Está en la página 1de 5

San Martín es una de las regiones que más ha sufrido el proceso migratorio (por

demás desordenado y carente de planificación). Éste, sin lugar a duda, ha

producido la utilización desmedida de recursos naturales, a través de la

deforestación, la degradación de boques y suelos, la contaminación de los

cuerpos de agua y otros procesos negativos para el ambiente, derivados de la

actividad antrópica que evidentemente, han ocasionado la emisión de gran

cantidad de gases de efecto invernadero a la atmósfera, en especial de dióxido

de carbono (CO2), con consecuencias negativas en el mediano y largo plazo;

ello ocurre en toda la Amazonia.

En el presente estudio se identificó que tenemos una falsa percepción de la

Amazonia, debido a que se asumen la gran fertilidad de sus suelos cuando en

realidad, muchos desconocemos que estas tierras son de extremada pobreza.

Además, el balance de la ocupación del territorio es negativo y se refleja en los

procesos de extrema pobreza, conflictos sociales, narcoterrorismo, inseguridad

ciudadana, débil base económica, falta de competitividad, pérdida de

biodiversidad por la fuerte deforestación, escasez de agua y otros graves

problemas ambientales que ponen en peligro las perspectivas de desarrollo de

la actual.

Otro de los problemas es que la visión primaria de los emigrantes ha sido y aún

lo es, el establecimiento de actividades agropecuarias que implica de antemano

la deforestación progresiva y gradual de cientos de miles de hectáreas.

Los procesos de uso intensivo de la tierra tienen un gran impacto, además, en

las fuentes de agua, afectando su calidad. El uso indiscriminado de plaguicidas


en extensas hectáreas de cultivo está contaminando el agua y afectando a la

fauna acuática, con serios daños en la salud de la población.

Una de las actividades que destaca en San Martin es el cultivo de arroz, sin

embargo, los factores relacionados con ello como físico, humano, socio

institucional y financiero, determinan que muchas de las actividades económicas

en San Martín, vinculadas al sector agropecuario, no sean competitivas.

Es por ello que, en nuestro país, se debe promover cadenas productivas que

oriente las acciones de expansión de la frontera agrícola con vocación para la

producción ecológica de exportación, para que así se beneficien los productores

peruanos agropecuarios.

A lo largo de los años, la migración en nuestro país ha aumentado y se ha

concentrado en ciertas regiones donde creen que tendrán la calidad de vida que

no tuvieron en su lugar natal, pues las oportunidades suelen ser mejor y brinda

un sustento de sus necesidades básicas.

La pregunta es: ¿Es posible demostrar a los habitantes que su territorio es

rentable y que juntos pueden mejorar su calidad de vida en su lugar de origen?

Es importante establecer valores socialmente construidos; es a partir de estos

significados compartidos que las personas encuentran motivos para establecer

lazos de cooperación. La identificación de la ciudadanía con los problemas del

territorio es muy importante, puesto que la cooperación efectiva y la interacción

entre actores están sujetas al grado de identificación con una problemática

común.
Se debe identificar las fortalezas y debilidades con las que desde el punto

productivo cuenta el territorio, para así aprovechar las oportunidades que se

presenta y consolida el proceso de desarrollo.

En mi criterio, estoy de acuerdo que el desarrollo humano de las personas que

habitan en San Martín debe tener como principio la generación de una masa

crítica mínima de capital humano, capaz de utilizar adecuadamente el resto de

capitales de que dispone el Departamento, de mejorar la competitividad, de

ordenar adecuadamente las actividades en el territorio, y de desencadenar, de

esta manera, un proceso sostenible de desarrollo de gran aliento. La

descentralización del país y la globalización de la economía mundial son dos

procesos que se encuentran Íntimamente relacionados. San Martín, deber

competir con otras regiones, no sólo del país, sino también del resto del mundo.

Este es el gran desafío para todos los sanmartinenses. Si no lo enfrentan

mediante un pacto social, como una región unida, articulada territorialmente e

insertada en la nación y el mundo, capaz y con visión de futuro, se quedarán

rezagados y excluidos en la historia, y se agudizarán más los problemas actuales

de escasez de agua, contaminación, pérdida de biodiversidad y del capital

natural en general, y por consiguiente se incrementarán la pobreza, la

marginación y la exclusión social.