Está en la página 1de 3

Ciudad maquina

de Le Corbusier (Ville Radieuse), propuesta brutalista de 1935 para el centro de París con
edificios y avenidas motorizadas que inspiró la exposición Futurama (y Brasilia).

Una casa es una máquina para vivir En 1918, las ideas de Corbusier sobre cómo la
arquitectura debería satisfacer las demandas de la era de la máquina lo llevaron a
desarrollar, en colaboración con la artista Amédée Ozenfant, una nueva teoría: el purismo.
Las reglas puristas llevarían al arquitecto siempre a refinar y simplificar el diseño,
prescindiendo de la ornamentación. La arquitectura sería tan eficiente como una línea de
montaje de fábrica. Pronto, Le Corbusier estaba desarrollando 'tipos' de vivienda
estandarizados como 'Immeuble-villa' (hecho real con el Pavilion de l'Esprit Nouveau de
1925) y Maison Citrohan (un juego de palabras que sugiere que la industria de la
construcción debería adoptar los métodos de la industria automotriz de producción en
masa), que esperaba resolviera los problemas crónicos de vivienda de los países
industrializados.

Sus ideas radicales fueron expresadas en su libro de 1923 Vers Une Architecture ("Hacia
una nueva arquitectura"), un manifiesto apasionado que sigue siendo el libro de
arquitectura más vendido de todos los tiempos. "Una casa", entonó Le Corbusier en sus
páginas, "es una máquina para vivir". Pero a pesar de su amor por la estética de las
máquinas, Le Corbusier estaba decidido a que su arquitectura reintroduciría la naturaleza
en la vida de las personas. Las ciudades victorianas eran prisiones caóticas y oscuras
para muchos de sus habitantes. Le Corbusier estaba convencido de que una ciudad
planificada racionalmente, utilizando los tipos de viviendas estandarizadas que había
desarrollado, podía ofrecer una alternativa saludable y humana. Urbanismo El primero de
sus grandes planes urbanos fue la Ville Contemporaine de 1922. Esta ciudad propuesta
de tres millones se dividiría en zonas funcionales: veinticuatro torres de vidrio en el centro
formarían el distrito comercial, separado de los distritos industrial y residencial por
expansivas cinturones verdes. En 1925, el ambicioso Plan Voisin para París de Corbusier
previó la destrucción de prácticamente toda la orilla norte del Sena para incorporar una
versión mini de la Ville Contemporaine. Comprensiblemente, solo quedaba un plan.
Más realista fue la Ville Radieuse (1933-1935), en la cual se instalaron bloques de bloques largos en un
parque y donde los tipos de vivienda eran considerablemente más baratos que las villas Immeuble que
llenaron los planes anteriores. Una versión de esto fue construida en el estado de Alton West en Roehampton,
Inglaterra en 1958.

Después de la Segunda Guerra Mundial, con los problemas de vivienda de Europa peor que nunca, Le
Corbusier tuvo su oportunidad de poner en práctica sus teorías urbanas. La Unité d'Habitation en Marsella
(1952) es una síntesis de tres décadas de pensamiento doméstico y urbano corbusiano. Con 17 pisos de altura
y diseñado para albergar a 1,600 personas, el Unite incorpora varios tipos de apartamentos, tiendas, clubes y
salas de reuniones, todos conectados por 'calles' elevadas. También hay un hotel e instalaciones recreativas.
Ahora es un edificio inmensamente popular y una codiciada dirección para los profesionales de clase media
de Marsella en la actualidad.

Cuando Le Corbusier murió en 1965, la reacción contra el modernismo estaba cobrando impulso. Sus teorías
sobre la renovación urbana fueron plagiadas por las autoridades locales con presupuestos ajustados, que a
menudo no entendían el humanismo esencial detrás de los planes de Le Corbusier. Ronan Point fue el
resultado. Pero culpar a Le Corbusier como el arquitecto del fracaso de la vivienda de la posguerra ignora la
profunda preocupación por la comodidad y la salud humanas que sustentaron su trabajo.

Atomurbia
diseño publicado por LIFE Magazine en 1947 de ciudad dispersa para reducir el potencial
aniquilador de un ataque nuclear; la idea pretendía trasladar la industria a instalaciones
subterráneas.

Atomurbia: respondiendo a la amenaza atómica moviendo a todos a todas partes. 1946


JF Ptak Science Books LLC puesto 1018 "Probablemente no vale la pena poner (a todos)
los ferrocarriles bajo tierra". Ed Teller, 1947 [Vea también nuestra serie de bombas
atómicas y nucleares de más de 50 partes aquí] Hay un universo de universos alternativos
construidos con nada más que los débiles fragmentos del mal pensamiento que es el
mismo ADN de la historia de las malas ideas. En esos reinos hay malas ideas que son
malas, malas ideas que son terriblemente malas y malas ideas que son tan malas que ni
siquiera son malas, ya que trascienden las capacidades de comunicación de la maldad.
La idea sobre la que escribo hoy vive en un nivel tan indescriptiblemente malo. Y esa
mala idea es la siguiente: reubicar y dispersar a toda la población de los Estados Unidos
en una cuadrícula geométrica que cubre todas las partes del país, vaciando a todas las
ciudades de los Estados Unidos en una vasta nada de Atomburbs exurbanos
Ahí. Lo dije. Desafortunadamente, la idea cuidadosamente en blanco era "real" y fue elaborada por tres tipos
inteligentes, el resultado se publicó en el Boletín de los científicos atómicos en 19461. El núcleo de la
proposición fue reeditado para las masas en la revista LIFE en (15 de junio) 1947 , con mapas que sobresalen
por sí mismos como ejemplos espectaculares y peculiares de propaganda visual.

Escuche: el quid de la cuestión era eliminar a todos de cualquier ciudad estadounidense con una población de
más de 50,000 habitantes y ubicarlos en comunidades de nueva construcción en todo el paisaje del país (en su
mayoría) como un tablero de ajedrez, las ciudades existentes en todos Las líneas de conexión. [Por extraño
que parezca, al gran Norbert Wiener se le ocurrió una idea igualmente asombrosa e intocable usando
círculos]. Los autores propusieron construir 20,000,000 casas nuevas, reubicar la industria (preferiblemente
subterránea), reasignar y redistribuir los suministros de energía y los recursos naturales, y recrear la trama
misma de la vida social y económica en los Estados Unidos.
El gobernador de este pensamiento fue la inminente carrera armamentista y la susceptibilidad estadounidense
a las nubes atadas con armas atómicas soviéticas, y lo que es peor. [Los cálculos para la destrucción que se
están utilizando aquí fueron para la bomba atómica de Hiroshima; en 1952, los Estados Unidos detonarían la
primera bomba de hidrógeno, seguida por los soviéticos al año siguiente. Estas bombas estarían midiendo la
fuerza explosiva en términos de cientos de miles, y luego docenas de millones de libras de explosivos.]
¿Cómo se desecha esta idea en un grupo y no se abandona? Y luego, ¿cómo logra ser publicado por una
organización de buena reputación? Estos son hombres inteligentes, estos autores, y simplemente no puedo
pensar en cómo podrían haber llegado a estas conclusiones, aunque Teller, que era parte de la genialidad de la
flotilla de excelentes y esenciales científicos húngaros, sin duda se vio afectado mentalmente por su
supernova hawkishness. No sabía esto sobre Marshak, y realmente no estoy muy familiarizado con Klein.
Todos eran de la Universidad de Chicago, y el Boletín se publicó originalmente como el Boletín de los
científicos atómicos de Chicago.

Hay ideas más profundas, más anti-espectaculares y perturbadoras que se encuentran en el breve artículo,
algunas de las cuales son tan increíblemente locas que resulta difícil abordarlas. Por ejemplo, los autores
sugieren que las "ciudades de la cinta" no necesariamente deberían estar "dispuestas en líneas exactamente
rectas" y que las líneas podrían adaptarse al terreno.
A pesar de que los autores proponen trasladar y realojar a 20 millones de personas (y así sucesivamente), esto
no era lo que realmente querían hacer.

Querían ponerlo todo en líneas y bajo tierra.

"Tendremos que renunciar a esquemas elaborados de ciudades subterráneas" debido a los gastos, escriben. ¿Y
qué hay del costo, siempre y cuando estemos en ello? De alguna manera, una cifra de 200 mil millones de
dólares se cotiza en torno a los 200 billones de dólares en 1947, lo que equivale a 5 billones de dólares en
2010 (más o menos), lo que realmente no parece ser una cifra que se aproxime de manera alguna a una
empresa de esta magnitud costaría. (Lo extraño de esta cifra es que $ 200 mil millones es aproximadamente el
mismo porcentaje para un solo año del PIB de 1950, ya que los $ 5 billones son del PIB de 2010). [Parece
injusto sacar las cosas fuera de contexto como este, pero bueno , no lo es, todo el artículo está lleno de casi
nada excepto estas declaraciones. En cierto modo, estoy prestando un servicio a los autores sacando las cosas
fuera de contexto para que la totalidad de su locura no se revele como la fea matanza de caminos que es.]

Por supuesto, g_d sabe de dónde vendrá todo este material de construcción. O las personas que realmente
harían el trabajo. ¿Hubo 3 millones de personas de construcción / construcción en el censo de 1950? No lo
creo.

Y así, a pesar del costo subestimado de manera abrumadora y el redireccionamiento de la infraestructura de


todo el país, y moviendo a todos en el país, y construyendo 20 millones de casas, y encontrando el material
para hacerlo, y encontrando a los trabajadores para construirlos a todos. y reconstruyen toda la infraestructura
y construyen toda la industria bajo tierra y tienen las herramientas para hacerlo todo, los autores sintieron que
todo se podría llevar a cabo en 10 años.

Alguien, en algún lugar, ciertamente iba a trabajar hasta tarde.


Y entonces, la parte interesante de esta tragedia mental para mí es: ¿cuál es la idea equivalente de esto que
está sucediendo en este momento? Sé que hay uno, y habrá uno nuevo mañana.

Bibliografía

https://www.open.edu/openlearn/history-the-arts/history/heritage/le-corbusier