Está en la página 1de 5

Trabajo de procesos democráticos

Presentado por:

Miguel Ángel Ramírez Asprilla

Año

2019

Profesor:

Jesús Orielso Duran Téllez


Introducción

Vamos a introducir este trabajo para mirar al mas allá de un sueño que tengo para que
nuestra salud, nuestros derechos y deberes se realicen, de ser buenas personas, de una
experiencia que me sucedió y reflexionare en este trabajo para que si algunas personas del
gobierno miren este trabajo se pongan a pensar en una Colombia mejor que todos como
ciudadanos desearíamos ver.
La mirada hacia el más allá de mi gloriosa república de Colombia

Desde mi perspectiva y experiencia en mi país somos de carácter urbano que, esta reflexión
trata sobre la eps en la que me encuentro afiliado en la nueva, vamos hablar sobre lo
negativo que me ha pasado como sabemos en Quibdó que es el lugar donde resido
actualmente en estos momentos como sabemos que acá la salud está por el piso, ya que
roban mucho el dinero de la salud, de la salud y por esa situación no hay buenos médicos
bien mediocres, de acuerdo a mi experiencia una noche tuve un dolor de cabeza que no se
me quitaba por nada, me fui por urgencias en mi eps y principalmente la atención mala, ya
que no me querían dar cita para ir al médico me encontraba muy desesperado, hasta que por
fin me la dieron me toca esperar casi como dos horas que me atendieran y cuando me
atendió el médico me mando las mismas pastillas que estaba tomando que no me valían, en
vez de mandarme inyección para que se me calmara pero ni eso, me gustaría que en cuanto
a esto la situación de la salud principalmente en nuestro país que sea muy efectiva con
relacionarse con el personal de manera excelente, me gustaría al ver más allá que en nuestro
territorio no hubieran críticas acerca de este tema, buenos médicos, buena medicina para
que el personal no sufra. En el ejercicio en cuanto a la ciudadanía refiriéndome a este tema
tan importante deberíamos pegarnos principalmente de Dios para que nos ayude a salir de
esta problemática y apretar a estos gobernantes para que abran los ojos, que muchos niños,
personas adultas están muriendo por situaciones que se pueden remediar, yo invito a que
todo el personal nos pongamos las pilas al mirar a mas allá, por amor a nuestro país que la
situación de la salud se arregle, porque no quisiera ver muertos con oportunidades de
salvarse de enfermedades curables, yo sería muy feliz de ver que la ciudadanía, mi territorio
mis seres queridos tengamos una buena salud y de que no preocuparnos de situaciones
críticas.

Encontramos, entonces, a los sujetos que no se sienten reconocidos ni por la sociedad ni el


Estado, situación que los lleva a realizar movilizaciones y diferentes actos públicos con el
propósito de visibilizar y reconocer sus derechos.
De manera progresiva, el Estado ha empezado a realizar las reformas pertinentes para
corregir esta situación y materializar una comprensión más incluyente de estas ciudadanías.
Un ejemplo de ello lo podemos observar en el grupo LGBT que en Bogotá ha logrado la
aprobación por acuerdo del Concejo Distrital de una política pública que define las
acciones gubernamentales que se deben adelantar en el Distrito Capital para hacer efectivos
sus derechos.

La ciudadanía también está relacionada con la creación de aquello que nos pertenece a
todos, de lo que podemos disfrutar todos los ciudadanos y ciudadanas, y al cual podemos
aportar para su construcción de manera diferencial. Con ello nos estamos refiriendo a la
esfera pública, a lo público entendido como “un proceso social de construcción colectiva de
un orden siempre imperfecto e inacabado, a través del proceso de participación ciudadana
con las más diversas modalidades (partidos políticos, organizaciones y movimientos
sociales, asociaciones comunitarias, etc.) en la deliberación, definición y promoción de los
intereses colectivos de la sociedad, bajo principios de tolerancia y respeto de las diferencias
y del acatamiento de las reglas establecidas” En este sentido lo público no es de
competencia exclusiva del Estado, tampoco es el único que lo administra y legitima, mucho
menos quien lo construye de manera unilateral; se necesita del concurso de toda la sociedad
para cumplir con este objetivo. Para esto se:

Concientización, convicción y compromiso y de una acción política para la transformación


social de las esferas económica, política y cultural. La construcción de lo público no resulta
de la negociación entre unos pocos privilegiados alrededor de temas particulares, sino que
se trata de la deliberación colectiva, la asunción de compromisos y la realización de
acciones sociales y de su transformación de manera integral y comprensiva”. Para cumplir
con el contrato social en mención deben tenerse en cuenta los siguientes principios:
Secularización de la sociedad, Modernización y legitimación del Estado. Desarrollo de la
sociedad civil como la construcción de solidaridades e identidades secundarias.
(Hernandez, (S.F))
Como vemos como ciudadanos, todos poseemos los mismos derechos y deberes ya que
todos somos de este territorio de Colombia y debemos respetar las leyes de nuestra
república como si somos víctimas tenemos derechos a denunciar y a que las autoridades
respondan para que tengamos justicia. Como reflexión dejo que nosotros como ciudadanos
debemos marchar bien en nuestro querido país sin disturbios ni violencia, todo en paz para
que este país pueda avanzar, pero principalmente pegados a nuestro señor que él es que
todo lo ve y cumple para que nuestro país sea de prosperidad, de amor de alegría.

Bibliografía
Hernandez, J. E. ((S.F)). Universidad piloto de Colombia. Obtenido de Universidad piloto de
Colombia: http://www.contextos-revista.com/Revista%2013/Con13-Art1.pdf