Está en la página 1de 37

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES


ESCUELA PROFESIONAL DE SOCIOLOGIA

MONOGRAFIA

COMPRENSION E INTERPRETACION EN CIENCIAS


SOCIALES: WINCH PETER, EL LENGUAJE DE LA ACCION

COMPONENTE CURRICULAR:
PRACTICAS DE INVESTIGACION SOCIAL II

DOCENTE: Dr. JESUS E. TUMI QUISPE

PRESENTADO POR:
 SIGUAYRO SIHUAYRO, Juan Carlos COORDINADOR
 CANDIA ARCAYA, Eugenia SUB COORDIANDOR
 HUAYAPA HANCCO, Wendy Milagros
 MARTINEZ QUISPE, Jeison
 MESTAS PARILLO, Alan Manuel
 APAZA QUISPE, Beatriz
SEMESTRE: Noveno GRUPO: Único

PUNO – PERU

2019
ÍNDICE

INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................. 3
I. PERFIL BIOGRAFICO ........................................................................................................... 4
1.1. Horizonte Temporal .................................................................................................. 4
1.2. Especialidad: trayectoria profesional. ....................................................................... 4
II. CORRIENTE EPISTEMOLÓGICA DE PERTENENCIA.............................................................. 4
2.1 Rasgos básicos de la fenomenología de Winch Peter ............................................... 4
2.1.1 La fenomenología .............................................................................................. 4
2.1.2 Características de la fenomenología ................................................................. 4
2.2 Otros representantes ................................................................................................ 5
2.2.1 Edmundo Husserl .............................................................................................. 5
2.2.2 Martin Heiddeger .............................................................................................. 5
2.2.3 Max Scheler ....................................................................................................... 6
2.2.4 Jean Paul Sartre ................................................................................................. 6
III. PRODUCCION CIENTIFICA INTELECTUAL DE WICH PETER ............................................. 7
3.1 Obras principales ....................................................................................................... 7
3.2 Resumen .................................................................................................................... 7
3.2.1 CIENCIA SOCIALY FILOSOFÍA.............................................................................. 7
3.2.2 COMPRENDIENDO UNA SOCIEDAD PRIMITIVA ............................................... 21
IV. CONCEPCION SOBRE LA COMPRENSION E INTERPRETACION CIENTIFICA .................. 26
4.1 Perspectiva Teórica ................................................................................................. 26
4.2 Marco Conceptual ................................................................................................... 27
4.3 Marco metodológico ............................................................................................... 27
V. RESEÑA, RESUMEN Y COMENTARIOS ............................................................................. 28
5.1 Reseña ..................................................................................................................... 28
5.2 Resumen y Comentarios ......................................................................................... 33
VI. CONCLUSIONES ........................................................................................................... 35
BIBLIOGRAFÍA .............................................................................................................................. 37
INTRODUCCIÓN

El presente trabajo monográfico tiene como objetivo dar a conocer la


comprensión e interpretación científica en ciencias sociales del representante
Peter Winch, cuya perspectiva teórica es “el lenguaje de la acción” lo cual se
realizara de carácter teórico, conceptual y metodológico.

El método para elaborar la monografía se realizó mediante la recolección de


información y la revisión bibliográfica del libro: “Ciencia Social y Filosofía”, el
ensayo “Comprendiendo una Sociedad Primitiva”, y como también artículos y
las páginas webs relacionados con el tema.

Como primer punto se dará a conocer el perfil biográfico de Peter Winch, el


segundo punto sobre la corriente epistemológica de pertenencia, referida a la
corriente que representa el autor, el tercer punto daremos a conocer su producción
científica como son sus principales obras, el cuarto punto se tratará la concepción
sobre la comprensión e interpretación científica en la cual se desarrollara su
perspectiva teórica que es el lenguaje de la acción y finalmente se dará a conocer
reseñas y resúmenes de otros autores.
I. PERFIL BIOGRAFICO
Horizonte Temporal
Peter Winch, nació el 14 de enero de 1926, Londres –murió el 27 de abril de 1997,
Champaign, Illinois. Asistió a la Escuela secundaria del condado de Leyton para
Muchachos. (Anonimo, 2000)

Especialidad: trayectoria profesional.


 Filósofo británico conocido por sus contribuciones a la filosofía de ciencias
sociales
 Fue profesor de filosofía en la Universidad de Swansea desde 1951 hasta 1964.
 Fue influenciado por sus colegas Rush Rhees y Roy Holland , ambos expertos
en la filosofía de Ludwig Wittgenstein .
 En 1964, se trasladó a BirkbeckCollege , Universidad de Londres , antes de
convertirse en profesor de filosofía en King'sCollege London en 1967. Durante
este período, se desempeñó como presidente de la Sociedad Aristotélica , de
1980 a 1981.
 Servido en la Marina Británica 1944–47.
 Graduado en universidad de Oxford en Filosofía, Política y Economía 1949.
 Conferenciante de 1951 en filosofía en universidad Swansea.
 1964 Movido a Colegio Birkbeck, Universidad de Londres.
 Profesor de 1967 de Filosofía en el Colegio del Rey Londres.
 1984 Movido a los EE. UU para hacerse Profesor en la universidad de Illinois
en Urbana-Champaign. (Anonimo, 2000)

II. CORRIENTE EPISTEMOLÓGICA DE PERTENENCIA

2.1 Rasgos básicos de la fenomenología de Winch Peter

2.1.1 La fenomenología
Es una corriente idealista subjetiva dentro de la filosofía que se propone el estudio
y la descripción de los fenómenos de la conciencia o, dicho de otro modo, de las
cosas tal y como se manifiestan y se muestran en esta. Asienta que el mundo es
aquello que se percibe a través de la conciencia del individuo, y se propone
interpretarlo según sus experiencias.

2.1.2 Características de la fenomenología


 Estudia casos concretos
 Ve "al propio sujeto del conocimiento no como un ser real... sino como
conciencia pura trascendental" (Rosental, 1980)
 Sus enunciados son válidos en un tiempo y en espacio específico
 Es un método cualitativo

2.2 Otros representantes

2.2.1 Edmundo Husserl


Husserl es el fundador de la fenomenología trascendental, que es ante todo un
proyecto de renovar a la filosofía para hacer de ella una ciencia estricta y una
empresa colectiva. Como forma de entender la filosofía, la fenomenología asume
la tarea de describir el sentido que el mundo tiene para nosotros antes de todo
filosofar.

Propone que a través de la reflexión, se puede descubrir aquello invariable que


está presente en las vivencias del ser humano (esencias).

En lo que se refiere al método, se vale de la reducción eidética, la reducción


trascendental y el análisis intencional para explicitar el sentido del mundo en tanto
que mundo (o del ser en tanto que ser) y de las cosas en él, así como para exponer
las leyes esenciales inherentes a nuestra consciencia del mismo.

En la fenomenología trascendental se deshace la oposición entre empirismo y


racionalismo, pues en la medida en que llama a dirimir todas las cuestiones sobre
la verdad última de las cosas en las experiencias evidentes que tenemos de ellas,
puede considerarse una forma radical de empirismo; sin embargo, en la medida
en que asume que el orden racional del mundo nace en la experiencia intencional,
puede considerarse también una forma de racionalismo. (Arrieta, 2015)

2.2.2 Martin Heiddeger


Define el concepto de fenomenología1 en Ser y Tiempo como: lo que se muestra,
sacar a la luz, hacer que algo se visible en sí mismo, poner a la luz. Ahora bien lo
que se puede mostrar, en sí mismo, por sí mismo, de diferentes maneras, según
cual sea el modo de acceso a ello.

Permitir ver lo que se muestra, tal como se muestra por sí mismo, efectivamente
por sí mismo. «La ontología sólo es posible como fenomenología. El concepto
fenomenológico de fenómeno entiende por ‘lo que se muestra’ el ser de los entes,
su sentido, sus modificaciones y derivados».

El método fenomenológico para Heidegger puede dividirse en tres partes:


destrucción, reducción y construcción fenomenológica. En la destrucción
fenomenológica, se deben hacer consientes los prejuicios y posturas frente al
mundo. (Arrieta, 2015)

2.2.3 Max Scheler


Scheler utilizó la fenomenología para estudiar los fenómenos emocionales y sus
respectivas intencionalidades (los valores) y a partir de ellos elaboró una muy
sólida y original fundamentación personalista de la ética: la realización de los
valores se concretiza en modelos humanos que invitan a su seguimiento. Dichos
modelos serían el héroe para los valores vitales, el genio para los valores
espirituales y el santo para los valores religiosos. (Arrieta, 2015)

2.2.4 Jean Paul Sartre


El existencialismo propuesto por Sartre es una mirada fenomenológica del ser
desde las diferentes perspectivas posibles, en que pueda ser abarcado por la
conciencia. En efecto, en todas las cosas que nos rodean: la silla, la mesa, el árbol,
el hombre, el mar, la soledad, la angustia, la muerte, el cadáver, el niño, la niña,
la lluvia, la guerra, la sociedad, siempre existe un elemento común, por muy
distinta que sea la naturaleza del objeto en cuanto fenómeno que aparece frente a
una conciencia.

Desde una perspectiva fenomenológica; parte de una opción epistémica y


ontológica. Se cuestiona la realidad objetiva y externa a la conciencia, y se
cuestiona la naturaleza ontológica del sujeto, en cuanto conciencia que da sentido
humano al objeto externo.

En definitiva, el análisis fenomenológico de Sartre libera el campo trascendental


de toda estructura ecológica. La conciencia, sin Yo, en un sentido no es nada, ya
que todos los objetos, valores y verdades caen fuera del campo trascendental. Pero
esta nada es todo, ya que es conciencia de todos esos objetos. El ego no es
propietario de la conciencia, es objeto suyo. (Arrieta, 2015)
III. PRODUCCION CIENTIFICA INTELECTUAL DE WICH PETER

3.1 Obras principales


 Ciencia social y filosofía 1958
 Entendiendo una Sociedad Primitiva, 1964.
 Ética Y Acción, Londres 1972
 Estudios en la Filosofía de Wittgenstein (editor), 1969
 Cultura y Valor, Ludwig Wittgenstein, Traducido por Peter Winch, Oxford
1980
 Dejar de existir 1983
 SimoneWeil, el Equilibrio Justo, Cambridge 1989
 Tratando de Tener sentido, Oxford 1987.
 Tratar de entender 1992.
 Una guía de alfombras orientales 1991.
 SimoneWeil “el balance correcto” 1995

3.2 Resumen

3.2.1 CIENCIA SOCIALY FILOSOFÍA


I. FUNDAMENTOS FILOSÓFICOS
1.1. Propósitos y estrategias
En esta se examina críticamente la idea de la relación entre los estudios sociales,
la filosofía y las ciencias naturales. Como dijo concepción implica dos términos,
una parte de este libro que está dedicada a analizar las cuestiones cuya conexión
se da con la naturaleza de los estudios sociales que no es evidente a primera vista.
(Winch, 1958)
Lo cual consistirá en una guerra de dos frentes: primero, una crítica de algunas
ideas contemporáneas prevalecientes en torno de la naturaleza de la filosofía;
segundo, una crítica de ciertas ideas actuales dominantes acerca de la naturaleza
de los estudios sociales. El principal propósito es demostrar que los dos frentes en
apariencia diferentes en los actuales se sostiene la guerra no son en absoluto
distintos; que aclarar la naturaleza de la filosofía y la de los estudios sociales es
equivalente, pues todo estudio de la sociedad digno de mérito debe poseer carácter
filosófico, y toda filosofía que valga la pena, ocuparse de la índole de la sociedad
humana. (Winch, 1958)
1.2. La Concepción Subordinada de la Filosofía

La filosofía a de distinguirse de otras artes o ciencias más por sus métodos que
por su tema. Es obvio que esta se deriva de la concepción subordinaría, ya que
según esta la filosofía no puede contribuir, por si misma, a ningún entendimiento
positivo del mundo que cumple el papel puramente negativo de eliminar los
obstáculos que se interponen al no progreso de nuestro entendimiento. La fuerza
motriz de ese progreso debe buscarse en métodos diferentes por completo de todo
lo que se encuentra en la filosofía. (Winch, 1958)

Los científicos son los que adquieran auténticos y nuevos conocimientos a través
de métodos experimentales y de la observación. El lenguaje es una herramienta
indispensable para este proceso; puede tener defectos, pero los que le resultan
peculiares son las contradicciones lógicas que a menudo se consideran análogas a
las fallas mecánicas de las herramientas materiales. Por ejemplo, El mecánico de
un taller se ocupa de eliminar cosas tales como obstrucciones de los carburadores;
el filósofo en este caso elimina contradicciones en el campo discursivo. (Winch,
1958)

1.3. Filosofía y ciencia

Los nuevos descubrimientos acerca de cuestiones reales solo pueden establecerse


mediante método experimentales ningún proceso de pensamiento exclusivamente
a priori es suficiente para tal tarea. Pero si es la ciencia la que usa métodos
experimentales y la filosofía exclusivamente a priori se infiere en la investigación
de la realidad debe dejarse en manos de la ciencia. (Winch, 1958)

El argumento que fundamenta este fundamento es falaz por cuanto contiene un


término no distribuido, la investigación de la naturaleza de la realidad es una frase
ambigua. (Winch, 1958)

Hume se ajusta perfectamente a lo que esa frase da de entender cuando de la aplica


a la investigación científica construye en cambio cuando se la aplica a la filosofía
la diferencia lo científico y lo filosófico debería expresar se la causa y los efectos
de las cosas y procesos reales, al filósofo le interesa la naturaleza de la realidad.
(Winch, 1958)
1.4. El interés de filosofo por el lenguaje

Los problemas filosóficos versan en buena medida acerca del uso correcto de
ciertas expresiones lingüísticas, la elucidación de un concepto implica también en
una buena medida la aclaración de confusiones lingüísticas. (Winch, 1958)

Poe lo tanto la pregunta acerca de la inteligibilidad de la realidad esta inseparable


ligada a otra cosa como se conecta el lenguaje con la realidad, el interés del
filósofo preside menos en la solución de confusiones acerca de la naturaleza de la
lengua en general.

1.5. Investigaciones conceptuales y empíricas

Las empresitas, como weldon subestiman sistemáticamente el enlace de los que


puede decirse a priori.

Hume analiza el enlace a la naturaleza de nuestro conocimiento acerca de lo que


ocurrirá en el futuro y sostiene nada, en ese futuro no puede ser garantizado por
el conocimiento.

El problema de lo que se construye la conducta social exige la elucidación del


concepto de la conducta social, aquí se trata de escudriñar la implicación de los
conceptos que usaremos.

1.6. El Pape Fundamental De La Epistemología

A pesar de las innumerables metodologías disponibles para desarrollar diferentes


clases de estudios sociales, ninguna de ellas parece responder satisfactoriamente
al enorme desafío que se le presenta al investigador cuando trabaja en el campo
de las ciencias humanas; desafío que es abordado por Winch a partir del papel que
juega la filosofía en estos contextos y del vínculo que ambas disciplinas mantienen
con el lenguaje. Vale la pena mencionar que las ideas del autor no pretenden servir
de respuesta metodológica a la compleja configuración epistemológica presente
en las ciencias sociales, creemos más bien que su intención tiene que ver con una
invitación a reflexionar sobre la naturaleza de dicho desafío.

El trabajo de Winch ha sido objeto de críticas por parte de gran cantidad de


científicos sociales y ha sido elogiado por una minoría, por su sensibilidad
hermenéutica. Buena parte de las críticas formuladas contra el libro fueron
esclarecidas en el prefacio que realizara el autor a la segunda edición del libro y,
otra parte de ellas consideramos que vienen fundamentadas, en la mayoría de los
casos, por la falta de importancia que se le suele otorgar a la filosofía dentro de
las ciencias sociales. Resaltaremos la última suposición porque es un punto que
desarrolla Winch al principio de su obra y que es fundamental para comprender
su tesis central.

En este sentido, y aun cuando el autor desarrolla varias líneas argumentativas que
facilitan la comprensión de sus ideas, nos concentraremos en dos aspectos
centrales de su trabajo que serán clasificados como: el desprestigiado papel de la
filosofía y el papel del lenguaje.

1.7. La Epistemología y la Comprensión de la Sociedad

Generalmente es posible apreciar que en el campo de las ciencias sociales la


filosofía no goza de suficiente fama como para considerar la enorme relevancia
que ésta tiene para ellas. Para muchos, los avatares filosóficos resultan poco
prácticos y hasta inútiles en el avance del conocimiento de éstas disciplinas las
cuales, por su interés inmediato con los hechos reales de la vida del hombre, ven
los problemas filosóficos cubiertos de un grueso manto etéreo, percibiéndolos tan
alejados de los cánones de certidumbre establecidos que terminan por
considerarlos, incluso, como un estorbo para las mismas finalidades que persigue.
No es difícil apreciar que las ciencias sociales reflejan un continuo afán por emular
los métodos cognitivos de las ciencias naturales como único camino posible de
certeza y prestigio intelectual.

Desde la primera vez que se habló de sociología en el siglo XIX ya se le vinculaba


con una visión positivista del conocimiento, en efecto, no fue sino Auguste Comte
(2002) quien dejara establecido esta línea de pensamiento que de alguna manera
seguiría siendo desarrollada por pensadores de la talla de Emile Durkheim, Karl
Marx, Max Weber y Vilfredo Pareto, entre otros. Se puede decir que desde sus
inicios las ciencias sociales han seguido los pasos de las ciencias naturales. Tal
como el mismo Comte señaló: “Ahora que el espíritu humano ha fundado la física
celeste, la física terrestre mecánica o química, la física orgánica, vegetal o animal,
fáltale completar el sistema de las ciencias de la observación fundando la física
social”.
Esto quiere decir que la observación y la experiencia como guías de las ciencias
naturales son, en consecuencia, también las guías que deben sostener a la
investigación social dentro de un contexto donde prevalezca cierta precisión y
certeza en los hallazgos de conocimiento

En este sentido, la filosofía tiene una funcionalidad parasitaria sobre otras


disciplinas, sin ningún objetivo que le sea propio. El avance del conocimiento,

“Toda idea es pensada y todo cuadro es pintado desde ciertas suposiciones o


convenciones tan básicas, tan de clavo pasado para el que pensó la idea o pintó el
cuadro, que ni siquiera repara en ellas y por lo mismo no las introduce en su idea
ni en su cuadro, no las hallamos puestas sino precisamente supuestas y como
dejadas a la espalda”.

Dicho esto, la pregunta que podría surgir de inmediato sería ¿es realmente
importante reparar en los supuestos? y a mí se me antoja que la respuesta a esta
pregunta es bastante obvia dado el enorme peso que ello representa en nuestra
tradición intelectual occidental. Justamente, la necesidad de las ciencias sociales
de emular los métodos de investigación de las ciencias naturales reside en el hecho
de poder otorgar un estatus de prestigio a los hallazgos de las primeras, en poder
conferirle un título honorífico a sus logros cognitivo

Recordemos que certeza y exactitud no son necesariamente atributos de la verdad,


ni deberían ser los únicos parámetros de orientación epistemológica.

De esta forma, la disciplina filosófica asume este reto desde la reflexión de la


epistemología y de la metafísica, de modo que si hemos de reparar en la necesidad
de dilucidar qué es conocimiento o qué significa “realidad y verdad”, no podemos
darle la espalda. Creemos que las ideas de Winch toman un peso muy importante
porque permiten iniciar un camino de reflexión filosófica hacia un “conocimiento”
menos ingenuo y menos dogmático en el terreno de las ciencias sociales.

1.8. Reglas: El Análisis De Wittgenstein


El seguir una regla es un concepto importante para empezar a adentrarse en las
discusiones sobre el lenguaje porque permite dilucidar la idea de cómo es posible
que los hombres logren entenderse entre sí. Por ejemplo, si digo una palabra
cualquiera como “taza”, ¿cómo se puede explicar que otra persona logre
comprender a qué cosa u objeto me estoy refiriendo?, una respuesta bastante obvia
sería que soy capaz de utilizar la palabra del mismo modo que la utilizan las demás
personas para referirse a un objeto particular que tiene ciertas características, lo
cual me permitirá utilizarla en el futuro para referirme al mismo objeto.

Este sería un ejemplo de una definición ostensiva y es lo que utiliza San Agustín
en sus Confesiones para explicar el lenguaje, tal como señala Wittgenstein al
inicio de sus Investigaciones Filosóficas. Sin embargo, es importante señalar que
el lenguaje no funciona de esta forma simplificada porque existen distintos tipos
de palabras y distintos tipos de uso que no pueden ser explicados de la manera en
que San Agustín habla del lenguaje.

Ahora bien, no desarrollaré esta idea para no desviarnos del concepto de seguir
una regla y para que veamos que todavía cabe preguntarse qué significa utilizar la
palabra del mismo modo en que la utilizan las demás personas o qué significa
utilizar la palabra del mismo modo en la que ha sido definida socialmente.

Utilizarla de la misma forma que en la definición supone la posibilidad de


determinar formas correctas de uso de formas incorrectas de uso, es decir, o se
utiliza la palabra de la misma manera que en la definición o se utiliza de modo
distinto. Pero definir con precisión qué significa utilizar la palabra de la misma
manera que en la definición no es ninguna tarea sencilla de explicar. (Winch,
1958)

1.9. Algunos Equivocos con Respecto a Wittgenstein

La razón de ello, señala Winch se debe a que “la particular interpretación que se
le puede asignar a las palabras ‘lo mismo’ depende del contexto en cual surja la
pregunta”. Existen palabras que se escriben igual, pero con diferentes significados
según la región geográfica en que se use, esto pudiera ser un muy básico ejemplo
de que el uso de las palabras y su significado dependen del contexto. El significado
de las palabras, incluyendo la palabra “lo mismo” depende del medio en el cual
fue desarrollada (y se desarrolla) y del medio en el cual se utiliza.
“Por supuesto, lo que nos confunde es la apariencia uniforme de las palabras
cuando las escuchamos o cuando las encontramos talladas o escritas. Pero su
aplicación no se nos presenta de manera tan clara. ¡Especialmente cuando estamos
haciendo filosofía!”.

Esto equivaldría a decir que las palabras tienen diferentes aplicaciones y que todas
ellas no responden a una sola regla general, ni vienen dadas de una forma clara.
Se trata de un aprendizaje que viene dado con la práctica y que recuerda de alguna
forma a Thomas S. Kuhn cuando se refiere a la formación de un científico dentro
de un determinado paradigma, donde las reglas no les vienen dadas de antemano,
sino que van siendo incorporadas por el científico como quien se inicia en un
oficio, es decir, por inmersión y práctica en una actividad.

Las reglas permiten que exista una base a partir del cual reconocernos y reconocer
nociones de realidad que orienten nuestro comportamiento. En consecuencia, los
conceptos de realidad y comunicación residen en el reconocimiento de las demás
personas, en un proceso que es en sí mismo una función social y del cual, por
cierto, podríamos señalar la imposibilidad de idear ningún tipo de regla personal
sin antes haber experimentado algún tipo de interrelación social o de haber
experimentado un uso de reglas.

Empero, la dificultad del problema reside en la determinación de estas reglas


porque no se nos presentan de manera explícita y, la dificultad de hacerlas visibles
es infinitas si hacemos alusión a la fábula de Lewis Carroll de Aquiles y la
Tortuga. Podríamos señalar a manera de comentario que la complejidad de
explicitar las reglas del uso del lenguaje, es comparado por Wittgenstein con la
dificultad de establecer las reglas de los juegos en general.

Tan sólo se ha querido señalar estas ideas de pasada para llegar al cierre del ensayo
y al argumento central de Winch: Una de las bases del conocimiento científico se
encuentra ubicada en el estudio de las regularidades y, a diferencia del científico
natural donde su trabajo depende de su relación con su objeto de estudio y de su
relación con los demás científicos, al científico social se le presentan otras
dificultades. Éste último no sólo maneja las reglas (no explicitadas) que le permite
realizar sus investigaciones dentro de una determinada tradición discursiva de las
ciencias sociales, sino que además debe estar en la capacidad de adentrarse en la
forma de vida que caracteriza las interrelaciones humanas que conforman su
objeto de estudio.

Este proceso no es tan sencillo como parece y la herramienta principal que se


requiere para ello, viene de la mano de la reflexión filosófica sobre el lenguaje y
de sus posibles implicaciones epistemológicas. (Winch, 1958)

II. LA NATURALEZA DE LA CONDUCTA SIGNIFICATIVA


2.1. Filosofía y Sociedad

La filosofía de la inteligencia humana y las nociones que se asocian a ella exige


que sean ubicadas en el contexto de las interrelaciones de los hombres en sociedad
ya que en los últimos años se ha producido una auténtica revolución en la filosofía
esa revolución tal vez resida en el énfasis puesto en ese hecho y en la profunda
elaboración de sus consecuencias, que encontramos en la obra de Wittgenstein en
donde la primera se ocupa de las condiciones generales que posibilitan hablar de
comprensión, y las segundas de las formas peculiares que adopta la comprensión
en clases particulares de contexto.

Como se sabe, siempre hubo algunas disensiones acerca del papel que debería
desempeñar la sociología como ciencia social sintetizando los estudios sociales
especiales como por ejemplo de las teorías económicas y políticas de la teoría
unificada de la sociedad en general, Sin embargo, cualquiera que sea el criterio
adoptado, al final apenas si es posible évitár la inclusión, en la sociología, de un
análisis acerca de la naturaleza de los fenómenos sociales en general, y es forzoso
que esto ocupe un lugar especial entre las diversas disciplinas dedicadas al estudio
de la sociedad. Porque todas estas disciplinas abordan de un modo u otro los
fenómenos sociales y exigen, por lo tanto, una clara comprensión de lo que implica
el concepto de fenómeno social.

Que se asocian a los problemas filosóficos, y diferían notablemente de los


problemas teóricos técnicos que se resuelven en el proceso normal de avance de
la investigación científica. El problema de determinar que el lenguaje que tiene
evidentemente es de importancia vital para la sociología, por cuanto a través de él
nos enfrentamos a la pregunta global acerca del modo característico que tienen los
seres humanos de interactuar en sociedad. (Winch, 1958)
2.2. Conducta Significativa

La conducta significativa consiste en seguir una regla lo que le hace


principalmente asignarse a un papel fundamental a la noción de la regla, por lo
tanto, toda conducta humana está regida por reglas, es decir en términos de Max
Weber nos interesa la conducta humana siempre en cuando que los sujetos se
enlacen en sentido subjetivo que posean significados o un carácter simbólico
también agrega que las nociones de las conductas significativas están íntimamente
ligado a las nociones del tipo de motivo y razón.

La categoría de la conducta significativa abarca también las acciones para las


cuales el sujeto no tiene ninguna razón o motivo es decir la conducta tradicional
simplemente como una especie de hábito mientras que en otros momentos la ve
como un tipo de acción social. (Winch, 1958)

2.3. Actividades y preceptos

La conducta significativa debe asignarse a un papel fundamental a la noción de la


regla, por lo tanto, toda conducta humana está regida por reglas, lo cual debemos
usar con cuidado la noción de regla. La diferencia entre dos tipos de personas no
reside en que uno sigue reglas y el otro no, sino en las diversas clases de reglas a
la que se adhiere, respectivamente cada uno. Por lo tanto, las personas pueden
tener estilos diferentes a otros.

Según M. Oakeshott hace un rechazo sobre el equívoco racionalista, donde la


conducta humana llega a este desde afuera a partir de funciones intelectuales que
operan de acuerdo a leyes propias y que son, en principio, totalmente
independientes de las formas particulares de actividad que pueden aplicarse. En
general, los fines buscados y los medios empleados en la vida humana, lejos de
generar formas de actividad social, depende para su misma existencia de esas
formas. Oakeshott opina otra vez que una forma de actividad humana nunca puede
sintetizarse en un conjunto de preceptos explícitos. La actividad va más allá de los
preceptos. (Winch, 1958)

2.4. Reglas y hábitos


Los principios, los preceptos, las definiciones, las formulas, todos deben su
sentido al contexto de actividad social humana. Oakeshott plantea que existe la
posibilidad de describir adecuadamente la mayor parte de la conducta en términos
de la noción de hábito o costumbre y que ni la noción de regla ni de la reflexividad
son esenciales para esa tarea. Distingue dos formas de moralidad una la que es un
hábito de efecto y conducta y la aplicación reflexiva de un criterio moral. La
primera se refiere a que las situaciones se enfrentan no mediante nuestra
aplicación consciente a una regla de conducta, ni a través de un proceder
reconocido como expresión de un ideal moral, sino por una actuación concordante
con determinado habito de conducta. Lo cual estos hábitos no se aprenden por
medio de preceptos, sino por el hecho de vivir con gente que se comporta
habitualmente de una cierta manera. Oakeshott plantea que entre la conducta
habitual y la regida por reglas dependen de la aplicación consciente o inconsciente
de una regla. Por lo contrario, se plantea que la prueba de que un hombre este
aplicando o no una regla en sus acciones no reside en que podamos formular tal
regla, sino averiguar si tiene sentido distinguir entre un modo correcto y uno
erróneo de hacer las cosas con respecto a lo que esté haciendo. (Winch, 1958)

III. LOS ESTUDIOS SOCIALES COMO CIENCIA


3.1. La lógica de las ciencias morales de J. S. Mill
Mill, como muchos de los contemporáneos, juzgó que el estado de las “ciencias
morales” era una “mancha en el rostro de la ciencia”. El modo de eliminarla
consistía en generalizar los métodos utilizados por aquellas materias.
Para la mayor la de los propósitos prácticos, en las investigaciones sociales una
generalización aproximada equivale a una generalización exacta; aquello que sólo
es probable cuando se afirma de seres humanos individuales indiscriminadamente
seleccionados, se vuelve seguro cuando se afirma del carácter y conducta colectiva
de las masas.

La etología, o ciencia del desarrollo del carácter, puede basarse en nuestro


conocimiento de las leyes de la mente La misma comprende el estudio del
desarrollo mental humano, al que Mill concibe como el resultado del
funcionamiento de las leyes generales de la mente en las circunstancias propias de
seres humanos particulares. Por lo tanto, piensa que la etología es <<totalmente
deductiva>.

Las leyes de la formación del carácter son leyes derivadas, que resultan de las
leyes generales de la mente, y se deducen de esas leyes generales partiendo como
supuesto de un conjunto dado de circunstancias y considerando luego cuál será,
de acuerdo con las leyes de la mente, la influencia de tales circunstancias sobre la
formación del carácter.

El objetivo del científico social es explicar las leyes empíricas de la historia


demostrando cómo se deducen, primero, de las axiomita media de la teología y,
en última instancia, de las leyes generales de la psicología. (Winch, 1958)
3.2. Diferencias de grado y diferencias de clase
Tanto la fuerza retórica como la debilidad lógica de Mill giran en torno de la frase
“tan solo mucho más complicado”. Es cierto que, como reza la línea de
pensamiento, los seres humanos reaccionan ante su ambiente en forma diferente a
otras criaturas, pero la diferencia reside solo en la complejidad. Ahora bien,
aunque las reacciones humana sean más complejas que las de otros seres, no son
tan solo mucho más complejas, porque lo que desde un punto de vista constituye
un cambio en el grado de complejidad, desde otro punto de vista es una diferencia
de clase.

Acton dice que el punto en el que trazamos la línea es un punto que debemos
elegir, y no uno en el cual los hechos nos presionan en forma equivoca. Pero, si
bien puede darse una elección en los casos límite, no ocurre lo mismo en otros: no
me toca a mí o a algún otro decidir si yo, que escribo estas palabras, estoy vivo o
no.

Mientras que el hombre aprende a comprender, la regla el perro solo aprende a


reaccionar de un modo determinado. La diferencia entre estos conceptos se
desprende de la diferencia relativa a la complejidad de las reacciones, pero no
puede explicarse en términos de la misma. Ya se señaló, en el análisis precedente,
que el concepto de comprensión esta enraizado en un contexto social donde el
perro no participa como lo hace el hombre. (Winch, 1958)
3.3. Motivos y causas
Newcomb coincide con Mill al considerar que las explicaciones de las acciones
en términos de los motivos del sujeto son una especie de explicación causal, pero
difiere de aquel en tanto piensa que los motivos no son estados psicológicos, sino
fisiológicos.
Un motivo es “un estado del organismo en el que la energía corporal se moviliza
y se dirige selectivamente hacia una parte del ambiente”.

Nervcomb habla también de “impulsos”: “estados corporales sentidos como


desasosiego, los cuales originan tendencias a la actividad”. Evidentemente, aquí
está funcionando un modelo mecánico: es como si las acciones de un hombre
fueran semejantes a la conducta de un reloj, donde la energía contenida en el
resorte tenso se transmite vía el mecanismo, de modo tal que se produzca la
rotación regular de las agujas.

Una secuencia de conducta puede mostrar grados variables de fuerza, o intensidad,


en tanto su dirección permanece más o menos constante. El único modo de
explicar tales hechos consiste en suponer que hay un motivo que corresponde a un
estado real del organismo”.

Ejemplos que involucran impulsos obviamente fisiológicos, como el hambre, la


sed y el sexo, y garantiza que solo deberán tomarse en cuenta los aspectos
fisiológicos de esos impulsos, al recurrir, en especial, a experimentos con animales
(para cuya conducta el concepto de motivo no es, evidentemente, adecuado).

Tal evidencia sugiere que la motivación implica una movilización de energía


asignada, por así decirlo, al logro de una meta específica. Los datos
experimentales no ofrecen una "prueba" definitiva para esa teoría, pero son
compatibles con la misma y resulta difícil explicarlos de algún otro modo>.

Descubrir los motivos de una acción confusa es aumentar nuestra comprensión


esa acción; es lo que significa “comprensión” cuando se aplica a la conducta
humana. (Winch, 1958)
3.4. Motivos, disposiciones y razones
En contraste con el tipo de explicación propugnado por Mill, G. Rylé sostiene que
hablar de los motivos de una persona, no es hablar de ningún hecho en absoluto,
sea mental o físico, sino referirse a sus disposiciones generales para actuar en las
formas en cuestión.
Por un lado, parece que se corre el peligro de reducir las explicaciones, por medio
de los motivos, a esa clase de vacuÍdad temida por Newcomb. Asimismo, la
explicación de Ryle enfrenta dificultades cuando asignamos un motivo a un acto
que está en desacuerdo con la conducta previamente experimentada por el sujeto.
No es contradictorio decir que alguien que nunca había manifestado signos de
disposición celosa actúe, en una ocasión determinada, en forma celosa; sin duda,
la necesidad de una explicación a través de los motivos se hace particularmente
evidente cuando alguien actúa de manera inesperada. Pero en función de los
propósitos que persigo, resulta más importante señalar que, aunque la explicación
de Ryle difiere de la de Mill en muchos aspectos, no es lo bastante diferente. Un
enunciado disposiciones, del mismo modo que uno causal, se basa en
generalizaciones fundadas en lo observado.

El concepto de un motivo, ese concepto no se aprende, en primer lugar, como


parte de una técnica para hacer predicciones a diferencia del concepto de causa,
aprender lo que es un motivo corresponde a aprender los patrones que rigen la
vida en la sociedad en la que se vive. (Winch, 1958)

3.5. La investigación de regularidades


Las explicaciones de la conducta humana deben recurrir a generalizaciones
causales en torno de la reacción del individuo a su ambiente, sino a nuestro
conocimiento de las instituciones y modos de vida que otorgan significado a sus
actos. Pero que esto no lesiona los aspectos fundamentales de Ia tesis de Mill,
dado que la comprensión de las instituciones sociales es todavía una cuestión de
aprender generalizaciones empíricas que estén, lógicamente, en un piede igualdad
con las de la ciencia natural. Porque una institución es, después de todo, una cierta
clase de uniformidad, y una uniformidad solo puede aprehenderse en una
generalización. Examinaré ahora este argumento.
De modo que, para comprender las actividades en un investigador científico
individual, debemos tomar en cuenta dos conjuntos de relaciones: primero, su
relación con los fenómenos que investiga; segundo, su relación con sus colegas,
ambas son esenciales.
En el curso de su investigación, el científico aplica y desarrolla los conceptos
pertinentes a su campo laboral de estudio. (Winch, 1958)
3.6. La comprensión de las instituciones sociales
De acuerdo con el criterio de Mill, para comprender una institución social es
preciso observar regularidades en la conducta de sus participantes, y expresar
dichas regularidades en forma de generalizaciones. Ahora bien, si se puede
considerar que la posición del investigador sociológico (en sentido amplio) es
comparable, en sus principales delineamientos lógicos, con la del científico
natural, enton1 ces debe cumplirse lo siguiente.

Pero si los juicios de identidad y por lo tanto, las generalizaciones- del sociólogo
de la religión se apoyan en criterios extraídos de esta, entonces su relación con los
ejecutores de la actividad religiosa no puede ser tan solo la de observador a
observados; por el contrario, debe ser análoga a la participación del científico
natural con sus colaboradores en las actividades de investigación científica. Si lo
expresamos en forma más general, aun cuando sea legítimo decir que la
comprensión de un modo de actividad social consiste en un conocimiento de
regularidades, la naturaleza de este conocimiento debe ser muy diferente de la
naturaleza del conocimiento de regularidades físicas.

Asimismo, un psicoanalista puede explicar la conducta neurótica de un paciente


en términos de factores desconocidos para este y de conceptos que le resultarían
ininteligibles. Supongamos que la explicación del psicoanalista se refiera a
acontecimientos ocurridos durante la primera infancia del paciente. En tal caso, la
descripción de aquellos acontecimientos presupondrá una comprensión de los
conceptos en términos de los cuales, por ejemplo, se lleva a cabo la vida familiar
en nuestra sociedad, y esto porque ellos forman parte, aunque sea muy
rudimentariamente, de las relaciones entre el niño y su familia. (Winch, 1958)

3.7. La predicción en los estudios sociales


Cuando analicé a Oakeshott en el capítulo anterior, señalé que era importante el
hecho de que la conducta voluntaria fuera una conducta en la cual existe una
alternativa. Dado que comprender algo implica la comprensión de su opuesto,
alguien que desempeña X, comprendiéndolo, debe ser capaz de representarse la
posibilidad de no hacer X. Esto no es un enunciado empírico, sino una observación
respecto de lo que entraña el concepto de hacer algo con comprensión.
Lo que sigue puede aclararnos esto un poco más. Para comprender la naturaleza
de la decisión que confronta N, O debe tener conciencia de las reglas que
proporcionan los criterios que, a su vez, especifican para N los rasgos relevantes
de su situación. Si se conoce la regla seguida por alguien, se puede, en muchos
casos, predecir lo que ese alguien hará en determinadas circunstancias.
Como señalé antes, Mill consideraba las tendencias históricas análogas a las leyes
científicas y Popper quería modificar esa concepción advirtiendo que el enunciado
de una tendencia, a diferencia de una verdadera ley, implica una referencia a un
conjunto de condiciones iniciales específicas.

El desarrollo de una tradición histórica puede incluir deliberaciones,


argumentaciones, examen de interpretaciones opuestas, todo esto seguido, tal vez,
por la adopción de algún acuerdo de transacción o el surgimiento de escuelas
rivales, en la acción recíproca cumplí tentada por la ortodoxia y la herejía en el
desarrollo de la religión, o cómo se revolucionó el fútbol cuando un jugador de
rugby recogió la pelota y corrió. Sin duda, no hubiera sido posible predecir esa
revolución a partir del conocimiento del estado anterior del juego; al menos, no
más de lo que hubiera sido posible predecir la filosofía de Humé a partir de las
filosofías de sus predecesores. (Winch, 1958)

3.2.2 COMPRENDIENDO UNA SOCIEDAD PRIMITIVA

I. La Realidad de la Magia

En su obra” Para comprender a una sociedad primitiva”, Peter Winch afirma que
cada comunidad humana posee sus propias concepciones, valores y reglas del
juego. Realiza una comparación entre la cultura europea y la de los azande
africanos, a los que identifica con pueblos primitivos. Muchos otros pueblos
primitivos, los azande africanos tienen creencias que nosotros de ninguna manera
podemos compartir Winch y señala que la tarea del antropólogo que estudia estos
pueblos para hacer inteligibles estas creencias y prácticas consiste en presentar
una explicación que satisfaga el criterio de racionalidad demandado por la cultura
a la que él y sus lectores pertenecen; cultura cuya concepción de racionalidad está
afectada por logros y métodos de las ciencias y que asume las creencias en la
magia o la práctica de consultar oráculos, propia de los azande, como irracional

Como muchos otros pueblos primitivos, los azande africanos tienen creencias que
nosotros de ninguna manera podemos compartir, y prácticas que nos son
particularmente difíciles de entender. Creen que algunos de sus semejantes son
brujos, y que ejercen una oscura influencia maligna en las vidas de sus
compañeros. Participan en ritos para contrarrestar la brujería, consultan oráculos
y usan medicinas mágicas para protegerse ellos mismos del perjuicio, la cual es
una tarea del antropólogo que estudia estos pueblos para hacer inteligibles tales
creencias y prácticas.

Los métodos científicos de investigación han mostrado de manera concluyente


que no hay relaciones de causa y efecto implícitas en estas creencias y prácticas.
Todo lo que podemos hacer, entonces, es mostrar cómo un sistema de creencias
erróneas y de prácticas ineficaces puede mantenerse a sí mismo frente a objeciones
al parecer tan obvias. Esta actitud se basa en una posición filosófica hábilmente
desarrollada en una serie de documentos publicados en los años treinta en la
Universidad de Egipto. En oposición a Lévy-Bruhl, Evans- Pritchard reprueba
aquí la idea de que la comprensión científica de causas y efectos que nos lleva a
rechazar ideas mágicas sea evidencia de cualquier inteligencia superior de nuestra
parte. Nuestro acercamiento científico, señala, es una función de nuestra cultura,
así como el acercamiento mágico de los "salvajes" es una función de la suya.

El hecho de que se atribuya a la lluvia sólo a causas meteorológicas, mientras los


salvajes creen que dioses o fantasmas o la magia pueden influirla, no es ninguna
evidencia de que nuestros cerebros funcionen de manera diferente a los suyos. No
muestra que nosotros "pensemos más lógicamente" que los salvajes, al menos no
si esta expresión sugiere alguna clase de superioridad física hereditaria, no es
ninguna señal de inteligencia superior de mi parte el que yo atribuya la lluvia a
causas físicas.
La cultura europea y la de los azande africanos ambos, piensan en patrones de
pensamiento estipulados por las sociedades en las que viven. Sería absurdo decir
que el salvaje piensa mística- mente y que los europeos piensan científicamente
acerca de la lluvia. Ambos casos entrañan procesos mentales parecidos y, además,
el contenido del pensamiento se deriva de forma similar. Pero se puede decir que
el contenido social sobre la idea de la lluvia es científico, que concuerda con
hechos objetivos, mientras que el contenido social.

A pesar de las diferencias de énfasis y de fraseología, Evans-Pritchard, en efecto,


entra por este medio en el mismo campo metafísico que Pareto: para ambos la
concepción de "realidad" debe ser vista como inteligible y aplicable fuera del
contexto del razonamiento científico mismo, ya que bajo tal enfoque sólo las
nociones científicas tienen un correlato.

La realidad no es lo que le da sentido al lenguaje. Lo real y lo irreal se manifiestan


en el sentido del lenguaje. Además, tanto la distinción entre lo real y lo irreal como
el concepto de concordancia con la realidad pertenecen a nuestro lenguaje. No
diré que sean conceptos del lenguaje como otros, pues queda claro que ahí ocupan
una posición dominante y en cierto sentido limitante.Se puede imaginar un
lenguaje sin concepto de humedad, digamos, pero difícilmente uno en el que no
hubiera forma de distinguir lo real de lo irreal. Sin embargo no se podría
diferenciar lo real de lo irreal sin entender la manera cómo opera esta distinción
en el lenguaje. Si deseamos entonces entender el significado de estos conceptos,
debemos examinar el uso que de hecho tienen en el lenguaje. Evans-Pritchard, en
cambio, propone una concepción de realidad no determinada por su verdadero uso
en el lenguaje. Quiere algo frente a lo cual ese uso pueda evaluarse en sí mismo.
Pero no es posible ni en el caso del discurso científico ni en cualquier otro.

La diferencia no estriba únicamente en el grado de familiaridad, aunque, tal vez,


incluso esto tiene más importancia de lo que podría parecer inicialmente. Los
conceptos de brujería y de magia en esta cultura, por lo menos desde el
advenimiento del cristianismo, han sido parasitarios, y una desviación de otros
conceptos ortodoxos, tanto religiosos como, cada vez más, científicos.

La relación con la magia de los azande es muy diferente. Si se desea entenderla se


debe buscar un punto de apoyo externo. Y aunque pueda haber espacio para el uso
de expresiones tan críticas como "superstición" e "irracionalidad", queda por
definirse la clase de racionalidad con la que podrían usarse tales términos para
señalar un contraste.

Los azande contemplan la acción del oráculo del veneno tal como los Europeos
pero sus observaciones siempre están subordinadas e incorporadas a sus creencias
y hechas para explicarlas y justificarlas. Dejemos que el lector considere cualquier
argumento que destruiría totalmente todas las afirmaciones azande del poder del
oráculo Los europeos contemplan la acción del oráculo del veneno tal como los
azande, pero sus observaciones siempre están subordinadas e incorporadas a sus
creencias y hechas para explicadas y justificarlas. Dejemos que un azande
considere cualquier argumento que refutaría totalmente todo el escepticismo
europeo acerca del poder del oráculo. Si fuera traducido a los modos europeos de
pensamiento, serviría para confirmar su estructura global de creencias.

Las formas en que la racionalidad se expresa a sí misma en la cultura de las


sociedades humanas no pueden ser colegidas simplemente en términos de la
coherencia lógica de las reglas, según las cuales las actividades se llevan a cabo
en esa sociedad. Como hemos visto, llega un punto en el que ni siquiera estamos
en posición de determinar qué es coherente en este contexto de reglas, sin que
surjan preguntas en relación con el sentido de seguir esas reglas en la sociedad.

II. Nuestros estándares y los de ellos


Como hacer inteligible, en nuestros términos, instituciones que pertenecen a una
cultura primitiva, cuyos estándares de racionalidad e inteligibilidad están en
apariencia bastante reñidos con los nuestros (Universidad, Autonoma
metropolitana, 1991)

La mejor manera de empezar a considerar la posición de MacIntyre es en indicar


la importancia de las posibilidades de la descripción para el concepto de la acción
humana. Una acción de un agente se identifica fundamentalmente como lo que es
por la descripción en la cual se considera que entra en la descripción que es
socialmente reconocible como la descripción de una acción lo cual los cambios en
la acción humana están, entonces, íntimamente ligados al hilo del racionalismo
crítico en la historia de la humanidad. (Universidad, Autonoma metropolitana,
1991)

Para la Universidad Autónoma Metropolitana el punto de vista, está en determina


el futuro desarrollo de reglas y principios ya implícitos en las formas de actuar y
de hablar previas. Es a través de esto que entendemos su estructura y significado,
sus relaciones mutuas y el sentido de nuevas formas de hablar y de actuar que
puedan introducirse. (Universidad, Autonoma metropolitana, 1991)

El pensamiento de MacIntyre aquí y en lo que sigue inmediatamente parece ser


éste la explicación de por qué, en una sociedad S, ciertas acciones se consideran
racionales, tiene que ser para nosotros una explicación, y por ello tiene que estar
en términos de conceptos inteligibles para nosotros.

Entonces para la Universidad Autónoma Metropolitana decimos que esos criterios


son de hecho racionales, tendríamos que estar usando la palabra "racional" desde
nuestra perspectiva. Ya que esta explicación requeriría que previamente
hubiéramos llevado a cabo una investigación independiente de la racionalidad
real, o en su defecto, de esos criterios; y sólo podríamos hacerlo en términos de
un concepto de racionalidad tal como la entendemos nosotros. (Universidad,
Autonoma metropolitana, 1991) (Universidad, Autonoma metropolitana, 1991)

Critica a MacIntyre. Coinciden en

En las acciones humanas, las descripciones no se dan aisladamente sino como


constituyentes de creencias y especulaciones. Se pueden generar cambios, y estos
están relacionados con la crítica racional. No podemos explicar la conducta social,
independientemente de nuestras propias formas de racionalidad. Cuál fue el
criterio del agente, porque uso de ese criterio y no otro, y porque aparece como
raciona

Crítica

La nueva descripción debe ser inteligible que no puede decidirse sobre una base
limitada de descripciones; ya que lo que puede ser dicho inteligiblemente no es
equivalente a lo que se ha dicho inteligiblemente, porque si no sería posible decir
nada nuevo. (Mutatis Mutandis cambiando lo que se deba cambiar). Existen reglas
y principios ya explícitos. No debemos prestar atención a los miembros sino a la
gramática que expresan así podremos entender la estructura y el sentido de modos
de hablar y de actuar.

Racionalidad

Es un uso establecido en el lenguaje. Es un concepto necesario para cualquier


lenguaje: decir que una sociedad tiene lenguaje, es decir también que tiene un
concepto de racionalidad. MacIntyre cuando un concepto tiene un determinado
significado en una sociedad X, tomamos por qué como racional. Pero tenemos que
usar racional en nuestro sentido. Si tenemos algo en común a ellos, es que tenemos
el mismo concepto. Winch no podemos calificar un concepto como no racional
solo porque difiere con nuestro concepto de racionalidad. Nosotros partimos de
que los estándares de las sociedades no siempre coinciden. Sino que existen
distintas racionalidades. (Universidad, Autonoma metropolitana, 1991)

IV. CONCEPCION SOBRE LA COMPRENSION E INTERPRETACION


CIENTIFICA

4.1 Perspectiva Teórica


El postulado central de la metodología de Peter Winch parte desde el marco de la
sociología interpretativa y de la hermenéutica lo cual entra a la conclusión a través
del lenguaje de la acción y tomando en cuenta la opción de la critica que realiza a
la filosofía lingüística de Wittgenstein lo cual no dice que está ligado por leyes y
normas sociales.

Lo cual llega Peter Winch a puntualiza dos puntos:

En primero lugar; en relación a sociología lo cual da a entender que es una ciencia


de la comprensión de las reglas normas que siguen las acciones humanas siempre
en cuenta en la interacción social del ser humano; en tal sentido Winch nos dice
que el lenguaje es un punto clave para lograr el comprender de la acción social,
pues para eso es por medio del lenguaje que se logra aprender el verdadero sentido
de la acción En tal sentido el lenguaje, las ideas y los conceptos no pueden
separarse de las relaciones sociales en tal sentido Winch que se obtiene a partir de
las reglas de comportamiento, sino que se han formado en el contexto social
determinado en una forma de vida.
En segundo lugar, nos plantea las tareas del investigador lo cual nos dice que es
aclarar los conceptos de las formas de vida que involucra los comportamientos
sociales del ser humano basados en leyes del leguaje de la acción. En tal sentido
Winch en su obra en el lenguaje de la acción realiza la descripción, explicativa y
comprensión de una acción humana, que nos dice que solo es posible cuando
entendemos la naturaleza de las instituciones que nos permite identificar esa
acción es decir que todo comportamiento este guiado por reglas y todo
comportamiento que así procede es un comportamiento social. (Winch, 1958)

4.2 Marco Conceptual


La conducta: debe entenderse como conducta significativa, conducta que sigue
reglas, y no como conducta casualmente regular. (Winch, 1958)

La filosofía: trata de cuestiones conceptuales, no empíricas que atañen a la


naturaleza e inteligibilidad de la realidad. El interés de la filosofía por el lenguaje
no lo es por el lenguaje en sí mismo, sino en cuanto clave de la inteligibilidad de
la realidad. (Winch, 1958)

La sociología: es una comprensión de las reglas que siguen las acciones humanas
en un contexto de interacciones mediadas lingüísticamente. (Winch, 1958)

La Vida Humana: depende de cada individuo y de la sociedad en la que se


encuentra (te ayuda a encontrar tal sentido). (Winch, 1958)

Comportamiento: está guiado por reglas y que todo comportamiento que así
procede es un comportamiento social, que, a su vez, deberá tener una descripción,
explicación y comprensión de una acción humana que solo podrá ser posible de
explicar cuando entendemos la naturaleza de las formas de vida de cada persona.
(Winch, 1958)

La Acción Social: propuesta por Winch, implica relacionar una determinada


acción con las reglas sociales pertinentes propias de la tradición y cultura
específicas de la comunidad a las que pertenece el agente, con el fin de interpretar
los posibles motivos de la acción. (Winch, 1991)

4.3 Marco metodológico


Peter Winch: El lenguaje de la acción En 1958, Peter Winch en su obra The Idea
of a Social Science (traducida al español y publicada por Amorrortu de Buenos
Aires en 1972 con el nombre de Ciencia social filosofía) ataca duramente al
neopositivismo y defiende la comprensión como método propio de las ciencias
sociales. Para su crítica utiliza la filosofía lingüística de Wittgenstein,
especialmente su concepto referente a que todo comportamiento está guiado por
reglas y todo comportamiento que así procede es un comportamiento social. A su
vez, la descripción, explicación y comprensión de una acción humana sólo es
posible cuando entendemos la naturaleza de las instituciones que nos permiten
identificar esa acción (como acción política, por ejemplo) y esto significa el
entendimiento de las formas de vida y del comportamiento regido por reglas que
están involucradas en esa acción. Winch sostiene, además, que las relaciones
sociales entre las personas sólo existen en sus ideas y a través de ellas. El lenguaje,
las ideas y los conceptos no pueden separarse con nitidez de las relaciones
sociales. En consecuencia, los cambios fundamentales de esos elementos
utilizados por los hombres implican necesariamente también cambios
fundamentales en sus relacione sociales. Con éstas y otras consideraciones, para
Winch la tarea del investigador social es la de aclarar los conceptos de las formas
de vida que involucran un comportamiento basado en reglas, es decir, debe tratar
de comprender la idea o el significado de lo que se está haciendo o diciendo. El
significado de las palabras, dice Winch, se obtiene a partir de las reglas de
comportamiento o de comunicación. Tales reglas no son de origen personal, sino
que se han formado en un contexto social determinado, en una forma de vida. La
sociología es la ciencia de la comprensión de las reglas que siguen las acciones de
las personas en un contexto de interacción que está mediado lingüísticamente.
(Winch, 1958)

V. RESEÑA, RESUMEN Y COMENTARIOS


5.1 Reseña
A. COMPRENSIÓN DEL SENTIDO Y NORMAS DE RACIONALIDAD.
UNA DEFENSA DE PETER WINCH

Julián Marrades Millet

Peter Winch ha sido uno de los principales responsables de que la filosofía analítica se
interesara por problemas que van más allá del lenguaje, y abordara la consideración de
los hechos sociales desde una perspectiva distinta. (MILLET, 1998)
a) Ciencia social y acción significativa
Sostiene que hay dos maneras de entender qué es investigar la naturaleza de la realidad:
una consiste en abordarla como una investigación de eventos y procesos reales
particulares, y la otra, en plantearla como una investigación de la naturaleza de la
realidad en general o, como también gusta él de expresarlo, como una investigación
del concepto de realidad. Piensa que es “ridícula” la idea de que la filosofía está en
competencia directa con la ciencia, de la concepción subordinada, dice que no es “falsa
por completo”, sino que su error consiste en poner “un énfasis sistemáticamente
erróneo” en el modo de entender la equiparación entre filosofía y elucidación
conceptual o análisis del lenguaje.
Plantea que existe una conexión interna entre lenguaje y mundo, de manera que “al
analizar filosóficamente el lenguaje estamos analizando, de hecho, lo que se considera
perteneciente al mundo. El mundo es para nosotros lo que se manifiesta a través de
esos conceptos”. (MILLET, 1998)
La concepción de la filosofía que Winch suscribe no se halla, pues, ni por encima ni
por debajo de la ciencia, sino coordinada con ella: al igual que la ciencia, se ocupa de
la realidad, pero lo hace de un modo diferente de la ciencia, pues estudia los rasgos
más generales de lo real, de acuerdo con Wittgenstein, no ve el lenguaje como un mero
sistema de signos, sino como un todo de expresiones y actividades que constituye una
forma de vida.
Tal analogía es la que permite a Winch aplicar la noción de significado al análisis de
la conducta social, y sentar la tesis de que la conducta social que interesa al
epistemólogo es la conducta significativa (MILLET, 1998)
Winch no comparte este análisis del concepto de “conducta significativa” señala, a este
respecto, que la noción de “conducta con sentido” abarca también acciones para las
cuales el agente no tiene ninguna “razón” o “motivo”. Los seres humanos realizamos
corrientemente, no apelamos a razones o motivos específicos, pese a lo cual no puede
negarse que tengan un sentido. Según su análisis de la noción de “conducta
significativa” está construido sobre el modelo de la descripción que hace Wittgenstein
de la conducta lingüística. En uno y otro ámbito el de la acción social y el del lenguaje,
se apela a las nociones de “significado” o “sentido”. (MILLET, 1998)
b) Comprensión cultural y relativismo
Winch, para entender la nueva descripción es “el desarrollo subsiguiente de reglas y
principios ya implícitos en los modos previos de actuar y de hablar”.
La introducción de cambios en los modos de actuar y de hablar puede traer consigo
modificaciones en el sistema de reglas, pero esos nuevos modos de vivir sólo serán
inteligibles para los miembros de esa sociedad si las nuevas reglas están para ellos en
una conexión inteligible con las antiguas reglas. (MILLET, 1998)
“Según el punto de vista de Winch, cuando un observador se halla ante creencias que
parecen irracionales en una sociedad primitiva, debería buscar criterios
contextualmente dados conforme a los cuales aquéllas puedan parecer racionales.”
(MILLET, 1998)

Ahora bien, si las normas de inteligibilidad son simplemente contextuales, entonces la


posibilidad misma de la comprensión intercultural resulta amenazada, pues el
observador sólo dispone de sus propias normas, y a la luz de ellas las creencias que de
hecho no entiende han de serle también imposibles de entender. De ahí que, si se quiere
hacer prosperar la actitud caritativa, se requiere presuponer algo más. Ese “algo más”
han de ser algunos criterios universales de racionalidad independientes del contexto,
que valen para todos los sujetos a quienes atribuimos creencias. (MILLET, 1998)

En general, una teoría de la traducción contiene tres lenguajes: el traducido (lenguaje


objeto), aquel al que se traduce (lenguaje sujeto) y aquel en el que se formula la
traducción (metalenguaje), que frecuentemente coincide con el lenguaje sujeto.
(MILLET, 1998)

Pero el problema, según Winch, no se limita al hecho de no disponer de una base


cultural para la traducción, sino que se debe a una diferencia radical entre lo que es
traducir de una lengua a otra y lo que es comprender creencias y prácticas procedentes
de una cultura ajena. A este respecto, Winch cuestiona que usemos el término
“lenguaje” en el mismo sentido cuando hablamos del francés, por ejemplo, y cuando
hablamos del “lenguaje de la religión” o del “lenguaje de la ciencia”. (MILLET, 1998)

Por tanto, también según Winch reconocer a otros como hablantes es atribuirles ya un
concepto de racionalidad que necesariamente incluye la consistencia lógica o la
distinción entre verdad y falsedad. (MILLET, 1998)

Según Winch, al adoptar esta actitud caritativa, lo único que hemos hecho es atribuir
al otro unos conceptos de consistencia y de verdad que son normativos para nosotros,
pero, para entender sus conceptos de consistencia y de verdad aún hemos de explorar
el lugar que ocupan en su lenguaje. (MILLET, 1998)

Lo que Winch persigue con esta estrategia es, para decirlo con sus propias palabras,
“un modo de mirar las cosas que vaya más allá de nuestro modo previo de hacerlo en
la medida en que, de alguna manera, se ha tomado en cuenta y se ha incorporado” el
modo de mirar las cosas ajeno. (MILLET, 1998)

Para Winch, toda sociedad humana es, en algún sentido, una comunidad moral, esto
es, un grupo que comparte valores últimos sobre el sentido de la vida. Asimismo, una
cultura no es sólo, ni principalmente, un marco conceptual para manejar
cognitivamente la realidad, ni un repertorio de técnicas e instrumentos para
modificarla, sino, ante todo, un sistema de normas y valores que proporciona a quienes
de ella participan “diferentes posibilidades de hallar sentido a la vida humana,
diferentes ideas acerca de la posible importancia que llevar a cabo ciertas actividades
pueda tener para un hombre que trata de contemplar el sentido de la vida como un
todo”. (MILLET, 1998)

Winch, llegar a entender de qué modo sus instituciones y prácticas contribuyen a dar
un sentido global determinado a la vida de sus miembros. Y comprender la diferencia
cultural implica discernir la diversidad de maneras posibles de dar sentido a la vida
humana. (MILLET, 1998)

B. Crítica Y Conocimiento: Estudios Sociales De La Ciencia Y Transformación


Crítica De Prácticas Epistémicas

Sandra Lucía Ramírez Sánchez

A partir de una revisión del debate sostenido entre Michel Lynch y David Bloor en
1992, así como de una relectura del trabajo de Peter Winch, "Comprender una sociedad
primitiva" (1964), se argumenta que de los procesos de desmitificación del
conocimiento que tuvieron lugar en décadas pasadas se desprende una propuesta
positiva. Ésta consiste en la posibilidad de ofrecer un enfoque crítico que permitiría a
los estudios sociales de la ciencia y la tecnología trascender sus límites descriptivistas.
Lo que hace posible que, aun aceptando que las prácticas epistémicas son
culturalmente dependientes, ellas sean evaluables a la luz de "otras culturas".
(Sánchez, 2012)
El Papel Positivo De Los Procesos De Desmitificación

A partir del análisis de un debate sostenido entre Michael Lynch (1992) y David
Bloor (1992), así como de una relectura del trabajo de Peter Winch (1964),
ofreceré un argumento para defender que: a) de los procesos de desmitificación
del conocimiento que tuvieron lugar en las últimas décadas se desprende un
enfoque propositivo, que insiste en la posibilidad de crítica de nuestro
conocimiento y, por tanto, b)el constructivismo no necesita comprometerse
aunque de hecho lo hace con una visión meramente descriptiva de las prácticas
científicas. (Sánchez, 2012)

La Perspicacia De Winch

Peter Winch señala tres objetivos relacionados con problemas dentro de la


antropología social:

a) mostrar algunas dificultades subyacentes a la interpretación de Edward Evans-


Pritchard acerca de la magia azande;
b) responder las objeciones que Alasdair MacIntyre plantea a The Idea of a
Social Science (1958); y, finalmente
c) ofrecer "algunas reflexiones ulteriores sobre el concepto de aprender del
estudio de una sociedad primitiva"

De muy diversas maneras, cada uno de estos propósitos ha tenido eco en la historia
reciente de las ciencias sociales y de los debates filosóficos. En particular, su
crítica a la visión etnocéntrica de Evans-Pritchard así como el rechazo a la idea de
racionalidad supuesta por el tratamiento de MacIntyre dieron lugar a numerosas
discusiones; sin embargo, poca resonancia ha tenido el tercero, modesto intento
por mostrar cómo en la comprensión de otras culturas es posible conocer, y así
transformar, las formas de vida dadas por sentadas en la cultura occidental
dominante. (Sánchez, 2012)

Winch defiende que siempre que intentamos evaluar una conducta como racional
partimos de nuestro concepto de racionalidad, lo que no implica en modo alguno
que los juicios que elaboramos sobre las conductas ajenas deban basarse
necesariamente en nuestros estándares o normas de racionalidad. A este respecto,
si bien es cierto que el autor argumenta a favor de la relatividad de los estándares
de evaluación racional, paralelamente abriga una idea de universalidad de la razón
en tanto los seres humanos comparten como característica si se quiere biológica
un ser lingüístico: "decir de una sociedad que tiene lenguaje es decir que tiene un
concepto de racionalidad". (Sánchez, 2012)

Winch parece defender la necesidad de ampliar nuestros horizontes epistémicos a


la luz de otras culturas cuyas prácticas, en general y entendidas en el marco de sus
juegos lingüísticos, son racionales. Es así que en la generación de
"representaciones perspicuas" o "analogías interculturales" radica el principal
aporte de Winch para la comprensión y evaluación crítica del conocimiento: dado
que en las prácticas lingüísticas que nos son propias se articulan tanto nuestros
criterios de realidad como de racionalidad, fuente de los relativismos ontológico
y epistémico, la posibilidad de salir del círculo de la autovindicación se encuentra
en la arena pública compartida con otras culturas, así como en aceptar que, en
principio, podemos aprender de nuestra relación con ellas. (Sánchez, 2012)

5.2 Resumen y Comentarios


 Peter Winch se propone aquí examinar críticamente la concepción de la
relación entre los estudios sociales, la filosofía y las ciencias naturales, y
demuestra que la filosofía no puede ser anticientífica, pero tampoco desempeña
un papel subordinado respecto de la ciencia social. Todo estudio
meritorio de la sociedad debe tener carácter filosófico, y de toda filosófica trata
de la inteligibilidad de lo real. Para especificar esto, Winch recurre a la noción
de regla según Wittgenstein, que es justamente aquello en virtud de lo cual
puede llegar a conocer algo dentro de una forma de vida. Lo que los hombres
hacen se rige por reglas, y estas se definen por conceptos compartidos que
presentan una concatenación interna. A la idea misma de regla supone una
relación social. Las relaciones sociales deben ser similares a las relaciones
lógicas entre proposiciones porque estas dependen, en sí mismas, de las
relaciones sociales entre los hombres. Si se puede decir que en nuestra época
se ha producido una revolución filosófica, ellas han consistido en esta manera
de referir la elucidación epistemológica a las interrelaciones de los hombres en
sociedad. El ensayo de Winch es una reflexión crítica sobre el positivismo en
filosofía y en ciencias sociales, que se inspira en el pensamiento de
Wittgenstein, cuya premisa se podría comprimir en esta cita: «Lo que ha de
aceptarse, lo que está dado, se podría decirse la existencia de formas de vida».
(ANONIMO, 2012)
 Peter Winch en su concepto de que todo comportamiento está guiado por reglas
y que todo comportamiento que así procede es un comportamiento social, que
a su vez, deberá tener una descripción, explicación y comprensión de una
acción humana que solo podrá ser posible de explicar cuando entendemos la
naturaleza de las formas de vida de cada persona.
 Para Winch la Solución que se le podría dar a este problema se basa en aclarar
los conceptos de las formas de vida que involucran un comportamiento basado
en reglas, es decir, debe tratar de comprender la idea o el significado de lo que
se está haciendo o diciendo. El significado de las palabras, dice Winch, se
obtiene a partir de las reglas de comportamiento o de comunicación, que no
son de origen personal, sino que se han formado en un contexto social
determinado, en una forma de vida.
VI. CONCLUSIONES

Primera conclusión:

Winch Peter, Filósofo británico conocido por sus contribuciones a la filosofía de


ciencias sociales que nació el 14 de enero de 1926, Londres y murió el 27 de abril
de 1997, Champaign, Illinois. Fue influenciado por sus colegas Rush Rhees y Roy
Holland, ambos expertos en la filosofía de Ludwig Wittgenstein.

Segunda conclusión:

Winch Peter pertenece a la corriente epistemológica de la fenomenología que es


una corriente idealista subjetiva dentro de la filosofía que se propone al estudio,
descripción de los fenómenos de la conciencia o, de las cosas tal y como se
manifiestan y se muestran y la cual se caracteriza por él estudia de casos
concretos, ve al propio sujeto del conocimiento no como un ser real sino como
conciencia pura trascendental, sus enunciados son válidos en un tiempo y en
espacio específico, es un método cualitativo. Alguno de sus principales
representantes es Edmundo Husserl, Martin Heiddeger, Max Scheler y Jean Paul
Sartre.

Tercera conclusión:

Winch Peter es un filósofo que escribió muchas obras importantes las cuales
hacemos referencia las más importantes como Ciencia social y filosofía,
Comprendiendo una Sociedad Primitiva, Ética Y Acción, Estudios en la Filosofía
de Wittgenstein, Cultura y Valor, Ludwig Wittgenstein, Traducido por Peter
Winch, Oxford, Dejar de existir, SimoneWeil, el Equilibrio Justo, Cambridge
Tratando de Tener sentido, Tratar de entender, Una guía de alfombras orientales
SimoneWeil “el balance correcto”.

En este libro considerara las indudables diferencias que existen entre


determinados tipos de estudio social, tales como la sociología, la teoría política,
la economía, etc. Antes bien, se pone en manifiesto algunos rasgos de la noción
de estudio social como tal. No se cree que las diferencias metodológicas
individuales, por importantes que sean en su propio contexto, afecten los amplios
delineamientos de lo que intenté decir, ya que esto pertenece a la filosofía más que
a lo que suele entenderse por metodología.

Cuarta conclusión:

Para Winch es el lenguaje un punto clave para comprender la acción social, pues
para él es por medio del lenguaje que se logrará aprehender el verdadero sentido
de las acciones y esto es debido a que tiene una concepción ontológica que
consiste en que es el lenguaje hasta cierto punto determina la manera de pensar de
las personas de manera que el éste no es una simple manera de describir la
realidad, sino que construye nuestra realidad.

Dentro del marco conceptual el autor utiliza las categorías de la conducta,


filosofía, vida humana, lenguaje, sociología, acción social, comportamiento, estos
términos los utiliza dentro de sus libros para desarrollar su perspectiva teórica.

Quinta conclusión

Se tomó en cuenta dos artículos para mayor comprensión de la perspectiva teórica


“el lenguaje de la acción” del autor los cuales ayudaran a comprender la teoría de
Peter Winch.
BIBLIOGRAFÍA
Winch, P. (1958). Ciencia social y filosofía. Made in Argentina.: AMORRORTU.

Winch, P. (1991). Para comprender a una sociedad primitiva. BARCELONA: JSTOR.

Anonimo. (2000). Peter Winch. Obtenido de helpes:


http://www24.helpes.eu/01127698/PeterWinch

ANONIMO. (2012). Ciencia y filosofia 2° ed. casadelibro.com.

Arrieta, I. (2015). Representantes de la fenomenologia. Obtenido de Fenomenología:


https://sites.google.com/site/fenomenologia2015/autores-principales

Gómez, A. (2000). Tradiciones Hermenéuticas. Electrónica de La UFG, 3.

MILLET, J. M. ( 1998). COMPRENSIÓN DEL SENTIDO Y NORMAS DE RACIONALIDAD. UNA


DEFENSA DE PETER WINCH. Revista Hispanoamericana de Filosof´ıa, 45–93.

Sánchez, S. L. (2012). Crítica y conocimiento: estudios sociales de la ciencia y transformación


crítica de prácticas epistémicas. Andamios.

Universidad, Autonoma metropolitana. (1991). para comprender a un asociedad primitiva.


redalyc.org, 82-101.