Está en la página 1de 163

J ger - en guerra con la élite: 1 - Por lo tanto, jögeroldat

Por Thomas Rathsack

Estamos volando a más de 250 km por hora, cinco a diez metros sobre el desierto iraquí. Me
siento extremadamente, justo en la rampa de carga del helicóptero de transporte del Reino
Unido 101 y puedo notar claramente el calor del escape del motor en mi brazo izquierdo.

Es de noche profunda, pero con mis lentes de noche tengo una vista clara del paisaje oscuro y
plano, donde las llamas ardientes de innumerables refinerías de petróleo se iluminan como
puntos grandes y luminosos. Vuelvo la vista hacia mis siete camaradas de patrulla del cuerpo
de Jager. La tenue luz de los lentes de noche les da un corte verde a sus ojos en las caras
negras, y siempre lucen tranquilos y relajados.

Reviso una última vez mi equipo y mi arma, un carabín C8. De esa manera, el jefe de carga del
helicóptero, que nos dirige dentro y fuera de la cabina, levanta dos dedos. Estamos a dos
minutos de nuestro objetivo.

Estamos en la Operación Viking, una operación especial para soldados que tienen el propósito
de identificar y recopilar información sobre el enemigo y, si es posible, derrotarlo. Esta noche
un repositorio de cohetes será volado.

En los últimos meses, la vida se ha convertido en un infierno de una estación aérea de Basora,
anteriormente un aeropuerto civil bajo Saddam Hussein.

Ahora pertenece a las fuerzas de la Coalición Occidental de IraqOperation Iraqi Freedom y es


la sede de unos 500 soldados daneses en el batallón DENBAT, que está sujeto a una brigada
británica de 4.000 hombres.

Durante el invierno y la primavera de 2007, la milicia local de Jaysh Al-Mahdi, llamada JAM,
desde un radio de 5 a 10 kilómetros disparó cohetes contra nuestro campamento entre 10 y
20 veces al día.

Ahora uno habrá hecho algo al respecto y descubrirá la armadura de JAM. Para este propósito,
somos algunas patrullas del Cuerpo Danés de Yates que son convocados.

Esta puerta ha sido otra con ataques de cohetes.

16 piezas. De los cuales, mató a un soldado británico y lastimó a dos. Los estibadores yacían en
sus camas en su pequeño contenedor residencial cuando un cohete de 107 mm de fabricación
china golpeó en el centro de la habitación y convirtió el área en una iglesia, sangre, huesos y
protuberancias de metal sudorosas.

Entonces, cuando una de nuestras patrullas de caza en una misión de reconocimiento


identifica un cohete en el desierto a unos 20 kilómetros del campamento con un solo cohete
chino de 107 mm, nos sentimos muy interesados. El repositorio debe ser destruido.

El mismo día, nuestra patrulla ha regresado a casa luego de una operación de seis días y acaba
de comenzar a recuperarse, mientras nuestros divisores, "Supremo", entran y nos dan esta
operación. En el espacio de una hora estudiamos el área donde se encuentra el depósito de
cohetes, preparamos los procedimientos para cualquier ayuda de otra patrulla y organizamos
la ayuda de un avión de vigilancia no tripulado, que se encuentra a unos tres kilómetros de
distancia. jde puede filmar e informar sobre toda la actividad en el terreno antes, durante y
después de la operación.

Además, ayudo a obtener información sobre el cohete, le hago una carga adecuada y preparo
el procedimiento para la explosión.

Realmente no soy el bombero de nuestra patrulla, pero como he sido bombero durante cuatro
años y también he estado limpiando minas en una organización privada, ayudo.

Ahora estamos en el helicóptero y estamos a dos minutos de la coordenada a la que se ha


rendido la patrulla que descubrió el fusil.

El área que estamos a punto de aterrizar está infectada por unidades de JAM, que es una de
las milicias más beligerantes en Irak, encabezada por el sacerdote chiíta y el político de sombra
Muqtada al-Sadr. No queremos aterrizar para que nos descubran.

A través de nuestra radio encriptada, la patrulla que aún se encuentra en el área informa que
la zona terrestre es segura. Hay un minuto para aterrizar.

Cuando soy nuestro patrullero, me siento extremadamente, porque tengo que bajarme
primero. Me inclino hacia adelante sobre la capa de hielo y me preparo para apagar la señal
del loadmaster. Así que viene, "Go-go-go", y perseguido fuertemente por mis siete
compañeros de la patrulla, salto de la rampa, a la noche iraquí y lejos de la gran nube de arena,
grava y la escoba. como las palas del rotor del helicóptero batir hacia arriba. Nos lanzamos al
suelo en un círculo circular y garantizamos 360 grados alrededor de que la zona terrestre es
segura.

El helicóptero vuelve a arrancar inmediatamente y vuelve al modo de espera en el


campamento. Como explorador, parpadeo hacia la otra patrulla con mi punto blanco, una
llamada luz pasiva sobre el arma que solo se puede ver en lentes de noche. Se responde al
parpadeo, y nos reunimos con la otra patrulla y esperamos con interés a la aeronave de
vigilancia no tripulada, Shadow, informando que todo está bien y no hay actividad en el área.

Estamos a solo tres o cuatro kilómetros de una ciudad desde la cual dos caminos conducen al
depósito. Así que, por supuesto, será a través de ellos, JAM llegará pronto si han visto nuestros
países helicópteros. Esto debe hacerse rápidamente. Mientras el resto de las patrullas miran
hacia otro lado de la zona terrestre y nos protegen escondidos detrás de algunas dunas de
arena, nuestro patrocinador, Rasmus y yo, estamos buscando el depósito, que se encuentra a
unos 50 metros de la zona terrestre. El cohete se encuentra en el suelo y apunta hacia nuestro
campamento. Solo se necesita ser apoyado por una de las rampas de lanzamiento primitivas
de JAM en forma de estructuras de metal hechas en casa o simplemente bolsas de arena
debajo de la parte superior del cohete.

Colocamos cuidadosamente nuestra carga explosiva en el cohete y la aseguramos con elásticos


de alta resistencia para que esté completamente cerca del fuego. Es la cosa más vital sobre el
cohete, lo que hace que se detone.
Quítalo, y el cohete queda derrotado permanentemente.

Lo controlo todo una última vez e informo que la radio está lista para el conductor de nuestra
patrulla Kenneth. Obtuve una luz verde de Kenneth y me preparé para encender el estallido,
que he diseñado para tener dos minutos de retraso. Hago una cuenta regresiva desde cinco y,
por otro lado, el Rasmus comienza a cargarse y comenzamos nuestro cronómetro.

Informo sobre la radio, y buscamos con calma 40 metros de vuelta contra una pequeña caída
de arena que, con suerte, proporcionará una protección adecuada contra los fragmentos del
cohete cuando estalle. Los otros están otros 100 metros detrás de nosotros y asegurados en
todas las direcciones.

Informo 1 minuto por radio, 30 segundos , 10 segundos y 5 segundos . Así que presiono mi
cara contra la arena y me protejo el cuello con las manos.

Cuando los caldos profundos y huecos fluyen a través del aire nocturno, tanto Rasmus como
yo facilitamos la tierra.

Fragmentos de metal lloriquean como proyectiles sobre nuestras cabezas. Un fragmento de


tamaño con una sartén aterriza justo detrás de nosotros y perfora la arena, por lo que solo la
parte superior sobresale. Ambos estamos impactados por la violenta detonación, pero
estamos bien e informamos por radio a Kenneth, que estamos mirando hacia adelante y
haciendo un BDA, una evaluación de daños en la batalla, donde evaluamos el daño y
aseguramos que el cohete sea destruido. .

Nos ponemos de pie y esperamos lo que ahora es solo un gran cráter sudoroso. El cohete se
extiende por varios cientos de metros. Así que miramos a los otros que ya han llamado al
helicóptero y han formado una zona terrestre donde aterrizará en cinco minutos.

Esta fase es la más crítica de la operación, ya que la explosión nos ha expuesto hasta ahora en
el área, por lo que es con una mezcla de respiración agitada y detenida que observamos
intensamente contra las carreteras desde donde JAM puede llegado. En la radio, ahora
escuchamos al piloto de un helicóptero británico informando que faltan dos minutos, y con el
sonido de las palas del rotor cada vez más cerca.

Al mismo tiempo, se informa sobre la radio a las personas en nuestra área y de repente se grita
a la otra patrulla.

Si entramos en contacto con el enemigo ahora, es profundamente crítico. Así es nuestra zona
de país arm , el helicóptero probablemente no aterrizará y tenemos un gran problema.

MinuteOne minuto fuera, informa helicópteros. Todos encendemos nuestras pequeñas luces
de banda infrarrojas, que no se pueden ver a simple vista, sino solo en lentes de noche. Así el
piloto puede vernos y la zona terrestre.

Todavía estamos algo confundidos acerca de la actividad de la actividad en el área. Pero como
no hay una identificación positiva, decidimos llevar nuestra recogida con el helicóptero.
Ahora podemos escuchar no solo sino también verlo. Viene bajo y rápido, y cuando disminuye
la velocidad, toda la zona terrestre se convierte en una nube de polvo y arena. La presión de
los enormes rotores nos obliga a inclinarnos hacia adelante, no a elegir.

Al mismo tiempo veo las dos luces con una lámpara infrarroja del cargador de carga, lo que
significa que podemos ejecutar a bordo. Soy el primero en la formación y acelero por toda la
fuerza contra la rampa del helicóptero y salta a su bicho. Me lancé por el hielo a lo largo de la
pared de la cabina y, como los demás están dentro, el helicóptero facilita de inmediato las
turbinas y los asientos con un giro brusco hacia el campamento.

La operación acaba de irse según lo previsto.

El repositorio de cohetes está destruido y no hemos sido comprometidos. Sin poner en peligro
nuestra propia seguridad, hemos detenido una parte de la lluvia de cohetes, lo que hace que la
vida en el campamento sea cada vez más estresada y ha provocado que más personas pasen la
noche en los bunkers masivos que se encuentran alrededor del campamento. . Por supuesto,
no hemos puesto fin a JAM ni a su misión de desestabilizar el sur de Irak y tomar el poder. Pero
al menos les hemos hecho más difícil continuar su lucha contra nosotros.

Miro hacia abajo a través de la cabina y veo un montón de caras sonrientes, dentadas,
brillantes, de siete cabezas y sudorosas. Yo también sonrío. He contribuido a garantizar una
mayor seguridad para nuestras propias fuerzas, y siento que ationOperation Viking es una
misión en la que mi vida con el cuerpo de J aumenta en una h Nueva unidad.

Precisamente esto, completar una operación de guerra real con mis compañeros en la patrulla
después del entrenamiento del año, ha sido mi objetivo durante todos esos años en los que
me he dirigido al cuerpo. . Desde que tenía dieciocho años salí de casa por la noche y con un
uniforme de camuflaje patrullado por el fuerte de Charlottenlund, y desde que tenía 14 años
me entrené como salvaje hasta mi experiencia laboral en Livgarden. También pienso en el
agotador proceso de grabación y en el lanzamiento cuando volví a colocar la barra de color
burdeos en la cabeza y la marca en el hombro. Justo cuando recuerdo mi desilusión y
resignación después de algunos años del cuerpo y la razón por la que después de ocho años de
ausencia volví de nuevo.

Fue debido a una operación como esta.

J ger - en guerra con la élite: 2 - Desde kayak nativo americano hasta el bar de Burdeos

Por Thomas Rathsack

Mi primer recuerdo seguro del cuerpo de Jager es el día en que, cuando era un niño en mi
adolescencia, noté una portada en la Hoja Extra con una imagen de un hombre sucio con una
pala. , la corona del ave y una pequeña boquilla.

La historia trata sobre un soldado llamado Carsten M rch, que se ha convertido en el curso de
supervivencia estadounidense número uno para los soldados de élite. A través de la
fascinación, estudio la imagen y la historia de las atrocidades que Mchrch ha sufrido en el
curso.

Es el 24 de octubre de 1984, y hasta ahora solo he escuchado esporádicamente sobre los


soldados de élite daneses en el Cuerpo de Jager, que sin embargo ya me fascinan
indefinidamente. Pero después de leer sobre Carsten M rch, mi número 172, mi interés común
es reemplazado por un sincero deseo de convertirme en un soldado judío. Quiero ser parte de
esta unidad de élite militar y del misterio que rodea a las superpotencias desconocidas, y estoy
seguro de que si puedo convertirme en un soldado, puedo ir al agua. y el resto de mi vida será
una brisa. A partir de entonces, me quemo por mi objetivo, y los próximos seis años de mi vida
joven son todo mi impulso. Todo lo demás parece más o menos indiferente. El sueño del bar
borgoña es la locomotora que me llevará a la meta.

Nací en 1967 y crecí en Charlottenlund al norte de Copenhague. Mi padre era abogado e


historiador y enseñaba en la Universidad de Copenhague. Mi madre es una secretaria médica
capacitada, pero para mí y mi hermano de cinco años, que es abogado hoy, estaba más en
casa.

Era un hogar seguro y lleno de recursos. Mis padres no ponen limitaciones en términos de
expectativas o demandas estrictas. No tenían ambiciones en mi nombre, pero siempre
respaldaban las decisiones que tomé. Sin embargo, también me criaron un poco de forma
conservadora después de la vieja escuela, ¿qué pasa con los modales y los pli, y bien podría
tener un final, pero luego me lo merecía, y ciertamente no me dolió.

En general, soy feliz y fácil como un niño.

Desde que soy muy joven, amo la naturaleza y puedo tener horas para jugar, tomar pastillas y
arraigarla. Siempre voy al frente de la casa y miro la grava, para que mis padres se pongan
nerviosos sobre si algo está mal con mi visión. Y ya que apenas puedo ir, trato de evitar las
hormigas en mi camino. Una zambullida protectora contra los animales que se han mantenido.

También soy muy deportista activa. Cultivo natación, bádminton, tenis, fútbol, lbb,
orientación, entrenamiento con pesas y sorteo de salones, y desde que tengo seis años, juego
mucho como soldado. Cuando tengo ocho o nueve años, compro un uniforme de camuflaje
portugués por pedido por correo para mis ahorros, y mi amigo Frederik y yo empezamos a
poner el reloj por la noche, donde me pongo el uniforme. Y sin que mis padres lo sepan, y ellos
todavía no lo hacen, salgo de la casa y entro al bosque, donde construimos bases, cuevas y
listas y patrullamos. También tenemos un kayak de juguete con indios en el que pintamos
camuflaje con pintura en aerosol y navegamos sobre el foso en el Fuerte Charlottenlund. Aquí
hacemos guías de comando para personas en el camping. Hacemos pequeñas explosiones
caseras de golpes de pistola, donde extendemos la manguera con un poco de pólvora,

En la escuela soy mediocre y ausente.

Me siento y pienso en los deportes, la naturaleza y la vida de los soldados, y será importante
para mí, ya que vamos a trabajar en el octavo
grado en noviembre de 1980. Pasaré una semana en la Guardia de la Vida en Copenhague y
tomaré mucha preparación. en serio. Varios meses estoy comenzando con entrenamiento de
fuerza fuerte, lóbulo, terreno, lóbulo con mochila pesada y carrera de obstáculos. De un vecino
que es un ex hombre de casa, le presto un viejo uniforme de hogar y un par de botas gastadas
que corro por los bosques.

Mis amigos y familiares me recuerdan repetidamente que es solo una práctica comercial.

Pero insisto en que es importante para mí realizar el mejor durante la semana.

Será una semana fantástica para mí.

Somos cinco aprendices, y una exageración del primer grado nos lleva a través de los días y los
ejercicios. Llegamos al campo de tiro y disparamos con una pistola M / 75 de 7,62 mm, que es
muchas veces más potente que cualquier otra cosa que haya probado anteriormente, por lo
que ofrece un mayor retroceso y lágrimas en el hombro. experiencia.

Corremos en tanques, arriba y abajo, arriba y abajo, y el agente nos respalda en el ejército y
nos empuja hacia adelante, lo que me encanta, así que realmente puedo demostrar que estoy
en buena forma. Todas las mañanas también participamos en el salvavidas de la mañana, y
como un niño de 13 años puedo igualar fácilmente a los soldados profesionales. De hecho, me
alejo de la mayoría de las personas y siempre llego al mejor barrio.

Me muestra que estoy en el camino correcto y que soy aún más enérgico con mis futuros
soldados.

Después de que yo, como un niño de 17 años, leí sobre Carsten M rch, realmente se enfoca. Mi
sueño del cuerpo de Jager es lo único en lo que me enfoco. Comienzo a planificar mi
entrenamiento sistemáticamente día a día, semana a semana y año a año. Corro cientos de
millas en botas y uniformes. El terrón y el lóbulo de orientación también se llevan a cabo en
uniforme y botas, y yo lleno mi vieja mochila con piedras, libros y el camino que pesa 30 kilos
de salmuera y latas pesadas. Baje en todas las escaleras que pueda encontrar.

Me doy cuenta de que los caminos y bosques del norte de Zelanda son fríos, finos, día y noche,
verano e invierno. A veces voy a casi 80 kilómetros de Copenhague a la costa norte y regreso al
sur a través de bosques y aldeas. Nado en las aguas heladas de lo oculto con mi viejo y antiguo
uniforme de casa y mis botas de cuero. Y a menudo duermo solo durante días en los bosques
del Mar del Norte para acostumbrarme a la oscuridad y estar aislado. Un día de entrenamiento
entre cuatro y seis horas es normal, y aunque a menudo estoy agotado, frío, hambriento y
mojado, continúo con mis pies sangrientos y desgastados mientras el sueño de ser El soldado
judío está cada vez más enraizado en mi conciencia.

Ya desde que soy un niño, sé que una vida ordinaria y burguesa con marcos fijos y predecibles
no me atrae. Quiero experimentar y probar el mundo, y la vida como un soldado, en última
instancia, un soldado judío, parece obvio. Además de mi entrenamiento, durante mi última
escuela y después de la escuela, trabajo un poco para compartir anuncios, lavarme en el
restaurante Rytterg rden en Klampenborg y estar en el quiosco de DSB en la estación
Charlottenlund. Pero solo es un trabajo adecuado para mí cuando yo, como un joven de 18
años, tengo que ir al ejército.

Comienzo en la Escuela de Sargento en el cuartel de Sønderborg y continúo en la Escuela de


Oficiales de Reserva en Oksb l, donde abandono el examen final de teniente en las tácticas de
los sujetos. Sin embargo, continúo como sargento en Livgarden en Copenhague durante cuatro
años, y en enero de febrero de 1990 se vuelve realmente serio, ya que invento varias pruebas
físicas que el oficial deportivo de The Guardian revisa, y Baggrund Ese fondo se registra en el
curso de patrulla J gerkorpset.

Hoy, el reclutamiento se realiza en el aeropuerto de Västuras una vez al año, y también hay un
curso de cinco días que no existía en 1990. Pero ahora estoy donde quiero st. En el primer
paso de una manera larga y difícil de convertirse en un soldado.

CJcorpgercorpset en Sielland se llama la primera compañía de soldados de élite del país,


cuando en 1785 se crea el cuerpo con 130-160 hombres en Kronborg, en Helsingor, con el
lema "Primero al enemigo". Como tal, el cuerpo existió hasta 1860, antes de resucitar
nuevamente en 1864 para ser cerrado nuevamente en 1951. La historia reciente del cuerpo de
The Danish Jager comienza en 1961 en la Estación Aérea de Aalborg.

Aquí es donde entro en uno de los programas de educación más difíciles del mundo en 1990.
Los requisitos no han cambiado desde que fueron depositados en 1961: hunUn cazador es un
soldado especialmente entrenado que Ha revisado una educación especial que le permite leer
una larga serie de tareas requeridas. Por lo tanto, se imponen grandes exigencias a un cazador,
con especial énfasis en las buenas habilidades en técnicas y tácticas de patrulla, autodisciplina,
confianza en sí mismo y velocidad. Se requiere buena moral, disciplina y resistencia, así como
un alto grado de capacidad para colaborar, a menudo en condiciones difíciles, tanto en la
capacitación como en la participación en diversas operaciones. Por lo tanto, solo los soldados
hacen que el entrenamiento básico sea muy convincente, quienes al final reciben la boina de
bar burdeos y luego la marca de hierro, que es la característica de los cazadores. que usted,
como cazador, no debe tener ninguna enfermedad, y debe tener audición y visión normales, y
tampoco debe ser ciego al color. Por supuesto, la física debe estar en orden. Pero es igual de
importante que sea mentalmente fuerte, tenga una paz interior, sea confiable y confiable,
tenga una fuerza de voluntad fuerte y un sentido de cooperación bien desarrollado, respeto
mutuo y una actitud siempre cien por cien profesional. para trabajar Muchos creen que tienes
que ser un machotipo y un gran pan para convertirte en un cazador, pero de ninguna manera
ese es el caso. Respeto mutuo y una actitud siempre profesional al cien por cien para trabajar.
Muchos creen que tienes que ser un machotipo y un gran pan para convertirte en un cazador,
pero de ninguna manera ese es el caso. Respeto mutuo y una actitud siempre profesional al
cien por cien para trabajar. Muchos creen que tienes que ser un machotipo y un gran pan para
convertirte en un cazador, pero de ninguna manera ese es el caso.

También hay una necesidad para los más pequeños, y tenemos un rango de 70 a 100 kilos y un
tamaño de 36 a 48 en zapatos. Yo mismo soy un tamaño de 90 kilos, zapato número 44 y 1.85
de altura.
Desde 1961 hasta 2009, se han capacitado 362 yates, o un promedio de poco menos de ocho
por año, aunque un año solo fue adecuado para la fuerza de operación regular de 50-60
cazadores operativos. La tarea de los cuerpos es poder insertar operaciones tanto nacionales
como internacionales donde no se puedan usar las fuerzas convencionales, porque no están
especialmente entrenadas, organizadas y equipadas, como los cazadores, para realizar tareas
de limpieza y combate en particular. Condiciones extremas y peligrosas del terreno hostil.

La premisa suele ser que nadie nos descubre. Leer tareas sin ser reconocido como lo llamamos
es una de las mejores tareas del cazador, y es más fácil si eres un buen número de hombres y
operas en patrullas de seis a ocho hombres.

Comencé un curso de patrulla de nueve semanas en mi cumpleaños número 23, el 4 de marzo


de 1990. El objetivo del curso es enseñarnos sobre la cooperación en pequeñas patrullas y
presentarnos a los principios básicos. como la vela de goma, el entrenamiento en helicóptero,
la construcción de puentes de cuerda, nadar en agua fría, operar durante la noche e infiltrarse
en un objetivo sin obstáculos.

Estamos casi todo el tiempo fuera de las nueve semanas de marzo y abril y estamos
constantemente mojados, cansados, hambrientos y fríos. Especialmente hay un montón de
marchas, pero estoy extremadamente bien preparada a través de un entrenamiento serio e
intensivo en el otoño de dos años. Incluso he hecho tours que son peores de lo que
experimento aquí. De hecho, estoy en buena forma al principio. Por lo tanto, me cuesta
trabajo mantener mi curva de forma hacia arriba, pero a medida que avanza el curso, me
estabilizo. Estoy constantemente en el frente, descubriendo que no tengo debilidades
significativas, y nunca hay un momento en el que dudo que pueda hacerlo.

Somos 94 los líderes que comienzan, y como se describe en los requisitos de admisión, debe
ser muy satisfactorio para seguir adelante y obtener el curso de aspirante de jazz. 38, pero
solo 25 de nosotros con un "muy satisfactorio", por lo tanto, después de una semana de
descanso, estamos listos para comenzar el curso de ocho semanas de pirgeraspirante junto
con otros diez aspirantes del año anterior.

J geraspirant es un curso orientado más individualmente, en el que aún se evalúa su capacidad


para cooperar, pero el 70% del tiempo se trabaja para y con él.

Aquí se pretende derribar al individuo y ver sus patrones de reacción bajo una presión
extremadamente física y mental.

Las ocho semanas son una gran prueba, solo interrumpida por algunos fines de semana libres.
Lo peor es la incertidumbre. Nunca se sabe lo que va a pasar. Y todo debe ir rápido. Cuando
compramos comida en la cantina, ya la estamos comiendo antes de la caja, y todo entre los
ejercicios debe hacerse en la cantina y en el inodoro. Por supuesto, parece una locura que,
como siempre, los espíritus de jigger estén corriendo en la estación del aeropuerto, pero usted
está demasiado cansado y cansado para ver la diversión, debo saludar y decir, y si olvida Para
correr, uno se convierte en bel nnet con 20 codos. Si olvida una vez más, el bel n está a 12
kilómetros alrededor del aeropuerto por la noche cuando sus compañeros de curso se quedan
libres.
Físicamente, el más desagradable es el llamado hábitat de agua fría, lo que significa que casi
todas las mañanas con uniforme y botas nadan en agua fría de 7 a 10 grados y bucean en
busca de plomo en el fondo de N rresundby Lystb Puerto o la piscina exterior en Aalborg.

El día de la semana con ejercicios físicos en el aeropuerto también es muy malo. Este es el
único propósito para estresarnos los aspirantes manteniéndonos constantemente empapados
en agua fría durante cinco días. Aproximadamente cada dos horas se nos ordena bajar a uno
de los estanques de fuego en el área, y no debemos cambiar el tj.

También hay caminos de separación en los que subimos y bajamos en un hoyo de grava hasta
que una serie de aspirantes caen por agotamiento y, por lo tanto, forman parte del curso. Los
que todavía están de pie son así.

También una especie de autoprueba semanal. Entre otras cosas, tenemos que escalar un
mástil eléctrico de 130 metros de altura y mantener el equilibrio en una viga de 20 centímetros
de ancho. Y tenemos que hacer dd mur , lo que significa que desde la plataforma de 10 metros
en la piscina tenemos que caer por el camino y con las manos a lo largo del lado tierra en la
cabeza. A menudo se convierte en aterrizajes del vientre que hieren el mal. Las pruebas de
autoconfianza son con fronteras transfronterizas, que los aspirantes están en duda, y los que
no quieren y pueden sacrificar todo no son necesarios como cazadores.

También debo admitir que a medida que avanza el curso de aspirantes, los apóstatas me dan
cierta satisfacción cínica.

Todavía estoy de pie

Como aspirante, la competencia es, por supuesto, más dura, pero nuevamente me convenzo
rápidamente de que aprobaré el curso si no sufro lesiones. Después de cuatro semanas, cosas
como esas pueden no suceder. Tengo un desorden de tendón violento en mi tibia.

Tanto que fluctúan y se hinchan en bolsas que cuelgan del tamaño de una pelota de tenis más
allá de los bordes de mi cuerpo. Es tan malo que me hayan dado dos tardes para ir al médico y
que me traten con unas almohadillas de presión en mis piernas, y también recibo algunos
analgésicos. Los ejercicios que hacen los demás mientras que tengo que hacer por la noche,
pero como no reposo, la condición continúa allí el resto del tiempo, aunque menos. Por
supuesto, me preocupa un poco, pero no es algo que pueda hacerme un segundo para
considerar rendirme. Estoy tan loca y extremadamente concentrada que pueden ofrecerme
cualquier cosa. He estado haciendo esto con todos esos años, y no hay nada que destruir.

Por supuesto, el desgaste prolongado del cuerpo y la psique es un verdadero abuso del cuerpo.

Los atletas de élite viven en armonía con la cantidad correcta de sueño y la dieta adecuada,
nunca se ponen fríos y húmedos por más tiempo, y su cuerpo para el masaje, la fisioterapia y
el momento adecuado para recuperarse. A veces conseguimos no y en el mejor de los casos un
mínimo de sueño. A menudo, solo dormimos entre cinco y diez horas, de lunes a viernes, bajo
presión física y mental constante, y no hay posibilidad de recuperación adecuada.
Durante el recorrido de patrulla corro y camino 870 kilómetros. En el curso de aspirantes,
serán 1.100 kilómetros y, en un momento dado, salgo a 60 kilómetros con 40 kilos de equipo,
que deben gestionarse en menos de 12 horas. En otro momento dos veces 50 kilómetros en 48
horas. Además, nado 45 kilómetros.

Lo gestiono y, como norma, estoy en el curso de patrulla, entre los cinco primeros para todas
las pruebas. Mi extremadamente buena forma física y mi capacidad de adaptación y ajuste me
ayudan bien. También soy bueno descartando todos los pensamientos negativos y
enfocándome constantemente en lo positivo. Por ejemplo, al decirme a mí mismo que solo es
dolor, no eres de esto aquí y durante solo cuatro semanas todo ha terminado, y mi vida
cambiará para siempre. Make Me aseguro de mostrar constantemente los beneficios e indicar
claramente que, sin importar qué, no he pensado en rendirme. En ningún momento dudo,
porque quiero asegurarme de que los instructores no duden de mí. Al mismo tiempo,
mantengo cierta humildad como persona, porque sé que el cuerpo está clasificando a las
personas con brazos excesivos, grandes egos y rasgos dominantes.

Mi único error es cuando un día olvido mi llave de mi habitación. Nueve de cada diez veces no
se descubrirá, pero soy tan desafortunado que me piden que coloque algo en mi armario, y
como mi compañero no está en la habitación, no puedo entrar. Como "abajo" y "antes" le
entregué un clavo de metal, que tiene poco menos de dos metros de largo y pesa 20 kilos.
Tendré que llevarlo alrededor. La clave ridícula es considerablemente más alta que yo, y
constantemente durante cinco días la uso. En la patrulla, en el baño, por todas partes. Me
molesta más porque ahora me han notado de manera negativa, pero también porque es una
tensión que los demás no tienen. Por lo tanto, no puedo ser el mejor.

Otros se envolverán alrededor de un cartón de una vez y media de dos metros cuando pierdan
una tarjeta, y el que hace el lanzamiento más lento entregó un casco de seguridad amarillo de
un sitio de construcción y una chaqueta amarilla. Para que podamos aprenderlo. Creo que está
bien castigar esto. Sin duda es muy eficaz.

Nunca he olvidado una página simple.

Cuando finaliza el curso, concluimos con una autoprueba: 18 metros de caída libre en una
cerda, que se otorga con 20 brazaletes y una mezcla de Especialidades de todo tipo de
oDoctor. Considero el curso de uno de cada ocho de los 35 aspirantes iniciales, y mi líder del
curso dice las palabras mágicas acerca de mis esfuerzos: athRathsack, es demasiado bueno
para ser verdad. Nunca hice lo mío. La vida era tan orgullosa.

Ahora tengo que entregar la marca del cuerpo de Jager, el Jgerhorn, para ponerme mi
uniforme de partida y mi tropa de combate negra ordinaria. El baret burdeos debe esperar
más obstáculos y entrenamiento. Entre otras cosas, tengo que pasar por un curso de
paracaídas de dos semanas y tres semanas de curso de nadadores de batalla en Fröskskorpset
en Kongs re de Isefjorden. Se supone que no debo ser un hombre, pero tampoco el agua debe
ser un obstáculo para alcanzar mi objetivo de una misión, así que, entre otras cosas, estoy
atrapado a través de 10 kilómetros de natación Mar doblado, estilo libre hasta 10 metros de
profundidad y ejercicios para atar nudos y enchufes bajo el agua.
Además, establezco una relación profunda con Maren, un tronco de árbol de varios cientos de
kilos, que nuestros estudiantes recorren en los bosques alrededor de Kongs re.

Una mañana cálida y soleada en el verano de 1990, estoy tan bronceada después de tres
semanas en el Franksman Corps con mi uniforme de salida para el desfile de diseño con mis
siete aspirantes en la Estación Aérea de Aalborg. Durante 10 años he estado esperando este
momento. Ha sido mi zanahoria durante muchas horas de ejercicio ácido, frío y solitario. Y este
es un clímax absoluto en mi vida, ya que mi superior pone el bar de Burdeos en mi cabeza por
primera vez. Ahora soy admitido en J gerkorpset como número 229. Sin embargo, la

grabación es solo como una clase de estudiante.

Me falta un año de educación en fundición de hierro.

Sólo entonces soy un soldado de pleno derecho.

Solo entonces tengo que llevar el último signo del hombro, la marca del hombro. Solo así
podré entrar en misiones y operaciones concretas para los cuerpos.

J ger - en guerra con la élite: 3 - Sin oxígeno

Por Thomas Rathsack

Me siento volando. El hecho de ser el dueño del burdeos descubierto y ahora estar bien a
través de un año de educación básica casi me da alas.

La mitad del tiempo estoy en el extranjero, y soy educado en equipos de comunicación,


servicio de saneamiento, servicio de señalización, servicio de explosiones y en las armas del
cuerpo.

Todo el tiempo me pongo más apretado para lograr la caza.

Una de las competencias más importantes del Cuerpo son las operaciones de paracaídas, que
son muy respetuosas en el mundo de las Fuerzas Especiales.

Y ahora es mi turno de ser inaugurado en un salto de oxígeno altamente especializado en el


verano de 1991 en el aire sobre Aalborg.

En este punto, me encanta saltar en el paracaídas. Participo en todos los saltos que puedo
conseguir en el interior. Además de las cuatro a cinco semanas del año en el Jager Corps,
participo en las giras de entrenamiento de equipos nacionales brutos militares, en eventos
militares como aniversarios y en paracaídas civiles y demostraciones de eventos deportivos.
fiestas en la ciudad y similares.

Pero una cosa es un salto en un caluroso día de verano con una pantalla ligera y sin equipo
pesado y difícil. Un asunto completamente diferente es un salto de oxígeno militar tres veces
más alto que los saltos normales. Tal salto en una noche fría y oscura de invierno con oxígeno y
muchos kilos de equipo contra una zona de tierra desconocida es un viaje hacia lo
desconocido. Es un trabajo duro e implica grandes riesgos.

Hay dos tipos de saltos de oxígeno, HAHO y HALO.

HAHO significa AltHigh Altitude High Opening e implica que uno salta desde la altura máxima
de la aeronave, generalmente 30,000 pies (10 kilómetros) de altura, y segundos después del
salto, uno dibuja su sk \ t Arme y navegue a un curso de brújula dado que se cierne sobre las
líneas enemigas.

La ventaja de los saltos de HAHO es que puede insertar soldados judíos a una distancia
relativamente grande del objetivo designado. Bajo condiciones de viento favorables, he
flotado hasta 60 kilómetros en el aire sobre el norte de Jutlandia.

Al aterrizar con el resto de la patrulla, se asegura la zona de tierra, después de lo cual uno cava
los paracaídas y continúa leyendo la tarea asignada detrás de las líneas enemigas.

La desventaja de HAHO es que existe un riesgo relativamente alto de ser descubierto desde el
suelo porque usted flota en el aire por hasta 50 minutos.

Por lo tanto, puede optar por omitir HALO, que significa AltHigh Altitude Low Opening where,
donde todavía salta desde 10 kilómetros de altura, pero el puente está esperando para llevar
su pantalla al último momento. Minimiza el riesgo de ser descubierto mientras está en el aire,
ya que con un salto de caída libre de 10 kilómetros, cae a la Tierra con unos 400 km por hora
debido al aire fino, en comparación con los 200 km por hora en Un salto en paracaídas normal.

A cambio, un salto HALO requiere que inserte al soldado judío más cerca del objetivo, ya que
no flota en el aire durante un tiempo particularmente largo.

Ya sea HAHO o HALO, este tipo de salto requiere un grado adicional de preparación. La mochila
debe embalarse cuidadosamente con el equipo necesario, como alimentos, agua, saco de
dormir, ropa, equipo de observación, radio, municiones y equipo de voladura.

En general, la mochila puede llegar a pesar hasta 70 kilos, por lo que es especialmente
importante distribuir el peso correctamente, ya que cualquier desequilibrio puede tener
consecuencias graves durante la caída libre. En el mejor de los casos, puede significar una
caída inestable. Al principio, corres el riesgo de terminar en un giro incontrolable donde
pierdes el conocimiento debido a las violentas fuerzas centrífugas.

Como parte importante de la fase de preparación, siempre empaca tu paracaídas y tu equipo.


La brújula y los medidores de altura se sujetan en la parte delantera, la botella de oxígeno se
monta en un bolsillo especial en el arnés y, por supuesto, el arma no debe estar en el camino
de las líneas de paracaídas. Cuando se dispara. En las horas previas al salto, he metido
meticulosamente el embalaje de mi paracaídas, mi mochila y mi otro equipo, y todo se revisa
un tiempo adicional inmediatamente para el despegue de la persona responsable del salto: el
líder. .

Ahora estoy sentado en un avión de transporte Hercules C-130 y, después de dos saltos HALO
anteriores, me siento preparado para mi primer salto HAHO. El avión no es precisamente
famoso por su comodidad. Una red roja a lo largo de los lados de la cabina se llama silla de
montar, y un concepto moderno de templado es completamente desconocido en este
recipiente. O cisne o agita el frío durante el vuelo.

Estamos conectados a la planta de oxígeno común de la aeronave, y junto a mí está mi


conductor de patrulla, Morten, un chico pequeño, bien construido, alimentado, pero amigable
a finales de los años veinte. Con más de 600 saltos logrados, es impulsado, y su criatura
tranquila y sensual es siempre un factor tranquilizador para el resto de nosotros en la patrulla.
Se vuelve hacia mí y, aunque tiene una máscara de oxígeno, puedo ver que está sonriendo. Sus
ojos brillan en el bienestar y la satisfacción de estar en casa.

Admiro la frescura casi natural de Morten. Pero al mismo tiempo me molesta un poco porque
ni siquiera puedo ser tan cool.

De hecho, estoy un poco asustado antes de intentar el salto peligroso por primera vez. Estoy
empapado de sudor bajo las muchas capas de té y el traje gris y torpe de jersey, y puedo
probar el sudor salado de la goma en mi máscara de oxígeno. Sin embargo, sé que incluso la
cara de Morten es tan arremolinada como la mía.

En poco tiempo, tenemos que saltar a la sala fría y despejada del cielo 10 kilómetros por
encima del montículo de verano danés, cálido y seguro. Todos están encendidos, concentrados
y enfocados en el trabajo de la próxima hora en este lugar de trabajo inusual. Las últimas horas
de preparación para el salto han sido agotadoras.

Así que, a pesar del peligro de este tipo complejo de salto, me siento reacio a que, en solo
unos minutos, me deje caer en 50 grados de frío con una mochila pesada de aproximadamente
60 kilos atada a cuerpo.

La piel desnuda en esta altura significa congelación casi inmediata.

Por lo tanto, uso guantes grandes para proteger las manos y un escote del cuello.

Mi cabeza y mi cara están protegidas por el casco, las gafas y mi máscara de oxígeno, que se
adjunta al casco con dos correas y un par de bandas elásticas de alta resistencia.

Mi mochila está conectada al paracaídas en una llamada línea clave que me permite soltarla
inmediatamente antes de aterrizar, para que el aterrizaje sea más seguro. La mochila está
amarrada a la parte posterior de mis piernas con la parte superior hacia abajo, y tengo una
pierna a través de cada correa para el hombro. Asegura la posición más natural para la parte
inferior del cuerpo durante el salto en sí, pero también causa una posición al menos tan poco
natural para el salto.

El avión ya no se eleva y comienza un giro débil hacia la derecha. Hemos llegado a nuestro
salto. La rampa de carga del avión se abre lentamente, y una luz solar suave y cálida llena el
espacio de carga. Me doy cuenta de que, al mismo tiempo, mis cuatro compañeros de la
patrulla están girando la cabeza y mirando respetuosamente la gran rampa de carga que ahora
está completamente abierta.
Nuestro fundador, Mike, da palmadas y sostiene seis dedos delante de nosotros: seis minutos
para la partida. Cualquier tipo de discurso está excluido ya que tenemos máscaras de oxígeno
en él. Pero incluso sin máscaras de oxígeno, debido a la intensa alarma del motor en un
Hércules, sería casi imposible de entender.

Poco después, Mike hace un movimiento lento hacia arriba y hacia arriba con sus brazos, casi
como si estuviera dirigiendo una orquesta.

Es la señal de que debemos levantarnos. Parecemos un grupo de ancianos con nuestros


movimientos hambrientos e incómodos, ya que después de mucho tiempo en posición de
embrión medio erecto, lentamente nos ponemos de pie.

Desconectamos el suministro de oxígeno común y activamos nuestro propio suministro para


que nuestro medicamento de emergencia pueda realizar su revisión final. Se para frente a
cada uno de nosotros y mira profundamente a los ojos, después de lo cual le pide su dedo
pulgar hacia arriba. Cada uno de nosotros vuelve su mirada, asiente y levanta el pulgar. Luego
Mike hace la última revisión de nuestro equipo y paracaídas. Todo es como debería ser, y él lo
reconoce con una solapa de dinero en el hombro. El resto depende de mí, mi paracaídas y el
cielo sobre Aalborg.

"Dos minutos". Todos nos volvemos al frente contra la rampa. Mike nos invita a seguir
adelante. Soy la parte de atrás de la parte de atrás, y los cuatro saltadores frente a mí
muestran una silueta clara de la poderosa luz solar. En un capricho surrealista, me recuerdan
sobre todo a cuatro pingüinos con sus pequeños pasos rígidos.

Mike vuelve a aplaudir y levanta un dedo. "Un minuto". Me doy cuenta de que mi corazón late
con fuerza y me olvido del sudor y de la miserable comodidad, ya que por primera vez puedo
ver un fino y detallado mapa delante de mí. Es una vista mágica. Puedo ver el extremo sur de
Noruega, Skagen está a la izquierda, una ciudad a la derecha en la costa este, nuestros
Randers, en el centro está Aalborg y justo al norte de la estación aérea de Limfjord, que es
nuestra meta.

Nos movemos juntos en una fila, ya que es importante salir del avión muy rápidamente uno
tras otro. El avión tiene una velocidad de 650 km por hora en este aire delgado a unos 350 en
el caso de la altitud de vuelo normal.

Entonces, si la distancia entre nuestros resortes es demasiado grande, es casi imposible


ubicarse unos a otros y flotar como perlas en una cuerda para un aterrizaje total.

10 segundos . Se da la última señal de tiempo y el delantero se mueve todo el camino hasta el


borde de la rampa. Se enciende la luz roja a cada lado de la rampa. Mike sostiene su mano en
el hombro del hombre del frente y observa la lámpara, que se apaga en unos segundos.

Eso es verde. Mike acaricia al primer hombre con fuerza en su hombro. Se deja caer con los
brazos abiertos sobre la rampa y luego desaparece. Me peleo con pequeños y patéticos pasos
adelante justo detrás de Morten.
Le dio unas palmaditas a Mike, y sin dudarlo, pero seguro y aventurero, emprendió su
pequeño viaje de placer.

Al saltar, golpeo los primeros segundos de velocidad y turbulencia, y mis gafas se empañan,
por lo que casi no puedo ver nada. Sin embargo, vislumbro un saltador que acaba de sacar su
pantalla. Debe ser Morten, y parece bastante tranquilo y calculado. Tengo los brazos medio
estirados para aumentar la estabilidad de la caída. La mochila se siente bien y equilibrada.
Encuentro el mango del gatillo con la mano derecha y compensa este movimiento con el brazo
izquierdo cuando me giro bajo mi cabeza.

Así que levanto la palanca, estiro los brazos hacia delante y estoy listo para recibir el tirón del
paracaídas que toma aire.

Pero incluso las advertencias más angustiadas sobre las fuerzas a las que te enfrentas en esta
altura a 650 km por hora me están preparando para el tirón extremo que experimento en la
desaceleración.

Me arrojan al arnés y no tengo control sobre mis movimientos.

La presión empuja el aire fuera de mis pulmones, y me oigo parado fuerte. Sin embargo,
todavía cuelgo del arnés y me agarro, miro hacia arriba y descubro que el paracaídas está
desplegado y todas las celdas de la pantalla están llenas de aire. Mi pantalla está desgastada.

Pero al mismo tiempo noto un viento helado y frío azotando mi cara y una sensación punzante
en mis labios y boca. Es precisamente este sentimiento que no debe notar cuando se cuelga en
su paracaídas por 10 kilómetros de altura.

Sé exactamente lo que ha sucedido: mi máscara de oxígeno ha saltado a la derecha y ahora


cuelga y cuelga solo en el bloqueo izquierdo. Es realmente malo Además de un mal
funcionamiento en el paracaídas, esta situación es una de las que más temes.

Sin oxígeno en esta altura me desmayaré en muy poco tiempo. Conozco mi propia limitación
de los ensayos controlados en el Air Medicine Institute en Rigshospitalet y sé que solo tengo
unos 30 segundos antes de desmayarme y jurar sin vida sin tener influencia en dónde. termina.
En el primer caso, el próximo medio minuto será mi último concierto, y estoy completamente
consciente de la seriedad. Y el dilema.

Puedo quitarme los guantes e intentar volver a ponerme la máscara y obtener el oxígeno
necesario. El problema es que me dará congelación severa en mis manos en cuestión de
segundos debido al frío extremo, y con la congelación, me incapacito.

Incluso puedo arriesgarme a perder una o ambas gorras en el intento de colocar la máscara, y
probablemente me llevará a una congelación permanente en mis manos, así que si no lo hago,
Se podrán usar más como un soldado. Alternativamente, debo intentar colocar la máscara de
oxígeno con mis guantes puestos. Es difícil e implica el riesgo de que falle y caiga en la
inconsciencia.

¿Congelación severa o inconsciencia? Es como la plaga o el cólera, y voy a tomar una decisión
aquí y ahora. Tengo 24 años y soy un soldado. Soy más o menos indiferente a si mi cuerpo está
expuesto al dolor. Una vez más, empujé mi umbral de tolerancia y ofrecí mucho cuerpo a mi
cuerpo, pero no quiero destruir mis manos con una congelación severa.

Así que decido tratar de ponerme la máscara en mis guantes. Sabiendo que el peor de los
casos puede terminar fatalmente, apuesto a obtener el oxígeno que da vida.

Agarro la máscara de oxígeno que revolotea con mi pipa, que debido a su tamaño casi cierra la
máscara. Lo saco delante de mi boca y de la vaca. Con la otra capucha presiono el lugar de la
máscara, donde creo que es la emoción, para ponerla en el soporte de mi casco.

Tengo el sol directamente en mi cara, y la luz sobrenatural hace que pelee más por alguna
razón. No sé si paso 10 o 30 segundos horneando con la máscara, pero de repente escucho el
sonido de un clic liberador de la emoción que se desliza sin obstáculos en el soporte.

Solté la máscara y se sentó firme y firmemente sobre mi boca. El hermoso, fresco y


ligeramente metálico sabor del oxígeno ahora regresa a mis vías aéreas probadas.

Tengo el clima y me siento completamente emocionado de ganar la lucha contra el tiempo.

Sin embargo, no puedo permitirme dedicar mucho tiempo a pensar en la victoria. Ahora que el
peligro inmediato ha terminado, se aplica al curso. El viento viene del oeste y me lleva a través
del norte de Jutlandia. Resuelvo mis ataques de tablero y corrijo el rumbo. No puedo ver a los
otros miembros de la patrulla, pero si mantengo la dirección de esta brújula, sé que aterrizo
aproximadamente en el interior de la zona terrestre planificada al noroeste de la Estación
Aérea de Aalborg.

Los pocos, pero los cúmulos grandes y de gran cuerpo representan vatios gigantescos y
constituyen un obstáculo para mi curso. Como punto de partida, siempre debemos alejarnos
de las nubes.

Dentro de una nube puede experimentar una fuerte turbulencia, y puede ser difícil orientarse.

Tengo siete kilómetros de altura y la nube está justo frente a mí. Si lo doy vuelta, me desvío
demasiado del curso, y como de todas formas no podré girarme de todos modos, mantengo el
rumbo y continúo hacia el brillo blanco lechoso, denso y húmedo. .

No he estado tan cansado de una nube antes y me sorprende que en realidad tiembla y se
desgarre tanto en la pantalla. Tengo la sensación desagradable de no estar sentado de forma
segura y firme en la silla. Tire de mis manillares hasta la mitad y por lo tanto disminuyo la
velocidad. Es un procedimiento estándar que hace que sea más fácil mantenerse alejado de
otros puentes.

Se propaga un sorprendente silencio, solo roto por las celdas revoloteando en la pantalla. Miro
hacia abajo y, para mi sorpresa, no puedo ver mis botas. Estoy rodeado por una niebla espesa
y tengo una visibilidad de menos de dos metros.

Mi brújula y mi medidor de altura son mis dos únicos puntos de referencia, y la nube es
infinita. De nuevo me doy cuenta de la incertidumbre que se cuela en mí.
Pero un momento después, la luz se agudiza de nuevo. Nunca antes había estado tan feliz de
volver a visitar mis dos viejas y gastadas botas Dannerboots , y con eso, el horizonte se
despliega para mí, y Vendsyssel es de nuevo claro y verde. .

La aguja en mi altura pasa los cuatro kilómetros, y tengo el cielo despejado el resto del camino.
Aflojo mi máscara de oxígeno en un lado, la dejo caer hacia un lado y disfruto la ráfaga de aire
saturado de oxígeno normal. En mi triunfo, extiendo mis manos con el manubrio en el aire y
abro las celdas en mi paracaídas, por lo que recibo mucha propulsión hasta la zona terrestre.

Hasta mis compañeros, hasta lo familiar y seguro.

A unos 150 metros sobre el suelo, me aseguro de enfrentar el viento antes del aterrizaje, y
unos 20 metros sobre el suelo disminuyo la velocidad.

Me caigo cuando aterrizo. No es anormal en un salto HAHO. Después de aproximadamente


media hora en el aire con una circulación limitada de sangre en las piernas, porque el
paracaídas se aprieta en la ingle, mis piernas y pies son emocionales.

Al mismo tiempo, el peso de la gran cantidad de equipo hacía difícil mantener el equilibrio.

Lentamente me pongo en mis piernas, antes de enrollar mi paracaídas y encontrar la razón por
la cual la máscara de oxígeno ha subido. Un viejo, elástico de paracaídas se ha roto en las
condiciones extremas. Algo tan banal como un maldito elástico me podría haber costado la
vida.

Pero ahora el trabajo del día ha terminado y nos llevan en un camión de regreso a la estación
del aeropuerto.

Cuando me siento en el camión y miro mis manos, tiemblan ligeramente. La noche anterior me
senté en el Café Rendes-Vouz en Aalborg, tomé café con mis amigos de la patrulla y hablé con
entusiasmo sobre los desafíos de este día. No había imaginado en mi imaginación más salvaje
que el salto debería implicar una lucha por mi vida. Pero lo logré, y ahora mis manos
ligeramente temblorosas y el viaje incómodo casi me hacen sentir cómodo.

Otra vez es bastante desagradable para mí en paracaídas, ya que estoy con el equipo nacional
de entrenamiento militar en los Emiratos Árabes Unidos. Por primera vez, debo omitir la
ejecución de precisión con un tipo de paracaídas desarrollado específicamente para este
propósito. Es un paracaídas que es algo diferente de las pantallas militares. Es más grande,
más sensible y responde más rápidamente cuando está controlado por el manubrio, porque
tiene que aterrizar exactamente. La idea es que debo aterrizar en un colchón, donde mi único
agujero quisiera golpear un punto del tamaño de una corona de cinco.

La plaza de la primavera está en el medio del desierto, y estoy bien en la carretera, creo que,
cuando solo encuentro unos diez metros sobre el desierto, encuentro que todavía estoy un
poco más allá del colchón. No es un desastre, pero haré todo lo posible para ser lo más denso
posible, de modo que me tire del manillar para reducir la velocidad de la pantalla y tener más
tiempo de control. Sin embargo, mi calado es tan severo que las celdas de la pantalla están
completamente vacías de aire, por lo que el paracaídas se atasca y se afloja completamente
como un condón. Así que caigo rápido y duro al suelo. Aterriza en la nariz directamente en mi
coxis y comienza con el brazo derecho.

La batalla es tan poderosa que tanto yo como los otros cazadores que vemos el aterrizaje
estamos seguros de que me he roto la espalda. Afortunadamente, este no es el caso. A
cambio, la visión de mi antebrazo derecho es bastante grotesca. Hace zigzag casi hacia abajo
en la muñeca.

Poco después, un helicóptero Huey me recoge directamente en el lugar donde salta el vuelo,
vuela al hospital y aterriza en el techo, donde me enfrento a mi nuevo destino: una gran
guardia alemana de rostro rojo que da yo dos opciones O puedo poner mi brazo en su lugar
manualmente ahora y aquí, lo que será lo mejor para la curación. Pero entonces será sin
ansiedad. Alternativamente, puedo juntarlo más tarde bajo el aturdimiento, que es la solución
menos buena. Por supuesto, elijo el primero, y antes de pensar en ello, mi jefe de patrulla,
Morten, y un asistente médico se colocan en el hombro mientras el jefe alemán Mueva el
brazo hacia afuera y empújelo nuevamente dentro del hueso.

Estoy cansado de desmayarme mientras mira y me pincha el antebrazo. Me parece una


eternidad, y cuando finalmente suelta su mano de hierro en mi brazo roto, me siento aliviado y
exhausto en la silla. Estoy totalmente devastado por el dolor. De lo contrario, lo hace tan
sensato y Morten sintió que se reía a carcajadas y exclamaba que durante sus períodos de
pasantía como sanitario en hospitales daneses, muchas personas han visto muchos muertos,
pero nunca uno. que ha sido tan blanco en la cara como tú aquí hoy.

J ger - en guerra con la elite: 4 - Survival and burst of dreams

Por Thomas Rathsack

Combat Survival Course.

Las anécdotas y el "arrepentimiento" son el grado en que se imparte el curso más exigente en
la educación en tierra. Un curso que tiene como objetivo enseñar al cazador a sobrevivir en la
carrera después de una situación de lucha detrás de las líneas enemigas. Es decir, técnicas para
esquivar, esconderse y vivir dentro y fuera de la naturaleza, mientras que la fuerza del cazador
enemigo está cazando. Y, en última instancia, aprendes a lo que puedes estar expuesto
durante la custodia y el encarcelamiento si te atrapan.

Se suponía que estaba en este curso como parte de mi educación básica, pero debido a la
Guerra del Golfo en Kuwait en 1991, los organizadores británicos suspendieron el curso ese
año, y fui el primero en noviembre de 1992. Es más de un año después de que me entregaron
un viernes por la tarde en agosto de 1991 durante una ceremonia implacable con mi insignia y
diploma del hombro de J GER como prueba de que ahora soy un soldado. Pero no me siento
completamente digno antes de que también haya pasado este curso de supervivencia.

El curso está a cargo del Servicio aéreo especial británico 22 para los soldados de élite
británicos, SAS, pero también las unidades de élite de otros países utilizan el curso. Los
primeros diez días son teoría y ejercicios antes de que nos envíen diez días a las Black
Mountains en Gales para aprender a morir de hambre, congelarnos y escapar.

Somos 80 estudiantes, y antes del vuelo antes de entregarnos algunos trapos viejos, algo de
tela, un par de fotos y media docena antes. Necesitamos coser el tejido de la tela, el calzado
hace zapatos, y además de darnos comida, las plumas también deben ser la materia prima del
té caliente que tenemos que producir. Aquí en noviembre en las montañas ardientes, frescas y
lluviosas. Se requiere una boquilla cálida, y con mi elegante cuchillo suizo tengo la dudosa
oreja para cortarme la garganta en un mal forro, que es todo menos rápido e indoloro. abierta.

De lo contrario, preferiblemente debería ir rápido. Solo tenemos unas pocas horas para coser,
cortar y personalizar antes de que se ponga de noche, oscuro y aún más frío.

Luego también hice un par de zapatos y un sombrero, una chaqueta y un par de guantes.

Pero además de que ninguna de las partes es particularmente exitosa, es lanosa porque no hay
tiempo para secar la piel, que por lo tanto todavía está húmeda con sangre.

Nos escapamos en pequeños grupos de dos o tres hombres.

Yo trabajo con dos hablantes de danés. Y ahora se trata de mirar sin ser vistos contra nuestras
propias líneas which, que están marcadas en un mapa del área que nosotros mismos hemos
dibujado. No conseguimos comida ni bebida, por lo que cuando se come la carga después de
unos días, vivimos exclusivamente de las escasas bayas y raíces de la zona. Encontramos agua
en las fuentes que afortunadamente resultan ser muchas.

En esta fase de escape, estamos siendo cazados constantemente por una fuerza de cazadores
formada por unidades del regimiento de paracaídas PARA, que nos persigue en helicópteros,
vehículos y patrullas con prismáticos nocturnos y perros. Así que a la luz del día, nos
escondemos, y es un desafío más allá de lo común, porque además de ser cegadoras y
lluviosas, las Montañas Negras se caracterizan por no tener escondites naturales como cuevas,
cuevas y grandes Zonas forestales cerradas. Solo hay poco que buscar, y tenemos que
empujarnos a nosotros mismos en hoyos en el suelo y entierros de animales abandonados,
donde intentamos dormir un poco.

Cuando es de noche, caminamos en el refugio de la marca hacia nuestras propias líneas.

Cuando nos acercamos a los diez días y aún no hemos sido reconocidos por las fuerzas de
PARA, y el hedor torpe de nuestra fiesta casera se ha vuelto bastante indescriptible, sabemos
que pronto seremos atrapados. No se trata de si te atrapan, sino de cuándo. Es la prueba
decisiva del curso con la que todos deberían tener la experiencia. Todo el mundo es capturado
y pasa mucho en efectivo.

Tenemos la sensación de que está a punto de terminar, ya que estamos en un pequeño


desfiladero con lados empinados. Y de repente, unos 20 soldados PARA también aparecerán.
No podemos hacer nada y no intentarlo. Debemos pasar por lo inevitable. La gente de PARA
grita y grita que hemos terminado. Que somos unos nobodys. Nada más que folla sin valor. Me
aferro a los ojos, me atan y me arrojan a un montón de barro, donde me patean la nariz y el
estómago y me abofetean con las manos planas en la cabeza mientras se ríen, miserable.
joder! Ahora soy prisionero de guerra, prisionero de guerra, y como prisionero de guerra
volviendo a casa a su base para una fase de interrogatorio de 36 horas. En un día y medio,
excepto durante el interrogatorio mismo, debo llamarme posiciones estresantes. Hay uno en
el que me levanto de la pared en un ángulo de aproximadamente 45 grados con las piernas y
brazos ampliamente extendidos.

Mis brazos y piernas a menudo se aprietan debido a la fatiga en las posiciones, pero no estoy
sentado o sentado correctamente, me alertan de inmediato con patadas o golpes.

Al mismo tiempo tengo una capucha en la cabeza, por lo que no puedo ver nada, y en la sala
hay grandes parlantes con un ruido constante y fuerte, así que no puedo escuchar nada más.
Es profundamente incómodo y doloroso, y cuando ocasionalmente me estoy ahogando de
agotamiento, los guardias de PARA me patean y me golpean. De vez en cuando mis guardias
de la prisión también me sacan a la calle, me visten y me tiran en barro helado mientras se ríen
y se ríen.

El estrés del infierno solo es interrumpido por el interrogatorio con varios tipos de
interrogadores.

Hay un tipo bueno, un tipo malo y una mujer que me ordena que me vista delante de ella,
después de lo cual me cuelga para ser una cola floja danesa.

Todo lo que tengo que decir es mi nombre, el número de mi soldado y mi título. Todo lo demás
significa volcar el carácter y lleva a la salida inmediata del curso. Este no es el caso hoy en día,
donde, como punto de partida, todo lo que sabe es necesario para sobrevivir: las guerras se
han vuelto tales que muchos ya no cumplen con las convenciones de guerra, pero solo así Si el
cuello no dice nada, el cuello está terminado.

Por supuesto, sé que el interrogatorio es un juego, pero en ocasiones el agotamiento, la fatiga,


el frío, el hambre, la incertidumbre y la humillación hacen que sea difícil distinguir entre la
imaginación y la realidad. Es extremadamente difícil y las 36 horas parecen interminables.
También es en esta fase que la mayoría de mis compañeros de estudios se alejan. Escucho a
los soldados de élite adultos romper el llanto y los gritos de dolor en su lengua materna antes
de ser expulsados y enviados a casa. Pero tengo la intención de pensar y olvidarme del dolor.

A veces pienso que su violencia en relación con la fase de captura e interrogación es


inaceptable. Pero al mismo tiempo, sé que esto es una inversión en mi educación, porque me
hace mucho mejor equipado si un día experimento lo mismo en una situación de guerra.

Además, no tengo que hacer una nota negativa de queja. Solo quiero sentirme como un
soldado judío al cien por cien y tengo que pasar esto. Y lo hago Nueve kilos más livianos
después de tres semanas de dificultades, pero muy complacidos de ser uno de los 20
principiantes que lograron esta excelencia de supervivencia especial.

Por fin, siento que me he convertido en un soldado de pleno derecho.


A pesar de mi orgullo de ser el Curso de Supervivencia en Combate, en realidad ya me di
cuenta a principios de 1992, apenas unos meses después de convertirme en un soldado judío
de pleno derecho, una desilusión inicial con las perspectivas de un trabajo soñado.

Por supuesto, tengo años de ser parte de una multitud pequeña y exclusiva. Pero creo que
nuestra vida cotidiana está más bien orientada al contenido y se está haciendo cada vez más
consciente del hecho de que J gerkorpset ha existido desde 1961 y nunca se ha enviado a un
verdadero esfuerzo de guerra.

Nunca experimentamos nada operativo, y en la vida cotidiana lo hacemos más en disciplinas


deportivas semimétricas como el pentatlón, el triatlón, la orientación y el paracaidismo. De lo
contrario, se trata de entrenamiento físico ordinario, entrenamiento interno y ejercicios.

Especialmente en el extranjero, en Alemania, Inglaterra, Bélgica, los Países Bajos y Francia, a


menudo son emocionantes y realistas, pero durante el Curso de Supervivencia de Combate,
me doy cuenta de que no somos una entidad que Es particularmente operativo. Me doy
cuenta de esto en particular cuando en la preparación teórica escuchamos una conferencia de
Andy McNab, quien estuvo en la Operación Tormenta del Desierto y Primera Guerra del Golfo
contra las fuerzas iraquíes de Saddam Hussein en Kuwait en 1990-1991 y luego escribió el
famoso Libro de Bravo Two Zero sobre sus experiencias.

Ser operativo es para mí la esencia de ser un soldado profesional. Está en el corazón de la


identidad y justificación de un soldado profesional.

Es la primera vez que se trata de situaciones de helados que nuestra labor, nuestra fuerza
mental y nuestro carácter, así como todo lo que hemos practicado en años y sin piel, pueden
ser desafiados en última instancia. No antes

Y quiero los retos. Voy a misiones secretas en tierras enemigas en países exóticos y
extranjeros. Quiero hacer operaciones de empujar en el refugio de la oscuridad y meterme
furtivamente en un objeto y partirlo en pedazos.

Intentaré lo más peligroso, lo más emocionante y lo más exigente de mí.

Pero la perspectiva de ello es inexistente. Después de 13 años de objetivos y una lucha casi
diaria para alcanzar este objetivo, el objetivo no es en absoluto lo que esperaba, y me siento
privado de la oportunidad de mover realmente las fronteras mentales.

Es decepcionante Triste. Un anti-clímax de rango. Y eso significa que pierdo totalmente mi


energía militar y decido que intentaré otros desafíos en la vida.

En este momento de mi vida, nunca he considerado alternativas al cuerpo de Jager, pero no


tengo la intención de ir a la Legión Extranjera o cambiar de ciudadanía para obtener desafíos
de batalla. Estoy cansado de los militares y estoy convencido de que nunca volveré a ponerme
el uniforme, así que uso la educación civil que obtuve con entrenamiento militar completo
para asistir a varios cursos de mercadería en la primera mitad de 1993. "Realmente no sé para
qué usarlo, y es una situación difícil, completamente nueva y desconocida para mi falta de un
objetivo".
Por lo tanto, en lugar de eso, decido perseguir mis deseos y habilidades creativas y comprar un
kit de batería y una cámara y convertirme en el primer asistente de un fotógrafo establecido y
luego en un fotógrafo independiente.

Lo hace muy bien con la fotografía. Gano bien en ello, pero no hace mi concesión. Entonces, a
principios de 1995, decidí perseguir otro viejo sueño: aprender español y vivir en América del
Sur, donde estoy seguro de que el temperamento, el clima, las mujeres y la comida son solo
para mí. Y eso es todo. Durante un año y medio vivo y viajo principalmente en Argentina, Chile,
Uruguay y Bolivia, donde fotografío para Elle, Euroman, Jyllands-Posten y revistas y periódicos
locales.

Experimento muchos retos profesionales y privados emocionantes. Entre otras cosas, estoy
expuesto a un robo a mano armada, donde llevan mi reloj de conducción, un Rolex
Submariner, que había ahorrado a través del trabajo duro en un quiosco DSB durante un año.
También me cazan con un revólver con cicatrices de un excavador de celos enfermizo por mi
conducción.

Y gasté mi último dinero consiguiendo una pierna rota en el perro callejero Santiago.

En septiembre de 1997 vuelvo a casa en Dinamarca y entro en la industria de TI. Durante dos
años y medio, trabajo para Mermaid Computer y TopNordic, entre otras cosas con el
establecimiento de un departamento de distribuidores, donde soy responsable de las ventas a
los distribuidores, entre otros actores importantes, como Dansk Supermarked.

Es instructivo e inicialmente desafiante, pero empiezo a carecer de nervios y emoción en mi


vida diaria, y en un día de marzo del 2000 en mi camino a trabajar en T strup, decido terminar
No tengo alternativas, no tengo planes, pero tomo una decisión rápida, subo al trabajo, escribo
mi renuncia en la oficina, la imprimo, se la entregue a mi jefe y regrese a casa.

Para ganar dinero, luego trabajo por un período de tiempo como puente en los asentamientos
y suburbios de las villas del Mar del Norte.

Pero mi destino adicional está siendo sellado, ya que después de unas pocas semanas, una
carta del Grupo de Desminado Danés sale por la puerta.

J ger - en guerra con la élite: 5 - La guarnición de la guerra

Por Thomas Rathsack Seré

el presentador del Grupo de Desminado de Dinamarca en el Cáucaso. Más específicamente en


el público vecino de Chechenia de Ingushetia.

Durante diez semanas durante la primavera y el verano de 2000, junto con otros ex soldados,
he estado en un curso en el cuartel de Farum, donde las Fuerzas Armadas, en colaboración con
el Grupo de Desminado de Dinamarca, DDG, me han hecho Para un experto en eliminación de
municiones. Sé cómo manejar un reloj mío.
Aprendí el lento y agotador procedimiento de aburrido pero muy importante para adherirme a
las minas en el suelo. Puedo saber la diferencia entre todo tipo de armaduras, minas de
personal, granadas, bombas, cohetes y otras municiones. Y puedo destruirlo todo. En general,
puedo actuar como una guarnición de guerra y ayudar a solucionar el enorme problema de las
minas en el Tercer Mundo.

Particularmente involucrados en minas terrestres y municiones sin explotar están Afganistán,


algunos países de África, partes de Asia y los Balcanes y el Cáucaso. DDG, como organización
danesa, humanitaria y no gubernamental, tiene programas de remoción de minas en todas las
regiones. Todos los países afectados han sido o siguen siendo zonas de guerra regulares,
donde las minas, desafortunadamente, parecen ser terriblemente efectivas, no solo entre los
partidos militares que luchan, sino al menos en un caso de guerra. S Población civil y contra
animales. Las guerras en estos países han dejado granadas de tanques, bombas de aviones y
granadas de mortero que no han explotado debido a fallas técnicas o al montaje incorrecto de
los soldados, y decenas de miles de hombres, mujeres, niños y niños son asesinados o
mutilados cada año. Animales de estos objetos a menudo ocultos y mortales.

En el Cáucaso, al noreste de Turquía y en el Mar Negro, donde Europa se encuentra con


Oriente Medio y Asia, el problema es gigantesco. La región tiene hasta 50 pueblos diferentes
divididos en las muchas pequeñas repúblicas, que en los últimos 15 a 20 años han superado los
conflictos armados tras el colapso de la Unión Soviética. Los conflictos étnicos, los crímenes de
guerra, el crimen de la mafia y el terror están todos los días aquí, y la mayoría de las personas
probablemente recuerden la acción terrorista contra la escuela número 1 en la aldea
chechena de Beslan del 1 al 3 de septiembre. Septiembre de 2004. El primer día después de las
vacaciones de verano, unos 30 rebeldes chechenos e islamistas ocupados con Kalashnikov,
cohetes y explosivos de nacimiento masculino ocuparon la escuela con espacio para 900
estudiantes. La policía, soldados y civiles llevaron a cabo una campaña de rehenes torpe y
caótica, que terminó con más de 330 personas muertas, más de la mitad de niños.

El conflicto ruso-checheno comenzó cuando, en 1991, la pequeña república separatista de


Chechenia declaró su independencia después del colapso de la Unión Soviética. A lo largo de la
década, los soldados rusos y los levantadores de la independencia chechenos libraron
sangrientas batallas que arruinaron el país, mataron a decenas de miles e hirieron aún más.

A fines de 2000, se estima que más de un millón de minas residen en el país como resultado de
la guerra, y por lo tanto menos de un millón de habitantes viven en el país, que es
aproximadamente el doble de grande que Sj. lland. Por lo tanto, ningún otro país en el mundo
ha tenido tantas víctimas de minas como Chechenia. Ya en 2002, se estima que poco menos de
5,700 personas han muerto o han resultado heridas por minas, de las cuales casi 1,000 son
niños. Y a eso se suma una gran cantidad de animales heridos y muertos.

Las minas antipersonal son especialmente las que plantean un problema porque, a pesar del
temor a las minas, la población debe vivir sus vidas y utilizar muchos de los campos, caminos y
caminos que se encuentran dispersos con minas diariamente.
Los niños deben ir a la escuela o llevar a sus hijos a la familia, a los granjeros y su ganado, y las
mujeres deben ir a las ciudades y los mercados. La alternativa es una vida sin necesidades
básicas.

Lo óptimo sería si se pudiera comenzar a remover las minas, pero aquí en 2000 es imposible
llevar a cabo el desmonte real, porque es simplemente demasiado peligroso debido a la
continua lucha entre los orígenes chechenos. Hace años y los rusos, que tienen más de
100.000 soldados estacionados en el país, en primer lugar en y alrededor de la capital, Grozny.
Por lo tanto, DDG, en cooperación con DanChurchAid y con donaciones de la ONU, la UE,
Danida y la correspondiente organización sueca de ayuda al desarrollo SIDA, están lanzando
campañas de información sobre cómo la población civil puede evitar las minas en la medida de
lo posible.

Es el programa que dirigiré y desarrollaré desde la capital vecina de Nazran, Ingushetia. El


Ingushetia es el más pequeño y el más pobre de las repúblicas del Cáucaso.

Limita con Chechenia al oeste y ocupa solo 3.600 kilómetros cuadrados, o aproximadamente la
mitad de Zelandia, y cuenta con una población de menos de medio millón de personas.

A esto se deben agregar varios cientos de miles de refugiados chechenos que se encuentran en
campamentos en todo el país. Principalmente necesitamos hacer esfuerzos para obtener
información sobre minas y municiones sin explotar.

Mi viaje a Nazran comienza con un par de noches en la gigantesca y fría capital de Moscú,
donde encuentro que a la gran mayoría de los moscovitas no les gustan los caucásicos. Los
consideran terroristas y criminales, en parte porque gran parte de la mafia rusa se origina en el
Cáucaso. Simplemente me hace sentir más entusiasmado con los próximos desafíos de seis
meses como presentador.

Mi empleado más cercano también es un ex cazador, Peter Correl, con quien pasé el curso de
remoción de minas, y debido a la mala situación de seguridad en Ingushetia, es un requisito de
DDG que tengamos una configuración de seguridad. Cuatro hombres de la policía local deben
ser nuestros guardias y garantizar nuestra seguridad cuando vamos y salimos del trabajo y
conducimos por la región a los campos de refugiados.

El secuestro especial es un problema en la zona. Desde 1996, aproximadamente 1.300


personas han sido secuestradas. Muchos nunca vuelven a aparecer y se acaban de liquidar, no
se puede pagar el dinero y se estima que alrededor de 500 aún están cautivos en baches y
sótanos oscuros y húmedos. El riesgo de secuestro es particularmente pronunciado para los
occidentales que se consideran objetivos lucrativos y se les conoce como dinero para caminar.
Muchos periodistas y trabajadores humanitarios occidentales han sido secuestrados por
bandas criminales y la mafia local.

Una de las personas más comentadas es Camilla Carr y su novio Jon James, quien en 1997 fue a
la capital de Chechenia, Grozny, para abrir un centro de rehabilitación infantil con traumas de
guerra.
Tres meses después de la llegada de la pareja inglesa, fueron secuestrados por rebeldes
chechenos, y durante los siguientes 14 meses fueron torturados y violados muchas veces por
su tutor antes de que la pareja fuera liberada. coraje para una lectura.

Tanto el gobierno británico como el ruso se niegan a pagar el rescate por su liberación y se
especula que el multimillonario ruso residente en Londres Boris Berezovsky pagó a los
secuestradores chechenos.

Me dirijo a esta realidad cuando me senté en el avión doméstico ruso desde el aeropuerto
Domodedovo de Moscú a Nazran una tarde de octubre de 2000.

El aeropuerto está envuelto en una tormenta de nieve, por lo que el avión se retrasa, y cuando
se libera después de una hora, el capitán ruso se dirige hacia la cabina del piloto, chorreando
su cabeza y con un gran sombrero de piel. Esto confirma de manera alarmante mis prejuicios
sobre los vuelos nacionales en este país. Y no hay nada mejor que la cabina en el pequeño
chorro de Tupolev vibre y salga de la pista, mientras que las bolsas de plástico caen de los
estantes de equipaje, y las enormes esposas rusas revientan en sus geniales revistas.

Un par de días después de mi llegada, ya he estado en el trabajo. He instalado mi pequeña


oficina con computadora e impresora y he luchado para que la conexión a Internet funcione,
por lo que los marcos están en su lugar. Ahora se trata de hacer una diferencia humanitaria.

En el aula que depende de mi oficina, enseño a mi personal local de 15-20.

Todos son chechenos, la mayoría de las mujeres de 20 a 40 años, pero también dos meses a
principios de los años veinte, y casi todas tienen antecedentes muy traumáticos de las últimas
décadas de lucha en su país de origen.

Todos ellos viven en los campos de refugiados de los alrededores, y muchos de sus esposos,
esposas, hijos o padres están muertos o simplemente desaparecieron como resultado de la
guerra. Pero a pesar de su situación, o quizás a causa de ello, muestran un celo y una
moralidad asombrosos en su trabajo para informar sobre el peligro de las minas en la región. El
trabajo es muy popular según las condiciones locales, y realmente dependen de estar
preparados para enseñar a sus compatriotas sobre el conocimiento más reciente y actualizado
sobre el peligro de las minas en la región.

Me comunico con los campamentos de refugiados, escuelas y otros organismos públicos para
coordinar la enseñanza. Y organizamos a los maestros en pequeños equipos móviles, que
enviamos a la región durante una semana a la vez.

Es un trabajo arriesgado. Los maestros a menudo corren en áreas donde hay batallas regulares
entre rusos y rebeldes chechenos.

Pero el esfuerzo es un gran éxito, ya que los maestros llegan a áreas donde casi nunca se les
informa sobre el peligro de la mina y donde pueden repartir los planos y folletos que ellos
mismos han fabricado y laminado para ambos. rn y sus familias.

Debido al éxito, nos gustaría tener más maestros. A medida que dejamos escapar el rumor, nos
bombardean de inmediato con consultas de mujeres, hombres y mujeres, así como de algunos
niños, todos los cuales afirman que son perfectos para el trabajo. Peter y yo quemamos
nuestros dedos, como también nuestros guardaespaldas insisten en que sus padres, primos y
amigos tienen el trabajo.

Dos de ellos incluso se vuelven agresivos, gritándome y sugiriendo que puede ir más allá de mi
seguridad, ya que les digo que ya hemos encontrado los candidatos adecuados. Y esa no es la
única razón por la que miro un poco a las personas en las que confiaría en mi vida.

Debido a la emocionante situación de seguridad y al gran riesgo de secuestro, es totalmente


imposible que me dejaran solo fuera de nuestra casa y oficina para que los guardaespaldas me
hagan compañía constante y estoy no impresionado Parecen adormecidos y sin participación,
y simplemente no confío en ellos.

Si Peter y yo nos metiéramos en problemas, probablemente solo estorbarían y probablemente


serían los primeros en huir. Pero ahora son una persona que necesito llevar.

La casa en la que vivimos es una excelente villa ubicada en un vecindario cercado con casas de
nueva construcción muy similares que albergan a la pequeña élite de la República. Vivimos al
lado del presidente que, cada mañana, acelera en su Humvee blindado, seguido por un auto
negro con sus guardaespaldas.

El vecindario contrasta fuertemente con la pequeña capital, Nazran, donde las torres de
mezquitas desgastadas se elevan sobre los tejados de la ciudad, donde solo unas pocas
carreteras están pavimentadas y los desechos fluyen por las calles, y los riscos, perros y los
perros salvajes deambulan alrededor. Hay pocas tiendas, pero muchos mercados están llenos
de frutas, verduras, carne, flores y otras necesidades diarias.

Compartimos la casa con el Consejo Danés para los Refugiados, que consiste en un grupo de
empleados y residentes ligeramente diverso. Ahí está Kristof, que es polaco, pero habla danés
con fluidez. Con su pelo largo y gris en la espalda, se parece a un remanente constante de la
generación Woodstock. Él es un arquitecto capacitado, veneno danés, a mediados de los años
cuarenta y ha trabajado durante muchos años en esta industria, donde representa proyectos
de construcción en campos de refugiados.

A pesar de su apariencia en forma de pie, es muy efectivo y directo en su comportamiento,


tanto profesional como privado, y realmente me gusta.

Ahí está Henrique, un francés bueno, tranquilo y cariñoso que trabaja en logística para los
campamentos de refugiados.

Y, finalmente, está Kharon, que está empleado como ajedrez de la fuerza laboral local. Es un
checheno pequeño, de mal genio, trabajador y muy ambicioso, y tiene un sueño orientado a
los objetivos de ir a Canadá, donde recibirá una educación y comenzará una nueva vida con su
conocida esposa y su esposa. niño.

Para mí, lo peor de nuestra vida restrictiva y nuestro aislamiento en la casa es que no puedo
ocuparme de mi ejercicio. Para gran molestia para los otros residentes de la casa, compenso
cada noche por subir y bajar las escaleras desde el sótano hasta el primer piso. Pero los
convenzo de que es una necesidad para mí entrenar, y ellos lo aceptan. También recaudo
dinero del presupuesto para comprar equipo de entrenamiento con pesas y un vendaje de
boxeo que cuelgo en el estante.

Los viajes fuera de la casa y la ciudad por lo general van a los campos de refugiados, donde
ayudo a nuestros maestros con la enseñanza y al estudio de cómo los refugiados reciben
nuestra información.

Los cientos de miles de refugiados son una colección desconcertante de padres mutilados,
torturados y desnutridos que han vivido en campamentos durante años. Muchos niños nacen
allí y no conocen nada más que los campamentos, donde decenas de miles de tiendas de
campaña están dispuestas en filas interminables, separadas por caminos y caminos
embarrados.

Las familias de 6 a 10 personas viven en las tiendas, que no miden más de 20 metros
cuadrados, se calientan con un pequeño quemador de gas en el centro y se iluminan con un
par de bombillas suspendidas. Y solo tienen pocas pertenencias personales como un par de
camas, mesas y algunas fotos de la familia que son testigos de una vida por esto.

Entre otras cosas, visito a una familia donde el hijo de 10 años perdió ambos brazos y un ojo
cuando caminaba y jugaba en el bosque en la granja familiar. Por el resto de su vida, él
depende profundamente de su familia y no puede ir al baño, comer o tomar t jp them sin ellos.
En otra familia con la que estoy hablando, es el padre quien perdió ambas piernas mientras
caminaba en su campo con su vaca y pisó a un gato personal ruso. La vaca estaba dormida
mientras planeaba ir a casa a su granja en los trozos que quedaban de su pierna. Gracias a una
organización de ayuda extranjera especializada en colocar prótesis a las víctimas de las minas,
ahora puede ir a apoyar las muletas.

En general, todos los refugiados dependen en gran medida de la asistencia de la ONU y de


organizaciones de ayuda externa, como el Consejo Danés para los Refugiados, que establece
los campos y distribuye alimentos. El arroz, la harina y la leche en polvo en las raciones diarias
satisfacen la necesidad y la vida cercana de las familias.

Y las condiciones fuera de los campos de refugiados no son mucho mejores. En nuestro campo
de educación alrededor de las áreas verdes hasta Chechenia, encontramos que muchas
familias chechenas son la casa de una familia y amigos de Ingush hasta el día en que, tal vez,
puedan regresar a su hogar en Chechenia. . En las casas de hojas caducas, estas personas
pobres, tristes y marchitas están sentadas en el frío del invierno y sumidas frente a las estufas.

En una sola familia, me invitan a una taza de chai, como se llama el Cáucaso. La casa está llena
de niños, pero también esta familia ha sido golpeada duramente por un destino derivado de la
guerra en Chechenia. La madre se sienta con los ojos húmedos y un montón de disparos, y su
hija sostiene uno de ellos delante de mí. Muestra a su hermano y su novia que están en su
adolescencia. Dos años antes, dejaron una mañana en casa para trabajar juntos en el pueblo
cercano, pero nunca regresaron a casa. La familia no ha tenido noticias de ellos desde
entonces, pero confían en que los rusos los tomaron y los liquidaron poco después.
En las escuelas donde realizamos conferencias de una hora sobre el peligro de la mina, no hay
calefacción ni otros servicios básicos. Las escuelas son solo barracas de madera donde los
niños se sientan en las mesas comunes, y el maestro tiene su tabla y nada más.

Aún más desalentador es visitar los hospitales en las áreas verdes. Nos dirigimos a ellos porque
tenemos un acuerdo con el departamento local de las Naciones Unidas en Nazran para
establecer un contacto entre las organizaciones de socorro que pueden ayudar con prótesis
para las víctimas de las minas y para las propias víctimas.

Es una condición indescriptible en la que se encuentran estos hospitales. Edificios antiguos y


en mal estado, a menudo sin cristales en las ventanas, que en su lugar están cubiertos con
plástico. Tiempos oscuros sin luz. Aseos con estanterías hasta las paredes.

Pacientes recostados en sus camas sucias con miembros amputados y mirando hacia arriba en
el techo. Y enfermeras y médicos que se adaptan y cuidan a sus pacientes lo mejor que pueden
con las modestas cantidades de medicamentos y el equipo de hospital primitivo que tienen a
su disposición.

Cómo los pacientes sobreviven a un lugar así, no lo entiendo. Como soldado, he vivido en
condiciones extremadamente primitivas y sucias, y sé cuán fácilmente se ve afectado el
sistema inmunológico del cuerpo. Una estancia en uno de estos lugares debe dar lugar al lugar
de la muerte si uno no está muerto de sus lesiones o enfermedades de antemano.

Cuando llega el final del invierno, elijo ir a la capital de Chechenia, Grozny, devastada por la
guerra. Precisamente, Grozny es el lugar en todo el Cáucaso, que es el peor infectado por las
minas y las municiones sin explotar. Me gustaría contactar a algunas de las escuelas que, según
se informa, todavía están trabajando para hacer arreglos con ellos para la enseñanza.

Es un gran riesgo que estoy corriendo. La lucha entre los rebeldes y las fuerzas rusas está en
plena marcha en la ciudad, que es en gran parte bombardeada y disparada por completo por la
extremadamente agresiva potencia ocupante rusa. Es una vida cotidiana en la que los rusos
salen de sus bases por la mañana y visitan cientos de puestos de control en las carreteras de
aproximación, desde donde mantienen a la ciudad en un centro de hierro y se apiñan en todo
lo que puede recordar. Lo más mínimo sobre los rebeldes. Mientras tanto, los rebeldes se
esconden, y sus francotiradores son una gran amenaza para los soldados y los civiles, tanto en
el momento de los francotiradores, como en el seguimiento con ataques regulares de cohetes
y ametralladoras.

Cuando llega la noche, y todos los casi 80,000 soldados rusos están de vuelta en sus bases, los
insurgentes se escabullen en el refugio de la ciudad hacia la ciudad y colocan bombas y minas
en las calles.

Así, 4.700 soldados rusos murieron en Chechenia en tres años, de 1999 a 2002.

El número de chechenos muertos varía dependiendo de quién está hablando. Los rusos dicen
que 45.000 durante dos guerras ruso-chechenas desde 1994, mientras que las fuentes
chechenas, incluidos los conocidos exiliados Akhmed Zakayev, hablan de unos 250.000
chechenos muertos y casi la misma cantidad de desaparecidos.
Por supuesto, mis guardaespaldas tienen que ir a Grozny, pero no son mucho para eso. Dudo
que arriesguen muchas cosas para salvarme, y creo que está bien que insistan en solicitar a
una unidad de élite rusa que se sienta más segura. Así que me encuentro con un chaleco
antibalas en la parte trasera de un vehículo con tracción a las cuatro ruedas en compañía de
tres rusos gigantes y silenciosos con ametralladoras, mientras que mis propios guardaespaldas
permanecen alejados en su automóvil.

Manejamos un par de horas de Nazran a Grozny, y si no hubiera sido porque Chechenia es una
zona de guerra, el paisaje había sido bellamente hermoso. Campos, arroyos, bosques y la
magnífica cordillera al sur, donde Elbrus con sus 5.642 metros se eleva por encima de todos
ellos.

Pero la tierra también es la bomba del sur, y observo pequeñas señales con cabezas muertas
en las cercas a lo largo de los campos. Eso significa minas. En un campo, también veo el
cadáver de un pedazo de ganado que ha sido expulsado de todo el cuarto trasero, y luego me
siento abrumado por la vista de dos perros, que están completamente enrojecidos en el borde.
de un pequeño camino de tierra.

Constantemente en el recorrido, nos interrumpen los puestos de control rusos, donde los
vehículos de combate blindados de infantería BMP se mantienen detrás de muros de concreto
y los soldados rusos controlan todo el tráfico en la carretera.

Cuando nos acercamos a Groznyj y pasamos otro punto de control, un BMP abre fuego
repentinamente con su salida de la máquina de 7.62 mm.

No es para ver lo que el tirador está disparando. Pero el soldado ruso de élite que estaba
detrás del volante aceleró sabiamente y se alejó del punto de control a gran velocidad.

Luego nos dirigimos al centro, y es una visión impactante que nos encuentra. La ciudad se ve
mucho peor de lo que había imaginado, y es una visión surrealista de la miseria y la pobreza. La
expresión 'ciudad de la emoción' nunca ha sido más adecuada. Todas las casas, edificios, calles
y monumentos son completamente destruidos después de los combates, y la ciudad parece
abandonada. Algunas personas expresivas se mueven por las calles con bolsas de compras de
los pequeños mercados que mantienen viva a la población.

Incluso los soldados rusos, de pie junto a sus vehículos blindados con una gran variedad de
uniformes, parecen verse afectados por la atmósfera totalmente deprimente del lugar.

No parecen disciplinados y tensos como uno podría pensar, ya que están en medio de una
zona de guerra. Más de mala calidad y apático.

"¡Este centro!" Estamos estacionados en las afueras de una plaza grande, y por primera vez en
el viaje, uno de los soldados de élite rusos que aparentemente tienen el rango más alto me
dice algo. Debemos estar en el centro de la ciudad ahora, y salir. Los otros dos soldados se
colocan de inmediato con sus ametralladoras apuntando en su propia dirección, mientras que
mis propios guardaespaldas permanecen junto a su automóvil a cierta distancia de nosotros y
se ven algo angustiados. Uno de ellos, sin embargo, se atreve conmigo y me pregunta si
debería tomar una foto, que le dejé hacer.
Los soldados de élite rusos están inseguros de la situación, por lo que continuamos rápido en
los autos a través de la ciudad hacia las dos escuelas que quiero visitar.

Cuando nos desviamos por fin llegamos a la primera escuela, nos encontramos con una mujer
anciana, de cabello gris y endeble, que aparentemente es una forma de inspector escolar. Ella
está sobre mi llegada. Y al principio, también sospechoso. ¿Quién es este extraño que, con
soldados y ametralladoras, emerge de ese azul y le ofrece ayuda? Antes, le expliqué mi edad a
un intérprete y ella se ilumino al pensar en la mía enseñando a los cien pequeños estudiantes
que asistían a la escuela. Estoy de acuerdo con ella donde pueden venir mis maestros. Pero, al
mismo tiempo, debo enfatizar que es con cierta reserva que la enseñanza se llevará a cabo en
las fechas acordadas. Así que debe estar en una situación de guerra, y ella está más que
acostumbrada al hecho de que nada es seguro, pero aún así, muchas gracias por mi visita.

Solo quedan unas pocas horas hasta que oscurece. Los tres rusos silenciosos a mi lado me
hicieron entender que ahora es el momento de regresar a Ingushetia. Tomamos el rumbo
fuera de la ciudad y, una vez más, pasamos por los muchos puntos de control donde los
soldados rusos ahora parecen estar más entusiasmados. El conductor de los tres soldados de
élite se vuelve hacia mí, y con una gran sonrisa que revela un diente de oro en la boca
superior, hace un movimiento de beber con una mano. Los soldados están borrachos.

Al salir de la ciudad de la emoción, miro hacia atrás y espero nunca volver a este lugar
asqueroso.

A lo largo de los primeros años, continuamos nuestro trabajo en campos de refugiados,


escuelas y otras instituciones oficiales. Peter y yo tenemos una buena sensación, y creemos
que hacemos una diferencia real. De hecho, el programa lo hace tan bien que designamos a
una empleada especialmente confiable, Elena, para continuar el programa cuando regresemos
a casa en breve.

Sin embargo, antes de pasar por otro juicio caucásico. O más bien, Peter debe. Una mañana se
despierta en la casa de los DDG, y la mitad de su cara está suelta y paralizada.

Él ve lo más peculiar, y llamamos al guardia de seguridad local que llega en una vieja
ambulancia que recuerda a un carro, y la señal de giro roja en el techo gira más lentamente
que la manecilla de un reloj. En la sala de estar, un hombre pequeño lleva un caldero blanco
sucio y un grueso sombrero de piel tubular en la cabeza. Tiene oro en todos los dientes visibles
y rápidamente diagnostica a Peter con algo que nunca antes había escuchado. Luego, saca una
aguja del tamaño de un cuchillo de cocina de su bolsa y la persigue en la nalga del paciente:
Peter sale como una vela.

Otra ayuda es no entrar en el servicio de salud de Ingusiastic, así que al día siguiente viajo a
casa con Peter. Ingresa en Rigshospitalet y se le diagnostica parálisis de Bell, que es un
problema con los nervios de la cara causados por una infección latente con el virus del herpes.
Me alegro de que actuamos tan rápido y nos fuimos a casa porque resulta que el tratamiento
correcto en 72 horas es decisivo para el resultado de la parálisis a largo plazo. Peter se
recuperará completamente después de unas pocas semanas.
Yo mismo vuelvo de inmediato a Ingushetia, donde durante algunas semanas le entrego el
programa a Elena, quien es la voz del papa sobre su nuevo estatus como presentadora. Estoy
muy contento de haber terminado en esta parte del mundo, y me voy a casa y disfruto de la
primavera danesa. Mis viajes en Dyrehaven al norte de Copenhague. Ser capaz de ir a donde
quiero cuando quiero. Y, no menos importante, la reunión con mujeres danesas disfrazadas y
el sabor de la cerveza fría. Y también tengo la oportunidad de conocer a Bubber para algún
otro soldado judío cuando me invita a su programa de TV2 para niños para relatar el Club de
domingo de Snup para contar cómo los niños En el Cáucaso vive en eterno peligro mío.

Sin embargo, la agradable casa de primavera será corta. Danish Demining Group me ofrece el
trabajo como responsable de sus operaciones de remoción de minas en Afganistán. Y te
agradezco.

J ger - en guerra con la élite: 6 - Anno medieval 2001

Por Thomas Rathsack

El aire cálido y húmedo de la noche me encuentra como un muro, cuando en abril de 2001 salí
del Boeing 777 de British Airways en el Aeropuerto Internacional de Islamabad en Pakistán, mi
primera parada en el camino a Afganistán.

Un viaje largo y emocionante con ruidos y problemas para los pasajeros me ha cansado y
tengo muchas ganas de irme a la cama. Después de esperar una hora por mi equipaje, me
apresuro a atravesar la fuerza de conducción de los taxistas que olían el dinero al ver un país
del oeste. No necesito un taxi Me recogió el conductor de DDG, Hasheem, un hombrecito de
cara y cabeza redondeada, que me recibió amablemente y leyó mi equipaje en el nuevo Mazda
de la oficina.

En el camino a través de la ciudad hacia las oficinas centrales de los DDG en un gran vecindario
residencial con muchas embajadas en el sector norte F-6 de la ciudad, pasamos el hotel
Marriott. Es iluminado y pacífico, y Hasheem abraza su buffet. También me doy cuenta de los
contornos de la enorme mezquita Faisal contra el cielo nocturno.

Parece sombrío y me hace pensar en lo que me espera en unos pocos días en Afganistán.

Estoy emocionada Mi tiempo en el Cáucaso ha sido intenso, pero Afganistán, que solo he leído
y escuchado, parece un lugar aún más deprimente y sombrío.

Afganistán siempre ha sido un campo de batalla para el poder en Asia Central. La preguerra es
parte de la cultura de los afganos, ya sea en contra de un clan rival o de potencias imperialistas
como Persia, Gran Bretaña o, no menos importante, en la historia moderna del país: la Unión
Soviética.

En abril de 1978, el Partido Comunista de Afganistán emprende un golpe sangriento y toma el


poder en el país mientras mata a la República Democrática de Afganistán. Los comunistas
introducen reformas agrarias, otorgan a las mujeres el derecho de votar, prohíben los
matrimonios forzados y reemplazan las leyes islámicas por leyes seculares y marxistas. Muchos
afganos consideran la política del gobierno de estar infectados con los valores occidentales y
están furiosos por el fracaso de las virtudes musulmanas tradicionales. Por lo tanto, huyen a
miles de las ciudades más grandes a las montañas y se unen a la resistencia musulmana, los
mujahedins, que han declarado yihad, guerra santa, contra el gobierno comunista.

La Unión Soviética no puede dejar pasar eso, y cuando los paracaidistas soviéticos aterrizan en
Kabul en la Navidad de 1979, afirman haber sido invitados por el gobierno comunista. Su tarea
es apoyar al gobierno en la lucha contra los muyahidines, que luchan contra el gobierno titular
en todo el país. Los años siguientes, una guerra brutal sigue, donde los Mujahedins resultan
ser un oponente efectivo y duro para las fuerzas soviéticas. En 1982, a pesar del uso de
aviones, helicópteros, tanques, napalm y armas químicas por parte de los rusos, los
mujahedins controlan el 75 por ciento de Afganistán.

Debido a su oposición al gobierno comunista, el servicio de inteligencia de los EE. UU., La CIA y
Pakistán, apoyan a los muyahidines financiera y materialmente.

Entre otras cosas, con los misiles Stinger, que serán decisivos en la lucha contra los
helicópteros del campo ruso HIND. Arabia Saudita islámica también apoya financieramente a
los rebeldes debido a su fe musulmana, y otro patrocinador famoso es un tal Osama bin Laden.
Envía ayuda y ayuda del dinero y las armas de los Estados Unidos a sus hermanos musulmanes
que luchan, y en 1988 fundó al-Qaeda para extender la lucha contra la Unión Soviética a todo
el mundo.

En febrero de 1989, los rusos tuvieron suficiente. Sacan sus fuerzas de Afganistán y dejan el
país con cientos de miles de muertos, millones de minas terrestres y una creciente guerra civil
entre los caudillos locales. En 1992, la República Democrática de Afganistán se derrumba, pero
la guerra continúa durante otros cuatro años con un éxito creciente para el entonces
desconocido movimiento de los talibanes musulmanes, liderado por el veterano veterano de
guerra, el mulá Mohammed Omar. Dirige un movimiento de guerreros piadosos y ascéticos
que son muy puros en su fe, y se vuelven más populares en la población que los mujahedines
ingobernables. Por lo tanto, los talibanes también pueden atraer a más soldados y ganar en la
guerra de 1996 cuando obligan a la mayoría de los otros caudillos a entrar en un acuerdo de
paz.

Cuando los talibanes toman el poder, inmediatamente imponen la ley islámica en la forma más
estricta y puritana. La sanción por robo es cortar una o ambas manos. La infidelidad
desencadena la lapidación pública, y la gente tiene hambre de hablar contra los talibanes.

Se vuelve ilegal ir con calcetines blancos, ya que el blanco es el color de la bandera talibán.
Prohibes todo tipo de TV, imágenes y música.

Las escuelas de niñas están cerradas, y las mujeres no deben trabajar y educarse a sí mismas y
no mudarse fuera de la casa sin escoltar a su esposo y sin vestirse con un vestido azul claro que
se cubra la cara y los ojos. A menudo, incluso a las mujeres se les niega el tratamiento
hospitalario para evitar el contacto con médicos varones.

Además, los niños ya no deberían jugar con dragones, y se convierte en ilegal que los hombres
no tengan una pala de cierta longitud.
A pesar de todas las prohibiciones extrañas e inhumanas, la toma del Talibán es percibida
positivamente por muchos afganos.

Para finalmente, hay algunos que parecen ser capaces de crear la ley y el orden en el país
devastado por la guerra. Solo en el noreste, los talibanes se enfrentan a la oposición local del
llamado Nordalliance. Internacionalmente, los talibanes están más exprimidos. Solo tres países
los reconocen como un gobierno legítimo: Pakistán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes
Unidos. El resto de la comunidad internacional critica la forma de gobierno de los talibanes en
términos agudos, y los Estados Unidos afirman que son los anfitriones de los campamentos
terroristas en los campos islámicos. Uno de los campamentos está dirigido por Osama bin
Laden, quien acusa a los Estados Unidos de estar detrás de los bombardeos contra las
embajadas de los Estados Unidos en Kenia y Tanzania, matando a 224 personas en agosto de
1998 y causando daños a 5,000.

Es este país y esos gobernantes con los que debo familiarizarme en abril de 2001. Estoy
bastante preocupado por la posibilidad de reunirme con los talibanes, que representa algo que
casi no puede ser más distante e irreal para un danés.

Con la mentalidad de consenso de mi democracia en mi sangre, ahora tengo que adaptarme a


una dictadura fundamentalista basada en la interpretación más extrema del Islam.

Pero estoy enojado. Especialmente cuando, después de una buena noche de sueño en la villa
de DDG, me despierto con la gloriosa vista de una mesa de desayuno recién servida y mi buen
viejo Jerven Johan F rch.

Ya en nuestro primer día en el Curso de Patrule de J gerkorpset en 1990, Johan hizo una nota
especial. En parte porque era un hombre con uniforme azul marino entre 90 soldados, aquí
hay uniformes de camuflaje verde, en parte porque respondió a la llamada de la mañana
llamando a una costurera fuerte y clara. j. Desde entonces, me convertí en el mejor amigo de
este excelente cazador, y fuimos casi inseparables durante varios años.

Así que es agradable y tranquilizador que Johan sea mi colega más cercano la primera vez en
este entorno tan desconocido.

Ha sido el llamado asesor técnico en el programa de remoción de minas de DDG en Afganistán


durante medio año, pero como no quiere estar tan lejos de su esposa y su pequeño hijo, ha
elegido para parar Ahora tengo que leerlo y él tiene que entregar las tareas de remoción de
minas y presentarme a nuestra fuerza laboral afgana.

El viaje a Afganistán, lo vamos a tener, Johan lo ha tomado varias veces. Realmente podemos
volar. Aunque no hay un vuelo comercial debido al riesgo terrorista y un aeropuerto muy
desgastado en Kabul, la ONU vuela semanalmente desde y hacia la ciudad. Pero los campos
son caros y caros, y en realidad preferimos obtener la emoción que ofrecen las diez horas de
manejo.

Johan sabe que el viaje requiere mucho kretj y el hombre detrás del volante, y él sabe cómo
empacar el auto. Derribamos ambas herramientas, varias ruedas de repuesto, refuerzos
adicionales, la radio HF de largo alcance, combustible adicional, agua, comida y nuestro
equipaje en el Land Cruiser. Tiene solo medio año, pero está envejecido y desgastado con
rasguños y abolladuras de los problemas anteriores en la ruta Islamabad-Kabul en Afganistán.

El viaje se dirige al noreste a través de la ciudad pakistaní de Peshawar, que se enfrenta a la


enorme área sin ley de las Áreas Tribales. Un área en las montañas que corre a lo largo de la
frontera afgana y que el gobierno pakistaní está tratando de controlar, pero donde el
contrabando, el crimen y la copia de todas las armas imaginativas son la forma de población.

El camino a Peshawar está pavimentado, el paisaje verde y los campos cultivados exuberantes.

Pero a medida que nos acercamos al paso Khyber, la calidad de la carretera se vuelve más
pobre y el paisaje más árido, y los últimos medio kilómetro a través del paso hacia la ciudad
verde de Torkham es solo un camino de tierra estrecho y retorcido donde existe una confusión
de tráfico. total: conducimos en un Land Cruiser a mano derecha aquí en Pakistán, donde se
conduce por la izquierda.

Pero dado que gran parte del tráfico proviene de Afganistán, donde se conduce en el
vecindario, no hay absolutamente ningún acuerdo sobre qué lado de la carretera es el correcto
para conducir. Automóviles, motocicletas, autobuses, camiones y la armadura pakistaní,
ricamente representada, tambaleante y agresiva en ambos lados y direcciones de la carretera.

Especialmente los camiones paquistaníes maltratados, de gran tamaño y decorados de colores,


a menudo viejos, Bedfords ingleses llamados Jingletrucks, conducen con la sentencia de
muerte a través del pase.

Cuando finalmente venimos a Torkham, es más bien un puesto fronterizo que una ciudad real,
y la transición verde es solo una puerta en el camino.

En Rusia y el Cáucaso, he experimentado una burocracia desorganizada, pero este lugar es un


ejemplo loco de falta de organización, incluso un caos cómico. A cada lado de la puerta verde
cerrada, cientos de autos y camiones en barrios rodeados están rodeados por una multitud
emocionante. Gritar y gritar todos insisten en que son los más importantes para salir adelante,
mientras que dos policías paquistaníes oprimidos disparan tiros a la multitud más poderosa.

Considero el escenario con incredulidad y me alegra que Johan lo haya intentado antes. Arroja
el auto al borde de la carretera, encuentra su pasaporte y un puñado de dólares hacia delante
desde la guantera y me pide que lo acompañe. Corremos a través de la multitud hacia una
pequeña casa de ladrillos junto a la puerta: la oficina de pasaportes.

Como las únicas caras blancas en el hobby interior, podemos ver muchos ojos curiosos. Pero
Johan no duda por un segundo y se mueve resueltamente alrededor de la vaca y directamente
a una pequeña mesa de madera, donde debemos haber sellado nuestro pasaporte.

Detrás de la mesa hay un hombre que se destaca de la agitada multitud que lo rodea. Lleva
una túnica larga y negra con un arnés negro e irradia una calma y seguridad en sí mismo que
no se adaptan al medio ambiente.

Se sienta con la cabeza inclinada hacia sus papeles sobre la mesa cuando nos acercamos a él.
Johan pone nuestro pasaporte con billetes de dólares dentro de la mesa frente a él. Al
principio no reacciona, pero después de un minuto deja sus papeles a un lado y nos mira. Un
par de ejercicios, expresiones y ojos casi negros nos miran desde una cara con un bosque
grande, negro y bien cuidado.

En particular, mira largamente mi rostro inconverso con clara desconfianza y desprecio. Así
que toma nuestro pasaporte en su mano, los estudia a fondo y pone los billetes en su cajón de
la mesa, donde sella y firma los pases y los pone en la mesa frente a nosotros sin mirarnos.

EdePulsed discursos,, Johan murmura en el camino de regreso al Land Cruiser, y nuevamente


me alegro de que Johan tenga experiencia con esta multitud. Se sienta en el auto, empuja el
claxon hasta el fondo y conduce sin ser afectado por las vacas, y pasa a la gente excitada que
patea y arrastra el auto hasta que nos bloqueamos a través de la puerta de entrada a
Afganistán.

Desde allí, primero vamos a Jalalabad, la ciudad más grande del este de Afganistán y un centro
comercial para, entre otras cosas, la producción de papel y productos agrícolas como naranjas,
arroz y azúcar. El camino a eso es malo.

Solo en el mejor de los casos se puede llamar un camino de tierra. Los hoyos en el camino son
como valles de bolas.

Sin embargo, ocasionalmente nos superan los viejos Toyota con ocho y diez personas en la
cabina y muebles, equipaje y animales domésticos en el techo.

Conducir aquí requiere una gran concentración del conductor, como lo llamamos en lenguaje
militar, por lo que en este artículo solo intercambiamos la información necesaria, y eso me
parece bien. Me gustaría disfrutar de la naturaleza a través del país en tamaño con Francia. El
paisaje es increíblemente hermoso y magnífico. Pasamos ríos en cascada en valles rodeados
por muros verticales de montañas con cascadas y en grandes extensiones planas y estériles, y
por áreas verdes y fértiles alrededor de pueblos pequeños.

Después de Jalalabad, el camino roza hacia arriba a través de profundas gargantas hacia el
medidor de altitud de 1.200 de la capital, Kabul. Johan maneja el Land Cruiser con mucho
cariño por el tráfico opuesto, que solo podemos pasar con la roca en un lado y el abismo en el
otro. Cuanto más llegamos a Kabul, más aumenta el número de puntos talibanes.

Aquí están los vigilantes hombres vestidos de negro con paños envueltos alrededor de sus
cabezas con su arma estándar, AK-47, cargada por camionetas Toyota que están montadas en
viejas ametralladoras rusas de 14,5 mm, que Apuntan directamente al coche de los coches que
esperan.

Muchos de los guardias son tipos jóvenes con rostros frágiles y romos.

En un punto de control nos paramos, y como los únicos occidentales de varios cientos de
personas, somos el centro de toda la atención. Es evidente que los guardias nos alimentan de
un odio arraigado a nosotros, los occidentales incrédulos.

Se nos está expulsando del Land Cruiser en busca de posibles ilícitas inmorales, como música,
perfumes, alcohol o hojas con damas ligeramente vestidas.
El carril de un anciano dentista, aparentemente la persona responsable del punto de control,
agarra mi equipaje y rema mis pertenencias personales con sus dedos sucios y negros.
Ciertamente espera encontrar algo que pueda aprovechar y puede mantener o vender
posteriormente. Pero no hay nada que venir. Arroja nuestros pasaportes en la silla y, sin decir
una palabra, regresa a su gente junto al auge y los ordena, para que podamos continuar los
últimos 20 kilómetros hasta Kabul en el heno llano y pedregoso. jslette.

La carretera es un poco más alta que la ciudad, por lo que nos encontramos con una vista
magnífica. Kabul parece más grande de lo que esperaba. Los poco más de dos millones de
habitantes y sus casas llenan toda la meseta entre las montañas que rodean la ciudad. Las
ventajas de las casas pequeñas revestidas de arcilla y los bloques de hormigón de losa de
hormigón construidos por los rusos en la década de 1980 se extienden por las laderas de las
montañas. Resulta que las casas están decrépitas y sin ventanas y puertas, y parecen vacías y
abandonadas. Sin embargo, la ropa en las cuerdas a lo largo de las ventanas y algunos niños
sucios y rasgados dan testimonio de la vida.

En el centro de Kabul, la vista ya no es edificante.

En la década de 1970, la ciudad era una ciudad relativamente moderna. Había restaurantes,
cafés, tranvías, cines y alrededor de la piscina en el entonces moderno Hotel Intercontinental,
que lamía el sol de las mujeres en bikini. Ahora, en particular, la guerra y los talibanes han
demostrado que han roto y destruido la ciudad y han cambiado el tiempo para un pueblo con
una esperanza de vida promedio de 46 años, donde solo el 36 por ciento de los mayores de 15
años , puede leer y escribir.

Solo en el centro hay asfalto en las carreteras, y los edificios gubernamentales talibanes están
bastante bien mantenidos. De lo contrario, la mayor parte de la red de carreteras y la mayoría
de los edificios se destruyen.

Hermosos castillos antiguos y palacios están en ruinas.

La gran mayoría de las casas y edificios tienen agujeros de bala y están abandonados. Y gran
parte de la ciudad no tiene necesidades básicas como electricidad, suministro de agua, sistema
de alcantarillado y red telefónica.

Hay un hedor a orina, heces y desechos contundentes en las calles, y varias veces veo a
hombres demacrados acurrucarse en la cuneta y literalmente comen los desechos
directamente de ellos, mientras pasan autos, motocicletas y personas. Conseguir pasado Los
niños en el este no duermen solos y apáticos en el medio de descuento en el camino y piden
limosna.

Y en las calles, hombres acurrucados están tirando árboles en pequeños carros al mercado
local, donde se vende cualquier cosa en la lucha diaria por la supervivencia de ellos y sus
familias.

Debajo del ardiente sol se encuentran las cabezas de cabras y ovejas en carretillas en un
revoltijo junto con otras carnes, sandías, hierro viejo, madera e higos usados. Incluso los perros
parecen más angustiados y miserables de lo que he experimentado antes. Una sola cuerda con
tetinas colgantes y costillas demasiado claras salta en tres patas por la calle.

Ni una mujer está ahí para ver en la escena de la calle.

Pero hay muchos patrulleros que viajan en camionetas que, como brazos extendidos de la
junta, están listos para atacar todas las irregularidades.

Hemos estado conduciendo durante casi diez horas, pero siento que he viajado varios siglos
atrás en el tiempo.

Hasta la Edad Media en 2001. Y cuando nos acercamos a una gran rotonda, confirmo mi
presunción medieval. En un poste de luz cuelga un humano. Los ojos oscuros y derramados de
sangre en la cara blanca como la tiza con una mirada suave mirándome. Con las manos atadas
a la espalda, su cuerpo cuelga del cuerpo que ha exprimido su vida. Al lado hay un grupo de
jóvenes talebanes y risas. Aparentemente consideran su trabajo. Como fue un trofeo después
de una caza exitosa. Otros pasan el cuerpo del poste de la lámpara sin reparos, mientras
charlan cerraduras sonrientes. Como si no estuviera allí en absoluto. Después de todo, es una
vista común en esta ciudad.

KommenBienvenido a Afganistán, Johan dice Johan.

Poco después, llegamos al distrito de la antigua embajada de Wasir Akbar Khan, donde se
encuentra la casa de DDG. Está claro que el barrio ha sido exclusivamente con antiguos
edificios de estilo europeo y palacios con pilares, arcos y jardines tipo parque. Muchos ahora
están decrépitos y con los jardines desiertos, pero también hay algunas villas relucientes con
césped verde y árboles frutales. Esta es la casa DDG. Una casa grande de ladrillo blanco en tres
pisos rodeada por un muro de dos metros de altura, y en frente de la casa una terraza con una
hermosa vista del jardín, donde un jardinero se está acostumbrando a los macizos de flores, el
césped y el jardín. y naranjos.

DDG está representado aquí porque Afganistán es uno de los países más minados del mundo.
En los diez años en que los rusos han tenido fuerzas militares en el país, han establecido
posiciones de combate, fortificaciones y bases en ciudades de todo el país. Alrededor de todas
estas instalaciones militares, se entierran armaduras y minas de personal.

Además, han dejado grandes cantidades de granadas, bombas de aviones y cohetes, que o
bien no tuvieron que ser utilizados o que no han explotado según lo previsto. La posterior
guerra civil solo ha hecho que el problema de las minas sea, y es, aún hoy, un gran problema
para los afganos comunes y su familia.

Tal como lo experimenté en Chechenia, hombres, mujeres y niños son asesinados o mutilados
regularmente aquí. Hay entre 250 y 300 accidentes de minas registrados en el mes de
Afganistán, y hay todos los casos que nunca se registran.

En 2001, unos 7.000 evacuadores de minas en Afganistán contribuyen al enorme trabajo de


limpieza.
Todos provienen de organizaciones voluntarias o de las Naciones Unidas, que emplean
recursos estatales y educan a afganos locales para el trabajo duro y peligroso. DDG ha estado
representado por tres años como parte de este buque de guerra.

Inmediatamente después de nuestra llegada, Johan y yo nos sentamos en la terraza junto a la


piscina vacía junto con nuestro simpático chef sueco, Fredrik. Hablamos de mis tareas. Solo
quedan unos pocos días hasta que Johan se vaya a casa con el próximo avión de la ONU, y yo
asumo la responsabilidad de toda la operación de remoción de minas.

Así que estamos de acuerdo en que al día siguiente tendré que levantarme y ver el campo
minado en el que trabajamos fuera de la ciudad, a media hora en coche de nuestra villa.

El reloj es un poco más de las 19, la marca se ha asentado sobre la ciudad y con ella hay un
silencio sorprendente. De repente, no puedo escuchar un solo automóvil, autobús o camión en
la calle por lo demás concurrida en frente de la casa. Y no hay suma de personas.

Sólo el débil sonido de los perros caminando merodeando por comida. Así es como es después
de que los talibanes han introducido una prohibición, dice Fredrik. Todo negocio fuera del
hogar después de las 7 pm es un delito grave y será severamente castigado, han proclamado.

¿Tal vez sea este crimen del que ha sido culpable el tallo de la farola? A pesar del recuerdo del
hombre hambriento, tengo un gran apetito por la comida que prepara nuestro chef afgano, y
también bebo una cerveza estadounidense de contrabando antes de dar un paso después de
que el largo viaje me arroje sobre la cama. Mi habitación del primer piso. Aquí me enamoro
rápidamente a pesar del sonido de los perros que brillan, las camionetas talibanes que
patrullan la calle y la brillante voz del orador en la rabiosa mezquita Wazir Akbar Kahn, a unos
cien metros de la calle.

A la mañana siguiente, camino al campo minado, conducimos por la parte sur de Kabul. Aquí,
prácticamente todos los edificios están en ruinas. El palacio del presidente, anteriormente tan
grandioso, está atravesado por granadas de tanques y carece de casi todo el asunto, pero dos
hombres se arrastran allí con el ingrato trabajo de parchearlo con pequeños platos.

El campo minado se encuentra en los suburbios al sur de Kabul, a 400 metros sobre la ciudad.
Aquí los rusos tenían posiciones de batalla para defender la ciudad contra los ataques del sur.
El campo se extiende sobre un área de cinco campos de fútbol en el borde delantero de la
tumba de la posición, y consta de una quinta parte de la armadura y el resto de las minas de
personal.

Seis equipos de remoción de minas, un total de 150 hombres, trabajan ocho horas al día, seis
días a la semana. Cada equipo de 25 mineros tiene un líder de equipo afgano que, con edad y
responsabilidad, me presenta a su gente. Saludo a las caras sudorosas y cansadas y me
presento como la lectura de Johan a través de nuestro intérprete. La mayoría de las personas
solo miran con curiosidad a sus nuevos superiores que no son salvos, pero algunos de los más
jóvenes se sienten un poco avergonzados y nerviosos. Los extraños nos parecen muy
importantes para muchos de ellos, y representamos un mundo sobre el que solo tienen ideas
vagas.
Al menos humilde es nuestro teniente afgano, dr. Koshan, que siempre está listo en el campo
minado para ayudar con cualquier accidente. Cuando llegamos, él yace sobre el oso en nuestra
ambulancia, pero se sienta bruscamente cuando Johan abre la puerta de un tirón. El hombre
poderoso se pone de pie, se mete en el sol de la tarde con los ojos perdidos y me pega su nariz
carnosa. Algunas manos enormes con dedos como ataúdes rodean mi mano, y una boca ancha
con muchos dientes anormalmente está expuesta a la luz del sol.

La limpieza de minas es un proceso de trabajo muy estructurado y extenuante, especialmente


el posterior sol afgano. Y trabajo peligroso.

Ddsensfarligt.

Lo anterior es que cada equipo tiene un área típicamente 50 veces 50 metros, ya que marcan
en el borde con piedras pintadas de rojo en una mitad, que mira hacia el campo minado, y
blanca En la otra mitad, frente al lado inofensivo. Por lo tanto, para cada uno de los
limpiadores de minas que tienen asignado un recorrido de un metro de ancho, y que lleva un
traje protector de kevlar en la parte delantera y un casco con visera en la parte frontal,
comienza con un barredor de minas.

Todos los trazos están marcados con un bloque rojo.

En segundo lugar, el cortador de minas sobresale de su cuchillo de punta larga en un ángulo de


30 grados en el suelo, centímetros por centímetro. A medida que se acerca a los ladrillos rojos,
debe tener mucho cuidado y usar rieles diminutos y palas con forma de espátula para remover
cualquier suelo alrededor de la mina. Y debe hacerse gelind.

Algunas minas ya están activadas por un peso de cinco kilogramos, como un firme apretón de
manos, y son abundantes para soltar al destructor de minas, incluso matarlo si tiene mala
suerte.

Cuando la mina está cubierta, está marcada con una tira roja de tira plástica y el cortador de
mina cierra su trayectoria y continúa en una nueva ruta. Aproximadamente una hora antes de
la parada, todo el trabajo de limpieza y sobre todas las minas se colocan los cargos
direccionales que se conectan en serie y se expulsan de una sola vez. Es la parte superficial del
trabajo, y generalmente quita al padre. Hoy Johan y yo juntos.

Tiramos del cable de detonación entre la captura de minas del día, colocamos los detonadores
y ordenamos a todos que busquen en el búnker del localizador antes de señalar la próxima
explosión y presionamos el botón de liberación. Una explosión profunda y hueca sacude la
arena de los lados del bunker del dosel, y Afganistán ahora se ha vuelto un poco más rico en
tierras seguras y transitables.

Mi primera explosión en Afganistán celebra a Johan y a mí con algunas vueltas duras en el


camino de ripio de aproximadamente dos kilómetros en el campo minado en el aire. Los dos
somos adictos en prácticas, y el entrenamiento es malo en Kabul. Incluso aquí en un área
tenemos que usar una camisa y pantalones largos.
Según el Talibán, el vientre de barriga y huesos desnudos es pecaminoso, y tienen todos los
medios para vigilar el cumplimiento de sus leyes medievales.

J ger - en guerra con la élite: 7 - Rodeado por los talibanes

Por Thomas Rathsack

Soy tan pequeño como para encontrarme en mi nuevo trabajo y en mi nuevo entorno en
Kabul. Las primeras semanas son intensas con las nuevas tareas y los nuevos socios en el
entorno de remoción de minas que necesito conocer. También dedico mucho tiempo a
redactar informes a nuestros patrocinadores financieros, EU, DANIDA y SIDA (la contraparte
sueca de DANIDA), y estoy ajustando nuestros procedimientos para que sean coherentes con
el estado de derecho general. Programa de remoción de minas de la ONU.

También me familiaricé con nuestro personal. En la villa de DDG, además del jardinero y el
chef, recibimos ayuda de una doncella que, sin embargo, es un hombre; las mujeres no deben
trabajar. Como gerentes intermedios, tenemos media docena de afganos a cargo de unos 250
lugareños que son contratados como pequeños equipos móviles, que se ocupan de las
municiones sin detonar en el área, equipos de equipos y mecánicos para nuestras
aproximadamente 20 carreras. usted.

Se acerca una vida cotidiana para mí, y he decidido que hoy iré al campo minado y me dejaré
llevar a cabo rutinariamente los procedimientos de limpieza.

Sin embargo, solo tengo una en punto. Mi jefe Fredrik me ha informado por la mañana con
una sonrisa manchada que voy a hacer una prueba en el Ministerio de Transporte talibán.

Me han llamado a un examen teórico, y solo entonces puedo declararme apto para ser
retenido en la infraestructura afgana por mi cuenta. Un poco escéptico, me reúno en el
ministerio y me remiten a la oficina que tiene que emitir pruebas de tarjeta y teoría para
hacerlo. Llamo a la puerta, no oigo respuesta, pero entro.

La habitación es oscura y polvorienta. Una pequeña ventana no ilumina la habitación. Detrás


de un enorme escritorio, un pequeño anciano con un gran lazo blanco y dedos arrugados y
torcidos se sienta frente a él sobre la mesa. Él me mira con una mina principal, y tan
importante como su asistente juvenil trata de mirar. Ambos me saludaron con un gesto de
asentimiento, y el anciano susurra un mensaje en el año sobre el asistente, que se apresura a
acercarse a una pared donde se coloca una pizarra con un sistema de carreteras muy poco
definido.

Entonces el jefe enciende un contacto detrás de la mesa, y el tablero se ilumina, pero todavía
tengo que esforzarme para ver los detalles. Al mismo tiempo, el niño se acerca a su jefe y le
susurra otro mensaje en el año, cómo se apresura a regresar, señala una rotonda en la pizarra
y hace preguntas en el futuro cercano. Inglés: hat¿Qué haces aquí? Me pregunto un poco
sobre la pregunta, pero respondo que si hay un criminal en la rotonda, esperaré sus
instrucciones.
Y si la rotonda no está tripulada, tendré en cuenta el tráfico y seguiré adelante cuando lo
considere oportuno.

El chico mira hacia el techo como si realmente reflexionara sobre mi respuesta en profundidad
y luego corrió para comunicárselo al anciano, que parece estar agrietado por la curiosidad.
Susurran un poco de un lado a otro mientras me brillan, luego de lo cual el anciano expresa
una sonrisa gratificante que revela un overmund con solo un diente solitario. Luego, su dedo
enganchado presiona uno de los dos contactos grandes en su escritorio, y un papel sobre el
escritorio se ilumina en verde.

Mi respuesta probablemente ha despertado satisfacción. Susurran de nuevo, y el niño regresa


a la pizarra, donde se me presenta otra situación de tráfico, por lo que la sesión se repite con
otro más verde como resultado. Una vez más, el viejo se ilumina en su sonrisa casi dental, y
esta vez también le da un toque de felicitación.

He pasado mi prueba.

Después de la prueba de teoría surrealista, conduzco hasta el campo minado equipado con mi
nuevo permiso de conducir. Cuando llego, informo a uno de los líderes del equipo sobre mi
edad, de modo que él se da cuenta de que estoy caminando en el campo minado en igualdad
de condiciones con las minas afganas. Me puse el incómodo chaleco kevlar de diez kilos, me
quité el casco y la visera y agarré un barredero. Hay un curso gratuito en la parte de la prueba
de verificación de campo minado en los vehículos, y elijo comenzar allí.

Después de una hora, la visera se empaña, goteo con sudor, mis rodillas están sensibles y mi
cuello se siente como si estuviera cosiendo bajo los rayos del sol. Estoy pensando en nuestros
limpiadores de minas, que están aquí ocho horas al día, seis días a la semana y no pueden
detenerse.

Me conformo con tomar un agua seca y continuar con el proceso lento y mental de
agotamiento.

Después de algún tiempo, el propietario de la mina indica un impacto del metal en el suelo. Lo
más probable es que sea una mina. Así que ahora no debe haber movimientos bruscos,
incontrolados y grandes.

Lento lentamente la tierra dura que casi flota en pequeños bultos duros.

Ahi esta La cáscara de baquelita marrón en la mina se puede ver cinco centímetros debajo de
la superficie.

Con mis dedos, empujo el suelo suelto y quito una piedra que está sobre la mina.

Es un tipo de personal ruso de PMN, puedo ver. Es redondo, tiene un diámetro de 12


centímetros, una presión de liberación de 5,8 kilogramos y contiene poco más de 200 gramos
de explosivos.
Basta con que un niño típicamente muera al activarlo. Para mi chaleco kevlar y mi visor, puedo
tener la suerte de perder mis manos o partes de mis brazos solo si salta debajo de mí. No
podemos trabajar con guantes ya que hacen imposible el trabajo delicado.

Raspo el suelo y las piedras circundantes, para que la mina quede expuesta. Aunque ha estado
allí durante años, la baquelita marrón brilla al sol. La mina está completamente intacta y lista
para mutilar y matar. Me arrastro lentamente hacia atrás para encontrar un punto de franja
roja.

Al mismo tiempo escucho un estallido profundo seguido de un grito fuerte y agudo. Levanto la
vista de mi camino, hacia el sonido, y veo una nube de arena y la escoba. A los pies de la nube
hay un espacio de minas medio levantado. Lentamente vaciló, mientras sus gritos se sentaban
en una roca que gemía, y se giró hacia un lado.

Me arrastré fuera de mi órbita, arrojé mi barredora, me quité el visor y se lo puse. Varios


limpiadores de los carriles más cercanos lo están retirando por seguridad. Su mano izquierda
se transforma en un trozo de carne y hueso con sangre, y se quema en la cara, pero por lo
demás parece que tanto el visor como el chaleco kevlar se han ganado su propósito.

Así que ven dr. Koshan animado con todo su cuerpo rodeado de sus ayudantes.

Maneja muchos pedidos en Afganistán y aparentemente sabe lo que está haciendo.


Rápidamente estabilizó el cortador de minas herido, le dio una inyección de morfina y le puso
una gota de líquido. A cuatro oficiales de la minería se les ordena que lo coloquen en el
portaequipajes y lo lleven a nuestra ambulancia, y en pocos minutos veo que la ambulancia
desaparece con destellos azules y la sirena contra un hospital en Kabul. como opera la ONU.

La gran mayoría de los días yacen dr. Koshan solo en el bar de la ambulancia, pero hoy ha
obtenido su préstamo. Él hace bien su trabajo, y el desafortunado cortador de minas libera
relativamente innecesariamente. Su mano debe ser amputada, y su pulmón derecho ha sido
perforado por un fragmento que va hacia el lado donde el chaleco de kevlar no protege el
cuerpo. Pero él se está recuperando y, por supuesto, está pagando la suma del seguro
extremadamente asegurable del seguro que todos nuestros refinadores de minas están
cubiertos por. En su caso, es de $ 4,500.

Es un préstamo de muchos años para la mayoría de los afganos.

Desafortunadamente, nuestro buen esquema de seguro también da un poco de reacción, ya


que algunos limpiadores de minas especulan para obtener la suma asegurada, por muy
absurdo que pueda parecer.

Tenemos ejemplos en los que parece que se aclaran deliberadamente para obtener una mano,
un brazo o una pierna sin rodeos, de modo que pueda proporcionar a su familia varios años
por delante. Me enteré de casos en la industria donde trabajadores de remoción de minas con
muertes en el campo minado obtienen la máxima compensación pagada a los sobrevivientes, $
20,000.
Investigaciones posteriores de este accidente muestran que la mina era un PMN ruso del
mismo tipo que el que acababa de descubrir.

Nuestros estudios también muestran que la lluvia durante los muchos inviernos que la mina ha
estado en el suelo probablemente ha provocado que la mina gire y que el destructor de la
mina se ha pegado directamente a la placa de presión en la parte superior de la mina, que
hacer que se dispare.

Después de la dura experiencia, estoy cansado y quiero irme a casa en la casa de DDG y
disfrutar de una terraza fría con Fredrik. Junté mi equipo y conduzco por el pequeño camino de
tierra desde el campo minado hasta el puesto de control talibán, que está justo después de un
pequeño giro. Antes del turno, siempre disminuimos la velocidad, por lo que los dos talibanes
más viejos en el correo no se sorprenden.

Pero parece que hacen esto de todos modos esta tarde. Mi ventana lateral está bajada y
claramente escucho tres o cuatro sonidos característicos de un arma automática.

Pisé el freno y me lancé por la puerta y me metí en la zanja junto al coche.

Aquí presiono por un minuto y me arrastro detrás de una piedra, donde puedo pensar en los
cien metros por el camino hacia el punto de control. Aquí mis ojos se encuentran con uno de
los dos talibanes detrás de la vaca, que está entusiasmado con el camino. Se para con una risa
tímida y saluda con una mano y con su AK-47 en la otra, como si todo estuviera en el orden
más bonito. Puedo conocerlo y saber que él también sabe quién soy porque sabe el campo
minado y mi Land Cruiser tiene antenas largas fácilmente reconocibles en el sótano. Parecía
claro que algo sucedería especialmente hoy.

Primero, la comedia en el llamado ministerio de tráfico, que rasgó la remoción de la mina en la


parte trasera del sol y un dramático accidente en el campo minado y, por último, los
bombardeos.

día de mierda.

Sin duda, continuamos con nuestra remoción de minas durante el verano de 2001. Además del
campo minado, también cuidamos todas las municiones sin detonar que se encuentran y
fluyen en muchos lugares en Kabul y en las provincias vecinas. Tenemos un llamado servicio de
limpieza de municiones o EOD, Disposición de municiones explosivas. Hay equipos pequeños y
móviles de dos a tres autos y de 10 a 12 hombres que conducen y desechan el UXO,
municiones sin explotar, que a menudo simplemente mienten y flotan en el suelo, donde
Anteriormente había depósitos de municiones y posiciones de defensa.

Las áreas que son utilizadas por mujeres y niños tienen nuestro mayor enfoque. Estas son
escuelas, aldeas y donde los aldeanos obtienen agua. El problema es que muchos de los locales
simplemente no saben que las granadas y los cohetes abandonados son peligrosos. Por
nuestra parte, por lo tanto, a veces vemos que tanto niños como adultos envuelven
municiones mortales que pueden explotar cuando debería estarlo.
Para gestionar la parte EOD, mi colega sueco Rasmus es un caballero muy competente, bien
ayudado por una leyenda dentro del entorno EOD, el inglés Peter Le Soirre, a quien
contratamos como consultor. Él está en este momento a mediados de los cincuenta y muchos
millones de libras, pero no le importa nada más que minas y municiones sin explotar. Incluso
las pocas vacaciones que tiene, pasa buceando para sembrar sin explotar. Un día también sale
por un accidente en nuestra oficina.

Se sienta en la silla y está examinando una granada de mano china, ya que de repente le
susurra y le susurra. Solo lo tira unos pocos metros en la sala antes de que explote. Peter es
golpeado por una gran cantidad de fragmentos de metal en todo su cuerpo y cara y es
hospitalizado en un hospital local.

Aquí, el fuego frío pone todo su cuerpo para que sea trasladado a un hospital militar en Kabul,
lo que garantiza que se recupere por completo.

Un domingo por la tarde, llevo a Rasmus cuando la ONU le pide que revise un objeto parecido
a UXO en las afueras de la ciudad en el palacio real. Empaquetamos el automóvil, salimos e
inspeccionamos el área, donde un objeto que sobresale del suelo con su forma redonda, se
parece sospechosamente a una cacerola sin explotar. Cientos de lugareños se reúnen
rápidamente a nuestro alrededor, por lo que es casi imposible mantenerlos a una distancia
segura, pero tenemos que explicarles que el objeto puede ser muy peligroso, por lo que las
personas se mantienen un poco la distancia.

Cuando usamos equipo de seguridad, descubrimos lentamente el artículo y somos más


conscientes de si una luremina está activada cuando eliminamos la mina grande. Durante dos
horas, estamos cavando celosamente y con nervios con nuestras pequeñas palas y lentamente
descubriendo más y más. Casualmente, levanto la vista y noto una larga fila de postes de luz
que obviamente no funcionan. Veo que todos los polos están equipados con lámparas
redondas, excepto en línea recta donde cavamos. Nos hace darnos cuenta de que estamos
cavando una lámpara. Lo excavamos completamente gratis y se lo mostramos a los lugareños
que parecen muy impresionados, aunque esta vez no nos sentimos como los grandes
libertadores.

Somos, por otro lado, un viernes, el feriado semanal, cuando Rasmus dice que él ha escuchado
a un colega de una organización hermana que una camada de cachorros pasea por una casa
grande y abandonada. en la parte norte de la ciudad.

Cuando piensa que podría ser agradable con un perro en la villa hacer que los momentos a
menudo aislados y solitarios sean más animados, piensa que deberíamos salir y examinar el
asunto.

Soy un poco escéptico. Veo un problema si nosotros o nuestros colegas en algún momento
tenemos que evacuar de Afganistán a toda prisa. ¿Quién se llevará al perro? Bajo ninguna
circunstancia debe dejarse solo después de estar acostumbrado al cuidado humano. Los
talibanes probablemente no lo amarán. Pocas personas en el mundo musulmán tienen un
perro por amor, ya que el perro en el Islam es considerado como un animal sucio en línea con
los cerdos. Así, los muchos perros callejeros en Kabul viven no solo una vida miserable con
hambre y enfermedades, sino que también enfrentan la hostilidad de los humanos. Por mi
gran enojo, a menudo veo niños tirando piedras para cachorros y pateándolos, y he visto
perros que han sacado las orejas o han sido mutilados de alguna otra manera.

Sin embargo, me dejé persuadir para salir a buscar a los cachorros. Durante una hora, nos
desviamos hacia la casa abandonada y el patio trasero cubierto de maleza. Solo cuando nos
hemos dado por vencidos y estamos a punto de entrar en el Land Cruiser, Rasmus descubre un
pequeño trozo de pelaje negro bajo los arbustos en una pequeña zanja en la que hemos
aparcado. Hay un cachorro y jadeo en el calor. Después del tamaño de la presa, no tiene más
de cinco a seis semanas. Gira ligeramente la cabeza, abre los ojos ligeramente y luego vuelve a
meter la cabeza en la zanja sucia. Levanto el bulto de pelo sucio en mi mano, descubro que es
un trapo, y que está muy gastada y muy cálida.

Bien, la llevo a casa a la villa de DDG, la coloco a la sombra debajo de un árbol frutal en el
jardín y sirvo un plato de leche fría y otro con pasta de hígado.

Ella traga un poco de leche en ella y toma un pequeño bocado de la pasta de hígado. Así que
ella me está mirando, acostada y cayendo.

En la noche, cuando Rasmus y yo nos sentamos en la sala de estar y nos mantenemos


informados sobre el mundo fuera de la cocina afgana a través de las noticias diarias de BBC
World, el cachorro entra en la sala de estar. Ahora con vida en los ojos.

Y como la más evidente de sí misma, me sube al sofá, se acuesta en mi regazo y comienza a


masticar y lamer mis dedos.

Justo allí, me doy cuenta de que es mi perro. Y me prometo a mí misma que no la dejaré ir,
independientemente de la escala de desafíos prácticos que tenga que enfrentar en el futuro.
Durante las siguientes semanas, nuestro personal está mirando a personas afganas mientras
yo hackeo el jardín y tengo una caseta de perro en la terraza.

Por supuesto, también debería tener un nombre, y como fue Rasmus quien la vio por primera
vez, creo que debe tener un trozo de hielo sueco y decidir por Selma después de que la autora
sueca Selma Lagerl f .

Además de nuestro equipo móvil de eliminación de municiones y de limpiar el campo fuera de


Kabul, también tenemos operaciones de remoción de minas en Jalalabad y en la provincia de
Ghazni, a unos cien kilómetros al suroeste de Kabul. Aquí acabamos de terminar de limpiar un
campo minado más grande alrededor de una antigua base soviética, que estaba rodeada
masivamente por minas de defensa contra los muyahidines. No hace falta decir que es un gran
día cada vez que despejamos un campo por completo, y también es importante marcar el claro
en el pasado y formalmente. No solo podemos mostrar a la gente local que pueden estar
seguros y protegidos en su vida cotidiana. Nuestros deminerales también están sinceramente
orgullosos de su proyecto y mejora su ética de trabajo para mostrarles el reconocimiento en
forma de una ceremonia.

Preferiblemente con un número de invitados importantes. Además, a pesar de que son


talibanes, muchos de nuestros ministros no simpatizan con ello.
Nuestra gente en Ghazni, por lo tanto, ha planeado una ceremonia de entrega importante para
el gobernador local talibán. El gobernador aceptó la invitación y ha anunciado que vendrá con
su seguimiento a los 15. Por lo tanto, nuestro conductor Hasheem, nuestro oficial de
operaciones Hayat y yo mismo hemos realizado un recorrido en el Land Cruiser un poco. Es
mediodía, así que seguramente estaremos allí con mucha antelación.

Llegar tarde a la ceremonia será un desastre y puede, en primer lugar, tener consecuencias
para la cooperación entre DDG y los talibanes.

Durante las últimas cinco semanas, he perdido 11 kilos como resultado de una diarrea por
agua pesada, que sospecho que nuestro chef y su falta de limpieza y la higiene de la cocina
tienen la culpa. 20-30 veces al día estoy en movimiento, a menudo involuntariamente. Me
vuelvo más débil y, finalmente, en Pakistán, me diagnostican una amybedysentery, contra la
que recibo grandes cantidades de penicilina, por lo que casi desaparece. Pero es probable que
nunca me escape completamente, y hoy todavía puedo atacar a las personas Amber sin
motivación alguna.

Sin embargo, en este viaje a Ghazni no he sido tratado todavía. Y durante las dos horas de viaje
de una parodia de una carretera, tengo que realizar varias paradas involuntarias donde salgo
del auto y me pongo mi prueba inequívoca de moho afgano. A la diversión oculta de mi
compañía afgana.

El camino de tierra pavimentado es la única evidencia tangible de la actividad humana en este


lugar desierto en el mundo. De lo contrario, el paisaje está marcado por, de, extensiones
abiertas y planas, solo interrumpidas por montañas escarpadas. Mis sentidos detectan la visión
magnífica, pero debido a la diarrea, la mayor parte del tiempo me siento apático en el asiento
delantero y no tengo la energía para absorber las impresiones.

Cuando pasamos por una cresta y nos dirigimos a una vista única de una vasta llanura rodeada
de montañas e intersectada por el camino basto, observo un pequeño punto negro en el lado
derecho de la carretera en el horizonte. a pocos kilómetros de distancia. A esta distancia es
imposible ver lo que es, pero me mantengo a la par de puntos mientras nos acercamos. Es
demasiado pequeño para ser un puesto de control talibán, ni tendría sentido colocar éste en el
centro de la llanura.

Tal vez sea un animal que haya sido criado y dejado en la zanja, pero no puedo obtener la
forma y el tamaño de la silueta para que parezca un animal.

En cualquier caso, no parece natural para este objeto o ser solo eso.

Cuando obtenemos suficientes cosas, depende de mí ver lo que estoy viendo. Un ser humano
Un hombre en una silla de vaquero. Miro fijamente a la increíble figura, que se sienta sola a
50-60 grados de calor durante el implacable sol de verano.

La esencia, mi cerebro enfermo de lisiado, es casi incapaz de secuestrar que se trata de un ser
humano, obviamente nuestro coche se acerca, porque la figura gira una rueda de la silla de
ruedas para girarse hacia nosotros.
Hasheem reduce la velocidad, tanto por el bien de la persona como porque todos estamos por
encima de la vista. Estamos acercándonos lentamente a los pobres, y ahora veo que es un
hombre viejo. O más bien una ruina humanoide con un rostro torturado y surcado de pobreza
y dolor. Carece de sus dos piernas, y sus trapos negros se levantan debajo de las dos piezas
que quedan. En su cabeza lleva un paño negro polvoriento.

Cuando lo pasamos, él se estira como en cámara lenta y con los brazos hacia el coche.
Simplemente se sienta allí para mendigar a los transeúntes. En el espejo exterior lo veo
desaparecer en la nube de polvo que deja el automóvil, aún con los brazos extendidos hacia
nosotros, tratando de girar su cuerpo en dirección al automóvil.

Nunca olvido el cuerpo endeble, el rostro más parecido a una grulla y la tenue chispa de la vida
en los dos ojos, que me miraron desde el fondo de los párpados negros.

¿Cómo llegó allí? Había por lo menos 10 kilómetros hasta los edificios más cercanos.

¿Y cómo hizo el calor? Nadie podría sobrevivir aquí por más tiempo.

Ese día me sorprende que no le haya ayudado. Por eso no ordené que el auto se detuviera y le
di unas botellas de agua o unos pocos dólares. Solo una ficha de la riqueza infinita que tenía en
relación con él. Podría haber hecho una gran diferencia para él.

Tal vez estuve paralizado por un momento debido a la experiencia surrealista.

Tal vez pensé que alguien lo había puesto allí por un tiempo e inmediatamente regresaría para
llevarlo a casa con su familia. No puedo recordar mis pensamientos en ese momento. Pero
durante varios años, la imagen del anciano volvió la silla en el ettede hacia atrás. Hasta siete
años después de conocer a un colega con antecedentes pakistaníes y una gran comprensión de
las condiciones afganas, me da una explicación.

Me dice que en Afganistán hay bandas delictivas organizadas que transportan niños o jóvenes
y las invalidan por completo, por ejemplo, amputando miembros o cortándose la lengua. a
cabo. Entonces los tallos no tienen esperanza de una vida normal. Sin familia, sin amigos, sin
cuidado y sin educación. Son totalmente dependientes de estos esqueletos cínicos y bestiales
que los utilizan como mendigos como fuente de ingresos.

Probablemente es el destino que ha sido abandonado al anciano en la llanura. Él es conducido


allí todas las mañanas para pedir limosna a los pocos autos que pasan y es recogido de nuevo
por la noche. Los dioses necesitan saber dónde y bajo qué miserables condiciones. Día tras día,
mes tras mes, año tras año, es probable que haya vivido en esta pesadilla, y debe mantener
eso hasta que su cuerpo se rinda o sus prisioneros ya no lo consideren un demonio. Activa y lo
deja a la muerte segura.

Mis pensamientos aún giran en torno al anciano cuando llegamos al campo minado y nos
estacionamos en un espacio pequeño donde todos nuestros limpiadores de minas esperan la
emoción y el orgullo de haber hecho unos pocos kilómetros cuadrados de exuberantes
terrenos seguros para sus compatriotas.
La provincia de Ghazni es rica en condiciones afganas, y la mayoría de los agricultores cultivan
sus cultivos en los campos alrededor de los campos verdes, donde el agua fluye a través de
canales pequeños e ingeniosos. Estos sistemas de riego han sido el sustento de los agricultores
afganos durante milenios. Pero desde que las fuerzas soviéticas invadieron el país, estos
kilómetros cuadrados de sus tierras agrícolas se han transformado en campos de minas. Los
agricultores y sus familias se mantuvieron en los campos de todos modos.

Saben que puede ser peligroso, pero simplemente están molestos por ello, ya que no tienen
base para la existencia sin cultivos.

Además, tienen que atravesar el campo minado para ingresar a la ciudad de Ghazni, donde
venden sus productos en el mercado. Por lo tanto, no es anormal ver a niños, adultos y
animales en el área que han quedado discapacitados y han perdido manos, brazos, piernas u
ojos como resultado de la explosión de minas.

Pero ahora, los lugareños deben estar seguros en el área, y la ceremonia con la proclamación
para el propio gobernador provincial debe tener lugar en un bosque sombreado y exuberante
en el corazón del ahora despejado campo minado. A la manera tradicional afgana, nuestra
gente lo ha hecho perfectamente en la plaza. A la sombra, han puesto una pequeña mesa baja,
que hoy está decorada con un mantel blanco y han preparado té y galletas para más tarde.

Alrededor del claro, han colocado frascos de flores y plantas, y en un lado de la mesa hay una
fila de sillas para la compañía prominente con el gobernador en el medio, flanqueado por sus
seguidores, nuestro oficial de operaciones y yo. Incluso humildemente volado.

Todo está listo y todo nuestro personal está listo detrás de la mesa cuando el gobernador llega
sorprendentemente, precisamente, en una camioneta Toyota negra con un montón de jóvenes
y atrevidos talebanes cargados. Todos llevan una túnica larga, negra y colgante, y tienen las
típicas telas negras envueltas alrededor de sus cabezas.

Y, por supuesto, llevan el AK-47 obligatorio, que es el arma estándar de todos los talibanes.

Fuera del auto, una bata y un gobernador sorprendentemente joven llevan una túnica blanca
brillante y un pequeño sombrero blanco. Un fuerte contraste con la otra parte de sus
seguidores.

Me acerco a él, lo miro con sus ojitos negros, irradiando cualquier cosa que no sea bondad y
bienvenida. Él saluda con rigidez, pero sin embargo, cortésmente sobre esta gula de los
incrédulos occidentales.

Varios talibanes me han alentado enérgicamente a establecer jardines. Pero cada vez, le hice
un inglés claro y claro que bajo ninguna circunstancia debería interferir con mi maquillaje
facial. Y que él, en otras palabras, me puede llevar a un lugar determinado. Por lo general,
pone fin a otras objeciones. Pero en este mismo día y como representante de DDG, no será
posible responder directamente al gobernador talibán si mi punto perdido se convierte en un
tema de conversación.
Mientras se muestra a los invitados en su lugar, me doy cuenta de que muchos de nuestros
oficiales mineros miran al gobernador y su trineo con un respeto extraordinario. Algunas
personas se ven muy temerosas. Cuando los invitados están en su lugar, soy yo quien los
recibe a través de un intérprete.

Informo brevemente sobre el trabajo y la misión del DDG y expreso orgullo y alegría por poder
confiar los campos de nueva creación a la comunidad, que ahora puede cultivar sus cultivos sin
el peligro de la vida y las extremidades. Así que una de nuestras personas se decide por una
sesión de fotos prematura, y se sirven té y galletas.

No tengo el menor deseo de involucrarme con el gobernador y quedarme en mi silla. Pero


observo que nuestro snog de un oficial de operaciones, Hayat, lo acaricia de inmediato y está
más que dispuesto a conversar con el gobernador, que ahora está suelto y casi riendo sentado
y mirando con curiosidad. mi direccion

Como el único hombre blanco rodeado de talibanes y otros afganos, me siento bastante
aislado y solo y me pregunto si los representantes de este régimen xenófobo y
fundamentalista son, de hecho, nosotros, los incrédulos. agradecido Para el dinero que
aportamos, financiamos las operaciones de limpieza en su país, a menudo con la vida como un
esfuerzo, y ahora podemos presentar la ganancia final: una comunidad donde la vida se vuelve
segura y mucho más fácil para la población.

Y así, los poderes de poder se mezclan en nuestro crecimiento, vestimenta y nuestro


comportamiento común.

Como danés, es completamente incomprensible que las personas puedan tener una visión de
la vida y apoyar a una sociedad que reprima a su propia gente, especialmente a las mujeres.

Una gran parte de los talibanes está muy poco educada y probablemente está profundamente
adoctrinada a través de su crecimiento. Pero los líderes no son ignorantes. A menudo están
bien educados y bien informados sobre las condiciones occidentales. Su motivación es un odio
hacia Occidente y nuestros valores, y un sentimiento de frustración e inferioridad por no haber
evolucionado en algo como Occidente.

Mientras estoy sentado en el bosque despejado de minas, no tengo ni idea de lo que el


gobernador está pensando en mí. Sin embargo, sé que otros talibanes nos miran desde DDG
con miradas atenuantes, porque somos mineros. Consideramos que los talibanes son
relativamente varoniles. Frente a los distribuidores de Elmel de las otras organizaciones de
ayuda.

Me divorcio de la pareja balbuceante y sacudo sus cabezas dentro.

Así que me levanto, saludando cortésmente al gobernador y paseando por el bosque seguro.

Solo cuando estoy completamente solo, me doy cuenta de lo hermosos que son realmente los
alrededores. Pero el mundo en el que me encuentro es tan extraño que el vecino puede
quedarse y, a pesar de que yo mismo he elegido este trabajo, tengo muchas ganas de escapar.
.
No sé que pasaré mucho más tiempo en Afganistán del que he planeado.

J ger - en guerra con la élite: 8 - Nuevo orden mundial

Por Thomas Rathsack

El día ya se destaca.

El jefe de la sede de DDG en Copenhague, Bo Bischoff, ha informado su llegada para


saludarnos y mantenerse al día con nuestras diversas operaciones de remoción de minas.

Bo tiene antecedentes como conferenciante sénior, se educó como economista y durante


algún tiempo trabajó como uno de los muchachos caros en una gran consultora. Sin embargo,
como algunos otros, extrañó el alma y el nervio de su vida y encontró la emoción de colonizar
los transportes humanitarios en las carreteras de los Balcanes en ese momento en 1994-1996,
cuando hubo la mayor agitación en región.

Desde entonces, ha trabajado en la remoción de minas con fines humanitarios en el sudeste


asiático y África y comenzó a realizar DDG a fines de los años noventa.

Bo es un hombre alto, carismático y de mente afilada, con un nido de cabra inusual que
reinicia mientras escucha lo que tiene que decir. Él tiene la habilidad bastante rara de
escuchar. No solo escuches lo que dices, sino en realidad escucha.

Me gusta mucho Bo y disfruto de mi visita. Por la mañana preparo nuestra actualización. Para
la cena, lo recojo en el aeropuerto de Kabul, donde llega con el avión de la ONU desde
Islamabad. Por la tarde nos sentamos en la terraza de la villa DDG y charlamos y disfrutamos
de un gin tonic. Y por la noche cenamos y hablamos en la terraza bajo la luna llena. Hablamos
varias veces de que no hemos visto a BBC World en todo el día porque nuestro receptor de
satélite no funciona.

Este día, el 11 de septiembre de 2001, es la única conexión dentro y fuera de la casa de


nuestro teléfono satelital Thrane & Thrane.

A las 23 horas, llama al interruptor de la sala de operaciones. Bajé y lo tomé.

Es nuestro llamado oficial de escritorio en Copenhague, cuya voz nerviosa más ligera pregunta
si hemos escuchado noticias. Como hemos dicho, no lo hemos hecho, por lo que me presenta
rápidamente a lo largo de la agenda mundial, que ignoramos alegremente. Dice que uno de los
símbolos estadounidenses más fuertes de la libertad occidental, el World Trade Center de
Nueva York, fue golpeado por dos aviones y que probablemente sea un ataque terrorista, pero
aún no se ha confirmado. .

Estoy en shock Profundamente agitado. Y lo será aún más cuando llame 20 minutos después y
confirme que se trata de un ataque terrorista con un total de tres aviones contra las Torres
Gemelas y el Departamento de Defensa del Pentágono en Washington.
Inmediatamente llamamos a nuestras organizaciones hermanas y a la sede de la ONU y se nos
informa que Al Qaeda y, por lo tanto, Afganistán están vinculados al ataque terrorista.

Tanto en la ONU como en el entorno de las ONG, ya se está hablando de evacuar de la ciudad,
no tiene sentido quedarse. En cualquier caso, es seguro que toda remoción de minas se
suspenderá de inmediato en estas nuevas circunstancias.

Bo, Fredrik y yo discutimos nuestras opciones y decidimos evacuar a Pakistán.

Rápidamente empacamos nuestra sala de operaciones, informamos a nuestro hombre local


que debe dejar un guardia en la villa y rellenar los casos más importantes para el viaje en el
Land Cruiser: agua, nutrientes y combustible adicional.

Antes de configurar los relojes a las 4 de la mañana siguiente, recibiremos la última


actualización de Copenhague. Ambas torres en Nueva York están colapsadas y entre 2,000 y
3000 personas murieron. No duermo mucho esa noche antes de salir de la villa a las 4.30 am.
Pasamos por Kabul y un par de puestos de control de los talibanes, y rápidamente llego allí, ya
que ahora se puede hacer para el paso de Khyber y el Torkham Green Post.

He insistido en que se incluya a Selma y Bo la ha aceptado. Afortunadamente, él es un trineo


de perros, porque cuando se sienta con ella en la espalda, el resultado de su enfermedad se
transporta a su regazo. Las cuatro veces. Afortunadamente, también son los accidentes más
grandes que tenemos antes de que lleguemos a Islamabad nueve horas después y la cómoda
casa de DDG en el distrito verde y bien mantenido de la embajada.

Ya esa noche, mientras los ataques aéreos al World Trade Center y al Pentágono, 19 líderes de
países de la OTAN juran el llamado mosquete por primera vez en los 52 años de historia del
Atlántico Norte. Una decisión sobre autodefensa colectiva, basada en el Artículo 5 de la Carta,
que establece que un ataque armado en el país de la OTAN es lo mismo que todos los ataques.
Y así hay que devolverlo.

El 21 de septiembre, la primera incursión en iOperation Enduring Freedom (Operación


Libertad Duradera) se envía a Afganistán. Se compone de seis aviones F16 y 150 hombres,
incluidos soldados de élite de la Fuerza Delta de los EE. UU. Y British SAS, que buscan en el
infame complejo de cuevas en las montañas de Tora Bora a lo largo de la frontera con
Pakistán.

El 2 de octubre, Estados Unidos proporciona evidencia de que existe un vínculo directo entre el
ataque terrorista del 11 de septiembre y las bases de Osama bin Laden y Al Qaeda en
Afganistán, y por lo tanto el Talibán, que proporciona refugio a Al Qaeda y se niega a cooperar.
con Occidente para cerrar los campamentos de entrenamiento terrorista y entregar a sus
líderes con Bin Laden a la cabeza.

El 7 de octubre, llega el primer ataque de aviones y misiles estadounidenses y británicos.

Para nosotros en la Casa de los DDG en Islamabad, son semanas en el limbo. No tenemos idea
de qué hacer y es como en espera. Sin embargo, tengo el placer de poder ayudar, ya que nos
contactan las fuerzas armadas de los EE. UU. Y nos informarán si tenemos información útil
para ellos.

A pesar de la prohibición de fotografiar bajo los talibanes, he tomado algunas fotos de, entre
otras cosas, las extensiones militares que pasé en mi tiempo en el país.

Como no esperamos que reanudemos nuestra operación en Afganistán, y como el estado de


ánimo de Pakistán también se está ejerciendo gradualmente y parece cada vez más arriesgado
ser blanco, empezamos a Planes de emergencia bajos. Primero, nos estamos preparando para
evacuar a la India, y obtenemos visas y hacemos planes para nuestra ruta de vuelo.

Pero luego Bo Bischoff decide enviarnos un curso interno de remoción de municiones en


Eritrea, en África Oriental, donde DDG también tiene una operación.

Pero tengo que ir a casa y darme la vuelta en Dinamarca y hacer que Selma se instale con mi
familia.

Así que compro una jaula, lleno los papeles necesarios y la traigo al avión desde la aerolínea
paquistaní PIA. Como no es exactamente la aerolínea más confiable del mundo, especialmente
cuando se trata del transporte de animales vivos, insisto en hablar con el capitán cuando suba
a bordo. Primero, se rechaza puramente, pero como estoy muy molesto con un mayordomo
paquistaní, antes de tomar la iniciativa y asegurarme de que el capitán sepa que hay un perro
a bordo y que hay Es el oxígeno requerido en la cabina del animal en la bodega del avión. Estoy
seguro de que el capitán nunca ha experimentado algo así, pero confirma, y eso me da algo de
paz, que, sin embargo, es lo primero que me viene cuando abro el vestido de Selma en
Copenhague. nne jaula, y ella con energía tambaleante me da la bienvenida.

Selma debe convertirse en una de mis mejores decisiones. Ella ha sido mi compañera de fe
durante ocho años y actualmente está escribiendo en el piso junto a mí.

Indrmmet. Me encantan los perros Los perros, y otras vidas miserables por los animales,
siempre me han impresionado y son mi objetivo. He tenido el placer de ayudar a los malvados
perros callejeros tanto en Chechenia, Eritrea, Afganistán e Irak, donde siempre me he
asegurado de llevar algo de comida a los perros exorbitantes que vagaban con comodidad. Ver
escenarios a pie. Solo llamame el sanguinario e ingenuo. Sólo bien conmigo. Los lugareños
parecían, al menos, obviamente que yo estaba loco.

Después de unos días en casa, vuelo a Asmara, la capital de Eritrea en octubre. Aquí, dos años
de guerra entre Etiopía y Eritrea, donde 70.000 personas perdieron la vida, entre otras cosas,
hicieron que las líneas del frente del sur de Eritrea fueran invadidas por campos de minas y
MUSE, municiones sin explotar como bombas de aviones, granadas y cohetes. La intención es
que nos pongamos rutinarios en la explosión de UXO. Después de una breve sesión informativa
en la sede de DDG en Asmara, conduzco con el mejor y más experimentado rifle de munición
de Dinamarca, Jgenrgen S rensen, y un par de colegas más de aproximadamente 10 horas a
través del exuberante y hermoso altiplano al aire libre ancho sur

El campamento de DDG está aislado en medio de la sabana.


El pueblo más cercano está a varias horas de distancia y consta de algunas antiguas y
desgastadas cabañas de barro, donde el personal local, las minas, los chefs y nosotros desde el
exterior vivimos, comemos y dormimos. Realmente nunca he estado en África y estoy muy
impresionado con la vida silvestre. En mi primer paseo fuera y lejos del campamento en el
camino de tierra de barro rojo, veo tres serpientes, gacelas y varias aves vacas. Menos idílica
es la zona en la que entrenamos. Municiones y partes de los brazos están dispersas por todo el
terreno, y en posiciones de combate abandonadas vemos en varias ocasiones huesos
humanos.

Nuestro enfoque es, ante todo, sobre las inofensivas bombas de aviones de media tonelada y
una tonelada entera, que están abandonadas o que no son detonadas al chocar con el suelo,
así como la remoción de personal y minas, como en Afganistán. El terreno en Eritrea, sin
embargo, significa que antes del desmonte manual de las minas, podemos comenzar con el
llamado despeje de minas, un k desarrollado por los daneses, que mediante un gran rodillo
con poderosos eslabones. En el suelo, el suelo quita y detona las minas sobre las que se
encuentra. Sin embargo, no hay garantía de que el tapón encuentre todas las minas, por lo que
el área debe limpiarse manualmente de todos modos, pero se puede hacer mucho más rápido
debido al tapón.

Inmediatamente antes de nuestra llegada, una pansermine ha evitado la cadena de la ranura y


es detonada, cuando la rueda del eje trasero lo golpea. Justo por encima de este eje, el forro
se asienta en una cabina blindada, pero la mina ha sido tan poderosa que ha sido girado
alrededor de la carcasa, ya que era un vaso. Ese es el día en que un danés llamado Jens, se
aplasta un pie y toma otras heridas menos graves. Afortunadamente, no hay accidentes
mientras estoy en el campamento, y después de 14 días de compensación gratificantes,
regresamos a casa en Asmara.

A partir de ahí, el viaje se va poco después de su casa para irse a Dinamarca, donde un
gobierno burgués gana las elecciones el 20 de noviembre. Y, como una de sus primeras
acciones, el Primer Ministro Anders Fogh Rasmussen, el 5 de diciembre, siguiendo las
aspiraciones estadounidenses con Foreign Policy News, dirá si los soldados de élite daneses
participarán en los esfuerzos dirigidos por Estados Unidos en Afganistán.

Me atrapa al pensar en los cazadores daneses en Afganistán. Ella misma dice que debo aportar
mi conocimiento y experiencia, por lo que me comunico con J gerkorpset y les cuento mi
interés. Poco después, me enviarán a Kabul con Rasmus para ver la casa de los DDG.

En la ciudad, la situación es emocionante e incierta.

Las fuerzas estadounidenses, en colaboración con la Alianza del Norte, han desplazado a los
talibanes de la ciudad y muchas de las partes del norte del país.

Aparentemente, la gente de Kabul está encantada, pero al mismo tiempo son inseguras y
permanecen dentro y solo hacen la ciudad grem li más necesaria. Por lo tanto, las calles se
encuentran más o menos en los días y noches claros y helados. Básicamente, solo los perros
herrelados se están moviendo en su interminable búsqueda de comida y calor.
Nos preocupa que la casa DDG haya sido saqueada. Solo hemos tenido un guardia, nuestra
niñera de 17 años, para vivir allí, y él no ha planteado ninguna amenaza para ningún talibán
que haya querido robar nuestros vehículos o inventario en relación con Su huida a las
provincias del sur del país. Pero para nuestro deleite, todo está intacto y pasamos una semana
en la casa empacando juntos. Y tren Gradualmente he reunido una sala de entrenamiento
decente en la casa, pero nunca ha habido tanto tiempo para usarla como ahora.

Utilizo la escalera de caracol desde el sótano a través del pasillo y hasta el primer piso para el
entrenamiento a intervalos, y en nuestra pequeña sala de entrenamiento en el saliente del
primer piso, saco el equipo de marfil, como con un buen parte de la creatividad está hecha de
engranajes viejos, barras de metal y un herrero local.

En esos días, me doy cuenta de las características franjas de condensación de millas a través de
la ciudad de los enormes motores de ocho motores del bombardero B52 estadounidense. En el
cielo profundo, los giros grandes y específicos se dirigen hacia el sur para escapar de su carga
mortal sobre Tora Bora. Y solo estoy pensando que quiero lo mismo. Afortunadamente, uno de
los días es un correo electrónico de bienvenida en mi bandeja de entrada. Es del Cuerpo Judío,
y quieren que yo participe en la preparación de la misión inmediata en Afganistán.

Tengo lo que quiero, termino mi contrato con DDG de inmediato y me voy a casa a
Copenhague y luego a Aalborg.

El nuevo orden mundial está revolucionando a las Fuerzas Armadas.

En los últimos tiempos, Dinamarca solo ha participado en los esfuerzos de mantenimiento de


la paz, donde las partes en conflicto, para evitar que vuelvan a pelear entre sí, han invitado a
los soldados daneses a Chipre, la Franja de Gaza, Croacia, Macedonia, el Cáucaso, Cachemira
en India, Georgia y Eritrea. Desde 1991 con la corbeta Olfert Fischer en Kuwait hasta la Primera
Guerra de Golf para Dinamarca, sin embargo, un nuevo enfrentamiento militar, y desde el J
gerkorpset tienen pequeños grupos de cazadores capeados en dos ocasiones hasta Sarajevo en
Bosnia en 1995 y Kosovo en 1999.

Ahora debemos enviar cazadores por primera vez y unirnos como una fuerza total en la guerra
real. Debemos estar a la vanguardia del reconocimiento y la recopilación de inteligencia para
crear la base para el objetivo de la presencia de la coalición: la lucha contra los talibanes y Al
Qaeda.

Así, estoy reunido con 101 colegas de J fragerkorpset y Frmandskorpset, cuando Anders Fogh
Rasmussen nos envía desde la Estación Aalborg el 9 de enero de 2002.

J ger - en guerra con la elite: 9 - En guerra contra Talibanes y al-Qaeda

Por Thomas Rathsack

Con gran alegría llego a la base de vuelo en Kandahar, una de las tres provincias más al sur de
Afganistán. Casi tengo una cuenta para hacer. Durante casi ocho meses, he vivido en este país
y he sido considerado como un hombre inocente de segunda clase por los gobernantes
talibanes. He estado ronca porque insistí en no tener una cabra, a menudo me han escupido
en la calle en Kabul. Ahora estoy de vuelta y llevo uniforme y brazos.

Soy parte del grupo de trabajo K-Bar. La primera unidad de élite en la guerra contra el terror.
Existimos desde octubre de 2001 hasta junio de 2002 y contamos con 1.300 soldados de élite
de, entre otros, los EE. UU. De la Armada de los EE. UU., El Servicio Aéreo Especial de Australia
y Nueva Zelanda, el Comando de la Fuerza Espacial de Alemania, el Comando de Caza de
Noruega, y el Cuerpo de Jager. y Fr mandskorpset de Dinamarca, que lee el subnombre Task
Force Ferret.

Nuestra misión es localizar y ubicar a los talibanes y al-Qaeda para su destrucción.

A los nueve meses, el Grupo de Trabajo K-Bar tiene 42 misiones de reconocimiento, así como
un número desconocido de misiones de combate que llevan a 115 muertos y 107 capturados.
Entre ellos, los cazadores daneses capturan a dos afganos que son entregados a los
estadounidenses.

Los talibanes han devastado desde 1996 su país y su población con sus creencias medievales.
Ahora, gran parte de las naciones del mundo occidental con los estadounidenses a la cabeza
han unido sus fuerzas militares en la Operación Libertad Duradera. Y estoy encantado de que
los talibanes y Al Qaeda estén bajo presión. Están desplazados de las principales ciudades y
campos de entrenamiento en todo el país y han huido a las provincias del sur de Waziristán en
la región fronteriza entre Afganistán y Pakistán.

En particular, las montañas en el sureste del país son un refugio favorito tanto para los
talibanes como para al-Qaeda. Aviones de espionaje estadounidenses han observado una
actividad hostil agitada en las provincias de Paktika, Paktia, Lowgar y Nangahar, esta última
mejor conocida como las cuevas de Tora Bora. Allí, el enemigo está luchando contra nosotros,
las unidades de la coalición, con base en sus refugios seguros llamados casas de seguridad en
Pakistán o en pequeñas aldeas en el lado afgano de la frontera.

Cuando llegamos al aeródromo de Kandahar, KAF, el aeródromo tiene cicatrices frescas


después del vuelo rápido del Talibán una semana antes. Casi ninguno de los edificios de color
arena en esta base polvorienta y aérea están intactos. Solo unos pocos tienen puertas o
ventanas, y el contenido de los barracones es espartano: colchones en los pisos, cocinas sucias,
salas de espera sin bancos o sillas, inodoros en exceso y equipos de comunicación anteriores a
la hora de los rusos. Los caminos en la base están formados por grava o arena. En el mejor de
los casos, asfalto asfaltado. Y la corriente alrededor de la base es de minas y municiones sin
explotar, que los ingenieros están ocupados extendiendo.

La base se usaba anteriormente para vuelos domésticos, y los desgastados aviones rusos
Antonov de turbohélices magnificaron el emplazamiento de cemento frente al edificio de la
terminal y se parecían a los monumentos de las aletas de una época pasada. En marcado
contraste, el brillante estado de la técnica de los estadounidenses se destaca por sus
propósitos militares.

Vehículos blindados con los últimos sistemas de armas, sistemas de radar, helicópteros de
transporte y aviones de transporte C17 con motor C17, que aterrizan metódicamente y
facilitan de la noche a la mañana con nuevos suministros de equipos, alimentos y bebidas para
la hambrienta máquina de guerra, todo el día. en este momento está excluido, ya que se
supone que los talibanes tienen varios misiles aéreos de suministro de suelo Stinger.
Irónicamente, los mismos misiles que los estadounidenses en la década de 1980 entregaron a
los muyahí en su lucha contra los rusos.

Cuatro semanas antes de que llegaran los equipos operativos de las unidades de élite de la
Fuerza de Tarea K-Bar, unos 800 soldados de infantería del Cuerpo de Marina de los Estados
Unidos, Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (USMC), tomaron y aseguraron la base hasta
que se reproducirán en unos pocos meses. Al este de las unidades regulares de los Estados
Unidos. Es extremadamente tranquilizador saber que es el USMC el que se encarga de la
seguridad. Es una unidad por la que tengo mucho respeto, y la conciencia de que 800 guardias
navales están protegiendo significa que la calidad de mi sueño se ha incrementado por un
momento.

A diferencia de muchas otras unidades de EE. UU., El Cuerpo de Marines no es tan avanzado
tecnológicamente y opera más a menudo en condiciones de campo primitivas con equipos más
antiguos. Históricamente, siempre son los jóvenes de infantería naval los que primero
participan en operaciones sangrientas e intensas en todo el mundo, donde siempre
demuestran un alto grado de disciplina y coraje. Y cuando les hablo, también tienen una
actitud amistosa y muestran un sincero interés en quién soy y de dónde vengo. Ellos mismos
están muy orgullosos de ser marines estadounidenses, pero al mismo tiempo son un poco
humildes, porque, como dicen, el USMC es solo una entidad pequeña ". En este caso, 190,000
hombres.

No puedo decirles que el ejército danés tiene la ambición de tener 1.500 soldados en misiones.

KAF funcionará como la base principal para algunas de las unidades de élite responsables de
las operaciones en las zonas de alto riesgo en las partes sur y este de Afganistán. A lo largo de
la primera mitad de 2002, la base sigue siendo primitiva, sin las instalaciones normales de
bienestar que los soldados occidentales de hoy dan más o menos por sentado. Pero en los
años siguientes, la base se transforma en un ritmo impresionante para el que solo los
estadounidenses tienen recursos. Desde un aeropuerto provincial primitivo y desgastado hasta
una mini comunidad autónoma moderna con agua corriente caliente, contenedores
residenciales modernos con televisión vía satélite, internet, líneas telefónicas directas a todo el
mundo, rutas de autobuses, hospitales, Burger Kings, Pizza Huts, restaurantes, tiendas. y
centros de fitness.

Hoy, KAF es la base militar más grande de Afganistán y alberga a 16,000-18,000 soldados.

En el corazón de KAF hay una sección cercada separada para unidades de élite. Nadie más que
nosotros tiene acceso. Somos un campamento en el campamento. Y los daneses de la Fuerza
de Tarea Hurón tenemos un antiguo edificio de piedra alargada que consta de 10 a 15
habitaciones más pequeñas y un área de aproximadamente 50 veces 150 metros. Un
campamento comprimido con tiendas de campaña para dormir, mesa de comedor, centro de
comunicaciones, instalaciones de cocina, baños y departamento de logística con piezas de
repuesto y equipo.
Dormimos en tiendas militares apretadas sin calefacción, y como en enero y febrero a menudo
hay grados de escarcha de dos dígitos en la noche, disparamos en los sacos de dormir en
nuestras camas de campamento. Otros duermen en cuartos pequeños cuatro veces tres
metros.

Se utiliza cada décima de pulgada de tienda y espacio. El arma cuelga de los ganchos del techo.
Botas y zapatos cuelgan de ganchos. Los sistemas de estanterías inteligentes se atornillan
juntos sobre las camas. Casos personales se encuentran en cajas debajo de las camas. Y todas
las paredes están superpuestas con tarjetas y bocetos, y, por supuesto, también un par de
"carteles titulares". Las instalaciones sanitarias son una demostración de condiciones secas
básicas: tres tablas de madera alrededor de una silla de plástico con un agujero en el medio y
una lluvia recortada como esa.

Las duchas son más sofisticadas, ya que nuestros mecánicos creativos, que utilizan mangueras
de agua de una bodega, han diseñado para desarrollar un sistema que calienta un barril con
poco menos de 100 litros de agua. Se cree que los 102 soldados de nuestro campamento
crecen con la esperanza de una bolsa de repuesto que podamos llenar con el agua tibia y
colgar de un gancho en la carpa de la bañera para disfrutar de una prisa marina. haz de la
pequeña polla de la bolsa.

En la carpa para comer, la dosis diaria de comida consiste únicamente en los campos estándar
estándar del cabello en los primeros meses. Casos gastronómicos tales como frigorífico,
jardinera y otras tiendas dudosas. Con todas las raciones de conservantes que contienen, la
esperanza de vida general del Grupo de Trabajo debe haber aumentado considerablemente.

Se excluyen las frutas y hortalizas frescas .

De hecho, es un problema para algunos cazadores operativos cuando no hay un alimento


adecuado con las vitaminas, minerales y proteínas adecuados.

En algunas personas se encuentra algo de fatiga general y falta de energía. Por ejemplo
conmigo mismo. Por supuesto, es totalmente inaceptable debido a las extremas dificultades
físicas requeridas por los depósitos operativos. El estándar de alimentos también será mejor al
final del invierno, ya que los suministros frescos lo hacen posible.

Como sala de reunión y bar del campamento, tenemos una sala con paredes de arcilla. Una vez
más, se prueba nuestra limpieza en seco y, con tres lugares recolectados en la base, finalmente
creamos una barra de bar agradable y usable, mesas pequeñas, sillas, sofás individuales e
incluso una terraza cubierta frente al bar. como por supuesto, estamos matando a K-Bar . El
problema, sin embargo, es que no tenemos alcohol ni ningún tipo de alcohol en el bar durante
las primeras semanas.

Por lo tanto, el agua es el único lubricante cuando se intercambian historias de robos y


soldados entre los huéspedes grandes y torcidos del bar.

Hay un encantador ambiente informal en el campamento. Usted ve películas en las carpas para
dormir en la cruz y en toda la organización, con un nivel tan bajo en la jerarquía como jugando
a las cartas en la mesa del comedor, y hay tabaco arrugado y quemado en la plaza frente a las
carpas por la noche. Incluso los jefes están entusiasmados. Todos en el campamento realzan la
seriedad de nuestra misión y son profundamente serios cuando se trata de asuntos operativos.
Así que simplemente no es necesario imponer la forma militar rígida.

Una mañana, cuando estaba justo en la carpa de la ducha, pasé por debajo de un caballero de
pantalón corto, vestido con parte superior del cuerpo, gafas de sol y una botella de plástico de
un litro y medio de llenado de orina en cada mano. Es lo mismo que el jefe de J gerkorpset, el
último jefe de todo el batallón danés, Frank Lissner, que, como nosotros, otros no quieren
dejar su cálido saco de dormir en medio de la noche y moverse los cien metros hacia abajo. el
campamento oscuro en la noche clara helada a uno de los orificios. Por supuesto, conocer a su
jefe es un cambio de mentalidad y la situación no es un lugar común. Pero aquí
intercambiamos saludos amistosos de buenos días, como si las circunstancias fueran las más
naturales en esta tierra.

Al principio, formo parte del personal de inteligencia, planificadores y oficiales de enlace de


otras naciones y entidades. Mi trabajo es aportar todo mi conocimiento especializado de mis
años como una mina privada más clara. Tengo bocetos y dibujos que muestran campos de
minas rusos, y sé qué áreas operativas están infectadas por UXO después de diez años de lucha
entre los rusos y los muyahidines.

Además, la amenaza de las minas y los UXO se ha incrementado después de los bombarderos
estadounidenses a fines de 2001. Una regla principal es que el 5-10 por ciento de todas las
granadas y bombas de bombardeo de causas técnicas no detonan cuando golpean abajo, y por
supuesto tenemos que lidiar con eso al planificar las operaciones.

Definitivamente no es la posición de mis sueños sentarse detrás del escritorio. Pero debo
agradecerte por primera vez. Estoy feliz de volver a estar en el cuerpo de Jager y encontrarme
en uno de los mejores lugares del mundo. Pero ya desde el primer día, sin embargo, no dejé de
prestar atención al hecho de que quiero hacer un servicio operativo en una patrulla y no como
parte del personal.

Las operaciones militares están en el corazón de la identidad y justificación de un soldado


profesional, y como soldado, siempre me ha parecido más atractivo estar operativo en una
patrulla.

Hacer servicio es para mí el mayor privilegio que uno puede obtener como soldado. Es solo allí
donde se prueba en última instancia en lo que ha experimentado en años. Así que mi corazón
está con las patrullas y mis compañeros allí.

No sirviendo en una oficina en un personal donde tengo que sentarme en mi apartamento,


tomando una taza de café tibio, produciendo papeles y aspirando el monstruo burocrático de
múltiples cabezas del sistema. Respeto - y gracias - a quienes lo deseen. Pero eso no es donde
pertenezco. También trabajo dirigido a alejarme del personal y aprovechar al máximo la
oportunidad de dejar el escritorio y realizar tareas en el campo, donde se me puede usar para
ayudar a los talibanes en voz alta. depósitos de municiones.

Mis ocho semanas desde Jgerkorpset significan que tengo mucho que hacer. A lo largo de la
década de 1990, el cuerpo ha experimentado un desarrollo evolutivo tanto material como
culturalmente. La unidad que dejé en 1993 no tenía una mentalidad operativa. Los
pensamientos detrás del entrenamiento y la teoría no se establecieron en operaciones porque
no había voluntad de permitir el ingreso a las zonas de guerra en las primeras tres décadas del
cuerpo.

Las Fuerzas Armadas no estaban en batalla durante la Guerra Fría, además de las misiones
comunes de la ONU como, por ejemplo, Chipre, y hasta 1992 se afirmó que sería poco
probable que participaran en misiones internacionales.

El dispositivo que estoy experimentando ahora consiste en tipos jóvenes y afilados que
deambulan con términos, tipos de operaciones y procedimientos que no he escuchado antes.
Así que pronto descubro que varias cabezas inteligentes afortunadamente han transformado
el cuerpo de una unidad de compensación remota en una unidad preparada operativa
principal. De la misma manera que el ejército en relación con sus misiones en la década de
1990 en los Balcanes, se produjo un cambio gigantesco.

Aquí, en los primeros años del siglo XXI, el cuerpo está entrenado y equipado para un campo
de batalla extremadamente desafiante e invasivo para enfrentar a un enemigo que no actúa
en una escala firme y predecible. patrón. Un enemigo que caga en todas las convenciones de
guerra previamente reconocidas y respetadas. Quien utiliza métodos como el terrorismo, el
sabotaje y la lucha de guerrillas, ya menudo es difícil de distinguir de la población civil.

No es que el cuerpo de hoy no lea las tareas como recuperación de información. Lo hacemos, y
somos, con toda modestia, algunos de los mejores del mundo. Pero hoy, se supone que el
cuerpo también libera rehenes, evacúa a las tripulaciones de aviones, protege a los VIP,
elimina a personas clave y lee operaciones de localización y destrucción con vehículos
especiales.

Además, hay todo tipo de clima en el que debemos poder operar: el desierto, la selva, el frío
ártico y, por supuesto, el clima invernal danés, húmedo y húmedo, que en realidad es uno de
los climas más difíciles en los que puede operar como soldado. El desierto es cálido y duro,
pero está bien si tienes agua. El frío ártico es malo, pero seco. Pero el clima frío, ventoso y
húmedo, que tenemos en Dinamarca, son las tres peores condiciones. Por otra parte, es
oscuro gran parte del año, lo que probablemente sea óptimo durante las operaciones, porque
los cazadores casi siempre operan en la oscuridad, pero a cambio es difícil para el psíquico no
obtenerlo. mucha luz del dia

Con mis muchos años fuera del cuerpo, tengo que aplastar a mi aristocracia y gastar mucha
energía y tiempo levantándome con mis colegas y actualizándome en nuevos procedimientos,
comunicaciones -Y los sistemas de armas.

Como marco para la formación práctica tenemos Tarnak Farms. Una antigua base militar rusa,
formada por entre 10 y 15 barracas de concreto rotas rodeadas por un alto muro de piedra,
que tiene restos de una carrera de obstáculos con paredes de concreto de color camuflaje.

De los aproximadamente 30 campos de entrenamiento de Al Qaeda en Afganistán, se


considera que es el tercero más grande, solo entregado por los campos de Tora Bora en la
provincia de Nangarhar y Zaewara en la provincia de Paktia.
Fue aquí, en medio del desierto, a solo unos 20 minutos de viaje por un camino de tierra
pavimentado y polvoriento al sudoeste del aeródromo de Kandahar, que Osama bin Laden y
al-Qaeda idearon y planearon secuestrar cuatro aviones de pasajeros y llevarlos al Mundo.
Centro de Comercio y Pentágono. Hace algunos años, Al Qaeda había publicado un video
grabado en Tarnak Farms con un hombre que hablaba y sonreía en compañía de sus amigos
terroristas.

Su nombre era Mohammed Atta, y el 11 de septiembre de 2001, estaba detrás del timón del
avión que convirtió una torre en el World Trade Center en las imágenes que todos conocemos.

En noviembre de 2001, el bombardero estadounidense bombardeó el campo terrorista.


Desafortunadamente, después de haber sido dejado por los residentes. Después de ajustar el
complejo en 2002, las entidades estadounidenses y canadienses descubrieron que Tarnak
Farms no solo ha sido un campo de entrenamiento para terroristas de al-Qaeda, sino que la
casa también tenía un laboratorio donde fue ejecutado. Rt pruebas de armas biológicas e hizo
el desarrollo experimental de ántrax letal.

Ahora las fuerzas de la Coalición utilizan Tarnak Farms para disparar con todo nuestro arsenal
de armas. Entrar en el complejo en sí es estúpido y arriesgado. Granadas sin explotar,
morteros, minas antipersonal y sedimentos constituyen un enemigo oculto y mortal, para el
cual no hay necesidad de desafiar. Desafortunadamente, un equipo de la US Navy SEALS no
toma en serio esta amenaza, ya que temprano en la mañana a finales de marzo, deciden iniciar
una acción de liberación de rehenes simulada en Tarnak Farms. Antes de que los al-Qaeda
hayan abandonado el campamento, han preparado una Cadena de Margaritas en uno de los
edificios.

Una Cadena de margaritas son varias explosiones conectadas entre sí, y el resultado aquí es un
desastre: SEAL espiritual de la Marina y más endurecido.

Mientras entrenamos y probamos las armas en Tarnak Farms, nos mantenemos en el exterior
del muro del campamento, colocamos algunos exploradores en la dirección del enemigo y
utilizamos el desierto circundante como un gigantesco campo de tiro.

Nada sobre el cálculo de ángulos de disparo o reglas rígidas sobre tiempos de disparo y
consideraciones ambientales aquí. Simplemente elevamos la ventaja en todos los calibres
hacia las paredes del antiguo campamento terrorista: cañones de boquillas, armas blindadas,
lanzagranadas, armas de francotirador, granadas de humo y granadas. Todo lo que trajimos.
Hacemos explosiones en la pared real para probar qué tan grandes deben ser las cargas para
hacer agujeros en el tipo de paredes para que los cazadores puedan pasar a través de las
próximas tareas. Entrenamos las formaciones de patrulla durante la batalla y hacemos
competiciones de tiro.

Y estoy muy involucrado porque tengo mucho que hacer. Entonces, durante las primeras tres o
cuatro semanas en Afganistán, tanto he disparado tanto, he practicado tantos procedimientos
y he recibido entrenamiento en nuevas Material como durante mis primeros tres años. Soy
como un niño pequeño que camina en su enorme caja de arena con todos sus nuevos y
emocionantes juguetes. Y así es como lo quiero.
Me las arreglo para reducir mi tiempo en la oficina a un tercio. Y después de dos meses y
medio de camino, mi entusiasmo es difícil de ocultar, ya que un gran y alegre aplaudido por un
cazador llamado Mulen se rompe la mano en relación con una operación, Y tengo la
recompensa en su escuadrón. Después de haber perdido el nervio real y mi vida por un
tiempo, soy exactamente lo que quiero ser: soldado operacional.

A los 34 años no soy el más joven entre el operativo. Ni el mayor. Pero después de que los
Ambianos, a quienes he hablado en Afganistán, durante algún tiempo le hayan dado a mi
cuerpo la paz y la oportunidad de entrenarme nuevamente, estoy en plena forma. Mi forma
física elimina rápidamente cualquier duda de que mi edad es un obstáculo para servir a una
patrulla.

Estoy de vuelta en el negocio. J ger anno 2002.

J ger - en guerra con la elite: 10 - Operativo

Por Thomas Rathsack

No solo puedo finalmente llamarme verdadero soldado judío otra vez. También me siento muy
cómodo en mi nueva patrulla, que cuenta con cinco hombres, desde el primer día.

Ren , el más experimentado que tiene ocho años de servicio operativo en el equipaje, es
nuestro jefe de patrulla.

Con su ser extrovertido y social, también es un punto focal natural de la patrulla. No importa lo
cansado y presionado que esté, siempre está infectado con una actitud positiva.

Nuestro material sanitario, una especie de enfermera avanzada, es Peter, un caballero


extremadamente competente y afilado que a menudo ofrece consideraciones inteligentes y
analíticas.

Y también es abundante en fuerza, pero no está muy interesado en hacer ejercicio.

Después de un día de caminar unos pocos cientos de metros fuera de nuestro campamento,
pasó un cartel que decía "Down Down". Él lo toma muy literalmente y devuelve el flujo a la
sala de patrulla fresca.

Nuestro explorador, Mikkel, no hace gran parte de su vida con su temperamento tranquilo y
relajado.

Es un chico pequeño y compacto, fuerte como un oso y muy respetado en toda la banda por
sus habilidades profesionales.

Mi último socio es Henrik, quien es responsable de la comunicación de la patrulla. Es un


hombre alto, atlético y simpático con una naturaleza claramente estable, lo que lo hace
trabajar siempre duro para la solución óptima.
Es el más joven en la patrulla y luego se convierte en uno de los colegas del cuerpo, que yo
valoro más, como soldado y como ser humano.

Yo mismo tengo la vacante como bombero. El hombre con la llave, los estadounidenses llaman
a mi función: descartar cualquier obstáculo, puertas, paredes y paredes dentro y alrededor de
los edificios donde nuestra patrulla debe leer las tareas. Además, soy responsable de colocar
granadas y dispositivos de alarma alrededor de nuestra patrulla cuando estamos en una base
de observación.

Después de un par de semanas en la patrulla, lo que realmente esperé está sucediendo. Vamos
a la cirugía.

Ren ha sido informado de la tarea y ha convocado una reunión en nuestra sala de patrullas.

Ren y yo acabamos de caminar los diez kilómetros diarios alrededor de la base en el calor de
la tarde, mientras entramos por la puerta de nuestro pequeño y sombrío dormitorio y sala de
estar.

Estoy emocionado y casi no puedo esperar la información de Ren , pero con los demás hay un
ambiente extremadamente relajado.

Peter, el oficial sanitario, se acuesta en la cama del campo con los brazos cruzados sobre el
estómago y se ríe entre dientes a una sección de la serie de televisión "Amigas". Mikkel, el
explorador, se acuesta boca abajo y escucha su amada música rock de la costa oeste de
Estados Unidos.

Y el comunicador Henrik está sentado a la mesa pequeña, comiendo y estudiando una


feltración estadounidense, que tenemos el privilegio de tener para el uso operativo.

Después de beber mucha agua, Ren llama a la recolección y comienza a dedicarnos a los
detalles. Aviones de espionaje no tripulados de los EE. UU., MQ-1 Predators, han emergido
durante la semana pasada en las áreas verdes de las provincias montañosas a unos 400
kilómetros al noreste de Kandahar Air Field, KAF. Especialmente algunos lugares alrededor de
las aldeas ubicadas en la misma frontera tienen la atención de los estadounidenses.

Aviones espía enviaron fotos de los talibanes y miembros de al-Qaeda que cruzan la frontera a
Pakistán por pequeños caminos y luego regresan a Afganistán y reanudan la lucha contra las
fuerzas estadounidenses. Además, se cree que las aldeas se utilizan como refugiados para los
terroristas y sus suministros.

Un avión espía Predator con su cámara de zoom digital infrarrojo puede identificar la firma de
calor de un cuerpo humano desde tres kilómetros de altura en condiciones climáticas
favorables.

Pero el mal clima e inestabilidad en las áreas aquí a fines del invierno dificulta el uso de los
Depredadores, y la Fuerza de Tarea K-Bar tiene la tarea de observar las actividades en esa área
en particular. Para nosotros, esto significa botas en el suelo.

Escuchamos atentamente a Ren y su conocimiento de la operación, llamado QA05.


Solo él ha sido previamente desplegado operativamente, aunque en una operación húmeda en
los Balcanes en la década de 1990. Nuestra mirada concentrada atestigua la seriedad de la
tarea, que es particularmente arriesgada y peligrosa. La única forma en que deberíamos
instalarnos, nuestra inserción, es un vuelo de helicóptero táctico en la noche, sobre colinas,
montañas y gargantas, y en áreas donde sabemos que un enemigo fuertemente armado está
esperando.

El terreno también es un reto. Las montañas desde las que debemos observar hacia nuestro
objetivo tienen una altura de tres a cuatro kilómetros. Las formaciones rocosas escarpadas, los
acantilados profundos y el aire fino empujarán nuestra forma física hasta el límite.

La operación está programada para diez días y refuerza los requisitos para la cantidad de
equipos, alimentos y agua. En el terreno montañoso en el que vamos a entrar, no hay agua
disponible, por lo que todo debe llevarse sobre nuestros hombros.

Al-Qaeda y los talibanes están en casa y particularmente interesados en capturar soldados


(trofeos) de la coalición. Especialmente soldados de élite.

Capturar, abusar, torturar y matar a uno de nosotros de la manera más bestial y grotesca nos
llevará a un gran reconocimiento y respeto desde el interior.

Un pobre de la Marina de los Estados Unidos SEAL vio este cruel destino. Fue herido cuando se
cayó de un helicóptero durante una operación mientras estaba aliviado. Más tarde fue
encontrado por al-Qaeda, recibió un disparo en las rodillas y la entrepierna, se cortó el cuello y
lo dejó con el pene en la boca.

Por lo tanto, tememos, por supuesto, la captura.

Así que mejor que en la batalla.

A pesar de su mente positiva, el propio Ren se muestra un poco sombrío cuando termina su
exposición informativa, enfatizando que el mayor peligro de la tarea es ser descubierto. El
contacto con el enemigo, o solo con los civiles, hará que, en el mejor de los casos, nos retiren
para luchar contra la vida y la muerte.

Debemos estar listos en tres días. Entonces, la luz de la luna es mínima y crea las mejores
condiciones para la inserción.

Durante la fase de preparación, reunimos los conocimientos disponibles para su uso en la


operación. La inteligencia enemiga confiable y detallada es un criterio decisivo para el éxito
durante las operaciones militares. No menos importante para operaciones aisladas como esta.
Necesitamos información sobre viento, luz, precipitación y temperatura.

Sobre dónde se supone que está el enemigo, cómo está armado y organizado, su moral y su
capacidad para luchar.

Además, información sobre si la población local es amigable u hostil y dónde se encuentra la


ciudad o asentamiento más cercano. Todo esto es de gran importancia para las decisiones que
tomamos en la fase de preparación.
Si nos descubren, no se trata simplemente de mudarnos a una nueva área después de una
posible lucha contra el enemigo. Todos en la zona, los talibanes, al-Qaeda y la población civil,
pronto sabrán que hay soldados extranjeros en la zona y solo será cuestión de poco tiempo
antes. Se pondrá una búsqueda de una nueva.

Los programas avanzados de computadora nos proporcionan información sobre la altura y la


pendiente de las montañas, y donde los mejores puntos de observación hacia las aldeas y
caminos son nuestro objetivo. Las altas montañas se aplanan ligeramente hacia el norte, lo
que significa mejores oportunidades para trasladarse allí. Desafortunadamente, también se
aplica al enemigo.

Algunos puntos parecen ser adecuados como sitios de observación, y se encuentran en


afloramientos rocosos extremos y son difíciles de alcanzar. Es un terreno montañoso
completamente intacto, e incluso tenemos pasos anteriores en las montañas, por ejemplo, en
Suiza. Aquí todo debe ser llevado a una operativa de diez días. Esto significa que no tenemos
espacio para equipos de escalada, como cuerdas y cinturones de escalada. Debemos planear
de tal manera que las laderas de las montañas puedan ser forzadas sin el uso de equipo de
escalada.

A partir de estudios de mapas y computadoras, Mikkel determina la zona terrestre del


helicóptero, LZ. Es un gran desafío que el terreno ha tenido en cuenta. La zona de aterrizaje no
debe estar demasiado cerca de nuestro destino, la base de observación, como el gigantesco
helicóptero CH47, en el que debemos insertarnos con un ruido completamente insano. Al
mismo tiempo, la zona terrestre no debe estar demasiado lejos de la base de observación, ya
que no debe tomar más de una noche para llegar desde LZ hasta el destino. Mikkel también
determina los puntos de reunión si la patrulla se divide debido a la batalla. Además, los planes
deben estar preparados si todo sale mal. Deben planearse nueces durante todo el camino a
casa al KAF. Y necesitamos tener procedimientos para contactar a nuestras propias unidades.

Henrik está ocupado preparando todo sobre la comunicación. Las frecuencias dentro de la
patrulla deben ser establecidas y codificadas. Peter controla y empaca todo el equipo sanitario
y nos brinda a cada uno un pequeño paquete de emergencia que incluye equipo para detener
el sangrado, medicamentos para el dolor y medicamentos para problemas estomacales
agudos. Yo mismo pruebo y preparo explosivos, por ejemplo, pinto todas las granadas de
seguridad y los cables de color arena para camuflarlos, y cuando me doy cuenta de que
nuestra mochila, llamada t ger , se volverá inquietantemente pesada. Estoy por seguridad
refuerzos cosidos en los puntos críticos.

Necesitamos traer equipos como explosivos, cajas de seguridad, municiones adicionales, radio,
GPS, binoculares para usar durante el día, binoculares de visión nocturna, equipos de
observación térmica, racks, cámaras, baterías de diez días, sacos de dormir, bolsas de esquí y
campos liofilizados.

Cuando termino de empacar mi tge , lo arrastro hacia fuera en el pasillo para pesar todo mi
equipo; Mochila, chaleco y chaleco. Miro la escala m ll sp : 82 kilos.
Además, necesitamos agua. Cada cazador debe consumir al menos cinco litros de agua al día
en estas condiciones. Tan solo en el agua, cada hombre debe llevar 50 litros y toda la patrulla
250 litros. Por supuesto, no tenemos la oportunidad de ponerla en la mochila, así que
empacamos dos mochilas adicionales solo con agua, que debe ser transportada por separado
en nuestra propia mochila.

En tan solo ocho horas tenemos que prepararnos por el helicóptero.

Es una tarde tranquila y soleada, y entrenamos formaciones y procedimientos en helicóptero


en las afueras del campamento. Una tormenta de arena nos sorprende repentinamente y
funde el horizonte y el cielo en una nube gigante de polvo y arena. Con aret, estamos
envueltos en una bruma marrón que nos hace ver como muñecas de cera sin expresión con las
caras cubiertas de polvo.

Pero estamos enfocados y mal lo cuidamos.

Tenemos el privilegio de ser incluidos en el Regimiento de Aviación de Operaciones 160 de los


EE. UU., Establecido en el mundo únicamente con el propósito de leer las tareas de las
unidades de élite.

Mejor soporte de helicóptero simplemente no está disponible en el planeta. Tienen los


mejores pilotos, el mejor equipo y los mejores helicópteros: el Chinook MH-47D de alto
rendimiento con rotor tándem especialmente diseñado para unidades de élite.

Tiene tres 7.62 Gatling Miniguns, como armadura, capacidad de cisterna de aire, un sistema de
fastroping y rapel, y otras mejoras que lo separan de la versión estándar.

Y 160a vuela en condiciones donde otras misiones de helicópteros no quieren o no pueden.


Aterrizan en las zonas terrestres más difíciles e inaccesibles y, por lo general, siempre
parpadean sin una sola luz en el helicóptero en busca de ayuda.

Durante la coordinación con la tripulación del helicóptero, el patrón abandona nuestro vuelo,
un tipo hablador en la década de los treinta con una marcada vista en piedra, nos dimos
cuenta de que el vuelo de aproximadamente una hora y media será difícil y peligroso. En la
noche casi negra y en un terreno donde las laderas de las montañas se elevan sin previo aviso,
se planea volar con lentes de noche que mejoren la luz, gafas de visión nocturna o NVG, tan
cerca del suelo como sea posible.

Sólo 10-20 metros arriba. Además, existe un alto riesgo de bombardeos enemigos con cohetes,
ametralladoras y armas de mano. Y las zonas terrestres son particularmente difíciles debido a
los escarpados lados del acantilado.

Sin embargo, nos tranquiliza la impresionante calma y profesionalidad de la ocupación. Tienen


vocación de servicio y entienden claramente que harán todo lo posible para entregar el mejor
producto posible. Somos sus clientes. Ellos existen para nosotros.

Dos horas antes del despegue nos reunimos en nuestra pequeña sala de patrullas y bebemos
mucha agua y una última comida sólida. Espaguetis Con Salsa De Carne.
Nuestros pies son casi tan importantes como nuestros estómagos. Necesitamos filmar la piel
dura y hacer que se la peguen con cinta adhesiva, antes de recortar nuestras botas con
cuidado, lo cual no tomaremos en los próximos días.

Mientras tanto, intercambiamos un poco de vida cotidiana sobre familias, vacas y perros. Todo
el mundo sabe que no es una tontería ni un ping pong. Pero no hay razón para detenerse en el
hecho de que pronto enfrentaremos a la tierra enemiga cara a cara con personas que no
tienen nada que perder y harán cualquier cosa para matarnos. Y hay muchas preguntas
abiertas: ¿Funcionarán nuestros procedimientos durante la operación? ¿Podemos
comunicarnos entre nosotros y con la base en las circunstancias extremas de las montañas y el
desierto? ¿Y podemos hacerlo nosotros solo nosotros cinco? Por lo general, nunca te mueves
de la base en unidades de menos de 30 soldados.

Está respaldado por la potencia de fuego de ametralladoras ligeras y pesadas, morteros y


armaduras, y a menudo tiene la posibilidad de un rápido apoyo de aviones o artillería. Y el
refuerzo adicional de las unidades propias es claro.

Aquí tenemos que estar cinco hombres solos en una ladera a 400 kilómetros de nuestra base
en KAF. Cuando el helicóptero abandona la zona terrestre, solo tenemos nosotros mismos y lo
tenemos a nuestra disposición, nos arrastramos sobre nuestras espaldas y nos orientamos. Sin
embargo, con la posibilidad de obtener diversos soportes de aviones de combate y el
impresionante fuerte volador de los estadounidenses: AC130 Gunship, que recorre todo un
arsenal de sistemas de armas. Pero el AC130 solo vuela por la noche. Y cinco hombres en el
suelo no pueden contar con el hecho de que hay combatientes vacantes durante el día cuando
existe la necesidad.

Nos sentamos en el sitio de cemento grande y oscuro a pocos metros de la rampa de carga en
el gran helicóptero Chinook. Parece un gran trozo de metal sombrío contra el cielo estrellado.
Solo los pequeños puntos verdes de los candeleros químicos dentro de la cabina dan la
impresión del tamaño de la clavija que puede llevar hasta varias carreras.

Estoy listo, pero tenemos que esperar a que venga nuestro sacerdote de campo para expresar
algunas consideraciones de unción. Como ateo, me molesta. Creo en mis habilidades como
soldado y como ser humano. Ocasiones y suerte. En este momento, en los minutos hasta mi
primer inicio operativo, lo que más deseo es ser un poco privado. No ser confiado con rituales,
que básicamente no creo. Incluso si es probablemente tan bueno.

Estamos internos. Y con un estante metálico, las turbinas comienzan a funcionar lentamente.
El chinook se mueve y rueda hacia el punto de despegue donde se realizan los controles
restantes.

Las revoluciones de los rotores aumentan mientras las cuatro ruedas liberan lentamente el
asfalto, y podemos ver desde la parte posterior los contornos de las numerosas tiendas de
campaña y edificios incómodos del KAF. El rumbo se establece contra el primer y desaparecen
los contornos de la base.

Rápidamente, resulta que no fue en absoluto exagerado, ya que el patrón del helicóptero de
cuatro días dijo antes que el vuelo sería difícil. He volado el nivel bajo, donde el helicóptero
vuela bajo y se adapta al terreno para que no sea visible en el aire durante tanto tiempo. Pero
nada como esto. La cabina oscila y baila, ya que había un montón de sonidos completos detrás
del timón. Las curvas pronunciadas hacia abajo y hacia arriba me hacen votar contra el piso
con las botas y encontrar algunos puntos en las manos.

Me coloco mis gafas de noche en el casco y miro la parte trasera grande y abierta de la cabina.
En la luz verde, el maestro de carga se sienta vigilante sobre las rodillas hasta el borde detrás
de su gatita Gatling.

De repente, me reúno cuando un fuerte y profundo zumbido justo detrás de mí emana el ruido
de los motores. La cabina entera navega, y lucho por sostener las máscaras de red en el
asiento. ¿Qué demonios está pasando? Me volteo hacia el sonido y veo al segundo jefe de
carga junto a su Minigun, que se encuentra en la puerta lateral, y me doy cuenta de que es él
quien le ha dado una bala a algo en el suelo. El piloto continúa dando vueltas, evasivo,
alejándose de la amenaza.

Lejos del enemigo. Esto es serio Miro hacia Mikkel. Su pluma elegante y barbuda se convierte
en una risa. Me retiro riendo, aunque un poco más tenso.

He estado bebiendo mucha agua las últimas horas. Como debería saber, debería volver a salir,
y como solo hemos volado por más de media hora y tenemos al menos tres cuartos
nuevamente, me doy cuenta de que no puedo contenerme. Hemos traído bolsas de plástico
dobles para este propósito, pero esperaba que no fuera necesario. Ahora tengo que hacerlo.
Sostengo la capa de hielo con una mano y salgo inseguro sobre las patas del piso de la cabina,
que, para dificultar aún más la maniobra, se lubrica con aceite hidráulico, que a menudo
ocurre en el ejército. Helicópteros de este tipo.

Con la otra mano, me agarro de la vena por los pantalones y traigo la doble bolsa como el
condón de una vaca.

Allí, a 5.000 millas de mi casa, a través de las montañas de Afganistán, estoy medio erguida y
colgando como un vaquero de rodeo en el vientre de este gran neumático de metal
ingobernable y lanzando mi vida. Si no hubiera sido por la gravedad de la situación, me había
reído de la situación extraña. Pero tomé el lugar para terminar mi aventura a toda prisa y
encontré la bolsa de basura negra en la pared para mis restos.

Media hora más tarde, el maestro de carga da la primera señal a la descarga. 10 minutos.

Enciendo mi GPS y memorizo la ruta de infiltración una última vez. También verifico si todo
está todavía en los bolsillos de mi chaleco.

Aunque todo el equipo vital está asegurado con cuerdas de paracaídas, tengo partes sueltas en
el chaleco.

Entre otras cosas mi tarjeta.

No se ha escrito nada en la tarjeta. Nunca haremos eso, porque revelará demasiado si viene en
las manos equivocadas.
Pero perder la tarjeta seguirá siendo desastroso. No solo porque necesitamos usarlo para
permanecer en el camino correcto, sino más bien porque una carta perdida revela nuestra
presencia.

También reviso mi arma, incluida la luz infrarroja y activa y la fuerza del pequeño punto rojo en
el objetivo especial Aimpoint que te permite disparar con los dos ojos abiertos y De este modo,
se orientan en torno a los disparos. Así que chupo un poco de agua de la manguera en mi
mochila de camello, que puede contener de cuatro a cinco litros de agua. Bajé mis lentes de
noche para poner mis ojos en la luz verde y mejor ver a mis amigos en la cabaña.

Aunque es la primera operación para cuatro de nosotros, siento en el ruido y la oscuridad un


estado de ánimo que he experimentado antes en situaciones durante los ejercicios. La
tranquilidad que busca cuando estás en el lugar correcto, en el momento correcto, en tu
elemento correcto. Siento esa sensación, al menos, y estoy en la mejor compañía posible, con
algunos de los mejores soldados del mundo. Esos bastardos pueden simplemente venir.

Mientras que el maestro de carga da la señal a un minuto, los pilotos disminuyen la velocidad.

Encuentro las dos correas de transporte en las mochilas, así que estoy listo para dejarlas caer
por el suelo y más allá de la rampa. Sobre la base de los estudios cortos, nuestra zona de tierra
primaria y alternativa iba a ser pequeñas mesetas en tierras altas. En mis lentes de noche,
puedo ver una cara de roca negra en el fondo, y veo al maestro de carga acostado sobre el
estómago medio sobre la rampa para dirigir al piloto. La fase más sensible del despliegue es
ahora donde las 15 toneladas de metal cuelgan ruidosas y vulnerables. Una sola granada de un
lanzacohetes artificial, y todo terminará.

Colgamos aquí por mucho tiempo. Demasiado largo

¿Por qué no solo la tierra? Con el t, los motores rugen a toda velocidad y los pilotos giran
bruscamente hacia la derecha. Lucho para no elegir.

¿Somos reconocidos? ¿El enemigo ya nos ha descubierto? Los estadounidenses generalmente


no se detienen con el uso del arma, si hay una razón para ello, y no hay disparos desde los
miniguns del helicóptero, por lo que no podemos ser descubiertos. La zona de tierra primaria
obviamente no es utilizable.

Volamos durante otros cinco minutos, recibimos nuevamente la señal de 1 minuto, y esta vez
no hay duda. El helicóptero es operado lenta y suavemente hacia abajo hasta que nos
cuelguen en silencio. El maestro de carga se sienta sobre sus rodillas, se da vuelta y apunta con
ambos brazos en movimientos rápidos más allá de la rampa.

OGo-go-go ! Puse mi mochila en el suelo, sobre la rampa y en el suelo.

La mochila con agua la solté, ya que es simplemente demasiado pesada para arrastrarla de una
sola vez. Puse todas las fuerzas por mi cuenta y me arrastré lejos del gran cuerpo metálico en
un infierno de polvo y el remolino que se arremolinaba hacia arriba por las enormes palas del
rotor.
Me tiro al suelo y, al mismo tiempo, el Chinook ya se está levantando, girándose como un gran
pájaro majestuoso y envuelto en la oscuridad. Es el último contacto con dispositivos propios
que ahora desaparecen. Rápidamente colocamos nuestras armas en una posición clara y
aseguramos 360 grados alrededor. Se produce un silencio ruidoso. No es un sonido en la
noche.

He estado en Afganistán por mucho tiempo, pero es la primera vez que experimento este
silencio.

No se van perros. Sin brisa Nada.

Como si estuviéramos en un vacío.

Poco a poco, el polvo hinchado comienza a caer al suelo, por lo que podemos orientarnos
mejor y mirar alrededor y luchar. El viaje en helicóptero es demasiado duro.

Nos pusieron en marcha en una pequeña roca plana que no es mucho más grande que cinco
veces cinco metros. Simplemente han retrocedido hacia una ladera vertical hasta que acaban
de tocar el borde de la roca, y en ningún momento el helicóptero tuvo las ruedas en el suelo.

Todo dirigido por instrucciones precisas quirúrgicas del loadmaster.

Hecho en América. Respeto.

El terreno es rocoso y estéril, y estamos rodeados de escarpadas formaciones rocosas que,


como escenario teatral, forman una silueta clara contra el cielo nocturno. Sólo se puede
observar vegetación ocasional en las mesetas circundantes.

A pesar de los 3,000 metros de altura, aquí es increíblemente caluroso, y tomo un poco del
agua tibia.

"Estamos en LZ alternativa," anuncia Mikkel baja.

Todos asienten afirmativamente, y no hay necesidad de explicar por qué tuvimos que elegir la
zona de país alternativa. Podemos descubrir que debe haber un problema en el primario.

También podemos calcular que esto significa que nuestra ruta de infiltración hacia nuestra
estación de observación ahora es más larga.

"¿Está todo bien?" Complementa a Ren y recibe un asentimiento afirmativo sin palabras.
"Bien, salgamos de aquí", continúa susurrando.

Se trata de alejarse de la zona del país tan pronto como sea posible. El Chinook ciertamente se
ha escuchado en los pueblos, a pesar de que están a unos kilómetros de distancia. También
significa que al-Qaeda y los talibanes probablemente saben que hay unidades de élite en el
área. Saben, bueno, que las unidades de infantería no se insertan en un terreno.

Omas, Thomas, estamos engullendo el agua que chupa, Mikkel me susurra, y me arrastro
silenciosamente hacia el curso de agua del que soy responsable. Agarro las correas de los
hombros, y parece una alarma alarmante, mientras lo tiro sobre la roca hasta un pequeño
hueco, donde colocamos las mantas y las camuflas con una red de color arena. . Necesitamos
apoderarse de nuestro "contador" personal. Pero una mochila que pesa alrededor de 65 kilos,
no se mueve hacia arriba en el hombro. Debemos ayudarnos dos y dos, mientras que los otros
tres aseguran 360 grados. Mientras todos asentimos con la cabeza hacia Ren , él da señales de
progreso con su mano.

Lo hago detrás de Mikkel, quien como scout es el líder. Nos movemos de forma independiente
a 10-15 metros frente al resto de la patrulla, dependiendo del terreno. Mikkel, como el
hombre más importante, debe centrarse principalmente en encontrar su camino, mientras que
mi tarea es ser ojos y estar en contra de todo lo que se destaca de la imagen normal.
Movimientos en el terreno, luz y sonido. Así que creo mis sentidos al máximo y aseguro mi
arma.

Desde la parte superior del pequeño acantilado, se encuentra ligeramente hacia abajo, hacia
una meseta más grande. El equipo pesado ya tiene que prestar mi cuerpo hacia adelante para
compensar el peso extremo.

Después de unos cientos de metros, llegamos al pie de la colina y nos detenemos para
escuchar y observar detrás de un pequeño grupo de arbustos. Los demás terminan detrás de
nosotros y saludamos con la cabeza a Ren . Inmediatamente entiende que esto significa que
está aquí, Mikkel y yo pusimos nuestro ttger para volver a las bolsas de agua. Regresamos a LZ,
buscamos los sacos, los volvemos a colocar sobre los hombros y regresamos a la patrulla.

Y el mismo procedimiento de nuevo. Apagando las tapas de agua y así sucesivamente.

Ya estoy empapado en sudor. Será una noche difícil.

Escuchado como el infierno, ahora está subiendo.

Violentamente hacia arriba Tanto es así que es imposible hacer frente a la picadura con las
piernas solo.

Aseguro mi arma y la suelto para que cuelgue libremente del cofre en la correa para el
hombro, y puedo usar mis brazos y manos para jalar y empujar el total de mis 165 kilos y la
mochila. Encuentro un punto de apoyo con una bota a la vez y movilizo todo el poder en cada
fibra de mi pierna. Mis guantes de piloto delgados ya están desgastados por los afilados bordes
rocosos.

Miro hacia el lado del acantilado. Perder el equilibrio aquí significa la muerte segura. Esto
supera mi imaginación más salvaje. Las impresiones sensoriales de mi época como aspirante
pasan por mi cabeza. Dolor, miedo, incertidumbre y sabor a sangre en la boca de exceso de
trabajo. También noto el aire de verdad ahora. Acabamos de empezar y ya estoy al borde de
mi forma física. De repente, el infierno le da sentido al aspirante. Para quedarse, aunque el
cuerpo diga que no. Cuando me detengo por un momento para beber agua, parte de la crema
se esparce por la roca que pasa a mi lado. Me quedo completamente inmóvil y aguanto la
respiración. Las piedras han pasado a Mikkel, por lo que no es él quien las ha liberado.
Me inclino hacia el lado de la roca, coloco mi arma en una posición clara e intento mirar hacia
arriba.

¿Es ese el enemigo? Un animal ¿Los caprichos de la naturaleza? Si entramos en una


emboscada aquí, nuestras opciones son muy limitadas. Estamos completamente asentados en
el lado del acantilado. Un enemigo se habrá apoderado supremamente. Giro la cabeza y veo el
resto de la patrulla a unos tres metros por debajo de mí. Tienen los brazos hacia arriba y son
bastante estáticos. Escucho, pero solo escucho mi ritmo cardíaco rápido y rápido. Entonces,
Mikkel continúa, y también comienzo de nuevo.

Un paso a la vez. Vamos, trae tu culo fresco por las rocas.

Unos metros más tarde, llegamos a una pequeña repisa en la que nos arrastramos.

Esto es una maldita locura, por un grito ahogado de Mikkel.

Sí, y podemos consolarnos con tener unas pocas bolsas de agua que solo necesitamos bajar y
recoger, "murmuro.

La noche avanza inquietantemente rápido.

Para todo en el mundo, necesitamos llegar a nuestra base antes de que empiece a aclararse.
Moverse a la luz del día está completamente excluido. Cuando no llegamos antes de que el sol
comience a salir, nuestra única opción es encontrar el lugar más humilde y oscuro, un agujero
o cueva, y presionarnos allí hasta que oscurezca nuevamente.

Llegamos a la cima de otro tubérculo y estamos bien a mitad de camino. Mikkel me hace
avanzar, y detrás de una roca miramos directamente a lo que no queremos ver. A unos cien
metros frente a nosotros, emergen los contornos de una pequeña cabaña.

Nuestros mapas e inteligencia no muestran signos de asentamiento en las inmediaciones de


nuestra ruta. Son muy malas noticias.

Para edificios, la gente quiere decir.

Le envío las malas noticias a Ren , quien gruñe enojado.

MustDebemos de haber despedido esa cabaña. Estamos cerca de nuestra base de observación
y necesitamos saber si está habitada. Mikkel y Thomas avanzan y dicen. Te aseguramos desde
aquí. Vete. Mikkel y yo nos tendimos con la liberación en nuestro tgerelse y nos movimos en
una reverencia alrededor de la casa para que no estuviéramos en el resto del campo de tiro de
nuestra patrulla. La pequeña choza de arcilla es de seis a ocho metros de ancho con un techo
plano. Nuestras armas están aseguradas y dirigidas directamente al hilo cerrado.

Me muevo lentamente hacia adelante en el lado izquierdo detrás de Mikkel. Soy zurdo y llevo
mi arma en el hombro izquierdo.

Nos cerramos, no vemos una manija, pero rápidamente encontramos las bisagras y nos
colocamos en el lado opuesto, para que Mikkel pueda empujar o tirar de la puerta hacia arriba.
Sin un sonido, él pone su única mano en la puerta, e intercambiamos un asentimiento
afirmativo. Empuja la puerta para abrirla, y entramos rápidamente en la cabina, mientras
activamos nuestra luz infrarroja en el arma.

No hay gente, y la habitación con una pequeña ventana sin vidrio en la pared opuesta está casi
vacía. Solo hay un colchón en el suelo con una parte superior rizada y un tazón pequeño y un
vaso al lado. Probablemente sea una cabaña en la que los pastores locales duermen y comen.
Que mierda Deambulamos por una zona con pastores, ovejas y cabras. Cerramos suavemente
la puerta detrás de nosotros y volvemos a los demás.

Hay poco menos de una hora, hasta que comienza la primera luz del día, y estamos a menos de
100 metros de nuestra base de observación planificada. Todos somos cinco en un pequeño
círculo entre algunas rocas y tratamos de recuperar algo de energía después de la infiltración
de nuestra vida.

"Está bien, escucha", susurra Ren . IkkelMikkel y yo miramos las condiciones. Estamos de
vuelta en una hora. Si no, ya sabes el plan. Cuando lo hacen, Render se vuelve hacia mí con
una gran sonrisa en su rostro. ¿Estás bien, abuelo? Aunque somos viejos, él disfruta
llamándome abuelo.

Es solo pelar contigo, jeg susurro riendo.

Desaparecen entre las rocas, y nosotros los demás callamos y disfrutamos el descanso. El aire
es completamente silencioso. No es un sonido. Y me doy cuenta de que el cielo hacia el este ha
adquirido un ligero color claro. Henrik me pega en el hombro y me doy la vuelta. Me ofrece la
mitad de su chocolate Raider.

Puedes hacerlo bien. Ha pasado un tiempo desde ", dice.

Tte ocho años. Mi cuerpo no tiene idea de qué demonios está pasando, jeg, respondo y
murmuro un chocolate feliz en mí.

Una rodilla en mi uniforme del desierto está rota y me masajeo las rodillas tiernas y
sangrientas, que están sostenidas por las rocas afiladas durante toda la noche.

Después de una hora, vemos las siluetas de Ren y Mikkel en el camino hacia nosotros. Se
amasan como dos batatas y se ven angustiados y agotados.

"Es algo muy molesto," susurra Ren . Sólo hemos encontrado t lugar donde podamos ver los
objetivos sin obstrucciones. Pero ahí es donde nos resulta difícil mirar detrás de la base. Sin
embargo, esta es la única opción que tenemos. Así lo hacemos. Es una pequeña repisa lo
suficientemente grande para lugares de observación y para dormir.

¿Preguntas? Sabemos que Mikkel y Ren han hecho todo lo posible y han elegido la solución
que, dadas las circunstancias, es la mejor. Ninguna pregunta

La ruptura ha hecho que nuestros músculos y articulaciones se pongan rígidos y fríos, y me doy
cuenta de que Peter se está endureciendo en su posición sentada. Su floración completa gotea
fuera del agua, y se sienta con las manos en su regazo y parece un viejo pomo de oso. Si no lo
supiera mejor, le dispararía para que tuviera entre 70 y 80 años.
Pero estoy demasiado cansado para reír, y estoy ocupado. La primera luz y la primera saliva de
un pájaro se han insertado. Debemos haber asegurado nuestra base a toda prisa y ese es mi
trabajo.

Debo haber colocado las granadas de seguridad de color arena alrededor de la abertura de
nuestra base. Yo uso granadas tipo Claymore con 800 balas pequeñas en él. Coloco algunas
granadas y presiono suavemente los detonadores en su lugar en la parte superior. Para
culparlos, he encontrado un par de ramitas, que coloqué frente a las granadas y excavé
bastante. Si la ramita vuela hacia el viento, la granada es visible y nuestra vida está en peligro.

El cable de color arena pongo con cuidado unos centímetros en una ranura, araño la superficie
dura y rocosa, luego empujo el suelo hacia atrás y lo aprieto con fuerza. Ahora el mecanismo
de liberación solo necesita estar conectado.

La pequeña abertura en las rocas, donde se colocan las granadas, es el único camino a la base.

Debido al diseño del clip, la granada delantera solo puede golpear a un huésped no invitado
cuando se ha estado moviendo unos pocos metros a través de la abertura. No es óptimo,
porque queremos que una amenaza intimidante sea eliminada antes.

Otro problema es que no podemos mirar hacia atrás al otro lado de la abertura. Aquí está casi
verticalmente unos pocos cientos de metros, después de lo cual se aplanó en un valle con
grupos de asentamientos al norte y al oeste. Para tener una visión general completa en esa
dirección, debemos tener un hombre en todo momento, pero él podrá ser visto. Es una
debilidad en la base que nos hace vulnerables.

Nuestro objetivo es hacia el sur. En esa dirección desciende verticalmente desde las rocas
sobre las que estamos recostados.

La única excepción es un pequeño espacio que sigue la roca hacia abajo. Es nuestro único
camino alternativo.

La ciudad real de observación, desde la cual debemos cambiar para vigilar a los objetivos, es
peligrosa en sí misma. He observado desde muchos lugares (hoyos en la tierra, arbustos,
techos y bosques de pinos oscuros), pero nunca desde un sitio de observación como ese,
Mikkel ha dejado en claro.

Desde nuestra base, camino con pasos de bebé por poco más de cinco metros en el pequeño
borde de observación, que tiene menos de 30 centímetros de ancho y es lo suficientemente
grande como para que te sientes en el acantilado. Un error, y quiero descender a las
profundidades.

El sitio de observación ha camuflado a Mikkel con una tela de malla fina y elegante, llamada
Bow Flash, que combina perfectamente con los colores de la roca, y tiene listas las
herramientas obligatorias: los poderosos binoculares Swarovski, cámaras, racks, libro de
registro y un bosquejo del área con la denominación de todos los principales puntos de
enfoque y objetos del terreno.
Mikkel me mete a fondo en los casos y designa a la aldea al sur a poco más de un kilómetro de
distancia, así como a todos los pequeños caminos y caminos utilizados por Al Qaeda y los
talibanes.

Mikkel incluso toma el primer reloj de observación, así que vuelvo a los otros tres en la base.
Hay una hora y diez minutos hasta que tengo que hacerme cargo de la guardia y debo comer
pero estoy demasiado cansado. Me conformo con beber medio litro de agua y agua en mi
uniforme con remolinos de sudor y con mi arma envuelta en un lado de mi estera para dormir
y caer en un sueño profundo.

Normalmente, duermo muy fácilmente y respondo rápidamente al sonido más pequeño. Pero
mi agotamiento físico me envía a un sueño extraño y profundo, donde fragmentos de colores,
sonidos, olores, caras y momentos se extraen de los rincones más externos del subconsciente
y casi explotan en mis ojos. Así que estoy muy lejos y bastante confundido cuando Mikkel me
agarra por el hombro.

OmasThomas, tienes la guardia. ¿Eres el camino? Smoke Hago humo con un dulce y aparté la
mirada de él.

Sí, yo soy el camino. Dame un minuto, así que estoy ahí fuera. Mi voz es ronca y aterradora, y
no estoy seguro de que él me entienda, pero se da la vuelta y se arrastra hacia la ciudad, por lo
que debe haberlo hecho. Tomo el chaleco de mi atuendo, empaco mi ropa interior, verifico
que mi mochila esté limpia y reviso mi arma. Así que sacudí el sueño profundo de mí y estoy
lista de nuevo. Dormir una hora ha marcado la diferencia.

Agito a Mikkel desde la ciudad. Anuncia que no ha habido actividad en el pueblo o en los
senderos. Así que me instalo en la pequeña cama de la ciudad y observo largamente los
prismáticos Swarovski.

El pueblo debajo de mí consta de 14 a 15 casas más pequeñas en un nivel, todas construidas


en arcilla y rodeadas por los muros habituales que casi todas las casas afganas tienen. Los
hombres y padres afganos cuidan a sus esposas e hijos y no quieren que los vean personas
ajenas a la familia. Un camino de tierra pasa por la ciudad, y un río de aproximadamente cinco
metros de ancho serpentea a través de los campos al oeste de la ciudad. Durante este tiempo,
una gran cantidad de agua de deshielo se extiende desde las montañas y río abajo, y los
pequeños canales de agua brindan vida a las áreas verdes y cultivadas alrededor de la ciudad.

La hora es 08.30 y probablemente no haya trabajadores en los campos todavía. El único signo
de vida es un grupo de cabras atadas a un árbol en el extremo occidental de la aldea. Al sur, las
montañas viajan en el lado paquistaní de la frontera. Dale se arrastra entre ellos, y en el fondo
de los valles hacia el este, paralelo a un pequeño arroyo, los pequeños caminos de tierra que
Al-Qaeda y los talibanes usan en la noche hacen la noche.

Busco en los prismáticos todo lo que se destaque de lo que se espera ver en un pueblo afgano
primitivo. He visto y he estado en muchos de ellos y tengo un buen sentido de lo que no
deberían contener. Por ejemplo, antenas o antenas parabólicas, con teléfonos satelitales,
camionetas Toyota con soportes metálicos diseñados para cargarse, hachas con cargas
sorprendentemente pesadas en la espalda y grupos de hombres blindados más jóvenes, Entra
y sale de los edificios.

Un poco más de 09 dos meses por la puerta de una de las casas más grandes del pueblo.

Son ropas torpes, marrones, marrones y se mueven lentamente hacia la pequeña colección de
árboles donde están atadas las cabras. Aquí se sientan a la sombra de un árbol y comienzan a
hablar.

Lo anoto en el diario. Es la única actividad en esta guardia.

De vuelta en la base, una vez más estoy impresionado por los chicos en mi patrulla. Han
diseñado para obtener la base casi para fundirse en los alrededores. La red de color arena está
metida en un suave arco en toda la base y forrada con ramas. Además, han colocado piedras
en el borde de la red, por lo que se evitan las sombras entre la red y el suelo.

Ahora es el momento de reconstruir mi poder de combate, una expresión militar que significa
pensar en ti mismo. Comer, dormir y arreglar. Me puse calcetines secos y frescos y me puse la
ropa húmeda y el sudor en los hombros debajo de la camiseta. Es un viejo truco de caza, y
aunque la sensación no es rara, es donde mejor se secan los calcetines. Cuando nos
cambiamos los calcetines, también es la única vez que tenemos que quitarnos las botas, una a
la vez.

Hay muchas reglas de seguridad en la base. En ningún momento se levanta y debe evitarse
toda actividad innecesaria. Como toda comunicación superflua. Sólo se habla de cuestiones
operativas. Ningún equipo debe acostarse y flotar, por lo que cuando haya terminado de usar
un objeto de su equipo, empáquelo nuevamente. Todos los desechos, ya sea solo el trozo de
papel más pequeño o un residuo de comida, se deben colocar en una bolsa de basura que cada
uno lleva en su mochila. Siempre hay orinar en una rendija en particular en la roca, y cuando
uno se vuelve muy divertido para que el resto de la compañía la abra, cae en una bolsa que se
pone en otra. Bolsa en la mochila.

Caliento agua y preparo y como mi ración de pollo americano liofilizado con arroz. Así que, me
lavo los dientes, trago toda la pasta de dientes y finalmente me seco en la entrepierna y la
boca me meto en el trasero con un hisopo con alcohol. Todos los residuos los meto en la bolsa
de la mochila y la cierro a fondo. Estoy gordo y preparado, y no hay necesidad de desenfocar el
rostro nuevamente, ya que es de día. Nuestras caras brillantes solo deben ser camufladas
oscuras.

Me instalo en mi estera para dormir con la cabeza en el chaleco y saco la tarjeta impermeable
del bolsillo.

Una vez más miro nuestra ubicación y el terreno circundante.

Las cuatro o cinco casas a pocos kilómetros al norte me preocupan. Sobre todo porque no
están en el mapa. ¿Qué hay más en el mapa? Repito nuevamente nuestros puntos de reunión,
devuelvo la tarjeta al bolsillo y cierro los ojos al sol de la mañana.
Está oscuro, y estoy a mitad de la guardia en la quinta o sexta noche. El tiempo ha comenzado
a fluir hacia afuera. Las rutinas son demasiado largas incorporadas, y el tiempo parece
infinitamente largo. El cuerpo se ha ido a dormir después de la falta de actividad física del día,
por lo que se siente pesado y cada movimiento parece demasiado difícil. Huelo
indescriptiblemente, y mi piel está cubierta con una fina capa de polvo grasiento.

La temperatura es superior a 30 grados en la sombra, y el flujo diario de agua de cinco litros no


es suficiente. Mi orina tiene el color amarillo oscuro, que es un signo típico de deshidratación,
y tengo dolores de cabeza constantes. Al mismo tiempo, lamento lamento haber tomado mi
cálido Goretexstvels. Hoy, cuando me cambié los calcetines, mis hongos absorbieron mucho
mis pies porque no recibieron aire durante muchos días.

Pero al menos los pies no duelen.

Podría ser mucho peor.

Lo que es mucho peor a cambio es el peligroso estado de seguridad que se ha estrechado. Un


sentimiento de que no pasa nada. Por seguridad. Es un sentimiento que hay que combatir con
todo poder.

Si se abandona la disciplina y las rutinas son un peligro para ellos y para la patrulla.

No importa qué tan confiables sean las condiciones, no importa qué tan bien conozca el área,
debe preservarse la concentración correcta. Al Qaeda y los talibanes están a la vuelta de la
esquina, justo al pie de los acantilados en el pequeño pueblo a poco más de una milla de
distancia.

Observo a través de mis binoculares térmicos, y el pequeño sonido de tictac de su refrigerador


me irrita. Creo que es ruidoso y nervioso que se pueda escuchar desde lejos, aunque sé que no
es posible.

Pongo la función de zoom en los binoculares y trazo la ciudad y las rutas de actividad en el
mismo patrón horizontal que cientos de veces antes. Las gotas de lluvia me golpearon.
Entonces, también he intentado la lluvia en Afganistán. Pero ya no sé dormir, porque al mismo
tiempo puedo saber lo que observo en los prismáticos.

A lo largo del camino desde uno de los valles al sur del pueblo, un grupo de hombres camina
hacia la ciudad.

Cuento 12 hombres. Todos estaban armados con Kalashnikovs. No usan luz, se mueven
lentamente y se detienen de vez en cuando. Traen sus armas de una manera relajada que
caracteriza a los soldados con experiencia. Un solo, uno de la parte trasera, es mucho más alto
que los otros y tiene sus brazos sobre su hombro.

No parece tan cariñoso como los demás.

Supongo que es el líder del grupo.


Tomo fotos con la cámara y miro el reloj. 02:43. Obviamente, están en el camino a través de la
frontera de Pakistán y no se parecen a pastores casuales en su camino a casa para mantenerse
al día.

Continúan hacia el pueblo y se apagan detrás de algunos de los edificios traseros donde ya no
puedo seguirlos.

Está lloviendo y mi uniforme está empapado, pero no me importa, porque estoy encantado
con mis observaciones. Varios días de espera dan resultado final. Hay talibanes armados y / o
al-Qaeda en el área.

Parece que estamos en el camino de resolver nuestra tarea.

Horneo con el equipo de la cámara, preparo fotos y texto para Henrik, que él puede enviar a
casa.

No más esa noche. Excepto que un escorpión se cae de mi saco de dormir, ya que luego tengo
que acostarme en él. Desde entonces siempre he agitado mi saco de dormir, mi camisa y mis
botas antes de que lo necesite.

En los días posteriores a mi primer contacto binocular con los hombres armados de la noche,
hay más actividad en el pueblo. Enviamos todos los detalles a KAF a través de la radio. En
grupos de hombres armados en el terreno por la noche, en el tráfico dentro y fuera de las
casas, en las rutinas de trabajo en los campos, el número de mujeres, hombres y niños, que se
supone que tienen grosores en las paredes de las casas, que d Nuestras casas tienen bocetos
del pueblo.

Entonces, de lo contrario, solo estamos esperando para saber qué destino va a hacer esta
aldea.

Lo más fácil del mundo sería llamar un par de F-16 y dejar caer cuatro bombas de 1 tonelada
sobre él. Pero esa solución, por supuesto, no es aceptable.

Tal vez hay mujeres, niños y hombres inocentes que no tienen nada que ver con los talibanes o
al-Qaeda. Una mejor solución será un ataque directo con varias unidades de élite de nuestro
Grupo de trabajo. Pero requiere una preparación extensa y muchos recursos, y no hay
indicaciones de que sea una solución que desee elegir.

Es de mañana y acabo de comer mi desayuno favorito: avena con sabor a fresa.

Estoy a punto de salir de guardia, como si mi corazón se estuviera deteniendo. Ni siquiera a


diez metros de distancia, dos meses con Kalashnikov se están moviendo lentamente hacia
nosotros a través de la apertura del acantilado.

Está claro que realmente no entienden lo que ven. Apretan sus ojos juntos en el sol de la
mañana. Este es su territorio, su patio trasero, y esto no se ve bien.

Uno agarra su arma con fuerza al cuerpo, como si insiste en ser usado.
Tengo mi arma lista en mi hombro. En cámara lenta, la tubería se levanta hacia ellos, mientras
mi pulgar encuentra el fusible y lo asegura en silencio. Listo para luchar.

Fuera del arco, veo que Ren y Henrik también están listos con sus armas. De no haber sido por
la red, hace dos meses que nos habían descubierto. Tienen fullbacks negros, son de piel
oscura, trapos rotos y botas de cuero desgastadas, y uno lleva una túnica negra sobre sus
cabezas. Talibanes típicos. Mikkel se acerca lentamente al mecanismo de liberación de las
granadas de seguridad.

Un metro más y la primera granada podría golpear al frente de los hombres. Ambos
suavemente dan otro paso adelante.

También hace que Henrik asegure su arma, y por el pequeño clic metálico, los hombres se
ponen rígidos, y en el mismo segundo giran en torno a sí mismos y descansan contra la
apertura del acantilado. .

UckFuck, llama a Ren . Después de ellos. Mikkel y Henrik saltan hacia delante debajo de la
red, y con los brazos mirando hacia la abertura de la roca, se sientan junto a los hombres.

EterPeter y Thomas, se descomponen. Ahora, Ren continúa.

La ciudad y la base deben estar empaquetadas y solo puede ir muy lentamente. Arrojo todo el
equipo vital de la ciudad en una bolsa, me peleo de nuevo en la base, donde me aseguro de
que mi mochila esté lista. La red de red no importa, sin embargo, estamos descubiertos y
también pesa demasiado. El pesaje es esencial en vuelo.

Mi corazón está martillando. Arrojo el desayuno de Mikkel y Henry, con el que acaban de
empezar, en su mochila y los cierro.

En un minuto estamos listos para escapar.

Ren sale corriendo por la abertura del acantilado, y observo, viendo que Peter tiene ojos en la
aldea. Bajo ninguna circunstancia debe dejarse fuera de vista, incluso si es en la otra dirección,
tenemos problemas. Mikkel y Henrik se tumban boca abajo en el borde del acantilado, y Ren
se tira a su lado.

"¿Dónde están los agujeros en bruto?", Susurra.

No tenemos un visual en ellos. Deben de haberlo sacado por el culo y los codos bajando la
pendiente.

Es la única manera. ¿Crees que fueron pastores? Rik Henrik pregunta con voz ronca.

Pastores! ¿Qué demonios estabas haciendo con sus padres y cabras aquí arriba? Si fueran
pastores, entonces mi trasero es un hidroavión, rompe Renpper, y puedo sentir una sonrisa en
su rostro.

"Ahí están", exclama Mikkel. “Luchan contra la ciudad”. Cómo han bajado tan rápidamente
supera mi mente. Pero allí están, en pleno apogeo a mitad de camino hacia un pequeño
montón de casas, que se encuentra en el punto más alto del valle.
Saco mis pequeños binoculares Zeiss.

La casa central está equipada con una torre más pequeña con tres y cuatro mástiles con
banderas de colores. Sigo el valle en los binoculares unos pocos kilómetros hacia el oeste y
golpeo otro grupo de casas en la cima de una colina. En una torre, algunas banderas son del
mismo tipo.

Ren , me comunico con KAF, rik dice Henrik y se desliza hacia atrás para salir de su posición y
sube hacia la abertura del acantilado.

Sí, llame a la CAF e indique que estamos comprometidos.

Digamos que tienen que estar listos para hacer un QRF. Una fuerza de reacción rápida es una
fuerza que está lista para ayudar en una situación como esta, y ahora Ren Tenerlos activados.
Ser recogido por el Chinook antes de que oscurezca no es una opción. Es simplemente
demasiado peligroso volar a la luz del día. Podemos llamar a los combatientes en y vía radio
dirigirlos y bombardear al enemigo. También podemos escapar por encima del cuello y la
cabeza. Pero a plena luz del día en lo profundo del país enemigo, es casi una forma segura de
capturar y macablar la muerte. Si somos presionados demasiado fuerte durante un combate
de incendios, podemos, sin embargo, necesitarlo.

Estoy mirando mi reloj. 9.54. Es malo

Más de ocho horas hasta la tarde. A la luz del día, nuestra única ventaja es que la base es tan
alta y que es difícil subir allí. Pero entonces también termina con ventajas.

Somos cinco hombres a 400 kilómetros de casa con una pequeña potencia de fuego
preocupante. Tenemos todos nuestros mosquetones C56 de 5,56 mm y algunas granadas de
mano, y tenemos el lanzador de granadas de 40 mm de Peter.

Ni siquiera una ametralladora que tenemos. Y nos enfrentamos a un enemigo, que en el


transcurso de las horas probablemente pueda movilizar a cientos de guerreros inteligentes con
ametralladoras y morteros.

A pesar del hecho de que un QRF puede tardar muchas horas en salir de aquí, y todo puede
demorarse entonces, decidimos ver la hora en la base y esperar para llamar al QRF.

Mikkel y yo observamos al grupo de hombres frente a la casa con el bastón. Todo el mundo
está armado con Kalashnikovs. Los dos hombres que huyeron de la base estaban en medio del
grupo.

Obviamente, están en el proceso de describir lo que experimentaron en la roca. Con gestos


ansiosos, apuntan hacia nosotros. Uno de los hombres entra en la casa. Otro entra en la casa
de al lado y sale unos segundos más tarde con un pequeño objeto que le entrega y que debe
ser el líder.

Él pone el objeto delante de su boca, y yo me maldigo. Es una radio

A las 11.48, Henrik envía una señal a través de la radio desde KAF. Nuestro QRF con 30
soldados armados de la 10ª División de Montaña de los EE. UU. Está en espera en la base aérea
de Bagram al norte de Kabul. Pero desde el momento en que los solicitamos, se tarda al menos
dos horas en helicóptero para volar a nuestra área.

Ren gruñe y murmura algo que probablemente no está particularmente renovado.

Henrik ya ha establecido la frecuencia en la radio para el centro de comando volador de la


coalición, AWACS, que es un gran avión que administra y distribuye todos los aviones a las
unidades en tierra. Ahora Ren quiere que Henrik prepare la frecuencia para los luchadores.
Ren es el único en la patrulla que está entrenado para convocar aviones de combate de bajo
nivel y dirigir sus bombas al suelo.

A las 12:32 Pedro llega con un mensaje perturbador. Las banderas nuevas se alzarán en otros
colores y tamaños de los mástiles de la casa de la bandera. Poco después, sucede lo mismo en
la casa más al oeste. Así parece que se comunican entre los valles de esta manera, ya que sus
radios portátiles no pueden alcanzar las montañas.

Todavía hay actividad agitada allí.

Ahora cuento entre 10 y 12 hombres decapitados, que parecen soldados que se están
preparando. Esto apunta a, y Ren decide que es hora de un saludo desde el aire. Pero primero
una demostración de fuerza, una demostración de fuerza, donde los aviones de combate
pasan por el valle, para que los talibanes sepan que, con otra instrucción para el piloto, pueden
enviarlos a ellos y a sus amigos a Dreamland con una bomba de mil libras guiada con precisión.
. Ren toma el hueso y llama.

A las 12.48, Ren volvió a llamar a Henrik. Los carroñeros en los aviones AWACS informan que
no tienen aviones disponibles. Podemos intentarlo más tarde. Propias unidades solas en las
montañas, que necesitan ayuda, y también lo son los recursos allí. Nadie dice nada.

Se presiona el estado de ánimo y se pinta la gravedad en las caras gastadas y los ojos cansados
e inyectados de sangre.

A las 14.10 aún no hemos solicitado nuestro QRF. Ren cree que no estamos en el punto donde
se necesita. Pero, ¿por qué los talibanes no lanzaron una ofensiva contra nosotros hace mucho
tiempo? Tal vez piensen que somos muchos aquí arriba? ¿Tal vez no tienen suficiente
tripulación y están esperando refuerzos? A las 14.41 recibimos un mensaje de KAF, que nos
lleva a lanzar todo tipo de juramentos y maldiciones.

Nuestra propia gente en KAF ha tenido la loca idea de que tenemos que empacar y, después
de la oscuridad, infiltrarnos seis kilómetros en una nueva base para continuar la observación
hacia el pueblo. ¿No han entendido nada de la gravedad de la situación? Algún tipo de
personal mezquino que nunca ha estado fuera de su oficina, seguramente ha ideado este
monstruo de un plan mientras saboreaba su enorme culo. botella de agua

A pesar de nuestros informes de que Al Qaeda y los talibanes están movilizando todos los
recursos para perseguirnos, debemos infiltrarnos en este terreno de actividad hostil. Los seis
kilómetros están parejos en observación de aves, por lo que probablemente serán diez
kilómetros. Y tener que encontrar una nueva base sin estudios previos de tarjetas o fase de
preparación es galimatias. No sé a quién temo más: ¿Al Qaeda o este loco de mi propia
unidad? Ren rechaza en blanco la instrucción y le hace saber de una manera muy diplomática
quién tiene las mejores condiciones para tomar las decisiones correctas.

A las 15.53 se nos notifica que todavía no hay posibilidad de cazar, pero que el Chinook vendrá
a buscarnos a las 19.00. Con suerte y habilidad estamos en el helicóptero en tres horas.

Iv: Dame el Swarovski, Peter Peter me ordena y se vuelve hacia mí con una mirada tensa.

Por ejemplo, no puedo verlo correctamente en mi Zeiss, pero creo que sus mejoras están en
camino.

Pedro lo dirige hacia el noreste.

IsPiss, murmura.

La luz ha comenzado a debilitarse ahora, y es difícil ver claramente a esta distancia, pero está
claro que 20-25 hombres se están moviendo hacia la casa con las banderas. Es decir, en
nuestra dirección. Se me enfría la espalda. Por eso han estado esperando. Han sido demasiado
rápidos. Y también saben que están ocupados.

Que no nos quedemos aquí arriba. Que pronto seremos recogidos o recibiremos refuerzos.

La próxima hora será decisiva.

Ren toma una decisión.

Nos estamos moviendo. Parece que están seriamente ahí abajo ahora. Hay algo más de una
hora para que nos recojan. Tenemos media hora bajando a LZ y media hora para mantener a
LZ bajo observación. Preguntas No hay preguntas.

"Así que vamos a casa y oremos, han exclamó riéndose.

Nos reímos, revisamos nuestras armas y equipo y nos aseguramos de que tengamos todo lo
vital desde la base. Henrik intercepta un último mensaje en la radio y anuncia triunfalmente
que hemos sido galardonados con un cañonero. Cinco viejos dientes dentados destellan en
nuestras caras negras. Por fin conseguimos lo que hemos pedido. Un cañonero AC-130 durante
más de una hora. El C-130 Hercules hecho a medida está listo para soportar su enorme
potencia de fuego. Sus ametralladoras Gatling de 25 mm y sus cañones de 40 mm y 105 mm.
Todo lo que tenemos que hacer es apuntar nuestros punteros láser en la dirección del
enemigo, y luego todo el negro será para ellos.

En el viaje por el acantilado, mi mochila se siente más pesada que nunca. Goté de sudor y me
cortaron porque perdí varios kilogramos de masa muscular después de todos estos días de
inactividad. Pero de repente recupero fuerza cuando el mejor sonido llega a mis oídos: el
zumbido profundo de los cuatro motores del AC-130, que circula silenciosamente tres
kilómetros por encima de nosotros. De repente, nuestra situación se siente más segura. La
gentil pero entusiasta voz de Henry confirma nuestra posición, y él anuncia el vuelo en el avión
que agradecemos su ayuda.
Por favor, señores, señores. A unos cientos de metros antes de la zona de tierra, vamos,
porque si nos descubren en la zona de tierra, el Chinook no aterriza y tenemos un gran
problema. Pero la marca ya se ha asentado, y con un poco de suerte lo logramos.

La zona terrestre parece segura, por lo que continuamos hasta la mitad de la colina y nos
tendemos en unos arbustos a poco más de 20 metros de la cima donde aterrizará el Chinook.
Miro pacientemente mi reloj. 18.56.

Sí, así que lo tengo en la radio. Un minuto. Henrik susurra tan fuerte que nos reunimos.

Eso es todo ahora. Me siento en la posición de rodillas y abro mis lentes de noche. Un potente
haz de luz ilumina de repente toda la zona del país. Soy objetivo Es el AC130 el que ayuda con
su poderoso proyecto de infrarrojos, de modo que los pilotos de helicópteros pueden ver la
ubicación exacta de la zona terrestre.

Ahora escucho el débil y liberador sonido de las dos cuchillas del rotor dulce de Chinook.
Activamos nuestra pequeña luz de flash infrarroja en el casco y subimos hacia la cima de la
colina.

Mi estómago se contrae. Estoy más nerviosa de lo que he estado en cualquier otro momento
durante la cirugía. Haz algo mal ahora, hazlo horriblemente mal.

En cuanto a nada, el Chinook aparece fuerte y ruidosamente. Llega a gran velocidad, y casi al
caminar, disminuye la velocidad y transforma la cima de la colina en una enorme nube de
polvo y arena. El piloto gira el costado del casco hacia la cima de la colina y retrocede, por lo
que la rampa de carga casi toca el suelo.

Noté cientos de pequeños destellos de luz del barrido y golpeé las palas del rotor.

Luego, la luz infrarroja del loadmaster destella como una señal clara.

Solo puedo ver la rampa de carga. Pequeñas piedras vuelan y se pegan como clavos en mi cara,
y casi no puedo mantener el equilibrio en la pesada turbulencia de las palas del rotor. Salpico
sobre una piedra y aterrizo en mi rodilla. Se difumina para mis ojos, pero no importa. Nada
puede detenerme ahora. Me arrojo sobre la ropa de cama con un corazón que nunca se ha
martillado más rápido.

Un sentimiento débil de ser liberado, pero primero me siento completamente seguro, ya que
después de un tiempo en el aire llenamos el combustible en los tanques casi vacíos del
Chinook de un avión volador. 130R tanques de aire. Cuando el camión cisterna se apaga y sé
que tenemos suficiente combustible para volver a casa, me siento aliviado sin igual. Quiero
cerrar los ojos y caer. Pero no tengo que dormir ahora. Aún no estamos en casa.

Como soldado, no duermes hasta estar en casa.

J ger - en guerra con la élite: 11 - El mullah ha abandonado el edificio

Por Thomas Rathsack


Los últimos días después de nuestra operación, hemos utilizado para cuidar el cuerpo y
recuperar fuerzas. Dormir, comer, limpiar y lavar todo nuestro equipo. También se realizará un
poco de entrenamiento, pero he arrojado cinco kilos durante la operación y casi nunca durante
el entrenamiento con pesas. Y mis pies todavía están incluidos en los muchos días en las botas
sin aire. Tienen hongos en cojines grandes en todas partes, pero sé por experiencia que con
mucho aire y ungüento se recuperan en unos pocos días.

La primavera también se pone en Kandahar Air Field.

El sol brilla desde un cielo profundo, el calor se dirige hacia los 40 grados, y estamos
mejorando para obtener lo mejor de nuestra vida limitada en la base. En el espacio de
respiración entre las tareas, la vida del campamento puede volverse rápidamente monótona
con los constantes ingredientes diarios: ejercicio físico, entrenamiento de tiro y
mantenimiento en el material.

Pero a medida que el tiempo avanza, socializamos más y más con las otras unidades en el
campamento. Casi todos los días, invitamos a los huéspedes a cenar en nuestra cocina y en la
carpa comedor, donde la calidad de la comida ha mejorado significativamente desde el
principio, donde vivimos principalmente en excursiones.

De vez en cuando, nuestro chef incluso compra carne de res, papa y ensalada a los
estadounidenses, por lo que todo el campamento asa alrededor de los campos petroleros
superiores en el espacio entre las carpas y el edificio principal.

Una carga l también es traída desde Dinamarca y trae el humor a la clase.

Así que nuestra carpa para comer a menudo proviene de la actividad de soldados de élite
australianos, estadounidenses y alemanes a quienes les resulta agradable venir a nuestro
pequeño campamento danés, bien organizado y saliente. Durante nuestra estancia,
compartimos experiencias de nuestros asentamientos. Las condiciones extremas en Afganistán
con el duro clima y el terreno y una imagen del enemigo totalmente impredecible son un gran
desafío físico y mental para todos.

El aire fino de tres a cuatro kilómetros de altura impone exigencias adicionales en las vías
aéreas probadas y una se mueve constantemente alrededor de los límites de lo que es
físicamente posible. Un cazador danés pierde 10 kilos en una operación. Varios otros, después
de su infiltración, se agotaron tanto que colapsan y deben haber agregado líquido por goteo en
el brazo, y posteriormente han habido fases largas con pasividad corporal en la base, que ha
Pérdida de masa muscular y agotamiento general.

Además, la deshidratación constante ha creado condiciones aún más severas.

Vivir en patrullas de cinco hombres en unos cuantos metros cuadrados en un saliente rocoso
de 3.000 a 4.000 metros de altura, a veces hasta dos semanas, no es para el alma delicada. En
febrero, algunas patrullas resolvieron tareas en algunas de las provincias del sudeste, donde
escalaron montañas inclinadas y picos cubiertos con uniformes de invierno con cinta blanca en
los brazos y mochilas blancas. kkene.
Incluso consideraron tomar esquís y barras, pero fallaron debido a la falta de espacio.

Mentalmente, las operaciones son extremas, porque es realmente fatal cometer errores en las
rocas.

No te caes y te rompes una pierna. Caerás al abismo contra la muerte segura. Se desgarra la
psique. Un cazador llamado Hans, a quien patrullo algunos años más tarde, me dice de
inmediato que nunca ha tenido tanto miedo de morir, como cuando se balanceaba con sus 60
kilogramos de espalda. Los lados del acantilado están en las montañas afganas.

Las personas también experimentan el intenso estrés de operar profundamente en territorio


hostil a cientos de kilómetros de sus propias unidades.

Un cazador de la patrulla danesa que vive a nuestro lado nos cuenta sobre una operación
nocturna con su compañero, en la que fue realmente difícil salir mal. En varios días habían
observado contra algunas casas en un pequeño pueblo y sabían que Al Qaeda usaba los
edificios. Así que una noche deciden mirarlos más de cerca. Están a solo unos pocos metros de
los edificios, ya que de repente se mueven detrás de ellos y buscan refugio rápidamente en
una pequeña escalada de vegetación al borde del sendero, y allí, a una distancia de tres
metros, pasan. Abrió al hombre del pasado de Al Qaeda y continúa en una de las casas.

Una noche, nuestro grupo de trabajo danés viene inesperadamente en una misión urgente en
medio de la cena.

Los operadores del avión espía americano no tripulado Predator han enviado un mensaje
rápido a la sede de KAF: mulThe mullah ha abandonado el edificio. El avión espía ha observado
que un mulá talibán, un erudito islámico de gran prestigio, ha salido de su casa de seguridad
en una de las provincias del sudeste de Afganistán. Mullahen es un ex gobernador y ministro
del gobierno talibán que ha estado huyendo desde noviembre de 2001. Es la primera vez que
se le observa después de la caída de los talibanes.

Inmediatamente, nuestro Comandante Supremo de las unidades de élite de la KAF, el SEAL de


la Marina de los Estados Unidos, el Capitán Robert Harward, reúne a las figuras clave de su
personal. En media hora planean una operación para la captura del mullah y deben usar cuatro
patrullas de caza danesas.

Desafortunadamente, no involucra a mi patrulla, pero dentro de media hora, 20 de mis colegas


más cercanos deben completar la tarea.

Dentro de media hora tienen que sentarse en el sitio del helicóptero, por lo que hay una
actividad agitada en las carpas. Se deben preparar chalecos antibalas.

Las municiones, las granadas ligeras, las granadas de humo y las cargas explosivas deben estar
empacadas. Las radios deben estar codificadas y los datos ingresados en los GPS de mano.

El plan es que el avión espía siga el automóvil del Mullah desde el aire y, a través de la radio,
abra el camino para los dos helicópteros MH-53M Pave Low de la operación y el único
helicóptero de combate Apache AH-64A, que con su ametralladora y cohetes es tranquilizador
y valioso. apoyo.
Ya después de 25 minutos, las cuatro patrullas están listas en la puesta en marcha,
helicópteros oscuros, y solo 20 minutos más tarde aterrizan en el camino de tierra humilde,
donde Predator ha designado el camión del Mullah. El helicóptero Apache, con su poderoso
proyecto, detuvo el camión y se detuvo justo delante del mulá asustado y los otros tres
afganos en la cabina del camión. Veinticuatro cazadores salen, los rodean, los cazan
furtivamente y se apresuran a buscar camiones en artículos vitales.

Afortunadamente, los cuatro afganos están solos y no se resisten, por lo que dos minutos
después de que mis colegas hayan aterrizado, facilitan a los mullahs y sus seguidores en la
parte inferior de un MH-53.

Desafortunadamente, resulta que el hombre no es el mullah que asumiste.

Durante la sombra de su camión, Predator se desvió brevemente a otra tarea, que obviamente
era más importante, y cuando reanudó la búsqueda, se trataba de un camión equivocado.

Los cuatro detenidos reciben raciones de agua y alimentos y son devueltos a su camión.

Por supuesto, se condena con tal error, pero eso es lo que sucede en una zona de guerra
sobrecalentada, y unas semanas más tarde, el verdadero mullah es capturado por los
estadounidenses bajo un intenso combate.

La confusión de los depredadores también no perturba el buen trabajo que hicieron los
cazadores al llevar al mullah equivocado a casa de los KAF. Desde el momento en que
recibieron el pedido hasta que lo dejaron, transcurrió menos de una hora y media. Pueden
estar orgullosos de eso.

No tengo miedo de decir que los soldados de élite daneses somos algunos de los mejores del
mundo. En las competiciones y eventos internacionales de soldados de élite, siempre nos
administramos de manera excelente y disfrutamos de una gran reputación en el mundo de las
Fuerzas Especiales.

También usamos parte del tiempo en KAF para estimular nuestra ventaja competitiva. Muchos
cazadores y frentes son personas competitivas, por lo que desafiamos constantemente a las
otras unidades de élite.

Entre otras cosas, il b, donde los cazadores o amigos daneses a menudo se alejan de las otras
naciones y ocupan los lugares 1º, 2º y 3º.

Así como nuestras habilidades de tiro están en la parte superior, generalmente también
ganamos las competiciones.

He trabajado con soldados de élite expertos de muchos países. Pero mis colegas daneses
siempre me impresionan. Son inteligentes, equilibrados y creativos.

Algo irónico, una de las fuerzas del cuerpo de Jager es precisamente que somos una entidad
pequeña que es escasa en comparación con nuestras unidades hermanas estadounidenses,
británicas, escandinavas y alemanas.
Obliga a la organización a pensar y actuar creativamente, mientras que al mismo tiempo
aumenta el poder de toma de decisiones y, por lo tanto, el poder de acción considerablemente
en relación con las unidades de élite más grandes.

Por supuesto, también hay una rivalidad interna entre J gerkorpset y Frmandskorpset.

Hay personas en ambos lados que desprecian notoriamente a los demás. De lo contrario,
nuestra educación educativa es igual de difícil y, básicamente, nos recordamos mucho entre
nosotros en cuanto a cualidades y valores humanos básicos. Estoy realmente bien con los
temas como individuos. Pero la cultura marítima ahora es diferente de la que estás
experimentando.

Fr mandskorpset recluta a casi la mitad de su gente directamente de la calle, lo que significa


que una parte significativa del operativo como punto de partida carece por completo de
experiencia militar y operativa.

En lugar de dirigir dos unidades de élite más pequeñas en un sistema militar tan pequeño
como el danés, en vez de eso, uno debería crear un cuerpo común y crear sinergia. Hoy no
entrenamos juntos y, por lo tanto, no podemos usarnos mutuamente para nada.

Durante periodos sin competencias internas, entrenamiento, entrenamiento, ejercicios y


operaciones en la CAF, busco un desvío útil al ofrecer mi ayuda a las unidades de ingeniería de
los EE. UU. Que desechan las municiones en el desierto alrededor de la base . Ya que tienen
más que suficiente para ver, reciben con agrado mi oferta ya que diseño cursos para la mía y
municiones sin detonar para nuestras patrullas. Para este propósito, me alineo con mi amigo y
colega, el principal experto en remoción de minas del país, el Río de Hierro, que conozco de mi
curso en Eritrea y con el que volé desde Kabul.

Varios soldados de nuestro grupo de trabajo han sido mutilados o asesinados por minas,
minions y municiones sin explotar.

Un sello de la Marina fue asesinado en Tarnak Farms en abril de 2002, y del SAS australiano,
uno perdió la vida y otra parte de su pie cuando pisó un motor personal durante una operación
en algunos edificios. como se supone seguro. Se suponía que mi patrulla había estado en esa
operación, pero los australianos tomaron el control cuando estaban en la zona.

Los numerosos accidentes hacen que algunos cazadores y amigos muy motivados se unan a
nuestro curso. Los primeros días largos y calurosos pasamos vaciando grandes municiones
talibanes, concubinas, túneles y pozos ocultos que nuestro equipo de trabajo ha encontrado.
Toneladas de granadas de tanques, granadas de mortero y cartuchos para ametralladoras y
ametralladoras se transportan a unos pocos kilómetros al sur del KAF. Aquí lo apilamos con
cuidado y colocamos explosivos plásticos en los costados y en la parte superior. A un par de
millas de distancia, estamos lanzando algunos pequeños transmisores de radio, y con
satisfacción consideramos que las municiones enemigas se transforman en poderosas nubes
de hongos sobre el desierto.

El tiempo en el campamento también viene en tiempos oscuros.


En la madrugada del mes de abril, me despierto a un gran golpe oscuro y profundo de un lugar
fuera del campamento. No es inusual escuchar la explosión para udfrer casi a diario
ingenirenheder sprngninger controlada de municiones sin explotar, pero pasando
normalmente absolutamente prcist mediodía alrededor de las 12 horas y en 17.

El Aquí es a las 6.30 de la mañana, observo la mitad de la cocina, pero no pienso en eso hasta
que se reúnen unas horas más tarde y antes de que les entreguen una noticia sumamente
triste. Dos aviones de combate F-16 estadounidenses lanzaron accidentalmente bombas
guiadas por láser sobre una compañía de infantería canadiense que esta mañana estaba fuera
y disparando tanques en Tarnak Farms. Cuatro están muertos y ocho endurecidos.

Estos son los tipos de errores llamados archivos amigables o azul sobre azul. Es una de las
muchas tragedias inimaginables que traen las guerras. Eso, como resultado del bombardeo de
sus propias unidades, debe ser imposible, pero, sin embargo, sucede. Muchos recordarán que
dos soldados daneses también murieron en Afganistán, cuando las fuerzas británicas los
bombardearon por error en septiembre de 2007.

Este tipo de banderas son la mitad y humildes en el campo aéreo de Kandahar. . Estos son los
días en que estás cansado de tu trabajo. No dura mucho antes de que termine mi medio año
con el cuerpo de Jager en guerra. Por esta vez

J ger - en guerra con la élite: 12 - Standby for Europe

Por Thomas Rathsack

Cuando estás lleno de recuerdos de los guerreros vestidos de negro de Afganistán, las
tormentas de arena marrones y los picos de las montañas blancas, Copenhague parece ser
menos exótico y caótico. Y muy seguro.

Poco más de medio año después de mi regreso de Kandahar, con mi patrulla, comencé los
últimos preparativos para la cumbre a gran escala de la UE en Copenhague en los días del 12 al
13 de diciembre de 2002. Cerca de 4.000 policías, policías. Fuerza de acción, unidades de las
Fuerzas Armadas, Främmanskorpset y J gerkorpset: somos responsables de la tarea de
seguridad masiva, que debe garantizar que la cumbre se resuelva en orden.

Los oficiales de todo el país han entrenado durante los últimos meses para manejar las
manifestaciones violentas, y la policía ha recibido un cheque en blanco para cubrir los costos
adicionales relacionados con la Presidencia. Las pistas ahuyentan las últimas cumbres de la UE.

Se han librado de violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. En


Gotemburgo, el año anterior, la policía primero intentó con una mano elaborada y un deseo de
diálogo.

En la cumbre del G8 en Génova, la policía colocó un anillo de hierro alrededor de la ciudad y se


enfureció con los sables. En ambos casos salió mal.
Copenhague quiere que la policía cree un equilibrio entre el diálogo y una mano rápida para
los manifestantes. Sin embargo, si hay problemas, la fuerza policial debe poder tratar con un
gran número de personas arrestadas, y las jaulas están diseñadas para que la policía, en varias
estaciones de policía, tenga suficiente espacio.

La cantidad de participantes de nivel superior es tan grande que la mayoría de los hoteles de
Copenhague deben utilizarse para albergarlos, y todos los hoteles deben estar protegidos en
diversos grados. Para eso, todos los cazadores operativos son llamados. Nuestra tarea es,
entre otras cosas, hacer rutas de evacuación de los jefes de los jefes de estado, ministros y
funcionarios del gobierno a los techos de los hoteles en caso de terror, incendio u otros
eventos que requieran la evacuación.

En las semanas previas a la reunión, pasamos muchas horas en los techos de la capital.

También entrenamos todo el buceo y tenemos listo el equipo de buceo, que podemos
suministrar en poco tiempo, de modo que, por medio del fuego, podamos navegar por los
tiempos difíciles y evacuar. nuestros invitados importantes

Preparamos las laderas con cuerdas, que los huéspedes pueden evacuar en la calle. Y
preparamos selettijj, que en pocos segundos podemos emocionar a los invitados y luego
subirlos en helicópteros. En otras tareas del hotel, colocamos cargas explosivas en todas las
antenas para que, en caso de evacuación, podamos desecharlas rápidamente. De esta manera,
las palas del rotor de los helicópteros no golpean las antenas, y pueden llegar tan abajo que
realmente solo tenemos que elevar a las personas a bordo. Para la mayoría de los equipos de
los hoteles, los helicópteros no pueden aterrizar porque son demasiado pesados.

También pensamos en nuestra propia seguridad en los techos. Si nos encontramos en una
situación en la que es nuestra vida y todas las demás posibilidades se agotan, tenemos un
comodín en el aire.

Hemos empacado nuestros paracaídas de una manera especial para que se liberen
considerablemente más rápido de lo normal. Así que podemos saltar de los equipos del hotel.

Se llama asebasejump , algunos cazadores individuales - voluntariamente - practicando en su


tiempo libre.

Basejump es increíblemente arriesgado, en parte debido a la modesta altura de los hoteles, en


parte debido a las condiciones de viento impredecibles y, a menudo, turbulentas entre los
edificios altos de una ciudad.

Durante la cumbre, todos los helicópteros disponibles de las Fuerzas Armadas están en modo
de espera. Los viejos y fieles helicópteros de rescate S-61, los helicópteros suecos Lynx y los
Fennecs un poco más pequeños de Hrensh se destacan en áreas militares y cuarteles en y
alrededor de Copenhague.

Y claro por esas fuertes patrullas, que tanto los ladrones como los antiterroristas pueden
escalar los hoteles y unir fuerzas con la fuerza policial de acción. En las cuencas y canales de los
puertos, Fr mandskorpset patrulla con buzos y barcos RIB de rápido movimiento.
La cumbre es seguida por unos 15,000 activistas antiglobalización de la mayor parte del
mundo, pero a pesar de algunas manifestaciones y apariciones menores, no se desarrolla
dramáticamente. Tampoco habrá necesidad de insertar J gerkorpset u otra de las entidades
involucradas, por lo que tenemos suficiente para pasar tres días en modo de espera en
habitaciones de hotel y Copenhague, instalaciones militares .

Políticamente, la cumbre toma la decisión sobre la inclusión de diez nuevos estados miembros
en la UE, y está determinada por personas del tipo que tanto políticas como organizativas han
tenido éxito. Solo sé que ha sido un éxito de seguridad.

J ger - en guerra con la élite: 13 - Guardaespaldas en el hotspot mundial

Por Thomas Rathsack

La embajada ahora parece más una fortaleza que una casa. Hemos estado luchando durante
las últimas seis semanas para preparar la casa de 700 metros cuadrados para una nueva vida.
Hasta hace un año, era una casa común para una familia iraquí adinerada en uno de los barrios
más respetados de la ciudad. Ahora ha renacido como la embajada danesa en el centro de una
zona de guerra regular en la ciudad más peligrosa del mundo, Bagdad.

Hemos construido un muro de tres metros de altura que rodea toda la parcela, y que puede
soportar vibraciones pesadas de máquinas e impactos de morteros y cohetes. No podemos
protegernos completamente contra una bomba suicida desde la carretera, pero al menos la
pared amortiguará significativamente el efecto. Lo único que rompe la enorme pared de
ladrillo son dos poderosas puertas metálicas y una única puerta metálica, que son las únicas
embajadas. Desde la puerta de metal, se construyó una cerradura, casi como una jaula
alargada, contra el departamento de la oficina de la casa, que es utilizada por huéspedes con
vientos oficiales, solicitudes de visa y similares.

Un técnico está instalando cámaras en todos los rincones de la embajada, por lo que no hay un
solo gancho del jardín y terrenos que no podamos controlar desde el interior del edificio en
todo momento del día. En la pared y en el techo, se montan potentes proyectores que
iluminan el jardín, el camino de entrada y la carretera por la que ingresa el área. Se ha
instalado un generador gigantesco en el garaje, por lo que las fallas eléctricas diarias de la
fuente de alimentación muy insegura de Bagdad no nos hacen la vida más difícil. Además,
todas las ventanas han recortado una capa de película de explosión para que no se rompan por
los efectos de presión de cualquier bombardeo.

Y durante el sol trasero, los llenamos con arena y los tiramos y varios bloques de cemento a la
terraza y el techo plano, donde hemos dispuesto posiciones de combate más pequeñas con
ametralladoras y cohetes masculinos.

Somos una patrulla de ocho soldados que son pioneros en el servicio como guardaespaldas. Es
la primera vez que los soldados daneses leen este tipo de tareas en condiciones tan difíciles en
una zona de guerra. Antes de la misión, hemos completado más de dos meses un programa de
entrenamiento extenso e intensivo en el cuerpo con entrenamiento de tiro, cursos de manejo,
cerca del campus y entrenamiento de procedimiento. No menos importante, hemos
entrenado la mentalidad que los guardaespaldas deben poseer.

Estamos entrenados como soldados para detectar al enemigo, identificarlo y posiblemente


derrotarlo. Pero como guardaespaldas debemos evitar ponernos en contacto con el enemigo,
y si nos encontramos en una situación en la que nos enfrentamos a él, debemos hacer todo lo
posible para alejarnos de él lo antes posible. . Derrotar al enemigo no es una prioridad, y la
cantidad de enemigos que matamos es completamente indiferente. Si somos atacados, no se
trata de derrotar a los atacantes. Todo está solo para salvar a nuestra Persona muy
importante, VIP, y para evacuarlo lo antes posible a un lugar seguro.

Nuestro VIP es el embajador danés Torben Gettermann. Debemos protegerlo mientras


trabajamos para reconstruir Irak.

Establece relaciones comerciales y diplomáticas entre Irak y Dinamarca y asesora a los iraquíes
en la construcción de una democracia.

Torben es nuestra máxima prioridad. Sí, así que nuestra única prioridad. Si somos atacados, su
guardaespaldas más cercano actuará como un escudo vivo, mientras que todos los demás se
cerrarán a su alrededor.

Se lo recordarán y, si es necesario, nos dispararemos fuera del área a nuestros transportistas,


quienes pueden dejarnos completamente fuera del área.

Nuestro único criterio de éxito es que Torben vive. Cualquiera que sea el ataque, asalto o
asalto, debe sobrevivir, y si no lo hace, hemos fracasado y no hemos resuelto nuestra tarea.

Torben Gettermann está a principios de los años cincuenta, está casado, tiene tres hijos y
anteriormente ha sido publicado en Arabia Saudita, México, Hungría y Grecia. Es un caballero
inmensamente simpático y compasivo, a quien todos los guardaespaldas respetamos y
apreciamos. Tanto como ser humano, como en su calidad de VIP. Esta puede ser una
primadonna molesta y egocéntrica que cuesta alrededor con sus guardaespaldas y que no
escucha o se opone directamente a las recomendaciones de seguridad.

Pero Torben es lo contrario. Él es inteligente y algunos de los menos parecidos a primadonna


que he conocido. Él reconoce plenamente que sabemos más sobre su seguridad que él mismo.
Es por eso que siempre nos escucha y respeta nuestras recomendaciones y decisiones sobre su
padre en los ministerios de Bagdad, las instituciones oficiales y las embajadas.

El equipo de cazadores con los que estoy en este viaje también es enérgico, talentoso,
compasivo y es un placer estar con él. Entrenamos y entrenamos fuerza cada día juntos, todos
estamos en muy buena forma y nos va bien en el balde. Pasamos noches libres leyendo,
viendo películas, charlando y bebiendo refrescos de cola en el gran techo de la embajada con
vista al río Tigris, de 1,900 kilómetros de largo, que atraviesa la ciudad. Por la noche, el techo
es un lugar fresco y agradable en una de las ciudades más cálidas del mundo, en medio del
campanario iraquí con 50 grados de calor al día durante la mayor parte del verano.
Para monitorear y visitar a los invitados de la embajada, hemos contratado a un mayor
número de guardias locales, que también protegen los terrenos de la embajada.

Muchos de ellos no saben delante y detrás de un arma, por lo que debemos educarlos desde
cero para manejar y disparar con un Kalashnikov.

En general, pasamos mucho tiempo con los guardias. No sabemos casi nada sobre ellos y sus
antecedentes, por lo que no podemos confiar totalmente en ellos y casi siempre debemos
verificar si están haciendo su trabajo correctamente. Incluso por la noche siempre hay uno de
nosotros en guardia para vigilarlos.

Sin embargo, en lo que pasamos la mayor parte del tiempo es una visión general de la
situación en Bagdad. Tenemos en nuestra sala de operaciones computadoras, impresoras y
una gran cantidad de mapas de la ciudad e Irak, y es aquí donde tenemos todas nuestras
comunicaciones secretas y cifradas, y equipos de radio guardados en grandes cajas. Desde aquí
estructuramos la información que es importante para nuestro padre como guardaespaldas.
Información sobre dónde y qué sangrientas batallas se están librando entre los soldados de la
coalición y las milicias hostiles, sobre la gran cantidad de bombas en las carreteras y sobre
emboscadas, ataques con morteros y cohetes, que resultan diariamente en un número
desalentador de muertes y heridas. Soldados: todos estos son factores que afectan nuestras
decisiones cuando planificamos rutas y destinos en nuestros viajes diarios por las calles y
playas mortales de la Zona Roja de Bagdad, la Zona Roja. , ya que el vecino está por todo
Bagdad.

La única área segura conocida es la Zona Verde, la Zona Verde. Se trata de unos diez
kilómetros cuadrados, zona vallada a prueba de bombas y fuertemente custodiada, hogar del
gobierno de las fuerzas de la coalición en el país y la mayoría de los extranjeros y periodistas
en la ciudad.

Nuestros coches también han sufrido un proceso de transformación.

Los Toyota Land Cruiser de tono negro y fuertemente blindados y nuestro Mercedes 600 de
500 caballos de fuerza llamado The Beast están equipados con los llamados neumáticos de
carrera plana que permiten al automóvil continuar una cantidad significativa de kilómetros En
llantas desinfladas. También están equipados con equipos electrónicos como GPS,
comunicaciones satelitales, radios de largo alcance y bloqueadores electrónicos para la
defensa contra las bombas en las carreteras.

También desconectamos todos los airbags si tuviéramos que usar el automóvil como un ariete.
Muchos de los guardaespaldas han sido detenidos por los coches enemigos de lado y
obstruyéndolos en conexión con una emboscada. Podremos penetrar estos obstáculos en la
carretera, sin activar las bolsas de aire del automóvil y, por lo tanto, correr el riesgo de
bloquear la vista y romper las manos o los brazos en la unidad y los pasajes del vehículo.

Por supuesto, también tenemos reglas claras para el comercio en la ciudad, y para todos los
casos también hemos preparado planes de emergencia y evacuación, tanto fuera de Bagdad
como fuera del país.
Al igual que hemos arreglado una habitación segura especial en la embajada con suministros
de comida y bebida, así podemos manejar durante semanas sin tener que salir. Una y otra vez,
incurrimos en procedimientos hasta el más mínimo detalle. En uno de los sitios principales
cercanos, entrenamos ataques simulados de bombas en la carretera, donde tenemos que
cambiar de coche durante el disparo enemigo. Entrenamos cambio de neumáticos en los
vehículos blindados a tiempo.

Y en la mitad de la noche, realizamos ejercicios de alarma, de modo que cada uno de nosotros
todavía está medio dormido, precisamente, conoce su trabajo y sus responsabilidades.

Cuando el embajador está con nosotros y conducimos en la Zona Roja, tengo el placer de ser
The gimp, un papel que lleva el nombre de la película estadounidense "Pulp Fiction" de 1994.
donde un maníaco de apartamentos cría a un maníaco sarpullido, The Gimp ,.

No es que esté loco o me esté comportando, pero las condiciones en la parte trasera de un
Land Cruiser son tan estrechas e incómodas como en un ataúd.

Como un chulo, es mi responsabilidad mantenernos detrás de la tumba y vencer las amenazas


que deben acercarse desde atrás, ya pesar del espacio estrecho, he arreglado cuidadosamente
una posición de batalla menor con una ametralladora. R, granadas, granadas, cohetes
masculinos y un arsenal de municiones.

Hace menos de un año, el dictador Saddam Hussein dirigió el país con un sangriento centro de
hierro. Durante 24 años, torturó y asesinó a sus súbditos únicamente por vagas sospechas o
simplemente por cortesía.

Saddam Hussein era hijo de una viuda y fue criado por un tío brutal cuyo modelo político fue
Adolf Hitler. Fue un alboroto de afecto diario, y convirtió a Saddam en la ola más brutal del
vecindario. Se dice que él orgullosamente cometió su primer asesinato cuando tenía 14 años.

Al comienzo de su juventud, se unió al Partido Baath, una organización que inicialmente


trabajó para el panarabismo, el socialismo y la modernización económica, y el joven y
ambicioso hombre se hizo útil como el asesino consciente del partido.

En 1959, cuando tenía 22 años, intentó matar al líder del país, Abdul Karim Qassim. El
asesinato fue planeado y llevado a cabo intencionalmente, Qassim solo resultó herido en el
brazo y el hombro, y Saddam tuvo que huir del país con un proyectil en la noche.

Después de cuatro años de exilio en Beirut en el Líbano y en El Cairo en Egipto, regresó


cuando, en 1963, el Partido Baath, presumiblemente con el apoyo de los Estados Unidos, logró
asesinar a Qassim y por primera vez entrar en un gobierno. El año siguiente, el nuevo líder de
Iraq, Abdul Salam Arif, encarceló a varias personas de los baath, entre ellas a Saddam, quien,
sin embargo, huyó en 1967 y se encontraba en el momento y lugar correctos cuando el año
Baath llegó al poder en vano. Saddam se convirtió en vicepresidente durante su padre Ahmed
Hassan Al-Bakr.

En 1979, se convirtió en presidente y se convirtió en un gobernante soberano y supresor de


muchos Irak ricos y que funcionan bien. Al año siguiente, envió a cientos de miles de jóvenes
iraquíes a la frontera con Irán. Fue el comienzo de una guerra que, al cabo de ocho años, le
había costado la vida a un millón de personas. Saddam, sin embargo, escapó del baño de
sangre con el poder intacto y sin perder la cara. No solo por nuestros grandes préstamos del
miniput rico en petróleo al sur, Kuwait, así como por el apoyo de Estados Unidos porque los
estadounidenses afirmaron que Saddam era un mal menor que el sacerdocio en Irán. Saddam
era necesario para mantener un equilibrio de poder en el Medio Oriente.

Después de la guerra contra Irán, la economía de Irak estaba al borde del abismo, y Saddam
creía que podía leer el problema invadiendo Kuwait el 2 de agosto de 1990. Él asumió que
Estados Unidos apoyaría su invasión y amenazó con terror contra los países que iban contra él.

Pero Saddam se había ofendido. En lugar de apoyo estadounidense, los estadounidenses y la


mayor parte del mundo se opusieron a él. En enero de 1991, se inició la Operación Tormenta
del Desierto, y la Primera Guerra del Golfo fue una realidad. Aquí, el ejército de Saddam fue
claramente derrotado y en seis semanas regresó a Bagdad.

Sin embargo, los estadounidenses no se deshicieron de él, como muchos consideran hoy
estratega estratégico, porque a pesar de una década de sanciones internacionales, que
obligaron a Irak en cierta medida, Saddam logró mantener su posición de poder como el líder
absoluto del país. Junto con sus hijos Udai y Qusai, creó un ambiente extraño rodeado de lujo,
violación, tortura y muerte súbita, mientras alentaba al mundo en la década de 1990 jugando
al gato y al ratón. con los inspectores de la ONU que debían verificar y asegurar que su arma
de destrucción masiva fuera destruida como se había prometido.

Después de todo, fueron destruidos, pero Saddam dejó la impresión de que estaba en
posesión del arma de destrucción masiva, y en un asalto de grandeza demostraría que se había
atrevido a desafiar a la única superpotencia del mundo, los Estados Unidos.

El 20 de marzo de 2003 ha terminado. En la Operación Libertad Iraquí, Irak es invadido sin un


mandato de la ONU por 248,000 soldados estadounidenses, 45,000 británicos, 2,000
australianos y 194 polacos, junto con el apoyo del asentamiento submarino danés. Me entrené
con mis compañeros en las patrullas de nuestro recién adquirido Humvee para participar en la
cirugía, pero en el último momento el gobierno da la mano y nuestro equipo de trabajo se
convierte en desvío. Mayores cancelados.

El propósito de la invasión es eliminar el arma de destrucción masiva iraquí, detener el apoyo


de Saddam a las organizaciones terroristas y liberar al pueblo del país del dictador que solicita
el asesinato en masa contra su propio pueblo. Por ejemplo, se demostró que en 1988 él y su
padre, Chemical Ali , planificaron y llevaron a cabo la llamada campaña de Al-Anfalk contra los
kurdos en el norte del país. Anfal significa rendimiento: al menos 80,000 kurdos en más de 200
aldeas murieron con armas químicas.

Esta Segunda Guerra del Golfo se supera incluso más rápido que la primera. Frente a la
inferioridad de los estadounidenses y los británicos, pero con fuerzas tecnológicas y morales
superiores, las muchas divisiones de Saddam se están disolviendo por completo. Ni siquiera la
Guardia Republicana de alto perfil merece la pena. Por último, Saddam sale públicamente de
Bagdad en un taxi, mientras que su ministro de información, Comic Ali , en varias estaciones de
televisión mundiales en una oleada de euforia, declara que la victoria es inmediata. Final para
las heroicas fuerzas iraquíes.

La coalición contra Saddam por el apoyo de los soldados de otros 36 países, y Dinamarca más
tarde envía un batallón de unos 500 soldados a Basora en la parte sur del país, donde están
sujetos a las fuerzas británicas. Nueve meses después de la invasión, Saddam se humilló por
completo mientras saltaba y el rifle es levantado por un agujero en el suelo de los soldados
estadounidenses y puesto en prisión.

Luego, un tribunal iraquí lo acusa y lo declara culpable de asesinato en masa contra su propio
pueblo y crímenes de lesa humanidad. El 30 de

diciembre de 2006, es ejecutado por ahorcamiento, y el mundo es liberado de uno de los


tiranos más recientes de los últimos tiempos.

Desafortunadamente, la prisa de la convincente victoria de la coalición en 2003 es de corta


duración. Un año después de la invasión y eliminación de Saddam, Bagdad es un lugar
particularmente peligroso con problemas de seguridad casi incontrolables.

Durante la invasión, Irak fue un campo de batalla entre dos partes, cada una con un enemigo
visible. Ahora nos encontramos en un tipo de campo de batalla completamente diferente con
un enemigo, que generalmente es invisible, impredecible y sin escrúpulos. Un enemigo que
usará todos los medios para frustrar los esfuerzos de la coalición para reconstruir el aparato
estatal iraquí colapsado.

Y un enemigo en varios frentes. En general, el partido Baath de Saddam y las facciones


islamistas y chiítas están a cargo de una resistencia, pero también hay varios combatientes
extranjeros, típicamente de Al Qaeda, que están aquí para Búsqueda de militante yihad, guerra
santa.

En esa cuenta, más de 900 soldados estadounidenses son asesinados durante el año siguiente
a la invasión.

A esto hay que sumar miles de mutilados y heridos. Justo dentro de las primeras ocho semanas
después de su llegada, poco menos de 200 soldados estadounidenses murieron en una
sangrienta primavera, más de la mitad de ellos solos en Bagdad. Además, alrededor de 14,000
civiles iraquíes, de nuevo más de la mitad de ellos en Bagdad, han sido asesinados como
resultado de la invasión, los enfrentamientos subsiguientes entre la coalición y las facciones
hostiles, y de bandas criminales que ven sus cortes para explotar. El vacío de anarquía que
prevalece inmediatamente después de la invasión.

Los últimos días han estado extremadamente ocupados, ya que Torben Gettermann ha tenido
muchas reuniones en la Zona Roja. A cambio, la noche ha sido relativamente tranquila con un
solo golpe de mortero a unos cientos de metros de la embajada. Sin embargo, fue suficiente
que todos saliéramos de las camas y obtuviéramos a Torben a salvo en la planta baja de la
habitación asegurada.
Hoy tenemos que entrenar y relajarnos a la sombra del jardín. Sin embargo, solo tenemos un
viaje a un punto de control a solo tres kilómetros de distancia, donde tenemos que recoger a
algunos artesanos iraquíes que trabajan en la embajada. No tienen acceso a la Zona Verde a
menos que uno de nosotros entre a través de la estricta seguridad del punto de control de EE.
UU.

La hora es 09.55 y tenemos que estar allí a las 10 am, pero mi maldita radio no recibirá mi
código. Cada guardaespaldas lleva una radio con un código de alto secreto que hace que sea
imposible escuchar y entender nuestra correspondencia de radio, y en ningún caso podemos
dejar la embajada a menos que nuestras radios tengan la codificación criptográfica.

Finalmente, la radio acepta el código y hago una verificación por radio con mis compañeros
compañeros Kenneth y Christian, dos caballeros experimentados, a quienes también tengo
que disfrutar gran parte de la página. Unos minutos más tarde, conducimos en el Land Cruiser
a través de las puertas metálicas pesadas de la embajada. Nuestros guardias locales siempre
aseguran nuestra emoción al salir a la carretera y detener todo el tráfico lejos de la puerta,
para que nadie pueda ingresar a la embajada.

Como solo tenemos que conducir un poco dentro de la Zona Verde, somos solo tres de
nosotros y tkret, j, mientras que en la Zona Roja siempre somos al menos dos autos con dos
hombre en cada uno En el camino, pasamos por el lugar del desfile con las dos gigantescas
espadas cruzadas, donde Saddam escribe y observa a sus miles de soldados y ropas militares
en marcha a los desfiles anuales. Más allá de las grandes y prestigiosas casas y palacios de
poderosos jardines pertenecientes a la élite iraquí, pero ahora abandonados o tomados en uso
por las numerosas unidades administrativas de la coalición.

En el punto de control siempre hay actividad agitada. Muchos iraquíes están empleados en
varios puestos de trabajo en la administración de la junta de coalición y, por lo tanto, tienen
que entrar y salir del puesto de control todos los días, que consiste en una puerta de entrada
para los huéspedes y una cerradura en forma de zigzag para automóviles rodeados de bloques
de concreto. , llamado Tbones.

La seguridad es extensa. Todos se revisan con detectores de metales y se verifican en busca de


documentos de identidad válidos. Soldados estadounidenses pesados y bien equipados abren
todos los vehículos, los buscan en busca de armas y bombas, verifican con espejos debajo y
controlan el compartimiento del motor en busca de objetos sospechosos. Al mismo tiempo, un
pesado tanque americano de Abrams M1-A2 de 63 toneladas sostiene medio metro de la calle,
un ojo particularmente vigilante en el punto de control.

Con su pistola de 120 mm dirigida directamente al bloqueo de la unidad, puede pulverizar a los
terroristas suicidas en menos de un segundo, que intentan atravesar. Además, una gran
cantidad de ametralladoras sobresalen en todas las direcciones detrás de un sólido muro de
hormigón alrededor del punto de control.

Kenneth corre, y me siento frente al asiento del pasajero y es quien tiene que hacer contacto
con los estadounidenses y traer a nuestros tres artesanos. Kenneth se estaciona en la carretera
a 20-30 metros del punto de control, ya que es demasiado arriesgado estacionar justo al lado.
Para mi chaleco antibalas y armado con mi pistola USP de 9 mm, abro la puerta, salgo a la
calefacción trasera y me dirijo hacia el punto de control.

Apenas he pasado por la parte delantera del Land Cruiser, mientras un potente destello de luz
y un fuerte golpe hacen volar el aire, y una onda de presión me empuja de nuevo hacia el
coche, mientras que una seta naranja dispara hacia el cielo y envuelve el punto de control.
fuego y humo

Desde el poder de la maldición debe ser un coche bomba, y en un corto momento es como si
todo fuera cámara lenta. Primero hay surrealismo tranquilo. Y así se desata el infierno.
Gritando, gritando y lloriqueando, mujeres y hombres huyen en todas direcciones. Me doy
cuenta de que una mujer mayor se cae y que el contenido de su bolsa se extiende mientras la
gente salta sobre ella por temor a convertirse en otra víctima. Una ametralladora mastica
ráfagas largas y sueltas, y los soldados estadounidenses están tratando de obtener una visión
general de muertos y heridos.

Estamos en un lugar mortal. Sabemos que el enemigo a menudo viene con ataques masivos
con armas automáticas y cohetes y aprovecha el caos que prevalece en este momento.
Estamos en una zona de matanza regular. Me estoy tirando al auto y golpeando la puerta
detrás de mí. Kenneth está martillando el engranaje en la parte trasera, haciendo una fuerte
velocidad de rayo de 180 grados y continuando lejos del punto de control.

Mis manos tiemblan ligeramente, y goteo con sudor. Me hace darme cuenta de la suerte que
he tenido. Miro la radio y me elogio por no haber recibido su criptografía. Si hubiera recibido el
código sin problemas, habríamos llegado dos minutos antes y habría estado en medio del
punto de control cuando explotó el coche bomba.

Más tarde, experimentamos que quince personas murieron esa mañana, incluidos tres
soldados estadounidenses. Más de 50 resultaron heridas. También encontramos que nuestros
tres artesanos ni siquiera nos esperaron al otro lado.

Ser un guardaespaldas puede ser un trabajo aburrido y monótono. Lo sé por colegas que viven
a tiempo completo. Algunos incluso dicen que puede ser el trabajo más aburrido del mundo,
porque es probable que nunca se le haga una prueba de lo que pueda. Año tras año entrenas
por un día, por un minuto, por un segundo, cuando terroristas, un loco o solo un borracho
ponen en peligro tu vida, y como un rayo de un cielo despejado, debes movilizar todas tus
habilidades. y canalizarlo hacia el reflejo correcto. El acto que significa vida en lugar de muerte.
Casi ningún guardaespaldas llega a esa situación y ellos lo saben. Por lo tanto, requiere una
disciplina extrema para nunca dejar de enfocar.

Aquí en Bagdad, mis clientes y yo tenemos el privilegio de nunca aburrirnos en el trabajo como
guardaespaldas. Simplemente porque estamos donde estamos, con un nivel de amenaza que
nos permite nunca relajarnos. Las amenazas son reales, no importa dónde estemos y lo que
hagamos. Ya sea en la parte posterior de las paredes de la embajada, en la Zona Verde o en la
Zona Roja. Debemos prestar atención constantemente a los ataques con morteros y cohetes y
al alto riesgo de emboscadas, carreteras y bombas suicidas.

Cosas que ocurren todos los días, o aproximadamente cada hora en Bagdad.
Mañana tenemos una gira de alto riesgo, donde Torben Gettermann va al Ministerio de
Relaciones Exteriores iraquí para reunirse con el Ministro de Relaciones Exteriores.

Es muy tentador porque el Ministro de Relaciones Exteriores es kurdo, y en Irak,


tradicionalmente, ha sido una relación tensa con la minoría kurda en el norte, que quiere la
independencia. Además, casi todo el personal de mil miembros del Ministerio ha trabajado
anteriormente para el particular Saddam Hussein, que oculta a los kurdos, y la gran mayoría
son ex miembros del Partido Baath.

Ha habido un ataque contra el ministro hace un año. Se colocó una bomba en su oficina y se
puso a explotar cuando iba a celebrar una reunión, pero se retrasó en otros lugares de Bagdad.
La bomba explotó en su oficina vacía, y las investigaciones iraquíes y estadounidenses
concluyeron que el asesinato fue llevado a cabo por un empleado del ministerio, un guardia o
un funcionario. Así que incluso dentro de la oficina del Ministerio, Torben está lejos de ser
seguro.

Sin embargo, nunca nos dirigimos a ningún destino con él, sin haber realizado un
reconocimiento exhaustivo antes.

Desde el momento en que dejamos la embajada hasta que regresamos a casa, hay peligros por
todas partes. Hoy voy al equipo de reconocimiento de la Cancillería. Primero, debemos
encontrar la ruta más adecuada para llegar allí y, en parte, ingresar al ministerio mismo y
observar las condiciones.

Determinamos la ruta, desde donde hay menos probabilidades de una emboscada, donde no
hay peligro inminente de bombas de carretera o suicidas, y donde hay primeros puntos de
control, por lo que no debemos detener los vehículos.

Cuanto más nos detenemos, más vulnerables somos.

Es difícil evaluar las amenazas en Bagdad, que, con 6,5 millones de habitantes, es la ciudad más
grande del mundo después de El Cairo.

A lo largo de la década de 1970, la ciudad experimentó un período de prosperidad y


crecimiento debido a los altos precios del petróleo, que es la principal fuente de exportación
de Irak.

Se realizaron inversiones en nuevas infraestructuras, incluidos sistemas de alcantarillado,


suministro de agua y autopistas. Pero la guerra en la década de 1980 contra Irán hizo que las
condiciones fueran difíciles para la ciudad cuando Saddam decidió gastar la mayor cantidad de
dinero en su cabello. Además, miles de residentes de la ciudad murieron como resultado de los
ataques con misiles iraníes. La primera Guerra del Golfo también fue más allá de la ciudad, y
las sanciones internacionales a lo largo de la década de los 90 no llevaron prácticamente a
ninguna reconstrucción antes de que los bombardeos de la invasión de marzo de 2003 dieran
lugar a más ataques. Daño a la ciudad. Además, siguió el saqueo extenso de edificios públicos,
oficinas, museos y palacios presidenciales, así como la destrucción de símbolos en el régimen
de Saddam.
El paisaje urbano en el año 2004, por lo tanto, está dominado por una red de carreteras
sobrecargada y desgastada, un aparato industrial obsoleto, edificios sin rendimiento, calles y
plazas sucias y abarrotadas, así como grandes barrios marginales. En el más famoso de ellos,
Ciudad Sadr, los estadounidenses están constantemente bombardeando batallas sangrientas
contra las milicias iraquíes.

Además de las carreteras desgastadas, a menudo también se las cuestiona y el tráfico se ajusta
de acuerdo con el bienestar de la policía. Hace uso de GPS y tarjetas inseguras. Además, las
personas mueren diariamente en calles, bulevares, plazas y carreteras. Así que es casi
imposible predecir nada. Sin embargo, tenemos una regla fija de que la ruta hacia y desde
nuestro destino nunca debe ser la misma, y además, siempre nos reconectamos para una ruta
alternativa de salida y de casa si tenemos problemas. primaria. Puede ser una emboscada, un
combate de incendios entre estadounidenses y grupos hostiles o simplemente atascos de
tráfico. Además, nunca nos quedamos callados, y siempre sabemos dónde están las bases
estadounidenses más cercanas, por lo que podemos rápidamente encontrar un lugar seguro y
ver las heridas en las instalaciones de refugio que las bases estadounidenses. .

Cuando llegamos al Ministerio de Relaciones Exteriores, nos presentamos como salvavidas


para la embajada danesa y pedimos permiso para inspeccionar el edificio. Explicamos que
nuestro VIP visitará al Ministro de Relaciones Exteriores en un futuro cercano. Por razones de
seguridad, no proporcionamos la fecha ni la hora exactas de nuestra llegada con Torben.

Arreglamos la ruta desde

También se debe verificar la conexión de radio entre los guardaespaldas y los conductores, ya
que las radios no siempre pueden pasar a través de las gruesas paredes de los edificios. No
sirve de nada que de repente tengamos que evacuar y no podamos comunicarnos con los
coros. Deben ser capaces de conducir el Land Cruiser en segundos, para que encaje
exactamente con el momento en que Torben está pasando por la salida. Nunca debe pararse y
esperar delante de un edificio o en cualquier otro lugar para ser recogido. Los segundos en que
se encuentra entre el edificio y el punto de recogida son los más críticos debido al riesgo de
francotiradores, atacantes suicidas y disparos.

A la mañana siguiente, a las 9.30 am, salimos de la embajada en los dos Land Cruiser en
camino a la reunión del Ministerio de Relaciones Exteriores. Hay plena concentración en el
coche. La pequeña charla está prohibida.

Torben lo sabe, y él tampoco dice nada.

Los últimos días en Bagdad han sido muy violentos y sangrientos. Más de 200 civiles iraquíes y
25 soldados estadounidenses han muerto a causa de suicidas y bombas en las carreteras.

La ruta hacia el Ministerio de Asuntos Exteriores nos lleva a través de algunas de estas calles y
vecindarios con problemas, y aunque nadie dice nada, hay un ambiente emocionante en el
automóvil.
Como gimp, tengo que informar sobre las amenazas que tuvieron que atacar desde atrás. Pero
si considero que la amenaza es real, yo mismo tomo la iniciativa con mi ametralladora o mi
lanzagranadas.

Nada primero que pedir permiso de nuestro guardaespaldas, Michael.

La amenaza más inminente y probable son los terroristas suicidas en automóviles, que desde
atrás aceleran el costado de nuestro automóvil y se dejan esparcir en el aire. Estos autos son a
menudo máquinas estúpidas y llenas de explosivos que matan todo en un radio de 50-100
metros. Tanto el equipaje como los asientos y los pisos suelen estar llenos de explosivos, y un
monstruo así detona a nuestro Land Cruiser, todos seremos asesinados incluso si están
blindados. Los autos suicidas son reconocidos por el hecho de que a menudo conducen la ruta
de los piratas informáticos y, por lo general, se destacan del resto del tráfico, ya que las
barreras son empujadas hacia abajo debido al gran peso de los explosivos. Además,
normalmente solo hay coches en el coche. No hay necesidad de perder dos vidas.

Es una mañana ocupada en la ciudad. Conducimos a la velocidad más alta los permisos de
tráfico, y los dos conductores zigzaguean entre los muchos otros autos. La mayoría de la gente
entiende que los guardaespaldas fácilmente reconocibles no quieren otros controladores para
ttp . Sin embargo, todavía hay algunos que no lo entienden, y algunos guardaespaldas
aprovechan cada oportunidad para abrir fuego.

También me siento constantemente con una mano lista en la parte posterior del asa para
poder abrirla rápidamente, y tengo la otra mano lista en la máquina, pero nuestro fusible es
más tiempo. A menudo es para abrir el portón trasero y colocar una ametralladora lo
suficiente como para que la mayoría de los autos sujeten los frenos.

Si no lo entienden, tiro una pomada o dos en el asfalto que está frente al auto, y si aún no
funciona, tiro al bloque del motor.

Si se percibe al conductor con tanta fuerza que aún no entiende el mensaje y continúa hacia
nosotros, no recibirá más advertencias y habrá un tiro libre contra él.

Más adelante, una nube negra aparece repentinamente, y nos gustaría salir de esta calle.
Simplemente no hay calles laterales, así que tenemos que continuar y pasar a un par de
soldados estadounidenses y Humvee con rifles M16, que abiertamente dirigen y dirigen el
tráfico desde un puente. tracción a las cuatro ruedas.

Parece un guardaespaldas que corre sobre una bomba en la carretera.

Continuamos lo más rápido posible lejos del lugar y continuamos por la calle de dos carriles
hacia el puente Al Sinak, que nos lleva por Tigris.

Después de 15 minutos de viaje agitado, llegamos al Ministerio de Asuntos Exteriores unos


minutos en 10.

Como punto, siempre soy el primero en salir del auto, el que va directamente a la persona de
recepción en la entrada y se asegura de que todo esté en orden. Un señor mayor que me
conviene, que supongo que es el Secretario del Ministro u otro funcionario de alto rango, me
da la bienvenida y me dice que el ministro está listo. Le comunico la radio a Michael, quien le
abre la puerta a Torben, quien acaba de quitarse el chaleco antibalas y viene rápidamente
hacia mí.

Como desolador, me dirijo a través de los largos corredores del ministerio y dejo que las
personas que están frente a nosotros comprendan que ahora hay un VIP y que no tenemos la
intención de ceder.

Torben siempre lo hace muy rápido, y siempre tengo que asegurarme de que haya una
distancia adecuada entre los otros cuatro guardaespaldas que están a su alrededor. Al mismo
tiempo, tengo que fijarme en todo lo que pueda asemejarse a amenazas potenciales, en
primer lugar, las armas que están presentes en todos los ministerios y edificios oficiales
iraquíes.

Los terroristas suicidas a menudo parecen nerviosos, anormalmente rápidos y, en otras


palabras, de una manera incómoda debido al chaleco suicida que llevan debajo de su capa
máxima.

Pero también sucede que las mujeres, hombres y niños retrasados son utilizados como
terroristas suicidas y enviados con el propósito de estallar en el aire con un disparador remoto
de las espaldas reales. Nunca hay indicadores seguros y no ambiguos.

15 metros frente a mí, el reloj 1 atrapa a dos guardias armados que me interesan. Sin
embargo, en el caso de una inspección adicional, se ven aburridos y apáticos. No hay amenaza
allí. Incremento el ritmo hacia la puerta cerrada diez metros más adelante, que conduce a un
gran salón con balcones alrededor del salón principal. Necesito unos segundos más para filtrar
la habitación antes de que Torben pase por la puerta. Los balcones se ven bien, así como no
parece haber nuestras armas o personas sospechosas en el pasillo.

Así es como entra Torben, rodeado de los demás, y seguimos avanzando a un ritmo rápido.

La luz del sol a través de la ventana me sangra, y los alrededores se vuelven borrosos.
Rápidamente empujo mis gafas de sol hacia abajo desde la frente.

Un joven colgado en ropa blanca viene directamente a mí a gran velocidad con las manos en el
bolsillo. El es extraño

Cuando soy un hombre clave, mi arma siempre está asegurada y puse mi dedo en el gatillo.

Ahora está tan ttp que puedo ver que es miserable porque está cojeando y salta a un lado y lo
saluda con nerviosismo cuando ve que somos guardaespaldas. .

Llegamos a la oficina del ministro, y solo un guardaespaldas sigue a Torben a la reunión con su
arma oculta en el interior. La conexión de radio a los dos Land Cruiser está bien. Informamos
que todo está bien y que la reunión está en curso.

La cultura de la cultura en Irak es muy diferente de lo que estamos acostumbrados en


Dinamarca. Es muy normal que los funcionarios públicos, secretarios y asistentes tengan todas
las oportunidades posibles para acceder a la oficina en medio de una reunión.
Aunque tenemos un guardaespaldas armado, insistimos en que se busque a las personas que
quieren ingresar a la oficina. Da lugar a voces fuertes como amamos pero ciertamente
rechazamos. La mayoría de las veces, se acepta, pero hoy en día un caballero anciano y
poderoso con una carpeta negra y un lugar de trabajo supuestamente importante con el
ministro niega haber sido registrado. Así que no podemos permitirle que acceda, y nos deja en
una nube de árabes y maldiciones sin duda muy halagadores.

El camino ha terminado. Salimos, report informo un poco más tarde en la radio a los dos
conductores, mientras nos dirigimos hacia atrás a través de los pasillos apretados. Fuera de la
entrada principal del ministerio, paso entre cinco y diez segundos observando si hay personas
sospechosas o conductores antes de dejar que Torben salga y se pare en el auto delantero
para Abre la puerta trasera para él. Unos segundos más tarde, estamos sobre ruedas de nuevo
y nos dirigimos a la Embajada de Dinamarca con nuestro precioso cargamento.

Hemos estado conduciendo durante un cuarto de tiempo, cuando un llamado equipo de


vaqueros se acerca a alta velocidad desde atrás.

Además de las milicias hostiles, los terroristas y las bombas en las carreteras, los equipos de
vaqueros son algunas de las cosas que más tememos. Es un equipo de guardaespaldas, a
menudo estadounidenses, formado por aficionados felices que están aquí para ganar dinero
rápido.

Es, en el mejor de los casos, ex soldados, a menudo sin ningún tipo de entrenamiento de
salvavidas.

Tipos machistas bombeados, que prefieren disparar todo lo que se mueve. Ya se trate de otros
guardaespaldas, el tráfico local o los transportistas militares, no les importa en absoluto.
Carecen de cualquier tipo de visión general y, por lo general, tienen un letrero detrás de sus
autos con la descripción Fuerza mortal autorizada, que preferirían no practicar.

Muchos iraquíes inocentes han sido víctimas de estos aficionados mortales, quienes,
afortunadamente, se han vuelto más raros en la escena callejera porque las empresas de
seguridad han reconocido que sus clientes no quieren que sean guardaespaldas.

Pero todavía quedan algunos. Y, cargado con la enorme tracción a las cuatro ruedas
estadounidense que se acerca, hay una enorme colina detrás de la ametralladora. Con una
camiseta ajustada y una banda para la cabeza en lugar de un casco, él une sus brazos al tráfico
de fondeo, que obviamente quiere evitar. Podríamos optar por continuar en nuestro ritmo y
en la carretera, pero simplemente no es un riesgo con una colina tan feliz como el gatillo
detrás de nosotros.

No me siento seguro y recomiendo a Michael que cambiemos rápidamente a la ruta


alternativa.

Nos lleva por el puente del 14 de julio, donde nos detenemos en el punto de control
estadounidense y permitimos que los soldados de infantería estadounidenses, cada vez más
vigorosos y profesionales, nos revisen a fondo antes de cruzar el puente y Tigris y
directamente a La Zona Verde con la Embajada a tiro de piedra.
"Detener el coche, Ben Torben llama de repente".

El conductor frena los frenos y vamos juntos cuando pensamos que algo está mal. No esta ahi
Torben solo quiere ver algo que haya notado en la carretera. En la Zona Roja no lo aceptamos
bajo ninguna circunstancia, pero como ahora estamos en la Zona Verde, está bien.

Todos salimos y lo seguimos a la zanja, donde un perrito atado a un árbol con un árbol de
metal apretado aparece alrededor de su cuello. No hay gente dentro, y aparentemente el
cachorro se queda atrás, deshidratado, hambriento y cosechado.

Torben considera al cachorro por un tiempo y luego toma una decisión rápida de que debería
irse a casa a la embajada. Lo liberamos, y el embajador escapa el bulto sucio que es una mujer
en el auto. En casa, en la embajada, él la lava, le da una caja de cartón y le da el nombre de
Maggie.

Más tarde en el día, tenemos un viaje al Ministerio de Integración de Iraq en la Zona Roja,
donde todo vuelve a ser atractivo, e incluso pasamos algunas horas en el gran y hermoso
centro de capacitación en la Embajada de los Estados Unidos. .

Un buen día termina con la innumerable temperatura nocturna en el techo de la embajada con
un refresco frío, y un par de cazadores fuman en sus pipas.

Sobre el cielo, los proyectiles de los trenes ligeros son similares a las ametralladoras, los
pequeños misiles. O bien son de las operaciones que los estadounidenses realizan todas las
noches en cualquier lugar de Bagdad. O es la celebración cuatro de las familias iraquíes, que,
para bodas u otras ocasiones festivas, disparan al aire con sus Kalashnikov y no rara vez matan
a personas.

Una mañana después de un tiempo, Michael y yo estamos tumbados en el techo y lamiendo el


sol antes de salir de viaje a la Zona Roja. Los demás limpian el arma después de los disparos de
la mañana, y Torben trabaja en su oficina. Me acuesto de espaldas y miro hacia el cielo
siempre azul, cuando de repente noto dos puntos negros que vuelan en paralelo a nosotros a
40-50 metros sobre el suelo. Michael también debe haberlos visto, porque ambos saltamos y
nos damos cuenta de que es un ataque de mortero en la Zona Verde.

Unos segundos más tarde, las dos granadas golpearon el suelo a una distancia máxima de 50
metros de dos rocas huecas y huecas que hacen temblar las ventanas en la embajada.

Michael y yo saltamos por las escaleras para sacar a Torben de su oficina y llevarlo al punto
más seguro en la planta baja de la embajada, pero Lars y Christian ya lo están sacando a
relucir. .

Torben es a menudo atrapado cuando hay ataques con cohetes o morteros, pero estos son ttp,
y claramente parece nervioso. En los minutos, escuchamos varias detonaciones en dirección a
la embajada de Estados Unidos, que está a solo un kilómetro de los daneses, y las próximas
dos horas son un largo ataque con cohetes y morteros.

Solo estamos sentados patos, lo que nada puede hacer excepto mantener la cabeza baja. Cada
vez que intentamos continuar nuestro viaje, solo nos llega otra ola de morteros y cohetes.
Mientras que los marcos fuera de las paredes de la embajada, estamos bastante seguros, pero
si un mortero o un cohete golpea las paredes, puede ser fatal.

A medida que pasan las horas, tenemos una forma extraña de acostumbrarnos a los impactos.
Nos sentamos y jugamos brevemente en el suelo con Torben, mientras que otro mortero
detona la embajada.

Me doy cuenta de que lo pensamos mal, pero el juego de cartas parece más absorto que el
peligro de la vida en el que nos encontramos.

El ataque se asemeja a un esfuerzo coordinado, donde todos los recursos se dedican a golpear
el enorme complejo de embajadas de EE. UU. Que, con sus varios miles de empleados en uno
de los antiguos palacios de Saddam, es obviamente un objetivo codiciado. Los rebeldes suelen
disparar sus cohetes y morteros desde las calles de la Zona Roja, donde la distancia a la Zona
Verde coincide con el rango de armas. En camiones o camionetas, tienen rampas de
lanzamiento que están cubiertas con lonas, y en un minuto o dos han disparado su carga y
desaparecen tan rápido como llegaron.

Los estadounidenses, incluso con su tecnología sofisticada, no tienen oportunidad de localizar


a los rebeldes, ni liberan pérdidas en los ataques de hoy. Una choza de pepino nepalí en la
embajada muere cuando un fragmento de una granada de mortero atraviesa su casco. Y un
estadounidense muere por un accidente de cerdo, ya que un cohete BM21 de 122 mm de
causas inexplicables no detona cuando toca el suelo, sino que golpea al hombre como el lugar
de la muerte.

Todas las misiones como guardaespaldas en Bagdad duran de dos a tres meses, y luego de
algunos meses en casa en el invierno húmedo y gris, ahora espero con ansias mi tercera
misión. De hecho, estoy ansioso por regresar a uno de los lugares más populares del mundo, y
como de costumbre, es la emoción y la unidad de mis compañeros de caza en la patrulla que
tira.

Acabo de llegar a la embajada y todo se parece mucho a sí mismo. Sin embargo, los macizos de
flores del mar y el seto parecen aún más bien hechos que antes. Hay un par de nuevos
guardias que saludo educadamente. Y tenemos dos nuevos Land Cruiser para leer The Beast,
que básicamente ya no usamos, ya que resultan inadecuados para las calles de Bagdad. No se
puede superar esas colinas. Aceras y descuentos centrales en caso de evacuación.

Y Maggie ha crecido más. Por razones cercanas, no sabemos cuántos años tiene, pero debe ser
de un año, y se ha convertido en una dama animada y particularmente decidida que está
encantada con la reunión conmigo. . Durante mis misiones anteriores, la he cuidado mucho, y
aquí a fines del invierno, con noches agradables de 5 a 10 grados y agradables 30 grados por
día, pasamos muchas horas en el jardín, donde jugamos y entramos. Ver comportamiento
basal del perro.

Torben está en Copenhague para asistir a varias reuniones en el Ministerio de Relaciones


Exteriores, y debemos recogerlo mañana en el Aeropuerto Internacional de Bagdad, llamado
BIAP.
Soy responsable de obtener información sobre la imagen del enemigo en Bagdad antes del
viaje.

Los obtengo principalmente del departamento de inteligencia de la Embajada de los EE. UU. Y
en nuestras reuniones diarias en nuestra propia embajada, transmito la información al resto
del equipo. Además, conduzco y paso parte del día preparándome para el Land Cruiser, del
cual soy responsable en las futuras visitas a la Zona Roja.

Todas las principales rutas de suministro en Bagdad han sido nombradas por los
estadounidenses. Algunos de los más grandes tienen nombres como Brewers, Tampa y Pluto y
son usados diariamente por las interminables columnas de suministros para su máquina de
guerra de 100,000 hombres.

La franja de carretera que va desde la Zona Verde hasta BIAP se llama Irish. Tiene su nombre
del equipo de fútbol americano de la Universidad de Notre Dame (Fighting Irish) y, por lo
tanto, sigue una tradición en el ejército de EE. UU. De nombrar a los principales equipos de
equipos deportivos.

Los irlandeses no son largos, en realidad ni siquiera siete kilómetros, pero en los años 2003-
2006 no tiene paralelo como la sección de carreteras más peligrosa del planeta. Nada menos

La carretera de cuatro kilómetros es el área preferida de las milicias y grupos terroristas para
atacar bombas en las carreteras, atacantes suicidas y emboscadas, que en los últimos años han
requerido cientos de víctimas civiles y militares y miles de heridos. El irlandés también es un
negocio lucrativo. No es inusual pagar $ 20,000 para contratar a un equipo de guardaespaldas,
que en media docena entregan sus personalidades VIP en la Zona Verde o BIAP.

No hay forma de ir por los irlandeses para los numerosos diplomáticos, funcionarios,
periodistas y otras personas asociadas con la Zona Verde, desde y hacia BIAP.

Los helicópteros americanos Black Hawk vuelan bastante bien en la línea, pero están
reservados para personalidades VIP de alto rango como generales de Estados Unidos, políticos
y diplomáticos de primer nivel. Y deja a todos los demás atrás, lento para conducir el tramo en
coche. Algunos de nosotros muchas veces a la semana y muchas veces al día.

Cuando fui recogido en BIAP ayer por el equipo que debía ayudar a leer, tuvimos que esperar
tres horas. Los estadounidenses habían cerrado a los irlandeses, ya que en menos de dos
horas, tres bombas en la carretera y dos terroristas suicidas se estrellaron en las columnas
militares de los EE. UU. Con varios soldados estadounidenses, contratistas y civiles iraquíes
muertos.

Las milicias y los grupos terroristas han comenzado a volverse aún más inescrupulosos cuando
llevan a cabo sus ataques. Después de que las bombas de la carretera son detonadas, deben
ser evacuadas de muertos y heridos, y los soldados estadounidenses, como siempre, llaman a
un helicóptero médico claramente marcado con cruces rojas. De acuerdo con todas las
convenciones de guerra reconocidas, los incendios nunca deben abrirse o las aeronaves
pelirrojas. Pero no se aplican convenciones a los rebeldes en esta guerra. Cuando el
medicoóptero aterriza, las milicias a menudo están listas con ametralladoras y lanzacohetes y
hacen emboscadas contra los soldados que intentan evacuar a sus muertos y heridos.

Los oficiales también matan a los perros y burros, luego los rocían, los llenan de ráfagas
improvisadas, los ponen en la carretera y los disparan en el aire cuando son militares. O los
guardaespaldas los pasan.

Muchas de las bombas de carretera se detonan usando transmisores inalámbricos, como


teléfonos móviles o radios pequeñas. Podemos, hasta cierto punto, poder hacer esto
utilizando los interferentes de Land Cruiser, que perturban estas señales. El problema es que
las milicias encuentran rápidamente otros rangos de frecuencia que nuestros interceptores no
pueden capturar.

Y, desafortunadamente, las milicias en su mayoría usan solo bombas de carretera con cables,
por lo que todas las contramedidas sofisticadas son irrelevantes.

Nuestros indicadores de la ejecución de bombarderos suicidas tampoco son seguros. Hay


varios ejemplos en los que los terroristas suicidas transportan a mujeres y niños para que no
levanten sospechas cuando conducen sus objetivos y se vuelan a sí mismos ya todos los demás
en el automóvil en el aire. .

Ahora estamos en el último punto de control en la Zona Verde, antes de irnos, listos para
conducir al BIAP y recoger a Torben, que llega con un avión militar de Kuwait. Los jammers del
Land Cruiser están encendidos, las radios están controladas y ambos coches están llenos de
armas y municiones.

Tomo un agua seca y una respiración profunda y me preparo mentalmente para el intenso
viaje de minutos de Irish. Es como jugar a la ruleta rusa cuando nos dirigimos hacia el tramo
que se acaba de reabrir, después de eso otra vez esta mañana, dos soldados estadounidenses
murieron cuando su Humvee fue alcanzado por una bomba en la carretera.

Salimos del punto de control y acelero a 120 km por hora. No demasiado rápido, no demasiado
lento. Michael, que está sentado en el lado del pasajero, y yo mismo debemos tener tiempo
para observar.

Pero al mismo tiempo, debemos disparar a una velocidad suficientemente alta, por lo que no
somos un objetivo demasiado fácil. La armadura pesada hace que el centro de gravedad esté
alto en el auto, por lo que reacciona mucho más poderoso que un Land Cruiser estándar, y
estoy constantemente tratando de anticipar la conducción y evitar los giros bruscos. El otro
Land Cruiser está exactamente a la misma velocidad, unos pocos metros detrás de mí. Ningún
coche tiene que interponerse entre nosotros.

Los primeros 500 metros conducimos por un puente de la autopista, que se fusiona en la parte
más transitada de Irlanda, donde el camino es la pista de madera. En la medida de lo posible,
me mantengo en el camino medio. Reduce el efecto de las bombas de carretera.
200 metros delante de nosotros, un automóvil cuádruple conduce lentamente en la pista
central. En cuestión de segundos tendré que adelantarlo, pero lo quiero en la pista a la
derecha y destellar con la luz larga. No hay reacción.

Sigo moviéndome, y como estamos a solo 50 metros de él, uso la bocina y la luz larga.
Funciona y reacciona rápidamente moviéndose en el volante y moviendo el auto en el camino
correcto. Obviamente, sabe que un guardaespaldas irlandés no debe ser visto.

El primer puente sobre la carretera emerge 500 metros más adelante. Los puentes son
siempre un punto crítico. Las bombas de carretera se colocan allí en el refugio de la marca, y
desde los puentes se lanzan bombas desplegables.

Cuando veo a dos personas que se mueven hacia la mitad del puente, lo informo por radio,
para que todo el equipo sepa que existe una amenaza potencial.

Inmediatamente no hay nada que ver dentro del puente. No hay gente, ni animales muertos,
ni objetos sospechosos. Pero justo antes de conducir bajo el puente, paran dos meses.
Continúo por debajo del puente, pero rápidamente me cambio al carril izquierdo, por lo que
no entramos en el mismo carril en el que entramos. Volvemos a salir por el otro lado sin que
pase nada.

Sin embargo, no tengo que pensar en los hombres en el puente varios pensamientos, ya que
500-600 metros más adelante, un fumador cruzará la calle.

Más cerca podemos ver un Land Cruiser rodeado de llamas y humo negro. Un equipo de
guardaespaldas inglés golpeado por una bomba en la carretera. Es obvio que acaba de suceder
porque no hay signos de vida alrededor del coche. 50 metros más adelante tiene el segundo
coche del desafortunado equipo.

Con cascos, chalecos antibalas y ametralladoras, dos guardaespaldas saltan del carro hacia la
zanja, mientras que otros dos se disparan con extintores contra el carro en llamas.

Cuando pasamos por el coche, suelto los ojos de la carretera por un momento. La cabina es
fresca en humo y las llamas están a muchos metros por encima del automóvil. Si la gente en el
automóvil no se bajó de la bomba en la carretera, ahora están muertos.

Ninguna criatura sobrevive allí. Estoy pensando en los hombres cuyas vidas terminaron
abrupta y violentamente en una carretera en un país extranjero lejos de casa. A pesar del aire
acondicionado de la cabina, noto que estoy sudando.

2,000 metros hasta el punto de control entrando en BIAP. El puente número dos se debe
pasar, y recuerdo los dos orificios grandes del golpe de mortero en la vía central de la carretera
y el cambio de vuelta al carril izquierdo. 1,500 metros, y escucho la voz de Magnus riéndose,
por ejemplo, cuando la abro en la radio del otro Land Cruiser. Él es gimp, y eso significa que
abre la puerta trasera. Un automóvil que hace revisiones severas dentro del tráfico de anclaje
parece sospechoso.

Magnus ha disparado salves de advertencia y sabe exactamente cuándo es necesario.


Pero aquí basta embotellar la máquina. El coche se mantiene a distancia.

Como siempre, es un alivio llegar al punto de control estadounidense, masivamente protegido,


donde un gran hombre de infantería negro nos recibe. Puede mirar el auto que no nos parece
una amenaza y asomar la cabeza con una amplia y amplia sonrisa: "Oigan, ¿qué pasa?" En el
futuro, manejamos a Torben hacia y desde las reuniones En la Zona Roja casi a diario.

También estoy cada mañana en la Embajada de los Estados Unidos, donde recibo información
y pronósticos para el día siguiente.

He estado trabajando estrechamente con los estadounidenses durante los últimos tres o
cuatro años y me impresionan. Tanto como humanos como fechas de sol. Son los más
amigables, más compasivos, serviciales y serviciales. Nunca he entendido la arruga europea en
los soldados estadounidenses. El ejército estadounidense entrena a los mejores soldados del
mundo. Más largo no es lo mismo. Los europeos, por otro lado, suelen ser lentos y de media
hora.

Incluso los británicos que alguna vez fueron insoportables parecen ser algo más lentos, incluso
a veces sombríos.

Actualmente, uno de los temas candentes en el departamento de inteligencia de EE. UU. Es la


zona de amenaza en la Zona Verde. La zona segura no es tan segura como antes. La semana
pasada, varios explosivos improvisados se encontraron debajo de autos estacionados y en un
bote de basura dentro de la zona.

Los estadounidenses creen que los iraquíes son capaces de contrabandear los explosivos, y eso
es, por supuesto, un motivo de preocupación. A cualquier persona que se encuentre en la zona
se le recomienda proporcionar seguridad. Esto significa que controlamos nuestros
automóviles, especialmente debajo, cada vez que estacionamos.

Incluso en la Zona Verde y fuera de la nuestra y de la embajada americana.

Además de nuestros años oficiales, también visitamos con frecuencia la Embajada de los EE.
UU. Para proporcionarnos su abundante bufé, ya que la mañana, la cena y la noche están a
disposición de los estadounidenses y sus socios de la coalición en uno de los grandes salones
de la antigua palacio. Los sirvientes bien vestidos de blanco ofrecen todo tipo de carnes,
ensaladas, papas, colas de langosta, sándwiches, frutas, pasteles, helados y refrescos. Una
verdadera tierra basta en la que nos divertimos después de un día largo, caluroso e intenso. El
hecho de que también haya muchas mujeres en la embajada solo aumenta nuestro apetito.

Una noche, cuando todos los ocho miembros del equipo comemos allí con Torben, nos
sentamos en una mesa con un grupo de jóvenes pilotos navales estadounidenses.

Torben está sentado junto a ellos y, en un momento dado, escucha su conversación sobre las
operaciones en las montañas de Afganistán en 2002 por "los jaegers daneses". Los jóvenes
soldados de infantería están llenos de admiración por estos vikingos enormes, alienígenas y
salvajes que, con 150 kilogramos de mochila pesada, habían subido y bajado de la ladera de la
montaña como cabras montesas y habían comido a los terroristas de Al Qaeda para el
desayuno. Y entonces Torben no puede hacerlo. Se dirige con un brazo hacia nosotros y,
dirigido a la infantería, dice en voz alta: "El caballero, puede presentarle: los jaegercorps
danés". Expresiones faciales decepcionadas que nos condenan, parecemos ser apenas tan
heroicos aquí vivos con nuestros banquetes al sol llenos de comida.

En esta mi tercera misión como guardaespaldas en Bagdad en el verano de 2004, las


condiciones en la ciudad casi no han cambiado. La Zona Verde está expuesta casi a diario a
morteros y cohetes, y las calles de Bagdad aún están marcadas por bomberos y bombarderos
suicidas.

La seguridad es miserable, la violencia es cruel, toda la estructura de la comunidad iraquí está


a punto de disolverse, y el gobierno de los Estados Unidos está presionado por enormes
pérdidas y un desmoronamiento del apoyo a la guerra en el frente interno.

Torben pronto ha emitido su tiempo como embajador y tiene que pasar al servicio exterior.

De hecho, después de un intenso debate sobre este puesto de embajador atípico, parece
bastante afectado.

Pero sabemos que espera un trabajo menos dramático y, no menos importante, más tiempo
con su familia.

Siempre quiero recordar a Torben como un excelente jefe y una persona simpática, tranquila y
equilibrada. Y definitivamente nunca olvidaré su ansia por llevar una dieta y barrer dentro y
fuera de la embajada cuando algo estaba sucediendo. Se pronunció especialmente una vez que
Ole Sippel de la Radio Danesa no cumplió con un acuerdo para no mencionar nada confidencial
en su informe. Cuando Torben lo vio preparándose en vivo en el periódico de la televisión,
salió de la caja y barrió hasta que estuvo completamente listo para la cabeza.

Con la despedida de Torben, se resuelve la tarea de nuestra patrulla como socorristas en la


embajada danesa, y hemos ganado gran reconocimiento y experiencia. Por lo tanto, la decisión
de las Fuerzas Armadas es que la disciplina será manejada por el Cuerpo Jörger en el futuro, y
hoy el cuerpo educa a todos los guardaespaldas enviados por las Fuerzas Armadas.

Antes de irme a casa, sin embargo, tengo un extraño. Maggie espera una vida en la embajada
con una gran cantidad de diferentes guardaespaldas, guardias locales y embajadores, y puedo
decirle que no puede encontrar la paz. Por supuesto, la vida de la embajada es mucho mejor
que una vida en la calle en Bagdad. Pero una vida de perro en Dinamarca es óptima. Así que
encuentro un hogar para ella con un colega de las Fuerzas Armadas y preparo un plan para su
regreso a casa.

Un súper cazador llamado Ork se la lleva a casa, unas semanas después de que haya regresado
a casa. Después de una estancia de 24 horas en una caja de transporte a través de Kuwait y
Chipre, donde es asesinada por el capitán de la máquina Hércules, que no sabe que está
involucrada, aterriza un día de verano en 2004 en la Estación Aérea de Aalborg. Le doy la
bienvenida y, después de una rápida pelea con mi Selma, va a Skive con su nueva familia,
donde hoy es una dama feliz y redonda.
Después de medio año en casa en Aalborg, empaqué nuevamente en poco tiempo. Viaje a
Bagdad una vez más.

Después de tres misiones como guardaespaldas, creo que pasé mucho tiempo en esa ciudad y
país. Pero más bien aventuras en el gran mundo, no importa cómo correr en casa en algún
distrito de elsvelsester y congelar parte del cuerpo de los pantalones.

Los próximos dos meses mi patrulla serán nuestros guardaespaldas para el general general
danés Agnar Rokos. Es el jefe de la Misión de Capacitación de la OTAN, que capacitará a los
oficiales y comandantes iraquíes. El general gana rápidamente nuestro respeto. Es un hombre
de pocas palabras y no molesta las conversaciones superficiales. Tiene una cara marcada, se
construye atléticamente y se ejercita cada hora, una hora y media en el gimnasio.

La Misión de la Misión de la OTAN tiene su sede en una pequeña área de la Zona Verde
llamada Pequeña Venecia. Con su habitual sentido del estilo, Saddam construyó este barrio
inspirado en Venecia.

Las oficinas centrales ocupan entre 40 y 50 oficiales y comandantes de varios países de la


OTAN, incluidos algunos daneses que servirán el mismo período que Rokos.

Los guardaespaldas se alojarán en la Embajada de los EE. UU. En excelentes contenedores


residenciales para 2 personas con televisión por cable y ducha. Completamente diferente de la
cámara masculina de la embajada danesa, donde vivimos cinco yates de 25 metros cuadrados
y tuvimos una ducha para compartir. También disfrutamos de otras buenas condiciones en la
embajada, como la comida, el gimnasio y la piscina.

Y para mí hay otra razón atractiva por la que es bueno vivir aquí. Un par de ojos
excepcionalmente hermosos y sonrientes golpean los míos cada vez que paso por una galería
en una de las entradas. Por la misma razón, me siento más inclinado a usar esta entrada
particular e intercambiar miradas cada vez más largas con la chica familiar con el uniforme
estadounidense. Después de una semana, me reúno y me acerco a ella y le pregunto si quiere
una taza de café. Ella no A ella no le gusta el café. Pero me gustaría tomar una taza de té
conmigo.

Jessica es una chica bonita, extrovertida e inteligente. Con solo 26 años de edad, es capitana
de la Marina de los EE. UU. Y tiene un título universitario en economía detrás de ella. Sus
padres son de Puerto Rico, pero ella creció en los Estados Unidos. Por la noche prepara
informes de inteligencia, que cada mañana inaugura los generales norteamericanos en la
embajada.

Estamos felices el uno por el otro, y en las próximas semanas veremos muchos permisos de
trabajo. Ella comparte un contenedor residencial con una mujer coronel que trabaja durante el
día cuando Jessica está libre. Así que nos encontramos y hablamos. Y un poco más.

El superior más cercano del general Rokos es el famoso general estadounidense de cuatro
estrellas David Petraeus. Durante la invasión de Irak en 2003, fue comandante de la
igualmente famosa 101 División Aerotransportada, y al año siguiente se convirtió en jefe del
Comando Multinacional de Transición de Seguridad de Irak, el departamento cuyo propósito
es reconstruir Irak. Cabello, policía y otras fuerzas de seguridad, incluida la infraestructura
como bases militares, estaciones de policía y guardias fronterizos.

Al menos una vez por semana, Rokos participa en una reunión con los otros generales
estadounidenses que participan en este feroz proyecto.

Está delante de la sede relativamente humilde de Petraeus en la Zona Verde, a menos de una
milla de la Embajada de los Estados Unidos.

Aquí estamos esperando una velada en la oficina, junto a la sala de reuniones, junto con el
equipo británico de guardaespaldas de Petraeus, con quien hablamos bien.

Nos preguntamos bien por qué un general estadounidense de alto rango tiene un equipo
británico de guardaespaldas. Pero cuando les preguntamos, ellos responden sin la menor idea
de que es porque son los mejores.

No hay tantos lujos.

La comida de esta noche toma una hora, y luego Rokos se sienta en el Land Cruiser con un
estilo regular y nos dirigimos a casa a la embajada donde necesita su entrenamiento diario de
dosis. . Sin embargo, nuestra estancia en la embajada es corta. Un oficial del personal danés de
la Misión de la Misión de la OTAN debe regresar a su hogar lo antes posible, ya que se ha
producido una enfermedad grave y grave en su familia. Él va a BIAP ahora y tenemos que
escoltarlo.

Conducir en las calles de Bagdad durante las últimas horas de la tarde es totalmente fuera de
lo común. Y no del todo irlandeses. Pero a casa el oficial, así que recogemos el equipo pesado y
nos metemos en los coches.

Pusimos a Green Zone detrás de nosotros en la formación habitual, y mientras conduzco,


conduzco la velocidad a unos 100 km por hora de la carretera completamente oscura y vejde.
En la oscuridad, el otro Land Cruiser me mantiene una distancia más larga, porque es posible
que deba disminuir la velocidad más repentinamente que a la luz del día.

En el automóvil se encuentran Henrik y Lars, dos ratas con experiencia, que también han
estado en varias misiones en Afganistán e Irak. En el coche de atrás, el oficial danés se sienta
en silencio.

Él es muy consciente del riesgo al que se expone a sí mismo y a todo el equipo, y está tan
entusiasmado con la situación como nosotros.

Resulta que rápidamente es un mal momento para conducir. De repente, una serie de
proyectiles de tren ligero atraviesan el coche desde el puente unos cientos de metros más
adelante.

Con el corazón en mi garganta, froto los frenos, pero trato de no esquivar los senderos de luz,
ya que hay zanjas profundas a cada lado de la carretera.

De esa manera, al fuego le sigue una poderosa luz de proyecto que nos ciega por completo.
Afortunadamente, solo puede ser una patrulla estadounidense que dispara los disparos y
luego usa la luz. Si hubiera sido una emboscada, el enemigo había usado lanzadores de cohetes
y ametralladoras directamente contra el automóvil sin previo aviso, y probablemente ahora
estábamos muertos. Henrik agarra rápidamente un trozo de tela naranja en el parabrisas, que
es una característica común de todos los vehículos que pertenecen a la coalición. Salta del
auto y sostiene la tela entre sus manos y grita toda la fuerza de sus pulmones: ¡Fuerza de
elección! Derp suena una voz metálica en un megáfono: muévete hacia adelante y muestra
tus manos. Henrik bev Da sus manos sobre su cabeza lentamente hacia la patrulla
estadounidense. El potente proyector ahora está apagado y he apagado la luz del auto y ya no
puedo verlo. Unos minutos más tarde, regresa a su auto y se sienta en el auto.

"Ellos no estaban impresionados con nosotros. Que acabamos de llegar de esta manera. Les
dije que es un estado de cosas, y los abatió. Ahora se nos permite conducir. ”Muevo
suavemente el automóvil hacia un portaequipajes blindado M113, que está al otro lado de la
carretera. Mientras pasamos lentamente, el grupo de soldados estadounidenses saluda.

Fue el pesado carro de las ametralladoras de 12,7 mm que abrió fuego para nosotros, y nos
sentimos aliviados de que dispararan las advertencias.

Si hubieran disparado directamente al auto, su armadura no había sido útil en absoluto. Y es


tranquilizador que Henrik también les hizo notificar a las otras patrullas estadounidenses en
Irish, para que sepan que regresaremos a casa dentro de la siguiente hora.

Las siguientes semanas ofrecen una serie de vuelos en helicópteros Black Hawk con el General
Rokos, que asistirá a reuniones y visitará las instalaciones militares iraquíes. Además, el tiempo
con los entrenamientos y los momentos con Jessica.

A principios de la primavera de 2005, salgo de Bagdad: nuevas tareas con el cuerpo esperando
por delante.

Bagdad no la echo de menos. Pero echo de menos a Jessica y afortunadamente tengo unas
vacaciones con ella en Berlín y Copenhague.

Nuestra relación continúa durante aproximadamente un año, pero nuestro trabajo significa
que solo se nos puede ver muy rara vez, y en todos los aspectos decidimos detenernos.

Durante casi 20 años mi trabajo ha sido mi vida y no he tenido una base firme. Es muy
descarado y difícil encontrar un conductor en las instalaciones. He conocido a una chica varias
veces, a quien he amado y viceversa.

Pero tampoco se ha podido desarrollar antes de que me hayan enviado a una misión.

O se ha roto mientras me he ido. En ese frente me he perdido un poco de armonía en mi vida.

Cuando viajo desde Irak, no hay signos de mejoras en la seguridad del país.

Bagdad está todavía en ebullición y al borde de la guerra civil. Los atacantes suicidas están
cazando furtivamente a diario en las principales ciudades y, cada semana, los grupos militantes
realizan hasta 1.500 ataques contra la coalición y los iraquíes que cooperan. Desde la invasión
de dos años antes, solo los estadounidenses han perdido más de 1,500 soldados y 13,000 han
sido heridos. Se estima que las fuerzas de seguridad iraquíes han perdido cerca de 2.500
soldados y policías y 55.000 civiles iraquíes han perdido la vida.

En febrero de 2007, sin embargo, está sucediendo algo que da esperanza. El ex jefe de Rokos,
el general Petraeus, toma el mando de todas las fuerzas de la coalición en Irak.

"No se puede asegurar a la gente si no se vive con ellos", dice Petraeus, trasladando a 30,000
soldados estadounidenses desde las bases de seguridad blindadas hasta el corazón de las
ciudades iraquíes.

Él mismo es el principal arquitecto de esta estrategia, que con el tiempo se convierte en un


gran éxito.

Al principio, sin embargo, su plan cuesta muchas vidas. Solo de abril a junio de 2007, más de
330 soldados estadounidenses son asesinados. Será el cuarto para los estadounidenses más
traicioneros en la guerra de Irak. Sin embargo, en julio de 2008, la cifra ha bajado a 13, menos
que en cualquier otro mes desde la invasión de 2003. Para finales de 2008, el número de
ataques con bombas suicidas y bombas en las carreteras también ha disminuido
drásticamente.

En marzo de 2007, hubo 130 ataques suicidas con bombas, en julio de 2008, kun 40. La
violencia también se reduce en un 80 por ciento, y las calles como el pasado, ahora llenas de
vida y mercados y tiendas vibrantes. Los líderes y las fuerzas de seguridad iraquíes también
recuperan su creencia en el futuro, ya que los estadounidenses, durante el año, transfieren 11
de las 18 provincias iraquíes a unidades militares locales.

Y como Barack Obama, como uno de los primeros luego de su toma de posesión como
presidente de los Estados Unidos en enero de 2009, proclama que las fuerzas de los Estados
Unidos están comenzando a retirarse de Irak el 31 de agosto de 2010 y quieren estar en el
exterior. En 2011, parece que se está completando otro capítulo sangriento en la historia de
Irak.

J ger - en guerra con la élite: 14 -

Al amparo de Thomas Rathsack

No me veo como un afgano y nunca llego a eso. Mi poderoso edificio, mi amplia fiesta de
compras y los rasgos faciales escandinavos parecen estar lejos de la típica y estrecha cara
afgana con la larga nariz curva. Pero mi plenitud ahora poderosa y mis cejas son de color casi
negro, y mi cara y mis manos están manchadas en crema de piel marrón. En la cabeza, llevo el
tradicional turbante afgano, una estocada, y en el cuerpo, una especie de salwar kameez,
igualmente tradicional, que consiste en una bata de color caqui que cuelga con un pantalón. .

Debajo de la bata, llevo un chaleco antibalas, un cinturón con una pistola USP de 9 mm, dos
cargadores adicionales, un cuchillo Gerber, una radio conectada a mis auriculares discretos, del
color de la piel y ajustados a la forma. La única cosa inmediatamente visible que revela que soy
un soldado es mi Arzobispo de Lowa. Pero si algo sale mal, debo ser capaz de ponerme de pie.

Después de algunas semanas estoy de vuelta en Afganistán, lo que no me dejará ir. Me


encuentro, junto con otros cinco soldados judíos de mi patrulla en una de las ciudades más
grandes en la parte central del país, en un papel más anónimo y humilde que nunca.

Nuestra operación es de alto secreto. Tenemos que operar a cubierto entre los lugareños.

No uniforme No hay armas visibles. No hay carros militares.

En el auto de este viaje está mi viejo joyero de las montañas afganas, Mikkel, quien, por
supuesto, está disgustado como yo.

A pesar de nuestro disfraz, seremos revelados a la luz del día inmediatamente. Pero solo
trabajamos de noche cuando la ciudad duerme. Aliados con el débil alumbrado público y las
sucias ventanas de los automóviles, estamos comprometidos a permanecer sin descubrir en el
viejo y gastado Toyota. Alrededor de la cabina del automóvil, tenemos coloridos artilugios
locales coloridos, y varios meses de falta de lavado hacen que caiga perfectamente en la
escena de la calle.

Sin embargo, el exterior opaco del automóvil cubre un soporte superior mecánico. El motor, la
caja de cambios, los amortiguadores, los frenos y los neumáticos son más o menos nuevos, y
hemos bombeado nuestras maletas para que el automóvil pueda continuar hasta 20
kilómetros si manejamos. Sobre vidrio, partidismo o simplemente pinchazos accidentalmente.

Nuestro estado bajo cubierta nos hace usar solo en situaciones de extrema presión las armas y
los picos. Pero si alguna vez es posible, podemos, a pesar de nuestra configuración delgada,
cerrarnos.

Nuestro mosquetón C8, en versiones de cuarto de batalla corto (CQB) con tubos cortos, es
claro entre las cubiertas ocultas por un paño oscuro.

Entre las semillas tengo una pistola extra, la llamada tercera pistola, lista en una funda. En el
lado de la puerta, discretamente detrás de un paño, seis revistas están listas, cada una con 28
cartuchos.

Y debajo del asiento hay una serie de granadas de mano y granadas de humo. Además, Mikkel
y yo tenemos cada uno su propio paquete de captura debajo del asiento, en el cual tenemos
municiones adicionales, lentes de noche, un teléfono satelital, baterías, $ 500, agua y un
cambio. Si nos vemos obligados a dejar el coche apresuradamente, es vital que lo llevemos.

Realizamos nuestra operación con un recolector de información de nuestro socio.

Un agente secreto que en este caso es un chico de mediados de los treinta, con el cuchillo Eric.
Es su tarea obtener información que deben utilizar los responsables de la toma de decisiones a
nivel gubernamental en la coalición militar occidental. La información de esta naturaleza es
extremadamente sensible y, a menudo, son individuos importantes quienes los poseen. O
personas que se acercaron a las personas importantes. Estas son las fuentes con las que Eric
debería buscar y establecer una relación de confianza, y no se construye como una taza de té
en una tarde. La infiltración es un proceso lento y riesgoso, antes de que tenga la confianza
necesaria y la información válida.

El trabajo a menudo es solitario y requiere una visión cultural, política, lingüística y, no menos
importante, humana. Una cosa es poder mantener sus cosas técnicamente, pero si el agente
no tiene las habilidades sociales cuando se procesa la fuente, la tarea no tiene éxito. Sin
embargo, algunas fuentes pueden pagar bien para vender conocimientos y ceder los
principios. Pero las fuentes más importantes a menudo son las que actúan ideológicamente y
requieren un enfoque refinado.

Por supuesto, el éxito de Eric se sostiene y se cae con el hecho de que su verdadera identidad
no se revela.

Por lo tanto, siempre plantea incógnito con su trabajo.

Él y sus colegas aparecen profesional y privadamente. Solo muy pocas personas en su círculo
saben lo que están haciendo. En el caso, Eric ni siquiera sabe a su familia lo que está haciendo.

En realidad, él prefiere operar solo, sin nosotros como un caparazón protector. Cuantas más
personas y mayor sea la configuración, mayor será la firma.

Y mayor es el riesgo de ser revelado.

Y así, tanto su seguridad como la nuestra y toda la credibilidad de su organización están


amenazadas. A pesar de eso, él y su organización creen que Afganistán ahora y allí es tan
incierto que Jgerkorpset es un socio necesario.

Nuestro trabajo es proteger a Eric y llevarlo sin ser visto a las formas en que tiene que lidiar
con sus fuentes. Realmente muy simple. Pero esta forma desconocida de operar lugares exige
nuestra creatividad.

Por lo general, contamos con una serie de recursos que podemos utilizar si las cosas se
queman. Aquí estamos completamente por nuestra cuenta. Al hacer algo mal, no hay una
Fuerza de Reacción Rápida, ningún helicóptero de combate o un caza que podamos llamar por
radio.

Solo tenemos radios para mantener la conexión entre nuestros dos autos. No hay nadie más a
quien llamar. Nadie más que nuestros empleadores más confiables sabe que somos el campo.
Y, por supuesto, es absolutamente crucial que nuestra identidad no sea revelada.

Si somos reconocidos como soldados occidentales, no solo pone en peligro nuestras vidas.
También será imposible reanudar la tarea en la misma área.

En casa en J gerkorpset, hemos entrenado prácticamente para esta misión. Operar en y desde
un auto ha sido el foco. Es nuestra plataforma operativa, y solo la dejamos en casa. Por lo
tanto, hemos entrenado técnicas de conducción en viejos vehículos de chatarra. Y los
muchachos se acercaron a nosotros, cuando realizamos giros rápidos de 180 grados con
marcha atrás y frenadas, esquivando y maniobras de escape a alta velocidad.
En caminos rurales y en ciudades más grandes de Jutlandia, hemos entrenado sombra. Cuando
un automóvil se va a ensombrecer, hay menos posibilidades de ser descubierto si usamos más
automóviles y se superponen.

Al mismo tiempo, tomamos precauciones para no ser seguidos por nosotros mismos. Y si nos
quedamos, huiremos alegremente. Ha dejado a nuestros maniquíes de agente gimiendo con
caras blancas, mientras que hemos tirado los autos por caminos oscuros y lo hemos disfrutado.

También hemos entrenado repetidamente procedimientos para recopilar una fuente en un


lugar particular en un momento preciso.

Tienes que planificar puntos de recogida alternativos y planes de emergencia bajos. Y hemos
entrenado coches de combate en los autos si nuestro oponente resulta ser terco y hostil.

Finalmente, hemos aprendido lo básico en pashtu, el idioma más utilizado en Afganistán.

Y al igual que los primeros soldados daneses, llevamos a cabo un curso sobre cómo
maquillarse, teñir sus cejas, lubricar su piel en una crema marrón dorada y aplicar granulado
negro grande con pegamento.

Es entrenamiento, otra cosa es seria. Me siento al volante del viejo Toyota y salimos de
nuestro hangar hacia un camino de tierra estrecho que conduce a una pequeña y espantosa
puerta en el extremo más alejado de la base. Cuando no usamos los autos, se estacionan en el
viejo hangar abandonado al que nadie tiene acceso. También es donde nos vestimos y
arreglamos para los viajes nocturnos.

En el asiento del pasajero, Mikkel se sienta discretamente en su GPS y su mapa de la ciudad en


su regazo. Estoy en buenas manos con Mikkel y estoy bastante seguro de que siempre lee su
tarea a la perfección. Hace unos años, él también era mi compañero durante las operaciones
extremadamente duras en las montañas del sureste del país. En ese entonces, ganó mi mayor
respeto. Él es un compañero único.

Después de la puerta giramos a la izquierda hacia el centro. A unos cientos de metros detrás
de nosotros, fuera de la vista, los cuatro hombres restantes del segundo coche de patrulla, un
viejo minibús Toyota Hiace, se encuentran en la misma condición mecánica que nuestro
automóvil. Tiene cortinas para las ventanas traseras, lo cual es bastante normal en estos
bordes. Nos permite mantener reuniones con algunas de las fuentes en el automóvil mientras
conducimos.

Eric está en la ciudad y debe ser recogido en una humilde y pequeña calle lateral en el centro.
Por caminos pequeños, oscuros y pavimentados, a menudo sin asfalto, conducimos a la ciudad.
Es tranquilo y silencioso, y casi no hay tráfico. De hecho, sería una ventaja que hubiera varios
autos entre los que esconderse. Tampoco hay mulás de bronce de las mezquitas. No hay luz en
las casas. Y solo vemos unos pocos pies a pie y algunas figuras cansadas entrando en los
pedales de las viejas motos clásicas para hombres. No mujeres ni niños. Por otro lado, es la
hora del perro, y muchos perros callejeros pasean en la búsqueda eterna de aguas residuales
para beber y sobras en la basura.
Mikkel tiene mucho que hacer para hacer un seguimiento de la ruta planificada, y mantengo el
ritmo tan bajo que ahora puede controlar los mapas y el GPS con su pequeña linterna.
Sabemos aproximadamente dónde están los puntos de control de las fuerzas del gobierno
afgano, pero a veces se mueven alrededor de ellos, por lo que nuestras tarjetas no siempre
están de acuerdo con los hechos. Es malo, porque queremos evitar los puntos de control. Una
linterna en mi puño, y seguramente seré revelada.

Y si el soldado es al mismo tiempo amable e insiste en saber quiénes somos y qué estamos
haciendo, puede escalar a una confrontación, aunque en realidad somos soldados contra el
mismo enemigo: los talibanes y Al Qaeda.

El otro coche, el minibús, sigue una ruta paralela a la nuestra. Hemos insertado varios puntos
de código en el mapa, a los que nos referimos en la radio. En el camino de ambos coches
donde está el otro. Sin embargo, manejamos juntos en algunos tramos, y en ambos autos
hemos girado la bombilla de la luz trasera izquierda y el faro derecho hacia afuera, por lo que
podemos identificarnos aproximadamente en la forma oscuridad. Y ciertamente no hay riesgo
de que ambos conduzcan sin la luz adecuada.

Siguiendo las instrucciones de Mikkel, gire a la izquierda por una calle hacia una intersección
más grande.

A menos de cien metros por la calle, vemos los contornos de los vehículos militares y el
hostigamiento en la carretera, lo que obliga al tráfico a disminuir la velocidad y conducir en
zigzag. Un punto de control que no está en la tarjeta, y Mikkel se debilita. No hay manera de
apagar.

Y si retrocedo o retrocedo, parecerá sospechoso e indicará seriamente que tenemos algo que
ocultar. No tenemos otra opción más que continuar.

Mikkel esconde rápidamente su tarjeta y GPS debajo del asiento, y verifico con mi mano
derecha que mi tercera pistola está en su lugar. El tiempo es un poco más de 01, y espero que
los soldados afganos estén cansados y cansados y nos estén saludando. Pero cuando nos
acercamos, un soldado armado con un AK-47 sale en medio de la carretera y levanta una
mano. Tanto Mikkel como yo nos pandeamos. Baje la ventanilla y conduzco lentamente hacia
él.

AmSalam Alaykum, saluda.

Es un chico joven con una voz clara y brillante.

Y él no ha visto mi cara todavía.

Ae Alaykum as-Salaam, le recuerdo suavemente que no revele mi acento.

Pero él encuentra una lámpara. Estoy convencido de que esto puede ser algo malo.

Enciende la lámpara y se enciende en la cabina.


El cono de luz encuentra a Mikkel, pero obviamente no está interesado en él, lo mueve hacia
mí y me enciende directamente en la cara. Reposa en mí durante muchos segundos, y me
siento como un niño pequeño que ha sido secuestrado por un nuevo acto de robo.

Revelado, vulnerable y familiarizado con el castigo, que cae rápidamente.

Entonces el guardia dice algo que no entiendo. Sin embargo, el tono de voz es amigable, y no
siento que él sea agresivo. Ahora se inclina directamente hacia mi cara y debe ver que no soy
local.

HaTake tsanga ye? Jeg pregunto con una voz amistosa. Ordan, ¿cómo lo hace? Nod Él asiente,
pero no dice nada. No hay duda de que ahora lo ha visto a través de mí, y solo sospecharé aún
más si continúo con mi escasa estrategia de pashtu.

Extiendo la mano derecha hacia el pequeño paquete de billetes de $ 50 plegados que tengo en
una ranura de la bandeja de instrumentos.

Mi dinero de problemas.

Apuesto a que, lentamente, le presto una nota y cambia al inglés: ankGracias. Todavía calla,
pero brilla en el billete de $ 50 y lo mira. Sin duda responde a varias reducciones para él. La
linterna se apaga.

Se gira discretamente hacia los otros tres soldados que, sin saberlo, están cotilleando un sip
militar. Él pone la nota en su bolsillo.

"Está bien", dice en voz baja en un inglés roto.

Afortunadamente, no ve ninguna razón para crear problemas cuando puede obtener un bono
personal realmente bueno.

AshTashakkur, thank Te agradezco, puse el auto en marcha y continúo lentamente por la


carretera.

Mikkel y yo respiramos fuerte. Larga vida a mis problemas de dinero.

Los colegas en el minibús, que tomaron otra ruta, han tenido que preocuparse por nosotros.
Pero ahora podemos informar todo bien a través de la radio y continuar hacia nuestro punto
de referencia, una pequeña calle donde Eric debe recoger. Cuando llegamos, hay media hora
hasta que tiene que prepararse.

El mini bus corre por la calle. Es su trabajo garantizar que no haya amenazas potenciales en la
calle o en la ruta que debemos seguir lejos del área. Se pueden estacionar autos con personas
o personas que se mueven de un lado a otro en la calle.

En general, todas las actividades en este momento parecerán sospechosas y, si perdemos el


punto de recolección para comprometernos o simplemente nos sentimos inseguros, le
enviaremos una señal a Eric para hacer nuestro plan alternativo.
Mikkel y yo nos estacionamos en un rincón oscuro en un pequeño espacio abierto. No
podemos ver el punto de recolección desde aquí, pero estamos a menos de 15 segundos. Cada
cinco minutos recibimos un mensaje de fra-ok del minibús, y cuando llega el momento de
recogerlo, informa por la radio: usMinus dos minutos para recoger. Todo bien Continuamos,
después de lo cual abandona el área, avanza y nos espera en la ruta que nos lleva de regreso a
la base.

Exactamente 30 segundos antes de la hora programada, enciendo el auto, y 15 segundos más


tarde lo puse en marcha y conduzco lentamente hacia el punto de recolección. En el segundo,
Eric sale de la oscuridad. De no haber sido por su camino, nunca hubiera podido reconocerlo
detrás del tai local y el bosque grande y poderoso. Me detengo frente a él, él se sienta en la
parte de atrás, le dice al banco y le anuncia que la comida de la noche ha sido muy fructífera.

Eric es un tipo astuto con un humor crujiente que encuentro entretenido.

Él no participa tanto en nuestro baile de pelota, y no está acostumbrado a estar rodeado por
un grupo de cazadores enérgicos e inquietos. Creo que a veces parece un poco agotador.
Todavía nos llevamos muy bien juntos y hablamos, comemos y, a menudo, vemos películas
juntos.

También formo parte de una segunda mano con Eric, quien me cuenta sobre su vida fascinante
e inusual. Por el momento, está realmente contento, porque una de sus fuentes resulta ser
una especie de mina de oro. De hecho, piensa que la fuente posee tanta información valiosa
que está escribiendo historia en su industria. Varios de sus competidores internacionales han
expresado gran admiración y reconocimiento por su trabajo.

Nuestra intensidad de trabajo con Eric está cambiando mucho. A veces estamos ocupados con
viajes cada noche y noche, en otros períodos no hay mucho que hacer. Depende enteramente
de las fuentes de Eric. Por lo general, solo se pueden cumplir en ciertos momentos, a los que
tenemos que adaptarnos.

Sin embargo, no tenemos problemas para mantener el enfoque. Sabemos que Afganistán es
un lugar peligroso para quedarse y que toda disciplina debe ser movilizada cuando leemos las
tareas en la ciudad en el refugio de la noche. Bajo ninguna circunstancia debemos cerrar la
concentración o subestimar los talentos de los talibanes o al-Qaeda. Recientemente, cuatro
fechas de sol canadienses, que estaban fuera para prepararse para el trabajo de
reconstrucción, no estaban tan lejos de aquí mientras hablaban con niños locales. El terrorista
suicida llegó en bicicleta y también mataron a varios niños.

Aunque operamos a cubierto, no hay garantía de que el enemigo no pueda golpearnos. Él está
ahí fuera, aunque no siempre es visible a simple vista. Las circunstancias tranquilas pueden
transformarse en un sangriento campo de batalla con t. Una sola fuente puede llevarnos a una
emboscada, y en nuestros coches "sin cotización" y con nuestra potencia de fuego limitada
tenemos pocas posibilidades de supervivencia.

El último causó un equipo británico similar de Special Boat Service, SBS, en una emboscada en
una ciudad cerca de donde estamos. De cada cinco hombres murieron dos, y uno fue sanado. Y
en uno de los hoteles más grandes de la ciudad donde Eric tiene parte de sus reuniones y la
seguridad parece buena, algunos meses después de nuestro regreso a casa, varios talibanes
han caído como tropas del gobierno afgano en quienes creer. Entrar en el hotel con
Kalashnikovs y granadas de mano.

Uno de ellos lleva puesto un chaleco suicida lleno de explosivos que trae a la explosión
después de que ha tenido acceso al vestíbulo del hotel. De seis a ocho personas mueren y un
número mayor resulta herido.

Además de preparar los viajes con Eric, pasamos los días en nuestra base de dormir, comer,
hacer ejercicio, entrenar con pesas, jugar voleibol y mantenernos afilados con nuestras armas.
Salimos a las montañas y montamos tanques y otras comidas improvisadas, y como un grupo
de paletos con los frenos de la parte superior del cuerpo, leemos con nuestras armas y
mosquetón. Disfrutamos de la ausencia de restricciones y del estado de derecho.

A veces también tenemos la oportunidad de conducir a la ciudad a la luz del día en nuestro
blindado Land Cruiser. Lo hacemos con ropas civiles normales, pero, por supuesto, con las
armas y los chalecos antibalas. Las muchas ONG occidentales en sus vehículos de cuatro
ruedas constituyen una gran parte de la escena de la calle, y por lo tanto no lo notamos
particularmente.

La última vez que experimenté la vida de la ciudad en Afganistán, fue en Kabul bajo el régimen
talibán con todo su resentimiento y opresión. Ahora no veo cadáveres suspendidos en postes
de luces, patrulleros talebanes vestidos de negro y ninguna persona que se tope con palos.
Estoy bastante emocionado por ver bailar dragones sobre los tejados de la ciudad. Espero
jugar a los niños que comen helado, y los hombres sonrientes que compran lanzas a la parrilla
en los muchos pequeños puestos callejeros. Estoy encantado de escuchar música de tiendas y
automóviles y de ver a mujeres con niños comprando en mercados coloridos llenos de
productos.

En general, siento un sentimiento de reconciliación y esperanza para el futuro, ya que estoy


bajo estas personas.

Mi última misión tentativa en Afganistán será otro reloj para perros.

Hace un tiempo, una oficial estadounidense encontró un cachorro de perro de


aproximadamente ocho semanas de edad en el otro extremo de la base, donde aterrizó en el
borde de la pista hacia el alquitrán. Se puso de pie, y poco después de irse a casa, me ofrecí a
encargarme de Kaja, que la matamos.

Me dificulta un montón de cosas prácticas. Especialmente cuando decido que ella murió y la
atormentó en Dinamarca, donde encontré un hogar para ella. Primero tengo que sobornar a
un veterinario griego con dólares, ginebra y vodka para vacunar y completar los documentos
sobre ella. Yo mismo tengo que ser donado con un avión especial donde es imposible llevarla
con seis botellas de buen vino tinto a un soldado danés muy dispuesto, que se compromete a
transportar su casa en una caja de transporte hecha en casa con un avión turco. Finalmente,
sobornan a una capitana turca de gran olor con una buena botella de whisky escocés y le
permite participar con todas las regulaciones.
Kaja es, sin embargo, difícil de ocultar. A pesar de las dos poderosas píldoras de boquilla, ella
se encoge y llora en su caja en las guardias del soldado danés. Ni un alma a bordo está en duda
de que algo no está autorizado. Pero Kaja lo lleva a Kastrup, donde, en el fondo de una bolsa,
camina por las costumbres y sus nuevos dueños se la llevan rápidamente en contra de su
nueva vida en Vejle.

Yo mismo soy leído después de otra misión exitosa.

Eric no se lee de forma preliminar, pero continúa solo en la cobertura en el mundo de los
agentes anónimos.

J ger - en guerra con la élite: 15 - Mejor prevenir que lamentar

Por Thomas Rathsack

Basora, la segunda ciudad más grande de Irak, el 23 de septiembre de 2006. Un equipo de


guardaespaldas daneses conduce una bomba en la carretera en las afueras de la ciudad. El
especialista en aviación de 36 años Kim Wadim está siendo asesinado en el lugar, gravemente
herido y otros siete más ligeros en los dos blindados Toyota Land Cruiser. El equipo no puede
continuar y al día siguiente mi patrulla se hace cargo.

Unos días después, nos organizamos en un par de carpas y armamos nuestra sala de
operaciones en Camp Dannevang, donde 500 soldados daneses están estacionados y
sometidos a una brigada británica de 4.000 a 5.000 hombres en la Base de troncos de Shaiba,
15 kilómetros al norte de Basora. Aquí, estamos desplegados de inmediato en el servicio de
guardaespaldas de dos funcionarios daneses del Ministerio de Relaciones Exteriores, que son
responsables de varios proyectos de reconstrucción civil.

Han vivido en Basora hasta la mortal bomba en la carretera, pero ahora se han trasladado al
campamento militar para estar mejor protegidos.

La guerra en Irak se ha prolongado durante tres años y medio.

La región del sur de Basora fueron los primeros tres años más tranquilos que los puntos de
acceso sangrientos como Bagdad y Fallujah. Pero las luchas danesas y británicas contra las
milicias locales en Basora y sus alrededores se han vuelto más intensas a lo largo de 2006. Un
total de cinco soldados daneses han perdido la vida.

Además de luchar contra las milicias locales, principalmente JAM, las bombas en las carreteras
son la mayor amenaza. No solo los números aumentan significativamente, también se están
desarrollando cada vez más. Esto es motivo de preocupación en el batallón danés.

Especialmente las bombas de carretera EFP, proyectiles de forma explosiva, son ampliamente
utilizados. Son muy precisos y poderosos, desarrollados por las milicias, probablemente con el
apoyo de Irán. Como su nombre indica, la explosión forma una chaqueta de metal para medio
kilo de proyectil pesado, que a una velocidad de dos kilómetros por segundo penetra
fácilmente incluso en un kretr blindado.
Las bombas EFP a menudo se activan a través de teléfonos móviles o mediante pequeños
sensores de movimiento, los llamados PIR, que se pueden incrustar en papmachi que se
parecen a una piedra. Cuando un vehículo pasa el sensor, libera la carga fatal del EFP. Fue así,
Kim Wadim fue asesinado.

Ninguno de los dos cazadores hemos estado antes en la misión de guardaespaldas en la región
de Basora, y es un entorno muy diferente para operar en el que estamos acostumbrados desde
Bagdad.

La ciudad de Basora tiene aproximadamente 2.1 millones de habitantes y está adyacente al río
Shatt al-Arab, que se ramifica en un cono de canales en toda la región y le ha dado a la ciudad
el nombre de "Venecia del Medio Oriente". No es que aquí esté el toque de gondola romance.

Alrededor de los ríos y canales se encuentran grandes pantanos y exuberantes tierras agrícolas
cultivadas, donde los granjeros crían ganado y cultivan cereales, arroz, maíz y dátiles. Y entre la
ciudad y el campamento Dannevang, hay un paisaje desértico estéril y quinto, desde el cual
numerosas refinerías de petróleo producen gran parte de los 2,4 millones de dientes diarios de
Irak.

Nuestro problema con el paisaje abierto es que dos Land Cruiser en las largas carreteras de
Ken incluso anuncian que se acerca un equipo de guardaespaldas. Los militantes han colocado
sus bombas en el camino al frente y mantienen el camino bajo observación con binoculares,
para que puedan armar las ráfagas de carga antes de que pasemos. Por este motivo, evitamos,
en la medida de lo posible, el transporte en espacios abiertos durante el día.

Esta noche, haremos uno de los muchos viajes de una semana a Basora para recopilar
información sobre las milicias y las bombas en la carretera de nuestros colegas en la sección de
inteligencia de la sede británica en uno de los antiguos palacios de Saddam, el Palacio RaBasra
. Tomamos precauciones especiales en el viaje.

Es demasiado arriesgado, incluso estúpido, conducir los oscuros caminos de la luz con la luz.
Así que conducimos con coches completamente oscuros y gafas de noche.

Incluso la bandeja de instrumentos está cubierta con un paño de tela para que la luz no
moleste mi visión en los anteojos de noche. Y las bombillas para la luz de freno se han
desprendido para que el conductor trasero no se mezcle con sus lentes de noche.

El único problema es que los británicos alrededor de Camp Dannevang y Basra pusieron
muchos puestos de control en las carreteras, lo que también les molestó bastante. Si no los
descubrimos con suficiente antelación y nos damos cuenta de que estamos llegando, lo más
probable es que nos disparen con la creencia de que somos unos queridos terroristas suicidas.

Por lo tanto, el carro delantero enciende las luces en los tramos donde sabemos que los
británicos suelen establecer puntos de control.

Esta tarde hemos elegido la ruta más humilde a lo largo de algunos kilómetros de zanjas.

Nos lleva a las afueras del sur de la ciudad, donde tenemos que pasar por varios barrios
residenciales para llegar al palacio. Conduzco en el automóvil delantero y tengo que pincharme
repetidamente los anteojos de noche en la frente para no mezclarse con las llamas de los
quemadores de naranja de las refinerías de petróleo.

Al mismo tiempo, lucho por evitar los cráteres más grandes en el camino pavimentado,
empujando las nalgas del pesado vehículo blindado al extremo.

El puesto de control iraquí de Isk, a 500 metros, Claus Claus, uno de los otros dos yates en el
automóvil, informa por la radio desde el asiento del pasajero.

Aquí conocemos el camino y sabemos que habrá un pequeño puesto de control a cargo de un
puñado de policías adormecidos, que generalmente no se molestan en detener a nadie, sino
que se sientan y cuelgan en sillas a lo largo de la pequeña cabaña de arcilla que hay al lado de
la carretera.

Como puedo ver, a unos pocos cientos de metros de ellos, que están sentados junto a la
carretera junto a la choza con sus tuberías de agua, no veo ninguna razón para encenderlos
para informarles de nuestra llegada. Por lo tanto, salimos de la oscuridad como dos meteoritos
negros en una nube de arena y polvo, y los guardias están tan hundidos que uno baja de la silla
mientras los otros dos entran a la casa. .

Nuestros carros están llenos de risas.

Unos kilómetros más tarde, llegamos a las afueras del sur de Basora, y aunque la campana es
casi 22, hay una actividad animada en las pequeñas calles estrechas con un montón de tiendas
que venden comida, productos electrónicos, etc. Pper y otros productos cotidianos.

No nos sentimos más seguros aquí, pero ahora tenemos que correr con luz. Ningún iraquí duda
de que somos soldados extranjeros. Algunos niños y jóvenes sonríen y nos saludan, mientras
que otros tiran piedras al auto.

Nos mantenemos en silencio y nos concentramos constantemente con señales de advertencia

. Solo tenemos unos pocos kilómetros hasta la meta cuando doblo a la izquierda en otra calle
comercial por el pequeño distrito de Abdaliyah.

AdWhat pasa aquí? Claus Claus y yo exclamamos simultáneamente.

Como un sorprendente contraste con todas las calles animadas que acabamos de pasar, este
completede completo miente. No hay tiendas abiertas, no hay tráfico, no hay gente. Conduzco
hacia un lado y apago la luz, y el otro auto termina justo detrás de nosotros.

"No funciona bien aquí", se queja Claus Claus, y le doy el derecho.

¿Por qué la gente elige salir de la calle? Tenemos una sensación de malestar estomacal, y Claus
informa por la radio al otro automóvil que nos dirigimos a la ruta alternativa. En silencio, salgo
de la calle y continúo por una calle paralela en dirección al palacio.

Aquí, un niño aparece repentinamente en la carretera en el campo de luz del automóvil y hace
gestos hacia nosotros y señala hacia adelante, donde la calle se balancea después de unos
cientos de metros. Otro indicador de combate, que, aunque algo difuso, nos obliga a elegir
redireccionar la ruta nuevamente.

Del mismo modo, conducimos por toda la parte sur de la ciudad, cuando regresamos una hora
más tarde después de recibir nuestra inteligencia en el palacio.

No tenemos prisa. Y mejor prevenir que lamentar.

A la mañana siguiente, paso por la sección de inteligencia de mi batallón danés para obtener
un resumen diario de los eventos de la noche en toda la región de Basora.

Mi estómago se contrae. Leí que compartir soldados británicos esta noche en exactamente el
vecindario que elegimos evitar fue conducir una bomba en la carretera. En la emboscada
posterior, diez resultaron gravemente heridos.

Las siguientes semanas, un número creciente de ataques con cohetes y morteros en Camp
Dannevang acortan las noches. Casi todas las noches pasamos varias horas en los bunkers de
seguridad del campamento hasta que los ataques se detienen.

Y otro soldado danés es asesinado por bombardeos hostiles, y participamos en la triste


ceremonia de rampa, donde todos los soldados británicos y daneses del campamento se
despiden del ataúd de la única niña de 20 años, cuando está desgastada. bordo en un Hércules
y voló a Dinamarca.

Al final del año, el campamento Dannevang está cerrado.

La base se entrega al ejército iraquí y el batallón resucita como Campamento Einherjer en la


Estación Aérea de Basora. Por lo tanto, nuestra misión termina, y después de tres meses en el
desierto caluroso y polvoriento, incluso estoy esperando una semana de ejercicio en el norte
de Jutlandia.

J ger - en guerra con la élite: 16 - Probablemente el mejor ejercicio del mundo

Por Thomas Rathsack

Un embajador danés fue secuestrado durante una visita a una zona de guerra.

Lo mantienen cautivo en un área del siglo XI por varios terroristas que exigen que el gobierno
danés ponga fin de inmediato al esfuerzo de guerra danés en la zona. El grupo terrorista tiene
una reputación de rehenes que fallan, y anuncian que si el gobierno no cumple con sus
demandas, el embajador será ejecutado. Sin embargo, los aviones espía American Predator
han podido rastrear el paradero de los terroristas. Después de 24 horas, deciden desplegar el
Cuerpo de Jager para liberar al rehén y eliminar a los terroristas.

Es una noche oscura y húmeda de otoño en Air Station Aalborg, y el Jager Corps organiza el
ejercicio Night Hawk, que entre las unidades de élite de la OTAN tiene la reputación de
contener la configuración de creación definitiva y más realista.
Los SEAL de la Marina de los EE. UU., El Comando Alemán, la Fuerza Especial, el Comando del
Cuerpo Holandés Troepen y el Grupo de Protección Especial de Suecia participan en el evento,
que se extiende durante cinco días con todos los tipos de tareas que J gerkorpset y otros
soldados de élite deben poder depositar ver.

Entre otras acciones especiales de exploración y liberación de rehenes, la llamada acción


directa.

Tareas que requieren que aterricemos en o cerca de los lugares donde se encuentran nuestros
objetivos. Por lo tanto, tanto los helicópteros F-16, Hercules, AC-130 como los británicos,
alemanes y daneses son algunos de los recursos que debemos utilizar para liberar al
embajador danés antes de mañana por la mañana.

Mi patrulla de ocho hombres está poniendo los toques finales a los preparativos para las
penurias de la noche. Soy un alguacil y preparo cargas explosivas para que podamos volar las
puertas de la casa donde está el rehén. También controlo mi carabina C8, mi escopeta, mi
arma, mis lentes de noche y, especialmente, mi paracaídas.

Debemos completar una carrera nocturna desde cinco kilómetros de altura. Un salto en
paracaídas por la noche siempre complica las cosas, y cada detalle en la pantalla y el otro
equipo debe estar preparado hasta el más mínimo detalle.

Mi patrulla saltará sobre la costa oeste, aterrizará a unos pocos kilómetros de la playa y
establecerá una zona de tierra táctica, una TLZ, en la misma playa, donde aterrizará un
Hércules británico y pondrá en marcha nuestros dos Humvee. Deben usarse en parte para
transportarnos a la casa donde el embajador es rehén, y en parte podemos usar las
ametralladoras pesadas montadas durante el ataque. Luego, los terroristas deben ser
eliminados, el rehén es liberado y regresamos a la playa, donde llamamos al avión y volamos a
la estación del aeropuerto.

Night Hawk es siempre un ejercicio casero que no puede acercarse más a las operaciones
reales. Esta noche no es la excepción.

Volamos tácticamente en el Hércules, por lo que la cabina es notable. Solo los nudillos
fluorescentes verdes y rojos rompen la marca junto con las siluetas de los cazadores en la
segunda patrulla que están esperando en dos Humvee de color arena. Los grandes taxis de
guerra llenan la mayor parte de la cabina, y la rampa de carga del avión de transporte no debe
abrirse cuando están dentro. Entonces, donde solemos saltar de la rampa en la parte trasera
del avión, ahora debemos saltar por la puerta lateral.

Yo como segundo hombre, justo en medio de la patrulla de exploración, Claus.

La puerta está abierta, y el ruido está disminuyendo debido a los dos enormes motores que
rugen en el ala unos pocos pies más adelante.

Estoy mirando a un gran agujero negro. Nada.

No hay luz de la tierra, no hay luna. tono negro.


Pero sé que la parte occidental de Jutlandia del Norte está a cinco kilómetros debajo de mí. Y
sé que dentro de dos minutos tengo que saltar al agujero negro.

La adrenalina bombea, y noto que mi corazón envía bultos pesados a mi cuerpo. Saltando de
un avión durante cinco kilómetros se enganchó en una oscura batalla de octubre contra toda
lógica. Aun así, me alegro. Todo lo demás está cerrado. Sin lujos cotidianos y sonrisas molestas
para relacionarse. Sólo eso. Hace que cada fibra en mi cuerpo viva.

Caigo al suelo con poco menos de 200 km por hora. Es una noche fría, pero no lo creo. Una
nube me golpea. Me caigo en segundos y ahora puedo ver pequeños puntos de luz en el suelo.
Busco a los otros cazadores que, como yo, han excitado los nudillos verdes en la parte inferior
de las piernas. Pero no puedo verlos. También estoy más preocupado por mis puntuaciones
más altas. Es mi instrumento principal y muestra 9,000 pies, y hay aproximadamente dos
kilómetros de caída libre antes de que tenga que tirar de mi pantalla.

Cuando jalo mi asa, da un tirón violento, y las gafas de noche que se sientan en mi casco
golpean mi nariz.

Sangre caliente corre por mi boca y vaca. Si la nariz está rota o voló, no lo sé, pero tampoco me
importa. Ahora se trata de orientarse, ya que no quiero conducir sobre el mar.

Me concentro en el suelo bajo mis pies, revisando mi brújula y al mismo tiempo manteniendo
los ojos en los otros cazadores en el aire.

Ha habido ejemplos maliciosos de que los cazadores han estado volando uno frente al otro.
Saltadores no entrenados que solo tenían los ojos fijos en el suelo. Si vuelo en otro cazador, se
desencadena un escenario de pesadilla, donde las pantallas y los saltadores en un gran bulto
filtrado caerán al suelo, ¡amigos de adi s! Mi chaleco y mi mosquetón con el lanzagranadas de
40 mm montado se sientan en el infierno y han sido empujados alrededor de mi cuello y se
abrocharon cuando se abrió la pantalla. Así que solo puedo mirar directamente. No puedo
girar la cabeza para orientarme. Cada vez que tengo que mirar en otra dirección, tengo que
tirar del manillar para girar la pantalla.

Es una zona de campo completamente oscura para aterrizar. No se puede ver a simple vista,
pero debe iluminarse con una luz infrarroja e intermitente que debería ver aquí en mis
anteojos de noche a 500 metros sobre el suelo.

Simplemente no puedo Hay miles de luces de las ciudades, casas y automóviles del norte de
Jutlandia. Pero no hay luz que parpadee y destelle en un pequeño bulto en un campo. Es un
poco de mierda, porque es importante que aterricemos juntos para poder llegar rápidamente
a la playa y establecer un TLZ para el Hércules, que aterrizará dentro de la próxima hora.

Otro problema es el viento. Es mucho más poderoso de lo que se supone. Tan poderoso que
ahora, en la altura de 200 metros, no vuelo hacia adelante en el viento de frente, como
preferiría, sino en realidad colinas.

No tengo idea de hacia dónde me dirijo y elijo caer para encontrar la zona de tierra.

Ahora solo se trata de bajar con seguridad.


Todavía montañoso, miro hacia abajo y veo campos. Es bueno aterrizar en un campo, pero
todavía no puedo ver lo que está detrás de mí.

Me siento incómodo, y de repente un frío polar corre por mi espalda cuando escucho un
sonido que creo que sé.

El sonido de aliento grande, profundo y monótono. Tiré con fuerza de uno de mis manillares y
me giré para asegurarlo. Mierda! Muy bien

Hay dos enormes molinos de viento, y si continúo el curso, vuelvo a las enormes alas y me
aplastan en el acto. Tanto para las energías renovables.

Me muevo de nuevo en el manillar y doy vuelta la pantalla para que pueda ver los molinos de
viento. De inmediato, me doy cuenta de que la velocidad está aumentando dramáticamente a
medida que ahora vuelo con el viento en mi espalda. Estoy en casi 100 metros de altitud,
tengo cursos directamente hacia las alas objetivo y ahora no puedo dar la vuelta. La única
opción es tratar de volar entre las alas y aterrizar en el otro lado. Estoy nervioso por la
turbulencia que crean las alas hará que mi pantalla sea incontrolable. Pero todavía no puedo
hacer nada al respecto ahora.

Durante los siguientes momentos, soplo entre las alas, las cuales se balancean a mi lado,
saltando la marea. Por un milagro no seré golpeado y me prepararé para un aterrizaje suave
en el viento de cola.

Afortunadamente, no hay escarcha, por lo que el suelo en el suelo será suave. Cuando lo
pienso antes de sentarme e ir sin control alrededor de las telarañas y aterrizar con la cara en el
suelo, por lo que mi pico resbaló para otro lavado. Me pongo de espaldas, me tumbo un
momento con el corazón martillado y miro hacia atrás, hacia los dos molinos de viento. Así que
me siento, preparo mi arma, enciendo mi radio y mi GPS y empaco la pantalla en la bolsa que
llevas. Hay una patrulla para encontrar y una tarea para leer.

Después de unos pocos kilómetros de marcha enérgica a través del topo de Jutlandia, localizo
a los otros de la patrulla. Nos reunimos en el borde de un bosque y continuamos juntos hacia
la playa a un ritmo muy rápido a medida que el tiempo escasea. Solo tenemos media hora para
llegar a la playa y colocar luces de infrarrojos, para que los pilotos sepan dónde aterrizar el
Hércules hecho a la medida.

Aterrizar un avión grande una noche oscura en una playa con fuertes vientos supone una gran
demanda para los pilotos británicos. Vuelan con la luz apagada tanto en el exterior como en el
interior, y toda la actividad en la cabina del piloto se realiza con gafas de noche. Tampoco se
trata de una tripulación aleatoria y de un avión aleatorio, sino de pilotos y navegantes
especialmente entrenados que se especializan en operaciones con el Servicio Aéreo Especial
Británico.

Los tratamos muy bien cuando están aquí y, por lo general, también llevamos a cabo ataques
con bombas muy fuertes en Virgo Ane Street.
Subimos y colocamos las luces en TLZ mientras vemos de la oscuridad el grupo de heavy metal
negro de 70 toneladas. No puedo oírlo por el fuerte ruido del mar. Pero en el mismo segundo
que las ruedas de la aeronave cayeron al suelo, los pilotos giraron la potencia del motor,
giraron hacia atrás y con los cuatro motores rugieron como el infierno.

Me siento en la pista en una de las luces infrarrojas y tengo que estar listo para saltar sobre
uno de los dos Humvee con el avión. Aunque me siento a un lado de la pista, me siento muy
pequeña y vulnerable, mientras la silueta alucinante me golpea y pasa en un stephenferno
para poder extender mi brazo y Ahora el motor más externo en un ala.

En poco menos de 700 metros, los pilotos detienen el avión y, unos segundos más tarde, los
dos Humvee están acelerando la rampa de carga hacia nuestra posición. Mientras están
sentados en el primer Humvee, los pilotos de Hércules giran la máquina, aumentando al
máximo las revoluciones del motor y, con toda su fuerza, la aeronave se aleja nuevamente de
las superficies pesadas y blandas. En menos de tres minutos, el avión está en tierra, ha
reservado dos Humvee, girado y aliviado. CÓMO! Cinco kilómetros al sur hay una casa en
medio de una gran área caliente. La casa está construida para la campaña de liberación de
rehenes y contiene muebles, así como una serie de terroristas y el rehén, el embajador, en
forma de muñecas disfrazadas. El área es un área de tiro militar, y todos los disparos esta
noche son con municiones afiladas.

El plan se practica en detalle en casa en el cuerpo. Pero una cosa es la preparación y el ensayo
a la luz del día a un ritmo pausado. Esto es otra cosa cuando un bombero se enfurece en una
habitación oscura llena de humo durante los gritos, gritos y señales en la radio. Pero nadie
tiene que cuestionar nada. No hay necesidad de suponer o esperar que se haga algo. O, como
nuestros colegas estadounidenses y británicos generalmente dicen: ¡Las suposiciones son la
madre de todos los jodidos! Estamos a 500 metros de la casa y la estancia. En el aire sobre el
Mar del Norte, dos cazadores daneses de F-16 y el American AC-130 Gunship informan que
están listos. En medio minuto también podemos conducir el Humvee con sus ametralladoras
pesadas. Pero primero es el turno de los francotiradores para demostrar que están
completamente listos.

Y lo son. Incluso a una distancia de 500 metros, emiten un disparo reforzado con sonido en la
cabeza de cada una de las dos muñecas frente a la casa, que se supone que son guardias. Ellos
hacen el terreno y son defecados.

Inmediatamente después, escucho en mi agencia la señal de que debemos avanzar hacia la


puerta de la casa. Hasta que la puerta esté rota, todo debe estar en silencio, y nos movemos
los últimos 50 metros hacia la puerta en una línea conmigo en la parte de atrás. Como el
hombre con la llave, soy responsable de garantizar que el animal se infla de manera eficiente y
rápida, por lo que tengo mi carga explosiva lista en una mano y mi arma en la otra, ya que no
puedo operar mi carabina con los ojos.

Cuando el primer hombre se acerca, ya me estoy dirigiendo hacia él para colocar mi carga y
detonador. Es difícil ver correctamente con las gafas para la noche, así que muevo el
detonador para asegurarme de que esté atascado en el cable. Mientras desenrollo el cable,
uno de los otros me frena lentamente con una mano en mi hombro. Si tropiezo aquí, seremos
escuchados desde la casa y perderemos nuestros momentos de sorpresa.

En espera, en espera 5, 4, 3, 2, 1. Libero la carga y el silencio se rompe con un golpe hueco que
convierte la puerta en una nube de troncos de árboles y polvo.

OGo-go-go. Un segundo cambia de un acto silencioso para movilizar todo el poder y la


agresión del cuerpo. Como animales salvajes, rugimos abiertamente a través de la abertura
con nuestras luces blancas en los brazos encendidos. Ya no hay necesidad de discreción. Una
serie de disparos rápidos seguidos de mensajes altos y claros sobre "para bajar el tango": los
dos primeros cazadores en la sala han derribado a dos terroristas.

Claus se está quemando y ya estoy en camino hacia él. El progreso y el impulso son cruciales.
No hay pastillas de grasa ahora. No hay comentarios o comandos superfluos. Solo avanzamos
hacia nuestra meta, el rehén que llamamos golf. Agarro mi escopeta y levanto tres disparos a
través de la cerradura, seguido de una poderosa patada de mi tamaño 44. La puerta vuela
hacia arriba y hacia adentro, lanzamos un flash bang, que se llena con seis veces presumir La
habitación acompañada de fuertes destellos de luz. Derp recoge a los cazadores en la
habitación y hay muchos disparos. Tres terroristas más han sido derrotados.

Al mismo tiempo escucho un grito detrás de mí y me doy la vuelta. El siguiente al mando de la


patrulla, Lars, yace en el suelo y se retuerce de dolor. Hay sangre saliendo de su muslo y
parece una hemorragia arterial. Me aseguro contra una puerta cerrada a una habitación en la
que aún no estamos listos para entrar. No puedo ayudar a Lars, ya que eso significará que
tengo que abandonar mi seguridad.

Las tareas son más altas. Pero grito con todos mis pulmones con toda mi fuerza en nuestros
artículos sanitarios, Jan, que echa un vistazo rápido a las piernas de Lars.

Fíjese, use su torniquete. Jan hace lo correcto. No podemos frenar nuestro impulso porque
tenemos un hombre abajo.

Si lo hacemos, ya estamos perdiendo la lucha.

Por lo tanto, le permite a Lars usar el pequeño instrumento para detener el sangrado, el
torniquete, que todos tenemos en nuestro equipo.

Nuestros conductores, Tom, llaman a forts t y estamos listos para la última habitación. La
puerta para el mismo tratamiento con mi escopeta que la anterior, y poco después, también
tenemos el control allí. En una esquina detrás de algunos muebles, nuestro rehén se sienta,
una muñeca poderosa y pesada con asas y caderas sobre su cabeza.

GolfHave golf - dejando objeto, informa Tom a través de la radio.

Jan le da un codazo a Lars, que todavía está en el suelo y gira. Incluso dejó de sangrar con su
torniquete. Jan lo estabiliza más y rápidamente le hace una llamada líquida.
Lars había preparado su pierna con una bomba con un líquido parecido a la sangre y recibió
instrucciones sobre el ejercicio cuando iba a ser alcanzado por las balas de los terroristas. Por
supuesto, los demás no sabíamos nada.

Desde el momento en que volé la puerta hasta que salimos de la casa nuevamente, han
pasado menos de cinco minutos.

Nos hemos alojado con nosotros y nos estamos moviendo apresuradamente hacia los Humvee,
que están a unos cientos de metros de la casa, detrás de unas dunas de arena.

Los refuerzos hostiles están en camino hacia nosotros en gran número, por lo que también
sabemos acerca de la radio.

La herida, nuestro Forward Air Controller, que dirige a los aviones cuando vamos a
bombardear el suelo, contacta a un par de F-16, que están esperando para lanzar sus bombas
de mil libras.

Con luz infrarroja marca los vehículos hostiles, es decir, discos de metal controlados por radio
de tamaño natural que aparecen en el terreno, y se complementa con instrucciones cortas y
precisas en su radio, por lo que la caza - Los aviones pueden dejar caer su carga mortal.
Inmediatamente después de lo profundo, la tierra tiembla debajo de nosotros y el cielo
nocturno se ilumina. Al mismo tiempo, las dos ametralladoras pesadas en la parte superior de
las dos Humvee brotan sus proyectiles de 12,7 mm hacia los objetivos, y las ametralladoras
más ligeras las hacen coincidir con las dunas circundantes. Incluso disparo dos cohetes AT-4
con barba masculina contra algunas polillas de armadura, sigo con mi mosquetón y derribo a
los enemigos que constantemente aparecen en pequeños grupos a 300-400 metros de
distancia.

A unos cientos de metros por delante de la zona oscura de la salud, ahora aparecen varios
vehículos, y Serena llama a su radio AC-130, la Gunship, que nos rodea por unos pocos
kilómetros. . Esta versión de la montura voladora está armada con una pistola Gatling de 25
mm, una pistola de 40 mm, una pistola de 105 mm y, además, ha montado un equipo de
observación térmica que le permite ver incluso el barco más pequeño. Terreno creciente. La
herida marca a los objetivos con su luz láser infrarroja cuando se comunica con la aeronave, y
segundos más tarde, los objetivos desaparecen de la superficie de la tierra en un infierno de
fuego.

Después del incendio, estamos ocupados. El rehén debe regresar a sus propias fuerzas, y
tenemos menos de 20 minutos para permitirnos estar listos para ser recogidos por los
Hércules en el refugio de las dunas.

Cuando un jinete de Humvee se torció el pie, hice una oferta. He estado manejando un
Humvee durante algunos años y conozco este excelente viaje. En la oscuridad esculpida,
conduzco 80-100 km por hora por un camino forestal del norte de Jutlandia con seis yates a
bordo.
Conducimos tácticamente, por lo que el coche no se enciende. Me oriento en mis lentes
dobles de noche, mientras que el cazador en el lado frontal informa sobre la distancia hasta el
siguiente turno.

00500 metros a la derecha, 100 metros a la izquierda ... love Me encanta la sensación infantil
de estar sentado al volante de una máquina de terreno de ocho cilindros de dos toneladas y
media y soplar a través de un bosque oscuro.

Llegamos a la playa y conducimos en el refugio de las dunas. Cinco minutos para aterrizar. Tan
pronto como el Hércules esté aterrizado e inmóvil, habrá 1015 segundos antes de que la
rampa de carga esté completamente abajo y en contacto con la playa. Cuando la rampa está
lista, el maestro de carga parpadea varias veces con su luz infrarroja, y nuestra llegada detrás
de la máquina de transporte debe tener cuidado de que podamos llegar en los segundos
inmediatamente posteriores. El tiempo es esencial.

Estoy mirando mi reloj. 3:50.

MinuteOne minuto fuera, crack cruje desde el piloto británico en mi resnegl.

Nuevamente, escucho el profundo rugido de los motores que se atrasan, y de la nada el avión
nos pasa por la playa. Cuando veo que está a punto de detenerse, me siento a toda velocidad y
empujo el Humvee hasta la playa. A 300-400 metros del avión, mantengo el auto en línea recta
detrás de la rampa.

Allí, los dos flashes vinieron con la luz IR. Ahora la rampa está completamente abajo, así que
continúo corriendo hacia ella hasta que frene con fuerza 10-15 metros antes de la rampa.

Los motores de la aeronave funcionan a su máxima velocidad, el ruido es indescriptible y, a


pesar de una cabina parcialmente cerrada, la arena me azota en la cara. Solo hay un poco más
de medio metro para emitir en ambos lados debido a la anchura del Humvee, por lo que tiene
que ser gelatina, pero nunca he golpeado el lado de un Hércules debajo del cinturón desde un
TLZ y Tampoco tiene la intención de hacerlo esta noche.

Segundos después, el auto entra en la rampa. Aceleré a la cabina y continúo todo el camino
hasta que veo un pequeño nudillo verde en mi lado izquierdo. Cuando tengo el cuerpo al lado,
el Humvee se queda donde debería. Apago el motor y salto para ayudar a los dos maestros de
carga británicos que ya están colocando cadenas estabilizadoras en la parte delantera y trasera
del auto. El otro Humvee acaba de detenerse detrás de mí, se levanta la rampa y los pilotos ya
están girando el avión para llevarlo a la posición inicial. Tengo que agarrar un espejo lateral
para no caerme y volver a saltar al asiento del conductor, para que podamos dar el visto bueno
a los maestros de carga británicos que están listos para la cabina de mando en su radio.

Con los frenos en la parte inferior, los pilotos aumentan la potencia y la cabina tiembla como si
estuviera a punto de colapsarse. Así que suelten los frenos, los motores liberan toda su
potencia, y me empujan hacia atrás en el hielo mientras el avión acelera por la playa. Tan
pronto como libera la tierra, el avión se calma y se eleva abruptamente a través del Mar del
Norte.
Toda la operación está a tiempo.

Me doy vuelta y miro al embajador en la parte de atrás. Se sienta con una gran sonrisa pintada
en la cabeza fría de su muñeca. Me retiro con una risa. Ha sido una noche estupenda.

Después de algunas horas de sueño, volvemos a conducir, y el resto de la semana continúa de


la misma manera.

Preparamos las operaciones durante el día, las realizamos en blancos y objetos por la noche y
dormimos solo unas pocas horas. Genial! Durante el día, también entrenamos una de las
competencias de Jörgerkorps: para ser desplegadas y recogidas en helicóptero. Aquí, la
extracción de la selva es más popular porque es divertido aullar. Es un método que, como
sugiere la palabra, se usa a menudo en las selvas, donde ocho coronas sobresalen 5080 metros
del suelo y hacen imposible que el helicóptero aterrice cuando se debe insertar una patrulla o
Se extrae de un área de operación. En cambio, la cuerda larga se reduce a los cazadores, que
cuelgan con un mosquetón, después de lo cual el helicóptero se eleva y vuela fuera del área.

Lo entrenamos en la estación del aeropuerto y somos objeto de muchos tirones en los autos
en Thisted Road, con mucho tráfico, cuando los adelantamos, que cuelgan a 25 metros debajo
del helicóptero en una cuerda de dos centímetros de grosor.

También entrenamos aplicaciones que son adecuadas cuando el helicóptero no puede alcanzar
lo suficiente por encima del objetivo o si tenemos equipo pesado en él. Así podemos bajar en
cuerdas delgadas de hasta 50 metros de altura.

Utilizamos una tercera forma de tecnología de helicópteros, cuando una noche entramos en
un ataque a gran escala contra la enorme planta de energía de Aalborg, Nordkraft, que se
encuentra junto al Fiordo de Limfjord. En los helicópteros británicos, alemanes y daneses,
volamos en el nivel de formación general bajo sobre el fiordo. Estoy en la parte delantera y me
siento en una media pieza del helicóptero con las botas en el medio y en mis lentes de noche
puedo ver la vista de seis helicópteros detrás de mí. Sin el aterrizaje de los helicópteros,
saltamos sincrónicamente hacia abajo sobre el techo, mientras que otros, por medio de
fastroping, se mueven hacia abajo sobre el techo en cuerdas de 15 metros de largo.

En los distintos pisos y en los enormes salones de la central eléctrica, somos atacados por un
gran número de terroristas. La munición es un proyectil de color que puede disparar un ojo
desde una distancia de 25 metros, razón por la cual existe una gran cantidad de pagos en
efectivo durante la operación si comete el menor error táctico. Sin embargo, estos terroristas
también han sido derrotados, y una vez más, Night Hawk ha estado a la altura de nuestra
unidad hermana sueca: Probablemente el mejor ejercicio del mundo.

Estoy en muchos buenos ejercicios con J gerkorpset.

Por ejemplo, pasamos mucho tiempo en el combate espacial, Close Quarter Battle. Nos
entrenamos en casas de tiro, matamos casas, en Suecia, Noruega y Alemania, donde se utilizan
municiones afiladas.
Está construido con paredes y paredes a prueba de balas y ofrece efectos realistas para el
estrés de los cazadores. Por ejemplo, las lágrimas se bombean a los espacios, los destellos
parpadean y una alarma de guerra alarmante que hace que la comunicación sea casi
imposible. Para optimizar el entrenamiento, todas las habitaciones tienen pequeñas cámaras
que filman a la patrulla y revelan rápidamente los errores.

Entonces, la vida cotidiana ofrece patrullas de patrulla a menudo en una cornucopia de


experiencias desafiantes. Tenemos el privilegio de contar con los recursos necesarios para
entrenar en cualquier parte del mundo con los mejores compañeros de combate posibles, y la
gran mayoría de nuestros entrenamientos se realizan en el extranjero porque simplemente no
tenemos Las instalaciones o condiciones climáticas necesarias en Dinamarca.

Los programas anuales de escalada se llevan a cabo en Suiza, Austria y Noruega. Las tácticas
agotadoras que suben y bajan de las montañas llevan a la física al extremo, y muchos
cazadores reviven los dramáticos eventos de las montañas de Afganistán a la vista de su je
interior.

También recibimos educación en la guerra del Ártico en la zona más al norte de Suecia con
nuestra unidad hermana sueca, que son algunas de las más respetadas del mundo en este
campo. En el frío de 20-30 grados, entrenamos escalada, insertando métodos en esquís y
motos de nieve y pasamos la noche en cuevas de hielo que construimos nosotros mismos. Y
cortamos agujeros en el hielo y saltamos al agua helada en plena marcha para entrenar los
procedimientos de supervivencia.

También estoy en curso en Florida en la base aérea Hulbert Field, donde están estacionadas las
aterradoras AC-130 Gunships. En los bosques pantanosos de Florida, por la noche a través de
mi radio, dirijo estos montes voladores a través de los bosques, donde ellos, con sus cañones
Gatling, pulverizan los tanques enemigos en el suelo. Tengo la suerte de poder volar con uno
de ellos, desde el aire, para ver cómo funciona la ocupación en una sofisticación de tecnología
sofisticada y trabajo manual duro.

Los llamados "artilleros" están en la parte trasera del avión como vehículos de cuatro ruedas y
casi palas granadas y municiones en los sistemas de marfil. Otros se sientan en la barricada
detrás de las pantallas de computadora y operan los numerosos sistemas de la aeronave,
incluido el extremadamente poderoso proyecto de infrarrojos, que mi patrulla y yo
disfrutamos en las montañas de Afganistán en 2002.

El entrenamiento del cuerpo también ofrece ambientes exóticos. Entrenamos guerra virgen
tanto en el Borneo de Indonesia como en Belice, en América Central, donde permanecemos
semanas en la humedad húmeda y cálida, y dormimos por la noche en el cáliz, entre la vida
salvaje resplandeciente.

Un par de patrullas han tenido la fortuna de que formaron parte de la Fuerza Delta del
Estadounidense en la selva de Hawai hace unos años. Desde una galaxia C-5 gigante, el avión
más grande de la Fuerza Aérea Americana, la patrulla saltó junto a los soldados de élite
estadounidenses en un paracaídas sobre los terrenos de la jungla.
Con 524 paracaídas en mi diario, soy un saltador experimentado. Pero a pesar de mi
experiencia, debo decir una y otra vez que la caída libre con paracaídas es lo más peligroso que
entrenamos. No sé mucho acerca de un cazador que no haya fracturado las extremidades o
que tenga mans como resultado de esta forma de inserción.

A fines del verano de 2006, me encuentro en un avión de transporte Sky Van civil de dos
motores, a cinco kilómetros sobre el campo de paracaídas de La Palisse en Francia, donde el
Cuerpo está entrenando debido a las buenas condiciones climáticas. A menudo también vamos
a Arizona, donde el clima es aún mejor.

El avión tiene mi propia patrulla de caza y seis hombres de British 22 SAS, con quienes
entrenamos y compartimos experiencias.

Tengo que saltar un salto especial, donde he tensado una mochila pesada de 50 kilos en la
parte delantera del cuerpo, por lo general, se sienta en la parte posterior de las piernas. Todo
el equipo en la parte frontal del cuerpo hace que la caída sea mucho más inestable y, por lo
tanto, se monta en la pantalla principal la llamada pantalla de medicamentos, una pantalla
pequeña de un metro de diámetro, que estabiliza la caída. Sin embargo, no en este caso,
porque por curiosidad me gustaría experimentar el salto sin drogas y pasar mis experiencias a
la sección de paracaídas del cuerpo. Por eso salto con un fotógrafo de video que graba todo el
salto.

Inmediatamente después de dejar la rampa del avión, tengo grandes problemas para
mantenerme estable en el aire. Me hago lo más grande posible con mis brazos y piernas. Pero
no ayuda. El menor movimiento casi me hace perder el control. Mientras me quede quieto, me
las arreglo. Pero es imposible permanecer completamente en silencio cuando caes al suelo con
menos de 200 km por hora, y dentro del siguiente medio minuto tengo que tirar de mi pantalla
y tengo que cambiar de posición

Por lo tanto, decido hacer un dragón ficticio, un ancho , así puedo probar lo difícil que es. Mi
brazo derecho apenas ha cambiado de posición para alcanzar el mango de liberación antes de
que pierda completamente el control de la caída. Acelero tanto que el fotógrafo de video no
puede seguirme en absoluto. Me doy vuelta, y el cielo y la tierra giran a mi alrededor, mientras
intenta enderezar la caída con los brazos y las piernas. Vano.

La fuerza centrífuga ahora se pone en serio y hace que la sangre entre en mi cabeza, que
parece que debe explotar. No tengo idea de en qué altura estoy.

Todo parece poco claro, y lucho para no perder la conciencia. Mi cerebro, sin embargo, resume
tanto que creo que el gatillo automático de seguridad tira de la pantalla de repuesto muy
pronto, a la velocidad que caigo. Y no debe pasar. Como se trata de una pantalla de repuesto,
se activa más rápidamente y probablemente me enreden en las líneas. Y así se acabó el juego.

Acostada de espaldas en el aire, con todas mis fuerzas, logré que ambas manos se colocaran
en el gatillo y tirara con toda su fuerza. Rezo para que la pequeña pantalla piloto que saca el
resto de la pantalla no me envuelva. Y en el cuello de un cerdo, se desliza debajo de mí y me
tira hacia un lado, mientras que las células del paracaídas se llenan de aire y se doblan bien
sobre mi cabeza caída.
Llego a los obstáculos y me vendo muy lejos. Ese salto pudo haber tenido el precio más alto.
Esta es la cuarta vez que experimento un salto que bien me puede haber costado la vida. Al
infierno con mi estúpida curiosidad.

En el frente interno, J gerkorpset es parte de la preparación nacional contra los terroristas. Por
lo tanto, cooperamos con la unidad de élite de la policía, AKS, la Fuerza de Acción de la Policía.
Al menos una vez al año, una patrulla de caza participa en sus ejercicios, que a menudo
ofrecen muchos recursos y escenarios realistas. Es el hecho de que un gran número de
terroristas a los que se enfrentará una serie de demandas o que iniciarán una ejecución
sistemática de muchos Cien rehenes a bordo.

Unidades antiterroristas de Suecia, Noruega, Alemania, los Países Bajos y Bélgica, entre otros,
participan en el evento, que culmina en un ataque a gran escala en el ferry de pasajeros a
primera hora de la mañana.

El ataque incluye helicópteros alemanes y daneses, así como una gran cantidad de botes de
goma RIB de rápido movimiento que tienen motores con 600-900 caballos de fuerza. Antes del
ataque, el frente se coló a bordo y envió información valiosa sobre los terroristas a las
unidades pendientes en tierra.

Con el sol de la mañana en la parte posterior, todos los helicópteros vuelan bajo el nivel del
mar, llenos de unidades de élite fuertemente armadas contra el barco. Al mismo tiempo, los
barcos de la RIB navegan por el costado del gran barco, y los soldados y policías suben
pequeñas escaleras de metal, que se enganchan en los rieles mientras mi patrulla y yo bajamos
la cubierta superior. Somos responsables de eliminar a los terroristas en uno de los muchos
canales de barcos y combatirnos desde allí a través de restaurantes, cafés, áreas comunes y de
cabina en cabina hacia el enemigo, quien, a pesar de la resistencia armada, debe rendirse
finalmente a La implacable y abrumadora supremacía.

Los muchos ejercicios han puesto sus huellas físicas en mi cuerpo. Me he roto la nariz, el brazo,
los dedos, la muñeca y las costillas, me he roto los dientes, me he escapado de las cejas y
tengo lesiones crónicas en las rodillas, la espalda y el cuello.

En el verano de 2007, también sale mal. En nuestros vehículos especiales Supacat, hemos
instalado motocicletas KTM cross, en las que todos debemos estar capacitados. Tengo el
privilegio de recibir lecciones individuales sobre este monstruo de una motocicleta por parte
del jefe de la división, el capitán "Overarm". Es un oficial extraordinario que, con su pasado
como levantamiento de pesas, está equipado con un par de enormes brazos y una
personalidad sin pretensiones de las carreras callejeras que todos amamos. Además, está casi
enfermamente ocupado por motocicletas.

De esta manera, con mi experiencia extremadamente delgada, un día, “Overmen” me leyó un


hoyo de grava y me ordenó un camino terrorífico con saltos, pendientes y giros venenosos. En
el salto más grande, la mierda me atrapa a mí y a la bicicleta, pierdo el control y continúo
como bruja hacia el cielo.

Al igual que otro artista de circo chino, golpeé un número inaudito de morteros de sal y
terminé aterrizando sobre la bestia.
El diagnóstico de la sala de emergencias es dos fracturas y dos costillas deprimidas, y me dan
una pastilla de pesticida que me quita el dolor. Sin embargo, lo peor es que en el futuro no
podré entrenar o participar en el programa diario de la patrulla.

Sin embargo, el humor sube notablemente unos días después. A pesar de mi discapacidad,
Overarmen me ofrece una oferta a la que no puedo decirle que no. ¿Asistiré a una misión
cercana a Irak? No dudo ni un segundo en decir que sí.

J ger - en guerra con la élite: 17 - En mierda hasta la garganta

Por Thomas Rathsack

Mil metros al sureste hacia el pantano.

Siga el borde del pantano 2.000 metros hacia el sur y luego conéctelo hasta que llegue a la
pequeña carretera justo al norte del conjunto de casas. Continuar otros mil metros de enchufe
al canal. Desde allí, 2.000 metros en dirección sureste a través del palmeral, hasta que llegue a
la casa de la milicia JAM con el supuesto depósito de armas. Estoy en el sur de Irak en el
verano de 2007. Sólo han pasado unos días desde mi patrulla la operación Vikingo con el crack
del cohete chino de JAM.

Ya estamos en una nueva operación.

Solo quedan cinco minutos, hasta que los pilotos ponen el poderoso helicóptero de transporte
EH 101 en la planicie de arena plana, y casi de forma ritual paso por la última ruta de tiempo
para nuestra infiltración en mi cabeza.

El área está llena de enemigos, principalmente JAM, pero también de otras milicias hostiles y
grupos terroristas que saben que estamos operando en el área. Los lugareños simpatizan con
las milicias y se oponen a nuestra presencia en el país. Por lo tanto, es totalmente imposible
moverse en el área durante el día en una patrulla de solo ocho hombres.

No tendríamos una oportunidad contra un enemigo supremo superior si nos descubrieran.

La noche y la oscuridad es nuestro mejor amigo.

Controlo mi arma, enciendo mi GPS, pongo el foco en las gafas de noche una última vez y
verifico que el bolsillo de mi tarjeta de emergencia esté cerrado. Ya estoy empapado en sudor
en la calurosa noche de 35 grados. Gotea de la sartén debajo de mi casco. Un poco de agua
tibia de mi bolsa de camello resuelve mi oleaje seco.

Mis costillas rotas y apretadas después del accidente de motocicleta en mi casa en Dinamarca
hace unas semanas me dolieron muchísimo, pero trato de ignorarlo. La ruta de infiltración no
se ve mal en el mapa y en las imágenes de satélite, por lo que probablemente se irá. Bueno,
solo hay un canal por el que tenemos que nadar, y 30-35 zanjas que debemos cruzar, pero no
se ven tan amplias en las imágenes. Con un poco de suerte y una gran habilidad, podemos
mantener nuestro acuerdo de recolección con el helicóptero en cinco o seis horas.
El objeto en el que estamos entrando es una casa de tres pisos de tres pisos rodeada por un
denso palmeral en un área residencial en las afueras de una ciudad más grande. El área está
construida densamente con una tela de araña de pequeños arroyos y canales que hacen que
sea extremadamente difícil moverse sin ser visto. La casa es un lugar de reunión para las
personas más importantes de JAM y, al mismo tiempo, se supone que actúa como un depósito
con cohetes, granadas y otras municiones.

Pero los satélites y los aviones espías no tripulados no han podido recopilar suficiente
información sobre la casa, por lo que los jefes realizarán un ataque regular. Además, los
aviones espía han observado a mujeres y niños entrando y saliendo de la casa. Así que los
gerentes eligen un enfoque más cauteloso para la tarea. Ellos nos quieren en la mayor medida
posible en la casa y la razón por la que se basa, para recopilar la máxima información sobre la
base de cualquier operación de destrucción posterior.

Minuto, un minuto, informa que el encargado de carga británico está sentado a mi lado,
detrás de su ametralladora de 7.62 mm en el medio de la rampa de carga al final del
helicóptero.

Así que viene su gogo-go-go jeg, y salgo por la rampa hacia la noche iraquí y me alejo de la
gran nube de arena y la escoba. Inmediatamente después, el helicóptero desaparece como un
bulto negro contra el cielo estrellado y se asienta en un murmullo distante y débil. Como
siempre, el silencio después del aterrizaje parece ser casi surrealista después de la alarma
alarmante del helicóptero.

Como si estuviera en un vacío.

Es una fase muy vulnerable. Las casas más cercanas están a unos pocos miles de metros de
distancia, y el helicóptero ciertamente se ha escuchado. JAM sabe que tienen intrusos.

AdGreat, Vores dice que nuestro patrullero Kenneth con voz baja en mi barrena.

Aseguro mi arma y establezco el rumbo al sureste sobre la llanura arenosa con mi compañero
más cercano, Rasmus, inmediatamente detrás de mí y el resto de la patrulla, otros 20-30
metros más atrás.

Pongo mi patrulla alta. No solo por sus habilidades profesionales y experiencia. Sobre todo por
su experiencia humana. Son siete personas silenciosas, flexibles y conscientes de cuándo usar
mejor sus recursos.

Kenneth es un soldado de primera clase. Es pelirrojo, temperamental y ha sido soldado


durante la mitad de su vida, de los cuales más de cinco años han sido publicados en los
Balcanes y en Afganistán e Irak. Rasmus, un bombero, es un espécimen físico y siempre
tranquilo. Primero, la herida, que con sus 26 años es el hombre más joven de la patrulla. Él es
nuestro controlador de aire delantero. Nuestro oficial sanitario, Frederik, estuvo el año pasado
en Afganistán de un fragmento de una granada de mortero. Típicamente para Frederik, él
eligió gastar las 25,000 coronas que obtuvo en compensación en una fiesta por la patrulla.
Nuestro otro artículo sanitario, Christian, es otro padre pelirrojo, temperamental, a quien
aprecio enormemente. John, nuestro hombre de radio, es un tipo inteligente y un cazador muy
respetado. Como nuestro francotirador, Hans, un niño de Copenhague eternamente feliz.

Observamos intensamente en nuestras gafas de noche.

Inmediatamente no hay muchos signos de vida a nuestro alrededor. Un par de perros


andantes y parlantes de latón de las mezquitas.

Las llamas quemadas de las innumerables refinerías de petróleo se iluminan como grandes
puntos brillantes en mis lentes de noche, y tengo que enfrentar mi cabeza para no
deslumbrarme. No se mueve un viento.

He trazado la ruta para que nos movamos lo más lejos posible de los edificios. Donde hay
casas, hay personas donde hay personas, hay enemigos, y donde hay enemigos, hay
problemas. Es por eso que nos estamos moviendo a lo largo de un camino pantanoso. Lo sigo
hacia el sur en una distancia donde el suelo no está húmedo, por lo que no dejamos rastros.
De vez en cuando, Rasmus y yo mantenemos y amasamos para observar y escuchar la
actividad humana.

Para el resto del mundo, evitaremos que las alarmas de los automóviles, las voces y las alegrías
de los cigarrillos sean demasiado fuertes, lo que podemos ver como un punto en el campo de
visión verde en nuestras gafas de noche a larga distancia. .

Después del área del pantano, me dirijo hacia el primer camino hacia la carretera y el área
verde donde se encuentra el canal. Ahora estamos a unos cientos de metros de las casas más
cercanas. Me da un asiento cuando descubro a un hombre en uno de los tejados. Me nudo
lentamente y coloco mi arma firmemente en el hombro, lista para subir a la posición de tiro.
Hago clic dos veces en la tecla de radio, que es la señal de que esto no es solo una cosa común,
sino que hay una razón real para ello.

El hombre en el techo está de pie y observando en el área hacia nosotros. Levanta las manos
delante de su cara, como si tuviera unos prismáticos. Si es con visión nocturna, probablemente
nos descubrió. Pero eso no es probable.

Sabemos que solo unos pocos miembros de JAM tienen los binoculares avanzados.

Entonces, unos pocos perros salvajes comienzan a caminar a unos cientos de metros de
nosotros. El hombre ahora está completamente quieto, como si el paseo de los perros hubiera
agudizado su interés. No se movió en absoluto desde que lo descubrí. No me importa.
Definitivamente ha escuchado el helicóptero y sabe que estamos en el área. Rasmus y yo
intentamos llenar lo menos posible sentándonos en una posición fetal. Y luego, finalmente, lo
que parece una eternidad, toma los brazos y camina silenciosamente por el techo y comienza a
observar el sur, lejos de nosotros. Viajo lentamente y continúo a paso tranquilo hacia la
carretera unos cientos de metros delante de nosotros.

Durante la seguridad mutua, cruzamos la carretera con cuidado y ahora llegamos al borde de
la gran área verde que conduce a la casa tres kilómetros hacia el este. Intento alcanzar el
borde del canal junto con Rasmus para observar la actividad hostil en la orilla opuesta y al
mismo tiempo evaluar cuán ancho y profundo es el canal y cuán poderosa es la corriente.

Tenemos procedimientos muy especiales para pasar un canal. Es una fase extremadamente
vulnerable en la que nosotros, cuando estamos en contacto con el enemigo, seremos
realmente malos con las personas en el agua y parte de nuestro equipo envasado en plástico.

Así que no solo saltamos en la bañera y nos vestimos en el lado opuesto.

Rasmus y yo somos los primeros en nadar. Mi chaleco me ha envuelto en una bolsa de plástico
negro por el bien de la radio y otros materiales sensibles. Pero al mismo tiempo, es una
ventaja tener el trozo de plástico flotante frente a mí, así que puedo sostener mi arma y estar
listo para disparar aunque esté en el agua.

El borde del canal es un muro de dragado vertical de casi dos metros, y necesito la ayuda del
hombre musculoso de la patrulla, la herida, que con sus tremendos agarres me ayuda
suavemente al agua, que está caliente y apestosa. de rojo.

Gruñí el dolor mientras mi costilla se curaba por la pared de barro.

Cuando llego a un punto de apoyo en el fondo del canal, pronto me encuentro tirando de las
botas para mí. El fondo es pantanoso, y parece casi como si hubiera una ventosa que se
adhiera a ellos.

Lentamente, Rasmus y yo nadamos hacia la orilla opuesta. Incluso sin atuendo, el chaleco y el
chaleco antibalas en el uniforme y las botas parecen pesados. Pero es mucho peor que la
corriente sea mucho más fuerte de lo que se supone en un principio. No podemos hacer un
seguimiento del punto que había hecho en el lado opuesto. El arroyo nos lleva más lejos por el
canal y preocupantemente lejos del resto de la patrulla, que está en la orilla donde nos
arrastramos.

Intentamos tanto como sea posible nadar hacia el arroyo y luchar con las piernas de toda la
fuerza, mientras intentamos mantener el ancho bajo observación a través de los lentes de
noche.

Acurrucados cuando llegamos a la orilla, y al levantarnos en la ladera, crecemos en la hierba


alta y caemos en silencio para observar y escuchar. Volvemos a hacer sonar todo el equipo en
silencio, y parpadeo dos veces con la luz infrarroja en mi arma hacia las otras como una señal
de que pueden enviarlas a continuación.

Se tarda algo más de media hora en llegar a todos. Mientras tanto, el avión espía no tripulado
Shadow informa sobre mucha actividad en y alrededor de las casas en el área.

Seguimos avanzando a través del denso palmeral, y me coloco las gafas de noche en la frente y
miro alrededor. El palmeral es como una postal. O como una escena teatral con la enorme luna
naranja colgando, cuya luz permite que todas las palmas aparezcan en siluetas afiladas. La
banda sonora es innumerables las brillantes oraciones de la mezquita y los perros que
caminan, que ahora parecen estar más cerca de nosotros. Después de un par de cientos de
metros, el palmeral se vuelve más apretado de arbustos y arbustos, lo que nos obliga a frenar
el ritmo. Y aún más: aumentar nuestro nivel de soporte.

Llego a la primera tumba y la observo preocupada. En las fotos parecían bastante confiables,
pero ahora me paro frente a una zanja de dos metros de ancho con lados verticales, donde el
nivel del agua está entre uno y dos metros por debajo del borde en el que estamos. Además,
viejos rollos oxidados de alambre de púas se doblan a lo largo de cada lado de la zanja.
Aparentemente hay parcelas privadas que los propietarios quieren marcar claramente.

Cuando el resto de la patrulla termina con Rasmus y conmigo, Kenneth vibra a la vista. La zanja
no solo interfiere con nuestra infiltración, sino que también la retrasa. El tiempo comienza a
convertirse en un factor ahora. Dentro de la próxima hora nos gustaría comenzar la tarea de
observar nuestras metas.

La herida tiene contacto con Shadow, quien informa sobre la actividad frente a algunas casas
en el borde del palmeral, a 100 metros. Creamos nuestros sentidos.

"Bueno", susurra Kenneth. "Estamos ocupados". Estamos a pocos kilómetros de nuestro


destino. Espero con ansias el alambre de púas e intento ponerme las botas y empujarlo hacia
abajo para poder restregar, pero estoy a punto de perder el equilibrio y caer. ella. Junto con
Rasmus, trato de separar los arcos retorcidos en los que se encuentra el alambre de púas. Me
agacho lejos para no ponerme guantes. Me corté con las dos manos, pero no puedo cuidarlo.
Mi propia maldita culpa.

Pasamos por el alambre de púas y ahora estamos en el borde de la zanja. Una vez más,
tenemos que trabajar juntos para entrar al agua tan silenciosamente como sea posible.

Si acabo de saltar, comienzo una ola y me arriesgo a revelarnos. En cambio, encuentro algunas
raíces en el borde del borde, y Rasmus se acuesta en el estómago y me ayuda a bajar. Como ya
no puede alcanzarme, deja caer su arma y puedo usar el frasco para agarrarme y bajar más.
Cuando llego a la orilla del agua y ya no tengo nada a lo que agarrarme, me rasco los dedos en
la pared de barro para no caer demasiado rápido.

Noto el agua caliente sobre mi vida y me deslizo hasta mi garganta. Un hedor indescriptible
cerca de mi nariz. Una acidez, el hedor rojo del afecto y la orina, que casi me hace vomitar. Me
hace darme cuenta de que estoy nadando en toda la alcantarilla de la comunidad.
Literalmente en la mierda hasta el cuello.

Con las aguas residuales hasta la barbilla, ahora lucho con vómitos vigorosos.

Tengo que hacer algo para no hundirme por completo.

No solo será una experiencia asquerosa y poco común. Mi equipo es demasiado pesado para
nadar aquí. Por lo tanto, elijo colocar el muro de barro para poder llegar a los dos metros
sobre el otro lado de la zanja. Tiene éxito, y me apoyo en un pequeño manantial debajo del
agua con una de mis botas. Con una mano encuentro un lío y ahora está estable. Mi otro brazo
siempre ha mantenido mi arma sobre el agua. Me volteo hacia el lado opuesto y puedo ver a
Rasmus y algunos de los otros que me observan con minuciosas minas.
No puedo subir aquí sin ayuda, y agito Rasmus hacia mí.

Un minuto después, se cuelga a mi lado en la pared de barro, y con la misma suavidad, pero a
pesar de la situación, intercambiamos un par de dientes blancos con nuestras caras delgadas y
sudorosas. Es grotesco, este. Pero no hay nada más que hacer sino avanzar rápidamente. El
tiempo se acaba.

Rasmus empuja mi trasero, todo lo que puede, y trato de subir los dos metros. Encuentro dos
raíces en la altura de mi hombro y me saco toda la fuerza. Es negro para mis ojos de dolor, ya
que mis costillas se presionan al extremo en este movimiento, y me oigo de pie. Subo más y
me siento frustrado porque aquí también, una araña de púas corre por los gruesos arbustos a
lo largo del borde.

Lo único que puedo conseguir para levantarme es un alambre de púas que tengo que
levantarme con las dos manos. Las chicas cortan, y noto un líquido espeso caliente entre mis
dedos.

Cuando llego al borde, empujo el rollo de púas y me arrastro mientras sostengo mi cabeza
hacia adelante y me protejo la cara con el casco.

Cuando salgo por el otro lado, mis anteojos de noche están equivocados, por lo que solo
puedo ver los contornos del terreno frente a mí. No particularmente fijo como yo, como líder,
tengo que evaluar nuestro progreso.

Ayudo a un pequeño Rasmus de bandas a través del alambre de púas, y una tras otra, varias
plumas frustradas aparecen por el borde. Es duro, esto. Muy duro Pero todavía tengo la
energía para tirar de la sonrisa.

Reviso la tarjeta. A 1,700 metros de nuestro destino, y de acuerdo con las fotos de la casa, hay
zanjas a lo largo de nuestro curso cada aproximadamente 100 metros. Si todos son como el
agujero que acabamos de crear, tendremos algo tan cómico en el culo. Pero tenemos que
seguir adelante.

Con cuidado a través del palmeral. Pongo las botas con cuidado al costado de los senderos, por
lo que minimizamos nuestras huellas.

Aún más áspero. Casi idéntico al primero. Mierda! Busco la zanja y el alambre de púas, pero no
hay rutas alternativas. Tengo que atravesar el alambre de púas con las manos rotas, bajar por
la zanja de alcantarillado y pasar al otro lado con Rasmus y la patrulla detrás de mí. Así que las
zanjas parecen ser. La infiltración se transforma en un infierno regular. A cámara lenta, cámara
lenta, lubricada en orina y piel.

Y la presión hasta el límite de nuestra forma física.

Mi dolor de pecho empeora y empeora con cada movimiento. Tengo el sabor característico de
la sangre en la boca que se produce cuando algunos de los vasos sanguíneos en las
extremidades de los pulmones se revientan bajo un estrés intenso. Mi enfoque como
explorador y explorador es peligrosamente débil.
A unos 200 metros de nuestro destino, una vez más estoy a cargo de la barbilla, cuando
Rasmus me susurra que debo estar completamente en silencio. Miro hacia arriba y veo que
Kenneth y Ole están completamente listos para la estática con sus brazos en el hombro.

Desde las casas más cercanas a 30-40 metros de distancia, una luz blanca parpadea
repentinamente en el palmeral.

Este es un lugar realmente malo para ser descubierto. Especialmente para mí, que no puede
levantarse rápidamente de la zanja en caso de un tiroteo.

Escucho voces débiles y puedo ver que la luz se está haciendo más fuerte. Se acercan.

Kenneth y Ole descansan lentamente sobre su estómago y presionan bajo una pequeña hilera
de arbustos a lo largo del borde de la zanja. No puedo ver a los demás. El cono de luz se mueve
lentamente por el alambre de púas y sigue el arbusto bajo el cual Kenneth y Ole presionan.

El cono de luz se detiene. Puedo escuchar un leve murmullo de voces masculinas a 1520
metros de distancia. El cono de luz continúa por la zanja hacia el canal. Desde el ángulo en que
están los hombres, no pueden brillar sobre mí. Primero deben estar más apretados en la zanja.

Luego apagan la luz y hablan más alto juntos antes de que se despierten nuevamente. El alivio
de no ser descubierto me devuelve la espalda.

Salgo de la zanja y me oriento. La casa debe quedar en línea recta. Reloj kken 11 , y poco
después, estoy en el suelo, está encendido. No hay zanja que separe el suelo de la arboleda de
la que venimos. Sólo una valla de púas.

Me arrodillo y espero a los demás mientras me pongo las gafas de noche contra los contornos
de la casa, que está a menos de 40 metros de mí, rodeada de palmeras y arbustos.

El palmeral es más delgado aquí, y los sistemas a pequeña escala corren alrededor del jardín.
Por las fotografías, sé que en frente de la casa hay un sitio de grava de unos cien metros
cuadrados, y en el otro lado corre una de las vías de acceso más grandes a la ciudad. A la
izquierda tenemos edificios estrechos. A la derecha el canal de 15 metros de ancho. Y detrás
de nosotros una gran cantidad de zanjas. Si entramos en batalla, nuestra capacidad para
retirarnos es extremadamente pobre. La única ruta de vuelo es hacia atrás, a lo largo del canal
hacia un pequeño puente de madera que cruza a otra parte del pueblo.

Nos han dicho antes de la cirugía que probablemente haya seis meses y seis mujeres en la casa
esta noche. La herida ahora informa con señales manuales de que Shadow puede ver a dos
personas frente a la casa y posiblemente una en el techo. Me doy cuenta de que su cara está
bañada en sudor bajo los cálidos auriculares y la pesada radio en su espalda.

Debe haber sido una pesadilla para él subir las zanjas.

Con pasos lentos y medidos, me muevo lentamente a lo largo del pequeño camino hacia la
casa, mientras busco al guardia en el frente.

Al mismo tiempo, de vez en cuando miro directamente al techo.


Y reza para que no haya perro en el jardín.

Entre la casa y yo, ahora solo hay una pequeña hilera de árboles con arbustos entre ellos y una
pila de algo que parece basura de jardín. Debería encontrar el lugar más difícil para poner los
pies, así que no pongo rastros, pero aquí en la noche tranquila, en lugar de eso, elijo el suelo
blando al borde del camino, así que el mío Las botas no hacen ruido en la grava. El precio es,
por supuesto, que luego se puede ver que hemos estado aquí, pero en este momento es muy
importante no ser descubierto.

Como estoy a dos metros de los árboles, están parados allí.

A través de una pequeña brecha entre los árboles, veo la alegría del cigarrillo de uno. El
pequeño punto se ilumina cuando toma una respiración sibilante. Se levanta contra la pared
de la casa a 10 metros de mí. El otro está sentado cerca de una puerta de metal, que es la
única entrada visible al patio.

Me muevo tranquilamente un metro adelante. Aparece una gran parte de la casa.

Y veo que ambos hombres tienen un AK-47 colgado en su hombro.

El guardia de la pared tira el cigarrillo delante de él y lo sacude con una de las botas.

El otro se levanta lentamente, murmura unas palabras al compañero y desaparece en la casa a


través de la puerta principal. Todavía no hay señales de ningún guardia en el techo.

Si la herida recibe una señal de Shadow acerca de una amenaza repentina e inesperada, más
guardias en el techo o personas en la parte posterior de la casa, él repetidamente tecleará la
radio para que sepamos que hay problemas y que debemos estar preparados Ahora estoy casi
en medio de un pequeño agujero entre los árboles y puedo ver que hay algunos autos viejos
en el patio y hay algunas pilas de metal viejo.

Un muro de aproximadamente tres metros de altura recorre el patio. Sólo el lado hacia el
palmeral, hacia mí, está abierto.

Muevo medio pie un paso hacia adelante y me doy cuenta de que el suelo es suave. Una
pequeña rama se desmorona al plantar el polvo en el suelo. Me pongo rígido El jefe del guardia
que regresa se da vuelta y se gira hacia mí. Es como si nos estuviéramos mirando fijamente a
los ojos. Me mantengo completamente estático y espero que los demás también hayan
registrado su reacción para que se mantengan tranquilos.

El guardia ahora retrae su AK-47 delante del cuerpo y se mueve lentamente hacia la hilera de
árboles que estoy detrás. Es demasiado tarde para hacer algo ahora. No puedo mostrarme ni
retirarme, ya que el sonido me revelará.

Lentamente, el guardia se mueve a lo largo de los árboles y busca en su arbusto oscuro. Sé que
la luz verde de las gafas de noche ilumina suavemente mis párpados y espera que no la vea.

Se detiene unos metros delante de mí ahora.

Realmente nos miramos directamente a los ojos.


Mi corazón late, así que me temo que realmente pueda oírlo. En este momento se siente como
una eternidad, y la pierna sobre la que me incliné descansa sobre la sacudida bajo la carga de
mi peso corporal.

Luego finalmente gira la cabeza y regresa a la casa donde se sienta en el umbral de la puerta y
saca un paquete de cigarrillos del bolsillo del pecho, sacando los dientes y los pies. dispara
sobre eso Mi ritmo cardíaco cae de nuevo, y lentamente amasado para sacar el ácido de la
pierna.

La patata de las armas, que según la inteligencia debe estar escondida en algún lugar del suelo,
no es realista de encontrar. Un intento activo de localizarlo seguramente causará tanto ruido
que los guardias nos escuchen. Se trata de memorizar todos los detalles de la casa: la ubicación
de las puertas y ventanas, de qué material están hechas, ya sea que haya vidrios en las
ventanas, el grosor de las paredes, el material del que están hechas, el número de pisos, los
caminos de acceso a la casa, si la puerta de la casa está cerrada, si el techo es plano, la
cantidad de municiones que veo, el guardia está encendido. Detalles que son extremadamente
importantes para un ataque posterior a la casa.

Dos clics en mi oreja caracol me interrumpen. No tenemos más tiempo y necesitamos


reunirnos en el lago. No es ahora que tengo que volver atrás y elegir y ponerlo todo. Así que
me vuelvo lentamente, encuentro mis huellas y me muevo hacia las siluetas de la patrulla, que
puedo ver detrás de unos arbustos a 20 metros de distancia. Intercambiamos los pulgares
hacia arriba como señal de que tenemos mucha información con el hogar.

En la primera tumba, rodeamos a Kenneth, quien nos informará sobre nuestra exfiltración, el
camino de regreso a la zona de aterrizaje del helicóptero.

Se excluye el mismo camino de regreso a través de las zanjas, informa. Simplemente no


tenemos tiempo, ya que solo hay una hora para recoger. Por eso elegimos el plan alternativo.
Mirar a lo largo del canal hasta el pequeño puente de madera. La desventaja es que entra
directamente al asentamiento en la parte exterior de la aldea.

Pero no tenemos otra opción. Una hora está en primer plano para llegar al helicóptero.

Todos asienten, y formamos la formación conmigo en el frente, seguido por Rasmus. No


evitamos un par de zanjas, pero es un pensamiento edificante que debemos escalar un
máximo de tres. Cuando llegamos al puente de madera, en realidad es solo una viga, y paso
unos minutos manteniéndolo en observación antes de buscar solo.

El pueblo comienza 20 metros por un pequeño camino de tierra. Si no hubiéramos estado bajo
presión de tiempo, incluso en medio de la noche, nunca nos mudaríamos a un asentamiento.
Pero para nuestra suerte, la pequeña calle entre las casas tiene solo dos pequeñas farolas, y no
hay signos de actividad ni de humanos ni de animales.

Nos distribuimos a cada lado de la calle para que podamos asegurarnos el uno al otro en
diagonal. Llegamos a 300 metros por la calle sin problemas y continuamos en dirección oeste
hacia la zona de tierra del helicóptero en una gran llanura plana a unos 1.500 metros de
distancia. A unos cientos de metros del pueblo, hago una pequeña maniobra llamada sl jfe ,
que conduce a la patrulla en un arco hacia el pueblo. Aquí encuentro un lugar adecuado donde
nos sentamos y observamos para revelar a los perseguidores.

Afortunadamente, no hay ninguno.

20 minutos más tarde estamos en la zona terrestre, y S ren está en contacto con el
helicóptero.

MinutosDos minutos fuera. look Miro hacia adelante, nudo hacia donde quiero bajar el
helicóptero, y cuando escucho el sonido liberador de las palas del rotor, enciendo la luz
infrarroja del flash en la parte superior de mi Casco, para que el piloto pueda ver mi posición
exacta. Pongo mis gafas de paracaídas fangosas delante de los ojos como protección contra el
polvo, la arena y las piedras cuando aterriza.

Ardiendo, el gran bulto negro emerge de la oscuridad y se apoya en el aterrizaje con la rueda
delantera justo frente a mí. Lo he intentado innumerables veces, y automáticamente inclino mi
cuerpo hacia adelante sobre mis rodillas, de lo contrario me veré arrastrado hacia atrás por la
enorme turbulencia de las palas del rotor. A pesar del ruido intenso y el infierno de la arena y
la mantequilla, esta es la mejor fase de recogida. A pesar de que todavía no estamos en casa,
es lo mismo que cuando mi padre los sacó de la escuela. Seguro y seguro. Aquí es solo el
maestro de carga del helicóptero el que actúa como padre cuando él se aleja por el lado de la
rampa de carga y parpadea dos veces con su luz infrarroja.

Me poso inmediatamente y corro por el cuerpo del helicóptero, subo por la rampa de carga y
me siento en un asiento en la parte inferior de la cabina oscurecida. Justo detrás de mí viene el
resto de la patrulla, y unos segundos después de que las turbinas suenen y el helicóptero se
levante.

Todavía no estamos en casa, y no hay nada que ver con equipos, cascos y armas. Pero puedo
relajarme en mi cuerpo. Me duele la costilla cada vez que me muevo, y solo ahora puedo
descubrir cómo están mis manos con heridas profundas y sangrientas.

Miro hacia arriba y veo a los dos maestros de carga británicos de pie y gesticulando con sus
dedos en el cuello. Nosotros apestamos Veo que Ole y Søren se ríen. Tampoco me molesta.

Jager - en guerra con la élite: 18 - Invisible en el patio trasero de Jam

Por Thomas Rathsack

Después de un par de días de restitución y cuidado de mis manos deshilachadas y mis costillas
tiernas, estoy preparando la ruta nuevamente hacia el país de JAM y nuevamente hacia afuera.
Es hora de otra operación.

Los ataques masivos de cohetes en la estación aérea de Basora, BAS, durante el invierno y la
primavera de 2007 se están deslizando sobre los soldados daneses y británicos. Solo durante
las últimas 24 horas, el campamento ha sido atacado 14 veces, principalmente por la noche y
por la noche, donde el enemigo puede desbloquear los cohetes sin ser visto.
Por lo tanto, nadie se mueve en el campamento sin tener un casco y un chaleco antibalas a
prueba de balas. Cuando el sistema de radar del campamento alerta sobre los ataques con
cohetes, tenemos entre 15 y 30 segundos para encontrar una cobertura detrás de una pared o
en una de las pilas de seguridad. Si maneja un automóvil, se detiene y se acuesta al lado del
automóvil. Y si no tiene cobertura interior, solo se trata de tirarlo boca abajo con los brazos
sobre el casco y esperar lo mejor.

Cada vez que ha habido un ataque con cohetes, las personas no deben moverse antes de que
un equipo de rescate de municiones haya examinado el área de municiones sin explotar.

La amenaza y la vigilancia constante hacen que las personas se estresen, y duermen más
fácilmente y, por lo tanto, empeoran, por lo que no se recuperan adecuadamente.

Muchos duermen con botas y equipo para reaccionar rápidamente y entrar en ideas, y algunos
han comenzado a dormir en las literas de seguridad.

Pero son ardientes, y las personas no duermen adecuadamente allí. Por lo tanto, muchos de
los jóvenes soldados en el campamento han comenzado a verse seriamente afectados por la
situación, y la moral se ha vuelto notablemente más baja en las últimas semanas.

Por lo tanto, somos dos patrullas de caza que son convocadas al reconocimiento en las áreas
desde donde parece que se están disparando los cohetes.

Y si es posible, evita disparar y derrotar al enemigo.

Es probable que gran parte de los cohetes, armas y municiones enemigos sean traídos de
contrabando desde Irán a través del kenkenken i hasta Irak, más allá de nuestras fuerzas de
coalición, que luego los arrojan a la cabeza. Conocemos el problema, pero debemos reconocer
al mismo tiempo que la coalición simplemente no puede proteger toda la frontera de cien
kilómetros y evitar el suministro iraní a JAM y otras milicias iraquíes.

Nuestra tarea es difícil. No es solo encontrar la pelota en la esquina. Encontrar la manada solo
es un desafío. El área es enorme y se extiende sobre el desierto, pantano, marismas y
asentamientos. Sin embargo, según nuestra información de inteligencia, sabemos qué áreas se
usan con más frecuencia para disparar y cuándo se colocan normalmente los cohetes.

Cuando son despedidos, el enemigo está ahí para ellos mismos. En su mayoría, usa auto-
lectores cronometrados y se sienta en casa con la familia mientras se dispara el cohete.

El área en la que primero queremos concentrarnos es un área de marismas y pantanos. Es


remoto y humilde, y los militantes lo usan para lanzar cohetes, así como para excavar cohetes,
granadas, armas y municiones en los depósitos de la zona.

A continuación, nos moveremos de cuatro a cinco kilómetros más al sur, hacia un área agrícola
plana que se eleva directamente hacia una enorme llanura desértica. Aquí, la densidad de
población es un desafío. Diariamente, los agricultores fueron llevados a la zona con sus garras,
que pastan y beben agua de los laberintos de los canales de riego.
A solo un kilómetro al sur se encuentra una ciudad más grande. El área está tan densamente
poblada que es casi imposible no ser descubierto.

Así que no podemos llegar por completo.

El área está, en general, fuertemente infectada por la milicia JAM y una parcela de otras
milicias, clanes chiítas rivales y bandas criminales, que luchan contra luchas de poder
sangrientas y despiadadas entre sí. Y lo último que queremos es terminar en su campo de
batalla.

Pero en realidad saben que exactamente lo que somos del Cuerpo de Jager está aquí. Nos
comercializamos de la mejor manera en los medios de comunicación daneses en las semanas
previas a nuestra partida. En los titulares, se proclama que los cuerpos ahora deben
desplegarse en el sur de Irak.

No estamos en casa y por lo tanto no correremos riesgos. Podemos permanecer sin ser
detectados durante cuatro o cinco días. Y para optimizar nuestra potencia de fuego, unimos
dos patrullas. La tercera

patrulla y la mía, ambas patrullas operativas experimentadas y con una edad promedio de más
de 30 años. Inicialmente, leeremos la tarea juntos y luego nos dividiremos y nos moveremos a
dos áreas diferentes, donde en cuatro días observaremos los lugares desde donde creemos
que se dispararán los cohetes.

Empaquetamos alimentos, agua, ametralladoras, municiones, granadas, lentes de protección,


baterías, equipos de observación, radios, kilos de equipos con GPS, pero a diferencia de las
operaciones en Afganistán, las operaciones en Irak son más cortas, así que en general, menos
equipo. , especialmente el agua, y una espalda mucho más ligera.

Repaso y memorizo la ruta una vez más, me baño, me lubrico con la crema de mosquitos de la
jungla británica fuerte sobre la mayor parte del cuerpo y me rozo los brazos, las manos y la
cara con un velo negro . Controla por última vez mi arma, la seguridad de mis granadas, mis
lentes de noche, mis avistamientos de infrarrojos y el contenido de mi portal.

Estoy lista

Pocas horas después de haber aterrizado con el helicóptero en la gran llanura de arena abierta,
hacemos una parte detrás de la tercera patrulla y seguimos hacia el norte hacia el enorme
pantano y la zona de pantanos donde operan los militantes.

Me coloco mis lentes de noche en mi frente.

Las noches de Irak son fascinantes. Un paisaje completamente estancado con la enorme luna
amarilla y miles de estrellas en un cielo que siempre parece mucho más grande aquí.

El idilio se rompe cuando tengo que dejarme caer en una zanja con agua estancada y roja para
examinar qué tan profundo es. Como patrullero, es como sabes que mi trabajo es investigar
los obstáculos que enfrentamos. Incluyendo el agua.
La ciruela roja va a mi pecho, y me muevo lentamente hacia el otro ancho, a unos pocos
metros, donde tomo algunas raíces y me levanto. Los demás me siguen, y cuando toda la
patrulla está reunida al otro lado de la zanja, escucho el susurro de Morten en mi oreja.

Es el 3er explorador de patrullas, y unos 50 metros frente a nosotros ha observado una


pequeña casa, que se encuentra donde una zanja ancha cruza un camino de grava largo y
recto. En la parte superior del techo puede ver a un par de militantes militantes en una
ametralladora pesada. No parece que tengan binoculares de noche. Hace que nuestra
situación sea más favorable. Pero somos 16 hombres, y el sonido más pequeño nos lo dirá.

La disciplina del sonido es esencial en tareas como esta. Cada paso debe tomarse con cuidado,
y todo el engranaje está apretado firmemente en el chaleco, para que no se mueva.

Metal contra metal, una rama que da nudillos, una pequeña salpicadura en el agua, y nos
revelan. Y en estos lados, uno no debe esperar que las recomendaciones de llamadas o canjes
se presenten. Sus armas son para uso. No dudarán en utilizarlos. De hecho, preferirían romper
su rutina de vigilancia aburrida con un cambio violento.

Pero no estamos aquí para ser golpeados por milicias casuales. Por el contrario, estamos aquí
sin ser vistos para encontrar el lugar desde donde se disparan los cohetes.

Permitir las circunstancias para que podamos deshacernos de uno o dos equipos de
lanzamiento de cohetes, solo será un bono maravilloso.

Morten informa que él, junto con su compañero, esperará la casa y evaluará las posibilidades
de pasarla y continuar en la parte del área donde realizaremos el reconocimiento.

Enviaremos a nuestros dos ametralladores y sus ametralladoras Heckler & Koch más adelante,
para que estén listos para abrir fuego contra los guardias en el tejado. Nosotros los demás nos
presionamos bajo la baja vegetación de arbustos y cañas.

Unos diez minutos más tarde, Morten informa que es imposible pasar la casa sin ser
descubierto desde la azotea. Los dos guardias entrenan y será un riesgo demasiado grande
dejar que 16 hombres con equipo los pasen. Por lo tanto, decidimos dividirnos. La tercera
patrulla se dirige hacia la parte seca oriental de la zona y mi patrulla, por supuesto, hacia la
parte húmeda y pantanosa del oeste.

Como scout, ahora tengo que estudiar mi tarjeta. Encuentro los arbustos y estómagos más
gruesos lo más abajo posible y encuentro mi lluvia elegante, ponlo sobre mí y me aseguro de
que no pueda escapar ninguna luz y encender mi pequeña rosa la luz

El explorador en una patrulla es el único que excepcionalmente debe usar la luz como lo hago
ahora. Cada cazador es criado. Como aspirante judío hace muchos años, dominé a los pobres
aspirantes, quienes durante semanas dormían alrededor de grandes rocas y otros objetos
pesados como castigo por no observar la disciplina básica pero importante de la luz y el
sonido.

En un ejercicio en Bélgica a principios de la década de 1990, yo era un hombre de radio y me


apoyé en una mala conexión con la base durante mi lluvia para evitar que la luz se escapara.
No había dormido en varios días, y en un momento tuve que orinar tanto que tuve que
interrumpir mi trabajo y anotar en la oscuridad de la noche el pequeño agujero que habíamos
excavado en el inodoro. Mientras levantaba la lluvia lentamente, apenas podía notar que el sol
brillaba desde un cielo alto.

Cuando he estudiado el mapa, memorizo la ruta hacia el área del pantano al que vamos a ir y
empaco las tarjetas y los impermeables. Inmediatamente me cuesta imaginar las rampas de
lanzamiento de cohetes en esa área.

Pero un pequeño punto de luz en las imágenes de satélite revela que hay un área seca con
sistemas de trayectoria que llevan allí. Es tan aislado y aislado que bien podría ser un lugar de
lanzamiento. Así que investigaremos si hay rampas metálicas, cables u otros escombros.

Pusimos toda nuestra mochila en un agujero, limpie suavemente con caña y hojas de palma y
continúe hacia adelante. Detrás de mí, Rasmus, el escuadrón de la patrulla, que ha montado
en su arma un silenciador, para que pueda disparar a los perros que corren, tuvimos que
enfrentarnos. Dos de nosotros formamos una tropa 30-40 metros delante de los demás.

Después de solo 300-400 metros, estamos rodeados por varios metros de cañas altas a ambos
lados del pequeño camino embarrado. Y con t el camino se detiene así, y miro directamente a
un canal de diez metros de ancho.

Después de otra diversión húmeda, estoy en el otro lado y escuchando todos los sonidos que
no deberían estar aquí. Nada. Me doy la vuelta y destello todo bien contra los otros en el otro.
Miro la brújula de mi muñeca, encuentro el noroeste y sigo un pequeño sendero, que es casi
una pista embarrada.

Mis botas desaparecen hasta el bulevar a cada paso. Y el sudor sale de mi cabeza caliente
debajo del casco, y puedo probar las gotas saladas de mis leones.

Así que estamos en otro canal. Y así continúa. Apenas hemos pasado un canal, una zanja o una
cerda pequeña antes de encontrarnos con uno nuevo que tengo que bajar y comprobar.
Aparentemente para la diversión de los demás, porque cada vez que puedo ver siete palillos
blancos iluminan la oscuridad detrás de mí.

Juro y trago bajo y me arrastro a otro pozo de agua. Cuando subo por el otro lado, la pista de
barro se ha vuelto un poco más ancha, y en mis lentes de noche siento más luz en el terreno
frente a mí. Se abre un claro.

Estamos promoviendo la pequeña área abierta que podría ser utilizada como un sitio de
lanzamiento.

No es más de 20 veces 30 metros con algunos caminos que lo llevan. Afinamos cada metro
cuadrado. Pero, desafortunadamente, no hay indicios de que alguna vez haya habido un
cohete. Por supuesto que habíamos esperado.

Si pudiéramos confirmar una rampa de cohetes, el avión espía no tripulado Shadow


comenzaría a monitorear el punto aquí. Y un avión de combate o un helicóptero de combate
AC-130 podría manejar el resto.
El reloj se acerca a las 02 y el tiempo es corto.

Nos reuniremos con la tercera patrulla a más tardar a las 03 am para continuar los cuatro a
cinco kilómetros al sur y establecer una base de observación.

Aproximadamente a las 06 en punto entra la primera luz y tenemos que estar en su lugar.

Cuando nos reunimos con la tercera patrulla, los dos líderes de la patrulla intercambian
experiencias rápidamente, y la información más importante se envía a casa en el campamento.
Al mismo tiempo, aseguramos la otra área, y yo bebo agua y como una barra de energía. Me
empapé después de estar en el agua la mayor parte de la noche, pero no menos frío. Dos
veces, gotea con sudor. La noche es de 35 grados de calor.

Cinco minutos después nos dirigimos hacia el sur hacia nuestra zona sin la tercera patrulla. La
vegetación está creciendo rápidamente, y una gran llanura errática se despliega delante de mí,
solo rota por unos pocos terremotos y no-cabras, que se asemejan a zanjas sin agua. Sé que la
llanura se detiene a unos pocos kilómetros hacia la derecha en las tierras agrícolas cultivadas y,
a unos cinco kilómetros por delante, comienza la ciudad.

El terreno plantea otras exigencias sobre cómo nos movemos. No podemos refugiarnos de
ninguna vegetación y estamos completamente expuestos en el paisaje abierto. Al mismo
tiempo, la luna brilla intensamente para que pongamos sombras. Intento escalar el terreno de
la manera más táctica posible y atravesar cada pequeña pendiente y refugio de terremotos.
Pero es una alimentación arriesgada. Si el enemigo tiene unos prismáticos de visión nocturna
primitivos, y si está en el lugar correcto, puede identificarnos fácilmente. No es normal que
JAM y otras milicias posean este tipo de equipo. Pero, lamentablemente, se ha demostrado
que algunas de sus unidades tienen lentes de noche rusos modernos o antiguos.

Como siempre cuando patrullo, mi arma está asegurada. La mitad o segundo completo que se
necesita para asegurarnos, si fumamos en una emboscada o si nos encontramos con el
enemigo, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Si vamos a emboscar, soy yo el hombre más importante que decide lo que hacemos. El
conductor de la patrulla detrás de mí no puede evaluar la situación.

Puedo elegir empujar nuestro camino hacia el enemigo y luchar. Entonces él debe ser inferior
a nosotros, y yo realmente debo estar seguro en mi caso, porque es una decisión arriesgada y
si el enemigo es más grande de lo que se supone, moriremos muertos. el.

Es por eso que es más probable que elija que nos retiremos bajo fuego y movimiento.

Que nosotros box como se llama. Esto significa que la patrulla se divide en dos, una mitad
entregando fuego en estado salvaje, mientras que la otra mitad se encuentra a 20-30 metros y
encuentra una nueva posición. De esa manera, nos superponemos mientras nos movemos
hacia atrás bajo fuego constante.

Hemos entrenado innumerables veces con municiones afiladas en un escenario de ejercicio


muy realista, y no es una situación en la que engrasamos. La agresión es la palabra clave.
Cada hombre simplemente debe resaltar el lado más salvaje, oscuro y agresivo de su
personalidad y solo pensar en dar la mayor cantidad de fuego posible en la dirección del
enemigo en el menor tiempo posible. Las veces que pasamos en la patrulla, no es anormal que
usemos varios miles de tiros, 20-30 granadas de mano, granadas de humo y lanzagranadas, en
cinco o diez minutos. Que gastemos la mayor parte de nuestras municiones no importa. Es una
situación en la que se trata de sobrevivir.

Me oriento en la brújula de mi muñeca y encuentro que la dirección es correcta en contra de


un camino de grava pequeño que conduce a un camino largo y ancho de norte a sur, que es el
más estrecho que hay que tomar Parent un padre maestro en estos bordes. Tenemos que
cruzar la carretera y luego mirar hacia las tierras agrícolas cultivadas, donde debemos
establecer nuestra base de observación.

Cuando llegamos al camino de grava, me solidifico. En mis anteojos de noche veo un automóvil
sin luz que se inclina silenciosamente por la carretera desde el norte hacia nuestra posición.
Me entiendo, amasando lentamente y haciéndome lo más pequeño posible.

Con la mano derecha, tecleo repetidamente la radio como una señal de que todos deben
detenerse inmediatamente y buscar esconderse.

Rasmus y yo estamos en medio de la apertura a solo 15 metros de la carretera. Y el coche está


a un máximo de 100 metros de nosotros. Conducir de 5 a 10 kilómetros por hora en un
automóvil sin luz no es normal. No se dirigen a casa con pizza caliente. Ellos están fuera a
buscarnos.

Las milicias han escuchado nuestro helicóptero sobre el área y han activado su red.

El coche se acerca. Rasmus y yo no podemos sentarnos aquí, así que nos acostamos boca
abajo, pasamos las mochilas y las sacamos al borde de un camino de grava donde permanece
un poco. Me quedo completamente inmóvil y noto las latas de mi gusano de corazón contra la
correa del casco.

El coche para a 20-25 metros de nosotros. Si usan lentes de noche, pueden vernos fácilmente a
esa distancia.

Pero sé que es su caso sentarse dentro de un automóvil y observar la oscuridad, con o sin gafas
de noche.

El auto se mantiene oscuro y poco atractivo, y puedo escuchar el leve zumbido del motor en
marcha. Se sienta en movimiento y rueda hacia adelante, pero se detiene justo al lado de
nosotros, a no más de 15 metros de distancia. Evito cualquier movimiento y ni siquiera giro la
cabeza para ver mejor el auto, sino que miro hacia la esquina.

Encuentro el gatillo en mi arma. Si la puerta se abre, estoy listo para vaciar la primera revista.

Pero las revoluciones del motor aumentan y el auto arranca nuevamente. Giro la cabeza y veo
las siluetas de cuatro personas en la cabina.
El coche continúa por el camino. Respiro hondo y me las arreglo. Aunque no terminó con una
confrontación, no es garantía de que no nos hayan visto. Pueden estar inseguros acerca de
cuántos y qué tan fuertes somos, y por lo tanto, han optado por devolver más rico en el habla
más tarde o esperar la luz del día, donde tenemos condiciones mucho más difíciles.

CMC, claro, susurra Rasmus, justo cuando voy a informar a fremad por la radio.

Giro la cabeza y veo una motocicleta, también sin luz, que se desvía por la carretera hacia
nosotros.

Me empujo de nuevo hacia abajo. Él mantiene al padre y no parece detenerse. Cuando nos
pasa, veo que está armado con un Kalashnikov que cuelga de su espalda.

Esta es una verdadera zapatería, y tenemos que salir de aquí lo antes posible. Espero un
minuto más y luego digo silencio en la radio.

Rasmus y yo llevamos las mochilas nuevamente y continuamos por la carretera hasta el área
cultivada que está remendada con cientos de canales y zanjas de un metro de ancho. 500
metros más adelante, encontramos un pequeño lugar en las gradas, que es adecuado para la
base de observación.

Allí podemos, a la luz del día, presionar y ser humildes mientras observamos el camino.

Pero está oscuro, tenemos nuestra justificación.

Tenemos contacto con Shadow, que está monitoreando el área y el camino. Por lo tanto,
decidimos que por la noche saldremos de la base y saldremos del interior de la carretera,
donde podremos detener la conducción sospechosa o hacer una emboscada. Además,
estamos en otros lugares que pueden usarse como sitios de lanzamiento, y antes de que
informemos de la actividad de Shadow, podemos llegar a ellos dentro de los 15-25 minutos.

En una hora, se pone la primera luz. Antes de no mentir correctamente antes de eso, somos
descubiertos inmediatamente por los agricultores. Ponemos a dos hombres en guardia,
mientras que el resto de nosotros comienza una gran cosecha de hojas de palma de los lagos
de los alrededores. Construimos una densa cerca de hojas de palma alrededor de nuestra
pequeña base, que con sus tres veces tres metros es lo suficientemente grande para ocho
hombres con una mochila.

A nuestro alrededor corremos un amplio canal de riego, y no puedes entrar sin que tengamos
que cruzarlo. Significa con suerte que ni los humanos ni las reinas vendrán a ttp . Por su
seguridad, Rasmus se está instalando en las direcciones más peligrosas cerca de las granadas
de defensa que pueden activarse desde dentro de la base.

Ahora solo estamos esperando y esperando que estemos en el lugar correcto en el momento
adecuado y tengamos la oportunidad de sacar un cohete. No soy el primer guardia y me pongo
en mi colchoneta encima de mi mochila, comiendo unas galletas con una capa gruesa de
mantequilla de maní y cerrando los ojos.
Lo siguiente que siento es que mi brazo está siendo sacudido. Estaba acostado boca abajo,
mirándome rígidamente a los ojos y sosteniendo un dedo delante de su boca. Estoy mirando
alrededor Todos están en su estómago con sus brazos listos. John señala el área, muestra dos
dedos y los mueve como signos de que dos hombres se están yendo.

Al acercarse, vemos que están desarmados.

Lo más probable, los agricultores que están fuera y observando su ganado. No representan
una amenaza directa, pero aún así será extremadamente crítico si nos descubren. Si se retiran,
nos avisarán cuando vuelvan a casa. Y ya sean amigos o enemigos, el conocimiento de
nosotros se difundirá como anillos en el agua.

Y si tenemos mala suerte, puede haber mucha fuerza de la milicia en el transcurso de una
hora. Pero si los atrapamos, sus familias los buscarán, por lo que también tenemos un
problema.

Probablemente tendremos que retirarnos si nos descubren. Así que nuestra pequeña y
elegante base de observación ahora será su prueba.

A solo 10-15 metros de nosotros detenemos a los hombres y puedo escucharlos hablar.
Inmediatamente pienso en nuestras huellas después de juntar las hojas de palmera.

Al ver la huella del monstruo en un tamaño de 47 jgerst vle, les hace darse cuenta de que ha
habido o ha habido soldados de la coalición en el área.

Todo el mundo está completamente en silencio y empujándose a sí mismo. Puedo mirar a


través de un agujero en las hojas de palma y puedo verlas claramente. Nos miran
directamente. Pero, al parecer, no hay nada, y se están moviendo hacia algunas vacas un poco
de ellos. Todos sacan un suspiro de alivio, y podemos observar que hemos hecho un muy buen
trabajo con el trineo.

El tiempo en la base es drásticamente largo. Sobre todo por el calor. He estado en calientes
bases de observación muchas veces antes. Pero es la primera vez que noto un sol tan
implacable. Quema la mayor parte de mi cuerpo, solo un poco de mis botas están en la sombra
y mi boca está seca como un abeto. Tenemos siete litros de agua por cada puerta. Eso no es
suficiente. Hans, nuestro francotirador, acaba de medir la temperatura con su reloj Suunto.
49.5 grados a la sombra. Demasiado calor para dormir. Encuentro una pequeña rama con hojas
y la agito frente a la cara, al igual que la señora gorda durante una actuación de ópera caliente.

Nuestro conductor de patrulla pelirrojo, Kenneth, está incluido extra. Lo miro y tengo que tirar
de la sonrisa. Como una pasa elaborada, miente y mira hacia otro lado. Pero Kenneth es un
cazador profesional y no compromete nuestros procedimientos. Nada de tirar las botas o la
chaqueta. Si nos sorprendemos, deberíamos poder abandonar la base en unos pocos segundos
y no podemos dedicar un tiempo precioso a engrasar con bandas de nieve y chaquetas.

Después de un día caluroso asqueroso y agotador, esperamos con anhelo que la noche se
siente y la temperatura descienda a un nivel tolerable. Sabemos que es en la noche y la noche
podemos entrar en acción. Promete moralidad.
Durante el día, notamos una camioneta pickup que fue conducida de ida y vuelta en la
carretera ocho veces con varias personas en ella. Y una lona sobre el granero ha agudizado
nuestra atención.

Lo encontramos tan sospechoso que decidimos salir del camino y detenerlo si vuelve a
aparecer. Es una tasa detenerlo si no tiene nada que ocultar, pero creemos que es el riesgo.

Con el tiempo la oscuridad se establece. Me pongo las gafas de sol en el casco, me rio, lubrico
las manos, el cuello y la cara en la crema para mosquitos y preparo mi arma para la oscuridad
de la batalla. Se acaba de notar, ya que todos nos escapamos de la base y salimos a la
carretera. Encontramos un lugar adecuado en el borde de un matorral a 20-25 metros de la
carretera y hacemos una posición de línea. Desde aquí podemos salir rápidamente de la
carretera y detener la recogida sospechosa.

La noche avanza, y no sale nada, ni camioneta, ni otros coches, ni gente. Frustrados, volvemos
a la base nuevamente, a medida que el cielo hacia el Este se vuelve más brillante y nunca
vemos la recogida prometida de nuevo.

Observación contra el camino utilizado por la milicia JAM para el transporte de municiones y
cohetes. Los iraquíes locales pasan hasta cinco metros más allá de nuestro sitio de
observación, pero la vaca Nora en la foto es la única que nos descubre.

La noche siguiente, me acuesto de espaldas sobre mi estera para dormir y espero a que la
vigile durante una hora. Miro hacia arriba a las miles de estrellas en el vasto cielo y escucho el
débil sonido de los perros y mezquitas. A pesar de que todavía no hemos golpeado a nadie, la
pasé muy bien. Todo es tan fácil aquí. Muy bonito blanco y negro.

Los colegas y compañeros mejor pensados, un objetivo común y sin hábitos cotidianos lentos.

Sólo el trabajo.

Cierro los ojos y miro. Pero un profundo y hueco me traga poco después, y salto. El cielo al sur
está poco iluminado por un cohete. De nuevo un golpe de la misma fuerza y la misma luz en el
cielo. No puede ser más de una milla de distancia. Estoy mirando alrededor Todos se sientan
medio rectos, aturdidos y entusiasmados sobre si esto puede convertirse en una noche
emocionante.

Los cohetes suelen ser de 30 a 40 segundos para llegar al campamento. Y con razón. Primero,
una detonación ruge en la distancia y un poco más tarde. Definitivamente es el campamento
que ha sido golpeado.

JAM u otra milicia no dispara los cohetes donde Shadow ha observado.

Nos comunicamos con el campamento a través de la radio, y de hecho, ha habido dos hits en la
parte británica del campamento. Afortunadamente, no hay mensaje de muerte o daño.

Colgamos con las mulas. Nos gustaría ayudar a los soldados en el campamento para conseguir
algunos de los bastardos. Pero debemos reconocer que esta es una tarea muy difícil.
El área es demasiado grande y nosotros somos muy pocos. Además, tenemos una fuerte
presunción de que el enemigo sabe que estamos aquí. Y, en lugar de confrontarnos,
simplemente eligen salir de nuestra área y disparar los cohetes a otra parte.

En el cuarto día, una vez más recibimos invitados no invitados. No menos de seis veces hemos
tenido agricultores caminando por nuestra base.

Una vez, el granjero no estaba a más de cinco a seis pies de nosotros, de pie y brillando en el
aire mientras subía la entrepierna.

Ahora es un granjero con vacas que vienen caminando junto a nosotros. Todavía estamos en la
oscuridad, los vecinos se están acercando, pero gradualmente estamos confiados en que
nuestro sueño es realmente efectivo. De lo contrario, los agricultores son inusualmente
aburridos. De hecho, las vacas parecen más alertas que sus guardianes.

Una vaca flaca, que matamos rápidamente a Nora, llega hasta la cerca de hojas de palmera y
se queda y se desliza con nosotros con sus enormes ojos marrones, mientras ella mastica
ahogándose. A medida que avanza, lleva a su granjero con nosotros y podemos relajarnos un
poco de nuevo.

Por la tarde sale el sol. Mis pies se sienten como si estuvieran a punto de disolverse en las
botas, y otra comida de ravioles fríos en salsa de tomate con una galleta está siendo forzada. El
reloj es apenas de las 17 y hay un poco más de 10 horas para recoger con el helicóptero.

A las 23 horas nos separamos. Con cuidado recolectamos todas las hojas de palma y las
colocamos debajo de algunos arbustos donde no se descubren tan fácilmente.

Necesitamos asegurarnos de que todas las pistas sean eliminadas. Revisamos la base en busca
de residuos y verificamos que hemos excavado nuestras bolsas de esquí correctamente.

La pieza más pequeña de papel o plástico revelará que hemos estado aquí y que es mucho más
riesgoso regresar. Y, ciertamente, no se puede descartar que los gerentes nos quieran aquí
nuevamente.

A medida que avanzamos hacia la zona terrestre del helicóptero, el silencio de las armas
automáticas crepitantes vuela y los proyectiles de los trenes ligeros saltan sobre el cielo como
manchas rojas. Eso hace que las ametralladoras y Kalashnikov se encuentren a los pocos
minutos.

No es más que unos pocos kilómetros al sur, hay problemas. Pero lo tomamos con bastante
calma. Es bastante seguro que no tiene que ver con las fuerzas danesas o británicas. Sabemos
que no están operando en esa área esta noche.

En silencio abandonamos el área cultivada y cruzamos la carretera hacia la gran llanura


abierta.

La zona terrestre está a menos de tres kilómetros al noreste. Mantengo mi enfoque. Pero no
puede evitar sentirse frustrado con los cuatro días pasados. Es una maldición que no tengamos
un carnero en misiles o milicias.
J ger - en guerra con la élite: 19 - Tras los talones

de Thomas Rathsack

Hace un par de horas, dos cohetes explotaron en una roca decrépita a menos de 100 metros
de nuestra tienda. La tela gruesa de la tienda de campaña ondeaba pesadamente a causa de la
presión, pero escapamos con el susto porque la tienda de campaña está protegida por una red
metálica de dos metros de altura, llena de tierra y arena.

Tenemos que hacer algo respecto a las malditas milicias y, por lo tanto, sentarnos en las camas
del campamento en nuestra pequeña tienda otomana con armarios, cajas, mochilas y todo
tipo de equipo militar a nuestro alrededor y escuchar acerca de la operación. que nuestro
padre patrulla Kenneth ha planeado. Esta vez contra una fábrica de ladrillos en el área verde
de Irán, que se sospecha que es un disparo para JAM. Recogen cohetes allí y los distribuyen en
depósitos más pequeños alrededor de Basora para finalmente dispararlos contra nuestra base
en la Estación Aérea de Basra.

Una de las otras patrullas de caza ha estado en el área de ladrillos y se observó antes de que
mi patrulla, junto con otras dos, volaran al refugio de la noche y destruyeran el depósito. Al
mismo tiempo, mi patrulla es la Fuerza de Reacción Rápida, QRF, para la patrulla que observa
el ladrillo. Si necesitan ayuda urgente, podemos estar con ellos en un helicóptero dentro de
una hora.

Pero en vez de eso, conseguimos un nuevo trabajo cuando el Oarmado entra por la puerta. No
con su sonrisa habitual en su ya alegre rostro, sino con una mina sorprendentemente seria.

Forget Olvidar el ladrillo. MECINF está en problemas y debemos ser incluidos como QRF para el
batallón.

Preparación 15 minutos. Prepara tu cosa Volveré con más información en poco tiempo ”.
MECINF es la abreviatura en inglés de la compañía de infantería motorizada del batallón danés,
y está beneficioso en la batalla contra JAM y está presionado. Nuestro equipo está listo, pero
para esta extraordinaria situación empacamos municiones adicionales, algunas granadas más
ofensivas, un poco más de equipo de primeros auxilios y unas pocas mochilas con agua que
pueden posponer la deshidratación del cuerpo durante unas horas. La insoportable ignorancia.

Normalmente nunca operaremos a la luz del día. Es una tarea para la infantería. Nosotros, de J
gerkorpset, somos hombres de la marca y siempre operamos en unidades mucho más
pequeñas que los hombres de infantería.

Por otro lado, también sabemos que la situación es particularmente desafortunada en este
momento, porque el batallón está a punto de liquidar uno de los períodos de licencia
obligatorios de dos semanas, a los que todos los soldados tienen derecho en medio año. Se
transmite por RS y no hay fechas solares suficientes para leer todo. Por lo tanto, debido a la
falta de personal, solo una de las dos compañías del batallón danés, la compañía de infantería
motorizada, puede llevar a cabo operaciones reales.
Así que es ahora! Bien hecho Listo para los coches en cinco. Un soldado danés recibe un
disparo en el pecho, probablemente por un francotirador, y la compañía está muy presionada
por JAM. Te escribo en el helicóptero, uster el brazo superior a través de la puerta.

Salimos a los coches y conducimos los cinco minutos desde el campamento danés en un
extremo de BAS hasta el lugar de aterrizaje del helicóptero. Mi cara ya está bañada en sudor
durante el intenso sol de la mañana cuando llegamos a una gran confusión en la plaza.
Encontramos que la situación es extremadamente grave, ya que también se llama a 30-40
soldados británicos para que los refuercen. Esto no es solo un QRF normal. Todo el equipo está
disponible, para una unidad que tiene que enfrentar problemas realmente difíciles.

LingCollection aquí, “El Ormen” llama a través del ruido del helicóptero británico S-61, listo
con palas de rotor giratorio.

AyOkay, esto es lo que sé: el grupo de soldados daneses, uno de los cuales está herido por un
francotirador, se ha detenido en una casa. Están bajo fuego pesado de JAM. Ha intentado
rescatarlos en un vehículo blindado de tripulación, pero funcionó en un IED, que resultó en seis
o siete heridas, de las cuales al menos una herida dura. Uno está intentando evacuar a todos
los heridos a una zona de tierra cercana a ella. Necesitamos salir y asegurar esta zona de tierra
para que puedan ingresar para el tratamiento en BAS. Preguntas No hay preguntas.

HaveTenemos prioridad en el helicóptero. ¡Ve! Run Corro hacia la parte trasera del helicóptero
que está esperando y soy el último en cuando, como explorador, primero tengo que bajarme.
Volar en helicópteros a plena luz del día sobre terreno hostil tiene lugar solo en circunstancias
absolutas. El helicóptero es muy vulnerable a los bombardeos con ametralladoras y armas de
tierra, y observo que este viejo S-61 no tiene armadura. No es exactamente tranquilizador.

No, en absoluto cuando solo tenemos una idea general de dónde aterrizar y no tenemos idea
de cómo está la situación ahí abajo.

Así que es un helicóptero cargado de incertidumbre que se eleva sobre el asfalto en la plaza,
gira en dirección noreste y disminuye la velocidad a través del desierto iraquí hacia el norte de
Basora. El tiempo de vuelo es de 10 minutos, y mientras el jefe de carga británico da la señal a
un minuto, los pilotos del helicóptero hacen un par de giros tácticos para evitar disparos desde
el suelo.

Hace mucho calor allí hoy.

A continuación, el helicóptero disminuye drásticamente y puedo ver nuestra zona terrestre,


que es un espacio abierto de unos cientos de metros en cada enlace, rodeado de áreas verdes
con edificios dispersos.

Las ruedas del helicóptero para el contacto, el maestro de carga da una señal, se llama "go-go-
go", y salto a las palas del rotor por la turbulencia del polvo y la arena. Seguido por el resto de
la patrulla, voy contra un derrumbe, que es la cubierta más cercana que puedo ver, y el
helicóptero regresa inmediatamente a BAS para recuperar a los soldados británicos.
La confusión es total en la zona. Los vagones blindados de la compañía MECINF y otros
vehículos más livianos se mantienen alrededor de la plaza con los brazos asperjados en todas
direcciones. A unos cientos de metros hacia el este, las ametralladoras pesadas de la compañía
se están aflojando. Es donde se corta el grupo de infantería.

Hay gritos y gritos de los soldados dentro y alrededor de los vehículos, y puedo escuchar que
los altavoces de la radio están llenos de mensajes sobre el enemigo.

Kenneth se comunica con el de los oficiales daneses, que aparentemente están mejor
actualizados. Debemos asegurar la zona terrestre hacia el norte e inmediatamente colocarnos
en medio arco detrás de unos pequeños tubérculos en el suelo, que es la mejor cobertura.

La primera granada aterriza a 50 metros de nosotros.

La explosión hueca hace que la tierra se agite debajo de nosotros y nos presionamos lo más
planos posible. Inmediatamente después, dos granadas detonan un poco más fuerte, y los
fragmentos susurran sobre nosotros. No hay cobertura hacia los impactos.

Así que tenemos que salir de aquí.

Hans, nuestro francotirador, anuncia que podemos encontrarnos detrás de uno de los carros
blindados de la tripulación.

Rodamos, fuera de nuestra posición, nos subimos a nuestras piernas y nos lanzamos detrás del
vagón de la tripulación. Dos granadas más detonan, esta vez aún más cerca.

Son las granadas de mortero, después del poder de dañar el medio pesado, y está claro que
JAM tiene un observador en algún lugar donde puede ver la tierra de los morteros. Y ahora
está en el proceso de corregir los impactos. Es una cuestión de poco tiempo antes de que
comience a contar con morteros en toda la zona del país.

También está claro para la compañía MECINF que los conductores están gritando por toda la
potencia de sus pulmones, que todos deben abandonar el área de inmediato. Todos corren
hacia el camino más cercano y saltan, y los conductores piden a su gente que se asegure de
que todos vienen. Incluso me lanzo al cargo de un Mercedes Gel ndewagen de cuatro ruedas,
el llamado GD, que se lanza al instante con un cucharón lleno de soldados de infantería.

Estoy sentado al lado de un joven sargento que me cuenta los hechos sobre la situación en el
año. MECINF había salido esta mañana temprano para brindar protección a una de las
unidades civiles de reconstrucción de Dinamarca que quería ver un proyecto en curso en una
escuela.

Mientras se movían por el pueblo a pie, el francotirador golpeó al soldado danés en el cofre, y
su grupo lo llevó a la casa, donde fueron aislados del resto de la compañía. Durante el intento
de rescatarlos en el vehículo blindado de la tripulación, siete soldados resultaron heridos por la
bomba en la carretera.

Los siete han logrado evacuar. Ahora todo se trata del mundo de conseguir que los heridos y
su grupo estén a salvo en la casa.
Pero desafortunadamente, no parece que la compañía danesa cree el impulso necesario para
presionar a JAM y poder llevarlos a casa.

Conducimos en una manguera larga de 10-12 que corre a lo largo de la carretera hacia el norte
y en una llanura desértica.

Hacemos volar una nube de arena y polvo y mostramos con la misma claridad JAM hacia
dónde nos dirigimos. Después de poco más de un kilómetro, giramos a la derecha hacia unas
dunas de arena que probablemente han sido utilizadas como posiciones de combate por el
ejército iraquí. Estacionamos nuestros autos al borde de la violencia con todas las armas
disponibles apuntando 360 grados hacia el terreno abierto.

Voy a una violencia orientada hacia el sur, seguida por el sur con una ametralladora Heckler &
Koch 5.56, y las otras encuentran una cobertura similar. Así que estamos listos para derrotar a
todos los enemigos que tuvieron que acercarse.

Al mismo tiempo, Frederik y Christian ayudan a estabilizar a dos de los soldados heridos de la
bomba en la carretera, el conductor y la ametralladora.

Uno está en shock, y el otro ha sufrido daños de fuego. Frederik y Christian son trabajadores
sanitarios experimentados y competentes con mucha experiencia operativa, y rápidamente
ponen un licor en uno y brindan atención de salud mental al otro.

Me doy cuenta de que "Overmen" se extiende a ambos lados de la plaza como otro macho
alfa. A pesar de la gravedad de la situación, parece que está en su mejor momento. Se dirige
hacia el vehículo blindado de la tripulación donde están algunos oficiales de la compañía
MECINF, y unos minutos más tarde suena su voz en mi voz. Con la ayuda de los británicos, el
grupo danés ha podido evacuar de la casa a BAS. Pero, desafortunadamente, demasiado tarde.
El soldado golpeado por el francotirador está muerto. Murió en la casa donde él y su grupo
fueron cortados.

Parece que la situación está fuera de control.

Desafortunadamente, el exceso que a la compañía le gustaría tener no es una señal.

Por el contrario, están siendo empujados cada vez más a la defensiva. Entonces, cuando la
inteligencia dice que JAM está movilizando una fuerza de 400-500 hombres unos pocos
kilómetros al sur, uno decide abandonar el área y evacuar a BAS lo antes posible.

Un pequeño equipo de reconocimiento en un DG se envía desde el campo de batalla para


encontrar la mejor ruta de vuelo, pero están justo al otro lado de la violencia cuando una serie
de disparos a máquina azotan el suelo frente a ellos. El conductor debe darse la vuelta de
manera decidida y devolverle la gasolina al máximo.

Desde el ángulo de la condena, los brotes del asentamiento se encuentran a unos cientos de
metros al sur de nosotros. Llevo mis pequeños binoculares Zeiss hacia adelante y veo cada
metro cuadrado de las paredes, ventanas, puertas y techos. Nada.
¿Qué tan frustrante puede ser? Miento aquí como otro soldado de infantería contra un
enemigo que maneja la batalla. No tenemos oportunidad de atacar de nuevo. Por encima de
todo, me gustaría darle a las casas un liderazgo apropiado con la sirena y su ametralladora.

Si nada más para mantener las cabezas sobre el enemigo. Pero, por supuesto, no es duradero.
No puedo identificar a ningún enemigo, y es inaceptable en puro enojo abrir fuego en un
asentamiento que sin duda alberga a mujeres, niños y otros inocentes.

Uno de los oficiales de la compañía pide que todos estén listos para salir del área.

Se cree que JAM se dirige en nuestra dirección.

Con otros 400-500 enemigos combativos encima de la imagen del enemigo actual, la compañía
pasará una noche oscura aquí. Así que ahora está a punto de bajarse. Cinco minutos después,
nos dirigimos más allá de la llanura estéril en un arco débil hacia el norte. Nos topamos con un
camino de grava ancho y la compañía se detiene para observar hacia el sur y para ver si JAM
está en el camino. Nada.

A través de la radio, 'Overarmmen murmura que no debemos evacuar en ningún lugar con la
compañía.

Todavía tenemos un trabajo como QRF para nuestra patrulla en la fábrica de ladrillos, que no
ha tenido respaldo desde esta mañana, cuando nos desplegamos para la compañía. Hemos
hecho lo que podemos aquí, anunciar ver Sobrearmar y pedirnos a los propietarios.

Un grupo de infantes de infantería nos ve sobresalir y juntarse en un pequeño bulto a medida


que ellos mismos desaparecen del camino de grava. SuperiorEl superior ha ordenado un
helicóptero, que estará aquí inmediatamente. Es uno de los privilegios de ser un soldado. Si
vamos a utilizar un helicóptero, solo llamamos a uno.

Poco después, tenemos contacto con el piloto en el helicóptero, quien anuncia que está a dos
minutos. Automáticamente corro a campo abierto y nudo, donde creo que él puede dejar el
helicóptero y preparar mi granada de humo. En una silueta clara contra el sol anaranjado de la
tarde, el gran helicóptero de transporte británico EH-101 ahora aparece en el horizonte y yo
hago un corte en la granada para que el humo intenso revele nuestra posición.

Cuando volvemos a casa en BAS, comenzamos a limpiar y preparar nuestras armas y equipos
nuevamente, así que estamos listos si también entramos en acción como QRF para nuestra
patrulla de caza.

Ha sido un tercer día. En parte porque los soldados no estamos acostumbrados a sentirnos
indefensos y pasivos. Nos crían para la agresión cuando estamos en necesidad, y ciertamente
no hemos estado a la altura de eso hoy. Hemos estado en los talones de un enemigo que
controlaba la batalla en el campo de batalla. Y nos ha demostrado claramente que solo
llevamos a cabo tareas, estamos capacitados y entrenados, no importa cuán comprensivos
haya sido la razón para usarnos alternativamente.

Sin embargo, sobre todo, el día ha muerto porque murió el agente Henry Nabbe, de 20 años, y
otro soldado perdió una pierna.
Unos días antes, había conversado frente a nuestra tienda con un joven agente, Jesper
Hansen, a quien había notado diligentemente diligentemente todos los días a pesar del
derretimiento del calor. Un tipo feliz y amable que me dijo que quería ser un soldado. Y
todavía quería eso, había dicho en un cuento de morfina cuando Claus de la patrulla lo visitó
en el hospital de campaña británico en la base. Todavía no había entendido completamente
que había perdido una pierna sobre su rodilla. Un poco más tarde, sin embargo, se hizo más
claro y la situación se le fue acercando lentamente. Después de eso, confió con confianza a
Claus el hecho de que ahora se entrenaría para participar en los Juegos Olímpicos de
discapacidad.

J ger - en guerra con la élite: 20 - La mejor calidad

por Thomas Rathsack

La Fuerza de Tarea K-Bar, donde nuestro hurón de la Fuerza de Tarea Danesa clasifica, rinde
homenaje al gran reconocimiento como soldado en la ciudad afgana. Tener soldados en la
tierra que, durante un período de tiempo más largo, pueden monitorear constantemente los
movimientos enemigos, es realmente algo que nuestro liderazgo estadounidense puede ver.
Especialmente nuestras operaciones en las montañas, en algunos de los terrenos más difíciles,
impresionan a los estadounidenses.

En los años anteriores a Afganistán, la única superpotencia del mundo era cada vez más
importante en una máquina de guerra basada en la tecnología. Pero no importa cuántas
maravillas tecnológicas tenga el sistema militar a su disposición, seguirá siendo el soldado en
tierra, el soldado de élite y la infantería que puede proporcionar la mejor información sobre el
enemigo. Se necesita información precisa y válida para identificar y apuntar a los objetivos
correctos. Los estadounidenses lo saben y, por lo tanto, aprecian enormemente nuestros
esfuerzos.

De todos modos, me sorprendo un poco cuando un día, tres años después de mi regreso de
Afganistán en el verano de 2005, tengo una sala de reuniones en el personal del Cuerpo de
Jörg en la Estación Aalborg, y mi mirada captura una imagen de nuestro entonces Jefe, el
teniente coronel Frank Lissner. En la imagen, él presiona la mano del presidente de los Estados
Unidos, George W. Bush.

La imagen está fechada el 7 de diciembre de 2004 y lleva una inscripción que aparentemente
tiene algo que ver con un premio para el Grupo de trabajo K-Bar, el Premio de citación de la
unidad presidencial.

Me pregunto Y en la web descubro para qué se otorga el premio: Presidente. La Mención de la


Unidad Presidencial se otorga a las unidades de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y
de las naciones co-beligerantes por el extraordinario heroísmo en acción contra un enemigo
armado que se produce en o después del 7 de diciembre de 1941. La unidad debe mostrar tal
coraje, determinación y cuerpo de escritis para cumplir su misión en condiciones
extremadamente difíciles y peligrosas, ya que separa y otras unidades participan en la misma
campaña. a unidades de los Estados Unidos y naciones en guerra por heroísmo extraordinario
en acción contra un enemigo armado en o después del 7 de diciembre de 1941. La entidad
debe exhibir tanta valentía y atención. y los cuerpos en el desempeño de su misión en
condiciones extremadamente difíciles y riesgosas, que difiere y se rinde a otras entidades que
participan en la misma campaña. Soy el objetivo, ya que me doy cuenta de lo que hemos
estado escuchando. En completa oscuridad.

Es la unidad militar estadounidense más alta que puedes obtener. Estamos en compañía
prominente, entre otras unidades, desde el Día D, la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam, y
ninguna entidad ha ganado el honor desde que la guerra en Vietnam terminó en 1975.

Nunca he ganado medallas, premios. Y bonitos uniformes. Pero este me enorgullece, porque
como soldado de élite de una nación de nogal militar, he sido parte de una unidad que ha
contribuido extraordinariamente. Pero que se pasa por alto con la típica duquesa danesa, al
mismo tiempo me pone furioso.

Aquí hemos luchado con la vida como un esfuerzo a miles de kilómetros de nuestra casa, en el
interior del país enemigo, rodeado de talibanes y al-Qaeda. Y así, nuestro liderazgo militar ha
demostrado la arrogancia ni siquiera para transmitirnos ese reconocimiento a quienes lo
merecemos. Ni siquiera una nota en la revista interna del cuerpo, Jytgernyt, están pensando.

Estoy decepcionado y enojado y me acerco a nuestro nuevo jefe, el teniente coronel Henrik
Friis, quien está de acuerdo con mis consideraciones. Así que finalmente, un año después,
estamos desfilando en la granja de cuerpos, recibimos un pacto y nos avergonzamos de la
Embajada de Estados Unidos, Militattach, el Coronel Mike Schleicher, quien subraya la rareza
de udmrkelsen. E incluso él expresa la maravilla de no haber sido invitado antes para cubrirnos
a la noble cabeza.

También siento que merecíamos la manada.

Nuestros esfuerzos son históricos, porque es la primera y única vez que J gerkorpset se ha
desplegado con todos los cazadores operativos reunidos. Y ha usado algo. Hemos recopilado
información sobre el enemigo, que luego se usó para operaciones contra Al Qaeda y los
talibanes.

Y hemos volado las municiones del enemigo en el aire, por lo que no se metió en la cabeza de
amigos y aliados.

Mi resentimiento por la falta de vigor del cuerpo cuando se trata de la excelencia de logros
únicos se vuelve aún mayor a medida que más tarde descubro que los estadounidenses, una
vez más sin ningún reconocimiento oficial, han dado Medalla de reconocimiento del ejército
para un combatiente de patrulla judía, JT, para el liderazgo tradicional en condiciones
extremadamente difíciles. En 14 días, JT y su patrulla observaron desde una roca tan estrecha
que solo algunos de la patrulla pudieron acostarse Al abrigo de la oscuridad, bajaron del
acantilado y se arrastraron a una ciudad rural cercana donde estaban a la distancia de un brazo
de terroristas armados de Al Qaeda y obtuvieron información sobre el enemigo.

La medalla es tan inusual que el entonces Secretario de Defensa estadounidense, Donald


Rumsfeld, cubrirá personalmente la medalla. Pero cuando su avión no pudo aterrizar en Kabul
debido al mal tiempo, JT lo recibió del jefe de las fuerzas de élite en Afganistán, el coronel
estadounidense Mark V. Phelan.

En agosto de 2008, es hora de mi renuncia.

A los 41 años, estoy en mi otoño operativo. Desde el punto de vista físico, podría estar
fácilmente con muchos años, pero me estoy acercando a una futura carrera profesional en el
personal de Jager Corps detrás del escritorio con procesamiento de cajas, flujos de trabajo
burocráticos lentos, copiadoras y viajes interminables a la máquina de café.

Es un futuro por el que estoy demasiado inquieto y, como también quiero seguir una carrera
en otra balada, elijo detenerme.

En un día soleado y diáfano en Aalborg, el día de verano, con poco viento, despejo mis
gabinetes de todo mi equipo, entrego mis armas, pongo unas cuantas cajas de cerveza y
algunas bolsas de papas fritas en la sala de reuniones informativas de la patrulla, pegándome
Incluso para aquellos que son el hogar de las patrullas, y junto con Selma, dirigirse a la guardia
principal contra Copenhague.

Nadie habla, ni paletas, ni comentarios ni preguntas, ni palmaditas en el hombro después de


siete años de servicio operativo en los puntos más importantes del mundo. Y eso me queda
bien. No me gusta estar en el centro.

Mi apogeo siempre estará en las patrullas de los cuerpos. En lo que sea con lo que he
trabajado y lo que haré conmigo mismo, el momento en que formé parte de una pequeña
multitud exclusiva siempre será lo más importante para mí. Nada puede igualar la
imprevisibilidad, la intensidad, el nervio y la comunidad de los mismos valores y objetivos
junto con un grupo de soldados de primera clase.

Haber luchado por las mismas dificultades dolorosas durante el proceso de admisión.

Cayendo por el cielo una noche oscura y fría con mi patrulla.

Estar aislados con ellos durante días en una cornisa rocosa en Afganistán, donde ambos
duermen y miran cómo se tiran unos a otros. Para luchar juntos a través del drenaje de aguas
residuales de Irak.

Crea vínculos humanos y un sentido de cohesión de la naturaleza rara. En un mundo donde


muchas personas corren solas y solas a través de la vida, es un privilegio precioso.

Y a nivel personal, nada puede hacer para salir a zonas verdes desconocidas, donde uno podría
morir. Probablemente sea una forma peculiar de suave masoquismo.

Pero salir, donde realmente siento que estoy viviendo, es único. Se trata de una necesidad
muy clara, y ciertamente muy comprensible, de mover constantemente las fronteras. Esa
necesidad he cumplido plenamente en J gerkorpset.

Ahora tengo que mirar hacia adelante y encontrar algunos nuevos sueños que perseguir,
porque estoy lejos de terminar con la aventura y la aventura. Quiero saber mucho más sobre
las posibilidades de la vida, pero aún no tengo una meta clara con el resto de mi vida. Puedo
seguir educándome en el sistema militar.

O en el civil. Yo también quiero viajar.

Tal vez de nuevo como fotógrafo. Tome la cámara debajo de su brazo y haga un álbum de
fotos de los mejores lugares del mundo.

Mi tiempo de caza me ha dado un excedente físico y mental, que espero me dé un tiempo más
fácil en la tierra. Por supuesto, no puedo ir al agua, ya que pensé que vendría antes de
comenzar el entrenamiento de yoga. Pero me he enterado de que cuando tengo un sueño
sustancial y trato de vivirlo, la ilusión y la alegría de la anticipación son suficientes para
hacerme sentir que puedo hacerlo. ir en el agua

Y si no era un alma inquieta de antemano, al menos he estado en el Cuerpo de Jager.

Siempre estoy a la caza. Así que me duele, cuando supe en mayo de 2009 que J gerkorpset
envía 65 yates a Afganistán. Llamo de inmediato y me inscribo para el servicio de nuevo. Puede
ser mi última oportunidad. Pero desafortunadamente las patrullas están llenas y el avión de
Hércules se está preparando unos días más tarde.

Sin mí.