Está en la página 1de 16

El asma es una enfermedad crónica caracterizada por ataques recurrentes de falta de aire y

sibilancias, y afecta a personas de todas las edades. Es la enfermedad crónica más común entre
los niños. En la actualidad, hay unos 235 millones de personas en el mundo con asma.

La OMS calcula que en laactualidad unos 235 millones dpersonas padecen asma. en el año2015
se notificaron 383. 000 muertes por asma, mayoria de ellas en adultos mayores.

las muertes por asma en los ultimos años aumentaran de manera considerale si no se toman las
medidas urgentes. el asma pero con un diagnostico y tratamiento adecuados y la educacion del
paciente se puede lograr ueb control de la enfermedad.

el asma esta presente en todos los paises, independientemente de su grado de desarollo. mas
del 80% de las muertes son ocurridas en paises de ingresos bajos y medio-bajos, para lograr un
control eficaz es necesario que los medicamentos de buena calidad esten disponibles y
acequibles sobre todo a familias de bajos recursos economicos.

es una enfermedad cronica no transmisible caracterizada por ataques rrecurrentes de disnea,


sibilancia, tos, cuya gravedad y frecuencia varia de persona persona

los sintomas pueden aparecer varias veces al dia o en la noche o semana,algunas persona
empeorar con la actividad fisica o por la noche.si no se identifican los agentes desencadenantes
de la broncoconstriccion, puede producirse ataques de asma, disnea o la muerte.

la inobservancia del tratamiento apropiado puede llevar a la muerte.el tto apropiado como los
corticoesteroides inhalados usados para atenuar la inflamaciom bronquial puede reducir el
numero de exacerbaciones y muertes relacionadas con la enfermedad.

el asma es la enfermedad cronica mas frecuente en los niños. puede controlarse con diferentes
planes de prevencion y tto adaptados a la sintomatologia de cada paciente, permitiendo tener
una uena calidad de vida.

evitar los desencadenantes del asma ùede reducir su gravedad.son: el frio, emociones intensas
como la ira el miedo y el ejercicio fisico intenso.

a menudo no se diagnostica correctamente ni recibe el tto adecuado.

ASMA Y MEDIDAS PREVENTIVAS


Published mayo 2, 2012 Uncategorized 3 Comments

Etiquetas: asma, día mundial, enfermedades crónicas

El asma es una de las enfermedades crónicas de las vías respiratorias, más frecuentes en el
mundo, principalmente en niños, en la que se presenta una inflamación crónica de los
bronquios, que obstruye el paso de aire. Cualquier persona puede comenzar con síntomas de
esta enfermedad en cualquier momento de su vida.

Puede ser causada tanto por factores genéticos (hereditarios) como ambientales (alergias) y
existen ciertos factores que desencadenan el padecimiento como:

• Pólen, ácaros, animales domésticos

• Enfermedades respiratorias

• Ejercicio

• Aire frío (cambios bruscos de temperatura)

• Algunos medicamentos

• Estrés
• Humo de tabaco

• Insecticidas y aromatizantes ambientales

Las principales manifestaciones de la enfermedad son: silbido en el pecho, dificultad para


respirar y tos. Es común que estas manifestaciones empeoren por las noches y afecten el sueño.

Las medidas preventivas de este padecimiento están enfocadas a la atención de los factores que
la desencadenan, así es que a continuación te ofrecemos algunas recomendaciones:

* Limpia el polvo con un paño húmedo o con la aspiradora cuando la persona con asma no se
encuentre en la habitación.

* Limpia los filtros y rejillas de la calefacción y aire acondicionado al menos una vez al mes.

* Evita alfombras, sillas tapizadas, juguetes de peluche, edredones o almohadas de pluma o lana.

* Usa cortinas de algodón lavable o de plástico.

* No guardes mantas o tejido de lana en el armario.

* Durante la época de polinización evita cortar el césped y salir al campo y jardines.


* Evita tener plantas dentro de la casa y habitación

* Limita la convivencia con mascotas

* Evita fumar

* Procura no utilizar desodorantes ambientales, insecticidas en aerosol, productos de limpieza


que desprendan olores irritantes, pinturas, barnices y disolventes.

Tomando estas medidas las crisis asmáticas se pueden prevenir. Ponte en contacto con los
Orientadores de PrevenISSSTE cerca de ti y entra a la página www.prevenissste.gob.mx y con
gusto te proporcionaremos más información.

Recuerda que tú puedes controlar tu asma!

¡Vive más, vive bien¡


Medidas útiles para evitar síntomas en asmáticos

La familia de niño asmático tiene que cuidar al máximo su entorno

Una vez conocido que un alérgeno interviene como desencadenante de asma, la mejor
estrategia es evitar o reducir su exposición a ellos, siempre que sea posible. En ocasiones hay
alérgenos que no se pueden evitar o reducir, y síntomas de asma que no se controlan bien. En
estos casos conviene consultar al médico acerca de la posibilidad de recibir una serie de vacunas
contra la alergia; es lo que se conoce como inmunoterapia.

Medidas de prevención para alérgicos al polen

Es necesario conocer la época de polinización del alérgeno responsable del asma, porque
deberán evitarse las actividades al aire libre en los días u horas de mayor presencia del polen en
el ambiente.

Conviene consultar los medios de comunicación (internet, radio, televisión…) que informan de
los niveles diarios de polinización. De noche es mejor cerrar las ventanas de la casa para evitar
para evitar corrientes de aire con el polen en suspensión. Es conveniente viajar con las
ventanillas del coche cerradas, utilizando filtros para pólenes en el aire acondicionado.
Alérgicos al polen: medidas de prevención

Medidas de prevención para los alérgicos a los ácaros del polvo

Los pacientes con alergia a los ácaros del polvo pueden intentar disminuir la exposición con
medidas de limpieza especiales (fundas para el colchón, aspiradores con filtros específicos y
purificadores de aire). Estas medidas, aunque no consiguen eliminar los ácaros, disminuyen su
número y pueden ayudar al control del asma. Son las siguientes:

• Usar fundas antiácaros para el colchón y la almohada.

• Retirar elementos que acumulen polvo: libros, peluches…

• Lavar una vez por semana la ropa de cama, juguetes de peluche, mantas y cortinas con
agua caliente a más de 60ºC.

• Mantener una temperatura ambiental baja (18-20ºC) y una humedad interior de la casa
por debajo del 50 por ciento.

• Retirar alfombras, moquetas y cortinas gruesas.

• Ventilar suficientemente la casa, sobre todo el dormitorio.

• Limpiar el polvo frecuentemente con bayeta húmeda. Es preferible utilizar la aspiradora


en lugar de barrer pero, si no es posible, al menos que el niño no esté presente durante la
limpieza.
Medidas de prevención para los alérgicos a los epitelios de animales

Alérgicos a los animales: medidas de prevención • Deberán evitar convivir con


animales y evitar ambientes donde pueda haberlos. Al retirar el animal del domicilio, se debe
realizar una limpieza a fondo, sin que esté presente la persona alérgica. Aún así, pueden persistir
niveles altos de alérgeno durante 4 a 6 meses.

• Si se ha estado en contacto con animales, cambiarse de ropa antes de entrar en


la casa y lavar la ropa.

• A veces eso resulta muy difícil porque el animal es como un miembro más de la
familia o hay contactos repetidos con animales que no son propiedad de la familia. Como
mínimo, se debe mantener a la mascota fuera de la cama y del dormitorio y retirar las alfombras
y cobertores de tela de los muebles para disminuir la carga de alérgenos. Ventilar durante varias
horas el domicilio y lavar con asiduidad al animal para reducir la carga de antígenos que
desprende.

Medidas de prevención para los alérgicos a los hongos o mohos

• Los hongos o mohos predominan en lugares cálidos y húmedos. Es aconsejable disminuir


la humedad ambiental por debajo del 50 por ciento, evitar humidificadores y limpiar
periódicamente los filtros del aire acondicionado, así como utilizar pinturas antihongos en las
humedades de las paredes. Se deben ventilar y limpiar sótanos, baños, cocinas para impedir
crecimientos de hongos.
• Se pueden limpiar hongos con lejía en solución al 5 por ciento y reparar todas las
tuberías con fugas.

• Se debe evitar el contacto en exterior con hojas o madera en descomposición. No se


deben tener muchas plantas en el interior, ya que la tierra húmeda promueve el crecimiento de
hongos.

• No existen medidas para evitar los hongos ambientales.

Medidas de prevención para los alérgicos a las cucarachas

• Para no atraer a estos insectos deben mantenerse los alimentos protegidos y fuera del
dormitorio.

• Se sacará la basura de la casa diariamente.

• Conviene evitar insecticidas químicos y utilizar venenos como el ácido bórico. Si se usa
insecticida, no conviene hacerlo cuando la persona con asma esté en casa.

Medidas de prevención para evitar las infecciones respiratorias

La clave está en prevenir las enfermedades:


• Debe evitarse contacto con personas con resfriados o gripe.

• El lavado de manos previene la propagación de gérmenes y de los resfriados. Se


utilizarán pañuelos desechables.

• La vacuna contra la gripe una vez al año en el otoño, puede ser conveniente para
algunos niños con asma, No evita los catarros comunes pero si un cuadro gripal que puede
desencadenar una crisis grave. Consúltelo con su médico.

Medidas de prevención para evitar los irritantes transportados por el aire (contaminantes del
aire, humo de tabaco, olores penetrantes)

La mejor estrategia es evitarlos siempre que sea posible. Para ello, conviene informarse de las
alertas de contaminación y estar preparado para poner en marcha el tratamiento si fuera
necesario. No se debe permitir que nadie fume en el entorno del niño y se deben evitar los
perfumes o productos pulverizables. Si hemos pintado recientemente nuestro hogar , debemos
evitar permanecer en la casa durante unos días.

Santiago Rueda Esteban. Unidad de Neumología infantil.

Hospital Clínico San Carlos (Madrid)

MEDIDAS PREVENTIVAS

1. INTRADOMICILIARIAS

Control alergenos

Uso de colchas y almohadas forradas en material plástico

Lavado de sabanas, frazadas y fundas en forma regular y con agua caliente

Preferir pisos de madera, vinilo o linóleo

Evitar cortinas gruesas, tejidos, tapices y objetos que acumulen polvo

Aseo cuidadoso de habitaciones y evitar la presencia del niño durante estas lavores

Control de contaminación intradomiciliaria


Evitar el consumo de tabaco intradomiciliario

Fomentar el uso de calefaccion no contaminante. Evitar el uso de leña, carbón o parafina

Evitar el uso de aerosoles y otros componentes orgánicos volátiles

Eliminar zonas humedas que propicien la aparición de hongos

2. CONTROL DE CONTAMINACIÓN EXTRADOMICILIARIA

Evitar actividades físicas innecesarias en períodos de contaminacion ambiental elevada

Evitar la exposición a polvo y a elementos irritantes ( escapes de automóviles, aerosol para


cabellos y pinturas) y pólenes

3. INFECCIONES RESPIRATORIAS

Evitar el contacto con personas portadoras de infecciones respiratorias ( no concurrir a lugares


de alta concentración de personas en periodos epidémicos)

Administrar vacunación anual antinfluenza y vacunación antineumococica en pacientes


seleccionados.

Mejor respuesta: 1º Evite Desencadenantes Inespecíficos

No fume, ni permita que fumen en su presencia, especialmente en su domicilio y trabajo.

No respire en ambientes contaminados, especialmente en su lugar de trabajo.

Evite y prevenga las infecciones respiratorias y resfriados.

2º Evite Desencadenantes Específicos

Si Ud. ya padece alguna alergia (nasal y ocular, especialmente) extreme las medidas de evitación
para éstas. Recuerde que en el transcurso de los años puede Ud. volverse alérgico a sustancias
que anteriormente toleraba.

Medidas de evitación a los neumoalergenos más frecuentes:

Pólenes de plantas: frecuente en áreas rurales. Durante la estación polínica (habitualmente en


primavera) mantener las ventanas del dormitorio cerradas tarde y noche y viajar con las
ventanillas del coche cerradas, cambio de domicilio (a zona urbana), utilizar gafas cerradas.

Ácaros: frecuente en áreas costeras. Cubrir con fundas colchón y almohada, lavar con frecuencia
fundas y ropa de la cama con agua muy caliente (65ºC), retirar almohadones, peluches,
tapizados de tela, alfombras, cortinas y moquetas, utilizar aspirador, limpiar con paño húmedo,
reducir la humedad, y secar la ropa al sol.
Animales domésticos o mascotas de pelo: retirarlos del domicilio.

Procure evitar ingerir fármacos con capacidad potencial de desencadenar una crisis de asma.
Especialmente la aspirina (y otros antiinflamatorios no esteroideos) y b-bloqueantes (fármacos
empleado en el tratamiento de la hipertensión, glaucoma, cardiopatías, etc).

Diversos procesos industriales pueden causar polvos y humos que penetran en el aire del lugar
de trabajo, y que pueden desencadenar un ASMA OCUPACIONAL. Como por ejemplo sucede con
algunos humos de la industria del plástico o en la fabricación y el uso de látex, pegamentos y
pinturas. En estas industrias se deben extremar las medidas de limpieza de polvo y extracción de
humos.

Evite los alimentos que con anterioridad le han provocado alguna reacción alérgica (nasales,
oculares o dérmicas). Los alimentos que con más frecuencia la ocasionan, son: frutos secos,
mariscos, pescado y algunas frutas.

3º Prevención de las Crisis de Asma

Si se sabe alérgico a alguna sustancia concreta, un animal, una planta o un alimento, trate de
evitar todo contacto con ellos. Si esto fuera imposible, adminístrese una o dos dosis preventivas
de su broncodilatador de acción rápida (medicación de rescate).

Si es Ud. propenso al asma cuando se resfría, inicie rápidamente el tratamiento que su médico le
haya recomendado antes de que aparezcan los síntomas (plan de autocontrol). También puede
consultar con su médico de atención primaria.

Aunque no tenga antecedentes de reacciones asmáticas tras la ingesta de una aspirina o de uno
de sus derivados, es recomendable evitar tratamientos con dicho fármaco. Estas reacciones se
pueden presentar aunque Ud. las tolerara antes sin problemas.

Siga correctamente el tratamiento PREVENTIVO habitual instaurado por su médico. En la


actualidad este se basa en la administración de fármacos de alguno de estos tres grupos:
esteroides inhalados (budesonida, fluticasona, beclometasona) solos o en combinación con b-
adrenérgicos de acción prolongada inhalados (salmeterol y formoterol) e inhibidores de los
receptores de los leucotrienos (zafirlukast y montelukast) ingeridos por vía oral (por boca).

Aprenda a reconocer cuándo empeora su asma, de tal manera que pueda iniciar el tratamiento
precozmente. Tenga en cuenta, al respecto, las pistas siguientes:

Comienza a despertarse por la noche con tos, pitos o ahogo.

Sus inhaladores no le proporcionan el alivio habitual.

Necesita cada vez una mayor cantidad de broncodilatador.

En caso de que efectúe mediciones domiciliarias de flujo espiratorio máximo, descensos


superiores a un 25% respecto a su nivel habitual.
Es prudente tener a mano el número de teléfono de su médico, 061 o el del servicio hospitalario
al que pueda llamar para buscar ayuda en caso necesario.

Reúna toda la información que pueda sobre el asma. La información mejora y previene las crisis.

Asma y Crisis Asmática. Fisiopatologá.

La obstrucción de la vía aérea es la responsable de las principales manifestaciones clínicas del


asma. Dicha obstrucción, que se puede desarrollar de forma brusca o puede empeorar
gradualmente y persistir a pesar del tratamiento hasta producir insuficiencia respiratoria grave,
es determinada por el diámetro de la luz de la vía aérea y está influenciada fundamentalmente
por los siguientes factores: El edema y la inflamación de la pared bronquial, la hipersecrección
de moco y la contracción de la musculatura lisa de la pared bronquial (5). La contribución de
cada uno de estos factores es diferente de un enfermo a otro, e incluso varía en el tiempo en el
mismo paciente. Esta variabilidad es importante, pues va a condicionar tanto la forma de
presentación clínica de la crisis asmática como su respuesta al tratamiento. La inflamación de la
vía aérea juega un papel fundamental en el desarrollo de la enfermedad. Hoy día sabemos que
el asma no es simplemente un problema de broncoconstricción, sino que se trata de una
enfermedad fundamentalmente inflamatoria, y que es precisamente el proceso inflamatorio el
que inicia la obstrucción de la vía aérea. Las vías aéreas de los pacientes con asma están
infiltradas por diferentes células inflamatorias, las cuales mediante complejas interrelaciones
causan daño del epitelio bronquial y edema de la mucosa (6). Diferentes estímulos pueden
causar la liberación de mediadores inflamatorios desde los mastocitos, macrófagos y células
epiteliales (7, 8). Estos mediadores estimulan la migración y activación de un infiltrado
inflamatorio compuesto predominantemente de eosinófilos y neutrófilos. Se liberan
leucotrienos que aumentan el infiltrado celular. La consecuencia final de este proceso es la
injuria epitelial, las anomalías en el mecanismo neural, el incremento en la respuesta de la
musculatura lisa bronquial y la obstrucción al flujo aéreo (9).

La injuria epitelial puede conducir a un incremento de la permeabilidad y sensibilidad a los


alergenos inhalados, irritantes y mediadores inflamatorios, así como a una trasudación de
fluidos y a la reducción del aclaramiento de sustancias inflamatorias y de secrecciones
respiratorias.

La broncoconstricción representa un mecanismo de defensa frente a diferentes agresiones,


como la inhalación de sustancias tóxicas, alergenos, infecciones virales o aire frío por ejemplo.
Sin embargo, una respuesta broncoconstrictora exagerada, es característica del asma (10). Si la
hiperreactividad bronquial está presente en el momento del nacimiento en individuos
genéticamente predispuesto, o si es una alteración adquirida es en la actualidad objeto de
debate. La severidad de la hiperreactividad, que puede ser medida en el laboratorio de función
pulmonar, se correlaciona habitualmente con la severidad de la enfermedad (11).

Actualmente se piensa que la inflamación de la vía aérea es el factor clave de la hiperreactividad


bronquial. Así tratamientos que reducen la inflamación bronquial parecen reducir el grado de
hiperreactividad (12). Otros mecanismos propuestos para explicar la hiperreactividad bronquial,
además de la inflamación, son las alteraciones en el control del tono autonómico neural y
cambios intrínsecos de la función de la musculatura lisa bronquial.
Finalmente, otra alteración característica del asma es la hipersecrección mucosa. No sólo la
cantidad de moco en la vía aérea está aumentada, sino que este presenta unas características
más viscosas. Debido a esto los enfermos pueden tener dificultad para espectorar
adecuadamente las secrecciones bronquiales, y la formación de tapones de moco en la vía aérea
es algo habitual.

Las exacerbaciones del asma son episodios agudos o subagudos que empeoran
progresivamente. La contracción de la musculatura lisa bronquial resulta en la obstrucción de la
vía aérea y en un descenso del flujo espiratorio fundamentalmente. Cuando el paciente asmático
inhala un antígeno, la respuesta inmediata es la broncoconstricción. En aproximadamente la
mitad de los pacientes, existe también una reacción retardada 4 a 8 horas más tarde. Esta
respuesta tardía se caracteriza por la persistencia de la obstrucción, la inflamación y la
hiperreactividad de la vía aérea (13).

En la respuesta inmediata la degranulación de los mastocitos y la liberación de mediadores


broncoconstrictores desempeñan el papel fundamental. En la respuesta tardía, las células
cebadas participan atrayendo otras células inflamatorias a la vía aérea (eosinófilos, neutrófilos,
macrófagos, basófilos y linfocitos) que van a contribuir a la inflamación.

Las consecuencias principales derivadas de la obstrucción de la vía aérea se reflejan


fundamentalmente en la funciones respiratorias y cardiovascular.

2.1. CONSECUENCIAS RESPIRATORIAS

2.1.1. Mecánica Respiratoria

La mayor alteración fisiológica en el asma es la obstrucción al flujo aéreo. Esta obstrucción


predomina durante la espiración y se manifiesta por un aumento de la resistencia en la vía aérea
y un descenso en el volumen espiratorio forzado en el primer segundo (VEF-1), relación VEF-
1/capacidad vital forzada, flujo meso-espiratorio y pico de flujo espiratorio (PEF). Estos cambios
se acompañan de una disminución en la capacidad vital y un aumento del volumen residual y de
la capacidad residual funcional (CRF), constituyendo el atrapamiento aéreo y la hiperisuflación
pulmonar las alteraciones más características de la crisis asmática.(5).

La hiperinsuflación pulmonar produce algunos efectos beneficiosos ya que mantiene "abiertas"


algunas vías aéreas y disminuye la resistencia al flujo aéreo, pero impone un precio muy elevado
puesto que: 1) Requiere la generación de presiones pleurales muy negativas para movilizar el
volumen corriente en cada respiración, lo que supone un aumento significativo del trabajo
respiratorio; 2) aumenta el espacio muerto fisiológico al existir grados variables de obstrucción
bronquial que condicionan la coexistencia de zonas de baja ventilación-perfusión con zonas de
hiperinsuflación y sobredistensión alveolar (regiones con alta ventilación-perfusión), y 3) puede
causar alteraciones hemodinámicas debido a los cambios en la presión intratorácica que se
producen (14).

Finalmente aunque la compliancia pulmonar es normal o puede estar discretamente aumentada


en estos enfermos, en situaciones extremas, la hiperinsuflación pulmonar puede ser tan
marcada que la ventilación tiene lugar en la parte más alta y menos compliante de la curva de
presión-volumen pulmonar, lo que condiciona un aumento en el trabajo respiratorio (14).
2.1.2. Intercambio gaseoso

La distribución de la ventilación es muy desigual durante un ataque de asma, produciéndose un


desacoplamiento ventilación-perfusión con un ensanchamiento del gradiente alveolo-arterial de
oxígeno e hipoxemia (15). Además, este desacoplamiento ventilación-perfusión condiciona un
aumento del espacio muerto fisiológico, y si la ventilación alveolar no aumenta lo suficiente,
facilita la aparición de hipercapnia.

Puesto que la hipoxemia es debida fundamentalmente a la existencia de zonas con una baja
relación ventilación-perfusión, habitualmente puede ser eficazmente tratada con la
administración de moderados incrementos en la concentración de oxígeno inspirado (16). En
casos menos graves el aumento de la ventilación que acompaña el ataque asmático suele
condicionar una presión arterial de anhídrido carbónico (PaCO2) disminuida; sin embargo,
cuando la intensidad o duración de la obstrucción al flujo aéreo son importantes, la aparición de
fatiga muscular respiratoria puede precipitar el fallo ventilatorio y la hipercapnia.

Resumiendo, la hipoxemia que acompaña el ataque de asma suele ser moderada y responde
favorablemente al aumento de la concentración de oxígeno inspirado. La evolución de la PaCO2
está condicionada fundamentalmente por la severidad de la obstrucción al flujo aéreo y la
aparición de fatiga muscular respiratoria, y va a depender tanto de la intensidad como de la
duración de la obstrucción bronquial. En la crisis asmática menos grave debemos esperar una
PaCO2 disminuida. Su normalización, si no se acompaña de una mejoría clínica significativa, debe
considerarse como un signo de gravedad que puede preceder la aparición de hipercapnia aguda
y fallo ventilatorio.

2.1.3. Trabajo respiratorio y fallo ventilatorio

La crisis asmática puede desencadenar fatiga muscular respiratoria y fallo ventilatorio (17). La
obstrucción bronquial condiciona no sólo un aumento del trabajo respiratorio tanto inspiratorio
como espiratorio derivado del aumento de la resistencia al flujo aéreo, sino que la
hiperinsuflación pulmonar que produce resulta en un aplanamiento del diafragma, que queda
así situado en una posición mecánicamente desfavorable para desarrollar su función, perdiendo
parte de su potencia como bomba ventilatoria. Otra consecuencia derivada de la
hiperinsuflación pulmonar dinámica es la existencia de una presión positiva en los alveolos al
final de la espiración (PEEP intrínseca o auto-PEEP), que condiciona un aumento en el trabajo
respiratorio elástico y contribuye a la fatiga muscular respiratoria. Finalmente cuando la
hiperinsuflación pulmonar es muy marcada, puesto que la ventilación tiene lugar en la parte más
alta y menos compliante de la curva de presión-volumen pulmonar, aumenta aún más el trabajo
respiratorio (14).

Resumiendo, durante la crisis asmática grave existe un aumento significativo del trabajo
respiratorio secundario tanto al incremento en la carga resistiva como en la carga elástica
pulmonar, así como una menor eficiencia en la contracción del diafragma debido a la pérdida
parcial de su curvatura por la hiperinsuflación pulmonar. Estas alteraciones, que pueden ser
reconocidas clínicamente por la contracción activa de la musculatura respiratoria accesoria
inicialmente y por la existencia de respiración abdominal paradójica y torácico-abdominal
alternante en una fase posterior, unidas al incremento en el volumen minuto respiratorio debido
al aumento del espacio muerto y al aumento en la producción de CO2 por los músculos
respiratorios, precipitan la aparición del fallo ventilatorio y determinan generalmente la
necesidad del tratamiento con ventilación mecánica.

2.2. CONSECUENCIAS CARDIOVASCULARES

2.2.1. Circulación pulmonar

Aunque la presión en arteria pulmonar entre crisis es normal en los pacientes con asma, es
frecuente encontrar hipertensión pulmonar durante la crisis aguda (17). Varios factores han sido
implicados por los diferentes investigadores: a) hipoxia alveolar, b) efectos mecánicos, y c)
mediadores químicos (18).

La existencia de zonas de pulmón hipoventiladas resulta en hipoxia alveolar y produce


vasoconstricción local. Aunque la vasoconstricción hipóxica reduce el flujo sanguíneo en estas
zonas de baja ventilación-perfusión y mejora el intercambio gaseoso, también incrementa la
resistencia vascular pulmonar.

La hiperinsuflación pulmonar y el aumento en la presión alveolar (auto-PEEP) produce la


compresión de los pequeños vasos intraalveolares y aumenta también la resistencia vascular
pulmonar. Los elevados valores de presión negativas alcanzados en el espacio pleural durante la
inspiración, modifican la presión extramural que rodea los vasos pulmonares y favorece
igualmente la hipertensión pulmonar (14).

Finalmente el efecto sobre la circulación pulmonar derivado de la liberación de mediadores


químicos, si bien no es totalmente conocido en la actualidad, parece favorecer la
vasoconstricción y la hipertensión pulmonar (18).

2.2.2. Función ventricular derecha

Durante la crisis asmática grave, se ha descrito un patrón de fallo ventricular derecho


característico (19). Además del aumento en la postcarga derivado de la hipertensión pulmonar,
durante la inspiración existe un problema de competencia entre la bomba cardíaca y la torácica.
La elevada presión pleural negativa inspiratoria puede impedir el movimiento sistólico de la
pared libre ventricular derecha, provocando un fallo ventricular derecho fundamentalmente
inspiratorio. Finalmente la presión pleural positiva generada durante la espiración compromete
el retorno venoso, lo que se manifiesta en forma de ingurgitación yugular durante esta fase del
ciclo respiratorio.

Estas alteraciones en la función del ventrículo derecho son reflejadas en el electrocardiograma


que suele mostrar ondas “p pulmonares” y verticalización del eje eléctrico ventricular (20).

2.2.3. Función ventricular izquierda y pulso paradójico


La reducción inspiratoria del pulso arterial periférico es un hallazgo habitual durante la crisis
asmática. La reducción en la presión de pulso implica un descenso en la presión sistólica mayor
que en la diastólica, y traduce una reducción en el volumen latido ventricular izquierdo. El
descenso de la presión pleural durante la inspiración empeora tanto la función sistólica como la
diastólica del ventrículo izquierdo. Así la disminución en la presión pleural que rodea el
ventriculo izquierdo supone un aumento de la postcarga ventricular, mientras que la disfunción
sistólica que se produce en el ventrículo derecho durante la inspiración implica no sólo una
disminución en el retorno venoso pulmonar a la aurícula izquierda, sino que la distensión aguda
del ventrículo derecho provoca un problema de competencia de espacio con el ventrículo
izquierdo en un saco pericárdico semirígido (interdependencia ventricular), ocasionando la
consiguiente disfunción diastólica del ventrículo izquierdo (17).

En la práctica clínica estas alteraciones se manifiestan por la existencia del pulso paradójico.
Durante la respiración en reposo en las personas sanas, la máxima caída en la presión arterial
sistólica durante la inspiración es menor de 10 mmHg. Sin embargo, durante la crisis asmática
grave este descenso es mayor de 15 mmHg; de hecho se ha sugerido que la monitorización de
este valor de presión puede servir para evaluar la evolución y la respuesta al tratamiento en
estos pacientes

http://www.desarrolloinfantil.net/aparato-respiratorio/medidas-utiles-para-evitar-sintomas-en-
asmaticos

https://prevenissstecercadeti.wordpress.com/2012/05/02/asma-y-medidas-preventivas-3/

https://asma-en-to.blogspot.com/2011/11/medidas-preventivas.html

https://tesisdeinvestigadores.blogspot.com/2011/03/asma-y-crisis-asmatica-fisiopatologa.html

También podría gustarte