Está en la página 1de 6

1

ESPAÑA Y LA HISTORIA DE LA FARMACIA – TRANSCULTURIZACIÓN.


2

“A las 2 horas. Después de medianoche del día 12 de octubre de 1492 pareció tierra...”
Las anteriores palabras tomadas del diario de Cristóbal Colón nos manifiestan cómo, a su
llegada al Nuevo Mundo se sorprendió el Almirante con la presencia de hombres y plantas.
No hay que olvidar que aquellos ribereños de color cobrizo y oscuro, parecido al del
membrillo cocido, tenían detrás de ellos a los pueblos aztecas, incaicos y mayas, que
poseían un nivel cultural muy parecido al alcanzado por las civilizaciones orientales y Nor.
Africanas anteriores al milagro griego.

El descubrimiento del Nuevo Mundo supuso una verdadera revolución en la farmacopea


tradicional. A finales del siglo XVII, ya se habían descubierto las principales plantas
americanas con carácter febrífugo y curativo, como la quina: plantas que eran objeto de
una gran demanda por parte de las boticas peninsulares. En el primer viaje de Colón, iba,
en calidad de grumete de la Santa María. Un tal Gómez Zuraccos. Aprendiz de boticario y
Diego Álvarez de Chanca, que también participó en los viajes colombinos, fue el primero
que describió las plantas medicinales americanas. Pero evidentemente la primera
aportación importante a la historia natural de las Indias occidentales se debe a Gonzalo
Fernández de Oviedo y Valdés que publicó un Sumario de la natural y general historia de
las India. ~ En Toledo en 1526.

En este escrito manifiesta claramente Fernández de Oviedo que, en su viaje a América, el


motivo principal que impulsa todos los actos es el estudio de la naturaleza.
3

Con idéntica meticulosidad que los hechos históricos, Oviedo describe en su Historia
General de las Indias multitud de plantas, minerales, árboles y especies animales; no dejó
pasar desapercibido ningún detalle que supusiese información del maravilloso Nuevo Mundo
y expuso incluso las propiedades medicinales de muchas especies.

La medicina, sin separarse de la Farmacia, igual que en los pueblos del viejo Continente,
era ejercido por los sacerdotes, que reunían todo el saber de su pueblo, lo que daba por
resultado una mezcla inevitable de moral, teología, magia y no despreciables métodos
terapéuticos. Los remedios empleados en la lucha de la enfermedad no eran, en general,
muy diferentes de los que usaban en las civilizaciones paralelas del Viejo continente. Eran
en consecuencia, una mezcla, con difícil separación de sus partes integrantes, de
hechicería, oración y empleo racional de ciertos medicamentos de origen natural.

Enfermedades y epidemias

Durante los años de la Conquista y los primeros del régimen colonial, grandes epidemias
(enfermedades traídas por los europeos para los que los andinos no tenían defensas
naturales como la viruela, tifus, fiebre amarilla, etc.) asolaron la población de los andes.
La primera epidemia de viruela fue en 1529 y mató entre otros al Emperador Huayna Cápac,
padre de Atahualpa. Nuevas epidemias de viruela se declararon, así como de tifus , gripe
, difteria y sarampión . Dobyns estimó que el 90% de la población del Imperio Inca murió
en esas epidemias. Una enfermedad epidémica que tuvo un papel predominante en la
conquista y colonización de América cuyo origen aún después de los estudios de Carter
(1931) permanece muy controvertido La fiebre amarilla por razones inmunológicas parece
tener origen africano, aunque existan datos de epidemias tempranas de fiebre amarilla
entre los mayas de Yucatán.

Nuestra paleopatología nos enseña que la fiebre amarilla no existió en el Perú


precolombino y que fue importada bastante avanzada la época colonial. Dichas
enfermedades, sin embargo, no atacaron a toda la población del imperio por igual. El clima
determinó cuáles poblaciones serían las más afectadas, y cuáles las más protegidas. Los
4

poblados de la costa norte y central, de clima cálido, fueron los más vulnerables a la
propagación de enfermedades y epidemias.

Por otra parte, el frío y la altura de los andes protegieron a los pobladores de la sierra,
con excepción de los que habitaban los valles del centro y del sur (el valle del Mantaro y
el de Urubamba), cuyo clima excepcionalmente templado y cálido favoreció la propagación
de las ya mencionadas enfermedades. En todo caso, es evidente que las propagación de
enfermedades contribuyó de manera determinante al éxito de la conquista al haber
debilitado y aniquilado a gran parte de la población del Tahuantinsuyo.

ETAPA DEL VIRREINATO (1542-1824)

La Corona española finalmente impone su autoridad estableciendo que el Perú sería un


virreinato de España. Así se estableció una corte en Lima donde los virreyes gobernaron
ininterrumpidamente buena parte de Sudamérica entre 1544 y 1821. A partir del último
tercio del siglo XVIII se fueron creando nuevos virreinatos con territorios escindidos del
virreinato peruano. La ciudad de Lima acogió el 15 de mayo de 1544 al primer virrey del
Perú, Blasco Núñez de Vela.

Las Boticas y el Protomedicato

Se debe recalcar que durante la colonia, no había farmacias sino boticas. La botica fue
considerada con este nombre porque venía de apotema (Bodega) que las autoridades del
Virreinato le pusieron al establecimiento de venta de medicina, era parte esencial del
sistema médico español, cuyo control y vigilancia estaba en manos del Protomedicato.

Generalmente las boticas funcionaban en los conventos u hospitales. El Protomedicato era


un Tribunal formado por los protomédicos y examinadores, que reconocía la suficiencia de
quienes aspiraban a ser médicos cirujanos, y boticarios concedía las licencias necesarias
para el ejercicio de dicha facultad.
5

En el Perú se instala el tribunal del Protomedicato desde 1568. El tribunal estaba integrado
por el Protomédico y los Alcaldes examinadores que eran dos de medicina y de cirugía;
otros Alcaldes de menor categoría eran los Alcaldes examinadores de flebotomistas y
barberos.

Se completaba el tribunal con un Alguacil que fungía de Secretario y cobraba las rentas;
todos los médicos y cirujanos y otros sanadores reconocidos debían examinarse con el
tribunal; este tribunal además cumplía con otras funciones como la supervisión de las
boticas en los hospitales y además asesoraba al Virrey en cuestiones de higiene y Salud
Pública.

El tribunal del Protomedicato creado en España en 1442 fue establecido en el Virreinato


del Perú en 1570, teniendo su sede en Lima. El primer Protomédico peruano fue el doctor
Francisco Bermejo y Roldin, natural de Lima. Desde el año 1646 se dispuso por Real Cédula
que él Protomédico tuviese anexo a su cargo la cátedra de Prima de medicina, que era
entonces la de mayor jerarquía docente. El Tribunal del Protomedicato, que en una época
extendió su jurisdicción hasta Buenos Aires, fue abolido el 30 de diciembre de 1848, siendo
sustituido por la Junta Directiva de Medicina. El último Protomédico fue Cayetano Heredia,
quien ejerció su cargo entre 1843 y 1848.

Las primera Botica establecida en Lima

En 1549 establecida la Pacificación en el Virreinato, Fray Gerónimo de Loayza, primer


Arzobispo de Lima, fundó el Real Hospital de Nuestra Señora de Santa Ana " para la curación
de los miserables indios que morían como bestias en los campos y en las calles".

El 12 de Mayo de 1551 se funda la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, iniciándose


el dictado de Medicina en el país. Se adoptó medidas preventivas con las boticas, al
disponerse la revisión del buen estado, calidad y precio justo de los principios activos,
simples y compuestos, empleados en la elaboración de las fórmulas magistrales. En
cambio, siguiendo las orientaciones trazadas por el benemérito Fray Jerónimo de Loayza,
quien estableció la primera botica en el Hospital de Santa Ana de los naturales, los demás
establecimientos contaron con centro propio para la elaboración de los medicamentos; el
6

frecuente tráfico de naves facilitó la adquisición de los insumos requeridos, junto con los
libros más destacados de la farmacopea universal (Modus Faciendi, Mesué, Galeno,
Avicena, Ávila, Palacios.

En 1660, Lima con menos de cien años de fundada, tenía diez hospitales, constituidos bajo
las normas españolas: un gran patio claustral, los pabellones de internados formando un
enorme crucero en su intersección había un altar consagrado al patrón respectivo y
rodeando a los pabellones, las secciones complementarias de cocina, despensa,
alojamiento del personal, botica, lavandería y ropería.

Requisitos para ser Boticario

La persona aspirante a ser boticario, debía iniciar su formación siendo admitido por un
Maestro Boticario para trabajar como aprendiz en su botica. En ella tras varios años
(aproximadamente dos años), alcanzaría los conocimientos suficientes como para superar
el preceptivo examen que le facultaría como nuevo Maestro Boticario. Era también
requisito indiscutible el saber latín.

1.1. Preguntas de aplicación

 Realmente hubo una transculturización de parte de los españoles.

 Explique que aporte trajo consigo la conquista para la farmacia.

1.2. Referencias Bibliográficas

 VALDIZÁN, Hermilio. “Historia de la Farmacia Peruana”. Lima: Instituto Nacional


de Cultura INC. 2005.
 GÓMEZ, Caamaño José Luis Páginas de historia de la farmacia: “Las ciencias
médicas en la América del Descubrimiento y de la Conquista” Barcelona: Sociedad
Nestlé, 1982. 468p
 NEYRA, Ramírez José, 1920 imágenes históricas de la medicina peruana.
 GUERRA, Francisco, Origen de la Epidemias en la Conquista de América.
Universidad de Alcalá de Herrares.
 VILLANUEVA, Sotomayor Julio, El Perú en los tiempos modernos: conquista,
virreinato, independencia, republica. Empresa Periodística Nacional Perú