Está en la página 1de 4

Justificación de las comunidades de aprendizaje en el

sector de Salud

I. Comunidades de conocimiento aspectos generales

Que el conocimiento es el elemento más valioso de una institución no es un


planteamiento nuevo, autores como Connolly y Thorn1 postulan que el
conocimiento es un bien publico del que cualquier individuo integrante de una
institución puede beneficiarse, independiente de su contribución personal. Es por
ello que actualmente cada vez son más las empresas que buscan nuevas
plataformas para el intercambio de conocimientos, tal como señalan Mandl,
Winkler y Schnurer2: “todo parece indicar que las formas tradicionales de
intercambio de conocimientos no son suficientes para satisfacer la demanda de la
sociedad del conocimiento” , lo cual hace necesario el poder implementar nuevas
formas de compartir y gestionar el conocimiento.

En este escenario emergen las comunidades orientadas al intercambio de


información . Por ello quizás como primer punto debemos preguntarnos ¿Qué es
lo que caracteriza a una comunidad? Como respuesta a esta interrogante
podemos decir que objetivo prioritario de las comunidades es el proceso del
intercambio de conocimientos. Los criterios que se exponen a continuación son la
base para el desarrollo de todo tipo de comunidades.

• Negociar los objetivos: En una comunidad, los objetivos no se imponen


desde afuera, sino que se negocian entre los participantes. La idea central
es el desarrollo de un objetivo compartido y conjunto.

• Negociar y compartir el conocimiento: Cada miembro de una comunidad


es, por una parte, portador de ideas y, por otra parte, receptor de ideas. En
una comunidad predomina el lema de dar y tomar. Las ideas, teorías,
procedimientos, etc., se van construyendo conjuntamente en base a los
procesos de negociación entre los miembros de la comunidad.

• Incremento del conocimiento individual y colectivo: El objetivo de las


comunidades es incrementar el conocimiento y las habilidades de la
comunidad. Todas las comunidades, sean del tipo que sean, aprenden. Al
poner cada miembro su conocimiento a disposición de la comunidad, puede
desarrollarse el conocimiento colectivo. El proceso de aprendizaje dentro de
la comunidad se suele caracterizar sobre todo por el lema de “dar y recibir”.

1
Citado por: Valhondo, D “Gestión del conocimiento: Del mito a la realidad” 2003
2
Instrumentos para la Gestión del Conocimiento “Estrategias organizacionales” 2004
• Aprender de los errores y de la experiencia: Los errores dentro de la
comunidad no deben ser censurados, sino que se han de tolerar y aceptar
como una oportunidad para el desarrollo y perfeccionamiento de la
comunidad. En la comunidad se ha de crear un clima de trabajo donde los
errores se consideren una aportación al proceso de aprendizaje.

• Identidad y respeto mutuo: Los miembros de una comunidad deben


aprender a respetar las opiniones y puntos de vista diferentes de los otros
participantes. De este modo crece la confianza dentro del grupo para
comunicar sin ningún reparo sus propias ideas a los otros. Todos los
miembros de la comunidad deben poder participar en los procesos del
grupo. Se han de crear reglas claras para crear una situación de respeto
mutuo y se ha de supervisar permanentemente su cumplimiento.

II. Comunidades de aprendizaje: concepto, contexto y justificación

Hasta el momento hemos visto las características generales de estas


comunidades orientadas al intercambio de información, a las cuales podemos
además agregar el calificativo de estar orientadas hacia la gestión del
conocimiento, podemos entonces señalar que estas características son
inherentes en las comunidades de aprendizaje, pero ¿Cuál es la diferencia entre
una comunidad y una comunidad de aprendizaje? o mejor dicho: ¿Qué
caracteriza y diferencia una comunidad de aprendizaje y que la justifica?. Para
empezar a responder estas interrogantes primero definiremos que entendemos
por comunidad de aprendizaje, la cual podemos definir como “una sociedad de
aprendizaje en la que los participantes se ocupan intensamente y durante un
largo período de tiempo al estudio de un tema determinado”3. El objetivo de
esta comunidad es adquirir y desarrollar nuevos conocimientos sobre un tema,
podemos agregar a esta definición un objetivo adicional: el de aumentar la
capacidad de comunicación y cooperación, así como la capacidad de asumir la
responsabilidad propia.

En una comunidad de aprendizaje se practica una determinada cultura de


aprendizaje en la que se apoya activamente la diversidad de experiencias de los
participantes. Es tan importante el proceso de aprendizaje individual como el
proceso de aprendizaje colectivo, a través del cual se adquieren
permanentemente conocimientos y habilidades. Si la comunidad tiene que tratar
un problema, éste se puede solucionar conjuntamente en base a las experiencias
de los participantes y el conocimiento colectivo de la comunidad.

Las comunidades de aprendizaje se caracterizan por los siguientes aspectos:

3
Mandl, Winkler y Schnurer citando a Collins
• Apoyo: los miembros de una comunidad de aprendizaje reciben apoyo
directo e instrucciones (por ejemplo, planteamiento de tareas) por parte de
un profesor, moderador o encargado de la administración de ella.

• Desarrollo de objetivos: los objetivos de una comunidad de aprendizaje


son el resultado de una negociación entre los componentes de la
comunidad ( moderador y participantes)

• Comprensión profunda: los alumnos tienen la oportunidad de comprender


en toda su profundidad los contenidos.

Además de estos características es importante comprender la importancia de las


comunidades de aprendizaje como espacio formal e informal de comunicación,
que a medida que se va desarrollando y “madurando” como comunidad permite
un intercambio emergente de conocimiento, el cual bien gestionado puede ser
de gran utilidad a nivel particular para cada miembro de la comunidad (de ahí la
importancia de los moderadores) y a nivel macro para toda la organización (por
ello es fundamental los criterios de presentación, estructuración, recolección y
análisis de la información) . Es por ello que entre los principales argumentos que
podemos mencionar para justificar su inserción en una institución están los
siguientes principios:

1. Problemas similares en diferentes lugares: Los funcionarios en


diferentes lugares se enfrentan a los mismos problemas. Pero en la
mayoría de los casos ellos no saben nada el uno del otro. Y por ello es
importante crear estructuras y procesos que permitan establecer un
contacto entre los funcionarios a fin de incentivar un intercambio de
conocimientos.

2. Difusión del conocimiento: Los funcionarios que han trabajado durante


años en una institución han acumulado un enorme tesoro en experiencia y
a veces son auténticos expertos en un tema o tarea4. Y si es posible,
cuando ese funcionario se jubile, se ha de intentar que no se pierda todo
este conocimiento. Además, los funcionarios recién contratados han de
sacar provecho del conocimiento que posee el funcionario “más veterano”.
Por ello se hace evidente el establecer un vínculo de unión entre las
personas que disponen de conocimientos y las que no disponen de
conocimientos y crear las estructuras necesarias que permitan conservar en
la empresa los conocimientos que les ha dado la experiencia a los
empleados.

4
Este tipo de conocimiento es definido por Nonaka y Takeuchi (1991) como “Conocimiento Tácito”
3. Sinergias a través del intercambio de experiencias: A veces suele
ocurrir que un diálogo directo entre personas produce una sinergia que no
se le había ocurrido a nadie hasta ahora. Muy pocas veces se pueden
planificar las sinergias en una mesa de trabajo, ya que las sinergias se
producen durante el proceso de intercambio entre personas que trabajan en
temas afines.

4. Compartir el conocimiento y la necesidad básica del hombre de vivir


en comunidad: El hombre por naturaleza siente deseos de compartir su
conocimiento. Quién no conoce la sensación tan gratificante de hacer
partícipe a los otros de las propias experiencias. Pero sólo cuando cada
interlocutor tiene la sensación de dar y recibir simultáneamente, es cuando
surge un intercambio de conocimiento auténtico y dinámico.