Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD MANIZALES

CONTADURIA PÚBLICA

“MI PROYECTO Y MI SENTIDO DE VIDA”

ESTUDIANTE:

CATALINA DIAZ JURADO

DOCENTE:

JIMINSON RIASCOS TORRES

MAYO DE 2016
MI PROYECTO Y MI SENTIDO DE VIDA

Mi proyecto de vida es estudiar en la universidad para ser una gran Contadora


Publica y explotar todas las grandes ideas que se me presenten en el camino,
donde este segura que estoy haciendo algo correcto y lo indicado para mí.

Mi misión es ser una persona comprometida con mi vida personal, con Dios,
con mi familia y con mi trabajo, donde hasta las pequeñas cosas me hacen
realmente feliz, también estudio para ser alguien exitosa en la vida, para darle
ejemplo a mis hijas, para que sepan que lo que se quiere se logra con esfuerzo
y dedicación, que hay que trabajar y no quedarme sentada viendo como
triunfan las personas cercanas a mí y que hay que seguir creciendo profesional
y personalmente.

Mi visión es terminar de estudiar, poderme especializar para poder tener un


mejor desempeño en mi empresa para ayudar a mi esposo con en el
sostenimiento de nuestra familia, poder viajar y conocer muchos lugares del
mundo, también quiero desarrollar toda mi creatividad y ante todo ser positiva,
poder siempre tener ideas para la solución de problemas en la empresa y en la
vida cotidiana.

Mi proyecto de vida es trabajar en la empresa familiar, saberla llevar


contablemente de una buena manera para brindarle un bien a las personas de
mi ciudad y de mi empresa para así ser modelos centrados en el ciudadano, en
el que la construcción de la democracia, la participación social y la justicia,
alimente nuevas formas de vernos y formas de pensar, de relacionarnos con
nosotros mismos, con los otros y con el mundo.

La base para un mejoramiento de las condiciones de respeto, no discriminación


pues tenemos que relacionarnos con todo tipo de personas y tener en cuenta
las diferentes formas de pensar y racionalizar del otro en nuestra sociedad.

La cultura como un proyecto de construcción democrática y una buena


educación, donde el diálogo se da en la base para establecer nuevas formas
de relación y ambiente social.

Las nuevas formas del conocimiento y diálogos de manera dinámica. La


formación integral también nos da una perspectiva de aprendizaje
intencionada, pues siempre tenemos que ser responsables y tener ética, tener
una mente crítica hablando en el sentido de saber opinar, saber hablar de
diferentes temas y saber hablar con criterio y argumentos hacia lo que se esté
tratando, participar y ser creativos con capacidad de ayudar a nuestro entorno y
saber desarrollar aspectos como la inteligencia emocional, intelectual, social,
material y ética. Para el logro de todos estos proyectos, se requiere que las
disciplinas de nuestra carrera sean convergentes e integrativas, para evitar la
dispersión que la gran cantidad de saberes aislados, nos pueden llevar a la
confusión como a la incertidumbre o a la apatía.
También la base del éxito para ser un excelente profesional es tener amor a lo
que hacemos, a nuestra carrera pues es lo que vamos hacer durante toda
nuestra vida, debemos de ser organizados y saber que primero es nuestro
estudio pues no somos auto suficientes y siempre vamos a necesitar de las
personas que tenemos a nuestro alrededor y ellos de alguna manera nos van a
aportar en nuestra vida sea directa o indirectamente y nosotros debemos saber
que podemos aprovechar de cada persona para ser excelentes profesionales,
también tener constancia y comprometernos a cumplir todo lo que sea
necesario para alcanzar lo que queremos, sino hay compromiso, dedicación,
disciplina y pasión hacia lo que hacemos, y si nosotros no le damos la
importancia necesaria a los aportes que nos ofrece la universidad para nuestra
formación profesional, nunca lograremos ser unos profesionales exitosos.
Centrándonos en la disciplina podemos llegar a un entendimiento en los temas
de mayor dificultad, el estudio en horarios determinados y habituales generan
un mayor nivel académico y va a poder llevarnos a la excelencia.

Dentro del rol de un contador público corresponde ser líderes en nuestro


medio, y para ello debemos apropiarnos de todos los elementos administrativos
y humanos que nos llevan a abrirnos al mundo social y cultural.

Un estudiante enfocado en contaduría pública debe estar a la vanguardia


científica y tecnológicamente, con un alto reconocimiento regional y nacional
que responde a las necesidades de formación de la región y contribuye al
desarrollo sostenible a través de sus investigaciones y programas de extensión.
También velará por el desarrollo de las organizaciones públicas y/o privadas y
de la comunidad en general teniendo en cuenta el bienestar social y el medio
ambiente. Debemos Ejercitar un futuro profesional y solucionar dudas en los
diversos problemas que se presentan en las empresas, trabajar con principios y
manejarlos con base en una buena información.

Sería ideal poder Generar espacios de reflexión intelectual y conformar núcleos


de investigadores con profesores y estudiantes que conduzcan a la producción
de proyectos de investigación significativos, para las empresas a nivel nacional
e internacional.

El contador público debe tener unos conocimientos, un desarrollo moral y ético


porque tiene que desempeñarse como un ciudadano del mundo en la
globalización, tenemos que ser ciudadanos ecológicos es decir cuidar la
persona como tal y el entorno, tenemos que ser ciudadanos tecnológicos y
saber el manejo de las mismas y la aplicación, debemos ser seres políticos
para dar un servicio y defendernos en una comunidad para un bien de todos y
tener un manejo equilibrado de los recursos naturales, humanos, tecnológicos,
materiales y económicos. También el recurso cultural para conocer nuestra
historia, sus formas de vida para brindar más oportunidades y verdaderas
transformaciones sociales, debemos ser individuos con una escala de valores
acordes a una necesidad común. Con una aplicación de derechos humanos y
un cumplimiento de deberes partiendo de unos mínimos éticos en los diferentes
espacios pero los tenemos que aplicar partiendo de las empresas principales,
personas, familia, barrio, ciudad, departamento, país, continente y mundo
entero.
Tenemos que ser líderes en cualquier proceso que se nos presente, tener
dimensiones, también aprender a saber ser personas y ser ciudadanos
públicos es decir no solo que nuestra empresa marche bien económicamente
sino también preocuparnos por nuestro personal y que cada persona se
encuentre bien.

Debemos ser profesionales que ayudemos a desarrollar, construir y transformar


el mundo, tener un proceso evolutivo, buenas relaciones con los demás y una
buena convivencia, el dialogo, la toma de decisiones y la resolución de
conflictos. Debemos ser profesionales cognitivos y tener conocimientos sobre
cómo se realizan acciones en bien de una comunidad y ser ciudadanos
tecnológicos para estar acordes a transformaciones y evoluciones que se
presentan a diario y que facilitan los procesos de cambio.

Tenemos que tener respeto por el otro, tener visión en valores que se enfoquen
en la comunidad, debemos manejar todas las dimensiones en una empresa y
en nuestro mundo.

El ser humano debe conocer de normas de autoridad, aceptar, respetar y


cumplir con sus responsabilidades y obligaciones donde se desempeñe como
un ser político que actúa pensando en una comunidad y por lo tanto transforma
su entorno y lo demás en beneficio para el mundo, genera un bienestar
general, un bien cultural porque debemos conocer nuestra historia y conocer la
forma de vida de la gente para dar soluciones y respuestas a sus necesidades.

En especial en esta época de globalización, el imperativo básico para nuestro


desempeño, debe ser el conocimiento del mundo que nos rodea, el manejo de
sus técnicas y un buen acopio de relaciones humanas. La complejidad de la
situación actual nos obliga a ser receptivos, dinámicos y participativos,
aspectos que hay que buscar integrar, de modo que al llegar al fin de nuestros
estudios seamos no solo buenos estudiantes sino también ciudadanos de
nuestro país, y cosmopolitas de un mundo en creciente interacción.

Mi sentido de vida está en encontrar un equilibrio interno, esa paz interior que
se traduce en bienestar y armonía, que no significa que siempre nos sintamos
felices, pero que siempre involucre la coherencia entre lo que quiero que sea
mi vida y lo que hago cada día para que así sea.

Deseo una vida con propósitos y significados, viviendo en primer lugar desde el
amor propio, que no es egolatría, sino el reconocimiento de que soy un ser
único, digno de amar y de ser amado. Porque para dar amor tenemos que
albergar amor dentro de nuestros corazones, no podemos dar aquello que no
tenemos.

Cuando nos amamos podemos percibir que somos criaturas amadas del
universo y que por tanto nuestra vida tiene algún sentido, de lo contrario no
estaríamos aquí, ni siquiera existiríamos. Desde ese amor a nosotros mismos,
será posible percatarnos de nuestros talentos, virtudes, sentimientos y las
razones que nos estimulan a levantarnos cada mañana, para emplear todos
esos dones que hemos recibido de la vida, en el servicio a los demás. Dándole
así una dimensión trascendente a ese verbo que todos conocemos, pero que
pocos le damos su máximo potencial: Vivir. Intrínsecamente el ser humano
posee un auténtico deseo de vivir una vida lo más significativa posible.

En circunstancias especialmente difíciles, el hecho de saber que nuestra vida


tiene un sentido, nos puede ayudar a sobreponernos, recordándonos que
tenemos “algo” por qué vivir y por qué luchar, un sentido potencial que nos
aguarda para ser cumplido como una oportunidad para despertar, para que
crezcamos y empecemos a vivir desde la consciencia y el optimismo.

Cada uno de nosotros escribe su propia historia, de esto se deriva que el


propósito que demos a nuestras vidas, será una respuesta personal a nuestras
más profundas creencias y a nuestras circunstancias particulares. Lo más
importante no es el sentido de la vida en términos generales, sino el significado
concreto de la vida de cada uno de nosotros como individuos. Tu vida tendrá el
sentido que tú quieras darle.

Podemos saber cómo encontrar sentido a nuestra vida a corto plazo con metas
y logros, pero a largo plazo continuamos luchando con la misma profunda
pregunta: ¿Cuál es el sentido de mi vida? La respuesta a esta pregunta es una
de las más importantes en nuestra vida. Conocer la respuesta nos pone los
fundamentos para la real y plena satisfacción.

Aunque tengamos una vida con comodidades, continuamente pensamos que si


solo tuviéramos algo más, entonces sería más feliz. Solemos decir: cuando
termine mis estudios…, cuando encuentre un trabajo…, cuando tenga un
salario más elevado…, cuando tenga pareja…, cuando tenga hijos…, cuando
mis hijos sean mayores…, cuando tenga una casa más grande…, cuando
tenga un carro…, cuando tenga un carro mejor…, cuando tenga una pareja
mejor…, cuando me jubile… Y sin darnos cuenta se nos ha escapado la vida.
Pues, aunque vayamos consiguiendo cada una de esas cosas
continúa persistiendo el sentimiento de que algo nos falta, de que no sabemos
exactamente qué es lo que queremos hacer con nuestras vidas.

Podemos esperar pacientemente hasta que nos jubilemos… o hasta que llegue
nuestra muerte, si es que ya nos hemos conformado con “lo que nos ha tocado
vivir”. Pero también podemos elegir encontrar el sentido de nuestra vida ahora,
en este momento de nuestras vidas. Podemos elegir dejar atrás nuestras
enfermedades y sentimientos limitativos y empezar a disfrutar de la vida en su
máxima expresión.

Para ello habrá que dejar atrás años de condicionamiento, décadas de


falsedad, y enfrentarse a la verdad. La verdad que nos permitirá vivir en
completa libertad. La verdad que nos permitirá “ver la vida tal como es” y
no “tal como nosotros la vemos”, la verdad que nos permitirá crear una gran
diferencia en nuestras vidas y en la de los demás.