Está en la página 1de 30

“Esta es una traducción de una fan

para otra fan”

Lasaqueadoradelibros
Estas fueron las reglas. Algunos visitantes podían verla, si Ronan decía que todo
estaba bien, y algunos visitantes no podían verla, si Ronan le decía que se
escatimara, y no se permitía que los visitantes vieran sus pezuñas.

Ella no debía comer nada que estuviera dentro de la casa a menos que se le diera,
incluso si era algo que sonaba bien mientras lo masticaba, como cajas de cartón o
utensilios de plástico para servir, y en particular no debía comer nada de Adam o de
la habitación de Aurora, y si lo hiciera, sería castigada. Se suponía que no debía
llamar a Ronan Kerah porque tenía un nombre y era perfectamente capaz de formar
cualquier palabra que le gustara, a diferencia de Chainsaw (Motosierra), que solo
tenía un pico. Se le permitió subir casi a cualquier cosa excepto a los autos porque
las pezuñas no eran buenos para el metal y también sus manos estaban siempre
muy sucias. No tenía que bañarse o lavarse a menos que quisiera entrar a la casa, y
no podía mentir sobre haberse lavado a sí misma si quería que la dejaran en un
sofá porque Dios, Opal, tus piernas huelen a perro mojado. Ella no tenía permiso
para robar. Ocultar objetos de otras personas se contabilizaba como un robo, a
menos que los objetos estuvieran presentes, y que tú los escondieras para luego
reirte de ellos más tarde. Las cosas muertas no se podían comer en el porche, lo
que era una regla difícil, porque los seres vivos tampoco se podían comer en el
porche. No debía correr por la carretera o tratar de regresar a la línea de las luces
sin que alguien la acompañara, lo cual era una regla tonta, porque la línea de las
luces parecía un sueño y bajo ninguna circunstancia volvería voluntariamente a una
de ellas. Solo debía decir la verdad porque Ronan siempre decía la verdad, pero
sentía que esta era la regla más injusta de todas porque Ronan podía soñar una
nueva verdad si le gustaba y tenía que seguir con la que ella estaba viviendo en ese
momento. Ella debía recordar que era un secreto.

En general, todo estaba bien, sin embargo, Opal podía hacer lo que quisiera en los
Graneros. Su único castigo reciente había sido por el hombre de UPS. Se le había
permitido salir corriendo a saludarlo siempre y cuando recordara fingir que su

Lasaqueadoradelibros
nombre era “mi primita de Siracusa” y también que nunca se olvidará de usar las
botas torpes y altas que Ronan le había hecho. El hombre de UPS tenía dientes
muy brillantes y le crecia pelo justo en la parte superior de la cara, casi tan largo
como el pelo en la cabeza de Ronan y casi tan largo como el pelo en las piernas de
Opal. Ella le había preguntado una vez cómo podía obtener un cabello así, que
creciera en su propia cara y él le había dicho "solo sigue intentándolo", por lo que
ella pensó que era muy amable y alentador. Todavía le gustaba mucho, pero ya no
podía saludarlo desde que se había subido a la cabina de su camioneta y tomar la
caja de galletas para perros debajo del asiento del pasajero y la foto de su esposa
pegada con cinta adhesiva a su cambio de marchas. Ella había comido la primera
en su totalidad y había mordido los ojos a la segunda.

"Bueno, esto es una mierda", había dicho Ronan, descubriendo la fotografía


después de que el hombre de UPS se hubiera ido. "No es que podamos
devolvérselo. Ella se ha vuelto completamente salvaje ".

"Ella nunca fue domesticada", respondió Adam. "Solo asustada".

Adam no vivía en los Graneros, para gran decepción de Opal. Siempre fue amable
con ella y, a veces, le mostraba cómo funcionaban las cosas, también le hubiera
gustado sentarse en la habitación oscura y verlo dormir.

Pero, en cambio, él venía y se iba según un horario que ella no podía discernir.

Cuando dormía en los Graneros, era a menudo durante el día, cuando ella
estaba segura de que la pillarían espiando. Ella tuvo que contentarse con visiones
robadas a través de puertas rotas, vistas esbeltas de una pulgada de cubrecamas y
sábanas apiladas como nubes de tormenta, Adam y, a veces, Ronan se
amontonaban entre ellos.

Desde que el clima era caluroso, el auto de Adam se estacionaba en la entrada. A


diferencia del auto de Ronan, que descansaba en bloques en vez de ruedas, y
pasaba mucho tiempo debajo o doblado bajo su capó. Opal llegó a entender que se
suponía que el auto de Adam era más parecido al de Ronan, pero había algo mal
con eso llamado “mierda” (shitbox). Ronan seguía ofreciendo soñar una cura para la
“mierda”, pero Adam tenía la intención de arreglarlo "de la manera correcta". Este
parecía ser un proceso largo, por lo que el automóvil de Ronan a menudo faltaba, ya
que Adam lo usaba en sus misteriosas idas y venidas. A veces, Ronan se iba con
Adam, y no le decían a Opal cuándo regresarían porque no sabían, volverían
cuando volvieran, solo iban a dar un paseo, y que ella no tocara nada a la largo del
granero y que por el amor de Dios, no cavara más agujeros en el patio delantero.

El largo granero no era el granero más largo de los campos secretos que se
extendían alrededor de la antigua granja, pero era el más largo en relación con su

Lasaqueadoradelibros
ancho. Estaba rodeada de maleza, tan áspera como el pelo que cubría las piernas
de Opal, y también de vacas que siempre estaban tumbadas pero nunca muertas.
(A veces se trepaba a sus anchos y cálidos lomos y fingía que iba a la batalla, pero
eran casi tan divertidas como las rocas que rompían los campos más cerca del
bosque.) Aquí Ronan guardaba todo su trabajo actual: que era lo que él llamaba
dormir cuando a nadie se le permitía estar cerca de él. Ronan siempre le decía a
Opal que no interfiriera con el contenido del largo establo, pero no había peligro de
que lo hiciera. Podía oír que el largo granero estaba lleno de productos de ensueño
y le tenía miedo.

Un Dreamstuff siempre sonaba como un sueño, sonaba como la línea ley, sonaba
un poco como el murmullo eléctrico que se escuchaba bajo grandes líneas
eléctricas, sonaba como cuando entras en una habitación y la televisión se había
dejado encendida, pero el sonido era rechazado. También era un poco como el
tumulto dentro de ella que podía oir y sentir cuando estaba acostada en silencio en
la hierba, no durmiendo. Un Dreamstuff podía ser objetos, como los que dejó el
padre de Ronan en las dependencias, pero también podía ser seres vivos, como el
ciervo que Ronan había soñado, o como la propia Opal.

Ronan también sonaba un poco como un producto de ensueño (Dreamstuff), pero él


no era exactamente lo mismo que las criaturas de los sueños. Tenía una animalidad,
como Adam y el hombre de UPS, y las damas que venían a comer pan a la mesa
del comedor mientras empujaban las cartas del tarot en círculos y el hombre que
una vez condujo a mitad de camino mientras Adam y Ronan se habían ido, pero
luego se retiró y se fue. Ronan era la única persona que Opal había conocido que
tenía tanta animalidad como el ruido borroso de un ensueño. Al principio ella pensó
que esto era solo porque no había conocido a mucha gente, pero luego se dio
cuenta de que esto era parte de la razón por la que Ronan también era un secreto.
Opal habría pensado que el sonido de sus sueños habría alertado a la gente, pero
nadie excepto Opal y Adam parecían poder escucharlo. Adam era todo animalidad,
ningún producto de ensueño, pero parecía sintonizado con eso.

"Puedo sentir la línea de ley todavía", Adam les había explicado a las mujeres con el
pan cuando habían venido una noche. Opal estaba jugando a un juego llamado
“esconder sus pezuñas” y lo estaba ganando parada en una vasija de harina vacía
que estaba ubicada junto a la puerta de la cocina. "No pensé que sería capaz de
hacerlo, ahora que ya no estoy atado a la línea".

"Nunca estuve atada a eso", había respondido una de las damas, "y siempre he
sentido eso."

"Pero eres una vidente".

"Exactamente."

Lasaqueadoradelibros
Adam había expuesto sus palabras con tanto cuidado como ellas habían dejado sus
cartas sobre la mesa. "¿Lo soy?"

"Por supuesto", había dicho una de las otras damas. "¿Pensabas que lo perdiste
todo cuando Cabeswater murió?"

"Sí", había susurrado Adam, y Opal sintió una oleada de amor por él.

Ella lo amaba cuando estaba muy triste o muy serio o muy feliz. Algo sobre su voz
quebrada la llenó de sentimientos, y algo sobre la vacante de su expresión cuando
estaba pensando era como si estuviera viendo un sueño sin nada malo, cuando
Ronan lo hacía reír tan fuerte que no podía dejar de hacerlo lo hizo amarlo tanto que
se sintió triste, porque un día envejecería y moriría porque eso era lo que las cosas
con animalidad hacían.

A veces Adam iba con ella cuando estaba buscando en los graneros y los
cobertizos, y juntos revisaban los rastrillos de jardín, los motores oxidados y las
antiguas bolsas de alimento para vacas. Opal estaba buscando tesoros que eran
buenos para comer o buenos para mirar, pero Adam estaba buscando productos de
ensueño. Opal estaba fascinada y aterrorizada a la vez por estas cacerías. No podía
dejar de hurgar entre montones de basura, sabiendo que podría encontrarse con
algo de ensueño por accidente. Cuando lo hizo, ella retrocedió con una deliciosa
emoción de miedo que impulsaba su corazón. No era que estas cosas fueran
peligrosas, aunque a veces lo eran: había encontrado un fuego pequeño y siempre
humeante debajo de un viejo tractor en uno de los graneros, y había descubierto de
la peor manera que estaba lo suficientemente caliente como para quemarla si lo
exprimía muy fuerte. Era zumbido del ensueño era demasiado correcto. Demasiado
como ella, de alguna manera, demasiado sincera, demasiado grande. Le recordaba
tanto los sueños de los que había venido y las pesadillas que casi habían matado a
Ronan. Le recordó que estaba casi deshecha, que el negro le goteaba de las orejas.

Pero la llamaban. Las cosas en el largo granero, especialmente, donde Ronan hacia
un nuevo producto de ensueño. El zumbido de estos proyectos la llamó más
persuasivamente que cualquiera de las cosas que su padre había soñado. A ella no
le importaba este deseo de miedo de doble filo. La mayoría de ella no quería tener
nada que ver con los sueños, y le molestaba esa otra parte mucho más pequeña de
ella, la parte que recordaba de dónde venía y parecía querer que todo tuviera que
ver con los sueños.

Ronan le había dicho qué estaba trabajando en el largo establo. Él estaba haciendo
un nuevo lugar de sueño como Cabeswater, como de dónde venía, ¿lo recordaba?
Sí, recordaba los árboles, los árboles temerosos, los horrores nocturnos, y el suelo
negro y sangrante.

Lasaqueadoradelibros
"No es como si hubiera sido el final", había dicho enfadado, como si hubiera sido
mejor antes de los últimos momentos. Siempre había estado muriendo en sus
sueños, o le habían cortado pedazos pequeños, o se había enfrentado a hombres
armados sin rostro. Las bombas nucleares explotaron en sus manos y los peces
entraron por las ventanas arruinando los sofás y miles de cuerpos aparecieron en
innumerables entradas. No todos sus sueños fueron terribles, pero eso los hizo
colectivamente peores, no mejores. Opal nunca estuvo preparada para cuando las
cosas salieran mal. Ella solo tenía que tener miedo todo el tiempo.

Ronan dijo: "Oh, no pongas esa cara, enana. No voy a hacer que vivas allí. De todos
modos, te puede gustar ".

A ella no le gustaría. Ella no iba a ir allí.

Ronan y Adam pasaron más tiempo del que les gustaba discutiendo sobre este
nuevo Cabeswater. Era difícil ser un soñador sin eso, al parecer, porque el viejo
Cabeswater había enfocado los sueños de Ronan y había mejorado el control y el
poder de la línea ley, asegurándose de que soñara lo que quería soñar en lugar de
algo que llamaba “mirarse el ombligo sin sentido durante la noche”. La línea ley era
la parte que más le interesaba a Adam, lo que le obligaba a usar palabras que
tenían bordes como conductos y eficiencia y análogos.

Ronan estaba más interesado en hacer llover. Estaba muy preocupado con el
concepto de tener un área en el nuevo Cabeswater donde siempre tendría ese tipo
de lluvia que te hace sentir feliz y triste al mismo tiempo y también estaba interesado
en tener un área que no apestara. Parecía considerar esto como su trabajo
principal, soñar con no chupar. Aunque Opal pensaba que Ronan era bueno para
soñar --después de todo, la había soñado y ella era excelente-- el se quejaba mucho
sobre eso.

"No puedo mantener todo en mi cabeza al mismo tiempo", había dicho una vez. "Lo
que quiero que sea. No puedo hacer uno nuevo sin el anterior para ayudarme a
enfocarme. ¿Cuál es la frase para eso?

"Autodestructivo", había respondido Adam.

"Que te jodan. 22 capturas. A eso me refería."

"Soñaste el primer Cabeswater sin un Cabeswater."

"Solo necesito que no sea una mierda".

"Siento que hay más parámetros útiles. Al igual que la cantidad de carga de los

Lasaqueadoradelibros
sueños, podría enfocarse en ti en comparación con la cantidad de atención que
atrae ".

"Buena idea, Parrish. Después de todo, necesitamos soñar con un auto nuevo."

Opal, escuchaba a escondidas, no había seguido el hilo de la conversación --ella


todavía era mejor en el antiguo lenguaje soñado, ya que al despertar Ronan nunca
hablaba-- pero podía decir que a Adam le gustaba cuando Ronan hablaba así. A
veces dejaban de hablar y en su lugar comenzaban a besarse, Opal escuchaba a
escondidas también eso. Su capacidad de voyeurismo era ilimitada e incorregible.
Siempre se estaban uniendo en momentos sorprendentes, pasando de tolerante a
urgente en el espacio de algunas respiraciones. Los vio besarse desordenadamente
en el automóvil en el camino de entrada y los vio enredándose el uno al otro en el
lavadero, y vio a Adam desabrochar el cinturón de Ronan y deslizar su mano contra
la piel. Con curiosidad intelectual, observó costillas, caderas, brazos, piernas y
espinas. Ella no tenía lujuria, porque Ronan no soñaba algo para ella, pero tampoco
tenía vergüenza, porque Ronan tampoco había soñado con nada de eso para ella.

Lo único que la había hecho parpadear fue cuando Adam se encontró con Ronan en
el pasillo del segundo piso. Ronan había estado parado afuera de la vieja habitación
de sus padres, con una mano sujetando una cinta de cassette y la otra con el puño
cerrado, había estado allí por unos minutos cuando Adam subió las escaleras. Adam
había tomado el cassette de la mano de Ronan, soltando los dedos de Ronan y
colocando sus propios dedos entre ellos. Por un momento Opal, escondida, pensó
que iban a besarse. Pero en cambio, Ronan presionó su rostro contra el cuello de
Adam y Adam silenciosamente puso su cabeza sobre la cabeza de Ronan, no se
movieron por un largo tiempo. Algo en esto hizo que Opal ardiera tan furiosamente
que no soportara mirar por un segundo más. Ella los dejó allí con un ruido para que
supieran que había estado mirando. Luego ella salió a rebuscar en el bosque.

Ella había estado haciendo esto cada vez más desde que la sacaron de los sueños.
Ella pensó en estos días de itinerancia como días de animales. Días de animales en
un mundo animal. A diferencia de un sueño, el mundo animal era estricto. A ella le
gustaba eso. El mundo animal tenía reglas estrechas, y una vez que aprendías esas
reglas, era mucho menos sorprendente que un sueño, que podía cambiar en
cualquier momento. En el mundo animal, la gente no podía volar de repente. Las
caras no se movían a la parte posterior de los cráneos sin previo aviso. Los campos
alrededor de los Graneros nunca se trasladaban a una pradera o un centro
comercial desconocido antes de que pudieras llegar al camino de entrada. Los autos
nunca se convertían en bicicletas. Los arcoiris nunca cayeron de las cajas de cereal
y la lava nunca se derramó de los grifos de agua. Las cosas muertas nunca cobran
vida. El tiempo marchaba en una línea recta, aburrida y agradable. Estas eran las
reglas que mantenían el mundo animal pequeño y manejable.

Lasaqueadoradelibros
Eso debería haber hecho que el mundo animal fuera más aburrido, pero en cambio,
la hacía sentir más valiente dentro de él. Cada semana se alejaba más y más de la
granja. Ella no siempre regresaba cuando el sol se ponía. En vez de eso, cavaba
agujeros en los campos y se acostaba en ellos o se hacía nidos de cojines de
muebles robados. De esta manera, ella continuamente expandió su territorio sin
perder su camino, llegando a veces al extremo del bosque donde había un lugar que
olía a gasolina. A ella le gustaba mucho este lugar. Le gustaba mirar lo que hacía la
gente cuando no pensaban que los estaban mirando. A veces presionaban el botón
premium y miraban los 93 números de conteo premium en una pantalla. A veces
limpiaban sus parabrisas con un líquido perfumado que ella quería beber. A veces
se sentaban en sus autos y lloraban suavemente. Le gustaba eso, lo que era lo
mejor, porque era raro, y descubrió que le gustaban más las cosas raras.

A veces, a altas horas de la noche, cuando se arriesgaba a robar una bebida de los
cubos de lavado del parabrisas, una persona llegaba a la puerta del edificio y gritaba
"¿Qué, qué es eso?" Y ella tenía que alejarse detrás del edificio, arrastrándose y
haciendo saltos alrededor de los contenedores de basura. En noches como estas,
corría todo el camino de regreso a los Graneros con el corazón latiendo dentro de
ella porque se suponía que era un secreto y ella era un poco menos secreta de lo
que había sido hace un rato.

Ser descubierta de esa manera también le recordaba que ella rompió las reglas de
este mundo animal. Fuera de un sueño, no había chicas con patas peludas y
pezuñas (aunque ella pensaba que debería haber sido así, ya que ambas eran muy
prácticas en la maleza). Debido a esto, ella era secreta, y siempre tendría que ser
secreta.

Ella se enfadaba sobre eso. Arrancó una pila de revistas de coches antiguos en la
sala de estar y se sentó en las ruinas de ellos y cuando Ronan llegó a casa y le
preguntó qué diablos le pasaba en serio, le dijo que estaba aburrida de ser secreta.

Él dijo: "¡No somos todos!" Luego la hizo limpiar todo el papel húmedo y engomado,
y la hizo limpiar el piso porque parte de la impresión se había transferido a la
madera debido a su saliva, él la obligó a sacar la basura, más la basura de la cocina
sin siquiera dejarla cavar primero. Cuando finalmente terminó y se enojó en vez de
aburrirse, él dijo: "Sé que estás aburrida. Cuando sueñe el nuevo Cabeswater, va a
ser un lugar mucho más grande y más fresco para que juegues. No va a ser como
quedarse aquí ".

El corazón de Opal se enredó en su garganta y escapó al pasillo. Ella negó con la


cabeza y luego la sacudió un poco más, como él no dijo nada, la sacudió un poco
más.

"Podrías cambiar de opinión", dijo Ronan.

Lasaqueadoradelibros
Ella negó con la cabeza aún más.

"Sabes, tu cabeza se va a caer y será solo tu culpa". Esto hizo que el corazón de
Opal corriera aún más lejos antes de recordar que en las reglas del mundo animal,
su cabeza no podía caerse de inmediato.

"Solo va a ser más aburrido. No siempre vamos a estar cerca, especialmente para
fin de año", agregó Ronan. "No me mires fijamente. Sabes qué, ve afuera y cava un
hoyo o algo así. Y mantente fuera del largo granero ".

Ella no iría al largo granero. Y ella no iba a cambiar de opinión. Y no siempre era
aburrido en los Graneros.

De hecho, hubo un día en el que no fue muy aburrido.

Ronan y Adam se habían ido en el auto de Ronan, y una mujer que Opal no había
visto antes llegó a la casa. Era morena y de tez pálida con furiosos ojos azul claro
que al principio Opal pensó que eran todos blancos, excepto por la pupila. Ronan no
estaba allí para decirle a Opal que estaba bien que este visitante la viera, así que
Opal se ocultó y vio a la dama acechando a través de la niebla hacia la puerta
trasera. La mujer probó el pomo de la puerta y el pomo de la puerta negó con la
cabeza, pero luego abrió su bolso e hizo algo más al pomo de la puerta y la puerta
dijo que sí y se abrió para ella.

La dama entró y Opal se apresuró a seguirla. No podía ir tan rápido como quisiera
porque los cascos eran ruidosos en el piso de madera, así que tuvo que ponerse de
rodillas para gatear. Para su sorpresa, una vez que estuvo cerca, pudo sentir que
esta mujer tenía ensueños en ella. Ella no era todo un ensueño.

De hecho, ella parecía ser un pequeño ensueño. Ella era principalmente animalidad.
Esta fue la primera persona que Opal se había encontrado al lado de Ronan, quien
compartió ambas cosas.

La señora se tomó su tiempo viajando por los pasillos, mirando fotografías en las
paredes y abriendo cajones. Se demoró en la computadora donde Ronan había
estado haciendo gran parte de su trabajo esos días cuando no conducía su
automóvil en grandes círculos fangosos en el campo trasero. La dama hizo clic con
el mouse varias veces y luego hojeó el cuaderno lleno con su letra que usó como
mouse pad. Opal no sabía lo que decía porque no había aprendido a leer y no
estaba interesada, pero la dama parecía muy interesada. Se tomó su tiempo con
eso antes de pasar a la habitación contigua.

Opal estaba llena de ansiedad que provenía de sentir que estaba destinada a

Lasaqueadoradelibros
impedir que la mujer mirara, pero también con la ansiedad de que no estaba
destinada a ser vista. Ella deseó que Ronan y Adam volvieran, pero ellos no
regresaban. La dama fue a la habitación de Aurora donde Opal no podía comer
nada, y ella abrió todos los cajones y miró en todas las cajas. Para alivio de Opal, la
dama no comió nada, pero se sentó en el borde de la cama y miró el retrato
enmarcado del padre y la madre de Ronan durante mucho tiempo. Su rostro no
parecía tener una expresión en él, pero finalmente, ella le dijo al retrato, "Maldito
seas". Eso era una maldición que Opal tampoco debía decir (pero a veces lo hacía,
una y otra vez, para dormir vacas, en un susurro, para ver si el choque los
despertaría). Entonces la señora dejó la granja, y comenzó a explorar el garaje y las
otras dependencias

Cuando se acercó al largo granero, la ansiedad de Opal gruñó más y más. Ronan
no estaba en casa para evitar que esta dama tocara, tomara o comiera lo que sea
que hubiera hecho en el largo granero, y aunque Opal fuera lo suficientemente
fuerte como para detenerla, Opal estaba destinada a ser un secreto. La dama
avanzó a zancadas por la hierba húmeda del campo hacia el largo granero,
zumbando con su propio producto de ensueño, Opal tiró nerviosamente de la tierra,
puñetazos de hierba, luchando consigo misma. Susurró a Ronan o a Adam que
volvieran, pero ninguno lo hizo.

Por primera vez, Opal estaba furiosa por estar en el mundo animal en lugar del
mundo de los sueños. En los sueños, Ronan siempre se metía en problemas, y
aunque a menudo moría, igual de a menudo Opal lo salvaba porque era una
excelente obra de ensueño y una “psicopomp” (que es el nombre propio de una
excelente obra de ensueño). Como psicópata, a veces podía convertir el sueño en
otra cosa o convencer a Cabeswater de intervenir en nombre de Ronan. Incluso si el
mal sueño era demasiado intenso para que Opal lo cambiara, a menudo podría
rescatar a Ronan haciendo que las cosas en los sueños hicieran cosas que no
habrían pensado hacer solos. Podía convertir una roca en una serpiente y arrojarla
a un monstruo, o podía hacer una espada con tierra o podía convertir la tristeza de
Ronan en una balsa cuando se estaba ahogando en arenas movedizas. No había
reglas en los sueños para que pudieras probar cualquier cosa.

Pero el mundo animal estaba lleno de reglas, y todas ellas eran reglas que hacían
las cosas más pequeñas y más esperadas. Opal no tenía poder aquí.

La mujer intentó convencer al pomo de la puerta del largo establo para que le dijera
que sí, pero no estaba de acuerdo con ella tan fácilmente como la puerta de la
granja. Ronan había diseñado un objeto soñado en el otro lado para hacer que la
puerta dijera no a la mayor cantidad de gente posible, sin importar lo que pudieran
tener en su bolso. Pero esta dama era a la vez un animal de ensueño y una
animalidad, al igual que él, y Opal no sabía si eso significaba que ella podría llegar
eventualmente.

Lasaqueadoradelibros
Si solo fuera un sueño, podría tirar del borde del campo y sacudirlo como una
manta. Ella podría gritar a la dama ciega. Podía aplaudir hasta que apareciera un
agujero donde caer.

Pero reglas.

Pero espera.

Con repentina inspiración, Opal se dio cuenta de que tenía una forma de cambiar
los sueños de Ronan en este mundo animal. Ella corrió hacia el bosque y buscó
todos los ciervos, conejos y zorros de Ronan, todos tarareando y cantando como la
línea ley a los oídos de Opal, y luego los llevó a los campos. Galoparon, se
amontonaron y se precipitaron hacia el largo granero. No fueron fáciles de gobernar.
Cuando perdieron el camino, Opal tuvo que morder los tacones de los animales más
grandes y patear a los zorros y conejos. Todos hicieron una conmoción terrible. La
dama alzó la vista a tiempo para ver que la iban a matarla. Opal no quería matarla,
por supuesto, aunque en el camino se había dado cuenta de que era una posibilidad
y si eso ocurría, ella ya había decidido dónde enterrarla para que las flores silvestres
cubrieran el agujero. Con una carrera rígida y poco práctica, la dama saltó al camino
de entrada y cerró la puerta del coche detrás de ella justo a tiempo para que los
animales más pequeños se lanzaran sobre su capucha y se dispersaran.

Opal se quedó sin aliento, cuando su ansiedad se desvaneció lentamente


reemplazada por la victoria. Ella lo había hecho. Ella realmente lo había hecho.

Pero entonces, terriblemente, la mujer levantó la vista detrás del volante de su


automóvil. Este no fue un día de ensueño. Fue un día de animales. Eso significaba
que nadie se despertó cuando se logró la victoria. El sueño no desapareció, el
paisaje no cambió, el telón no bajó. La dama todavía estaba allí, las criaturas
todavía estaban allí, y Opal todavía estaba allí, así que cuando la dama levantó la
vista, fue justo a tiempo para mirar a Opal que estaba parada entre la manada de
molinos. Había empezado a llover un poco, el tipo de lluvia que lo hacía a uno feliz y
triste al mismo tiempo, todas gotas rápidas y brumosas. Opal había perdido una de
sus botas mientras corría, y aunque sus patas peludas estaban ocultas en su
mayoría por la hierba y el resto de la bota, sin embargo se sintió picada por la
sensación de que esta dama la estaba mirando y también veía el sueño dentro de
ella. Esto era tan contrario a la regla, la regla de ser secreto, que descubrió que no
podía moverse, solo le mostró los dientes desagradablemente a la dama.

La mujer se alejó.

Opal nunca le contó a Ronan o Adam sobre ella. Estaba demasiado humillada para
admitir que la habían visto. Habían pasado bastantes días desde que había sido

Lasaqueadoradelibros
castigada.

Opal supersticiosamente comenzó a recorrer en los días en que Ronan y Adam se


iban. Si no estaba en casa para verlo, pensó, no volverían damas extrañas, y no
tendría que decidir si intervenir o no. Tan pronto como las puertas del auto se
cerrarán y el sonido del motor se apagará, ella se marcharía a explorar. Algunas
veces ella iría vagando incluso si Ronan estaba en casa, si se encerraba en el largo
establo donde no podía verlo.

Ella vagó al principio al lugar con olor a gasolina, pero después de un tiempo,
descubrió que el atractivo se desvanecía a medida que aprendía las reglas. Toda la
igualdad comenzó a ser aburrida y ella exploró más lejos a lo largo del borde del
bosque. Allí encontró una nueva cosa favorita para ver, que era un banco junto a un
arroyo. Era un buen riachuelo, de bordes afilados, de aguas negras y agitadas, con
hierba y musgo creciendo hasta el borde del mismo y, a veces, un pez o una bolsa
de plástico flotando pintorescamente en él, el banco había sido colocado en un giro
en donde el agua a veces se volvía blanca y espumosa. El banco estaba ocupado
por diferentes personas en diferentes momentos y estaban bien. Pero realmente su
favorita era una persona que volvía una y otra vez, siempre a la misma hora del día,
excepto si llovía. Era una mujer mullida, con forma de nube, con el pelo esponjado y
color de la nube, y siempre iba al banco con un libro y una comida. Los libros nunca
fueron el mismo libro. Eran gordos y tenían forma de ladrillo y las fachadas siempre
mostraban imágenes de hombres que no parecían tener camisas u otras
posesiones. A veces, todo lo que parecían tener era otro hombre o, a veces, una
dama o, a veces, los dos, a quienes tenían apretados. Los alimentos nunca fueron
la misma comida. A veces eran cosas que producían sonidos crujientes, cortos y
rápidos, y a veces eran cosas que emitían suaves sonidos de cloqueo, otras veces
eran cosas que no emitían ningún sonido excepto el satisfecho "ahh" de la señora
de la nube cuando terminaba. Opal disfrutaba viendo las comidas y los libros y el
disfrute de ambos por parte de la señora de la nube. Se sentía un poco como un
sueño, en la forma en que la felicidad de ella era tan grande que la sensación
recorrió todo el arroyo hasta el lugar donde se ocultaba Opal. Era agradable. Era
una escena a la que le gustaba volver a menudo. Además, el banco estaba lo
suficientemente cerca como para poder regresar a los graneros todas las noches sin
tener que hacer un nido, lo cual era conveniente ya que llovía casi todas las noches.

En uno de sus viajes de regreso de ver a la mujer de las nubes, Opal se encontró
con Adam. Sorprendentemente, brillantemente, parecía llegar a los Graneros a pie.
La gente no venía a los graneros a pie. Venían en autos que destrozarían su piso y

Lasaqueadoradelibros
no se sentirían mal por eso, así que manténgase fuera de su camino, según Ronan.
Pero aquí estaba Adam con sus piernas, saliendo lentamente a la vista a través de
la niebla que descendía por el oscuro túnel de árboles hacia la carretera. Opal
estaba encantada de descubrirlo viajando de la misma manera que ella. Lo encontró
a mitad de camino por el largo camino de entrada y retozó a su alrededor mientras
ponía un pie delante del otro mientras la última luz del final de la tarde los cubría a
ambos. Él no dijo nada cuando ella agarró su mano y luego bailó para agarrar su
otra mano.

Ronan estaba menos emocionado de descubrir la forma inventiva de viajar de


Adam. "¿Qué demonios, Parrish? Estaba a punto de irme por ti. ¿Quién te dejó?

"Caminé."

"Ja, ja." La risa real de Ronan no sonó como ja ja, pero esta no era la verdadera risa
de Ronan. Cuando Adam no explicó el chiste, dijo: "Caminé. ¿De donde?"

"Trabajo". Adam había dejado de retozar y en su lugar se quitó los zapatos y luego
los calcetines antes de sentarse en la mesa redonda de la cocina.

"Trabajo. Qué. El. Infierno. Te dije que iba a pasar a buscarte."

"Necesitaba caminar.” Adam apoyó la cabeza en la mesa.

Mientras Ronan colocaba el agua del grifo en un vaso y lo colocaba sobre la mesa
como si fuera capaz de hacer un agujero en la madera con él, Opal trepó debajo de
la mesa para golpear los pies descalzos de Adam. Las piernas que terminaban en
pies eran extrañas e interesantes para ella. Los pies de Adam eran largos, lampiños
y de aspecto vulnerable. Su tobillo sobresalía como sus muñequeras, como si sus
pies fueran manos muy extrañas. Tenía pequeños trozos de pelusa oscura pegados
a la piel, y salió en una raya cuando Opal lo frotó.

"No es el único lugar donde aplicaste", dijo Ronan, continuando la conversación.

"Pero era lo que más quería. Opal, detente ".

Ronan agachó la cabeza debajo de la mesa y le llamó la atención. "Por el amor de


Dios. Toma una jarra y ve afuera, atrapa veinte luciérnagas. No regreses hasta que
hayas atrapado veinte luciérnagas.”

Ella salió afuera. Había muchas luciérnagas en la luz menguante, pero no era buena
para guardarlas en el frasco mientras atrapaba otras nuevas, así que le tomó
bastante tiempo. No volvió a entrar cuando terminó, porque para entonces Adam y
Ronan habían salido, primero Adam, con la cabeza gacha, caminando rápido, las

Lasaqueadoradelibros
manos metidas en los bolsillos, los pies desnudos, sin mirar atrás, y luego Ronan,
haciendo una pausa para sacudirse la chaqueta antes de seguir a Adam. Ronan
llamó el nombre de Adam dos veces, pero Adam no se volvió ni respondió, incluso
cuando Ronan lo alcanzó.

Los dos caminaron en silencio por el camino de tierra hasta uno de los graneros en
los campos superiores, apenas visibles contra la oscuridad. Los árboles que
rodeaban el valle ya eran más negros que el negro.

"Puede que no me meta en ninguno de ellos", dijo Adam. "Pudo haber sido por
nada".

"Lo que sea. Luego haces una nueva lista ".

"No entiendes. Extrañaría un semestre a menos que obtuviera admisiones continuas


y eso arruina por completo la ayuda financiera. Mira, no espero que te importe esto."
Después de decir esto, Adam dijo, en una voz diferente,"Estoy siendo un mierda ".

"Tú eres. Y una mierda. ¿Dónde están tus zapatos? "

" Todavía debajo de la mesa ".

"Opal, ¿podrías conseguirlos para él?"

Opal no podía, porque era demasiado aburrido volver a la casa, cuando ellos
estaban aquí afuera emocionados en la oscuridad. Lo que ella podía conseguir era
ese tarro de veinte luciérnagas, que ella soltó en la cara de Adam mientras
correteaba por él. Él retrocedió mientras Ronan disfrutaba del paisaje.

"Ella es muy útil", dijo Adam.

"Lo sé. Espera.” Ronan hizo una pausa para quitarse los zapatos y meterse los
calcetines. Dejándolos al lado de la pista, él continuó junto a Adam con los pies
descalzos a juego.

Todas las criaturas de sus sueños estaban comenzando lentamente a reunirse en el


campo, había más sonido que vista en la oscuridad. Opal creía cada vez más que
estos animales eran estúpidos. Eran criaturas simples, no tan excelentes como ella.
Pero Ronan parecía gustarle de todos modos. Opal estaba un poco preocupada de
que le dijeran a Ronan sobre la mujer a la que habían perseguido, pero luego
recordó que las cosas no funcionaban de esa manera en el mundo animal. En
cualquier caso, cuando las criaturas vieron que Ronan no tenía cubos en la mano y
que Opal estaba cerca, permanecieron a cierta distancia, cortando la hierba o
hurgando en la tierra.

Lasaqueadoradelibros
Adam y Ronan solo dejaron de caminar cuando llegaron al último campo. Adam
nunca estaba allí cuando Ronan salía a conducir su automóvil en círculos y pareció
sorprendido de ver lo que Ronan le había hecho al paisaje. Miró la hierba aplastada
y las huellas de neumáticos embarradas durante un buen rato sin decir nada.
Posiblemente se sentía excluido. Opal había viajado con Ronan una vez cuando
conducía en el campo, no porque ella quisiera viajar en el auto, sino porque no le
gustaba que la dejaran afuera. La experiencia había sido agitada y fuerte. El coche
se quejó todo el tiempo, y el estéreo cantaba junto con chirridos electrónicos. Ronan
le había dicho que ya no le era permitido viajar con él después de que ella había
estado enferma detrás del asiento del acompañante, pero descubrió que no le
importaba. Ella preferiría ser excluida.

"Entrarás en uno de los otros", Ronan le dijo a Adam eventualmente. "No vas a tener
que hacer otra lista. No será lo que imaginaste, pero será igual de bueno."

"Recuérdame eso más tarde".

"Cuenta con eso."

Adam parecía un poco menos arrugado. Empujó un terrón de barro con uno de sus
dedos desnudos.

"¿El nuevo Cabeswater va a tener un lugar para hacer esto?"

Adam no estaba mirando a Ronan y entonces no vio la expresión complicada que


revoloteaba en la cara de Ronan, pero Opal sí.

"Va a ser una experiencia de compra única", dijo Ronan. "Estoy viviendo el sueño".

Esto hizo reír a Adam, y luego dejó escapar un profundo suspiro. Él parecía mucho
menos arrugado ahora. Se tomaron de las manos y todo se volvió menos
emocionante. Opal esperó para ver si había más voces alzadas o una discusión
sobre su utilidad, pero permanecieron en silencio hasta que dieron media vuelta
para regresar a la granja. Entonces, de lo único que hablaban era de cómo los pies
estaban doloridos y sucios, lo que no habría sido un problema si se hubieran hecho
con pezuñas.

El verano llegó. El verano hizo que las cosas se pusieran calientes, y tanto Adam

Lasaqueadoradelibros
como Ronan olían más en el verano, aunque no parecían darse cuenta o
preocuparse. Ronan accidentalmente comenzó un incendio en uno de los edificios
anexos más pequeños, y aunque esto comenzó con estruendo, terminó salvaje y
alegre, con Adam y Ronan arrojando cosas dentro mientras la música galopaba en
el fondo. El auto de Adam salió de los bloques y casi de inmediato regresó a ellos.
Había muchos ratones, que Opal disfrutaba atrapando y ocasionalmente comiendo.
La señora de la nube continuó trayendo libros y alimentos al banco junto al arroyo y
también comenzó a traer una maleta con tubos que se metieron en su nariz, lo cual
fue interesante e hizo que Opal se metiera cosas en la nariz durante unos días
después de verla por primera vez. Adam consiguió que una de las viejas
retroexcavadoras de la familia Lynch volviera a funcionar y cavó un agujero
estratégicamente ubicado en uno de los campos. Un resorte natural lentamente
comenzó a llenarlo y una manguera antinatural terminó el trabajo; los niños se
desnudaron y saltaron al agua resultante en los días más calurosos. Opal no quería
nadar, pero Adam le enseñó hasta que ella no tuvo miedo, y luego Ronan arrojó
objetos flotantes para que ella los buscara hasta que se cansó de estar en la orilla.
Se había soñado un par de alas negras andrajosas que no lo sostenían del todo y
las usó ahora como un trampolín temporal, permitiéndoles levantarla a media
docena de pies sobre el agua antes de dejarla caer con un chapoteo fangoso. Opal
flotaba sobre su espalda y pateaba las piernas como Adam le había dicho que
hiciera mientras los niños se aferraban unos a otros en el agua y luego se
separaban. El calor en el aire hacía que todo oliera y se pareciera más a sí mismo.
Todo fue muy bueno.

Sin embargo, el verano tenía animalidad, igual que un ser humano, y por eso
también tuvo que morir.

El final del verano fue bueno y malo. Bueno: Adam inventó un juego de pelota que
usaba ventanillas de cricket, pero eso era mejor que el cricket, y Ronan jugaba con
ella a veces mientras el humo de la parrilla pasaba junto a ellos y hacía que la ropa
de Ronan oliera delicioso. Malo: Ronan y Adam tuvieron más y más conversaciones
sobre si encontrarían o no la cura para la “mierda” antes de que Adam se fuera para
el otoño y si Adam debería o no tomar el auto de Ronan. A pesar de que Opal se fue
a solas, a ella no le gustó la idea de que Adam vaya a algún lugar porque podría
envejecer y morir sin regresar. Bueno: Ronan pasó menos tiempo soñando en el
largo establo y en su lugar pasó tiempo reparando otras dependencias, limpiando la
casa y escribiendo en la computadora que la dama había visto, lo que significaba
que Opal a menudo tenía días completos con él, solo tenía que compartir con
Chainsaw, a quien a Opal le molestaba muchísimo y a veces soñaba despierto con
comer. Malo: dos veces Ronan recibió una llamada telefónica de su Ganseyfriend y
las dos veces no dijo nada al teléfono, solo escuchó el repiqueteo del otro lado y
emitió gruñidos en respuesta. Ambas veces después de este Ronan fue y se acostó,
una vez en su propia habitación y una vez en la habitación de Aurora; La primera
vez, estuvo muy callado durante mucho tiempo, y la segunda vez tomó la fotografía

Lasaqueadoradelibros
de sus padres y lloró un poco sin hacer ningún ruido.

Para el final del verano, Opal no podía recordar la última vez que Ronan había
estado en el largo establo. El sonido de los sueños en él se estaba convirtiendo en
uno diferente, uno áspero, uno que había escuchado hace mucho tiempo, cuando
todavía estaba en un sueño. Una vez Adam preguntó: "¿Vas a hacerlo antes de que
yo vaya?", Y Ronan respondió: "No, si no puedo obtener lluvia". Adam comenzó a
decir algo y en su lugar dijo solamente: "sé de esa manera", y lo dejó ir. Hicieron
recorridos más largos y Adam se quedó en los Graneros más que nunca, pero Opal
sabía que esto era solo porque estaba a punto de irse por mucho, mucho tiempo. Se
enfureció y robó todo de los armarios de la cocina y lo enterró todo en el campo
superior, donde tenía la intención de poner el cuerpo de la dama de ensueño si se
trataba de eso. Cuando Ronan y Adam regresaron y le dijeron que esto era
inaceptable, ella mordió a Adam y se escapó.

Estaba tan mal presentida que no sabía qué hacer consigo misma. Ella quería hacer
que Ronan y Adam se sintieran tan mal como ella. Ella quería romper las reglas. Ella
quería romper cualquier cosa.

El largo establo apareció delante de ella, oscuro y pesado por la noche. Mientras
ella hacía para bordearlo, ella estaba, como siempre, atraída y repelida por lo que
contenía. Cada noche antes de esta, la repulsión había ganado.

Esta noche, sin embargo, pensó en la regla de no entrar en el largo granero y pensó
en que era una regla muy grande y vieja, y sería muy ruidoso y satisfactorio
romperla.

Ella tenía medio pensamiento de que podría romper todo lo que encontraba adentro,
también.

La larga puerta del granero no le decía que sí, sino una pequeña ventana que no
hubiera encajado un ser humano, así que ella se deslizó adentro.

Ella había esperado que fuera oscuro aquí, y tarareando con la energía de sus
sueños, pero deslumbró con pequeñas sorpresas de luz metidas en las esquinas y
revoloteando cerca del techo, y cualquier zumbido de la energía del sueño fue
ahogado por el fuelle de sus ansiosos pulmones y las pezuñas de su corazón
ansioso.

El piso estaba sucio. Las mesas estaban atestadas de papeles, vasos e


instrumentos musicales. Una obra de arte que no le gustaba se apoyó contra la
pared. Una puerta en el medio del piso se abrió para revelar otra puerta. Una puerta
trampa se abrió en el aire, y en el otro lado estaba el cielo azul. La mitad de una
computadora portátil estaba apilada en un teléfono del tamaño de un bloque de

Lasaqueadoradelibros
cemento. Opal no tocó nada. Ahora que los latidos de su corazón eran un poco más
silenciosos, el zumbido de los sueños surgió para tomar su lugar. El miedo se
tambaleó dentro de ella mientras se deslizaba y miraba, sus manos detrás de su
espalda, sus pezuñas raspando tierra. Esto era demasiado parecido a estar en la
cabeza de Ronan otra vez. Crudo y sin forma, sin reglas. Caminar a través de estos
sueños era como caminar por un recuerdo, recordar el país problemático donde ella
había crecido.

Podía decir que Ronan no había estado soñando por mucho tiempo. Todos estos
objetos tenían semanas y semanas de antigüedad. Nada tenía el persistente y
fuerte zumbido del recién soñado. En su mayor parte solo se veía el silencio sordo
de un viejo granero, y en el fondo, un golpeteo acuoso. La llamaba más que a
cualquier otra cosa, así que silenciosamente se abrió paso entre las cosas hasta
que encontró su origen.

Era un gran cubo de plástico. Podía decir que el cubo en sí no era un producto de
ensueño. Sus contenidos fueron Incluso desde fuera, los contenidos se sentían
felices y tristes, enormes y pequeños, llenos y vacíos. Era como la sensación de
felicidad de la mujer de la nube en el banco, pero se multiplicó muchas veces, y
sabía que los sentimientos en sí mismos eran sueños. Opal había olvidado la
intensidad de los sueños. Ella recordó que no les importaban las reglas de los
animales. Pero ella había olvidado cuánto.

No estaba segura de por qué levantó la tapa. Ella hubiera pensado que estaba
demasiado asustada. Después, pensó que quizás lo había hecho porque estaba
demasiado asustada. A veces las malas ideas eran tan malas que giraban alrededor
hasta que se convertían en buenas ideas.

Sus dedos temblaron cuando dejó la tapa a un lado.

Dentro de la basura, estaba lloviendo.

El crujido que había escuchado era el sonido de la lluvia que empañaba el interior
una y otra vez, recogiéndose en grandes gotas en los lados plásticos del cubo. De
vez en cuando, el trueno retumbaba, bajo y muy lejos. La felicidad y la tristeza que
Ronan había soñado bajo la lluvia la envolvió, y ella comenzó a llorar a su pesar.
Esta era la lluvia del nuevo Cabeswater, y había estado allí el tiempo suficiente para
que la tapa tuviese polvo. Lo había poseído todo el tiempo y nunca fue lo que le
impidió soñar su nuevo Cabeswater. Algo más debe haberlo detenido. Este
conocimiento la hizo aún más feliz y triste. Los sentimientos crecieron y crecieron en
ella, la tristeza lentamente menguó dejando solo felicidad.

Fue tal vez esto, junto con el zumbido de las cosas soñadas, lo que la hizo susurrar:
"¡Ori! Si ori! "

Lasaqueadoradelibros
Ella no había hablado el lenguaje de los sueños y esperaba una respuesta por
mucho tiempo.

Pero el sueño en la caja respondió. El trueno murmuró y la lluvia siseó, y toda la


lluvia se levantó de la caja. Llovió en la caja desde un pie por encima, luego dos,
luego cuatro. Entonces Opal levantó sus manos y no dijo nada más en el lenguaje
de los sueños, simplemente se apoderó de la lluvia y la hizo una bola porque pensó
que iba a funcionar.

Lo hizo; la lluvia se arrugó como si fuera pegajosa, recogiéndose en un grupo


oscuro que parecía un thunderhead. (cabeza de trueno (?) según la definición es
lo que se ve antes de una tormenta)

Ella rió, lo tiró al aire y lo atrapó. Cuando el grupo rebotó contra el techo, eructó una
ráfaga de rayos que nunca abandonó la nube. Ella lo atrapó con un pequeño golpe
de felicidad y tristeza, y luego lo dejó caer de nuevo en la basura. Después de una
pausa, ella tiró un poco del fajo de plumas y lo guardó en su suéter. Pensó que
estaba bien robar un poco, porque aún quedaba la mayor parte, y nadie lo sabría
porque no iba a decirle a nadie que había incumplido la regla de venir aquí. Ella no
iba a romper las cosas aquí. Iba a dejarlo como si lo hubiera encontrado.

"Llover, ¿de acuerdo?", Le susurró. La nube se disolvió de nuevo en la feliz y triste


lluvia de Ronan, y ella volvió a taparle la tapa. Había pasado tanto tiempo desde que
había jugado con cualquier cosa de ensueño.

Opal dio una palmada y giró, los cascos arañaron la tierra, y luego llamó a los otros
sueños en el largo establo.

El papel se agitó como pájaros y ella pellizcó sus alas hasta que se incendiaron y
luego pellizcó el fuego hasta que se convirtió en papel de nuevo. Ella rompió
bombillas en el suelo y barrió los fragmentos en hogazas de pan y luego ella abrió
los panes y sacó bombillas ininterrumpidas del medio. Ella flotó sobre libros y cantó
hasta que los sueños le cantaron. Ella jugó y jugó con todas estas cosas de
ensueño, sabiendo cómo hacer que todos hicieran cosas extrañas, porque ella
misma era una excelente persona soñadora, y había olvidado lo maravilloso que era
un sueño sin nada malo.

Más tarde, Adam la encontró sentada al borde del bosque. Por encima de ellos, el
sol se había deslizado detrás de los árboles y había dejado nubes rosadas como
cuchillos. Se sentó a su lado y juntos miraron hacia los Graneros. Los campos
estaban salpicados con el ganado dormido del padre de Ronan y los desvelados de
Ronan. Los techos de metal brillaban con novedad, todos ellos reemplazados por la
nueva industria de Ronan.

Lasaqueadoradelibros
"¿Crees que estás listo para decirme dónde están todos los platos ahora?",
Preguntó.

Ella tenía puñados de hierba en cada palma, pero no importaba lo que les hiciera,
se quedaban con la hierba. Esto era lo que significaba estar en el mundo animal.
Las reglas eran reglas. Se sentía bastante tambaleante, como si todo el miedo que
no había sentido en el largo establo mientras jugaba la hubiera atrapado.

"Regresaré", dijo.

Arrancó un poco más de hierba, pero se sintió un poco menos tambaleante después
de haberlo oído decirlo.

"No quiero ir, pero lo hago, ¿tiene sentido?", Le preguntó. Lo hizo, especialmente si
pensaba en cómo algunos de sus sueños son felices: la tristeza podría haberse
contagiado porque estaban sentados tan cerca. "Es solo que finalmente está
comenzando. Ya sabes. Vida."

Ella se apoyó contra él y él se apoyó contra ella, y él dijo: "Dios, qué año". Lo dijo
con tal sentimiento humano que el amor de Opal por él la abrumaba, y finalmente
ella se rindió y lo llevó a donde ella enterró todos los platos.

"Este es un gran agujero", dijo, mientras lo miraban. Era. Era lo suficientemente


grande como para enterrar a un intruso o un juego de mesa para doce. "Sabes, solía
pensar que ibas a ser más grande. Pero creo que ya has crecido, ¿verdad? Esta es
la forma en que eres ".

"Sí", dijo Opal, en inglés.

"A veces, la forma en que eres es un verdadero dolor", agregó, pero ella podía decir
que lo dijo con cariño.

Parecía que iba a estar bien.

Pero no estuvo bien.


Lo primero que salió mal fue la señora de la nube.

Lasaqueadoradelibros
Opal no había estado en el banco en varios días porque Adam y Ronan habían
estado en casa y ella no quería perder ningún minuto cuando estaban en casa. Pero
luego Adam se fue. No puedo creer que él no pueda hacer el trabajo él mismo,
estoy bien, regresaré y Ronan comenzó a trabajar en la computadora de una
manera aburrida, por lo que Opal se puso a vagar.

Era la hora del día equivocada para la señora de la nube, demasiado tarde, pero
Opal fue allí de todos modos, porque echaba de menos mirarla. Para cuando ella se
revolvió entre los árboles hasta el banco, el aire era tenue y el arroyo era
completamente negro, no blanco, y sonaba más fuerte de lo que lo hacía durante el
día. La hierba parecía gris y negra, y el musgo también parecía gris y negro, y el
banco también parecía gris y negro. Lo único que no era gris y negro estaba al lado
del banco en el suelo. Era blanco y nublado.

Cuando Opal se dio cuenta de que era la señora de la nube, gritó en el lenguaje del
sueño antes de que pudiera ayudarse a sí misma. Era solo que la imagen frente a
ella estaba tan equivocada que parecía una pesadilla.

Pero no era una pesadilla, era el mundo animal.

Opal vaciló al otro lado del banco durante varios minutos, esperando ver si la mujer
de la nube dejaba de ser una mancha blanca junto al banco, recordándose a sí
misma que era un secreto y debía permanecer en secreto.

Pero la señora nube seguía siendo una mancha blanca. Opal pisó fuerte sus
pezuñas y luego gruñó un poco, finalmente saltó sobre el arroyo. Se deslizó
lentamente hacia la dama de las nubes, pero supo de inmediato que no tenía que
preocuparse por permanecer callada. Ya no había animalidad para la señora de la
nube. Solo había un poco de mal olor y una caja de galletas colapsó junto a ella.
Opal lo revisó en busca de galletas, pero todas las habían comido, aunque no sabía
si la señora de la nube se las había comido o si las ardillas.

Tocó el pelo de la señora de la nube, que siempre había querido hacer, y luego tocó
los tubos que le llegaban a la nariz, luego tocó el cuerpo de la nube. No era tan
suave como se veía desde la distancia. Fue bastante sólido. Bastante real

Opal comenzó a llorar. Se mecía adelante y atrás al lado del cuerpo de la señora
nube, y ella se aferró a su propia gorra y se la colocó sobre sus orejas y ojos, y dejó
escapar los agudos y estridentes chillidos que Ronan le había dicho que no hiciera
ahora que estaba fuera de una sueño. Adam dijo una vez que eran tan ruidosos que
podían despertar a los muertos, pero no lo hicieron, no cuando los puso a prueba.
Este era el mundo animal, y las cosas muertas no podrían estar viviendo de nuevo
aquí. No fue como cuando Ronan fue asesinado una y otra vez en sus sueños. La
señora de la nube no iba a ser reiniciada y reaparecería en el banco la próxima vez

Lasaqueadoradelibros
que llegara Opal.

Opal odiaba este pequeño mundo animal y todas sus pequeñas y limitadas reglas.

Ella gimió y gimió hasta que oyó ruidos en el bosque, voces que se elevaban, otros
humanos, todavía llenos de animalidad. Ella se retiró a través del arroyo a su
escondite. Quería esperar para ver qué pasaría con el cuerpo de la señora de la
nube, pero sabía que sería más difícil escapar una vez que los otros estuvieran
cerca. Y no era como si hubiera muchas opciones para lo que seguiría. Podrían
comerse a la señora de las nubes o podrían llevársela, pero no harían lo que Opal
quería, que era volver a convertir a la dama de las nubes en un animal.

Así que se deslizó entre los árboles, llorando y gimiendo en su propia cabeza, hasta
que estuvo de vuelta en los Graneros. Luciérnagas le guiñaban el ojo mientras
caminaba por la hierba, pero no tenía corazón para atrapar ninguna. En cambio,
tropezó con el porche trasero y, para su sorpresa, encontró a Ronan ya allí.

No había encendido la luz del porche de atrás y, por lo tanto, no era más que otro
pilar que sostenía el techo hasta que ella se le acercó. El producto de ensueño en él
estaba desconcertando desagradablemente la misma estática que había estado
haciendo durante semanas, y su cara estaba cubierta por una luz gris de la tarde y
no le gustaba cómo no se parecía exactamente a él, pero a ella no le importaba lo
suficiente como para no caminar hacia él y abrazar su pierna.

Ronan la dejó aferrarse a él por un minuto, su mano en su cabeza, y luego dijo en


voz baja, "Opal, ¿podrías atrapar a Adam? Está trabajando en su automóvil ".

Cuando ella no se movió porque el automóvil de Adam estaba solo en la parte


delantera de la casa y Ronan podía ir allí, se lo repitió en latín. Esto era extraño
porque sonaba como un viejo tipo de él mismo, el tipo de él con el que habría
hablado en un sueño, donde había cosas que podrían matarlos a los dos. Pero esto
no fue un sueño; era el verdadero porche trasero de la verdadera granja.

Adam fue traído. Cuando dobló la esquina del patio, llamó a Ronan, "Opal tiene una
abeja en su sombrero, o como tú lo digas. Ella no lo dejaría ir. ¿En verdad la
enviaste?”

"Parrish", dijo Ronan. "Hay ..." Levantó los dedos para revelar que estaban
manchados de negro, como pintura negra. No, no como la pintura negra. Como el
opuesto de la pintura blanca.

"Que" dijo Adam.

Opal captó el ruido de las cosas un segundo después de que ella lo viera. Era un

Lasaqueadoradelibros
sonido que no era un sonido, un sonido que absorbía el sonido preciso de la línea
ley y lo cancelaba. Era nada y deshace, y ella lo recordó de la pesadilla del otoño
anterior. Era lo que casi la había destruido a ella y a Ronan, un monstruo sin nombre
real. El miedo comenzó a dispararse desde sus pezuñas hasta sus mejillas, todo se
enfrió y se estremeció.

Adam preguntó: "¿Lo soñaste?"

Ronan negó con la cabeza, y mientras lo hacía, un pequeño regate del mismo negro
escapó de una de sus fosas nasales.

Estaba saliendo de él. La última vez que sucedió esto, salió de él y salió de él y de
él mientras se retorcía en un automóvil, y salió de Opal mientras ella se acurrucaba
en el mismo automóvil. Lo había estado matando, imposible y terriblemente, como
en un sueño, solo que había estado despierto. Lo poco convincente de eso se
combinó en la mente de Opal con el olor del cuerpo de la dama de la nube. Esto era
demasiado, y cerró todos los pensamientos razonables dentro de ella.

Opal comenzó a gritar, alto y lloroso. Chainsaw agitó sus alas y comenzó a gritar
también. Sus voces se mezclaron, inseparables e idénticas, y la verdad también
gimió, que ambos eran sueños sin importar cuán bestialmente se sentían, ambos
eran los sueños de Ronan, y la mayoría de lo que los hacía diferente eran sólo
detalles, y la mayoría de lo que los hizo lo mismo moriría si Ronan muriera. Esto era
espeluznante y demasiado grande para pensar como siempre lo había sido, y por
eso no podía dejar de gritar.

Su grito y su miedo eran tan fuertes que parecía que no podía ver al mismo tiempo,
y así fue con confusión que se encontró sola afuera. Fue solo después de que ella
consideró retroactivamente el recuerdo que recordó a Adam tomando bruscamente
a Ronan del brazo y cerrando la puerta entre ella y ellos.

Chainsaw también había sido exiliada, y todavía estaba maullando y aleteando


lastimosamente. Opal apuntó una patada hacia ella (Chainsaw siseó) y luego probó
con el pomo de la puerta.

No la habían cerrado, pero no sabía si quería entrar.

Ella no sabía si tenía más miedo por él o de él.

Después de una discusión consigo misma, ella gateó y gateó dentro de la casa. Lo
hizo de la forma en que lo hizo cuando la dama invadió, sobre sus manos y rodillas,
sin hacer ningún ruido, y se escurrió por el pasillo. Si ella estuviera en un sueño, se
habría vuelto invisible. Ella podría hacer eso a veces. No había ninguna razón por la
cual la negrura que salía de Ronan le importaría si era visible o no, pero se sentía

Lasaqueadoradelibros
más segura de ser lo más secreto posible. Chainsaw se escabulló detrás de Opal,
no con cariño, sino prefiriéndola a la soledad y la incertidumbre. Opal escuchó sus
voces hasta que descubrió que estaban en la cocina, y luego ella y Chainsaw se
agacharon frente a la puerta, con los dedos enroscados en el viejo suelo de madera.
Podía escuchar claramente la estática en el sonido de Ronan.

"No iré si no se detiene", dijo Adam, y el corazón de Opal explotó de alegría. Ella
imaginó un otoño donde el auto de Adam se quedó en bloques y nada cambió.

"A la mierda", respondió Ronan. "Vas a ir".

"Realmente debes pensar que soy un monstruo".

"Ni siquiera comiences. Mierda. ¿Podrías ...?.”

“Dios ".

"Dios no me dará una toalla".

Adán fue golpeado por Opal y Chainsaw sin siquiera darse cuenta de que los dos
estaban acurrucados junto a la puerta, y luego bajó de nuevo exactamente de la
misma manera. El sueño de Ronan se enganchó. Chainsaw golpeó rápidamente su
pico para abrir y cerrar y Opal la apuntó con un puño para calmarla.

"¿Por qué está pasando esto?", Preguntó Adam.

"Esperaba que me lo dijeras." El sonido de Ronan se nubló y se quemó en Opal.

"¿Cómo puedo saber?"

"Tu sabes todo."

"No, quizás debería llamar a Fox Way". Pero Adam sonó dudoso. "Porque funcionó
muy bien la última vez".

La felicidad y la tristeza se elevaban en Opal, ambas a la vez. Ahora que no estaba


gritando, sabía lo que estaba causando la desaparición de la oscuridad. Porque a
pesar de que ahora habría preferido ser propiamente animal, todavía estaba hecha
de productos de ensueño. Además, ella no era solo un producto de ensueño, ella
era un excelente miembro de la comunidad, un psicópata, diseñado para salvar a
Ronan una y otra vez, desde que era una niña pequeña. Ella sabía lo que sonaba
como una cosa de ensueño, y sabía lo que la línea ley sonaba como una fuente de
sueños, y sabía como Ronan debía sonar, como un soñador. Lo sabía de la forma
en que sabía todo el tiempo que era una parte de él, una manifestación de una parte

Lasaqueadoradelibros
de él. Fue esta terrible verdad lo que la atrajo a otras cosas como ella al mismo
tiempo que la alejó.

Entonces ella podría salvarlo ahora.

Pero si ella detenía el presente que rezumaba sangre, ella tendría un futuro sin
Adam. Él acababa de decirlo: si no se detenía, no se iría.

Ronan abruptamente pasó a grandes zancadas de ella y de Chainsaw, lleno con un


propósito tan enérgico que tanto ella como el pájaro retrocedieron. Pero él no se
detuvo; acaba de abrir la puerta de entrada y salió. Adam, Opal y Chainsaw se
apresuraron a seguirlo.

Los tres se quedaron en la luz apacible y amistosa del porche y observaron a


Ronan. Él no estaba en el porche. Estaba al lado de su automóvil, que estaba sobre
sus ruedas al lado del automóvil de Adam, que estaba en sus bloques, y tenía todas
las puertas abiertas. La pequeña luz interior parecía el único ojo brillante de algún
tipo de criatura, y parpadeaba a veces cuando Ronan se movía adelante y atrás
delante de él. Estaba recogiendo basura de su automóvil, lo que hizo muy pocas
veces, más a menudo Opal tendría que hacerlo como un castigo, y colocando los
papeles y envoltorios en una bolsa. Opal no entendía por qué estaba haciendo una
cosa así con tanta furia. Él nunca comió la cosecha de basura. Seguramente no
podía creer que la recolección de basura lo ayudaría a deshacerse. Pero continuó
arrancando grandes cantidades de papeleo de sus raíces antes de meterlo en una
bolsa de Food Lion.

"Vamos, Lynch", dijo Adam.

Ronan recuperó un recibo mientras danzaba y giraba por el camino de entrada.


Eran deliciosos, pero a veces los bordes le daban a Opal un corte de papel en las
comisuras de los labios si se los ponía en la boca de manera incorrecta. Lo metió en
la bolsa. "A veces ni siquiera sé si soy real. Por qué no ¿Hay alguien más como yo?

"Tu papá. Kavinsky ".

"Quise decir personas vivas. A menos que sea un hecho que todos somos realmente
buenos siendo muertos ".

"Ronan. ¿Qué diablos estás haciendo?

Ronan puso una botella de refresco en la bolsa. "¿Cómo se ve? Limpiando el carro
antes de tomarlo. Solo quiero que vayas, esta noche ".

Adam se rió, pero fue una risa que sonó como un golpe de aire. "Es como si lo

Lasaqueadoradelibros
quisieras. Es como si una parte de ti siempre lo quisiera ".

Ronan rebuscó en el baúl, que era parte del automóvil del que se había prohibido la
cosecha de Opal. Había tratado de adivinar lo que podría estar allí, emocionandose
con las opciones más aterradoras y terribles (su favorito era que había otro Opal
allí). No podía ver lo que contenía ahora, pero estaba emitiendo un sonido metálico
y castañeteante.

"Eso no es cierto."

"Es como si no te importa si sucede, entonces. Es como si nunca tuvieras miedo.”

El ruido en el maletero se detuvo. Ronan dijo: "Ya sabías esa parte. Me jodieron
hace mucho tiempo, Parrish, y no cambiará pronto".

Adam se cruzó de brazos. Se estaba poniendo muy molesto, y el corazón de Opal


estaba lleno de amor por él, y cuando ella se aferró a él, él no la apartó. "Bueno, eso
no está bien conmigo".

"Afortunadamente para ti, parece que eso no va a importar". Ronan arrojó las llaves
de su auto en dirección al porche delantero. Chocaron y se estrellaron contra la
escalera más alta, donde se quedaron. Ronan a menudo perdía las llaves de su
auto al ponerlos en lugares estúpidos, y Opal pensó que era solo otro lugar estúpido
porque nadie pensaría en buscar las llaves en la escalera del porche delantero.

Adam se dio vuelta y solo miró hacia la puerta de entrada como si fuera lo más
interesante. No fue así, entonces Opal se volvió hacia Ronan, quien se dejó caer en
el asiento del pasajero y dejó que su bolsa de cosecha descansará en el suelo.
Black se estaba quedando sin orejas y empapando su cuello, y entre sus labios
separados sus dientes estaban cubiertos en él.

Ambos olieron mucho, pero ninguno de los dos dijo nada más. El automóvil estaba
sonando la primera nota de una canción, pero nunca más.

Ella no podría soportar esto. Ella gritó: "¡Kerah Kerah Kerah!"

Ella se tambaleó hacia él, sus cascos levantando grava. Ronan volvió su rostro,
pero ella ya había visto todo lo que él intentaba ocultar.

"No ahora", le dijo Ronan. "Por favor."

Pero solo estaba ahora. Este no era un sueño en el que Ronan se reiniciará y
soñara de nuevo, sin importar lo que sucediera. Este era el mundo animal, donde la
señora nube murió y se quedó muerta. Y Adam, que podría resolver muchas cosas

Lasaqueadoradelibros
con soluciones animales, nunca arreglaría esta. Fue un problema de sueño.

Lo que significaba que tenía que ser ella.

"Sueño", le dijo.

A ella no le gustaba mirarlo de esa manera, con los dientes, los ojos y las orejas
negras, pero antes lo había visto peor en un sueño. Ella se sentó en el camino de
entrada frente a él.

Él no la miró todavía.

"Sueño", dijo de nuevo.

Cuando él no le respondió, ella metió la mano en su suéter. No le gustaba hacer


esto, porque no quería ser castigada. Sería castigada por entrar en el largo establo
cuando se suponía que no debía hacerlo, pero si tenía que elegir, y se veía obligada
a hacerlo, prefería que la castigaran antes que matar a Ronan para luego morir.

Sacó un poco de la peluda nube de lluvia que había robado del largo establo. Lo
apretó un par de veces hasta que se convirtió en lluvia, y luego sostuvo su palma
frente a él para que las gotas se deslizarán sobre su piel.

La felicidad y la tristeza se apoderaron de ellos mientras un trueno apretaba contra


sus oídos.

Las escaleras crujieron cuando Adam se unió a ellas. Se agachó junto a Opal.
"Pensé que dijiste que no podías hacer la lluvia. Pensé que era por eso que aún no
lo habías hecho ".

Ronan respondió malhumorado: "Podría".

"No entiendo, entonces".

"Sueño", dijo Opal con urgencia. Estaba molesta de que no estuvieran aceptando su
solución al instante.

Ronan se limpió la cara en el hombro. Simplemente hizo ambas cosas. "No puedo
hacerlo tan bien como el anterior".

Opal estaba tan enojada que recogió su bolsa de cosecha y se la arrojó lejos de
ella. La mitad de su contenido escapó felizmente y voló por el patio antes de ser
atrapado en la hierba. Él nunca intentó mantener conversaciones mientras moría en
sus sueños. "¡Sueño!"

Lasaqueadoradelibros
"¿Es por eso que te detuviste?" Entonces, Adam pareció juntar las cosas, de la
forma en que siempre parecía saber cuando algo era algo de ensueño, y se volvió
hacia Opal. "Es por eso que esto está sucediendo, ¿no es así?"

"Vos pot", ella comenzó, y luego se reinició. "No puedes dejar de soñar. Los
soñadores sueñan. O esto."

"No", dijo Ronan. "No, me he detenido antes".

Adam preguntó: "¿Por tanto tiempo? ¿A propósito? Nada soñado accidentalmente?


Ha sido todo el verano, ¿no? ¿Cuándo fue la última vez que soñaste algo?

Era demasiado complicado de expresar en inglés, pero Opal pensó que no


importaba cuánto tiempo hubiera pasado, de todos modos. Dreamtime (el tiempo del
sueño) no funcionaba de la misma manera que el tiempo de los animales, ella lo
había descubierto, y por lo tanto a diferencia del tiempo animal, con sus reglas
absolutas y su marcha como soldado, el tiempo del sueño podría agotarse
repentinamente porque parecía que debería.

"¿Todo esto es porque estabas tratando de hacer que el nuevo Cabeswater fuera
perfecto?", Preguntó Adam.

Ronan se inclinó hacia atrás a través de la consola central y arrebató la puerta del
lado del conductor. La cerró de golpe y el repique del auto finalmente se detuvo.

"¿De qué otra cosa es el punto?"

"¿Recuerdas lo que me dijiste junto a tu lado?. Te dije que me lo recuerdes. No va a


ser lo que imaginaste, pero será igual de bueno' ".

Ronan suspiró. Él cerró los ojos. "Me gustaba más cuando lo decía."

"Lo apostaría."

"¿Se supone que tengo que soñar algo en este momento?"

Opal se alegró de ver que estaba girando lentamente su nave hacia la orilla de las
soluciones. Ella agarró su mano y la agitó. "Sí."

Sin abrir los ojos, Ronan preguntó: "¿Qué estoy soñando?"

El alivio de Adam llovió en la nube de su voz. "Dime una solución para el shitbox
para que pueda ir y pueda regresar. Y luego inventa un nuevo Cabeswater. No tiene

Lasaqueadoradelibros
que ser como el otro. Tan bueno como puedas hacerlo ".

La felicidad y la tristeza se elevaron en Opal, a pesar de que había perdido el


pequeño tramo del sueño de lluvia que había robado. Pudo haber sido solo su
propia felicidad y tristeza, sobre las cosas que iban bien y mal al mismo tiempo,
sobre la partida de Adam y la salvación de Ronan y la venida de Adam. Era gracioso
cómo un sueño solo contenía las mejores y más absolutas partes del mundo animal.
Había tenido tanto miedo de lo peor que había olvidado que echaba de menos lo
mejor.

Ya no temía la promesa de un nuevo Cabeswater. Ella era mucho más excelente


cuando estaba en un sueño.

"Sí", dijo Opal. "Porque quiero irme a casa."

Lasaqueadoradelibros

Intereses relacionados