Está en la página 1de 2
LA POESIA DE CORONEL URTECHO ‘como tantos otro nombres de a poesia nicaraqinne, de Joss Coronel Urtecho e2 un nombre esque Geo, = le conoce, se sabe mis 0 menos quiln es, pero 38 ha leido poco de él. En goneral, es el dating Ge toda Ia poesia producida en ese pais despuis do ‘Rubén Dario. La lirica nicaragense contemporinea nace fon Ia obra de tre poetarllimados “los tee grandes” ‘arias H, Pallas (1888-1967), Alfonso Cortés (1888-1969), Sslomén de la Sela (18981961). Despuls de ells ‘spurece al movimiento de vanguardia que inician Jost Coronel Urtecho (1906) y Luis Alberto Cabrales (1901), Y al que se sumaron Joaquin Fass (muerto alos 53 toe), Pablo Antonio Cuscra y otros. La importancia de este supe puede medise por el influjo decisive que tuo sire la siguiente promacion de escritres, en 12 que figuran poetas tan eriginales como Eresto Carnal, Ernesto Mejia Sincher, Carls Martner Rivas, Ernest Guterr, tc. Como Cardenal (de quien puede conside. rane un maestro directo), Coronel Urtecho ha asumido 2 su modo la fo catéicay s0 ha apartado del muntanal ruldo: dale hace mis de $0 atas vive con su muer en una cabana de madera, escondida on las salvtcas ‘mirgens del rio San Juan, “entre lance selvas y ris, fn un lgar perdido, adonde silo llega dos 0 tres veces or semana, al avién que te lleva esta carta” (die en {in poems). Como ai see meantrépico aldamlent? no fuer sufeionte, Coronel ha querido también set un otta sin libros; pra lero era necesrio recur 2 las visas porque, pete 2 que sus primeros versos datan el década del 20, hasta ahora no haba publieade sino unos volimenes de historia de su pets, antologtas y un Ir de ensayes, RAPIDO TRANSITO. Su primer libro ‘ottco scaba de aprecer (1) y resulta un acontciniento tan experado que Eresto Gutisres puede poner 2 2 ‘rblogo ete titulo afectucsamente Iréleo: “Al fi! Un Wo do poamas de José Coronel’. Editado on Nicaragua, como una publescién univrsitari, sn ninguna promocion AUrededor, es absolutamente sepuro quo este libro apenas tended difusén continental (en Peri, por certo 0) y esa es, paradéamente, una raxbn pare onparse 4 d, para comuniar 2 los que no puedan lero algunas ‘mpreciones personales. Todo es inito y anémalo en este Ubro. EI citulo ‘mismo es intrigante: Polla d'andnts, parinta, Es un ‘ José iguel Oviedo verso griege, proviene de Homero y significa “y por ‘muchas subldas y caidas, ueltas y remeltas”. El autor subtitla el volumen “imitaciones y traducciones". Desde punto de vista del lector, Io kino es cero: bay fencelentestraducciones podticas del inglée y del fanode Jo primero er una piste falsa 0, al menos, sxpechos Coronel quiere contrabundear como “imitaiones” Io que ssn eresciones plonas con ol pretexto de que han sido sugeridas por Ja lecture de trot pootas Paro. desde fl punto de vista del autor, ocune lo contri: lat traducciones son para él parte esenlal de st obra, Jas seudoimitaciones quisiran ser traduociones. Que lat versiones de dos bellos poemas de Marlanne Moore y elmore Schwartz, aparescan al comienzo de mi obra, como si fuesen suyes, es algo mis que un capicho: es una convceién -y adem ‘un indice de sv profunds linia po a possianertsamericana Paro lo mis desconcerante es que Corona Urtecho ‘no ef un poeta, sino muchos posta ala ves: su vrsatiiad, 1 incrtblehablided para edoptar los més verse toe, temas y exo, para hacer piretas 0 volar a le moldes clisicos © para usar la seciler popular, e apoya en tuna especie de dasdoblamiento de personas podticas, de fencarnaclones de la cuales 29 va derpojando de aovrdo 1s humor; a caso ex comparable al del genial portugues Fernando Pesos, que lleg® a inventar otros powtas sus "eterénimos” con nombres dtintes. Como ese volumen ‘en verdad, una recopiacién (relzada por el erftico sJxge Eduardo Arellano) de toda su posia, exe continuos { Sibitos cambies de direcién aparecon mis concentrados, Inés contradictorion Renulta asf diffe tener una vib etinida del poeta: otra imagen opuesta sempre se cuza yla nua, En fin, Rubén aiano ineitable,tsludo fon mi bombin ‘0 4 comieron los ratones en ‘il novecienton vente y ‘neo. Am. aa ligereza deportva y juvenll 32 eitera en parques (ceceibn I) y sobre todo en las Odas y Canciones (it): faq al vanguardigno so desta on metéoras locas, 02 juagos gifcos; bila tambidn a detess para mane les ras candoross (lo que los ngewe aman NURSERY RIMES 0 NONSENSE VERSE), como puede aprecarse fen la Oda al Mombacho, y_ para recrar los asuntos {ellsricos populares (Pequeta Oda a Tio Coyote). Todo esto etd animado por el espirtu inconsclata y Iaizo del dadaismo y ol ultraisno; todo tiene un aie de enuyo para creaciones mayores. La parte madura de Is obra de Coronel comienza en Je década del 30, I Illio en cuatro andechas (IV) do 1936 setala una ta fundamental: a erin, que revela un infuj evidente de In pout de Alberti y Salinas. Los Sonetor de uso dems (VY) 9 Cometa de ramos trices (V1) contianen ‘algunce de sus poemas mis admirables, mks personales. oe sonst son de una perecién inmaculzds dgnisimos do lz mejor tadiién cldsia espatola, Los temas son ‘plurales al amer, la vide de campo, el arobo misticn, Exe es, por elmplo, el Soneto para invitar a Maris ‘volar de San Francico del Rio: ‘Simi vida no ot mia, sno tuya, Hora esque a uno al otro rstitoya se vida dl otro que vivie ‘tang et cual la ue tania (Otravez ono otro como sua. (Mira pe, vide ma, que te epero Ye xa espera vivo mientras vera [La mwerts que, sin contigo muer. Ven vida a juntar vid con vide Para que wusvaaser I vide quo ora ‘Quel vide aa vida vide comida. Fay poets que musstrn su grndeza en un poema 0 4 To Igo de toda 1 obra; Coronel east nunee alana ese punto (se dria que delberadamente) porque se Aisperaan un mar de estimulos y propdsito: el grado de au acerto. ex relativo 2 un bianco méeil que 2610 4 gobiena y comprende. En el prélogo Cuties dice ‘con resin que la. poesia miltiple de Corond adopta “una manaca picesiana”, donde caben varias eacuelat arcs. La nica manera de comprender el conjnto es vero como un catéloge de las posibilidades de exploracion ‘oltica que Coronel ha ido tantando 2 lo largo de los fon Pusde lamrsele, en ol mis alto sentiio de It palsra, un jugador postico, un talento protic, que ‘fle las acelcionsy ferlzaciones mis sorpendentes. ET muesrario oe abre on nieve secconescronolgcamente cordenadas, apart do lo dos cuaderilos de tradueciones (Cendrars, Sandburg, Claude, Li-Ta:Po, Bara Pound, TS. lit, et) HI volumen cominza de una manera burlesca con su Oda a Rubla Dario, que pone ln distancia exacta entre amber! ieverentements la Oda prové un “acomps ‘amiento de papel de lia" y este comico final “con un ito" La COMETA indaga en una oscura zona onitica, donde ol leguaje se retuerce y las iigenes 50 adensan. 1 influjo lejano es el sureaismo, pero en una férmula ‘muy particular donde se combina con el tono meats Yy harmitico de Ia poesia barocs, simbélica y mista: 4a mezca es inquietante y recuerda un poco (con sus ‘eaciones verbale del tipo de TESOMOSME, MESOMOSTE 1a poesia nocturna y angustiosa de Martin Ad: “Confeto ‘que te aribo puerto si subteringo/ como 2 roca ‘0 un suefio vegetal dormidn vivaltengo mi esse shi donde mi araia pero cieg‘lo mismo vivo © muerto ‘que tu ssereto como. silencio”. También abunds aqui 2s pouia erica, de eaeinantes acentos: I ita anterior rovione de Hipétesis de tu cuerpo; mis clisico y terso 5 lo dicho, dicho, donde el ania fisica e confunde con lun pavoroco sentiniento de soledad; en Retrato de la ‘mujer de ty prima la estructura lirica vilentamente ‘nterumpida por lx trivial naracién de una esc coti- ‘ana en medio dela cua s insert un sonsto: es como tun pardntess que nos muestra cémo funciona el poems dentro del poems. Poesia chinfénica (VI) nos muestra otra ver ol énimo Jaguetéa de Coronel y su endablada desteza para hacer Ialabares con rimas y sonides. En VARIA (VIII) hay tna constelacién de actiudes y formas podticas, pero 1a que tiene mayor interés «8 In poests que Coronel ¥ Cardenal laman “exterorta” por su objetivdad, 1 spago una realidad documentads con cifar Y itas, 5) demda concrecién. En varioe de estos poemat exterio- sas (Ciudad Quetade, Discurio sobre Azotin, Pésame 1 Lois Rloraes por la muerte de Leopoldo Panero, ete.) fed el mejor Coronel. Sin embargo, el poems que cone tiaye In dima seocisn del libro, Pequeta biogrtia de ‘mi mujer (ZX), los super. Es un poamasintes, un poems en que Coronel recoge us principales fuerat y dones, donde lo popular, lo arético, Io bucéico, lo realise se funden en una imagen de impresionante fee ‘cura: Ia mujer amada, esposs, madre y reina de cara EL calor dl hogar: quizd ese os ol contro al cual ol [posta slompre ha estado dirgéndose 2 tavds de sus “muchas subldasy cas, elas yreruelas" (1) Joué Coronel Urtecho: Pola dandnts, katint,parbta, Leén, Universidad Nocionsl Autonoma de Nicaragua, 1970, 21 pie.