habían disparado cuando se las entregaron, de modo que sabían qué espe­
rar. Además, se dirigían a lo que los soldados estadounidenses llamaban “un
medio rico en objetivos”.
Zuhayr y Abdulá llevaron su equipo de viaje y lo guardaron en el maletero
de su Ford alquilado. Tras pensarlo, Mustafá decidió poner allí también las ar­
mas, de modo que los cuatro, cada uno con su bolsa de compras, salieron del
auto y pusieron sus bolsas en el suelo junto al maletero. Una vez hecho esto,
Mustafá subió al auto, llevándose, sin pensarlo, la llave de su habitación en el
bolsillo. El trayecto no era largo. El objetivo estaba a la vista. 
El estacionamiento tenía los puntos de entrada habituales. Escogió la en­
trada noroeste, cerca de la sección para hombres de Belk’s, cerca de la cual podí­
an estacionar. Allí, apagó el motor y rezó su última plegaria de la mañana. Los
otros tres hicieron lo mismo, salieron y caminaron hacia la parte trasera del
vehículo. Mustafá abrió el maletero. Estaban a menos de cincuenta metros de la
puerta. Estrictamente hablando, no tenía mucho sentido ocultarse, pero Musta­
fá recordó el puesto de seguridad. La forma de demorar la respuesta policial era
comenzando por allí. De modo que les indicó que mantuvieran las armas en sus
bolsas de compras, y con éstas pendiendo de sus manos izquierdas, entraron. 
Era viernes, un día de compras menos activo que el sábado, pero lo sufi­
cientemente   atestado   para   que   les   sirviera.   Entraron,   pasando   LensCrafter,
donde había mucha gente, la mayoría posiblemente escapara ilesa, lo cual era
una pena, pero aún tenían por delante el área principal de compras. 

Brian y Dominic estaban en Foot Locker, pero Brian no encontró allí nada
que le gustara, El Stride Rite que quedaba al lado sólo era para niños, de modo
que los gemelos siguieron camino y giraron a la derecha, Sin duda, American

— 209 —
Eagle Dutfitters tendría algo, tal vez de cuero y caña alta, para proteger los to­
billos.

Doblando a la izquierda, Mustafá pasó una juguetería y varias tiendas de
ropa de camino al Patio Central. Sus ojos barrían rápidamente el área. Había
tal vez unas cien personas en su campo de visión inmediata y a juzgar por los
KB Toys, los negocios estarían bien llenos. Pasó el Sunglass Hut y dobló a la iz­
quierda, en busca de la oficina de seguridad. Estaba convenientemente ubicada,
tan sólo a pasos de los baños. Los cuatro entraron juntos en los baños para hom­
bres. 
Unas  pocas personas  los habían  notado –cuatro hombres de apariencia
igualmente exótica eran un espectáculo inusual– pero un centro comercial esta­
dounidense es lo más parecido que existe a un zoológico para humanos, y hacía
falta mucho para que las personas notaran algo fuera de lo común, por no ha­
blar de peligroso. 
En los baños, sacaron las armas de las bolsas y las armaron.Corrieron los
cerrojos. Insertaron los cargadores en las culatas. Cada uno de ellos deslizó los
cinco pares de cargadores suplementarios en los bolsillos de sus pantalones. Dos
atornillaron los largos silenciadores a los caños. Mustafá y Rafi no, pues, tras
breve reflexión, decidieron que preferían oír el ruido, 
–¿Estamos listos?–,les preguntó su jefe. Afirmaron con una inclinación de
cabeza. –Entonces, comeremos cordero juntos en el paraíso. A sus puestos. 
Cuando yo dispare, disparen.

Brian se estaba probando unos botines de cuero de caña baja. No eran
iguales a los que usaba en el Cuerpo de Infantes de Marina, pero se los veía y
sentía cómodos, y le iban como si fuesen de medida. 
–Nada mal.
–¿Se los pongo en una caja?–, preguntó la joven empleada. 
Aldo   pensó   por   un   momento   y   decidió:   –No,   empezaré   a   ablandados
ahora–, Le entregó sus poco recomendables Nike, que ella metió en la caja de
los botines y fue hasta la caja para pagarle su compra. 

— 210 —
Mustafá miraba su reloj. Calculaba que en dos minutos sus amigos estarí­
an en sus puestos. 
Ahora, Rafi, Zuhayr  y Abdulá entraban en el ambiente central, mante­
niendo las armas bajas y, asombrosamente, sin ser casi notados por quienes ha­
cían compras e iban atentos a sus propios asuntos. Cuando el segundero llegó a
las doce, Mustafá respiró hondo, salió de los baños y giró a la izquierda. 
El guardia de seguridad estaba sentado tras un mostrador que le llegaba
al pecho, leyendo una revista, cuando vio una sombra que se proyectaba sobre el
mostrador. Alzó los ojos y vio a un hombre de cutis trigueño. 
–Puedo ayudado, señor?–, preguntó amablemente. No tuvo tiempo de re­
accionar. 
La respuesta fue un grito de Alahu Akbar! Luego, se alzó la Ingram. Mus­
tafá sólo apretó el gatillo durante un segundo, pero en ese segundo, un total de
nueve balas entró en el pecho del negro. El impacto de las nueve balas lo empu­
jó medio paso hacia atrás y cayó muerto al suelo embaldosado. 
–¿Qué demonios fue eso?–, le preguntó instantáneamente Brian a su her­
mano –la única persona que tenía cerca– cuando todas las cabezas se volvieron
hacia la izquierda. 
Rafi estaba a sólo siete metros y medio adelante y a la derecha cuando oyó
los disparos y supo que debía comenzar. Se dejó caer en una posición semiacu­
clillada y alzó su Ingriun. Se volvió hacia la tienda de Victoria’s Secret, a la de­
recha. Sólo mirar semejantes ropas de puta garantizaba que las mujeres que es­
taban allí eran inmorales. Tal vez, pensó, alguna lo serviría en el paraíso. Sim­
plemente apuntó y apretó el gatillo. 
El sonido fue ensordecedor, como una colosal serie de explosiones. Tres
mujeres fueron impactadas al instante y cayeron. Otras se quedaron inmóviles
por un segundo, sin hacer nada, sus ojos abiertos de par en par por la conmoción
y la incredulidad. 
En cuanto a Rafi, quedó desagradablemente sorprendido por el hecho de
que la mitad de sus disparos no le había dado a nada. El arma, mal balanceada,
había saltado en su mano, rociando el techo. El cerrojo se cerró sobre la cámara
vacía. Miró sorprendido, luego eyectó el primer cargador y lo invirtió, insertán­
dolo en su lugar de una palmada mientras buscaba nuevos blancos. Ahora, to­
dos corrían, de modo que se llevó la Ingram al hombro. 
–¡Mierda!–, dijo Brian. Su mente gritó: ¿qué demonios ocurre? 
–Totalmente de acuerdo, Aldo–. Dominic hizo girar su riñonera hasta te­
nerla en el frente y tiró del cordón que abría el doble cierre. Un segundo des­
pués, su Smith & Wesson estaba en sus manos. –¡Cúbreme!–, le ordenó a su

— 211 —
hermano. El que disparaba con la pistola ametralladora estaba apenas a seis
metros de allí, al otro lado de un kiosco de joyería, de espaldas a él, pero no es­
taban en Dodge City y aquí no había ninguna regla con respecto a dispararles
de frente a los delincuentes. 
Dominic se hincó sobre una rodilla y, levantando la automática con las
dos manos, disparó dos punta hueca de diez milímetros al centro de la espalda
del hombre y un tercero al centro de la parte posterior de la cabeza. Su objetivo
se desplomó de inmediato y, a juzgar por la explosión roja que produjo el tercer
disparo, no iba a hacer mucho más. El agente del FBI saltó hacia el cuerpo exá­
nime y alejó la ametralladora de un puntapié. Notó inmediatamente qué era y
vio que el cuerpo tenía cargadores suplementarios en el bolsillo. Lo primero que
pensó fue ¡Oh, mierda! Entonces, oyó el crepitante rugido de otros disparos a su
derecha. 
–¡Hay más, Enzo!–, dijo Brian, quien estaba al lado de su hermano, con su
Beretta en la derecha. –Este está listo. ¿Alguna idea?
–¡Sígueme y cúbreme!
Mustafá quedó frente a una joyería barata. Había seis mujeres a la vista,
a ambos lados del mostrador. Bajó su arma hasta la altura de su cadera y dispa­
ró, vaciando en ellas su primer cargador y sintiendo la momentánea satisfacción
de verlas caer. Cuando el arma dejó de disparar, eyectó el cargador vacío y lo in­
virtió para cargarlo, corriendo al mismo tiempo el cerrojo. 
Ambos gemelos se incorporaron y comenzaron a desplazarse hacia el oes­
te, no rápida, pero tampoco lentamente, con Dominic abriendo camino y Brian
dos pasos más atrás, ambos mirando sobre todo al lugar de donde provenían los
ruidos. El entrenamiento de Brian regresó a su conciencia, inundándola. Cuan­
do sea posible, manténganse a cubierto o escondidos. Ubiquen al enemigo y en­
fréntenlo. 
En ese momento, una figura salió de frente a Kay Jewelers y cruzó de iz­
quierda a derecha, empuñando una metralleta, con la que roció de balas otra jo­
yería, a su derecha. El centro comercial era ahora una cacofonía de gritos y dis­
paros y la gente corría ciegamente hacia las salidas, en vez de mirar de dónde
provenía el peligro. Muchos de ésos cayeron, mujeres sobre todo. Y algunos ni­
ños. 
De algún modo, los hermanos no percibían esto. De hecho, apenas si veían
a las víctimas. Simplemente no había tiempo para eso y estaban totalmente im­
buidos de lo que les había enseñado su entrenamiento. Su primer objetivo fue el
que estaba de pie rociando la joyería. 
–Voy por la derecha–, dijo Brian, lanzándose en esa dirección con la cabe­
za baja pero sin dejar de mirar en dirección a su objetivo. 

— 212 —
Brian estuvo a punto de morir. Zuhayr estaba de pie frente a Claire’s Bou­
tique, sobre la que acababa de vaciar un cargador completo. De pronto, no sabía
hacia dónde seguir su camino. Giró a la izquierda y vio a un hombre con una
pistola en la mano. Cuidadosamente, se llevó su arma al hombro y apretó el ga­
tillo... 
Partieron dos disparos inútiles, después nada. Su primer cargador se ha­
bía agotado, y tardó dos o tres segundos en darse cuenta de lo ocurrido. Luego,
lo eyectó y lo invirtió, encajándolo en el vientre de su pistola ametralladora y
volviendo a alzar la vista... 
Pero el hombre ya no estaba allí. ¿Dónde había ido? Ya sin blancos a los
que disparar, volvió sobre sus pasos y entró pausadamente en la sección muje­
res de Belk’s. 
Brian estaba acuclillado tras el puesto de Sungiass Hut, atisbando hacia
la derecha. 
Ahí moviéndose hacia la izquierda. Empuñó su Beretta con la derecha y
disparó un tiro... 
Que le erró a la cabeza por un pelo cuando el hombre se agachó. 
–¡Mierda!–   Brian   se   puso   de   pie   y   tomó   la   pistola   con   las   dos   manos.
Apuntó durante una fracción de segundo y disparó cuatro veces. Los cuatro tiros
dieron en el tórax, bajo los hombros. 
Mustafá oyó el ruido pero no sintió los impactos. Estaba lleno de adrenali­
na y en esos casos el cuerpo simplemente no siente el dolor. Un segundo des­
pués, tosió sangre, cosa que lo sorprendió completamente. Pero no tanto como lo
que ocurrió cuando quiso girar a la izquierda y su cuerpo no le obedeció. Su
asombro sólo duró uno o dos segundos hasta que...  
Dominic quedó frente al otro, que estaba con su arma alzada, apuntando.
Disparó  otra   vez,  apuntando,   como   le   enseñaron,  al   centro  del  bulto,   con   su
Smith, que, en posición de disparo individual, ladró dos veces. Apuntó tan bien
que su primera bala impactó en el arma de su objetivo... 
La Ingram saltó en las manos de Mustafá. Apenas si consiguió retenerla,
pero luego vio quién lo había atacado, le apuntó cuidadosamente y apretó el ga­
tillo, pero nada ocurrió. Miró y vio un agujero de bala en el costado de acero de
la Ingram, donde debía haber estado el cerrojo. Tardó uno o dos segundos más
en darse cuenta de que ahora estaba desarmado. Pero su enemigo aún estaba
ahí   y  corrió   hacia   él  con   la   esperanza   de,   al   menos,   emplear   su   arma   como
maza. 
Dominic estaba atónito. Había visto que al menos uno de sus disparos al­
canzaba al sujeto en el pecho y que el otro le rompía el arma. Por algún motivo,

— 213 —
no volvió a disparar, en lugar de eso, le pegó en la cara al bastardo con su Smith
y avanzó hacia el lugar desde donde se oían mas disparos. 
Mustafá sintió que se le aflojaban las piernas. El golpe en la cara dolía,
pero los cinco balazos no. Trató de volverse otra vez, pero su pierna izquierda no
sostenía su peso y cayó, girando para caer de espaldas, sintiendo que respirar
era muy difícil. Trató de sentarse o de rodar, pero, como sus piernas, el costado
izquierdo de su cuerpo no le respondió. 
–Van dos caídos–, dijo Brian. –¿Y ahora qué?
Había   menos   gritos,   aunque   no   mucho.   Pero  los   disparos   continuaban,
aunque sonaban de otra manera... 
Abdulá bendijo al destino por haberle hecho poner el silenciador en su
arma. Sus disparos eran mucho más precisos de lo esperado. 
Estaba en el negocio musical Sam Goody, que estaba colmado de estu­
diantes. Además, no tenía salida posterior, pues estaba muy cerca de la entrada
principal del oeste. Abdulá entró en la tienda luciendo una amplia sonrisa mien­
tras disparaba sin dejar de andar. Los rostros que vio lucían expresiones de in­
credulidad y por un momento, pensó divertido, que justamente los estaba ma­
tando porque eran infieles que no creían. Vació rápidamente su primer cargador
y el hecho es que el silenciador le permitió que la mitad de sus disparos diesen
en el blanco. Hombres y mujeres, niños y niñas, gritaron y quedaron inmóviles,
mirando,   durante   unos   preciosos,   letales   segundos,   hasta   que   comenzaron   a
huir. Pero a menos de diez metros, darles en la espalda era igualmente fácil y,
de todas formas, no tenían a dónde huir. Simplemente se quedó donde estaba,
barriendo el ambiente con sus disparos, dejando que los blancos se pusieran por
su propia cuenta en la línea de fuego. Algunos corrieron al otro lado de las es­
tanterías de CDs, tratando de escapar por la puerta principal. A éstos les dispa­
ró cuando pasaban a apenas dos metros de él. En segundos ya había vaciado su
primer par de cargadores. Lo descartó, sacó otro del bolsillo de sus pantalones,
lo encajó en su lugar y corrió el cerrojo. Pero al fondo del local había un espejo y
allí vio... 
–¡Dios, otro!–, dijo Dominic. 
–De acuerdo–. Brian corrió como una flecha hasta el otro lado de la entra­
da y tomó posición contra la pared, alzando su Beretta. De esa forma, quedaba
en el mismo pasillo que el terrorista, pero esto no beneficiaba a alguien acos­
tumbrado a tirar con la derecha, por más bueno que fuera. Debía elegir entre
disparar con la izquierda –algo que no practicaba tanto como debiera– o exponer
su cuerpo al fuego de respuesta. Pero algo en su mente de infante de marina
dijo ¡a la mierda! y dio un paso a la izquierda, sosteniendo su pistola con las dos
manos. 

— 214 —
Abdulá lo vio y sonrió, llevándose su arma al hombro, o intentando hacer­
la. 
Aldo disparó dos tiros bien apuntados al pecho del sujeto, no vio ningún
efecto, y entonces vació el cargador. Más de doce balas entraron en el cuerpo del
hombre... 
Abdulá las sintió todas y su cuerpo se sacudió con cada impacto. Trató de
disparar su arma, pero todos sus disparos fallaron y luego ya no pudo controlar
su cuerpo. 
Brian eyectó el cargador vacío y sacó el otro de su riñonera, encajándolo
en su lugar y bajando el seguro lateral de su arma. Ahora, estaba en piloto auto­
mático. ¡El hijo de puta aún se movía! Había que ocuparse de eso. Se acercó al
cuerpo yacente, alejó la metralleta de un puntapié y le tiró uno en la parte pos­
terior de la cabeza. El cráneo estalló, esparciendo sangre y sesos por el suelo. 
–¡Por Dios, Aldo!–, dijo Dominic acercándose a su hermano. 
–¡A la mierda con eso! Hay al menos otro de ellos por ahí. Me queda sólo
un cargador, Enzo
–A mí también, hermano
Asombrosamente, la mayor parte de las personas que yacían en el, suelo,
incluso los que habían sido alcanzados, estaban vivos. Había tanta sangre en el
suelo que parecía como si hubiese llovido del cielo. Pero ambos hermanos esta­
ban demasiado electrizados por la acción para que lo que veían les repugnara.
Regresaron al centro comercial y se dirigieron hacia el este. 
Allí, la masacre era igualmente terrible. Había charcos de sangre por to­
dos lados. Se oían gritos y gemidos. Brian pasó junto a una niñita de unos tres
años, parada junto al cuerpo de su madre, agitando los brazos como un pajarito.
No había tiempo, no había maldito tiempo para ocuparse de ella. Deseó tener
junto a él a Pete Randall. Era un buen infante de marina. Pero incluso el segun­
do oficial Randall hubiera quedado abrumado por el horror. 
Se seguía oyendo el tableteo de una metralleta silenciada. Provenía de la
sección de mujeres de Belk’s, a la izquierda. No muy lejos, a juzgar por el soni­
do. El sonido del fuego de automática es característico. Ninguna otra cosa suena
de esa forma. Se dividieron y cada uno de ellos fue por un lado del breve pasillo
que, pasando frente a Coffee Beanery y Bostonian Shoes, llevaba a la siguiente
área de combate. 
Lo primero que contenía el primer piso de Belk’s era la sección perfumes y
maquillaje. Había seis mujeres caídas en perfumes, otras tres en maquillaje.
Estaba claro que algunas estaban muertas. Otras estaban obviamente vivas. Al­
gunas pidieron auxilio, pero no había tiempo para eso. Los gemelos se volvieron

— 215 —
a separar. El ruido se había detenido. Había sonado desde delante de ellos y a la
izquierda, pero ya no estaba allí. ¿El terrorista había huido? ¿Se había quedado
sin municiones? 
Había vainas servidas por todo el piso; ambos notaron que eran de bronce,
9 milfmetros. Dominic vio que el tipo se había divertido aquí. Casi todos los es­
pejos que revestían los pilares internos del edificio en esta sección estaban he­
chos añicos por los disparos. Su ojo entrenado estimó que el terrorista había en­
trado por la puerta principal, acribillado a las primeras personas con que se
topó –todas mujeres– y luego había vuelto sobre sus pasos y girado a la izquier­
da, probablemente dirigiéndose a donde vio más posibles blancos. Posiblemente
fuese uno solo, le dijo su mente a Brian. 
Bien ¿a qué nos enfrentamos?, se preguntó Dominic. ¿Cómo va a reaccio­
nar? ¿Cómo piensa? 
Para Brian era más simple: ¿Dónde estás, hijo de puta? Para el infante de
marina, sólo se trataba de un enemigo armado. No una persona, no un ser hu­
mano, ni siquiera un cerebro pensante, sólo un blanco que tenía un arma. 
Zuhayr experimentó una abrupta disminución de su excitación. Nunca se
había sentido tan excitado en su vida. Sólo había tenido unas pocas mujeres en
su vida, y sin duda había matado a más aquí que las que se había cogido... pero
para él, aquí y ahora, la sensación era la misma. 
Y eso le pareció muy satisfactorio. No había oído los disparos anteriores,
ni uno solo. Apenas si había oído sus propios tiros, tan concentrado estaba en
hacer su trabajo. Y había hecho un buen trabajo. Sus expresiones cuando lo vie­
ron a él y su ametralladora... y su expresión cuando los alcanzaron las balas...
ése había sido un agradable espectáculo. Pero ahora sólo le quedaban dos pares
de cargadores. Uno estaba en el arma, el otro, en su bolsillo. 
Curioso, pensó, que ahora pudiera oír el relativo silencio. No había muje­
res con vida cerca de él. Bueno... al menos ninguna ilesa. Algunas de las que ha­
bían sido alcanzadas aún emitían sonidos. Algunas hasta intentaban alejarse,
arrastrándose... 
Zuhayr sabía que no debía permitirlo. Se dirigió hacia una de ellas. una
mujer de cabello oscuro que llevaba unos provocativos pantalones rojos. 
Brian le silbó a su hermano y sefialó.Allí estaba, más o menos un metro
setenta y cinco de altura, pantalones color caqui, chaqueta de cazador de tono
similar, a cincuenta metros de ellos. Un disparo fácil para un fusil, como para
hacerlo en un tenderete en un parque de diversiones, pero no tan fácil para su
Beretta, por buen tirador que fuera. 
Dominic asintió y comenzó a dirigirse en esa dirección, sin dejar de mirar
hacia uno y otro lado. 

— 216 —
–Lo lamento, mujer–, dijo Zuhayr en inglés. –Pero no temas, te envío a
ver a Alá. Me servirás en el paraíso–. Y trató de meterle un tiro en la espalda.
Pero eso no es fácil con una Ingram. En cambio, le disparó tres tiros desde una
distancia de un metro. 
Brian vio lo ocurrido y algo se desencajó en él. El infante de marina se
puso de pie y apuntó con las dos manos. –¡Hijo de puta!–, gritó, disparando lo
más rápido que podía sin perder puntería, desde un distancia unos treinta me­
tros. Disparó un total de catorce tiros, casi vaciando el arma, y lo notable es que
algunos dieron en el blanco. De hecho, tres, uno de los cuales alcanzó al sujeto
en el vientre y en el medio del pecho. 
El primero dolió. Zuhayr sintió el impacto como hubiera podido sentir un
puntapié en los testículos. Sus brazos cayeron, como para cubrirse y protegerse
de más heridas. Aún tenía su arma en la mano y combatió el dolor para volver a
alzarla mientras veía cómo el hombre se aproximaba a él. 
Brian no olvidó todo. De hecho, muchas cosas regresaron a su conciencia.
Tenía que recordar las lecciones aprendidas en Quantico –y en Mganistán– si
quería dormir en su cama esa noche. De modo que avanzó por un camino indi­
recto, protegiéndose con las mesas exhibidoras rectangulares, manteniendo sus
ojos sobre su objetivo y confiando en que Enzo miraría alrededor. El también
miraba. Su blanco ya no controlaba su arma. Miraba directo hacia  él, su cara
extrañamente temerosa pero... ¿sonriente? ¿Qué demonios? 
Ahora caminó directo hacia el hijo de puta. 
Zuhayr, por su parte, dejó de luchar contra el inmenso peso de su arma y
se irguió tanto como pudo, mirando a los ojos de quien lo estaba por matar. –
Alahu Akbar–, dijo. 
–Sí, claro–, le respondió Brian antes de meterle un tiro en la frente. – Es­
pero que el infierno te guste–. Luego se agachó a recoger la Ingram y se la colgó
al hombro. 
–Descárgala y déjala, Aldo–, ordenó Dominic. Brian lo obedeció. 
–Dios mío, espero que alguien llame al 911–, observó. 
–Bien, sígueme al piso de arriba–, dijo Dominic. 
–¿Qué? ¿Por qué?
–¿Y si hay cuatro más?– La pregunta con que respondió Dominic sacudió
a Brian como un puñetazo en la boca. 
–De acuerdo, hermano

— 217 —
A ambos les pareció increíble que la escalera mecánica siguiese funcionan­
do, pero igual subieron por allí, acuclillados y sin dejar de mirar en todas direc­
ciones. Había mujeres por todas partes, todas lejos de la escalera. 
–¡FBI!– se identificó Dominic. –¿Están todos bien?
–Sí–, fue la respuesta múltiple, independiente y equívoca que llegó desde
distintos puntos. 
La identidad profesional de Enzo tomó las riendas de la situación. –Bien,
la situación está bajo control. La policía no tardará en llegar. Hasta entonces
quédense donde están
Los gemelos fueron desde la parte superior de la escalera mecánica de as­
censo hasta la parte superior de la que llevaba al piso de abajo. De inmediato se
notaba que los pistoleros no habían llegado allí. 
El   descenso   fue   más   horrible   que   lo   que   las   palabras   puedan   expre­
sar.Aquí también había charcos de sangre en una línea recta que iba desde el
perfume hasta los bolsos, y las afortunadas que sólo habían resultado heridas
gritaban pidiendo ayuda. Pero, una vez más, los gemelos tenían cosas más im­
portantes que hacer. Dominic condujo a su hermano hacia el vestíbulo central.
Giró a la izquierda para verificar al primero de los que habían abatido. 
No había duda de que éste estaba muerto. Su última bala de diez milfme­
tros había estallado en su ojo derecho. 
Eso significaba que sólo quedaba uno, si es que aún estaba vivo. 
Lo estaba, a pesar de todos los impactos recibidos. Mustafá intentaba mo­
verse, pero sus músculos no tenían sangre ni oxígeno y no obedecían las órdenes
que les transmitfa el sistema nervioso central. Se encontró mirando hacia arri­
ba, como en un sueño, según le pareció. 
–¿Tiene nombre?–, preguntó uno de ellos. 
Dominic sólo esperaba a medias que le respondiera. Estaba claro que el
hombre estaba muriéndose, y rápido. Se volvió, en busca de su hermano. –¡Eh,
Aldo!–, llamó, pero nadie le respondió. 
Brian estaba en Legends, un negocio de articulos de deportes, echando
una rápida mirada. Encontró lo que buscaba y lo llevó de vuelta al vestíbulo del
centro de compras. 
Allí, Dominic seguía hablándole al caído, pero sin obtener mucha respues­
ta.–Eh, moraco–,dijo Brian. Se hincó en la sangre junto al terrorista moribundo.
Mustafá miró, desconcertado. Sabía que se acercaba la muerte, y, si bien
no podía decirse que eso lo alegrara, al menos su mente tenía la satisfacción de
haber cumplido con su deber para con la Fe y la Ley de Alá. 

— 218 —
Brian tomó las manos del terrorista y se las cruzó sobre el pecho. –Quiero
que te lleves esto contigo al infierno. Es cuero de cerdo, imbécil, hecha con el
cuero de un verdadero puerco de Iowa–. Y Brian mantuvo sus manos sobre la
pelota de fútbol mientras miraba a los ojos al hijo de puta. 
Los ojos se abrieron al darse cuenta de lo que ocurría, horrorizados ante la
transgresión. Quiso que sus brazos se movieran, pero las manos del infiel se lo
impidieron. 
–Sí, así es. Soy Iblis en persona y vienes a mi casa–. Brian sonrió hasta
que la vida abandonó los ojos del otro. 
–¿Y eso?
–Después te explico–, respondió Brian. –Vamos
Regresaron a donde todo comenzó. Había muchas mujeres en el suelo, la
mayor parte de ellas moviéndose un poco. Todas sangraban, algunas mucho. –
Encuentra una farmacia. Necesito vendas, y asegúrate de que alguien haya lla­
mado al 911
–Bien–. Dominic corrió en busca de lo pedido, mientras Brian se hincaba
junto a una mujer de unos treinta años herida en el pecho. Como casi todo in­
fante de marina y como todo oficial de infantería de marina, sabía los rudimen­
tos de los primeros auxilios. Primero verificó las vías respiratorias. Bien, respi­
raba. Sangraba por dos orificios de bala en la parte superior izquierda del pe­
cho. Había un poco de espuma rosada en sus labios. Herida en el pulmón, pero
no grave. –¿Puede oírme?
Asintió con la cabeza y habló con voz ronca: –si’. 
–Bien, va a estar bien. Sé que duele, pero va a estar bien
–¿Quién es usted?
–Brian Caruso, señora. Infantería de Marina de los Estados Unidos. Esta­
rá bien. Ahora debo ir a ayudar a los demás
–No, no... yo. Lo tomó del brazo. 
–Señora, hay personas con heridas más graves que la suya. Va a estar
bien–. Y se liberó. 
El siguiente era un caso grave. Un niño de unos cinco años con tres tiros
en la espalda, sangrando a mares. Brian lo dio vuelta. Los ojos estaban abiertos.
–¿Cómo te llamas, hijo?
–David–, respondió con sorprendente claridad. 
–Bueno, David, te vamos a curar. ¿Dónde está tu mamá?

— 219 —
–No lo sé–. Como niño que era, estaba preocupado por su madre, más por
ella que por él mismo. 
–Bien,  yo  me  ocuparé   de  ella,  pero   antes  déjame  que   te  cure  a  ti,  ¿de
acuerdo?– Alzó los ojos y vio a Dominic que regresaba. 
–No hay farmacia, hermano–, casi gritó Dominic. 
–¡Trae lo que sea, camisetas, cualquier cosa!–, le ordenó Brian. y Dominic
fue corriendo a la tienda donde Brian se había comprado las botas. Salió un se­
gundo después, con los brazos cargados de camisetas estampadas con distintos
motivos. 
Y en ese momento, llegó el primer policía, con su automática reglamenta­
ria empuñada con las dos manos. 
–¡Policía!–, gritó. 
–¡Venga aquí, maldita sea!–, rugió Brian en respuesta. El oficial llegó en
unos diez  segundos.  –Enfunde esa pistola, oficial.  No quedan  malos–,  le dijo
Brian en tono más medido. –Necesitamos todas las ambulancias de la ciudad y
que le adviertan al hospital que un importante número de heridos va para allí.
¿Tiene un botiquín de primeros auxilios en su auto?– Quién es usted?–, pregun­
tó el policía sin enfundar su arma. 
–FBI–, respondió Dominic desde detrás del policía, exhibiendo su creden­
cial en la mano izquierda. –Se terminó el tiroteo, pero hay muchos heridos. Lla­
me a todos. Llame a la oficina local del FBI ya todos los demás. iPonga a funcio­
nar esa radio, oficial, y hágalo ya!
Como casi todos los policías de los Estados Unidos, el oficial Steve Barlow
tenía un radiotransmisor portátil Motorola, con un micrófono abrochado a la
hombrera de su camisa de uniforme, y con ésta emitió una frenética llamada de
pedido de refuerzos y asistencia médica. 
Brian regresó su atención al niñito que tenía en brazos. En esos momen­
tos, David Prentiss era lo único que existía en el mundo para el capitán Brian
Caruso. Pero todo el daño era interno. El chico tenía varias heridas aspirantes
en el pecho, y eso no era bueno. 
–Bueno, David, tomémonoslo con mucha calma. ¿Cuánto duele?
–Mucho–, respondió el niñito tras media respiración. Su rostro se estaba
poniendo pálido. 
Brian lo alzó y lo puso sobre el mostrador de la Piercing Pagoda, y luego
se dio cuenta de que allí podía haber algo que sirviera, pero sólo encontró bolas
de algodón. Metió dos de éstas en cada uno de los tres agujeros de la espalda del
niño, luego lo puso boca arriba. Pero el niño sangraba internamente. Sangraba
tanto por dentro que sus pulmones no tardarían en dejar de funcionar y se des­

— 220 —
mayaría y moriría de asfixia si antes nadie le aspiraba el pecho desde fuera me­
cánicamente, y Brian no podía hacerlo. 
–¡Dios mío!– Quien habló era nada menos que Michelle Peters, tomando
la mano de una niña de diez años, cuyo rostro estaba todo lo demudado que pue­
de estar el rostro de un niño. 
–Michelle, si sabes algo de primeros auxilios, escoge a alguien y ponte a
trabajar–, ordenó Brian. 
Pero ella no sabía de eso. Tomó un puñado de bolas de algodón del puesto
de perforar orejas y siguió camino, confundida. 
–Eh, David ¿sabes quién soy?–, preguntó Brian. 
–No–, contestó el niño, con un poco de curiosidad abriéndose paso a través
del dolor de su pecho. 
–Soy un infante de marina. ¿Sabes qué es eso?
–¿Una especie de soldado?
Brian se dio cuenta de que el niño estaba muriendo en sus brazos. Por fa­
vor Dios, que no muera, que este niñito no muera. 
–No, somos mejores que los soldados. Ser infante de marina es lo mejor
que puede hacer un hombre. Tal vez cuando seas grande, puedas ser un infante
de marina como yo. ¿Qué te parece?
–¿Y matar a los malos?–, preguntó David Prentiss. 
–Ya lo creo que sí, Dave–. –Genial–, pensó David, y cerró los ojos. 
–¿David? No te vayas, David. Dave, vuelve a abrir los ojos. Tenemos que
hablar un poco más: Suavemente, volvió a depositar el cuerpecito sobre el mos­
trador y buscó el pulso en la carótida. 
Pero ya no habla pulso. 
–Mierda, oh, mierda– musitó Brian. La adrenalina se evaporó de su to­
rrente sanguíneo. Su cuerpo se sintió vacío, sus músculos laxos. 
Llegaron los primeros bomberos, que usaban sus chaquetas antillama co­
lor caqui y llevaban cajas de algo que deblan ser insumos médicos. Uno de ellos
tomó el mando, dirigiendo a sus hombres a distintos puntos. Dos se dirigieron a
donde estaba Brian. El primero tomó el cuerpo de sus brazos. y lo miró por un
instante, luego lo depositó en el suelo y siguió su camino sin decir palabra, de­
jando allí a Brian, con la sangre de un niño en su camisa. 
Enzo estaba allí cerca, sólo parado y mirando, ahora que los profesionales
– sobre todo bomberos voluntarios, en realidad, pero así y todo, eficientes– to­
maban control del área. Juntos, caminaron hasta la salida mas próxima y salie­

— 221 —
ron al claro aire del mediodía. Todo el episodio había durado menos de diez mi­
nutos. 
Como en el combate real, pensó Brian. Una vida –no, muchas vidas–, ha­
bían llegado a su prematuro fin en lo que, en términos relativos, era apenas un
parpadeo del tiempo. Su pistola estaba otra vez en su riñonera. El cargador va­
cío posiblemente había quedado en Sam Goody. Lo que acababa de experimen­
tar era lo más parecido a ser Dorothy, arrebatada por un tornado en Kansas.
Pero no había emergido en la Tierra de Oz. Aún estaba en Virginia central, y
había muchos muertos y heridos detrás de él. 
–¿Quienes son ustedes?–, era un capitán de la policía. 
Dominic alzó su identificación del FBI y, por el momento, eso bastó. 
–¿Qué ocurrió?
–Al parecer, terroristas. Cuatro. Entraron y se pusieron a disparar, están
todos muertos. Les dimos a los cuatro–, le dijo Dominic. 
–¿Está herido?–, le preguntó el capitán a Brian señalando su camisa en­
sangrentada. 
Aldo meneó la cabeza. –Ni un rasguño. Capitán, hay muchos civiles heri­
dos ahí dentro
–¿Que hacían allí?–, preguntó el capitán. 
–Comprábamos zapatillas–, dijo Brian con amargura. 
–A la mierda , observó el capitán de policía, mirando a la entrada del cen­
tro de compras, quedándose inmóvil sólo porque tenía miedo de ver lo que había
adentro. –¿Alguna idea?
–Disponga un perímetro–, dijo Dominic. –Verifique todas las patentes de
los autos. Verifique si los malos llevan algún tipo de identificación. Conoce la
rutina, ¿no? ¿Quién es el agente especial a cargo local?
–Aquí sólo tenemos un agente residente. La oficina importante cercana es
la de Richmond. Ya los llamé. El AFC es un tipo llamado Milis
–¿Jimmy Milis? Lo conozco. Bien, el Buró deberá enviar a unos cuantos
hombres. Lo mejor que puede hacer es preservar la escena del crimen, esperar,
sacar a los heridos. Ahí dentro hay un jodido desastre, capitán
–Lo creo. Bien, ya regreso
Dominic esperó a que el capitán de policía entrase, luego le dio con el codo
a su hermano y juntos se dirigieron a su Mercedes. El auto de policía ubicado en
la entrada del estacionamiento –dos uniformados, uno armado con escopeta– vio
la identificación del FBI y les permitió pasar. Diez minutos mas tarde, estaban
de vuelta en la casa. 

— 222 —
–¿Qué ocurre?–, preguntó Alexander desde la cocina. –La radio dijo...
–Pete, sabes, esas dudas que yo tenía , dijo Brian. 
–Sí, pero...
–Puedes olvidarlas, Pete. Para siempre y en toda circunstancia–, anunció
Brian. 

CAPÍTULO 14

Paraíso 
Los equipos de los noticiarios convergieron sobre Charlottesville como bui­
tres sobre un cadáver – mejor dicho, comenzaron a hacerlo– hasta que las cosas
se complicaron. 
Las   siguientes   noticias   urgentes   llegaron   de   un   lugar   llamado   Citadel
Mali en Colorado Springs, Colorado, luego de Provo, Utah y finalmente de Des
Moines, Iowa. Eso lo convirtió en una historia colosal. El ataque en el centro co­
mercial de Colorado terminó con seis cadetes de la Academia de la Fuerza Aérea
de los Estados Unidos –muchos otros fueron puestos a salvo por compañeros– y
veintiséis civiles muertos. 
Pero a Provo, Utah, llegaron noticias de lo ocurrido en Colorado Springs y
allí, el jefe local de policía, con certero instinto policial, había despachado autos
intercomunicados por radio a todos los centros de compras del pueblo. Dieron
con lo que buscaban en el Provo Towne Center. Cada auto llevaba su escopeta
reglamentaria y se produjo un épico tiroteo entre los cuatro terroristas y los seis
policías, todos los cuales sabían disparar. El resultado de lo que el FBI más tar­
de clasificó como ataque frustrado fue dos policías malheridos, tres civiles muer­
tos y cuatro terroristas bien muertos. Un total de once ciudadanos locales se ha­
bía unido a la batalla campal. Lo mismo podía haber ocurrido en Des Moines,
pero la policía local tardó en reaccionar y el resultado final fue la muerte de
cuatro terroristas, pero también de treinta y un ciudadanos. 
En Colorado, dos terroristas quedaron con vida y se atrincheraron en un
negocio, a cincuenta metros de un equipo SWAT de la policía y a la espera de la
llegada   de   una   compañía   de   fusileros   de   la   Guardia   Nacional,   prontamente
puestos en acción por el gobernador. Estos tascaban el freno, impacientes por
poner en acción la fantasía de todo soldado: maniobrar y disparar hasta lograr
eliminar  a  los  invasores  y   dejarlos  convertidos  en  cebo  para  atrapar  pumas.
Esto tardó dos horas en suceder, pero, ayudados por granadas de humo, los gue­
rreros de fin de semana dispararon suficientes tiros como para destruir un ejér­

— 223 —
cito invasor y terminaron con la vida de los dos criminales –que resultaron ser
árabes, lo cual no sorprendió a nadie– de forma espectacular. 
Cuando eso ocurrió, todo el país estaba pendiente de la TV, y reporteros
de Nueva York y Atlanta le comunicaban a América lo que sabían, que no era
mucho, y trataban de explicar los eventos del día, lo cual hicieron con la preci­
sión de niños que recién comienzan la escuela. Repitieron incesantemente los
pocos hechos comprobados que lograron averiguar y convocaron a “expertos” que
sabían poco y hablaban mucho. 

También había televisores en el Campus y casi todo el trabajo se detuvo
mientras las tropas los contemplaban. 
–Dios mío–, observó Jack Jr. Los demás musitaban o pensaban cosas pa­
recidas, aunque para ellos era un poco peor, ya que técnicamente pertenecían a
la comunidad de inteligencia, que no había formulado una advertencia estraté­
gica sobre ese ataque al territorio nacional. 
–Es muy sencillo–, observó Tom Wills. –Si no contamos con recursos hu­
manos de inteligencia sobre el terreno, es difícil que se nos advierta, a no ser
que los malos usen sus teléfonos celulares en forma muy descuidada. Pero a los
medios de prensa les gusta contar cómo rastreamos a los malos, y así los malos
saben qué hacer y qué no. Lo mismo el personal de la Casa Blanca: les gusta
mostrarles a los reporteros lo astutos que son y filtran datos sobre inteligencia
de señales. La forma en que dan información delicada sobre palabras clave es
como para pensar que trabajan para los terroristas. Por supuesto que en reali­
dad esos infelices no hacían mas que pavonearse ante los periodistas, que era lo
único que sabían hacer. 
–De modo que vamos, oír a los periodistas diciendo eso de ‘otro error de in­
teligencia’ todo el día ¿no?
–No   te   quepa   duda–,   respondió   Wills.   –Esa   misma   gente   que   quiere
deshacerse de la comunidad de inteligencia, ahora se quejará de que ésta no
sabe hacer su trabajo, pero sin reconocer el papel que ellos mismos tienen en en­
torpecer su trabajo como mejor pueden. Lo mismo puede decirse del Congreso,
claro. Como sea, volvamos al trabajo. La NSA debe estar a la busca de señales
de celebración del bando enemigo; tambien son humanos, ¿verdad? Les gusta
golpearse el pecho como King Kong cuando algo les sale bien. Veamos si nuestro
amigo Sali lo está haciendo
–Pero quién es el que dio las órdenes para todo esto?

— 224 —
–Veamos si lo averiguamos–, Aunque Wills no lo dijo, lo importante era
determinar dónde estaba el hijo de puta. Una cara y un lugar que le correspon­
da son mucho más valiosos que una cara sola. 
En el piso de arriba, Hendley reunió a su personal jerárquico frente a su
aparato de televisión. 
–¿Y bien?
–Pete llamó desde Charlottesville. ¿Adivina dónde estaban los muchachos
que estamos entrenando?–, preguntó Jerry Rounds. 
–Bromeas–, respondió Tom Davis. 
–No, no bromeo. Eliminaron a los malos, sin asistencia de nadie y ahora
están de vuelta en la casa. Un premio extra: Brian, el infante de marina, tenía
dudas acerca de su función. Eso, informa Pete, es cosa del pasado. No puede es­
perar a salir en misión, y Pete cree que ya están listos. 
–De modo que sólo necesitamos objetivos verificados?–, preguntó Hendley.
–Mi gente está verificando en qué está la NSA. Hay que suponer que en
estos momentos los malos se están comunicando. Su período de silencio de radio
debería estar terminando ahora–, pensó Rick Bell en voz alta. –Si estamos listos
para entrar en acción, entremos en acción cuanto antes’ 
Ése era el departamento de Sam Granger. Se había mantenido en silencio
hasta ese momento, pero había llegado la hora de hablar. 
–Bien, señores, tenemos dos muchachos listos para salir y encargarse de
algunos objetivos–, dijo en términos que el Ejército había puesto en uso hace
veinte años. –Por lo que me dice Pete, son buena gente, y, con lo que ocurrió
hoy, creo que no les faltará motivación
–¿Qué piensa el enemigo?–, preguntó Hendley. No era difícil imaginarlo,
pero quería respuestas adicionales. 
–Querían aguijonearnos de una forma inteligente. Está claro que el objeti­
vo aquí era golpear en la América media–, comenzó Rounds, –Creen que pueden
asustamos mostrándonos que pueden golpear en cualquier parte, no sólo en ob­
jetivos obvios como Nueva York. Ese fue un elemento astuto de esta operación.
Un total probable de quince a veinte terroristas, tal vez algún personal de apo­
yo. Es un número relativamente elevado, pero no inédito y mantuvieron buena
seguridad operacional. Sus hombres estaban bien motivados. No diría que esta­
ban particularmente bien entrenados, más bien fue como meter un perro rabio­
so en el patio para que muerda a un niño. Han demostrado su voluntad política
de hacer cosas realmente malas, pero eso no es sorprendente; también sacrificar
personal consagrado a su causa, pero eso tampoco es una sorpresa. Fue un ata­
que de baja tecnología, sólo malos tipos y armas automáticas livianas. Demos­

— 225 —
traron crueldad, pero no verdadero profesionalismo. En menos de dos días, pro­
bablemente el FBI rastree su punto de origen y quizá también sus rutas de in­
greso. No tomaron lecciones de vuelo ni nada por el estilo, de modo que es pro­
bable   que   no   estuvieran   en   el   país   desde   hace   mucho.   Me   interesaría   saber
quién escogió e hizo la verificación previa de los objetivos. El elemento de sin­
cronización sugiere algún grado de planificación previa, aunque no mucho diría
y no es tan difícil mirar la hora en un reloj de pulsera. No tenían intención de
huir después de los ataques. Probablemente entraron con sus objetivos ya deter­
minados. A esta altura, apostaría unos pocos dólares a que sólo estaban en el
país desde hace una o dos semanas, tal vez menos, dependiendo de cómo hayan
entrado. El Buró sabrá eso dentro de no mucho
–Pete informa que las armas son pistolas ametralladora Ingram. Son bo­
nitas, por eso salen en la tele y en las películas–, explicó Granger, –pero no son
armas realmente eficientes’: 
–¿Cómo las obtuvieron?–, preguntó Tony Davis. 
–Buena pregunta. Supongo que el FBI ya tiene las de Virginia y se está
ocupando de rastrear sus números de serie. Son buenos para esa tarea. Debería­
mos contar con esa información esta noche. Eso les dará un indicio sobre cómo
llegaron esas armas a manos de los terroristas y entonces la investigación se
pondrá en marcha.

–¿Qué hará el Buró, Enzo?–, preguntó Brian. 
–Es un caso central. Se le adjudicará un nombre en clave y se le podrá
destinar a todos y cada uno de los agentes del país. En este momento, lo que ha­
cen es buscar el auto que usaron los malos. Tal vez sea robado. Más probable­
mente, alquilado. En ese caso, tienes que firmar, dejar una copia de tu licencia
de conductor, tarjeta de crédito, todas las cosas habituales para funcionar en los
Estados Unidos. Todo puede ser seguido, todo conduce a algún lugar, hermano.
Por eso, se sigue cada uno de esos elementos
–¿Cómo va, muchachos?–, preguntó Pete, entrando en la habitación. 
–Un trago ayuda–, respondió Brian. Ya había limpiado su Beretta, y Do­
minic su Smith & Wesson. –No fue divertido, Pete
–No se supone que deba serlo. Bien, hablé con la central. Los quieren ver
dentro de un día más o menos. Brian, tenías dudas y me dices que ya no. ¿Sigue
siendo así?
–Nos entrenaste para identificar, acercamos y matar a personas, Pete. Y
puedo vivir con eso, siempre que no estemos haciendo algo fuera de toda ley.  

— 226 —
Dominic asintió con la cabeza, pero sus ojos no se despegaron de Alexan­
der. 
–De acuerdo, bien. Hay un viejo chiste en Texas acerca de por qué los abo­
gados de ahí son buenos. La respuesta es que hay más hombres que merecen
morir que caballos que merecen ser robados. Bueno, ésos que merecen morir, tal
vez ustedes dos puedan dar una mano
–¿Y finalmente nos dirás exactamente para quién trabajamos?–, preguntó
Brian. 
–Lo sabrás en su debido momento, dentro de un día más o menos
–Bueno, puedo esperar un día–, dijo Brian. Estaba haciendo algunos rápi­
dos análisis por cuenta propia. El general Terry Broughton tal vez supiera algo.
Sin duda que ese tipo Werner del FBI sabía, pero esa antigua plantación de ta­
baco donde estaban entrenando no pertenecía a ninguna sección del gobierno
que él conociera. La CIA tenía “La Granja” cerca de Yorktown, Virginia, pero
eso quedaba como a doscientos cuarenta kilómetros de allí. Este no era un lugar
con ambiente de “Agencia”, al menos no se parecía a las ideas al respecto que él
tenía,aunque tal vez ésas fueran erróneas. De hecho, ni siquiera olía a “gobier­
no”, le decía su olfato. Pero, como fuera, en un par de días sabría algo concreto,
y podía esperar. 
–¿Qué sabemos acerca de los tipos que eliminamos hoy?
–No mucho. Eso deberá esperar un poco. Dominic, ¿cuánto tardarán en
empezar a saber algo?
–Para mañana al mediodía tendrán mucha información, pero no tenemos
un canal directo con el Buró, a no ser que quieras que...
–No, no quiero. De ser así, tal vez debiéramos informarles que Brian y tú
son la nueva versión del Llanero Solitario y esa información debe circular lo me­
nos posible
–¿Quieres decir que tendré que hablar con Gus Wemer?
–Es probable. Tiene la suficiente influencia en el Buró como para decir
que estás en ‘misión especial’ y mantenerse en sus trece. Imagino que se estará
congratulando a sí mismo por haberte señalado a nosotros. Por cierto, ambos se
desempeñaron más que bien
–No hicimos más que lo que nos entrenaron para hacer–, dijo el infante de
marina. –Sólo tuvimos el tiempo justo de ponemos en funcionamiento y todo lo
demás fue automático. En la Escuela Básica me enseñaron que la diferencia en­
tre quedar con vida o no a menudo está dictaminada por sólo unos segundos de
reflexión. Si hubiésemos estado en el Sam Goody cuando todo comenzó, en vez
de unos minutos más tarde, el resultado final tal vez habría sido otro. Otra cosa,

— 227 —
dos hombres son más o menos cuatro veces más efectivos que uno solo. De he­
cho, hay un estudio al respecto. Creo que el título es ‘Factores tácticos no linea­
les en combates de pequeñas unidades’. Es parte de las lecturas del curso en la
Escuela de Reconocimiento.  
–Así que los infantes de marina saben leer, ¿eh?–, preguntó Dominic to­
mando una botella de bourbon. Sirvió dos buenas copas, le alcanzó una a su her­
mano y tomó un sorbo de la otra. 
–El tipo del Sam Goody me sonrió–, recordó Brian, atónito. –No lo registré
en ese momento. Supongo que no tenía miedo de morir.
–Se llama martirio, y hay gente que realmente piensa así–, les dijo Pete a
ambos. –Así que, ¿qué hiciste?
–Le disparé a quemarropa, tal vez seis o siete veces...
–Más de diez, hermano–, lo corrigió Dominic. –Más el último en la cabeza.
–Aún se movía–, explicó Brian. –Y yo no tenía esposas para ponérselas. Y,
sabes, no puedo decir que me preocupe–. De todas formas, se habría desangra­
do. Simplemente había acelerado su pasaje a la otra dimensión. 

–¡B–3 y bingo! Tenemos un bingo–, anunció Jack desde su terminal. –Sali
está en el juego, Tony. Mira–, dijo señalando su pantalla. 
Wills tecleó el acceso al material de la NSA y allí estaba. –Sabes, se supo­
ne que las gallinas cacarean cuando ponen un huevo, sólo para mostrarle al
mundo lo buenas que son. Estos pajarracos también. Bien Jack, es oficial, Uda
bm Sali está en el juego. ¿A quién va dirigido?
–A un tipo con quien chatea por Internet. Hablan más que nada de movi­
mientos financieros
–¡Por fin!–, observó Wills, mientras miraba el texto en su propia terminal.
–Quieren fotos del tipo, todas las que haya. Tal vez Langley finalmente se deci­
da a cubrido. ¡Dios sea loado!– Se detuvo. –¿Tienes una lista de las personas con
quienes intercambia e–mails?
–Sí, ¿la quieres?– Jack tecleó para buscada y pulsó el comando IMPRI­
MIR. En quince segundos, le entregó la hoja a su compañero. –Número y fecha
de los mensajes. Si quieres te imprimo los que encuentro interesantes y por qué
me parece que es así. 
–Dejemos eso por ahora. Le llevaré esto a Rick Bel
–Te espero

— 228 —
VISTE LAS NOTICIAS POR TV, le había escrito Sali a su ocasional co­
rresponsal. iESTO LES HARA DOLER EL ESTOMAGO A LOS NORTEAME­
RICANOS! 
–Sí, seguro–, le dijo Jack a la pantalla. –Pero acabas de pasarte de listo,
Uda. Qué pena

Dieciséis mártires más, pensó Mohammed mirando el televisor del Hotel
Bristol de Viena. Sólo era doloroso de un modo abstracto. En realidad, la gente
así era recursos descartables. Eran menos importantes que él, y eso era un he­
cho, porque él valía más para la organización. Tenía el aspecto y el dominio de
idiomas como para viajar a cualquier parte, y el cerebro como para planear bien
sus misiones. 
El Bristol era un hotel especialmente bueno, justo enfrente del más deco­
rado Imperial, y el minibar tenía buen coñac y a él le gustaba el buen coñac. La
misión no había salido tan bien... había contado con que morirían cientos de es­
tadounidenses, no algunas docenas, pero lo cierto era que con toda esa policía
armada e incluso ciudadanos armados, sus expectativas habían sido excesiva­
mente optimistas. Pero el objetivo estratégico había sido logrado. Ahora, todos
los estadounidenses sabían que no estaban seguros’ Vivieran donde vivieran,
podían ser alcanzados por los Santos Guerreros, quienes estaban dispuestos a
entregar sus vidas a cambio de terminar con el sentimiento de seguridad de sus
enemigos. Mustafá, Saíd, Sabawi y Mejdi ahora estaban el paraíso –si es que tal
lugar existía–. A veces pensaba que era una historia que se cuenta para impre­
sionar a los niños, o a los simples que realmente creían lo que decían los ima­
nes. Había que escoger con cuidado a los predicadores, pues no todos los imanes
veían al Islam como lo veía Mohammed. Pero no pretendían gobernarlo todo. El
sí, o al menos una parte, mientras ésta incluyera los lugares santos. 
No podía hablar abiertamente de estas cosas. Algunos jerarcas de la orga­
nización realmente creían, realmente estaban enrolados en el bando más con­
servador “reaccionario” de la Fe, más aún que el de los wahabitas de Arabia
Saudita. A sus ojos, éstos no eran más que los corruptos ricos de ese abomina­
blemente corrupto país, gente que se llenaba la boca de palabras mientras dis­
frutaba de sus vicios en su propio país y en el exterior, gastando su dinero, y era
fácil gastar dinero. Al fin y al cabo, uno no se lo llevaba al otro mundo. En el pa­
raíso, sí realmente existía, no se necesitaba dinero, y si no existía, tampoco él
necesitaba dinero. Lo que él quería, lo que esperaba –mejor dijo lo que sabía que
obtendría en vida– era poder, la posibilidad de dirigir a las personas, de hacer
que otros hicieran su voluntad. Para él, la religión era la matriz que había dado
forma al mundo que él controlaría. Es cierto que ocasionalmente rezaba, tanto

— 229 —
como para no olvidar cómo se hacía, especialmente cuando se reunía con sus
“superiores”. Pero como jefe de operaciones, era él y no ellos quien determinaba
el camino que seguía la organización para sortear los obstáculos que los idóla­
tras occidentales interponían en su camino. y al elegir el camino, elegía también
la naturaleza de su estrategia, que se originaba en creencias religiosas, fácil­
mente guiadas por el mundo político en que operaba. Al fin de cuentas, era el
enemigo quien fijaba la estrategia, pues era su estrategia la que uno buscaba
contrarrestar. 
De modo que ahora los estadounidenses conocerían el miedo como nunca
antes. Lo que estaba en peligro no eran sus recursos políticos ni financieros.
Eran sus vidas. Desde el principio, la operación había sido pensada para matar
mujeres y niños, las partes más preciosas y vulnerables de cualquier sociedad. 
Y destapó otra botellita de coñac. 
Más tarde, encendería su laptop para recibir los informes de sus subordi­
nados sobre el terreno. Le tendría que decir a uno de sus subordinados que pu­
siera más dinero en su cuenta de Liechtenstein. No sería bueno dejar que esa
cuenta se agotase. Luego, las cuentas de Visa serían eliminadas y se desvanece­
rían para siempre en el mundo etérico. De otro modo, la policía podría seguirle
el rastro, ponerle un nombre y hasta una imagen. Eso no debía ocurrir. Perma­
necería en Viena unos meses más, luego regresaría a casa por una semana para
encontrarse con sus superiores y planear operaciones futuras. Con semejante
éxito a su cuenta, lo escucharían con más atención. Su alianza con los colombia­
nos había valido la pena, a pesar de las dudas de los otros, y ahora estaba en la
cresta de la ola. Unos pocas noches de celebración más y estaría pronto para re­
gresar a la considerablemente menos agitada vida nocturna de su patria, que
consistía sobre todo en café o té, y hablar, hablar mucho. No actuar. Sólo a tra­
vés de la acción llegaría a los objetivos que se había fijado... para sus jefes... y
para él mismo. </