Está en la página 1de 2

El caso presentado se refiere a escolares que presuntamente tienen

problemas de aprendizaje. En cada caso se presenta el caso clínico,


luego se indica el registro multiaxial, y finalmente se hace algunos
comentarios adicionales.
Caso No. 1
Marina tiene 9 años, cursa 4° grado en una escuela pública de la
provincia de Buenos Aires, y es derivada por la obra social al Servicio de
Psicopedagogía del Hospital H. Se le administraron los testde
Rorschach, Bender y WISC, los que no indicaron presencia de trastornos
de la personalidad ni retraso mental.
Su inteligencia es acorde a su edad. Padece una otitis crónica que la
obliga a seguir un tratamiento en una institución que queda lejos de su
hogar, lo que hace que, según su madre, deba faltar a la escuela en
forma seguida. El tratamiento fue interrumpido varias veces porque no
podían llegar por problemas de transporte.
Marina vive con sus padres y una hermana mayor en Ad rogué, y son de
condición humilde. Viven en un barrio donde presuntamente habitan
delincuentes, que mantienen amenazados a los demás habitantes, toda
gente trabajadora. Su padre está actualmente desempleado y goza de un
subsidio muy exiguo, y la madre ayuda al sostén del hogar trabajando
como empleada doméstica.
Marina es muy tímida y, según cuenta la madre, le cuesta mucho
relacionarse con los demás alumnos. Marina dice sentirse inferior a ellos,
y que esto le produce a veces angustia. El motivo por el cual consulta la
madre es el "cuaderno desastroso" de su hija y su dificultad para hacer
las tareas de la escuela en el hogar. Advertida por la maestra acerca de
que iba a repetir de grado, la madre pidió ayuda a la obra social y la
derivaron a una psicopedagoga de un servicio hospitalario.
Los cuadernos de Marina revelaron errores de ortografía, y serias fallas
en la organización gramatical de las oraciones. Los escritos al dictado
revelan letra poco clara, y no respeto a los renglones. Se queja y sufre
porque no puede hacer un cuaderno 'limpio' como el de sus compañeros,
de idéntica edad, escolaridad e inteligencia, según la maestra.
Algunos de sus compañeritos la 'cargan' y tienden a segregarla del
grupo, lo que la hace sufrir aún más. Desde hace tres meses se
encuentra bajo tratamiento psicopedagógico, y la niña, aunque aún no ha
logrado mejorar significativamente su cuaderno, se lleva mejor con sus
compañeras y hasta se ha hecho muy amiga de una de ellas.
El problema de Marina había comenzado a comienzos de año, y, según
cuenta su madre, cuando a su padre lo echaron del empleo porque cerró
la empresa donde trabajaba como oficial albañil.