Está en la página 1de 224

Niklas Luhmann

• Raflae\e De Crnrgi
El punto de partida del método de
Luhmann arranca de las categorías
sistema/entorno y complejidad.
Desde un principio las entiende de
manera formal, y n~ conforme al
modelo del organismo (a pesar de

que Habermas piensa lo contrario).
Los sistemas son unidades
estructuradas de forma variable
con respecto al tiempo; y se
mantienen frente a un entorno
Teorí a
complejo y cambiante gracias a la
posición de una diferencia con
respecto al entorno. La conser-
vación del sistema se entiende
d e 1a
Socie dad
como una operación ordenadora
del propio sistema, conforme a su
propia organización y en la que el
entorno es fuente de constantes
estímulos.
Estimular es un rango de


operación radicalmente distinto
que el causar. De aquí que esta . ..
teoría conciba el sistema en calidad
de autopoiético: para poder
subsistir ha de resolver
permanentemente la tarea de
•....... .:· .: ................. .....•
mantener, frente a un entorno
cambiante cuya dinámica le es
contraria, una lógica de operación
en la que el sistema mismo
determina sus propios límites y
estructuras.

';;.
-
UNIVERSIDAD
IBEROAMERICANA
' .

- l.\tDDill:llllllWUU

UNIVERSIDAD
IBEROAMERICANA
i'1riana
í \
' .
d 1 t
.
() 1 '
Niklas Luhmann
• RaUaele De Giorgl ,'

Teo ría
d e 1a
Sociedad
.. . . . . . . .: •.
. ..

.. .
_: ............ .......... .

~ ........,,
'
:-iriana
UNIVERSIDAD ' "
1 '1
" . .. .
IBEROAMERICANA
Título original:
Teoría della Societá
® 1992 Franco Angeli
Milán, Italia
Sum ario

Nota a la versión en español ............................................................. 7

1 La sociedad como sistema social


1 La teoría de la sociedad en la sociología ....................................... 27
11 Distinción entre sistema y entorno ............................................... 34
lll La sociedad como sistema social omniabarca dor ........................ 42
'IV Clausura operaciona l y acoplamiento estructural ........................ 49
V Complejida d .................................................................................. 59
VI.La sociedad del mundo ................................................................ 65
Estudios del Desarrollo, A.C. Vil Pretensiones de racionalida d ...................................................... 74
Bajo el sello editorial de Triana Editores en coedición con
la Universidad Iberoamer icana 2 Los dos medios de comunicac ión
1 Medio y forma ................................................................................ 83
® Tri1ma Editores 11 El lenguaje .................................................................................... 91
® Universidad Iberoamer icana Jll Los secretos de la religión y la moral .......................................... 98
IV La escritura .................................................................................. 105
V La imprenta y la tecnología moderna de la comunicac ión ........... 1 \ 9
ISBN 968-7391-1 9-X VI L_~s medios de comunicac ión simbólicam ente generalizad os:
Segunda edición: septiembre de 1998 func1on .............................................................................................. 128
Vil Los medios de comunicac ión simbólicam ente generalizad os:
Diseño: diferenciación ................................................................................ 141
Héctor Villanueva VJll Los medios de comunicac ión simbólicam ente generalizad os:
estructura ....................................................................................... 163
IX Efectos de la evolución en el sistema social ........................ 188
Impr.eso en México
3 Evolución
I Creación, planificación, evolución ................................................. 195
11 Fundamentos de teoría de sistemas ............................................... 203
II1 La ~eoría neodarwinista de la evolución ...................................... 214
Nota a la versión en español
IV La variación de los elementos ..................................................... 218
V Selección a través de los medios .................................................. 230
VI Reestabilización de los sistemas ................................................ , 239
VII La diferenciación de variación. selección, y reestabilización .... 246
VIII Adquisiciones evolutivas .......................................................... 250
IX Evolución de las ideas ................................................................. 258
X Evolución de los sistemas parciales .............................................. 269 En septiembre de 1991, fecha en la que Luhmann vino a la Universidad
XI Evolución e historia ..................................................................... 274 Iberoamericana de México a presentar los aspectos generales de su teoría,
mencionó la inminente aparición del libro Teoría de la Sociedad. A petición
4 Diferenciación expresa de que lo tradujéramos , Luhmann respondió negativamen te. Las
I Diferenciación de los sistemas ....................................................... 279 razones, en ese momento, aparecieron con suficiencia: cada uno de los capítulos
11 Forma de la diferenciación de los sistemas .................................. 286 que aparecen en este libro, Luhmann los estaba trabajando en calidad de
III Sociedades segmentarias ...... ,...................................................... 293 volúmenes independientes. Esto es ya una indicación sobre la Teoría de la
IV Centro y Periferia ........................................................................ 309 Sociedad: el resumen de un gran despliegue teórico que Luhmann está todavía
V Sociedades estratificadas ........................ ., .................................... 315 perfilando con mucha precisión y detenimiento.
VI Diferenciación de los sistemas de funciones ............................... 325 A Raffaele De Giorgi (coautor) habrá que agradecerle el haber
VII Sociedades funcionalmente diferenciadas ................................. 338 convencido a Luhmann de una exposición abreviada y, quizás, de la
Vlll Interacción y Sociedades ........................................................ 353 intervención en la forma menos severa de redactar, a favor de quienes no
IX Organización y Sociedad ............................................................. 364 están familiarizados con el estilo de teoría Luhmanniaria.
X Movimientos-de protesta .............................................................. 373 Al poco tiempo, el libro apareció editado en Italia con la finalidad
expresa de que sirviera de introducción a la teoría luhmanniana, para estudiantes
5 Autodescripciones de posgrado.
I Autoobservación yautodescrip ción ............................................... 381 Mediante un intercambio epistolar inten~o. Luhmann accedió a la
11 La cultura de la vieja Europa traducción, no sin antes advertir: estos materia/es aparecerán pronto en
a El todo y sus partes ................................................................... 386 Alemania Jratados de manera más extensa.
b Política y ética .......................................................................... 395 Para entender cabalmente a Luhmann no hay que perder de vista el propósito
lll Las teorías de la reflexión de los sistemas de funciones ............. 402 que lo guía. En medio de una sociología que ha renunciado a pensar la sociedad
IV La paradoja de la identidad y su desarrollo mediante distinciones 416 como un todo, Luhmann le enfrenta el programa de una teoría que aferra la
V La opinión pública como selección de autodescripciones ............. 430 sociedad en calidad de sistema. Este sistema posibilita la diferenciació n en la
VI La autología refleja: la descripción sociológica de sociedad y gobierna la evolución misma. Las teorías parciales de los sistemas
la sociedad en la sociedad ................................ ,................................ 440

7 ~
• Capitulo 5 Teorla de la Sociedad •

de funciones (política, economía, educación ___ ) quedan encuadrados, así, dentro mecanis1nos que no son observables en el interior de las conciencias. Este
de una teoría global del sistema sociedad. hecho fundamental de la binariedad del elegir, conduciría directamente a la
En este 1ibro, Luhmann no se propone presentar análisis específicos consideración de la imposibilidad de la construcción social, dado que el mundo
sobre determinados ámbitos sociales; la propuesta se sitúa, más bien, en el de las posibilidades individuales se manifiesta de manera contingente: lo que
ofrecimiento de un marco categoría que permita asir la sociedad moderna. para uno (ego) es así, para el otro (alter) puede ser de diversa manera. Lo
Con otras palabras, lo que Luhmann intenta es desarrollar la lógica fundamental social se dispararía en la forma de una haz infinito de posibilidades en las que
sobre la que está cimentada la sociedad contemporánea, a partir de nadie podría coincidir.
conceptualizaciones novedosas. La tradición de occidente trató de resolver el problema mediante una
Un ejemplo traído de la física, y ante el cual los físicos manifiestan especie de coacción. Se impuso la tradición humanista y ética a partir de la
gran sensibilidad, podría esclarecer con más precisión el propósito deLuhmann: cual lo social fue tratado en calidad de una teoría normativa de las elecciones
el movimiento del planeta Mercurio es susceptible de ser descrito de manera correctas y prudentes. Se dejaba de lado el mundo del egoísmo, de la virtud
distinta si en lugar de la teoría de Newton se emplea la de Einstein. De hecho soberbia, de la maldad desmedida, que al final de cuentas también constituye
las predicciones de Einstein resultaron más precisas y esto bastó para confir- mundo del hombre. Frente a la binariedad constitutiva de la elección, la moral
mar la supremacía de la nueva teoría. privilegio sólo un lado de los polos: el positivo.
Aunque para propósitos prácticos la de Newton siga siendo accesible, Hobbes redefine el problema y lo considera desde un ángulo inusitado.
por la simplicidad. Los individuos se deciden preferencial mente por la elección no ética, es decir,
Luh1nan11 ofrece una teoría que tiene la pretensión de ser capaz de la guerra. De aquí la necesidad de un Estado que estableciera y garantizara el
describir todo el funcionamiento de la sociedad; aunque para efectos orden en las relaciones sociales. Para él, el instrumento que transforma la
impresionistas en la práctica, se pueda echar mano de otro instrumental teórico naturaleza en orden es de carácter legal, el contrato social; y la ciencia que
menos complejo y quizás más manipulable. reconstruye conceptualmente el establecimiento del orden es, naturalmente,
ley y política.
La sociología, hasta Parsons, se quedó atascada con respecto a la solución
El problema central de la sociología: teórica del problema de la doble contingencia del elegir, ya que trató de
resolverlo en términos de relación entre seres humanos: Durkheim postuló el
Luhmann es inaccesible si previamente no se aclara por qué opta por la Teorfa mecanismo de la solidaridad moral en la base de la constitución social; Weber
de Sistemas en la explicación de Jo social. aferra el devenir del mundo moderno a manera de incremento de
El problema central que enfrenta la sociología es cómo poder explicar racionalización según el esquema de fin/medios, y la acción social sólo es
las estructuras constantes de la experiencia y la acción social. Si se parte de concebible provista de sentido con tal de que se le reconstruya en términos de
los individuos se observa que cuando eligen, lo hacen de una manera dicha racionalidad.
impredecible. Los actores tienen una forma constitutiva de elección que se Luhmann sitúa la solución fuera de este círculo contingente de
puede designar bajo el término de digitalizada: a cada sí de una propuesta, referencias:
pueden responder con un no; a la verdad, se puede contraponer la mentira; a la La situación básica de la doble contingencia es, entonces, sencilla: dos
paz, la guerra; al consenso, disenso; a mi alternativa, otra de magnitud y cajas negras, a causa de quién sabe qué casualidad, entabla relación una
características diversas. Cada individuo opera bajo principios de elección con otra; cada una determina su propia conducta por medio de
alternos: el polo positivo o negativo de la elección varía conforme a operaciones autorreferenciales complejas dentro de sus propios límites.

~ 8
Teoría <le la Sociedad
• Nota a la versión en español

Lo que queda a la vista es por lo tanto, y necesariamente una reducción vitales. Su sistema psíquico no tiene acceso a la vida, requiere de la
de complejidad. Cada una presupone lo mismo respecto de laotra ... Por comezón, el dolor o cualquier otro medio para llamar la atención, con
medio de una simple suposición generan ce1teza de realidad, puesto el propósito de provocar que opere otro nivel de conformación de
que esta suposición lleva a suponer la suposición en el alter ego. [ Las sistemas, la conciencia del sistema psíquico'.
dos cajas negras permanecen separadas, no se funden, no se comprenden 2. Por producir una constante diferencia con respecto al entorno, de lo
mejor que antes; se concentran en lo que pueden observar en el otro contrario el sistema tendría a diluirse:
como sistema -en-un-entorno, como input o output, y aprehenden en Los sistemas están estructuralmente orientados al entorno y sin él no
cada caso su forma autorreferencial desde su propia perspectiva de podría existir. Por lo tanto no se trata de un contact.o ocasional ni tampoco
observador. de una mera adaptación. Los sistemas se constituyen y se mantienen
Pueden tratar de i.nfluir en lo que observan por medio de su propia bajo Ja creación y la conservación de la diferencia con el entorno, Y
acción; y nuevamente pueden aprender del feedback. De este modo se utilizan sus límites para regular dicha diferencia.
puede generar un orden emergente condicionado por complejidad de Sin diferencia con respecto al entorno no habría autorreferencia, ya que
los sistemas que lo hacen posible, lo cual no depende de si esta ta diferencia es la premisa para la función de todas las funciones de
complejidad también se puede calcular y controlar. A este orden todas las operaciones'.
emergente lo llamaremos sistema social'. A partir de estos dos teoremas Luhmann descubre que lo social no puede
surgir directamente de la interrelación humana, por más que se la trate
categorialmente con términos de interacción, reflejo, reciprocidad de las
La sociedad perspectivas, o incluso reciprocidad de los servicios. Estas categorías dan por
supuesto demasiada simetría en la perspectiva de los actores, en un contexto
Con ayuda de un dispositivo teórico de alto refinamiento proveniente de la teórico moderno en el que se supone autoselectividad de los puntos de vista Y
teoría de sistemas, Luhmann logra aislar lo social de tal manera que la sociedad sobretodo la incomprensibilidad del otro.
aparece como sistema y el ser humano como entorno de ese sistema. Un sistema Lo social no surge del hombre. Consiste en una solución emergente de
se caracteriza sobre todo: tipo evolutivo que precede a los sujetos, y que está encaminada. a proveer
1.- Por unidad de operación, la reproducción de un sistema depende, estructuras de sentido que se imponen a la tendencia rad 1cal de la
por lo tanto de una homogeneidad suficiente de operaciones que defina la desintegración. El sistema social es parcialmente mundo del hombre Y
unidad de un determinado tipo de sistema. Para sensibilizarse ante este totalmente mundo de lo social. En Luhmann, por razones de posición teórica,
principio, basta pensar que: estos dos mundos no coinciden punto por punto. Lo social no está construido
el hombre aparecerá por él mismo o pora un observador como unidad, a imagen y semejanza del hombre, sino que es el result,ado de una c.o~cci.ón
pero constituye un sistema. Y mucho menos se puede constituir un práctico evolutiva, su tendencia es a la reproducc1on de una d1nam1ca
sistema con una pluralidad de hombres. Bajo tales supuestos se pasaría autorreferida.
por alto que el hombre no es ni siquiera capaz de observar por sí mismo El ser humano es entorno del sistema: produce ruido, inquieta,
lo que sucede dentro de él respecto de procesos físicos, químicos y desestabiliza el sistema; pero este puede solo reconstruirse en términos de un

1
Niklas Luhmann, si.vlemas Sociales, Lineamienlos para una Teoria General, MCxico, 2 N iklas Luhmann, 51istemas sociales, op. cit., p.61
Alianza/Universidad lberoainericnna, 1991, p. 125. '!bid. p, 39.

11 ~
• 1o
1
1

• Nola a la versión en c:spail.ol Teoría de la Sociedad •

dinamismo preestablecido mediante procesos de acumulación evolutiva. Un modo racional de afrontar los problemas puede ser pretendido
En esta disposición de teoría lo que hay que entender es que lo social y únicamente en la sociedad y solo bajo las condiciones de la prosecución
el ser humano son entidades autónomas. Cada uno actúa con principios de de su autopoiesis, y esto implica siempre el mantenim'.ento de la
operación diversos (comunicación-conciencia) y no pueden ser reducidos a diferencia. El mismo problema se repite dentro de la sociedad en el
un denominador común. ámbito de cada uno de sus sistemas de funciones. Aun aquí las
Entre ser humano y sociedad existe un acoplamiento estructural, lo que oportunidades de la racionalidad consisten en el mantenimiento Yen la
significa que la evolución ha encontrado en la comunicación de la socii;dad el utilización de las diferencias, no en su eliminación. La irritabilidad de
medio de la socialización del hombre. Pero esta socialización no es en sentido los sistemas debe reforzarse, y esto puede suceder solo en el contexto
estricto humanización. Los humanos, las personas concretas, participan en de su operar autorreferencialmente cerrado. Pero precisamen~e a esto
los sistemas, pero no forman parte constitutiva de ellos, ni de la sociedad aspira la teoría de sistema cuando trata la distinción entre sistema Y
misma. La sociedad no esta compuesta de seres humanos, sino solo de entorno como la forma del sistema.
comunicación. Más que en cualquier otra teoría de la sociedad, de esta ,m.anera
Si se parte de esta premisa, el desarrollo social se puede entender como surgen en el centro de la concepción teórica los problemas ecolog1cos Y
un aumento en el desempeiio comunicativo, pero no como un aumento de exactamente en el mismo sentido los problemas humanos. El hecho de
humanización en la dirección de Rousseau o Nietzche (el primero, la que la teoría fije su atención en la diferencia (entre sistema Y entorno)
perfectibilidad de la naturaleza humana; el otro, la supremacía de la energias hace dirigir la mirada hacia los problemas que hemos evocado de una
dionisíacas). manera que elimina toda esperanza de solución.
En otras palabras la civilización y sus resultados son consecuencia de Solo si se acepta esto, se podrán tratar los problemas como un
la condiciones del cometido de la comunicación y si se entiende al grado tan programa de trabajo, y se podrá intentar la mejora de la posición del
alto de evolución sociocultural que se ha alcanzado, la única posibilidad para sistema de la sociedad en relación con el entorno humano Ysu entorno
los individuos concretos de adaptarse a esta situación es mediante procesos no lrnmano, conforme a criterios que deben construirse y modificarse
comunicacionales. Lo que quiere decir que el mundo de las posibilidades en la misma sociedad'.
sociales está circunscrito a las posibilidades de la comunicación.
Lo social nunca ha sido (y probablemente nunca lo será) el espacio de
la realización absoluta de las posibilidades mas humanas del hombre. La
La co1nunicación
sociedad manitiesla una consistencia propia (si bien dinámica y evolutiva), Como elemento constitutivo de la sociedad:
una regulación autorrcforente que da pie a que cada individuo la experimente
en grados de profundidad (o de decepción) y en direcciones diversas. Pero Las disposiciones teóricas anteriores nos han conducido a la comunicación.
estos grados de profundidad subjetiva no pertenecen propiamente al ámbito Sociedad y comunicación son para Luhmann lo mismo: .
de lo social: son el entorno de lo social. El descubrimiento moderno de los La sociedad es el concepto social mas amplio, incluye todo lo social, Y
inconmensurable de la interioridad humana, a partir de Freud, advierte que no por consiguiente, no conoce ningún entorno social. Si se agregan factores
es posible construir una sociedad que pueda corresponder a tales posibilidades sociales, si surgen interlocutores o temas de comunicación novedosos,
de variación. la sociedad crece, pues esos factores arraigan en la sociedad, no pueden
Bajo estos presupuestos se hace comprensible entonces un texto tan severo
como el siguiente de Luhmann: 4 Niklas Luhmann, Teória de la sociedad, mimeo, p.82

~ 12 13 ~
1 1
• Nota a la versión en español Teoría de la Sociedad •

ser externalizados ni tratarse como una cosa de un entorno, ya que todo surgen en Ja evolución Jos sistemas sociales (economía, política, religión,
lo que es comunicación es sociedad'. , educación .... ) estos sistemas tienen la peculiaridad de limitar el proceso de la
La manera tradicional del tratamiento de la comunicación supone información, y además imponen un modelo comprimido de coordinación de
sujetos: el hombre es quien comunica. Para Luhmann esto es una ilusión de motivaciones que no son relacionables entre sí. Los sistemas sociales no
óptica. Es cierto que la comunicación presupone el concurso de un gran número designan estados psicológicos, sino construcciones sociales, para las cuales
de personas, pero precisamente debido a eso la unidad de operación de la es suficiente con que se presupongan estados de conciencia correspondientes.
comunicación no puede ser imputada a ninguna persona en particular. La co- El que se acepten las comunicaciones significa únicamente que su
municación es genuinamente social, ya que tiene como supuesto la existencia aprobación se pone con10 pre1nisa para ulteriores co1nunicaciones,
de un sistema social de comunicación para que cada individuo Jo actualice. La independientemente de lo que se puede verificar, después en cada conciencia.
comunicación no se distingue por que produzca una conciencia común colec- Digámoslo, ahora de forma abreviada:la comunicación individual es
tiva, en el sentido de una total compatibilidad con toda la complejidad subje- posible si previamente existe un sistema comunicacional. este sistema por
tiva de los individuos;La comunicación no puede operar un consenso en el más que suponga la conciencia de los individuos, no puede reducirse a la
sentido de un acuerdo completo, y sin embargo la comunicación funciona. Es acción individual, y mucho menos a la colectiva; Es resultado emergente de
decir, Ja comunicación se sitúa por encima de estados psíquicos divergentes. u'na disposición evolutiva:
Querer explicar Ja comunicación como acuerdos entre los individuos supon- Uno se Jo puede.imaginar como un pulsar constante: con cada selección
dría el presupuesto (altamente discutible) de una total simetría de los estados temática, el sistema se expande o se contrae, recoge contenidos con
subjetivos. sentido y deja de lado otros" .
La comunicación se instaura como un sistema emergente, en el proceso La concepción tradicional de la comunicación opera con sujetos y habla
de Ja civilización. Los seres humanos se hacen dependientes de este sistema de trasferencia de mensajes de un ego hacia un alter. En el concepto de
emergente de ordén superior, con cuyas condiciones pueden elegir los contactos comunicación de Luhmann, Jos individuos tienen que dar por supuesto un
con otros seres humanos. Este sistema de orden superior es el sistema de sistema de comunicación en curso, en cuya pantalla se hace plausible tanto la
comunicación llamado sociedad. información como la comprensión: .
La comunicación restringue y distribuye posibilidades reales de no es el hombre quién puede comunicarse, solo la comunicación
selección que puedan presentárseles a Jos individuos considerados puede comunicar. La comunicación constituye una realidad emergente
aisladamente. De aquí que la sociedad (Ja comunicación) consista sui generis. De la misma manera como Jos sistemas de comunicación
fundamentalmente en procesos de reducción de las posibilidades abiertas. La (como también por otra parte los cerebros, las células, etc, etc .... )los
comunicación condensa posibilidades, determina lo que es factible sistemas de conciencia también son sistemas operacionalmente
evolutivamente, establece formas preestructuradas que significarán el punto cerrados. No pueden tener contacto unos con otros. No existe la
de partida restringido de toda experiencia subjetiva humana. comunicación de conciencia a conciencia, ni entre el individuo y Ja
El lenguaje limita las posibilidades, pero no garantiza, por si solo que sociedad. Si se quiere comprender con suficiente precisión la
la experiencia de un individuo será aceptada por el otro como premisa de su comunicación es necesario excluir tales posibilidades (aun la que
otra selección el lenguaje reduce complejidad, pero no condensa un espectro consiste en concebir la sociedad como un espíritu colectivo).
mínimo de motivaciones necesarias para los contactos. Por eso, necesariamente
1
'Niklas Luhmann, Sistemas sociales, op. cit. p. 408 ' Niklas Luhnumn. op. dt, p. 158

~ 14 15 ~
1 1
• Nota a la versión en español Teorfa de la Sociedad •

Solamente una conciencia puede pensar (pero no _puede pensar con así, la relación del sistema con el entorno, al mismo tiempo que las operaciones
pensamientos propios dentro de otra conciencia) y solamente la del sistema tienen como función dar una solución autoreferida frente a esos
sociedad puede comunicar. Y en los dos casos se trata di' operaciones peligros.
propias de un sistema operacionalmente cerrado determinado por la El concepto de complejidad sirve para determinar formalmente la
estructura'. '• relación sistema/entorno. Llamamos complejo a un sistema que para operar
se ve forzado a poner en marcha una selección. La complejidad no sólo se
determina por el incremento cuantitativo de los elementos, sino por el hecho
Consideraciones metodológicas sobre los sistemas: de que para realizar una operación, estos sistemas se ven coaccionados a
seleccionar entre sus propios elementos: un sistema complejo no puede poner
El punto de partida del método de Luhmann arranca de las categorías sistema/ todo en marcha, al mismo tiempo".
entorno y complejidad. Desde un principio las entiende de manera formal, y La estructura de un sistema es menos compleja, cuantitativamente, que
no conforme al modelo de organismo (a pesar de que Habermas piensa lo la complejidad del entorno; y esto por la simple razón de que en el entorno
contrario)' existen otros sistemas. Sin embargo, cualitativamente, un sistema puede ser
Los sistemas son unidades estructuradas de forma variable con respecto más complejo que el entorno, ya que gracias a la forma específica de su
al tiempo; y se mantiene frente a un entorno complejo y cambiante gracias a complejidad el sistema compensa las ventajas de complejidad por parte del
la posición de una diferencia con respecto al entorno. La conservación del entorno. Debido a esta complejidad cualitativa el sistema puede responder a
sistema se entiende como una operación ordenadora del propio sistema, los posibles cambios que se efectúen en el entorno y que puedan afectar el
conforme a su propia organización y en la que el entorno es fuente de constantes sistema.
estímulos. Este intercambio entre sistema y entorno queda expresado bajo la ley
de la variedad requerida (requisite variety, Ashby) que designa la manera en
Estimular es un rango de operación radicalmente distinto que el causar._ la que un sistema construye una complejidad adecuada para el comercio con
De aquí que esta teoría conciba el sistema en calidad de autopoiético: para el entorno, cuando éste es más complejo.
poder subsistir ha de resolver permanentemente la tarea de mantener, frente a Esta complejidad adecuada no puede operar sino mediante una selección
un entorno cambiante cuya dinámica le.es contraria, una lógica de operación de las posibilidades propuestas en el entorno. El sistema reduce complejidad.
en la que el sistema mismo determina sus propios límites y estructuras. Podríamos afirmar, aunque evoque a Hegel, que reduce complejidad
La conservación de la propia dinámica es el problema supremo al que cuantitativa; pero al hacerlo aumenta para sí mismo complejidad cualitativa.
se enfrenta el sistema; amenazas permanentes a su patrimonio caracterizan, Surge, así, necesariamente un gradiente de complejidad entre entorno y
sistema. El sistema afirma su propia consistencia en la medida en que aferra y
7
Niklus Luhmann, Teória de la sociedad. mi mcu, p.41
3
Ver:la lógica de las conciencias sociales, Madrid. Tecnos, 1988 pp. 312ss. Habermas inventa
•;Esto Jo saben nuiy bien los 4ue estudian el cerebro: la sinapsis es el punto de contacto estrecho
su propia teoría de sistemas y después se la adjudica a Luhmann. Esta manera de proceder
que existe entre neurona y neurona. o entre neuronas y otras células, como en la sinapsis neuro
facilita la critica pero deja entrever la poca atención concedida a los conceptos originales. no
muscular ... Es sólo a través de especializaciones como éstas que es posible entre las neuronas,
cabt) duda: los grandes autorregula sus propias concesiones. En este apartado y en el siguiente
asl con10 entre é:.;tas y las células, la inlluencia mutua de manera localizada Y no difusa o
tomó el hilo discursivo y hast'a el 111odo de decir de Habermas pero lo vació a categorias
Luhmannianas, el resultado es radicn!mcnte diverso, uno se persuade: los dos están hablando generalizada, como ocurriría si las interacciones fueran mediante cambio~ de concentraci~n de
algunas moléculas en el torrente sanguíneo. Hu111berto Maturanu y Franc1sco Varela. El A~bo!
de cosas distintas.
del ( .'vnocimlento, Chile, de. Universitaria. 1990. p. 106.

~ 16 17 ~
1
.. Nota a la versión en español
Teoría de la Sociedad •

domina operativamente el fragmento de entorno que es efectivamente relevante sencillamente el trasfondo (Hintergrund) de cualquier percepción o experiencia
para la conservación de su patrimonio sistémico. particular. Todo lo que se experimenta está inmediatamente precedido de una
El comportameinto del sistema puede interpretarse, desde esta pantalla de posibilidad. Lo particular adquiere sentido, porque está precedido
perspectiva, no como adaptación o metabolismo; sino más bien como coacción de la totalidad si bien bajo la forma de horizonte. Este horizonte está
especial hacia su propia autonomía: indeterminado o imperfectamente determinado, pero nunca es completamente
No se trata de adaptación ni de metabolismo: se trata más bien de una vacío. Toda experiencia hace relación a un sentido más general y total y remite
coacción especial hacia la autonomía, con el resultado de que el sistema necesariamente a la simultaneidad con otros objetos en el mundo. La gran
simplemente dejaría de existir, aún en un entorno favorable, si en la tradición de pensamiento de occidente ha intentado horadar en el sentido del
reproducción de sus elementos no los proveyera de sentido' 0 • sentido. Las respuestas en las ciencias sociales se han acurrucado en la
hermeneútica y sus derivados, y al sentido io hacen depender de procesos de
Sistemas que procesau Seutido: interpretación que aspiran a una integración comprensible a partir de un
contexto previo.
La característica específica de estos sistemas sociales, y que los deslinda En Luhmann el sentido no tiene otro fundamento ulterior que el mismo
radicalmente de todo tratamiento orgánico biológico, es que son sistemas que sentido (por tanto autorreferencial) y no es abordable en calidad de todo.
operan en el medio del sentido. Al igual que en el caso del problema de la complejidad, surge
Luhmann entiende el sentido como una categoría pre lingüística que funda, a nuevamente el problema de la autorreferencia, en la forma del sentido. Cada
su vez, el lenguaje. La pregunta de qué es el sentido es inabordable, ya que la intención de sentido es autorreferencial en la medida en que prevé su propia
respuesta tiene que hacer uso del sentido para contestarla. El sentido se impone posibilidad de reactualización, por lo tanto, se retoma en su estructura de
en calidad de horizonte. Precede a todo lo que se pueda preguntar o saber remisión como una entre muchas posibilidades de vivencias y acciones
sobre él: adicionales. El sentido en general sólo puede ganar realidad actual en la
Los sistemas adheridos al sentido no pueden experimentar ni actuar sin remisión a un sentido diferente; así, no hay autosuficiencia puntual ni unper
sentido; no pueden dinamitar la remisión del sentido al sentido en la se notum 1 2•
cual ellos mismos están implicados ineludiblemente. Dentro de la La única delimitación de tipo general que es posible hacer es que el
organización autorreferencial plena de sentido del mundo se dispone de sentido es la solución emergente de carácter evolutivo con respecto a la
la posibilidad de la negación pero esta posibilidad, por su parte, sólo socialización:
puede ser utilizada con sentido. Cualquier intento de negación de sentido Los sistemas psíquicos y sociales surgieron en el camino de la
presupondría de una manera general, sentido y tendría lugar en el mundo. coevolución. Un tipo de sistema es entorno imprescindible del otro.
El sentido es pues una categoría innegable y sin diferencia (sub. JTN). Las razones de esa necesariedad radican en la evolución misma que
Su superación (Aufhebung) consistiría -en el más estricto de los posibilita ese tipo de sistemas. Las personas no pueden permanecer ni
significados- en la aniquilación, y eso sería asunto de una instancia existir sin los sistemas sociales, y viceversa. La coevolución condujo
externa impensable' 1

hacia ese logro común que es utilizado por los sistemas tanto psíquicos
Husserl había ya apuntalado el concepto de sentido, al entenderlo de
como sociales. Ninguno de ellos puede prescindir de ese logro común,
manera empírico fenomenológica. En primer lugar sentido significa
y para ambos es obligatorio como una forma indispensable e ineludible
111
Niklas Luhmann, Sistemas Sociales, op. dt.. p. 34.
11
Nikla<> Luhmann, Si.\·JemasSociales, op. cit., p. 82. ll !bid. p. 81.

19 •
• 18
1
1 Teoría de la Sociedad •
• Notn a la versión en cspai\ol

La complejidad continge nte de las posibilidades de la experien cia y la


de complejidad y autorref erencia. A este logro evolutiv o le llamamo s
acción, y sobre todo la complejidad de un juluro abierto, deben realizarse
sentido' 3•
en la interacc ión social -de no ser así, se trataría sólo de una
Por tanto el sen/ido es la categorí a fundante de todo el proceso de
complejidad indeterminada, una especie de transfondo, o una fuerza
socialización. Entendido así, el sentido es el mundo operativ o del hombre. En 14
, trascendente que con mano invisible rigiera las cosas de este mundo •
ese mundo hay realidades emergen tes, sinergías que escapan a la planeaci ón
.
En la constitución intrínseca del sentido está contenid o un principio de
conscien te de la actividad construc tora del ser humano. 1
negación. El mundo del sentido no es sólo acertante, sino también negante.
El individuo se encuentra situado en el marco de un proceso cosmológico
Esta peculiaridad binaria es exclusiv a del sentido, ya que en el mundo externo
en el que existen dimensiones previam ente establecidas. La historia social es
n no existe nada negativo. El hecho mismo de que el sentido puede siempre
una censura en dicho orden. El mundo del sentido es una operación de reducció
que lo remitir a otras posibilidades, es decir, que manifiesta una constitu ción basal
de complejidad que el hombre ha obtenido en conjunción con fuerzas
de contingencia, está hablando de que el sentido es por antonom asia complejo,
sobrepas an. Esta construcción no ha sido a placer, ni siquiera racional mente
y él mismo impulsa la selección. Todo acto de selecció n lleva implícita una
calculad a, sino una operació n de alto grado de complej idad en Ja que el
negació n recurren te. Debido a esta allernan cia el sentido se revela
resultad o es u~a mezcla de destino y de voluntad, de errores personal es y de
autoreferencial, autopoiético. De esta estructura radical de codificación binaria
aciertos evolutivos.
del sentido se desprende la constitución codificada de la comunic ación, del
En la cascada verbal de Heidegg er, el sentido no significa ni el conjunto a
lenguaje. De aquí que Luhmann entiende el sentido, en calidad de categorí
de las cosas materiales, ni la socieda d humana, ni en general una suma de a su vez, el lenguaje y le confiera caracter ísticas de
pre lingüística que funda,
entes, sino la totalidad previam ente proyectada de un horizonte indeterminado.
codificación binaria.
Luhman n prefiere ser categóri co:
La comunicación para Luhmannn posibilita una actualiza ción común
La humanidad realiza su unidad en dos niveles, en el del mundo y en
de sentido, provee estructu ras de sentido que los actores ponen en la base de
el _del sistema socie_dad. Al mismo tiempo estas instancia s se alejan
su elección; pero esto no significa que haya como condició n de posibilid ad
mas que nunca: la idea del mundo se ha ido desconc retizand o sus
una comunidad (dilthey) en la que se funde la identida d del significado. La
contenidos se han vaciado y ha quedado sólo como concept o dire~triz
comunicación precede a los sujetos; dota de un punto de partida reducido con
para todo lo posible; los símbolo s culturales de la represen tación del
respecto a las infinitas posibilid ades subjetivas de los actores.
mundo ya no coincide n punto por punto con los correlato s de los
La comunicación (como selección de sentido) no puede consistir en
problemas que se generan en la sociedad. la continge ncia ya no puede
una especie de participación en lo mismo, garantizadora de la identidad de
p~nsa~se como una confront ación de este mundo frente a otro posible,
los significados. El sentido del sentido no estriba en que pueda compart irse
srno u111camente en relación a lo que la sociedad como sistema s
selecciona. intersubjetivamente, en que pueda ser idéntico para un comunid ad de hablante
y de agentes.
De aquí nuestra hipótesi s de que son precisam ente las estructu ras
Las soluciones de tipo evolutiv o que provee el sentido no guardan
comunic ativas de .los sistema s-la socieda d- las que regulan la
relación directa ni con la subjetividad, ni con la idealidad normativa del lenguaje
medida de la contmge ncia y la complejidad que se revelan como
(Apel, Habermas). Hasta cierto punto, las respuestas más consiste ntes de la
mundo.
p.
14Nik\as Luhtnann, Soziologischc Aufkliirung 2, Oplnden. Wcstdeutcher Verlag, 1986,
D lhid. p. 79. 65 .

21 ~
• 20
1

• Nota a la versión en español


Teorla de la Sociedad •

, y 1 propuesta epistemológica de la teoría


evolución social son soluciones improbables, inusitadas, desconc ertantes
catalog adas ni en término s de irracion ales, ni de T
en esa medida, no pueden ser
cercana para su tratamie nto ocurre en otro glacis. 2 Teoría General de la Socieda d
racionales. La semántica más ¡-~·
medio de
Sólo habría que recordar cómo se ha impuesto el .dinero como Evolució n
una perspec tiva raciona l hubier a sido 1nás La~ sociedad es como sistema - Teoría de la comunica ción- Teoría de la
intercam bio, cuando desde de la Sociedad
(con respald o de valor) hubiera n ''1 Teoría de la Di/ere.T ción de la Sudedad:. "f3oría de la Autodescripc1ón
consistente esperar que el oro, la plata, la sal
nte. No se escapan al tratami ento de lo improb able
tomado ese lugar promine Teoría General te fa Orgcmi:::ación
que haya
ni el amor, ni el poder, la educaci ón, el arte, la religión. Cualqu iera 1

mínima con las solucion es que confier e el derecho se Teoría General de la Interacción
tenido una experie ncia
acontec e de modo ortogon al con respecto a Jos
dará cuenta que lo jurídico
1

'fi
deseos subjetivos de la conciencia. 3 Monog rafías sobre campos espec1 1cos:
1

se
Si se pudiera caracte rizar con una palabra la teoria de Luhman n, no - intimida d
se escoge la de teoría de lo improba ble: Pofitica- Economía - Derecho- Educación - Religión - Arte - Ciencia
erraría si
La receta metodo lógica es buscar teorías capaces de declara r como
improbable algo normal. Esto puede realizarse, desde una perspectiva
n
funcional, por medio de la presentación de problem as que permita da
dos normale s de la experie ncia del mundo vital como 4.- La teoría de la sociedad (tema del libro que nos ocupa) está sosteni
exhibir los conteni de Sistema s; b)
sobre los cimientos de cinco teorías generales: a) Teoría
la solución de un problema ya resuelto, aunque existan otras alternativas Teoría de la
de solució n''. Teoría de la comuni cación; c) Teoría de la evoluci ón; d)
de la socieda d.
diferenciación de la sociedad; d) Teoría de la autodes cripción
vo de
Cada una de estas teorías están conformadas por un cuerpo exclusi
todas de modo
La Arquit ectura de la Teoría de Luhma nn: teorem as; sin embarg o, la teoría de sistema s corre por
transversal.
s
general 5. Luhmann ha incursionado en los campos específ icos de aquello
Vale la pena insistir, al final de esta introduccion, en la arquite ctura se manifie stan con
de Luhma nn. El siguien te cuadro ayudar á a propósi tos de sistema s sociales que se han diferenciado a tal grado que
de la teoría , religión ,
intelección: características universales: política, economía, educaci ón, derecho
ciencias, el ámbito de la intimidad y últimam ente el arte.
Cada uno de estos campos representa en la obra de Luhma nn varios
áficos es
libros y numerosos artículos. El objetivo de estos campos monogr
socieda d, y cuáles
hacer ver cómo se aplica, en ellos, la teoría general de la
autónom os. En
son las características exclusivas que los definen en calidad de
compre nsión y
todos estos campos Luhma nn muestra una soberan ía de
nes económ icas
movimiento que sorprenden. Aun en el ámbito de las cuestio
ión del
que reclamaría tratami entos muy delicados, la propues ta de intelecc
11
• Niklas Luhmunn, Sistemas sociales. up. cit., p. 129. fenóme no no deja de ser sustancial e ingeniosa.

23 •
~ 22
1

• Nota a la versión t:n español

6. Como parte integral de la propuesta teórica, Luhmann tiene estudiada la


manifestación de la organización. Por la bibliografía contenida y el método
de abordar el objeto se colige a partir de tres libros capitales (Función y
Consecuencias de la Organización Furmal, Fin y racionalidad en los Sistemas Teoría de Ja Sociedad
y Teoría general de la Organización) que es uno de los grandes teóricos, en el
mundo, sobre cuestiones organizativas.
Luhmann es eso, uno de los espíritus más sorprendentes y de más vasta
formación de nuestro tiempo (Habermas)"'.
Miguel Romero Pérez, el traductor por razones de amistad, abandonó
lo suyo, las letras, y se sometio a la dura prueba de interpretar el modo de
decir de los sociólogos, y sobre todo de Luhmann. Contó con la colaboración
muy estimada de Carlos Villalobos. El libro salió ganando cualidades no Este texto es el resultado de un trabajo que hemos llevado a cabo, parte
contenidas en el original: elegancia de estilo y un uso insólito de las en la ciudad de Lecce, y parte en Bielefeld. En la base de este trabajo
preposiciones, no frecuentes en la obra sociológica. está un complejo material constituido por manuscritos que hemos
discutido, corregido y resumido. Nuestra intención es hacer accesible
un texto para los estudiantes. No se trata de divulgar la teoría, sino de
utilizar su conceptualidad, poniéndola a prueba en la construcción de
Javier Torres Nafarrate una teoría de la sociedad.

N. L. y R. D. G.

11
' Jtirgcn Habcnnns. /,a lógica de las Ciencias Sociules, op. cit., p. 311.

~ 24 25 '4
Capítulo 1

La sociedad como sistema social

l. La teoría de la sociedad en la sociología

El objeto de nuestra investigación es el sistema social de la sociedad moderna.


Lo abordamos en un proyecto que encuentra numerosas dificultades. La primera
consiste en el mismo proyecto, el cual es la actualización de una relación
circular con su objeto: un objeto que no tiene referencias unívocas. Ni siquiera
se ha establecido, en realidad, cuál es el objeto. Al término sociedad, de hecho,
no se le asocia una representación unívoca, y tampoco el término social presenta
referencias objetivas. Además, el intento de describir la sociedad puede
efectuarse sólo en la sociedad, es decir, hace uso de la comunicación, activa
relaciones sociales y se expone a la observación. Entonces, de cualquier manera
que se pretenda definir el objeto, la definición misma es ya una operación del
objeto. La descripción realiza lo descrito: en el momento en que tiene lugar,
debe describirse a sí misma. Debe comprender a su objeto como algo que se
describe a sí mismo. Usando una expresión que viene del análisis lógico de la
lingüística, podríamos decir que cada teoría de la sociedad debe presentar un
componente autológico 1• Si, por motivos que puedan derivarse de la teoría del
conocimiento, se considera que, al contrario, un componente de esta naturaleza
debe excluirse, entonces se debe renunciar a la misma posibilidad de construir
una teoría de la sociedad, de la misma manera como se debería renunciar a la
lingüística y a otros muchos temas del conocimiento.

1 En un sentido semejante. Lars LOfgrcn llama autolinglllstlca a una forma que debe ser

desarrollada lógicamente a través de la distinción de planos. Cf. «Life as an Autolinguistic


Phenomenon)), en Autopoiesis: a 111eory o/living Organizt1tion.'i, editado por Milan Zeleny,
Nueva York 1981, pp. 236-249.

27 ~
1
• Capítulo 1 La sociedad como sistema social •

f
Hasta hoy la sociología no ha sabido plantearse este pro~lema y, .por histórica con la cual se vinculaba a sí misma. De esta manera, la sociologíá,
tanto, no ha podido ser ni radical ni consecuente, como hubiera deb1d?. cuando estaba en sus inicios, afrontaba los problemas estructurales y semánticos
Probablemente éste es el motivo por el que no ha podido aportar una teona que se manifestaron en el siglo XIX.
plausible de la sociedad. Hacia el final del siglo XIX.parecía que la aus~n~.ia Al acabarse la confianza en el progreso, también el análisis se vacía de
de vinculas entre la descripción de la sociedad y su objeto fuera una cond 1c1on los contenidos que le habían infundido aquella confianza. Los análisis que
para la cientificidad. Cuando se manifestaban algunos de estos vínculos, la tematizaban las formas de la gradualidad de las transformaciones evolutivas
descripción era considerada ideología y, por tanto, .se la descartaba. La son sustituidos por análisis que se apoyan en conceptos históricamente
alternativa consistía en la separación y aislamiento del objeto. Algunos llegaban plausibles: análisis de la diferenciación social, de las dependencias de la
a pensar que debían renunciar a la elaboración de un concepto de sociedad Y organización, de las estructuras del rol. Se abandona el concepto de sociedad
limitarse a u~1 análisis estrictamente formal de las relaciones sociales'. Otros propio de la economía política, centrado en la economía, prevaleciente desde
pensaban que era posible real izar una ciencia rigurosam~nt~ p~~itiva de h.ech~s los últimos decenios del siglo XVIII, y se entra en discusiones que fijan su
sociales y de la sociedad; y otros más, con base en la d1st111c1on ent~e ~1en~ia interés en una fundación más espiritual (cultural) o más material (económica)
de la naturaleza y ciencia del espíritu, se preocupaban por la relatlv1zac1ón de la sociedad. Al mismo tiempo adquiere significado el interés por la posición
histórica de cada descripción de la sociedad. del individuo en la sociedad moderna. Esto llega a ser el tema central del
El aislamiento del objeto, sin embargo, implicaba también el aislamiento análisis sociológico: un tema a partir del cual, sin embargo, la sociedad ahora
del sujeto y, consecuentemente, las alternativas que se perfila~an no podían es vista con mayor escepticismo, en cuanto que ya no es considerada como
sino oscilar entre el cientificismo ingenuo y el transcendentalismo. De esta una totalidad tendiente, sin más, al progreso.
manera se pueden explicar las extrañas conexiones entre el transcendentalismo Conceptos como socialización y rol subrayan la necesidad de una me-
y la psicología social que se encuentra en George Simmel; pero también as~ ~e diación teórica entre individuo y sociedad. Al lado de la diferencia histórica,
explica el concepto de acción que se encuentra en Max Weber y su relac1on esta distinción entre individuo y sociedad adquiere una función con importancia
con el neokantismo y con la teoría del valor. teórica. Pero, como en el caso de la historia, tampoco aquí se puede plantear
A pesar de las dificultades que surgían del presupuesto de la separación la pregunta por la unidad de la división. La pregunta de qué es la historia,
im11lícita en el esquema sujeto-objeto y de la .imp~sibi~i~ad de resolver el sistemáticamente viene soslayada' y al problema de qué es la unidad de la
problema del objeto, queda el hecho de que la soc1ologia clas1ca nos ha a~o.rtado diferencia entre individuo y sociedad ni siquiera se le reconoce como proble-
la única descripción de la sociedad con que actualmente contamos. Qmza esto ma porque, siguiendo a la tradición, se parte del presupuesto de que la socie-
explica el encanto que emana de los clásicos y explica también por qué la dad está compuesta de individuos. Con Max Weber, por último, el escepticis-
mayor parte del trabajo teórico de la sociología actual está dedic~do a las mo, que se vuelve posible por una tal situación de la teoría, se difunde hasta
retrospectivas sobre la historia de la sociología y a las reconstrucciones del llegar a la condena del racionalismo occidental moderno. También se puede
pensamiento de los clásicos. . . recordar el hecho de que al mismo tiempo nace una literatura que sostiene que
Lo plausible de aquellas descripciones de la soc~edad ~·e~e ~e.I hecho el individuo moderno no puede encontrar, ni en la sociedad ni fuera de ella, un
de que en sus análisis la sociología se v111culaba a una s1t~ac1on h1sto~1ca, q~e fundamento seguro para la autoobservación, para la autorrealización o, como
disolvía la circularidad de la relación con el objeto mediante una d1ferenc1a se dice con una fórmula de moda, para su identidad. Recuérdese a Flaubert, a
Mallarmé o a Antonin Artaud, para sólo indicar algunos autores.'
2 Esto se Ja ¡aún hoy\ Cf. Friedrich H. Tenbruck, t-.nüle Durkheim oder die Geburl der
Gesellschall aus <lem Gcist dcr Sozio\ogie «Zeitshrifi Für Soz1oiogie» JO ( 1981 ), pp. 333-350. :i Sobre esto Frit.:drkh ! l. Tt:nbruck, Gcschichlc und Gcscllschaft, Berlín 1986.

.. 28 29 ~
1
• Capítulo 1 La sociedad como sistema social •

Después de los clásicos, desde hace casi 8() años, en la teoría de la ¿Cómo se puede explicar este fracaso de la sociología en esta tarea que
sociedad, la sociología no ha hecho progresos dignos de mención. En otros pertenece inequívocamente a su campo de investigación y que además sería
sectores ha conseguido muchos éxitos, en el plano del método y en el de la importante para su imagen social? .
teoría especialmente en lo que respecta al acopio de conocimientos empíricos; Parece natural apuntar a la inmensa complejidad de la sociedad y a la
pero ;e ha evitado ta descripción de la sociedad como u~1 t~~o. Quizá e~to se falta de una metodología que se pueda utilizar para tratar los sistemas altamente
debe a que existe una autocoacción a mantener la d1stmc1on entre sujeto y complejos y diferenciados: una metodología capaz de tratar la llamada
objeto. Mientras tanto, se han ido desarrollando investigaciones especiales complejidad organizada. Este argumento adquiere un peso aún mayor si se
sobre una sociología de la sociología, y recientemente se ha desarrollado una considera que la descripción del sistema es parte del sistema y que puede
~specie de sociología reflexiva del conocimiento'. En tales contextos surgen existir un gran número de descripciones como esa. La mayor razón, entonces,
problemas de autorreferencia, a los que se les aísla, por así decirlo, como para los sistemas hipercornplejos de este tipo es la falta de idoneidad de la
fenómenos especiales, y se les trata como singularidades o corno dificultades metodología convencional, la cual parte o de relaciones muy estrechas y
metodológicas. Lo mismo vale para la figura de la selj-falfil/ing-prophecy. limitadas, o bien de las condiciones de aplicación del análisis estadístico. Este
La única teoría sociológica sistemática que existe hasta el momento ha argumento, entonces, debería aconsejar la renuncia a la teoría de la sociedad,
sido la formulada por Talcott Parsons como teoría general del sistema de y aconsejar el ocuparse, en primer lugar, de la metodología del tratamiento de
acciones. Se presenta como una codificación del saber de los clásicos Ycomo sistemas altamente complejos o hipercomplejos. Pero es precisamente lo que
una elaboración de la comprensión conceptual de la acción con la ayuda de se ha practicado desde hace casi cuarenta afias', es decir, desde que se descubrió
una metodología de las tablas cruzadas. Precisamente esta teoría, sin embargo, el problema del método, y naturalmente se ha tenido poco éxito.
deja abie11as las cuestiones de la autoirnplicación cognitiva, tal como aquí las Se podría hacer otra reflexión utilizando una formulación de Gaston
hemos propuesto, porque no dice mucho sobre et grado de congruencia entre Bachelard: se trata del concepto de «obstacles épistémologiques»'. Con este
la conceptualidad analítica y la formación real de los sistemas. Ella postula concepto se nos remite a aquellos obstáculos que derivan de la tradición,
sólo un realismo analítico y así condensa en una fónnula paradójica el problema impiden un adecuado análisis científico y provocan expectativas que no pueden
de la autoirnplicación. No considera que el conocimiento de los sistemas ser satisfechas. No obstante las evidentes debilidades que padecen, no pueden
sociales depende de las condiciones sociales no sólo por su objeto, sino ya ser sustituidos.
corno conocimiento; no tiene presente que el conocimiento (o la definición, el Estos obstáculos que bloquean el conocimiento están presentes en la
análisis) de las acciones es ya en sí mismo una acción. Por tanto, en las idea de la sociedad que hoy prevalece y se manifiestan en la forma de tres
numerosas casillas de su teoría, Parsons mismo no aparece. Y este pudiera ser hipótesis que se relacionan y se sostienen recíprocamente:
el motivo por el que la teoría no puede distinguir de una manera sistemática I" Que una sociedad está constituida por hombres concretos y por relaciones
entre sistema social y sociedad, pero puede ofrecer formulaciones sobre la entre los hombres.''
sociedad que tiene un estilo impresionista, novelesco'.
Soziologie und Sozialpsychologie 40n (1988), pp. 127 - 139.
7
Cf. Warrcn Wcav~r. «Science and Complexity)). «American ScientisD>. 36 (1948), pp. 536~544.
~ Cf. Gaston Bachclard. laformalion del'e,\prit scient(/ique: Contribution á une Psychoanalyse
4 Cf. Peter ílurgcr. Prosa der Mode¡ne. Frankfurt 1988. . . de (a connaissancl.! objective, París 1947, pp. 13 ss. Cf también las consideraciones sobre los
~Particularmente notoria en Michael Mulkay, The Word and the World: Exp1orat1ons in the «cou.nteracútptive results ofadaptive change)), en Anthony Wilden, System and Structure: Essays
Form of sociological Analysis. Londres 1985; Power, Action and Belief: a New Sociology of in Communications and C:xchange, 2a. ed. Londres 1980, pp. 205 ss.
'J Aún la'\ actuales tcorlas de los sistemas que introducen el concepto de autorrefercncia siguen
Knowlcdgc?, editado por John Law, Londres. 1986. . .
'' Para un análisis detallado cf. Niklas Luhmman. «Warum AGIL'!>) «KOlncr Ze1tshnff für trabajando con bast: en Ja hipótesis de que los sist~mas sociales están constituidos por hombres.

~ 30 31 ~
1
1
• Capitulo 1 La sociedad como sistCTna social •

2' Que las sociedades son unidades regionales, territorialmente delimi- referencia esencial en el hombre, quizá esté condicionado por el temor a que-
tadas, por lo cual Brasil es una sociedad distinta de Tailandia, los Estados darse sin una medida para evaluar la sociedad y, por lo tanto, sin el derecho a
Unidos son una sociedad distinta de lo que hasta ahora se ha llamado Unión pretender que la sociedad se haya de organizar de modo humano. Aunque así
Soviética, y también Uruguay es una sociedad distinta de Paraguay. fuera, sería necesario establecer antes que nada qué produce la sociedad a los
3' Y que las sociedades, por tanto, pueden ser observadas desde el exte- hombres y por qué sucede esto.
rior como grupos de hombres o como territorios. Algunas objeciones evidentes alientan a rechazar una concepción
Las dos primeras hipótesis impiden una determinación conceptual del territorial de la sociedad. Ahora más que nunca, las interdependencias de
objeto sociedad. Está claro que no todo lo que se puede observar en el hombre alcance mundial inciden en todos y cada uno de los aspectos del acontecer
(admitiendo que sí es posible observar algo) pertenece a la sociedad. La social. Aunque quisiéramos ignorar este hecho, estaríamos obligados a volver
sociedad no pesa lo mismo que el total de los hombres, y no cambia su peso a un concepto de sociedad que denota nostalgia por la idea de cultura, y se
por cada uno que nazca o por cada otro que muera. No se reproduce por el deberían imputar todas las condiciones importantes para el desarrollo ulterior
111
hecho de que en las células del hombre se transformen las macromoléculas, o hacia otro concepto: por ejemplo, se debería hablar de un global system • Un
por el hecho de que haya cambios de células en los organismos de cada hombre. concepto así, sin embargo, no sería sino un sucesor de aquello que la tradición
La sociedad no vive. Tampoco se podrá considerar en serio que los procesos llama sociedad (societas civilis). El concepto se volvería dependiente de los
sociales sean, como los neurofisiológicos del cerebro, inaccesibles a la confines estatales arbitrariamente señalados, o bien, no obstante todas las
conciencia. Se puede decir lo mismo de todo lo que tiene lugar en el ámbito oscuridades conexas, se restringiría a la unidad de una cultura regional, al
actual de la atención de cada conciencia, ya sean percepciones o sucesiones lenguaje y similares.
de pensamientos. En el caso del concepto de sociedad referido al hombre se incluye
El hecho de que, a pesar de todas estas evidencias, persista el aferrarse demasiado; en el caso del concepto referido al territorio se incluye demasiado
a un concepto humanístico de sociedad, es decir, a un concepto que tiene su poco. En ambos casos el hecho de q~e se permanezca fijo en concepciones tan
inútiles podría estar conectado con el hecho de que se quiere concebir a la
sociedad como algo que es posible observar desde fuera. Si se pudiera renunciar
Para citar a un fisico, a un biólogo y a un sociólogo: Mario Bungc. «As syste1n Concept of
Socit!ly: Deyond lndividualis1n and Holisn1}), «Thcory and Decisiom> 10 ( 1979 ), pp. 13-30,
a tales hipótesis, estos obstáculos predominantes que bloquean el conocimiento
Humh~rto Maturuna. «Man and socicty»: en Autopoiesis. Communicalion and Society: The se quedarían sin ningún apoyo. Tanto la tradición conceptual humanística
Th1!111:v oj ,1Jutopoictic 5)'stem in The Social ,\'cience, editado por Frank Benseler, Pctt:r M. Ht.;jl, como la regionalística se harían trizas a consecuencia de su inutilidad.
Wo\frum K. K{k:h. Frankfurt 1980. pp. 11-13: Petcr M. l-lejl, Sozialwissenschaft a\s Thcorie Las investigaciones que este libro presenta buscan dar el paso a un
selbstrcfcrcnticller Systemc. Frunkfurt 1982. Una confusión as! sin embargo, vuelve imposihle concepto de sociedad radicalmente antihumanístic o y radicalmente
indicar con precisión cuúl es la operación que realiza la autopoiesis en el caso de los sistemas
orgánicos. ni.::urofisiológicos, psíquicos y sociales. Es tipico hacer la concesión de que no todo antirregionalístico. Naturalmente que no niegan que haya hombres y no ignoran
el hon1hre es parte del :;istema social. sino sólo el hombre en interacción, es decir, en cuanto tampoco las grandes diferencias que marcan las condiciones de vida en cada
:que con otros hombres actualice experiencias Je sentido igual ( paralelizadas ). Véase por región del globo terrestre. Son investigaciones que renuncian a deducir de
~jcmplo PcterM. Hejl. Zu1111Jegriffdc$ Jndividuums~ Bemmerkungenzum ungekliirten Verhdllnis estos hechos un criterio para la definición del concepto de sociedad y para la
van Psycho/ogie und So:io/ogie, en Systeme erkenner Systeme: /ndivüfoelle, soziale un
methodi.\·che Bedingungen !!.:VS/emischer Diagnoslik. editado por Günter Schicpek, Munich 1982,
determinación de los límites del objeto que corresponde a tal objeto. Una
pp. 115~ 154 ( 128). Perl) esto. en lugar de mejorar. empeora la situación, porque en este caso,
con 1nayor razón ya nü se pu.,;dc indicar cuál es la operación que realiza esta distinción: ni h1
111
Basta con ver Wilbcrt E. t\.1oorc. «Global Sociology: Thc World as a Singular Systcm»,
quimicu de la célula., ni ~l cerebro. ni la conciencia. ni !a comunicación social. «American .lourni.ll ofSodology>) 71 ( !966 ). pp. 475 ·482.

~ 32 33 ~
1
1
• Capítulo 1
La sociedad co1no sistema social •

renuncia así es necesaria. A Jos modelos de normas y a los valores que se sino que además nos permite evitar, negándoles desde el principio cualquier
encuentran en las relaciones entre los individuos se les considera como ideas espacio conceptual, aquellos presupuestos del tipo de las sustancias sobre los
reguladoras o como componentes de 1concepto de comunicación. Esto vuelve que se ha construido el análisis sociológico, aun cuando se haya desarrollado
a traer, bajo nuevos aspectos, el esquema sujeto-objeto. Lo mismo vale para a escala altamente formales.
los derechos humanos, para las normas de comunicación en el sentido de Para aclarar la importancia de esta transformación utilizaremos el
Habermas y para las actitudes ante las diferencias que caracterizan el distinto concepto de forma que George Spcncer Brown fundamentó en sus Laws of
grado de desarrollo en las diversas regiones. Si se practica la renuncia de que From' '·La forma no es una forma más o menos bella. La forma es forma de
una distinción, por tanto de una separación, de una diferencia. Se opera una
hemos hablado, todo esto se mostrará como autoprestación de Ja sociedad.
distinción trazando una marca que separa dos partes, que vuelve imposible el
paso de una parte a la otra sin atravesar la marca. La forma es, pues, una línea
de frontera que marca una diferencia y obliga a clarificar qué parte se indica
II. Distinción entre sistema y entorno
cuando se dice que se encuentra en una parte y dónde se debe comenzar si se
quiere proceder a nuevas operaciones. Cuando se efectúa una distinción, se
Con sus instrumentos conceptuales la sociología no ha logrado realizar la
indica una parte de Ja forma; sin embargo con ella se da, al mismo tiempo, la
auto implicación de Ja teoría de Ja sociedad y, por consecuencia, no ha podido
otra parte. Es decir, se da simultaneidad y diferencia temporal. Indicar es al
renunciar a las implicaciones del esquema sujeto-objeto. La tradición
mismo tiempo distinguir, así como distinguir es al mismo tiempo indicar.
conceptual de la sociología, por tanto, no ofrece recursos teóricos útiles para
Cada parte de la forma, por tanto, es la otra parte de la otra. Ninguna parte es
superar este esquema y para revolucionar el paradigma de la teoría de la
algo en sí misma. Se actualiza sólo por el hecho de que se indica esa parte y no
sociedad. Aportaremos esos recursos desde fuera de la sociología. Por eso nos
la otra. En este sentido la forma es autorreferencia desarrollada; más
dirigiremos a los más recientes adelantos de la teoría de sistemas, y también a precisamente, es autorreferencia desarrollada en el tiempo. Y en efecto, para
los adelantos que se han producido en el ámbito de dbtintas teorías: la atravesar el límite que constituye la forma, siempre se debe partir,
cibernética, las cognilive sciences, Ja teoría de la comunicación, la teoría de la respectivamente, de Ja parte que se indica, y hay necesidad de tiempo para
evolución. En cada caso se trata de contextos de la discusión interdisciplinaria efectuar una operación ulterior.
que en Jos últimos dos o tres decenios han tenido un proceso de radical Atravesar es un acto creativo. En efecto, mientras Ja repetición de una
transformación y que no tienen mucho en común con la conceptualidad indicación da testimonio sólo de su identidad (más adelante diremos que es
sistemática de los años cincuenta y principios de Jos sesenta. Se trata de avances prueba de su sentido y, por tanto, lo condensa en situaciones distintas), atra-
intelectuales fascinantes y totalmente novedosos que, por primera vez permiten vesar y volver a atravesar no es una repetición y, por eso, tampoco puede ser
escaparse de la contraposición entre ciencia de la naturaleza y ciencia del tratado en una identidad única''. Esta es sólo otra versión del principio con
espíritu, o entre hardsciences y humanities, o también entre ámbitos objetuales base en el cual una distinción no puede autoidentificarse mediante el uso.
dados en forma de leyes y ámbitos objetuales dados en forma de textos Precisamente en esto se apoya la uti Ji dad del atravesar, como podremos
(hermenéutica). demostrar detalladamente con el ejemplo de la codificación binaria.
La transformación más profunda, que al mismo tiempo constituye
también el presupuesto no eliminable para la comprensión de cuanto sigue, 11
Georg.e Spcncer Brown, Laws o!' fonn. cil. en la ed. lk Nueva york 1979.
consiste en esto: ya no hablamos de objetos, sino únicamente de distinciones. 12
Spe111,:cr Brown. op. cit.. pp. 1 s .. distingue correspondii..mtementc dos axiomas (los únicos):
El rechazo del concepto de objeto nos permite no sólo tomar distancias de las ( 1) «El valor ck un uclo de rcno1nbrur es el valur de un acto de no1nbran>, y (2) «El valor de
implicaciones conexas con el uso de esquemas relativos a aquel concepto, volver a atravesar no es el valor de atravesar>>

~ 34 35 ~
1
• Capítulo 1 La sociedad como sistema social •

Este concepto de forma tiene cierta semejanza con el concepto hegeliano parte que viene simultáneamente determinada, hay también una supraforma,
de concepto, en cuai¡to que para ambos es constitutiv·a la incluisión de una es decir, la forma de la distinción de la forma respecto a cualquier otra cosa''.
distinción. Sin embargo, el concepto hegeliano tiene pretensiones mucho más Esta conceptualidad, que ha sido desarrollada a fin de construir un
amplias, a las que nosotros no podemos ni, mucho menos, debemos seguir. cálculo de las formas que procesa las distinciones, nos permite interpretar la
De un modo distinto a nuestra forma, el concepto se preocupa por resolver por distinción sistema-entorno. En la perspectiva del cálculo general de las formas,
sí mismo el problema de su identidad, con lo cual elimina la autonomía de lo esta distinción constituye un caso particular de aplicación del cálculo. En el
que es distinto (en el concepto de hombre, por ejemplo, la autonomía de los plano del método se ha de precisar que lo que practicamos no es la simple
momentos contrapuestos de sensibilidad y razón). Lo hace mediante la sustitución de una explicación de la sociedad con base en un principio, ya sea
específica distinción de universal y particular, con cuyoAufhebung el concepto espiritual o material, por la explicación de la sociedad con base en una
se constituye en su singularidad. En contraposición, basta con recordar que la distinción. Es verdad indudable que a la distinción sistema-entorno le
forma es precisamente la distinción misma, en cuanto que apremia a indicar atribuimos una posición central en la erección de la teoría, pero sólo en el
(y por tanto a observar) una u otra parte, y por esta razón no puede real izar ella sentido de que, a partir de la distinción, es decir, de la forma sistema,
misma su propia unidad. La unidad de la forma no es su sentido superior, un organizamos la consistencia de la teoría, es decir, el contexto de una
sentido espiritual. Es más bien el tercero excluido que no puede ser observado multiplicidad de distinciones. El procedimiento de que nos servimos, entonces,
hasta que se observa con la ayuda de la forma. También en el concepto de la no es deductivo sino inductivo: consiste en el intento de establecer qué
forma está presupuesto el que ambas partes se determinen, respectivamente, significan las generalizaciones de una forma para otra formas. Aquí, entonces,
cada una a través de la alusión a la otra. Sin embargo, esto no debe ser entendido consistencia no significa sino producción de suficientes redundancias,
como el presupuesto de una reconciliación de su oposición, sino como el tratamiento parsimonioso de las informaciones.
presupuesto de la distinguibilidad de una distinción. Este concepto de forma contribuye a precisar la autocomprensión de Ja
Determinar, indicar, conocer y actuar, en cuanto operaciones, consisten teoría de sistemas, la cual no trata de objetos particulares, ya sean artefactos
en esto: en que se fija una forma, con la consecuencia de que se instaura una técnicos o elaboraciones analíticas; su tema es un particular tipo de forma,
diferencia, que produce al momento una simultaneidad y una necesidad de una particular forma de formas, se podría decir, que explícita, con referencia
al caso del sistema-entorno, las propiedades generales de toda forma de dos
tiempo. Como el pecado original, también la forma produce un corte en el
partes.
m·undo, y la indeterminación que había antes se vuelve inaccesible.
Todas las propiedades de la forma también valen aquí: tanto la sinrnlta-
El concepto de forma se distingue así sólo del concepto de contenido o
neidad de sistema y entorno, como el hecho de que todas las operacio11es
del concepto de contexto' 3: una forma puede consistir en la distinción de algo
tienen necesidad de tiempo. Ante todo, sin embargo, si se usa este modo de
con respecto a todo el resto, de la misma manera como en la distinción de algo
representación, hay necesidad de clarificar que siste1na y entorno, en cuanto
respecto a su contexto (por ejemplo, un edificio respecto a la ciudad o al
que constituyen las dos partes de una forma, pueden sin duda existir separada-
paisaje que lo rodea), pero también en la disntinción de un valor respecto a su
mente, pero no pueden existir, respectivamente, uno sin el otro. La unidad de
contravalor con la exclusión de otras posibilidades. Cada vez que el concepto
la forma permanece presupuesta como diferencia, pero la diferencia misma
de forma señala una parte de una distinción con el presupuesto de que hay otra no es fundamento de las operaciones. No es ni sustancia ni sujeto, sino, en el
14
Volveremos sohn: esto al ocuparnos de la distinción entre medium y forma. Cf. capítulo 2,
13
Este cambio de conceptos lo ha propuesto Cristopher Alcxandcr. Notes on the ~ynthesis of
pp: 86 SS.
Form, Cambridge Mass. 1964 1
~ Así, en modu i.;xplícito y detallaLlo. Fritz I3_ Simon, Unterschiede,. die Unter shiede, die

.. 36 37 ~
1

• Capitulo 1
La sociedad como sistema social •

plano de la historia de la teoría, entra en lugar de estas figuras clásicas. Las condiciones de reforzar su distinción del entorno. De aquí se podía concluir
operaciones son posibles sólo como operaciones de un sistema. Pero el siste- que independencia y dependencia respecto del entorno no son características
ma puede operar también como observador de la forma. Puede observar la del sistema que se excluyan recíprocamente, sino que, en ciertas condiciones,
unidad de la diferencia, la forma de dos partes como forma: a su vez puede: pueden estar recíprocamente acrecentadas. La pregunta, entonces, es: ¿bajo
hacer esto sólo si puede formar otra forma, es decir, si la distinción a su vez qué condiciones? Se podría buscar una respuesta mediante el auxilio de la
puede operar una distinción' 5 • Así también los sistemas, si son suficiente- teoría de la evolución.
mente complejos, pueden aplicarse a sí mismo la distinción sistema-entorno. Un primer paso en el sentido del desarrollo está constituido con la in-
Pero esto lo pueden hacer sólo en el caso de que efectúen una operación que clusión de relaciones autorreferenciales y, por tanto, circulares. En un primer
realice tales aplicaciones. En otras palitbras, los sistemas pueden distinguirse momento se pensó en la construcción de estructuras del sistema a través de
a sí mismo respecto a su entorno, pero sólo como una operación que se verifi- procesos propios del sistema y se habló, por tanto, de autoorganización. El
ca en el mismo sistema. La forma que ellos, por así decirlo, producen ciega- entorno era comprendido como fuente de un rumor no específico (carente de
mente, operando recursivamente y por tanto diferenciándose, de nuevo está a sentido), del cual, sin embargo, el sistema podía encontrar un sentido a través
su disposición cuando se observan a sí mismos como sistema en un entorno. de la conexión de las propias operaciones. Así se buscó explicar que el sistema
Sólo así, entonces, sólo con estas condiciones, también la teoría de sistemas - ciertamente en dependencia del entorno, pero en ningt\n caso sin él, y sin
constituye el fundamento para una determinada praxis del distinguir y del estar determinado por él-se puede organizar por sí mismo y puede construir
indicar. La teoría de sistemas utiliza la distinción entre sistema y entorno su propio orden: urder fi"om noises". Visto desde el sistema, el entorno actúa
como forma de sus observaciones y descripciones; pero para poder hacerlo casualmente sobre el sistema''; pero precisamente esta casualidad sería
debe ser capaz de distinguir esta distinción respecto a otras distinciones, por inevitable por la emergencia del orden, y mientras más complejo se vuelve el
ejemplo, respecto de la teoría de la acción y, en general, para poder operar de orden, esta casualidad es más inevitable.
este modo, debe formar un sistema: es decir, que en este caso, debe ser cien- A este nivel de la discusión en concepto de autopoiesis de Humberto
cia. En su aplicación a la teoría de sistemas, la concepción que hemos presen- Maturana significa un elemento nuevo''. Los sistemas autopoiéticos son los
tado satisface el requisito que buscábamos: el requisito de la auto implicación que producen por sí mismos no sólo sus estructuras, sino también los elementos
de la teoría. La comprensión que la teoría tiene del objeto la apremia a sacar de que están compuestos, precisamente en la trama de estos elementos. Los
conclusiones sobre sí 111is1na. elementos-en el plano temporal son operaciones-de los cuales los sistemas
Si se acepta este punto de partida precisamente de la teoría de la autopoiéticos están costituidos, no tienen una existencia independiente: no se
diferencia, entonces, todos los avances de la reciente teoría de sistemas aparecen 1
<> Cf. Heinz von foerstl!r. ün Self-organizing·Systen1s and their Enviroments, en Self-organizing
como variaciones sobre el tema sistema y entorno. Inicialmente, movidos por Systems: Procecdings ofan intcrdisciplinary ContCrence, editado por Marshall C. Yovits, Scott
representacione s relativas al intercambio de la materia o movidos por Camcron. Oxford 1960. pp. 31-50; Herni Atlan, Entre le cristal et la fumée. Parls 1979.
representaciones del tipo input-output, nos sentíamos preocupados por explicar
17
Henri Atlrin llega a defender que. precisamente por esto, las transformaciones de la
organización del sistema pucdcn .ser explicadas sólo desde fuera. Cf. Liémergence du nouveau
que existen sistemas que no están sujetos a la ley de la entropía, sino que están
et du sensc, en L 'auto-organization: De la physiquc au politique, editado por Paul Dumouchel,
en condiciones de construir una neguentropía y que, por lo tanto, precisamente Jean Pierre Dupuy, París 1983, pp. 115-130; cf. también id. Disorder, Complcxisy and Meaning,
por la apertura del sistema y por su dependencia del entorno, están en en Disorder and Ordcr: ProcecLlings of thc Strinford lnternational Symposium, editador por
Puinslcy Livingston. Saratoga Cal. 1984. pp 109-128.
111
Véase dc 1-lumberto Maturanu. entre las diversas colecciones de ensayos. la que en italiano se
Unterschiede machen: Klini.si.:he Epistomologie: Grund(age einersystemischen Psychiatrie and
tradujo como Bio!ogia della cogniziones, Padua 1985.
Psychosomatik. 13crlín 1988. cspccinln1entt: pp. 47 ss.

3 9 -4
~ 38


1
• Capítulo 1 1
La sociedad con10 sistema social •

encuentran simplemente; ni son simplemente colocados. Más bien son produ- Las determinaciones conceptuales a que ya aquí hemos llegado clarifi-
cidos por el sistema, y exactamente por el hecho de que (no importa cuál sea can antes que nada el concepto, hoy usado con frecuencia, de clausura
la base energética o material) son utilizados como distinciones. Los elemen- operaciona] (o autorrcfercncial) del sistema. Con este concepto naturalmente
tos son informaciones, son distinciones que producen la diferencia en el siste- no hay referencia a lo que pudiera ser entendido como aislamiento causal,
ma. Y en este sentido son una unidad de uso para la producción de unidades como falta de contacto o como una especie de segregación del sistema. Sin
de uso, para las cuales en el entorno 110 existe correspondencia. embargo, permanece válido el principio, ya adquirido gracias a la teoría de
Naturalmente también esto sucede en relación con un entorno; de otra sistemas abiertos, que independencia y dependencia pueden acrecentarse
manera, como ya sabemos, la otra parte de la forma no sería un sistema. Pero mutuamente, una a través de la otra. Hoy se formula este principio de una
ahora es necesario indicar en un modo mucho más preciso (y esto ayudará a manera distinta y se dice que cada apertura se apoya en la cerradura del sistema.
nuestra teoría de la sociedad) cómo constituyen su relación con el entorno los Expresado de manera más completa, esto significa que sólo los sistemas
sistemas autopoiéticos que producen ellos mismos todos los elementos que operativamente cerrados pueden constuir una alta complejidad propia, la cual
necesitan para la prosecución de la propia autopoiesis. Todas las relaciones puede servir para especificar bajo qué aspectos el sistema racciona a las
entre un sistema autopoiético y el entorno tiene un modo no específico, lo condiciones de su entorno, mientras que desde los demás aspectos se puede
cual no excluye absolutamente que un observador pueda especificar lo que él permitir indiferenciu gracias a su autopoiesis. 19
mismo quiere o puede ver. Cada especificación presupone que el sistema tenga Con esto no se rechaza el principio de Géidel, por el que un sistema no
una· actividad propia y que haya una situación histórica del sistema como se puede cerrar en un orden carente de contradicciones'°. Lo que se quiere
condición de esta actividad suya. Esto vale también para la especificación de afirmar es únicamente lo que nosotros también presuponemos: que el concepto
las relaciones del sistema con el entorno. La especificación, en efecto, es ella de sistema remite al concepto de entorno y que por eso no puede ser aislado ni
misma una forma, es decir, una distinción. Está constituida por una elección lógica, ni anal iticamente. Sin embargo, al mismo tiempo es necesario subrayar
efectuada en un ámbito de elección autoconstituido (información): una forma el hecho de que esto atai'íe sólo a un observador que observa mediante la
así puede estar constituida sólo en el mismo sistema. distinción sistema-entorno y que aún no se vincula a la pregunta de cómo se
No hay input ni ouput de elementos en el sistema o desde el sistema: produce la unidad del sistema.
esto es lo que se entiende con el concepto de autopoiesis. El sistema es Por último, las ideas relativas al modo circular, autorreferencial y
autónomo no únicamente en el plano estructural, sino también en el plano lógicamente simétrico, en el que se construyen estos sistemas autopoiéticos,
operativo. El sistema puede constituir operaciones propias sólo empalmándose han llevado a formular esta pregunta: ¿cómo es posible interrumpir este círculo
a operaciones propias y como anticipación respecto a ulteriores operaciones y cómo es posible crear asimetrías? Y en efecto, ¿quién dice qué cosa es causa
del mismo sistema. Pero así no se han dado absolutamente las condiciones de y qué cosa es efecto? O más radicalmente ¿qué cosa sucede antes y qué cosa
existencia del sistema, y cabe repetir la pregunta: ¿cómo es posible distinguir,
por tm lado, esta dependencia rect1rsiva de la operación a partir de sí y, por 1
1• El ejemplo más obvio hoy es d cerebro. Para una introducción sucinta véase Jürgen R.
otro. las dependencias respecto al entorno, las cuales indudablemente continúan Sch\.vartz. Dii..· ncuron•tks Urundlagcn di.:r \Vahrnchmung. en Schiepek, op. cit. pp. 75-93.
existiendo? A esta pregunta se puede responder sólo a través del análisis de la 'ºHoy se acepta 1.:sto, a pesar <le que con frecuencia se descuida la especificidad de la prueba de
especificidad de las operaciones autopoiéticas (en otras palabras, la respuesta Güdel. Por eso vénsc la argu1ncntación hecha en el plano de !a teoría de sistemas de W. Ross
no está en el concepto mismo de autopoiesis, que muy frecuentemente es Ashby. Principies of thc Self-organizing System. en Principies of SeJf.. organization, editado
por Hcin1. von Focrstcr. CJ~org W. Zopf. Nueva York 1962, pp. 255-278; también en Modero
comprendido con superficialidad). Estas reflexiones nos llevarán a atribuir al Systcms Re)eari.:h for thi.: Bchavioral Scicntist: A Sourcebook, editado por Waltcr I3uckley,
concepto de comunicación un significado central para la teoría de la sociedad. l'hicugo 1%8. pp. 108-1 18.

~ 40
41 •
1
1
• Capítulo 1 La sociedad co1no sistema social •

después, qué sucede dentro y qué afuera? A la instancia que formula un juicio vida citadina (koinoia politiké) como la más importante (kyriotáte) comuni-
sobre esto, hoy en día, se le llama con frecuencia observador. Y aquí no se dad que en cierra en sí a todas las otras (pásas periéchousa tás á/las). Con
debe pensar nada más en procesos de la conciencia, en procesos psíquicos. El esto nosotros nos ponemos en conexión con la tradición véteoeuropea por lo
concepto es utilizado aquí en un modo más abstracto e independientemente que respecta al concepto de sociedad. Naturalmente que todos los componen-
del sustrato material, de la infraestructura o del modo específico de operar tes de la definición (incluido el concepto de ser incluido ~ periéchon, que
que vuelve posible efectuar observaciones. Observar significa simplemente aquí descompondremos y sustituiremos con el concepto de diferenciación,
(y en adelante usaremos el término en este sentido) distinguir e in~ic_ar. Con propio de la teoría de sistemas) serán entendidos de una manera distinta, por-
el concepto de observar se atrae la atención sobre el hecho deque d1stmguir e que el asunto de que nos ocupamos es una teoría de Ja sociedad moderna, para
indicar es una operación única; y efectiva111ente, no se puede indicar nada la sociedad moderna.
que, haciendo esto, no sea también distinto, así como distinguir realiza su De esta manera, la sociedad será comprendida, antes que nada, como
sentido sólo por el hecho de que sirve para indicar una u otra parte (pero un sistema y, como se ha dicho, la forma del sistema no es otra cosa que la
necesariamente no las dos partes). Formulada en terminología de la lógica distinción entre sistema y eiitorno. Sin embargo, esto no significa absolutamente
tradicional, en relación con las partes que distingue, la distinción es el tercero que sea suficiente la teoría general de sistemas para que en virtud de un
excluido. De la misma manera también el observador, mientras efectúa la procedimiento lógico se pueda deducir qué se ha de entender corno sociedad.
observación, es el tercero excluido. Por ú !timo, si se considera que observar Más bien es necesario proceder a ulteriores determinaciones, especificando
es siempre una operación que debe ser efectuada por un sistema autopoiético primero la peculiaridad de Jos sistemas sociales y luego, dentro de la teoría de
y que indica este sistema en esta función como observador, esto lleva a firmar sistemas sociales, especificando la peculiaridad del sistema de la sociedad.
que el observador es el tercero excluido de su observación. Al observar no Sólo así se podrá explicar qué se está implicando cuando se designa a la
puede verse así mismo. El observador es el no observable, dice en modo rápido sociedad como sistema social omniabarcador.
21
y conciso Michell Serres • La distinción que el observador, respectivamente, Por eso debemos distinguir tres diversos niveles en el análisis de la
utiliza para indicar una u otra parte, sirve como condición invisible del ver, sociedad:
como punto ciego. Y esto vale para cada observación, independientemente - la teoría general de sistemas, y en ella la teoría general de los sistemas
del hecho de que la operación sea psíquica o social, que se realice como proceso autopoiéticos;
actllal de la conciencia o como comunicación. - Ja teoría de sistemas sociales;
- Ja teoría del sistema de la sociedad como caso particular de la teoría de
sistemas sociales.
IIL La sociedad como sistema social omniabarcador En el plano de la teoría general de los sitemas autopoiéticos
(autorreferenciales, operativamente cerrados), Ja teoría de la sociedad llega a
Según la concepción que aquí ha de desarrollarse, la teoría de la sociedad es la verdaderas decisiones conceptuales y a resultados de investigaciones empíricas
teoría del sistema social omniabarcador, que incluye en sí los demás sistemas que valen también para otros sistemas de este tipo (por ejemplo, el cerebro).
sociales. Esta definición es casi una cita. Se refiere a las proposiciones Aquí es posible un intercambio interdisciplinario de experiencias y de estímulos
introductorias de la Política de Aristóteles'°. que definen la comunidad de la de gran trascendencia. Como mostramos en el apai1ado anterior, nosotros
apoyamos la teoría de la sociedad sobre desarrollos innovadores a los que se
21 Le Pnrasite. \larís 198D.
ha llegado en este sector de la investigación.
ii PoL. 1252u 5~6

~ 42 43 ~
1
• Capitulo l La sociedad como siste1na social •

En el plano de la teoría de sistemas sociales nos interesa la peculiaridad más distintos y de poner a disposición cuanto sea posible, para que sean utili-
de los sistemas autopoiéticos que pueden ser captados como sociales. En este zadas a los niveles más generales las adquisiciones cognoscitivas que se pro-
plano se debe determinar la operación específica cuyo proceso autopoiético ducen en el análisis de la sociedad. Es necesario precisar, después de todo,
! leva a la formación de los sistemas sociales en los entornos correspondientes. que no se trata, como los sociólogos continuamente temen, de una inferencia
La teoría de sistemas sociales comprende así todas las aserciones (y sólo esas por analogía, y mucho menos se trata de una utilización sólo metafórica de
aserciones) que valen para todos los sistemas sociales, aún para los sistemas ideas extraídas de la biología. La distinción no tiene nada que ver con ninguna
de interacción de breve duración y escaso significado". En este plano la so- observ.ación sobre el ser o la esencia de las cosas en el sentido de la analogia
ciedad (como la clásica societas civilis) aparece como un sistema entre otros entis. No es otra cosa que una forma de desarrollo de la paradoja de una uni-
muchos; puede ser confrontada con los sistemas de organización y con los dad que se incluye a si misma y tiene la función específica de promover el
sistemas de la interacción entre presentes, pero también con otros tipos de intercambio de ideas entre las disciplinas y de acrecentar el potencial de
sistemas sociales. estí111 ulo reciproco. Aquella distinción, podemos concluir, no es una aserción
Sólo en el tercer nivel se manifiesta la especificidad del sistema de la relativa al ser, sino una construcción específica de la ciencia.
sociedad. Aquí se debe articular qué significa el carácter omniabarcador que En todos los planos del análisis de los sistemas sociales, con el fin de
se remonta liasta las proposiciones de introducción de la Política de Aristóteles. especificar las descripciones teóricas que se vuelven necesarias, nos serviremos
En la base está claramente la paradoja que afirma que un sistema social de instrumentos propios de la teoría de sistemas. La teoría general de los
(koinonfa) entre otros muchos incluye en si, al mismo tiempo, a todos los sistemas autopoiéticos exige que se indique con precisión la operación que
otros. Aristóteles resolvió la paradoja recurriendo al énfasis y, a fin de cuentas, realiza la autopoiesis del sistema y que de este modo delimita al sistema con
apoyándose en en una concepción ética de la política. De esta mane:a la respecto a su entorno. En el caso de los sistemas sociales, esto sucede mediante
paradoja se hizo invisible para la tradición. Nosotros desarrollamos la misma la comunicación. La comunicación tiene todas las propiedades necesarias para
paradoja mediante la distinción de los planos de anál_isis_ de la sociedad que la autopoiesis del sistema: es una operación genuinamente social (y la única
hemos propuesto. Esto deja abierta la eventual pos1b1lidad de recordar la genuinamente tal). Es una operación social porque presupone el concurso de
fundación paradójica de toda la teoría (y en efecto la distinción de los planos un.gran número de sistemas de conciencia, pero precisamente por eso, como
es en nuestros términos conceptuales una forma que tiene dos partes; el u111dad, no puede ser imputada a ninguna conciencia sola. Es social porque de
concepto del plano implica que haya otros planos). ningún modo puede ser producida una conciencia común colectiva es decir
Aun si distinguirnos estos planos, objeto de nuestras investigaciones no se puede llegar al consenso en el sentido de un acuerdo cornpl~to; y, si~
(su referencia sistémica), sigue permaneciendo el sistema de la sociedad. En embargo, la comunicación funciona''. Es autopoiética-y es otra versión del
otras palabras, nosotros distinguimos los planos del análisis respecto al objeto mismo argumento-- en la medida en que puede ser producida sólo en un
sociedad y, en este contexto, no nos ocupamos de los sistemas que podrían ser contexto recursivo con otras comunicaciones y, por tanto, sólo en una trama a
ternatizados igualmente en otros planas. En la perspectiva metodológica, la cuya reproducción concurre cada una de las comunicaciones. ·
distinción de los planos lleva a la exigencia de aprovechar las posibilidades
d~ abstracción, de extender las confrontaciones entre sistemas a los sistemas ~ S~ibre esto l!amu la atención Alois 1-lahn con el concepto de acuerdo, que puede incluir la
4

l1ci..:1ón del cDnsenso. rero puede usar también otros medios para la prosecución de la
n Trab¡ijos rn!paratorio!'i sobre esto. en Niklas Luhmann, Soziale ~~vsteme:Grundriss eint.:r coinunicación en el caso d~· estados psíquicos divergentes. Cf. «Verstdndigung als Strategie >>.
allgeincincn Theorie, Frunkfurt 1984.En cspa1iol, Si~·temas Sociales. Lineamientos para raza en ~ulturund Gescllschaft Soziologentag, Zurich 1988, editado por Max Haller, Hans Joachim
Teoría (/,•nerui. Ed. Alianza J Universidad Iberoamericana. México 1991. Hoffmann Nowotny. Wolf'gangZapf. Fn:mkfm11989. pp. 346-359.

¡
• 44 1 45 •

L
1 1

• Capítulo 1 La sociedad como sistema social •

A esto se agrega lo que hace distinguirse a la comunicación de los pro- suficientemente complejo, un sistema puede pasar de la observación de sus
cesos biológicos de cualquier tipo: la comunicación es una operación provista operaciones a la observación de su observar y por último a la observación del
de la capacidad de autoobservarse. Cada comunicación debe comunicar al sistema mismo. En este caso el sistema debe poder fundamentar la distinción
mismo tiempo que ella misma es una comunicación y debe hacer énfasis en sistema-entorno, es decir, debe poder distinguir entre autorreferencia y
quién ha comunicado y qué ha comunidado, para que la comuni~ación que se heterorreferencia. Pero aun esto sucede mediante operaciones del sistema en
empalme pueda ser determinada y pueda continuar la autopo1es1s. P?r cons_e- el sistema, de otra manera no se trataría absolutamente de una autoobervación.
cuencia, como operación, la comunicación no produce sólo una diferencia. La distinción entre autorreferencia y heterorreferencia es una distinción
Sin duda que lo hace; pero para observar que esto sucede, también usa una efectuada en el sistema y que se refleja como tal. Podemos decir también que
distinción específica: la que existe entre el acto de comunicar y la informa- ella mis111a es una construcción del sistema.
ción. En consideración a esta imposibilidad de captar la plenitud del ser y de
Esta idea tiene consecuencias de gran importancia. No significa sólo hacer al sistema transparente para consigo mismo, surge un complejo producto
que la identificación del acto de comunicar como acción es elaboración de un de distinciones, que guían el proceso de observación del sistema, lo orientan
observador, es decir, la elaboración del sistema de la comunicación que se hacia dentro o hacia fuera, seglin sea la parte de la distinción dentro-fuera que
observa a sí mismo. Esa idea significa, antes que nada, que los sistemas sociales esté indicada. Entonces, si el sistema dispone de correspondientes dispositivos
(y eso incluye al caso sociedad) pueden construirse sólo como sistemas que se de memorización, por ejemplo, si dispone de la escritura, puede acumular
ooservan a sí mismos. Estas reflexiones que nos enfrentan a Parsons y a todo experiencias, puede condensar a través de repeticiones las impresiones
lo que actualmente está disponible en el mercado como teoría de la acción, situacionales y construirse una memoria operativa, sin correr el riesgo de
fuerzan a renunciar a una fundamentación de la sociología en la teoría de la confundirse continuamente con el entorno. Todo esto sucede, mediante otras
acción (y por tanto individualista). Y con esto nosotros lo único que logramos distinciones de vez en cuando adecuadas, que se efectúan empalmándose con
es un problema: antes que nada conseguimos delimitar ni más ni menos que el la distinción fundamental de la autorreferencia y la heterorreferencia.
problema de un sistema es estar obligado a una continua autoobservadón;. Y El concepto de autoobservación no presupone que en un sistema exista,
como ya se dijo, la observación es un operación que depende de la d1stmc1on de cuando en cuando, sólo una posibilidad de la autoobservación. Muchas
y que en el el acto de su mismo operar funge de tercero excluido. También comunicaciones pueden ser efectuadas simultáneamente y autoobservadas
toda autoobservación está condicionada por un punto ciego. Es posible sólo simultáneamente. Lo mismo vale para la observación del sistema en la
porque no puede ver que está viendo. De esta manera la comunicación funge
diferencia respecto del entorno. Un sistema social y, naturalmente, de modo
ella misma operativamente como unidad de la diferencia de información, acto
especial, una sociedad puede observarse a sí misma, simultánea o
tie con1unicar v cun1prensiún; pero para autoobservación la comunicación usa
sucesivamente, de maneras muy diversas, que aquí llamaremos
precisamente Íadistinción entre información, acto de comunicar y comprensión
policontextuales. No existe, pues ninguna coacción de parte del objeto para la
para poder establecer si la comunicación ulterior debe reaccionar ante I_as dudas
integración de la observación. El sistema hace exactamente lo que hace.
sobre la información. ante supuestas intenciones del acto de comunicar (por
ejemplo, intenciones de engañar) o ante la dificultad de comprensión.
Así ninguna uutoobervación está en condiciones de comprender la plena
H Pil!tTe Livi.:t, la jasdnalion de /' uutu-organisalion, el l 'auto-orgunisation, editado por
realidad del sistema que ella realiza. Puede sólo hacer algo en lugar de esto:
Paul Dumouchcl. .let1n Pii.:rri: Dupuy. op. cit., 165-171, habla para este caso de c.:(óture
puede sólo elegir soluciones sustitutivas. Lo cual sucede mediante.la elección é¡Jisll;mologiq11e. pi.:ru ;1!irma inmi.:diata111-.:ntc qui.! con eso no queda garantizada la condición
de las distinciones con las cuales el sistema efectúa autoobservac1ones. S1 es u11itada de la t111ica autodi:~cripr.:ión i.:orrl!c\tL

~ 46 47 ~
1 1
• Capítulo 1 La sociedad como sistema social •

Todo lo que se ha dicho hasta ahora tiene validez para los sistemas alcanzar una descripción infalible y llamó Dios a la posición correspondiente.
sociales más diversos, por ejemplo para las organizaciones o, como bien saben Dios podía todo, excepto equivocarse. Sin embargo, hubo necesidad de
los terapeutas familiares, para las familias. Si ahora pasamo al tercer nivel, en conceder que el juicio de los sacerdotes sobre el juicio de Dios podía ser
el que se debe tratar la especificidad del sistema de la sociedad, se hace posible falible y que la descripción correcta, el verdadero registro de los pecados, se
1
observar, en toda su evidencia e importancia, los problemas de la multiplicidad llegaría a conocer únicamente al final de los tiempos, a manera de juicio
de las posibles autoobsevaciones. Y en efecto la sociedad, como sistema social 1 universal y, para ser exactos, sorpresivamente.
omniabarcador, no conoce sistemas sociales más allá de sus fronteras. Por lo ~ Teniendo como telón de fondo esta tesis, según la cual existe un exceso
tanto, no puede ser observada desde fuera". Los sistemas psíquicos pueden de posibilidad de autoobservarse y autodescribirse en el capítulo conclusivo
indudablemente observar la sociead desde fuera; pero, socialmente esto que- intentaremos demostrar que, a pesar de todo, las autodescripciones no se pro-
da sin consecuencia sino se comunica, es decir, la observación no es efectua- ducen de un modo casual. La plausibilidad de las representaciones tiene con-
da en el sistema social. En otras palabras, la sociedad constituye el caso extre- 1 diciones estructurales y, en la evolución de las semánticas, existen tendencias
mo de la autoobervación polo contextual, el caso extremo de un sistema que ' históricas que delimitan fuertemente el espacio de las variaciones. De esta
está constreñido a la autoobservación, sin actuar para esto como un objeto, manera, la teoría sociológica puede reconocer conexiones con base en el tipo
sobre el que pueda existir sólo una ünica opinión correcta, de modo que todas de correlación que existe entre las estructuras de la sociedad y las semánticas,
las desviaciones puedan ser tratadas como error. Aunque la sociedad se dife- pero al mismo tiempo, ella puede saber que esas teorías son construcciones
rencie de su entorno de una manera rutinaria, no por eso queda claro desde el propias y no pueden intercambiarse con las representaciones del sistema de la
inicio qué es lo que se diferencia de su entorno. Y aun cuando se produzcan sociedad que circulan en una época determinada.
algunos textos, es decir descripciones que guían y coordinan las observacio-
nes. e·sto no significa que haya, respectivamente, sólo una descripción correc-
ta. Seguramente que no se podrá establecer la hipótesis de que los pescadores IV ..Clausura operacional y acoplamiento estructural
de la China meridional hayan visto los fundamentos del imperio de la ética
confunciana de la misma manera que los mandarines o los burócratas. También Si describimos la sociedad como un sistema, entonces se sigue, de la teoría
el sistema indio de casta, como represe11tación de la unidad a través de la general de los sistemas autopoiéticos, que se debe tratar de un sistema
diferencia, ha tenido configuraciones regionales muy diversas e incompatibles operacional mente cerrado. En el pl,eno de las operaciones propias del sistema
~on la unidad de un orden jerárquico. Además, permanece como cuestión no hay ningún contacto con el entorno. Esto vale aun cuando - y sobre este
empírica el establecer quién (además del clero, de la nobleza, de los jueces, dificil principio, que contradice a toda la tradición de la teoría del conocimiento,
que poseían formación jurídica y de los funcionarios de la administración) debemos llamar expresamente la atención-estas operaciones sean
haya conocido la «doctrina de los tres estados» del tardo Medioevo Y haya observaciones o bien operaciones cuya autópoiesis pida una autoobservación.
creído en ella. Desde el punto de vista de los campesinos se trataba más bien Tampoco parn los sistemas que observan existe, en el plano de su operar,
de una sociedad constituida por una clase única, con la excepción del respectivo ningún contacto con el entorno. Cada observación sobre el entorno debe
dueño de la tierra y de su familia. realizarse en el mismo sistema como actividad interna, mediante distinciones
En el caso de la sociedad no existe ninguna descripción externa respecto propias (para las cuales no existe ninguna correspondencia en el entorno). De
a la cual se pudieran hacer correcciones, por más que literatos y sociólogos se otra manera no tendría sentido hablar de observación del entorno. Toda
preocupen por determinar una posición así. La tradición mostró su interés por observación del entorno presupone la distinción entre autorreferencia y

~ 48
¡ 49 ~

i
1 1
• Capitulo 1 La sociedad como sistema social •
t
!
1

heteroreterer encia, la cual puede hacerse sólo en el sistema (¿y dónde más. si recursivamen te posibles por los resultados de las operaciones propias del sis-
no?). Esto al mismo tiempo permite captar que toda observación del entorno
j tema.
estimula la autoobservac ión y toda distancia ganada respecto al entorno trae
consigo la pregunta por sí mismo, por la propia identidad. En efecfo, como se
¡ , Es necesario partir del hecho de que las operaciones reales son posibles
solo en un mundo que _ex.1ste en la simultaneidad . Esto excluye, antes que
nada, el que una operac1on rnfluya en otra. Sm embargo, si eso debe ser posible,
puede observar sólo mediante distinciones, una parte de la distinción nos
vuelve, por así decirlo, curiosos por la otra, nos estimula a cruzar (Spencer
1 entonces debe serlo en el empalme inmediato de una operación con otra.
Brown diría que a «efectuar un crossing» )la línea fronteriza señalada por la ¡ Relac1on~s .r~curs1va~ ~~mo éstas, en las que la conclusión de una operación
es la cond1cmn de pos1b1hdad de otra, llevan, sin embargo, a una diferenciación
forma de sistema y entorno. t
La clausura operacional trae como consecuencia que el sistema depen- ¡ de los sistemas, en los que todo esto se realiza en un modo que con frecuencia
da de la autoorganiza ción. Sus propias estructuras pueden construirse y trans- ¡ es estructuralme nte muy complejo, y llevan a una diferenciació n de su entor-
no que existe en la simultaneidad. Llamamos clausura operacional al resulta-
formarse únicamente mediante operaciones de ella misma; por ejemplo, el '
do de este proceso. :'
lenguaje puede transfonnarse sólo rnediante co1nunicaciones, y no inmedia-
Se puede tratar este tema también en relación con los sistemas de
tamente con fuego o fresas, o con radiaciones espaciales, o en virtud de pres-
conciencia, y asi se puede mostrar por qué y cómo la moderna distancia entre
taciones perceptivas de la conciencia del individuo. Juntas, la clausura y la
individuo Ysociedad estimula al individuo a la reflexión, a la pregunta de cuál
autoorganiza ción, hacen que el sistema se vuelva - y aquí se manifiesta la
e~ el yo del yo, a la búsqueda de una identidad propia. Eso que siempre se ha
ventaja que proviene de la evolución - altamente compatible con el desor-
visto, Y lo que era el mundo, es sólo lo de afuera.Y entonces, ¿qué es ¡0 de
den del entorno o, más precisamen te, con entornos ordenados
adentro? ¿Un vacío indeterminab le? Si aplicamos la teoría de sistemas
fragmentaria mente, en trozos pequeños, en sistemas varios, pero sin formar
autopoiéticos al caso de la sociedad, llegamos al mismo resultado ahora
una unidad. Podemos decir que la evolución lleva necesariamente a la clausu-
ra de los sistemas, la cual a su vez contribuye para que se instaure un orden
refe~ido naturnlmente a otro tipo de operación, es decir a Ja comunica~ión.
La sociedad es un sistema comunicativ amente cerrado. Produce
general respecto al cual se confirmen la eficacia de la clausura operacional y
comunicación n través de la comunicación. Sólo la sociedad puede comunicar
la autoorganiza ción. Precisamente en este sentido también la clausura opera-
pero no consigo misma ni con su entorno. Produce su unidad realizand~
cional del sistema de comunicación que es la sociedad, corresponde al hecho
op~rativa.1~ente co.municaciones a través de la reiteración recursiva y la
de que sugen organismos móviles provistos de sistemas nerviosos y, por últi-
ant1c1pac1on recursiva de otras comunicacion es. Si se pone como fundamento
mo, de conciencia; y la sociedad refuerza, precisamente porque la tolera, la
el esquema de observación sistema-entorno, la sociedad puede comunicarse
multiplicidad desorganizad a de las perspectivas de cada uno de estos sistemas
en sí misma sobre sí misma y sobre su entorno, pero nunca consigo misma, y
de intranquilida d endógena.
nunca con su entorno, porque ni ella misma ni su entorno pueden comparecer
Sí se toma en consideración la tradición de la teoría de sistemas, la tesis
de nuevo en la sociedad, por así decirlo, como interlocutor. Intentarlo sería un
de la clausura suscita una cierta admiración. Y, en efecto, con la mirada dirigida
hablar al vacío, no activaría ninguna autopoiesis y, por lo tanto, no podría
hacia la ley de la entropía, la teorla de sistemas se había constituido en teoría
tener lugar. En efecto, la sociedad es posible sólo como sistema autopoiétic0.
de sistemas abiertos (y por tanto, neguentrópic os). Pero no es absolutamen te
Estas consideracion es son claras de por sí. No requeriría ulteriores
necesario rechazar esta posición en relación con la ley sobre la entropía. Con
?claraciones sino fuera por el hecho de que tienen consecuencia s de gran
clausura no se entiende aislamiento termodinámi co, sino solamente cerradura
Importancia en el plano teórico. La posibilidad real de la comunicació n tiene
operacional, es decir, que las operaciones propias del sistema se vuelven
naturalmente numerosos presupuestos fácticos, que el sistema mismo no puede

5o 51 ~
~

1
Capítulo 1
La socit:dad como sistema social •

ni producir ni garantizar. Estar cerrado significa siempre estar incluido en las posibilidades de comportarse de un modo no adaptado, y ·para ver muy
algo que, visto desde dentro, constituye algo externo. En otras palabras, la claramente el resultado de estas posibilidades, basta considerar los problemas
construcción y el mantenimiento de los límites de un sistema -y esto vale, ecológicos de la sociedad moderna.
natualmente, también para los seres vivientes- presuponen un continuo de En este sentido toda la comunicación está estructuralmente acoplada a
materialidad que no conoce y no respeta estos límites(por esta razón Prigogine la conciencia. Sin conciencia la comunicación es imposible. Pero la conciencia
puede hablar de «estructura disipativas» aun en el ámbito de estados que son no es ni el sujeto de la comunicación, ni en cualquier otro sentido, el sustrato
propios de la física y de la quimica). La cuestión que surge aquí es ¿cómo se de la comunicación. Para esto debernos abandonar también la metáfora clásica
configura un sistema? y, en nuestro caso, ¿cómo configura el sistema de la según la cual la comunicación es un especie de transferencia de contenidos
sociedad sus relaciones con el entorno, si no puede mantener ningún contacto semánticos de un sistema psíquico, que ya los posee, a otro sistema"- No es el
con el entorno? Toda la teoría de la sociedad depende de la respuesta que se hombre quien puede comunicarse; sólo la comunicación puede comunicar.
dé a esta pregunta. Por lo pronto podemos ver cómo el concepto humanístico ¡.ia comunicación constituye uJ\atéalidad,emergente sui generis'. De la misma
y regional ístico de sociedad ha evitado el plantearse esta pregunta. manera como los sistemas de comunicación (corno también, por otra parte,
La respuesta para una pregunta difícil es un concepto dificil. Volviendo los cerebros, las células, etcétera), los sistemas de conciencia también son
al pensamiento de Humberto Maturana, hablaremos de «acoplamien to sistemas operacionales cerrados. No pueden tener contacto unos con otros.
estructural»'''. Este concepto presL1pone que todo sistema autopoiético opere No existe la comunicación de conciencia a conciencia y no existe ninguna
como sistema determinado por la estructura, es decir, como un sistema que comunicación entre el individuo y la sociedad. Si se quiere comprender con
puede determinar las propias operaciones sólo a través de las propias suficiente precisión la comunicación, es necesario excluir tales posibilidades
estructuras. El acoplamiento estructual, entonces, excluye el que datos (aún la que consiste en concebir la sociedad como un espíritu colectivo).
existentes en el entorno puedan especificar, conforme a las propias estructuras, Solamente una conciencia puede pensar (pero no puede pensar con
lo que sucede en el sistema. Maturana diría que el acoplamiento estructural se pensamientos propios dentro de otra conciencia) y solamente la sociedad puede
encuentra de modo ortogonal con respecto a la autodeterminación del sistema' •
7 comunicar. Y en los dos casos se trata de operaciones propias de un sistema
operacionalmente cerrado, determinado por la estructura.
No determina lo que sucede en el sistema, pero debe estar presupuesto, ya que
Para comprender la conexión que, no obstante, subsiste (y que es
de otra manera la autopoiesis se detendría y el sistema dejaría de existir. En
este sentido, todos los sistemas están adaptados a su entorno (o no existirían), completamente normal e inevitable) entre conciencia y comunicació n aguí
pero hacia el interior del radio de acción que así se les confiere, tienen todas usamos el concepto de acoplamiento estructural. El acoplamiento estructm;J
funciona siempre e imperceptiblemente. Se pone a funcionar aun cuando n0
11' Véas~ la cokcció11 de ensayos en traducción alemana: J/umbertu N. Maturana, Erkennen: se piensa en él o no se habla de él, de la misma manera corno en un paseo se
l)ie Organisation i1ncl VerkOrperung von l'Virkf ichkeit, Hraun~-chweig 1982, pp. 143 ss., 243 ss.
Repetidamente se ha h\!cho hincapié sobre las dificultades relacionada con la delimitación de ya existentes. de que las palabras funjan, en el proceso de transtcrencia. como sustrato de un
algunas operaciones y de algun<L<.: casalidades que. a través de acoplamientos estructurales, contenido scmúntico dct1.::rminado. de que la comprensión sea el proceso inverso al de la
actúan sobre el sistt;:n1a. Véase, por ejemplo. Stein Braten. Simulation and Self-organizatio n of truns10rmación dt• las palabras en pensainkntos y. en fin. de que la sen1á.ntica indique un proceso
Mind. «Contemporary Philosophy »2 {1983). pp. 189-218 (204). Nosotros intentamos resolver de rcpn.:scntaciUn en d sistcnrn psíquii.:o y en la con1unicaciU11. Véase estos puntos en Benny
el proble1na mediante una determinación, lo n1ás precisa posible, del concepto de comunicación Shanon. <it\.1ctaphors l'or l_,imguugc und Coi11municution», «Rcvuc lntcmationa\e de Systé1niquc>1
27 Cf. por e_lemplo Hun1berto R Maturana. {(Reflexionen; Lernen order ontogeneüsche Drifi>),
3 ( 1989), rr~ 43·59. La consccucnch1 es que se puede comprender la semántica con base en lu
«Dcifin» 2 (1983), pp. 60-72 {64). pragmútica ( es dt:dr. di.': lu autopoicsis de la cmnunkución ) y no al contrario, como suele
2 ~ Muchos presupuestos dt.! esta concepción han sido refutados hoy nun por la psicologla
hacerse.
cognitiva. Por e_iemplo. In idea d1.:quc lacomunicacióncxprcsc en palabras algunos pensamientos

53

l
<C
• 52
1
1
• Capítulo 1
Ln sociedad como sistema social •

puede dar el siguiente paso sin pensar en el propio peso, que para las leyes de como si hubiera sido inventada para compensar ese aislamiento insuperable'°.
la física es necesario para poder caminar. Así como el peso hace posible A través de acoplamientos estructurales un sistema puede empalmarse
caminar, pero en un ámbito muy restringido de posibilidad (o, en otras palabras, a sistemas altamente complejos del entorno, sin que éste deba alcanzar o
como la gravedad de la tierra no podría ser ni un poco más fuerte ni un poco reconstruir la complejidad de aquél. La complejidad de estos sistemas del
más débil). así también Jos sistemas de conciencia y los sistemas de entorno permanece opaca para el sistema. Esta ni siquiera se prosigue por el
comunicación están previamente convenidos uno con el otro para que puedan sistema en el propio modo de operar, porque, para usar la terminología de
funcionar coordinamente sin que esto se note. El hecho de que esto se efectúe Ashby, para eso falta la requisite variety' Esta se reconoce en el mismo
1

y que de esta manera se realice sólo una pequeña parte de un amplio espectro operar si acaso como presupuesto o estorbo, o como normalidad o irritación.
de posibilidades. puede explicarse, como la posibilidad de pasear, mediante En los sistemas de comunicación, aun las indicaciones sumarias, con10 los
Ja teoría de la evolución. nombres o conceptos como hombre, persona, conciencia, sirven para proce-
El acoplan1iento estructural entre comunicación y conciencia, por su sar la referencia a la oomplejidad del entorno. Se trata de utilizar la compleji-
modo de funcionar sin ruido y sin visibilidad, no excluye absolutamente que dad ordenada (estructurada. pero no calculable) a la medida de la propia posi-
quienes forman parte de la comunicación sean identificados en la comunicación bilidad de operación. lo cual en las sociedades significa lingüisticamente. En
o que además sea a ellos a quienes dirija la palabra. Bajo este aspecto, el caso en que tales relaciones se desarrollen conforme a una recíproca
uniéndonos a una vieja tradición, los llamaremos personas, es decir, diremos coevolución, por lo que ninguno de los sistemas acoplados estructualmente
que el proceso de la comunicación está en condiciones de personificar de esta manera podría existir sin ellas, se puede hablar también de
referencias externas. Toda comunicación debe poder distinguir entre la interpenetración ". La relación entre células nerviosas y cerebro constituye
información y el acto de comunicar, o no sería posibile distinguir la misma un buen ejemplo; la relación entre sistemas de la conciencia y sociedad cons-
comunicació11. Pero esto significa que se forman las referencias materiales y tituye otro caso que puede ser confrontado con el primero aun en el plano
personales correspondientes. En conceptos de Spencer Brown'" se podría llegar meramente cuantitativo.
a decir que la utilización de estas referencias condensa personas (o cosas), es Como puede fácilmente reconocerse, el acoplamiento estructural regular
decir, las fija como ídénticas y al mismo tiempo las confirma, es decir, las entre sistemas de conciencia y sistemas de la comunicación se hace posible a
enriquece con nuevas referencias de sentido que derivan de otros actos de través del lenguaje. Desde el punto de vista de la evolución, el lenguaje es un
comunicación. Si esto sucede, se desarrolla una semántica correspondiente . tipo de ruido extremadamente improbable, el cual, precisamente por esa
Las personas tienen nombres. Qué significa la personalidad y cómo debe ser improbabilidad, posee un alto valor de atención y posibilidades altamente
estudiada, es un tema que puede describirse mejor de maneras complejas. complejas de especificación. Cuando se habla, una conciencia presente puede
Pero esto no cambia nada con respecto a la separación y a la clausura distinguir fácilmente este ruido de otros y no puede sustraerse al encanto de
operacional de los sistemas estructuralmente acoplados. Y en particular la una comunicación común y corriente (no importa lo que se piense en el propio
semántica moderna de la vida, de la subjetividad, de la individualidad, actúa sistema, el cual no puede ser escuchado). Al mismo tiempo. las posibilidades
de especificación del lenguaje vuelven posible la construcción de estructuras
'
11
Sobre esto. rnás ccrcana1ncntc. Niklas Luhmann, <dndividuuam, lndividualitüt, de comunicación altamente complejas. Es decir, por una parte permiten que
lndividua\isn1us)). en id. i<Ckscl\schatlsstruktur and Sen1antik)) l{ 1958), pp.83-99. vol. 3, las mismas reglas del lenguaje se vuelvan complejas y luego caigan en desuso,
Frankfurt 1989, pp, 149-258.
'
1
W. Ross Ashby, An lntroduclion to Cybcrnelics, Londres 1956 pp. 206 ss., id., Requsite
Variety and its hnplicutions for the Control ofComplex Systcms. << CyberneticID) 1 (1958 ), n Sutirc esto. amp\iami.;ntc. Niklas Luhmann, Sistemas Sociales, up. cit.. el capftulo
1nterpe1 ietración.
pp. 83-99.
¡
¡
~ 54
!l 55 ~
• Capítulo l La sociedad como sistema social •

y por otra parte permiten que se construyan semánticas sociales para la pueden quemarse. Pero ningún fuego puede llegar a escribir un libro. Con
reactivación situacional de importantes posibilidades de la comunicación. Lo respecto a todas las condiciones externas de la autopoiesis, entonces, la
mismo vale mutatis mutandis para el lenguaje transferido del medium acústico conciencia tiene una posición privilegiada. Controla en una cierta medida el
al medium óptico, es decir, a la escritura. De los enormes efectos, aun acceso del mundo externo a la comunicación, pero ejerce este control no como
infravalorados, de esta conversión óptica del lenguaje, nos ocuparemos más sujeto de la comunicación, no como una entidad que le dé fundamento a la
de cerca en el próximo capítulo. comunicación, sino en virtud de su capacidad de percepción (a su vez altamente
En nuestro contexto de una teoría del sistema de la sociedad no es filtrada, autoproducida), la cual, a su vez, con base en las condiciones del
oportuno elaborar, por así decirlo, a manera de enorme excursus, una teoría acoplamiento estructural, depende de procesos neurofisiológicos del cerebro
del lenguaje que esté fundamentada sobre esta función del acoplamiento y, a través de éstos, de otros procesos de autopoiesis de la vida.
estructural. Aludimos sólo al hecho de que nos encontramos en contradicción El hecho de que los sistemas de comunicación estén acoplados en modo
con los presupL1estos fundamentales de la lingüística saussureiana: el lengua- directo sólo con los sistemas de conciencia que de esta manera aprovechen su
je no posee ningún modo propio para operar, no debe ser manejado como el selectividad sin ser especificados por esta selectividad, actúa como una coraza,
acto de pensar o como el acto de comunicar; y, consecuentemente, el lenguaje que en general impide que la entera realidad del mundo incida en la
no constituye un sistema propio. Es y seguirá siendo dependiente del hecho comunicación. Ningún sistema es suficientemente complejo para soportar toda
de que los sistemas de conciencia, por una parte, y el sistema de comunica- esa realidad, ni para resistir contraponiendo a eso la propia autopoiesis. Sólo
ción de la sociedad, por otra, prosigan la propia autopoiesis mediante opera- gracias a esta protección se ha podido desarrollar un sistema cuya realidad
ciones propias completamente cerradas. Si esto no sucediera, cesaría inme- consiste en procesar simples signos. Con respecto a esto, es necesario considerar
diatamente todo lenguaje, y luego toda posibilidad de pensar lingüisticamente. también que los sistemas de conciencia existen en gran número (hoy casi
El hecho de que los sitemas de comunicación se acoplen a los sistemas cinco mil millones de unidades) y que están en función al mismo tiempo. Aun
si se considera que quienes están del otro lado del globo terrestre en este
de conciencia a través del lenguaje, asi como los sistemas de conciencia se
momento estan durmiendo y que otros, por otros motivos, en este momento
acoplan a los sistemas de comunicación, tiene consecuencias de gran
no toman parte en alguna comunicación, el número de sistemas que operan
importancia para la construcción de la estructura de los sistemas
simultáneamente es de todos modos tan grande que una coordinación efectiva
correspondientes y, por tanto, para su morfogénesis, para su evolución. De
(y, por tanto, aun la formación del consenso en un sentido empíricamente
distinta manera que los sistemas de conciencia pueden ser modificados por la
aferrable) está absolutamente excluida. El sistema de comunicación, por tanto,
percepción sensorial, la comunicación puede ser modificada sólo a través de
se apoya necesariamente en si mismo, puede ser dirigido sólo por sí, y eso
la conciencia. Todo lo que actúa sobre la sociedad desde fuera, sin ser
puede hacerlo sólo en la medida en que logre activar en su entorno el material
comunicación, debe haber atravesado el doble filtro de la conciencia y de la de conciencia que es necesario para tal fin.
posibilidad de comunicacióú. Es necesario tener claro que en esto hay un 1 El concepto de acoplamiento estructural explica también, por último,
proceso de selección enorme, y desde el punto de vista evolutivo, muy que los sistemas, en cuanto que son completamente autodeterminado s, sin
improbable; un proceso que condiciona al mismo tiempo los otros grados de embargo, en general, se desarrollan en una dirección determinada, tolerada
libertad del desarrollo de la sociedad. No existe ningúna intervención directa por el entorno. La parte del acoplamiento estructural que es interna al sistema
de los procesos físicos, químicos, biológicos, sobre la comunicación, sino en puede indicarse con el concepto de irritación (o molestia, o perturbación).
el sentido de la destrucción. El ruido o la sustracción de aire, o la distancia Aun bajo este aspecto los sistemas -tanto los de conciencia como el de
espacial, pueden impedir que se efectúe la comunicación verbal. Los libros comunicación de la sociedad- son completamente autónomos. Las irritaciones

~ 56
l 57 ~

l
1 1
• Capítulo l La sodedad como sistema social •

surgen de una confrontación interna (en un primer momento no especificada) todo lo que se intenta expresar con el concepto del individualismo moderno
de eventos del sistema con posibilidades propias, antes que nada con estructuras con la creciente teoría de las actitudes. Como en un hiperciclo ecológico, los
estabilizadas, con expectativas. Y, por tanto, no existe ninguna irritación en el acoplamientos estructurales entre sistemas de la sociedd y entorno hoy se
entorno del sistema, ni siquiera existe ningún tramferde irritación del entorno encuentran bajo presión, y esto con una velocidad de transformación que hace
al sistema. Siempre se trata de una construcción propia del sistema. Siempre surgir la pregunta de si y cómo es posible que la sociedad, que está irritada por
es una autoirritación'(naturalmente que posterior a influjos provenientes del todo esto y que debe imputar todo a si misma, pueda, y precisamente de esto,
entorno). El sistema tiene, entonces, la posibilidad de encontrar en sí mismo aprender de modo suficientemente rápido.
las causas de la irritación v de aprender de ella, o bien de imputar la irritación La clausura operacional, finalmente, nos permite comprender la teoría
al entorno y así de tratarÍa como un casual, o bien buscarle su origen en el de la diferenciación de los sistemas, que trataremos más de cerca en el capítulo
entorno y quitarlo. Aun estas distintas posibilidades están colocadas en la 4. De cualquier manera en que la sociedad diferencie en sí misma los sistemas
distinción, propia del sistema, eÍ1tre autorreferencia y heterorreferencia y, una sociales, el motivo es aportado por un bifurcación del sistema de la sociedad:
vez que se disponga de la posibilidad de su distinción, se puede nunca se trata del reflejo como en un espejo de distinciones presentes en el
simultáneamente aprender a través de la identificación de causas en el entorno. entorno. Unicamente las sociedades muy primitivas han intentado rutas de
Las irritaciones duraderas de un cierto tipo, como la irritación repetida este género, orientándose por datos antropológicos con el sexo y la edad, pero
de un niño pequeño por las extrañezas del lenguaje, o la irritación de una ~;to pronto ha mostrado ser un callejón sin salida. La formación de las familias
sociedad agrícola ante la percepción de las condiciones climáticas, guían los y la diferenciación segmentaría 1levan más allá. Y tarde que temprano se
desarrollos de la estructura en una dirección determinada, porque los atribuye un significado discriminante a las distinciones estructurales (por
respectivos sistemas están expuestos a focos de irritació_n muy específicos y, ejemplo campesinos/nómadas, habitantes de la ciudad /habitantes del campo
por tanto, se ocupan continuamente de problemas semejantes. Naturalmente o, en nuestros días, diferencias de raza), entonces se trata evidentemente de
que esto no significa que podamos regresar a las teorías. del clima Y de la aspectos sociales que adquieren peso sólo en la medida en que pueden ser
cultura del siglo XVIII; tampoco significa que estemos d1s~uestos a acept?r 1 relacionados con las formas de la diferenciación de los sistemas. En el plano
una teoría sociológica de la socialización. En todas estas cuestiones es necesario genético siempre existe una prestación propia del sistema de comunicación:
considerar un gran número de referencias del sistema y trabajar con modelos
de teorías correspondientemente complejos. En cada caso el entorno logra
1¡ una desviación se estimula, se observa, se examina, se rechaza o hasta se
refuerza y se utiliza para más y más empalmes. Aquí confluyen componentes
ejercer un influjo sobre el desarrollo estructural de los sistemas sola~lente
bajo Ja condición de que se produzcan acoplamientos estructurales y solo en
el marco de las posibilidades de autoirritación canalizadas y acumuladas a
¡ autorreferenciales y también helerorreferenciales. Por eso la diferenciación
de un sistema produce siempre también una interrupción de las coincidencias
punto por punto entre los componentes del sistema y los componentes de su
entorno. Y precisamente esta interrupción vuelve inevitable el que el sistema
través de dios.
Todo esto es válido también para Ja sociedad moderna. Aquí se agrega
f busque salir bien librado ante un entorno interpretado por él mismo.
el hecho de que el entorno, a su vez, se transforma de un modo más acelerado
de cuanto haya ocurrido antes. bajo la acción de la sociedad. Esto ~s válido
para las condiciones físicas. químicas y biológicas de la vid~, e~ decir, para el V. Complejidad
complejo que ordinariamente se llama ecología; pero tam?~en tiene vahdez, Y
de un modo particular, precisamente, para la deformac10~1 de los ~1stemas JJ Véase Hehnut \Villkc, Systi:mthcoric cntwickcltcr Gesctlschaftcn: Dynamik und Riskanz
psíquicos en las condiciones de la vida moderna: en un cierto sentido para mo<lcrner gcscllschal'tlkhcr Sdbsorganization, Wcinhein 1989,p.1 O.

~ 58

l 59 ~
• Capitulo 1 La sociedad co1no sistema social •

element os, ~i1~~ que se consider en las diversidades cualitati vas; y además,
Las caracter ísticas que hemos indicado , es decir, la autorref erencia, la con _la cond1c1on de que, se consider e también la dimensi ón temporal y se
reproducción autopoiética y la clausura operacional con la exclusiv idad de un admitan , por tanto. de ah1 en adelante , también las diversid ades es decir los
tipo de operación propio, es decir. la comunic ación, llevan al hecho de que un element os inestabl~s. Elaborado de esta manera, el concepto de ¿omplejidd se
sistema de la sociedad construy a una complej idad estructural propia y con eso vuel~e,_ al 1111~mo tiempo, más complej o y más realista, y se vuelve también
organice la propia autopoie sis. La complej idad (estructu ral) organiz ada 33 mult1d1mens1onal, por lo que se pierde la posibili dad de confron tar la
representa el problema central de la teoría de sistemas, opina Helmut Willke
,

través de ~omplc:i idad anle lo que es más gr~nde o más pequeño (un cerebro, por ejemplo,
y constituye al mismo tiempo aquel problem a cuya elaboración a 6 _es mas complqo que una sociedad, dado que en un cerebro
existen más
proceso s de autoorg anizaci ón, control y guía ocasion a crecien tes celulas nerviosas que hombres en una sociedad ?).
preocupaciones a la sociedad moderna. Aquí discutiremos numeros os aspec- Para _los foi~s de la teoría de la sociedad, sin embargo , es más impor-
tos de este fenómeno, por ejemplo la diferenciación de los sistemas (capítulo t~nte otra d'.st111c1~n. Presupone la distinció n entre element o y relación, pero
4), las diferencias entre el medium y la forma o los procesos de duplicac ión, pide alenct0n particularmente sobre el hecho de que las relaciones posibles
como las codificaciones y la distinción entre Ego y alter (particul armente en e~tre elementos aumentan en progresión geométrica, cuando se increme nta el
el capítulo 2). Sin embargo, aquí son necesarias algunas observaciones sucintas numero de los elementos, es decir, cuando el sistema crece. y como la capa-
que permiten captar rasgos esencial es del fenómeno. cidad real que tienen los elemento s para unificarse presenta límites drástico s,
La complejidad no es un operació n que un sistema efectúa o que se aun para pequeños órdenes microcósmicos, esta ley matemát ica constriñe sólo
verifiqu e en él; es un concepto de la observación y de la descripc ión (incluida a una unificación selectiva entre los elementos. Si para los fines de la teoría de
,
la autoobse rvación y la autodesc ripción) . Debemos preguntarnos, entonces la sociedad partimos de una comunic ación concreta, como element o es evi-
cuál es la forma de este concepto , cuál es la distinció n que lo constitu ye. La
dente _la_extre'.na limitación de la capacidad de relación: una proposicÍón pue-
sola pregunta lleva a una infinidad de reflexiones que se empalm an, porque el de referirse solo a otras poquísimas proposiciones • A las improba bilidade
34 s
a
concepto de complejidad no es un concepto simple, sino un concepto que es que pueden hallarse en la abstracción matemát ica se agrega todavía el hecho
su vez complejo y, por tanto, formado de modo auto lógico.
de que los sistemas evolutivamente desarrollados deben limitar drásticam ente
La distinció n que constitu ye la complej idad tiene la forma de una
paradoja: I~ complejidad es la unidad de una multiplicidad. Un estado de facto
1
¡
la capacida d de relación de sus element os y, por tanto, deben inventar algo
para compens ar las pérdidas de relación que están conectad as con esto. La
se expresa en dos versiones distintas: como unidad y como multipli cidad, y el ! evolució n ciertamente no detiene el crecimie nto de los sistemas en el umbral
concepto niega que aquí se esté tratando de algo distinto. Con esto se bloquea a partir del cual ya no es posible relacion ar en c~da moment o cada element
o
a
la salida, bastante cómoda, que consiste en el hecho de que la complej idad con cada uno de los demús. y además controla r también en el sistema entero
veces se hable como de unidad y a veces como de multiplic idad. Pero esto nos 1 cada peturbación venida del exterior ''· Sólo este análisis nos lleva al proble-
lleva sólo a la pregunta ulterior: ¿cómo se puede transformar la paradoja en ' ma para el que se hace útil desarrollar la paradoja de la complej idad. La dis-
un modo creativo, cómo la paradoja puede desarrollarse?
La respuesta que ordinari amente se da consiste en descomp oner la 34 Si corno 1.!lemi..·ntns consideram os a los homhrt:s, el prohlcma no es tan drástico,
porque un
e ~omhre se vuelve agudo,
complejidad mediante los conceptos de elemento y relación, es decir, mediant s.c P.ucdl..'. puncr i.::n c.ontaclo con muchos otros. Pero. el problc1na
como cúantos
se dice, es complej a en la medida en que como se indica cri el texto . .s1 se considcru también el ticmro y si se pregunda
una distinción ulterior. Una unidad, ~~ros ho1nhrc:1 se pu1.:dc tener contnco en una vez (mica.
posee varios elementos y los une mediant e relaciones. Pero esto se puede Sobre cst~ problema W. Ross Ashby. Dcsign for llrain, 2a ed. Londres 1960,
reimpresió n
realizar únicame nte con la condició n de que no sólo se cuantifi quen los 1978, espc:cialmi.!nle pp. 80 ss .. sobre los sistc:m:.1s ullrasensiblc:s.

~ 60 61 ~
• Capitulo 1 La sociedad como siste1na social •

tinción decisiva ante este respecto es entre sistemas que disponen de sus relaciones dependen de la secuencialización. De aquí se sigue que su ne-
posibilidades de relación completa entre sus elementos y sistemas que disponen cesidad de tiempo es grande. lo cual significa también que su posibilidad de
de posibilidad de relación sólo selectiva. Es evidente que los sistemas reales d isgrcgación es altn. De las consecuencias estructurales de esta situación de
del mundo evolutivo se encuentran en el campo de la distinción que hemos partida, es decir, de las formas que a su vez se afirman, nos ocuparemos
sefialado por último. I¡in resumen, la de la complejidad es entonces la necesi~ continuamente. en primer lugar en conexión con los medios de difusión:
.dad de mantener una relación sólo selectiva entre los elementos o, dicho de escritura y libro impreso; después en conexión con los problemas de la
~tro modo, la organización selectiva de la autopoiesis del sistema. formación de cadenas y de la capacidad de ramificación, y también cuando
Como instrumento de la observación y de la descripción, el concepto reflexionamos sobre las ventajas que se derivan de la diferenciación de los
de complejidad puede aplicarse a todos los estados de facto posibles, con tal sistemas. Por el momento consideramos sólo la forma universal que se ha
de que el observador esté en condiciones de distinguir, con respecto al estado desarrollado, porque el sistema de la sociedad debe operar subyaciendo a es-
de facto que él mismo indica como complejo, los elementos y las relaciones. tas restri.cciones, o de otra manera no podría evolucionar. Nosotros vemos dos
No debe tratarse de sistemas. Aun el mundo es complejo. El concepto no soluciones de este problema que están estrechamente conectadas entre sí, es
presupone ni siquiera que un estado de facto complejo lo sea sólo en un modo. decir: 1) un grado muy elevado de autoreferencia, y 2) la representación de la
Pueden existir distintas descripciones. según cuánto esté el observador en complejidad en la forma del sen/ido.
condiciones de descomponer la unidad de una multiplicidad en elementos y La condición recursiva de la autopoiesis de la sociedad no está
relaciones. Por último. también un sistema puede describirse a sí mismo como organizada mediante resultados causales ( oulpuls como inputs) y tampoco en
complejo en modos diversos'". Esto se deriva tanto de la naturaleza paradójica la forma de resultados de operaciones matemáticas, sino reflexivamente, es
del concepto. como del hecho de que un observador puede describir las ¡' decir, mediante la aplicación de la comunicación a la comunicació n''· Cada
descripciones de la complejidad de otro observador, de tal manera que pueden
llegar a constituirse sistemas hipcrcomple jos que contienen también una
pluralidad de descripciónes de la complejidad. Debería estar claro que también
la hiperconplejidad es un concepto autológico. Solamente si se empuja a tal
¡ comunicación se expone a preguntas. a dudas, a la aceptación o al rechazo, y
anticipa todo esto. ¡Cada comunicación! No hay excepciones. Si un intento de
co1nunicació11 quisiera sustraerse a esta. forn1a de recursividad reflexiva. no
podría cuajar como comunicació n. No sería reconocible como tal. La
punto a la conceptual idad formal se logra comprender por qué la teoría de la 1 consecuencia a esta respuesta al problema de la complejidad es una infinidad
sociedad necesita el concepto de complejidad. inel iminable de la comunicación. La última palabra no existe (aunque existan
En el ámbito objetivo comprendido por el concepto de complejidad, la 1 posibilidades de acallar a otms). Esto significa también que la representación
' de la complejidad del sistema y de su entorno en el sistema puede permanecer
sociedad constituye un caso extremo. Extremo no porque ella sea más compleja
que los otrós sistemas (por ejemplo, los cerebros), sino porque el tipo de sus abierta como un fenómeno que debe ser continuamente explicado". Y también
operaciones elementales. es decir. las comunicaciones, la ponen bajo notables
restricciones. por esto. es motivo de admiración el que con una operación de 37
Por !o th:111ús éste es uno de los motivus por !os que no son suficientes las representaciones
1
este género se puo:clm1 fonnar sistemas altamente complejos, al mismo tiempo mecunidstic<lS (como la h!(ll'Ít\ d..; hL-: múq uinns) ni lu.s represcntaciones matematico-calculatorias
(hoy llamad<1:> J'n:cue1itcmcnt\.' computadoras) de la sociedad.
de que cabe la pregunta de cómo es posible. Las comunicaciones, en efecto,
JM En lm (krto sentido 1k11ri ALlan hu propuesto justamente describir la c01nplejldad mediante
son, por así decirlo, de una enlazabilidad extremadamente reducida, y para la funL'io11 11. dc la LeDría Je la i11J'onnacít1n tk Shannon. es dcdr, con10 1ncdida para la
infon11ació11 qui.:: <1lui lwcc i'<dla pcint una dt.:sCripción completa dd sistema. Cf. Hcnri Atlan.
)i, Cf. ror i.:jc1np!o Lurs Lól'g.n.:n. «Co1npl!.!xity of' Descriplion of Systems: A Foundational Entre'" crisfttl la f11111L;l'. i.:it.: n hk11 id .. <(Hicrarchical Selfürganizutio n in Living Systc1ns:
Study». <dntcr11<1tiun:1l .\nurnal of<.Ji:nerul SyswmsJ>3 (1977), pp. 197-214. Noisc and mcaning>1 i.:11 t\1ilun Zdcn). op. cit., pp.185~208.

~ 62

l 63 ..
La sociedad como siste1na social •
• Capítulo 1

potencial izada. Para pasar de una parte de la forma a la otra (para cruzar la
significa que la comunicación debe reivindica r autoridad en el sentido de la
frontera) hay necesidad de tiempo, de la misma manera en que hay siempre
posibilida d de decir, explicar, motivar más de lo que, al momento, parezca
necesidad de tiempo cuando se pretende actualizar lo que es potencial.
oportuno.
Como <:n las distincion es en general, también en el contexto de la
Con esta solución reflexiva del problema de la recursividad secuencia l
distinción que produce sentido la distinción de actualidad y potencial idad, la
-y podrú hablarse de coevoluc ión-conv erge la más importante adquisici ón
repetición de una opernción tiene un efecto doble. Por una parte produce y
evolutiva que, en general, hace posible la comunica ción: la represent ación de
condensa identidad: la repetición se reconoce como repetición de lo mismo.
la complejid ad en forma de sentido.
Por otra paite, esto sucede en un contexto en cierto modo distinto (al menos
También aquí forma significa distinción de dos partes. Las dos partes
posteriormente, e11 el plano temporal )". Con esto se llega a un enriqueci miento
de la forma sentido son realidad y posibilidad; o bien, en considera ción a su
del sentido basado en In idoneidad para el uso en distintas situacione s. De lo
uso operativo , actualidad y potencialidad. Esta distinción es lo que permite
cual resulta que. e11 torno al sentido se condensa un exceso de alusiones que,
represent ar en los sistemas que procesan sentido la coacción de la selección
estrictam ente hablando, lo vuelve indefinible. Sólo se pueden inventar nuevas
de la complejid ad (una de sus partes; la otra estaría dada por la relación
indicaciones (palabras , nombres, definicion es) para asegurar la reutilizac ión
completa de los elementos ). Cada actualizac ión del sentido potencial iza otras
operativa. En última instancia hace referencia al mundo, y esto vuelve inevitable
posibilid ades' ''.Quien hace la experiencia interior de algo determinado, a través
de esta determin ación es enviado hacia otro al que pueda, a su vez, actualizar
1 que se produzcan las operacion es como selecciones.
o, de nuevo, potencializar. De este modo la selectividad (o, para usar los
términos de la teoría modal: la contingen cia) de todas las operacion es se
convierte en una necesidad inevitabl e: la necesidad de esta forma de
'
1 VI. La sociedad del mundo
autopoies is.
La determina ción de la sociedad como sistema social omniabar cador tiene
Así, el mundo está presente en cada instante, no como plenitudo enlis,
como consecue ncia que para cada comunica ción que sea capaz de empalma rse
sino como diferencia entre el sentido actualizado y la posibilidad, que son
a las otras puede existir sólo en sistema único de sociedad. En el plano
accesible s a partir de este sentido. El mundo está siempre presente en la
meramen te factico pueden existir diversos sistemas de sociedad, de la misma
simultane idad. y al mismo tiempo, la forma en que esto sucede está orientada
manera en que antes se hablaba de un gran número de mundos; pero si existieran
a un proceso secuencia l. Todas las demás formas que en tales sistemas pueden
estas sociedade s, estarían sin relación con1unicativa, o bien, en la perspecti va
activar observaci ón y descripción participan de esta forma del sentido; y en
de cada una de ellas, una comunicación con las otras sociedade s sería imposible
efecto presupon en, como ya lo hemos dicho, la forma como una forma de dos
o resultaría sin consecuencias.
partes, en la cual ambas están dadas simultáne amente pero, como ahora t Aun desde este punto de vista, nuestro concepto está en relación de
podemos decir, una de las modalida des actualiza da y la otra en la 1

l
¡ continuid ad y, al mismo tiempo, de discontin uidad con la tradición
:w Eslt:: modo di.'. expresarse lo hemos i.:ncontrado en Y ves Uarcl. op, cit., p. 71: «Un
sistema se 1
1 véteroeuropea. El concepto de inclusión de todos los demás sistemas sociales
actualiza, los otros así se potencial izan». En la fenomenología de Husserl, la misma situación
no agrega nada nuevo. sino qui.! sólo condensa ( l l )l ) Leída inversamente (l ) 11 ),
la
se encuentra formulada desde el punto de vista de la conciencia trascendental. La actividad desarrollo de una tautología. Spencer
es misma equiv<1lcqcia p\1cdc ser comprendid a co1no un sirnpk
intencional de la conciencia puede identificar un objeto sólo cmnu alusión a otras posibilidad
de la experiencia inlerior. sólo en los horizontes de otras posibilidades. Brown habla di.: <o.:011finnnlion». (:[ op. cit.. p. 10. Sohrc lo que hcinos de llamar fuertemente
4u El mis1110 doble s~ntiJo qu~ se encuentra expresado elegantc1nentc en Spenccr Brown a la alcndtín es la divl.!'rsid¡id de ]Js situal'iones de repetición. que si.: deriva del hecho de que las
trnvés de la distinci\ln entre (((,;ondcnsationl> y (<confirmatillll)). La repetición de una expresión 1Jpcracioncs que :-.c empalman recursivamente entre ellus diferencian sistemas.

~ 64

L 65 ~
1 1
• Capílulo 1 La sociedad como siste1na social •

deriva de esta tradición, corno también los caracteres como autarquía, autosu- más inseguras. ciertamente existían desde antes de las culturas altamente de-
ficiencia, autonomía. Si se observa más atentamente, sin embargo, se ve in- sarrolladas relaciones comerciales extendidas en el espacio, por su efecto co-
mediatamente que en la tradición estos conceptos eran comprendidos en un municativo permanecía escaso. Las tecnologías se transferían de sociedad a
modo distinto al de nuestro contexto. Los sistemas citadinos de la antigüedad sociedad (por ejemplo, la elaboración del metal) y también la difusión del
eran autárquicos en la medida en que ofrecían al hombre todo lo necesario saber era posible en la medida de la capacidad receptiva de segundos y terceros
para la perfección de su conducta de vida. La civitas debía, como se diría más destinatarios". Con frecuencia sólo en el proceso de adaptación a las
tarde en Italia, ser capaz de garantizar el bene e virtuose vivere; nada más y condiciones de la recepción, las tecnologías y las formas del saber encuentran
nada menos. Hasta qué punto por esta razón fueran necesarios territorios su forma madura (por ejemplo, la escritura fonética). En conclusión, estos
mayores, es decir, regna, por motivos de protección, o por motivos ligados a procesos requerían mucho tiempo, y a ellos se respondía con la universalización
la praxis de los rnatrimon ios de la nobleza que vivía de modo endogámico, de algunas religiones, pero no con la idea de un sociedad del mundo sin lími-
esto es una cuestión ya discutida a partir del Medioevo". De todos modos tes regionales.
nunca se había pensado que toda comunicación debiera efectuarse dentro de . La conciencia de la existencia de partes del mundo más lejanas seguía
esta única civitas sive societas civilis; y naturalmente en la tradición siendo esporádica. estaba mediada por personas y seguramente luego fue
véteroeuropea no se pensaba en la independencia económica: por esto no existía reforzada y prefigurada mediante informes de informes, en forma de dichos.
tampoco un concepto de economía en el sentido actual. En especial parece que los encuentros bélicos llevaban al hecho de que se
Correspondientemente, el concepto de mundo que tenían estas describiera el mundo de más allá de las propias fronteras como una
sociedades estaba concebido a Ja medida de una cosa y las cosas podían estar multiplicidad de mundos". Y las construcciones políticas de los imperios,
ordenadas conforme a los nombres, los tipos, los géneros. Era concebido el que se formaron en el ámbito de las crecientes posibilidades de comunicación,
mundo con ugregatio cmporum o hasta como un grande y visible ser vivo que debieron confrontarse, hasta la edad moderna, con el problema de cómo es
contiene en sí a todos los demás". En él existían seres vivos mortales e posible dominar desde el centro un territorio mayor, es decir, cómo es posible
inmortales, hombres, animales, ciudades y regiones, y en los lugares más controlarlo a través de la comunicación''. De esta experiencia se deriva también
lejanos, conforme a lo que se decía (pero, naturalmente, sin la posibilidad de la tendencia, que ya hemos aludido, a identificar las sociedades con los ámbitos
un control comunicativo directo), seres fabulosos y monstruosos, que no se del dominio político, es decir, a definirlas de un modo regional.
adaptaban a los tipos conocidos en la sociedad y, por así decirlo, en su rareza, Estas condiciones fueron cambiando gradualmente desde el siglo XVI,
fungían corno aquello que se encuentran más allá de las fronteras. hasta llegar a convertirse en irreversibles. Todo el globo terrestre fue
descubierto y colonizado a partir de Europa, o bien fue subyugado mediante
Este orden del mundo presuponía que, con la distancia espacial, las
relaciones regulares de comunicación. Siguiendo el mismo movimiento, como
posibilidades de la comunicación disminuirían rápidamente y se volverían
veremos en el capítulo 4, la sociedad se articula conforme a una diferenciación
¡ en sistemas de funciones. Con esto se desvanece la posibilidad de definir la
41
¡
Cf. /\cgidius « Colu111n~1j,,· Romanus>} ( Egido Colonm1), De regilnine principium. cit. por la unidad de un sistema de la sociedad a partir de los límites territoriales o a
edición Ruma 1607. pp. 403.411 s.
42 Platón, Timco. 92 C.
1 partir de sus habitantes, diferenciándolos de quienes no sean sus miembros
43 La representación di.: este proceso mediante conceptos c01no imitación o difusión dice muy
!
poco y favoreci: la iJca de que se trat.'.l de un proceso que se desarrollaba en una dirección. En í' ."" Asi Jai~.Assmrmn. Dcr Einbruch dcr Gcschichle: Die Wandlungen des Gotttes-und Weltbegriffs
efecto, un sistc1na (¡uc ccdi,; algo se transforma a si mismo: en esto se puede reconocer, no por 1 1m al ten Agypten. « Frankfurter Al !ge111eine Zcitung)l de 14 de nov. de 1987, para Egipto después
últi1no, el h-.:cbn Je 4l1c la cumunicai:;;ión. que es siempre drcLtlar. en la medida en que tiene
éxito, produc(.' u11 :-;ociedad en el inundo.
;' de las guerras de los hicsos.
4
~ Cr. Shmucl N. Ebi.:ns1undt. Thc /'()itticai ~~:ystems Empires, Nueva York 1963.

~ 66

L 67 ~
1
• Capitulo 1 La sociedad conio sisten1a social •

(por ejemplo, los cristianos a diferencia de los paganos). Y en efecto, los tuvo principio y si habria de tener fino o no. Esta controver sia era tan inevita-
sistemas de funciones como la economía o la ciencia, la política o la educación, ble como insoluble porque no se puede pensar ningún límite sin pensar tam-
la atención a los enfermos o el derecho, cada uno, proponen exigencia s propias bién en la otra parte del límite "· La transform ación que se produce no se
a sus propios límites, los cuales no pueden estar integrado s concretam ente en encuentra en esta dimensión . Según la concepció n actual, el mundo no es ni
un espacio o en relación con un grupo de hombres. En lo que concuerd an una gran ser viviente ni una ª~'.Jgregatio corporum. No es tampoco la universitas
todos los sistemas de timciones , y para lo que no es posible hacer distincion es, rerum, ni la totalidad de las cosas visibles e invisibles, de las cosas y las ideas.
es sólo en el hecho del operar comunica tivo. Consider ada en abstracto, para Finalmente, tampoco es la infinitud que haya de ser colmada, no es el espacio
usar una formu !ación paradójic a, la comunica ción es la diferencia que hace la absoluto 111 el tiempo absoluto. Todas estas descripcio nes y otras muchas pue-
diferencia . Como sistema de la comunica ción, la sociedad se distingue de su den efectuarse en el mundo. El mismo mundo es sólo el horizonte total de
entorno, y precisam ente por esto no se distingue en su interior. Para todos los toda experienc ia vivida provista de sentido, orientada hacia el interior o hacia
sistemas parciales de la sociedad; los límites de la comunica ción (a diferencia el exterior y, en el plano temporal, ya sea que mire hacia adelante, o hacia
de la no comunica ción) son los límites externos de la sociedad. En esto, y sólo atrás. El mundo requiere ser comprend ido no como un agregado , sino como el
correlato de las operacion es que se efectúan en él • Para recurrir de nuevo a
47
en esto, se empalma n. Toda diferencia ción interna debe y puede relaciona rse
la terminología de George Spencer Brown, el mundo es el correlato de la
a este límite externo. En la medida en que comunic an, todos los sistemas
unidad de todas las formas; o bien, aquello que, como unmarked space".queda
sociales pa1ticipan de la sociedad; en la medida en que se comunica n en un
cortado por la línea de límite de la forma y que luego puede ser explorado sólo
modo distinto, se distingÚen.
en relación con una distinción , sólo en el movimien to de una parte de la dis-
De esta forma los límites del sistema de la sociedad están señalados de
tinción a la otra. Para el concepto de mundo de la teoría de sistemas esto
un modo completa mente claro y unívoco. Ademas, a partir de la invención de
la imprenta, primero lentamen te y Juego ya de modo irreversib le, se 1Jega a un significa que el 111 u11do es la totalidad de lo que para cada sistema es sist;rna y
entorno.
crecimien to v a una condensa ción de la red de comunica ción de la sociedad.
Hoy la sociedad es, en principio, independiente de incrementos o disminuci ones El mundo antiguo estaba lleno de secretos; como la esencia de las cosas
demográf icas. para la prosecuci ón de la autopoies is del sistema de la sociedad, Y la voluntad de dios, él mismo era un secreto y no estaba hecho, o estaba
en este grado de de sarro lJo alcanzado, se dispone, de todos modos, de suficiente hecho de un modo muy limitado, para la conciencia, sino más bien paru la
capacidad . · admiració n extasiada . El mismo hecho de dar nombres debía ser considertl'.ln
· Con estas transform aciones estructura les se transform a el concepto de peligroso, porque abria el mundo a la comunicación, y, correspon dienteme nte.
mt111do. En la antigüeda d se podía discutir si el mundo era finito o infinito, si el hecho de conocer el nombre era algo afín a la magia, la cual provoca a b
naturaleza a salir de si misma. También esto correspon día a la limitacic\11
espacial de la idea de sociedad, conforme a la cual a pocos metros bajo tierra
41• Entn.: la rica literatura sobre la hi~toria de las ideas de puede ver rierre Duhetn, Le systémc
d11 nwnde: 1-/istorie di:s doclrine,\' cos11uJfoRiques de Platon á Copernic, 2a ed., París
1954. ~~Son co~1ocidas l11s ti,bjctcioncs. Acusan a esta postura como« relativismo»; y esto sería con-ccto
aquí no
nde1nlts por ejemplo. l{odolfo Mondolfo. L ·infinito ne! pcnsiero dei Greci, Florencio
1934: s1 se tuviera en mente unu de los numerosos siste1nas de conciencia. Pero nosotros
ún.
Chark:s Mug!es, Dl'us rliémes de cosmologie G,..cq1tf': Dcvcnircyc liquc el pluralitd de)'m<1ndes, estamos refiriéndonos a un corn:luto de la conciencia. sino a un correlato de Ja comunicaci
París / 953; A. P. 01·bú11, Les dJnominoli"ons du monde chez /e;.,·premiers chrétiens. Nljimegen Y ~o pretendemos poner en duda la realidad de las cosas. sino proponer el problema de Ja
197U: James F. AnUcrsun. í<Timt.: and Possibility ofan Eternal World)>, {(Thomist>) 15 (1952) r ~n1dad, ~n problema que SI! presentu siempre que se hacen distincione s para objetar
pp. 136-161; Anndis<.· Muicr. Diskussioncn Obcr das aktudl Uncndilchc in der crstcn
Hálfte ¡ 1nfurmac1oni:s.
0
Véase Spcnccr Urown. op. cit. p. 5.
des XIV Jahrhundi..·rls, « DivL1sTllo1nas >l 25 (1947),pp. 147-166, 117-337.

~ 68

l 69 ~
1 1
• Capitulo 1 La sociedud como siste1na social •
f

o sobre las cimas de la montaña más altas o más allá de la línea del horizonte jerárquico (una .~eries rerum) y un centro. La forma de la diferenciación de la
del mar podía comenzar lo desconocido y aquello de lo que se tenía que sociedad 1:1oderna obliga a abandona r estos principio s estructur ales y,
desconfiar. El mundo moderno no ha de ser ya venerado ni temido como un correspondientemente. esta sociedad tiene un mundo heterárquico y acéntrico.
secreto. Exactamente en este sentido, ya no es sagrado. Sigue siendo, sin Su m~ndo es el correlato del entrecruzamiento de operaciones y es accesible
embargo, inaccesibles. Es accesible operacionalmente (por ejemplo, en del mismo modo para toda operación.
principio, puede ser objeto de la investigación), pero todas las operaciones del Basadas en la forma de su diferenciación, las sociedades más antiguas
conocimiento y de la comunicación son para sí mismas inaccesibles. El mundo preveiun la inclusión estable de los hombres en determinadas posiciones
puede ser obsen'ado. Pero en esta operación el observador mismo funge como sociales. Por eso debían concebir el mundo como la totalidad de las cosas.
tercero excluido. La unidad del mundo, entonces, no es un secreto, sino una Como consecuencia de su diferenciación funcional de la sociedad moderna
paradoja. Es la paradoja del observador del mundo, que se fija en el mundo, han debido abandonar este principio de la inclusión. El individualismo modern~
pero que no puede observarse a sí mismo. y, sobre todo, la temática de la libertad del siglo XIX han constituido un mo-
Todo esto es en lo que pensamos cuando indicamos a la sociedad mo- tivo importante para que se formara una idea de la sociedad del mundo". La
derna como sociedad del mundo. Por una parte esto significa que sobre el diferenciación funcional produce, sin embargo, efectos sobre el concepto de
mundo.
globo terrestre, y aun en todo el mundo alcanzable comunicativamente, puede
existir sólo una sociedad. Estos es el aspecto estructural y operativo del La sociedad moderna regula su expansión; el mundo moderno también.
concepto. Al mismo tiempo, sin embargo, la expresión sociedad del mundo La sociedad moderna puede cambiarse por sí misma, y por esto está expuesta
debe indicar que cada sociedad (y, si observamos en retrospectiva, también continuamente a la autocrítica. Es un orden autosustitutivo, como también lo
las sociedades de la tradición) construye un mundo y así disuelve la paradoja es el mundo moderno. También éste puede cambiarse por si mismo. Y si la
del observador del mundo. La correspondiente semántica debe ser plausible y sociedad está constituida por la totalidad de todas las comunicaciones, el resto
debe estar adaptada a las estructuras del sistema de la sociedad. La semántica del mundo está condenado a permanecer sin palabra. Se retira al silencio.
del mundo varía con la evolución estructural del sistema de la sociedad; pero
ver y decir esto pertenece al mundo de nuestra sociedad, es su teoría y su 4
Por eso Hegel htibla di: 1<historia del mundm> en un sentido muy detenninado. Sobre esto
construcción del mundo. Y sólo nosotros podemos observar que las sociedades
'J

véa~e en p~rticular .loachitn Ritter, l/ege/ und die Franzdsisr..:he Revolution, cit. por la ed. en id.
antiguas no podían observarse a sí mismas ni observar a su mundo. ~etap~J!·~·ik und P~litik; ~'tudien zu Aristoteles und Hegel, Frankfurt 1969. pp. 183-255. Con la
Con sus características particulares el mundo moderno es de nuevo un 1nducc1on de consideraciones relativas al problema de la colonización se dice· «La sociedad
correlato preciso de la sociedad moderna. A una sociedad que se describía industri~I burguesa, pura l·lcgel, e~ conclusión, está determinada por su 'propia J~y a convertirse
en la sociedad del mundo; la relación de la libertad con la humanidad y con el hombre en cuanto
como naturaleza, compuesta por hombres, se adaptaba un mundo compuesto género, qui.! es di:cisiva para la re lución de la rt:volución pol!tica con la historia del mundo, está
por cosas (en el sentido latino de res). A una sociedad que se describe como fundada en esta uriiv~rsulidad potencial de Ja sociedad burguesm> (222). La reflexión conforme
sistema de comunicación operacionalmente cerrado y que se expande o se a la cual se dcb~ria inferir Ju sociedad del mundo a partir de la individualidad de los hombres,
contrae, según cuánto se comunique, le corresponde un mundo que tiene ya se encuentra en Juhn Locke. Two Treaties ofCivil Goverment 11 par. 128, cit por la ed. de la
Everyn1a11 's Líbrary. Londres 1953, p. 181: «El hombre es una co111unidad única con todo el
exactamente las mismas características de esa sociedad: un mundo que se resto del género hu111ano y constituye una sola sociedad, distinta de la de todas las demás
expande o se contrae según lo que acontezca. Las sociedades más antiguas creatura.s. Y si no fuera por la corrupción y la maldad de los hombres degenerados, no habria
estaban organizadas jerárquicamente y de acuerdo a la distinción entre centro necesidad de ninguna otra sociedad; no habría ninguna necesidad de que los hombres se aislaran
y periferia. A esto correspondía su orden del mundo que preveía un orden de esta gnm co1nunidad natural, constituyéndose en asociaciones menores y distintas basadas
en convenciones positiva..<;)). .

~ 70

L 71 ~
1
1 La sociedad como sistema social •
• Cupitulo 1

Pero éste tampoco es un concepto adecuado, porque puede permanece r en que, en el plano de la argumentación, es falso. No es un argumento en contra,
silencio sólo quien puede comunicar. sino a favor de la sociedad del mundo. El interés por el desarrollo, como el
¿Y qué pasa. e11tonces, con Dios? Paralelame11te al desarrollo de la interés por conservar los múltiples datos culturales de las distintas regiones,
sociedad hay un conti11uo debi 1itam iento de la figura «comunica ción a través es ya en sí mismo un ínterés formado a través de la sociedad: un hecho que se
o con Dios,,. Hoy. en efocto, la comunicación de Dios se representa ya sólo impone como evidente cuando se piensa en la paradoja típicament e moderna
como un hecho histórico. que puede ser comprendido con base en los textos: que consiste en la aspíración simultánea por la transforma ción y por la
como una revelación verificada de una vez por todas. Y si en la medida en que conservación. volviendo al concepto de Spencer Brown, podremos decir que
la religión, con esta figura, no renuncie también a su capacidad de adaptarse, el desarrollo es una forma. de la cual una parte (según el modo actual de
sin ver por otra parte una posibilidad de interpelar a Dios sobre la modernida d, comprende r las cosas) consiste en la industriali zación, y la otra en el
subdesarrollo.
es cuestión que puede sólo intuirse.
Precisamente el desnivel de desarrollo presente en las distintas regio-
No obstante las infinitas y universales conexiones que existen en el sistema
de la sociedad moderna, la sociología opone un resistencia enérgica cuando nes del globo terrestre exige un explicación que puede ser ofrecida sólo por la
teoría de la sociedad, la cual no puede quedarse en reactivar el modelo, que ya
se trata de reconocer este sistema global como sociedad. De la misma manera
tiene un milenio, de la multiplicidad de los pueblos. Debe asumir como punto
que en el uso ling:liístico cotidiano, también en la sociología se suele hablar de
de partida sólo la unidad del sistema de la sociedad que produce. tales
sociedad italiana, sociedad española, etcétera (por más que en un teoría, por
distinciones. Está claro que las distintas regiones participan en muy distinta
motivos mctodolúgicos. no deberían tener lugar nombres como Italia o España).
medida de las ventajas que surgen de la diferenciación funcional y, en cuanto
Con mucha razón Parsons eligió como título de su libro la formulació n The
prevalecen las desventajas, parece que los sistemas de funciones diferenciadas,
System ofModcrn Socicties'° . Y en particular,' los autores que, en el ámbito
por ejemplo la poi ítica y la economía, se ocasionan impedimen tos recíprocos.
de la teoría de la sociedad atribuyen un papel central al Estado moderno,
Pero eslo no autoriza a asumir como punto de partida diversas sociedades
rechazan, precisamente por este motivo, el reconocer el sistema global como
regionales. porque es precisamente la lógica de la diferenciac ión funcional y
sociedad' El fenómeno de la sociedad moderna se manifiesta, entonces, en
1

la confrontación (no con otras sociedades, sino con las ventajas que se derivan

la figura de la response to g/obalities' • Nosotros ya habíamos caracteriza do


1

de la plena realización de la diferencia funcion.al) la que hace resaltar estos


arriba esta fijación como un impedimento del conocimien to que actualment e
problemas.
bloquea la teoría de la sociedad. Si se pide una motivación, la respuesta suele
Conforme a la perspectiva abierta por esta concepción , aparece como
ser la alusión a las grandes diferencias que hay en el grado de desarrollo de las
expresión de un pensamien to superado el hecho de que se continue con
distintas regiones dd globo terrestre. Es un hecho que esto no puede ser
argumentaciones orientadas hacia las teorías que distinguen géneros diversos
refütado. y tampoco viene al caso el reducir su importancia. Por otra parte, la
de sociedades, y que se considere la semejanza existente en las condicione s
misma teoría. al no disponer de argumentos plausibles, no debería afirmar
de vida de cada región como presupuesto de su contribució n a una sociedad.
que estas diferencia s irán desaparec iendo lentament e (teoría de la
La modernidad de la sociedad no se encuentra en sus característ icas, sino en
convergenc ia). La referencia a las diferencias, sin embargo, se usa de un modo
sus formas, es decir, en las distincione s que usa para dirigir sus operacione s
~i: Véasi;: Tak:ou Parso1is. Th~ Systc1n of Mudern Socictic:s. Englcv,·ood C\iffs N.J: 1971. comunicativas. Adcmús. algunos conceptos típicamente modernos, como el
-~ 1Por ejc1nplo. Anlhuny Giddens. ·rhe Nation-Stale un<l Violencc; Cambridge 1985. de desarrollo o el de cultura, guían la atención hacia distincione s muy
Vcú.se por i.:_je1nplo,
' 2 Una f<.wmulw:iün c:-1 un tenla de investigación de Rolund Robcrlson. específicas. Ya no causa admíración el hecho de que de esta manera se fuercen
Rol~ind Ruhcrbon. l-'rnnl\ Lcchn1.:r. tvloderniz:alion, «Globrilizalion und thc Problc1n ofCulture determinadas diferencias, mientras otras permanecen invisibles. En el plano
in \\.\irld-Syst..;111 lh~ory>i. <<Thcory. CL11turt! and Socict)'Jl 11 ( 1985). pp. 105-118.

73 '4
~ 72
1
• Capítulo 1 La sociedad como sistema social •

de la distinción de distinciones (o de la observación de observaciones) el pro- teoría de sistemas, según la cual la sociedad es un sistema social autopoiético
ceso permanece contingente. Pero cada sociedad esconde sus contingencias, operacionalmentc cerrado que incluye en sí mismo a todos los demás sistemas
y la sociedad moderna esconde--ciertamente con poca seguridad en sí, porque sociales, y por tanto a la comunicación, intenta llenar esta laguna.
tiene poca tradición-las contingencias del desarrollo y de la cultura. En lugar
de todo esto, la sociedad observa y se preocupa por el contexto de las
distinciones que de wz en cuando son utilizadas. VII. Pretensiones de racionalidad
Aun si con las condiciones modernas no pueden existir las sociedades
regionales, se podría seguir pensando que se puede hablar de una diferenciación La tradición humanística europea le ha dado al concepto y, por tanto, a las
regional en el sistema de la sociedad del mundo: como si la sociedad se expectativas de racionalidad una forma muy específica; pero al mismo tiempo
distinguiera en subsociedades. Pero esto tampoco resiste a una reflexión más ha ocultado la especificidad de esta forma mediante laobviedad de una tradición
precisa. Una diferenciación que fuera esencialmente regional entraría en con- que no admitía otras posibilidades de pensamiento. Según la representación
tradicción con el primado moderno de la diferenciación funcional. Fracasaría propia de esta tradición, la ratio pertenecía a la naturaleza del hombre. Como
porque es imposible vincular todos los sistemas de funciones con los límites ser natural, el hombre estaba determinado a través de la distinción con el
espaciales unitarios, con los límites que tienen igual validez para todos los animal. De distinrn manera a lo que sucede hoy, se pensaba que en el concepto
sistemas. Puede diferenciarse regionalmente, como los Estados, únicamente de naturaleza estaba presente un componente normativo. De esta manera, sobre
el sistema político, y con él el sistema del derecho de la sociedad moderna. una idea normativa de la naturaleza se basaba un concepto normativo de
Todos los demás sistemas operan independientemente de límites espaciales. racionalidad. En el contexto aristotélico, la naturaleza se entendía como un
Precisamente la univocidad de los límites espaciales deja claro que éstos no movimiento orientado hacia un fin (té los) que, sin embargo, no ofrecía garantía
son respetados ni por las verdades, ni por las enfermedades, ni por la educa- alguna de que tal fin pudiera ser alcanzado, traducido a nuestro lenguaje
ción, ni por la televisión, ni por el dinero, ni por el amor. En otras palabras, el conceptual, el té/os fungía como una forma con dos partes, es decir, como un
fenómeno entero del sistema ominabarcador de la sociedad no puede repetir- estado de quietud, de satisfacción, de perfección, que podía ser alcanzado o
se dentro de límites espaciales como microcosmos en el macrocosmos. El frustrarse. El concepto opuesto al de perfección era el de corrupción. Ante el
significado de los limites espaciales consiste en las interdependencias que valor positivo del estado de naturaleza estaba un valor negativo (stéresis,
existen entre el sistema político y el sistema del derecho, por una parte, y los privatio) que indicaba una privación, un fracaso.
demás sistemas de funciones, por otra. Las diversidades de divisas y de los Si se reflexiona desde el punto de vista de la sociología, no es casual el
sistemas bancarios de emisión actúan sobre la economía; los diplomas de que este concepto haya encontrado una correspondencia precisa en las teorías
formación actúan sobre la educación o sobre los campos profesionales. Estas de la nobleza de aquel tiempo y, antes que nada, en las teorías sobre la educación
diversidades pueden ser bien comprendidas en el contexto de una sociedad de la nobleza. Se era noble porque se había nacido en una familia rica, y se
del mundo, y pueden reforzarse o debilitarse por la política. Pero sería impo- debía de cualquier manera evitar la pérdida de la nobleza por medio del
sible reconocer la especificidad de cada una en sí, en cuanto diversidades, se deshonor. Pero con esto se tenía sólo una nobleza imperfecta. La perfección,
las refiere a las sociedades regionales o a una diferenciación regional del sis- el té/os de la nobleza, se alcanzaba sólo en virtud de méritos particulares, a
tema de la sociedad. tr11vés de aquel bene e virtuose vivere, que podía ser conferido por la nobleza
Estos argumentos para una sociedad del mundo pueden apuntalarse con de nacimiento. pero no por eso estaba ya garantizado". La educación y la
estudios empíricos. Lo que hasta el día de hoy falta es sólo una teoría capaz de
~~Véase Annihak Ron1¡,;i. /)i.;·,·orsi. Fi.:rrara 1586, pp.58 s.
volver a tomarlos y de darles una nueva elaboración. La idea propia de la

.. 74 75 ~
r
1

• Capítulo 1
La sociedad 1.:01no sistema social •

r
conducción moral de la conducta de vida tenían la tarea de sostener al noble
í'
A partir del siglo XIX ulteriores reducciones vuelven a aportar el con-
para que alcanzara la perfección racional y para protegerlo de las tentaciones cepto de racionalidad a los sistemas parciales de Ja sociedad y más precisa-
de la corrupción. mente o al cálculo económico de las relaciones de utilidad entre fines y me-
Con todos estos aspectos, que se fueron refinando de muchos modos, dios (optimización), o a la aplicación del saber científicamente garantizado.
elaborados por la enseñanza y por la educación, por la ética y la retórica, el Hacia el final del siglo XIX, por último, se abre camino una disolución del
concepto de la racionalidad de la naturaleza ofrecía una tensión estable. mismo concepto de racionalidad, la cual luego volverá posible un escepticis-
Mirando retrospectivamente es posible reconocer que la tensión entre realidad mo general sobre la racionalidad (Max Weber). También esto se verifica a
y racionalidad fue acogida y estabilizada en la forma de la teología y en la través de una técnica de la distinción. El mismo concepto de racionalidad se
distinción de la forma perfección-corrupción. Los problemas particulares de divide, en un cierto sentido conforme a la vieja distinción entre poyésis y
la nobleza, con su doble criterio nacimiento-mérito, fueron afrontados me- práxis, en racionalidad conforme al fin y racionalidad conforme al valor, o
diante la distinción de perfección-corrupción y de perfección-imperfección. como en un eco tardio, en Jürgen Habermas, en la racionalidad del actuar
Este mundo, con sus condiciones estructurales (la sociedad de los nobles) estratégico y en la racionalidad del actuar comunicativo (racionalidades
y con su semántica, ya vio el ocaso. Es una situación que debemos aceptar, no monológica y dialógica)''. Y aquí, como era típico para las técnicas de Ja
importa la admiración que guardemos por el pasado; nosotros vivimos hoy. distinción del siglo XIX (con la excepción de Hegel) queda excluida la cues-
Pero bajo estas condiciones, ¿podemos aún mantener un concepto normativo tión de la unidad tle la diferencia, es decir, una explicación de lo que se en-
de raciona 1idad. como lo propone llirgen Habermas? Y si efectivamente tiende por racionalidad en si. Al contrario, se distingue racionalidad e
pudiéramos. ¿con la ayuda de qué distinciones pudiera reformularse este irracionalidad, conciencia e inconsciente, funciones manifiestas, funciones
concepto de racionalidad" latentes, y también sin considerar que ahora se debe de vez en cuando proponer
En el si>!:lo XVII. cuando la confianza en Ja racionalidad estaba aún la cuestión de Ja unidad de estas diferencias.
intacta, se comienzan a manifestar las primeras expresiones de su disolución. No estamos iniciando una discusión de estas diversas rupturas del
El antiguo conrinuum de racionalidad de la naturaleza (la creación bien orde- continuo de la racionalidad véteroeuropea, pero consideramos el desarrollo
nada) se hizo añicos. Las pretensiones de racionalidad - y Descartes es el de la semúntica de la racionalidad que aquí hemos esbozado como un indicador
autor determinante - se redujeron a estados mentales, y por tanto a los suje- del hecho de que en el paso a la modernidad, el sistema de la sociedad se ha
tos. Esto permite concebir los tines como representaciones que guían, como transformado de manera tan radical que aun la idea de la relación entre realidad
correcciones al curso del mundo, es decir, como desviaciones yya como esta- y racionalidad ha sido afectada. Y esto tiene validez para el concepto de mundo
dos de perfección de la naturaleza misma. De esta manera por primera vez se moderno. que no puede ser calificado ni positiva ni negativamente, porque
agudiza el problema de la elección de los fines (y ya no sólo el de los medios toda cualificación es una operación que puede ser observada en el mundo y
para alcanzar los fines manifiestos). Inmediatamente después los motivos se por tanto tiene valor aun para la sociedad moderna.
distinguen de los objetivos, se consideran los motivos como inescrutables (a Esto no debe significar que las expectativas de racionalidad deban
diferencia de los intereses) y se reflexionan los problemas correspondientes a abandonarse y que se deba ir en búsqueda de la realidad sin disponer de criterios.
la comunicación de In sinceridad y de los criterios para la autenticidad. No La ruptura del concepto vétereouropeo no debe significar que con él haya
sólo el continuum de racionalidad .de la naturaleza, tainbién el continuum de desaparecido también el problema, mientras la insuficiencia de las
racionalidad dd sujeto se dividió con una distinción: precisamente la distin-
ción entre motivo y fin, por lo que la reflexión ulterior se centra sólo en las ~ 4 Así, en r~sumi.:n. Jlirgcn l labermas, Theorie des kommunikativen Handelns, 2o. vol., Frankfu1t
distinciones que violan d continuum de racionalidad. 1981.

~ 76
• Capitul o 1 La sociedad como sistema social •

.
reconstrucciones hechas hasta el día de hoy puede ser encam
inada a una situa- p~rquc ahora se pueden elegir distinciones (no todas son apropiadas) cuyo
ad. De todos mo- re111greso puede ser interpretado.
ción transitoria a falta de una suticiente teoría de la socied ...
dos, en esta situación podemos reaccionar sólo con profun
das abstra cciones. . ~n observador de este reingreso tiene entonc d'
es 1 d bl
a o e pos1b1hdad de
propue sto, basado en una descnbir un sistem a tanto desde dentro (
si se lleva a cabo el acercamiento que aquí hemos su autodescripción)
de la racion alidad deberí a como desde friera· es decir puede as . :mpr en iendo
teoría de las diforencias, entonces el problema
un extern o. Se ~ompre1;de que nu;1r ~to u_n punto de
vista interno como
iones utiliza das de vez en
consistir en la cuestión de la unidad de las distinc simult áneam ent . pue a ejecu tar amba s opera cione s
s o del conse nso
cuand o)Lá optimización de la relación entre fines y medio extern o". Pero e:·t:~~que .P~ra esto debe usar la distin ción de intern o y
Habermas, sería
observar la propia obse;.'.':~~~~;d~d puede compe nsarse
el sentid o de
~tre Egd y alter, la racionalidad del acuerdo en por la posibi lidad de
l, y tambié n la teoría de sistemas,
~ólo casos particulares de un principio genera . . d . ' e vez
Aplicada a la d'1s1·111c1on en cuand o, desde la otra
.
posici ón.
y entorn o, puede anunc iar una e sistema y ento t
1i:on su forma, con su distinción entre sistema 1
rno, es a reg a del remgr eso requie re
qt1e la distinción de sistema y entorn
·pretensión de racionalidad. produce y obse1·va 1·1e d'' . º.se repres ente en el sistem a. El sistem a
alidad en L
Y en efecto, el problema de la relación entre realidad y racion 11erenc1a entre s1ste1n t
~y en orno. ª.produce al poner se
L

el hecho de que cada operac ión, en en operación. La observa, en cuanto q


última instancia, se vuelve agudo por propi a autop oiesis una diue _es". .operar reqmere, en el contex to
parte de la de la
~u~or~eferencia y
ión para poder indica r una
heterorreferencia, Ja cual lu~ ' 0 ue stin~ion entre
cuanto observación, requiere una distinc
ticame nte,
distinción (y no la otra). No puede absolu tamen te proced er dialéc
observ ación, y entorno. El sistem a enton~e: dedobJ~t1var se en la d1stinc 1ón de sistem a

:~~: ~~~~~~~~:sl~~f~~::N~:~~=:
exclui rse a sí misma , como
en el sentido de Hegel, sino que debe
de aquello que observa. Y aquí el observador, independient
distinción esté usando, se vuelve el tercero exclui do; pero
emente de qué
precis amente él, y ~~:Pi,~ ~¡~~:~ i:sd~~~:~~:~ny· eas sperao~die ~~~s1 p:~~e~
mismo ya sea d
sus operac iones y así la
·
duda de que esto sea efectivamente asible ' . . e s~
entorno. o hay
sólo él, garantizn, con su autopo iesis, la realida d de
as operac ionalm ente cerrado ps s· ta111b1en y precis amente para esos
presup uesto como mundo en el modo de la sistem . 1 se sigue la prop · ·' conceptual
realidad de todo lo que debe estar . os1cwn
simultaneidad (recordemos la pareja concep tual de acopla miento estruc tural que se ha presentado más arriba, la racionalidad d 1
en la de la forma en la forma e sistem a presup one el
e irritación). La praxis de disting uir media nte indica ciones no aparec e me11c1011ado reingreso
La racionalidad, sin embargo, no se al~anza sól
de otra distinc ión. ,
distinción. Puede ser señalada, con tal de que no sea a través f . o con esto. Adem as
ciego de la observ ación, y precis ament e por eso es el debemos tener presente que la racion alidad debed
La distinción es el punto e 1n1rs". y perseguir~e en el
lugar de su racionalidad. co~texto de una distinción de la realidad L
bajo las condiciones impuestas por la real id da ;~topo1es1s
a solución debe contin uarse
Un problemn propuesto de esta manera no conoce ningun a . 'esto no sucede , entonces se
parado es posible
ja cae la realidad eorrespondiente E
satisfactoria. P~ro precisamente porque se formula como op~ra
el sistema hace lo que hace, y n~d~\~~an~ que _de maner a autopo iética,
pueden tener el valor
encontrar sal idas, buscar apoyos que en esta perspectiva as. raza un urnte, constr uye una forma
una paradoja, puede y abandona todo lo de , C
de racionales. Una salida así, ideada como el desarrollo de excluido co1110 entorn~ nyasa. s'1onn~ ecuente 111ente , puede observ ar lo que se ha
a la forma» o de la
indicarse con el concepto del « reingreso de la forma 11smo como sistema Con 1a d'1stmc1
.
· ·,
on entre
distinción e11 lo que es distin to". Ya que la forma en la forma es, y al mismo autorreferencia y heterorreforencia pued e o b servar y, porque lo hace, puede
ja desarrollada,
tiempo no es. la forma: se trata de una paradoja, pero una parado Rcdul:tion)), 1:11 .\'ocioc) 'herni'fic Parado.Y.e1·· Ob . , -
servaLllon Control and Evolution ofselj:..steering,
editado por: l\:li:.; (it.:iL;r .lolw1111''~ v··11 d·,. z··..ouwcn
""· " i.:,¡ ondrcs ·
- M1chae
1986 • pp. ¡ 93 -20 ); l Hutter,
{y 1 · Fine Wt//,..,,. . • ,,_ _
~' Re-entry, en el si.:ntido de Spc11ccr Brown, op. cit., pp. 69 ss.
1e >roduktio11 1·mr N.e1.:/¡¡ · ,
F f1 d · " c:;eren11e 11e 7 neorw rier w·irt.jC¡ta¡!,
.1·
angewa ndt au/ den
Artificial and Autopoietic a es Ar:neimt!lt'/¡io/uii/i·echlt · Tubing·'i 1,18 ,1. esper.:1n . .
5
'' Cf. paril tal oscihu.:ión_ Stcin Bratcn. Thc Third Pasition: t< Bcyond 1mente pp. 37

• 78 79 ..
• Capítulo 1 Líl soi.:iedad como sistema social •

jamás puede revoc ar lo


continuar la propia autop oiesis . La autoo bserva ción o de cada uno de sus
lo utiliza y lo contin úa en el probk111a se repite dentro de la socied ad en el ámbit
que ha acont ecido , en cuant o que ella mism a de la racionalidad consi sten
alcan zar lo que ha produ cido de sistemas <le t'urrciones. Aun aqu i las oportunidades
contexto de la autop oiesis . Tamp oco puede eliininación.
la opera ción real la autoo bserv ación en ~l 1~1an~c.niln iento y en la utilizución de las diterencias, no en su
manera autop oiétic a como diferencia. En esto puede suced er sólo en
do, en sistem a y entorn o, y el result ado La rrrrtabrl1Clad de los sistem as debe reforzarse, y
divide al mund o, al espac io no señala o. Pero precisainente a
, como en la termi nolog ía tradic ional, ej contc~to ck' .-;u l~pcrar auturret(;:rencialn1ente cerrad
se sustrae a la comp rensió n obser vante distin ción entre sistem a y
ver la Plenil udo enlis. Despu és de estas esto asprra la tcorra de sistem as cuand o trata la
ningú n ojo está en condi cione s de cualq uiera otra teoría de la
racion alidad no aparec e más como paradó jica, entorn o como la lorrna dd srstcrna. Más que en
reformulaciones del problema, la la conce pción teóric a Jos
socredad, de est'.r manera emerg en en el centro de
aparece como impos ible. o sentid o los probl emas
se vuelv e posib le re- proble mas ccolo grcos y exact amen te en el mism
Todo esto, sin emba rgo, ofrece la venta ja de que ón en la difere ncia hace
alidad . Un sistem a puede humanDs' '. El hcchD de que In teoría fije su atenci
flexionar en Ja posib ilidad de acerca rse a Ja racion do de una manera que
ilidad . Puede integr ar la d1.ng.1r 1(1 111in1da hacia prublL'llHts que heinos evoca
constr uir la propia comp lejida d y, por tanto, su irritab a esto se podrá n tratar los
partes media nte ulteri ores elrrnrna tod'r espna nza de sDlución. Sólo si se acept
distin ción de sistem a y entorn o desde amba s ar la mejor a de Ja
es de obser vació n. Puede probl~~nas coi.no uir progr ama de trabajo y se podrá intent
distinciones y de esta mane ra ampli ar sus posib ilidad no y su
pns 1 ~1on d<.:! s1st~n1a de l_a sociedad en relación con su entorn o hu111a
ncias o bien no volve r a
volve r a.utili zar indica cione s y así conde nsar refere ruirse y nodif icarse
r y así reacci onar a la e11to1 no. no hun1:~11n. conto nne n criterios que deben const 1
utilizarlas y con esto borrar. Puede recordar y olvida en la n11s111a snt.:1edad.
eso de la distin ción en lo
frecue ncia de las irritac iones. Con todo esto el reingr
de mayo res posib ilidad es
que es distin to puede enriqu ecerse y abastecerse
pcion es propi as de la
comp lejas <le empa lme. A difere ncia de las conce
no se trata de una justic ia
tradic ión, aquí no se trata de acerca rse a un ideal,
la autorr ealiza ción de un
mayor, ni de una forma ción mayor, no se trata de
ar la unida d (porq ue, como
espíritu subje tivo u objeti vo. No se trata de alcanz
to: la imposibilidad).
se ha dicho, sería volve r a Ja parad oja o a su sustitu
ad y somet er a prueb a
Racionalidad del sistem a signif ica expon er a la realid
sistem a y entorn o.
ante ella una distin ción. es decir, Ja distinción entre
emas ecoló gicos de
Esto se puede explic ar con el ejemp lo de los probl
n resolv erse evitan do
la socied ad mode rna. Estos probl emas no puede
la difere ncia entre sistem a
intervenciones en el entorn o o, menos aún, ignorando
nto de la socied ad. Esto
y entorno, es decir, interr umpie ndo el funcio namie
rofe final (no es difíci l
signif icaria perse guir la racion alidad como catást
mism o princi pio, como por
imagi nar concr ecion es más peque ñas de este
ía, de la produ cción quími ca,
ejemp lo la interr upció n de la producción de energ
emas puede ser preten dido
etcétera). Un modo racion al de afrontar los probl
s de la prose cució n de su
únicamente en la socied ad y sólo bajo las condi cione ~ 7 A111 1·
P l;ttn.:11\l" -'>lih: ~· \'-.[(i. Ni kla.'> l .u l1111¡i1111. ()kolo.i:isi:f1e f..'omm1111ikation: Kan11
dil' modern c•
nto de la diferencia. El mism o ,
autopoiesis, y esto implic a siemp re el mantenimie C1en'1/.,
• •
.c/¡ •ft · · ·/ / /
'! ,\/( r au n ut1ig1.H·
' · ·¡in11111gen c111s1elle11. Opladi.:n 1986.
· /h' ( 1efu

~ 80 8 1 '4
Capítulo 2

Los medios de comunicación

l. Medio y forma

La comunicación es un evento extremadamente improbable. Basta con dejar


de considerar durante un instante que ya existe de hecho un sistema social y
que este sistema reproduce comunicación a través de comunicación, para caer
en la cuenta de la improbabilidad de que ocurra la comunicación. Esta es un
acontecimiento que no puede efectuarse como un evento aislado. Se torna
probable sólo por sí mismo y encuentra motivo para verificarse sólo en sus
referencias recursivas, es decir, en las operaciones comunicativas ante las que
reacciona y que él mismo estimula.
Si además se consideran los requisitos que deben satisfacerse para que
tenga lugar la comunicación, entonces su improbabilidad se vuelve aún más
evidente. Ya dijimos' que la comunicación es una síntesis que resulta de tres
selecciones: información, acto de comunicación, comprensión. Cada uno de
estos componentes es, en sí mismo, un evento contingente. La información es
una diferencia que transforma el estado de un sistema, es decir, que produce
una diferencia. Pero ¿por qué precisamente una determinada información y
no otra debe ser la que influye en un sistema? ¿Y por qué se formula en un
acto de comunicación? ¿Y por qué alguien debe dirigirse a otros mediante un
determinado acto de comunicación, cuando existen tantas posibilidades de
comprometerse sensatamente? Por último, ¿por qué alguien debe centrar su
atención sobre el acto de comunicación de otro, intentar comprenderlo y
1
Cf. cap. Y, pp. 47 ss.

83 ~
1
• Capitulo 2 Los medios de c01nunicaciún •

orientar su comportamiento con la información comunicada, aun siendo libre en cuanto que permite evitar que cada uno deba procurarse las informaciones
para desdeñar todo eso? Estas improbabilidades, posteriormente, se multiplican por sí mismo. Por este hecho la literatura conoce diversas denominacion"s
una vez más en la dimensión temporal. ¿Cómo es posible que la comunicación coino vicarious learning 3 o economy aj· cognition 4 El punto de vista es'.
alcance rúpidamente su objetivo y, en particular, cómo es posible que a una respectivamente, éste: con la ayuda de los demás se pueden procurar muchas
comunicación siga otra, y no la misma, con tal regularidad que se motivan más informaciones y (lo que más cuenta) de un modo más rápido de lo que
determinadas expectativas di1 igidas a ella? seria posible a través de los propios órganos de los sentidos. La solución del
Si ya cada componente de la comunicación, considerado en sí mismo, problema parece aportada, entonces, por el desarrollo simultáneo de una
es improbable, con mayor razón lo es la síntesis de todo ellos. ¿Cómo es extrema dependencia social y de un alto grado de individualización: este
posible que alguien no sólo necesite simplemente a otro, cuyo comportamiento desarrollo se alcanzaría mediante la construcción de un complejo orden de
puede ser, por ejemplo, peligroso o cómico, sino que además lo observe basado comunicación provista de sentido, la cual determinaría una ulterior evolución
en la distinción entre acto de comunicación e información? ¿Cómo es posible del hombre.
que alguien espere ser observado de esta manera y, por tanto, se oriente en El argumento, aunque útil, no es suficiente como explicación. De él
este sentido? ¿Y cómo es posible que alguien se siente animado a recurrir a un sólo es posible colegir datos sobre el entorno del sistema de comunicación
acto de comunicación si precisamente la comprensión del sentido de ese acto llamado sociedad (o de correspondientes sistemas de comunicación animal\.
autoriza a quien lo comprenda a rechazarlo? Cómo es posible la comunicación Si los seres vivos no debieran vivir como individuos, sino existieran ventaj;s
y en qué consiste la idoneidad para la comunicación, son dos preguntas derivadas de la información a distancia o si no fuera útil ampliar los límites de
condicionadas por la solución o, más precisamente, por la transformación del la capacidad de los sentidos -en cuanto que son aptos también para la percepción
problema de la inmanente improbabilidad de la comunicación. a distancia- mediante la percepción a distancia de la percepción a distancia de
Sin embargo, el problema nunca se plantea de esta manera tan llana. otros seres vivos, no podrían formarse sistemas de comunicación. El entorno
Generalmente se contentan con explicar la verificación de la comunicación, a que posibilita todo esto nos permite comprender muchas cosas. Sin embargo,
través de su función y de ver esta función en el aligeramiento y en la ampliación no puede explicarnos cómo es posible acceder a la autopoiesis de la
de las capacidades cognoscitivas de los seres vivientes. Por motivos biológicos con1unicación, a la clausura operacional de los siste1nas de co1nu11icación.
que no pueden eludirse, los seres vivos viven como seres individuales. Sin Con respecto a esto, el entorno no nos dice más de cuanto nos diría una
embargo, no viven independientemente llllOS de otros. En las especies más explicación química de la autopoiesis de la vida. En general, tiene valor el
desarrolladas disponen de una movilidad propia y de la posibilidad de hecho de que mediante la indicación de la función no se puede explicar que
percepción a distancia. Mientras esto subsista, entonces, puede tener éxito en algo existe y a través de qué estructuras ese algo se hace posible así mismo. Y
el plano de la evolución, no sólo la extensión de la capacidad de percepción con mayor razón, una explicación funcional que remita a necesidades o a
propia', sino que, más allá de ésta, también el intercambio de informaciones, ventajas que se producen en el entorno no basta para explicar cómo funciona
el sistema. En cuanto se logre ver cuán extremadamente improbable es que el
1
Una teoría de In evolución que utiliza este ru11to de vista i:s la que fundamentíl las
invcstigrickmcs que Donald Camphcll ha dcs<1rrollndo dur::mtc años. Véase. por t:iemplo «Pattern 3
Matching asan Esscntial in Distal Knowing)), en 7/u: P~:vchofogy of Egun Brunswik, editado Véase Alfrcd A. Lindesmith. Anscltn L. Strauss. Social PJycho/ogy, Ja. de .. Nueva york
ror Kcnncth R. Hainmond, Nu¡.;va York 1996, pr.81-106. que sigue la psicología de Egon 1968, pp. 284 ss.; Albert Bandura Vicarious Process: No Tria/ Learnfnf!, en Advonce.\' in
Bn1ns\v·ik. Adcn1ás, id. «Natural Se!ci;Lion a~ an Eplstc111ological Modeb>. en A ffandbook of Experin_1iental Social Psychofogy. editado por Leonard Berkowitz, Nueva.york 1968, pr. 76
m<.is antiguas se encuentran tamhién bajo el término itnitación .
.~1l'thnd in Cultural Antropofogy, editado por Ranul Narull, Ronalci Cohen, Gardcn Ciyt N:Y: 4 Las mvcstigackines
ss.
1970, pp. 51 -85: id. ()n thc Cnntlicts Bctwc.:n (3j¡)logical and Social Evolution ancl 13ctw~en De esta manera, Donald T. Cmnbell. <( Ethonoccntric and. Other Altruistic MotiVCSi>. en
Nebraska Sy1nposiu111 on Motivalion 1965, pp. 283-311 (2Y8s).
Psy tholoogical and Moral Tradition, «Amerkan Psycholog.ist » 30 ( 1975), pp. 1103-11.

~ 84 85 ~
• Capítulo 2 Los medios de comunicación •

evento de la comunicación se verifique y funcione, porque se presupone un acoplados en modo estricto y entre elementos acoplados en modo amplio.
entorno que sirva de guía, se buscará la explicación en el mismo sistema. Esta distinción parte del presupuesto de que cada elemento no puede acoplarse
Una precisión conceptual más atenta permite ver rápidamente que las con cada uno de los otros. Sin embargo, todavía antes de tratar el problema de
ventajas que se derivan de la extensión social de las capacidades cognoscitivas la selección, lo formula mediante una distinción que permite representar las
de los seres vivos no pueden absolutamente obtenerse por el hecho de que los formas (en este sentido del acoplamiento estricto) como selección en el ámbito
seres vivos se vuelvan dependientes unos de otros. El razonamiento, tan de un medio.
apreciado para la tradición, sobre las relaciones entre los seres vivos (y los Una distinción así está ya a la base de los procesos de percepción de los
demás: los hombres) disfraza de hecho a esta circunstancia. Los seres vivos organismos'. Estos presuponen específicos medios de percepción como la luz,
viven como individuos, viven como sistemas determinados por la estructura. el aire o los campos electromagnéticos, los cuales desde el organismo que
Desde este punto de vista, se trata sólo de un caso condicionado por una perciben pueden estar unidos en formas determinadas. Estas formas además,
constelación de eventos si un ser vivo, aun haciendo lo que hace, logre ser útil en virtud de complejos procesos neurofisiológicos, se manifiestan y pueden
a algún otro. Hacerse dependiente, en efecto, significaria solamente multiplicar valorarse como cosas determinadas, ruidos determinados, señales
recíprocamente las improbabilidades. Y entonces, si es posible obtener algunas determinadas, etcétera. La estructura física del mundo debe volver posible
ventajas, es sólo por el hecho de que los seres vivos se vuelvan dependientes todo esto: pero la diferencia entre medio y forma es una autoprestación del
de un sistema de orden superior con cuyas condiciones pueden elegir los organismo que percibe.
contactos recíprocos y, precisamente por esto, por tanto, no son mínimamente Aunque sobre bases completamente distintas, la misma distinción se
dependientes unos de otros. Para lo hombres este sistema de orden superior, encuentra como elemento operativo de los sistemas de la comunicación.
que a su vez no vive, es el sistema de comunicación llamado sociedad. En También aquí, como ya habíamos anticipado en el análisis del lenguaje', existe
otras palabras, debe existir en el plano del sistema emergente un modo propio un medio específico del sistema y existen fonnas referidas a él que se imprimen
de operar (aquí la comunicación), una propia autopoiesis, una posibilidad en el medio. La distinción entre medio y forma traduce la improbabilidad de
autogarantizada de continuidad de las operaciones; de otra manera la evolución la continuidad operativa del sistema en una diferencia que puede ser tratada
de las posibilidades del vicarious learning no hubiera podido nunca tener dentro del sistema, y con eso la transforma como una condición de base para
ningún éxito. la autopoiesis del sistema. El sistema opera ligando el propio medio en fonnas
Los sistemas de comunicación se constituyen a sí mismo mediante una propias sin con esto consumir el medio (como la luz no se consume por el
distinción entre medio y forma. Cuando hablamos de «medios de comunica- hecho de que se vean las cosas). Las formas que a veces se actualizan (las
ción» entendemos siempre el uso operativo de la diferencia entre sustrato cosas vistas, las palabras dichas) acoplan los elementos del sistema para la
medial y la fonna'. La comunicación es posible sólo-ésta es nuestra respuesta autorización momentánea, pero no los destruyen. En la utilización operativa
al problema de la improbabilidad- como procesualización de esta diferencia. la diferencia entre medio y forma sigue subsistiendo y se reproduce a través
La distinción entre sustrato medial y forma 6 descompone el problema general del uso. Lo importante aquí es la diferencia misma no la forma que a veces se
de la complejidad estructurada mediante la ulterior distinción entre elementos condensa en la operación. Y en efecto, la posibilidad de percibir impresiones
de colores o de formular palabras presupone precisamente que en la operación
5 En el uso de la expresión i<medios de con1unicación >)seguimos la costumbre lingüística que

se ha ido afirmando. Ahí donde se vuelva importante una mayor precisión y deba indicarse sólo 7
Aun la distinción utilizada en el texto ha sido desarrollada siguiendo el ejemplo de los medios
una parte de la distinción a diferencia de la otra y no ~n unidad con ella, hablaremos, co1no
de percepción. Véase Fritz Heider, Ding und Medium, «Symposion» 1 (1926), pp. 109-157.
hemos hecho más arriba en el texto, de sustrato medial.
• Cf. cap. 1, p. 57.
'Cf. cap. l. pp. 38 ss.

~ 86 87 ~
• Capítulo 2
Los medios di.: comunicación •

estas unidades no se consuman, sino se reproduzcan y permanezcan utilizables


circula en el sistema. tiene su unida<;l en el movimiento. La circulación se
en el contexto de otras formas. efectúa también porque la forma es más fuerte que el sustrato medial. En el
Es oportuno recordar aquí que no entendemos con forma el signo de ámbito de los elementos acoplados en modo suelto la circulación se impone,
una distinción. Y por tanto, la distinción entre medio y forma es Lma forma.
más bien, simplemen te como acoplamie nto estricto -y esto sin ninguna
La distinción se implica así misma y vuelve así auto lógica a toda teoría que la
consideración de los criterios de selección, de puntos de vista de la racionalidad,
use. Para explicar qué entendemos con medio y forma usamos el lenguaje,
de directrices normativas o de otras preferencias de valor. De distinta manera
usamos la distinción de medio y de forma. En la perspectiva de la teoría de la
de cuanto postula la teoría del actuar comunicativo de Jürgen Habermas,
conciencia tradicional, esto sería un error que volvería inutilizable todo lo que
nosotros evitamos incluir pretensiones de racionalidad en el concepto de
se derive de allí. Encontraremos el mismo problema cuando en los próximos
comunicación 9 y sostenemos sólo que existe una conexión entre fuerza de
capítulos usemos la distinción entre variación y selección (teoría de la
afirmación y fugacidad temporal de la forma. Los medios de comunicación,
evolución) y la distinción entre sistema y entorno (teoría de la diferenciación
de igual manera que el concepto de sistema o el concepto de evolución, no
de los sistemas).P ara las teorías que tienen pretensiones universale s las
aportan absolutam ente orientacion es prejuzgada s en la dirección de la
autologías de este tipo son inevitables: su presencia, más que motivo para
racionalidad. Este nivel elemental sólo tiene este valor: sucede lo que sucede.
objeciones, constituye una prueba del nivel teórico de la conceptualidad que
Por otra parte, las formas son menos estables que el sustrato medial . Se
se usa. conservan sólo ante particulares dispositivos como la memoria, la escritura,
• Entonces es importante, describir en el modo más preciso posible la
el libro impreso. Pero también cuando una forma se conserva como importante
forma de la distinción entre medio y forma, porque a veces se puede establecer
-y para esto introducimos el concepto de semántica- se mantiene siempre la
cuál es la distinción a la que recurre una operación y por tanto dónde está su
libre capacidad del sustrato medial de proceder a realizaciones siempre nuevas.
punto ciego que ella misma no puede observar. Nosotros hacemos esto
Elementos desligados (o apenas ligados) están disponibles en gran cantidad.
·mediante la distinción entre acoplamiento amplio y acoplamiento estricto de
Las palabras, por ejemplo, pueden ser utilizadas tan frecuentemente como se
· los elementos. Un medio está constituido por elementos acoplados en un modo
quiera, sin que por eso las posibilidades de uso se reduzcan siquiera en una
amplio: una forma, al contrario, pone en conexión a los mismos elementos en
mínima cantidad. Ciertamente, sucede que usos frecuentes condensen, también
un acoplamien to estricto. frecuentemente, el sentido de las palabras, de tal forma que en el curso de la
Acoplamiento es un concepto que implica tiempo. Se debería de decir:
procesualización de la diferencia entre sustrato medial y forma-en el curso de
acoplar y desacoplar, en cuanto se trate de una integración sólo momentán ea
la historia de la lengua- la capacidad de combinación, el género y la amplitud
que da forma pero se puede descomponer de nuevo. El medio se liga, pero
de las posibilidades de uso sufran variaciones.
después viene de nuevo dejado en libertad. Sin medio no existe ninguna forma
Por último, hay que tener presente que en el sistema no existe el sustrato
y sin forma no existe ningún medio: esta diferencia puede reproducir se
medial que pueda acoplarse operativamente, sino solamente las formas con
continuamente en el tiempo. los elementos que no tienen forma, acoplados en un modo amplio, el sistema
La diferencia entre acoplamiento amplio y acoplamiento estricto sea
cL1al sea la configuración material que asuma y cualquiera que sea la base de ~ En 1-labl!nnas In inclusión de esta prctenciones llevan al hecho de qut.:' las fonnas de
la
la percepción -hace posible una procesualización temporal de las operacione s comunicación que se escapan a tales pretensiones de todas mam.:rds son admitidas, pero, para
en los sistemas estabilizados de modo dinámico y vuelve posible por tanto la evitar que la teorla no pueda más correr en auxilio de ella deben de ser devul uadas: por eje1nplo.
como un acluar (]Ue es sólo estratégico. Para una exposición complt::ta vcáse Jürge Habennas.
formulación de sistemas autopoiéticos de este tipo. En consideración con este
Theori des ko1nmunikativen Handelns, op. cit., y conjuntamcn le además mucha litcratun1
su continuo estar ligado y estar suelto se puede también decir que el medio secundaria .

• 88
89 ~

''~
1
• Capítulo 2 Los inedios de comunica ción •

Td también para los medio de la percepción. II. Lengua je


no puede hacer nada. y esto es va 1 ? 1 luz se ve desde la forma de las
No se ve Ja luz, sino las ~osas, y ~~se ve ~aire,mismodebehacerr
uidopara El medio fundamental de comunicación, el que garantiz a la regular
cosas. No se oye el aire, s1110 los ruidos,~ ecomuni cación. Ahora, si y continu a
centram os autopoiesis de la sociedad, es el lenguaje. Sin lugar a dudas existe comuni
seroído . Lo mismo vale para los me i~s e n las alabras sino sólo las cación
aquí nuestra atenció n en el lengua{edon~u:ºpuede ~er proc:su alizado sin lenguaje: la que se efectúa mediante gestos o la que se puede
notar en el
proposi ciones las que forman un sen 1 en la simple compor tamient o, no obstante que no se le llame comuni cación.
Sin
• • • 1o
• embarg o, cabe la pregunt a de si, en absolut o, en caso de que no existier
comun1cac1on · • t mplio y acoplamiento estncto , a un
lenguaje, es decir que no existiera ninguna experie ncia con el lenguaj
En la distinci ón entre acop 1~mien ª. ° . atería!· también esta
además de la asimetr ía temporal, existe una as1met na m. . d:l sistema posible alguna comuni cación, es decir, si sería posible observa r una
e, sería
de distinci ón
asimetr ía es una de las condici ones de la autopo1es1s entre compor tamient o comuni cativo e informa ción. De todos modos,
sin
lenguaje no es posible la autopoiesis de un sistema de comuni cación,
comuni cación llamado socieda d'. 't. de ladistin ciónent resustra porque
Basánd ose en estaformaas11ne nea tomedi al ésta presupone siempre una perspectiva regular de ulterior comuni
. . cación.
. d comuni cación procesu alizan comumcac1ones. D e Aquí no podemo s efectuar ninguna investig ación sobre la evoluci
~s;~::.;e~~sg~ í~~ ~ª!0 c:iización del senti d ogs:~~:~;gui~l~~:oe ~ev~ac:~~~e~:;,
1 1 ón

11
del lenguaje, pero al menos podemos lanzar la hipótesis de que, como
para el
lme De esta manera se e caso de la evolución de los sistemas autopoiéticos, una especie de constru
y busca u.n empa cción
. 1medio de comuni cación. Con este concep ;o auxiliar haya sido la que volvió posible el take oof1 '·Proba blemen
así la socieda d se reprod~ce en e . sustitui mos la representación más esto ha tenido un papel importante el uso de gestos y de sonidos como
te en todo
comun signos.
constru ido en el modo mas c.omplejof . . onsistir ía en el hecho de mediar este motivo, sin embarg o, debe ser cuidado sament e distinto del efecto
de un medio de transfer encia, cuya u~c1on c de la
. · · depend1entemente. clausura operaci onal que caracteriza un sistema de comuni cación que
entre organis mos que viven rn .d dispone
f de comunica/ion, el sentido de del lenguaje' 3 • Como medio de comunicación, el lenguaje no puede ser
Con esto, aun en el sen!I o an iguo descrito
1 menos se reduce a través de la función de los signos. No remite en efecto a algo externo
roducir unidad de la experiencia interna se aba??o na o, a , sino
so :Oás arriba
~un. ef~ac:~:~~:::ª~~~~'.~:;e~e~:~: :U~,~~~1~~~~~~~1~~~~c::~~;~n Jae~pansi~~
que sirve para la procesualización de diferen cias externa s' 4. Por
medio del
lenguaje se general iza la autorreferencia del signo, y esto median te
símbolo s
segun . d des cogniti vas de los seres vivos. n que son ellos mismos esta general ización y no consist en, por tanto
en la
o en el aligeram iento de lasdc~p~~1v:r cómo los seres vivos, incluido referencia a algo distinto.
s los
g eneral ' es verdade ramente 1 1c1 . t . 'dad de su El hecho de usar signos en situacio nes en las que eso mismo se volvió
hombre s, pueden tener algo en com ún en la oscura tn enort
. municación nos debe comprensible, puede haber constituido el motivo y puede haber ofrecid
concien cia''· Al contrar io, el concepto de l~ae~~~~u~1~cca~i6n se vuelve posibilidad de una frecuente repetición, pero, en substancia, de todo esto
o la
posible surgió
explica r de qué manera, con fund~men~o~n 'stema de comu,nicación algo comple tamente distinto. Vislum bramos la improb abilidad de la
lo que es imposib le: la autopo1es1s e s1 llamado pregun ta
¿cómo es posible que alguien logre observa r a otro desde el punto de
vista de
sociedad. 12
Sobre esto volverem os niás de c~rca en el capítulo 3.
i11No negamos absolutam ente que pued-.tn ex.istir ~~oposiciones de 13
De la misma niancra lo piensaKe nnelh E., Boulding, Ecodynamics:
una palabra. Basta con A New Theory ofSocieta !
. 'd d . >y que se n:sponda «1a que1>l. Evolution, Beverly Hills Cal. J 978. pp. 128 s.
que se gnte «¡cut a. O¡>. El habla de la« tenegros a interioridad del 14
11 Esto es casi una cita literal d~. Hegc~ ... Este hecho Jo aceptan aun los lingüistas, los cuales, sin embargo, lo
hacen de rnodo que crea
h . 1 1 cit en la ed. de E. Moldenh auer,
amiento)) en Vo/esungen Uber die Ast elle. vo . , . , . confusión. Siuguen 1nantcnic ndo palabras como: signo, sing. signifian
~~:.kfurt t 970, p. 18. Sin embargo, él no saca nuestra::; consecucnc1as. se1niotics.
t, signifié, se1niologie,

., 90 91 ~
1

• Capitulo 2
Los m~c.Jios de comunicación •

por tanto
una diferencia entre información y compor tamient o comunicativo?, y sí mismo
parte se verifica sólo si se Pero precisa mente en esto es en lo que el sistema puede ayudars e a
no partimo s de la acción lingüística, que por otra y se preocup a po;
espera que ella sea esperada y compre ndida, sino que partimo s de la situació n en ~uanto que pro.cesualiza recursiv amente los eventos
a quien del1m1tar las pos1btlt dades de elección concret amente dadas
del destina tario del acto de comunicar, es decir, de aquél que observa
pero no la El lenguaje tie1~e, por tanto: una forma del todo particu.lar. Como forma
efectúa el acto de comuni car y que le imputa precisa mente ese acto, n
necesar iamente esto. Así, por ejemplo , de dos partes, consiste en la distinción entre sonido y sentido. Quien
información. El lenguaje no presupo ne esta distinci ón no puede hablar C d · O
platillo, come animos amente lo que se pueda hacer LISO de . ' · orno suce e siempre en
se ve que la mujer que ha preparado un ¡ . n con-
quemó y quedó pegado en la sartén para comuni car (al menos así se piensa) as formas entendi das de esta manera, existe también aquí una conexió
partes, por lo que el sonido no es el sentido
que se puede indudablemente comer. Pero con esto la comuni cación en cuanto d.ensada de alusion es de ambas
sentid '
el acto de comuni car, aunque smo que precisa mente por esto su no ser determi na a veces cuál es el
tal queda indistin ta y equívoca. y quien efectúa
cara algo; de~ que se habla; así como el sentido no es el sonido, sino lo que determi n~
hable, puede negar el haber querido efectua r un acto que comuni
cual.es el sonido ~ue a veces
esto signific a debe ser elegido cuando se debe hablar de ese
precisa mente por eso escoge una comuni cación no verbal. Pero
El ~enguaJe -en el sentido hegelia no- está determi nado por una dis-
?º·
cativo, es 1
también que es difícil que alguien se empalm e con su acto comuni s_ent
mente
decir, que se forme un sistema de comuni cación. tmcion en st .Y. c.omo podemos decir nosotros, está diferenc iado precisa
o por la especif icidad de esta distinción.
Con el lenguaje la situación es distinta. hablar es un compor tamient
.. El hecho.d e qu~ tenga~ su disposición distinta s posibili dades de
un compo rtamien to diferen ciado per-
especia lizado para la comuni cación,
e su aplica-
precisa mente para esta función y que por eso es muy notorio. En
el medio c~~c1on no.cual1fica aun de que manera puede organiz ar el lenguaj
La teoría
acústico de la percepc ión (y para la escritur a en el medio óptico) el lenguaj e ci.on recursiva, de qué manera puede volver posible la comuni cación.
que habla había argume ntado en este problem a recurrie ndo
está en su forma tan diferenciado, que si se usa no cabe duda. Ni el veteroe ur?pea de los signos
tal. Si es con el exteri9r . Había tomado en conside ración
ni el que escuch a puede negar el hecho de la comuni cación en cuanto al pnnc1p10 de las relacion
un. mt!ndo que ma~t1ene la comunidad lingüíst ica de los hombre
adelant e s y había
acaso se puede compre nder o interpre tar con dificult ad, o más
atribuido al. len.~u~.1e un~ función
Pero esto de represe ntación . Si se renunci a a todo
comuni car, en un modo cualqui era sobre la misma comunicación.
esto-y la l 1ngu1~ttca recten
dentro de te ha renunc iado-, entonce s ¿qué otra cosa sino
significa sólo que los problemas de la comuni cación se encuentran conserv ar?
comuni cación mundo, garantiz a que el lenguaj e se puede
la misma comuni cación. El sistema se cierra. Un desarrollo de la el
de
normal mente, dado su impulso, sería entrópi co al transfor marse en
una falta Para dis?lve r este dilema podría ser útil el concep to
de comuni cación. Aquí, sin embarg o, se transfor ma por medio del lenguaj ey :uto~omportam1ento que deriva de Ja lógica matem ática". Indica una
compli cados de 1stabtltd ad que aparece en el proceso recursiv o de la aplicac ión
del proceso a
se orienta en el sentido de la constru cción de modos
os r~sultados del proceso '''. El lenguaje nace a través de la reutiliz
en lo que ya se ha ación de
comuni cación, que pueden interpre tarse y que se apoyan de la
able de un sistema de son1 os o de grupos de sonidos . Más precisa mente, en el curso
dicho a lo largo de este recorrido, la autopoiesis improb
a su
comun icación se vuelve probab le. Pero al mismo tiempo conserv l_I V' H.
for ( Eigcn-) Hchaviors ii en id Ob. ·
infinito de otras , casi:: t.:11:z von Foerstcr. ObjccLs: Hl'ob.m ·· serv111g
improb abilidad en el sentido de que, conside rado el número •\ vstems. Scus1dc Cal ¡ 981 27 8 - , .
no se trata
· ·
dd lenguaje. sino de!
adamen te L~) : . , · · PP· . 4-2 ). Aqui. Slll embargo.
posibil idades, cada enuncia do determ inado se vuelve extrem Nom:uto de la tdent1d~d ck los ob:¡eto~ ,inediante la aplicw.:ión rcl:ursiva
<le cálculos v<.{ efectuado.
lleva a la sería neccs;~ria.
11. S. o~ ~e~ulta conocida una apl1cnc1on u! lcngunje, que sin cn1barg:o
improb able. La clara delimita ción del sistema hacia el exterior
cual, a su vez, vuelve ~ 1 sc asun1e el concepto de h teoría te 1· ·· t · ·
considerar que t·t
constru cción de una comple jidad estructu rada, la rec · 'd nd no puede ser co111p '
·• fd· d.
sis cmas crnp1nco
d ·
s. cs necesario ' '
improbable que en el sistema se verifique cada uno de los eventos determi nados. urs1v1
ne ..· . · · ª
rt.:nc 1
c m~l o cstnctan1i.:nte exclusivo . Al contrario es
,
ccsui 10 a1 gumcntar con la clnusura opcrncio1Íal del sisti!ma.

~ 92
93 ~
1
• Capitulo 2 Los medios de comunicación •

. rte la identidad de las palabras,


reutilización el lengua je produce, pordunlal pa a'J·e· y por otra nada negati vo, la codific ación del lengua je termin a produc
con las mismas iendo un
es decir, conden sa 1a 1'd en fd 1a d
d propia e engu ,
d en situaci ones
'
siempr
redoblamiento de las posibilidades de enunciación. Parece
legítimo, enton-
. e nuevas, es ces, pregun tarse qué significa eso y por qué el lengua je se permit
operaciones, con fiir ma esto con ensa d e os . . del lengua je lleva primer. e ese lujo.
!" oa Nosotr os vemos en esta estructura una compe nsació n para proble
decir, los genera iza. Este proceso e iorn10c1 . t
011
del sistem a de
. .. mas
. . . , d un autocomportam1en o la comun icacwn que derivan de la diferenciación del sistema de comun icación llamado
la d1ferenciac10n e . . . . "d 1 sociedad,
y, en segundo lugar, a Lll~ orden de las percepciones de la conciencia 1nd1v1 ua es decir, un dispositivo que es consecuencia de la autono mía
autopoiética.
Con la diferenciación de una sociedad que usa el lenguaje
que depende del lengua je. , d d tener éxito sólo sí no se confun- y utiliza
Una reutiliz ación de esta m o1_ed pue e ~ cto que el lengua símbolos surgen el problema del error, y de la ilusión, del abuso
je funcio- no intencional
y del abuso intencional de los símbolos. Y aquí no se trata sólo
den las pa1a b ras con las cosas . Es ev1 ente, en elas e '
palabra s no son los o b"~etos
de la posibilidad
, de que, ocasionalmente, la comunicación no se logre o se extravi
nasolo cuan d osev e- y se ve que se ve-qu e
I· t compo rtamie ntosee stabT é. Se trata
del mundo materi al. En otras palabra~, edn e -~u ?ficados que 11za más bien de algo que puede verificarse en cada momen to y, por
en la aplicación tanto, se trata
. d ficciói r un espacio e s1gn1 1 de un proble ma que en cada momento está presen te:'' una especie
el espacIO e una . . . , 110 sólo no, se destruye, smo . de proble ma
· ación a la co1nun 1cac1on universal no distinto del que descubrió Hobbes para el caso
1
recursiva de a comm uc del poder. Con
. . ite
..
que se estabiliza; y es t o su cede prec1same1 grac"1as al carácte r de ficción, es referencia a este proble ma se puede compr ender que la soci.ed
ad haga presión
. d trata de un hecho en el que se ve que moral hacia la sinceridad o la veracidad y que en el proceso de
decir a través de la experi encia 1e qu~.s~ del mundo materia la comunicación
l. Esto vuelve tenga absolu ta necesidad de la confianza20 • Pero con todo esto
se ve que las palabr as no son os o !e lo único que se
os
· ión del comun icar recurs "1vo, es decir la autopoiesis. de ha hecho es reafirm ar que no se debería verificar lo que de todos
modos sigue
posible una comun1cac . sto deba necesa riamen te tener éxito: sISte- siendo posible. Si de nuevo se plantea la pregunta de cómo reaccio
. la sociedad. No se_ha dicho que e n evoluc ionan sólo si na el mismo
todo esto sucede. proceso de la comun icación ante este problema, entonc es se
mas de este tipo, ~111 embarg~-~aceu/el lenguaje nace en una la codificación: está, en efecto, permite poner en duda algo que
ve la ventaja de
especie de self se ha expres ado;
Por tanto se podna decir tam ien q , 1 to sin embarg o no en el sen- permite no aceptarlo, rechazarlo explícitamente, y permit e tambié
fuljilling prop h ccy, en tendien do aqu1 e concep • n expres ar
. ferencia a un simple' proble ma d e esta reacción de manera comprensible, es decir, permite el volver
tido clásico de Merton , es dec1r, n_o ~orno;~ a sino precisa a introducirla
mente como un en el mismo proces o de comunicación. Con referen cia a cualida
método de la investi gación socia empm c , des flsicas y
morales como la sinceridad y la confianza sigue teniend o sentido
constitutivo para la sociedad' '.d , pero como
11 nguaje estructura la autopoiesis de la ningún proceso de Ja comunicación puede contro lar premis
as psíquic as de
Si partim os del hecho e que e e dical y al mismo tiempo, muy este género (el mismo control destruiría lo que busca), las condic
. ., perfila una estructura muy ra , iones deben
comumcac1on, se
la llamam os
, d" b" . del lengua je". Consiste en e 1 ser descon dicion adas psicol ógicam ente y tratad as como
temas de
N
simple. oso ros t co igo mano ., comunicación. Esto presupone la codificación en términ os de
a todo lo que se d"ice, e l Ieng uaJ'e pone a la disposicton una sí es y no es del
hecho d e que, par .. f C mo en el mundo externo no existe . lenguaje.
versión positiva y una vers1011 nega iva. o
Median te la codificación, la inseguridad general sobre el posible
curso
. enta de Da ·a Krishna. « The Self fulling Prophecy t!! Roy A. Rappaporl, Ecology, Meaning
" Véase el articulo muy poco temdo en cu . 1 " 1heview 36 and Re!igion. Richmond Cal. 1979. p. 229, se expresa
( 1971) pp. 1104-1107. de esta manera: «el problema de la falsead no es sin1plemente
and the Nature of society>). «American So1c10 ogicu. , ·d' ·,·.•tamente que no utilizamos el de la falsedad mis1na y ni
b' · dad el siguiera el de sus efectos directos, en cuanto que éstos puedan
t~ Aludiendo al principio de 1a inane ' . se precisa
,.
mmc .,
V, ·e por ejemplo WOrterbuch der ser devastadores: el problema es
¡ · d ód'go sino el c1bernet1co. efls - '
el de la sospecha corrosiva que brota de la simple posibilidad
de la falsedad>)
concepto lingü st1co e e 1 ' . H. . d
Kybernetik, cdilado por Georg Klaus. e1nz L.lí.:·b s·chcr . 4a ed. Berlín J 976. voz Ko e. "'Así, por ejemplo, Campbell, op. cit. (1965), pp. 298

~ 94 95 ~
1

Capítulo 2 Los medios de comunicación •

erróneo de los símbolos lingüísticos se tra11sforma en una bifurcación de las que contienen negaciones exijan más tiempo para Ja elaboración de las infor-
posibilidades de acoplamiento. La comunicación ulterior puede fundarse o maciones y un mayor empei'ío psíquico, pero esto no debería tener ninguna
~mportancia si existen motivos para que se tome una posición negativa; más
sobre Ja aceptación o sobre el rechazo. Sólo existen estas dos posibilidades;
importantes son los condicionamientos sociales del uso de Ja negación; y
pero precisamente por eso es posible expresar también Ja indecisión o diferir
algunas dificultades que tienen los sistemas psíquicos son sólo un indicador
Ja decisión y confiarla a Ja comunicación ulterior. Sin codificación binaria no
más del hecho de que éstos son sistemas que pertenecen al entorno de la
sería posible absolutame nte reconocer qué es lo que se difiere.
sociedad.
La codificació n de Ja comunicación lingliística tiene cÓnsecuencias de
El hecho de que la codificación se refiera a Ja comunicac ión y no a las
tan grande importancia, que vale Ja pena detenerse brevement e sobre algunos
opiniones y a las actitudes de quienes participan, se pueden formular también
de sus caracteres . Antes que nada se debe considera r que interesa
como reserva de autocorrección del proceso de Ja comunicación. La corrección
completamente a todo el sistema de comunicación lingüística. Cualquiera que
(la negación de comunicac ión precedente ) no atañe necesariam ente al
sea la contribución que se haga a la comunicación, está relacionada con la
destinatario de la expresión. Aun quien formula la expresión puede corregir
alternativa de aceptación o rechazo. «Cada palabra que se pronuncia nos hace
1 en el curso de la comunicac ión ulterior lo que él mismo ha dicho. Más aún, la
pensar en su contrario» 2 . Si se quiere evitar este riesgo, es necesario renu11ciar
corrección puede referirse a comunicaciones precedente s que se recuerden de
a la comunicación.·
manera explícita y detallada. Puede referirse a expectativa s que existen como
Esta universal inevitabilidad de la codificación significa también que
resultado de precedentes comunicaciones, de tal manera que Ja negación se
no sirve para elegir entre noticias buenas y noticias malas. Indudablemente es
expresa ya en la iniciativa de una comunicación y aparece como negación de
posible formular de manera positiva las noticias peores y así hacerlas pasar,
una circunstanc ia de hecho externa. Nosotros suponemo s que todas las
en cuanto comunicac ión, a través de la alternativa de aceptación o de rechazo.
negociaciones referidas directamen te a circunstancias de hechos del mundo
Por supuesto se da que lo que debe eventualmente aceptarse o rechazarse, se
tienen su motivo en Ja comunicac ión precedente y en la suposición de que el
mantenga idéntico. En esto, una vez más, se puede reconocer el hecho de que
proceso de la comunicación se desarrolla bajo el influjo de comunicac ión
el código es una regla de duplicación. La comunicación se desarrolla siempre
memorizada, y que por eso deba ser correcto.
a lo largo de identidades temáticas, y aun esto es un efecto de la codificación:
Sin embargo, el efecto más importante de Ja comunicac ión, sin lugar a
en el plano temático ésta actúa imponiendo una disciplina, porque exhorta a
dudas, es el hecho de que la operación elemental de una comunicación concluye
permanecer atentos a que se hable de Ja misma cosa".
con la comprensión y que, para la comunicación de la aceptación, del rechazo
La codificació n, en cuanto tal, no contiene ninguna preferencia para las
o de la indecisión es necesaria una ulterior comunicac ión. En efecto,
versiones sí o para las versiones no, de Ja m isrna manera como el lenguaje, en
precisamente la comprensión de una comunicación es el presupuest o para que
cuanto tal, no existe para favorecer la aceptación más que el rechazo. Por
pueda ser aceptada o rechazada; y cuál sea el recorrido que Ja comunicac ión
principio, entonces, tanto los síes cuanto los noes deben ser igualmente
escoge en el punto, puede volverse explícito sólo a través de una comunicación
comprensible. Es posible que la formulación y la comprensión de preposiciones
ulterior. Los intereses convergen en la comprensión: normalmen te en efecto
21 «Üttilicns Tagc:buch en Die Wahlverwnndschaítc11)). citado ror Gocthcs Wcrkc (cnd. Ludwig
no se tiene un interés particular en hablar de modo incompren sible o en n~
Gcig,cr}. 6a. ed, Berlín 1893, vol. 5. p. 500.
n La experiencia diaria enseña que con frccucncia esta disciplina no se respeta. Pero, al
mis1no 2
:i Evitamos que puedan existir intereses inanifestados por modos de
expresión incomprensibles.
tiempo la irritación que viene con cstl) 1nucstrn que los requisitos de unacrnnunicación ordenada con:io en la.comunicación religiosamente inspirada; porque, por ejemplo, entre los racionalistas
han sido violados y que tiene otro sentido continuar hablando de esta manera. criticas existe la manla, es decir, que no se puede comprender Jo que dicen los otros, y esto .

97 ~
• 96
1 1
• Capitulo 2 Los medios de comunicación •

poder comprender'". Sólo la bifurcación sí/no, entonces, ofrece la ocasión decisión de aceptar o rechazar los ofrecimientos de sentido que se comunican
para la introducción de intereses en el proceso de la comunicación, y el común no puede permanecer abierta. La bifurcación provocada por el código lleva,
interés por la comprensibilidad es aceptable sólo porque inmediatamente entonces, al hecho de que el sistema desarrolle condiciones que aportan pun-
después está esta bifurcación. tos de apoyo para decid ir que tan oportuno es aceptar y cuándo es oportuno
26
La comunicación lingüística, en resumen, tiene su unidad en la rechazar. Como lo sabe bien la teoría de sistemas , los condicionamientos
codificación sí/no. Lo cual, si se toma en serio, excluye que del mismo lenguaje pertenecen a los requisitos más generales de la formación de los sistemas.
se pueda derivar una norma ideal conforme a la cual debería existir la Fijan algunos conceptos no arbitrarios en el sentido de que la individualización
preocupación por adherirse". Necesaria sólo es la autopoiesis de la de determinados caracteres dejan abierto a un radio de acción no arbitrarios
comunicación, y esta autopoiesis no se garantiza por un té/os de adhesión, para la individualización de otros caracteres. En otra terminología, que parte
sino por un código binario. Y en efecto, para una comunicación codificada no de la pregunta de cómo se puede informar sobre un sistema, se habla también
existe un fin, sino únicamente la opción reproducida en cada comprensión, de de redundancias que delimitan la variedad del sistema: un carácter hace
continuar o por aceptación o por rechazo. Dicho en otros términos: la probable la existencia de otros.
codificación excluye toda metarregla porque sobre la comunicación de una Si asumimos este cuadro teórico, también podemos decir que el código
regla así se podría tomar posición o diciendo sí, o diciendo no''· La codificación es alforja a través de la cual un sistema se expone al autocondicionamiento.
del lenguaje supera la imposibilidad evolutiva de un sistema de comunicación La codificación del lenguaje significa, entonces, que el autocondicionamiento
que se cierra operativamente: garantiza, en la medida de lo posible en el sistema de la sociedad desarrolla estructuras que permiten formar expectativas sobre "
mismo, la autopoiesis de la comunicación social, en cuanto que la transforma la posibilidad de que las comunicaciones sean aceptadas o rechazadas. Sólo a
en la libertad de decir sí o no a todas las determinaciones alcanzadas en la través de tales estructuras la improbabilidad de las comunicaciones se
libertad de hacerlo en un modo que se encuentra cargado de consecuencias. transforma en probabilidad. Sólo a través de tales estructuras el sistema cerrado
Por esto en las sociedades complejas evolucionan no los deberes de consenso se abre a los influjos del entorno. Naturalmente, ni para la comunicación
sino, como queremos mostrar de manera particularizada, los medios de lingüística ni para el código binario del sistema existen correspondientes en el
comunicación sibólicamente generalizados. entorno del sistema; más bien a través del autocondicionamiento, a través de
la formación de expectativas estructurales, el sistema puede llevar cuenta de
los éxitos y de los fracasos de la comunicación, y en este sentido puede
111. Los secretos de la religión y de la moral reaccionar a las irritaciones que provienen del entorno.
Parece que ya en las sociedades más simples existen para esto algunos
La codificación cierra el sistema, pero deja abierto el resto. Sin embargo, la
dispositivos que desarrollan el código lingüístico en dos diversas direcciones.
para una secta determinada. tiene el mismo significado reprobable que el concepto de metaflsica, 27
pero entonces al menos se buscará el ser comprendidos en el hecho de que no se quiere ser Cf. Frederik Barth, Ritual and Knowlwdgi' among the Baktman of New Guinea, Oslo 1975.
comprendido o de que no es posible comprender, y que para eso se cree tener buenos motivos. La tribu consta de 183 personas, cada una de las cuales conoce a las demás. este estudio se
2
~ Así, como es sabido, para recordarlo una vez más, Jürgen Habermas, que acentúa de manera desarrolló entre 1967 y 1968. El primer contacto fugaz con europeos lo tuvieron en 1927. El
particular la posición si-no del destinatario. Véase, por ejemplo, Nachmetaphysiches primer grupo llegó a ese lugar en 1964; desde entonces el contacto se ha repetido tres veces. Se
Denken:Philosophische Aufsfitze Frankfurt 1988, p. 146: «Sin la posibilidad de tornar posición tienen noticias de una «pacificación)) y, desde hace algunos, años, de mayores y más seguros
pOr el si o por el no el proceso de la comunicación queda incompleto». contactos con las tribus vecinas; esto es todo. En el plano metodológico se buscó evitar cualquier
2
' Por eso en la controversia actualmente en curso, en contra de Habermas y de Apel, nos influencia que hubiera podido ser producida por preguntas y se buscó observar los modos de
encontrarnos del lado de Lyotard, aunque con una motiviación distinta. comunicación en cuanto tal. Todo esto nos dio resultados de gran valor.

~ 98 99 ~

'•
1
1
• Capítulo 2 Los 1nedios de comunicación •

La primera consiste en una aplicación de código a la comunicación misma, es Guardar el secreto delimita la arbitrariedad y reduce la posible ligereza
decir, en prohibiciones de la comunicación que se mamfiestan ~o~o la nece- que se podría tener al maniobrar el saber no empírico, una variante del riesgo
sidad de mantener el secreto y que nosotros atribuimos a la rehg10n. La otra del intercambio. De esta manera nace un saber que debe ser mantenido en
dirección, que tiene pretensiones mayores, consiste en una codificación ulte- secreto. En otras palabras, el saber debe ser protegido de la comunicación, y
rior, es decir, la formación de mi código moral que dice qué debe ser aceptado que en general no se produce sólo a través de esta protección. De distintas
y qué debe ser rechazado. . . maneras, en efecto, se caería rápidamente en la cuenta de que los huesos
Un buen ejemplo de una sociedad estructurada casi exclusivamente con sagrados son simplemente huesos. En las religiones desarrolladas, este círculo
base en la prohibición de la comunicación nos lo ofrecen los Baktman 2 ',uno adquirirá otra versión, conforme a la cual no es posible un develamiento
de los casos raros de una sociedad aún no tocada por contactos con profanador del misterio, porque en tal caso los curiosos tendrían delante de
civilizaciones que se hizo objeto de estudios en relación con sus propios modos sus ojos solamente trivialidades, pero ciertamente no el misterio mismo.
de comunicación. El resultado es simple y puede formularse con una única Justamente se puede pensar que en el plano evolutivo este ha sido un
proposición: en esta tribu los problemas de la comunicación se re_suel.~en, o camino cerrado, el cual no podía ofrecer ninguna posibilidad ulterior de
cuando menos se estructuran, a través de la represión de la comumcac10n. El desarrollo. el paquete constituido por improbabilidades, ventajas y riesgos de
saber esencial de la sociedad, lo que es digno de ser conservado, es decir, la la comunicación se trata de un modo demasiado directo. El problema al menos
conciencia de las cosas sacras, se hizo accesible sólo a los varones, Y a éstos se atenúa a través de la limitación de la potencia a través de la exclusión. Al
sólo después de haber cumplido un rito de iniciación que está constituido por mismo tiempo, sin embargo, se ven determinadas ideas de desarrollo que se
siete grados. De esta manera, en el caso de moralidad alta, llega a poseer este bifurcan de manera refinada. Prácticamente adquiere un gran significado el
saber sólo una pequeña parte de la población la cual, en la casa de los varones'",
ritual con una especie de comunicación que sirve para evitar la comunicación.
se puede separar y controlar en el plano de la interacción. Sólo en un ámbito
La literatura relativa' 0 hace destacar el hecho de que las formas se estereotipen
así protegido se llega a una complejidad social estructurada.
y otras posibilidades se excluyan, es decir, que la contingencia se reduzca a
Otros ámbitos, y entre éstos figuran las enfermedades, pero también las
necesidad. En lugar de la apertura para un sí o un no al sentido que se ofrece,
posibilidades de ensimismamien to de otros hombres, permanecen no
se cuela el mandamiento de evitar errores que tengan consecuencias graves.
desarrollados. El resultado es una desconfianza organizada a lo largo de esta
Más importantes todavía es el hecho de que en general el ritual no se ejecuk
línea principal que separa a los que saben de los que no, y que diferencia a la
como comunicación. No hace diferencia entre acto del comunicar e
sociedad. La vida común debe afirmarse en contra de esta estructura: no existe
información, pero informa sólo sobre sí mismo y sobre lo concreto de la
formación de familias, no hay una estructuración segmentaria y existe apenas
ejecución. Se ofrece a la percepción de una forma rebuscada, vistosa como el
una posibilidad de expresión para las cosas comunes. «El hecho sorprendente
lenguaje. Pero esto no sucede en lugares arbitrarios, sino únicamente en donde
de la vida de los Baktman es la ausencia de tales premisas comunes Y de una
se considera estar al abrigo de cualquier comunicación.
conciencia compartida entre las personas en la interacción íntima» 29 .
También la praxis de mantener en secreto algo y de limitar la
2K Que el saber dificil, importante, debe ser mantenido en secreto ante las mujeres_. es un hecho
comunicación al acto de comunicar que esto o aquello es un secreto tiene
con relevancia aun en sociedades que presentan un desarrollo mucho más elevado. «El la mantiene
en una sabia ignorancia de secretos no necesarios)~ se dice en Thomas Fuller, The Holy Sta.te
and the Profane Sta.te, Cambridge 1642, p. 9, ya que «la conciencia de consejos importantes))
3
° Cf. Anthony f. C. Wa!lace, rdigion; An Anthropologicai VieH', Nui:va York 1966. pp. 233
seríai< den1asiado gravosa para el sexo débil». ss.; Mary Douglas, Natural Symbols: Expronition in Cosmology, Londri:s 1970, en particular
2'! Barth, op. cit. pp. 264 s. pp, 50 ss.; Roy A. Rappaport. Econlogy Meaning. Rcligion, ciL. en particular pp. 173 ss.

~ 100 1o1 ~
1
• Capítulo 2 1
Los medios de comunicación •

muchos seguidores. El nombre de Dios se mantiene en secreto aun sólo con el lingüístico, este código mantiene sólo dos valores. También aquí uno positivo
fin de monopolizar el acceso. También las fórmulas, con las que es posible y otro negativo. Pero el código moral es transversal con respecto al lingüístico,
afirmar el propio derecho, subyacente inicialmente, por el mismo motivo, con la consecuencia de que tanto la aceptación como el rechazo de una
bajo el mantenimiento del secreto, hasta que la revelación de estas fórmulas comunicación pueden ser tanto buenos como malos. Precisamente en esto, en
lleve a la lucha abierta por el derecho. Dejar libre una comunicación importante confrontación con la restricción de la comunicación que acabamos de tratar,
siempre es un riesgo. La evolución del derecho, por lo demás, comienza con consiste la improbabilidad de la moral, y en particular la improbabilidad de
la comunicación de las doce tablas y con la promulgación de las «actiones»que que los riesgos liberados por medio del lenguaje puedan controlarse por medio
prometían el éxito. Aun en la primera edad moderna, como protección del de la moral.
Estado soberano recién nacido, se hizo uso de esta técnica del secreto. Pero Una moral completamente desarrollada es un mecanismo ya muy
ahora ya existe la imprenta. Hoy el mismo hecho de tener un secreto se debe complicado de coordinación social y no es absolutamente, como nos quiere
mantener en secreto y ya no puede servir absolutamente como contraseña hacer creer la ética contemporánea, una aplicación de reglas que pudieran
para las grandes cosas' 1• Sólo como religión el secreto ha conservado su sentido estar fundamentadas racionalmente. Como la codificación del lenguaje,
originario y en efecto este sentido presupone que la develación del secreto no también el código moral de bien y mal, si se emplea en la praxis comunicativa,
destruye al mismo secreto, sino que castiga a los curiosos privándolos de la produce una estructura de condicionamien tos muy compleja. Produce
capacidad de entender. precisamente una complejidad específicamente moraP'. Con respecto a esto
No condenada al esoterismo, y en conjunto provista de mayor éxito, se se deben practicar diversas distinciones al mismo tiempo y con referencias
ha revelado otra reacción ante la codificación del lenguaje, una reacción que recíprocas. antes que nada se debe poner en operación una distinción investida
se manifiesta de manera menos directa: la invención de la moral. La moral con la dimensión social: se trata de la distinción entre Ego y Alter. A las dos
puede renunciar en una medida considerable a los secretos (y por tanto a la partes de esta forma se aplica otra forma de dos partes, es decir, la de estima y
religión). Solamente para mantener la propia paradoja -la represión de la la desestima. En esto se expresa la cualidad específicamente moral de la
pregunta de por qué la moral debería ser buena, no obstante que ella misma comunicación. Tanto el Ego como el Alter puede ser estimados o desestimados
prevé comportamientos tanto buenos como malos - tiene necesidad todavía a causa de su comportamiento. Con esto surge un superficial radio de acción
de una fundamentación religiosa en la voluntad de dios, el cual, entonces, para posibilidades combinatorias' 3, que debe inmediatamente delimitarse. Por
incurre en la delimitación del deber actuar exclusivamente bien. La religión eso la moral (en el sentido común del término) nace a través de reducciones
misma se moraliza, porque así puede fundamentar a la moral, mientras que la de la complejidad de la moral.
existencia del mal, a pesar de que Dios con una palabra sola podría volver Las reducciones se formulan como condiciones para la estima o para la
bueno al mundo, sigue siendo el último secreto de la religión. Se trata de un
código de tipo nuevo respecto al lenguaje, es decir, de la distinción entre 32 Que
luego los resultados se romulen en la abstracción de los principios o en una casuistica
comportamiento bueno y comportamiento malo. Como el mismo código moral, es otra cuestión que presupone una correspondiente morfogénesis de Ja complejidad
moral.
n Este radio de acción se amplía enormemente si, además, se espera que las expectativas sean
31
El movimiento <íhermético)> de la prin1era edad moderna puede ser entendido como un intento contbrme s con la moral, porque entonces tanto el Ego como el Alter pueden atraerse estima o
de apropiarse de esto, no obstante todo, y de superur de esta n1anera las inseguridades estructurales desestima, ya sea por el hecho de que apliquen la moral a otros o as si mismos en un modo
que ya se perfilan. Pero prccisa1nente a causa de este anacronismo esto deberla presentarse correcto o equivocado.
34
como «sabidur!a antigua» y se disolvió en cuanto la investigación sobre las fuentes ton16 interés Naturalmente que las formas desarrolladas de esta lista pueden ser alcanzadas únicamente
en su origen . · cuando está disponiblt: la escritura.

• 102 103 •
1
• Capítulo 2
Los medios de comunicación •

desestima, ya sea en la forma de descripciones del comportamiento, ya sea en


Pero con esto nos estamos adelantando a relaciones que se han de desa-
la forma de virtudes o vicios, en la forma de fines o de reglas''· Además, casi rrollar mucho más adelante. Sin embargo, ya en las sociedades simples es
como principio de la moral, tiene vigencia la regla según la cual tales condi- necesario esperar formas, ya sean muy simples, de moralización de la comu-
ciones valen, reflexivamente, aun para quienes las establece. En cuanto se
nicación las cuales no conocen todavía ninguna orientación hacia las reglas
expresan a otros las condiciones por las cuales no es estimado o desestimado,
pero, aunque con escasa consistencia entre situación y situación, se contentan
uno queda también vinculado. Por eso, para el código de la moral es suficiente
con una cualificación concreta de los hombres y de los modos de comporta-
la forma simbólicamente generalizada bien y mal, sin referencia a la persona
miento. También en ese caso un juicio sobre el comportamiento tiene el efec-
cuyo comportamiento se juzga y mucho más tarde aun sin referencia a las
to excedente de vincular a determinadas expectativas tanto a la persona del
reglas concretas que, a veces, se aplican. La reflexividad interpersonal y la
que actúa cuanto a la del que habla. Puede ser que la función social de una
generalización simbólica del código moral producen efectos dramáticos, por
moral así haya sido escasa (de todos modos, no obstante, no se debe seguir la
una parte, sobre la disciplina de los requisitos morales y por otra, también
sobre la existencia y la penetración con que tales requisitos son defendidos valoración de Durkheim). Sin embargo, se podrá esperar siempre un mecanismo
una vez que han sido fijados. · generativo que, empalmado a la codificación sí/no del lenguaje, logra que se
Los perfeccionamientos ulteriores dependen claramente de la cultura y desarrollen condicionamientos que aportan puntos de sostén para establecer
sirven para la adaptación del aparato de las reglas morales al nivel del desarrollo cuáles son las comunicaciones que deben ser aceptadas y a las que es necesario
social alcanzado. De esta manera la simetría moral entre Ego y Alter puede obedecer, y cuáles son las que no deben ser aceptadas y a las que es necesario
ser reasimetrizada y adaptada a la estratificación social. Lo que vale para la no obedecer.
nobleza no vale para el pueblo. Los héroes y los ascetas, los caballeros y los Únicamente en una retrospectiva histórica indicamos como religión el
monjes tienen unas posibilidades de distinguirse que para un hombre normal ámbito de funciones que transcurren a lo largo de los bloques de la
provocan sólo admiración pero que para él no constituyen ningún vínculo. La comunicación y como moral el ámbito de la codificación del comportamiento
moral llega adquirir rasgos meritorios, o bien, adaptándose a la división social bueno y del comportamiento malo. Aun cuando hemos usado esta
del trabajo mediante la distinción de estima y desestima, la moral aísla un denominación, sin embargo, la reconstrucción teórica que hemos puesto aquí
ámbito en el que se reconocen y se juzgan algunas prestaciones que son debería ponemos en guardia, permiténdosenos evitar que un sentido demasiado
consideradas ya sólo por especialistas. No hay necesidad de ser tan perito en actual se proyecte sobre la sociedad en la que la comunicación se ordenaba de
matemáticas como los matemáticos. Por último, en el Medioevo, la moral (y una manera completamente diversa de la nuestra.
esto ciertamente bajo la influencia de la praxis regula de la confesión) acaba
bajo el control de la conciencia. Esta se ocupa ya sólo de la parte interna del
comportamiento, presupone, por tanto, que se conocen las reglas y que, aun IV. La escritura
en el caso del propio comportamiento(¡ póngase atención a esta extravagancia¡)
se debe controlar internamente si se quiere o no se quiere la observancia de la El lenguaje nace para hablar. Nace como medio de la comunicación oral. La
moral o su infracción. A fin de cuentas, bajo la presión conjunta de la teología comunicación está ligada a sistemas de interacción entre presentes y, en la
y de la moral, hace posible pretender en relación con el propio comportamiento medida en que la sociedad crece, disminuye su relevancia social. La
la inconsistencia del arrepentimiento (contrición) y permite que se desarrolle dependencia de la comunicación oral tiene pues consecuencias de amplia
una maquinaria de consulta sacerdotales con el único fin de volver aceptable importancia para las estructuras sociales para la forma de la diferenciación
desde el exterior lo que en el interior no puede determinarse con certeza. que pueden ser alcanzadas con estas condiciones. Volveremos sobre este punto

~ 104
105 ~
1
• Capítulo 2 Los medios de comunicación •

en el capítulo cuarto, cuando nos ocupemos de la diferenciación segmentaría próximo llega hasta que el comportamiento presente condiciona estados de
y de los sistemas de interacción de la sociedad. hecho futuros de una manera que sea reconocible''.
Aunque las posibilidades de conservar y recordar son limitadas por el . Todo esto se transforma de manera con el invento y la difusión de la
hecho de que dependen de la comunicación oral, delimitada es, por tanto escritura.
también la semántica que la tradición del relato puede construir en esta Mientras el lenguaje mismo encuentra su forma como diferencia de
sociedad. Algunas consecuencias importantes, por ejemplo, se derivan del sonido y sentido, la escritura hace posible una simbolización precisamente de
hecho de que la comunicación esté ligada a un espacio y de que dependa del e~ta diferencia en otro medio de la percepción, en el medio de la óptica. Por
presente. Lo que cuenta en vista de posibles interacciones (ya sean útiles o s'.m?olo no entendemos aquí un signo, ni siquiera la representación de algo
peligrosas) es la cercanía. Una distancia mayor significa una utilidad d1st111to sobre la base de una semejanza dada por la naturaleza. Los símbolos
decreciente y un creciente peligro y, por último, constituye un límite para la bos~uejan una forma. Es decir, expresan la unidad de una diferencia y,
desconfianza. Se sabe, se imagina que detrás de los montes viven otros pre~1samente, de manera que con la unidad se puede operar ulteriormente, es
hombres; pero esos no pertenecen a la propia sociedad, y frecuentemente su decir, .se puede.n efectuar otras distinciones. Con las escrituras se pueden
lenguaje es poco o nada comprensible. Con ellos no existe ninguna relación, cumplir operacwnes completamente nuevas, es decir, leer y escribir y esto
no tiene valor ninguna religión, ninguna moral''. prec.•samente p~rque en estas operaciones no se debe distinguir entre sonido y
Con estas condiciones es dificil distinguir las representaciones del sentido, smo solo entre combinaciones de sílabas y sentido. Antes de la
espacio de las representaciones del tiempo: finalmente, las unas traspasan a invención de la escritura no podía ser simbolizada. Era suficiente con la
las otras. En el plano del espacio temporal el mundo está «concentrado» en intuició~ ~e I~. no identidad del s.oni?o y sentido; pero esto significa también
torno a un centro. La experiencia del tiempo puede hacerse en relación con que la d1stmc1on misma resulta dificil y por tanto, se tenderá de nuevo a tomar
acontecimientos concretos, de la misma manera como la experiencia del espacio la palabra misma por el sentido, se tenderá a considerar los nombres como
puede hacerse con respecto a lugares concretos, y está ordenada también ésta amuletos, o todo lo contrario: como objetos que traen mala suerte y a influenciar
conforme a la cercanía y a la distancia''· Como en el espacio, en efecto, existe las cosas mismas por medio del habla. Después del descubrimiento de la
escritura sólo la palabra de los dioses puede transformar inmediatamente las
un tiempo que está cercano, que puede medirse fácilmente, que puede ser
cosas:'' y dijo Dios: hágase la luz, y la luz se hizo.
condicionado, y un tiempo que está lejano, que es obscuro, inalcanzable, en el
cual no es posible distinguir el pasado del futuro. El pasado próximo llega De. ?istint'l,manern que el lenguaje, la escritura no depende de ninguna
coevoluc1on del orga111smo humano; se puede afirmar de manera relativa-
hasta donde llega la memoria colectiva (es decir, la memoria que en la
comunicación puede estar presupuesta y activada en los "otros) y el futuro
Begriffsgeschichet» 12 ( 1968), pp. 166-205. Se puede admitir, sin embargo, que ya antes de la
1nvenc1~n de la'escr~tura, con la difcr~nciación de grandes sociedades domésticas, políticos
H Para las distinciones que, en la forma espacial cecanía y lejanía, diferencian formas de la económ1cns, nace un mterés por una me.1or elaboración y profundidad de campo de las relaciones
reciprocidad, véase Marshall D. Sahlins, «Ün the Sociology of Primitive Exchange )>,en The tem~orales_: aqu! puede hallarse un motivo para la introdut:ción de una técnit-a de las anotaciones
Re/evance of Models for Socio/ Anthropology. Londres 1965, pp. 139-236. Sobre las escrita~. Ct., por ejemplo, ~urr~. Grundage, «Thc Birth ofClio: A Resumen and Interpretation
consecuencias para la moral, cf. también F. G. Bailey, «The Peasant View of Bad Life», of Anc1ent Ncar Easter.n 1-hstonography», en Teachers ofHistory: Essays in honor ofLaurence
«Advance1nent of Sc:iencc» 23 (1966)m oo, 399-409. Bradford Pac:kard, editado por H. Stuart Hughers, lthaca N. Y. 1954, pp. 199-230: Francois
Jr, Véase, por ejemplo, W. Müller raum und Zeit, en «Sprachen und Kalendern Nordamerikas Chatelet, La naissancc del L'histoirc: La formation de la pensée bistorienne en Crece París.
1962.
und Altercuropas», «Anthropos>) 57 ( 1963), pp. 568~590; John Mbiti, «Les africains et la notion
du lcmps», «A frica» 8.2 (1967), pp. 33-41. JM ~ara Grecia, véase las indicaciones en Marcel Detienne, Les maítres de vérité dans la
~í Cf. RUdiger Schott, «Das Geschichtsbewusstsein in schriftloser VOlker», « Archiv für Grece archaiC¡ue. 3a.ed., París 1979, pp. 53 ss.

., 106 107 ~
• Capítulo 2 Los medios de comunicaci ón •

mente rápida en pocos milenios. En el transcurso de este tiempo, 1~ esc_r~tura acostumb rados, hace difícil la idea fundamen tal de que todo lo que sucede,
lleva a una p;ofunda transmisión de las posibilidad~s de la comum~a~1~n ¡~ sucede en el presente y sucede simultáne amente.
por tanto, a una reestructuración fundamental del s1.sten:~ de la soc;e a ' u- La comunica ción es y sigue siendo un evento ligado al instante; en esto
cual ahora debe estar predispuesta ya sea a la comun~7ac1?n ~ralo a a com nada cambia. Un sistema de comunicación puede alcanzar sólo una estabilidad
scr"1ta La importancia de esta transformac1on h1storica se ha d1scu-
. "
111cac1on e . d . J9 s· bargo su dinámica , es decir, sólo estabilidad en virtud de la continuac ión a través de
tido en los últimos decenios desde distintos puntos e v.1sta · m em. •d
distintas comunica ciones. También en esto nada cambia. De manera distinta a
importanc ia teórica se aclara sólo si considera a la sociedad como sistema e
la de una simple anotación, la comunicación se realiza sólo en la comprens ión.
comunica ción. · · · t t !mente También esto permanece, por eso inicialmente no ha de haber sido obvio utilizar
El significad o de la escritura consiste en una orgam~acw~ ~ a la escritura no sólo como anotación, sino también para comunica r'°. El efecto
d 1 temporal idad de la operació n comu111cat1va. Un1came nte de la escritura consiste en la separación espacial y temporal entre el acto de
nueva e a . . . b de describir. lo que se ha
deteniénd ose en la evidencia, sm em argo, se pue bTd d comunica r y la comprens ión y en la inmensa explosión de posibilida des de
adquirido con la escritura mediante conceptos como permanencia, est.a 1 ; a ' empalme que así se producen.
memoria Nosotros , naturalmente, no rechazam os el hecho de que e~t~ iaya Las consecue ncias inmediata s son: 1) un rechazo de la benéfica
. . .va en 1a cual las culturas orales deben haber . v1v1do b'la desaparición inmediata de las palabras dichas, es decir, un rechazo a la facilidad
sido la perspecti
ex eriencia de la ventaja que se deriva de la escritura. En la escritura cam ia no del olvido; y 2) la adquisición de un radio de acción útil para la reordenac ión
na~a or el hecho de que todo lo que sucede, sucede en el prsent: y ~ucede de las secuencia s. Y, en efecto, cada comunica ción está construid a por medio
~
(etc ... en el presente y sucede simultáne amente. y en efect? nmg.un sistema de un reducido descarte y de un modo estrecham ente secuencia l. Uno habla
uede o erar fuera de su presente y en un mundo n? s1mult~ne~. Pero después del otro, de distinta manera no es posible ordenar ningún proceso de
~recisa:ente esta cadena del presente confiere a la escnt~ra ;)1gmfic~~~·
su comunica ción. Esto vale también para la escritura. Pero la escritura conserva
Porque ahora gracias a la escritura, en cada presente (y solo ast es post e lo que se comunica para secuencias que, al momento , no son previsible s y
una combina~ión de distintos presentes que son a veces el uno para el o~o esencialm ente para empalmes indirectos. Esto sucede mediante un nuevo orden
asado o presente. Lo que en el momento de escribir el t~xto era fut~ro •. cuan o de la diferenci a entre sustrato medial y forma.
~elee puede ya ser pasado; y se pu~de saber que el escritor no pod1a aun saber Habíamo s definido el concepto de medio de la comunica ción a través
. . de la diferencia entre sustrato medial y forma, a través de la diferenci a entre
Pe~o
.
~el
lo ue mientras tanto ya se ha verificado
q Esto, sin embargo, no lleva a poner en duda la u111dad tiempo. acoplami ento amplio y acoplamiento estrecho. En la comunica ción oral esta
la escritura realiza una presencia completa mente nueva ~el t1em~o, ~s dec1;, diferencia puede referirse únicamente a eventos comunica tivos individua les:
la ilusión de la simultane idad de los no simultáneo. El !tempo s1mp em:n e a éste o aquel, según lo que se diga. La escritura, al contrario , desacopla el
'rt 1del pasado y del futuro está presente en cada presente, aun SI ~ara el es mismo evento comunicativo. El acto de comunica r y la comprens ión ahora
v1 ua
simultáne o algo completam ente distinto que para e 1presen e.
t y prec1Samente pueden ir separados en el plano espacial y en el plano temporal. De esta manera
esta ilusión de la cultura basada en la escritura, a la que nosotros ya estamos nace un sustrato medial de tipo nuevo, el cual a su vez anticipa pretensio nes
completa mente nuevas de frente al acoplami ento estrecho mediante formas

~·1 Cf Alfred B. Lord, The Singer ofTales, Ci.unbridgc Mas~. 19;0: Eric A:i~~e~~~d~r;~~:
1

~ Cf. las contribuciones de León Vandermeersch, «De la tortue a l'achi!Jée: Chine», y de Jeanet
to PI.ato, Ca1nbridg.e Mass. 1963; Wulter .J. Ong, S.J., lhe . , resence o ic
.
Bottéro, «Symptóme s, signes, écritures en Mesopota1nie ancicnneJ>, en Jean·Pierre Vernant
Prolegomena for Cultural and Religiou.,· H1story, New Ha ven Conn. l 967. al., Divination et rationalité, Parls 1974, pp. 29·5 l y 70-197.

~ 108 109 ~
'
1
• Capitulo 2 Los medios de comunicación •

proporcionales. La unidad elemental de la comunicación se descompone y culturas orales' desaparece o se reserva para Ja poesía (a diferencia de 1
1
,

sólo a través de recombinaciones puede volver de nuevo a ser comunicación. prosa). De esta ·~.anera, la formulación puede adherirse mejor a las necesida~
Dicho en una manera más simple: las proposiciones escritas pueden (en la !ª
des de expres1on. Por otra parte, la grande importancia que se le daba a la
medida en que el sustrato medial es suficiente) leerse en cada momento por memoria no puede ser dejada de lado. La cualidad sacra de la memoria se
muchas personas desconocidas; ahora, sin embargo, las proposiciones escritas reforma co~o rec_uerdo de un pasado que constituye el fundament o''·
deben procurarse por sí mismas el contexto necesario para la comprensión, Al mismo ~1empo el pasado, en cuanto historia escrita, pero también en
deben ser comprensibles a partir de sí mismas. cuanto t".xto existente, adquiere en el presente un poder que antes
desconocido. A propósito de la chi?a de entre los siglos X y XII, Jaques Ger~~~
En la perspectiva social, de esta manera, en u na comunicación pueden
alcanzarse muchas más personas de las que era posible alcanzar en el caso de
las delimitaciones con los presentes. Para darle su importancia a este hecho
~a:: ~n re~o~r du passe'' y aqm se impone la confrontación con la anotación
definiremos la escritura (y luego, relacionada con ésta, también la imprenta)
. 'f omerico. Como se sabe, las consecuencias son ambivalentes· al
orientarse al pasado, precisamente_ a través de esta orientación se pone atencÍón
como un medio de difusión. Pero esto no debería hacer surgir la idea de que el
a lo que_ ahora en el presente es d1stmto. La historia se vuelve el drama de la
aspecto medial consiste en la transferencia de una información de una persona
presencia del pasado, de la simultaneidad de lo no simultáneo
a otra. Los efectos de la escritura no pueden explicarse con. base en el simple
. En la d1me?sión_ social de la escritura libre de la posibilidad de la
aumento de los destinatarios, por más que este aspecto sea importante. Consiste y 1
necesidad del cont111uo intercambio de roles entre quien habla y qu·•en escuc 1a
en un nuevo orden del tiempo y de la cultura. ( t urn -tak mg· ) . ..
, este hecho trae muchas consecuencias · La co mu111cac1on se
Si se quiere valorar estos efectos semánticos de la escritura y se quiere d · ·
esrec1proc1za, toma una condición lineal y adquiere así la posibilidad de
atribuirlos a la escritura, es necesario analizar de una manera mucho más
precisa la peculiarid ad de la comunicac ión escrita. Nosotros debemos ordenar secuencias muy largas. Nace un nuevo género de autoridad. Ya no es
limitarnos sólo a pocos puntos de vista.
Ya que la escritura es siempre un auxilio nemotécnico, transforma el
42 Se trata de un largo proceso. Cf., para diversos as 1 J L
significado de la memoria. Si se comienza a resolver los problemas de la !ore» 37 (1926) pp 12-34· J ,N • pee o~ . . Myres, «Folkmemor y», «Folk-
otopoulos, «Folkmemory )) 37 ( 1926 )
memoria mediante anotaciones, el tiempo ya no puede ser apropiadamente , · · ames
Notopoulos, (<Mnemosyne in Oral Literature» «Tra . , ~P· 12-34; James
comprensible como el poder de olvidar (léthe), del cual es posible sustraerse Association )> 69 (1968) pp 465-493 J, p· • VnsacuonsMyth
' · · ~an 1erre ermant
of thc An1encan Philological
~ t , h ¡
E
sólo con la ayuda de las musas. En lugar de esta representación del tiempo tude .. de p~y~hologie historique, París 1965, pp. 51 SS.' P:A:Ht ~ p~nsee e ez es grecs:
surge la idea de un movimiento que puede ser medio, la idea de una dimensión Geddachtn1s in der We!t des A/ten Testaments, Struttgart ,1962· B.reveard oor, G~denken und
and Tradition in Jsrae/, Londres 1962; Willy Schottroff G d ' . S. Childs, Memory
que puede ser descrita, en la cual se garantiza la simultaneidad de lo no
!/ten Testament, Neukirchen -Vluyn 1964; Frances Yate~ «T:e ~r~o~:>~~ A/ten ~~ienl undim
simultáneo. Por otra parte, ya que predomina la tradición oral (esencialmente La vie quotidienne en Chine á la veille de 1 ,. . ' emory,c 1cago 1966.
invasion mongo/e 1250-1276. París 1959,
la enseñanza) no se puede renunciar a la memoria. La naturaleza sacra de la reimpresióo 1978. p. 247.
memoria se pone en relación complicada con la técnica del arte del recuerdo.
El carácter de fórmula festiva, que es típico del modo de expresarse de las ~~an dceusl~~;~~!":, ~;~~~;,:: ~~~~l~selº(~~:~;~)~;~ :;~. 1;~~~, 5nd:~~i:~e~~~ dad d~~er invaden tes
topos opuestos. Bajo este aspecto. ser reserva , e esarro a entonci!s, el
cuidado de turn-taking, se crea una actitud d- f ,?º• pe~~n:ce a los buenos inoctales, se tiene

de la literatura sobre Ja educación, muy c~n~:~~v: :n~:r~: ~~a~~t~t~~~e~~ ~~~ 1~m: ob~gado
1

Cf. además de la llteraturaya citada ( nota 39), Oraf Literature and the Formula, editado por ~~~obaan,etn~r~ talntas, del .hecl.1? de que la comprensión de la comunicación social se :c:~:1~t~=
1
"
B. A. Stolz. R.S.Shannon . Ann Arbor Mich. 1976 es en a comun1cac1on oral.

~ 11 o
11 1 ~
1
1 Los medios de comuni cación •
• Capitul o 2

el valor de person a
con la voz alta y vas. Se parlotea y quien persevera en el silencio cobra 4 6
tan importante ocupar siempre de nuevo el rol de quien habla peligr osa porque se rehusa a dar a conoc er sus intenc iones •
en la forma de la
con autoco ncienc ia" : la autoridad se construye ahora Con la escritura desapa rece esta depen dencia primar ia de la comun icació n y,
decir más de lo
pretensión y de la atribución de poder saber más y de poder al mismo tiempo, se cae la certeza referida a los pensamientos
de que todos ya
cial de la comun ica-
que pueda caber en la estructura necesariamente secuen hasta el punto de
elabor ation' ' y acomp aña saben todo. Sólo ahora se llega a intensificar la información
ción. La autoridad es ahora capacity for reasoned las informaciones
icació n por escrito , que alcanzar las redundancias artificiales que permiten procurarse
por largo tiempo como una sombr a al acto de comun
así, al mismo tiempo surgen los tomán dolas de alguien que las ha leído.
todaví a es relativamente raro. Sin embargo, idad y tiemp o
forma de autori dad con las posicio- Asimismo, confrontada con la estricta fusión de social
problemas relativos a la relación de esta material adquiere
nciaci ón social están dispon ibles para que existe en la comunicación oral, también la dimensión
nes de estatus que en virtud de la difere va con su tema,
. significado. Los textos escritos tienen una relación más objeti
la representación de la sociedad misma trata y de adjudicarlo
Como ya no hay intercambio de roles entre el que habla y el
que escuch a y esto permite notar el modo subjetivo con que el tema se
nece en silencio y se
se produce, entonces, el efecto de que los roles correspondie
ntes de escrib ir y al autor. El objeto - y sólo ahora hay objet os- perma
con el flujo rapsódica
de leer se vuelven actividades asociales. Escribir y leer son
actividades que es deja manipular por todas partes. Por eso, en confrontación
as hacia los medio s
necesario efectuar solos: si hay otras personas presentes y
están mirando, con del discurso oral, también crecen las pretensiones dirigid
lidad de que existan
una observación muy intensa, ésta se vuelve inútil, indisc
reta, sospechosa. Si de persuasión. El texto escrito debe estar abierto a la posibi
para la crítica.
se trabaja en soledad, y sin presión social también se
tiene tiemp o y más actitudes críticas al conocimiento de otros textos y al tiempo
imiento. La palabr a
posibilidad de usar todas las precauciones pora poder corres
ponde r, en calida d Debe estar abierto a lectores que tengan un mejor conoc
o nuevo, orientado
de escrito ro en calidad de lector, al rigor de la forma del texto. A la ampliación perma nece auténtica y esto tiene vigencia aun en un sentid
izarse por sí misma.
del radio de acción de la combi nación media l corres ponde una más alta en contra de las falsificaciones; pero ya no puede garant
s vinculantes. La
selectividad de las formas que deben ser impres as en ella, y esto debe ser En la escritura es necesario hacer alusión a otras fuente
el pensa mient o
controlado. En general, ahora se tiene el proble ma de que, para compr ender escritu ra produ ce conceptos para el conoc imien to y para
al mismo tiempo tambié n el contex to; correc to 4 7
plenamente, es necesario compr ender •
la voz que
es necesario compr ender al mismo tiempo tambié n «de dónde surge» la En oposición con la comunicación oral que se habla con
nte o fragm ento de la
selección y, como se sabe, el déficit con respec to a esto ahora es compl etame llena el espacio, la escritura se vale sólo de un pequefiísim
o del centro de
normal. De esta manera, la escritura hace posible un traslad
comun icació n oral
gravedad de la comunicación hacia la información. En la Bushc1nen>), <(Africa »31 (1961). pp. 231~249 C!:
también I3ronis! a\v Malino wsky, «l'hc
contin uar hablan do
los talentos se manifiestan por el hecho de que pueden Problem of Mcanin g in Prin1itiv e Languag el>, en Thc Meani11g of /\1eaning, editado por C. K.
s ni siquie ra hay
aun cuando no hay nada que decir. Y en las soci,edades simple Ogdcn, l. A. Richards, IOa cd .. 5 reimpre sión Londre s 1960, pp. 296-33 6 ( 314): «para un
icació n comú n y hornbre no es un factor tranqui lizante,
inform ación suficie nte para mante ner en pie la comun ho1nbre en el estado de la naturale za el silencio de otro
para la activa ción y la los hon1breS de las tribus sal bajes, el extranje ro
corriente. Aqui la comunicación sirve esencialmente sino al contraio es algo alargant e y peligros o: para
). La n~cesid ad y Ja costum bre de hablar
es recípr ocame nte positi- que no puede hablar la lengua es un enemig o natural)
confirmación de la conciencia social y de las actitud relacion adas con la continu a presenc ia de !os demás. a quienes se conoce n y
están directa1nente
se encuen tra siempre de nuevo.
ich, (( Authority, Reason and como correla to de la escritura. cf.
"s El concept o y la formulación derivan de Carl J. Friendr Para la concien cia y para otros concept os del conocim iento
47

por Carl J. Friendri ch, Cambri dge Mass. 1958. in Greece and 11s Cultura l Conseq uences, Princet on
Discretion)i, en Authority (Nomo s/), editado Eric A. Havelo ck, Thc literate Revo/ution
pp. 28-48, 1982, pp, 290 5.
s among¡ Kung
~ 6 Véase Lorna Marshall, Sharing, «Talking and Giving: relicrof social Tension

113 ~
• 112
1
• Capitulo 2 Los medios de comunicación •

realidad visible. Ya en el mismo medio de su percepción está claramente dife- tiva, que presenta las grandes ventajas de la correspondencia precisa y de la
renciada como forma, y por eso también puede ser fácilmente ignorada o facilidad para el aprendizaje".
considerada momentáneamente como no importante y, en cuanto comunica- Naturalmente que esto no significa que toda la población deba apren-
ción, puede ser rechazada. La palabra hablada invade, se afirma, pretende der a leer y escribir. Tal difusión se alcanza mucho tiempo después, hacia la
tener preeminencia. En una medida mucho mayor que la del texto escrito, es mitad del siglo XIX, y sólo en algunos países. Pero la universalidad no es lo
idéntica a la situación, pero por eso no puede ni siquiera durar más allá de la importante: ya en Atenas, en la edad clásica la alfabetización estaba muy
situación. Para las expresiones escritas no es necesario que el escritor siga extendida".
vivo: uno de los usos más remotos específicamente comunicativos de la escri- Los efectos que se derivan, tanto a corto como a largo plazo, fueron
tura consistía, en efecto, también en el hecho de que ofrecía a los muertos la inmensos.
acción de hablarles a los vivos. En particular lo egipcios, en sus inscripciones Ahora la comunicación puede hacerse objeto de la comunicación en
funerarias, han usado intensamente esta posibilidad de la autocontinuación cuento texto escrito, no sólo en cuanto a comunicación oral que transcurre en
más allá de la muerte. línea directa. Se hacen posibles las traducciones; se hace posible el control.
Estas múltiples características no se realizan, naturalmente, de un solo Con todo esto, sin embargo, no se pone en duda el predominio de la
golpe. Ya el paso de la escritura para anotaciones a la escritura para· la comunicación oral. En las llamadas culturas de la escritura, la comunicación
comunicación debe haber constituido un problema y debe haber requerido su oral, es cambio, se enriquece por el hecho de que está se puede referir a textos
tiempo. En un principio saber escribir y leer era únicamente una especie de compuestos por escrito, y puede hacerlo también cu\mdo los textos no estén al
oficio, un asunto reservado a roles especiales, mientras que no todo lo que se alcance de la mano. De esta manera los límites entre el sistema de comunicación
podía decir, se podía también escribir, porque los requisitos par la anotación y y el entorno se marca más claramente y, en efecto, si seguía siendo posible
para el mantenimiento de la comunicación eran ellos mismos un requisito admitir que las potencias sobrehumanas se comunicaran entre sí y dirigieran
específico. Sólo el desarrollo de escrituras fonéticas establece un paralelismo la palabra al hombre, por el contrario es más bien improbable que escriban
preciso y sin excepciones entre comunicación oral y comunicación escrita. libros o que dejen alguna nota por escrito' 0 •
Ese desarrollo duplica no el mundo de los objetos de los que se habla, sino la También en la semántica resulta difícil sobrevalor¡¡r los efectos que se
comunicación misma, por lo que se puede hablar de una codificación binaria producen. todo se hace diverso cuando se media por la escritura. El tiempo se
del lenguaje según el esquema oral y escrito. Después de un estadio intermedio hace de una dimensión, como ya lo habíamos notado. Esto hace posible unir
de escrituras silábicas, que según el tipo de lengua, presentaban aún oscuridades en sucesión situaciones heterogéneas, es decir, hace posible una mayor
y problemas de lectura, con el alfabeto se alcanza en Europa la forma defini-
la China, han desarrollado sin lugar a dudas equivalentes funcionales, bajo otras condiciones
4
KEn el plano historico no se ha alcanzado ninguna claridad con respecto a la evolución que, a lingOlsticas ( y fonéticas) con otra mezcla de ventajas y desventajas.
49
partir de las escrituras que antes se habfan afirmado. no lleva al alfabeto. Se puede suponer que Para algunas hipótesis sobre la amplitud del fenómeno cf. F. D Harvey, «Literacy in Athenian
han desempeñado un cierto papel tanto la interrupción de la praxis de la escritura tenida después Democracy». «Revue des Études Grecques» 76 ( 1966) pp. 585-635; cf. también Havelock, op.
de la caída de la cultura micena, como la coacción para escoger :y adaptar una escritura a una f¡jt., pp. 27 SS ..
tradición oral que entre tanto se había pulido y que fonéticamente era tratada de manera muy A lo máximo pueden dictar, como el Corán. Y en ese caso la improbabilidad se celebra como
consciente. Sobre el significado de la alfabetización con la finalidad de la utilización universal unicidad del evento. Naturalmente que esta concepción esta dirigida en contra de la solución,
de 1a escritura, ya sea sobre el plano material, ya sea sobre el social, Cf. Eric A. Have!ock, aún más improbable, de la Encarnación es decir, que después del descubrimiento de la escritura
Origins ofwestern LUeracy, Toronto 1976; id. The Literate Revolution in Greece and its Cultural Dios mismo se haya hecho carne para poder expresarse; aqui la improbabilidad se oculta a
Consequences, cit. No se puede descuidar naturalmente que escrituras no alfabetizadas, como través del mito del pecado y de la redención .

• 114 115 ~
Capitulo 2 Los 1ncdios de comunicaci(m •

complejidad de los mitos que pueden representarse todavía como unidad. En habla, aunque los textos transmitan sus palabras. Y, en efecto, ¿qué sucedería
general, la conducción hacia una unidad se hace problema, mientras el con- si El mismo dijera de improviso algo que contradijera la tradición de los tex.
cepto de Dios es sólo una de las soluciones posíbles. Aquí no podemos ni tos?¿ Y quién estaría legitimado y quién sería escuchado al comunicar esas
siquiera aludir de manera suficiente a todos estos. La innovación que quizá es palabras a los otros? al final de todo puede nacer hasta algunas dudas de que el
Ja 1nás rica en consecuencia es, sin en1bargo, indudablen1ente la unificación haya hablado, de veras, alguna vez 53 .
de religión y moral''· El significado radical de la escritura corno un medio nuevo de la difusión
Las culturas desarrolladas son sociedades que tienen una religión no debe, sin embargo, hacer pensar que la comunicación importante para la
mora \izada (y moralizante) y formulan la unidad del modo como un principio sociedad sea el día de hoy la escrita y ya no la ora l. La verdad es más bien lo
bt•eno, como un espíritu bueno, como un Dios bueno, y «bueno» entendido contrario. En presencia de los textos fijados por escrito, también la
siempre como diferente de malo. Es difícil poder probar que esta unificación comunicación oral adquiere un crecido significado. La escritura atrae mucha
de semánticas - antes separadas- de lo secreto, de lo santo (en el doble crítica hacia sí: corrompe el cultivo de la memoria; le quita a Mnemosin~ Sil
sentido de aquello que encanta y de aquello que da miedo) y de lo supraterreno lugar como madre de las musas'': es estéril, no puede agregarnada a la verdad
con el código moral, se encuentre directamente en la escritura. Es más natural, y a la certeza de una opinión; se queda muda y, en efecto, si se tiene pregm;tns,
pensar en las necesidades de legitimación de sistemas de dominio diferenciados\ no es posible dirigirlas al texto, porque no responde". Por esto, la ampliación
de naturaleza mifüar o ligad~s a una econoi;iía eje palac_io. Y, sin embargo,_ si \ de la competencia de la escritura estimula, antes que nada, al desarrollo paralelo
el impulso ha surgido de aqu 1, su elaborac1on en el sentido de la cosmologrns de la comunicación oral' 6 • La técnica de la persuasión y la retórica son
religinso morales presupuso la predisposición de textos correspondientes, es cultivadas particularmente ahora porque se debe tener cuenta del hecho de
decir. In escritura. Sobre este fundamento, entonces, la religión, impregnada que el público conoce los textos, mientras se emplean logographoi para fíjor
de moral, pudo adquirir habilidad y capacidad para ser transmitida también por escrito los textos que deben ser presentados oralmente. Así se dcsarrol la
con10 crítica del do111i11io. con10 profecía y, en general, independienten1ente la técnica a la que ya hemos aludido, que consiste en el ejercitar la memoriu y
de intereses específicos políticos de fundaciones de reinos o de su caída. la tópica, que está en conexión con 'ella y que representa lugares donde se
Ln religión se desarrolla de una 1nanera creciente en relación con la pueden encontrar eventualmente palabras que pueden ser utilizadas. volverse
evolución de las ideas' 2 sobre la base de sus propios problemas, entre los
cuales destaca esencialmente el problema que más tarde será llamado teodicea: ~~Al final dd siblo XVII se puede leer:« !os profetas Isaíasy Ezequiel co1nieronjunto connii: .'

cómo es posible que un Dios bueno y omnipotente permita que en el mundo y yo les pregunté cómo habían osado asegurar tan expllcita1nente que Dios habían hablado e·· _1
ellos; y si ~o pensaron en aquel momento en !a posibilidad de ser malentendido:-. y ..-:~Hl l.!.id
los justos sufren maldad y sufrimientos. Y es precisamente este el problema volverse la causa de una imposición. lsuías respondió: ·yo no he visto a ()ios. llll he cscurh~id(
c¡ue más adelante unificará a religión y moral: y, en ef~cto. la respuesta será: algo en una percepción orgúnic¡_¡ finita, pero mis sentidos han descubierto d infinito en cad,1
1;osotros no podemos entenderlo~ es un secreto. debemos aceptarlo. cosa, y de \.':Sta manera entonces me persuadí y sigo estando convensido, de que hi v(17 de ur:1
Poco a poco se hace más difícil representarse a Dios como aquel que honestu indignación es la voz de Dios: no me preo<.:upé por !as consccuencias. pero C'-cribí
(Wi!Iiam Blake, ((The Marriage of Heaven adn l-k!J. 1790-93, citado en Complet' l-t'ntillg.1.
Londres 1969. pp. 148-158. 153).
s4 Véanse las indicaciones en /Votopoulos, op. cit ( 1938) .
.< 1 Sobre un desarrollo que es importante. al n1cno.s como esto. y que n1ás tarde se hnrú todavía
~~ Véase Platón. Fedro, 274 B ss. y también las dudas de naturaleza más pol!tica sohn.: los
ndts importante. volverernos otra vez: más adelante. Se inicia a tmvés de !a di!'erenciación de los limit..::s de la escritura formulados en la séptima carta.
medio:; Lh: comunicaci6n .sirnhólicmncnte !_len eral izados. ~c. As[ lo considera también Walter J. Ong, Interfaces ofthe 111ord; Studies in the Evo/1111011 o/
'·' Sohrc e"to. en gern::rnL el cripítulo 3 . Consciousness and Culture. ithaca N. Y. 1977m oo, 82 ss,

.. 116 11 7 ~
1
1 Los medios de comunicación •
• Capitulo 2

retóricas, modos de decir y argumentos. A este contexto pertenece también la activar posibilidades de desarrollo de la sociedad. Sin embargo, éstas pueden
transformación de la comunicación importante, que, de ser un discurso conservar tradiciones obsoletas e impedir con eso que nazcan descripciones
sostenido de manera rapsódica, se vuelve un diálogo, es decir, un modelo históricamente y materialmente adecuadas". La diferencia misma estimula
social de la búsqueda de la verdad'' y puede ser considerado como punto de entonces, en ambas direcciones a la observación y a la descripción de situa~
partida para el desarrollo de una terminología lógic~ ~ue luego absn:~e de ciones sociales. La falta de concordancia se reproduce en la evaluación social.
nuevo de la situación social del diálogo. Por el predomm10 en la educac1on de Con todo lo que trataremos adelante con más detalle desde el punto de vista
la nobleza, los sofistas compiten c.on los filósofos, los oradores con los de la «evolución de las ideas»'º, esa falta de concordancia se ha de explicar
pensadores orientados hacia un saber especializado. La controversia se refiere por el hecho de que la escritura desincroniza el antiguo ritmo temporal de la
a Ja enseñanza oral y a su aplicación en la comunicación oral; pero ésta se autopoiesis de la comunicación social.
documenta en forma de texto y ha transmitido una semántica de la cual siguen En conclusión, podemos fijar los efectos de la escritura bajo los siguientes
ocupándose todavía quiénes hoy se llaman filósofos. Todavía hasta el siglo puntos de vista:
XVII, en la educación de la nobleza, la elocuencia será considerada más 1. la escritura refuerza la diferenciación del sistema sociedad a través
importante que el saber especializado y la erudición, y del mismo mo~o se de un~ procesualización de los símbolos comunicativos, que es posible sólo
mantiene la opinión (especialmente en el ámbito de la religión) de que existen en la sociedad y a través de la ampliación y la delimitación autodeterminada
comunicaciones importantes que deben reservarse a la realización oral ''.La de un radio de acción para la selección;
comunicación escrita y la comunicación oral se encuentran a disposición como 2.en cuanto que excluye los controles de la interacción, la escritura
alternativas y, precisamente por esta equivalencia funcional, es posible acreciema el riesgo de la autoilusión y de la heteroilusión y el riesgo del rechazo
desarro)lar y perfeccionar cada uno de estos modos de la comunicación en sus de las comunicaciones; también ante esto es posible reaccionar sólo en la
específicas posibilidades. sociedad mediante apropiadas instituciones auxiliares;
Con estas reflexiones sobre la adq11isición evolutiva que ha alcanzado 3. la escritura lleva a una más fuerte diferenciación y elaboración de las
la sociedad a través del medio de tipo nuevo que es la escritura, se ha delineado distintas dimensiones de sentido, con la ayuda, respectivamente, de
también el umbral a partir del cual es posible esperar discrepancias entre las dimensiones específicas: es decir, lleva a la objetivación de la dimensión
semánticas fijadas en forma de texto y los datos sociales. Después del temporal, a la objetivación de los temas de la comunicación,
descubrimiento de la escritura ya no se puede partir del hecho de que la independientemente de quién hable de tales temas y de cuánto se hable de
estructura de la sociedad y la de la semántica se encuentran siempre en una ellos, y al aislamiento de la dimensión social, en la cual los puntos de vista y
sintonía continuamente sincronizada. En particular bajo el estímulo que se las pretensiones de posición de los participantes pueden estar reflejadas en un
deriva de los problemas y de las inconsistencias particulares, las semánticas proceso de comunicación.
pueden transformarse más rápidamente y eventualmente pueden anticipar o

51 Marcel Detienne, Les maltres de verité dans la Gréce archai'que, 3a. de., Paris 1979, pp .. 81 V. La imprenta y la tecnología moderna de Ja comunicación
ss., describe esto como «procés de lai"cisation».
5~ Véase '\li;'alter J. Ong, S.J., Communication Media and the State ofTheologv, «Cross Currents)>
1760 Y 1820, todavía hoy se les sigue como ideologias de valor y logran únicamente suscitar
19 (1969), pp. 462-480. . .
~·1 Refiriéndonos a la situación de la teor[a de la sociedad en el promer capitulo, Y s1gu1endo a una desilusión inevitable por el hecho de que la sociedad todavía no está construida racionalmente
Bachelard, hablamos hablado de«obstacles épistémologiques)>. Otro ejemplo actual seria el de Y hace sentir la falta de libertar y de igualdad, para no hablar de Ja fraternidad.
"' Cf. capitulo 3.
Ja duradera relevancia que se atribuye a las ideas y a las tt:orlas burguesas que, formuladas entre

• 118 119 ~
1

• Capítulo 2 Los medios de comunicación •

Dos mil años después de que se introdujo el uso del alfabeto, la imprenta lleva tener poco éxito. No todos los territorios tienen su mercado correspondiente.
a una inmensa difusión de la escritura. Sobre el significado de este cambio en En Rusia sólo en el siglo XVII los libros impresos se hicieron más baratos que
la praxis de la comunicación social todavía no se tiene una idea clara'''. De los manuscrito s y, por tanto, pudieron competir con respecto a éstos". Sin
cualquier modo, no se trata únicamente de un crecimiento sólo cuantitativo embargo, se trata de una excepción. En general impresiona la velocidad de la
del número de libros y de lectores, sino de uno de esos casos en los cuales, con innovación: es lo que le sucede ya a los contemporáneos, que durante su vida
notan la transformaciones y por eso tienden a sobrevalorarlas . Sin embargo,
65
derecho, se puede hablar de un cambio de cantidad en cualidad. Antes que
otra cosa, recordemos una vez más que nosotros entendemos la comunicación no es fácil establecer qué es propiamente nuevo y qué toca hasta lo más
no a partir del hecho de comunicar , sino a partir de la comprensi ón. profundo el modo de la comunicación de la sociedad. La racionalización de la
consecuentemente, la escritura, si no debe ser utilizada sólo para la anotación, producción del libro se había echado a andar ya en los grandes talleres de
sino también para la comunicación, presupone lectores"'. Esto hace comprender copiado del tardo Medioevo. Únicamente en este contexto (y no como un
cómo el incremento inmenso de eso que luego se llamará público de lectores evento único) es posible, en absoluto, comprender la invención de la imprenta.
haya podido arrastrar consigo una revolución de la comunicación social y, Esta ahorra trabajo, costos y evita los errores típicos de la escucha y de la
para decir verdad, en un tiempo relativamente breve. Para reconocer los efectos escritura que surgen con el dictado. Por el precio más bajo nace el mercado,
producidos por la imprenta basta observar lo que sucede en el primer siglo que a su vez produce una necesidad; y, en efecto, en considerac ión a la
después de su descubrimiento. En Europa la difusión del libro sucedió de una accesibilidad de los textos, vale la pena aprender a leer y conservar esta
manera descentrada a través del mercado, a diferencia de lo que sucedió en habilidad mediante el ejercicio. Ahora se espera (y los libros mismos se
China y en Corea, donde la imprenta permaneció en las manos de la burocracia recomiendan al lector con esta perspectiva) poder aprender sin la ayuda de
y, por tanto, quedó limitada a la difusión de comunicados redactados de manera otros, cada vez que se tenga el deseo. En los libros se puede hacer referencia
a otros libros y se pueden reportar citas en un texto: todo esto se facilita y
centralizada63 . El que en Europa la selección se efectuara por la economía
significa que se podía imprirn ir todo lo que se podría vender y que el control estimula porque se puede presuponer la disponibilidad de los libros".
Se puede renunciar al pesado aparato de glosas, de postglosas y de los
se debía realizar ante el mercado a través de la censura religiosa y política:
comentarios que se agregaban a cada página. La impresi.ón del libro y las
este punto del control se revelará, sin embargo, muy pronto como destinado a
Cf. Hans Rothe, Religions und Kultur in de Regionesn des russischen Reiches im 18
íi
4

(,Las dos monograt1as más importantes sobre el tema señalan un cambio de era: Elisabeth L.
1
Jahrbundert, Opladcn 1984, pp. 34 s.; cf. También Gary Marker, Pub!ishing, Printing and the
Eiscnstein, The Printing Press as an Agent ofsocia! Change: Comunications and Cultural Origins oflntellectuaf Lije in Russia 1700~ 1800. Princeton N. J. 1985, en particular pp. 5 s., 39
Trunsformatio ns in Eariy modern Europc, vol. 2. Cambridge lnglaterra, 1979; Michael Giesecke, s.
Dcr Bur.:hdruck in der Frube11 New=etl: Eine Histortische Fa!lsirudie über die Durchsetzung c..~ Indicaciones en Oieseckc. op. cit. ( 1988)
ne ver informations und Kommunikati onstcchnof ogien, f!abilitationsschrifi (MS.) Bielefeld 1988. r.t. La numeración de la páginas, lus envíos a di:tenninadas páginas, los índices, ya se habían
'' Por motivos comprensibles ligados al método y a las fuentes.
2 la investigación sobre la
introducido durante Ja racionalización de la producción de libros escritos a mano en el tardo
comunicación, y en particular la investigación histórica. tiende hacia la perspectiva opuesta; y
Medioevo. Cf. Bernhard Bischoff Paléieoligie des rdmischen Aftertums wzd des abendldndischen
en efucto es más fá.cil seguir las huellas y analizar los textos que lo que sucede en el lector. Cf. Mittelalters, Berlín l 979, pp. 281. con ultcriun:s indicuciones. Como para otros aspectos, también
sobre este problema y sobre« la primacía de la lectura sobre Ja escritura>), Havelock. op. cit. aquí Ja imprenta ha vuelto compktamente utilizables algunos descubrimiento ya existentes; sin
(1982), pp. 56 SS. embargo siguen siendo motivo de adn1iración el ticinpo que se necesitó para que el uso de la
63
Que todo esto no se hubit:ra excluido ni siguiera en Europa, esta probado por una praxis
correspondiente, que fue hecha propia tanto por la Iglesia cuando por los dominios territoriales
y que empezó a funcionar pocos decenios depués de que se hubiera difundido la noticia de la
t cita se llegara a afirmar como fonnu nonnal de discusión literaria.
íi Véase Michad Giesecke, Schriftspracherwerb und Erstlesediúak
7 tik in der Zeit des« gemein
teutshc)) einesprachhistorische Interpretation dcr Lehrbüchc Valentin lckelsamers. <(Üsnabrücker
invención de la i111pre11ta. Deit(ge zur Sprachtheorie » 11 ( 1979), pp, 48-72.

121 ~
~ 120
• Capitulo 2 Los medios de comunicación •

clases en la escuela con base en los textos impresos exigen que la lengua se dirigir la.comunicación a muchos destinatarios que viven contemporáneamente.
uniforme'.'. A partir del siglo XVI se afirman las lenguas nacionales Las introducciones de los libros entregados a la imprenta dan una imagen
estandarizadas, que pronto se vuelven un instrumento poi ítico de nacionaliza- clara de que esta posibilidad se percibe como nueva. Por último se puede
ción y sustituyen cada vez más al latín como lengua de la tradición del sa- suponer que la imprenta (y especialmente la impresión económica de folle-
ber6 8 • Además, con la imprenta, se vuelve útil fijar textos que trasmitan el tos) ha contribuido considerablemente a la rápida difusión de las herejías reli-
saber que antes se transmitían oralmente. Esto tiene que ver, antes que nada, giosas69. Lleva a autovincularse públicamente con respecto a peticiones radi-
con las tecnologías artesanales. En la imprenta ahora se presentan como el cales que, una vez conocidas, dificilmente pueden desmentirse70 •
estadio momentáneo (¡actual¡) del saber y como estímulo para mejorar, pero Es difícil valorar en su globalidad estos múltiples y claros efectos de la
también el gran acervo del patrimonio literario que está disponible en forma imprenta. En muchos aspectos todavía se estudian las consecuencias de la
de manuscrito gradualmente se imprimió, y también esto tuvo consecuencias reproducción de textos por escrito: estas consecuencias no hicieron notoria su
de gran importancia. Por primera vez se hace visible la complejidad del mate- importancia pronto a causa de las insuficientes posibilidades de difusión, y
rial existente como, por ejemplo, en la jurisprudencia. Se puede examinar, ahora, caída esta limitación, se toma conciencia de ellas de repente como de
erigir, confrontar, mejorar. Algunas costumbres jurídicas regionales se ponen un estallido retardado. Esto debería' tener valor para todo lo que se puede
por escrito para la imprenta y así, gradualmente, son sustraídas de las jurisdic- llamar disciplina de los textos descriptivos y explicativos, los cuales deben
ción local (el propietario fundante). Ahora se puede disponer de manera cen- poner a disposición en el texto mismo todo lo que es necesario para su
tralizada. Aun para el resto se ve únicamente, sólo ahora, qué tan confuso, comprensión.
contradictorio y casi imposible de aprender, por lo cual nace una necesidad Hasta la imprenta, se partía de un primado de la comunicación oral, y a
urgente de disponer de cuadros generales de simplificaciones, de métodos la escritura se le veía esencialmente como medio para anotar y para afirmar
nuevos de sistematización; se detecta una necesidad de descartar todo Jo que contenidos que aún debían comunicarse o, al menos, no se había concebido
ha sido superado y lo inútil. De aquí surgen pretensiones nuevas de control una distinción clara entre medio de anotación y medio de comunicación.
cultural de materia; antes que nada, sin embargo, surge la pedantería. Gra- Communicatio significaba: producir comunidad, dar a conocer: y así, después
dualmente se abre camino a la convicción que el saber nuevo es mejor que el de la invención de la imprenta, se podía tener la idea de que la máquina misma
antiguo. Y en efecto, si con el copiar los textos empeoran de copia a copia, comunica. Por último la imprenta hace imposible comprender la escritura
porque los errores viejos no se descubren y en cambio se agregan nuevos, en como simple anotación. La autorrecomendación de los libros (que inicialmente
las nuevas ediciones se puede esperar la eliminación de los errores de las h¡¡blan en nombre propio y, por tanto, se dirige como libros al lector) vuelve
antiguas; y, más allá, el saber reproducido por medio de la imprenta estimula clara la diferencia. Aunque sobre este punto faltan estudios específicos,
a acrecentar y a mejorar el existente. pensamos que, consecuentemente, la idea de la comunicación se ha
También bajo otros aspectos la imprenta tiene relación con la orientación transformado y esto, si nuestra hipótesis es correcta, podría haber sido el efec-
de la comunicación en la dimensión temporal. Por ejemplo, vuelve sensato el
,,K Ya antes de la hnprenla se habla desarrollado una crítica contra el latin vulgar del Medioevo m Cf. Robert Mandrow, « La transmission de l 'hérésic á l'époque moderne», en Héréste et
y había habido intentos de llegar a un modo elegante de escribir. Pero solrunente la imprenta Societé dans J'Europe pré-industrielle, y le-1 Se st~cles, editado por Jacques le Gon: París-La
aportó los presupuestos para que se pudieran llegar a perfilar las lenguas nacionales y, al mismo Haya 1968. pp. 281-287.
tiempo. produjo en contraste con respecto a esto, una conciencia del carácter poliforme y de la
7
° Compárese con esto el aporte debil -poco antes de que se descubriera la imprenta- de
variabilidad de las lenguas vulgares. Véase, por ejemplo , Francois Loryot, Les Feurs des algunos clérigos conciliares en el seno de la Iglesia del Papa, que recientemente se habla
Secrets Morarix, sur les passions du coeur humain, París 1614,pp.70 s. reforzado.

.. 122 123 ~
1

• Capítulo 2 1
Los medios de co111unicación •

to más profundo de la imprenta. Y, en efecto, el modo en que se entiende la producción óptica y la acústica, que con la escritura se habían separado de una
comunicación es el modo en que se entiende la sociedad. manera tan clara, se vuelven a fundir. En sustancias, este descubrim iento lle-
Sin embargo. lentamente se manifiestan desarrollos ulteriores. Se de- va al hecho de que todo el mundo es comunica ble 14 • En el lugar de la
tectan los efectos negativos de la lectura de libros, por ejemplo lo que se fenomenología del ser entra la fenomenología de la comunica ción. Se ve al
producen si las mujeres leen novelas de amor o si los hom_bres leen novelas_
caballería (Don Quijote). Se comienza a notar la onentacio n de la produccion
?e mundo de la manera en que lo sugiere la comunicación de la imagen, aunque
no de un modo tan dramático, ni con contrastes tan claros, ni tan puro, ni tan
observando al lector' Sólo hacia la mediados del siglo XIX se llega a una.
1
• coloreado y esencialmente, ni tan rebuscado. Por otra parte, en el proceso de
imprenta cotidiana de masas a bajo precio que produce un abatimien to la percepción desaparece precisamente lo que constituía el encanto del lenguaje,
planificado del umbral de la comprens ión. Para esto, por ejemplo, en Japón es decir, la posibilidad y la necesidad de distinguir entre informaci ón y acto
traerá una limitación para el número de ideogramas que se pueden suponer de comunicar. También en la televisión se ve hablar a los hombres; pero el
conocidos por todos"- Más adelante, en la sección dedicada a la opinión dispositivo en su conjunto se sustrae a los controles desarrolla dos por siglos
pública, discutiremos algunas consecuencias de estos desarroll os' 3 : • con base en la posibilidad de distinguir el acto de comunica r y la información.
Por último, en nuestro siglo se llega a una renovada explosion de las Se sabe solamente que se trata de comunicación, pero no se ve. Así puede
posibilidades de comunica ción, inducida también técnicam~nte, pero luego surgir una sospecha de manipulación que, sin embargo, no se puede manifestar
determinada por el uso, como autodinámica: todo esto, bajo diverscis aspectos, de manera que se pueda probar. Se sabe, se acepta.
se produce casi simultán eamente. Aún hoy es imposibl e evalu_ar las Y entonces, ¿qué es la comunicación si todo puede ser comunica do y
consecuencias, pero es posible describir las estructuras de las mnovaciones. si, en ámbito de considerable importancia, la diferencia entre informaci ón y
Antes que nada, la telecomu nicación --<lesde el teléfono hasta el fax- hace acto de comunica r que constituye la comunicación se debilita a tal punto que
tender a cero las delimitac iones espaciale s (por tanto temporal es) de la se vuelve irreconocible? La totalización de la comunicación lleva, como piensa
comunica ción. Las posibilid ades dadas técnicam ente se completa n con Braudi llard, a la desaparición de la comunicación. O bien, ¿sólo ahora se hace
dispositiv os para las anotacion es que, también aquí, vudven posfü.le la realidad la ciega clausura del sistema de comunicación social? Y entonces,
separación entre los actos de comunica r y la recepción, permiten dispo.sicwnes ¿la comunicación es sólo asistencia invisible en la autoobservación del mundo.
distintas del tiempo de ambas partes y, así, facilitan la rea!Jzacw n de la Y la sociedad simplemente el confín sobre el que el mundo se observa a sí
con1unicación. mismo?
Otros descubri mientos técnicos , el cine y (ligada con la Dejemos de lado estos puntos especulativos y preguntém onos de qué
telecomunicación) la televisión, vuelven posible la comunicación de imágenes modo, con estas condiciones. se reordena la selectividad de la comunica ción.
en movimiento. Además, el sonido puede ser sincroniz ado de tal manera que En mucbos casos, con excepción del teléfono, la técnica impone una
la realidad que se presenta puede multiplicarse como clisé y puede_ reproducirse unilateralidad en la comunicación. En parte ésta es una necesidad inevitable
para una experiencia posterior con garantía de fidelidad a la origmal. La re- del aprovechamiento de aparatos en el proceso de comunica ción, pero en par-
11 En U recia, piensa Shafti.:sbury, los poeta" hubieran podido
te también una necesidad de la comunicación de masas, a la que la imprenta
transformar el mundo «En n~c~tros
días los escuchas hacen al poeta y al librero al autor» Churacteristicks oj Men, Manncrs, Opmtons.
Titnes, vol. 1 Londres 1714 reimp. Farnhoroug h 1968, p. 264. 74
. Aquí, naturalmente. se prcsuroni: que el apurmo de Ju percepción humana reacciona con
n Recordainos este hecho en considcn1ción a las ventajas y desventajas de una escritura no
mayor fucrzn a los movimientos que a l;1s constantes di.: Sll campo de percepción.
fonética. 7
~ Aun con notorias dudas. Todavía en el siglo XVI los !!bros invitan al lector a exponer
73 Cf. Capítulo
5, el apartado sobrt:: la Opinión Púb!il.:a. sus
exri::riL:nCÜIS a tral'éS de liJ irnprcnt¡¡,

~ 124
125 -4
• Capítulo 2 Los n1cdios de comunicación •

n; misma información (de todos modos é , , .


ya había debido resigna rse". Este hechotr ansfonn a el evento de la selecció ente mo-
lados del aparato . No se seleccio na dificada), la comput adora puede i1 1 _sta podna ser herm_eneuticam
para ser exactos, lo transfo rma de ambos
El que me1isión material del sentido d 11c u1ren ~I de_sacoplam1en to también la di-
ya en la comunicación, sino que se selecciona para la comuni cación. qu~
derivar en este momento es un ~e~h~omuu~ucac1ón. Estable cer se puede
temas y las fonnas, los pone en escena y, en particul ar,
transmite elige los
sión en relación especulaciones. Sin embar o siem q s~ sustrae aun a las mas audaces
de la transmi sión y la duració n de la transmi
elige los tiempos radicalidad necesaria. g ' pre es posible formula r el problema con la
con
con lo que le parece apropiado. El que recibe selecciona por su cuenta
relación a lo que quiere ver y oír. La comuni cación, entonce s, se realiza como Los nuevos medios de este siglo han am r
no considerable las posibilidad . P iado, una vez más, en modo
un hiperciclo de recípro ca selección pero, en la medida en que se realice, aguda, de esta manera la eds. univers a 1~s de comuni cación. Vuelven más
puede corregirse a sí mismo. ' 1screpanc1a entre comun . ., 'b
Si todo esto demues tra cuánto nos hemos alejado de la comunicación comunicación que actualmente tiene 1 e 1cac1on pos1 le y
problema de la selección ante el ue ~;ar. _on esto se ~uelve más
agudo el
io volver
oral (pero sin sustituirla o eliminarla: éste es un hecho que es necesar or q . sociedad _ reaccw na, por una parte,
último va todavía más mediante la organización
a subrayar), el descubr imiento que actualmente es el
Permite separar Disuelven la prudent e m;i~~d d ot~a, med1a1~t e l~pnvat ización de la selecció n.
allá. Se trata de la comunicación mediada por la comput adora. e a comunicac1on en un mod. o que aun , h
. ace
la captura de datos en la comput adora de la exigencia de informaciones,
de tal pocos decenio s no se conside rab
crecido
d entre los dos proceso s. En conexió n significado a la diferencia entre ª/os1b¿ e. Esto le c?nfier e un
manera que ya no existen inguna identida
que se abando na la unidad constitu ida distinción entre medio y forma) ~:r~~/ orma, (es decir, a la forma de la
con la comun icación " esto significa h qu~ as_i la soc1~da d modern a haya
(y si lo alcanzado un límite en el cual y.
por el acto de comuni car y la comprensión. Quien captura algo no sabe ca ~, nod ª1Y ~a a ~ncomum cable, con la única
adora) cuál será el resultad o. Mientra s antigua excepción: la comuni
supiera no tendría necesidad de la comput c1on e a smcend ad
Mucho menos quien recibe debe saber Y, en efecto, si no se puede decir que n . .
tanto, los datos han sido elaborados. dice,
que debía comuni cársele algo ni qué. Así, el desacop lamient o del
sustrato porque entonces no se puede saber qué se . o sed pretend e decir lo que
concept ualidad se pretend e decir lo ue se . . quier~ e~lf cuando se dice que no
decir lo que se dice qporquede'.cset, no ~e puede n1s u d I"
medial de la comuni cación es llevado al extremo . En nuestra que se pretend e
s1qu1era decir
nacer un nuevo medio cuyas formas depende n ·,
esto debe significar que está por • a sena entonce 0
., na up_ 1cac1on superfl ua y
program as no sospechosa o la negación de unan
1~1comunicable. Esta
En realidad estos
amente
adora.
ahora de los program as de la comput
formas, paradoja de la comuni cación es in:~~t~~ I: a~solut
deciden todavía cómo conden sa el medio la comuni cación misma en que a t . unque es posible descom ponerla
los eventos de la captura y el de la obtenci ón de y sustituirla con una distinci ón
porque para esto se necesita n ente a ésta. Esto es lo que
las reglas gramati cales de realizan los dispositivos qu tpunlel precisam .
la información. Pero los program as - como antes . e noso ros ama111os medios d e comu111. cac1ón
n las posibili dades de acoplam iento estricto simbólicamente generalizados y a 1 1
la lengua - son fonnas que delimita os que a lüra vamos a dedicar nuestra
atención.
y, así, pueden extenderlas inmensamente.
un . .
Mientr as que por medio de la escritu ra se había alcanza do Si en la evolución de los medios de difusión h
. ay una tendenc ia contmu a,
acto de que comien za con el descubr imiento de la
desacop lamient o tempor al (y, por tanto, tambié n espacia l) del escritur a y encuen tra su conclus ión
nsión en cuanto compon entes de la comuni cación, en los modernos medios elect . .
de la tendencia a pasar de un o:do~;~J~:: ent?nces pod;mo s conclui r que
comunicar y de la compre se trata
en el plano materia l, se trataba de la
~~:c~Ó~~:t~~:
riguroso de que,
:. ~e::r:~
esto 1
~~~~ 1~ ~:~:1~
pero bajo el presupu

ora para la
~:e~:!ª' e~oen 1stprruecdc0iom'n.1de dlae diasifer~~~¡
cmdades t ·n ··
Debemos subrayar este aspecto porque hay un uso precisamente de la computad 1110 J
7" se apoya en un
orden jerárqu ico, los medios d d "f . , , a es r_at1 1cac1on amente
elaboración de datos sólo para quien la usa. e 1 us1on trabaja n paralel con la

~ 126 127 ~
1

1 1
• Capítulo 2 Los medios d~ co1nunicación •

deslegitimación de ese orden, o más precisamente: trabajan para un proyecto comunicación en Jos casos en que es probable el rechazo. En un sentido muy
alternativo. En las jerarquías es suficiente observar el vértice o bien abstracto Jos medios constituyen, pues un equivalente funcional de la moral;
influenciarlo porque, con mayor o menor certeza, se puede partir del presu- y, en efecto, como la moral en el contexto de la bifurcación del código del
puesto de que el vértice acabará por imponerse. Al contrario, las heterarquías lenguaje, condicionan la probabilidad de aceptación o de rechazo de la
se apoyan en el cruzamiento de los contactos inmediatos, que discriminan comunicación. Pero, mientras la moral. por su potencial conflictivo y por su
(son observables) a veces. De nuevo la imprenta deja sin resolver esta contra- peligrosidad, presuponen un terreno ya preparado y provisto de oportunidades
posición entre jerarquía y heterarquía. En China y en Corea la imprenta sirve plausibles, los medios simbólicamente generalizados se diferencian para
como instrumento de difusión en manos de la jerarquía burocrática. En Euro- motivar en contra de esas oportunidades. Esto clarifica el hecho de que la
pa, en donde desde el inicio se buscaba un aprovechamiento económico y una moral tienda a la unificación (y a veces al conflicto), mientras que los medids
difusión regulada por el mercado de las obras impresas, se pretende resolver simbólicamente generalizados, al contrario, nacen desde el principio en gran
el conflicto mediante la censura. El fracaso, que por Jo demás era inevitable ¡¡antidad y para constelaciones especificas de problemas. Para que se obtenga
dada la multiplicidad de los Jugares donde se imprimía en los diversos territo- que algunas selecciones de sentido altamente improbables se vuelvan
rios y dada también la complejidad de los contenidos, en rápido incremento, probables, se debe formar una pluralidad de códigos que estén especializados
llegó a obligar a todas las jerarquías. incluida la política y la del derecho, a para este fin. Recurriendo a un uso lingüístico tomado de la biología, podríamos
acostumbrarse a convivir con una sociedad que se comunica de una manera !fablar también de adaptative polymorphism.
esencialmente heterárquica. Desde el siglo XVIII se celebra esta situación Con la expresión simbólicamente generalizados seguimos una
como superioridad de la opinión pública. En cuanto a las formas de diferen- formulación de Parsons que ha entrado en el uso corriente aun sin ser
ciación, a esto corresponde el paso a la diferenciación funcional. particularmente feliz desde ningún ángulo. Con «simbólico» Parsons pretende
Esta situació1\, en sustancia, ha vuelto profundamente insegura la se- ferirse a la diferencia entre Ego y Alter, es decir, a la dimensión social; con
mántica con que Ja sociedad reproduce el sentido que puede conservarse. «generalizados» se refiere a Ja distinción de las ·situaciones, es decir, a Ja
La confianza en formas estables se ha disuelto, los intentos de hacerla revivir dimensión material del sentido que de vez en cuando se procesual iza. La idea
se muestran infructuosos. Parece que la sociedad estuviera por probar nuevos (de la misma manera que para el concepto de regla en Wittgenstein) es que
autovalores que prometen estabilidad con las condiciones de la heterarquía. Y puede alcanzar un empalme social sólo si o que se tiene en común .como base
en esto las selecciones de los medios de difusión deberían tener un rol decisivo del empalme puede tener una estabilidad que dura más que una única situación.
porque, a fin de cuentas, son compatibles con un orden heterárquico de Desde esto podemos aceptar Ja perspectiva indicada por Parsons. Pero en cuanto
con1unicación. al resto la teoría que aquí presentamos de los medios de comunicación
simbólicamente generalizados no se relaciona con la teoría de Parsons de los
medios de interacción (a media oj interchange), que permanece vinculada
VI. Medios de comunicación
simbólicamente generalizados: función 71
Se puede ver« Social Structurc and the Symbolic Media of lnterchange >>,en Approahes of
the Study o/social Structure, editado por Peter Blau, Nueva York 1975. pp. 94-120. Las
Los medios de comunicación simbólicamente generalizados son medios aportaciones ,de Parsons sobre los medios en el ámbito del sistema social - además de lo ya
autónomos caracterizados por una referencia directa a Ja improbabilidad de la citádo, los estudios sobre los conceptos de poder. influjo y con1mitment - han sido recogidos
en alemán con una amplia introducción de Stefan .lensen, Talcott Parsons, Zur Theorie der
comunicación. Sin embargo, presuponen la codificación sí y no del lenguaje y sozia/en lnteraktionsmedüm. Opladen 1980. No están comprendidos los medios del sistema
asumen la función de volver objeto de expectativa la aceptación de una general de acción. Una pretensión teórica análoga, pero n1ucho menos elaborada, persigue el

~ 128 129 ~
1 1
• Capítulo 2 Los medios de cmnunicación •

con la arquitectura teórica del esquema AGlL' 7• Nosotros, al contrario, parti- al mismo tiempo, también son diabólicos en cuanto que, mientras realizan
mos de la hipótesis de que, a través de la codificación del lenguaje, el proble- este objetivo, producen nuevas diferencias. Así, un problema específico de la
ma general de la improbabilidad de una comunicación exitosa sólo se estruc- comunicación se resuelve a través de una redisposición de unidad y diferencia:
tura pero no se resuelve, y que a través de la contraposición clara de acepta- el que puede pagar obtiene lo que desea; quien no puede pagar, no lo obtiene.
ción y rechazo el problema se vuelve sólo más agudo. El concepto general de Los medios de comunicación simbólicamente generalizados coordinan
medio de comunicación es aplicable también en este caso. Aun los medios -para repetirlo con otras palabras- selecciones que sin duda no son
simbólicamente generalizados son medios en cuanto que presuponen la reiacionables entre sí y que se presentan como una cantidad de elementos
diferencia entre acoplamiento amplio y acoplamiento estricto y, con la base a~oplados de manera amplia: se trata de selecciones de informaciones, de
de un sustrato medial acoplado de manera amplia, hacen posible la construcción ~ctos de comunicar y de contenidos de la comprensión. Alcanzan un acopla-
de formas. Sin embargo, no se trata ni simplemente de lenguajes particulares miento estricto sólo a través de la forma que es específica del respectivo me-
ni de medios de difusión, sino de un tipo de distinto género: de otra forma, de dio: por ejemplo, como teorías, modos de amar, leyes del derecho, precios.
otro género de distinción, de un distinto código. Antes de proceder a los detalles, No sólo deben funcionar con base simbólica, sino (como muestran los ejemplos
es necesario clarificar estas distinciones. que hemos dado) también deben generalizarse, para que las expectativas
Con el término simbólico aquí se entiende, como en Parsons, que estos correspondientes, anticipando la autopoiesis ulterior, puedan constituirse sólo
medios proporcionan a la comunicación la oportunidad de ser aceptada. No se si la forma comprende más situaciones distintas. Aun una prueba de amor no
limitan, como el lenguaje, a asegurar una comprensión suficiente, con vale sólo para el momento siguiente. En última instancia, siempre se trata de
condiciones altamente complejas y basadas en una comunicación elegida esto: alentar la comunicación mediante la aportación de oportunidad para que
precisamente ad huc. Presuponen todo esto. Sin embargo, en muchos casos es sea aceptada, volverla posible y adquirir así en la sociedad un terreno que de
precisamente la comprensión la que vuelve improbable que la comunicación otro modo permanecería sin cultivar por su natural esterilidad.
sea aceptada: por ejemplo, en el caso de afirmaciones ·improbables, o en el Al llegar a este punto, entonces, podernos describir la prestación de los
caso de directrices arbitrarias de comportamiento. Si la aceptación dependiera medios y de sus formas típicas afirmando también que consiste en volver
sólo del lenguaje, sólo se podría esperar el fracaso, y la comunicación continuamente posible una combinación altamente improbable de selección y
correspondiente no tendría lugar. En otras palabras, el mismo lenguaje, motivación. Estos conceptos, sin embargo, aquí no designan estados
únicamente con base en sí mismo, puede realizar sólo una escasa parte de lo psicológicos (para que la comunicación tenga éxito es irrelevante lo que siente
que lingüísticamente es posible. Todo lo demás seria víctima de un efecto de quien paga en el momento que ofrece el dinero), sino construcciones sociales,
desilusión si no existieran dispositivos suplementarios de otro género. Los para las cuales es suficiente que se puedan presuponer los correspondientes
medios simbólicamente generalizados transforman, de una manera que de estados de conciencia"- El que se acepten las comunicaciones, entonces,
veras suscita estupor, las probabilidades del no en probabilidades del sí: por significa únicamente que su aceptación se pone en la base de ulteriores
ejemplo, para bienes o prestaciones de servicios que se desean obtener, pem1iten comunicaciones como premisa, independientemente de lo que se pueda
ofrecer pagos. Los medios son simbólicos en cuanto que utilizan la verificar luego en la conciencia individual.
comunicación para producir el acuerdo que de por sí sería improbable. Pero, El problema combinatorio se resuelve a través de la desaparición de la
relación circular de selección y motivación (cada una condiciona a la otra) y
concepto de caprial symbolic de Pierre Bourdieu. Véase, por ejemplo, Ce que Parle veza dire, exactamente a través del hecho de que el acondicionamiento de la selección
Parls 1982, pp. 68 .ss. Pero aqui. de distinta manera que en Parson, el concepto de capital, que ,
es un concepto que se refiere a la economia, se utiliza sólo metafóricamente, y e~to vale con n Recordemos aqu! cuunto s~ ha dicho inás orriba (cap. 1 pp. 51 ss.) sobre el ucopla1niento
mayor razón pura la idea confonne a la cual el capital j~vmbo/ic se diferern.:ia en mercados. estructural.

• 130 131 ~
1 1

• Capítulo 2 Los medios d..: comunicación •

se vuelve factor de la motivación. Se puede aceptar una comunicación y moral. Los puntos de vista que debían utilizarse en el discurso (tópoi, luga-
pretendida si se sabe que su elección obedece a determinadas condiciones; al res comunes) debían buscarse y amplificarse, y esta práctica debía ser apren-
mismo tiempo, el que comunica una pretensión, observando estas condicio- dida y enseñada". Ya que los conceptos de retórica, tópica y moral inicial-
nes, puede acrecentar la probabilidad de la aceptación y así alentarse a sí mente indicaban prestaciones del que habla, se llegó a imponer un modo artís-
mismo a la comunicación. De este modo se resuelve simultáneamente, o al tico de tratarlo. Si se mira más atentamente al sentido y a la función de estos
menos se normaliza, el doble problema de la ilusión y de la aceptación. Se conceptos, entonces se ve que en ellos estaba presente todavía una unidad de
acrecienta la seguridad de que tales condiciones se observen, aunque sean conocimientos y motivación en ellos, es decir, se ofrecía una solución del
altamente selectivas y no comprendan cada constelación deseada; se sei\ala problema: como si pudiera producirse motivación a través de la selección'°.
este autovincularse a través del uso de los símbolos correspondientes, que dan Para la actuación práctica de esta solución, se revela como decisiva la estruc-
testimonio del uso del medio, y se gana de esta manera la probabilidad de que tura de la verdad y de la moral (de distinta manera de lo que sostenía la doctri-
la comunicación sea aceptada. por ejemplo, se hace un llamado a la verdad. o na sofista). La solución ofrecida e11 efecto podía producir los resultados espe-
bien se manipulan los símbolos de dominio (hoy, de preferencia, la sujeción rados sólo si se la podía colocar en la parte buena del mundo, porque la>
del mismo poder al derecho)en un modo que se hace visible un poder superior, verdades (como también las virtudes) se sostienen unas a otras, mientras que
capaz de imponerse. los errores (como también los vicios) se combaten unos a otros. Por eso se
Comparadas con el inmenso número de posibilidades de comunicación, consideraba a la competencia y a la virtud propia de quien habla como más
las condiciones que acoplan entre sí selección y motivación tienen un carácter importante que cualquier emisor. Entiéndase: más importante para la ampli-
de excepción. Sin embargo, tales condiciones no pueden presentarse muy
excepcionalmente porque de otro modo no se podría producir ni la formación de la amplifir::atio o d~ la unilateralidad con que la filosotia trata e..'l<t cuestión: de todos modos.
de expectativas ni la socialización, ni se podrían formar los sistemas relativos. en el renovado interés por los tópicos y por la retórica se subraya más Ja inventio qui.: la
amp/ificatio. Véase, por ejemplo, Lothar Bornsheuer, Topik: ZurStnlktu;der gesellschajilichen
Consecuentemente, sólo las sociedades suficientemente grandes y complejas Einbi/dungskraft, Fn1nkfurt 1976. Ya la 1iteratura clásica {véase, por ejemplo, Marcus Fabius
pueden llegar a la diferenciación de medios de comunicación simbólicamente Quinti/ianus, /nstitutions oratoriae VIJL 4) no le asigna a la amplificacio el rango que le
generalizados. Por eso los medios presuponen no sólo el código lingüístico, pertenece. La flistorisches WOrterbuch der Philosophie contiene un amplio arlículo .sobre la
como estructura de su problema de referencia, sino que, para que se produzca invention y ninguno .sobre la amplification, sino sólo uno sobre la ampliatio ( lógicaj. QLiizá es
su diferenciación, presuponen la escritura y, para su pleno desarrollo, un temor de afrontar los problemas de la verdad del amplificar. A una valoración opuesta, en
cambio. se llega si se toma en consideración la función comunicativa de la amplificatio.
presuponen también la imprenta. Es lo que queremos mostrar ahora. 1111
Co.n este fin la tradición refinada pone a disposición dos puntos, opinio y admiratio, como si
De frente a la alfabetización de la escritura y a la consecuente expansión su separación estuviera anteriormente programada. «Amplificar e ilustrar son los dos adornos
de la capacidad de usar la escritura en Grecia, en la época clásica se reaccionó principales de la elocuencia que procuran a las mentes de los hombres las mús grandes ventajas;
de dos modos distintos, sin que se tematizara la diferencia de ambos. Se había admiración y IC)), dice John Hoskins, Directionsfor Speech a11d Style ( 1599), y aquí admiration
agudizado la cuestión de cómo es posible motivarse para la aceptación de la es una especiri de pasión (y, por lanto, un factor de motivación que corrt:sponde a la estructura
comunicación cuando su selectividad es visible y ya no puede ser cuestionada. jerárquica de la soci~dad y exactainente, como lo subrayaba Descartes ( l~s passions de 1"ámc,
Art, 53 cit, en Operefi!o~·ofiche, vol. 4, Roma-Bari 1986 ), es una pasión que. a diferencia de las
Como ya se ha aludido, una vía de salida era el refuerzo de los instrumentos den1ás, no contiene en sí ningúan impulso contrario, es dcc1r, puede ser activada antes di! cada
de persuasión o de convicción de que disponía la comunicación verbal. Por codificación binaria. Una comunicación que .suscita adm1ration produce una comprensión que
este camino, en el transcurso del tiempo (y en el Medioevo con la mediación no está separada de la aceptación.
de Cicerón, y luego de Quintiliano) se llegó a una alianza entre retórica, tópica
11
No queremos sostener que ésta ha sido la única causa. Seguramente que se ugregan otrao.;
experiencias, como el hecho de que el conflicto de las religiones pudiera resolv~rse sólo
79 Quizá <le penderá de una nlodcrna incun1prensión anlc el probll!mu que se encuentra a lu bast:: politicanlcnte. la correspondiente consolidación de Ja ruptura entre las contCsiones, la critica de

.. 132 133 ~
1
• Capítulo 2 Los inedias de ¡;omunicación •
1
ficación. A esta alianza de retórica, tópica y moral y, por tanto, a la amplifica- Y entonces, si el camino seguido originalmente ya no es transitable,
ción le da fin la imprenta con el simple hecho de que hace visible al mismo ¿por qué el reforzamiento de los instrumentos de persuasión produce una
tiempo demasiada complejidad' Sin embargo, para que esto se realice se
1
• sobreabundancia que es rechazada, tal como es el recorrido que se perfila?
necesitará todavía al menos dos siglos. Antes que el libro impreso, lleva la Vemos la alternativa en el desarrollo y en la diferenciación de los me-
forma antigua a nuevos adornos''· Y, en efecto, como antes, la amplificación dios de comunicación simbólicamente generalizados. Aun esta alternativa en
continúa sosteniéndose sobre el hecho de que se considera lo universal pro- sus inicios, pueden ser reconducida a los impulsos que habían sido ofrecidos
visto de un valor más alto que lo particular. Como antes, los tópoi guían la por la escritura alfabética. Por eso regresamos una vez más a las fuentes grie-
motivación orientándola hacia las generalizaciones congruentes con los pla- gas.
nos material, temporal y social. Como antes, la comunicación importante su- Parece evidente que la difusión de la cultura escrita, por una parte, haya
fre una dicotomización, es decir, es llevada a un esquema que, moralmente, ofrecido la posibilidad de una reformulación artificial de las palabras y, por
podía ser tratado con facilidad. Como antes, amonestar y enseñar conservan otra, haya llevado a diferenciar las tenninología correspondientes en relación
su validez en cuanto que persiguen el fin de alabar las virtudes, de despreciar con diferentes problemas para que se pudieran describir los medios de
los vicios y de tratar las pasiones como una molestia. La amplificación de la convicción de nuevo tipo".
comunicación sirve para la amplificación de la moral y viceversa. Aun la Para representar este contexto, queremos indicar algunas de las
amplia discusión desarrollada en el siglo XVI sobre el concepto de historia y innovaciones más importantes.
de poética presupone una función epidíptica, amplificadora, de estos dos mo- En particular por lo que respecta al saber, ya en el período de Ja lengua
dos de representación. Los héroes debían funcionar como lugares comunes, griega, se dispone de una palabra artificial (a/étheia) con la cual se niega el
porque su individualización hubiera perturbado su función amplificadora. Sin ser cubierto, el estar escondido, el ser olvidado''. No se trata, por tanto, de un
embargo, lo que no se podía prever era el hecho de que el individuo, confron- estado, sino del resultado de una premura. En la tradición verbal, por eso, la
tado con las trivialidades de los tópoi, se hubiera vuelto terco y se hubiera verdad estaba ligada al ritmo y al recuerdo que, a través del ritmo, se facilita-
refugiado en el propio yo. Pero lentamente se perfilan tendencias contrarias ba: sólo de esta manera podía ser sustraída del olvido, sólo así podía ser,
(corno los Essais de Montaigne). Las amplificaciones, «que en efecto no son precisamente, verdad"- Cuando el concepto fue adquirido por la cultura es-
más que exageraciones o cúmulos de razones», se colorean con una luz ambi- crita, se conservó esa asociación con la factibilidad (léchne, poiesis. sophía)
gua", y la imprenta comienza a hacer obra de sabotaje en cuanto que logra que continuó subsistiendo en la «conciencia de poder» (Chistian Mejer) de la
reproducir, con excesivo aburrimiento, precisamente esa cantidad (copia) de época clásica. Pero si la misma verdad es una negación, ¿cómo se podrá negar
lópoi que en un tiempo fuera tan deseada. La obra de la imprenta incide hasta
iu Un argumento similar en Juck Godoy, hm Watt. «The Consequences of Literacy».
el punto de conferir a la semántica de copia /copie/copy la actual coloración «Cornparative StuJies in -Society and History>l 5 { 1963). pp. 304-345. Véase también ¡ack
negativa8 4 • ?oody, «Literacy in Traditional Society». (<British .lournal ofSociology )) 24 ( 1973). pp. 1·-12;
Id., Literacy, «Criticism and the Growth of Knowledgc, en Culture and i/s Creators: Essays in
Honor o/Eduard Shils, editado por Joscph Ben-David, Tcrry N. Clurk, Chicago 1977, pp. 226-
la pedagogia de las clases de latín y la creciente diferenciación de los sistemas funcionales
243.
capaces de efectuar pn:stacioncs motivaciona!es propias.
Rr, Considerada sobre un plano li11güístico comparativo, se trata de una formación muv insólita
Ki Sobre esto, con riqueza de indicaciones. Joan Marie Lechncr, Renaissance Consepts ofthe
de la palabr~. Cf. sobre esto, Jean-Picrr~ Lcvet, Levrai et Je /aux dom; la pensé(; grecq11e
Common Places. Nueva York 1962, reimpresión Wcstport Conn. 19,&4.
113 Así Thomas Wright. Thc Passions of rhe Alinde in General, Londres 1630. reimpresión
archat'que: Etude de vocabuiaire, vG!, 1 París 1976, en purticular pp. 80 ss.
7
- Véase Bitrkley Peabody, The Winged Word: A Study in the Techenique o/ Ancient Greek
Urbana 111. 1971. p. 191.
Oral Composition as Seen Príncipalfy trhough 1-/esiod's YVor·ks and Days, Albany N. Y. 1975.
K4 Cf. sobre esto \.V¡¡,lti;r J. Ong. S. J. . The Presence of tiw ~Vord. cit., pp. 7? ss .

• 134 135 ~
• Capítulo 2 Los medios e.le con1unicación •

a su vez esta negación para que pueda llegar a ser una codificación verdadero ciaciones mayores se podría pensar también en solidaridad. En Atenas de
/falso? distinta manera que en Roma, la ruptura con respecto a las estructuras arc~ico
Aun la conceptualidad opuesta-sobre todo pseudos- es entendida segmentarias de la nobleza se realizó más pronto"'. El éthos tenía como pretexto
inicialmente como referida a la interacción y, por tanto, concebida de modo el que hubiera simpatía y se mostrara empeño por lo cercano: incluidas las
dialógico. Se trata de la veracidad o de la mentira, de la reproducción verdadera arrn~s, los animales, la~ mujeres, los dioses (originalmente phílos significaba
o falsa del saber. En otros términos, originariamente sólo hay esta orientación precisamente esto), mientras los que estaban lejos podían ser tratados sin
hacia el comportamiento y no hay ninguna idea de una relación entre enunciado duda, con indiferencia y de manera arbitraria. A lo cual se agregó la regla de
y realidad que sea independiente del comportamiento. La presentación correcta la ~olítica de la ~iudad, según la cual se debería tratar como amigos a los
de la realidad es un deber del comportamiento y el comportamiento opuesto amigos de los amigos, y como enemigos a los enemigos de los propios amigos:
golpea contra este deber, es una expresión no refleja, si es que acaso no una una regla que en roma seguía siendo actual cuando Cicerón escribió su De
1nentira:s 8. amicitia93 • Como philía, la amistad es diferenciada de estas estructuras arcaico
Solamente con la ayuda de la escritura es posible objetivar los temas a
gentiles y, al mismo tiempo, se generaliza como idea universal de pertenencia
tal punto que se pueda discutir sobre ellos de manera controvertida.
referida a la sociedad 94 • El concepto opuesto, el de hostilidad, se contrae, es
Probablemente con la base de los diálogos se adquiere la costumbre de una
decir, se forma un código: amigo o no amigo, mientras pasa a primer plano el
observación de segundo orden, la cual se reserva la posibilidad de examinar si
problema de los criterios para la elección de los amigos. La cercanía, entonces,
un saber considerado verdadero se acepta como saber correcto o falso' 9 •
ya no es co.ndición de la amista.d, sino consecuencia de la elección de un
Pero de este modo se ha diferenciado también un problema de
amigo. Permanece como un presupuesto la socialidad universal de la sociedad
comunicación, que utiliza distinciones propias como, por ejemplo saber
pero en ella se incorpora la amistad como forma intensiva de la sociabilidad'.
riguroso y opinión (epistéme, dóxa), que no emergen en ningún otro ámbito
de sentido''º. A un ámbito de problemas completamente distinto lleva la se- Entonces el concepto ya no puede aplicarse a los animales, y tampoco a los
mántica que se cristaliza en torno a la palabra pahilía, también de nueva dioses. Su ámbito de aplicación se delimita y se estructura a través de una
formación• Comúnmente se traduce como amistad, pero para el caso de aso-
1

distinción específica en relación con el objetivo; es decir, a través de la
distinción entre amistades de utilidad, amistades de placer y amistades de
u Esta dikn.:ncia de cualidad podría explicar por qué trunbién las lenguas indogermánicas utilizan
para verdad y para 1ncntira raíces diversas. La mentira es algo más que un enunciado no \lerdadero. ~2 Hoy, a~emús. se admite que en Ja urbe griega tales estructuras han tenido siempre un significado
Sólo por esto se µodia utilizar el alfa privativa para indicar la verdad com~aruttvamcnte escaso, por ,lo que la diferencia con Roina se preparó por mucho tiempo. Véase
K'> Se deberá conceder a Heideg,gcr que de esta n1anera Ja «referencia al sen> se ha fijado como Di.!ms Rousscl. Tribu el Cité; Etude:l" sur les groupes socia1u dans les citésgrecquc:s a1L"{ époqur:s
indirecta en un n1odo que será decisivo para los períodos siguientes, Su declaración de culpabili- archafr¡ues cu c:lc1ssique.s, París J976, F"elix Bow·riot, Rechetches sur la natUfL' du ge nos Lillc
dad-¡ Platón!- dificihncnte se podrá sostener. Especialmente sobre esto, cf. Paul friedlünder. 1m. ·
Ploton. vol. 1, ,\'i:inswahrheit 1md Lebens-v..:irklichkeit, 3a. ed .. Bcr\in 1964, pp. 233 ss. 13
' Entonces Lt::lio era considerado en Roma co1no una figura que representaba el si1nbolo de 's
' 111 La distinción lleva hasta d poeta Simonide de Chio. quien tenía familiaridad con d dinero y
posición opuesta. la cual consideraba qm; eru imposibk tener amistad con los enemigos (políticos
con la l.!S(.;rilura. Cfr. Marcd Deticnne, Les n1aitres de Verité dans ia Gréce archai'que p. 105 ss.
de los p~opios amigos ( ~olíticos), es c.lec[r, difercndaba y privatizaba la amistad con respecto
Para b historia ultl.!rior di.:: la distinción. se encuentra pasajes importcmles en /,a l~epública de a la po\[ttL:a. Sobre esto Fntz-Arthur Stcinmetz, Die Freundschajlslebre des Panailios, Wiesbadcn
Platón VI, XX-XXI. 1967. Cf. también Horst Huttcr, Po!itics as Friendship: The Origins ofClassical Notions of
'' 1 Sobre la historia di: la palabra Franz Dirln1eicr ... und ... imvorhelfenistischen Griechenlum,
Politics in the Theory and Practh·e o/ Friendschlp, Waterloo Ont. Canadá 1978.
Diss .. !\1unich 1931: Manfrcd Lo.ndfcster, Das griechische Nomen (rphi/os» und seine Ahleiltlngen.
~ 4 Sobre laphil/a como consecuencia dd descubrimiento de la libertad y como consccuencb de
Hildi.::shl.!i1n 1966. Sobre la palabra latina amicitiacf. tmnbién J. Hdkgouan:'h, /,e vacabu/aire
las posibilidudes de diferenciación que, dentro de la ciudad, se daban independientemente de
/a/in des relations et des ptirtis poíitiques sous Ja rermblique, París 1963, en particular pp. 42 ss.,
los sexos, cf. tambit\n Jcan-Claudc Fraissc, Philia. La notion d'amilié dans Ja philosophie
142 SS.
antiquc: F~·sai sur un probli•me perdu el retrouvé, París 1974 .

.. 136 137 •
1
• Capitulo 2 Los medios de co1nunicación •

virtud; una distinción que, a partir de Aristóteles, determinará la tradición. fundación del saber o para la elección de los amigos. Pero como esto venía
Mientras, emergen también pretensiones que tienden a afirmar Ja necesidad formulado en relación a aquella adquisición que era la vida en ciudad, la ter-
de una orientación primaria a este código sin que se tenga en cuenta para otras minología era, por una parte, mucho más diferenciada que en los otros casos;
consideraciones, como en el punto de si Ja amistad es másjustaque Ja justicia;· por otra, sin embargo, también más claramente ligada a la autodescripción de
o si se debe esperar ayuda de parte de Jos amigos aun en el caso de violación la sociedad, a Ja identidad política de los griegos 91 .
del derecho, profanación del templo o delitos semejantes. Si en la semántica política se diferencia demasiado poco con respecto a
La abundante terminología disponible hace un poco más difícil formular la autodescripción del sistema (citadinos) de la sociedad, en el ámbito de la
un juicio sobre Ja diferenciación de un medio particular para el poder público propiedad y de la adquisición del dinero se diferencia demasiado, En parte es
y sobre Ja formación de una semántica especializada. En la ciudad la la distinción entre oikos y pólis la que dispone de esta situación distorsionada.
diferenciación institucional efectuad" conforme a los roles y conforme al Excluye que se hable de economía política o hace que parezca paradójico a
derecho está desarrollada al máximo, pero el valor de atención que con esto se los oídos de los griegos". En parte, encontramos la minusvaloración del
adquiere lleva al hecho de que estas estructuras se identifican con la misma comercio, típica de la nobleza y no, por último. la posibilidad deprocurarse
ciudad. Existen cargos que tienen la capacidad de decidir. Es suficiente con poi íticamente el dinero. Esto no corresponde absolutamente a las
que sigan los conceptos. Se llega a pulir algunas reflexiones sobre criterios diferenciaciones estructurales del sistema de la sociedad que, especialmente
guía para el ordenamiento de la ciudad, es decir, isonomía y homónoia, y en Atenas, se habían desarrollado particularmente"; análogamente, se
sobre su significado para la formación del derecho y para la democracia. La encuentra una tem1inología referida a la economía monetaria, influenciada
discusión queda caracterizada por Ja sustitución de los thémis con nómos, que por la idea dominante de la sociedad no en su independencia, sino sólo en la
a su vez hace posible la distinción (entonces no entendida todavía valoración de las actividades correspondientes.
jerárquicamente) entre physis y nómos". La diferenciación de los principios Vistas en retrospectiva, estas diferenciaciones aparecen claras. Está bien
políticos del derecho, que necesitan entonces de la constitución de un orden tener presente, por ejemplo, que verdad y amor han de ser tenidos como
correspondiente, se puede reconocer principalmente por el cambio que produce distintos, porque el amor destruiría a la verdad como la verdad destruiría al
la reacción contra los influjos que se derivan de la estratificación y (como se amor. Antes de la evolución de una semántica corr~spondiente, sin embargo,
puede, sin duda, agregar) de las redes de amistades. No obstante la estratifica- había sido plausible exactamente lo contrario. Y, en efecto, ¿no se debía tener
ción, la igualdad debe tener valor ante la ley". Pero todo esto puede tener mayor confianza en las afirmaciones de <1uien estaba cerca que en las de
valor sólo para el ejercicio del poder político y no como una máxima para la cualquier otro? Es una cuestión que, en última instancia, debería dirigirse a la
teoría de la evolución y que lleva a hacerse la pregunta de cómo aquello que
9
~ Esta nueva nominación muestra cómo e! derecho se vuelve contingente por el
condicionan1i~nto politico y pennite confrontarlo con la idea de la verda referida al
'n Sobre esto véasi:; la contribución de Christina Meier en el articulo: Macht, Gewalt en
comportamient. Para las denominaciones fOrnrn.les de la ley (thesmó, nónios), véase Martin
GescfúchtUche Grundbcgriffe: Hfstorísches Lexicon zur po/itisch sozialen Sprache in
Ostv•lald, /\/amos and the Beginning of Athenian f)emocracy, Oxford 1969~ Jacqueline de
Deu/schiund. vol J. Stutt~urt 1982, pp. 817-935 (820 ss.)
Romilly, La /oi dans la pensée Grel'que des orig;nes·a Aristote, París 1971, pp. 9 ss.; cf
'JM Véast: PeLer Spahn. ((IJie Anfangc der antik~n Ükono1nic1l, <(Chiron>) 14 (1984), pp. 301-
además Christina Meier, Die Entstelnmg des Politisc·hen bei den Griechen, Frankfurt 1980, pp. 323.
305 SS.
'J<J Véa'>e S.C. llumphrcys, «Evolution and History: Approaches lo tl1c StL1dy of Structural
w. Cf. de Romilly, op. cit. pp. 11 s., 20 s. con 1cfercncia a Eurípides, Hiketidcs (Le Supplici),
Differciltiation)), en Thr. Evo!ution ofSocia! Systems, editado por J. Fricd1nan. M.J. Rowlands,
432, en donde se dice: «Pero cuando existen kyes escritas/igual justlcia obtiene rico y pobre.! Pittsburgh [ 978, pp. 341-371, en particular con respecto a la relación entre po!itica, economía
El débil puede, cuando lo insultan, J rcspnndcr: entonces el pequei'io, /cuando tlene razón, y religión.
puede vencer al grandC.>l

~ 13 8 139 ~
1
• Capítulo 2 Los medios de comunicación •

era plausible haya podido sufrir un cambio tan radical. Nosotros podemos sobrevaloración (notable en comparación con los datos estructurales) de lo
ofrecer solamente algunas suposiciones. político, con la definición de la sociedad como sociedad política, encuentra
El hecho de que haya sido posible una diversificación de las formas aquí su explicación, así como, porotra parte la reducción de lo económico a la
semánticas referida a los problemas, y que tuviera una importancia tan grande, sociedad doméstica y al comercio. Pero también en el ámbito de los philía se
puede haber sido inducido por la difusión de la escritura alfabética, pero cier- encuentra una correspondiente adaptación a la forma: la más alta variante de
tamente no puede explicarse sólo por eso. Agréguese el hecho de que en las la amistad es la amistad de las virtudes, que se orienta ya a los requisitos de la
ciudades griegas no se había llegado a aquella alianza poderosa entre religión convivencia política de la ciudad. Y lo que puede encontrar reconocimiento
y moral que dominaba la vida pública en las culturas desarrolladas' 00 • Si se como verdad está determinado por la lógica de dos valores y por la ontología
puede forzar hasta llegar a la consideración de la religión en Grecia como un correspondiente. Esta lógica constituye un dispositivo que presenta una riqueza
hecho privado'°', es cosa que podemos dejar de lado. De todos modos no se estructural relativamente escasa: con su auxilio se llevaba cuenta de las
había llegado a la formación de una religión orientada a Ja escritura. Más bien delimitaciones comunicativas que caracterizaban la información de
la cultura escrita se había desarrollado simplemente al lado de lo que ya existía observaciones en esa sociedad. Sobre estas delimitaciones, y sobre su
como religión; sólo en los reinos helenísticos tardíos se había llegado a formas dependencia de la estructura, volveremos en el capítulo quinto.
místicas de culto que intentaban resistir a la difusión de la cultura y, finalmente,
se había llegado a la religión de la fe del cristianismo, que pudo difundirse
como religión nueva con la ayuda de los textos canónicos. VII. Medios de comunicación
Con esto no queremos afirmar que ya en la antigüedad se hubiera llegado simbólicamente generalizados: diferenciación
al pleno desarrollo de medios de comunicación simbólicamente generali~dos.
Para poder formular un juicio fundamentado, debemos de todos modos delinear Interrumpamos la exposición histórica y volvamos a una exposición
primero los requisitos de los medios a los que pertenece también el hecho de sistemática, ya que nos falta todavía base para comprender la diversidad y la
que los medios inician una autocatalización de los sistemas de funciones. Sin diferenciación de los medios de comunicación simbólicamente generalizados.
embargo, siempre se nota que -anticipando un concepto de la teoría de '·ª Con el fin de analizar las formas de la diferenciación de los medios de
evolución'º'- que se habían realizado algunas preadaptive advances consi- comunicación simbólicamente generalizados primero debemos recordar que
derables; nosotros podemos también notar que ésas habían acogido, los pro- aquí nos estamos ocupando del problema particular de una relación que se ha
blemas de referencia que más tarde se revelaron como problemas guia para el v.uelto improbable, entre selección y motivación. Desde este punto de vista
desarrollo de los medios: verdad, amor, poder/derecho, propiedad/dinero. todos los medios de comunicación simbólicamente generalizados son
Primero las formas que habían sido elegidas debieron someterse cierta- funcionalmente equivalentes. Sin embargo, precisamente este punto de vista
mente a considerables delimitaciones, que resultan del hecho de que se ha- nos obliga a una representación del problema mismo que no se limita a indicar
bían desarrollado para una sociedad históricamente determinada y debían ar- Y a definir una vez más los componentes de cada comunicación, es decir,
monizarse con sus descripciones del mundo y con sus autodescripciones. La información, acto de comunicar y comprensión. En conexión con estos
componentes existen otras formas, y son éstas las que producen la
ux1 Sobre la falta de una ortodoxia sistemática y sobre la libertad de critica de las co1nunes ideas especificación y la diferenciación de los medios de comunicación
n1ágicas y religiosas, et'. G.E.R. Lloyd. A1agic, Reason and Experience in the Origin and simbólicamente generalizados.
Development ofGreek Science, Ca1nbridge 1979, pp. 10 ss.
Para este fin se utilizan formas de autoobservación del proceso de co-
1o1 Humphrcys. op.cit. p.353.
1u2 Cf. El capitulo 3.
municación. Antes que nada, el problema de la improbabilidad de la relación

~ 140 141 ~
• Capítulo 2
r Los medios de comunica ción •

entre selección y motivación debe llevarse en la forma social de la «doble refieren nunca al total acontecimiento interno (la autopoies1's) d e 1os sistemas

impl' d · ·1 observad
contingencia», que indicamos con los conceptos de posición Ego y Alter. ¿Por D '.~ª os, srno so o al comportamiento como es visto por un
qué? Normalm ente la respuesta que se da es que Ego y Alter de todas maneras re .en. o al ent.orno1 °'. Las imputaciones siempre son un aconteci . or y
existen y éstos son personas diferentes qt1e se comunican siempre de nuevo a~1lficrnl, que c1ert.a111ente encuentra condiciones sugerentes en las cua~~~!~
entre ellas. El que piensa sólo en esta situación debería evitar la terminología rea es, pero no esta determm ado completamente por estas cualidad es El m.
mo proceso de 1111putación, entonces, está socialmente condicio nad. . is-
Ego/ Alter, la cual, al contrario, quiere expresar precisamente que cada uno, si
(y únicame nte si) forma parte de la comunicación, es siempre Ego y Alter. Si tras ~.ue el pro~lema de la imputación del proceso de imputac ión es u~~:~: :
se formula la cuestión de una manera más precisa, se puede preguntar enton- cues io~~s ~ni n, que no se admiten pero que se ocultan y se vuelven invisible :
estructu ra
ces por qué se debe recurrir a la duplicación. Nuestra respuesta ·es que la ~orlme JO e recurso de los fundamentos. ya en esta complic ada
autorref erencia de los sistemas sociales tiene como presupuesto una inma- e os p1esupu estos de los medios de comunic ación simb T
generalizados hace entender que éstos representan adqu1s1c1o . . . o icament e
nente dualidad, para que pueda nacer un círculo cuya interrupción haga surgir 11 d' nes a las que se
estructu ras. Ranulph Glanville, con base en la sugerencia del principio del eg~ muy tar. iamente y que la reconstrucción teórica no puede agota rse en Ja
semant1ca misma de los medios · Esta ex1· ge una s1m . b .
termosta to que puede controla r únicamente porque se deja controlar, postula ohzació i
;nm~d1atamen~e ~onvincente, por eso nosotros buscamos observar I~ ~~: ~~~
· .
103
este principio para los objetos en general . Sobre esto no es necesario tomar
aquí decisiones. Para los sistemas sociales es evidente, ya que para que pue- a misma semantica de los medios no puede ser observado.
dan ser sistemas determinados por la estructura, tienen necesidad de una dua-
1
lidad autoconstituida '";y también es evidente que ésta no puede ser una dua- transtbrmación de la relación entre siste1na y entorno Cf llu
~~~rtc~ M~t~rana, «Rel~xionen,
Lernen oder ontogerietische Drift», «Ddtirrn IJ (1983).
lidad impo11ada del exterior (en cuanto hombre) y dada en su sustancia. Para pertenece a! organismo 0 ser viviente como una caracterlst . ' pp.. 71. ((c( comportrun1cnto no
ica cntr 0 tras o co1no algunas
el problem a que nos interesa de la improbable aceptación de selecciones, esto transforn1acioncs de su estado El coni 1 . . e
. .
·' · poram1cntoesn1ásb1enunarel ac1'ón entre
significa que cada selección debe considerar que deben esperarse otras selec-
. . d d r . un organismo
oserv1v1c ntevunent orno en lacual unobs
En
este sentido. ~I sistema n;rvioso en cuant.oercva or e tmJdtu y observa tal comportam iento.
ciones conformes o adversas. De distinta manera una selección específicamente • omponent e e un organ·s · ·
1 mo o ser viviente,
Produce ningún comportam iento sino r . no
social del problema no tiene lugar. del estado del sistemaqu¡_: integra' Par·i uqnuoebpsa:r ic1dpa sól I~ de la dinámica de Ja transfonn ación
Además, es necesario clarificar dóride se éoloca la responsabilidad para · '-
del comportam iento en la inedida en que partici ad
e va ore s1stc1nancr · ·
¡.. · ·
:ioso~art1c1pade la génesis
la selección, cuyo condicionamiento debe constituir luego una motivación. organismo o ser viviente, de la cual éste obscrv ~ ~. c.b~~ trnnst~rma c1~~es del estado del
d~ la forma y de
Esto significa que la selección deber ser imputada. Las imputaciones no se la condición con respectu a un en turno)) (62) a y escn i.::: u transtormac1on
..
i•H· h bl . . .,
a) que tener presente que aquí no poden
porque dehc evitarse la ref.:rcncia a qu·1cn el'<..'C '1~s 1 ar de ~uto1mputacion/heteroimputación
ª.
ua a 1mputuc1ón La difi , · ·
un Véanse Lns contribuciones rccogid<ts y editadas de Dirk Bai.:cker en Ranulph
ú'lunvilfc:,
~uc~e daplicarsc tnnlo a quien im¡iuta C<m10 también (a travé~ de él)e~e~~;~ s'.nt~~no/ex teLrno
l: Zum
Ob.ickte. Berlín 19&8; cf. tmnbi¿n Dirk Ilaecker. «Runulph G!anvi!le und der Thermosta esu ta os, en otros términos, deben scrob'etlv· 1ble au1 , sis emas. os
Vcrstilndnis von Kybernetik und Knnfusiom>, «t>.1erkun) 43, 1989). pp. 513-524. sobre la itnputación impuesto por el mu);d ' s. lqucno sepuedapr csuponeru n consenso
pretension es, cf. o.
w4 Pura conceptos como mutualida d o diálogo, que suscitan sospechas por sus 11170 . .
. , ·,
e d1st1nta n1anera que lus teorías de I'a acuon,
Genertil Systems nosotros no usamos un concepto obictivo d i;;,
ta1nbién Stcn Bratcn, Systems Ucscarch and Social Scicnces en Applied accióri s· ., .
· ino p1csuponcmos naturalmente qLic en 1 l· d . ;i

Research: Recent D~velopmenls and Trcnds. editado por Georgi.: Klir, Nuevu
York 1978. pp.
las acciones son vividas o tratadas co1no ob· ~, . e p .mo e Ju observación de pritner orden,
655-685; id. Time and Dualitics in Selj:..Rejlective Dialogica l Systems en Ap¡"!!ied
Systcms and
Concepto subjetivo de ,Ja acción el J ~t:t~~~ )' eszJ ílO está en COlltrad[cción COíl eJ llainado
Cybernetic:s: Procecdin gs of the lnfl'rnatio nal Congres.s on App!ied S~vsll'ms Research and libremente ( .ns d .. · ... , cua ~1gn1 ica s o que las acciones deben ser elegida.<>
que se dch, nb ·,~~ros cc1~os. ll~putadas mkrn1.1mente), En nui:stro lenguaje
esto significarí a
Cyberneti cs, editado por Georgc F. Lasker, Nueva York 1981, vol. 6, pp. !
339-1348.
~o sm vara quien actua (como ob.scrvndo r d(! su situación) si .se quiere comprend er
'°·' Aqui coinportamiento significa no sólo la transfonn ación dd estado interno. sino la ,

~ 142 143 ~
1 1

• Capítulo 2 Los mt:-Jios de co1nunkación •

La diferenciación de los medios sigue una binarización, la cual consis- sión en el e11trecruce recursivo con otras co1nunicaciones.
te en que se pueden pensar dos posibilidades de la im~utación: impu~~ción Sólo ahí donde las imputaciones coloca11 causalidad se pueden aplicar
interna y externa'°'. Y si una selección se imputa (no importa por qmen) al algunos condicionamientos. A tal respecto el esquema de la imputación guía
sistema, entonces estamos hablando de acción' 01 , si se imputa al entor~o, ha- (i no determina!) los condicionamientos de la selección y, a través de éstos, la
blamos de experiencia interior. De manera correspondiente los ~ed1os de motivación que se puede esperar. En consecuencia, hace diferencia si Alter o
comunicación simbólicamente generalizados se distinguen. según s1 presupo- Ego se condiciona como el que actúa o como el que vive una experiencia
nen ambas posiciones sociales Ego y Alter como las de quien vive una expe- (naturalmente ambos son siempre uno y otro). Al máximo por eso, como
riencia interna 0 como las de quien actúa. Las constelaciones que se denvan muestra nuestro cuadro, es necesario llevar cuenta de cuatro constelaciones
de esto pueden recogerse en forma de cuadro: distintas. es decir:
1. a través de la comunicación de su experiencia interior Alter activa
Ego una correspondiente experiencia interior de Ego;
2. la experiencia interior de Alter lleva a un correspondiente actuar de
Experiencia Acción
Alter Ego;
3. la acción de Alter es vivida por Ego sólo interiormente; y
Ae->Ee Ae-> Ea
4. la acción de Alter provoca una correspondiente acción de Ego.
Verdad Amor
Experiencia Cuando hablamos de correspondencia no entendemos absolutamente
Valores una semejanza, ni mucho menos una repetición, sino únicamente una
complementariedad. Y en efecto, una comunicación se logra si su sentido es
Aa->Ae Aa->Ea
asumido como premisa de comportamiento ulterior. y en este sentido la
Propiedad/Dinero Poder/Derecho
Acción comunicación se continúa con otra comunicación.
Arte Arte
Ya desde los fundamentos atribucionisticos de esta tipología queda
claro que no se trata de clasificar todas las situaciones que se verifican en la
realidad. De hecho, las cuestiones relativas a la imputación se presentan
Mediante las imputaciones se logra aferrar el proc~so ?e la raramente y sólo en contextos recursivos en los cuales de aquellas cuestiones
comunicación porque el problema de la doble contingencia puede as1metnzarse dependen otras decisiones' 10 • En las situaciones particulares en las que se
y, de esta ma~era, destautologizarse. La comunicación va del alter al Ego'°'. debe efectuar un improbable acoplamiento operativo entre selección y moti-
Primero Alter debe comunicar algo; sólo entonces Ego pued: ,comprender Y vación, subsiste este presupuesto de la relevancia. Pero. entonces. si se trata
acep t aro re chazar · Esta unidad básica se recaba por .abstracc1on no ,obstante
100
el hecho de que la doble contingencia se construya s1e~pr.e como c1rcu 1~ , 1111
Esto ha estado siempre claro, particularmente en la discusión sobre ll1s problt:rnas de la
los sistemas sociales se producen siempre de modo s1metnco. y la comunica- itnputación con10 se ha desarrollado en In jurisprudencia y en la economía política (de hecho
ción se produce como unidad de información, acto de comumcar y compren- vale para todn ht antigua investigación). Sólo Ju investigación sociop:-iicológic<:l sobre la atribuci<.ín
surgida en los mios sesenta había inicialincntc sobrevalorado la i1nrortancia de: la cuestió11. ror
10~ lnvertiinos \a secuencia Ego/Alter para recordar que no c~nstruimos el proceso d~ la otra parte, esta investigación tiene el 1nérito de haberse ocupado intensamente de las conexiones
comunicación en el sentido de la teorla de la acción, sino a partir del observador, es decir, a entre cognición y motivación. Rcnunciainos a dar indkucioncs bibliográficas. La invcstigai.:ión
partir de la comprensión. , . presenta una extensión inmensa, muchas vetas especiales de discusión, y ya no es posible
1m «Si tú hacer lo que yo quiero, yo hago lo que tu quieres~). controlarla.

• 144 145 ~
Lo~ medios de comunicación
• Carítulo 2

das a la comunicación especialinente religiosa fueran de veras extravagantes


siempre de específicas situaciones problemáticas por las que es importante un
y aun si. hubiera ya algunas formas de diferenciación mediante, por ejemplo,
condicionamiento de la selección para los fines de la motivación de estas
la asces1s y del rechazo del mundo' "·De todos modos, en la medida en que Ja
situaciones problemáticas depende. entonces. qué constelaciones de imputa-
religión se dirije al individuo y le procura el sentido de Ja vida v la salvación
ciones se activen a veces.
del aln1::i, no tiene ningún sentido distinguir aún entre la experie~1cia interior v
Consideradas a largo plazo, las consecuencias más importantes de esta
la acción del individuo y diferenciar. con esta base, relaciones sociales. ~
precisión de las constelaciones de imputaciones deberían consistir en la
Ya hemos indicado y coo1·dinado en el cuadro (página 144) cada uno de
descomposición de viejas multifuncionalidades . Las sociedades antiguas
los n1edios de co1nunicación s Íln b()J ica1ne nte general izados que pode111os
fundamentan la autoridad necesaria para la afirmación de pretensiones insólitas
identificar. Ahora vamos a presentarlos en orden. Un tratado exhaustivo.
nH::diante el recurso a la acun1ulación de roles, es decir, niediante el acceso a
provisto de los necesarios detalles materiales e históricos. iría más allá del
otros roles propios. Se es amado, rico, se tienen, muchos amigos o hay muchos
ámbito de una teoría de Ja sociedad y por eso debe 1·cservarse para monografías
que quisieran serlo, se puede ofrecer ayuda gracias a los recursos de que se
especíticas 1:1.1

dispone o a las relaciones que se tienen o se puede rechazar todo esto. Saltai1
Un medio para la verdad no se forma ya sólo por el hecho de que cada
algunos estatus sociales de este tipo y otros roles se liberan cuando la afirmación
co1nunicación presupone algún saber. con1unica saber, produce algl111 saber.
de pretensiones insólitas depende del condicionamiento de selecciones y. en
Se puede co1nunicar sobre novedades que se introducen en el á111bito ele tipos
particular, del hecho de que Alter o Ego se condicione en su experiencia interior
ya conocidos. En este caso se pone. cuando mucho. el problema de la veracidad.
o en su acción. Porque el recurso a otros roles se siente co1no cuerpo extraño
del error y del interés por engañar. El particular é.t¡)arato sen1úntico de un n1cd!o
o, por último, se siente explícitamente como caso de corrupción.
para Ja verdad debe desarrollarse y se ha de recurrir a él cuand0 se trata de
La diferenciación de Jos medios de comunicación simbólicamente
atinnar un saber nuevo. extraordinario; o bien cuando se quiera desviarse de
generalizados exige, pues, un problema de referencia y una constelación de
un saber ya existente o se quiera criticarlo. Por esto se pas<i a un nivel cie
imputaciones'"· fósto explica, además, el que el contexto en el cual se
observación de segundo orden y se selecciona el saber del observador 001110
constituyen los 1nedios de co1nunicación si1nbólica111ente generalizados en un
verdadero o falso. Entonces es necesario modal izar los enunciados mcd iante
contexto histórico que depende de la sociedad. Al mismo tiempo, de esta
la referencia al medio, por ejemplo se debe decir: es verdad, se puede probar.
manera, queda claro que no pueden constituirse medios si no se alcanza una
etcétera, que el asbesto es daiiino para la salud. La pregu11ta: «¿a qué viene
conve1,gencia tal entre problemas de referencia y constelación de imputaciones,
esto?», entonces, debe ser completada (no sustituida) a través de la indicación
sean cuales sean los motivos. Suponemos que este hecho ha impedido Ja for-
del modo en que se puede establecer de manera atendible «a qué viene esto».
1nación de un n1edio de con1unicación religiosa aun si las pretensiones dirigi~
La rcforencia ~!medio: indica la posihilidacl de reespecificución a través de
métodos y de teorías. Si ya no ~e esperan 1n{1s dudas, entonces se puede usar
111
Aquí hay unn diferencia import<.mtc con respecto a la teoría de los 111o.!dios de Parsons, que
estó n.:lacionada con la teoría de la di forcnciación t:structura[ del sist1.:n1a g.encral dr;; la acción y
de nuevo la fonna enunciativa abreviada («el asbc-sto es dafiino para la salud»),
por eso. a fin de cuentas. define en la IOnna de las tablas cruzadas el n1otivo y el nú1nero de k;:- sin e1nbargo, el regreso al nivel de la obscr\'ación de segundo orden sie111pre
medios posibles. Sin embargo, esto tmnpoco dchc ser entendido en d sentido de que cada sigue siendo posible. Si se llega a la diferenciación de un medio de la verdad,
srn.:icdtid realice ttunbién de hecho la to1a!idad <le los 111eJ ios posiblc.s. CL Stefan Jcnsen. ((Asrcktc éste está a disposición de todos los enunciados y el liccho de que se use o no es
dcr Mcdicn-Theorie: 'W'clchc Funktion hahen die 1ncdicn in Handkl11ngssytcmen? ». «Zcitschrin
füir Soziologic)) 13 { 1984 ), pp. l 45· 164.
l l'.1 ror ~.icmplo. vb.1sc Nih.hJS Luhtnann. /,iehe als Passio11: /111' ( 'mlit'/"111'/g VOll llitimifdl. Frunkful
111 Equivah.:11\cs en el plnno de la scrn{mtica y de la organización :sc hunde buscar est.:ncialmente
1982. En csralioL El amor como p<-1sit'111, de. l\::nínsula. llarce!ona. l 985.
en !a (<cclcsiolugirnJ.

147 ~
~ 146
1
• Capítulo 2 Los medios de comunicación •
1
cuestión que depende de motivos concretos. La verdad (como todos los medios uno, se puede poner en duda que se pueda observar en el proceso de su
de comunicación simbólicamente generalizados) es un medio deconstrucción constitución, dado que desde hace más de un siglo existe una semántica co-
del mundo, no un medio apropiado sólo para determinados fines. rrespondiente' 16 • El problema de referencia está claro: la clausura operacional
Se habla de verdad sólo cuando la selección de la información no se de los sistemas psíquicos y, con relación a ésta, la experiencia de la doble
imputa a ninguno de los participantes. La verdad presupone una selección contingencia en los encuentros sociales, vuelven extremadamente improba-
externa (viene al caso recordar que esto sirve para prescindir del hecho de que ble que se pueda encontrar una base común y que los contactos puedan
todos los sistemas autopoiéticos que toman parte operativamente de la continuarse. Esta base no puede ser alcanzada ni siquiera a través de
comunicación funcionan como sistemas operativamente cerrados). La negotiation, como hoy piensan algunos, sino sólo a través del hecho de que en
reducción a selección externa documenta que el medio verdad no tolera el proceso de comunicación se produce un reforzamiento recursivo de las
opiniones distintas' 14 • El contenido de verdad de un enunciado, por tanto, no presuposiciones correspondientes. El mismo problema se representa cuando
puede ser conducido al querer o al interés de uno de los participantes, porque este medio de la presuposición de valores comunes aísla una propia semántica
esto significaría que no sería vinculante para los demás. Aun el regreso al de los valores. Por encima de todas las contingencias -se piensa- debe
nivel de la observación de segundo orden está condicionado por la renuncia a haber puntos de referencia que no puedan ser puestos en duda, inviolatele' 17 ,
una deformación de los ejemplos efectuada en virtud de acciones (lo cual los cuales se mueven cada vez que también aquí se descubren contingencias.
naturalmente no excluye ni la tematización de las acciones como objeto de la Esto implica que los valores no deben ser pensados como dependientes de la
experiencia interior ni el actuar especializado en la investigación). El inmenso acción, sino que, al contrario, las acciones deben ser pensadas como depen-
aparato de generalización teóricas y de prescripciones metodológicas tiene el dientes de los valores. Por esto entre las constelaciones de imputación se toma
sentido de neutralizar el influjo de las acciones sobre el resultado de las en consideración sólo la referencia a la experiencia interior. No se puede ab-
investigaciones; ya que sólo así éstas pueden ser presentadas como verdad. O solutamente decir que los valores están en condición de seleccionar las accio-
bien, en otras palabras, si se dejara que a través de la acción se introdujera un nes. Por eso éstos son demasiado abstractos y, además, si se les considera con
saber sorprendente, desusado, impresionante y se obligara a aceptarlo, se base en las situaciones en las que se verifica la acción, se dan siempre en la
abrirían las puertas al libre arbitrio. En tal caso, sería necesario renunciar a un forma de conflicto de valores. Su función consiste sólo en esto: garantizar en
condicionamiento específico de los medios. La reducción a la experiencia las situaciones comunicativas una orientación del actuar que nadie ponga en
interior, entonces, produce -por más sorprendente que esto pueda parecer- discusión. f,,ps valores, entonces, no son más que un conjunto de puntos de
una reveladora delim ilación de las posibilidades admitidas, y con esto provee vi~ta altamente móviles. No son iguales, como antes lo fueron las ideas, fija-
el punto de apoyo para condicionamientos del tipo más diverso.
En el caso de los valores, se puede poner en duda que haya' 15 un medio gescbicbt/icbe EnJeicklung der modernen M'et-theorien, Tübingcn 1906~ Lujo Brcntuno, Die
Entwicklung der Wertlebre,Munich 1908; Pritz Bmnberger, Untersucbungen zur Entstebung
de comunicación simbólicamente generalizado, o bien. admitido que haya des Wertproblems in der Philopsopbie des 19. Jabrbunderts Y: Lotze, Halle 1924. Una primera
historia del concepto que sigue el cambio que lleva desde el valeur (=force. vigeur, Lehenskraft,
114
Y otra vl!z: esto no toca el hecho de que en los sistema" psíquicos las opiniones necesariamente etc.) a Ja utilité y, por tanto. a una racionalidad comparativa, se encuentra en el Abbé More Jet,
se diferencian. Prospectus d'unNouveau Dictionnairedu (,'ommerce, Parfs 1767, reimp. Munich 1980, pp. 98
11 ~ En este sentido, claramente, Talcott Parsons, «Ün the Concept of Value-Commitments)), SS.
<tSociological lnquiry» 38 (1968), pp. 135-160, para los media ofinterchange. 117
Así los llama Douglas R. Hofstadter, Güde!, Escher, Bach: An Eternal Gulden Bruid,
116
No existe un estudio específico de historia de la palabra e hi.storia de los conceptos que se Hassocks, Sussex Inglaterra 1979. pp. 686 ss.
suficiente, aunque sea de manera aproximativa. Lo que se cncuL:ntra tiene el valor de prehistoria 11
s Así, pero con conciencia del problc1n<.1. Georg Hcnrik van Wright. The logic ofPreferen(..f!,
del concepto de valor propio de la ciencia económica. Véase sobre todo Rudolf Kau\la. Die Edimburgo 1963, pp. 31 ss.

~ 148 149 •

' . ~·
1

Los m..:dios de comunicación •


• Capíiulo 2
r
examinadas, sino mediante presuposicion es. Nadie afirma que Ja salud, la
das a las estrellas. sino más bien a los globos de Jos que se conserva la envol-
paz, la justicia sean valores para producir la bifurcación sí/no de aceptación o
tura para que, dado el caso, se puedan inflar, especialment e con ocasión de las
rechazo. No se provoca; se presupone'". Y entonces, si Ja salud es un valor.
~estas. Por eso no se puede hablar ni siquiera de un condilional prefáence' '".
sigue siendo posíble considerar como daíiino para la s;ilud el hecho de bai1ar-
En verdad no explicitan ninguna condición de aplicación, pero se encuentran
se frecuentemen te; y luego se puede discutir sobre esto. En otras. palabras, los
bajo reserva de ponderación. por lo que sólo en el caso individual se puede
valores se actual izan 111ediante la al1:1sión, y precisan1ente en esto consiste su
determinar qué puede suceder para que se realicen.
indubitabilid ad. Si esto ya no funciona, entonces deben ser rechazados. Los
No todo el acuerdo que se necesita para mantener en pie la comunicació n
valores, por tanto, convencen sólo porque en Ja comunicació n faltan las
puede realizarse a través del medio de Ja verdad. Sin embargo, la diferencia
objeciones, no porque sea posible motivarlos. Permiten renunciar a las
entre la verdad y los valores se clarifica sólo hasta el siglo XIX. Entonces, en
motivaciones . Los valores son el medio para dar por supuesto lo que existe en
efecto, se universaliza la semántica de Ja validez, paralelament e a la del ser'",
común: este dar por supuesto delimita lo que puede ser dicho y Jo que puede
y uno de los motivos que han vuelto posible este proceso debería estar
ser pretexto, sin determinar qllé es Jo que se debe hacer.
constituido por la diferenciació n de la ciencia. En las teorías y en los métodos
Como siempre en el caso de los medios de comunicación simbólicamen te
se encuentran las formas de la reespecificac ión de la ciencia. En el ámbito de
generalizado s, lo que es importante es la prestación de orden social, no
los valores, sin embargo, para esto no hay posibilidades de aplicación. Aquí Ja
psicológico. Los valores son socialmente estables porque y en la medida en
reespecifica ción pasa a través de las ideologías y a través de Ja
que sean psicológicamente débiles' • Estos son simbólicamen te generalizado s
20

argumentació n' , a diferencia de las teorías y de los métodos Ja ideología


00
y referidos a un contexto de selección y motivación:
comete una gran culpa y la argumentació n una pequeña trampa. Esto obliga a Sobre esto no hay ninguna duda. Sin embargo, les faltan otras
la diferenciació n de los medios y, al mismo tiempo, excluye que en el ambito propiedades importantes que caracterizan a otros medios simbólicos, como
de los valores (ideologías, argumentació n) se tome como medida Ja misma por ejemplo, la codificación central (verdadero/n o verdadero). y con esto no
verdad, porque eso ahora debería significar: poner el valor de todos Jos valores poseen la capacidad de formar sistemas de funciones que corresponden a estos
en su verdad. medios simbólicos (La ciencia)' n En conclusión, las relaciones de valor son
A diferencia de la verdad, los valores no se ponen en el proceso de Ja un buen ejemplo del hecho de que también un importante problema de
comunicació n mediante afirmaciones , las cuales Juego pueden ser refut~das y referencia, en combinación con una constelación de imputación a lo que adapta,
no es suficiente para generar un medio de comunicación plenamente capaz de
11 '1No es t.:ll!Tc1.·to. ni CDntrario, cuando se afirma que sólo ahora los conceptos de valor,valeur, funcionar.
ch.:.sl' generalizan mús al!{t de su con te:-.: to i..;cunó1nico y se aplicun a puntos de vista l:ulturalcs.
1nurali:s. estéticos ( :1..,í. pnr cjcrnrlo. (i. Robcrt. La Languc Francaisi.:. París 1976, sobre vaieur). 122
Cf. espcdnhncntc Bnruch Fischül'I: Paul Slovic. Sarah Lchtcnstcin. Labilc Val ucs, Achallenge
Y<1 l.'.'ll el siglo XVlll. y prohahlcmcnti: anu:s. se cncucntran 1nu¡.;hos documentos que dan
fOr Risk /lssessmenr, en Soc1e1y, Techno!og)' and N.isk Assessmrnt. cdil<1do por Jobst Conrad~
testimonio tk: unu aplicc1ción c1 ios ckbcrcs y a los placcn.~s. al htlnor. a lu vida. a Ja salud, cte.
Londres 1980, pp. 57-66. 1'<1rn lllS puntos más antiguos sobre la cstnbi!idad con base en hl
RcalmL'llle nucvn es sliln la univcrsali1.acit'J11 de la rl'l'cn:nciu al v¡ilor.
1211 prcdisposidón para la desilusión, cr. u.unbiCn Ralph tv\. Stogdill, Individuul Bchavoir and Gro11¡;
El u1ncl·rtu de idcoln~ía aquí cst;'1 considerado en el sentido di.;! siglo XIX: el concepto de 10111i<1 vétcrocuropcn Je la Lc111atizaciún Je t:ste
Acbievcmen1. Nueva York 1959, pp. 22 ss. La
arg.u1ncntación en el scntidu de un uso ling.Uístico rc1..:icntc. Cf. en parti¡,;uhu l'haY1n Perchnun.
estado de cosas se llamaba: rn.:rncia (in1potcncia ante los prorios impulsos).
L. ( )lbrc1..:h\s.·1 ytce<l. 7i·ui11; de l 'urg11mc11ta/io11: La nouvelle Hbriturique, París 1958. 123
Así, Las Lettrcs provinciales, citado según (Jcuvres. de. de la Pkiadc. París 1950. pp. 427-
121
El L:ontrapunto mctodolúg,ico respecto a esta praxis de comunicución de los valores está en
678.
la dillculwd de akrn1:rar un~\ base sólidu nH:diantc preguntas sobre actitudes de vnlor (aunque 124
Sin cn1bargo. es posihk: encontrar preccdcnLcs desde en \a.s soc.icdadcs trihaks. y GX<ictn111cntc
estén planilicadus de modn n:rinado). Sólo se tienen respuestas a las preguntas:. y para otras
en lu Ji.H1na de rel~tciones entn~ dos tolcnidas c·omu excepciones y. por tanto, rilualiz¡idus. h1s
preguntas Sl! 1ii.:ncn ntras n:spucsto1s.

151 ~
~ 150
• Capítulo 2
Los medios de comunicac ión •

Si los valores vinculan de un modo demasiado débil, el amor vincula de


contenido, esta relación constituye una estructura altamente improbable' 25
un modo de1nasiado fuerte. Del 1nodo en que se entiende 1noderna1nente,
y que, precisamente por esto, requiere de un medio fuerte, extravagante. En la
que se diferencia claramente de la tradición philía-amicitia 1 24 , el amor pretende
cultura se ha introducido bajo el título de pasión y hoy se define como román-
que Ego, si ama, en su actuar se oriente a la experiencia interna de Alter y, tico1 :u'.
naturalm ente, en particular al modo en que Alter vive interiormente a Ego.
La diferenciación del medio está clara. No tiene nada que ver con la
Antes que nada es necesario notar que es completamente natural que se f' verdad' 27 y, con mayor razón, ni siquiera con el dinero. Cualesquiera que sean
oriente el propio actuar hacia la experiencia interior de nosotros, en particular los motivos reales, cuando se desvían no se les puede nombrar, o bien no se
cuando uno se siente observado. La mirada experta recorre las expectativas trata de amor. Precisamente esta diferenciación hace del amor el medio
del otro. No se espera a que éstas se manifiesten expresamente en el actuar, se universal, el medio de la construcción del mundo con los ojos de otro.
las prevé. Así, por ejemplo, cuando se trabaja junto a otros o cuando uno se Ya que está construido de una manera asimétrica, el amor es amor de
encuentr a en el tráfico urbano es posible que se alcancen modos de coordinación una sola parte y por eso frecuentemente (¿debemos decir nonnalm ente?) es
tan rápidamente que, en una cierta medida, van más allá de la comunicación. amor infeliz. Pero cada uno conoce los requisitos más concretos de esta
Y también los que se aman se hacen reconocer inmediatamente por el hecho semánti ca y cada uno conoce la palabra. En este punto, entonce s, las
de que entre ellos funciona esta sintonía sin co1nunicación, aun en situacion declaraciones de amor vinculan la comunicación. Y ya que la sinceridadffalta
es
no estandarizadas. Bastan breves miradas. de sinceridad de tales declaraciones es de todos modos incomunicable, se
Todo esto se apoya sin duda en hechos que nos son familiares. Sin puede establecer un modus vivendi, que sin embargo depende del hecho de
embargo , el problema de referencia específica del amor va mucho más allá que la aseveración del consenso no se efectúe de una manera demasia do
con respecto a esto. Postula que más allá del anónimo mundo de las verdades penetran te'"
y de los valores se puede encontrar consenso y sostén para una propia visión El caso opuesto: que el actuar de Alter sea vivido interiormente por
del mundo. El problema se agudiza en la medida en que se llega a una más Ego, es un hecho bastante trivial y carente de problemas. Se ve que el vecino
fuerte individualización de los puntos de vista personales y de los motivos de
acción y esto no es sólo un hecho psicológico (aunque siempre lo es), sino un 12
~ El hecho de que la intensificación de la socialidad en la fonna
de relaciones entre dos sea un
hecho social. Se pretende, entonces, que en la comunicación se lleve cuenta caso de regresión y pida una particular aprobación social, para la cultura moderna
es un principio
de todas las posibles idiosincrasias, es decir, antes que nada, que se les acepte
viviéndo las interiormente. Más allá de esto el amor pide que al menos otro
1¡ más bien insólito, mientras que para la sociología es un hecho común. vea.se en particular
Philip E. Slater, «Ün Social Rcgression », «American Sociological Revie\.\'»
28 (1963), pp.
(precisa mente Ego), a través del propio actuar, se vincule también visible- ' 339-364; ade1nás, Vilhclm Aubert, Oddvar Arner, •<Ün the Social Structure
ofthe Ship», 1<Acta
Sociológica)) 3 (1959), pp. 200-219; Michacl Rustin, «Structural and Unconscio
us hnplicatio ns
mente. En este caso se concede relevancia universal no a algo específico, sino ofthe Dyad and Triad: An cssay in Theorctica l lntegration : Durkhcim Sirnmcl.
Freud)), «The
a algo particular, al particular. Esto puede suceder sólo en la. forma de una Sociologic al Rcview» t 9 ( 1971 ), pp. 179-201. Cf. también la nota anterior.
!2h Esta definición se da sin ningún conocimie nto
relación entre dos. Tanto por la forma como por las expectativas relativas al del ron1anticismo, cuyo concepto de ironía
habla reflejado precisamente esta i111probabilidad rnscrvándosc un espacio
para Ja subjetivid ad
incomunic able. Quizá la 1nayorla (y en particular los americano s) de frente a
cuales trasciende n las estructura s de la familia. Así las famosas relaciones romántico piensan
tío-sobrin o o en losmodelo s de comportmniento que presenta Ja novela ( il romanzo).
determina das formas de mnistad entre hombres. Df. Shmuel N. Eisenstadt,
«Ritualizc d Personal 127
Así Ulrich en Robert Musil, Der A1ann Obne Eigenshafte11, Hamburgo 1952.
Relations 1i, <íMan)) 96 ( 1956 ). pp. 177-189; Julian Pitt-Rivers, Pseudo-Kinsbip, pp. 558 s.
en lnternatio nal 12 K
Alois Hahn, Konsensliktioncn in Kleingrup pcn: Dargestell t am Bcispiel von
Encyc/opedia (!lthe Social Sciettces, vol. 8, Nueva York 1968, pp. 408-413. También jungen Ehen
la forma en Gruppens oziologic: Perspcktiv cn und Materialie n. editado por Friedheim
griega de la hoscxualid ad que craaceptrida y al 1nismo tien1po no aceptada. más Neidhart.
que una especifica Sonderhcf t 25 der «Külncr Zcitschrift far Soziologie und Sozialpsyc hologie»,
sensibilida d con respecto a prácticns sexuales. exrrcsa el problen1a aquí discutido Opladen 1983,
de la aceptación pp. 210-232; Roland Eckert,Alo is Hahn. Marianne Wolf. lJie erslenJab rejunger
social Je una regresión de la socialidfld en d sentido de las relaciones entre Eben, Frakfut
dos. 1989.

~ 152
153 ~
1
• Capítulo 2 Los mt:dios de comunicación •

corta el césped.¿Qué tiene de extraño? A diferencia de los medios tratados ren Jo que deseen; o también simplemente que con el dinero hagan más dinero,
hasta ahora aquí, entra en juego no el mundo del otro, sino su libre arbitrió. sin saber para qué. La excitación antimonetaria, que duró desde Lutero hasta
¿Pero por qué no debía ser posible mirar alrededor y aceptar el hecho de que Marx y sus éxitos sociales, enseilan cuán i1nprobable es la pretensión de que
los demás actúen como actúan? Sería feo si todo el actuar que se ve alrededor Jos demás permanezcan quietos. No obstante funciona. Si la propiedad puede
debiera suscitar turbación. Se deberían cerrar los ojos. estar todavía carente de interés -¿qué hago yo con un jardín que tiene veinte
Todo esto adquiere inmediatamente un aspecto distinto, cuando el actuar 111anzanos?-,a través del 111edio dinero se universalizan tanto la escasez cuanto
consiste en recurrir a los bienes escasos en los que quien mira puede tener el interés. Siempre se puede tener necesidad de más dinero, y esto ya lo sabía
interés. El problema, luego, se agudiza de veras, en la medida en que, en una Aristóteles. Sólo Ja monetarización de Ja propiedad, que atribuye a cada forma
perspectiva a largo plazo ambos, Alter y Ego, están interesados en su futuro y, de posesión un valor en dinero, aun a la misma fuerza de trabajo, hace expandir
en condiciones de escasez, quisieran asegurarse desde ahora lo que el medio de Ja escasez propiedad/dinero hasta que el medio alcance la forma
eventualmente podrán necesitar. Si uno o algunos se mueven y se aprovechan a Ja que ahora estamos acostumbrados. En este sentido, en nuestra sociedad
de Ja situación, los que están mirando siguen siendo siempre la mayoría.¿ Por de lo superfluo hay mucha más escasez que antes' 11 , y el dinero ha adquirido
qué, aun siendo. superiores, deben permanecer quietos? Que no logren Ja forma de una construcción del mundo, es un God-term, como dice Kennet
empalmarse entre ellos es un problema que, al máximo, causará preocupaciones Burke' 3'.
futuras''°. Para este problema de referencia la evolución social ha producido Asumiendo una perspectiva de observación completamente distinta de
el medio propiedad y, en su curso posterior, lo ha transformado en el medio aquella que caracteriza a la ciencia econó1nica, nosotros no venias la función
dinero, para volverlo más disponible y condicionable. Así la propiedad, en- social de la propiedad y, por tanto. en la inmediatez del recurso a los bienes
tonces, es un medio de comunicación: no se le puede comprender adecuada- materiales o a las prestaciones de servicios, y no vemos tampoco la función
mente si se le considera sólo como un medio para la satisfacción de las nece- social del dinero en Ja mediación de las transacciones. Com.o hecho y como
sidades del propietario' 30.'EI medio dinero, asegura que quien vive la expe- motivo histórico genético, esto es irrefutable. Pero la función del relativo medio
riencia interior (Ego) acepte que otros, con el dinero de ellos mismos, se procu- simbólicamente generalizado va más allá: aquí, como siempre, consiste en
nv Pero yn aquí se ve que la regulación de este problema mediante la proph.-:dad requerirá una que en la superación de un umbral de improbabilidades cada uno debe ser
regulación interior. pero de naturaleza diversa: la regulación politica del poder. La separación motivado a aceptar en su propia experiencia interior algunas selecciones ex-
de los medios los vuelve dependientes a unos de otros. tremadamente específicas hechas por algún otro; desde Ja renta de la propia
1Ju En realidad se trata de algo que debería entenderse por si: en su conjunto es verdad que no
recámara y la adquisición de una vid determinada, hasta la adquisición de una
se puede comer la propiedad. Las explicaciones antropológicas son demasiado redu~tivas.
como.siempre. y pertenecen n la semántica que se ha condensado como consecuencia-~~¡
empresa internacional por parte de otra. Ya en la antigüedad la economía no
desarrollo de la propiedad. Que esta no es l1na perspectiva uhsolutamente nueva, es muy tactl hubiera podido funcionar de otra manera''-' y con mayor razón, entonces, si se
de probar: ba.;;ta una cita un poco mús lurgu: <1La propicdwJ no tiene sus ralees e~ el amor a la consideran los requisitos a los que está sometida hoy.
posesión. ¡\ toúos los seres hun1anos les gustan ciertas cosas que por eso desean; y s1 la n~turaleza
los ha provisto de todo tipo de armas esHin dispuestos a usarlas con tal de ~1bt~n_er y dclc~1dcr lo 131 Sobre esto n1ós dctnlladamente Niklas Luh1nann, Die ~Virtschaft
der Gesellscbuft, Frankfurt
que quieren tener. Lo que se deh..: explicar. no es el hecho de que los 1nd_1v1duos qu1~ran o 1988.
deseen ciertas cosus, sino el hecho de que otros individuos que tienen'ª" m1snias necesidades 132 A Grammar o[ Motives, cit. de la de. Ckvcland 1962. pp. 355 s.
y los mismos deseos los deban dejar tranquilos en posesión de adquellas cosas.o debieran 133
·vcús~ sobre esto la amplia discusión de curácter jurídico natural que tiene origen en la
concederles una parle. Lo que es necesario explicar es la conduct~ de una comunidad, no las actualidad. sobre las vcnta.1as de la transl'orm<iclón --que al fin de cuentas injusta- de la
inclinaciones de los individuos)) ('LE. Clif!C Leslie, lntroduction to Emilede Laveluye, Primitive originaria comunidad de bienes en propiedad de esta discusión en los siglos XVII y XVIII.
Property, Lond~cs 187S, p. XI. et. por Elman R. Service. The Hunters. Englcwood Cliffs N.J. 1
véase /\ iklus /,ulm1ann, //111 !I njOngwor kein Unrecht, en id Cesellsbajisstruktur und Semantlk,
1966. p. 21). vol 3 Frankfurt \lJ89. rr. 11-64

.. 154 155 ~
• Capítulo 2
Los medios de comunicación •

Mientras la propieda d como medio aún está ligada a la natural el problema? La respuesta véteroeuropea fue: la obra de arte tiene la finalidad
divisibilidad de las cosas y por eso no puede ser fraccionada más allá de un de producir estupor y admiración, y esto en el sentido de que se trata de pasio-
cierto nivel, ·el sustrato medial del dinero es la unidad monetari ,a nes que no admiten ninguna referencia a su contrario. Sin embargo, esto pre-
respectivamente más pequeña, que puede determinarse en modo arbitrario supone que la sociedad aliente un mundo en el que existe cosas que suscitan
según la necesidad. Consecuentemente, es posible acoplar el medio en formas estupor y admiración, en particular en el ámbito de la religión y de la política.
que a veces están determinadas por los precios que deben ser pagados en las Análogamente, todavía en el Medioevo, para las res artificiales, estaba pre-
transacciones. Y aquí se ha .de considerar que las transacciones se calculan visto un género particular de verdad (que se referia a las formas existentes en
monetariamente por ambas partes, aun si se trata de intercambio de bienes por la representación del artista/artífice), pero no estaba previsto un medio en
dinero. Esto prueba la universalidad del medio y, simultáneamente, su única particular' 36 • A partir del siglo XVII esta respuesta fue critid,;da' 37 , sin que la
especificación. Por último, se ha de notar que la forma fijada en una transacción reflexión estética, que entonces comenzaba apenas a practicarse, estuviera
inmediatamente después desaparece; porque en las manos del destmata no el posibilitada para ofrecer una alternativa convincente. Y ni siquiera el recurso
dinero está de nuevo libre para cualquier combinación' 34 • Ningún otro medio a una figura inmanente a la estética, como la figura de la presentación de lo
alcanza esta extensión y esta velocidad de descomposición y recombinación, universal en lo particular, aporta todavía una respuesta a la pregunta de por
de acoplamiento amplio y acoplamiento estricto'" · Bajo este aspecto se qué el arte se diferencia por la comunicación y, en particular, por qué el arte
compren de que con frecuenc ia (en particular en Parsons) el dinero se_a se diferencia con la func·ión de producir improbables disponibilidades para la
considerado como el modelo de un efectivo medio simbólica mente generah-. aceptación. Con mayor razón no se encuentra una respuesta si se sigue la tesis
zado. Para la constelación en la cual Alter actúa y Ego hace la experiencia difundida en el mismo ambiente artístico, y en particular en la 1iteratura, con-
interior, hay todavía un medio ulterior que, quizá precisamente por esta cer- forme la cual el arte moderno está relacionado de manera específica con el
canía por la forma de imputación del dinero, valora de manera particular el no individuo en la sociedad moderna' 38 •
aparecer como útil: el a1te. La constelación es clara: el artista actúa y el que Quizá sirva de ayuda el afrontar el problema de manera más radical y
observa es llevado a hacer una determinada experiencia itlterior. ¿Pero cuál es reconsiderar el hecho de que cada sentido de que se haya hecho experiencia
interior ofrece una sobreabundancia de posibilidades de ulteriores experien-
1J~ Naturalmente qui.:: esto no excluye el qui.! se arrepienta de las dccision~s tomadas, ya cias interiores, de las cuales sólo pocas se realizan o pueden real izarse. Lo que
sean
decisiones de comprar o de vender. La racionalidad del cúlculo econ6m1co se refiere
a este se percibe ya es así, y no de distinta manera. Lo que se hace está orientado por
problema. En última inswncia, sin embargo, no existe o~ti?1ización que pue~a impedir
~ue objetivos, y entonces es posible preguntarse por qué no está orientado por
enseguida haya un arrepentim iento, porque las cond1c1oncs y las ocasiones ca1nb1an
continuamente.
1J:1 Como hacen los sistemas psíquicos para partir
de cero y, en particular, cómo efectúan los 136
Cf por eje1nplo, muy en general. para las cosas producidas Tomás de Aquino, Summ<i
cálculos relativos, es un problema que requiere una explicación más precisa. Los resultados
de Teologiac. Y, q. 16 a 1, cit. por de. Torino 1952, p.93 <(Res art1ficiales dicuntur veruc per
Jos primeros estudios efectuados muestran que los sistemas psíquicos funcio~an mejor
en la ordinem ad inte!lcctum nostrum: dici111reni111 dom un vera. quae assequitu.r sin1ilitudinem /Onnae
experiencia cotidiana que en la escuela. C.f. Terczinha Nuñe~ Carraher, Davt? .w. Carraher.
quae est in mente' art/f/cis; e' dicitud oratio vera, inquantum est signum iritellec.:tus
Analúcia Dias Schlicmann, «Mathemalics in thc Strccts and m Schools)), «Bntish J?~rnal ve;/))
_of IH (<De todas las pasiones el cstupos es la que 1nás fácilmente
se suscita en la inmadura e
Dcvclopmcntal Psychology» 3 (1985). pp.21-29; Terczinha Nuñes C~rraher, Analucia D1~s
inexperta humanidadi), piensa Anthoiny, Earl of Shaftcsbury, Characteristicks of Men, Manners.
Shcliemann. «Computation Routines Prescribcd by Schools: Hclp or Hidrance?», ~dournal
for Opinions. Times, cit. p. 242, revelando al mismo tiempo el hecho de qui.! este concepto del arte
Rcscarch in Mathcm<1tical Education>l 16 ( 1985), pp.17-44; Jcun Lave, Tlw Va/ues presupone una arquitectura jerárquica del 111undo y una correspondiente sociedad, en la cual
of era
Qaantijicalion en Power, A et ion lllld Be/ief; a New Suciology uf Knowlí!dgt ?, editm.!o por
John conveniente que de abnjo hachl arriba se 1nostra.ra una rcvi.:rcnci;;1 acrítica.
Luw, Londres 1986, pp. 88- 111 In cr. por cjcmplo Pctcr BUrgcr. Prosa der Moder11e, Í'rankfurt 1988

~ \ 56 157 ~
1
• Capítulo 2 Los medios de comunicación •

otros objetivos o hasta por ningún objetivo. Aquello a lo que el arte aspira se y, relacionado con esto, la adquisición de nuevas posibilidades de la forma. Si
podría designar por eso como reactivación de posibilidades removidas: Su el arte puede o no motivar a la aceptación de su ofrecimiento de selección
función es la de hacer aparecer el mundo en eJ mundo. representar la w11dad depende de que la obra de arte individual logre hacer entender que ella mism~
en la unidad, ya sea de un modo mejor, ya sea (como hoy de preferencia) de (a diferen~ia del mund?) debe ser así como es, ya que así ha sido producida y
modo peor. Esto sucede precisamente a través de cada cosa. a través de cada no ha tenido por nmgun lado un modelo. En este sentido, a partir del siglo
sentido captado y, sin embargo, sólo de modo que una cosa alude a otra y el XVII, se pretende la originalidad de la obra de arte' 41 '.
mundo permanece invisible. La obra de arte reivindica esta función del sentido Lo que decide sobre la originalidad ahora no es la confrontación con la
que aclara y que vela, pero la hace crecer de tal forma que aun aquello que es naturaleza ni mucho menos la calidad de la imitación, sino la confrontación
invisible se vuelve visible y, cuando se logra, el mundo se representa en el con otras obras de arte. En la forma de un requisito que debe satisfacer la obra
mundo. Es necesario que se fraccione aquello a lo que la vida cotidiana particular, el arte se diferencia como autónomo y se refiere a sí mismo. y la
normalmente alude: los objetivos y la unidad, porque sólo así puede distraer referencia a la obra particular se explica porque sólo así puede desarrollarse la
la atención de estas distracciones. La representaci~n del mundo en el mundo paradoja de la necesidad de lo que es sólo posible.
modifica al mundo mismo en el sentido de que así «no lo presionan. La obra La cuestión de la verdad de la obra de arte, por eso, es tan inoportuna
de arte aporta por sí misma la prueba de la necesidad, y con esto la saca del como la cuestión de su utilidad. Ambas se orientan a condicionamientos
mundo. totaline_1~te extraños al arte. La obra de arte no imita nada, no realiza ninguna
Esto requiere formas tan rigurosas, que se ven más y de distinta manera prestacwn, no prueba nada. Representa y hacer ver que la arbitrariedad del
que de ordinario. A este respecto el arte muestra que el radio de acción de lo inicio se captura y se quita a sí misma, se hace necesaria por sí misma. Por
posible no se agota y produce por eso una distancia liberadora con resp~cto a donde se empie_ce, por el producir o por el observar, si se comienza, Jo que
la realidad. Podemos indicar esto como ficcionalidad, pero la expres1on no sigue ya no es libre. Se convierte en necesidad buscada"'· Precisamente por
dice lo suficiente. El arte no es sólo una ficción: produce una realidad que esto _una obra de arte debe idearse como autocondicionamiento del arbitrio y,
tiene derecho a una propia objetividad. Y de nuevo se trata de una construcción prec1s_amc_111~ por. esto, se presenta como el actuar cuya comunicación liga la
del mundo, de un universalismo específico, que se contrapone a la realidad experiencia mterior.
entera. La última constelación de imputación, la del medio poder, también es
De distinta manera que los otros medios de comunicación, el arte usa al principio más bien trivial: pero contiene los presupuestos para el desarrollo
los medios de la percepción o en caso de la narrativa, la intuición. Pero en de posibilidades improbables, las cuales se pueden realizar sólo si está
estos inedias de percepción, a través de específicas técnicas de desco1npos1- disponible un medio de comunicación simbólicamente generalizado. Antes
ción, produce formas particulares o, mús precisamente, formas especificas de que nada hemos de recordar que es totalmente normal que las acciones se
la distinción entre sustrato medial o forma' 1". Esto lleva al hecho de qu~ se empalmen con acciones, como sucede, por ejemplo, cuando se entrega un
formen géneros artísticos muy diversos, como la música, la pintura, la línea, 1411
la danza, la escultura, la arquitectura, etcétera. Pero éstos tienen como funda- Esta pretensión SI.! formuló con d recurso a un ténnino que adquiere un sentido particulam1cnle
opuest? al normal. en cuanto que ahora ya no hace referencia aun orgicn pasndo (origo), sino
mento un principio común, es decir, la inserción de los medios en los medios
que exige la novedad como condición de la tribución a un artista. Vé1L'le, por eji;:mplo. Ludovico
A. Muratori, Della perf('/ta poesia italiano ( 1706), citado en de. Milano 1971. vol. J, pp.104
1w VCase Niklas Luhn1ann. «Das Me<liu1n der Kunst>}, <(Dellin)) 4 ( 1986). pp. 6-15. rcimprt:sión SS.
141
en «Ohnc Tite!: Ncuc Orienticrungen in dcr Kunsh}, editado por Fricdrik d. Bunscn. Wl1rzburg. Unu forma cncontrnda para el servicio de la corte del ~)rJncipc por Mattcn Perigrini. D~fesa
1988. pp. 61-71. del savio fn Corle, Maccruta 1634. Véase en purtú.:ular pp. 250 S!i

~ 158 159 ~
1
• Capitulo 2 Los medios de con1unic¡ición •

objeto a alguien, cuando se trabaja o se juega junto con alguien, se come lo el acoplamiento amplio de los elementos, que en cuanto constituyen un
que se trae a la mesa, o bien, en el tráfico urbano cuando se nos orienta_n sobre potencial de a1nenaza no se consun1an en el uso, sino que se renuevan; por
la manera en que conducen los demás. Frecuentemente ayuda el conoc1m1ento otra parte, al contrario, se producen acoplamientos estables de naturaleza
de las secuencias inmediatas de las acciones del otro: en estos casos es típico temporal, es decir, formas de combinación de las directrices (explícitas o
que se estabilice una coordinación rítmica. Se aísla el movi_miento e1~ acto y implícitas) y de su exclusión. Lo improbable de un dispositivo así consiste en
se coloca la misma acción en el instante justo: así se organiza, por ejemplo, que normalmente funciona por más que los intereses de quienes pai1icipan
también el famoso turn-takingde la comunicación oral. Quizá se den ocasiones sean completamente distintos; por más que la acción, en virtud de la cual se
en que se supera un determinado umbral de pretensiones, pero entonces se formula la directriz, se presente como una decisión y, por tanto, sea contingente;
puede recurrir a adaptaciones positivas o negativas ad hoc. El problema de por más que la acción no persiga ningún otro fin que el de especificar el actuar
referencia del poder se plantea sólo en el caso en particular de que el actuar de de Ego. Por último, ese dispositivo funciona aun sin que el ejercicio del poder
Alter consiste en una decisión sobre el actuar de Ego, de la cual se pretende la presuponga que, en el caso individual, se haya debido aceptar si, en
observancia: en una orden, en una directriz,.eventualmente en una sugerencia consideración del tipo de directriz, suscita o no disponibilidad para seguirla.
apuntalada con posibles sanciones' 42 • Esto no cambia nada en el hecho de que Tanto la verdad como el dinero neutralizan la comunicación del poder,
por ambas partes se actúa de una manera que puede ser imputada; la directriz que es peligrosa porque es tendencialmente conflictiva. La verdad y el dinero,
no debe vivirse sólo interiormente o no debe sustituir el actuar de aquel a en efecto, pretenden que en Ego sólo haya experiencia interior' 43 : por esto las
quien se dirige. En la medida en que es visible como selección contingente, de utopías sociales utilizan de buen grado la idea conforme a la cual la sociedad
aceptarse como premisa para el propio comportamiento; además debe subsistir podría ser guiada sólo por verdades o sólo por el mercado. Esto significaría
como condición adjunta, el hecho de que lo arbitrario no esté sólo en la decisión excluir considerables posibilidades de orden, en particular aquellas que se
de Alter, sino también y especialmente en la determinación del actuar de Ego. apoyan en largas cadenas de acciones que pueden organizarse a través del
El poder se constituy~ como medio porque redobla las posibilidades de arbitrio condicionado. Y, en efecto, ni la verdad ni el dinero pueden establecer
la acción. Al curso de la acción pretendido por Alter se contrapone otro, que qué hará el destinatario con lo que ha recibido; en cambio, ésta es precisamente
ni Alter ni Ego pueden desear, pero que es menos dañino para Alter que para la función del poder.
Ego: se trata de la comunicación de sanciones. La far~~ del poder _no e~ otra Como en el caso de la dualidad propiedad/dinero, también aquí para el
cosa que esta diferencia: la diferencia entre exclus1on de la directiva y poder se ha afirmado una condición binaria, es decir, la codificación jurídica
alternativa por evitar. Si los medios de la sanción están suficientemente del poder. Se trata, antes que nada, de esto: poner a disposición de cada uno,
generalizados (como, por ejemplo, el uso de la fuerza f!~ica o la licenc~a de para el caso en que tengan derecho, el poder de coerción políticamente
una relación de trabajo), en el medio existe una relac1on de acoplamiento organizado, de instancias centrales; y esto aun cuando (obsérvese la improba-
amplio entre el gran número de posibles fines que el poder puede conseguir.y bilidad de esta construcción) el contenido del derecho no haya sido controla-
los medios de la sanción: el uso del poder fija la forma en que el medio do políticamente, sino que haya sido producido en forma de contrato. Ade-
temporalmente se acopla de manera estricta. El límite del poder, entonces. más, el mismo poder político puede someterse al derecho, de tal forma que-
está en el punto en que Ego comienza a preferir la alternativa de evitar Y en los modos previstos por el derecho-- puede recurrir a sus propios instru-
recurre él 111 ismo al poder para obligar a Alter a renunciar o a conminar con mentos coercitivos, y puede cambiar hasta el mismo derecho, con tal de que
sanciones. También aqui podemos ver una vez más cómo, por una parte, existe
143
Ct sobre esta distinción entre market ch ice y politica! choice en Geoffrey Vickers. The Af"t
ofJudgement: A Study of Poficy Marking. Londres 1965, pp. 122 ss.
141 Cf. Niklas Luhmann, Macbt. Stuttgart 1975

~ 160 161 ~
1
• Capítulo 2
r Los medios de comunicación
1

s?ceda con las condiciones que, con este fin, han sido fijadas en el mismo que se presente la necesidad en que se vuelvan agudos los problemas de refe-
rencia a los que hemos aludido, en que por algún motivo se descubran las
s~stema de derecho. La denominación que comúnmente se da a estas adquisi-
ciones es rule oflaw o estado de derecho. Sólo a través de esta jurisdicción posibilidades combinatorias que pueden realizarse mediante la descomposición
autorreferencial del poder también el medio político del poder se vuelve me- y la recomposición de la forma, es decir, mediante aquellas prestaciones
dio de construcción del mundo, que se incluye a sí mismo; y esto de una específicas de los medios. Pensamos -pero lo mencionamos sólo como un
manera completamente independiente de la ideología liberal, que originaria- programa de investigación-que un desarrollo así y una diferenciación así de
mente formuló el principio como condición para la libertad y que por eso se los medios de comunicación simbólicamente generalizados pueden activarse
buscó sólo comentarios hipócritas. tanto a nivel de desarrollo de los medios de difusión, de la escritura y de la
Aunque existan instrumentos del poder (potenciales de amenaza) imprenta, como también de la forma de diferenciación de los sistemas que a
altamente generalizados, que puedan activarse para muchos fines, se delinean veces predomina en la sociedad. Se llega al pleno desarrollo de los medios de
alg~nos límites claros para su aplicabilidad. El más importante es quizá éste: comunicación simbólicamente generalizados sólo cuando se realiza el
el titular del poder depende de la información. Aunque si puede realizar lo presupuesto de una diferenciación funcional del sistema de la sociedad; y, en
que quiere, con eso, sin embargo, no queda establecido qué cosa pueda querer efecto, sólo entonces los medios pueden servir como catalizadores para la
querer. Todos los sistemas poi íticos que se proponen guiar políticamente la diferenciación de sistemas de funciones de la sociedad. Sólo entonces, para
economía mediante planes de producción o a través de la determinación de los fines de la descripción de la sociedad, el lugar que antes ocupara la moral
los precios, por ejemplo, tienen el problema de que no pueden procurar ninguna será tomado por aquello que, a través de la utilización de los medios, se ha
información sobre el acontecimiento económico que sea independiente de sus condensado como semántica. Sólo entonces se desarrollará una crítica moral
propias decisiones: consecuentemente, esos problemas se transforman en una precisamente de este hecho.
enorme retícula de manipulaciones internas, cuyos fracasos económicos se
vuelven otra vez problemas poi íticos. En otras palabras: en el campo político,
pero también en el de la organización, el poder depende de diferenciaciones y VIII. Medios de comunicación
de fuentes de información independientes del poder, porque de otra manera simbólicamente generalizados: estructuras
toda la información se transforma en poder. Hay pues motivos, inmanentes
del medio del poder, para que no se eleve a medio universal del dominio de la En la sociedad moderna, es decir, en una sociedad en la que los medios de
sociedad, sino para que persista en la especificación de la propia competencia comunicación simbólicamente generalizados están plenamente desarrollados
universal. no existe ningún supramedio que pueda referir todas las comunicaciones a
En todos los medios de comunicación simbólicamente generalizados, una unidad que no constituya el fundamento. Se podría pensar una vez más en
consecuentemente, se revela el hecho de que ellos surgen de triviales la moral (algunos dicen ética). Pero el intento de cuidar todas las debilidades
situaciones de la vida cotidiana, es decir, primero efectúan sólo prestaciones de la sociedad con la ética (es decir, con una reflexión sobre la moral) confina
particulares, ad hoc, relativamente carentes de pretensiones, mientras no son realmente con lo ridículo. De cualquier manera está por probar que la ética
aún propiamente medios. Esta situación de partida es importante sobre todo sea idónea para ese fin; por otra parte, cuando se recurre a la ética, en general,
para condiciones que tienen que ver con la teoría de la evolución, en cuanto no se piensa en un comportamiento moralmente codificado, es decir, en un

.
integra la teoría de los medios con la teoría de la evolución. Es decir, permite comportamiento bueno y malo, sino sólo en el bien que naturalmente se ve de
explicar que en la redundancia general de la comunicación provista de sentido buen grado pero que, desgraciadamente, no se verifica solo.
las posibilidades de una improbable combinación de selección y motivación Por lo que respecta a los medios de comunicación, la unidad de la
son, por así decirlo, inactivas, pero pueden ser utilizadas en el momento en J\. sociedad no se muestra colno moral o como ética racional que se ha vuelto

l
.

163 ~
.. 162 .
.
1

• Cupítulo 2 Los medios de c01nunicaciún •

concreta; se muestra en la no arbitrariedad de los dispositivos estructurales positiva de los medios puede volverse selección racional. (¿Qué pasaría con
que traducen la función de los medios de comunicación simbólicamente ge- el dinero si siempre se debiera pagar necesariamente y no se pudiera no pa-
neralizados en posibilidades para los sistemas autopoiéticos. En el plano gar?)' 46 •
metodológico esto significa que debemos encontrar puntos de vista que nos Como en el caso de los códigos, también aquí se trata de una regla de
permitan efectuar confrontaciones entre los diversos medios, y luego, con la duplicación que redobla lo que es o lo que sucede en una versión positiva y en
ayuda de estos puntos de vista, debemos valorar las formas en las que la una negativa. Sin embargo, el hecho de que se trate de una mera duplicación,
sociedad moderna se realiza como una empresa de la comunicación. Que aquí no puede ciertamente ser objeto de reflexión, porque en la aplicación el código
se pueda tratar siempre y únicamente de casos extravagantes de una debe uti 1izarse como dualidad y no como unidad 1 47 • A través de esta duplicación
comunicación extremadamente improbable, es cuanto hemos dicho muchas -y también esta reflexión debe borrarse- se produce el fundamento para
veces. Sin embargo, a un cierto nivel de su evolución, toda la sociedad depende que surja un sustrato medial cuyos elementos se acoplan de manera amplia
precisamente de que estos problemas puedan resolverse. (por ejemplo, sumas de dinero que pueden ser pagadas o no); este sustrato
( 1) Los medios de comunicación simbólicamente generalizados ti<;:nen medial, luego, tolera sólo determinadas formas de acoplamiento estricto (y no
necesidad de un código unitario (código central) que tenga valor para el ámbito otras): en el caso del dinero, por ejemplo, transacciones con determinados
completo de los medios'"- A diferencia de otras muchas codificaciones, aquí precios. La unidad del código consiste también aquí en su forma, es decir, en
se trata de códigos de preferencia. A diferencia del código general sí/no del el hecho de que cuando se indica una parte, se piensa al mismo tiempo también
lenguaje, el valor positivo se expresa como preferencia por este valor (y no en la otra, y precisamente con esto requiere la binariedad, porque las
por el opuesto). Mientras el código se formula más como un modo abastracto, constelaciones de tríadas se vuelven poco claras. La binariedad hace posiblé
la preferencia puede formularse de una manera más débil. Piénsese, por !a inclusión del valor opuesto en el valor y del valor en el valor opuesto. El
ejemplo, en el principio de falsación de la ciencia, que admite como verdad valor es, entonces, al mismo tiempo identidad y diferencia, es decir, él mismo
sólo aquello que permanece después de que se ha procedido a suficientes y no el valor opuesto (y así también la otra parte). Con esto se llega a una
falsaciones. El valor positivo simboliza siempre la capacidad de empalme de relación autorreferencial que se repite en si misma y, de este modo, se llega a
las operaciones específicas de los medios, mientras que el valor negativo una forma que de nuevo descompone en una diferencia la diferencia entre
simboliza sólo la contingencia de las condiciones en las que se ejercita la identidad y diferencia; la descompone precisamente en una determinada
capacidad de empalme. Por eso, siguiendo a Gotthard Günter 1 45 , podemos distinción entre valor positivo y valor negativo, la cual puede ser distinta de
también decir que los códigos de preferencia de los medios consisten en un otras distinciones del mismo tipo de otros códigos. Todo esto a su vez '"
valor de designación y en un valor de reflexión con la exclusión de terceras distingue radicalmente de todos los intentos de reconducir, en última instancia,
posibilidades. la diferencia a la unidad, ya sea a una fórmula religiosa que al espíritu, entendido
Con la verdad, el amor, la propiedad, el poder, se puede hacer algo. Los como forma para lo que en sí es distinto. En sustancia, por tanto, los medios
correspondientes valores negativos están disponibles sólo para fines de control
146 Esta reflexión pern1ite entrever el problen1ade la infl<:1ción, que trataremos más adela11te. La
y producen el contexto mediante el cual la praxis del empalme de la parte
inflación amcnza prccisamentt: a esta condición (y con esto, a la misma codificación). Pero
14
volveremos sobre este punto.
~
Ya en el párrafo anterior hemos notado que en el caso del medio ((relaciones de valor» este 147 Según la terminología
que he1nos introducido arriba (cap. Y, p.44), esto signiticu qlle ll!.
presupuesto no se realiza y que, por eso, una diferenciación de este medio no puede tener éxito.
141
unidad del código sirve como punto ciego, que es lo que. en absoluto. hace posible un operar
<(Strukturcl!e Minimalbedingungcn einr:r Theoric des objeklivcn Geistes als Einhcit der
que observa. Se tiene sólo otra versión del mismo hecho cuando se establece que cada intento
Cii..:schichtc», en Beitriige zur Grundlegung einter operationsftibigcn Diolcktik, vol. 3, l lamburg.o
de reportar las operaciones codificadas a la unidad de su propio código, hace aparecer al código
1980, pp. !36-182.
como una paradoja.

~ 164 165 4
1

1 Los inedias de co1nunicación •


• Capítulo 2

50
la referencias concretas de sentido que están implicadas' •
(distintos uno respecto al otro) llevan a una semántica que ya no puede ser
Con respecto a esto se puede pensar antes que nada en la lógica, e
controlada mediante la religión.
omprendida como forma para los cálculos científicos. Pero la lógica constituye
Mientras más los códigos se forman de manera rígida, tanto más
un caso particular de tecnicidad. Los otros medios alcanzan un particular grado
claramente se distinguen de las normales valoraciones sociales. Nos explicamo,
de tecn ización a través de una estructura a la que queremos llamar codificación
tomando como ejemplo el código del medio propiedad/d inero. Aquí
secundaria: .los casos más relevantes son la codificación secundaria de la
económicamente cuenta quién es propietario y quién no lo es, y ya que respecto
propiedad mediante el dinero y la codificación secundaria del poder mediante
a toda propiedad todos los demás son no propietarios, el código ofrece una
el derecho. En ambos casos el valor positivo se duplica una vez más en cuanto
inmensa redundancia de posibilidades de transformación. En la valoración
que puede usar la propiedad del dinero para efectuar pagos y para no efectuarlos,
social y también política de la economía, al contrario, parece esencialment e
y se puede usar el poder conforme al derecho y de modo que viole el derecho;
importante la distinción entre rico y pobre, una forma totalmente diferente;
pero ninguno de los dos están disponibles si no se tiene alguna propiedad y si
desde el siglo XVIII, la economía, aun siendo codificada de un modo
no se tiene algún poder. Con la codificación secundaria están ligadas
completamente distinto, se observa en primer lugar en la perspectiva de una
prestaciones de abastracción. Después de la monetarización de la propiedad
actualización de la.distinción entre pobre y rico: una distinción que ahora (de
la economía ya está interesada únicamente entre la diferencia abastracta de la
distinta manera que en la sociedad estratificada) se ha vuelto totalmente carente
propiedad y no propiedad en relación con determinadas cosas o pretensiones.
de función. La crítica marxista de la economía política, por tanto, puede leerse
Esta diferencia mantiene en movimiento a la economía porque aun el más
también como crítica de la economía que se ha diferenciado conforme con las
rico, en relación con la mayoría, es no propietario. La diferencia entre ricos y
perspectivas que tocan a la entera sociedad.
pobres, en la medida en que no sirve como motivación para el trabajo, se
El grado final de esta diferenciación, en laque toman parte ya únicamente
manda como problema al campo de la política.
pocos medios, se alcanza cuando, para atravesar un confín, para transformar
Es importante tener presente esta codificación secundaria como
el valor en el valor opuesto, basta con una negación • Dentro del código,
148
equivalente funcional de las tecnizaciones, porque éstas, aun si no pueden ser
entonces se facilita el paso al valor opuesto, pero renunciando a toda implica-
entendidas como formas de aplicación de la lógica, sin embargo son ineludibles
ción para los valores de otros códigos. Los valores de los códigos, entonces, para la raci011alidad moderna y para la distinguibilidad de los correspondien-
no son convertibles uno en el otro.J'I dinero no puede ser convertido en amor, tes códigos de los medios.
el poder no puede convertirse en verdad o viceversa " · Queremos llamar
1
En cambio, otros medios apoyan su ambición en el hecho de no ser
tecnización a la facilitación del paso del valor al valor opuesto y al contrario, tecnizables, y sin entender esto como un déficit, sino como una particular
entendiendo como técnica la actitud de los procesos de elaboración de las peculiaridad suya. Esto es válido para el amor, y también para el arte. No es
informaciones que se produce porque no se asumen y no se consideran todas siquiera una casualidad que en ambos medios lo universal se pone de relieve
en el particular: del amor, en el sujeto particular; del arte, en el objeto particu-
14
xSe puede tener una idea de la artificialida de esta condición si se piensa que el esquematismo lar. En perspectiva histórica a partir del siglo XVlll, este contraste <P rpfuern
de deso/no deseo, y con mayor razón su fundamento neurotisiólogico , no satisfacen la misma
como reacción al desarrollo de medios tecnizados: u11a consecuencia que se
condición, sino que se presentan como distinción cualitativa. La carencia de no deseo no produce
deseo.
149
Es obvio que no se excluyen interdependenci as en el ámbito de las operaciones y de los 1
'º De n1anera scm.:-jante, pero con base en un acercamien1o teórico trascendental, Edmund
progra111as. Naturalmente que se puede hacer mejor la investigación con dinero o sin él. El Husserl, Die Krisis der europtiischen Wissenschcifen und die trans:edentale Phdnornenol ogie,
hecho de que puedan realiz:irse independencia y dependencia al mismo tiempo se explica a Husscrlianí.1, vol. VI, La Haya 1954.
través de la distinción entre codificación y programación. Volveremos sobre este punto.

167 ~
~ 166
1

• Carítulo 2
Los medios d~ comunicación •

deriva es que los medios amor y arte, formados de manera antiestructural, El autocolocamiento no se tematiza; permanece latente. Así se sustrae
deben renunciar a algunas características de los otros medios, antes que nada, precisamente al riesgo de provocar, en cuanto comunicación, un sí o un no.
a la seguridad de poder formar un sistema. Precisamente en este sentido las partes positivas y las negativas de los códigos
Junto con todas estas particularidades, los códigos realizan también las son valores. El autocolocamiento del código usa y refuerza para esto la
propiedades generales de toda forma, es decir, señalan un confín, que es posi- asimetría del código, la diferencia entre valor positivo y valor negativo' 51 • Un
ble atravesar pero que requiere tiempo. Los medios codificados, por eso, son pequeño enredo, y el código se puede afirmar como autónomo, puede evitar el
siempre medios temporalizados. Se debe partir del valor o del valor opuesto: dirigir la mirada a la paradoja y así puede sostenerse en una alta plausibilidad.
se debe saber, por ejemplo, si se es propietario de una cosa o no; pero luego, En efecto, ¿que pasaría si se pudiera refutar que no se tiene el derecho a
con una ulterior operación, se puede pasar al valor opuesto, se puede vender o distinguir entre derecho e ilícito?
comprar y, entonces, llegar a una situación sucesiva, la cual de nuevo hace Si nos interesamos por esta forma, ciertamente no es porque sea
esperar en el tiempo para que sea posible efectuar ulteriores operaciones. La ingeniosa. En el plano sociológico su presentación consiste, antes que nada,
diversificación de los medios produce, pues, también una diversificación del
tiempo y así produce, en los diversos ámbitos de los medios, tiempos propios
.,. en el hecho de que desvincula al código de una estrecha imitación de las
asimetrías de la estructura social. La diferencia entre ciudad y campo, nobleza
que no deben coordinarse entre sí, aun si todo lo que de hecho sucede, sucede y pueblo común, dueño y cliente, hombre y mujer, padres e hijos, no puede
simultáneamente. ser codificada de esta manera con base en la preferencia. Dependiendo de
(2) Pretendemos tratar por separado otra propiedad de los códigos de estructuras de la sociedad presupuestas, esa diferencia ciertamente que le da
preferencia en cuanto que ésta no sólo sirve para la confrontación recíproca valor a una asimetría y, por tanto, la superioridad a una parte; pero, por esto,
de los medios de comunicación simbólicamente generalizados, sino que debe sostenerse directamente en las estructuras de la sociedad o, como dirán
también permite observar los efectos de su diferenciación. Llamamos a esta las teorías de la nbbleza del siglo XVII, en la imaginación. Difícilmente se
propiedad autocolocamiento del código en uno de sus valores, el cual para puede decir que la comunicación de la dama con su cochero (y también Ja del
esta función se caracteriza como valor positivo. cochero con la dama) sea una comunicación noble. En lugar de este simple
La unidad del código (como la de toda distinción) consiste en una forma autocolocamiento, algunas formas verbales más elaboradas, algunos
que separa dos partes. Por tanto, con rigor, no puede ser representada sólo por ceremoniales, etcétera, deben introducir siempre otra vez en la comunicación
una parte. Por su parte, las preferencias realizan precisamente eso: bloquean la diferencia de estatus. Esto funciona. Existen muchos ejemplos. Pero la so-
tanto la cuestión de la unidad del código como el problema de la aplicación de lución depende de la interacción concreta entre los presentes. No se puede
traducir en la escritura, ya que la imprenta la reducirá a una situación total-
las operaciones codificadas al código mismo, que llevaría a una paradoja. En
mente marginal de la comunicación socialmente importante. Los medios de
lugar de eso las preferencias fijan postulados como: la comunicación de una
comunicación codificados con base en la preferencia se revelan ahora como
verdad es una comunicación verdadera; quien ama no puede y no debe evitar
adquisiciones evolutivas que presentan una evidente superioridad: de lo cual
la declaración de su amor; la afirmación del derecho es legítima; la
se puede comprender por qué, después de la introducción del libro impreso,
intercambiabilidad (llisponihilidad) es un carácter de la propiedad, por el que
131
aun la cesión de propiedad está cubierta por la propiedad. El mismn expediente Un análisis más profundo podría descubrir aquí un fenómeno de sobreposici6, una
se usa para los valores opuestos: la prueba de la no verdod es en sí misma una superposition en el sentido de Yves Barel, Le paradoxe et le .systeme: Essai sur le fantastique
social, Grenoble 1979, pp. 103 ss. La preferencia para la capacidad de empalme dada, se usa
operación verdadera, etcétera. El código, porasf dllcirlo, se autoriza a sí mismol
una segunda vez para volver invisible la paradoja que surgiría si se debiera indicar la diferencia
la operación, sin por esto necesitar recurrir a valores superiores. · entre d valor rositivo y el negativo con10 unidad, como la misma cosa.

~ 168
169 ~
1
• Capítulo 2 Los medios de comunicación •

tales adquisiciones contribuyen siempre más a cambiar la forma de difer~n­ reflexividad procesual que puede encontrarse en todos los medios
ciación de la sociedad en el sentido de la formación de sistemas de funcmn completamente desarrollados. La comunicación normal es reflexiva, en cuanto
codificados con base en la preferencia. que encada momento puede aplicarse a sí misma y a sus propios resultados' 53 •
No sólo los medios de comunicación simbólicamente generalizados han En el ámbito de los medios de comunicación simbólicamente generalizados,
desarrollado un código con base en la preferencia: también lo ha hecho la sin embargo, con respecto a esto son válidas las condiciones particulares que
moral. La comunicación que define algo como bueno o como malo es una acrecientan la importancia de esta pósibilidad en cuanto que la delimitan a
comunicación buena. Este es un momento importante de la técnica del cada uno de los medios. También los procesos que se desarrollan en el ámbito
compromiso a la que recurre la moral porque quien ha defi?ido algo c~mo de la comunicación de un medio son aplicables a sí mismos, pueden ser objeto
bueno 0 como malo, si la comunicación era buena, se esforzara por corregirse. de sí mismos. En el medio de la verdad existe investigación sobre la
De Aristóteles en adelante este problema se resuelve mediante una desviación investigación y hay enunciados verdaderos (o falsos) sobre la verdad (o
de tipo cognitivo: se quiere siempre el bien, pero es posible incurrir en el falsedad) de los enunciados. Las relaciones de valor pueden ellas mismas ser
error. También ésta es una solución elegante, y también aquí se reconoce valoradas, por ejemplo, desde el punto de vista de su función ideológica. En
inmediatamente que de esta manera se adquiere una considerable independencia este caso, a partir del ideal, se puede inferir quién siente tal necesidad' 54 • Que
de las asimetrías de las estructuras de la sociedad. Nobleza y pueblo, citadino se ame al amor por el amor del amor, que se ame a sí mismo en la amada
y campesinos, ricos y pobres, hombres y mujeres, por dive:s.as que sean las como amante (¡y sólo en cuanto tales!) es un conocido postulado de la semántica
expectativas que deban satisfacer, están expuestosª. un JUICIO mora.!. E~t?s del amor. Que se pueda buscar dinero por el dinero es un hecho tan común
rasgos comunes que existe entre moral y medios de com~n1cac10~ ).' ~:;mo la aplicación del poder al poder, por ejemplo en la forma de las elecciones
simbólicamente generalizados explican una situación de competencia que duro políticas o en la forma del fenómeno, dentro de la organización, del poder de
hasta el siglo XVlll o, si se toma en serio a los retrógrados, dura hasta el día presión de los súbditos. Pero estos ejemplos muestran, al mismo tiempo, que
de hoy. La crítica de los estratos en el siglo XVIII, en cuanto crítica de la tales formas de la reflexividad son indirectas. Por eso su realización histórica
sociedad se apoya esencialmente en la moral; y lo mismo es válido para los ha sido difícil y se ha logrado plenamente sólo en la sociedad moderna. Esto
movimi:ntos de protesta de nuestros días. Sin embargo, la diferenciación es comprensible si se piensa que esta reflexividad no es sólo un caso de
funcional del sistema de la sociedad usa inequívocamente los códigos de los aplicación de la reflexividad entre otros, sino la forma en que el medio alcanza
medios, no el código de la moral; y el motivo, evidentemente, se ha de buscar su distinguibilidad y autonomía y se afirma ante las exigencias de la ordenación
en que aquí lo relevante no es la unidad, sino la diferencia. Parece, entonces, de las familias o estratos sociales. No es posible llevar acabo una investigación
que se vaya estabilizando un síndrome que no d~ja sin per~lejidad, conforme 153
En esto se ha interesado esencialmente la llamada etnometodología, la cual. pn.:cisamente en
al cual la sociedad, para fines de su reproducc1on en un mvel alto de prete~­
virtud de este su interés, ha llegado a efectuar investigaciones que muestran que no se puede
siones, usa códigos de los medios de comunicación simbólicamente generali- hacer uso demasiado frecuente de la reflexividad y. en particular. que no se puede hacer uso
zados, mientras que para criticar precisamente este hecho usa la mora l. Sobre para Ja investigación de Jos fundamentos últi1nos. El «takin far granted)~ es inevitable. Cf
esto volveremos de nuevo'"· Chua Ucrg-Huut. On thc Commitmcnts of Ethnmncthodology, «Socio\ogü.:al Inquiry>l 44 ( 1974 ),
(3) Ya a través de la codificación los medios de comunicáción pp. 241-256.' En contraste. acalraren1os que puede ser adquirido con Ja diferenciación di.; los
medios de c01nunicaci(1n simbúlicamcnte gcncraliznclos.
simbólicamente generalizados se estructuran de modó autorreferencial Y se 1 4
~ En estas diversas formas de la n.:11ex iviJad están los motivos que han impuesto con fuerza
diferencian como contextos cerrados de operaciones. De esto se distingue la una separación entre verdad y relaciones de valor (o, en la terminología de! siglo XIX: entre
cuestiones del ser y cuestiones del deber ser). Cf. también Niklas Luhmann. Wahrhcit und
in Cf. el capítulo 4. ldeologic, en id. So=iologiscbe Aujkldrung. vol. 1, Opladen 1970, pp. 54-65

• 170 171 ~
• Capítulo 2
Los n1edios de comunicación •

seria sin disponer de teorías y métodos que, por su cuenta, también son resul-
U11a de las más importantes descomposiciones de paradojas se encuen-
tado de investigaciones. El amor real requiere amar al amor, ~tcétera. Ant~s tra en la diferenciació11 entre observación de primer orden y observación de
de estar operativamente preparado para ser empleado, el medio se debe aph- sgundo orden. Uno de los caracteres más notables de los medios de comuni-
car a sí mismo. Cuando se dice que los medios producen un orden
cación simbólicamente generalizados es el hecho de que hacen posible una
autosustitu tivo se da sólo otra versión del mismo hecho. Los resultados obte- diferenciac ión así. Un investigador observa lo que otros investigad ores
nidos en un ámbito del medio pueden transformarse sólo mediante transfor- observan. Quien ama tiene como interés primario establecer si el amado o la
maciones del mismo medio. No es posible invalidar las verdades mediante amada ama (todavía). Los precios ofrecen la posibilidad de observar cómo los
pagos, sino únicamente a través de la investigación. También con respecto a demás observan el mercado y si compran o no compran con un determinado
esto el medio es competente por sí mismo, por los prop10s resultados. precio' 56 . El arte moderno puede comprenderse sólo si se reconoce de qué
Los medios pueden ser tratados sólo reflexivamente, es decir, pu~~~n manera los artistas emplean sus medios, es decir, de qué manera observan lo
aplicarse sólo a los propios procesos y a lo~ propbs .res~ltados,. co~ la ':'ond1c1on que hacen' 57 • También las relaciones de poder dependen plenamente de la
de que esté disponible el aparato necesario de d1stmc1?nes e md1cac10nes. No observación recíproca de las observaciones, porque de otra manera se debería
se puede hacer confusión con los objetos de otros medios. Se debe poder amar
continuamente recurrir a amenazas o provocar amenazas para establecer qué
al amor, y no sólo poder pensar en el amor. Pero cuando los medios. se
comunicaciones está cubiertas de poder. En todos estos casos no se observan
diferencia n a través de una propia codificació n, producen la semántica
• l $5 quienes participan en las comunicac iones mediadas por los medios de
particular en el proceso que 1o necesita . comunicación como objetos, teniendo presentes sus propios caracteres, de
Un observador ve en estos casos el desarrollo de una paradoja, es decir,
manera de poder prever cómo surjan. El interés está dirigido exclusivamente
de ·una última inefabilidad. Todo el poder surge del hecho de que el poder se
a observar qué observan ellos; y esto incluye en muchos casos el observar qué
somete al poder, y el poder supremo surge de la sumisión al poder inferior. A
no observan ellos.
esto se le llama democracia. El mismo código de la verdad, en el momento en
En cuanto existe una observación de segundo orden, toda observación
que aquí hablamos de él, es objeto de enunciados verdaderos o quizá falsos.
en los respectivos ámbitos de los medios se refiere al nivel de segundo orden.
El dinero debe ser escaso para poder producir bienes en exceso, mientras que
También el observador de primer orden se sabe obsevado por un observador
en realidad es válido precisamente el caso contrario. Las relaciones de valor
de segundo or.den (que puede ser él mismo)' "· Para el medio de la verdad este
revelan su inconsistencia cuando se busca actuar de un modo correspondiente requisito se resume con la expresión empiria. Por eso también todos los
a ellas y se debe considerar que eso es posible sólo en la medida en que se condicionamientos del medio se deben fijar en el campo del segundo orden.
infringen otros valores. Pero la paradoja, que en última instancia .está en la
Así con enormes consecuencias, la observación de primer orden queda libre y
base de Jos medios, no lleva a bloquear sus operaciones. Al contrario, .es con- predispuesta para las sorpresas.
dición de desarrollos creativos de distinciones específicas de los medios o d.e
secúencializaciones temporales que dislocan en la sucesión lo que no es posi- "'' Dirk Baecker, l11jOrmatio11 u11d Ri,\'iko in der Markwirtscbaji. Frankfurt 1988.
ble en la simultaneidad. Primero hay una ley que vige y luego ya no la hay; Y 157
Sólo por esto la crítica del '1rte se ha vuelto un oficio particular. en el cual la alabanza d~ la
nadie se escandaliza por el hecho de que el derecho sea ilícito, y lo ílicito sea obra de arte en parle recae en quien ha encontrado el motivo por el que la. Obra de arte deba ser
alabada. y aden1ás se ha vuelto un oficio seguro porque aun Ja crítica áspera de la obra de arte
derecho. Sólo se trata de ocasiones perdidas.
se puede resolver como alabanza para el crítico.
15
K VCase, en los inicios de la ciencia moderna y en referencia a
1" En eso consiste tmnbién los motivos por lo que estos medios son dependientes de las la imprenta, Steve Shapin,
«Pump and Circumstanccs: Robert Boylés Literary Technology», «Social Studies ofScie11ce))
anotaciones de la escritura y, para su pleno desarrollo. de la imprenta. 14 (1984). pp. 481-520.

~ 172
173 ~
\ 1
• Capítulo 2 Los medios de comunicació n •

Con tbdas estas condiciones de la circularidad autorreferen_cial, e_! ,medio ción de este mismo valor. Por ejemplo la verdad, como hoy se reconoce uni-
1
queda como unidad inconfundi ble, determinad a por la cod1fica~.1on. La versalment e, no es absolutamente un medio de la verdad'"- Pero también
operación elemental, Ja formación de la estructura, la tran~formac1on d~ la
estructura el hecho de atravesar el código y el cambio de los mveles, seefectu~n
ene! misi~o medio'"· En este sentido los medios reivindi.can _unacom~ete~~ia
i tener propiedad o adquirir propiedad no es un motivo suficiente para que se
efectúe un pago y la superioridad del poder o el hecho de que el ejercicio de
un poder sea conforme al derecho no es aún un criterio para su efectiva
universal para todas las comunicaciones que caen en su amb1t~ de aphcacton. aplicación.
Lo hacen en el sentido de las abstraccion es del tipo «en la m~d1da en .que»: en Por lo tanto, debe haber algunas condiciones ulteriores que establezcan
la medida en que se trata de problemas y constelaciones de 11nputac1one~ del en qué circunstancias la atribución del valor positivo y en qué circunstanc ias
medio de Ja verdad, únicamente este medio es competente. En d lengua)~ de la atribución al valor negativo es correcta o falsa. Queremos llamarprogram~
lospatterns variables de Parsons' 60 se podría decir que los medios c~mbman .a.tales condiciones, y para todos los medios de comunicación simbólicam ente
universalisn1 y specifity: Parsons co~siderajust~mente esta c~nstela~10n ~~mo
típicament e moderna, que las sociedades antiguas no podian aspirar . E! 1 ~eneralizados queremos distinguir , de modo correspon diente, entre
F<'d ificación y programación. Esta distinción resuelve muchos problemas que,
universalis mo se refiere al ámbito de aplicación universal, que. n? e_s~a -:desde una más simple perspectiva teleológica, orientada al fin, pragmática
delimitado por circunstancia externas; la especificidad conci~~ne a la d1stmc10n l ·con respecto al valor, serían irresolubles. Una distinción así es, al mismo
'
(aquí, el código), que está en el fundament o de la observac1on.. . l-iempo, la condición por la que los medios puedan generar complejida d. ,.
(4) Los códigos de los medios están abiertos para todas las mform~c1o~es Como se puede ver con facilidad, se trata de una distinción de
1
y para todos los actos del comunicar que caen en su ~espect1vo amb1t_o. distincione s, es decir, de una forma de formas. La codificación asegura Ja
Dependen de impulsos casuales y se regulan con _estos nnpulsos. Ademas,
deben poder garantizar que en el sistema sean ut1hzables ambos valo~:s, es
¡' diferenciación y la especificación de un medio a diferencia de otros, y por eso
la programac ión puede efectuarse sólo de manera específica con respecto al
decir que no sólo se puede tener de manera directa, sino que tamb1en de código. Para el medio de la verdad, por ejemplo, los programas toman la forma
man~ra distorsionada en el proceso de especificación de las ~re_tens1011~s de de toerías y métodos; para el poder jurídicame nte codificado toman la forma
aceptación se llega a un continuo cruce de los valores del cod1go .. A_s1, por de leyes, de decisiones jurídicas, que conducen a la formación de perjuicios y
·emplo Ja falsedad de determinados enunciados pertenece a los mas 1mpor- de contratos; el medio del dinero se respecifica en la forma de programas de
~!ntes te~as de Ja investigación de la verdad: el simple rechazo d~ la.falsedad, inversión o de programas de consumo, los cuales luego se controlan por me-
por si sólo, no puede satisfacer la función de la falsedad. Esto s1g111'.~ca tam- dio de balances. Para el medio del amor parece que el recurso de una historia
bién que, tornados en sí, los valores positivos no pueden tener la f~nc1011 de un común asume la misma función de una delimitación de las posibilidades. Todo
criterio (en el sentido clásico de Kritérion, kanón, regula) que oriente la elec- esto, sin embargo, debería constituir el objeto de estudios ulteriores. Aquí lo
importante es la prueba de que tales programas deben estar ligados sólo a un
t~~ Es importante el que preclsan1ente esta idea fundamente tambiC:n a la máquina de Von código y no pueden fluctuar de medio a medio. Una teoría no es aún una ley,
Neumann, la cotnputadora. .. . · · l Y quien lleva adelante relaciones amorosas no actúa como empresario .
1ri11 En particular. Talcott Parsons, «Pattern Variables R~v1s1ted,), ((American Socio 1og1ca
Revicw» 25 (1960). pp.467-483. . · . d ¡ ¡ 2
"' Cf. sólo Karl R. Porppcr, Objec:tive Knawladge: An Evoiutionary Approacb,
1 Como inuestran algunas objeciones difusas en contra de Oxford 1972.
16 la pretensión universal e a teor a
de sistemas. con frecuencia ni siquiera los contcn1porán eos e..stán a !a ~!tura de esle. pr~b.len~~ pp.317 s. El hecho de que las teorías dc la verdad con frecuencia descuiden estn idea e introduzcan
combinatorio , por niás que Kant, de manera ejemplar. ya hubiera trabn_iado con abastracc1oncs en el concepto de verdad momentos de fundación (coherencia, consenso. etc.), demuestra, si11
embargo, qué lan nueva e improbable es la idea n1isma.
del tipo di.: «en la medida en que».

~ 174 175 ~
1
• C~pltulo 2 Los medios de co1nunicación •

Además de esto, la codificación y la programación se distinguen desde medios, ya que las referencias a la corporeidad se hacen necesarias en un
el punto de vista de la invariabilidad. No se puede cambiar un código. Yun sentido que a veces es altamente especificado, mientras, por lo demás, el hecho
intento de hacerlo significaría solamente que se pone como fundamento de la de que los hombres sean participantes con su corporeidad, puede absolutamente.
comunicación otro medio de comunicación simbólica, o bien que no se pone no ser tomado en consideración 1 64 ,
ninguno. En el ámbito de los programas, en cambio, se puede organizar la Por Jo que respecta a la verdad, el símbolo simbiótico se refiere a la
variabilidad. Los ejemplos que hemos presentado más arriba debieron haberlo j)osible percepción corpórea y, más precisamente, a la posibilidad de la
demostrado suficientemente. percepción de las percepciones de otros. Esta no es seguramente una instancia
Por último, se debe considerar que todos Jos valores que a este nivel se última de decisión, como se ha hecho la hipótesis en las viejas teorías
)lan excluido de la binariedad del código pueden reintroducirse como puntos empirísticas ya que, aun si está establecido que se ha percibido algo, siempre
de vista de la elección del programa. Una obra de arte debe satisfacer el código se puede discutir sobre qué es lo que se ha percibido'"· Ni siquiera las
empalme/desempalme o, dicho de una manera tradicional: bello/feo. Pero, en prestaciones de la investigación son correlativas con la cantidad y la univocidad
la elección del sujeto es posible politizar la obra de arte y tomar en de las percepciones garantizadas por Ja ciencia' 66 , Pero la percepción de la
consideración sus posibilidades de· venta. percepción de otros produce irritación e indidudablemente no puede ser
(S) Como toda Ja comunicación, los medios de comunicación ignorada.
simbólicamente generalizados operan en acoplamiento estructural con la En el ámbito del medio del amor se encuentra una precisa correspon-
conciencia de aquellos sistemas psíquicos que forman parte de la dencia en el uso simbiótico de las referencias sexuales. Como en el caso de la
comunicación'" · Este acoplamiento estructural implica incluso el cuerpo vivo verdad, así también en el caso del amor se encuentra el símbolo simbiótico no
de quienes participan en la comunicación. En los sistemas de interacción, por como protección de la comunicación a través de un fundamento motivacional
ejemplo, deben estar presentes físicamente para poder contribuir a la profundo, sino como fuente de irritación, que debe insertarse en la semántica.
comunicación. Por eso la comunicación se refiere continuamente a las personas Por eso en el caso de la percepción, como también en e.I caso de la sexualidad,
y en eso presupone que esta referencia se cubra a través de la realidad de en el curso de la diferenciación moderna de estos medios, se llega a una reva-
sistemas autopoiéticos altamente complejos pero opacos ya que, en la lorización de sus símbolos simbióticos' 67 • En el contexto de una arquitectura
perspectiva opuesta, tiene validez aun para los sitemas psíquicos, tomando jerárquica del mundo, éstos ya no son atribuidos al ámbito «más bajo» (por
prestada una formulación del aparato conceptual de la teoría parsoniana del ser común con los animales) de la sensibilidad, pero se incluyen en los
sistema general de la acción, podemos hablar de interpenetración. 164
Véase Niklas Luh1nann, «Sy1nbiotische Ml.':chanismem>, en id. Soziologiscbe Aujkliirung,
La necesidad de tener en cuenta en la comunicación a la corporeidad vol 3, Opladcn 1981, pp.228-244; id., Macht, cit., pp. 60 ss.; id. Liebe als Passion, cit. en
puede indicarse como simbiosis, y los correspondientes medios de expresión particular pp. 137 ss.; id., Soziale Systeme, cit., pp. 337 ss.
como símbolos simbióticos. Los símbolos simbióticos ordenan el modo en ~ Un estudio considerable de un caso relacionado es: Harold Garfinkel. Michael Lynch, Eric
16

que la comunicación se deja irritar por la corporeidad; el modo en que, es Levingston, «The Work ofDiscovering Scicnce, Constructed with Materials from the Optically
Discovered Pulsarn. «Philosophy of the Social Sciences» 11 ( 1981 ), pp. 131-158.
decir, los efectos del acoplamiento estructural se elaboran en el sistema de
"''Sobre esto, véase Alfred North Whitehead, Modes ofThought (1939), reimp. New York
comunicación sin que eso haga saltar la cerradura del sistema, y sin que por 1968, pp. J l J SS.
eso se requiera de una operación no comunicativa. Una diferenciación de los 167
Para la revalorización de Ja sexualidad a fines de la mitad del siglo XVIII, cf. Edward
medios simbólicament e generalizados aconseja una correspondient e Shorter, «Illegitiniacy, Sexual Rcvolution and Social Change in Modern Europe>i <dournal of
diferenciación de los símbolos simbióticos utilizados en los ámbitos de los interdisciplinary History» 2 ( 1971 ), pp. 23 7-272; Aram Vartanian, La Mettrie, Diderot and
sexo\ogy in the Enligbtment en E.ssang on the Age of Enlightmcnt in lionor of Ira O. Wadt:,
1r• 3 Sobre esto volveremos en el cap. IV. Gante t977. pp. 21-36, 159-177, 294-307.

177 ~
.. 176
1

• Capítulo 2 Los medios de comunicación •

condicionamientos de los medios. Para la sexualidad, entonces, la distinción que él no controla el condicionamiento. Las manifestaciones de nuestro tiempo
guía es: con o sin amor. En un caso culmina en el matrimonio, para el otro que tienden a la violencia (o aun únicamente a la exhibición en masa de la
nace una contracultura de la obscenidad' 68 . presencia corpórea) ilustran este problema.
La propiedad y el dinero, por lo que respecta a la simbiosis, se refieren Los diversos símbolos simbióticos de los diversos medios manifiestan
a las necesidades. Ya en el mundo antiguo se reconocía el hecho de que ningún muchos rasgos comunes. En todos los casos resulta una estrecha conexión
ordenamiento de la propiedad podía simplemente ignorar las necesidades entre utilizabilidad y sensibilidad a la molestia que se deriva de la activación
corpóreas agudas de los demás. La vida en los límites de la subsistencia confería de acoplamientos estructurales dentro de los sistemas. En todos los casos el
derechos particulares y, en caso de necesidad, existía el hurto en estado de símbolo, precisamente por ser símbolo, es objeto de interpretación cultural.
necesidad, que no era perseguido penalmente' 69 • El paso a la economía De esta manera hasta una mirada impertinente puede servir como activadora
monetaria transforma esta semántica, en cuanto que ahora, por una parte, se de la fuerza física, o un día sin cerveza o sin tabaco puede servir para crear un
presupone que cada uno puede satisfacer sus necesidades mediante el trabajo estado de necesidad. Mucho depende de una sensibilidad adiestrada. Quien en
asalariado, con tal de que lo quiera; por otra, se afirma un concepto generalizado la oscuridad de una tumba egipcia quiere ver inscripciones o pinturas murales
de necesidad que comprende todo aquello a lo que puede orientarse la tiene necesidad de una cierta experiencia, y esto significa que el medio depende
producción. La simbiosis con los hombres que están por morir de hambre no fuertemente de la especificidad de los acoplamientos estructurales. Pero antes
se toma en consideración en los condicionamientos del medio de la economía que nada todos los símbolos simbióticos tienen necesidad de prohibiciones de
y con esto se vuelve un problema político. la autosatisfacción. Dependen de que el cuerpo se use en conformidad con los
En el caso del poder, el símbolo simbiótico se llama fuerz~ fisica. En condicionamientos sociales y no inmediatamente según aquello que la
toda sociedad existen otras muchas fuentes de poder, por ejemplo la regular conciencia le sugiera. Así se explica que la sexología positiva del siglo XVIII
garantía de ventajas cuya substracción puede usarse como amenaza; pero contra haya provocado, al mismo tiempo, una disposición francamente neurótica hacia
la fuerza física superior no se puede hacer nada. El sistema político que usa el la masturbación; se explica que, pocos decenios antes, la ciencia que dependía
poder como medio debe por eso concentrar decisiones sobre el empleo de la de la percepción controlada debiera rechazar todo reclamo a la institución -
fuerza física; y precisamente esto sucede hoy con el auxilio del derecho. Se en el sentido de una opinión que se satisface por sí misma- como variante
puede considerar, con Parsons, el control de la fuerza física como fundamento del fanatismo' 71 ; y con mayor razón, naturalmente, se explica que el poder
de seguridad (real assets) del medio del poder' 70 • La fuerza física, sin embargo, político del Estado soberano no pudiera tolerar en su territorio ningún hecho
es al mismo tiempo fuente de irritación porque quien la quiere usar como arbitrario violento y podía admitir sólo las guerras entre los Estados. Con
símbolo simbiótico, y no como forma propia de comportamiento, no puede respecto a esto es notable también el hecho de que las prohibiciones de
ignorar que, cuando se recurre al uso de la fuerza, se trata de una fuerza de la autosatisfacción aluden a la codificación de los medios. Para Pascal esto sig-
nificaba: ya que a la ciencia le falta un acceso intuitivo directo hacia la ver-
16
~ Sobre los modos con los que esta contracultura se inicia y encuentra sus fundamentos en la
dad, como puede exigirlo la religión, debe discurrir por el fatigoso rodeo que
imprenta, cf. David Foxon, «Libertine, Literature in England 1660-1745}), «The Book Collector»
12 (1963), pp. 21-36, 159-177, 294-307.
pasa por el rechazo de las hipótesis contrarias' n E igualmente, para el caso
lrN Véuse, por ~je1nplo, P.J. Montes, Precedentes doctrinales del «estado de necesidad)) en las 171 Con10 la expresión fanatismo. ahorn. en uso. lo deja entender: un viejo proble1nacsencialm~nte
obras de nuestros antiguos teólogos y jurisconsultos, «La Ciudad de Dios>1 142 (1925), pp.260-
de la religión se agudizó a partir dd rúpido incremento de las visiones no autcnli1icadas (pero
274, 352-361. que podían ser utilizadas por !a política de la Iglesia y por los monasterios y que podían
1711
Cf. Talcott Parsons, Some /?('.flections on the Place of Force in Social Process en Interna!
examinarse como una realidad corpórea) en el tardo Medioevo.
~Var: Prohlems and Approacbes, editado por Harry Eckstein, Neiw York 1964, rein1presión en 172
Véasi;: De f 'espirit géomr!trique et de l'arl de persuader, cit. de Ocuvres (ed. de la Pléyade}.
Sociological Theo1:v and Modcrn Society, Nueva York 1967. pp. 264-296.
Parls 1950, pp. 358-386 (369).

~ 178 179 ~
1
• Capítulo 2
l
1
Los medios de comunicación •

del poder está claro que una diferencia, estabilizada en general, de superiori- el contrario, nosotros nos encontramos en una situación teóricamente más
dad/inferioridad puede resistir sólo si no todos disponen del uso de la fuerza difícil. ¿Qué significa «demasiada» y «demasiado poca» motivación que tie-
física, así como está claro también que la cuestión del poder debe decidirse ne éxito?
siempre primero con la lucha. No vemos el problema en el grado de cobertura del medio a través de
Por último, se nota algo sorprendente: a través de los símbolos los «reales» (lo cual ya no bastaría para la teoría del dinero), sino en la
simbióticos los medios se vuelven dependientes de la organización. Eso ·es confianza' 75 en relación con la utilización ulterior del sentido reducido a través
evidente donde el control sobre la fuerza física requiere decisiones y, además de la comunicación (circulación). Se llega a inflaciones cuando la comunicación
una organización militar o de policía. Pero también la preparación de arrastra a descubierto su potencial de desconfianza, es decir, cuando presupone
percepciones relevantes para la verdad requiere hoy organización, si no se más confianza de cuanta puede producir. Se produce deflación en el caso
quiere permanecer expuestos a la casualidad. Lo mismo tiene validez para la contrario, es decir, cuando no se usan las posibilidades de obtener confianza.
satisfacción de las necesidades mediada por el mercado. Y recientemente aun En caso de la inflación el medio reacciona mediante devaluación de los
la sexualidad se ha vuelto dependiente de prestaciones de la organización, es símbolos (en la economía, medida con respecto al aumento de los precios).
decir, de prestaciones de la industria farmacéutica. Detrás de la referencia En el caso de la deflación, el medio reacciona a través de condicionamientos
extrema y de la irritación ocasionada por el acoplamiento estructural con la que producen restricciones demasiado fuertes, es decir, a través de reducciones
conciencia estructural con la conciencia y con el cuerpo vuelve a emerger la de la circulación. El cálculo basado en la ulterior utilizabilidad (=liquidez) de
sociedad misma. La última seguridad no se encuentra en el control del cuerpo, los símbolos de los medios presupone un cálculo del cálculo de los otros. Con
como pensaba la vieja doctrina de las pasiones y de la libertad, sino en el respecto a esto se puede tener inflación y deflación sólo si el medio está
funcionamiento de las organizaciones. orientado a una observación de segundo orden. Los casos límite de inflación
(6) La función de la codificación simbólicamente generalizada es la de se alcanzan cuando se debe confiar en que las correcciones inflacionarias
condicionar las selecciones de tal manera que las comunicaciones sean acep- (devaluaciones) ya no son suficientes, en cuanto que se refuta la aceptación
tadas aun si, como mera pretensión, es improbable. En relación con el efecti- de los símbolos. Se alcanzan casos límite de deflación cuando los
vo éxito de la motivación, un medio puede ser usado demasiado o demasiado condicionamientos intervienen de una manera tan clara que ya no permiten
poco. Llamamos inflación el primer caso y deflación el segundo. ninguna comunicación. Y también en esos casos se rechaza la aceptación,
El estímulo a la generalización de esta distinción originariamente usada porque con esas condiciones se está seguro de que con los resultados no se
sólo para el dinero, lo dio Parsons; la elaboración conceptual sin embargo se puede hacer nada. En estos casos de hiperinflación/deflación vuelve aaparaccr
ha divulgado poco' 73 • En el cuadro de la teoría general del sistema de acciones la originaria improbabilidad de que las comunicaciones cuyo contenido
es Sllficiente un anclaje en los «reales» que hacen posible la acción'" y, ade- configura pretensiones particulares se acepten; pero esto ahora se verifica en
más de esto, una analogía con las inflaciones y las deflaciones del dinero. Por sociedades desarrolladas que no pueden tolerar más una circunstancia así.
Sólo estos casos límite, en los que no funcionan las correcciones, pueden ser
173 Cf. Talcott Parsons, Zur Theorie der sozialen !nteraklionsmedien.. en la edición de Stcfan
.lensen, cit., particularmente en pp. 211 ss.; Talcott Parsons. Gerald Platt, The American
174
Véase también Stefün l<mscn, Systemtheorie, Stuttgart 1983, p. 57, como t:iemplo de intlución
Univcrsity, Cambridge Mass. 1973, pp. 304 ss. Cf. además Taincr·Bau1n, On Societaf Media <(circulan dc1nasiadas pabbras (sín1bolos) cm contraste a demasiado pocas realidades ~se habla
Dynamics, en Explanations in General Theory in Social Scíence, editado por J. Loubser et al., demasiado del amor y se priÍctica demasi:.1do poco el amor)).
Nueva York L976, vol. 2. pp 579·608. También David A. Baldwin, «Moncy and Powcr», «Thc
17
~ Sobre esto, n1ás de ct;rca, Niklas Luhmann, Vertrauen: Ein Mechanismus der Reduktio11
Journal of Politics)) 33 (1971 ), pp. 578R614 (608 ss.). aunque tiene una actitud critica ante e! sozialer KomplexiUü, 3a. de., Stuttgart 1989. Cf. también Trust: Marking and Breaking
concepto de 1nedios, ve aqul un modo de poner la pregunta que puede de~m.rrollarse. Cooperative Re/ation.s, editado por Diego Uambetta, Oxford 1988.

~ 180 181 <41


• Capítulo 2 Los n1edios de comunicac:ión

considerados como desconfianza, mientras que en los demás casos se trata de fleja ya una continua inflación, mientras que la devaluación de los símbolos
obtener la confianza de un modo que es siempre más dispendioso. tiene lugar porque las palabras de los políticos son totalmente previsibles. De
La verdad padece inflación cuando ofrece más posibilidades de vez en cuando está bien, entonces, recordar a los políticos que sólo los dioses
utilización de cuantas puedan realizarse 1 76 • Para las relaciones de valor se pueden transformar las relaciones mediante palabras.
encuentra un considerable ejemplo ya antes de su diferenciación, es decir, en El panorama que hemos trazado muestra que la función de los medios
los movimientos devocionales del siglo XVII' 77 y en el descubrimiento (ofrecer una motivación improbable) tiende a la inflación. Los medios
contemporáneo del concepto de moda. Con las condiciones actuales los valores introducidos compelen a la confianza y a la confianza de la confianza de los
pueden valer como estables con respecto a la inflación, porque no se les obliga otros y, precisamente por esto, tienen una alta tolerancia para la inflación. Por
a convenir, o no deben ser devaluados si se ve que con ellos no se puede hacer eso tiene poco sentido la búsqueda de situaciones de equilibrio en las que na
nada. Se sigue el consejo de la moda y se pasa a otros valores. El amor padece se den ni inflación ni deflación y considerarlas como óptimas. Pueden ocurrir
inflación cuando ofrece una consideración del mundo del otro más alta de lo inflación y deflación al mismo tiempo y sólo los medios altamente centralizados
que es posible transferir a la vida práctica. Se hacen presentes las inflaciones como, por ejemplo, el dinero lo vuelven improbable. Desde el punto de vista,
del medio dinero cuando el dinero no puede ser reutilizado con el valor que se sin embargo, se ha discutido de «estanflació1rn. Las deflaciones se manifiestan
le había adjudicado' 78 • En el arte es típico que las inflaciones se presenten más bien en la forma de movimientos de corrección, por ejemplo, la insistencia
junto con las deflaciones en cuanto que las modas, los nombres y el mecanismo (en contra de la gran teoría de la sociología norteamericana) en lo empírico,
de las galerías llevan a que las obras de algunos artistas se sobrevaloren, y las los movimientos de regionalización en la política, el fundamentalismo en la
de otros se infravaloren. En el caso del poder, la inflación consiste en que se religión. De todos modos aun en la inflación/deflación se trata de una forma
ofrece una política que no se puede realizar' 79 • La técnica moderna de la de dos partes y de una línea de separación que se ha de entender sólo coma
comunicación política, que consiste en difundir sólo buenas intenciones, re- límite por superar, y no como una situación perfecta.
(7) Como último punto de vista para la confrontación entre los diversos
medios proponemos la pregunta de si y en qué medida están la capacidad de
iu. Un caso específico, relacionado con esto, es el relativo a la inflación de la filosofía kantiana
en el último decenio del siglo XVIIJ: para el estudio de este caso véase Niklas Luhm;:in.'
funcionar como catalizadores de la formación de los sistemas. Está claro que
«Theoriesubstitution in der Erziehungs-wissenscha ft: Von de"r Philantropie zum existen conexiones entre la diferenciación de los medios y la diferenciación
Neuhun1anismus>>, en id., Gcsellshafisstrukiur und Semantik. vol. 2, Frankfut 1981, pp. 105- de los sistemas de función de la sociedad moderna. Está claro que la econo-
194. Otro ejemplo, que ha de reportarse a un interés por los individuos que se esti1nula mía moderna presupone la codificación binaria de la propiedad a través del
socialn1ente, lo trata Wolfgang \\'alter, VererbungundGeselfschafi: Zur Wissensso::iologie des
dinero, y que la política moderna presupone la codificación binaria del poder
Hereditdren Diskurses, Dissertation, Bielefeld 1989.
177
AIban J. Kraislheimer, Stud1'es in Self-lnterest: Fron-1 Desear/es to la Bruyere, Oxford 1962.p. a través del derecho. Por otra parte, estos dos ejemplos muestran distinciones
113. En consideración a las consecuencias, habla de un «debasemen of spiritual currccy)), En el que dejan entender que la formación del sistema sigue algunas regularidades
jansenismo, en el pietismo, etc., se llegó a un contramovi1niento fundamentalista. En los Estados propias. De esta manera el sistema político y el sistema jurídico, en cuanto
Unidos actuales. Parsons distigue en la religión, trends infrancionarios (social activisni) y trends sistemas autopoiéticos distintos, se diferencian con códigos distintos; no asi
deflacionarios lfundarnentalism), Cf. op. cit. (1980), p. 212.
in Debido a este molivo únicamente pueden tener validez como un indice de inflación los la propiedad y el dinero. No hay, pues, ninguna congruencia que resulte
au1nentos gencrak:s de precios, porque cuando se acepta dinero no estú aún establecido en qué automáticamente entre la formación de los medios y la formación de los siste-
se gastará
17'J Véase en el contexto de un estudio histórico efecluado con los instrumentos teórico:.
Inglaterra pone al descubierto los medios de su poder a falta de una subestructura udministn1tiva,
elaborados por Parsons. Mark Gould, Revolu.tion in the Development o/Capi1alism: The (~oming
provocando de esta manera la rcvl)lución.
of the English Revo!ution, Berkeley Cal. 1987. en particular pp.54 ss. y 230 ss. El rey de

183 ~
~ 182
1
• Capitulo 2 Los medios de comunicación •

mas; pero sin duda hay una clara prevalencia de esos casos en los que un en virtud del cual se pasa del valor positivo al negativo es independiente de
sistema se caracteriza por la utilización de un medio. las numerosas constelaciones concretas de sentido: ese atravesar, en otros
Ciertamente la condición más importante de tal conexión es que el có- términos, está descondicionado en el plano psicológico y moral; y todo esto
digo de un medio sea idóneo para definir la u~idad de un ~istema a difer~ncia se verifica sin que la opción entre valor positivo y valor negativo pierda clari-
de los otros sistemas de su entorno. Los med10s que no tienen una codifica-
ción centralizada, en particular las relaciones de valor, no tienen ningunaopor-
J dad, sin que haya un repliegue hacia generalizaciones vagas que requerirían
interpretaciones. Aun bajo este aspecto el dinero representa un caso óptimo
tun id ad de formar sistemas que puedan ser distintos. Y, en efecto, la atribu- porque cuando se paga no existe ninguna duda de que se paga ni de cuánto se
ción de una atribución a la política o a la economía, al derecho o a una rela- paga.
ción íntima, es cuestión que se decide según el código al que se orienta. El saber verdader~ y el derecho se dan en unidades cualitativas, sin
Pero esto sólo no es suficiente. Las operaciones que el medio (no obstante embargo, garantizan ellos mismos una alta capacidad de ramificación y de
]a improbabilidad de la combinación de selección y motivación) hace pos.i?I.es, reutilizabilidad. Pero exigen instancias (publicaciones, organizaciones) a las
deben ser idóneas para la activación y la clausura de un contexto autopo1et1co que se puede referir cuando la distribución de los valores de los códigos no
de reproducción. Deben poder organizar recursivamente algunas anticipaciones está clara. Quien regularmente toma aspirina para protegerse del infarto
y recursos, es decir, no deben sólo manifestarse de vez en cuando y de manera cardíaco ante quienes se admiren, puede apoyarse en los resultados relativos
aislada. Los medios, en otras palabras, deben poder concatenar las de la investigación. Si se impide la entrada al estacionamiento del condominio
comunicaciones. Al mismo tiempo deben volverse independientes de la donde está la propia oficina, se trata de un caso que puede clarificarse en Jos
identidad de las partes de la comunicación y de su memoria. Además, es tribunales, no en la bolsa de valores. Es típico que, en el caso de los códigos
ventajoso el que la comunicación pueda producirse no de una manera altamente tecnificados y de los correspondientes programas de este tipo, los
estrictamente lineal, en una secuencia uno a uno, sino que esté abierta, profanos deben caer en la cuenta de que todo aquello en lo que en origen
predispuesta a ramificaciones y a constelaciones imprevisibles. El vínculo habían pensado no es absolutamente relevante. Esto no significa, no por último,
que se produce en una comunicación de.be ser rel~vante .para ?~~as que aun fa valoración moral deba ser dejada a un lado, porque la atribución de
comunicaciones, aunque sólo más tarde se decida para que con mas prec1s1on. los valores del código positivo o negativo no puede ser correlativa a la distin-
El arte puede satisfacer este requisito sólo con dificultades y, por eso, :ción entre estima y desestima que caracteriza a la valoración moral' 81 • PreCi-
su potencial para la formación de un sistema es escaso. En cambio, el dinero .Samente de esta eficiencia técnica, sin embargo, depende el hecho de que _:_y
realiza de manera óptima este presupuesto. Conserva su valor aunque cada fa medida en que- los medios puedan formar sistemas altamente complejos
pago borre el recuerdo de las estructuras (precios, condiciones de tr~nsac­ y operacionalmente cerrados, es decir, sistemas que se autodelimitan y se
ción) que lo hubieran motivado''° y, no obstante, aunque sea en can!1.dades llUtorreproducen.
continuamente distintas, queda en condiciones siempre una operac1on del Una vez que se ha efectuado una selección, su utilización ulterior puede
sistema de la economía. definirse también como circulación del medio. La expresión es comprensible
En este contexto además es significativa la condición técnica del código, sólo en un plano histórico, dado que no se puede absolutamente hablar de
de ta que ya habíamos hablado, es decir, el hecho de que el atravesar el límite
1 1
~ Esta es sólo otra versión dt! la constatación que ya habíamos formulado y según la cual, una
1~ 0 Sobre las abastracciones con la que se reacciona a este hecho, véase Dirk Baecker,' Das vez que los medios de com11nicación sirnhólicamente generalizados se han diferenciado, la
Gedli.cbtnis dcr Wirtschaft en Theorie als Passion, editado por Dirk Baecker et al., Frankfurt sociedad no pµedc imponeryaningún supracódigo. Esto, sin embargo, no excluye la moral asu
1987, pp. 519-546. vez sea libre de valorar qué cosa quiere y cómo la quiere.

.. 1 84 185 ~
1 1
• Capítulo 2 Los inedias de co1nunicJción •

«círculo»' 82 • En última instancia se trata del aspecto dinámico de la diferencia Las diferencias en la capacidad de formar un sistema que
entre medio y forma. Aun si todo acoplamiento del sustrato medial que lleve contradistinguen a cada medio de comunicación simbólicamente generalizado,
a la construcción de formas, vuelva a dejar libre al mismo medio para la caracterizan también el rostro de la sociedad moderna. Junto con otros factores,
construcción de nuevas formas, en los sistemas autopoiéticos debe ser posible esas diferencias llevan a un crecimiento desigual de los sistemas de función, y
alcanzar algo más que una especie de simple pulsación; y precisamente los por tanto también a una desigual distribución del dispendio de comunicación
medios simbólicamente generalizados están predispuestos para que, con las y de la visibilidad de que se sirven las funciones, sin que en la base de todo
determinaciones alcanzadas se pueda hacer algo. Funcionan como una esto se esconda una racionalidad o una jerarquía de las mismas funciones. La
complejidad ya reducida, como absorción de la incertidumbre, como premisa sociedad no crece como levadura, no se vuelve más grande, más diferenciada,
para ulteriores operaciones. Cada suma de dinero obtenida está disponibl_e más compleja de manera uniforme, como pensaban las teorías del progreso
para pagos ulteriores. Si se han establecido algunas verdades, se puede partir del siglo XIX (las cuales podían pensar, así, porque concebían la sociedad
de ellas sin deber examinarlas de nuevo, y si existe un poder capaz de sólo corno sistema económico). En cambio, la sociedad vuelve más complejos
imponerse, todos pueden contar con que también los demás seguirán las algunos ámbitos funcionales y deja que otros se deterioren. Este desequilibrio
directrices y que uno no es el único ingenuo. Por otra parte-y a esteres pecto ha constituido siempre un motivo para la crítica de la civilización, ya sea que
el concepto de circulación induce al error- esto no significa que las opera- se dirija hacia la religión, como a la filosofía de la restauración; ya sea que se
ciones de empalme sean previsibles. La circulación no es un concepto que dirija hacia la razón, como Habermas. Sin embargo, las investigaciones más
haga esperar en un cálculo y en una planificación. El que paga no puede pre- recientes efectuadas en el ámbito de la cibernética y de la teoría de sistemas
ver qué hará el destinatario con el dinero, e incluso si en condiciones particu- demustran que éste es un fenómeno completamente normal, que puede ser
lares eso debiera quedar bajo control jurídico, más tarde el siguiente destina- corregido sólo por la evolución' 84 •
tario será imprevesible. También en los programas incondicionales del dere- También desde puntos de vista relacionados con la teoría de la evolució11
cho la profundidad de la vista no va mucho más alla' 83 • Basten como ejemplo es in;portante distinguir entre los medios de comunicación simbólicamente
las dificultades para valorar de qué manera una transformación de la ley del general izados y los sistemas que se forman a través de ellos. Los medios
divorcio actúa en las relaciones de poder de los matrimonios. La circulación pueden nacer y diferenciarse antes de que existan sistemas de función corres-
de los símbolos de los medios sirve ciertamente para la formación de un siste- pondientes.
ma, porque Jos símbolos pueden circular sólo en el.sistema. Sin embargo sería
La necesaria codificación para la formación de un sistema, la tipología
falso inferir de esto la posibilidad de planificar el sistema o la posibilidad de
de su programa y su semántica particular pueden prepararse de manera
guiarlo. En particular la eficiencia técnica del medio en la estructura de su
provisiorat. Existen preadaptive advances' 85 cuyos inicios pueden localizarse
código y en la difusión de los efectos vinculantes depone no a favor sino en
hasta la antigüedad. Se pueden deducir ejemplos particularmente claros al
contra una posibilidad de guiar el sistema.
IM Un punto in1portante de partidn fue Magoroh Maruyan1a, ((Thc Second Cybernctics:
1~2 Originariamente la metáfora del círculo tenia un significado cosmólogico: simboliza la unidad Deviation-A1nplifying Mutual Causal Proccsses>), «Genera! Systems)) 8 (1963), pp. 233-24 l y
de movimiento e inmutabilidad. Después, el siglo XVIl se ocupó de llevar este símbolo del las invcstigaciuncs sobre d fi.;edback positivo que se relacionan con aquel trab;tjo. CL también
ciclo a Ja tierra, ya que ni la circulación de la sangre ni lu circulación del dinero presienten la Alfrcd Gierer, «Gencration ofBiological Pattcrns and Fonn: Sorne Physical, Mathernai.ical and
manera rígida de un círculo. . Logical Aspccts», «Progrcss ofBiuphysics o.nd Molecular Biology)) 37.
1 ~J Los juristas que utilizan una praxis dccisiona! dirigida a las consecucnc1as, y hoy todos lo
iu Volvcrcn1os por lo n1ismo en este punto en el cap. 11! (1981 ), pp. 309~331: id. Die Physik.,
hacen, iiencn ilusion¡;s qut: parecen inco1nprensibles. De hecho, sin embargo, al fina! de la das leben und die Seefe: Ansprucb u11d Grenzen der Naturwissenschaji, 4a. de. Munich 1988,
decisión no cuentan las consecuencias reales, pero únicamentc aquéllas que .el jurista, con un particularn1entc pp. 121 s.
juicio informado quisiera producir.

~ 186 187 ~
.

r
.
1 1

• Capítulo 2 Los medios de comunicación •

considerar la extensión de la economía monetaria en la antigüedad Ydespués


r. un escritorio, de un teléfono. Cuando los medios organizan laautopiesis de un
nuevamente a partir del alto Medioevo, o bien considerar la elaboración jurí- sistema, siempre hayen este sistema mucha más comunicación de lo que es el
dica del caso individual y los intentos de llegar a una sistematización concep- mínimo autopoiético (así como una célula contiene muchas más moléculas
tual del derecho, que son de procedencia esencialmente romana, y, sin embar- 1¡ químicas de las que realizan la autopoiesis en un sentido estricto). Precisamente
go, también inglesa. Sin estos trabajos de preparación no hubiera sido posible en esta coordinación del comportamiento de la vida cotidiana con un proceso
realizar el paso de una sociedad estratificada a una sociedad funcionalmente 1 autopoiético, consiste el «plusvalorn que puede alcanzarse a través de la
diferenciada. Como siempre sucede cuando se presentan estos preadaptive formación de sistemas. La autopoiesis de la economía consiste en la
advances, es decisivo disponer de un contexto provisional que estabilice las reproducción de pagos a través de pagos' 86 ; pero, naturalmente, no existe
adquisiciones sin que se hayan formado los sistemas que más tarde nos llevarán ningún sistema de la economía que prevea sólo esto y nada más.
a una clausura operacional y a la autonomía autopoiética de, los ámbitos de Sobre el hecho de que ninguno de los códigos de los medios pueda
funciones correspondientes. De hecho, cuando se llega a la formación de un alcanzar congrnencia con el código moral, ya hemos llamado la atención varias
sistema, puede partirse del presupuesto de que las operaciones del tipo necesario veces. En la medida en que la diferenciación de la sociedad en sistemas de
para la formación del sistema siempre han existido, y que las delimitaciones función se apoya en medios de comunicación simbólicamente generalizados,
impuestas por un orden más antiguo puedan disminuirse gradualmente como, esta distancia con re~pecto a la moral se vúelve una orientación que fluctúa
por ejemplo, el resquebrajamiento de las jurisdicciones feudales o las clericale~, libremente, que al mismo tiempo molesta yda apoyo; pero en todo caso, no se
los sistemas duales monetarios del Medioevo, la condición de siervos propia vuelve el principio último de fundación racional.
de la gleba, o el vínculo de la propiedad de la tierra a los nobles. Esta situación permite comprender fácilmente que no se puede mantener
más ni siquiera aquella congruencia que venía de las culturas altamente
desarrolladas; es decir, la congruencia entre moral y religión, con su teología
IX. Efectos en la evolución del sistema social de cielo/infierno. No se puede (y ni siquiera es necesario) impedir a los
predicadores que moralicen. Siempre es bueno emplearse por el bien. En una
Si se quiere saber en qué medida y con qué consecuencias los medios de sociedad secularizada, en efecto, las dificultades de la religión con frecuencia
comunicación simbólicamente generalizados determinan la sociedad moderna se superan también con la moral. La misma religión, sin embargo, haría bien
y condicionan su desarrollo ulterior, no se debe pensar única~ente en·'·ª falt~ en distanciarse de la moral. Si para esto es suficiente el viejo mecanismo que
de armonía en su crecimiento. Desde otros aspectos su eficacia tambten esta consistía en el apropiarse de un comportamiento inconsistente, es decir: peca-
limitada, porque las oportunidades se encuentran precisamente en la limitación. do y arrepentimiento, o bien si es suficiente hacer aparecer el juicio universal
La sociedad no es un juego cuyo resultado sea siempre cero. Desarrolla como sorpresa para justos y pecadores, es cosa que se puede poner en duda.
complejidades mediante idóneas reducciones de la complejidad. . En todo caso, lo relevantes es esto: que ya desde el tiempo de la religión, en la
Los puntos de vista más importantes que hemos de considerar se regla de duplicación de inmanencia/trascendencia (que naturalmente no puede
encuentran en las reflexiones que preceden y deben sólo extrapolarse Y reflejarse como regla de duplicación) tiene un propio código, el cual, de la
presentarse. Antes que nada, por más compleja que sea la normalización de su misma manera que los códigos de preferencia de los medios, se encuentra
uso (por ejemplo en la relación con el dinero), los medios nunca ordenan t~da
116
la vida cotidiana. El amor se debe probar en la vida cotidiana, no como vida Sobre esto Niklas Luh1nann, Die U1irtsbafl der Gesellsc:haft, Frankfurt 1988.
07 Sobre esto, mas dctalladamcnlc, Niklas Luhmann, «Die Ausdiffcrenzierung dcr Religion>1,
cotidiana. Si se quiere apreciar el arte, antes se debe saber dónde es posible
en id. Gesdlshallsstruktur und Semantik, vol. 3. Frankfurt 1989, pp. 259~357.
encontrarlo. El titular del poder también tiene necesidad de una estancia, de

~ 188 189 ~
r
1
• Capítulo 2
1
Los medios de comunicación •
!

cruzado con respecto a la moral 187 • Sin embargo, aun con este código la religión medios de comunicación simbólicamente generalizados la diferenciación del
no puede alcanzar ningún control de los medios de comunicación simbólica-
1
si_stem~ de la soci~dad no puede seguir simplemente el esquema de los me-
mente generalizados. En otros términos, no puede ofrecer ningún supracódigo, f dios, s1110 que se onenta conforme a los problemas que Ja sociedad debe resol-
sino solamente un modo propio de describir el mundo. ' ver al nivel de desarrollo que ha alcanzado.
Por último, hemos de considerar que los medios de comunicacwn Estas reflexiones sobre el contexto social de los medios de comunica-
simbólicamente generalizados son aptos sólo para ámbitos de funciones en ción simbólicamente generalizados pueden ayudarnos, finalmente a resolver
los cuales el problema que se debe resolver y el éxtio que se quiere obtener se el dilema del medio del valor. No se trata, como hemos visto, de u;1 medio de
encuentran en la misma comunicación. La función de los medios, entonces, comunicación simbólicamente generalizado que se haya desarrollado
se desarrolla cuando la selección de una comunicación puede ponerse como plenamente. Falta un código central y, por tanto, también una diferencia clara
fundamento de otras comunicaciones como su premisa. Por eso éstos no son ~ntre codificació11 y programación; faltan símbolos simbióticos (lo cual no
aptos para ámbitos de comunicación cuya función sea la de una transformación 1mp1de que se llame valor a la vida) y falta el potencial para la formación de
del entorno -ya sea una transformación de estados físicos, químicos, biológicos, un sistema. Lo que, sin_embargo,justifica qLre se hable otra vez de un medio y
ya sea una transformación de cuerpos humanos, o bien una transformación de del acoplamiento amplio de un gran número de posibilidades de acción. desde
estructuras de la conciencia. puntos de vista relativos al valor que, en el caso individual, adquieren una
Por este motivo no hay medios de comunicación simbólicamente forma con base en consideraciones de valor. Sin embargo son irrefutables
generalizados para la teología, para el tratamiento de Jos enfermos y para la también la autonomía, la diferenciación y el específico universalismo de este
educación. En estos casos no se presenta el problema que pone en movimiento medio. Todos los valores de los otros medios, como la verdad o Ja riqueza, el
la autocatálisis de los medios simbólicamente generalizados, es decir, el amor, la belleza o el poder, en el medio del valor son sólo unos valores entre
problema de una probabilidad muy alta de rechazo. Al menos para el otros _Y cuando s~ trata de valores en cuanto valores no se puede aplicar el
tratamiento de los enfermos y para la educación se han especificado sistemas man_eJo d~ la contrngencia que es específico de otros medios. Porotra parte, Ja
sociales de funciones que deben resolver sus problemas sin disponer de un mot1~ac1on para la aceptación no se produce, sino que se presupone. En estas
medio propio de comunicación y que, por eso, dependen sustancialmente de relaciones de valor vemos un medio de relación entre medios de comunicación
la interacción organizada.Ninguno de los tres ámbitos de problemas está do- que_H~nen una plena capacidad funcional y el resto de la sociedad: de aquí la
minado por un sólo medio de comunicación: ni por la verdad, y ni siquiera pos1btl1dad de su mmediata transposición al comportamiento de la vida coti-
por el dinero, porque el estado de desarrollo que han alcanzado actualmente dia~ª.ª. través de la referencia imperceptible y obvia a los valores; de aquí las
seria impensable sin una ciencia diferenciada y sin economía de mercado'"'· pos1b111d~des de referen~ia a la moral y a la religión ''';de aquí la importancia
1

Es necesario partir del hecho de que, por grande que sea el significado de los complex1va de las relac10ncs de valor que condena también la educación el
tratamiento de los enfermos y, recientemente, aun las tecnologías, a Ja co~si­
tx~ Afirmamos de mnncra explíclla tainbién sobri.: la tecnología esta autonomía de los esfuerzos deración de los valores. De aquí la necesidad de renunciar a la codificación
(naturalmente. sien1pre comunicativos) ·dirigidos al exterior, es decir, vemos tainbién, y :entra l. La específica modernidad de los valores consiste, por último, en que
precisaincnte cn la tecnología actual, algo n1ás que ciencia aplicada. lnnumcrablt.::s problemas
tecnológicos -desde la con::;trucción de vías férreas hasta la seguridad de la tecnología
estos, ya sea como forma ya sea en todas sus aplicaciones, no llevan a la
moderna-- no pueden ser resueltos mediante [a (i lectura», sino que dependen de la construcción
y experimentación en Jo que se refiere a los dispositivos que se quien:;n instalar. Se e~tiende u~ Como mu~stra en particular. una discusión reciente sobre la <<rdigión civil»; sobre esto.
4uc csnecesario personal con formación científica. Pero su for1n<1ción no consiste en véase Niki as Luh1nan.n. <<Grundwcrtc als Zivilrcl ig ion: Zur Y.,1 isscnschaftlichcn Karriere eines
investigación, sino en educación . Themas)), (<Archivio e.Ji rilosollu» 46 No.2-3 ( 1978), pp. 51-71

.. 190 191 ~
• Capitulo 2 Los medios de comunicación •

unidad, sino a la diferencia. las perspectivas de unidad y mediante el recurso al tiempo. La idea es ésta: los
En el concurso de todos los medios de comuni cación- el lenguaje, los
movimientos culturales tienen un fin natural en el que descansan y alcanzan
medios de difusión y los medios simbólicamente general izados- se condens a un estado de perfección; y entonces es posible confrontar informaciones rela-
lo que con expresió n complexiva se podría llamar cultura. Con respecto a esto cionadas con lo que dicen ya sea por el logro de este fin como por el fracaso.
condens ación debe significar que, a través de la reutilización en diversas (Por eso la perfección debe pensarse como corruptible y la naturaleza debe
situaciones, el sentido a veces utilizado, por una parte, sigue siendo el mismo pensarse normativamente). Nosotros conocemos este modelo teórico bajo el
(porque de otra manera no habría ninguna reutilización) pero, por otra, se nombre de Aristóteles.
confirm a y, por tanto, se enriquece de significados que ya no pueden reducirs e El crecimiento de las posibilidades de confrontación y de control a través
a una fórmula. Esto deja suponer que el excedente de alusiones de sentido sea de la imprenta sabotea esta teleología de la naturaleza. En parte, en general, se
un resultado de la condensación y de la confirmación del sentido, y que la abandona la orientación hacia un fin que se produciría en el tiempo (y, por
comunic ación sea aquella· operación que produce de esta manera su propio tanto, también a un inicio que tendría lugar en el tiempo) y se reestructura e 1
medio. conocimiento de la naturaleza con el auxilio de leyes de la naturaleza o de
Estas reflexiones dejan un cierto escepticismo ante las posibilidades de principios de equilibr io''°. En parte se subjetiviza la teleología, por lo que
una teoría de la cultura. El exceso de alusiones que se actualiza en todo sentido, ahora ya no es importante el fin natural bueno de un movimiento natural
y precisamente la concreción de las condensaciones fundadas en éste, admiten (comprendido el humano), sino una anticipación mental (y en este sentido
sólo una procesualización selectiva. Hay que decir algo, y esto significa: no también conforme con la memoria), que a su vez produce el actuar humano
otro. Se pueden pensar procedimientos interpretativos o hermenéuticos que con sus consecu encias'" . La racionalidad moderna de la factibilidad se refiere,
se ocupen del sentido y luego, a través de sus propios resultados, condensen entonces, a la cuestión de si, y en qué medida, tenga éxito. Una de las
un sentido propio. Pero con esto se repite sólo, aunque de una manera genial, consecuencias de esta bifurcación, relacionada con el nombre de Descartes
el problem a del cual hemos partido.
de existencias extendidas y mentales, es el rechazo a la idea de una racionalidad
Un análisis estructural de las posibles formas de la cultura podría partir del mundo con la consecuencia, que se desarrolla una cultura extremadamente
del problem a de la confron tación y del control. La ampliac ión de las ,inquieta. Se fija en la forma de una inmensa memoria lo que se esperaba y,
posibilidades de confrontación y de control comienz a con la escritura, y a ent?nces, en las nuevas informaciones es necesario reconocer que lo que se ha
través de la imprenta continúa hasta la actual elaboración de las informaciones
verificado no es como lo que se esperaba. Entonces el sistema debe activar
por medio de computa doras. Sin embargo , se trata también aquí de una nuevos medios, o bien debe corregir sus memorias para llevar al estadio más
confrontación entre datos capturados y memoria (en donde ambos son unidades reciente lo que se puede esperar. La confrontación entre el estado del ser y el
internas). El control comparativo --como es necesario decir para recalcar la
estado del deber ser se vuelve un problem a continuo , y las continua s
contraposición con respecto al concepto inglés de control - no lleva absolu-
necesidades de corrección arruinan gradualmente esas relaciones que se habían
tamente a dominar la causalidad: al contrario, tiende a hacer concienc ia de
presupu esto. Al final no quedan más que valores como formas de la
que una tal posibilidad de dominio no existe. autoafirmación de la cultura.
Si se pone la pregunta de cuáles son las formas semánticas con las que
la sociedad reacciona ante el crecimiento de posibilidades de control, nos 190
Véa<;e Edgar Zilsel, <{rheGcncsis oftheConceptof Physical Law», «Philosophical Review»
encontramos antes que nada en semánticas orientadas al fin. Después de la 51 (1942), pp.245-279.
·
8obre esta rama del desarrollo de ·ideas, N1klas Luhmann, «Sclbstreferenzund Tclcologic in
introducción del alfabeto se llega al descubrimiento de la teleología comci una
191

gcsellschat'tstheorctischcr J>crspektive)>, en id. Gl!se!!shafls~.urukt11r und


Semantik, vol. 2,
posibilidad de ordenar materiales que se vuel':'en más complejos conform e a Frankfurt 1981, pp. 9-44

~ 192 193 ...


Si la invención de la computadora, que antes que nada amplía aún más
sólo las posibilidades de control en el sentido de la confrontación entre
informaciones y memoria, puede cambiar algo en todo esto, es cosa que no se Capítulo 3
puede prever con seguridad. Con lo cual queda abierto el problema de que, en
relación con estas posibilidades, se condensa como cultura. Es más bien Evolución
improbable que la computadora pueda acrecentar el nivel medio de satisfacción
de las expectativas. Lo que se puede alcanzar es una mejor y más rápida
organización de la complejidad. Con esto aun las expectativas pueden ser
examinadas mejor antes de ser memorizadas, pero siempre sólo con la ayuda
de la técnica del control comparado, es decir, referida siempre sólo al pasado.
No hay que temer que esto pueda llevar a una cultura calculada, porque las
l. Creación, planificación, evolución
formas del sentido se condensan únicamente en la comunicación misma. Más
bien será necesario hacer la hipótesis de que la aceleración de las operaciones
La sociedad es el resultado de la evolución. Es posible que, comparadas con
de control será el momento en el que la cultura debe reaccionar, y podrá hacerlo,
los niveles alcanzados por la epistemología y por la metodología
entonces, renunciando a una valoración positiva de la estabilidad temporal.
contemporánea, las explicaciones que la teoría de la evolución está en capacidad
Análisis estructurales de este tipo tienen, sin embargo, sólo el valor de
de aportar puedan r~sultar insatisfactorias. Sin embargo, hoy no disponemos
ejemplo. En el mejor de los casos comprenden perspectivas individuales que
de nmguna otra leona capaz de explicar la construcción y la reproducción del
no están adecuadas con el entero complejo de la cultura moderna, no lo pueden
sistema social de la sociedad.
reducir a un problema fundamental. Aun si, en una situación altamente
Evolución, en realidad, es sólo un término. En el curso de los análisis
compleja de este tipo, se debe renunciar a una descripción de la complejidad
que desarrollaremos nos servirá de hilo conductor de nuestras reflexiones /a
fenomenológica, sin embargo, permanece la posibilidad de trabajar con análisis
paradoja de la p~obabilidad de lo improbable'. Quienes hacen estadísticas lo
genéticos. Cabe la pregunta de cómo se verifica lo que se verifica, aun si no se
consideran como~na simple trivialidad (o como una falsa aplicación de
puede explicar por qué es de esa manera. Para los fines de un análisis genético
conceptos estadísticos). En efecto, basta con que se considere una totalidad
de esta naturaleza ayuda el uso de una teoría de sistemas que pretende exactitud
cualquiera de caracteres, como puede ser la peculiaridad de un determinado
en la determinación de las operaciones que el sistema. con sus límites, que
individuo, y que se haga la pregunta sobre las condiciones por las que se
produce y reproduce. Por esta razón en este capítulo permanecimos fieles al
~roduj? el encuentro de los caracteres que la definen, para caer en la cuenta
concepto de comunicación. Una teoría que se empalme y que pueda proveer
mmed1atamente de que esa peculiaridad es el resultado de un encuentro casual
sólo un análisis genético y ninguna explicación de los fenómenos, hoy Lleva el
Y que, por lo tanto, como tal, es extremadamente improbable. Sin embargo,
título de «evolución», de ésta nos ocuparemos en el capítulo siguiente.
por otra parte, se trata de una improbabilidad que existe y por eso mismo es
completamente normal. La estadística puede ignorar este problema y quizá
esté obligada a ignorarlo. La teoría de la evolución, en cambio, encuentra su
Punto de partida precisamente en la solución de esta paradoja. Traslada el
1
Sobre el improbabk probable. Cf. Edgar Morin. La Mélhode vol. 1, Paris 1977, pp. 294 ss.

~ 194 195 ~
Si la invención de la computadora, que antes que nada amplía aún más
sólo las posibilidades de control en el sentido de la confrontación entre
informaciones y memoria, puede cambiar algo en todo esto, es cosa que no se Capítulo 3
puede prever con seguridad. Con lo cual queda abierto el problema de que, en
relación con estas posibilidades, se condensa como cultura. Es más bien Evolución
improbable que la computadora pueda acrecentar el nivel medio de satisfacción
de las expectativas. Lo que se puede alcanzar es una mejor y más rápida
organización de la complejidad. Con esto aun las expectativas pueden ser
examinadas mejor antes de ser memorizadas, pero siempre sólo con la ayuda
de la técnica del control comparado, es decir, referida siempre sólo al pasado.
No hay que temer que esto pueda llevar a una cultura calculada, porque las
l. Creación, planificación, evolución
formas del sentido se condensan únicamente en la comunicación misma. Más
bien será necesario hacer la hipótesis de que la aceleración de las operaciones
La sociedad es el resultado de la evolución. Es posible que, comparadas con
de control será el momento en el que la cultura debe reaccionar, y podrá hacerlo,
los niveles alcanzados por la epistemología y por la metodología
entonces, renunciando a una valoración positiva de la estabilidad temporal.
contemporánea, las explicaciones que la teoría de la evolución está en capacidad
Análisis estructurales de este tipo tienen, sin embargo, sólo el valor de
de aportar puedan r~sultar insatisfactorias. Sin embargo, hoy no disponemos
ejemplo. En el mejor de los casos comprenden perspectivas individuales que
de nmguna otra leona capaz de explicar la construcción y la reproducción del
no están adecuadas con el entero complejo de la cultura moderna, no lo pueden
sistema social de la sociedad.
reducir a un problema fundamental. Aun si, en una situación altamente
Evolución, en realidad, es sólo un término. En el curso de los análisis
compleja de este tipo, se debe renunciar a una descripción de la complejidad
que desarrollaremos nos servirá de hilo conductor de nuestras reflexiones /a
fenomenológica, sin embargo, permanece la posibilidad de trabajar con análisis
paradoja de la p~obabilidad de lo improbable'. Quienes hacen estadísticas lo
genéticos. Cabe la pregunta de cómo se verifica lo que se verifica, aun si no se
consideran como~na simple trivialidad (o como una falsa aplicación de
puede explicar por qué es de esa manera. Para los fines de un análisis genético
conceptos estadísticos). En efecto, basta con que se considere una totalidad
de esta naturaleza ayuda el uso de una teoría de sistemas que pretende exactitud
cualquiera de caracteres, como puede ser la peculiaridad de un determinado
en la determinación de las operaciones que el sistema. con sus límites, que
individuo, y que se haga la pregunta sobre las condiciones por las que se
produce y reproduce. Por esta razón en este capítulo permanecimos fieles al
~roduj? el encuentro de los caracteres que la definen, para caer en la cuenta
concepto de comunicación. Una teoría que se empalme y que pueda proveer
mmed1atamente de que esa peculiaridad es el resultado de un encuentro casual
sólo un análisis genético y ninguna explicación de los fenómenos, hoy Lleva el
Y que, por lo tanto, como tal, es extremadamente improbable. Sin embargo,
título de «evolución», de ésta nos ocuparemos en el capítulo siguiente.
por otra parte, se trata de una improbabilidad que existe y por eso mismo es
completamente normal. La estadística puede ignorar este problema y quizá
esté obligada a ignorarlo. La teoría de la evolución, en cambio, encuentra su
Punto de partida precisamente en la solución de esta paradoja. Traslada el
1
Sobre el improbabk probable. Cf. Edgar Morin. La Mélhode vol. 1, Paris 1977, pp. 294 ss.

~ 194 195 ~
1

• Capítulo 3
Evolución •

Otro impedimento estaba constituido por los presupuestos ontológicos


problema en el tiempo y busca explicar cómo es posible que surjan y que
del pensamiento tradicional, y se combinaba con el escaso potencial analítico
luego funcionen como normales algunas estructuras que cada vez están más
de la ciencia. Se hablaba de tipos y de géneros de los seres vivientes, los
cargadas de presupuestos, es decir, que son cada vez más ·improbables. No es
cuales debían ser tratados conforme al esquema ser y no ser. Desde la
difícil notar que se trata sólo de una formulación distinta de la pregunta más
antigüedad se conocían formas mixtas, más o menos legendarias, agrupadas
común: ¿cómo es posible que, no obstante la ley de la entropía, surja una
bajo la etiqueta de monstruos; pero a ellas se les negó todo valor de orden. De
neguentropía? En substancia, para usar todavía término distintos, se trata de
todos modos tenían la función de aportar la contraprueba de la existencia del
la morfogénesis de la complejidad' .
orden perfecto y de la armonía de la naturaleza: cuando algo fracasa, se parece
De esta manera, evolución significa, antes que nada, que crece el número
a un monstruo. Este orden de las especies, que adjudicaba a las liebres un
de presupuestos sobre los que se apoya cierto orden. A través de un proceso
número suficiente de hijos para que las zorras tuvieran qué comer, no podía
en el que se autorrefuerzan las desviaciones de los principios fundamentales
explicarse de otra manera que con el recurso a la teología.
de la distribución, igual surge un orden en el que se pueden esperar con mayor
La teoría de la evolución ofrece una alternativa que parece escaparse de
o menor seguridad posiciones, dependencias , expectativas, que dependen
todo control: una verdadera inconveniencia teológica para el siglo XIX y
precisamente de ese orden. En general, se hace improbable la igual probabilidad
siguientes. Sin embargo, el siglo XVlll ya había debilitado algunas premisas
de que un determinado acto de comunicació n tenga lugar en un determinado
de la explicación teológica. Con el fin de evitar confusiones en la teología
momento. Algunas probabilidad es específicas se condensan en forma de
dogmática, el creador comenzó a ser llamado «providencia». Y se le daba
expectativas pero, en una situación en la que fundamentalmente no existe tiempo. No había creado todo el mundo de una sola vez. Continuaba creándolo
seguridad para ninguna expectativa, se advierte que, en sí, las expectativas todavía'. Pero ya no mediante obras y milagros, ya no con el «movimiento de
son improbables.
un ded0», ya no con «mano invisible». Al mismo tiempo se descubrió la
En el ámbito de la importancia de este problema están disponibles historia. Por último, el creciente potencial a11alítico de la investigación
distintas perspectivas teóricas con respecto a las· cuales la teoría de la evolución geológico biológica-<5 ste fue el problema de Darwin- puso en duda aun la
debe perfilarse. Desde hace mucho tiempo la admiración por la complejidad tipología de especies y géneros. Por una parte, quedó claro que las especies
de la construcción del mundo ha provocado, como reacción, el recurso a las fijaban límites rigurosos a los cruzamientos. A esto corresponde un nuevo
teorías de la creación. La génesis de un orden complejo ha sido atribuida a concepto de población. Por otra parte, sin embargo, la historia aportaba más y
una causa inteligente y la admiración por el mundo se desvió hacia la más indicadores sobre la variación y sobre la diversificación de las especies.
admiración por Dios. El orden es la ejecución de un plan. La unidad del orden
se duplica idealmente en causa y efecto. La causa es el Dios de la creación, el
3
De esti;: míldo Johann George Sulzer, Ver:mch über die Gfückse/igkeit versUüidinger ~Vese1i
(1754), cita de Vermischte Philosophische Schrifien, vol. 1, Leipzig 1773, reimpresión
efecto en el que la causa se manifiesta es el mundo. Pero esta explicación es Hildesheim 1974, pp. 323-347. Por lo demás. ya desde el siglo XVI, de~tro del impulso de una
convincente sólo para quien tiene fe. crccient..:: conciencia del progreso, se encuentra lu opinión confonne a la cual Dios, aun si no ha
creado al n1undo poco a poco, lo da La conocer poco a poco, y culnlinó con la imprenta. con
1
Esta es una opinión 1nuy co1nún. Véase, por ejemplo, J.W.S. Pringle, «Ün the Parallel Between
América y con la arti\lerla. Cf. Francois de a Noue, Discours politiq11es et militaires, Bllsel
1587, rehnpresión Gcnf 1967, pp. 520 y ss. Según la concepción actual, sin embargo, la
Lcaring and Evolution». «Bchaviounl 3 (1951 ), pp. 174-215; Walter Buckley, Sor.'iology and
revol~ción llene lu.gar ha.~ia la mi tal del siglo XV~II. Cf. Arthur O. Lovejoy, The Great Ch~in
Modern Systems Theury, Eng\cwood CliftS NJ .. 1967. pp 50 s.. 62 ss.; Gerd Pawel:ig. Dia/eklik
o/ He1ng: Study oj the His(ory of an idea, Cambridge Mass. 1936, pp.242 ss.; Wolf Lepemcs
dc>r Entwickhing Of?jcktiver -Sy:.:temc, Berlín 1970, pr. 135 ss.; Gerhard Lcnski. Social Structure
por Peter Das Ende di.:r Naturgeschichte: Wandel Kultureller Sf!lb.sversldndlichkeiten in den Wissen
i11 Evo!utionary Perspeclil'e, en Appro11chcs to the Study of Social Structurc. cditatlo
· schqflen d'S XVIII und XJX Jahrhunderts, Munich 1976 m.
Bluu. Londres. 1976. pp. 135-153.

197 ~
.. 196
• Capítulo 3 Evolución •

También por esto se imponía la necesidad de proyectar la teoría de la evolución unidad de la historia de la sociedad se reconstruye como distinción de épocas
como teoría de la historia. Finalmente, la coordinación del todo, la posible y todo lo que se une a esto se agrega igualmente mediante el recurso a un
conveniencia de lo que se diferencia, se habría explicado históricamente, y no concepto que es capaz de absorber las anomalías: el concepto de simultaneidad
como resultado de una intención específica'. Precisamente esto hace interesante de lo no simultáneo.
la teoría de la evolución para la teoría contemporánea de la sociedad. En efecto, A esto corresponde la idea de la historia como proceso. Esta idea ha
ahora en lugar de la «mano invisible», son las fuerzas de la historia las que asumido una forma vinculante en la filosofia de la historia de Hegel. El
actúan de modo invisible, las transformaciones subliminales de la evolución, fundamento de esta idea es la representación, desarrollada en la temporalidad,
los motivos y los intereses latentes, que pueden volverse manifiestos sólo con de una jerarquía de las actividades inferiores y de las actividades superiores;
la ayuda de teorías científicas. mediante las distinciones dadas de esta manera, la teoría puede probar en lo
¿Pero en qué consiste esta alternativa a las teorías de la creación? ¿En que es distinto la actividad de lo que es idéntico. Incluye-y se exhibe y para
qué consiste exactamente la arquitectura teórica de una teoría de la evolución? esto hace exhibición de sí misma como metafisica lógica-el momento de ta
'
Desde hace casi un siglo, la biología tiene dificultad para comprender el dise1~0 negación, mediante el cual lo que es superior en sí, y que vuelve a sí mismo,
complejo de la natural se/ection. En la medida en que los perfiles de lqs comprende a lo inferior, como insuficiente, como privación, como dolor, como
sistemas dentro de los cuales se desarrolla la vida se vuelven más claros, la algo que debe ser superado. Descubre y comprende en esta negación como
distinción entre natural y artificial, que originalmente había guiado a Darwin, propia su libertad. De esta manera, lo que es superior en sí encuentra en sí una
se sustituye con la distinción entre externo e interno, mediante la cual el contradicción y tiene la alternativa de arruinarse por la contradicción o bien
concepto de la natural se/ection adquiere el sentido de selección externa. Este como aconseja la filosofia, superar la contradicción. Para poder, de esta,maner~
principio, tomado de la teoría de la sociedad, se funde con las representaciones reflexionar en sí, el principio del devenir debe ser «espíritu)). El espíritu se
- ,~
mueve en virtud de su capacidad de operar distinciones hasta alcanzar su forma
'

de los procesos históricos (en plural o en singular) que ya se habían afirmado:


final «absoluta» en la distinción de sí en sí.
y aquí es necesario decir que en el siglo XIX se concibe la historia de un modo
Después de la teoría de Hegel ninguna teoría ha logrado que las teor[as
más bien fatalístico y ya no se parte simplemente del presupuesto de que «el
sucesivas deban distinguirse de ella. Las ciencias empíricas, al no ser guiadas
hombre hace la historia».
por una tendencia particular del espíritu, utilizan conceptos de época obtenidos
Desde el siglo XVIII este problema se había transformado en la
inductivamente. En ellas la idea de una unidad del proceso ha dado lugar a
necesidad de determinar modelos de fases del desarrollo histórico. Llamamos
numerosas controversias que hoy ya no están vigentes: a la caracterización (y
a estos modelos teorías del desarrollo, aun dándonos cuenta de que, basándonos
después naturalmente al rechazo de la caracterización) de este proceso como
en el sentido del término la definición no es totalmente congruente. Aquí se
un proceso continuo, lineal, regular, necesario, absolutamente orientado hacia
trata de una especie de operacionalización de las teorías del progreso. Y, en
el progreso'. Si la teoría de la evolución debiera determinar de esta manera su
efecto, ¿cómo es posible aducir una prueba empírica del progreso si no
mediante una confrontación entre diversas fases del proceso histórico?'. La of Ji.ferhod in Cultural Anthropology, editado por Raoul Naroll, Ronald Cohe, Garden City
N.Y. 1970, pp. 834-971\
4
Sobre Darwin como «Historical methodologist». Setcphen Jay Gould, «Evolution and tbe r. Con respecto a cs1o S~ncer, que estuvo al centro de esas controversias, fue al mismo tie1npo
Triumph ofHomology, or Why History Matters», <(American Scicntist)) 74 (1986), pp. 60-69. cauto y descuidado. Véase, por ejemplo, la critica de tales hipótesis en Prin.cjp/es o[Sociology.
~ En el plano tnetodológico, hoy se puede usar una escala Gutman, la cual, sin embargo. nunca vol. l, Ja. ed., Londres 1885, pp. 93 ss., y First Principies, Su cd .• Londres 1887, p. 517: «esa
se ha aplicado a la sociedad en su totalidad, sino sólo a ámbitos espec[ficos, como la división evolución puede terminar únicainente cuando se alcanza Ja mayor perfección y la más completa
del trabujo, religión, el orden político, i.!I dl..':recho. Para una visión de conjunto, cf. Robert L. felicidadl>. Cien años despui!s, sin embargo, podemos seguir aceptando todo esto; naturalmente.
Carneiro, <(Scalc Analysis. Evolutionary Scqucnccsand The Raling ofCultures)l, en f/andbook agregando que la ~volu(.:ión ¡aun no tennina!

~ 198 199 ~
1
• Capitulo 3 1
Evolución •
\ i

objeto, entonces, sería sin lugar a dudas rechazada'. Sin embargo, en la base
~ ¡
evidente que en la teoría de la evolución ha penetrado la teoría económica de
de todo esto está una confusión que debería ser fácil superar con un mínimo
de cuidado conceptual.
t la división del trabajo y de la delimitación de la competencia en virtud de la
correspondiente diversificación de los mercados. Esa teoría se ha generalizado
El juicio que hoy se da sobre estas distinciones de épocas es más]bien después, en particular gracias a Spencer, hasta el punto de asumir la forma de
escéptico'. El mismo juicio tiene valor también para las teorías de los profesos
una ley universal de la historia; solamente con el fin de provocar a la teoría de
evolutivos globales, que se han inspirado, precisamente, en los modelos la evolución y de descubrir, luego, la ventaja evolutiva de lo que no se ha
construidos sobre distinciones de épocas. Independientemente de la valoración
especificado. A estas ideas no se les puede oponer un genérico rechazo: más
que se le quiera dar a estas orientaciones teóricas, es cierto que no se trata aquí bien se trata de verificar si, y hasta qué punto, es posible sostenerlas con el
de teorías de la evolución. En la antropología social y en la sociología no se auxilio de la teoría de la evolución en sentido estricto.
admite todavía este hecho evidente', pero para darse cuenta fácilmente basta
Estas reflexiones delimitan el ámbito de la teoría de la evolución y, por
observar la situación de la teoría a partir de Darwin. La teoría de la evolución tanto, producen consecuencias que se reflejan en el tipo de explicación que la
-por más que se haya alejado del mismo Darwin- utiliza una distinción
teoría de la evolución intenta dar. La teoría de la evolución no aporta ninguna
completamente distinta. No distingue entre épocas; distingue entre variación,
interpretación del futuro. No presupone ninguna teleología de la historia ni en
selección y reestabilización. la perspectiva de un fin bueno, ni de uno malo. La teoría de la evolución ni
Después de estas precisiones, ya no es necesario seguir subrayando el siquiera es una teoría del control de la evolución, es decir, una teoría capaz de
hecho de que la teoría de la evolución no es una teoría del progreso. Admite,
aportar indicaciones útiles para resolver la cuestión de si se debe aceptar la
con una actitud igualmente de despego, tanto la emergencia de los sistemas 1 evolución o si se debe corregirla'°. Y, entonces, podemos decir que la teoría
como su destrucción. Por otro lado, Darwin (aunque de un modo no del todo
1 de la evolución se ocupa sólo de la cuestión de cómo se puede explicar el
congruente) se rehusó a utilizar expresiones como «superior» o «inferior»
para caracterizar las especies. Del mismo modo, no es plausible que se siga
considerando la especialización como una especie de polo de atracción
l hecho de que, en un mundo que ofrece y mantiene siempre también otras
cosas, surjan sistemas más complejos, y eventualmente se ocupa también de
por qué la formación de estos sistemas no había sucedido. Para usar una
evolutiva que hará posible -no se sabe cómo- la diferenciación de
formulación muy simplificada, se trata de explicar las transformaciones de Ja
competencias, roles, organizaciones y sistemas cada vez más específicos. Es estructura.
7 Muchas Con respecto a esto generalmente se piensa en transformaciones no
controversias sobre Ja teorfa de la evolución, que, consideradas retrospectivamente,
aparecen como inútiles, se desencadenaron precisamente por este motivo. Véase. por ejemplo, planeadas de la estructura. Sin embargo, la teoría de la planificación no
S L.T. Hobhouse, G.C. Whecler, M. Ginsberg, The Materiaí Culture and Social lnstitutions of constituye absolutamente una alternativa para la teoría de la evolución. La
Simpler People: AnEssay in Correlation. Londres 1915, reimpresión 1965, pp. 1 ss. También teoría de la evolución se ocupa también de los sistemas que se planifican a sí
la crítica del estilo de estas controversias tiene ya más de medio siglo de existencia. Ct:, por
ejemplo, Leonhard Adam, <(Functionalisn1 and Neo-Functionalism». «Üceania)) 17 ( 1946), pp . . 10
, Ideas de este génerd también se formulan a veces con el principio de la evolución. Véase. por
1-25. ejemplo la idea de Lna «welfare oriented evolutionary theory» en Edmund DnhlstrOm,
M Cf. Las discusiones que se informan en 1:..'pochenschwel/en und Epochenstrukturen im Diskurs

der Literatur und Sprachhislorie, editado por Hans Ulrich Gumbrecht, Ursula Link-Heer, ..' «Developmental Directionand Welfare Goals: SomeComments on Functionalistk: Evolutionary
Thcory about Highly Developed Societies», «Acta Sociologica» 17 (1974), pp. J-21. El aspecto
Frnrikfurt 1985, o en Epochensch·wclle und Epochenbewusstscin (Poetic und Hermeneutik,
de esta versión de la teoría, si se quiere reconocerlo, consiste en el hecho de que ya no se dan
vol. XII), editado por Reinhart Kosselcck, Munich 1987.
condiciones finales de naturaleza estadlstica, sino que se dan variables, que deben indicar
9
Cf. la crítica de Marion Blute. «Sociocultural Evolutionis111: An Untried Theory», «Behavioral capacidades de desarrollo, como la capacidad de aprendizaje, movilización de recursos.
Science» 24 (1979), pp. 46-59.
adaplative upgrading.

~ 200
201 ~
1
• Capítulo 3 Evolu<.:ión •

mismos. Parte del presupuesto -que efectivamente no está lejano de la 11. Fundamentos de Teoría de Sistemas
realidad- de que los planes no pueden determinar el estado en que el sistema
se encontrará enseguida en los mismos planes. En este sentido un plan, cuando Después de Darwin, los recientes desarrollos de la teoría de la evolución han
se realiza, es un momento de la evolución, en cuanto a que la observación de sido estimulados, antes que nada, por el hecho de que gradualmente se ha
los modelos y de las buenas intenciones de quienen proyectan el plan lleva al comprendido e11 qué medida la teoría de la evolución debe recurrir a las
sistema por un recorrido que no está previsto. En este punto la teoría de la premisas de la teoría de sistemas y del hecho de que, de esta manera, la teoría
evolución diría que sólo a través de la evolución se establece cuáles son las de la evolución ha sido involucrada en el debate sobre las teorías de sistemas"
estructuras que se derivan. Si se quiere comprender las transformaciones de{a r El siglo XIX había manifestado su preferencia por una semántica de ¡~
estructura con base en la evolución, se debe abandonar la idea según la cu~!
las estructuras son algo estable a diferencia de lo que es fluctuante. Un
observador ciertamente puede verlo así; pero si luego se quiere saber qué es lo
!
(
demografía, de las poblaciones, de la herencia. Mientras más incierta se hacía
la semántica de I~ subjetividad y de la libertad, más seguridad conquistaban Ja
vida y la corporeidad. Srn este trasfondo no es posible comprender el interés
que ve de esta manera como estructura, se debe observar al observador. Las
estructuras son condiciones que delimitan el ámbito de las operaciones capaces
r· de Darwin ni, en particular, el interés de las ideologías que confrontan a Darwin.
Con respecto a esta situación, la teoría de sistemas impone abstracciones más
de empalmarse, es decir, son condiciones de la autopoiesis del sistema. No claras, pero también una mayor precisión en los conceptos.
existen en abastracto, no existen independientemente del tiempo. Se utilizan· ~olva~nos, por esto, a tomar de nuevo nuestro punto de partida general:
-o no se utilizan- cuando se cumple el proceso en que continuamente se la leona de sistemas no se ocupa de un tipo de objetos particular; hace uso de
pasa de una operación a otra. A través de la repetición en situaciones distintas, una determinada distinción, es decir, la distinción entre sistema y entorno. En
las estructuras condensan y confirman una riqueza de sentido que no subyace la perspectiva de la teoría de sistemas, la evolución no significa otra cosa que
en una definición exacta; o bien las estructuras se olvidan. Las estructuras las transfonnac1ones de la estructura, ya que pueden efectuarse sólo en el
aparecen como estables (para un observador) en la medida en que existen interior del sistema (en modo autopoiético), no se producen a discreción del
otras estructuras que aconsejan la reutilización'' . Pero las estructuras se realizan sistema sino que deben afirmarse en un entorno que el mismo sistema 110
siempre y únicamente en el hecho de que aportan la dirección (delimitan el puede sondear, o que a fin de cuentas no puede incluir en sí mismo a través de
ámbito de posibilidad) al proceso en el que continuamente se pasa de una una planificación. La diversificación evolutiva y el incremento de los sistemas
operación a otra. Es precisamente esta referencia a las operaciones (en nuestro es al mismo tiempo una diversificación y un incremento de los entornos".
caso, por tanto. la referencia a la comunicación) que expone las estructuras de Sólo la d ifcrencia entre sistema y entorno hace posible la evolución. En otras
la sociedad a la evolución. palabras: ningún sistema puede evolucionar a pa11ir de sí mismo. Si el entorno
De distinta manera de lo que podía pensar la teoría clásica, no se no evolucionara siempre en un modo distinto del sistema, la evolución
necesitan esfuerzos extraordinarios para que las estructuras se transformen no encontraría rápidamente su fin en un «optimu/ fit"". Antes que nada, sin em-
obstante su inmanente estabilidad. Pueden volverse obsoletas cuando en lugar 12 Entrr.: los biólogos, en pi.1rtk:ub.r Rupcrt IHcdcl ha enfhtizado la necesidad de clarificar fo-;
de ellas se prefieren distintas canalizaciones de los empalmes operativos. Su prcn1is<.1s Je la teoría de la evolución qw.: residen en la tL::oríade sistemas. Véase Die Ordm'n~
uso puede limitarse a determinadas situaciones, o bien puede extenderse a des Lr:benJingen: .))'stcmbedingnnge11 der Evolution. Harnburg 1975: «A Systein-Anulytic~I
Approach to Macro-E\'olutionary Phcnomenw>, «The Quatcrly Rcvicvw· ofBiology>l 52 (1977),
situaciones nuevas. La evolución siempre está presente donde quiera. pp. 351-370.
13

11 Más adelante mostrarcn1os qui..: con este fin la forma de la di1t:rcnclación oc los sistemas tiene
,, Sobre este pu rato volveremos u[ ocuparnos de lu Jifcrenciación dt: los sisteinas .
Sobre cstc probl~tna se encuentran ohscrvacioncs t.!n C.l-1. Waddington, «The Principles of
un significado en particular. Cf. t:n gcn~ral el capitulo 4. Archetypes in Evolu1ionn. en Afathemolicat C'hallenges to /he Neo-Durwinian fnterpreta1ion

~ 202 203 ~
1
• Capitulo 3
Evolución •

bargo, se debe considerar que la diferencia entre sistema y entorno le ~a a


sociológica, que hasta ahora ha privilegiado claramente las causas internas, el
cada transformación un efecto de multiplicación. Transform a a un siste1rla y
con esto, al mismo tiempo, al entorno (revelante o irrelevante) de los otros recurso al concepto de «natural selectiom> y, en este sentido, una orientación
sistemas. Cada transformación, entonces, activa con grandes probabilidades a a las causas externas. Las aseveraciones causales presuponen siempre una
una multiplicidad de series de efectos que, simultánea mente, y por tanto sel.ección y, por tanto, una adjudicación de causas y efectos, es decir, un
independientemente uno del otro, producen efectos para los que luego vale el observador. Pero la evolución no adjudica y ni siquiera se observa a sí misma.
mismo principio" . El mundo se vuelve dinámico a partir de sí mismo, Prescindiendo de estas cuestiones, que deben clarificarse rápidamente,
precisamente por la simultaneidad de lo que sucede y por la imposibilidad, la teoría de sistemas -si se asume como fundament o el programa de
conexa a todo esto, de coordinarse. Solamente sobre este trasfondo se puede investigación de los sistemas autopoiéticos operativamente cerrados-p enetra
comprende r qué papel juega la casualidad en la teoría de la evolución. hasta lo profundo de la teoría de la evolución, aun en los planos de los
Si se considera atentamente este punto de partida de la teoría de la conceptos. Con la ayuda de la teoría de sistemas autopoiéticos, antes que nada
diferencia, se ve cuán obsoleta se haya vuelto la antigua discusión en la que se se puede explicar cómodamente el hecho de que en los sistemas exista un
discutía el peso relativo de las causas externas y de las causas internas margen para desarrollos evolutivos de las estructuras. La autopoiesis misma
(evolución exógena y evolución endógena). No tiene sentido criticar desde pone solamente mínimos requisitos; en el caso del sistema de la sociedad, por
esta óptica el concepto de la «natural selectiom> y pensar el poder arrancar ejemplo, exige sólo que en general se comunique con miras a una ulterior
desde aquí un desarrollo que nos lleve más allá de Darwin • Menos convincente
16
comunicación. Esto, sin embargo, puede suceder dependiendo de estructuras
aún es la maniobra opuesta", que se preocupa de aconsejar a la teoría muy d .tversas " . L as estructuras son necesarias, en cuanto que restringen el
of Evolution, editado por Paul S. Moorhead, Martin M. Kaplan, Philadephia 1967, pp. 113-
margen disponible para oportunas operaciones de empalme, de manera que se
115. pueda realizar el paso continuo de operación a operación. Estas, se podría
is Esto ya lo había visto claramente Herbert Spencer. Cf. el capitulo «The Multiplication
of
decir, son reducciones necesarias de complejidad. Junto con esta selectividad
Etfects)), en First Principies 5a ed. Londres 1887, pp. 93 ss. que caracteriza la formación de estructuras, sin embargo, se da simultáneamente
lú Ct:, por ejemplo, Stephen Jay Gould, «Darwinism and the Expansión
ofEvo!utionary Theory»,
«Sciencc» 216 (1982), pp. 380-387.
la oportunidad de desarrollos distintos. La necesidad de una selección de la
17 Véase Anata! Rapoport, «Mathematic al, Evolutionary and Psychologica l Approachesto the estructura compatible con la autopoiesis constituye el fundamento -y esto
Study of Total Societies>1. en The Study of Total SocieUes, editado por Samuel Z. Klausner, no es más que la contraparte del mismo hecho- de la oportunidad de una
Garden City N.Y. 1967, pp. 114-143 (133 ss.) Ve la posibilidad de alejarse del principio evolución diferencial. Los tipos de operaciones autopoiéticas y los tipos de
darwiniano de la «natural selection» valiéndose del concepto de sentido. De un modo análogo,
también Stephcn Toulmin, Human Understanding, vol. 1, Princeton 1972. Si se argumenta
las formaciones correspond ientes de sistemas -pensamos en la vida, Ja
apoyándose más directamente en el contexto de las corrientes princioales de la sociologia, conciencia y la comunicación- son descubrimientos, por así decirlo, de la
entonces impresiona más bien el hecho de que en las teorías sobre el desarrollo histórico las evolución, que confirman su validez con la base de su potencial para el
causas externas se descuidan casi totalmente. Y éste es un hecho que se critica cada vez 1nás. desarrollo de estructuras. Pero esta confirmación consiste en la especificación
Anthony D. Smith, The Concept ofSocial Change, Londres 1973, pp. 150 ss. Ve en e.sto el
n1otivo de la controversia entre historicismo y evolucionis1no; en cambio, Bernhard G1esen, de formas muy diversas que constituyen y ulteriormente se pueden especificar
Cristoph Lau, «Zur Anwndung DarwinisticherErkUirungstrategien in der Soziologie>>, «KO\ner en el medio de la necesidad autopoiética. Este acuerdo entre autocontinuación
Zeitschrift für Soziologie und Sozialpsychologie» 33 (1981), pp. 229-256, y también Michael Y formació11 de estructuras hace posible e impone la evolución sin que haya
Schmid, Theoric sozialen Wandels. Opladen 1982, proponen una nueva orientación que se necesidad de suponer una «natural selection» u otros tipos de determinación
vale del concepto de «natural sek.-ction» externa. Inmediatamente surge In pregunta de si, en
absoluto, una tal distinción pueda ser importante.
externa de la estructura. Al mismo tiempo, se resuelve una antigua discusión,
es decir, el debate sobre el más alto potencial evolutivo del que dispondría lo

• 204 205 ~
• Capítulo 3 Evolución •

que está subespecificado 19 • En la realidad no existe ninguna reproducción no Antes que nada viene al caso recordar que todos los sistemas
específica, peró existe la diferencia entre autopoiesis y determinación de la autopoiéticos efectlian sus operaciones siempre en su respectivo presente, que
estructura. a veces es actual. Aun la red recursiva de las operaciones tiene lugar en el
Nuestra perspectiv a nos contrapone radicalmen te al programa de presente basada en las condiciones y las posibilidades de empalme disponible s
investigación de la sociología. La determinación genética de la vida constituye en el presente. Para la operación (y esto vale también para la comunicac ión, si
un punto de partida irrefutable. Pero de eso no se sigue absolutamente que d.ebe ser una operación autopoiética), entonces, nunca hay un inicio porque el
también el orden social se determine con esta base (aunque es necesario sistema pa.ra poder reproducir SLIS operaciones a partir de sus propios productos,
conceder que no tendría estabilidad un orden social que pretendiera que los siempre, tiene que haber tenido ya un inicio, y del mismo modo nunca hay un
hombres caminaran continuam ente de manos y no con los pies). La fin, porque cada operación ulterior se reproduce en vistas de ulteriores
determinación genética de la vida, más bien, se compensa con un orden de los operacione s". Sólo un observado r (y este observador puede ser el mismo
sistemas sociales que se produce en la sociedad y que está provisto de altos sistema) puede fijar un inicio y un fin, si pone como fundamento de su operación
grados de libertad (¿se podría decir más altos?). Este orden, luego, desarrolla una correspondiente construcción del antes y del después. Pero cuando el
determinac iones de la estructura que tienen tipos propios. sistema opera ya ha construido suficiente complejidad de modo de poder
Si esas reflexiones permiten explicar la conexión que existe entre teoría describirse así mismo en la división temporal, posticipa; su inicio.
de sistemas y teoría de la evolución, para otros aspectos, la teoría de sistemas Consecuen temente, en la medida en que participen sistemas
autopoiéticos operacionalmente cerrados incurre en una flagrante contradicción autopoiétic?s, la evolución no puede ser concebida como un simple encuentro
con el modo común de pensar de la teoría de la evolución. ¿Cómo debe de smgulanda des, donde lo que ya existe hace posible que se agregue algo
evoluciona r un sistema de la sociedad operacionalmente cerrado, un sistema que, sin este presupuesto, no hubiera sido posible. Nosotros no podemos excluir
que no puede utilizar las propioas operaciones ni para comenzar ni para del todo .un proceso tal, pero si no fuera de esa manera sería impoisble explicar
detenerse, sino que u opera de modo autopoiético o no opera? ¿Cómo puede la velo.c,1dad de la evolución. Los sistemas autopoiéticos hacen posible la
surgir gradualme nte un sistema de la sociedad? Para las situaciones de evoluc1~n, Yexactamente hacen posible u1ia evolución veloz por el hecho de
transición no existe una vida a medias, no existe un poco de comunicación. que se cierran con base en sus propias distinciones y por el hecho de que de
Un ser viviente vive o no vive. La comunicación tiene lugar o no tiene lugar. esta manera pueden reclutar sus propios presupuestos cada vez que, con este
El concepto exige esta rigidez20 • fin, es suficiente el entorno que existe simultáneamente. La dimensión
temporal, sin embargo, no es un esquema de sistema entorno en el sentido de
18
Por eso Maturana distingue entre la organización autopoiótica y las estructuras de un sistema. que los sistemas existen en el tiempo y que pasado o futuro constituyen su
Pero nosotros queremos evitar la expresión «organización)) en este c.:ontexto, porque queremos entorno". La diferencia sistema entorno puede observarse exclusivamente en
introducirla en otro. la di.mensión material. El observado r puede, ciertamente, pensarla como
19
Cf., por~jemplo, E.O. Cope. The Primary Factors o/Organic Evolution, Chicago 1896, pp.
contmuada en el pasado o en futuro, y puede representarse, por tanto, un inicio
172 s.s.; Elman R. Scrvice, Cul/urai Evo!ution: Theory in flractic:e, New York 1971, pp. 31 ss.,
para una interpretación . y G. Lcdyilrd Stcbbins, 711c Has is o/ Progressive Evolution, Chapel 21
Cuando traten1os sobre lns intc:raccioncs, construidas como episodios. volveremos uné.l vez
Hill N.C. 1969, p. 121, para la otra
a un debilitamient o más sobre cstn cuestión }' 1nostraremos que la episodizaciún es posible sólo con la ayuda de Ja
i Precisamente ante este problen1a reacciona Gun1her Tcubner recuriendo
11

en «l-lypcrzyklu s in Recht und ü~ga~isation: ~um distinción entre interacción y sociedad, es decir, sólo en una sociedad que, a su vez, no tenga
de la rigidez del concepto de autopoicsis fin. Cf. capitulo 4.
Vcrhtiltmis van Sl!!bstbcoba chtung, Sclbstkonsti tution und Autopotes1s) ), en Sznn, 22
Esto se dke muy pocas veces con la claridad suficiente. Sin embargo, véaseAnthony Giddens,
Kommunikati on und So:iules Oij]eren:{er11ng:Hcitriige :u Luhmanns Theoriesozia lerSysteme,
(<Time and Social Organizütion» , en id. Social 7/ieory and Modern Society. Cambridge England
editado por Hu ns Knfcrkump, Michae\ S~hmid. Frankfu1i 1987, pp. 50~ 74 (57 s.). La exposición
1987, pp. 140-165, que sigue a Heidegger.
que hcn1os hecho en el texto intcntil olra s<1!ida .

.. 206 207 ~
1
• Capitulo 3
r Evolución •
1

y un fin. Pero aun esto es posible sólo como operación presente, simultáne a condición. Más bien, una pausa así se continúa en el mismo sistema, como si
del respectivo entorno. se tratara de un evento al que el sistema cerrado le debe su existencia y sus
Entonces queda claro que así-resp ecto a un pensamie nto objetivo del criterios. Sólo un observador particularmente dotado podrá fornmlar la pregunta
tiempo-- la cuestión se desplaza. Los sistemas autopoiét icos pueden surgir ·¿cuáles son las premisas, cuáles son las precondic iones que hacen posible y
cuando se producen los sucesivos presentes en los que se puede activar una favorecen la cerradura ?, y podrá aportar una respuesta en razón de sus
reproduc ción recursiva . Esto naturalm ente no es posible basado en una posibilidades cognoscitivas.
prehistor ia cualquier a. Para que se pueda reconocer lo que debe existir como Si la construc ción de sistemas autopoié ticos tiene éxito, este
premisa es necesario indicar con suficiente precisión la operación autopoiética. procedimiento de base puede sufrir múltiples variaciones. La cerradura de un
Así, por ejemplo, se activa una comunica ción (y, por tanto, se activa una estrato social de la nobleza puede ocurrir a través de la endogam ia o a través
sociedad) cada vez que en la observación (que así se vuelve comprens ión) se de otros mecanism os; el sistema, sin embargo, puede cerrarse sólo si es posible
puede distinguir entre el acto de comunica r y el de informar. Esto es posible reconocer las familias que deben ser tomadas en cuenta con este fin. La
ya en un nivel prelingüístico, pero el lenguaje impone con fuerza esta distinción diferenciació11 de un sistema de derecho presupone la existencia de un cierto
al grado que el que comprend e, cuando habla él mismo, puede basarse número de eventos controversiales y de eventos resolutivo s de controversias,
precisame nte en el mismo mecanismo que le hace posible la comprensión. De con respecto de los cuales se pueden reconocer las reglas de la praxis ulterior
esta manera se instaura una cerradura recursiva que no utiliza ningún elemento aun si lo que luego queda en el recuerdo no se hubiera desarroll ado
que provenga del entorno, sino que trabaja con una distinción emergente. En absolutam ente en el· sentido de aplicació n de reglas. La ciencia puede
una manera igualmente fácil se puede probar que aun la conciencia se reproduce constitui rse como un sistema especific o autopoié tico cuando ya están
disponibles cantidade s suficientemente grandes de saber, que luego se pueda
con la ayuda de tales recursos" .
controlar críticamente para establecer si se trata de un saber verdadero o falso •
25
Esta exclusivi dad del lenguaje presenta ventajas que son importantes
Las primeras monedas no fueron acufiadas con el fin del intercambio. Sirvieron
precisam ente en la relación del sistema con el entorno. Le permite al sistema
como unidades de cálculo en el contexto de la economía doméstica. Cuando
adherirse a un entorno continuamente cambiant e; es decir, no posibilita sólo
llego a haber disponible una cantidad suficientemente grande y el desarrollo
una adaptación única de las estructuras del sistema respecto a situaciones
de una economía de intercambio alcanzó un límite en el cual amenazaba el
durables o recursiva s del entorno, sino que (como sucede ya para la capacidad
estancamiento por el problema de la búsqueda de bienes idóneos al intercambio
visual de los organism os) hace posible una adhesión temporán ea respecto a
con los ofrecidos , se logró diferenciar una economía monetaria , aunque al
situacione s temporán eas basada en condicion es estructurales dadas sólo en el
inicio la importan cia yla complejidad de las transacciones haya sido escasa. O
sistema y no en el entorno" . Y entonces todos los sistemas parciales
bien, para concluir con un ejemplo sacado de los inicios de la edad moderna,
constitui dos en la sociedad pueden especiali zarse en la percepció n de
el Estado, que se diferencia en virtud del principio de la soberanía, presupone
oportunid ades particulares. Ya no es posible, por tanto, determina r de manera
estructuras de dominio de corte antiguo; luego, en retrospectiva, comprend e
objetivam ente univoca cuándo tiene lugar el inicio de la evolución de esta
tales estructura s de una manera totalIUente nueva, como si una concentración
23 Después del incidente se sabe qué se ha vivido y por qué se ha comportado del modo en
que soberana del derecho hubiera siempre existido y como si sólo los abusos de la
hubiera desarro liado bajo un control consciente; o bien se sabe que
lo ha hecho, como si todo se
· G.E.R. Lloyd, Magic, Ueason and f.xperfr:¡¡ces: Studies in the
21 origin ond Deve/opmetlJ of
no se puede recordar con suficiente claridad.
24 Donald D. Ca1npbcll, <iNeurologial Embodime nts of Be!icf and the Gaps in the Fil of GreekScience, Cambridg¡: lnglatt:rru 1979. Es una exposición del desarrollo de la ciencia en
en el
Phcnomcna to Nou1nc1Hm, en .f\ at11raíis1ic EpistetnoJogy. editado por Abner Shimony.
1 Dcbra Gfecia. que puede ser bien interprt:tnda b~jo las premisas teóricas que he111os presentado
.
Nails, Dordrccht 1987. pp. 165-192 (17;) texto. en la n1edida en que no ha sido absolutamente concebido en relación con este proble1na

209 ~
.. 208
1
ff 1

'
Evolución
• Capítulo 3

nobleza hubieran sido los que llevaron a la ruina el sistema antiguo". Con la destruye su material'º. Ahora el peso de la explicación recae sobre el concepto
proclamación del Estado soberano, en particular en la Francia de la segunda de acoplamiento estructural, en el sentido de que a través del acoplamiento
mitad del siglo XVI, se ponen a trabajar los historiadores. El presente tiene estructural se garantiza siempre una adaptación suficiente para la continuación
necesidad de un pasado que se le adapte. de la autopoiesis. La capacidad de movimiento de los seres vivos se armoniza
Nuestros análisis nuestran que el problema del inicio gradual de un con la fuerza de gravedad de la tierra. Con esto, sin embargo, no se ha dicho
sistema de la sociedad puede resolverse sólo si se revisa el concepto de tiempo en qué forma se usa esta ocasión: si en cuanto dinosaurios o en cuanto insectos.
que está en la base. Transformaciones igualmente decisivas, luego, son Así, también la comunicación social depende en muchos aspectos (por ejemplo,
necesarias para adaptar el concepto de adaptación. en lo que respecta a su posible velocidad) del acoplamiento estructural con
Ya en la teoría de la evolución que iba más allá de Spencer y Darwin se los sistemas de la conciencia, sin que así se determine qué se comunica y de
manifestaron fuertes dudas sobre el hecho de que, en virtud de una «natural que manera el sistema autopoietico de la sociedad señala el confin que lo
selectiom>, se disolverían para la sobrevivencia los sistemas que mejor se separa del entorno. De la evolución, entonces, no hay que esperar una mejor
hubieran adaptado (o bien, los sistemas, de entre todos, que menos mal se adaptación de los supervivientes; basta con volver la mirada a los problemas
hubieran adaptado)". Y, además, una cierta irritación surgida del hecho de ecológicos de la sociedad moderna para captar que esa hipótesis carece de
que algunas especies de seres vivientes podían existir millones de afias sin toda plausibilidad. Precisamente, por que son operativamente cerrados, los
transformarse, mientras que otras evolucionan bajo la presión de la sistemas autopoiéticos disponen de un amplio margen para el desarrollo de
adaptación'". Y otra vez, en muchísimos casos-y para la teoría de la evolución estructuras que resultan compatibles con la autopoiesis. Así es cómo, en virtud
es esencial dar una explicación a este criterio-- se tiene el hecho de que hay del estar adaptado, pueden surgir inadaptaciones cada vez más audaces, hasta
que no se interrumpa la continuación de la autopoiesis misma.
adaptación aun antes de que haya necesidad. Así, ya antes del descubrimiento
En conexión con estas reflexiones se puede volver a determinar el
del DDT existían insectos que se habían adaptado, y que por eso pudieron
significado que tiene el concepto de complejidad para la comprensión de la
sobrevivir al descubrimiento". Sin embargo, sólo la teoría de sistemas
evolución. El antiguo principio según el cual Ja evolución es un proceso que
autopoiéticos impulsa a llevar a cabo una revisión del antiguo aparato
lleva de relaciones simples a relaciones complejas no se sostiene por el simple
conceptual. Para nuestra teoría, el estar adaptado es un presupuesto, no un
hecho de que no existen relaciones simples; pero también por el hecho de que,
resultado de la evolución; y luego puede ser un resultado completamente en el
como es evidente, aun ahora coexisten sistemas menos complejos y sistemas
sentido de que la evolución, cuando ya no puede garantizar al estar adaptado,
más complejos, en cuanto que unos no han sido sustituidos por otros (en virtud
de su mejor capacidad de adaptación). Cuando se encuentran indicaciones de
2eo Vél:L°'l\ como ejen1plo instructivo relacionado con la jurisdicción local C.L.P. (Charles Loyseau
dirección de este tipo se trata de autodescripciones simplificantes de la sociedad
Parisicn). Discours de l'abus des iustices de vil!ages, París 1603.
27 Gould, op. cit ( 1982): Richard M. Burian. (<Adaptiltion)), en Dime11siuns of Dtwwinism, moderna: sin embargo, especialmente para esta sociedad, tales descripciones
edit:.ido por Marjoric Green, Cambridge Inglaterra 1984, pp. 284-314. Una critica difusa tennina también son plausibles, porque ésta ya es de todos modos solamente un único
reprochando la tautología: adaptación=sobrcvivcncia=adaptación: pero efite reproche se puede sistema global y no soporta en sí o al lado suyo sociedades simples. La
eliminar. evolución misma no tiene necesidad de indicaciones de dirección. Esta no es
2 x Aquí inicialmente ayudabti el concepto de nicho evolutivo; pero esto tnlslada el proble1na,
un proceso orientado a un fin.
porque así adquiere un significado central para la teoría de la distinción entre nicho o no nicho.
29 El ejemplo se encuentra en Theodosius Dobzhansk.y, «Chace and Creativity in Evolution)),

en Studies in the Philosophy uj'Biology: Reduclion and Reiatcd Probiems, editado por Francisco ~u Humberto R. Matunmu, Franciso Vare!a. El Arbo! del Conocimiento. Santiago de Chile
José Ayala. Thcodosius Dobzhansky. Londn::s 1974. 1984, es.pecialmcntc pp. 71 ss..

211 ~
~ 210
Capítulo 3
Evolución .1

Por último, es necesario volver a integrar en la teoría de sistemas e[


De todos modos la teoría de la evolución es indudablemente compatible concepto, quizá más importante y, sin embargo, más escandaloso de la teoría
con la observación de que sistemas altamente complejos se destruyen o dejan de la evolucic\n: el concepto de casualidad.
de existir; que éstos frecuentemente disponen de una escasa capacidad evolutiva Es fácil decir lo que no se entiende con ese concepto. No sirve para
y que no es raro que la evolución sustituya construcciones altamente complejas negar Ja causalidad. No dice: lo que sucede carece de causas. Nosotros no le
con simplificaciones superiores ". La tesis según la cual en el curso de la atribuimos al concepto ningún significado en el sentido de la causalidad.
evolución la complejida d está en continuo incremento es insostenib le haciendo una abastracción extrema, podemos hablar de casualidad como de
particularmente en relación con el lenguaje". Sin embargo, no obstante todas un concepto 1imite de la teoría de la diferencia. Casualidad, entonces, significa
estas objeciones, no se puede refutar el hecho de que en el curso de la evolución que la determinación de una parte de una distinción no dice nada sobre Ja
se efectúen algunos tests de la complejidad y que se llegue a la construcción determinación de la otra parte. Hegel entiende así el concepto de casualidad
de sistemas más complejos junto con otros menos complejos. Lacomplej i?ad y, análogamente, el concepto opuesto de necesidad. Nos basta una versión
es un producto epigenético del modo en que operan los sistemas autopoiéticos •
33
más reducida, restringida !f la distinción entre sistema y entorno. Entendemos
Esta, con las condiciones que hemos de clarificar más adelante, permite por casualidad una forma de conexión de sistema y entorno que se sustrae a la
mayores (o más débiles) acoplamientos estructurales entre sistema y entorno sincronización (y, por tanto, también al control, a la sistematización) a través
y, consecuen temente, hace posibles más irritabilidades diferenciad as del del sistema. Ningún sistema puede considerar todas las causalidad es. Su
sistema. Pero la complejidad misma no puede constituir nunca un criterio de complejidad debe reducirse. Determinados conceptos causales se observan,
selección (para este fin es demasiado compleja)" . En particular, entonces, se esperan, se usan preventivamente, se normalizan -otros se abandonan a Ja
siempre se debe preguntar «qué género de situaciones daría un valor selectivo casualidad. En otras palabras, la irregularidad de la casualidad no es un
podtivo a una crecida complejidad o a una complejidad disminuida »" y, ya fenómeno del mundo y, consecuentemente, ni siquiera tiene mucho sentido
que ambas son posibles, en el curso de la evolución se llega también a la llevarla a [a discusión sobre determinismo e indeterminismo. Presupone una
construcción de sistemas altamente complejos. referencia del sistema porque sólo así un observador puede decir para quién
algo es una casualidad.
JI Quien se queda atado a la tesis según la cual la evolución es un proceso de crecimiento de la Integramos esta caracterización más bien negativa del concepto de
cumpl~jidad, debe indicar este fenómeno, consecuentemente, como«devolution)), Véase Ch.arles casualidad con una positiva. La casualidad es la capacidad de un sistema para
Tillv. Clio and A1inerva, en Theoretical Socioiogy, Perspectives and Deveiopn1ents, editado usar eventos que no pueden ser producidos y coordinados por sí mismos (es
por.John C. Mckinney. Edward A. Tiryakian. Nueva York 1970, pp. 433~466. Nosotros decir, no pueden ser producidos y coordinados en la red de su autopoiesis).
preferimos delimitar la mis1na tesis.
:u Por ejemplo, Joseph H. Greenbcrg, Essays in Ling:uistics, Nueva York 195,'., pp. 56 ss.
Consideradas de esta manera, las casualidades son peligros, oportunidades,
3 Con otroas bases teóricas los biólogos subrayan el hecho de que
3 la ColnpleJidad se produce ocasiones. Aprovechar la casualidad, entonces, puede significar sacar de ella
epigcnética.mentc, pero _que el efecto real de la cvoluci~n cons.istc en la constru~ción de estructuras efectos estructuran tes con ayuda de operacione s propias del sistema.
Je sistemas. Véase G. Leydard Stebbins, «Adaptrve Sh1fts and Evolut1onary Novelty: A Comparados con las estructuras existentes, los efectos puede11 ser constructivos
cotnpositionist Approach)), en Studies in the Phi/osophy of Biology: Reduction and Re/ated o destructivos (en la medida en que, en absoluto, sea posible, a largo plazo,
Prob/ems, editado por Franciso Ayala. Theodosius Dobzhansky. Londres 1974. pp. 285-306
(302 ss.). Cf. también id. The Basis of Progressiver Evo/ution. Chapel Hill N.C. 1969. . hacer una distinción así). Sin embargo, Ja observación de las casualidades
3 Esto vale tanto para la evolución fisico quirrlica con10, con mayor
4 razón, para la orgánica. Ct. amplia la capacidad de elaboración de las informaciones de que dispone el
Mc\vin Calvin, (<Original Lifc in Earth and Elscwhcrc>J. en The Logic of Personal Knowled~c: sistema, y así corrige, en la medida de lo posible, la estrechez que presentan
Essay Presented to Miclu1el Polan.v. Londres 1961, pp. 207-231 (214) las formaciones de su estructura, sin con esto renunciar a las ventajas que tal
3 ~ Richard Levins, t::volution in Changing Envi1·onments: Sorne Thcoretic"l E:xpiorations,
estrechez ofrece a la orientación.
Princcton 1968, p. 6.

213 --4
~ 212
Evolución •
• Capítulo 3

en que opera, empíricamente la variació n produce una diferencia: produce


Las determinaciones a que hemos llegado, naturalmente, no nos dicen
una desviación de lo que se da hasta ese momento. Esta diferencia nos obliga
aún cómo sucede todo esto. Sobre el asunto, en la historia de los sistemas,
a hacer una selección o en favor o en contra de la innovación. La selección, a
existen ideas muy generales. El principio del «arder from noise» es una de
su vez, si escoge lo nuevo impone al sistema numerosos movimientos de
estas ideas"; la idea de que los acoplam ientos estructurales canaliza n las
adaptaci ón y delimitación. Las dis¡inciones de la teoría de la evolució n,
irritaciones, es otra. La teoría de sistemas, de esta manera, está predispuesta a
entonces , indican diferencias que procesan diferencias. Precisamente esta
acoger la teoria de la evolución. Pero esto, naturalmente, no explica todavía
estructura vuelve inútil el hablar de un objetivo final de la evolución o de una
cómo es posible la evolución.
ley de los movimientos históricos.
La conceptualidad en la que nos hemos detenido formula el punto de
partida de una teoría general de la evolució n que, sin embargo , sigue
111. Teoría neodare nista de la evolució n
prescindiendo completamente de la pregunta de qué tipos de sistemas pueden
efectuar una separación de estas funciones evolutivas. Puede tratarse tanto de
La autonom ía de la teoria de la evolución consiste en la autonom ía de las
sistemas vivos como de sociedades • Por eso cada vez que se aplica la teoría
37

distincio nes con que ésta opera. A partir de Darwin se habla de variación y
de la evolución se debe determinar antes que nada la referencia del sistema ".
selección. Pero, como la selección actúa como arma de doble filo con respecto
, Si se trata de la sociedad, entonces, todos los sistemas vivos pertenecen al
a lo que existe en cuanto que o lo protege de la variación o lo transfor ma para
',-j

entorno del sistema. De manera correspondiente, se podría distinguir ya el


este último caso tenemos necesidad de un concepto ulterior. Hablare mos de
modo en que variación, selección, reestabilización, se aíslan y se efectúan por
·reestabilización. Tal como enseña nuestra teoría general, con estos conceptos
separado. Con respecto a la evolución de los seres vivos se podría pensar aquí
se indican algunas formas, es decir, algunas distinciones: esto debería ser
en diferentes tipos de sistemas: en células genéticamente programadas, como
inmedia tamente evidente en este caso preciso. Variació n no signific a
objeto de la variación, en la supervivencia de los organismos, como objeto de
simplem ente transformación (porque eso constituiría ya la evolución), sino
la selección, y en poblaciones económicamente estables, como objeto de las
producc ión de una variante para una posible selección. De la misma manera,
reestabilizaciones. Para este tipo de garantía de la separación en la evolució n
en el contexto de la \eoría de la evolución, selección no indica el simple hecho
de que algo suceda así y no de otra manera. El concepto indica la selecció n 37 Con esto deberia quedar claro-per o, por precaución, preferimos subrayarlo
en considerac ión
que se efectúa enseguida de una variación producida en el sistema. Se trata, interpreta ciones-qu e aquf no subsiste ningún argumento
a numeroso s malentend idos y falsas
una evolución de
entonces , de conceptos correspondientes que no encuentran aplicación fuera por analogía, ni en una dirección ni en otra. Es decir, del hecho de que exista
de los sistemas
los siste1nas vivos no se puede sacar la conclusión de que haya una evolución
de la teoría de la evolución. Y es precisamente esta inmanente diferenc ia de sociales. A una conclusión así. si acaso, podrian llegar las teorias que concebian
a la sociedad
su distinción guía la que le confiere forma al concepto de evolución.
.,;;,

como constituid a por seres vivos.


Mientras los modelos que usan el concepto de fuse trasladan la diferencia 31
El que a esto no se le considere suficientem ente ha desencadenado la discusión
sobre la
refutar que las
a la simple sucesión, por lo cual pueden describir el proceso histórico sólo sociobiolo gia. Se puede no tomar en cuenta esta controversia, sin por esto deber
como pueden
determina ciones genéticas. de Ja misma manera que otros factores del entorno,
como la unidad de estas diferencias, la teoría de la evolución presupone que la a los sistemas
actuar sobre la sociedad, tmnbi~n pueden irritar la comunicación. En Ja referencia
diferenc ia se produce precisamente en el curso del tiempo y, por eso, puede vivos se pu~de considerar la cultura como la continuaci ón de la vida con otros
medios (que de
volver reflexivo el principio de la diferencia. Independientemente del modo todos modos seguirían siendo sospechos os). o bien se le puede considera
r como un
fijado). Véasi.::,
comporta1niento aprendido (a diferencia del comportam iento genéticamente
1" Cf. Heinz von Foerster, «Ün Sdf-Organ izing Systcms and their Environments>), en Se!f N.J. 1980.
Marshall C. por ejemplo, John Tylcr Bonncr, 112e Evo/ution ofC1Jlture in Animaú', Princeton
organizing Systems: Procedings of an ínterdiciplinary Conference, editado por Todo esto puede permitir la adquisició n de ideas antropológ icwnente interesante s. Sin embargo,
Oxtbrd 1960, pp.3 J-48; Henri Atlan. Entre\~ Cristal et la fumée, París
Yovits, S-cott Cameron. no autoriza nbsolutatnente conclusiones sobre la evo!uclón social.
1979.

215 ..
• 214
• Capítulo 3
Evolución •

social hace falta un punto de apoyo. Y a el sentido en calidad del medio, con su 3. La reestabilización se refiere a formaciones de sistemas a las que
inmensa capacidad de producir alusiones y relaciones, hace improbable un
algunas innovaciones les aseguran duración y capacidad de resistencia. Aquí
aislamiento tal de las funciones evolutivas en los distintos niveles del sistemaJO.
se trata antes que nada del mismo sistema de la sociedad con relación a su
Pero si así no, entonces ¿cómo se separan aquí, variación, selección y
entorno. Cons