Está en la página 1de 10

Definición

Moya (2014) define que es una amplitud fundamental para aclarar de aspecto adecuado en la
sociedad, permite comprender mejor a los demás y apoya a obtener tanto el éxito personal en
las vinculaciones con familiares y los amigos, como el profesional, para beneficiar que sea
más sensible a los menesteres y deseos con quienes se trabaja. La gente más empática tiene
mayor probabilidad de ser más feliz, es certero que con tantos privilegios, como apoyar a
otro grupo de personas, optimizar las conexiones interpersonales, o sentirse satisfecho
consigo mismo, la empatía es un asunto poco analizado. Basándose en recientes estudios
científicos, demuestra la trascendencia de la empatía y ayuda a comprenderla, para poder así
comprender a los demás para extender los beneficios a la sociedad, de hecho la enseñanza en
empatía es la mudanza hacia la no violencia, porque ayuda a la tolerancia, al poder compartir,
el respeto y la solidaridad, al considerar de lo escasamente estudiado que es la empatía en
cuestión de trabajo viene a ser de importancia para poder discernir lo que experimenta la otra
persona sin que se llegue a tomar el lugar en que se halla la persona afectada, con el fin de
poder brindar un apoyo desinteresado, demostrar que se está ahí para ser oportunos y ser de
consuelo por llamarlo de alguna forma.

Goleman (2008) indica que la empatía se deriva del término griego, empatheia, es la amplitud
para manifestar el área emocional con los demás, donde la conciencia del mismo ofrece la
cualidad de ser más humanista, tarea que se solicita en el instante en que se labora con sujetos
que no saben cómo manejar cierto tipo de conflictos que puedan causarle algún dolor
emocional.

SECRETOS APRA UN ORADOR


Ser un buen orador requiere planeación, claridad de pensamiento, y un discurso bien
estructurado de principio a fin. Es importante evitar crear confusión o dejar a tus oyentes la
sensación de que perdieron su tiempo. Sigue estos siguientes pasos y la gente apreciará lo
que tengas que decir.
Cómo ser un buen orador
Realiza contacto visual. El contacto visual es muy importante. Puedes mirar sobre las cabezas
de las personas, porque parece que los estás mirando directamente, ¡pero en realidad no lo
estás haciendo! No te excedas, o correrás el riesgo de parecer que estás asintiendo con tu
cabeza, o que eres muy rígido.
Ten un punto y apégate a él. En algunas ocasiones tendrás que hablar de un tema en
específico. Incluso en una conversación casual, es importante concentrarte en un conjunto
limitado de ideas relacionadas. Si derivas de una idea a otra, tu discurso parecerá un mal
poema, o una maniobra obstruccionista que puede aburrir a los oyentes.
Habla claramente. Puede ser tentador decir “El sujeshcswwe funcioasfn bien en alguasaf
partes del digfd.” Tampoco valdrá la pena para el oyente invertir su tiempo en tratar de
descifrar lo que intentas decir.
Ajusta tu discurso de acuerdo a tu audiencia. Una audiencia técnica apreciará el uso de su
jerga o acrónimos. Si tu audiencia tiene problemas para comprender los conceptos, quizás
sea necesario que hables más lento y ofrezcas algunos ejemplos generalmente familiares.
No utilices el mismo tono durante todo el discurso. Esto te hace sonar como una persona
seca, opaca y aburrida. Levantar la voz en algunas partes te hace un mejor orador. Imagina
que es un debate, e intentas dar énfasis a las partes importantes. Martin Luther King, uno de
los más grandes oradores de la historia subía y bajaba su tono durante sus discursos.
No seas condescendiente. Cuando las personas son tratadas como idiotas, o como niños
pequeños, pueden ponerse hostiles e ignorar lo que digas. Suenas condescendiente cuando
utilizas un tono cantado en tu discurso, suspiras en voz alta, o menosprecias a tus oyentes de
alguna manera.
Sé interesante.
Habla fuerte. Las personas tienen que escuchar lo que digas, sin importar si están en la
primera o en la última fila, o si hay mucho ruido.
Sé honesto. Recuerdas la historia del niño que gritaba “¡el lobo, el lobo!”
Organiza lo que estás diciendo. Si hay muchas ideas o detalles relacionados con tu idea
principal, habla de cada una de ellas de forma deliberada. Si estás intentando cubrir grandes
cantidades de información, quizás mencionar lo que vas a decir al principio, y después
resumir lo que dijiste en la conclusión.
Sé amable, sigue los convencionalismos sociales y se racional. Obviamente hay muchos
oradores que no siguen este paso, y aun así tienen grandes audiencias y muchos seguidores.
Probablemente no seas uno de estos oradores.
¡Utiliza tus manos! No hay nada peor que un orador con las manos en los bolsillos, o con las
manos pegadas a los costados.
Observa videos de grandes oradores como: Martin Luther King, ó John F. Kennedy (JFK).
Consejos
 Tartamudear es normal, y muchas personas lo hacen. Tu cerebro se queda trabado
porque está muy nervioso, y la sangre bombea rápidamente por tu cerebro. Estás
pensando mucho, sólo relájate y sigue la corriente. Si tartamudeas, detente un
segundo y vuelve a continuar.
 Haz gestos con tus manos, pero no exageres moviendo tus brazos por todo el lugar.
Sólo mueve tus manos de forma ocasional.
 Si estás dando una presentación, intenta no ser el primero ni el último. Ser el primero
es difícil, porque tienes que marcar la pauta, pero si piensas que vas a dar una gran
impresión, entonces hazlo.
 ¡Actúa casual, relájate y toma las cosas con calma!
 Los políticos siguen muchos, o casi todos estos pasos, y tú quieres emularlos.
 Evita la monotonía. La monotonía es realmente una forma de desorganización, donde
la información importante no se distingue de la no importante.
 Imagina que ellos se sienten igual que tú. A nadie realmente le importa mucho cuando
hablas, a menos que sea un gran debate.
Advertencias
El peor orador es el aburrido. ¡No seas aburrido! Generalmente cuando algo es aburrido deja
de ser interesante, y sobreestima la capacidad de atención de su audiencia.
También es fácil dejarse llevar cuando eres importante. Si descuidas muchos de los pasos
anteriores y te confías en tu importancia para dirigir la atención de la audiencia, la audiencia
se puede resentir. El público puede incluso trabajar para debilitar tu autoridad.
Utilizar lenguaje incendiario, y hacer analogías a situaciones de la Segunda Guerra Mundial,
y a figuras (especialmente Hitler, el fascismo, el comunismo, y Stalin) generalmente hace
que las personas se concentren en la declaración individual ofensiva, o en el carácter de tu
discurso, en vez del contenido del mismo.
Es fácil dejarse llevar cuando das un discurso. Si encuentras que gritas, o hablas muy fuerte
con frecuencia, es probable que te estés saltando muchos de los pasos enumerados.
EL MAESTRO DE CEREMONIA
Un maestro de ceremonias es el anfitrión oficial de un evento, actuación o fiesta organizada.
Por lo general, un maestro de ceremonias presenta a los oradores, hace anuncios y capta la
atención de la audiencia para hacer que la agenda de la ceremonia fluya de la mejor manera
posible. Aunque ser maestro de ceremonias puede parecer una tarea intimidante, hay algunas
maneras de cumplir con esa responsabilidad y al mismo tiempo irradiar confianza y carisma,
a fin de mantener la ceremonia entretenida para todos.
Antes del evento
1. Conoce el evento. Conocer el evento es importante para todo tipo de ceremonias, ya
sea que se trate de una boda, una graduación, un Bar Mitzvah, un evento comunitario,
etc. El tipo de evento determinará el tipo de atmósfera que debes crear como maestro
de ceremonias. Saber qué es lo que sucederá, de qué se debe hablar y qué es lo que
continuará es elemental para ser un maestro de ceremonias exitoso.
Considera la posibilidad de reunirte con las personas que organizan el evento para repasar la
estructura planeada y revisar el itinerario del evento detalladamente
2. Conoce tus responsabilidades. El maestro de ceremonias es responsable de crear y
mantener la atmósfera prevista a lo largo del evento. La atmósfera prevista puede
variar dependiendo del tipo de evento, aunque todos los eventos que requieran de un
maestro de ceremonias buscan crear una atmósfera divertida y energética. Como
maestro de ceremonias, tus principales responsabilidades incluyen los siguientes
puntos:[2]
mantener la fluidez del evento y hacer conexiones entre los segmentos del mismo
mantener el interés de la audiencia y asegurarte de que la gente se divierta
ayudar a que la audiencia se sienta respetada y hacer que participe durante el evento
ayudar a los oradores a sentirse valorados
hacer que el evento se realice puntualmente
mantener a todos informados con respecto a lo que sucede en el evento
3. Conoce las expectativas de tu papel. Ser un maestro de ceremonias significa que
tienes un gran sentido del humor, que puedes manejar una multitud y que tienes
experiencia como orador público.[3] Esto significa que debes estar preparado para
improvisar, de manera que puedas reaccionar eficientemente a cualquier cosa que
pueda ocurrir. Por ejemplo, es probable que debas entretener a la audiencia
momentáneamente mientras el siguiente orador sale del baño o se sustituya un
micrófono dañado.
Recuerda sonreír. Sonreír refuerza la diversión y el ambiente alegre del evento. Además, hace
que te veas como un maestro de ceremonias entusiasta.
Recuerda que solo porque seas el maestro de ceremonias, no significa que seas la celebridad
del show. Se supone que debes hacer sentir a otros como si fueran las estrellas del show.
4. Haz una investigación. Ponte en contacto con los oradores principales para obtener
un poco de información acerca de su trasfondo y usarla para preparar tus
presentaciones para los oradores. Esta investigación del trasfondo te ayudará a
construir presentaciones que suenen más personales y genuinas.
Averigua si hay algún miembro de la audiencia especial al que se le deba hacer algún
reconocimiento o mención durante el evento.
Asegúrate de revisar el nombre y el título de todos para que puedas mencionarlos
apropiadamente en el escenario cuando llegue el momento de hacer sus anuncios
5. Mantente organizado. Crea o revisa una agenda dada para el evento y planifica minuto
a minuto el horario. Toma en consideración el tiempo que toma entrar y salir del
escenario, hacer las presentaciones para los invitados y los discursos o
agradecimientos de los invitados.
Considera hacer un borrador del guion sobre lo que vas a decir a lo largo de la noche. Este
guion debe ser algo que puedas memorizar, que pueda tener pequeñas fichas para mantenerte
concentrado en tu trabajo o que pueda tener una estructura proyectada a lo largo del evento
para que puedas seguir.
Puede ser útil decirle al organizador principal del evento que, como maestro de ceremonias,
solo responderás a una persona a cargo. Si se necesita hacer algún cambio al programa, la
única manera de que accedas a que eso suceda es si la persona a cargo aprueba los cambios.
Esto reducirá las confusiones y los malentendidos durante el evento. Además, ayudará a que
el evento fluya más fácilmente.
Durante evento
1. Mantén la calma. Ser un maestro de ceremonias es un trabajo con mucha presión. El
éxito del evento depende mucho de cuán bien el maestro de ceremonias mantenga las
cosas en marcha. Aunque los procedimientos del evento se pongan caóticos, es
importante mantener la calma y enfocarte en mantener tu posición como maestro de
ceremonias. Para mantenerte tranquilo, trata de hacer lo siguiente:
 Continuar, aunque te equivoques. Detenerte solo hará que tu error sea más obvio.
Trata de superar la situación y seguir, aunque te equivoques. Si lo haces exitosamente,
es más probable que la audiencia disculpe tu paso en falso.
 Encontrar un punto para mirar mientras hablas. Mirar a cada miembro de la audiencia
puede ponerte más nervioso al hablar. En vez de eso, trata de mirar sobre sus cabezas
para reducir el contacto visual intimidante con cada uno.
 No hablar muy rápido. Nada hace más evidente que estás nervioso, como maestro de
ceremonias, que hablar muy rápido. Hablar muy rápido puede llevar a la mala
pronunciación y al tartamudeo, lo cual puede hacer que la gente no entienda lo que
dices. Tómate tu tiempo y haz una breve pausa entre las oraciones.
2. Prepara la apertura del evento. Preséntate a ti mismo y da la bienvenida a la audiencia.
Identifica los grupos principales y específicos de la audiencia y dales la bienvenida
individualmente. Estas bienvenidas no tienen que tener mucha palabrería, pero sí
deben ser auténticas.
Por ejemplo puedes decir algo como “Para todos los productores de leche que han viajado
desde Wisconsin y han tenido que pasar por el territorio del oso para llega aquí, una cálida
bienvenida”
3. Presenta a los oradores. El maestro de ceremonias tiene la responsabilidad principal
de presentar a los distintos oradores que subirán al escenario, así como a otras
personas importantes del evento. Mientras más destacado sea un invitado, más
detallada y personalizada debe ser tu presentación.[10] Una vez que hayas hecho la
presentación para un orador, pide a la audiencia que le dé un aplauso al orador hasta
que este alcance el micrófono. Cuando el orador termine de dar su discurso, pide
nuevamente a la audiencia que aplauda hasta que el orador salga del escenario y
regrese a su asiento.
Ya que una de tus mayores responsabilidades como maestro de ceremonias es hacer que el
evento cumpla con el horario, no temas informar a un orador si se excede del tiempo
asignado. Puedes alcanzarle una nota o hacerle una señal visual, como girar un dedo hacia
arriba para que entienda que debe “terminar”.
Antes de presentar el siguiente segmento, agradece al orador por su presentación y menciona
brevemente algo que dijo mientras estuvo en el escenario. Esta referencia puede ser algo que
haya sido gracioso, interesante o emocionante.
Esto demuestra que eres un maestro de ceremonias atento y confirma el valor de la
presentación del orador.
4. Conecta los segmentos. Conectar un segmento al siguiente puede ser más sencillo
usando el humor. Antes de que el evento empiece, trata de preparar algo para hablar
(como comentarios, anécdotas o chistes que puedas usar entre los segmentos).[12]
También puedes comentar lo que acaba de ocurrir. Trata de encontrar algo gracioso
o significativo del orador o de la actuación previa y haz la transición a partir de ahí al
siguiente orador o actuación.
 Si te encuentras en una posición incómoda, trata de hacer preguntas a la audiencia.
Las preguntas deben limitarse a respuestas breves (“sí” o “no”). Al hacer preguntas
puedes mantener a la audiencia involucrada y concentrada mientras refuerzas tu cargo
como maestro de ceremonias.
 No hay nada peor que un maestro de ceremonias no reconozca algo que haya ocurrido
en el escenario, lo cual da la impresión de que el maestro de ceremonias no es
consciente de lo que sucede.
 Si el evento dura algunas horas, puede ser útil hacer un resumen breve de las
actuaciones y de las presentaciones que se han llevado a cabo durante los recesos.
También puedes revelar lo que sigue
5. Debes estar preparado para todo. Como se dijo anteriormente, un buen maestro de
ceremonias debe estar siempre alerta. Los eventos en vivo siempre tienen ligeros
contratiempos: un camarero derrama una bebida, se reproduce la música equivocada
o el orador programado puede estar de regreso del baño. Mantén el control del evento
estando listo para atenuar cualquier distracción o percance y mantener el ambiente
ligero.
 Si algo sale mal o alguien actúa de manera revoltosa, el maestro de ceremonias debe
permanecer positivo.
 Recuerda que no es tu trabajo regañar a alguien, sino mantener las cosas fluyendo sin
problemas a pesar de que algo salga mal. Un maestro de ceremonias que tenga alguna
actitud negativa puede ser extremadamente desagradable e inapropiado.
6. Cierra el evento. Tu cierre del evento debe ser tan emocionante y sincero como la
apertura. Por lo general, para cerrar el evento, el maestro de ceremonias agradece a
todos los asistentes, a los oradores y a los actores. También es de buena educación
agradecer a todos los que ayudaron a organizar el evento. Resume lo que se realizó
en el evento y lo que se aprendió y, luego, dependiendo del tipo de evento, anima a
la audiencia a tomar acción.[15]
Esto puede significar venir para la siguiente reunión, donar dinero o continuar tomando la
iniciativa en un campo determinado. Sea lo que sea, anima a la audiencia a participar.
Consejos
Ten confianza en ti mismo e involucra a la multitud.
Sonríe. Haz que parezca que estás feliz de estar ahí.
Debes estar preparado, pero trata de no sonar como si leyeras un guion.
Durante algún retraso añade algunos hechos, chistes, actualidades, etc. De esta manera,
evitarás el silencio incómodo.
FUNCIONES DEL MAESTRO DEL CEREMONIA
Todo evento, congreso o conferencia es creado por los organizadores, pero la dirección de
los mismos están a cargo del orador llamado Maestro de Ceremonias, el cual se encarga de
conducir las actividades y de tejer una invisible relación entre los participantes y el público.

Un Maestro de Ceremonias debe cumplir con varias responsabilidades:

Prepararse minuciosamente para no desviarse de los objetivos del evento.


Llegar a tiempo y verificar que todo esté listo: podio, equipo de sonido, micrófono, luces,
etc.
Empezar y terminar la reunión a la hora exacta.
Hacer las presentaciones debidas, para de esta manera poner en contacto al público con los
expositores y autoridades presentes.
Hacer que los presentes se sientan bienvenidos.
Utilizar el volumen y tono de voz, según las circunstancias.
Llevar la agenda del programa al pie de la letra.
Mantener agradable sonrisa y humor y saber improvisar.
Contar con datos y recursos relacionados a la ceremonia.
Controlar el uso del tiempo por parte de los expositores.
Dar las gracias a TODOS por su asistencia, a los expositores, auspiciadores y público
presente.
Y a la par de estas responsabilidades, las funciones que debe llevar a cabo son:

Presentar a los participantes y resaltar de manera natural sus cualidades.


Entretener y divertir al público realzando la ceremonia.
Controlar el estado emocional del público.

Esquema de presentación del maestro de ceremonia

A continuación brindamos un ejemplo detallado del desarrollo de una ceremonia –puede ser
adaptado para cualquier tipo de ceremonia- y el papel que debe realizar el Maestro de Ceremonias.

1°.- APERTURA DEL ACTO (INTRODUCCIÓN)

a) Saludo: Damas y caballeros tengan ustedes muy buenas..................


b) Bienvenida: A nombre de................le damos una cordial..............
c) Motivo del Acto: Por su presencia en esta.................de..................
d) Objetivo del Acto: Hemos preparado un programa que incluye.......
e) Saludar y solicitar plausos a las personalidades presentes: ..............
f) Himno Nacional: Les invitamos a…………...……………………..
g) Himno Regional: Les invitamos a…………...……………………..

2°.- PRESENTACION DE LOS PARTICIPANTES

a) Palabras de enlace.- De esta manera iniciamos.................................


b) Introducción al tema a exponerse:....................................................
c) Anunciar el título del tema:...............................................................
d) Datos del participante: (Pasado, presente y futuro)........................
e) Nombre del orador y solicitar aplausos:............................................
f) Breve comentario sobre la exposición:..............................................
(Seguir presentado a los otros participantes)

3°.- CIERRE DEL ACTO (DESPEDIDA)

a) Palabras de cierre: De esta manera culminamos...............................


b) Resumen del evento: Hemos podido apreciar...................................
c) Mencionar auspiciadores:..................................................................
d) Agradecimiento a los participantes:..................................................
e) Agradecimiento al Público: ……......................................................
f) Despedida: Se despide de ustedes.....................................................

MODELO DE DISCURSO
Un discurso es un acto locutivo, es decir, un acto de comunicación en el que un emisor
expresa algo a alguien en un determinado contexto; es la transmisión de sentimientos y
pensamientos en forma clara y ordenada. En un discurso se exponen una serie de ideas o
argumentos que tienen la finalidad de expresar el pensamiento o ideas del autor, dar a conocer
información sobre un tema en específico, hacer razonamientos en torno a éste o, bien,
convencer a la audiencia.

Ejemplo de discurso de ceremonia de graduación


Estimado público,
Me encuentro hoy ante ustedes para presidir la ceremonia de graduación de nuestros futuros
médicos. La medicina, como todos sabemos, es una carrera que conlleva un sinnúmero de
sacrificios y un estudio perpetuo. Ser médico, lograr este título, no es un final sino un
comienzo.
Así pues, los graduados que hoy se encuentran ante ustedes han empezado apenas su camino.
La universidad fue la ruta que siguieron por un tiempo, pero de ahora en adelante le toca a
cada uno de ellos construir su camino. Este título que hoy obtienen merecidamente es a la
vez una promesa y un compromiso de por vida. Se comprometen, al aceptarlo, a hacer buen
uso de él, a servir y ayudar a la comunidad, a utilizar sus conocimientos en provecho de la
humanidad, a seguirse formando, educando y actualizando, pues ser médico es una elección
que se hace de por vida.
Una vez señalado esto, no me queda más que felicitarlos por el esfuerzo otorgado y por los
resultados que obtienen ahora. Felicidades, estimados graduados, por el escalón que hoy
ascienden. ¡Enhorabuena!

Goleman, D. (2008). Inteligencia emocional. Nueva York, Estados unidos de América:


Kairós.
Moya, L. (2014). La empatía entenderla para entender a los demás. España: Editorial
Plataforma

http://recursosbiblio.url.edu.gt/tesiseortiz/2018/05/42/Campos-Carmen.pdf