Está en la página 1de 6

El oro nativo es un mineral de la clase de los minerales elementos, y dentro de esta pertenece al

llamado “grupo del cobre”.1 Fue descubierta en tiempos prehistóricos, siendo nombrada en
español del latín aurus.

Historia

El oro ha sido conocido y utilizado por los artesanos desde el Calcolítico. Artefactos de oro
fabricados desde el IV milenio a. C., como los provenientes de la necrópolis de Varna (primer oro
trabajado del mundo3, han sido encontrados en los Balcanes. Otros artefactos de oro, como los
sombreros de oro y el disco de Nebra, aparecieron en Europa Central desde el II milenio a. C. en la
Edad del Bronce. El oro se conoce desde la prehistoria. En el Antiguo Egipto, el faraón Dyer (3000
a. C.) llevaba en su título un jeroglífico referente al metal, y también se menciona varias veces en
el Antiguo Testamento. Se ha considerado uno de los metales más preciosos a lo largo de la
Historia, y como "valor patrón" se ha empleado profusamente, acuñado en monedas.

En la antigüedad algunos creían que ingerir sus alimentos diarios servidos en platos de oro podría
prolongar su tiempo de vida y retardar el envejecimiento. También durante la gran peste negra en
Europa algunos alquimistas pensaron que podrían curar a los enfermos haciéndoles ingerir oro
finamente pulverizado.

PROPIEDADES FÏSICAS

Densidad: 19,300 kg por metro cúbico.

Punto de fusión: 1337.33 K (1064.18 °C).

Punto de ebullición: 3129 K (2856 °C).

Número atómico: 79.

Peso atómico: 197.

Es el más maleable y dúctil de todos los metales. Se puede transformar en hilos, barras y chapas,
pueden hacerse láminas transparentes, con espesor de 0.00001 mm con facilidad o estirarlo en
alambres con pesos de 0.5 mg/m.

El oro es muy inactivo. No le afecta el aire (no pierde lustre, ni se quema al aire), el calor, la
humedad ni la mayoría de los disolventes. Sólo es soluble en agua de cloro, agua regia o una
mezcla de agua y cianuro de potasio. Es inerte en soluciones fuertemente alcalinas y en todos los
ácidos puros, menos el ácido selénico. El oro se disuelve con facilidad en mercurio para formar
amalgamas

El Oro tiene grandes propiedades de resistencia a la corrosión, maleabilidad, ductilidad y


reflectibilidad.

Antiguamente sólo se conocían seis metales: el hierro, el cobre, el estaño, el plomo, el oro y la
plata, los cuales siguen siendo los más conocidos y los más aplicados. En general este metal es
sólido, no deja pasar la luz, es muy buen conductor de la electricidad y el calor.
CUALIDADES QUÍMICAS DEL ORO

El oro es un elemento químico así que solo puede ser encontrado, no fabricado. Es inerte, lo que
significa que: es prácticamente inmune al deterioro, no es muy útil en ningún proceso industrial o
químico que lo utilice y que es barato de almacenar durante largos periodos de tiempo.

Es notable por su rareza, densidad y su excelente conductividad eléctrica.

El oro tiene una gran cantidad de usos industriales gracias de sus cualidades físicas. Se utiliza en la
industria odontológica y en la fabricación de algunos productos electrónicos que necesitan
contactos de alta calidad no corrosivos.

Sin embargo, sus usos realmente prácticos son numéricamente insignificantes. De todo el oro
minado de la tierra, la mayor parte se utiliza de estas tres maneras:

Como adorno personal, donde su color y su relación con la riqueza contribuyen a su uso en la
fabricación de joyas. (En torno al 60% del abastecimiento global).

Como refugio público de riqueza, al respaldar los sistemas monetarios. (En torno al 20% del
abastecimiento global).

Como refugio de riqueza privada (En torno al 15% del abastecimiento global)

LA FORMACIÓN DEL ORO


Como llegó a formarse el oro en la tierra, es materia de estudio hasta hoy. Existen diversas
teorías que apuntan en distintas direcciones, lo cierto es que esta incertidumbre acerca de su
origen ha dado lugar a que durante siglos se haya intentado replicar las condiciones de
surgimiento del oro, para poder obtenerlo de manera artificial. En sus orígenes, la alquimia
tenía por objeto “fabricar oro”.
Para algunos, el oro es producto de las condiciones extremas en el núcleo de una supernova
al momento del colapso. Al finalizar la reacción nuclear que llevó a dicho colapso, las capas
superiores de la estrella cayeron sobre el núcleo calentando la materia hasta producir la fusión
que dio lugar a varios metales como el uranio y el oro.
Otras teorías hacen referencia a que el origen del oro se encuentra en la colisión de estrellas
de neutrones. También están los que sostienen que el oro es producto de una formación a
partir de gases y líquidos que ascienden desde la estructura interna de la tierra, a través de las
fallas de la corteza.

USOS
Cerca de tres cuartas partes de la producción
mundial del oro se consume en joyería. Sus aplicaciones industriales, especialmente en
electrónica, consumen 10-15%. El remanente está dividido entre los empleos médicos y
dentales, acuñación y reservas para el gobierno y particulares. Las monedas y demás objetos
decorativos de oro son en realidad aleaciones porque el metal es muy blando (2.5-3 en la
escala de Mohs) para ser útil con un manejo frecuente. En forma coloidal; se usa en el
coloreado de vidrio y cerámica.

El
198Au radiactivo se utiliza en radiaciones medicinales, en diagnóstico y en algunas
aplicaciones industriales como trazador. También se usa como trazador en el estudio del
movimiento de sedimentos sobre el fondo oceánico y en los alrededores de los puertos.
Las propiedades del oro hacia la energía radiante han permitido el desarrollo de reflectores
eficientes para calentadores infrarrojos y hornos, así como para retención y enfoque de calor
en procesos industriales. El oro se utiliza como filtro de los rayos solares y del calor, pues es
el aislante térmico más ligero conocido.
En la metalurgia. Piezas de acero sometidas a altas temperaturas y ambientes hostiles
deberán ser soldadas con oro. También son cubiertos por una capa de oro los reactores
nucleares o los cables de conexión telefónica asentados en las profundidades marinas. En
electrónica la mayoría de los contactos, casi todas las soldaduras y algunos circuitos están
hechos con oro.

En el espacio es un elemento indispensable. Todos las partes externas de los trajes


espaciales y los módulos lunares están cubiertas por una fina capa de oro. El oro es un
elemento más de los cristales de las fachadas de los edificios que deben defenderse de la
radiación solar. En los modernos aviones a reacción, el parabrisas está cubierto de una fina
capa de este material con un grosor de cinco millonésimas de milímetro, evitando con ello la
formación de escarcha y vaho y protegiendo a los pilotos de las radiaciones solares, que a
elevadas alturas pueden resultar muy peligrosas.