Está en la página 1de 10

Introducción

El hombre de Vitruvio, Leonardo da Vinci realiza una visión del hombre como centro del
Universo al quedar inscrito en un círculo y en un cuadrado. En él se realiza un estudio
anatómico buscando la proporcionalidad del cuerpo humano, el canon clásico o ideal de
belleza.

Es presentado por Leonardo da Vinci como el centro del Universo al quedar inscrito en un
círculo y un cuadrado.

El cuadrado es la base de lo clásico: se emplea en toda la arquitectura clásica, el uso del


ángulo de 90º y la simetría son bases grecolatinas de la arquitectura.
El Hombre de Vitruvio

¿Es posible describir al hombre perfecto? Hablamos, por supuesto, desde un punto de vista
anatómico.

En otras palabras, ¿podemos definir las proporciones del ser humano perfecto, mediante
fórmulas matemáticas? El arquitecto romano Marco Vitruvio y el genio
polifacético Leonardo Da Vinci, creían que sí. Por eso Da Vinci dibujó el Hombre de
Vitruvio, uno de los símbolos más emblemáticos y reconocidos de la historia del Arte.

El Hombre de Vitruvio trata de definir, por medio de la simetría usada en la arquitectura, al


hombre perfecto. ¿Es eso posible? También esconde una gran cantidad de curiosidades y
secretos, que vamos a descubrir en este reportaje.

¿Quién es el Hombre de Vitruvio?

El Hombre de Vitruvio es un dibujo a pluma y tinta, en papel, de un tamaño no mucho más


grande que un folio (34x4 x 25,5 centímetros), que Leonardo Da Vinci dibujó alrededor de
1490, en uno de sus diarios.

Actualmente se expone en la Galería de la Academia de Venecia, pero solo se muestra al


público una vez cada diez años, por motivos de conservación. Aqui podemos ver el
original, la última vez que se extrajo de su cápsula protectora para realizar un escáner 3D,
en 2014:
[Foto: Universidad de Bolonia. Unibo.it]

El Hombre de Vitruvio debe su nombre a Marco Vitruvio, un arquitecto romano del siglo I
antes de Cristo, que trabajó para Julio César. Fijó unas proporciones matemáticas para
definir al hombre perfecto. Leonardo Da Vinciaplicó estas fórmulas (retocadas por él) para
dibujar su famoso Canon de las Proporciones Humanas en uno de sus diarios.

El Hombre de Vitruvio muestra la figura de un hombre desnudo con los brazos y piernas
sobreimpresas en dos posiciones diferentes, una de ellas dentro de un círculo, y la otra
dentro de un cuadrado.

Alrededor del dibujo hay un texto que explica las correcciones que hizo Da Vinci. Está
redactado en escritura especular, es decir, en dirección contraria, como si hubiese sido
reflejada en un espejo:
Muchas personas ambidextras (que saben escribir con ambas manos), y Leonardo Da Vinci
lo era, son capaces de usar la escritura especular de forma natural, tal como se puede ver en
este vídeo:

Da Vinci usaba la escritura especular, junto a otros trucos como escribir con siglas y
palabras abreviadas, para dificultar la lectura de sus textos privados. Solo cuando quería
que fuesen leídos por todo el mundo, escribía de forma estándar.

Marco Vitruvio aplicó sus conocimientos de arquitectura para intentar definir el hombre
perfecto a través de la simetría. Así, por ejemplo, algunas de las proporciones que dejó
escritas, fueron:

 El rostro, desde la barbilla hasta la parte más alta de la frente, mide una décima
parte de la altura total
 La cabeza, desde la barbilla hasta su coronilla, mide la octava parte de todo el
cuerpo
 Desde el esternón hasta las raíces del pelo equivale a una sexta parte de todo el
cuerpo
 Desde la parte media del pecho hasta la coronilla, una cuarta parte de todo el cuerpo
 La frente mide igualmente otra tercera parte del rostro
 El pie equivale a un sexto de la altura del cuerpo

Leonardo Da Vinci, 1.400 años después, actualizó las proporciones de Vitruvio:


Corrigió algunas medidas y extrajo otras reglas:

 Cuatro dedos hacen una palma.


 Cuatro palmas hacen un pie.
 Seis palmas hacen un codo.
 Veinticuatro palmas hacen a un hombre.

Si separas la piernas lo suficiente como para que tu altura disminuya 1/14 y estiras y subes
los hombros hasta que los dedos estén al nivel del borde superior de tu cabeza, el centro
geométrico de tus extremidades separadas estará situado en tu ombligo y el espacio entre
las piernas será un triángulo equilátero.

Desde el centro del pecho hasta la punta de los dedos, será igual a la longitud de toda la
pierna.

La cuadratura del círculo

La perfección y la simetría del dibujo de Leonardo Da Vinci han inspirado a muchas


personas a buscar más allá de lo que el genio intentó representar. Muchos han querido
demostrar que el dibujo resuelve un problema irresoluble: la cuadratura del círculo. Este
problema, formulado en la Antigüedad, reta a encontrar un cuadrado que tenga la misma
área que un círculo dado, usando solamente una regla y un compás.

Se ha intentado demostrar que el Hombre de Vitruvio esconde las reglas para resolver la
cuadratura del círculo:
Pero la realidad es que en el dibujo de Leonardo, el área del círculo no coincide con el área
del cuadrado. Y en 1882 el matemático alemán Ferdinand Lindemann demostró que el
número Pi es un número trascendente (no es raíz de ninguna ecuación algebraica con
coeficientes enteros), y por tanto no se puede crear un cuadrado con un área igual a un
círculo usando solo una regla y un compás (aunque sí con métodos más precisos).

¿De verdad existe el hombre perfecto?

El Hombre de Vetruvio ha sido considerado durante siglos un canon de las proporciones


humanas, y se ha usado como referencia en multitud de estudios, y como modelo de
perfección en oficios y obras de arte. Y en efecto, arquitectónicamente lo es. Son
proporciones perfectamente simétricas, tal como demuestra que el hombre encaje en el
cuadrado y el círculo del dibujo, y que pese a que cambia la posición de brazos y piernas, el
ombligo permanece en el mismo sitio.

Pero, ¿este canon puede darse en una persona real? Las proporciones perfectas no existen
porque tampoco existeel hombre perfecto. Un cosa es perfecta con respecto a algo, y
cambia según su función. El Hombre de Vetruvioes un canon matemático, sí, pero... ¿con
respecto a qué? ¿A la belleza clásica? ¿Es perfecto como atleta? ¿Lo es también desde el
punto de vista intelectual? ¿Es perfecto para arar los campos, o para cargar peso en un
muelle? La perfección cambia según el punto de vista.
También los cánones de belleza, incluso desde el punto de vista anatómico, han cambiado.
Durante miles de años la belleza estaba en la gordura. En la antigüedad comer en exceso,
hasta el punto de engordar, era un lujo al alcance de muy pocos, no solo porque se comía
poco sino porque se hacían muchos trabajos físicos. Por eso las personas entradas en carnes
se consideraban bellas y exóticas, tal como se refleja desde los tiempos de la Prehistoria, en
la Venus de Willenford (tallada hace casi 30.000 años, y censurada en Facebook por
pornográfica hace unas semanas)

O en cuadros como Las Tres Gracias de Rubens (pintado alrededor de 1638):


La prueba de que no existe el canon perfecto es que el propio Leonardo Da Vinci modificó
las proporciones de Vitruvio y añadió sus propias reglas.

Por otro lado, la Humanidad evoluciona anatómicamente a un ritmo de un par de


generaciones (en España nuestros abuelos eran más bajos, tal como podemos ver nosotros
mismos, o reflejan las estadísticas), así que el canon cambia cada cierto número de siglos.

Pero si el Hombre de Vitruvio ha pasado a la Historia de Arte y está considerada una de las
obras más importantes del Renacimiento (pese a que ni el propio Leonardo le dió
demasiada importancia, para él solo era una página más en uno de sus diarios) no es porque
represente la perfección, sino porque Da Vinci retomó la práctica de utilizar proporciones
matemáticas para representar el cuerpo humano, y esto influyó en innumerables artistas y
arquitectos en siglos posteriores. Se utiliza en innumerables citas como un ejemplo perfecto
de simetría y orden matemático de la Naturaleza.

El Hombre de Vitruvio arrojó luz sobre la oscuridad y el caos de la Edad Media, a través de
la ciencia y el arte.

Que el cuerpo humano pueda representarse a través de proporciones


matemáticas, simboliza el fin del oscurantismo y el triunfo de la ciencia sobre las
supersticiones, e incluso sobre la religión. La mayoría de los hombres del Renacimiento no
negaban la existencia de Dios, pero ellos demostraron que Dios no era un ser caprichoso y
voluble cuyo estado de ánimo solo podían interpretar los sacerdotes. Dios utilizó las
Matemáticas incluso en el momento de crear al Ser Humano. Este concepto, sustituir las
supersticiones y la Religión por la Ciencia para gobernar el destino de la Humanidad, es la
gran aportación del Renacimiento, y marca el inicio de la Edad Moderna.
Conclusión

En el hombre vitrubiano, dibujo que aparece en los cuadernos de apuntes de Leonardo,


refleja una visión del hombre como centro del Universo al quedar inscripto en un círculo y
un cuadrado.

También relaciona al hombre con la arquitectura, gracias al módulo del cuadrado, el uso del
ángulo a 90º y la simetría que son las bases de la arquitectura grecolatina.

En cualquier persona la longitud de una estructura (brazos) varía en relación con la


de cualquier otra estructura (la altura total del cuerpo) en las diferentes etapas del
desarrollo. Los brazos de un bebé son más cortos en relación con la altura del cuerpo que
los brazos de un hombre.

En las primeras etapas del crecimiento esta relación es aproximadamente 1:2. Este
resultado es una característica de la anatomía humana ampliamente reconocida desde que
Leonardo da Vinci la representa en su famoso Hombre de Vitrubio.
E grafía

https://computerhoy.com/noticias/life/hombre-vitruvio-significado-secretos-del-hombre-
perfecto-77327

También podría gustarte