Está en la página 1de 52

TÍTULO 1

TÍTULO DE CRÉDITO
HIPOTECARIO NEGOCIABLE

SUMARIO: 273. Antecedentes.- 274. Emisión.- 275. Contenido.276.


Primer endoso.- 277. Ejecución.- 278. ExtinciÓn.- 279. Normas
Complementarias.

273. ANTECEDENTES
Los arts. 240Q al 245 Q norman el Título de Crédito Hipotecario
Negociable, cuyos antecedentes se pueden encontrar en el Decreto
Legislativo NQ 637 en las denominadas Letras Hipotecarias y en la Ley
NQ 26702, que en su art 2399, introduce el Título de Crédito Hipotecario
Negociable (TCHN) (553). Por otra parte, la Ley NQ 27640, de 19 de
enero

) LEY NQ 26702, LEY DEL SISTEMA FINANCIERO Y DEL SISTEMA DE


SEGUROS.- ARTÍCU-

LO 239.- TÍTULO DE CRÉDITO HIPOTECARIO NEGOCIABLE.—

El título de crédito hipotecario negociable es un título valor a la orden y negociable por endoso, que tiene las siguientes
características formales:

1. Es emitido por el Registro Público en el que se encuentre inscrito el inmueble que se grave
con hipoteca.
2, Su emisión procederá en mérito al acto unilateral que practique el constituyente, de acuerdo al artículo 20100 del
Código Civil.

del 2002, incorpora los literales 4 y 5 al artículo 2450, dicho Título también
pueda ser emitido por las empresas del sistemåëlžlhts, financiero nacional u
otras entidades que a:-ltorice la de Banca y Seguros, acreedoras o no, cuando

853
ULISES MONTOYA

la garantía hipotecaria que respalde su crédito se encuentre o vaya a ser


inscrita en el Registro Público.
En cuanto a las normas complementarias aplicables a los Títulos de
Crédito Hipotecario Negociable, emitidos por la empresas del sistema

3. El gravamen hipotecario que representa el título es de primer rango y sirve exclusivamente como garantía del
crédito consignado en el mismo, con preferencia a toda acreencia de cargo del constituyente, cualquiera que sea su origen
o naturaleza.

4. Este valor es emitido en título a la orden del propietario del inmueble que se grava, señalando las referencias
que contenga el formulario que se aprobará mediante norma de la Superintendencia.

5. Es de libre negociación mediante endoso; y, en el acto de efectuarse el primer endoso


debe señalarse en el mismo título, el monto del crédito en cuya garantía se afecta, la fecha
de vencimiento del crédito, forma de pago plazos, tasas de interés y las demás condiciones
del crédito garantizado, constituyendo desde entonces el título de crédito hipotecario
negociable, título que además representa el crédito consignado en el mismo.
6. Con su endoso, se transmite además del crédito consignado en el título, la hipoteca que representa no asumiendo
los endosantes distintos del propietario, ninguna responsabilidad frente al último tenedor, quien sin embargo tiene todas las
acciones derivadas del título valor contra el propietario y goza de la preferencia exclusiva respecto de la hipoteca que
repiesenta el título hasta el monto total del crédito garantizado.

7. Protestado el título por falta de pago del crédito, en los mismos términos y
condiciones que la Ley de Títulos Valores señala para la letra de cambio se puede optar entre
disponer la venta del inmueble mediante el proceso judicial de ejecución de garantía previsto
por el Código Procesal Civil, o en forma directa y al mejor postor sin intervención de
autoridad judicial alguna en las condiciones que señalen las normas regulatorias que dicte la
Superintendencia.

8. El Registro Público levantará el gravamen hipotecario, en mérito a la


entrega en devolución del título de crédito hipotecario negociable, debidamente
cancelado por el último endosatario según la orden regular de endosos que figure
en el mismo título; manteniéndose entretanto el gravamen vigente, sin que proceda
su extinción en la forma señalada en el artículo 3 Q de la Ley NQ 26639.
9. El reglamento que se aprobará mediante norma de carácter general que expida la Superintendencia, señalará las
demás condiciones y formalidades aplicables.

financiero, entendiéndose como tales a la empresas de


operac10nes múltiples contenidas en el literal A del artículo
16 de la Ley General del Sistema Financiero y de Seguros y
Orgánica de la Superintendencia de Banca y Seguro, Ley NO
26702, u otras entidades que autorice la SBS, así como a
aquellos que sean endosados a favor de
854
TÍTULO DE CRÉDITO HIPOTECARIO NEGOCIABLE

dichas empresas, en garantía de los créditos directos o


indirectos que éstas concedan, se encuentran actualmente
normados en la Resolución N Q 942-2003 de la SBS de 23 de
junio del 2003.
Por otra parte mediante Res. SBS N O 897-2001 de 22 de noviembre
de 2001, se aprobó el Reglamento de Crédito Hipotecario para Vivienda
aplicable a las instituciones afiliadas a la Federación Peruana de Cajas
Municipales de Ahorro y Crédito (FEPCMAC), se incluye den tro de la
categoría créditos hipotecarios para vivienda, aquellos instrumentos en
títulos de crédito hipotecario negociable regido por la LTV y la Res.
SBS NIQ 020-2001, la que ha sido sustituida por la Resolución IN Q 942-
2003 de la SBS

Como medio de permitir un acceso masivo al


crédito hipotecario, y corroborando esta
configuración con la concepción de los títulos
valores negociables, el que representaba además
del crédito la hipoteca respecto de dicho
crédito, el Decreto Legislativo NO 637 crea la
Letras Hipotecarias (infra 306).
Posteriormente el Decreto Legislativo NQ 861,
Ley del Mercado de Valores, estableció en su 15
Q disposición final que los créditos respaldados

con garantía hipotecaria de primer rango que


hubiesen otorgado las empresas del sistema
financiero podían ser incorporados a un título
circulante, endosable libremente y sin obligación
alguna por parte del endosante. Dicho instrumento
fue denominado Certificado Hipotecario Endosable
(554). De allí se deriva al actual Título de
Crédito Hipotecario Negociable, el que está
regulado por la Sección Sétima del Libro Segundo
de la Ley de Títulos Valores.

855
ULISES MONTOYA
(554) En lo que respecta al Certificado Hipotecario
Endosable, el mismo ha sido eliminado al derogar la primera
disposición derogatoria de la Ley de Títulos Valores la 15a.
disposición final del Decreto Legislativo NQ 861.
MANFREDI

274. EMISIÓN

856
TÍTULO DE CRÉDITO HIPOTECARIO NEGOCIABLE

240.1 El Título de Crédito Hipotecario Negociable se expedirá a petición expresa


del propietario de un bien susceptible de ser gravado con hipoteca y que esté
inscrito en cualquier Registro Público, por acto uniiaterai manifestado mediante
escritura pública. El representante del propietario requiere de poder especial para
solicitar la expedición del Título de Crédito Hipotecario Negociable.
240.2 Sólo luego de constatar la inexistencia de cargas o gravámenes, el
respectivo Registro Público expedirá el título en formulario aprobado
por la Superintendencia Nacional de Registros Públicos en el caso de
registros públicos que dependan de ésta; y, en el caso de otros registros,
por la respectiva autoridad de control o supervisión.
240.3 Al expedir el título, el Registrador anotará el gravamen
hipotecario constituido por el valor total del bien gravado, según la
valorización de perito que debe ser insertada en la escritura pública,
gravamen hipotecario que será el único, otorgando la preferencia y
exclusividad en favor del tenedor del título, en respaldo del crédito que
se señale en el mismo documento en el acto de su primer endoso.
Concordancias:
CC. 2010. LTV. 4a DT, 5ë DT. LSFySS. 176, 239. Res. SBS. 942-2003.
Antecedentes:
LMV. 15a DE LSFySS. 239.
El Título de Crédito Hipotecario Negociable es un título
valor que representa la hipoteca de primer rango sobre un
bien determinado —que debe estar libre de todo gravamen, cargo
o medida de cualquier naturaleza— constituida, en forma
857
ULISES MONTOYA
unilateral, por el propietario del bien o por quien tenga
derecho a ello, título que puede ser transferido mediante
endoso pero siempre para garantizar un crédito dinerario ya

sea directo o indirecto. El título se emite solamente si en la partida


registral no consta gravamen o carga alguna, lo cual no significa que el
bien adquiera la condición de bien inembargable desde la emisión del
título, nada impide que por acto posterior pueda gravarse o trabarse
medidas que limiten la propiedad del propietario.
Corresponde al Registro Público en el que se encuentra inscrito el bien
hipotecado la emisión del título valor a petición del interesado, expresado
mediante el otorgamiento de una escritura pública, la que es de
observancia obligatoria aun en los casos que leyes especiales per mitan
prescindir del otorgamiento de la escritura pública para consti titir
hipotecas como puede ser el caso de la hipoteca agraria (art. 10 del
Decreto Legislativo N Q 653), o las hipotecas a favor de empresas del
sistema financiero por gravámenes no mayor al equivalente a 40 UIT
(art. 176 de la Ley NQ 26702).
Por ctra parte, el art. 240.1, al referirse a un "bien susceptible de ser
gravado con hipoteca", posibilita, según CASTELLARES, que de
modificarse el actual régimen de clasificación de los bienes en muebles e
inmuebles por la de inscribibles o inscritos y no inscribibles o no inscritos,
sería posible en un futuro constituir hipotecas mobiliarias sobre bienes
muebles inscritos, y también solicitarse la expedición del TCH N (555)
El registro del gravamen que emana del Título de Crédito Hipo
tecario Negociable debe coincidir con el valor del bien gravado,
para cuyo efecto debe contarse con la valorización de perito que
debe in sertarse en la escritura pública de constitución del
gravamen. En primer lugar, se tiene que el bien que no se puede
afectar parcialmente, sino por su valor íntegro, aun cuando el
crédito o el importe que res palda sea mucho menor. En segundo
lugar, tratándose de bienes que se encuentran afectos a empresas del
Sistema Financiero, la valorización debe ser realizada por los
858
TÍTULO DE CRÉDITO HIPOTECARIO NEGOCIABLE
peritos inscritos en el registro de peri tos. El art. 240.1 amplía el
espectro relativo a los bienes que pueden gravarse y ser materia de
incorporarse en el título de crédito, pues no sólo lo limita a los
bienes inmuebles inscritos en el Registro de la

(555) BEAUMONT CALLIRGOS, Ricardo y CASTELLARES AGUILAR, Rolando,


Comentarios a la nueva Ley de Títulos Valores, Gaceta Jurídica, Lima, 2000, p. 656.

859
ULISES MONTOYA YLANFREDI

Propiedad Inmueble, sino también a todo bien


inscrito en cualquier Registro Público.
Las personas que intervienen en el título correspondiente o en
su posterior circulación son: el propietario a la orden de quien se
emite título; el primer beneficiario, la persona a favor de quien se
emite la rantía real —que puede ser el mismo propietario—; y, el
tenedor dores que son quienes reciben el título mediante endoso y se
ten en acreedores hipotecarios.

El primer beneficiario del título es el


obligado principal y contra. quien accionará el
tenedor del título, debiendo tenerse en cuenta
que los endosantes previos no son responsables
por el pago del crédito contenido en el
documento. Así, respecto al crédito contenido en
el título, sólo responde el obligado principal
y, en defecto del pago se ejecuta la hipoteca,
es decir, al propietario del inmueble.
Es el Registro Público donde se encuentra
inscrito el inmueble el único autorizado para
emitir este título valor y lo hace a la orden
del propietario en base a una escritura
pública otorgada por éste o por quien esté
autorizado a gravar el inmueble. Se emite en
el formulario o formato aprobado por la
Superintendencia Nacional de Registros
Públicos.
Desde un punto de vista financiero, con el
título valor que repre senta la hipoteca el
propietario del inmueble podrá solicitar un
crédito, pudiendo utilizarse el título para
garantizar dicha deuda; en caso de incumplimiento

860
TÍTULO DE CRÉDITO HIPOTECARIO NEGOCIABLE
se podrá ejecutar judicial o extrajudicialmente
la hipoteca.
En cuanto a la emisión de los títulos por
parte de las empresas del sistema financiero, se
requiere contar previamente con la autorización
del propietario del bien que sirve de garantía,
y en su caso, de los deudores de los créditos
hipotecarios. Dichas autorizaciones deberán
constar por escrito y tendrán el carácter de
declaración jurada (art. 4Q, Resolución SBS NQ
942-2003).
En lo que se refiere al formato que contiene
el TCHN a ser utilizado en todos los Organos
Desconcentrados de la SUNARP se ha aprobado la
Resolución del Superintendente Nacional de los
Registros Públicos NQ 0573-2003/SUNAR/SN de 12 de
diciembre de 2003.
275. CONTENIDO

861
ULISES MONTOYA YLANFREDI

ARTÍCULO 241 2.- Contenido


241.1 El Título de Crédito Hipotecario Negociable debe contener:
a) La denominación de Título de Crédito Hipotecario Negociable y el
número que le corresponde;
b) El lugar y fecha de su emisión;
c) El nombre y número de documento oficial de identidad del propietario
que constituye el gravamen hipotecario, a cuya orden se expide el título;
d) La descripción resumida del bien afectado con el gravamen
hipotecario, según aparece de la inscripción registral;

e) El monto de la valorización que será el importe hasta por el cual se


constituye el gravamen hipotecario, con indicación del nombre de!
perito y de su registro o colegiatura respectiva;
f) La fecha de la escritura pública, nombre del Notario y demás datos de
la inscripción registral de la hipoteca; y
g) El nombre y firma del Registrador, con indicación de la oficina registral
correspondiente.
241.2 Además, deberá contener espacios adecuados para consignar
la información relativa al crédito garantizado y a los endosos.
Concordancias:
LTV. DT, 5a DT. Res. SBS. 942-2003. Resolución del Superintendente
Nacional de los Registros Públicos NO 0573-2003-SUNARP/SN.
Antecedentes:
LSFySS. 239.
Al igual que todo título valor, el Título de Crédito Hipotecario
Negociable debe contar con requisitos esenciales para que tenga
validez cambiaria. Los requisitos están contenidos en el artículo 241
de la LTV y ellos son: la denominación de Título de Crédito
Hipotecario Negociable y el número que le corresponde, lo cual
permitirá su identificación dentro de los múltiples títulos valores
regulados por la Ley. Son títulos que deben ser numerados, y por tanto
el número, a la vez que constituye un requisito de validez, es una
forma de controlar su emiSión por parte de la SUNARP.
Tratándose de Títulos emitidos por las empresas del sistema
financiero o endosados a favor de ellas, la Resolución SBS NP 924-
2003 impone requisitos adicionales (art. 3 incs. h a m), debiendo

862
TÍTULO DE CRÉDITO HIPOTECARIO NEGOCIABLE
incluirse dentro de su texto la referencia al monto del crédito y de la
garantía; el cronograma de pagos o fecha de vencimiento o pago del
crédito; la forma y lugar de pago; y "otras condiciones", las que deben
tener com_ patibilidad con la naturaleza del título.
El lugar yfecha de emisión es otro de los requisitos a efecto de
determinar la ley aplicable y los plazos de prescripción y de vencimiento
en su caso. La fecha generalmente nos permite establecer con meridiana
claridad la capacidad de la persona que emite el título, sin embargo, en
el caso del Título de Crédito Hipotecario Negociable, éste se emite por
el Registro Público, con lo cual se determinará si al momento de su
emisión los representantes tenían suficientes facultades para hacerlo, y,
en cuanto al otorgante de la escritura pública, al tramitarse ésta a través
de la Notaría se constata su capacidad para disponer o gravar sus bienes.
Después de todo, podría existir un lapso entre la fecha en que se otorga
la escritura pública y la fecha en que se emite el título, y para nuestros
efectos la fecha de la emisión del título es la que tiene el efecto
cambiario.
Otro de los requisitos es consignar en el título el nombre y número
de documento oficial de identidad del propietario que constituye el
gravamen hipotecario, a cuya orden se expide el título; y la descripción
resumida del bien afectado con el gravamen hipotecario, según aparece
de la inscripción registral. Dicha descripción debe aparecer igualmente
en el inserto correspondiente a la valoración que realice el perito, y debe
coincidir con los datos que aparecen en la inscripción registral.
Además debe insertarse en el título el monto de la valorización que
será el importe hasta por el cual se constituye el gravamen hipotecario,
con indicación del nombre del perito y de su registro o colegiatura,
cuando el título se endose a favor de una institución del sistema
financiero, el informe pericial debe ser emitido por un perito inscrito en
el registro de peritos valuadores adscritos al sistema bancario, quien se
responsabiliza por la veracidad del valor asignado al bien en la fecha de
la valuación, dicho valor se consignará en los títulos.

863
ULISES MONTOYA YLANFREDI

El valor asignado se consignara en el título y una copia de dicha


valuación estará a disposición de los potenciales tomadores en el
Rgistro Público correspondiente. Cuando la empresa tenedora de los
títulos considere que ha existido una sobrevaloración significativa -en
la valuación del perito realizada al momento en que éstos fueron
emitidos, comunicará dicha sobrevaloración al Registro de Peritos
Valuadores —REPEV—, adjuntando los documentos probatorios
respectivos para su estudio y aplicación de las sanciones que pudieran
corresponder. Sobre el particular, la Resolución 942-2003 del SBS
precisa que las empresas del Sistema Financiero autorizadas para
operar en esta modalidad de financiamiento sólo podrán recibir títulos
que representen hipotecas constituidas sobre bienes susceptibles de ser
hipotecados y que hayan sido valorizados conforme a los criterios
aprobados por la SBS, señalados en el Capítulo IV de la Resolución
SBS N572-97 y sus modificatorias.
En el título debe consignarse también la fecha de la escritura
pública, nombre del Notario y demás datos de la inscripción registral
de la hipoteca, así como el nombre y firma del Registrador, con
indicación de la oficina registral correspondiente. El título de crédito
hipotecario negociable se completa con los datos relativos al crédito
en el momento de su endoso.

864
TÍTULO DE CRÉDITO HIPOTECARIO NEGOCIABLE
276. PRIMER ENDOSO

ARTÍCULO 2422.- Primer endoso


242.1 En el acto de realizarse el primer endoso del título, deberá
consignarse en el mismo documento, el crédito que se garantiza,
plazo o plazos de su vencimiento, los intereses acordados y demás
condiciones del mismo; constituyendo desde entonces el Título de
Crédito Hipotecario Negociable, un título valor que representa la
hipoteca y el crédito consignado, en favor de su tenedor.
242.2 Con los subsiguientes endosos, se transfieren ambos
derechos, tanto el crédito como el derecho real de hipoteca que lo
garantiza, sin que el endosante asuma la responsabilidad solidaria
a que se refiere el Artículo 1 I Q frente al tenedor.
242.3 Si el propietario prevé que el primer endosatario será una
empresa del Sistema Financiero Nacional, queda facultado a
solicitar en el acto de constituir el gravamen hipotecario, que el
Registrador consigne en el Título de Crédito Hipotecario
Negociable que expida el nombre de

865
MONTOYA MANFREDI
ULßEs

dicha empresa que debe designarse en modo expreso como primer


endosatario, autorizando la entrega del título a dicha empresa a través
del mismo Notario que interviene en la escritura pública de constitución
del gravamen, sin que sea necesario en este caso que el propietario
intervenga y firme como endosante. Igualmente, en este caso en el que
el primer endosatario sea una empresa del Sistema Financiero Nacional,
el propietario podrá solicitar que el Registrador consigne en el título el
monto y condiciones del crédito que al efecto señale en el acto de
constituir el gravamen; o, autorizar a la empresa endosataria a completar
el título con las informaciones referidas al crédito, conforme al Artículo
IOQ.
Concordancias:
LTV. 10, 11. CC. 1183, 1242, 1248.
Antecedentes:
LMV. 13 DE LSFySS. 239.

En forma similar al caso del Warrant, en el TCHN el carácter


crediticio del título tiene su origen a partir de su endoso, y el título se
completa con los datos relativos al crédito, empezando por su monto.
En el momento en que se constituye la garantía, se está afectando el
bien por su valor íntegro, la misma que tiene relación directa con el
crédito que se recibe con el endoso, debiendo entonces determinarse el
monto de la obligación. Al realizarse el primer endoso del título, señala
el artículo 242.1, se consignará el plazo o plazos de vencimiento del
crédito, con lo cual la ley está permitiendo que el vencimiento sea a
plazo fijo o a plazos fijos, es decir, pueden fijarse varias fechas de
vencimiento y señalarse cuotas en cada vencimiento.
El pago deberá hacerse en las respectivas fechas que corresponda a
cada cuota o armada. Las fechas de pago y las correspondientes
anotaciones de los pagos realizados deberán constar literalmente en el
mismo título bajo responsabilidad del tenedor que recibe dichos pagos,
con obligación adicional de éste de expedir las respectivas cons-tancias
o recibos de pago. Se deberá indicar en el título los intereses acordados

866
TÍTULO DE CRÉDITO HIPOTECARIO NEGOCIABLE
y demás condiciones del mismo. La omisión en la indicación de los
intereses hará que, a partir del vencimiento, se devengue el interés legal.
En concordancia con el artículo 11 de la Resolución NQ 942-2003
de la SBS, en caso de pagos por cuotas o armadas, la falta de pago de
una o más de ellas, faculta al tenedor del título a dar por vencidas todas
las cuotas que se encuentren pendientes de vencimiento y requerir el
pago inmediato del monto total adeudado por el crédito garantizado.
El uso de esta facultad y el consiguiente requerimiento y plazo que
pueda concederse para ese efecto, dirigido al obligado principal,
deberá constar por escrito si el crédito garantizado es uno indirecto. En
el caso de crédito directo representado por el título, bastará el protesto
por falta de pago o la respectiva formalidad sustitutoria,
procedimientos que deben cumplirse aun cuando se trate de un título
con cláusula que libere del protesto, conforme señala el Artículo 243.1
de la Ley de Títulos Valores. Dicha formalidad consistirá en la
constancia por falta de pago del crédito puesta en el propio título, por
la empresa del sistema financiero tenedora del mismo.
El Título de Crédito Hipotecario Negociable incorpora el derecho de
garantía constituido por la hipoteca del bien, y el derecho de crédito que
legitima al tenedor del mismo. Su transmisión se hará mediante el endoso,
con lo cual se transmite no sólo el derecho de crédito, sino también el
derecho de garantía (art. 242.2); con la salvedad que a diferencia de otros
títulos valores, el endosante no asume responsabilidad solidaria por el
pago del crédito contenido en el título, el pago está garantizado con la
hipoteca del bien. Se produce entonces una transmisión con los efectos
propios de la cesión de derechos, y no con los efectos del endoso
cambiario.
El endoso es un acto que puede realizarse una vez emitido
el título a favor del solicitante; en caso que el propietario prevea
que el primer endosante será una empresa del sistema financiero,
podrá solicitar que el título se emita directamente a favor de la
867
MONTOYA MANFREDI

empresa que indique. En este último caso, el Notario está


facultado a entregar el título directamente a la empresa indicada,
sin que sea necesario que el propietario intervenga para ceder el
derecho. Además, el propietario del bien, al solicitar en la
emisión que el título sea entregado directamente a la empresa del
sistema financiero, podrá precisar el monto del crédito a
completar por el registro, según lo contemplado en el acto de la
constitución del gravamen, o en caso extremo, autorizar a la
empresa a completar el título, conforme a lo previsto en el
artículo 7Q de la Ley de Títulos Valores. La Resolución SBS NO
9422003 exige en este último supuesto que al completar la
información referida al crédito garantizado, se deberá incluir el
plazo o los plazos
ULISES

de vencimiento del crédito, los intereses acordados y demás


condiciones del mismo, así como la referencia al contrato que
origina el crédito y la fecha en que éste fue suscrito.

277. EJECUCIÓN

ARTÍCULO 243Q.- Ejecución


243.1 Protestado por falta de pago del crédito u obtenida la formalidad
sustitutoria respectiva, que deberá obtenerse aun cuando se hubiera
liberado de dicho trámite conforme al Artículo 52 2 , procederá la venta
directa del bien hipotecado, sin intervención de autoridad judicial, al
mejor postor, siempre que el precio por el que se enajene no sea inferior
al 75% (setenticinco por ciento) de la valorización señalada en el título y
la venta se confíe a una empresa del Sistema Financiero Nacional
autorizada a operar comisiones de confianza o fideicomisos, distinta ai
ejecutante. Sin embargo, el tenedor podrá optar por solicitar la ejecución
judicial de la hipoteca, conforme al Código Procesal Civil.
243.2 La facultad de venta que se confíe a una empresa del
Sistema Financiero Nacional conforme al párrafo anterior, tiene
carácter irrevocable y se mantendrá vigente hasta la extinción del
gravamen según lo dispuesto por el Artículo 244 2. No es de
aplicación a la naturaleza irrevocable de esta facultad el límite
del plazo a que se refiere el Artículo 153Q del Código Civil. Ante
868
TÍTULO DE CRÉDITO HIPOTECARIO NEGOCIABLE
el impedimento o imposibilidad de la empresa designada, a
petición del tenedor, la Superintendencia designará a la empresa
que se encargará de la venta directa.
243.3 En el caso de haberse pactado el pago del crédito
representado por el Título de Crédito Hipotecario Negociable en
armadas o cuotas, la falta de pago de una o más de ellas faculta
al tenedor a dar por vencidos todos los plazos y a exigir el pago
del monto total del título; o, alternativamente, exigir las
prestaciones pendientes en las fechas de vencimiento de
cualquiera de las siguientes cuotas o, inclusive, en la fecha de la
última armada o cuota, según decida libremente dicho tenedor.
Para ese efecto, bastará que logre el correspondiente protesto o
formalidad sustitutoria en oportunidad del incumplimiento de
cualquiera de dichas armadas o cuotas, sin que afecte su derecho
no haber efectuado tal protesto o formalidad sustitutoria
correspondiente a las anteriores o cada una de las armadas o
cuotas.
243.4 Si con el producto de la venta del bien hipotecado no se
cubre el monto total del crédito garantizado que señale el título,
el juez o la empresa del Sistema Financiero Nacional encargada
de su venta dejarán constancia de ello en el mismo documento,
en cuyo mérito el tenedor del Título de Crédito Hipotecario
Negociable tendrá acción cambiaria contra el primer endosante
por el saldo resultante.

Concordancias:
LTV. 52, 244. CC. 153. cpc. 720 y ss. LFSySS. 275 y ss.
Antecedentes:
LSFySS. 239.
En lo que se refiere a la ejecución del título, la Ley obliga
a que este título sea protestado indefectiblemente, sea ante el
Notario o Fedatario, o mediante la formalidad sustitutoria, es
decir, con la constancia de no haberse pagado el título consignado
por la entidad del sistema financiero designada como lugar de pago.
No otorga la Ley validez a la cláusula liberatoria del protesto,
aun cuando así conste en el título.

Por otra parte, la norma lleva implícita la


modalidad de la ejecución al indicar que se
procederá a la venta directa del bien
hipotecado, sin intervención de autoridad
judicial, en cuyo caso, deberá designarse a una
869
MONTOYA MANFREDI
empresa del sistema financiero que asuma este
encargo. La venta se hará al mejor postor
siempre que el precio por el que se enajene sea
superior al 75% de la valorización señalada en
el informe pericial que sirvió de base para la
constitución del gravamen. La ley otorga un
derecho de opción al legítimo tenedor para
optar por esta modalidad, o recurrir a la vía
jurisdiccional para ejecutar el bien conforme
a las normas del Código Procesal Civil. De
acuerdo a la Resolución IN Q 9422003 de la SBS
(art. 13) la limitación o renuncia a la
Èacultad de proceder a la venta directa deberá
consignarse de manera expresa en el título.
En los casos en que proceda la venta directa del bien, la
empresa que recibe el encargo lo hará a condición de que el precio
de venta que consiga, descontados los gastos y honorarios que
correspondan, no sea inferior al 75% de la valorización señalada
en el título. Para estos efectos, la empresa del sistema financiero
puede recurrir a los servicios de corredores de inmuebles,
martilleros públicos, medios de comunicación social y similares.
En el supuesto que el valor del bien no encuentre postores por
encima del porcentaje indicado, entonces es obligatorio recurrir a
las vías procesales normadas en el Código Procesal Civil, en cuyo
caso, la tasación será válida y servirá de base para determinar
las posturas en la ejecución.

870
Artículo 244: Extinción
244.1 El Registro Público levantará el gravamen, sin que sea necesario
escritura pública, sólo contra la devolución del título no endosado o
debidamente cancelado por el último endosatario en cuanto se refiere al
crédito que representa, manteniéndose el gravamen entre tanto vigente,
sin que proceda su extinción en la forma señalada por la Ley 26639.
244.2 También se levantará el gravamen y toda carga o derecho que se
hubiera inscrito en fecha posterior a la expedición del título, en los casos
de venta judicial o extrajudicial, en virtud de las respectivas constancias
que expidan ta autoridad judicial o la empresa del Sistema Financiero
Nacional que intervino en su enajenación, conforme al Artículo 243Q
acompañando en su caso, en devolución el título correspondiente. Dicha
constancia es suficiente para la inscripción registral del derecho de
propiedad en favor del adquirente y levantar todo gravamen o derecho
que pueda afectarlo.
244.3 El propietario que hubiere pagado el crédito consignado en el título
podrá solicitar la expedición de otro en su reemplazo, con la misma
formalidad prevista para su emisión original, devolviendo el título
debidamente cancelado por su último tenedor, manteniéndose en ese
caso el gravamen hipotecario inscrito en el Registro Público. El Registro
Público establecerá el procedimiento administrativo para este efecto.

Concordancias:
LTV. 243. CC. 2010. Ley 26639. 3.
Antecedentes: LSFySS.
239.

En el caso que la ejecución de la garantía se siga a través del


proceso judicial, el Juez, llegado el momento, ordenará se levante los
gravámenes que afectan el bien. De optarse por el encargo a una
entidad financiera para que venda el bien, la Ley le otorga facultades
para que a la devolución del título debidamente cancelado por el
último endosatario levante el gravamen que pesa sobre el bien
inscrito. En Io que respecta a las hipotecas el transcurso del tiempo no
hace que se pueda levantar el gravamen, al amparo de la Ley NQ
26639, pues el artículo 244.1 excluye esa forma de extinción de los
gravámenes. La extinción debe ser expresa, y derivada de la
devolución y cancelación del título.

867
ULISES MONTOYA IVLANFREDÍ

La empresa del sistema financiero nacional en cuya confianza


recaiga el encargo de vender el bien hipotecado, recibe dicho encargo
con el carácter de irrevocable hasta la extinción del gravamen, y no
corre para ello el plazo establecido en el artículo 153 del Código Civil
Si producida la venta, no se llegare a cubrir el monto total del
crédito, el juez o la entidad a cargo de la venta, dejará constancia
incorporando en el título la indicación del saldo pendiente, por cuyo
mérito el tenedor, tendrá expedita la acciÓn cambiaria contra el primer
endosante.
En el caso de venta directa y sin intervención de la autoridad
judicial, la empresa que interviene en su enajenación expedirá la
constancia de la venta realizada. Para tal efecto, el levantamiento del
gravamen se sujetará a lo dispuesto por el artículo 244 de la Ley de
Títulos Valores.
Según se ha expresado el artículo 242.2, la Ley no otorga acción
cambiaria contra los endosatarios del título; en este caso responde el
bien hipotecado, y en la acción cambiaria el primer endosante, es decir,
el que constituyó la garantía y originario merecedor del crédito.
La Resolución NO 942-2003 de la SBS señala que la obligación de
pago está referida al monto del crédito indicado en el título en favor de
su tenedor, la misma que está garantizada con la preferencia
hipotecaria, hasta por el equivalente al valor de realización del bien. El
tenedor del título puede exigir por la vía ejecutiva el pago del saldo que
resultase en su favor luego de aplicar el referido valor de realización
producido con la venta judicial o extrajudicial. El valor de realización
del bien será el concebido por el numeral 3 del Capítulo IV de la
Resolución SBS NO 572-97 y sus normas modificatorias y
complementarias. La norma reglamentaria contenida en el artículo 10

872
de la Resolución SBS NQ 942-2003, no permite accionar el derecho del
titular emanado del título por otra vía procesal que no sea la ejecutiva,
recortando la facultad que otorga la norma general contenida en el
artículo 18.2. Bajo la lectura del artículo reglamentario, el perjuicio por
el no protesto del título nos podría conllevar a una calificación de
negligencia, a la cual se aplicaría el artículo 1233 del Código Civil, con
la gravedad del caso que ello origina. En la medida que la facultad de
recurrir a la vía procesal sea potestativa, y ello constituya una
liberalidad del tenedor del título, se deja la potestad para que le tenedor
del título pueda acceder a la vía procesal que más le convenga.

866
ULISES MONTOYA MANFREDI

ARTÍCULO 2452.- Normas complementarias aplicables


245.1 Son de aplicación al Título de Crédito Hipotecario
Negociable, en cuanto no resulten incompatibles con su
naturaleza, las disposiciones referidas a la Letra de Cambio.
245.2 La Superintendencia queda facultada para expedir las
disposiciones complementarias aplicables a los Títulos de Crédito
Hipotecario Negociables que sean endosados a las empresas del
Sistema Financiero Nacional, en garantía de los créditos directos o
indirectos, que éstas concedan. La preferencia y exclusividad de la
empresa endosataria será en los mismos términos que la Ley N Q
26702 establece para el Warrant endosado a estas empresas.
245.3 Siempre que expresamente se señale en el texto del título
como estipulación en contrario que permite el Artículo 172Q de la
Ley NQ 26702, el Título de Crédito Hipotecario Negociable podrá
endosarse a una empresa del Sistema Financiero Nacional, para
garantizar una pluralidad de obligaciones que frente a ella
mantenga el propietario endosante. En este caso, el endoso del
título debe contener la cláusula no negociable u otra equivalente.
245.4 El Título de Crédito Hipotecario Negociable podrá también emitirse
bajo el siguiente régimen:
a) Con o sin intervención de notario público, puede ser emitido
por las empresas del Sistema Financiero Nacional, u otras
entidades que autorice la Superintendencia, acreedoras o no,
cuando la garantía hipotecaria que respalde su crédito se
encuentre o vaya a ser inscrita en el Registro Público;
b) El emisor debe contar con la previa autorización del propietario
del bien que sirve de garantía y, en su caso, del deudor del
crédito garantizado, otorgadas personalmente o a través de
representante debidamente facultado. Dicha autorización
puede ser simultánea o posterior a la contratación del crédito;
c) La emisión se podrá efectuar en cualquier momento posterior a la
autorización concedida por el solo mérito de ella. Las característi-

La Ley en su art. 244.3 contempla el caso en que el una vez


cancelado el crédito, puede solicitar la emisión de otro en reemplazo
del cancelado, para cuyo efecto deberá devolver el anterior,
manteniéndose en forma continuada el gravamen hipotecario, bap
solución de continuidad.

279. NORMAS COMPLEMENTARIAS

874
TITU'L0 DE CRÉDITO HIPOTECARIO NEGOCIABLE

cas de información dei crédito y de la garantía hipotecaria que


se consigne en el título de Crédito Hipotecario Negociable
deberán guardar correspondencia con la que obran u obraran
en ei Registro Público, bajo responsabilidad del emisor y, en su
caso, del notario. El Título de Crédito Hipotecario Negociable
podrá ser emitido a la orden del emisor o de la persona que
ésta disponga;
d) La emisión del Título de Crédito Hipotecario Negociable
importa la incorporación del crédito y de la garantía
hipotecaria en el mismo. A partir de su emisión, el propietario
del Título de Crédito Hipotecario Negociable es titular del
crédito y de la garantía incorporados al mismo. La
incorporación de la garantía hipotecaria en el título valor, sin
embargo, únicamente será oponible a terceros de buena fe
desde que se inscriba el acto de emisión en el Registro Público
donde esté inscrito el derecho de hipoteca. El título deberá
señalar si el acto de emisión se encuentra inscrito en el Registro
público;
e) La inscripción del acto de emisión se realizará
simultáneamente o con posterioridad a la inscripción de la
constitución de la garantía hipotecaria. La inscripción operará
por el mérito de la comunicación que el emisor o el notario
curse al Registrador, sin que se requiera para ello de
instrumento público, pero siempre simultáneamente o luego
que la garantía hipotecaria quede inscrita. Dicha
comunicación, que tendrá carácter de declaración jurada,
puede estar contenida en el acto por el que se inscribe la
garantía hipotecaria. La inscripción en el registro Público dará
publicidad a que el propietario del Título de Crédito
Hipotecario Negociable será el titular del crédito y de la
garantía hipotecaria incorporados al mismo.
f) La transferencia del Título de Crédito Hipotecario Negociable
importará la del crédito y la de la garantía hipotecaria que
incorpore. La transferencia de la garantía hipotecaria, sin
embargo, únicamente será oponible a terceros de buena fe
desde que el acto de la emisión sea inscrito en el Registro.
g) Son aplicables al Título de Crédito Hipotecario Negociable que
se emita en virtud del presente párrafo las disposiciones
contenidas en los artículos precedentes, en tanto no sean
incompatibles con las normas aplicables a éste; y,

875
h) La Superintendencia queda autorizada a expedir las
disposiciones complementarias que se requieran para la mejor
aplicación de lo dispuesto en el presente párrafo C).
245.5 El Título de Crédito Hipotecario Negociable, sea emitido por el
Registro Público, o por el acreedor con o sin intervención de notario,

Inciso 245.4 incorporado por la Ley 27640 del 19 de enero del 2002.

876
ULISES MONTOYA IVIANFREDf

puede también ser representado mediante anotaciones en cuenta sin que se


requiera de la previa emisión de un título físico, de acuerdo a las disposiciones
complementarias que se emita. A partir del registro contable en la Institución
de Compensación y Liquidación, la titularidad del crédito y de la garantía
hipotecaria a quien aparezca inscrito como propietario del Título de Crédito
Hipotecario Negociable en tales registros. Asimismo, la transferencia a el
referido título valor, conjuntamente con los derechos que confiere, operará
mediante anotación en cuenta. CONASEV queda facultada para expedir las
disposiciones complementarias aplicables a la representación del Título de
Crédito Hipotecario Negociable mediante anotación en cuenta C).

Concordancias:
'-TV. DT. LSFySS. 132 inc. 8, 172. Res. SBS 942-2003.
Antecedentes: LSFySS.
239.

En lo que se refiere a las normas complementarias que se aplican al


Título de Crédito Hipotecario negociable, el art. 245 2 .1 de la Ley señala que
le son aplicables las normas de la letra de cambio, en tanto que estas se
opongan con las normas propias de su naturaleza.

La Ley en su art. 245 Q .2 consagra el derecho preferencial de las


empresas del sistema financiero para anteponer el importe de sus
créditos en el caso de ejecución del título por parte de terceros,
haciendo valer en forma extensiva las normas relativas al Warrant
contenidas en el art. 132Q de la Ley NQ 26702. (supra 267).
En este sentido el artículo 9 0 de la Resolución NQ 942-2003 de
la SBS expresa que en los títulos hipotecarios emitidos por empresas
del sistema financiero, o endosados a favór de éste, la hipoteca
representada por el título constituirá garantía exclusiva del crédito
877
a favor de la empresa del sistema financiero, teniendo preferencia
frente a cualquier otro acreedor del propietario del bien afectado,
cualquiera que fuere el origen o naturaleza de las acreencias de
cargo de éste frente a terceros, aun los de carácter laboral,
alimenticio o tributario y, se encuentre o no el constituyente
sometido a proceso concursal.

Inciso 245.5 incorporado por la Ley 27640 del 19 de enero del 2002.

TÍTULO DE CRÉDITO HÍPOTECARIO NEGOCIABLE

En los casos de concurso de acreedores del propietario


del bien o de procesos concursales a los que éste fuese
sometido, las empresas del sistema financiero tenedoras de
títulos hipotecarios sólo participarán en dichos procesos
por el exceso que resultase a su favor, una vez que haya
culminado el proceso de cobro de su acreencia y venta del
bien afectado. El bien gravado con la hipoteca será separado
de la masa concursal, por el organismo encargado de dichos
procesos, constituyendo una identidad independiente del
resto del patrimonio del propietario. Sólo de existir saldo
a favor del propietario, luego de culminado el cobro del
título de crédito hipotecario con la venta del bien, dicho
saldo pasará a formar parte del patrimonio concursal o, en
su caso, será puesto a disposición del propietario del bien
hipotecado.
En cuanto al art. 245 0 .3 que concierne a
la utilización del TCHN para garantizar una
pluralidad de obligaciones que se tenga frente
a una empresa del sistema financiero, se debe
tener presente lo establecido en el art. 1 0 de
laLey N O 27851, que dispone que la hipoteca
representada por el título no respalda otras
deudas u obligaciones distintas al crédito que
originó su emisión o primer endoso, salvo que
se estipule expresamente en el título y en el
contrato de garantía que sirve además para
garantizar otras deudas y obligaciones del

878
deudor a favor de la empresa emisora o
endosataria, en cuyo caso debe agregarse
necesariamente cláusula que limite su
negociación. Cuando el bien afectado en
hipoteca a favor de la empresa es de propiedad
distinta al deudor, éste sólo respaldará las
deudas y obligaciones del deudor que hubieran
sido expresamente señaladas por el propietario
de la garantía. Estos aspectos también se
menciona en el art. 90 último párrafo de la
Resolución de la SBS NIQ 942-2003 en su último
párrafo, en concoE dancia con la Ley NQ 27682.
El art. 245 2 .4 norma la emisión de estos
Títulos en el caso que los efectúe una
entidad del Sistema Financiero Nacional, u
otras entidades que autorice la
Superintendencia de Banca, las que pueden
emitirlas cuando la garantía hipotecaria
que respalde su crédito se encuentre o vaya
a ser inscrita en el Registro Público, con
o sin intervención del notario público.
Para tal efecto se requiere que:
a) La previa autorización del
propietario del bien que sirve de
garantía, y en su caso, del deudor del
crédito garantizado.

879
Sección Novena

CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y
CARTA DE PORTE
TÍTULO 1
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y
CARTA DE PORTE

SUMARIO: 280. Concepto.- 281. Conocimiento de embarque.


281.1. Contenido. 2812. Emisión. 281.3. Acción cambiaria.
281.4. Conocimiento de embarques especiales.- 282. Carta de
porte. 282.1. Concepto. 282.2. Antecedentes. 282.3. La
carta de porte y el contrato de transporte. 282.4. Carta
de porte terrestre y aérea. 282.5. Contenido. 282.6.
Emisión y acciones cambiarias.

280. CONCEPTO
La expresión Conocimiento de Embarque se ha venido utilizando
para identificar un título valor representativo de mercancías que
son materia de un contrato de transporte marítimo o aéreo, en tanto
que la denominación de Carta de Porte se ha utilizado para
identificar un título valor representativo de mercancías, pero en
el campo terrestre. El conocimiento de embarque fue uno de los
primeros títulos valores que aparecieron. Su data es del año 1737,
en donde por primera vez fueron reglamentados por las Ordenanzas de
Bilbao, que definía este título valor del siguiente modo: "El
conocimiento es una obligación particular que un capitán o maestro
de navío otorga por medio de su firma, en favor de un negociante que
ha cargado en sus navíos algunas mercaderías u otras cosas para
llevarlas de un puerto a otro, constituyéndose
a entregarlas a la persona que se expresó en el conocimiento
que a orden o a la del cargador por flete concertado antes
de cargarse".
El carácter de título valor como valor consiste en
representar un derecho de dominio sobre mercancías que se
encuentran en un estado de movimiento por su transporte de
un lugar a otro, y su utilidad consiste, precisamente en el
derecho de propiedad incorporado al título de forma tal que
su transmisión conlleva la transmisión de la mercadería en
él representada, por ello es que clasificamos a este título
como un título valor de dominio. Su circulación esta dada
por el endoso del título y la entrega del mismo. Es un título
causal, en el sentido de que solamente tiene su fundamento

875
ULISES MONTOYA MANFREDI

y origen en el contrato de transporte, sea cual fuere el


medio que se utilice y además porque en el mismo texto del
instrumento van relacionados esos elementos del contrato
mismo y porque este título constituye la prueba principal
de su celebración.
La carta de porte y conocimiento de embarque no se separan del
contrato de transporte, sin que esto quiera decir que no tengan cada
una su independencia propia. Además, no puede ser posible en otro
tipo de contrato. La carta de porte o conocimiento de embarque
normalmente se deben expedir en dos ejemplares, a diferencia de otros
títulos, como la letra de cambio, el cheque y el pagaré, en los que
se expide sólo uno.

281. CONOCIMIENTO DE EMBARQUE

SECCIÓN OCTAVA
DEL CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y
LA CARTA DE PORTE
TÍTULO PRIMERO
DEL CONOCIMIENTO DE EMBARQUE
ARTÍCULO 2462.- Conocimiento de Embarque
El Conocimiento de Embarque representa las mercancías que son objeto
de un contrato de transporte marítimo, lacustre o fluvial. Las normas de
esta ley son de aplicación al Conocimiento de Embarque en todo aquello
que corresponda a su naturaleza y alcances como título

876
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y
CARTADEPORTE

El conocimiento de embarque por vía marítima debe expedirse por


lo menos en dos ejemplares, uno firmado por el transportador y
entregado al remitente o cargador, el cual tiene la naturaleza de
negociable, y otro firmado por el cargador o su representante y
entregado al transportador o su representante, el cual, tiene la categoría
de no negociable
SÁNCHEZ CALERO (556) comenta que la función del
conocimiento como instrumento representativo de las mercancías
nació históricamente después de las funciones de ser pruebas del hecho
de la carga y de legitimar al tenedor que reuniera determinados
requisitos para retirar las mercancías en el período en que éste se
encontraba en viaje, esto dio lugar a que se admitiera su uso comercial,
Io que se halla recogido en algunas ordenanzas del siglo XVII, según
el cual se consideraba que quien tuviera la posesión del documento,
tenía la posesión de las mercancías transportadas. Posteriormente este
uso se extendió y fue recogido por algunos códigos del siglo XIX, de
los cuales la primera formulación con carácter general quizá sea la del
Código de Comercio español de 1829.
Sobre el conocimiento como documento de crédito, Atilio
MALVAGNI refiere (557) que (...) además de constituir el
documento del contrato de transporte (...) la prueba del
embarque de la mercadería, el conocimiento desempeña una
tercera función, cual es la de ser un

(556) SÁNCHEZ CALERO, Fernando, "El contrato de transporte marítimo de


mercancías", en Cuadernos del Instituto Jurídico Español, NIQ 8, Roma-Madrid, 1957, p.
108.
877
ULISES MONTOYA MANFREDI
(557) MALVAGNI, Atilio, Contratos de transporte por agua, Depalma, Buenos Aires,
1956, p. 723.

documento representativo de la mercadería, y por tal ins-


razón, un trumento de crédito. Con tal carácter en la
práctica, el conocimiento circula de mano en mano en
sucesivas transferencias, que significan otras tantas
negociaciones de las mercaderías que representa, con las
cuales ella es vendida o entregada en 17arantía de una
operación de crédito, mientras aún se encuentra en viQie,
Al incorporarse así el conocimiento a la categoría de
títulos de crédito (. . .), agiliza todas las operaciones
que pueden hacerse con la mercadería, independientemente
de la llegada a destino de ésta y de su entrega a los
adquirentes, y desempeña una función econÓmica que en otra
forma deberían quedar inmovilizadas durante todo el tiempo
del transporte de la mercadería.

La carta de porte y el conocimiento de embarque tienen


prácticamente los mismos elementos del contrato de transporte.
El suscriptor del título es el transportador, quien entrega un
ejemplar negociable al remitente o cargador, es decir, la persona
que encarga la conducción de las mercancías de un lugar a otro.
El remitente y el destinatario pueden coincidir en la misma
persona, pero la obligación del remitente es siempre enviar la
carta de porte y conocimiento de embarque en su original al
destinatario, para que éste reclame las mercancías transportadas
mediante la exhibición del título o puedan negociarlo de acuerdo
con su ley de circulación.

El conocimiento de embarque está ligado a un


contrato de transporte marítimo, lacustre o fluvial, que
viene a ser el medio por el cual se transportan las
mercaderías contenidas en el documento. El tenedor de
este título puede reclamar para sí las mercaderías
contenidas en dicho título.

La primera disposición derogatoria de la Ley


NQ 27287 ha derogado las normas del Código de
Comercio relativa al contrato de transporte
terrestre (arts. 344 al 374), con lo cual se ha
suprimido la tipificación del contrato,
concordante con el proyecto de la nueva Ley de
Transporte. No obstante ello, las pautas
establecidas para la emiSión del título valor
importan el contrato de transporte en sí mismo.
Además, en lo que se refiere a las normas
supraregionales tenemos la Decisión INQ 399 del
878
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y
Acuerdo de Cartagena que concibe a la Carta de
Porte Internacional por Carretera, definiéndola
como el documento que prueba que el transportista
autorizado ha tomado las mercancías bajo su
responsabilidad y se ha obligado a
transportarlas y entregarlas
CARTA DE PORTE

de conformidad con las condiciones establecidas en ella o en el contrato correspondiente.


Asimismo, concibe al Contrato Internacional de Mercancías por Carretera como aquel acto
o negocio jurídico por medio del cual el transportista autorizado se obliga para con el remitente,
por el pago de un flete, a ejecutar el transporte de mercancías por carretera, desde un lugar en
que las toma o recibe hasta otro de destino señalado para su entrega, ubicados en diferentes
Países Miembros. Resulta conveniente resaltar el ámbito de aplicación de la Decisión N O 399, para
poder tener en claro su campo de acción, el cual se encuentra circunscrito al transporte
internacional de mercancías por carretera que se efectúe entre Países Miembros del Acuerdo de
Cartagena, o en tránsito por sus territorios.

281.1. Contenido

879
ULISES MONTOYA MANFREDI
ARTÍCULO 2472.- Contenido
247.1 El Conocimiento de Embarque podrá contener:
a) La denominación de Conocimiento de Embarque;
b) El nombre, el número del documento oficial de identidad y domicilio
del Cargador;
c) El nombre y domicilio del Beneficiario o Consignatario a quien
o a la orden de quien vayan dirigidas las mercancías, pudiendo
ser el propio Cargador;
d) La indicación de la modalidad del transporte;
e) La naturaleza general de las mercancías, las marcas y
referencias necesarias para su identificación; el estado
aparente de las mercaderías, el número de bultos o de piezas
y el peso de las mercancías o su cantidad expresada de otro
modo, datos que se harán constar tal como los haya
proporcionado el cargador, quien debe además señalar, si
procede, su carácter perecible o peligroso;
f) El monto del flete de transporte y de los demás servicios
prestados por el Porteador, en la medida que deba ser pagado
por el Consignatario;
g) La fecha y lugar de emisión, puerto de carga y descarga y la
fecha en que el Porteador se ha hecho cargo de las mercancías
en ese puerto, así como el lugar y plazo de entrega de la
mercancía objeto

880
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y
del transporte, si en este último caso en ello hubieran convenido
expresamente las partes;
h) La declaración del valor patrimonial que hubiere declarado el gador, si en
ello han convenido las partes;
i) El número de orden correspondiente y la cantidad de originales emitidos,
si hubiere más de uno;
j) El nombre, firma, el número del documento oficial de identidad y
domicilio del Porteador que emite el título, o de la persona que túa en su
nombre;

k) La declaración, si procede, de que las mercancías se


transportarán *R o podrán transportarse sobre cubierta; y
l) Cláusulas generales de contratación del servicio de transporte y cualquier
otra indicación que permita o disponga la ley de la materia.
247.2 La omisión de una o varias de las informaciones que
contiene el presente artículo no afecta la validez jurídica del
Conocimiento de Embarque; ni la nulidad de alguna estipulación
conlleva la nulidad del título, el que mantendrá los derechos y
obligaciones que según su contenido tenga.
Concordancias:
Circular 46-049-94-Aduanas/lNTA. Passim.
Antecedentes y Fuentes:
C. de C. 719. Reglas de Hamburgo. 15. C. de C. (España). 706.
El Código de Comercio, en su artículo 719, disponía que: "El capitán
y el cargador del buque tendrán obligación de extender el conocimiento, en
el cual se expresará: 1. El nombre, matrícula y porte dei buque. 2. El del
capitán y su domicilio. 3. El puerto de carga y el de descarga. 4. El nombre
del cargador. 5. El nombre del consignatario, si el conocimiento fuere
nominativo. 6. La cantidad, calidad, número de los bultos y marcas de las
mercaderías. 7, El flete y la capa contratados. El conocimiento podrá ser al
portador, a la orden o a nombre de persona determinada, y habrá de firmarse
dentro de las veinticuatro horas de recibida la carga a bordo, pudiendo el
cargador pedir la descarga a costa del capitán si éste no lo suscribiese,
y, en todo caso, los daños y perjuicios que por ello le sobrevinieren"
Los requisitos de contenido del conocimiento de embarque no
responden a los claros conceptos de los títulos valores, en la medida que

DE PORTE

881
ULISES MONTOYA MANFREDI
trata de un título de circulación internacional, sobre todo
cuando e nos referimos al tráfico marítimo, razón por la cual los
requisitos de è;contenido no son precisamente esenciales, son
facultativos, lo cual nos permite considerar que de acuerdo al tenor
del título se pacten las obli-

gaciones de las partes desde el punto de vista contractual. Este


título, al igual que la carta de porte, se encuentra cargado de
anglicismos prác Oe ticos de lo cual es necesario tomar conocimiento
al amparo de las norinternacionales para reflejar el grado de
compromiso contractual que de él deriva.

La denominación del título es conocimiento de embarque.


La Ley no es limitativa en el sentido de perjudicar el título si en su
denominación se incorpora un nombre equivalente para identificar
al título; será válido si de su contenido se induce que responde a
los caracteres propios de un documento que respalda el transporte
de mercadería. En efecto, el contenido del título no es riguroso en
cuanto a formalidad, pues a diferencia de la regulación contenida
en el artículo 719 del Código de Comercio, el artículo 247.1
introduce el criterio de la libertad de forma y de contenido. Es así
como en el comercio internacional aceptamos documentos con la
denominación "Bill ofLadin<' para describir la mercadería que está
siendo transportada.
Consideramos más bien que existen ciertos elementos de
forma que no pueden obviarse en el conocimiento de embarque,
dado que perjudican su carácter contractual, como por ejemplo el
nombre, el número de documento oficial de identidad y el
domicilio del cargador, es decir, de la persona que entrega las
mercaderías para su transporte. El cargador asume obligaciones
respecto al pago por el transporte de mercadería, y debe ser
identificable; por otro lado, es necesario conocer su identificación
para determinar su capacidad de contratación.

Igualmente, en el conocimiento de embarque debe


consignarse el nombre y domicilio del beneficiario o
consignatario a cuya orden se deben entregar las mercaderías,
882
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y
sujeto que puede ser el mismo cargador. Es indispensable su
identificación en la medida que el transportista requiere
identificarlo para entregarle la mercadería y en caso extremo
consignarla a su nombre, y exigir el pago del porte en su caso.
En el conocimiento de embarque debe indicarse la modalidad del
transporte, a efecto de determinar las responsabilidades. Es decir, si se

883
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y CARTA DE PORTE

ilidad económica por la pérdida o deterioro de la mercadería,


así o, el nombre, la firma y el documento oficial de identidad,
y domicilio del teador que emite el título o de la persona
encargada que actúa en nombre, ello con el propósito de contar
con la identificación del eto. La persona que lo representa
puede estar constituido por un nte en la localidad en quien
se haya confiado la representación.

Resulta ventajoso contar con varios ejemplares


de este título para cto de facilitar su
circulación, por ello que el inciso i) del
artículo señala que debe indicarse en el título
el número de orden corresponlite y la cantidad de
originales emitidos, si hubiere más de uno. La
omin de este dato, tampoco perjudica el título
valor como tal, sin emrgo, lo hará menos práctico
como tal en la medida que su circulación ede verse
perjudicada con la incertidumbre; caso contrario
deberá icarse que se trata de un título emitido
con un solo original.

281.2. Emisión

ARTÍCULO 2482.- Emisión


248.1 El Conocimiento de Embarque puede ser a la
orden, nominativo o al portador. El endosatario o
cesionario de dicho título se subroga en todas las
obligaciones y derechos del endosante o cedente. Sin
embargo, si el endosante o cedente es el Cargador,
éste seguirá siendo responsable frente al Porteador
por las obligaciones que le son inherentes de acuerdo
a las disposiciones que rigen el Contrato de
Transporte Marítimo de Mercaderías.
248.2 El endosante o cedente del título sólo responde
por la existencia de las mercancías al momento de
verificarse la transmisión del Conocimiento de
Embarque, sin asumir responsabilidad solidaria ni
proceder contra éste acción de regreso.
Concordancias:
LTV. 22, 90. CC. 1183, 1211.

883
ULISES MONTOYA MANFREDI
El conocimiento de embarque puede ser emitido en
forma nomi a la orden o al portador. En el primer
caso se debe entender que transportador, es decir,
el creador del instrumento, debe llevar para I
efecto un libro de registro y que el tenedor
legítimo será aquel que )arezca en dicho libro. En
cuanto al título valor expedido a la orden,

su negociabilidad se efectúa mediante el endoso y la entrega


del instrumento; en este caso, el endosante responde por la
existencia de las mercancías en el momento del endoso, que a
nuestro modo de ver debe indicar la fecha al endosar el
instrumento o por lo menos existir una prueba de ella; dicha
responsabilidad solamente es para dirimir el conflicto de
carácter civil acerca del riesgo de la pérdida o extravío de las
mercancns, de tal manera que si el tenedor endosa el título con
la cláusula "Sin mi responsabilidad", se libera de la acción
cambiaria pero no de la indemnizatoria. Por último, en aquellas
cartas o conocimientos expedidos al portador es simplemente la
persona que posea el instrumento.
Por su parte, el artículo 248.2 señala que el endosante o cedente
del título sólo responde por la existencia de las mercancías al
momento de verificarse la transmisión del conocimiento de
embarque, sin asumir responsabilidad solidaria ni proceder contra
éste acción de regreso.
Al respecto, Fernando SÁNCHEZ CALERO (558) nos dice que el end
so "en garantía" o "en prenda" del conocimiento tiene la finalidad
de transmitir al endosatario la posesión de las mercancías que es
necesaria para la constitución de la prenda, esto es, para que el deudor
pignoraticio adquiera la posesión mediata de las mercancías y el poder
de ejercitar el derecho incorporado al título de retirar las mercancías.

884
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y CARTA DE PORTE
Cuando el conocimiento ha sido endosado por el cargador si se ha
extendido a su orden, comienza la circulación del documento, que se
desprende así de su contrato causal, y empieza a ser regido por los
principios propios de todo título de crédito. El conocimiento, por no tener
un carácter meramente probatorio, señala Atilio MALVANI ( 559)

sino por llevar en sí incorporados unos derechos, pertenece a la categoría


de documentos constitutivos, es decir, documentos que constituyen el
derecho del cual es titular su tenedor. Los derechos incorporados al
documento, como es el de exigir la entrega de la mercadería, se llaman
derechos cartulares; los que emanan del contrato, como es el pago del
flete, se denominan derechos extracartulares.

(558) SÁNCHEZ CALERO, "El contrato de transporte marítimo de mercancías",


cit.
p. 105.

(559) MALVAGNI, Contratos de transporte por agua, cit., p. 725.

281.30 Acción cambiaria

ARTÍCULO 2492.- Acción Cambiaria


249.1 El Conocimiento de Embarque negociable
confiere a su legítimo tenedor acción ejecutiva
para reclamar la entrega de las mercaderías. La
copia no negociable correspondiente al Porteador
confiere a éste la misma acción para cobrar el
flete que le corresponde.
249.2 Para el ejercicio de las acciones cambiarias
derivadas del Conocimiento de Embarque no se
requiere de Protesto.
Concordancias:
CPC. 693.
tenedor legítimo del original del conocimiento de embarque tiene

derecho a que el transportador o el capitán de la nave le entregue


s mercancías transportadas, pero también puede solicitar una entrega
rcial de las mismas, lo cual puede verificarse de dos maneras, ya

885
ULISES MONTOYA MANFREDI

sea porque el tenedor legítimo directamente va a


reclamarlas, caso en el cual el transportador debe
anotar en el reverso del instrumento las entregas
parciales, o porque envía a una persona con una
orden escri ta, la cual debe ser aceptada para el
efecto por el transportador o capi tán, y en ese caso
también debe verificarse en el texto del título
original la anotación respectiva de la entrega
parcial. En estos casos de entrega parcial puede
el tenedor legítimo negociar el instrumento por
la parte no entregada. El ejercicio de este
derecho nace con la fuerza de la acción
cambiaria y a través del título ejecutivo para
reclamar la entrega de la mercadería. Como
indicamos anteriormente, la copia No Negociable que
corresponde al Porteador confiere a éste la misma
acción cambiaria, para ejercerla en la forma
ejecutiva a efecto de cobrar el flete que le
corresponde.
Para el ejercicio de las acciones cambiarias
derivadas del Conocimiento de Embarque no se
requiere el Protesto del título. Se trata pues de
un título que desde su origen no requiere de
Protesto, no es necesa rio pactar la cláusula de No
Protesto, simplemente es un título cuya
exigibilidad fluye del cumplimiento del plazo en él
contenido.

886
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y CARTA DE PORTE

ARTÍCULO 2502.- Conocimientos de Embarque Especiales


250.1 Los Conocimientos de Embarque sujetos a regímenes
aduaneros especiales se regulan por la ley de la materia.
250.2 Igualmente, se observará la tey de la materia en el caso de
transporte multimodal de mercaderías que comprenda el transporte
marítimo, lacustre o fluvial.

Concordancias:
LTV. 90. Circular 46-75-92-SUNAD. Passim. Circular 46-79-92-SUNAD.
Passim. Circular 46-33-93-ADUANAS. Passim.

281.4. Conocimiento de embarques especiales

887
ULISES MONTOYA MANFREDI
El conocimiento de embarque es el título que tiene una
relación directa con el transporte de mercaderías. El transporte
internacional se encuentra regulado por la legislación del transporte
multimodal, cuyas normas se han venido dando a través del
Decreto Supremo N 011-90-TC, que aprueba las "Normas sobre
Transporte Multimodal Internacional de Mercancías"; el Decreto
Legislativo NQ 684, que declara de interés nacional al transporte
multimodal internacional de mercancías y aprueba sus normas
respectivas; y el Decreto Legislativo NQ 714, que declara de interés
nacional al transporte multimodal internacional de mercancías y
aprueba las normas correspondientes.

282. CARTA DE PORTE

282.1. Concepto

Según la Enciclopedia Jurídica Omeba (560), se denomina Carta de Porte

el documento que en un contrato de transporte representa el título legal que prueba los derechos de las p
de igual modo las obligaciones convenidas. Es el documento datado y firmado, que prueba todas las condic

del transporte contractual y, en forma especial, la de entregar las cosas o efectos transportados.

(560) Enciclopedia Jurídica Omeba, Driskill, Buenos Aires, 1980, t. III, p. 745.

La carta de porte es un título representativo


de la mercadería y, por lo tanto, un título
transmisible, creando en consecuencia un derecho
(el de exigir la mercadería), en forma
independiente del contrato de transporte. En este
sentido es también un título de rescate, como
consecuencia de su naturaleza jurídica.

282.2. Antecedentes

888
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y CARTA DE PORTE
La Carta de Porte tuvo su origen en las
costumbres de los comerciantes italianos de la
Edad Media y se difundió por el sur de Francia y
España. Dada la característica que asumió en su
forma primitiva (carta abierta), el más interesado
en la emisión de la misma fue el propio porteador,
para descargo suyo ante el destinatario de los
efectos (561)
Con el tiempo, y dadas las complicaciones del
contrato de transporte, se empezó a emitir dobles
y triples ejemplares del documento, de modo que
las partes intervinientes en el contrato tuvieran
la prueba del mismo y la constancia de sus
condiciones.
En Francia, la lettre de voiture representa el
título del contrato celebrado por el remitente de
la mercadería y el porteador. En España, la
doctrina considera que la expedición de la carta
de porte es de carácter facultativo. El documento
puede o no ser emitido, según la voluntad de las
partes. Es práctica aceptada que el remitente pida
al porteador la emisión de la carta, ya que el uso
la ha consagrado como documento justificativo que,
a la vez, garantiza los derechos del cargador.

282.3. La carta de porte y el contrato de


transporte

En cuanto a los intervinientes en el contrato de transporte


terrestre normalmente participan tres personas que son: la que realiza
el transporte, la que ordena, y aquella a cuyo favor se dirigen las
cosas, o sea la carga. En la terminología jurídica estas personas reciben
los nombres de porteador, cargador, y consignatario, respectivamente.

(561) Enciclopedia Jurídica Omeba, Driskill, Buenos Aires, 1980, t. III, pp. 745-746.

889
ULISES MONTOYA MANFREDI
La carta de porte, cuando se emite, se considera que es la forma
escrita del contrato de transporte, su título legal y la prueba de su tencia y
contenido. Por otra parte en la mayoría de los sistemas legales constituye
un título representativo de los efectos a transportar.
Se debe tener en cuenta que la carta de porte no es el único medio
de prueba del contrato de transporte, ya que si falta ella, aquél puede
probarse por todos los medios admitidos legalmente.
El Código de Comercio regulaba la carta de porte en su
artículo 347, señalando que "Las cartas de portes o billetes en
los casos de transporte de viajeros, podrán ser diferentes, unos
para las personas y otros para los equipajes; pero, todos
contendrán la indicación del porteador, la fecha de la
expedición, los puntos de salida y llegada, el precio y, en lo
tocante a los equipajes, el número y el peso de los bultos, con
las demás indicaciones que se crean necesarias para su fácil
identificación"

TÍTULO SEGUNDO
DE LA CARTA DE PORTE
ARTÍCULO 251 Q.- Carta de Porte Terrestre y Aérea
La Carta de Porte representa las mercancías que son objeto de un
contrato de transporte terrestre o aéreo, según el caso. Las
normas de esta ley son de aplicación a la Carta de Porte en todo
aquello que corresponda a su naturaleza y alcances como título
valor y no resulte incompatible con las disposiciones que rigen los
respectivos contratos de transporte terrestre o aéreo.
Concordancias:
Res. 044-97/SUNAT. Passim.
Antecedentes:
C. de C. 348. C. de C. (España). 350 y ss.

282.4. Carta de porte terrestre y aérea

890
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y CARTA DE PORTE
La Ley NQ 27261, Ley de Aeronáutica Civil del Perú, describe a la
carta de porte como el título legal del contrato entre el remitente y el

transportador. La carta de porte debe expresar que se trata de porte aéreo y será extendida
nominativamente.

La ausencia, irregularidad o pérdida de la carta de porte, así Como la


falta de información de contenido en ella, no invalida la existencia del
contrato de transporte aéreo, el que puede acreditarse con cualquier
otro medio de prueba, bajo responsabilidad del transportador. La carta de
porte acredita el perfeccionamiento del contrato, la recep_ ción de la carga
por el transportador y las condiciones del transporte.
La Ley de Aeronáutica Civil permite remplazar la carta de porte
por otros medios electrónicos, los que tienen los mismos efectos para las
partes y terceros (art. 104), lo cual ya es una adelanto en Io que se
refiere a la desmaterialización del título.
La carta de porte constituye el documento que acredita y representa
las mercaderías que son materia de un contrato de transporte terrestre
o aéreo.

282.5. Contenido

891
ULISES MONTOYA MANFREDI
ARTíCULO 2522.- Contenido
252.1 La Carta de Porte contendrá:
a) La denominación de Carta de Porte Terrestre o Aéreo,
según sea el caso;

b) El nombre, el número del documento oficial de identidad


y domicilio del Remitente o Cargador;
c) El nombre y domicilio del Destinatario o Consignatario a
quien o a la orden de quien vayan dirigidas las mercancías,
pudiendo ser el propio Remitente o Cargador;
d) La indicación de la modalidad del transporte;
e) La indicación de la clase y especie de las mercancías, su
cantidad, peso, volumen, calidad y estado aparente,
marca de los bultos, unidad de medida de los bienes
materia del transporte de acuerdo a los usos y costumbres
del mercado y toda otra indicación que sirva para
identificar las mercancías y la declaración del valor
patrimonial que hubiere formulado el Cargador o
Remitente, si en ello han convenido expresamente las
partes, y en todo caso, si se trata de bienes perecibles o
peligrosos; todo ello según declaración del Cargador o
Remitente;

f) El monto del flete de transporte y de los demás servicios


prestados por el Porteador o Transportista, con la indicación
de estar o no pagados. A falta de tal indicación, se presume
que se encuentran pagados; y, de estar pendiente de pago,
debe señalarse la persona obligada al pago;
g) La fecha y lugar de emisión, lugar de carga y descarga y la fecha
en que el Porteador o Transportista se ha hecho cargo o recibe
las mercancías, así como el lugar y plazo de entrega de la
mercancía objeto del transporte si en ese último caso en ello
han convenido expresamente las partes;

892
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y CARTA DE PORTE
h) El número de orden correspondiente y la cantidad de copias
además del original que se expidan, de ser el caso;
consignando en estas últimas la cláusula "Copia no
negociable";
i) El nombre, firma, el número del documento oficial de identidad y
domicilio del Porteador o Transportista que emite el título; y

j) Cláusulas generales de contratación del servicio de transporte


y cualquier otra indicación que permita o disponga la ley que
rige los contratos de transporte terrestre o aéreo.
252.2 La omisión de una o varias de las informaciones que
contiene el presente artículo no afecta la validez jurídica de la
Carta de Porte; ni la nulidad de alguna estipulación conlleva la
nulidad del título, el que mantendrá los derechos y obligaciones
que según su contenido tenga.
Concordancias:
Res. 044-97/SUNAT. Passim.
Antecedentes y Fuentes:
C. de C. 345. C. de C. (España). 350 y ss.
En cuanto a los requisitos que debe contener la carta de porte, se debe
marcar la diferencia con el conocimiento de embarque. En este caso, la
Ley sí regula los requisitos de contenido como esenciales, con lo cual su
omisión perjudicaría la condición de título valor, dejando a salvo el
derecho del cargador para exigir el cumplimiento de la obligación por el
mérito del documento pero en atención a su carácter probatorio, y no a su
carácter ejecutivo.
Los requisitos que contempla la Ley en el artículo 252.1 son: el
relativo a la denominación del título, que debe ser de Carta de Porte
Terrestre o Aéreo, según el medio de transporte empleado; los datos de
identificación del cargador o remitente, es decir, de la persona encargada
de poner a disposición la mercadería para el transporte; y la identificación
de la persona a la cual va dirigida la mercadería, debiendo señalarse
expresamente su domicilio, dado que en el supuesto dado, el transportista
podrá consignar la mercadería en dicho domicilio, si éste se rehusa a
recibirla; debe indicarse también la modalidad el transporte, si es terrestre
o aéreo; la descripción de la mercadería, en base al peso y volumen,
calidad y estado aparente, a efecto de que el Porteador pueda tomar las
providencias del caso para su acomodo en el medio de transporte;
igualmente, el valor patrimonial que servirá para determinar la
893
ULISES MONTOYA MANFREDI
responsabilidad máxima en la pérdida de la mercadería o deterioro; el
precio del porte y la indicación si se trata de un "porte pagado" o de un
"porte debido", caso este último en que el pago rresponde efectuarlo al
destinatario de la mercadería; la fecha y lugar de emisión del título, así
como la indicación del lugar y plazo para la entrega de la mercadería; el
número de orden correspondiente al documento emitido; y la indicación
de tratarse de un documento No Negociable, en cada una de las copias. En
el documento debe COnsignarse el nombre y firma de la persona del
porteador, y su documento oficial de identidad; así. como las cláusulas
permitidas en todo contrato de transporte terrestre o aéreo.

282.60 Emisión y acciones cambiarias

ARTÍCULO 2532.- Emisión


253.1 La Carta de Porte puede ser a la orden, nominativa o al portador.
El endosatario o cesionario de dicho título se subroga en todas las
obligaciones y derechos del Cargador o Remitente o, en su caso, del
Destinatario o Consignatario, frente al Porteador o Transportista. Sin
embargo, si el endosante o cedente es el Cargador o Remitente, éste
seguirá siendo responsable frente al Porteador por las obligaciones que
le son inherentes de acuerdo a las disposiciones que rigen el contrato
de transporte respectivo.
253.2 El endosante o cedente del título sólo responde por la existencia
de las mercancías al momento de verificarse la transmisión de la Carta
de Porte, sin asumir responsabilidad solidaria ni proceder contra éste
acción de regreso.
253.3 La Carta de Porte sujeta a regímenes aduaneros especiales y/o a
transporte multimodal de mercaderías que comprenda el transporte
terrestre o aéreo se sujetará a las leyes especiales de la materia.
Concordancias:
LTV. 22, 90. CC. 1183, 1211.

Al igual que el conocimiento de embarque, la carta de porte de ser


emitido en forma nominativa, a la orden o al portador. En el primer caso
el porteador, es decir, quien emite el documento en virtud3Rž: de haber
recibido la mercadería para su transporte, debe llevar para tal efecto un
libro de registro, que servirá para acreditar como tenedorbf*u; legítimo a
quien aparezca en dicho libro. Tal circunstancia ubica al título como uno
nominativo, sin embargo la Ley permite sea emitido portador, pero su
constancia de registro del primer titular debe estar identificado en el mismo

894
CONOCIMIENTO DE EMBARQUE Y CARTA DE PORTE
libro acreditativo, correspondiendo la titularidad del derecho a quien lo
porta, y tratándose de título emitido a la orden, a quien lo posea y además
acredite la cadena sucesiva de endosos que lo acrediten como su último
tenedor legítimo.
El título valor expedido a la orden se negocia mediante el endoso
y la entrega del instrumento, en este caso, el endosante responde por
la existencia de las mercancías en el momento del endoso,
debiéndose entonces Indicarse la fecha del endoso en el instrumento o
por lo menos existir una prueba de ella; dicha responsabilidad
solamente es para dirimir el conflicto de carácter civil acerca del riesgo
de la pérdida o extravío de las mercancías, de tal manera que si el
tenedor endosa el título con la cláusula "Sin mi responsabilidad", se
libera de la acción cambiaria pero no de la indemnizatoria. El
endosante o cedente del título sólo responde por la existencia de las
mercancías al momento de verificarse la transmisión del título, sin
asumir responsabilidad solidaria ni proceder contra éste acción de
regreso.

ARTÍCULO 2542.- Acciones Derivadas Cambiarias


254.1 La Carta de Porte negociable confiere a su legítimo tenedor
acción ejecutiva para reclamar la entrega de las mercaderías. La
copia no negociable correspondiente al Porteador o Transportista
confiere a éste la misma acción para cobrar el flete que le
corresponde.
254.2 Para el ejercicio de las acciones cambiarias derivadas de la
Carta de Porte no se requiere de Protesto.
Concordancias: CPC.
693.
La acción judicial que se concede al titular del documento es la
ejecutiva, aun cuando la norma debió quizás regular el derecho cambiario
antes que el procesal, señalando que la acción se dirige con_ tra el emitente
del título como único responsable de entregar la mercadería en el lugar
de destino, lo cual constituye el derecho Sustantivo, y por otro lado
dejar a criterio del tenedor del título ejercer su derecho conforme a las
vías procesales que estime conveniente, COncordante con lo señalado
en el artículo 18.2 de la LTV.

895
ULISES MONTOYA MANFREDI

De conformidad con lo dispuesto por el artículo 254. I, la vía pro_ cesal es


la ejecutiva, a efecto de exigir la entrega de bien mueble. Al margen de
este derecho sustantivo y procesal consagrado en la norma comentada, el
transportista o porteador tiene el derecho de reclamar el pago
correspondiente al transporte de la mercadería con la copia de la carta de
porte emitida como título No Negociable. La vía procesal por la cual se
ejercita este derecho es también la vía del proceso ejecutivo.
La carta de porte no es un título sujeto a protesto, sin embargo nada
impide que el tenedor del título exija el protesto para acreditar la falta de
entrega de la mercadería o el incumplimiento de la obligación contenida
en el título. En tal caso, habrá que atenerse a las formalidades para el acto
de protesto, así como al plazo para realizarlo, que en el caso que nos ocupa
sería dentro de los quince (15) días siguientes a la fecha en la que debió
cumplirse la respectiva obligación (inciso e) art. 74 de la
Si se trata de exigir el cumplimiento de una obligación de un título
no sujeto a protesto, habría que atenerse entonces a lo señalado en el
artículo 84 en cuanto señala que, para ejercitar las acciones cambiarias
derivadas de ellos, es suficiente que se haya vencido el plazo o resulte
exigible la obligación, según el texto del título o constancia de su registro.
Para ejercitar las acciones cambiarias de los títulos no sujetos a protesto
se requiere haber cursado información a la Cámara de Comercio
respectiva del incumplimiento de la obligación, conforme lo dispone el
inciso c) del artículo 91 de la LT A,I

896