Está en la página 1de 2

BRASIL

El Brasil, desde 1995, camina firmemente en la reestructuración del sector energético,


abriendo oportunidades para la participación del sector privado nacional e
internacional en las inversiones necesarias y en la responsabilidad por la garantía de
abastecimiento nacional de energía.

En el área de energía eléctrica, las Leyes Nº 8987 y 9074/95 (nuevas Leyes de


Concesiones), introducirán profundas e importantes alteraciones, en especial cuanto a:
a) la licitación de nuevos emprendimientos de generación; b) la creación de la figura
del Productor Independiente de Energía; c) el libre acceso a los sistemas de
transmisión y distribución, y, d) la libertad de los grandes consumidores para escoger
sus proveedores de energía.

En el área del petróleo, con la promulgación de la Ley Nº 9478 de 06/08/97, todos las
necesidades de suministro del subsector fueron abiertos a la competencia, y la
PETROBRÁS dejó de ser la única ejecutora del monopolio de la Unión.

Como entidades reguladoras de los Sectores Eléctricos y del Petróleo, fueron


instituidas, respectivamente, la Agencia Nacional de Energía Eléctrica - ANEEL, a
través de la Ley Nº. 9427, del 26/12/96, y la Agencia Nacional del Petróleo - ANP, a
través de la Ley Nº 9478, del 06/98/97.

Como organismo encargado de formular las políticas y directrices de energía, fue


instituido el Consejo nacional de Políticas Energéticas - CNPE (Ley Nº. 9478 del
06/08/98), presidido por el Ministro de Minas y Energía y destinado a:

a) Promover el aprovechamiento racional de los recursos energéticos del País, en


conformidad con lo dispuesto en la legislación aplicable y con los siguientes principios:

i. Preservación del interés nacional;


ii. Promoción del desenvolvimiento sustentado, ampliación del mercado de
trabajo y valorización de los recursos energéticos;
iii. Protección de los intereses del consumidor en cuanto a precios, calidad y
oferta de productos;
iv. Protección del Medio Ambiente y promoción de la conservación de energía;
v. Garantía del suministro de derivados de petróleo en todo el territorio nacional;
vi. Incremento de la utilización del gas natural;
vii. Identificación de soluciones más adecuadas para la provisión de energía
eléctrica a las diversas regiones del país;
viii. Utilización de fuentes renovables de energía, mediante el aprovechamiento de
los insumos disponibles y de las tecnologías aplicables.
ix. Promoción de la libre competencia.
x. Atraso de inversiones en la producción de energía;
xi. Ampliación de la competitividad del país en el mercado internacional.

b) Asegurar, en función de las características regionales, la provisión de insumos


energéticos a las áreas más remotas o de difícil acceso del país, sometiendo las
medidas específicas al Congreso Nacional, cuando implicaren creación de subsidios,
observando lo dispuesto en el párrafo único del Artículo 73 de la Ley 9478, de 1997;

c) Rever periódicamente las matrices energéticas aplicadas a las diversas regiones del
país, considerando las fuentes convencionales y alternativas de las tecnologías
disponibles;
d) Establecer directrices para programas específicos, como los de uso del gas natural,
del alcohol, de otras biomasas, del carbón mineral y de la energía nuclear;

e) Establecer directrices para la importación y exportación, de manera a atender las


necesidades de consumo interno de petróleo y sus derivados, gas natural y
condensado, y asegurar el adecuado funcionamiento del Sistema Nacional de
Reservas de Combustibles y el cumplimiento del Plan Anual de Reservas Estratégicas
de Combustibles, del que trata el Artículo 4 de la Ley 8176 del 08/02/1991.

En la medida en que el Brasil avanza con un programa de reestructuración del Sector


Energético, aumentan las oportunidades de integración física con los Sistemas
Energéticos de los países vecinos, así con la integración de capital. En este dirección,
los acontecimientos más representativos son los mencionados abajo:

 El mercado de distribución de electricidad, en 1997, registró 31% de


participación del sector privado, contraponiendo a una participación
prácticamente nula en 1995. Contribuyeron a esta situación las privatizaciones
de ESCELSA, LIGHT, CERJ, COELBA, CEEE (parcial), CPFL, ENERSUL,
CEMAT, ENERGIPE y COSERN, con aporte de capital privado nacional e
internacional.

 En el área de integración con otros países, varios proyectos ya están


asegurados, y que serán mencionados en el siguiente capítulo.