Está en la página 1de 7

CONQUISTA DELTAHUANTINSUYO

La conquista del Tahuantinsuyo o Imperio Incaico se inicia con la llegada


de Francisco Pizarro y sus huestes al Tahuantinsuyo en 1532 marco el inicio de
una gran transformación en las formas de vida de los pobladores de los Andes.

1. NOTICIAS DEL PERÚ


Con el descubrimiento del océano Pacífico en 1513, se extendió la noticia de
la existencia de ricas tierras al sur, donde abundaba el oro. Se dice que la
información fue contada por Panquiaco, hijo del cacique Comagre. Los
rumores que corrían consistían en que el Virú había espléndidas tierras
gobernadas por poderosos hombres. La leyenda del oro estuvo presente en las
expediciones españolas, de la época. Así, en la exploración del Golfo de San
Miguel, realizada por el capitán Francisco Becerra, se escuchó algo similar, y lo
mismo le ocurrió a Pascual de Andagoya cuando intentaba avanzar en la
exploración hacia el sur para dar con el ansiado reino del oro. Estas leyendas se
incorporaron al imaginario de los conquistadores, como es el casi de Francisco
Pizarro.

2. VIAJES HACIA EL TAHUANTINSUYO

EL PRIMER VIAJE (1525-1525)


Navegaron bordeando la costa y llegaron hasta lugares desconocidos
que bautizaron como Puerto Piñas y Puerto del Hambre. Más al sur, encontraron
un poblado donde fueron atacados por los naturales. Por ello incendiaron el pueblo,
al que llamaron a partir de ese momento Pueblo Quemado.
EL SEGUNDO VIAJE (1526-1527)
Después de llegar a la altura del río San Juan, Almagro regresó a Panamá y
Pizarro continuó hacia el sur. Ante la queja de los soldados, que habían acudido al
nuevo gobernador Pedro de los Ríos, este envió al capitán Juan Tafur con la orden
de hacerlos regresar. Tafur los halló en la Isla del Gallo, lugar del célebre episodio
donde Pizarro preguntó a sus hombres si querían “regresar a Panamá para ser
pobres”, sin fama ni dinero, o “seguir hacia el Perú para ser ricos”. Solo trece
decidieron continuar y los demás embarcaron de regreso a Panamá. Los trece y
Pizarro esperaron medio año la llegada de provisiones y hombres. Finalmente llego
Bartolomé Ruiz con provisiones y la orden del Gobernador de que todos regresaran.
Antes de cumplir con la orden, Pizarro y sus hombres navegaron las costas y
llegaron a Tumbes. Allí fueron recibidos por los naturales, quienes les ofrecieron
chicha, fruta, maíz y otras viandas. Era una forma habitual de establecer relaciones
de los pueblos andinos.
Sorprendidos con las construcciones y vestidos de indígenas, decidieron regresar
para pedir la autorización de conquistar las tierras halladas. Los recién llegados a
Panamá alardeaban de las maravillas vistas con sus propios ojos. Sin embargo,
Pizarro viajó a España para ser facultado por el Rey Carlos I, llevando consigo
tumbesinos cautivos, camélidos, cerámicas y otros objetos. La Corona española
firmó la Capitulación de Toledo en 1529, documento que los autorizaba a llevar a
cabo su empresa.
TERCER VIAJE
Pizarro recluto gente antes de iniciar su nuevo viaje, entre ellos, varios de sus
familiares, a quienes busco en su tierra natal. En 1531, cuando salieron de Panamá,
sumaron casi doscientos hombres encaminados a conquistar el imperio. Llegaron a
la isla de la Puna, donde después de una estancia pacífica de varios días, los isleños
atacaron al no recibir muestras de reciprocidad. La fuerza convirtió en vencedores
a los españoles, quienes llegarían más tarde a Tumbes, donde se enteraron de que
3. LA CAPTURA DEL INCA
Después de fundar la primera ciudad española, San Miguel de
Tangarará, a orillas del río Chira en Piura, los conquistadores iniciaron su ascenso
hasta Cajamarca. Pizarro ordenó que la hueste se instalara en la ciudad y envió a
Hernando de Soto y luego a Hernando Pizarro a visitar al Inca a su campamento
con el objetivo de invitarlo a una entrevista.

4. LA TOMA DE CAJAMARCA
En Cajamarca, primero Hernando de Soto y luego Hernando Pizarro visitaron
al Inca, quien les ofreció chicha y les reclamó haber tomado cosas que no le
pertenecían a lo largo de su recorrido. Los españoles mostraron gestos de amistad
que llevaron a Atahualpa a aceptar la entrevista con Pizarro. El día del encuentro
los españoles esperaban la llegada del Inca listos para combatir. Atahualpa llegó
acompañado de un gran séquito de guerreros, sacerdotes, servidores, bailarines,
músicos y curacas aliados. Al ingresar a la plaza salió a su encuentro fray Vicente
de Valverde, quien había sido encargado de leer el “requerimiento”, mientras
Felipillo le traducía al Inca. Al no comprender la compleja situación, el Inca arrojo la
Biblia que le había dado el sacerdote. Inmediatamente los españoles arremetieron
contra los nativos, lo que causo un gran desconcierto, el Inca cayo de su litera y fue
tomado prisionero.

5. MUERTE DE ATAHUALPA
Atahualpa ofreció entregar oro y plata para establecer una alianza que fue
entendida por los españoles como un rescate al modo occidental. Sin embargo, el
miedo de un alzamiento y el afán conquistador provocaron la decisión de ejecutar
al Inca el 26 de julio de 1533. Formalmente, justificaron la muerte acusando
a Atahualpa de complotar un ataque y del asesinato de su hermano Huáscar.
Los cronistas españoles dicen que fue ejecutado ene l garrote (ahorcado con una
soga); en cambio, el cronista Felipe Guamán Poma de Ayala ilustra el hecho como
una decapitación. Luego, los españoles se dirigieron hacia la ciudad sagrada del
Cuzco a donde arribaron el 15 de noviembre de 1533.

6. PRINCIPALES CAUSAS DE LA CONQUISTA

Se han descrito innumerables causas que permitieron la caída de uno de los


imperios más grandes de América. Algunos plantean explicaciones sobrenaturales
o religiosas, así como factores de índole cultural; y otras, contrariamente, mucho
más objetivas, presentan causas más plausibles, intentando explicar este
acontecimiento nefasto para nuestra cultura andina. A continuación, esbozaremos
los más destacados:

CAUSAS REALES:

 La gradual debilidad del Tahuantinsuyo ocasionado por la guerra civil entre


los ejércitos de los hijos del inca Huayna Cápac: Huáscar (hijo legítimo del
Inca y la Coya) y Atahualpa (hijo del Inca con una doncella quiteña).
 El apoyo que brindaron, al inicio de la conquista, los partidarios del derrotado
Inca Huáscar, en favor de los españoles. Considerando que apoyándolos,
derrotarían a Atahualpa y sus generales, para restablecer la unidad del
Imperio.
 Por otro lado, el apoyo que recibieron los españoles, de los pueblos que
fueron sometidos a causa de la expansión del Tahuantinsuyo, como fueron:
Huancas, Chancas, Chachapoyas, Cañaris, etc. que creyeron encontrar con
su llegada, la oportunidad de liberarse del dominio de los Incas.

FACTORES QUE INFLUYERON:

 La superioridad de armamento bélico de los españoles; pues poseían


elementos desconocidos por el ejército incaico, siendo además de gran
letalidad en su empleo, como son: las armaduras, las culebrinas, los
arcabuses, el empleo del caballo, entre otros. Todo ello, sirvió como factor
psicológico negativo, pero sólo en sus inicios; ya que, años después serían
empleados por los propios indígenas. Por ello, no lo consideramos como una
causa, sino más bien como un factor; porque algo más de 150 españoles
(que llegaron en 1532), no podrían acabar con ejércitos constituidos por
decenas de miles de indígenas, de la conformación atahualpista.
 La verticalidad de la organización del ejército incaico, que imposibilitaba la
acción de sus hombres, si no fuera por órdenes del Sapa Inca. Así por
ejemplo, fue bajo las órdenes del Inca Atahualpa, que el ejército no se
aproximó a Cajamarca, dejando a su suerte al séquito que acompañaba al
Inca.
 Las enfermedades que trajeron los españoles, que se convirtieron en
verdaderas armas biológicas, de las que ellos mismos ni siquiera eran
conscientes. Así, la viruela se convirtió en un elemento que arrazó con miles
de indígenas, cuyos sistemas inmunológicos aún no estaban preparados
para enfrentar a este nuevo virus. De ahí que, antes aún, de la llegada de los
españoles al Tahuantinsuyo, habían muerto miles de personas, aquejados
por un mal desconocido, inexplicable.

FALSOS ARGUMENTOS:
 Superioridad cultural de los europeos: Por lo relativo que resulta utilizar el
término de "superioridad" de una cultura sobre otra, ya que depende de qué
tema o sobre qué se está hablando, una cultura se mostrará como más
avanzada que otra; pero, si consideramos otros aspectos, tal vez la
consideración resultaría inversa.
 Los sacerdotes del Tahuantinsuyo, habían predicho que pronto llegaría el fin
del Imperio y el retorno de los enviados de los dioses. Elemento que por
coincidencia, se asoció a la llegada de seres extraños, como fueron los
españoles.
 Dios ayudó a los cristianos, ya que defendieron la religión del dios verdadero:
Una situación que no resulta válida, por no ser objetiva, si consideramos la
posición atea. Y desde un punto de vista del argumento teológico, cristiano,
no cabría la posibilidad de un dios castigador, parcializado para el asesinato;
y que poco tiempo después, llegara a permitir el saqueo y maltrato de los
vencidos, en favor de unos pocos.