Está en la página 1de 5

TEMA 7

FRENTE AL TRIBUNAL DIVINO

INTRODUCCIÓN
A. La Biblia menciona un juicio que será
ejecutado por Dios mismo. Cuando
hablamos de juicio debo reconocer que
infunde cierto temor y preocupación.
Aunque es un Dios amante y misericordioso
hará un juicio. No obstante, podemos tener
la certeza de que será un juicio justo para
determinar quiénes serán los que han de
recibir la salvación y la vida eterna. Por otro
lado, quienes serán condenados al fuego y
la muerte eterna.
B. Encontramos en las Sagradas Escrituras
que Dios tiene un método de llevar un
registro fiel de todos los seres humanos; Se
trata de registros. En la Biblia se les llama
«los libros», serán determinantes para el
juicio de cada persona porque ahí se anota
hasta el más mínimo detalle.

C. Texto bíblico: Daniel 7: 9, 10.


«Estuve mirando hasta que fueron puestos
unos tronos y se sentó un Anciano de días.
Su vestido era blanco como la nieve; el pelo
de su cabeza, como lana limpia; su trono,
llama de fuego, y fuego ardiente las ruedas
del mismo. Un río de fuego procedía y salía
de delante de él; miles de miles lo servían, y
millones de millones estaban delante de él.
El Juez se sentó y los libros fueron
abiertos».

42
1. Registros para juzgar
Daniel 7: 9 menciona: «Los libros fueron
abiertos». Por lo menos tienen que ser dos
porque está hablando en plural.

a) El libro de la Vida
«Vi los muertos, grandes y pequeños, de
pie ante Dios. Los libros fueron abiertos,
y otro libro fue abierto, el cual es el libro
de la vida. Y fueron juzgados los muertos
por las cosas que estaban escritas en los
libros, según sus obras». (Apocalipsis
20: 12).
«Contiene los nombres de los que
alguna vez entraron en el servicio de
Dios». (CS pág. 534).
En cierta ocasión Jesús dijo a sus
discípulos: «No se alegren de que los
espíritus malignos los obedezcan;
alégrense porque sus nombres están
escritos en el cielo» (S. Lucas 10: 20).
Solo entraran al cielo los que estén
inscritos en el libro de la vida y del
cordero (Apocalipsis 21: 27).

b) El libro de Memoria
Malaquías 3: 16. «Entonces los que
temían a Jehová hablaron cada uno a su
compañero; y Jehová escuchó y oyó, y
fue escrito libro de memoria delante de
él para los que temen a Jehová, y para
los que piensan en su nombre».
Son anotados los nombres de los que
temen a Jehová y piensan en su nombre.
«En el libro de memoria de Dios, todo
acto de justicia está inmortalizado. Toda

43
tentación resistida, todo pecado vencido,
toda palabra de tierna compasión, están
fielmente consignados, y apuntados,
también todo acto de sacrificio, todo
padecimiento y todo pesar sufrido por
causa de Cristo» (CS pág. 535).
Salmos 56: 8 nos recuerda que Dios
anota todo en su libro.

c) El libro de pecados
Eclesiastés 12: 14. Toda obra buena o
mala será juzgará.
S. Mateo 12: 36, 37. Toda palabra será
juzgada.
1 Corintios 4: 5. Pondrá de manifiestos
las intenciones de los corazones.
Isaías 65: 6, 7. Se juzgarán las
iniquidades registradas.
«Frente a cada nombre, en los libros del
cielo aparecen con terrible exactitud,
cada mala palabra, cada acto egoísta,
cada deber descuidado, y cada pecado
secreto, con todas las tretas arteras. Las
admoniciones o reconvenciones divinas
despreciadas, la influencia ejercida para
bien o para mal, con sus abarcantes
resultados, todo fue registrado por el
ángel anotador» (CS pág. 536).

La ley de Dios es la regla por la cual los


caracteres y las vidas de los hombres
serán probados en el juicio. (Santiago
2:12).

2. Resultados del juicio

44
a) Los muertos justos serán tenidos por
dignos, serán resucitados y serán como
ángeles. (S. Lucas 20: 35, 36).
Juan 5: 39 nos dice: «vendrán a
resurrección de vida los que hicieron el
bien, pero los que hicieron mal […] para
ser condenados».
b) «En caso de que alguien tenga en los
libros de memoria, pecados de los
cuales no se haya arrepentido, y que no
hayan sido perdonados, su nombre será
borrado del libro de la vida, y la mención
de sus buenas obras será borrada de los
registros de Dios» (CS pág. 537).
c) El Señor nos dice en Éxodo 32: 33 que
raerá de su libro a los que tengan
pecados registrados. Los pecados
vendrán a memoria de Dios (Ezequiel
18: 24).

3. La última oportunidad
a) «Mientras somos juzgados, Satanás los
acusa ante Dios como transgresores» (CS
pág. 538).
Salmos 51: 17. Dios no desprecia al corazón
contrito y humillado.
Zacarías 3: 2. «El Señor te reprenda, oh
Satanás […] ¿no es este un tizón arrebatado
del incendio?»
b) «A todos los que se hayan arrepentido
verdaderamente de su pecado […] se les ha
inscrito el perdón frente a sus nombres en
los libros […] sus pecados serán borrados,
y ellos mismos serán juzgados dignos de la
vida eterna» (CS pág. 537).
c) El amor y el perdón de Dios

45
Isaías 43: 25. Dios olvida los pecados
confesados y no lleva registro de ellos.
(Isaías 38: 17).
Salmos 103: 12. Hace alejar el pecado de
nosotros.
Malaquías 7: 18, 19. Perdona el pecado, lo
olvida, se deleita en misericordia, y hecha
los pecados en lo más profundo del mar.
Hebreos 8: 12, 17. Perdona y no recuerda
los pecados.

CONCLUSIÓN:
A. Gracias a Dios porque lleva fielmente un
registro de nuestra vida y de nuestros actos.
Además, nuestros nombres están escritos en
el libro de la vida.
B. Dios será justo en los dictámenes del juicio y
asegura que todo pecado confesado será
fielmente perdonado y que Satanás no tendrá
argumento alguno para condenarnos.
C. Dios tiene aún una oportunidad para todos los
que acepten el perdón de Jesús.
Apocalipsis 3: 5. «Al que venciere no borraré
su nombre del libro de la vida».
Mateo 10: 32, 33. «El que me confiese delante
de los hombres, yo también lo confesaré
delante de mi padre […] y el que me niegue
ante los hombres yo también lo negaré ante mi
padre».
Dios permita que en el juicio seamos
declarados justos para honra y gloria de
Jesucristo nuestro salvador.

46

También podría gustarte