Está en la página 1de 2

Teoría creacionista

Dentro de las teorías del origen de la vida se formula la teoría creacionista, esta teoría se
fundamenta en doctrinas religiosas y expone que la vida se origina a partir de la
intervención de una divinidad suprema quien crea repentinamente todo el universo y
todo lo existente desde de la nada. A partir de este concepto se define como
«creacionistas» a los veredictos, doctrinas filosóficas o religiosas que apoyen una
explicación del origen del mundo fundamentada por actos de creación divinos.

La teoría creacionista no acepta un origen evolutivo, pues defiende la idea de que los
seres vivientes han sido los mismos desde el inicio de los tiempos, y prescinde las
pruebas evolutivas o las reinterpreta (por ejemplo los fósiles o la orografía de la Tierra
pueden ser prueba de la existencia del diluvio universal).

Esta teoría fue pregonada por el arzobispo Ussher y Gregor CuVier. Ellos argumentaron
el origen de la vida a partir las escrituras bíblicas. Evidentemente la justificación
creacionista es poco sostenible científicamente ya que no tiene ninguna forma de poder
aplicar el método científico a sus creencias. Por esta razón ha surgido una teoría
cimentada en el creacionismo para defender ésta postura con un lenguaje similar al
científico: la teoría del diseño inteligente.

La teoría del diseño inteligente manifiesta que la organización astronómica, biológica y


orgánica del universo, demuestran tal grado de complejidad que es imposible que sean
causa del azar, y que en el desarrollo y la organización de estos complejos sistemas se
hace implícita la existencia de un diseño, y por lo tanto la existencia de un diseñador.

Algunos de los hechos científicos en que se apoyan son los siguientes; el científico Fred
Hoyle se dio cuenta de que para explicar la abundante síntesis del carbono en el interior
de las estrellas debería darse una resonancia nuclear muy especial, como si en las leyes
de la naturaleza se hubiese pensado “a propósito” para conseguir sintetizar el carbono,
que es el elemento clave en las estructuras orgánicas que usan los seres vivos.

El astrónomo John Barrow dice que el eje terrestre oscilaría caóticamente en breves
periodos de tiempo si no fuera por la presencia de la luna, que actúa de pesa
estabilizadora del sistema tierra luna. Así mismo ve que la posición de Júpiter en el
sistema solar permite que muy pocos meteoritos bombardeen la tierra, pues el
gigantesco planeta hace de barredora de los asteroides erráticos.

El bioquímico Michael Behe observa que el desarrollo del flagelo bacteriano, similar al
de un reactor actual, implica una complejidad irreductible, pues sería imposible bajo una
secuencia casual que un sistema tan complejo se hubiera desarrollado. (Ruíz, 2008)

Bibliografía

Ruíz, J (abril, 2008) La teoría del Diseño Inteligente. Revista Esfinge. Recuperado de
https://www.revistaesfinge.com/ciencia/astronomia/item/551-50la-teoria-del-diseno-inteligente

Briceño, G (s.f.). Teoría creacionista. Recuperado de https://www.euston96.com/teoria-


creacionista/
Castillero, O (s.f.). Creacionismo: qué es y por qué causa polémica. Psicología y mente.
Recuperado de https://psicologiaymente.com/cultura/creacionismo