Está en la página 1de 16

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/323582414

El gobierno de los pueblos andinos en el siglo XVIII. Cambios y continuidades

Chapter · January 2013

CITATION READS

1 31

1 author:

Sergio Serulnikov
Universidad de San Andrés
35 PUBLICATIONS   99 CITATIONS   

SEE PROFILE

All content following this page was uploaded by Sergio Serulnikov on 06 March 2018.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


e
XXXIV Colloque international du GIREA, 2013, 179-193

El gobierno de los pueblos andinos en el siglo XVIII.


Cambios y continuidades

Sergio Serulnikov
Universidad de San Andrés-CONICET (Argentina)

Los caciques ocuparon un lugar central en el funcionamiento de la sociedad


andina tardocolonial. Tras la conquista del Tawantinsuyu, bajo la teoría jurídica de las dos
repúblicas, la Corona española reconoció la autonomía relativa de los pueblos indígenas
y alentó la conformación de una aristocracia de “señores naturales”. En diversas zonas
de los Andes, numerosas familias nobles indígenas, cuyo abolengo podía remontarse a
los tiempos del incanato, lograron conservar su autoridad y prestigio hasta finales del
siglo XVIII. Pero aún en las regiones donde los antiguos linajes prehispánicos fueron
desapareciendo, los jefes étnicos continuaron detentando considerable poder. De acuerdo
al sistema de gobierno indirecto establecido por las reformas toledanas del siglo XVI,
recayó en los caciques la responsabilidad de la recaudación tributaria y el despacho de
los mitayos, la principal fuente de ingresos fiscales y de trabajo minero, respectivamente.
Asimismo, las exacciones monetarias que pesaban sobre las comunidades las forzaron a
articular economías basadas en ideales de reciprocidad y autosuficiencia con los circuitos
mercantiles andinos. Según han probado numerosos estudios, fueron los caciques
quienes estaban a cargo de la comercialización de los excedentes agrícolas comunales,
la fuerza de transporte y la mano de obra indígena. No menos significativo, los caciques
eran los principales responsables de preservar la integridad territorial de sus pueblos
frente a incursiones de haciendas y comunidades vecinas, así como de mediar con los
corregidores en la implementación de los repartos forzosos de bienes. Durante el siglo
XVIII, el crecimiento demográfico y la constante expansión del repartimiento de
mercancías hicieron que ambas funciones cobraran singular relevancia. De modo que las
atribuciones de los caciques excedían en mucho las funciones políticas y simbólicas; de su

Rapports de subordination personnelle et pouvoir politique dans la Méditerranée antique et au-delà


180 Sergio Serulnikov

éxito para mediar con el mundo exterior y administrar los recursos comunales dependía
en gran parte el bienestar, incluso la supervivencia, de los pueblos de indios.1
El presente trabajo trata sobre los principios de legitimidad de los sistemas de
gobierno étnicos durante el último siglo colonial. Existe un considerable consenso
historiográfico respecto de que la posición de los caciques como intermediarios entre el
Estado y las elites coloniales, su privilegiado acceso a los recursos económicos campesinos,
así como las oportunidades de enriquecimiento personal y ascenso social que ofrecía
la economía mercantil, dejaron duraderas huellas en sus pautas de conducta. Muchos
jefes nativos se convirtieron en hacendados y comerciantes, establecieron redes de
cooperación económica y parentesco con sectores hispanos y adoptaron estilos de vida y
modelos culturales europeos. Es mucho menos evidente, no obstante, cuál fue el impacto
de estas dinámicas en los criterios de legitimidad política. Los historiadores han tendido
a abandonar interpretaciones esencialistas fundadas en el presupuesto de que el nivel de
consenso de las autoridades comunales es proporcional al grado de apego a principios
andinos, precolombinos de comportamiento. La acumulación económica individual, la
observancia de creencias religiosas católicas o el manejo del español no eran elementos
que trazaran por si mismos la línea que separaba los caciques legítimos de los caciques
despóticos. El significado de sus prácticas estaba determinado por el contexto social
más que por las prácticas mismas. De allí que el análisis del cacicazgo colonial descanse
menos en la construcción deductiva de modelos abstractos que en la articulación de casos
locales. Contribuir a esa labor es el objectivo de este estudio.
Propondremos dos argumentos generales. El primero es que las concepciones
indígenas de gobierno experimentan para el siglo XVIII una marcada diversificación
y heterogeneidad. Así pues, mientras en regiones como el Cuzco la aristocracia nativa
pareció para esta época afianzar su reputación y esfera de influencia, en muchas otras
zonas de los Andes la autoridad de tipo tradicional, para usar la terminología weberiana,
fue desplazada por otros principios de legitimidad. El segundo es que, no obstante el
derecho de sangre continuó siendo el único mecanismo legalmente reconocido de acceso
al cargo, nuevos criterios de representación política fueron ganando preponderancia
entre numerosos pueblos del Alto Perú y el Collao. Contrariamente a lo sostenido
por cierta literatura historiografía, aquí la impugnación de los “señores naturales”, los
descendientes de antiguos linajes nobles, no provino sólo de los corregidores provinciales
y otros miembros de las elites hispánicas, sino también, por motivos muy diferentes, de

1  Véase, por ejemplo, Barragán Romano (1985); Choque Canqui (1993); Glave (1989); Larson (1979); Pease (1992);
Rivera Cusicanqui (1978); Saignes (1987).

e
XXXIV Colloque international du GIREA
El gobierno de los pueblos andinos en el siglo XVIII. Cambios y continuidades 181

los indígenas mismos. Tampoco resultó de la consolidación de los cabildos y cofradías


como estructuras de poder y prestigio independientes de los cacicazgos. Si bien estos
modelos de organización social de origen castellano estuvieron presentes en todo el
mundo rural, la alternativa a los cacicazgos tendió a provenir de la readecuación de
otros sistemas de autoridad propios de los ayllus. Sostendremos, en este sentido, que
los nuevos principios de legitimidad respondieron a dos tipos de fenómenos. Uno, a
la consolidación de concepciones políticas indígenas que ataron la legitimidad de los
caciques a su función de garantes de la reproducción social de las comunidades; el otro,
a mutaciones profundas, de largo plazo, en las estructuras étnicas. En muchas regiones,
ambos fenómenos confluyeron.
La gran variedad de modelos de autoridad comunal que van emergiendo en el
curso del siglo XVIII quedaría expuesta durante la gestación y desarrollo del principal
acontecimiento de la época: los masivos levantamientos tupamaristas de 1780-1782. Y a
su vez la gran rebelión representaría un punto de inflexión fundamental en la evolución
de los mismos. Las medidas represivas adoptadas por la administración regia tras la
supresión del movimiento insurgente tuvieron un duradero impacto en las atribuciones
de los cacicazgos y, a la postre, en su propia supervivencia. Mientras el rol de los caciques
en la sublevación panandina ha sido abordado en otros lugares, quisiera concentrarme
aquí en los procesos históricos que enmarcaron el fenómeno.
¿Cuáles fueron los fundamentos de legitimidad cacical hacia el último siglo
colonial? Por mucho tiempo, la historiografía tendió interpretar que los caciques
percibidos como despóticos fueron por norma aquellos designados discrecionalmente
por los corregidores en desmedro de los caciques de sangre. Sabemos en efecto que la
rápida expansión del sistema de reparto forzoso de bienes que siguió su legalización
en la década de 1750 sirvió como un poderoso incentivo para que los corregidores
reemplazaran a autoridades comunales demasiado autónomas, poderosas u hostiles por
caciques “interinos” o “intrusos” que sirvieran mejor sus intereses mercantiles. Scarlett
O'Phelan Godoy (1988, 21) sostuvo al respecto que sería “conveniente hablar de la
presencia de dos ramas paralelas de caciques, una legítima, de linaje, y otra ilegítima
impuesta por el corregidor”. Esta afirmación parece tener validez para el Bajo Perú,
especialmente el Cuzco, pero no para la mayor parte del Alto Perú. Que los caciques
de sangre fueran considerados gobernantes legítimos estuvo lejos de ser un fenómeno
intrínseco al imaginario político de las comunidades andinas; fue más bien el resultado
de las peculiares condiciones sociopolíticas de la sierra peruana. Comenzaremos pues por
repasar cuales fueron estas condiciones.

Rapports de subordination personnelle et pouvoir politique dans la Méditerranée antique et au-delà


182 Sergio Serulnikov

En el área del Cuzco, durante el siglo XVIII, la relación entre los sectores
indígenas y la sociedad colonial estuvo dictada por dos rasgos peculiares. El primero es
lo que se ha sido definido como el renacimiento cultural incaico. Las investigaciones
históricas han revelado que durante esta época las imágenes de los incas y los motivos
culturales andinos adquirieron una creciente visibilidad en el Perú. Ello se manifestó en
expresiones artísticas populares y de elite, tales como lienzos y pinturas murales, diseños
textiles, la vestimenta o los queros (vasos de madera o arcilla decorados). También en
la amplia circulación de libros como los Comentarios Reales de los Incas, una obra
publicada en 1617 que exaltaba la civilización incaica, escrita por el Inca Garcilaso de
la Vega, el hijo de un conquistador español y una sobrina de Huayna Cápac. No menos
importante, la tradición imperial andina era evocada en ceremonias públicas (danzas,
representaciones dramáticas, celebraciones religiosas) en las cuales la mayoría de los
grupos sociales cuzqueños (indígenas y no indígenas) participaban como actores o
espectadores. Por ejemplo, durante este período comenzó a estar en boga que los señores
andinos se retrataran con las vestimentas e insignias de poder provenientes de la época
del Tawantinsuyu. Según el relato del obispo del Cuzco, aún las deidades cristianas eran
vestidas con atuendos incaicos durante Corpus Christi y la fiesta del apóstol Santiago.2
El estado colonial contribuyó de manera decisiva a mantener vigentes las memorias del
pasado prehispánico al continuar concediendo privilegios a la aristocracia nativa o al
permitir que la tradición incaica fuera enseñada en los colegios de caciques –como el
de San Francisco de Borja del Cuzco, en donde estudió Túpac Amaru, cuyos muros en
el siglo XVIII estaban cubiertos con imágenes de los incas.3 Si bien conocemos poco
acerca de cómo los indios del común internalizaron este fenómeno, es indudable que eran
activos partícipes en las celebraciones públicas junto con la nobleza indígena y la elite
blanca. Se ha sugerido, incluso, que en algunos pueblos rurales el teatro sustituyó al ritual
como vehículo de identidad comunal.4
Un segundo e interrelacionado rasgo característico de la sociedad cuzqueña fue el
elevado estatus social de la aristocracia indígena tanto entre las comunidades campesinas
como entre la población hispana. La celebración conjunta de los legados precolombinos
formaba en verdad parte de un patrón más amplio de interacción cultural y económica.

2  Rowe (1954); Flores Galindo (1987); Gisbert (1980); Guibovich Pérez (1990-92); Mazzotti (1998); Cahill (2003).
3  Rowe (1954); Flores Galindo (1987). Acerca del colegio de caciques véase Brading (1991, 342); y O’Phelan Godoy
(1995, 31-32). Sobre la apelación a los linajes nobles precoloniales por parte de los líderes indios véase Sala i Vila (1995,
282); y Rostworowski de Diez Canseco (1961, 54-57).
4  Flores Galindo (1987, 69). Véase asimismo Burga (1988, 369-400).

e
XXXIV Colloque international du GIREA
El gobierno de los pueblos andinos en el siglo XVIII. Cambios y continuidades 183

La mayoría de los señores andinos eran mestizos, bilingües, sabían leer y escribir y
habían establecido redes sociales y de parentesco con las elites criollas. Algunos poseían
haciendas y minas y desarrollaban redituables actividades comerciales.5 En la década de
1770, tras décadas de reclamos, varias familias prestigiosas de la nobleza cuzqueña, así
como los grandes linajes cacicales de la región del Collao, lograron que algunos de sus
integrantes ingresaran al sacerdocio, uno de los más prominentes símbolos de asimilación
y éxito económico.6 En el Alto Perú, incluso los caciques más prominentes eran vistos por
los sectores hispánicos como personajes más o menos rústicos; ricos y poderosos tal vez,
pero carentes de educación y abolengo para ser tratados como iguales. Por el contrario,
un estudio de las estrategias matrimoniales de la aristocracia cuzqueña en el siglo XVIII
ha concluido que “los nobles indios eran conceptualizados como la cima de la sociedad
indígena, pero la barrera legal que los separaba del Perú criollo resultó ser más porosa
a nivel personal y familiar que la frontera social que la nobleza erigió entre ella y los
indios del común” (Garret 2003, 26).7 Al mismo tiempo, la autoridad de estos caciques
tradicionales no pareció ser cuestionada por los comuneros. A juzgar por la escasa
frecuencia de protestas colectivas en su contra durante esta época, su autoridad estuvo
sólidamente establecida. Los trabajos de Ward Stavig (1999, 229-233) para la zona del
Cuzco comprueban que, en marcada contraposición con el Alto Perú, durante el siglo
XVIII se gestaron escasas protestas colectivas y litigios contra los señores naturales. Aún
durante el levantamiento tupamarista mismo, pese al total colapso de las instituciones
locales de gobierno, los indios tendieron a acatar la decisión de sus jefes étnicos, ya fuera
para respaldar u oponerse a la rebelión.8 En conjunto, la aristocracia indígena cuzqueña
disfrutó de un prestigio social sin parangón en el resto de los Andes.
Es crucial notar que fue recién tras la supresión de la revolución de Túpac Amaru,
que esta situación se transformaría sustantivamente. Al respecto, cabe hacer aquí una
breve digresión. En un pionero e influyente libro sobre las cofradías en la región del
valle de Mantaro, Olinda Celestino y Albert Meyers (1981) sostuvieron que los señores
naturales comenzaron a ser sustituidos por otro tipo de autoridades ya desde el siglo XVII.
5  Flores Galindo (1987, 137-142); O'Phelan Godoy (1986).
6  O’Phelan Godoy (1995, 47-68).
7  El autor señala que durante el siglo XVIII las elites incaicas del Cuzco se casaban con miembros de familias nobles de
otros pueblos, creando así una “casta” noble de alcance regional, y con criollos. Sus estrategias matrimoniales proscribían
en cambio los casamientos con indios tributarios.
8  Este fenómeno se trasladó en parte a la época post-Túpac Amaru. Charles Walker (1999, 75-77) muestra que las
protestas contra los caciques cuzqueños durante la era colonial tardía fueron menos marcadas en el caso de los caciques
hereditarios que en el de los nuevos caciques recaudadores.

Rapports de subordination personnelle et pouvoir politique dans la Méditerranée antique et au-delà


184 Sergio Serulnikov

Sabemos, en efecto, que en cada uno de los pueblos de indios existía un cabildo indígena
conformado por alcaldes y alguaciles inspirado en el gobierno municipal castellano, así
como un conjunto de cargos religiosos (alfereces, mayordomos, priostes) vinculados a las
festividades de los santos patrones, Corpus Christi, Semana Santa y otros momentos del
calendario litúrgico cristiano. Desde un punto de vista formal, los puestos en el cabildo
y las cofradías eran electivos y rotativos, en contraposición al carácter hereditario de los
caciques; desde el punto de vista de las relaciones de poder, estaban sometidos a mayor
escrutinio por parte de los curas doctrineros, los corregidores y los vecinos hispánicos
de los pueblos rurales. La creciente influencia de alcaldes y cofradías estuvo vinculada,
según los autores, a cambios sociales más profundos. Afirmaron, en efecto, que el
acceso rotativo a los distintos cargos de las cofradías y el cabildo indígena permitió a los
comuneros participar en las esferas de prestigio, lo cual atenuó las desigualdades sociales
dentro de la comunidad y estableció un modelo de autoridad alternativo al de los caciques
hereditarios. Los ayllus se fueron así incorporando en las cofradías rurales y si bien en
principio conservaron su independencia, se siguió “una lenta pero inexorable disolución
porque las cofradías ganarán su unidad y poco a poco los ayllus, que la componen, ya ni
serán mencionados” (Celestino y Meyers 1981, 110 y 106).9 Posteriores investigaciones,
sin embargo, no parecieron avalar estas hipótesis. Si bien los ritmos y causas del declive
de los caciques al norte del Lago Titicaca presentan amplias variaciones regionales, los
estudios monográficos revelan que en numerosas comunidades indígenas de Canas y
Canchis, Quisquipanchis, Azangaro, Jauja, Huarochirí y Lambayeque, en la costa norte,
los descendientes de antiguos linajes nobles conservaron el control de la mayoría de los
cacicazgos nativos hasta fines de la colonia.10 Como vimos, gozaron además considerable
prestigio y poder. Los ayllus, por lo demás, continuaron funcionando como la unidad
social básica. Para la región de Huarochirí, Karen Spalding (1984, 237) ha concluido
que “la nobleza indígena a nivel provincial mostraba en 1750 considerable renuencia a
involucrarse en la estructura de gobierno civil y religioso, en contraste con la tendencia
en el siglo XVI… Estos cargos [civiles y religiosos] se habían tornado esencialmente en
posiciones de servidumbre bajo el control de curas y corregidores, y la elite indígena se

9  Los autores concluyen que las cofradías muestran “el rol de la religión católica durante la colonia, en la etnogénesis
del futuro indio andino. Los indígenas a partir de la instalación colonial española pertenecían, en ese orden, a su familia, a
su cofradía y a su comunidad, y en algunos casos a su hacienda” (Celestino y Meyers 1981, 131).
10  O’Phelan Godoy (1988, 22-24); Flores Galindo (1987, 136-138); Jacobsen (1993, 82-84). Sobre la costa norte,
véase Rostworowski de Diez Canseco (1961, 54-57). Sobre el poder y prestigio conservado por la elite incaica en los
alrededores Cuzco durante el siglo XVIII, véase especialmente Garret (2005).

e
XXXIV Colloque international du GIREA
El gobierno de los pueblos andinos en el siglo XVIII. Cambios y continuidades 185

replegó a ejercer la autoridad que todavía podía detentar dentro de la comunidad local al
margen de la estructura de gobierno colonial”.
Es solo pues luego de la grandes sublevaciones de 1780 que los caciques del sur
peruano comienzan a perder sus preeminencias. No se trató empero de un proceso
meramente gradual, evolutivo, orgánico: respondió a la rápida y completa disolución
de lo que habían sido hasta entonces las bases económicas, simbólicas y políticas de su
poder. Como es bien conocido, luego de la insurrección general el estado colonial abolió
los cacicazgos rebeldes, eliminó todo los privilegios de la nobleza nativa originados en su
relación con el pasado incaico y puso fin a la jurisdicción de los caciques sobre la cobranza
de los tributos (la cual constituía un mecanismo primordial de acceso a los recursos agrarios
y servicios laborales indígenas) en favor de sujetos ajenos a la comunidad denominados
“caciques recaudadores”. Es en este nuevo contexto que los llamados alcaldes varayoks
comenzaron a representar una alternativa efectiva a la institución cacical. Coadyuvó a
ello la tenaz resistencia campesina a los “caciques recaudadores”, quienes eran mestizos o
criollos nombrados directamente por los subdelegados (los sucesores de los corregidores),
la pérdida de poder de los tradicionales señores andinos y la defensa de los criterios
consensuales y electivos representados por los varayocs.11 Es entonces, por otro lado, que
los cambios en el sistema de autoridad parecen corresponderse, como habían postulado
Olinda y Meyers, con trasformaciones en la propia naturaleza de la comunidad rural. En
su estudio sobre el área de Puno a fines de la colonia y comienzos del siglo XIX, Christine
Hunefeldt (1982, 34-35) sostiene que el ascenso de los alcaldes supuso “una exigencia
modernizante que partía de la comunidad, que luego de pasar por la desestructuración de
los tradicionales lazos étnicos tendió a agrupar horizontalmente a los comuneros…” Del
mismo modo, Nuria Sala i Vila (1996, 162) señala que dado que los caciques contribuían a
consolidar un tipo de poblamiento discontinuo “por el control de diversos pisos ecológicos
y por dispersión mitmae”, mientras los alcaldes “venían a resolver las necesidades de
administración de asentamientos de tipo hispano, reducciones o pueblos, que disolvían y
redefinían las formas sociales de los aborígenes”, el ascenso de los últimos fue un proceso
“democratizador a la vez que disgregador”. Se trata entonces de la reconstitución de las
comunidades rurales bajo principios más contractuales e individualistas. Es interesante
apuntar que esta interpretación se comparece con observaciones similares para
ciertas regiones del Alto Perú, como los valles de Cochambamba y Larecaja, donde las
11  Hunefeldt (1982, 27-28); O’Phelan Godoy (1988, 41-52); Sala i Vila (1996, 65-97); para el caso de Cuzco, véase,
Walker (199, cap. 2); sobre Huaylas-Ancash, Thurner (1997, 35-44); sobre Arequipa, Manrique (1986, 172-177; sobre
el valle de Jauja, Burga (1987); sobre Azángaro, Jacobsen (1993, 97). Según O'Phelan Godoy (1988, 39), el sistema de
elección de los caciques se fue asimilando para esta época al del cabildo indígena.

Rapports de subordination personnelle et pouvoir politique dans la Méditerranée antique et au-delà


186 Sergio Serulnikov

comunidades indígenas coloniales surgieron de la agrupación de mitimaes pertenecientes a


diferentes grupos prehispánicos y donde las haciendas se expandieron con relativa rapidez.
Las fiestas y cofradías sirvieron aquí como mecanismos fundamentales de integración de
indios forasteros y mestizos y de consolidación de un sentido colectivo de comunidad.
El rol pivotal de este tipo de instituciones remite al desarrollo de una sociabilidad menos
fundada en el parentesco, más “voluntarista”, propia de comunidades con un mayor nivel
de fragmentación étnica y cultural.12
En las provincias del altiplano paceño y la región de Charcas el derrotero histórico
de los cacicazgos tardocoloniales de muy distinto orden. En contraposición con lo
sucedido en el Cuzco, los jefes étnicos se contaron aquí entre los blancos primordiales
de la violencia colectiva tanto durante las décadas previas a la gran rebelión de 1780
como, por supuesto, durante la rebelión misma. Por cierto, la designación de caciques
interinos por parte de los corregidores llevó al igual que en la mayor parte de los Andes
a una gradual disminución del número de caciques propietarios. Pero, a diferencia de la
región de Cuzco, quienes estuvieron en el ojo de la tormenta fueron no sólo los primeros
sino también los segundos. Las investigaciones monográficas coinciden que las protestas
contra los caciques fueron un componente central de la conflictividad social en la región.
Los indios del común a lo largo del surandino no parecieron considerar que los bienes
económicos y el capital cultural que sus autoridades habían amasado a lo largo de siglos
de relaciones de parentesco, alianzas comerciales e interacción social con los grupos
hispánicos fueran empleados en defensa de los intereses colectivos.
Ahora bien, mientras el descontento contra los caciques fue muy generalizado, no
lo fueron las razones que lo motivaron. Las causas y las características de los desafíos al
sistema de gobierno comunal variaron de región en región. Para los fines de este estudio,
haremos foco en tres zonas: el norte de Potosí, La Paz y Oruro. En el norte de Potosí
–una vasta área rural aledaña a la ciudad de Charcas y al gran centro minero con una
alta densidad de población indígena y donde la estructura del ayllu andino demostró
una singular capacidad de pervivencia histórica– el proceso tuvo un rasgo fundamental:
fueron los caciques, no la institución cacical, lo que quedó en el centro de los
cuestionamientos. Parece claro que ello obedeció en gran medida al inextricable vínculo
entre la institución cacical y la vigencia de tradicionales modos andinos de ocupación
del espacio y organización social. La mayor parte de los grupos étnicos mantuvieron un
sistema de cultivo bi-zonal en puna y valles y una organización segmentaria en ayllus
menores agrupados en dos parcialidades (Anansaya y Urinsaya). Sólo un grupo limitado

12  Larson (1997, 352-358); Saignes (1991, 122-124 y 1995, 186-189).

e
XXXIV Colloque international du GIREA
El gobierno de los pueblos andinos en el siglo XVIII. Cambios y continuidades 187

de la población, alrededor de un quinto, tendía a residir de manera permanente en las


tierras bajas. La mayoría lo hacía en las punas y, conforme a una práctica conocida como
doble domicilio, se desplazaban de una zona a otra siguiendo los ritmos estacionales de
siembra y cosecha. Los distritos vallunos estaban cohabitados por familias de diversos
grupos étnicos. En un contexto de organización segmentaria y verticalidad económica
como éste, los caciques podían difícilmente ser reemplazados por autoridades fundadas
en otro tipo de alcance territorial y étnico. Hay que recordar al respecto que en
contraposición con la autoridad de los caciques, las jurisdicciones eclesiásticas y de los
cabildos indígenas estaban en esencia dictadas por criterios residenciales, no étnicos. En
la práctica, la imposición de este modelo europeo de territorialidad dio lugar a que en
lugares como el norte de Potosí la feligresía de los curatos de valle tendiera a agrupar
a miembros de comunidades diversas y los curatos de puna a solo una sección de las
mismas. De ahí que la observancia del ciclo de festivales católicos hubiera quedado
sometida a las mismas mediaciones institucionales que exacciones coloniales como
el tributo o la mita. En otras palabras, los cabildos y cofradías no se constituyeron en
sistemas de poder independientes de los caciques, ni menos aún en entidades sociales
independientes de los ayllus. Cada grupo étnico, o en rigor cada una de las parcialidades y
ayllus menores componentes, designaban sus propios alféreces, mayordomos y asistentes
de las iglesias; para cumplir con el oneroso costo en dinero y productos de estos servicios,
los indios recibían asignaciones especiales de tierras y prestaciones laborales de parte
de sus respectivas autoridades étnicas. Del mismo modo, estos cargos pasaron a formar
parte de un sistema inclusivo y rotativo de obligaciones puesto que eran contabilizados
a cuenta de los turnos en la mita minera y conllevaban la excepción temporaria del pago
de tributo. Cuando se considera la interrelación entre las fiestas religiosas y las cuestiones
de tierra, tributo y mita, no sorprende que fueran los caciques (autoridades de puna en
caso de las doctrinas de valle) quienes estuvieran a cargo de la designación de alfereces y
mayordomos. Un grupo de indígenas que poseía tierras en uno de las doctrinas de valle
lo explicó con meridiana claridad: “por costumbre que ellos tienen –dijeron– esperan
la venida de sus gobernadores [de la puna], que esta es regularmente por San Juan [en
junio], y cada gobernador juntándose con su segunda y su gente elegían los alféreces que
tocan a sus respectivo aillo, de suerte que muchas veces ignora el cura quienes son los
alféreces y solo llega a saberlo el mismo día de la fiesta”.13

13  Declaración de Bartolomé Carabajal (Macha/Anansaya), Nicolas Carajurí (Macha/Urinsaya), Nicolás Quispe
(Pocoata/Anansaya), Pascual Flores (Pocoata/Urinsaya) y Julián Condo (Laymi), Octubre de 1770, Archivo Nacional de
Bolivia, Expedientes Coloniales 1772, 120, ff. 16-17. Sobre la estructuración étnica del norte de Potosí en el siglo XVIII,
véase Serulnikov (2006); Platt (1987a); y Adrián (1996).

Rapports de subordination personnelle et pouvoir politique dans la Méditerranée antique et au-delà


188 Sergio Serulnikov

En síntesis, los caciques podrían haber sido sustituidos por autoridades de carácter
municipal sólo de haber mediado mutaciones drásticas en los tradicionales patrones de
ocupación discontinua del espacio de las comunidades y en los modos de distribución
de los recursos agrarios y las obligaciones económicas entre sus miembros. La evidencia
histórica sugiere empero que la mayoría de las familias campesinas norpotosinas
continuaron derivando sus derechos de posesión de la tierra y pertenencia social de su
afiliación étnica, no de su inclusión en determinadas doctrinas de indios.14
Fuera del norte de Potosí, la articulación entre autoridad política y estructuración
étnica presenta otras características. En el caso de la región de La Paz, las formaciones
precolombinas habían ya experimentado tras la conquista española un proceso más
agudo de disgregación que en el norte de Potosí. Los grupos que conformaban los grandes
señoríos aymaras del Collao, con importantes variaciones de grado y ritmo, fueron
abandonando la ocupación de tierras en zonas distantes y gravitando hacia comunidades
nucleadas con territorios contiguos. En provincias como Pacajes, Omasuyos, Sicasica
o Chucuito, las comunidades quedaron agrupadas en lo que se ha definido como
“confederaciones de ayllus” encabezados por caciques regionales hereditarios (Klein
1993, 58-60).15 Durante el siglo XVIII, este proceso de fragmentación se profundizó
aún más conforme los ayllus locales comenzaron a impugnar su subordinación a los jefes
étnicos de aquellas unidades sociales mayores. La crisis de autoridad de los tradicionales
linajes de señores naturales aparece, por consiguiente, íntimamente ligada a la fractura
de las antiguas unidades sociales altiplánicas. Sinclair Thomson ha notado, empero,
que los masivas cuestionamientos a los caciques durante el siglo XVIII no procuraron
ampliar el poder de alcaldes, alfereces o mayordomos. Los cargos en las fiestas católicas
no constituyeron un factor determinante de legitimidad política puesto que, al menos
hasta fines de la colonia, no existió fusión de la autoridad civil y religiosa basada en
la institución de la doctrina. Por lo demás, las elecciones municipales eran formales y
estaban en general controladas por los poderes rurales (incluyendo los caciques mismos)
(Thomson 2002, 62). De suerte que quienes surgen como las nuevas instancias de
gobierno comunal fueron las tradicionales autoridades de los ayllus locales (cobradores
de tributos o jilacatas, indios principales y ancianos).16 Esta emergente jerarquía étnica

14  Sobre la estructuración étnica de Chayanta en el siglo XIX, véase Platt (1982 y 1987b).
15  Un análisis comparativo de los niveles de fragmentación étnica y territorial experimentados por el Collao y Charcas
en Saignes (1991, 128). Un comparación de ambas regiones en la actualidad en Carter y Albó (1988, 456-458).
16  Según el autor, las cofradías y cabildos “estaban estructuradas en términos de la perdurable dinámica de los ayllus
locales”. Los caciques tenían un rol dominante tanto en la elección de los miembros del cabildo como de los pasantes de

e
XXXIV Colloque international du GIREA
El gobierno de los pueblos andinos en el siglo XVIII. Cambios y continuidades 189

pasó a estar por tanto bajo un control más directo de los campesinos; los cargos de hecho
tendían a ser electivos y rotativos. Se va gestando así una transferencia de poder del ápice a
la base de la comunidad, una progresiva democratización de los sistemas de autoridad que
puso fin a los tradicionales principios nobiliarios. Los modelos de democracia comunal
que se manifiestan antes y durante la sublevación liderada por Túpac Katari se originaron
pues en los acostumbrados principios de representación de los ayllus locales.
También en el caso Porco, una provincia lindante con el centro minero de
Oruro, Roger Rasnake ha mostrado que hacia la década de 1750 los ayllus de Yura y
de otras comunidades fueron perdiendo sus vínculos con sus enclaves ecológicos y
dejaron de identificarse como Wisijsas, un señorío aymara que había formado parte de
la confederación Karakara. Las comunidades mantuvieron su estructuración en ayllus y
parcialidades, pero las identidades étnicas comenzaron a circunscribirse a las jurisdicciones
de los pueblos de reducción. Aún así, los jefes comunales locales que emergieron en este
proceso tenían las mismas características y atributos, si no necesariamente la misma
extensión territorial y prestigio social, que los caciques previos (Rasnake 1988, 135-136).
Miradas en el largo plazo, las reformas toledanas terminaron por erosionar las identidades
étnicas precolombinas pero fracasaron tanto en su intento de reasentar a la población en
pueblos de reducción como en imponer un sistema de gobierno municipal alternativo
a los señores andinos puesto que los miembros del cabildo indígena “se encontraron
eventualmente bajo el dominio de las autoridades hereditarias tradicionales” (Rasnake
1988, 101).
En la aledaña provincia de Paria, Thomas Abercrombie ha encontrado un proceso
similar de fragmentación territorial para las comunidades de Condocondo, Culta y
Challapata, pertenecientes a los grupos prehispánicos de Quillacas y Asanaques. Aparecen
sin embargo aquí dos importantes variaciones. La primera es que el autor encuentra en
esta dinámica histórica un proceso de etnogénesis, esto es, la conformación de nuevas
agrupaciones sociales surgidas de la agrupación de familias otrora pertenecientes a
distintos grupos bajo la matriz de los pueblos de reducción. En el curso del siglo XVIII,
los grupos que habitaban territorios multiétnicos se habrían ido fusionando entre sí, a la
vez que rompiendo sus vínculos con las agrupaciones mayores a las hasta entonces estaban
integrados. Simultáneamente, a diferencia de lo ocurrido en otras zonas del Alto Perú, la
fiestas (Thomson 2002, 51-63 y 262-268). Existía en cambio “un sistema de cargos comunal” que conducía a la condición
de “principal”. Este servía como contrapeso (o eventualmente alternativa) a los poderes establecidos --los cacicazgos y las
autoridades civiles y religiosas. Las figuras centrales en este proceso fueron los hilacatas, quienes carecían de autoridad
fuera de sus ayllus locales y representaron “the enduring, irreplaceable representatives of the community's base” (Thomson
2002, 47-48).

Rapports de subordination personnelle et pouvoir politique dans la Méditerranée antique et au-delà


190 Sergio Serulnikov

autoridad política dentro de estas nuevas comunidades sí se fue transfiriendo de manos


de los caciques al “sistema de fiesta-cargo”, un sistema integrado de cargos rotativos del
cabildo indígena y las cofradías religiosas. Este doble proceso de “fusión y fisión” de las
antiguas formaciones sociales andinas, y de emergencia de un nuevo régimen de gobierno
comunal, es el que estaría en la base de las masivas revueltas indígenas contra sus caciques
hereditarios hacia la época del levantamiento general de los pueblos de la provincia en
1780-1781 (Abercrombie 1998, 251-258).17
Podría afirmarse, en suma, que en contraste con las provincias cuzqueñas, en
buena parte del Alto Perú y el Collao se produjeron generalizados cuestionamientos a
los caciques de sangre. Ello se produjo en áreas donde los grupos tendieron a conservar
sus tradicionales identidades étnicas y formas de ocupación del espacio (norte de Potosí),
donde se presencia una fragmentación de las antiguas entidades políticas (la región de
la Paz y Porco) o en zonas donde se observa la emergencia de nuevos grupos étnicos
organizados sobre la matriz de la doctrinas de indios (Paria). Quisiera concluir este
trabajo señalando que, aunque de orígenes diversos, este proceso trajo aparejado una
trasformación fundamental en las nociones indígenas de autoridad. Diríamos que el
descrédito de la aristocracia nativa se trasladó al principio mismo sobre el que se fundaba
su poder: los indios dejaron de considerar los derechos de sangre como fundamento
suficiente (o necesario) de la autoridad cacical. A diferencia de la “fiebre por títulos y
genealogías que se apoderó de la elite indígena”, especialmente en el sur peruano, como
respuesta a las agresivas políticas de los corregidores (O’Phelan Godoy, 1988, 19), los
indígenas del Alto Perú no plantearon sus reivindicaciones de autogobierno en términos
de derechos hereditarios sino de representación. Frente a los criterios de control social
esgrimidos por los funcionarios provinciales para justificar la designación arbitraria de
caciques interinos, o a los principios nobiliarios esgrimidos por los señores naturales,
los indios del común apelaron a nociones consensuales de autoridad (sus líderes eran
“aclamados” por la comunidad y los caciques vigentes eran considerados “despóticos”).
Como por ejemplo se dijo tras el ajusticiamiento de un corregidor de la provincia paceña
de Pacajes en 1771, era la comunidad, “el común”, donde radicaba el poder de decisión:
“Muerto el corregidor –proclamaron los indios rebeldes- ya no había Juez para ellos sino
que el Rey era el común por quien mandaban ellos” (Thomson 2002, 151). Un concepto
análogo evocaron los miembros del grupo Laymi en los albores de la sublevación general

17  Para un análisis comparativo del proceso de conformación de Yura, Culta y Chipaya (un enclave Uru en una zona
predominantemente aymara) en el siglo XVIII y de la aplicación de la categoría de etnicidad a estas formaciones sociales,
véase Wachtel (1992). Para un balance general de esta problemática, véase Larson (1997, 353-359).

e
XXXIV Colloque international du GIREA
El gobierno de los pueblos andinos en el siglo XVIII. Cambios y continuidades 191

del norte de Potosí al justificar la destitución de su cacique, un individuo perteneciente a


un antiguo linaje noble del pueblo. Sostuvieron que “ahora decimos que ya no lo queremos
por Gobernador por lo que experimentamos tantos maltratamientos y trabajos, sino que
se nos nombre otro gobernador a quien la comunidad eligiese que sea de nuestra clase”
(Serulnikov 2006, 330).
¿Cuál es la concepción de autoridad étnica que va emergiendo detrás de estos
conflictos? Para sintetizarlo en pocas palabras, diría que es posible detectar una definida
conexión entre las concepciones de gobierno comunal y la función social de los caciques.
Las extendidas protestas colectivas que sacuden el mundo rural altoperuano, y que crean
el clima para la sublevación de los amarus y kataris, estuvieron dirigidas a cerrar la brecha
entre la racionalidad social y la racionalidad política de las estructuras andinas de gobierno.
Dado que el uso de la fuerza de trabajo, el dinero y los excedentes agrícolas comunales
debía estar sujeto a una serie de normas redistributivas consuetudinarias, y dado que
durante el siglo XVIII el acceso al cargo estaba en la práctica cada vez más desligado de
criterios nobiliarios y los descendientes de los antiguos “señores naturales” dejaron de ser
vistos como los defensores del interés general, la legitimidad de los caciques comenzó a
fundarse exclusivamente en la naturaleza de su gestión. Ello condujo a la defensa de un
modelo dialógico de legitimidad política por el cual los indios del común se abrogaron
el derecho de exigir la remoción de sus jefes, y la designación de sus reemplazantes,
conforme a la presunta competencia para cumplir con sus responsabilidades hacia la
comunidad y el estado. Si el desdeño por los derechos hereditarios de los señores andinos
había servido a los corregidores como medio de estrechar el control sobre los pueblos
bajo su mando, sirvió también a los indígenas como medio de reafirmar la naturaleza
reversible, representativa de la autoridad cacical.
Las consecuencias de largo plazo de estas mutaciones no debieran ser subestimadas.
La paulatina reversión de pluriseculares procesos de diferenciación social en el seno de los
pueblos andinos, así como la concepción de autoridad étnica como servicio más bien que
como privilegio, en gran medida informaría los sistemas de gobierno comunal en los siglos
por venir. Los contrastes con lo sucedido al norte y al sur del Lago Titicaca son una vez
más palmarios. Mientras en el Cuzco y otras regiones del Perú la crisis de los cacicazgos
iniciada tras la supresión de los levantamientos tupamaristas abrió paso, como ya hemos
apuntado, a la lenta crisis del ayllu como célula básica de organización de la población
campesina, en vastas áreas de Bolivia la comunidad indígena mantendría su vitalidad
mucho después que los antiguos linajes de señores naturales se hubieran convertido en
un distante recuerdo. Las instituciones de autogobierno continuarían ocupando un rol

Rapports de subordination personnelle et pouvoir politique dans la Méditerranée antique et au-delà


192 Sergio Serulnikov

fundamental en la reproducción material y simbólica de los ayllus. Sólo que ahora serían
los cargos de autoridad, no quienes lo detentaban, los que encarnarían la identidad grupal
y la memoria histórica del conjunto.

Bibliografía
Abercrombie, T. (1998), Pathways of Memory and Power. Ethnography and History Among an Andean People,
Madison.
Adrián, M. (1996), “Los curatos en la provincia de Chayanta durante la segunda mitad del siglo XVIII”,
Data, 6, 97-117.
Barragán Romano, R. (1985), “En torno al modelo comunal mercantil: 1985 el caso de Mizque
(Cochabamba) en el siglo XVII”, Revista Chungara, 15.
Brading, D. (1991), The First America. The Spanish Monarchy, Creole Patriotism, and the Liberal State,
1492-1867, Cambridge.
Burga, M. (1987), “El Perú Central, 1770-1860”, Revista peruana de ciencias sociales, 1.
Burga, M. (1988), Nacimiento de una utopía: Muerte y resurrección de los Incas, Lima.
Cahill, D. (2003), “Nobleza, identidad y rebelión: Los incas nobles del Cuzco frente a Túpac Amaru, 1778-
1782”, Histórica, XXVII, 9-49.
Carter, W. y Albó, X. (1988), “La comunidad Aymara: un mini-estado en conflicto”, en X. Albó (comp.),
Raíces de América: el mundo Aymara, Madrid.
Celestino, O. y Meyers, A. (1981), Las Cofradías en el Perú: región central, Frankfurt.
Choque Canqui, R. (1993), Sociedad y economía colonial en el sur andino, La Paz.
Flores Galindo, A. (1987), Buscando a un Inca: identidad y utopía en los Andes, Lima.
Garret, D. (2003), “Los incas borbónicos: la elite indígena en vísperas de Tupac Amaru”, Revista Andina,
36, 9-63.
Garrett, D. (2005), Shadows of Empire: The Indian Nobility of Cusco, 1750-1825, Cambridge.
Gisbert, T. (1980), Iconografía y mitos indígenas en el arte, La Paz.
Glave, L.M. (1989), Trajinantes. Caminos indígenas en la sociedad colonial, siglos XVI/XVII, Lima.
Guibovich Pérez, P. (1990-92), “Lectura y difusión de la obra del Inca Garcilaso en el virreinato peruano
(siglos XVII-XVIII). El caso de los ‘Comentarios Reales’”, Revista Histórica, 37, 103-20.
Hunefeldt, Ch. (1982), Lucha por la tierra y protesta indígena: las comunidades indígenas del Perú entre
colonia y república, Bonn.
Jacobsen, N. (1993), Mirages of Transition. The Peruvian Altiplano, 1780-1930, Berkeley.
Klein, H. (1993), Haciendas and Ayllus. Rural Society in the Bolivian Andes in the Eighteenth and Nineteenth
Centuries, Stanford.
Larson, B. (1979), “Caciques, Class Structure and the Colonial State”, Nova Americana, 2, 197-235.
Larson, B. (1997), Colonialism and Agrarian Transformation in Bolivia. Cochabamba, 1550-1900, Durham.
Manrique, N. (1986), Colonialismo y pobreza campesina. Caylloma y el valle de Colca, Lima.
Mazzotti, J.A. (1998), “Garcilaso y los orígenes del garcilasismo: el papel de los ‘Comentarios Reales’ en el
desarrollo del imaginario peruano”, Fronteras, 3, 13-35.
O'Phelan Godoy, S. (1986), “Aduanas, Mercado Interno y Elite Comercial en el Cuzco antes y después de la
Gran Rebelión de 1780”, Apuntes, 19, 53-72.
O’Phelan Godoy, S. (1988), Kurakas sin sucesiones. Del cacique al alcalde de indios (Perú y Bolivia 1750-1835),
Cuzco.
O’Phelan Godoy, S. (1995), La gran rebelión en los Andes: de Túpac Amaru a Túpac Catari, Cusco.

e
XXXIV Colloque international du GIREA
El gobierno de los pueblos andinos en el siglo XVIII. Cambios y continuidades 193

Pease, F. (1992), Curacas, reciprocidad y riqueza, Lima.


Platt, T. (1982), Estado boliviano y ayllu andino. Tierra y tributo en el norte de Potosí, Lima.
Platt, T. (1987a), “The Andean Soldiers of Christ. Confraternity Organization, the Mass of the Sun and
Regenerative Warfare in Rural Potosi (18th-20th Centuries)”, Journal de la Société des Américanistes,
LXXIII, 139-191.
Platt, T. (1987b), “The Andean Experience of Bolivian Liberalism, 1825-1900: Roots of Rebellion in 19th-
Century Chayanta (Potosí)”, Steve Stern (ed.), Resistance, Rebellion, and Consciousness in the Andean
Peasant World, 18th to 20th Centuries, Madison.
Rivera Cusicanqui, S. (1978), “El mallku y la sociedad colonial en el siglo XVII: el caso de J. de Machaca”,
Avances, 1, 7-27.
Rasnake, R. (1988), Domination and Cultural Resistance. Authority and Power Among an Andean People,
Durham.
Rostworowski de Diez Canseco, M. (1961), Curacas y sucesiones. Costa Norte, Lima.
Rowe, J. (1954), “El movimiento nacional inca del siglo XVIII”, Revista Universitaria, 107, 17-47.
Saignes, T. (1987), “De la borrachera al retrato: los caciques de Charcas entre dos legitimidades”, Revista
Andina, 5, 129-170.
Saignes, T. (1991), “Lobos y ovejas. Formación y desarrollo de los pueblos y comunidades en el sur andino
(Siglos XVI-XX)”, en M. Yáñez y F. Salomón (ed.), Reproducción y transformación de las sociedades
andinas, Quito.
Saignes, T. (1995), “Indian Migration and Social Change in Seventeenth-Century Charcas”, en B. Larson and
O. Harris with E. Tandeter (eds.), Ethnicity, Markets, and Migration in the Andes, Durham, 186-189.
Sala i Vila, N. (1995), “La rebelión de Huarochirí en 1783”, en Ch. Walter (ed.), Entre la retórica y la
insurgencia: las ideas y los movimientos sociales en los Andes, Siglo XVIII, Cusco.
Sala i Vila, N. (1996), Y se armó el tole tole. Tributos indígenas y movimientos sociales en el virreinato del Perú,
1784-1814, Cusco.
Serulnikov, S. (2006), Conflictos sociales e insurgencia en el mundo colonial andino. El norte de Potosí, siglo
XVIII, Buenos Aires.
Spalding, K. (1984), Huarochirí: An Andean Society under Inca and Spanish Rule, Stanford.
Stavig, W. (1999), The World of Túpac Amaru. Conflict, Community, and Identity in Colonial Peru, Lincoln.
Thomson, S. (2002), We Alone Will Rule. Native Andean Politics in the Age of Insurgency, Madison.
Thurner, M. (1997), From Two Republics to One Divided. Contradictions of Postcolonial Nation-Making in
Peru, Durham.
Wachtel, N. (1992), “Note sur le problème des identités collectives dans les Andes méridionales”, L’ Homme,
122-124, 39-52.
Walker, Ch. (1999), Smoldering Ashes. Cuzco and the Creation of Republican Peru, 1780-1840, Durham.

Rapports de subordination personnelle et pouvoir politique dans la Méditerranée antique et au-delà

View publication stats