Está en la página 1de 3

Definición de Cultura

El concepto Cultura es usado en la actualidad por numerosas disciplinas y


con significados variados. Sin embargo, el más aceptado académicamente es el
promulgado por la Antropología, el cual define “cultura” como los determinados
modos de vida que cada una de las poblaciones ha desarrollado y sigue
desarrollando, en las variadas latitudes del planeta.

No obstante, ése no es el único concepto de Cultura que maneja la Antropología,


ya que también consideran a esta entidad como lacapacidad imaginativa
humana, así como la cualidad de generar sistemas de símbolos, las cuales son
asociadas con el hecho evolutivo. En cuanto al término en sí, cabe decir también
que empezó a ser usado apenas durante el siglo XX, tomando real importancia
finalizada la Segunda Guerra Mundial, momento en el cual algunas disciplinas
como la Sociología Cultural o la Psicología organizacional se sintieron interesadas
en estudiar las diversas manifestaciones culturales de la población humana.
Etimología del término
En cuanto a la etimología del término “Cultura”, los especialistas en Lenguaje
refieren a que esta palabra proviene de la voz latina “cultura” que puede traducirse
como “cultivo”. Así mismo, se asume a que el modo en que se usa hoy en día la
palabra “Cultura” tiene su antecedente directo en el sabio latino Ciceron, quien
usando una metáfora agrícola, esbozó el concepto cultura animi, para referirse al
proceso e interés por cultivar el alma, es decir, lograr el mayor crecimiento y
desarrollo del alma humana, como si de una planta se tratará.
Evolución del término Cultura
Tal vez por eso una de las principales connotaciones que se le dan al término
“Cultura” o “hacerse culto” es el referido al proceso por el cual un individuo se aleja
de sus costumbres innatas y primitivas, a fin de ir adquiriendo modelos, normas,
costumbres y conocimientos, que le asegurarán su aceptación y convivencia en la
sociedad. Incluso, algunos autores como el filósofo del siglo XVII, Samuel
Pufendorf llegaron a definir la Cultura como el proceso vivencial por medio del cual
un humano se convierte verdaderamente humano, dejando atrás aquellos
comportamientos que lo atan a su barbarismo primigenio.
Igualmente, durante los siglos siguientes el concepto de Cultura siguió usándose
para referirse a un proceso de mejora de los hábitos o conocimientos del
humano. Por ejemplo, en el siglo XIX la noción de Cultura se vio constantemente
ligada al hecho educativo, que le permitía al hombre un acceso a un estado de
refinamientos. No obstante, algunos historiadores coinciden en señalar que,
durante este mismo siglo, el concepto de Cultura también se vio relacionado con el
mejoramiento o la superación de un grupo o comunidad, organizado bajo el
concepto de nación, por lo que Cultura era una noción que implicaba también el
crecimiento o mejoramiento de un país.

Así mismo, el propio uso del término “Cultura” derivaría a que la mayoría de los
hablantes lo usará también en su sentido original, refiriéndose al modo en que un
individuo cultiva su inteligencia, espíritu y modos, a través de la adquisición de
saberes que lo ayuden a tener un buen comportamiento social y de interacción
con otros individuos. De igual forma, esta connotación de educación sobre el
término “Cultura” derivó a que los hablantes comenzarán a relacionarlo igualmente
con el gusto por el conocimiento, así como por las Bellas Artes, como expresión
de un gusto refinado, originándose de esta manera conceptos como “una persona
culta” para referirse a aquel individuo que tuviera afición por las actividades
académicas o artísticas, a las cuales se les comenzó a llamar igualmente
actividades culturales.
Finalmente, en el siglo XX, específicamente en los años que siguieron al fin de la
Segunda Guerra Mundial, la Ciencia Social de la Antropología tomaría la palabra
Cultura para referirse a las capacidades humanas de generar símbolos, así como
a todas las manifestaciones que toman los distintos modos de vida, de cada una
de las poblaciones del planeta. De esta forma, la Cultura de un humano se refiere
básicamente a la forma en que se organiza la sociedad a la que pertenece, la ropa
que usa, la música que escucha, los libros que lee, la comida que consume, la
forma en la que interpreta ciertos conceptos, el ritmo y tipo de trabajo que tiene,
las fechas importantes que celebra, las deidades en las que cree, las tradiciones
que continúa, y un largo etcétera que vendría a enumerar todos los aspectos que
conforman el hecho vivencial de un individuo y de la sociedad donde éste se
circunscribe.
Desde entonces, es decir, desde mediados del siglo XX, a pesar de que se han
llegado a contabilizar al menos ciento sesenta y cuatro definiciones distintas para
el término cultura, según llegaron a recopilar los autores Alfred Krober y Clyde
Kluchhohn (1952) en su obra Culture. A Critical Review of. Concepts and
Definitions, básicamente los dos conceptos primordiales que se tienen sobre el
término Cultura es aquel usado generalmente por los hablantes para referirse al
grado de instrucción de un individuo, relacionado el término con su uso clásico, así
como aquel promulgado por la Antropología que designa “Cultura” como las
manifestaciones y costumbres propias de los individuos de una población.