Está en la página 1de 5

Características del Marxismo

Entre las principales características de la escuela Marxista y su


crítica al sistema capitalista se encuentran:

 Busca la igualdad social: Todas las personas de una sociedad


son iguales independientemente de su situación económica.
 Habla del concepto de Plusvalía: Debido a que el trabajo crea
capital, este mismo medio genera riquezas de la cual se
aprovecha el empresario, dando origen a la acumulación
capitalista.
 Oportunidades iguales para todos: Todo individuo debe gozar
de las mismas oportunidades, el Estado debe tomar en cuenta
la capacidad de cada persona en el momento de dar beneficios.
 Necesidades cubiertas por el Estado: El Estado, sin
discriminación alguna, debe satisfacer las necesidades
básicas, por ejemplo, la ropa, la alimentación, el empleo, la
salud y la educación.
 Menor consumismo: El Estado se encarga de proporcionar una
buena distribución de bienes y servicios, disminuyendo así la
necesidad de competencia en el mercado y el exceso de
consumo.
 Regulación de precios por el Estado: La regulación de precios,
la sectorización económica y la centralización de los factores
de producción deben estar solo en manos del Estado.
Características del Marxismo

Entre las características del Marxismo podemos mencionar las siguientes:

 Sostiene la teoría que afirma que todo acontecimiento histórico ha sido


provocado por intereses económicos y no por valores espirituales. Esto
hace referencia al materialismo histórico.
 El valor de una mercancía se debe determinar por la cantidad de
trabajo que fue necesario para su producción.
 La única forma de generar riqueza es mediante el trabajo. La
acumulación de riquezas de capital es generada por la explotación de
los trabajadores.
 La sociedad capitalista está dividida en dos, el proletariado y la
burguesía.
 La lucha de clases en el capitalismo se da entre burgueses y
proletarios.
 La religión es una creación social que sirve como analgésico. La
realización de la humanidad no está en el cielo sino en la tierra.
 La sociedad ideal no tiene clases sociales. La clase gobernante se
elimina para crear una clase administradora del Estado que satisfaga
las necesidades del pueblo y elimine las luchas de clases haciendo una
sola sociedad ideal.
 La centralización de los factores de producción, regulación de los
precios y la sectorización económica deben estar en manos del estado.
Origen del marxismo

El marxismo tiene su origen a mediados del siglo XIX, tomando su nombre


del Karl Marx quien en compañía de Friedrich Engels, elaboró una teoría
inspirada en el socialismo utópico que buscaba la transformación de la
sociedad. Esta teoría también fue conocida como socialismo científico porque
era más pragmático que el socialismo presentado por los filósofos anteriores.

El corpus de la doctrina marxista se vio publicado por primera vez en


Londres en 1848 y tenía por nombre el “Manifiesto Comunista”. Este
apareció en vísperas de las revoluciones que se produciría ese año en varios
países de Europa como Francia, Alemania, el Imperio Austríaco e Italia.

Poco a poco los pensamientos de Marx lograron penetrar la clase trabajadora


de las fábricas generando presión en las sociedades industriales de Gran
Bretaña, Alemania, Francia e Italia y posteriormente, a otros países de
Europa. Sin embargo, es en Rusia donde las ideas de Marx sirven de gran
influencia en la Revolución Bolchevique y más adelante, se toman como
referencia en los gobiernos de Lenin y Stalin para dar mayor auge a la
ideología marxista comunista.

Años más tarde, el comunismo ocupó un sitio importante en los partidos


políticos de muchos países y esta ideología se instaló en Cuba luego de la
Revolución Cubana en 1958 y en países como Rumania, China, Laos,
Vietnam, Corea del Norte y algunos países africanos que no permanecieron
mucho tiempo bajo este tipo de gobierno

Origen del Marxismo

El llamado socialismo científico o marxismo nació en el siglo XIX, a partir de


las ideas de Marx y Engels, en pleno desarrollo de la Revolución industrial.
Aquella Revolución, la misma que habría de iniciar una era de progreso
material para la civilización, se fundó sobre uno de los capítulos más negros
de la historia, el de las injusticias sufridas por una nueva clase social, el
proletariado o clase obrera. Centenares de miles de hombres, mujeres y niños
se vieron obligados para subsistir a trabajar y vivir en penosas condiciones:
Con sueldos de
hambre, jornadas laborales agotadoras de 14 horas, expuestos a los
accidentes y los despidos arbitrarios, sin seguros médicos,
descansoo jubilación, hacinados en pequeños e insalubres apartamentos y
amenazados siempre por la mortal tuberculosis.

El marxismo nació con la publicación, en 1848, del Manifiesto comunista, obra


de Karl Marx y Friedrich Engels. El socialismo de Marx fue concebido como
una filosofía materialista y atea, en la que la historia se interpretaba como un
enfrentamiento
entre clases opresoras y oprimidas. Para Marx, en su tiempo, la
sociedad se presentaba dividida en dos clases antagónicas: la burguesía -
los opresores- y el proletariado -los oprimidos-. El marxismo entendía que el
pueblo trabajador debía tomar “conciencia de clase” y lanzarse al
enfrentamiento contra la burguesía. Era pues necesaria “la lucha de clases”
y la “Revolución”, es decir, la toma del
poder político por la fuerza. Obtenido el poder, se instauraría la “Dictadura
del Proletariado” que habría de imponer el fin de las clases y de la propiedad
privada. Finalmente, la Dictadura del Proletariado,
transformando la sociedad, llevaría a una sociedad perfecta, al Paraíso en la
Tierra.