Está en la página 1de 2
La estructura literaria de Mateo 104 descubre una estructuración simétrica en estas secciones mayores y
La estructura literaria de Mateo
104
descubre una estructuración simétrica en estas secciones
mayores y también en otras menores, sería un indicio que
habría que tener muy en cuenta a la hora de encontrar una
solución para la estructura general del evangelio. Si el
autor
utilizó este procedimiento para
las secciones
menores,
¿por
qué
no
pensar que
impuso este mismo
ordenamiento para el evangelio entero? Estamos convencidos
de que
el
autor concibió
su
obra en forma
de quiasmo
y
nuestra
única
tarea,
hasta
el
final
de nuestra
investigación, será intentar demostrar esta hipótesis.
El esquema pues,
que nosotros proponemos, con sus
correspondientes divisiones, sería el siguiente:
1-A 1,1- 4,25 NARRACION: Genealogía, nacimiento, infancia
y primera actividad
de Jesus.
2-B 5,1-8,1
DISCURSO:
Bienaventuranzas
y
presentación del reino.
3-C 8,2-10,4 NARRACION:
Autoridad de Jesús,
reconocido como “Hijo de Dios”. Invitación
a seguirle.
4-D
10,5-11, 1 DISCURSO: El discurso de la
mis ion.
5-E 11,2-12,50
NARRACION: Diversos
episodios.
Jesús
es
mal
comprendido
y
su
mesianidad
puesta
en
duda
por
diversas
gentes.
6-F 13,1-53
DISCURSO:
Las
parábolas del reino.
La estructura literaria de Mateo 105 7—E’ 13,54-17,27 NARRACION: Diversos episodios. Jesús es reconocido como
La estructura literaria
de Mateo
105
7—E’ 13,54-17,27 NARRACION: Diversos
episodios.
Jesús es reconocido
como
el
Cristo
por
sus
discípulos.
8—D’ 18,l—19,la
DISCURSO:
El
discurso
ecles ial.
9-C’ 19,lb-22,46
NARRACION: Autoridad de Jesús,
reconocido como “Hijo de
David”.
Invitación a seguirle.
l0-B’ 23,1-26,la
DISCURSO:
Los
ayes.
Discurso
escatológico y realización del reino.
11 — A’
26,lb—28,20
NARRACION:
Pasión,
muerte
y
resurrección de Jesús.
B. LOS LIMITES DE LAS DISTINTAS SECCIONES
1)
La primera sección narrativa de nuestro esquema (A)
nos lleva desde el comienzo del evangelio (Mt.
1,1) hasta
el final del capítulo 4 (Mt. 4,25). Hay muchos autores que
prefieren poner el
final de la sección en Mt. 4,17 ya que
consideran fundamental
versículo (~zr~ t¿r~
la fórmula
que contiene
este
£
~p~ato
o
Is1ao~c
).
Nosotros
pensamos que, sin negar la importancia que esta declaración
pueda tener en la vida de Jesús, hay otros dos detalles que
son más significativos. Los versículos de Mt. 4,18-22, por
ejemplo, nos describen la primera invitación para seguirle
a sus cuatro primeros discípulos, versículos que son
seguidos por otros tres (Mt. 4,23—28) a modo de sumario que
sirve, al mismo tiempo, para concluir la sección e
introducir la siguiente. Pues bien, la siguiente sección