Está en la página 1de 2

Una herramienta eficaz

Cassany, D. Luna, M. Sanz, G. (1998). Enseñar lengua. Barcelona: Editorial Graó de


Serveis Pedagogics. (257-288).

El libro “Enseñar lengua” creado por Daniel Cassany, Marta Luna y Gloria Sanz es un texto
que nos permite observar y comprender mejor el proceso que se realiza respecto a la
producción escrito, nos orienta de cómo poder trabajarla en el salón de clases, fomentarla en
el estudiante y la forma correcta de evaluarla y corregirla. Nos dota de explicaciones de
lenguaje compresible y recuadros detallados al final de cada capítulo facilitando el condensar
del contenido.

En cuanto al uso del lenguaje a lo largo de este capítulo, se destaca la claridad y sencilla
compresión que aporta a la mejor asimilación de las ideas plasmadas. Estos autores, sin dejar
de lado el lenguaje técnico, lo hicieron más explícito y de calidad, demostrando la habilidad
de adaptarse a un público fuera del normalmente académico.

Dentro de este texto se encuentran una herramienta poco común: al final de cada tema se
observa un esquema en forma de recuadro, tabla o diagrama, que no sólo resume la
información sino que la une visualmente, dando así una imagen mental completa y fácil de
estudiar, recordar y desglosar.

Una ventaja para el lector de este texto es la continuidad y el desarrollo completo de lo que
es verdaderamente escribir, iniciando con una explicación de: ¿qué es escribir?, pasando por
los procesos y modelos de composición, reitera la importancia de tener claras las
microhabilidades implicadas en la escritura, la didáctica que puede implementarse ante el
momento de enseñarla, la propuestas de redacción y el uso de talleres, también finaliza
explicando que no solo se evalúa el producto final sino todo el proceso creativo que se ha
implementado. Lo anterior, además de ser útil al hacer el propio proceso de escritura, nos
forma o aconseja respecto a cómo guiar el proceso de los estudiantes.

A diferencia de otros libros centrados única y exclusivamente en la perspectiva teórica de lo


que es o implica escribir, este capítulo de “Enseñar lengua” trae consigo consejos y
recomendaciones para la aplicabilidad de estos temas como “El perfil del buen escritor” (pg.
262), las “propuestas de redacción” (pg. 279) y entender el “papel del maestro” (pg. 284).
Esto está principalmente hablando de la importancia de la perspectiva y el trabajo del
estudiante hacia aquello que escribirá y del maestro como un clarificador e impulsador de
esta actividad.

En un tema tan amplio como la escritura, se puede decir con absoluta seguridad que este
fragmento del libro escrito por Cassany, Luna y Sanz cumple no solo con la expectativa de
una grata y coherente explicación en un lenguaje coloquial de los procesos de expresión
escrita, sino también con un material útil en la formación de docentes y estudiantes,
ofreciendo una guía desde el comprender la escritura, ejecutarla y lograr evaluarla.

Karla Mantilla Centeno

También podría gustarte