Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD DEL CAUCA

FACULTAN CIENCIAS NATURALES, EXTAS Y DE LA EDUCACION

INGENIERIA FISICA

LACTURA Y ESCRITURA

PRESENTADO POR: HECTOR ANDRES MORA MALES

DIRIGIDO A: MAGISTER ALBA LUCIA PEDRAZA

¿DONDE ESTA LA FRANJA AMARILLA?

WILLIAM OSPINA (colombiano), nació el 2 de marzo de 1954, estudió derecho y


Ciencias Políticas en Santiago de Cali, dedicándose después al periodismo y la publicidad,
entre 1975 y 1990. A partir de entonces se dedicó a la escritura. Ha obtenido varios
premios, destacando el Nacional de Literatura Colombiano en el año 2006 y el Rómulo
Gallegos en 2009

Es novelista y sobre todo ensayista y poeta, considerado como uno de los poetas y
ensayistas más destacados de las últimas generaciones y sus obras son mapas eruditos de
sus amores literarios, acompañados de declaraciones ideológicas sobre la historia y el
mundo moderno. Ha colaborado con el diario El Espectador. Es socio fundador de la
revista literaria Número y desde hace tres años escribe una columna semanal en la revista
Cromos.
LO QUE LE FALTA A COLOMBIA

Colombia ha vivido estos últimos años bajo el ropaje de una sociedad señorial
colonizada, fundada en él ejemplo de la revolución francesa y en los ideales de libertad,
igualdad y fraternidad, pero ha sido una nación avergonzada de su historia y de sí misma,
donde se ha negado a reconocer su propia cultura, ha permitido que sean otras naciones la
que la conozcan, este es un país donde existe indignidad, falta de orgullo, falta de carácter y
aún seguimos en el juego de la simulación creyéndonos una nación blanca donde somos el
ejemplo más claro de mestizaje.

Pero lo que más agobia a Colombia es su gobierno símbolo del poder, egoísmo,
mezquindad y de la exclusión, pero somos el país donde no se oye una voz protesta donde
sus gentes viven contentas y todo esto ha causado que este gobierno siga siendo uno de los
más estúpidos permitiendo que haya miseria, como dijo Bernad “permitir que en una
nación haya miseria es permitir que la sociedad entera se corrompa”. Pero como nos dice
Borges “el estado es la consecuencia de la sociedad por ende la sociedad debe hacer una
iniciativa social”.

Este es un texto que todo colombiano debería tener la obligación de leerlo para que
conozca la realidad de los males que a Colombia la ha llevado a ser lo que es hoy, un país
de olvido y desesperación. Comenzamos a hacerle un llamado a nuestro pueblo como es
posible que reine la falta de unión, carácter y patriotismo, como es posible que no nos
entendamos con nuestro hermano, como es posible que no conozcamos nuestra propia
cultura y riqueza y por ultimo cómo es posible que sigamos en la simulación. Si Colombia
quiere llegar a ser lo que muchos compatriota héroes han soñado, tenemos la obligación de
empezar cambiando la manera como actuamos frente a los problemas, cada colombiano.

William Ospina nos hace un llamado a todo el pueblo colombiano ha que sintamos esa
patria que llevamos en nuestro corazón, para que alcemos nuestra voz para que sienta este
gobierno de burócratas que tanto daño nos ha hecho por mucho tiempo, que el país está
abandonado y que los excluidos nos cansamos. Hagamos respetar esta bella nación, nuestra
historia, nuestra cultura, sintámonos orgullosos de esta riqueza natural que tiene el país,
renazcamos en una nación donde prospere la igualdad, la equidad y el orgullo de ser
colombiano. Pero esto solo se logra uniendo nuestra voz en un solo grito
COLOMBIA Y EL PROYECTO NACIONAL

Jorge Eliecer Gaitán creía en un proyecto nacional donde no se quedara por fuera ningún
colombiano, este proyecto siempre postergado se convirtió en su bandera, pero no lo logro,
acallaron su voz de lucha y esto trajo como consecuencia una de la eras de violencia más
absurdas del país. Esta era se dio en tres fases la primera fue el asesinado de Gaitán. La
segunda la violencia de los años cincuenta una guerra entre liberales pobre y conservadores
pobres mientras los poderosos de ambos partidos hacían la tercera fase, que fue el frente
nacional.

Toda la desgracia del país se la debemos a este pacto entre aristócratas, donde se
repartieron el país durante las décadas siguientes, prohibiendo toda oposición, toda
vigilancia ciudadana, convirtiendo este gobierno en un nido de corruptos, ocasionando que
se formara la hija del resentimiento ciudadano, fundadas en las guerrillas y la delincuencia
común. El partido liberal y conservador con su frente nacional convirtieron a Colombia en
un país pobre, subalterno de ganapanes y de imitadores, donde impera el lenguaje receloso,
faccioso y excluyente.

El capítulo nos hace una reflexión de nuestro pasado lleno de problemática sociales, pero
que todos hemos cayado nuestra voz de cambio, muy pocos son lo que ha tomado una
iniciativa de liderazgo social pero sus vidas lastimosamente han sigo segadas, ha sique que
esta es nuestra tarea como colombianos excluidos, hagamos sentir que los pueblos
excluidos tienen fuerza cuando nos unimos, que nosotros necesitamos un país que brinde
apoyo y no abandono a su pueblo.

William Ospina quiere que este sea un país donde sus personas vivan culturalizadas con
lo que sucede a su alrededor desde tiempos antiguos, donde los actos de deshumanos de
nuestro gobierno, sean actos que no se queden en el olvido nacional, sino que en estos
actos reprochables nos unamos en vez de desunirnos y tomemos nuestra propia iniciativa,
y hagamos cumplir ese gran sueño que muchos líderes intentaron, un proyecto nacional
donde todos los colombianos puedan ser parte activa de su nación.
SOBRE BOGOTA

Bogotá a comienzos de su historia no construyo una cultura fiel a los paradigmas


europeos, sino más bien un régimen de simulación y de imitación precario. Pero algo más
grave sucedió, debido a las guerras de los últimos 50 años muchos campesinos ha tenido
que migrar a ciudades como Bogotá, esto no ha sido tarea fácil debido al desprecio de sus
hermanos patrióticos que los han convertido en “extranjeros de su propio país” estos
campesinos convirtieron a Bogotá en una de las metrópolis más conflictivas y dramáticas
de occidente.

Toda la culpa no es de nuestros campesinos, el gobierno con sus modelos aristocrático, le


han arrebato al pueblo algo muy importante su conciencia de ser creadores de lenguaje y
voceros del espíritu, ya que si forma ciudadanos forma seres críticos, por eso su pueblo no
siente la necesidad de reclamar lo justo, porque cada vez que se hace un reclamo la
respuesta de su gobierno no son soluciones, usa algo peor que es la represión.

El texto nos resalta la consecuencia de la guerra más absurda ocurrida en Colombia, la


migración de sus campesinos, la desolación de sus campos. Debido a su gobierno, que lo
único que piensa es la riqueza de sus bolsillos omitiendo toda problemática de su sociedad,
pero que ha hecho el pueblo ¡callar!, lo que quiero este texto es que nosotros afrontemos de
una manera veraz y critica, enfrentado a estos aristócrata que quieren ver el pueblo a sus
pies, colombianos, sino nosotros no exigimos nuestros derecho nadie más lo hará.

Colombia es el país donde su cultura primitiva se ha visto influencia por culturas de otros
continentes, modelos de estas cultura son los que han fracasado a la comunidad
colombiana, William Ospina nos hace un llamado para que reconozcamos y nos apoyemos
en esta cultura primitiva olvidad y restablezcamos nuestra conciencia patriótica, para poder
que este país sea el que su pueblo se merece.
ESTANISLAO ZULETA: LA AMISTAD Y EL SABER.

La afirmación de Estanislao que nos dice: “lo que nos configura como humanos es la
mirada del otro”, él nunca creyó en la posibilidad de una transmisión mecánica del
conocimiento, para Zuleta educar era apartar un ser de lo que originalmente era para
inscribirlo en una tradición ilustre, algo parecido pensaba Bernard Shaw que decía: “mi
educación se vio interrumpida por mi ingreso a la escuela”.

Estanislao sabía que los colombianos per tenemos a una cultura profundamente marcada
por los estigmas del colonialismo, entendía que mientras Colombia no fuera capaz de
dignificar a su población y de asumir a los demás como iguales nunca llegaría a ser un país
verdaderamente digno, y nos dice que solo creyendo en la dignidad de los demás podemos
conquistar nuestra vida diga.

William Ospina en este capítulo dedicado a Estanislao Zuleta, nos quiere recalcar que la
educación no es una de las más letales, para abatir la ignorancia, que lo que realmente
interesa como nos dice Zuleta es que a cada colombiano le duela lo que realizan con su
hermano patriótico, que cada colombiano le interese su historia y su cultura para poder
entender que debemos cambiar.

Estanislao es una de las persona que le interesa transmitir a las personas las lo que sucede
con este gobierno que ha enceguecido por muchos años al pueblo, podemos recalcar que
para Estanislao una persona ignorante es aquella que no conoce su historia y por tal motivo
no siente la necesidad de cambiarla, este texto es un llamado y advertencia para aquellas
personas que olvidan y que no les importa su país, a que tomen conciencia para que entre
todos realicemos un gran cambio social.

También podría gustarte