Está en la página 1de 2

INTRODUCCION A LA LUMINOTECNIA

INTRODUCCIÓN

El entorno

La muy antigua preocupación del hombre de ir acondicionando el


espacio en que vive de acuerdo a los gustos y necesidades propios a cada época le ha
llevado, como evolución natural, al estudio cada vez más especializado y profundo de
los diferentes elementos que estructuran el conjunto vital Hombre-Ambiente.

Dentro de estos estudios hay uno que alcanza significativo y especial


desarrollo a partir de 1879, fecha en que Edison logró la primera lámpara eléctrica a
incandescencia, conocido como La Técnica de Iluminación. Especial desarrollo no
porque anteriormente se carecería de un conocimiento sistemático sobre el tema sino
porque hubo un enriquecimiento de éste al incorporársele definitivamente la fisiología y
la sicología, entro otras.

Es así como se puede decir que en esta época comienza la Técnica de


Iluminación a tener un sentido de pleno compromiso entre sujeto – tarea visual – fuentes
de luz, el cual dará un sello característico al profesional de esta rama sin perder de vista
que ella es parte de un todo indivisible, el sistema Hombre – Ambiente y como tal no
debe perder su conexión con las otras áreas del conocimiento involucradas en él.

El considerar esta trilogía: sujeto – tarea visual – fuentes de luz


implica necesariamente una posición diferente del profesional, ya que debe conjugar su
habilidad en el manejo de números y fórmulas que le entregan una medida objetiva de
los fenómenos con el factor subjetivo aportado por el sujeto por el cual está “calculado”
un ambiente lumínico.

Ciertamente que lo anterior no es fácil de alcanzar y sólo el estudio


metódico y constante, mezclado con una fuerte dosis de interés por las sanciones
humanas le permitirá considerar atinadamente todos aquellos aspectos que constituyen
su conexión con otras especialidades del sistema Hombre-Ambiente.
La realidad específica

Cada país tiene su propia y particular realidad frente al sistema


Hombre-Ambiente y las relaciones que se dan en la práctica entre las profesiones
participantes de él. Esto dificulta o facilita, según sea el caso, la labor plena y oportuna
de cada integrante. Sin embargo, estamos convencidos que en la medida que cada uno
de ellos tome conciencia de la importancia de su participación así como la del resto se
estará contribuyendo a una óptima solución de los problemas estudiados.
Logrado lo señalado se tendrá la seguridad de que este esfuerzo sólo obtendremos un
gran ganador: El Hombre.

La técnica de iluminación Actual

Hoy, ya transcurrido casi un siglo del invento de Edison, el técnico de


iluminación dispone de un impresionante número de fuentes de Luz, algunas de ellas
hasta 100 veces más eficaces, con costos en su mayoría adecuados al consumidor medio
y aportando una gama de cualidades de luz prácticamente para cada necesidad.

El industrial de artefactos de iluminación tampoco se ha quedado atrás,


aportando una extensa variedad de éstos al mercado cada vez más acordes con la
necesidades y exigencias directas o indirectas del consumidor.

Ello, por sí sólo, plantea al técnico especialista de iluminación la


situación de tener que decidir sobre varias alternativas, todas ellas válidas desde puntos
de vista parciales, como por ejemplo: la eficiencia luminosa, el rendimiento, tamaño,
costo de adquisición, costo de mantención, equipos complementarios, vida útil,
comportamiento del campo visual, estática, funcionalidad, confort, integración con los
demás componentes del ambiente, etc.

Sin duda que, al tomar todos estos puntos de vista en conjunto, las
alternativas posibles se reducirán drásticamente quedando aquellas que satisfacen, en
mayor o menor grado, todos los aspectos señalados.

Lo anterior implica que el Técnico de iluminación debe tener una


escala de valores bastante elaborada a fin de poder establecer prioridades entre los
aspectos. El grado más alto en la escala lo posee el ser humano, porque de él nace la
necesidad, por él se está satisfaciendo y para él es el fruto final de los estudios. Cada
cuál tendrá que tomar una posición que podrá alterarse dependiendo de las realidades
inmediatas presentes en cada momento.