Está en la página 1de 47

INFORME DEFENSORIAL DE SEGUIMIENTO

A LA RESOLUCIÓN DEFENSORIAL No. 54

“EXPLOTACIÓN, TRANSPORTE Y EMBARQUE DE CARBÓN


EN LOS DEPARTAMENTOS DE CESAR Y MAGDALENA”
De Julio 25 de 2008

Julio 23 de 2010

I. ANTECEDENTES

El Gobierno nacional ha catalogado de gran importancia el sector minero, principalmente el carbón


y el oro, siendo factor clave dentro del Plan Nacional de Desarrollo para alcanzar las metas de
crecimiento del Producto Interno Bruto -PIB. Para ello, se avanzó en el conocimiento del subsuelo,
la creación de los distritos mineros y las adecuaciones normativas, lo que permite atraer un gran
flujo de inversión extranjera a este reglón de la producción y que se refleja en la gran cantidad de
solicitudes y concesiones de títulos mineros.

En el último año, la participación de las exportaciones de carbón fue del 13.2% dentro del total
nacional, presentando un crecimiento del 1.3% respecto al periodo anterior y siendo el 60% del
total de las exportaciones del sector minero. Se dice que el crecimiento del sector minero y de
hidrocarburos “es suficiente para ocultar la caída del resto de los sectores. En los primeros cinco
meses del año, las exportaciones totales subieron más de 26 por ciento, pero sin petróleo y
otros minerales, hay una caída de 9 por ciento”1.

La Costa Atlántica es el mayor productor de carbón en el país, principalmente los departamentos


del Cesar y la Guajira, de donde se extrae el 90.5% del total nacional. Sólo el departamento del
Cesar produjo durante el año 2009 cerca de 33.5 millones de toneladas de carbón provenientes de
los municipios de La Jagua de Ibirico, El Paso, Becerril, Chiriguaná y Tamalameque2. Esta región
ha producido carbón desde hace más de 30 años, pero se hacía de manera casi artesanal, de
forma poco técnica y con bastantes impactos ambientales. Desde finales de la década de los
años ochenta y principios de los años noventa arribaron a la región las grandes empresas
encabezadas por Drummond, atraídas por la calidad del mineral y por las facilidades dadas por
el Gobierno nacional para hacer la explotación, lo que originó un crecimiento exponencial de la
extracción y exportación de carbón del centro del Cesar, siendo hoy el mayor productor de
carbón en Colombia y de acuerdo con Ingeominas, para el año 2004, con el mayor potencial del
país con 6.556,06 millones de toneladas en reservas.

En el año 2009, la empresa Drummond representaba el 70% del total de producción de carbón de
la región central del Cesar, pero otras empresas como Prodeco (Glencore) aumentan rápidamente

1
Revista Portafolio. Julio 9 de 2010. “Ciertas cifras ya dependen de petróleo y minas para crecer, sectores que llevaron a pensar en
la regla fiscal”.
2
Datos de Ingeominas, 2009.
la producción. Empresas multinacionales del carbón han comprado las minas de la región y han
iniciado procesos de reingeniería de las actividades de explotación, transporte y embarque. Por
ejemplo, después del año 2007 se inició el proceso de integración de los proyectos mineros CDJ,
CMU y CET en la empresa Prodeco (Glencore); se unificaron los planes mineros y los planes de
manejo ambiental y se ampliaron los frentes de explotación de la mina Calenturitas (Prodeco) y
de la mina La Francia de Carbones del Cesar (ahora Colombia Natural Resources).

Actualmente, la mayor parte del carbón extraído del centro del Cesar se lleva a los puertos por vía
férrea y menos del 10% se transporta aún por carretera. En los dos últimos años han dejado de
circular más de 2.000 tractomulas por las carreteras del Cesar y Magdalena. A medida que se siga
ampliando la vía férrea, más empresas emplearan este sistema para el transporte de carbón.

En el Magdalena se ubican los cuatro puertos por donde se saca el carbón del Cesar; en Santa
Marta se ubican el puerto de la Sociedad Portuaria Regional de Santa Marta y Puerto Zúñiga de
propiedad de Prodeco; en Ciénaga se encuentran los puertos de Drummond y el puerto Río
Córdoba de la empresa Vale. Sólo la Sociedad Portuaria tiene cargue directo de carbón a los
barcos. A todos los puertos, excepto la Sociedad Portuaria, el carbón puede llegar por vía férrea.

A la minería y demás etapas del proceso del carbón, le son inherentes grandes impactos
ambientales y sociales debido a las transformaciones que se causan en las regiones donde se
establece. Los municipios del centro del Cesar dejaron de ser agrícolas y ganaderos para
convertirse en municipios carboneros, ricos desde el punto de vista de recursos naturales no
renovables, pero con gran parte de sus comunidades en condiciones de pobreza.

La región minera ha sido catalogada como área fuente de contaminación debido a la emisión de
partículas a la atmósfera que en varias partes superan los niveles permitidos por las normas. En
el área se encuentran ubicados varios caseríos, Boquerón, Plan Bonito y El Hatillo donde habitan
cerca de 1.150 personas, muchos de ellos niños, quienes están expuestos a esas condiciones
ambientales. También se encuentra el centro poblado de La Loma donde habitan cerca de 4.000
personas.

Para realizar las labores mineras es necesario intervenir los cuerpos de agua de la región,
correrlos de sus cauces naturales, utilizar sus aguas y verter en ellos las aguas residuales de la
actividad minera, lo que inquieta a las comunidades y algunas autoridades.

El transporte de carbón por la Troncal del Caribe genera grandes impactos sobre las
comunidades que viven a lo largo del corredor vial, donde la población juvenil ha sido muy
afectada y poca atención se les ha prestado. Las tasas de accidentalidad debidas al gran número
de camiones carboneros que transitaban por la vía a altas velocidades, las fallas en el carpado
de los camiones para proteger la dispersión del mineral y el desorden en las zonas de parqueo y
mantenimiento son impactos que no se les ha dada la debida atención. La operación del tren ha
incidido en la disminución de estos problemas, pero aún se transporta cerca de un 10% de
carbón por la carretera Troncal del Caribe.

El debate suscitado entre el sector carbonero y el turismo en la ciudad de Santa Marta ha


despertado el interés nacional por revisar el desarrollo de políticas que propenden por mejorar
los sectores productivos del país pero que no son articuladas entre si y donde poca participación
han tenido las comunidades y los gremios que pueden ser afectados por las mismas. Se discute
sobre los impactos que genera la manipulación del carbón en los puertos, varios de ellos
inmersos en zonas de desarrollo turístico y sobre la entrada en operación del tren de Prodeco
que ha interferido el acceso a las zonas o servicios del sector. A pesar de las medidas
(cumplimiento de las obligaciones ambientales, implementaciones tecnológicas, no operar el
tren de noche y construcción de accesos peatonales y vehiculares) la discusión está latente e
involucra ya acciones de orden jurídico.

La explotación de carbón ha generado importantes recursos en regalías y compensaciones para los


departamentos y los municipios, en el departamento del Cesar pasaron de 729 mil millones de
pesos entre los años 2004 y 2008 y en el Magdalena cerca de los 150 mil millones de pesos3. Las
regalías y compensaciones giradas por carbón en Colombia alcanzaron en el año 2009 la suma
de 1.3 billones de pesos. No obstante esas grandes cantidades de dinero, comunidades como
las que habitan los caseríos de Boquerón, Plan Bonito y El Hatillo, son pobres, con carencias
esenciales en la prestación de los servicios básicos.

Todo lo anterior propició que la Defensoría del Pueblo hiciera una revisión del tema y como
resultado de la misma emitiera la Resolución defensorial No. 54, presentada en junio del 2008
en la ciudad de Santa Marta. Allí se hicieron una serie de recomendaciones a las distintas
autoridades para propender por la efectiva realización de los derechos de las comunidades que
viven en los municipios afectados por la actividad minera del carbón. Además, en los últimos dos
años, la actividad minera de carbón en estos departamentos viene sufriendo cambios
importantes, desde el incremento rápido de la producción hasta nuevas exigencias para la
actividad de transporte y embarque del carbón.

Esto hace necesario revisar el avance del cumplimiento de las recomendaciones hechas por la
Defensoría del Pueblo y el estado en que se encuentra en la actualidad la actividad carbonera en
los departamentos del Cesar y Magdalena y sus efectos sobre la garantía de derechos de la
población, que es el objetivo del presente informe.

II. MECANISMOS DE SEGUIMIENTO – VERIFICACIÓN

1. Una vez emitida la Resolución defensorial No. 054, la Defensoría del Pueblo le envío a
cada una de las entidades concernidas en la Resolución una comunicación donde se les
reiteraba lo allí señalado y se anunciaba el posterior proceso de seguimiento que se
haría. En cumplimiento del mismo, la Defensoría del Pueblo ha realizado las siguientes
actuaciones:

2. Se han realizado dos visitas de campo, una con objeto de la celebración de la audiencia
ambiental convocada por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial por
la desviación del río Calenturitas y la segunda para visitar las empresas mineras y las
comunidades del área de influencia. En las visitas se logró evaluar y recopilar
información importante para la elaboración del informe de seguimiento.

3. Se han llevado a cabo reuniones con representantes de las comunidades del área de
influencia para abordar, entre otros aspectos, el tema del posible reasentamiento a que
serán sometidas estas comunidades.

4. Se solicitó información a todas las autoridades concernidas en la Resolución defensorial


sobre las actuaciones realizadas de acuerdo con los problemas señalados y con las
recomendaciones que se les hicieron en la Resolución y de acuerdo con la dinámica del
sector en los últimos años.

5. De la misma manera, se recibieron de las organizaciones sociales de la región algunas


quejas y reportes sobre los avances en la solución a los diferentes problemas que los
afectan y que fueron relacionados en la Resolución defensorial.

6. Además de la protesta que realizaron los habitantes de la Jagua de Ibirico en febrero del
2007, se han presentado en los dos últimos años otras protestas en los caseríos que se
ubican en la zona minera y en las mismas cabeceras municipales de El Paso y de la
Jagua, en las cuales la Defensoría del Pueblo ha realizado labores de mediación y
acompañamiento.

3
Ingeominas, oficio 027961 de 25 de noviembre de 2009; DNP, oficio SCV - 20091520734671 de 10 de noviembre de 2009.
III. RESPUESTA A LAS RECOMENDACIONES DEFENSORIALES

Para avanzar hacia la efectiva realización de los derechos de las comunidades afectadas por la
explotación, transporte y embarque de carbón en los departamentos del Cesar y Magdalena, en la
Resolución defensorial No. 054, la Defensoría del Pueblo hizo varias recomendaciones, las cuales se
resumen a continuación conjunto con las respuestas dadas a las mismas.

Al Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial – MAVDT:


• Acelerar el proceso de reorganización del sector carbonero en los departamentos del Cesar y
Magdalena.
• Implementar y ejecutar programas y procedimientos para la recuperación ambiental del área
afectada por los la extracción y transporte de carbón.
• Continuar con el seguimiento al cumplimiento de las obligaciones ambientales impuestas en
las licencias ambientales y en los planes de manejo ambiental.
• Tomar medidas preventivas para que el incremento de la actividad de transporte y
embarque de carbón no genere impactos negativos sobre los habitantes.
• Cumplir con las obligaciones pendientes de los fallos de la Corte Constitucional (Sentencia
No. T-229/93, Sentencia No. SU – 442/97, Sentencia T-046/99).
• Definir mecanismos, tales como una auditoría externa, para evaluar los resultados del
monitoreo de la calidad del aire en las zonas de influencia de las minas, el transporte y los
puertos carboníferos en los departamentos del Cesar y Magdalena.
• Realizar las tareas pendientes fijadas en el Consejo Comunitario celebrado en la Jagua de
Ibirico el 10 de marzo de 2007 (Consejo Comunal No. 25).

El Ministerio informa que actúa en cuatro líneas4:


• Intervención in situ (instrumentos de manejo y control ambiental)
Desde el 2007, el Ministerio asumió temporalmente el seguimiento de los proyectos carboníferos en
el centro del Cesar (más de 100 expedientes de Corpocesar). Se han hecho más de 50 visitas/año
a las diez minas, dando como resultado la apertura de investigaciones, imposición de medidas
preventivas y sanciones. El Ministerio ha abierto 27 procesos sancionatorios a 10 empresas
mineras, de transporte y portuarios de carbón. Más de 4.800 millones de pesos en sanciones a
empresas mineras, de transporte y portuarios de carbón. Actualmente, hay siete (7) procesos
sancionatorios en proceso.

Del análisis de los informes de la red de monitoreo de calidad del aire, el Ministerio concluye que es
limitado el impacto de la emisión de partículas de carbón en la zona portuaria, impacta más en la
calidad del aire la operación de la carretera Troncal del Caribe.

Red de calidad del aire, zona portuaria. Datos comparativos de los últimos tres años

Fuente: Corpamag, presentación audiencia defensorial

Se hacen requerimientos a las empresas para que minimicen los impactos ocasionados por la

4
Oficio No. 2000 – 2 - 130885 de diciembre 04 de 2008 y Oficio No. 2400 – 2 – 123696 de 18 de noviembre de 2009
actividad y establecer canales de comunicación con las comunidades.

• Expedición de normas y políticas de carácter general


Expedición de resoluciones donde clasificó dos áreas fuente de contaminación en el centro del
Cesar y estableció el programa de reducción de contaminación de esas áreas. En la región hay 16
estaciones que miden PM10, PM2.5 y PST (partículas suspendidas totales), además de información
meteorológica; en la zona portuaria hay 13 estaciones. Las obligaciones para la reducción de la
contaminación se han venido ejecutando, entre estos, el inventario de emisiones unificado5; en las
revisiones realizadas se pudo observar disminución de la contaminación. Los monitoreos de la
calidad del aire son revisados por el IDEAM y el MAVDT y las redes están en proceso de
acreditación.

Por otro lado, se expidió el Decreto No. 3083 del 2007 donde se ordenó que a partir del 1 de julio
de 2010 se hiciera cargue directo en los puertos.

• Realización de estudios y caracterizaciones


La red de monitoreo de la calidad de aire en Santa Marta ha arrojado información en los últimos
ocho años sobre la calidad del aire en la zona afectada por la actividad del carbón. Las lecturas no
han sobrepasado los niveles máximos permitidos por las normas. Los estudios de sedimentación de
fondos y granulométrico de playas (Invemar – Ingeominas, 2002 - 2007) determinaron que el color
de ciertas áreas es natural y el carbón en fondos y playas es menor del 1% y que su gran mayoría
es orgánico.

• Trabajo interinstitucional e intersectorial


Existen convenios intersectoriales y guías ambientales para el manejo y operación de los puertos y
el transporte de carbón, además del seguimiento al cumplimiento de las obligaciones ambientales.
Hay mesa de trabajo en el Cesar, que entre otros temas, aborda el ambiental. Se declaró el área
fuente de contaminación, se definió el programa de descontaminación y se contrató la Evaluación
Ambiental Estratégica (EAE) para el área minera. Las empresas y la autoridad ambiental del
departamento adelantan la reforestación de 2.607 Ha en la Serranía del Perijá; con todo ello, el
Ministerio ha cumplido con lo ordenado en las diferentes sentencias judiciales. La EAE fue realizada
en el 2007 por la UPME pero no se han desarrollado el proceso de divulgación y el foro de
socialización del proyecto6.

El Ministerio otorgó la licencia para la construcción de Puerto Nuevo de la sociedad Prodeco y


solicitó a Drummond el inicio del nuevo sistema de cargue directo en el puerto, para lo cual está
evaluando los estudios presentados por la empresa Drummond. El Decreto que ordena el cargue
directo a partir del 1 de julio de 2010, fue modificado para solicitar un cronograma por parte de las
empresas para cumplir, los cuales están en evaluación del Ministerio7.

El Ministerio concluye que viene cumpliendo con las recomendaciones de la Resolución defensorial
No. 54. Sin embargo, no queda claro el papel de esta Entidad en lo que tiene que ver el proceso de
reorganización del sector carbonero en los departamentos del Cesar y Magdalena,
principalmente del área de explotación minera.

Al Ministerio de Transporte:
• Acelerar el proceso de reorganización del sector carbonero en el Cesar y Magdalena.
No ha informado al respecto.

Al Instituto Nacional de Vías – Invias:


• Realizar las tareas pendientes fijadas en el Consejo Comunitario celebrado en la Jagua de
Ibirico el 10 de marzo de 2007 (Consejo Comunal No. 25).

El Instituto dice estar cumpliendo con las tareas establecidas en el Consejo Comunitario No. 258: se
5
La Red de Monitoreo realiza lecturas de las estaciones estratégicamente ubicadas y que cobijan toda el área afectada por la
explotación minera. No se diferencia a cada emisor.
6
Oficio No. 2400-2-66805 del 28 de junio de2010
7
Oficio No. 2400-2-66805 del 28 de junio de2010
8
Oficio No. 5375 de febrero 17 de2009
hizo la rehabilitación de las carreteras o tramos de San Roque – La Paz, La jagua – Becerril, el paso
por La Jagua, El Burro – Tamalameque – Puerto Bocas.

Al Instituto Nacional de Concesiones – INCO:


• Realizar las tareas pendientes fijadas en el Consejo Comunitario celebrado en la Jagua de
Ibirico el 10 de marzo de 2007 (Consejo Comunal No. 25).

Refiere de la construcción de Puerto Nuevo, que tendrá interconectividad con la ruta de doble línea
férrea, cargue directo, con capacidad de 30 millones de toneladas en su primera etapa y alcanzar
luego los 70 millones/año. Debe estar listo en el año 2012. El Puerto de Drummond debe presentar
la propuesta para cargue directo. El proyecto “Ruta del Sol” contempla la construcción de doble
calzada San Roque – Ciénaga, a construir entre el 2010 y 2018. De la doble línea férrea se han
construido 110 Km, quedan pendientes 65 Km.

Al Ministerio de Minas y Energía:


• Acelerar el proceso de reorganización del sector carbonero en el Cesar y Magdalena.
• Realizar las tareas pendientes fijadas en el Consejo Comunitario celebrado en la Jagua de
Ibirico el 10 de marzo de 2007 (Consejo Comunal No. 25).

Relaciona las políticas que enmarcan el accionar del Ministerio: la Política de Administración del
Recurso Minero, la Política de Promoción País Minero y la Política de Mejoramiento de la
Productividad y Competitividad; del papel del Estado en el tema: fiscalizador, promotor y regulador;
que hay agenda conjunta con el MAVDT; de la reglamentación del Artículo 29 de la Ley 1382 de
2010 sobre contratación mano de obra, entre otros aspectos.

Unidad de Planeación Minero Energética – UPME


Realizó el estudio “Programa de Aprovechamiento Sostenible de Carbones en la Zona Central del
Cesar Involucrando un Proceso de Evaluación Ambiental Estratégica – EAE (PASC)”, participó en la
Mesa ambiental y apoya al Distrito Minero de La Jagua9. Del PASC surgieron 10 proyectos, de los
cuales se implementan dos, el No. 3 “Redes de Monitoreo de Agua y Aire” y el No. 6 “Conformación
de un Distrito Minero”. Se propuso la conformación de un grupo interinstitucional para evaluar los
10 proyectos y evaluar el estado de los que se realizan y la factibilidad de iniciar los otros10.

Informa sobre la producción actual de carbón en el departamento del Cesar y de las proyecciones
al 2014, cuando alcanzará 57.3 millones de toneladas/año. Se ha avanzado en estudios y
diagnósticos pero falta concretarlos en la región con lo cual se dará un paso importante para
reorganizar la minería de carbón en esta región del país.

Instituto Colombiano de Geología y Minería - Ingeominas


• Realizar las tareas pendientes fijadas en el Consejo Comunitario celebrado en la Jagua de
Ibirico el 10 de marzo de 2007 (Consejo Comunal No. 25).

Vela por el cumplimiento de las obligaciones contractuales de las empresas (desde el punto de vista
técnico, económico y jurídico), hace parte de la Mesa de Trabajo y apoyó el “Programa de
Aprovechamiento Sostenible de Minerales en el Centro del Cesar - PASC”11, que es la carta de
navegación para avanzar en la solución de la problemática minera. Informa sobre los títulos
mineros de carbón en el departamento del Cesar, la modalidad de los contratos, del estado y
municipio donde se encuentran y que hay 232 propuestas de contratos de concesión carbón en el
Cesar.

Títulos mineros de carbón en el departamento del Cesar

REGIMEN No. TÍTULOS


9
CONTRATO EN VIRTUD DE APORTE 11
Oficio No. 20091400147811 de 23 de octubre de2009
10 CONTRATO ÚNICO DE CONCESIÓN D-2655 DE 1988 4
Oficio No. 2010400039761 del 4 de junio de 2010. La propuesta de revisión salió de una reunión en Presidencia el 2 de junio de
2010. Conforman el grupo la Upme, quien lo lidera, Ministerio de Minas y Energía, Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo
CONTRATO ÚNICO DE CONCESIÓN LEY 685 DE 2001 96
Territorial, Ingeominas,
TOTAL Gobernación del Cesar, Corpocesar, Representantes de las empresas mineras,
111 alcaldías involucradas y un
representante de la mesa ambiental con el apoyo de la Presidencia de la República.
11
Oficio No. 027270 de 13 de noviembre 12 de2009. El Programa de Aprovechamiento Sostenible de Minerales en el Centro del Cesar
– PASC – tiene como objetivos establecer criterios técnicos de carácter regional para evaluar las variables ambiental, minera, social,
económica y de competitividad de cara a las decisiones minero – ambientales en el departamento del Cesar.
TITULOS MINEROS No.
TITULOS MINEROS EN EXPLOTACIÓN 12
TITULOS MINEROS EN EXPLOTACIÓN SUSPENDIDOS 3
TITULOS MINEROS EN EXPLOTACIÓN SIN LICENCIA A 1
TITULOS MINEROS EN EXPLORACIÓN 95

MUNICIPIO No.
BECERRIL 6
CHIRIGUANA 12
CODAZZI 39
EL PASO 12
LA JAGUA DE IBIRICO 26
TOTAL 95

El Instituto, en conjunto con otras instancias, ha avanzado en la elaboración de los instrumentos


para incidir en mejores prácticas para la explotación minera en la región, falta implementar y
desarrollar estas herramientas.

Al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural:


• Realizar las tareas pendientes fijadas en el Consejo Comunitario celebrado en la Jagua de
Ibirico el 10 de marzo de 2007 (Consejo Comunal No. 25).

El Ministerio informa que los compromisos del Consejo Comunitario No. 25 se han cumplido en su
gran mayoría y trabaja en lo que está pendiente. Se cumplió con la negociación del Predio
Michoacán, se cumplió lo del predio El Prado y con algunas personas del predio Monterrubio; con
las nuevas ganaderías; la siembra de 300 Ha de cacao; se entregó proyecto a la alcaldía de la
Jagua para adquirir maquinaria y se implementó el programa Agro Ingreso seguro12.

Unidad Nacional de Tierras Rurales - UNAT


Como complemento a lo mencionado por el Ministerio de Agricultura, la UNAT inició el deslinde de
los Playones de Media Luna (3.000 Ha, El Paso), de las Sabanas del Carmen y Repelón (975 Ha, El
Paso), de las Sabanas de Soledad (600 Ha, El Paso), de las Sabanas de Vallito (600 Ha, El Paso), de
las Sabanas de El Hatillo (179 Ha, El Paso) y de las Sabanas Comunales de Las Palmitas (300 Ha,
La jagua de Ibirico). En Becerril no figura ningún deslinde. Los procesos de deslinde no están
terminados, por lo tanto no se han entregado en comodato o titulado a terceros. En la UNAT no
tiene conocimiento de títulos de La Corona en estos municipios. Envía plano y linderos de la Sabana
Comunal de El Hatillo y se dice que al momento de su visita (11 de agosto de 2008) el área se
encontraba cercada con divisiones internas y que algunos pobladores le vendieron derechos al
señor Oscar Fernández quien ejerce posesión.

Concluye el Ministerio, que ha realizado significativos avances en los compromisos del Consejo
Comunal 025, pero al igual que otras entidades, no es clara su participación en el proceso de
reorganización del sector carbonero en el Cesar y Magdalena.

Al Ministerio de la Protección Social:


• Realizar las tareas pendientes fijadas en el Consejo Comunitario celebrado en la Jagua de
Ibirico el 10 de marzo de 2007 (Consejo Comunal No. 25).
• Revisar las relaciones laborales que cada una de las empresas del sector en estos
departamentos mantiene con sus trabajadores.

Informa que la comunidad exige que en las empresas de carbón, el 70% debe ser mano de obra
de la región y se debe acabar con la intermediación laboral ya que las empresas de servicios
temporales trasgreden los derechos de las comunidades. El Ministerio dice que investigará a las
12
Oficio No. 20082000193741 de enero 12 de2008
empresas temporales. Las empresas mineras han avanzado en la contratación directa, por ejemplo,
Drummond es el mayor patrocinador de alumnos SENA y de contratación directa. Se creó un
directorio empresarial minero para la venta de servicios al sector13. Pendiente de algunos
resultados, como la investigación a las empresas temporales, el Ministerio ha avanzado en el
cumplimiento de lo señalado en la Resolución defensorial.

A la Corporación Autónoma Regional del Cesar – Corpocesar:


• Implementar y ejecutar programas y procedimientos para la recuperación ambiental del área
afectada por los la extracción y transporte de carbón.
• Continuar con el seguimiento al cumplimiento de las obligaciones ambientales impuestas en
las licencias ambientales y en los planes de manejo ambiental.
• Definir mecanismos, que puede ser una auditoría externa, para evaluar los resultados del
monitoreo de la calidad del aire en las zonas de influencia de las minas, el transporte y los
puertos carboníferos en los departamentos del Cesar y Magdalena.

Responde que en el momento no tiene competencias de acuerdo con la Resolución No. 295 del 20
de febrero de 2007 del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial14. No informa sobre
acciones para la conservación y manejo de los recursos naturales en el centro del Cesar.

A la Corporación Autónoma Regional del Magdalena – Corpamag:


• Implementar y ejecutar programas y procedimientos para la recuperación ambiental del área
afectada por los la extracción y transporte de carbón.
• Continuar con el seguimiento al cumplimiento de las obligaciones ambientales impuestas en
las licencias ambientales y en los planes de manejo ambiental.
• Definir mecanismos, tales como una auditoría externa, para evaluar los resultados del
monitoreo de la calidad del aire en las zonas de influencia de las minas, el transporte y los
puertos carboníferos en los departamentos del Cesar y Magdalena.

La competencia le corresponde al Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, quien


otorgó los permisos y licencias a las empresas para exportar el carbón. Sin embargo, se hacen
diligencias de inspección técnica de las obligaciones contenidas en los permisos relacionadas con
emisiones atmosféricas, vertimientos y concesiones de agua.

La Corporación instaló y opera una red de monitoreo de la calidad del aire que cuenta con 12
estaciones atmosféricas.

A las empresas carboneras y portuarias:


• Implementar políticas y estándares con altos niveles de exigencia para el manejo y
cumplimiento de las normas ambientales del sector.
• Implementar y ejecutar programas y procedimientos para la recuperación ambiental del área
afectada por los la extracción y transporte de carbón.
• Cumplir con las obligaciones pendientes de los fallos de la Corte Constitucional (Sentencia
No. T-229/93, Sentencia No. SU – 442/97, Sentencia T-046/99).

Al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar – ICBF:


• Realizar estudios y tomar las medidas pertinentes para prevenir y mitigar los impactos
negativos que genera la actividad de transporte de carbón por carretera sobre la población
joven de estos departamentos.

El Instituto adelanta acciones para evitar trabajo infantil en el Cesar y la explotación sexual
comercial en el corredor carbonífero según el Convenio firmado en el 2008 con la Gobernación y la
Procuraduría. También se firmó un convenio con OIM y la Gobernación para prevenir el
reclutamiento de niños y niñas y se amplió a la prevención del trabajo infantil en las calles y la
explotación sexual. Se ha hecho sensibilización, capacitación, acciones de beneficios y
oportunidades, se crearon y reactivaron comités ETI y desarrollo de estrategias de
comunicación. Así mismo, se realizaron talleres con las entidades.

13
Oficio No. 00402243 de 24 de diciembre de2009
14
Oficio No. 00 - 0938 de 20 de octubre de2009
Con ello, el Instituto avanza en mejorar la situación de la población joven afectada por el transporte
de carbón en la Troncal Caribe, como le fue solicitado.

Al Programa Presidencial de Modernización, Eficacia, Transparencia y Lucha contra la Corrupción -


Zar Anticorrupción:
• Hacer las investigaciones necesarias y adoptar medidas que propendan por la transparencia
en el manejo de las regalías del carbón en el Cesar.

No ha adelantado investigaciones sobre el uso y manejo de las regalías en los departamentos del
Cesar y Magdalena15.

A la Contraloría General de la República:


• Hacer seguimiento y acompañamiento al manejo e inversión de los recursos de regalías y
compensaciones que reciben los entes territoriales en el Cesar y Magdalena.

Al Departamento Nacional de Planeaci - DNP:


• Hacer seguimiento y acompañamiento al manejo e inversión de los recursos de regalías y
compensaciones que reciben los entes territoriales en el Cesar y Magdalena.

A la Gobernación del Magdalena:


• Realizar estudios y tomar las medidas pertinentes para prevenir y mitigar los impactos
negativos que genera la actividad de transporte de carbón por carretera sobre la población
joven de estos departamentos.

A la Gobernación del Cesar:


• Realizar estudios y tomar las medidas pertinentes para prevenir y mitigar los impactos
negativos que genera la actividad de transporte de carbón por carretera sobre la población
joven de estos departamentos.

Se requirió al Ministerio de Minas y Energía para que reglamente lo de la mano de obra regional ya
que ha sido reiterado el conflicto laboral en la zona central del Cesar. La Gobernación ha actuado
como garante en esos conflictos. De igual manera, se le solicitó al Ministerio que delegue en la
Gobernación el seguimiento a los títulos mineros de carbón. Se planteó el desarrollo de un parque
industrial en la región y se trabaja junto con el Ministerio en la creación del Parque Minero. Se creó
un grupo interinstitucional para hacer seguimiento al cumplimiento de las licencias ambientales.
Se ha acompañado algunas reuniones con las comunidades en el tema del reasentamiento16.

A la Alcaldía de Ciénaga:
• Tomar medidas para que el incremento de la actividad de transporte y embarque de carbón
no genere impactos negativos sobre los habitantes del municipio.
• Diseñar un plan de choque con los recursos de regalías y compensaciones para ampliar
coberturas y mejorar la calidad en la prestación de los servicios de salud, educación,
acueducto, alcantarillado y saneamiento básico hasta que se alcancen los mínimos
establecidos en la ley.

A la Alcaldía Santa Marta:


• Tomar medidas para que el incremento de la actividad de transporte y embarque de carbón
no genere impactos negativos sobre los habitantes del municipio.

A las alcaldías de Becerril, El Paso, La Jagua de Ibirico y Chiriguaná en el Cesar:


• Diseñar un plan de choque con los recursos de regalías y compensaciones para ampliar
coberturas y mejorar la calidad en la prestación de los servicios de salud, educación,
acueducto, alcantarillado y saneamiento básico hasta que se alcancen los mínimos
establecidos en la ley.

15
Oficio No. DEN09400105966 de 12 de noviembre de2009
16
Oficio No. SM – 1149 de 05 de noviembre de2009
IV. ANÁLISIS DEL ESTADO DE LA REGIÓN

A. Explotación, transporte y embarque de carbón

La inversión extranjera en el sector minero ha pasado de ser muy poco significativa, en 1996
representó el 1.64% del total de inversión extranjera en el país, a ser muy importante, cerca del
40% en el año 2009 (Banco de la República, 2010. Datos provisionales) (ver anexo 1). El PIB
minero ha oscilado entre el 1.5% y el 1.6% del total del PIB nacional (gráfica siguiente) y las
exportaciones mineas representan para el país algo más del 22% del total de exportaciones; de
estas, el 60% corresponden a exportaciones de carbón y dentro del total nacional, las
exportaciones de carbón pasaron de ser el 11.9% al 13.2% en los dos últimos años.

Para alcanzar las metas, el Gobierno definió varias políticas, una de estas es “Promoción País
Minero” que se ha cumplido conforme a lo proyectado, lo cual se complementa con las
modificaciones a la regulación minera que favorecen la inversión extranjera e incrementan la
actividad. La Ley 1382 de 2010, modificatoria del Código de Minas, Ley 685 de 200117, define
sobre la sustracción de zonas de reserva para hacer minería, permite las sustracciones
temporales, facilita los procedimientos y excluye áreas para la explotación minera (PNN, P
Regionales, zonas de reserva). Esto ha favorecido que los departamentos del Cesar y la Guajira,
que producen el 90.5% del total de carbón nacional, tengan proyecciones para duplicar la
producción a mediano y largo plazo, carbón que se exporta a Estados Unidos y Europa a través de
los puertos en Ciénaga y Santa Marta.

En el centro del departamento hay 95 títulos mineros vigentes18, de los cuales 12 se encuentran
en explotación, 1 en montaje, 3 en exploración suspendida y los demás, en exploración
(gráficos siguientes y anexo 3). De los títulos en explotación, montaje y exploración suspendida,
8 son de gran minería y 6 de mediana minería. Además de ello, sólo en tres municipios del
Cesar (Becerril, La Jagua de Ibirico y El Paso) hay 44 nuevas solicitudes de concesión minera
ante Ingeominas.

17
El Código de Minas o Ley 685 de 2001 definió la minería como una actividad de utilidad pública e interés social, asignando a las
personas y compañías extranjeras los mismos derechos y obligaciones que tienen los concesionarios mineros nacionales colombianos
(Artículos 18 y 19). Así mismo, definió uno términos Contractuales (Fase de Exploración: 3 años, Fase de Construcción y Montaje: 3
años y Fase de Explotación: 24 años, prorrogables por 30 años más). El concesionario minero cuenta con completa autonomía
técnica, industrial, económica y comercial (Artículo 60); la expropiación de inmuebles a favor de la minería es legal y forzosa; el
concesionario puede subcontratar, ceder total o parcialmente sus derechos, o gravarlos para garantizar obligaciones.
18
Presentación Ingeominas en audiencia defensorial. En oficio de Ingeominas, No. 027270 de 13 de noviembre 12 de2009, se había
dicho de 88 títulos vigentes y 9 en explotación.
Bloques carboníferos en el centro del Cesar, vigentes pero no explotados, transparentes, en explotación, color oscuro.

En la región central del departamento del Cesar operan las empresas Drummond (minas La Loma,
El Descanso, Similoa, Rincón Hondo y Cerrolargo), Prodeco (Minas La Jagua: El Tesoro, CMU y
carbones de La Jagua y Calenturitas), Vale (minas El Hatillo y Cerrolargo), Colombia Natural
Resources (mina La Francia, antes Carbones del Cesar) y Norcarbón (Cerrolargo). La empresa
Drummond representa el 70% del total de producción de carbón de la región, pero empresas como
Prodeco (Glencore) y Vale vienen aumentado rápidamente su producción. En la siguiente tabla se
observan los volúmenes de explotación de carbón por parte de las diferentes empresas que operan
en el departamento del Cesar durante el periodo 2004 –2009.

Tabla 1. Producción de carbón en el departamento del Cesar


Toneladas
2004 2005 2006 2007 2008 2009 Total
DRUMMOND LTD 20.454.159 21.463.755 21.619.959 22.898.182 21.396.500 20.589.300 128.421.855
CARBONES SORORIA LTDA 32.919 32.919
CARBOANDES S.A. 394.302 684.646 1.315.613 325.608 2.720.169

CARBONES DEL TESORO S.A. 1.209.728 1.849.500 1.078.500 4.137.728

CARBONES DE LA JAGUA 2.386.610 1.836.181 1.942.384 2.625.172 2.517.100 2.667.500 13.974.947


CONSORCIO MINERO UNIDO
S.A. 1.070.900 1.349.289 1.478.068 551.687 801.300 5.251.244
C.I. PRODECO S.A. 612.258 1.502.201 2.878.837 3.725.148 4.697.700 5.700.100 19.116.244
COMPAÑÍA CARBONES DEL
CESAR S.A. 723.661 1.460.897 1.461.582 1.299.200 806.700 5.752.040
NORCARBON S.A. - AREA LA
DIVISA 77.230 149.770 422.890 389.460 356.000 306.700 1.702.050
EMCARBON S.A. - DIAMOND
LTDA 1.560.100 1.622.200 3.182.300
TOTAL CESAR 25.028.378 27.709.503 31.118.648 33.186.567 33.676.100 33.572.300 184.291.496
Fuente: Instituto Colombiano de Geología y Minería – INGEOMINAS. Años 2008 y 2009 Ingeominas sobre la información de recaudo de regalías

La Empresa Drummond proyectó una producción para el año 2009 de 25 millones de toneladas y
para el 2010 alcanzar los 30 millones de toneladas, pero disminuyó el ritmo y está en 20.5 millones
de toneladas, contrario a Prodeco que en el presente año alcanzará 14 millones de toneladas. Con
la compra y apertura de nuevas minas por parte de éstas y otras empresas multinacionales, se
viene reorganizando la explotación de carbón en el Cesar.

Más del 90 % del carbón que se extrae del centro del Cesar se transporta a los puertos de Ciénaga
y Santa Marta utilizando la vía férrea (30.2 millones de toneladas por año) y cerca del 10% se hace
utilizando tractomulas por la carretera Troncal del Caribe (3.3 millones de toneladas por año, en
promedio 260 viajes por día; hasta finales del año 2007, 2.600 tractomulas transportan el carbón
diariamente por esta vía). En tren transportan las empresas Drummond, Prodeco y Vale y por
carretera lo hacen Prodeco (de la mina La Jagua, entre 50 – 60viajes/día), Colombia Natural
Resources (mina La Francia, 160 viajes/día) y Cerrolargo. La empresa Prodeco transporta cerca de
5.5 millones de toneladas de carbón en tractomula desde la mina de La Jagua hasta la mina de
Calenturitas y allí es llevado en tren al puerto. Para ello utiliza la vía del carbón. Como fue dicho,
con la entrada en operación del tren de Prodeco, dejaron de circular por la Troncal del Caribe 500
viajes/día.
Transporte de Carbón entre las minas en el Cesar y los puertos en Santa Marta. Fotos de la Revista Dinero.
10/26/2007

En Santa Marta se ubican los puertos de la Sociedad Portuaria Regional de Santa Marta y Puerto
Zúñiga, esté último de la empresa Prodeco. La Sociedad Portuaria es la única que actualmente
hace cargue directo y por allí se embarca carbón de varias empresas, entre estas Prodeco. En
Ciénaga se encuentran los puertos de Drummond y el puerto Río Córdoba de la empresa Vale,
ambos con cargue a través de barcazas. Por vía férrea llega el carbón a los puertos, excepto a la
Sociedad Portuaria, quien lo recibe en tractomula. La empresa Prodeco transporta carbón en
tractomula desde Puerto Zúñiga a la Sociedad Portuaria. Estos cuatro puertos están cercanos a
mover las 40 millones de toneladas/año. Drummond está exportando cerca de 22 millones de
toneladas/año y Prodeco espera alcanzar este año 14 millones de toneladas a lo cual se debe
sumar las exportaciones de las demás empresas que serán del orden de los 4 millones de
toneladas.

Figura 1. Localización de los puertos de carbón y vista del puerto de la Sociedad Portuaria

Actualmente, se inició la construcción del proyecto de Puerto Nuevo y están pendientes las
autorizaciones para la modificación del puerto de Drummond y la respuesta a la propuesta para
el cargue directo de la empresa Vale. Puerto Nuevo entrará a operar a finales del año 2012 o
comienzos del 2013 e inmediatamente se debe suspender el actual puerto de Prodeco (Puerto
Zúñiga). La primera etapa de este puerto está diseñada para cargar 23 millones de
toneladas/año, luego alcanzará los 60 millones. El Puerto se ubica contiguo al puerto de
Drummond, entre éste y el río Toribio, por ello, Puerto Nuevo y puerto de Drummond deberán
ponerse de acuerdo para utilizar el mismo canal de acceso. El muelle será de aproximadamente
1.700 metros de longitud, allí se dragará la dársena y el canal de acceso a 20 metros de
profundidad y con una longitud de aproximadamente 14 a 16 kilómetros.

Barcazas con carbón

Las empresas carboneras son grandes generadoras de empleo en los departamentos de la Costa
Atlántica, principalmente en el Cesar, la Guajira y Magdalena. Las empresas tienen trabajadores
contratados directamente o a través de empresas prestadoras de servicios o de suministro de
personal. Los empleos directos que generan las empresas son *** aproximadamente y de forma
indirecta *** trabajadores. La Mayor parte de la fuerza laboral proviene directamente de la
región y de la Costa Atlántica, en menor cantidad de otros departamentos del país. Por ejemplo,
en la siguiente tabla se detalla el lugar de origen de la fuerza laboral de la empresa Prodeco que
tiene vinculadas laboralmente a 4.717 personas.

Generación de empleos minas Calenturitas y La Jagua (Prodeco)


MUNICIPIO 2007 2008 2009
Departamento del Cesar (incluye El Paso, La
Loma, La Jagua de Ibirico, Becerril, Chiriguaná , 76% 89% 92%
Codazzi y otros)
Otros departamentos del País 24% 11% 8%
TOTAL 100 100 100

Regalías y compensaciones

El total de las regalías generadas por las explotaciones petroleras y mineras en el país durante el
periodo 2002 –2009 fue de $28,7 Billones, de estas, fueron regalías directas (explotación,
puerto) $23,9 Billones19 y regalías indirectas (a través del FNR) $4,8 Billones20. En el mismo
periodo, la explotación de carbón generó 3.27 billones de pesos. En sólo los departamentos del
Cesar y Magdalena, las cifras alcanzaron valores cercanos a los 400.000 millones de pesos en el
2009, como se observa en las siguientes tablas.

Distribución de regalías de carbón por municipio portuario


Distribuciones
Beneficiario 2006 2007 2008

Ciénaga 22.199.103.037 28.616.334.972 37.886.966.141

Santa Marta 5.686.972.168 6.163.201.950 12.834.070.689

19
Fuente: Cifras ANH, Ingeominas, operadores de oleoductos y gaseoductos y Ministerio de Hacienda y Crédito Público. Cifras Pesos
constantes 2009.
20
Ingresos Fondo Nacional de Regalías.
Total departamento 27.886.075.205 34.779.536.922 50.721.036.830
Fuente: Ministerio de Minas y Energía. Tomado de Ingeominas, marzo 2009.

Monto de las regalías de carbón. Departamento del Cesar 2004 – 2010


VALORES GIRADOS VALORES GIRADOS VALORES GIRADOS VALORES GIRADOS VALORES GIRADOS VALORES GIRADOS VALORES GIRADOS
BENEFICIARIO
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010

CESAR 48.964.494.253,00 156.428.249.468,00 160.885.761.087,00 218.930.629.408,00 282.194.692.137,00 412.069.218.224,00 152.148.167.742,00


CESARGOBERNACION 28.075.426.695,00 82.320.224.441,00 101.268.956.282,00 132.751.978.055,00 152.807.717.456,00 191.947.015.073,00 99.708.555.957,00
AGUSTIN CODAZZI 2.653.939,00 647.636.446,00
BECERRIL 1.114.426.576,00 1.722.984.753,00 3.207.953.739,00 7.863.271.761,00 6.618.411.509,00
FNR- CESARESCALONAMIENTO 4.890.339.051,00 5.484.157.442,00 25.905.236.198,00 36.667.367.702,00 40.568.252.683,00 4.108.939.243,00
CHIRIGUANA 6.786.571.353,00 31.823.286.366,00 36.618.479.865,00 42.436.082.335,00 53.033.829.578,00 71.898.189.705,00 26.046.816.242,00
FNR- CHIRIGUANA ESCALONAMIENTO 396.917.608,00
CORPOCESAR 242.041.027,00 117.989.862,00 1.480.883.757,00 1.888.592.211,00 8.579.977.041,00 7.533.156.333,00 6.546.586.855,00
EL PASO 16.223.964,00 400.869.174,00 3.314.595.253,00 4.271.669.227,00 9.043.137.031,00 6.762.210.862,00 4.852.834.261,00
LA JAGUA DEIBIRICO 13.820.649.385,00 36.814.539.764,00 11.604.261.912,00 9.944.342.856,00 18.854.709.590,00 85.494.467.868,00 1.167.000.000,00
FNR- LA JAGUA DEIBIRICO ESCALONAMIENTO 2.054.469.621,00
TAMALAMEQUE 23.581.829,00 61.000.810,00 - 9.743.773,00 -

Fuente: 2007, 2008: Ingeominas, oficio 027961 de 25 de noviembre de 2009 - 2006: DNP, oficio SCV - 20091520734671 de 10 de
noviembre de 2009

En total, las entidades beneficiadas de regalías directas en el departamento del Cesar han
recibido 1.5 billones de pesos en el periodo 2004 – 2010, de estos, la Gobernación ha sido
beneficiada con $789 mil millones, la Jagua de Ibirico con $180 mil millones (cerca del 50%, lo
demás está suspendido), Chiriguaná con $268 mil millones, Becerril con $20.4 mil millones;
Corpocesar con $26.3 mil millones y el Fondo Nacional de Regalías $117.6 mil millones. En el
mismo periodo, las entidades territoriales del departamento del Magdalena han sido
beneficiadas con $229 mil millones.

De acuerdo con esta información, durante el periodo 2002 - 2009, el departamento del Cesar
recibió, exclusivamente de regalías, $1.644.000 por habitante y el departamento del Magdalena
$206.000 pesos por habitante. Comparativamente, el departamento de Casanare recibió $16,8
millones de pesos por habitante.

En el periodo 2002 y 2008, las transferencias nacionales (Sistema General de Participaciones y


otras como Fosyga y Etesa) fueron de $81,7 billones de pesos, los Ingresos Tributarios de
$39,42, las regalías de $20,02 y otros ingresos (no tributarios, cofinanciación, operaciones
comerciales, convenios, etc.) de $21,18, para un total de $162,31 billones. Así, las regalías
representaron en ese periodo, el 12% del total de ingresos de la nación21.

De acuerdo con las normas vigentes, los recursos de regalías tienen destinación específica (ver
anexo 2), pero como se observa en la tabla siguiente, algunos montos significativos no cumplen
con ello.

Inversiones realizadas con recursos de regalías y compensaciones


ENTIDAD TERRITORIAL TIPO 2006 2007
Inversiones no permitidas 4.227 0
Inversiones en coberturas 81.098 87.168
Proyectos priorizados Plan Desarrollo 44.111 69.897
Departamento Cesar Interventoría técnica 4.385 3.559
Operación y puesta en marcha 101 0
Pasivos exigibles 1.217 500
Total departamento 135.139 181.159
Inversiones en cobertura 712 1.811
Becerril
Proyectos priorizados Plan Desarrollo 123 195

21
Departamento Nacional de Planeación, DNP. 2010. Presentación Audiencia defensorial. 23 de julio.
Interventoría técnica 0 15
Total Becerril 834 2.021
Inversiones en coberturas 32.618 47.141
Proyectos priorizados Plan Desarrollo 6.748 9.901
Interventoría técnica 1.649 1.988
Chiriguaná
Operación y puesta en marcha 0 300
Castigo de reservas 655 0
Total Chiriguaná 41.670 59.329
Inversiones en coberturas 2.405 3.691
Proyectos priorizados Plan Desarrollo 358 690
El Paso
Interventoría técnica 129 25
Total el Paso 2.893 4.406
La Jagua de Ibirico
Tamalameque
Total Cesar 180.536 246.916
Inversiones en coberturas 713 15.147
Interventoría técnica 262 952
Ciénaga Operación y puesta en marcha 94 0
Saneamiento fiscal. Reestructuración 0 1.257
Total Ciénaga 1.070 17.356
Inversiones en coberturas 1.471 3.024
Interventoría técnica 0 69
Santa Marta
Saneamiento fiscal. Reestructuración 0 3.754
Total Santa Marta 1.471 6.847
Total Magdalena 2.541 24.204
Cifras en millones de pesos
Fuente: DNP, oficio SCV - 20091520734671 de 10 de noviembre de 2009

Además de las regalías y compensaciones que se han entregado directa o indirectamente a los
diferentes entes territoriales, las empresas carboneras, dentro de las obligaciones impuestas por
las distintas autoridades, entre estas el Plan de Manejo Ambiental, han invertido cifras
importantes en las comunidades de las áreas de influencia para mitigar los impactos e incidir en
la mejora de la calidad de vida de los habitantes. También, en cumplimiento de la función social
empresarial, algunas empresas vienen acompañando las comunidades más vulnerables con
ayudas para situaciones apremiantes.

B. Impactos de la actividad minera de carbón en la región

La actividad minera ocasiona grandes impactos ambientales y sociales debido a las


transformaciones que se presentan en las regiones donde se establece. Cambia el paisaje, el
uso del suelo y se altera la forma de vida de una región, máxime cuando se hace a gran o
mediana escala. Esto ha implicado para los habitantes del centro del Cesar, cambiar su vocación
de producción agrícola y pecuaria, pasar a depender de la extracción de los recursos naturales.
De manera resumida, en el departamento del Cesar, la actividad extractiva de carbón ha
causado:

¾ Grandes transformaciones en el paisaje


¾ Alteración de la dinámica hidráulica de la región
¾ Contaminación de aguas, suelos y aire
¾ Cambio drástico de las coberturas del suelo
¾ Afectación de las especies de flora y fauna
¾ Cambios del uso de los suelos
¾ Pérdida total de las actividades agrícolas y pecuarias
¾ Amenaza de desplazamiento de grupos poblacionales

Según el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, las proyecciones de los


impactos de la explotación minera en el centro del departamento del Cesar se resumen en el
siguiente cuadro:
Impactos 2007 2010 2030

Carbón (millones ton/año) 36,5 58,7 60,30

Estériles (millones m3/año) 390 627 644

Explosivos (ton) > 3.000 >5.000 >5.000

Tractomulas (viajes ida y vuelta) 1.600

Poblaciones a reubicar por avance explotación 6


minera (centros Poblados)

Ferrocarril (vagones cargados 50 ton/día) 1500 3216 3304

Canales perimetrales manejo de aguas 32 Km. 60 Km. 62 Km.

Desvió de corriente hídricas 2 6 10


Fuente: Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, 2010

Como se observa, para extraer el carbón de esta zona, sólo de proyectos mineros que están
operando, será necesario desviar el cauce natural de 18 ríos y se tendrán que reubicar 6 centros
poblados. Sin embargo, como se dijo, existen otros 83 títulos vigentes que no están operando
actualmente y hay 44 nuevas solicitudes en curso.

En la región hay dos zonas de reserva forestal, Reserva Forestal del Magdalena y Reserva
Forestal de los Motilones, las cuales pueden ser afectadas por la actividad.

Las fuentes hídricas que hasta ahora han sido objeto de autorización de desvío debido a la
explotación de carbón, que actualmente son de competencia del MAVDT, se relacionan en la
tabla siguiente:

Expediente – Proyecto Fuentes hídricas Acto administrativo Motivo de


empresa autorizadas por la cual se desviación
autoriza la
desviación
2622 Prodeco Explotación Ríos Calenturitas, Tucuy, Resolución 464 marzo Ampliación del pit de
Carbonífera Mina Maracas y Arroyo 06 de 2009. explotación
Calenturitas Caimancito
3271 – Drummond Explotación de carbón Resolución 414 marzo Construcción del pit
en la áreas de los 11 de 2008. de explotación.
Arroyo Caimancito,
contratos de concesión
Arroyo río Viejo, Arroyo
minera N° 144/97 “El
Caimán, Arroyo
Descanso”, N° 283/95
Tomasucal, Caño Mocho,
“Similoa” y N° 284/95
Caño Aguaprieta, Caño
“Rincón Hondo”
El Zorro-Río
Casacará, Caño Platanal y
Tributarios Caño Pérez

3199 – Coal - Corp. Explotación Caño Bautista Resolución 1714 Ampliación del pit de
Carbonífera Mina La septiembre 30 de explotación
Francia 2008.
0027 – Drummond Mina de Carbón La Resolución 0017 enero Ampliación del pit de
Caño San Antonio
Loma – “Pribbenow” 5 de 2007. explotación
1203- Carbones de la Explotación integral de Resolución 013 enero Desviación de las
Jagua. Carbón del Flanco 18 de 2006. aguas de la zona del
Caño Ojinegro
Occidental del Sinclinal pit de explotación en
de La Jagua de Ibirico. la Mina El Tesoro

Se cuentan más de 15 cuerpos de agua que han sido afectados de forma directa por la actividad
minera, sea por desvío u otro tipo de afectación del cauce original, que tienen que ver con la
necesidad exclusiva de las empresas para ampliar los frentes de explotación minera.

Para las empresas mineras, el problema ambiental de su actividad se centra en la emisión de


partículas que afectan el agua y principalmente, la calidad del aire. Las comunidades mencionan
otra serie de afectaciones y que tienen que ver particularmente con: en las minas de La Jagua
se vierten aguas contaminadas a los ríos, hay fallas en los retrollenados porque superan las
cotas permitidas, explotan materiales canterables del río Tucuy sin permiso, alteran las
servidumbres de las diferentes comunidades como en el caso del corregimiento La Victoria,
entre otros. Así mismo, se han afectado los ríos Tucuy y Sororia en la parte alta, en el proyecto
La Jagua, la empresa ha intervenido varios ríos como el Canime – Ojinegro y vierte sus aguas
residuales sin tratar al río Tucuy. Comentan que las empresas pagan las multas y siguen
haciendo la actividad como si no pasara nada.

El proyecto La Jagua bombea aguas directamente al río, pero según la empresa, son aguas del
mismo río que se infiltran a la mina. La empresa dice que las aguas del río Tucuy entran
contaminadas a las minas de La Jagua porque aguas arriba opera Norcarbón (mina de
Cerrolargo) y una empresa de palma de aceite, que aparentemente no hacen buen manejo de
sus residuos.

Como lo denuncia la comunidad, otros cuerpos de agua de la región han sido afectados sin los
debidos permisos ambientales, como lo ha comprobado el MAVDT y que reposa en los
expedientes.

La desviación del río Calenturitas por parte de Prodeco generó gran debate entre los gremios, las
autoridades y la comunidad. En la Audiencia Ambiental se evidenció la preocupación por los
impactos que esto generaría aguas abajo de la intervención. También quedó claro que este
mismo río será intervenido más adelante por la misma empresa y por parte de otras empresas
mineras. La desviación de un río de esta magnitud trae consigo muchos impactos, como la
desaparición de bosques de galería, pérdida de nichos ecológicos, amenaza de especies
regionales y ruptura de corredores biológicos. Prodeco tuvo que modificar la desviación del río
Calenturitas porque Incoder no compró unos predios a que se había comprometido y estos
fueron invadidos.

En la zona minera, los grandes volúmenes de estériles que se requieren mover para extraer el
carbón generan más impactos que la manipulación del propio carbón y que se suma a emisión
de partículas ocasionada por la construcción y uso de la infraestructura necesaria para sacar el
carbón de la región y que extiende los impactos a áreas distantes, lo cual se convierte en uno
de los aspectos que más problemas le causa a las empresas y las propias autoridades
ambientales. Así mismo, se debe tener en cuenta que todas las empresas que operan en la zona
no hacen los mismos esfuerzos para controlar las emisiones lo que implica mayor
responsabilidad de ellas en la contaminación y los efectos que se puedan presentar sobre las
comunidades.

Como se ha dicho, la contaminación atmosférica en la zona minera hizo que el Ministerio de


Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial declarara la zona como área fuente de contaminación
y definiera un plan de acción para disminuir las emisiones. Parte importante del plan de acción
que se definió es controlar in situ las emisiones de gases y partículas. Se creó una red de
monitoreo de la calidad del aire, tanto en la zona minera como en la zona portuaria, para medir
y hacer seguimiento a este aspecto. Basados en el los reportes de la red de monitoreo de la
calidad del aire, en las estaciones de Boquerón, Plan Bonito y La Jagua Vía, no se han detectado
disminuciones de consideración para material particulado (PST y PM10) (ver tabla siguiente) y esto
supone que ha sido ineficiente el plan de acción para disminuir las emisiones y que la medida
solicitada por el Ministerio, reubicar los centros poblados ubicados en el área, se mantenga vigente
aunque las empresas proponen otra cosa.

Promedio anual material particulado (ug/m3)


Abril 2008 - marzo
Estación
2009 Abril 2009 - marzo 2010
PST PM10 PST PM10
Boquerón 73.86 0 108.73 0
Plan Bonito 214.63 98.11 209.26 108.51
La Jagua
Vía 137.89 93.11 142.41 81.45
Fuente: Reporte de resultados Red de Monitoreo Calidad del Aire -
UIS - marzo de 2010

La contaminación atmosférica, la emisión de partículas, es causada por la actividad en las minas


y en gran medida, por la construcción y uso de las vías, por ello, otra de las medidas adoptadas
fue la de pavimentar la vía del carbón frente a cada uno de los caseríos por donde pasa, pero
que ahora se ve la necesidad de extender la obligación a pavimentar toda la vía. La Defensoría
del Pueblo desconoce estudios epidemiológicos de las posibles afectaciones que pueda generar
el carbón y el polvo del material particulado sobre las comunidades que se encuentran
expuestas continuamente a estas condiciones de contaminación en el área declarada como
fuente de contaminación.

Además de controlar in situ las emisiones de gases y partículas, las empresas deben garantizar
no verter las aguas contaminadas a los cuerpos de agua y en la medida de lo posible, no afectar
los causes de los ríos.

Contaminación ocasionada por el transporte de carbón. Fotos de la Revista Dinero. 10/26/2007

De acuerdo con la red de monitorio, en la zona portuaria no se han visto niveles muy
significativos de contaminación atmosférica por partículas de carbón y según los estudios sobre
sedimentos, el porcentaje de carbón en ellos es muy bajo. Los impactos ambientales en esta
zona se deben más a las alteraciones de las zonas de playa y las intervenciones de algunos
cuerpos de agua. Las empresas tienen medidas de compensación, por ejemplo Drummond tiene
un programa de reforestación de los ríos en Santa Marta (Manzanares y Gaira) y en la ciudad de
Ciénaga. El puerto de Prodeco se encuentra en la red de adoptantes de fauna silvestre (la
liberan dentro del puerto) y la empresa tiene como obligación, la protección de la cuenca del río
Toribio. Sin embargo, el traumatismo que puede ocasionar el transporte de carbón para llegar a
los puertos y la afectación del paisaje de la zona costera por el tránsito constante de barcazas y
remolcadores, se ha convertido en el problema que más impacta en la zona.

Comunidad vecina a la vía alterna al puerto en Santa Marta puso en conocimiento de la Personería
de Santa Marta que el transporte de carbón genera contaminación a su paso y afecta la estabilidad
de las viviendas. La Personería convocó a las autoridades y solicitó actuaciones al respecto, se
adquirieron compromisos como el monitoreo al carpado, la velocidad, el estado mecánico de los
camiones y la limpieza de los mismos, con ello, la situación ha mejorado.

Con la entrada en operación del tren de Prodeco, la Cadena Decameron y el sector turístico del
área ha manifestado su inconformismo porque el paso del tren frente a sus instalaciones altera
de manera directa su actividad. La situación ha desencadenado una disputa por más de dos
años entre los dos sectores y en la cual el Gobierno nacional ha tratado de buscar el equilibrio
entre oportunidades de desarrollo en la región enmarcadas dentro del Plan de Ordenamiento
Territorial de Santa Marta. Se impuso realizar el cargue directo del carbón, implementar medidas
para restringir las emisiones de polvillo de carbón, se reactivó el tren y la construcción de paso
nivel para el acceso a la zona turística. Se encuentran en estudio los cronogramas planteados por
las empresas para cumplir con el cargue directo. Se mantiene la medida de restricción nocturna a
la operación del tren de Prodeco, empresa que entre los años 2005 y 2009, invirtió más de mil
millones de dólares en la región y ha entregado 303 millones de dólares por regalías hasta el
200922.

Por otra parte, el Gobierno nacional renovó a la Sociedad Portuaria de Santa Marta por 30 años
más la concesión portuaria de carbón. Para acceder a este puerto, se construyó la vía alterna,
pero en su operación se presentan problemas, tanto para las comunidades como para las
empresas que hacen uso de la vía. Las comunidades se quejan de la contaminación que les
genera el transporte de carbón por tal vía y las empresas se quejan de la inseguridad en la vía
debido al mal estado de la misma. La Sociedad Portuaria dice que sobre esta variante existen
muchos cruces informales que dificultan el tráfico hacia el puerto. El Departamento
Administrativo de Medio Ambiente, Dadma, hace operativos para controlar las emisiones y buen
estado de los camiones que transportan carbón en la ciudad.

El Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Invemar, en Punta Betín, afectado


directamente por la actividad portuaria de Santa Marta, específicamente por el puerto de
carbón, se trasladará en el año 2011 a El Rodadero. Esto en acuerdo y con el apoyo directo de
la Sociedad Portuaria.

No obstante las dificultades que tiene Prodeco para operar el tren a la llegada a su puerto, la
significativa disminución del transporte vía camión por la Troncal del Caribe, tanto de esta
empresa como de otras, ha implicado un paso importante en la mitigación de impactos de un
componente muy importante en la cadena del carbón. Se espera que pronto entre en servicio la
segunda calzada férrea para que todas las empresas que operan en el centro del Cesar puedan
transportar el carbón por esta vía, que desde el punto de vista ambiental y social es menos
impactante, no obstante los servicios directos e indirectos que se pierden con la salida de
operación de los camiones.

El problema que persiste entre el sector turístico y la empresa Prodeco parece que no se
solucionará pronto, hasta tanto se termine la construcción de Puerto Nuevo y entre en
operación. La empresa no tiene otra opción más próxima. Por el incremento de los volúmenes
de extracción del mineral, se ha solicitado a la autoridad ambiental levantar la medida de
restricción de circular el tren en las noches. Esto ahondaría la discordia entre los dos sectores.
Actualmente cursan dos acciones populares y una tutela (que en primera instancia no procedió)
interpuestas por residentes del área vecina a los puertos y el sector turístico contra las
empresas Drummond y Prodeco y diferentes autoridades del orden nacional, que pretenden
suspender el cargue indirecto de carbón, la reubicación de las zonas de fondeo, suspender las
operaciones del puerto y del tren de Prodeco, desviar la línea férrea, entre otras solicitudes.

22
Inco, comunicado 100410 del 15 de abril de 2010.
Otras situaciones que se presentan en la región y que son motivo de quejas por parte de las
comunidades es que las empresas hacen las explotaciones, causan daños y no los pagan.
Prodeco dice haber reparado viviendas averiadas en Boquerón y Plan Bonito. De igual manera
se menciona que en la explotación minera se han encontrado cementerios indígenas, pero no se
sabe que ha pasado con ellos.

Respecto de las quejas de utilización de mano de obra local, las empresas dicen que cumplen
con los compromisos y las exigencias, cuando no pueden hacerlo se debe a que en la región no
hay personas capacitadas para los oficios que se requieren, es necesario formarlos pero a veces
las personas no tienen los niveles mínimos para hacerlo. La gente mayor se emplea en oficios
menos calificados. También se denuncia que las empresas ocupan un porcentaje bajo de
trabajadores de forma directa, la mayor parte se hace por contrato y que los estudiantes de la
región en muy pocos casos pueden acceder a capacitación en el Sena.

Por toda la problemática de contratación, en el Artículo 29 de Ley 1382 de 2010 se ordena que
“La Autoridad Minera tendrá la obligación de reglamentar el artículo 254 sobre mano de obra
regional, de la Ley 685 de 2001, en un término máximo de seis (6) meses, a partir de la
promulgación de la presente ley”, seguramente esto ayudará a mitigar este problema. No
obstante, las obligaciones de contratación de mano de obra, por lo general, quedan estipuladas
en los contratos que el Estado hace con las empresas, como se observa en el siguiente cuadro.

CONTRATO MANO DE OBRA

Alto porcentaje de personal colombiano, dando preferencia en igualdad de


PRODECO
condiciones a personal de los municipios del área de influencia del proyecto.

CONSORCIO MINERO UNIDO. Alto porcentaje de personal colombiano, dando preferencia en lo posible a personal
de los municipios del área de influencia del proyecto.
DRUMMOND - EL DESCANSO.
RINCÓN HONDO – SIMILOA
EMCARBON

Alto porcentaje de personal colombiano, dando preferencia a personal de los


CARBONES EL TESORO
municipios del área de influencia.

NORCARBÓN. DRUMMOND - No tienen este tipo de cláusula


CARBONES DE
CERRO LARGO CENTRO
CARBONES DEL CESAR

Algunas comunidades del centro del departamento del Cesar han dicho que el Incoder no
entrega títulos en zonas que están concedidas a las empresas y esto no les permite acceder a
subsidios de vivienda por no poder legalizar la tenencia de los predios.

Respecto de la Responsabilidad Social Empresarial, el Articulo 27 de la Ley 1382 de 2010


determina que las empresas mineras “promoverán y efectuarán actividades de responsabilidad
social, en un marco de desarrollo humano sostenible, que propendan por la promoción de
comportamientos voluntarios, socialmente responsables, a partir del diseño, desarrollo y
ejecución de políticas, planes, programas y proyectos que permitan el logro de objetivos sociales
y de mejoramiento en la calidad de vida de la población y la prevención y reparación de los
daños ambientales en las regiones, subregiones y/o zonas de su influencia”.

Sin haberse regulado lo anterior, las empresas han creado fundaciones para trabajar
directamente con las comunidades. Estas fundaciones ayudan con mejoras en las escuelas,
dotaciones escolares, becas, construcción y arreglo de infraestructura, capacitación a las
comunidades, brigadas de salud, entre otras acciones. También en los contratos con las
empresas se estipulan algunas obligaciones sobre el tema de desarrollo regional, como se
observa en la siguiente tabla.

Inversión en desarrollo regional


CONTRATO PROYECTO TITULAR INVERSIÓN SEGÚN CONTRATO

COLOMBIAN NATURAL No hay monto definido en el contrato. Sin embargo es de


5160 LA FRANCIA
RESOURCES notar que dicha empresa ha realizado los siguientes:

El contrato establece un monto de US$1.500.000 dólares, los


VALE COAL COLOMBIA
147-97 EL HATILLO cuales se invertirán de manera diferida a 30 años, es decir,
LTDA
con una inversión anual programada de US$50.000 dólares.

US$13'458.000.oo de diciembre 31 de 1996, a invertir durante


la duración del contrato así:

144-97 EL DESCANSO DRUMMOND Año 0 (1997): 300.000 US$/96


30 años siguientes por cada año: 438.600 US$/96
INVERSION REALIZADA A DICIEMBRE DE 2008:
US$3'968.196.oo
078-88 LA LOMA DRUMMOND Ya se cumplió la obligación de inversión de US$2 Millones
Fuente: Ingeominas, presentación audiencia defensorial

Hay una propuestas de las empresas y de las autoridades para la creación de un parque
industrial en la región minera del departamento del Cesar.

Por último, en la región central del Cesar hay organizaciones sociales que promueven los
derechos de las comunidades afro y dicen que en el desarrollo de los proyectos carboníferos, no
ha habido consulta previa con ellos.

Procesos de reasentamiento

Como se sabe, los procesos de reasentamiento de las comunidades son tal vez, el mayor
impacto que se pueda presentar sobre cualquier grupo humano. Se pierde cualquier lazo con el
territorio, con su historia, con sus costumbres y se amenaza la cohesión social, la relación del
grupo. Las comunidades evalúan tardíamente estos impactos, porque esto se siente sólo hasta
cuando el reasentamiento es un hecho.

El MAVDT impuso a las empresas la obligación de reasentar a las poblaciones de Plan Bonito, en el
término de un año, y El Hatillo y Boquerón, en el término de dos años23. Está pendiente que el
Ministerio resuelva sobre los recursos de las empresas. La medida obedece a que se encuentran
inmersas en el área fuente de contaminación y para las empresas, sobre los yacimientos de carbón.

Las comunidades de la región no tienen títulos de propiedad de los predios, pero han vivido en
la región desde hace cerca de 200 años; vivían de la pesca, la ganadería, la agricultura y de la
caza, pero las condiciones poco a poco fueron cambiando. Inicialmente, con la extensión de la
ganadería y el algodón y luego con los cultivos de palma. Se trabajaba en fincas como El Delirio,
donde los dueños daban tierras para sembrar, ahora les toca jornalear. Dentro de las peticiones
que se hacen, las comunidades han solicitado a las empresas que compren tierras y se las
presten para que ellos las puedan trabajar.

Algunos alcaldes no invierten en estas comunidades porque dicen que serán reasentadas y que
esperan a que se defina la situación. La Personería de El Paso acompaña las actividades
adelantadas a la fecha en los procesos de reasentamiento de las comunidades al igual que lo ha
hecho con los procesos de mediación para solucionar los conflictos laborales en las empresas de
carbón.

A raíz de las resoluciones que hablan del reasentamiento, han llegado a estos caseríos muchas
personas ajenas de la región, compran patios y construyen pero no viven ahí. Se dice que la
gente vende por necesidad. De acuerdo con la Notaría Única del Circulo La Jagua de Ibirico, en
los últimos tres años, no se inscribieron compras o ventas de parcelas o predios en Boquerón,

23
Resolución No. 970 de 20 de mayo de 2010
Platanal, Prado, Plan Bonito y El Hatillo, ni predios comprados por parte de las empresas de carbón,
como tampoco de títulos que daten de la época de La Corona. Si se hizo de la parcelación
Mechoacán por parte de Drummond24.

En el Boquerón habitan cerca de 450 personas y se dice que sólo 20 de ellos trabajan en las
minas. En el pasado, otras 10 personas fueron empleados temporales. En la actualidad, se está
mejorando el puesto de salud, el colegio y en las redes de agua.

La comunidad de Plan Bonito ha venido trabajando con la empresa Prodeco sobre un posible
reasentamiento o la compra directa de sus predios, pero el proceso no avanza porque el
Ministerio de Ambiente no ha definido como podría ser. La mayor parte de esta comunidad
quiere que la empresa les compre los predios. El censo de viviendas es de 70, pero en la
actualidad hay cerca de 130 casas.

En el Hatillo se avanzó en el proceso de reasentamiento, pero se quedó quieto. El caserío está


ubicado en terrenos concesionados a Coal Corp (Colombia Natural Resources), frente al
botadero de la mina El Hatillo (de la empresa Vale). Hay menos de 10 personas empleadas en
las minas. Tienen convenio con Drummond para explotar la palma que quedó en pie de la finca
Centroamérica; para ello opera una cooperativa que recibe capacitación de la empresa. Tiene
servicios de acueducto y electricidad, pero la comunidad dice que no son buenos.

La comunidad del Hatillo se queja de problemas de salud derivados de la contaminación:


problemas respiratorios, de piel, diarrea y nacimientos deformes y no tienen puesto de salud. De
acuerdo con el ceso del 2008, hay 480 habitantes.

Las empresas afirman que el caserío de Plan Bonito si hay que reasentarlo pero que El Hatillo y
Boquerón no, pueden darse alternativas distintas y están tratando de demostrar que pueden
haber medidas diferentes al reasentamiento.

Las empresas y la propia comunidad han manifestado que el proceso de Mechoacán no fue
exitoso, la gente recibió la plata, la gastó y ahora está casi en ruina. El reasentamiento en estos
poblados debe ser diferente.

Las regalías

De a cuerdo con el Departamento Nacional de Planeación, de las 768 entidades territoriales


beneficiarias de recursos de regalías (32 gobernaciones y 736 municipios) ninguna está
certificada en todas las coberturas exigidas: educación básica, afiliación a salud, mortalidad
infantil, agua potable y alcantarillado. Tampoco, ninguna entidad territorial cuenta con
certificación en los sectores de Agua potable y Alcantarillado.

De las 26 entidades territoriales del Departamento de Cesar, 20 son beneficiarias de recursos de


regalías y ninguna está certificada en todas las coberturas exigidas. El Paso y San Martín no
cuentan con ninguna certificación, a pesar de estar entre las mayores beneficiarias de regalías
del Departamento del Cesar. Ningún municipio del Cesar cuenta con certificación en Mortalidad
Infantil y las coberturas de Acueducto y Alcantarillado. De las 31 entidades territoriales del
departamento de Magdalena, 15 son beneficiarias de recursos de regalías y ninguna está
certificada en todas las coberturas exigidas. Los municipios de Ciénaga y Sitio Nuevo, a pesar de
estar entre las mayores beneficiarias de regalías del Departamento de Magdalena, no cuentan
con ninguna certificación en coberturas mínimas. Ninguna entidad territorial del departamento
cuenta con certificación en Mortalidad Infantil, Acueducto y Alcantarillado.

Los departamentos de Magdalena y Cesar tienen una cobertura en educación básica, de 93% y
90% respectivamente y el promedio nacional es del 91%; la cobertura en afiliación a salud de la
población vulnerable de los departamento de Cesar y Magdalena son de 95% y 91%,
respectivamente, la media en Colombia es del 91%; la Tasa de Mortalidad Infantil – TMI de los
departamentos de Magdalena y Cesar tienen una TMI de 33 y 39 niños por cada mil nacidos
24
Oficio recibido en mayo 14 de2009
vivos, la media nacional es 21 (ver tablas siguientes).

En agua potable, los departamentos de Cesar y Magdalena tienen una cobertura de 82% y 69%
y el promedio del país es 84%. En cuanto a alcantarillado, la cobertura de los departamentos de
Cesar y Magdalena son de 66% y 41% respectivamente y la media es 73%.

Coberturas certificadas del departamento de Cesar

Coberturas certificadas del departamento de Magdalena

Por otra parte, el Fondo Nacional de Regalías, en el periodo 2002-2010 incluyendo vigencias
futuras, ha asignado $2.5 billones, beneficiando a los 32 departamentos y a más de 515
municipios. En ese periodo, el departamento del Magdalena ha sido beneficiado con $121.651 y
el Cesar ha sido beneficiado con $29.332 del FNR. En la tabla siguiente se detallan los montos y
el número de proyectos por sector financiado por el FNR.

Fondo Nacional de Regalías - Vigencias 2002-2012

Millones de pesos constantes de 2009

Así mimo, el FNR asignó para atención y prevención de desastres, periodo 2002-2009, $763.768
millones de pesos constantes de 2009, incluye vigencias futuras 2011 y 2012. De ellos, al
departamento del Magdalena se le asignaron $45.072 millones y al Cesar $4.276 millones.

Respecto de la calidad del agua para consumo humano, de los municipios beneficiados de forma
directa por las regalías en Cesar y Magdalena, sólo Ciénaga tiene agua que no presenta ningún
riesgo para la salud de sus habitantes. De acuerdo con la evaluación hecha por la Defensoría del
Pueblo, tabla siguiente, la calidad del agua para consumo viene mejorando en estos municipios
durante los tres últimos años, pero sólo en Ciénaga se ha alcanzado la meta de suministrar agua
sin riesgo.

Índice de riesgo de la calidad del agua


Municipio IRCA 2007-2 IRCA 2008-1 IRCA 2008-2 IRCA 2009-1 IRCA 2009-2

BECERRIL * Medio Bajo Alto *

CHIRIGUANA Alto * Sin Riesgo Medio Medio

EL PASO Alto Alto Alto Alto Medio

TAMALAMEQUE * * Alto Alto *

SANTA MARTA Medio Medio Bajo Bajo Bajo

CIENAGA Alto Medio * Bajo Sin Riesgo

Con los montos recibidos por regalías, sería lógico pensar que en estos departamentos,
principalmente el Cesar, los municipios deberían tener cubiertas sus necesidades básicas y tener
índices de calidad y cobertura por encima de los promedios nacionales y departamentales y
alcanzar las metas de sus planes de desarrollo. Desafortunadamente, las cifras muestran lo
contrario, incluso con datos que muestran a algunos municipios beneficiarios lejos de alcanzar
esas metas.

La mayoría de los municipios receptores no cuentan con las coberturas mínimas en salud,
educación, agua potable y saneamiento básico, no están certificados y tampoco se observan
cambios significativos en los índices de calidad de vida de las comunidades de estas
poblaciones.

La defensoría del Pueblo, en algunos temas donde ha profundizado los estudios, ha podido
establecer que mejorar la cobertura y calidad en la prestación de los servicios y alcanzar las
metas de desarrollo propuestas, con ello mejorar la calidad de vida de la población, no está
limitada por los recursos económicos, que son importantes, depende de la voluntad y gestión de
los administradores para hacer un uso eficiente de los recursos. Mucho se ha discutido sobre la
correcta utilización de las regalías en el país, pero a pesar de los requisitos y los procedimientos
de verificación que deben cumplir los entes territoriales, todavía no existe un control adecuado,
ni un sistema de seguimiento y verificación que asegure la transparencia, eficiencia y eficacia de
la utilización de los recursos de regalías. El Departamento Nacional de Planeación, a través de la
Dirección de Regalías, al finalizar el año 2007 había suspendido 180 entidades territoriales y
durante el 2008 suspendió a 106 entidades territoriales por incumplimiento de la normativa
vigente en materia de regalías. Para levantar la sanción, los entes deben entregar y desarrollar
unos planes de desempeño, los cuales han dado como resultado que “65 entidades territoriales
compensen montos dejados de invertir cercanos a los 491.000 millones de pesos de las
vigencias 2000 a 2007”. De este monto, “se ha dejado de invertir en coberturas 405.000
millones de pesos y 86.000 millones de pesos se han destinado a gastos no permitidos por la
ley”25.

Como se indica en los documentos anexos 2 y 4, parte integrante del presente Informe,
denominados “Las regalías marco constitucional y legal” y “El derecho al agua”, tanto la salud
pública como el agua potable y el saneamiento básico encuentran pleno respaldo en
disposiciones constitucionales referidas a los fines esenciales del Estado, a los derechos
económicos, sociales y culturales y a los derechos colectivos y del medio ambiente. Con lo cual,
además, se otorgan garantías para la consolidación del derecho a la vida, a la salud y, en
general, a unas condiciones de higiene y salubridad dignas de la persona humana.

En efecto, al no utilizar correctamente las regalías provenientes por la explotación de recursos


naturales no renovables, se contraviene lo dispuesto en la Constitución Política de 1991, toda
vez que fue con el propósito que se previó que estos recursos se destinen prioritariamente a
alcanzar las coberturas en salud, educación, acueducto, alcantarillado, saneamiento básico; del
mismo modo, se podrían vulnerar los derechos a la salud pública, a la prestación eficiente de los
servicios de acueducto, alcantarillado y aseo, al goce de un ambiente sano, a la moralidad
administrativa, a la defensa del patrimonio público, y el derecho al agua, entre otros.

Debe tenerse presente que la Constitución Política establece que el bienestar general y el
mejoramiento de la calidad de vida de la población son finalidades sociales del Estado. Será
objetivo fundamental de su actividad la solución de las necesidades insatisfechas de salud, de
educación, de saneamiento ambiental y de agua potable, para tales efectos, en los planes y
presupuestos de la Nación y de las entidades territoriales, el gasto público social tendrá
prioridades sobre cualquier otra asignación (Art.366).

De igual manera, los derechos consagrados en la Carta se interpretarán de conformidad con los
tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Colombia (Art. 93). Del mismo
modo, el Estatuto Superior consagra que es deber de la persona y del ciudadano proteger los
recursos naturales y culturales del país y velar por la conservación de un ambiente sano (Art.
95) y consagra como principios fundamentales de las actuaciones administrativas la igualdad, la
moralidad, la eficacia, la celeridad y la imparcialidad, entre otros; y establece la obligación de
las autoridades administrativas de coordinar sus actuaciones para el adecuado cumplimiento de
los fines estatales (Art. 209).

Los municipios y los departamentos que reciban regalías deben gestionar proyectos que
realmente respondan a las necesidades de la población; con la destinación que les fue asignada
a estos recursos; adecuados en calidad y costo; ajustados a los principios que rigen la
contratación administrativa y con la debida participación ciudadana y control social.

25
Dirección de Regalías
De acuerdo con lo previsto en la norma26, los niveles mínimos de cubrimiento de servicios
básicos como agua potable y alcantarillado que deben ser alcanzados por los departamentos y
municipios con la participación de regalías, son del 70 % para cada uno de estos servicios.

En la tabla donde se muestran las inversiones de las regalías recibidas, aparecen sin desglosar los
ítems de las categorías, por lo cual no son evidentes las posibles irregularidades al invertir en
categorías no permitidas por las normas. La Gobernación del departamento de Cesar reporta
“Inversiones no permitidas”, pero no se sabe el tipo de inversión y cuáles han sido las actuaciones y
medidas adoptadas por los organismos de control y vigilancia. A pesar de las revisiones de la
Contraloría General de la República, no hay estudios a profundidad, conocidos públicamente, que
determinen claramente las inversiones que estos municipios y el departamento han hecho de las
regalías. Es evidente que las regalías no han sido correctamente empleadas en estos
departamentos y si se hubiera hecho, los índices mostrados anteriormente serían totalmente
diferentes y la calidad de vida de la población sería mejor, principalmente en los poblados inmersos
en la zona minera.

Por todo esto, cobra vital importancia el Comité de Seguimiento y Evaluación de la Inversión de las
Regalías del Carbón - CSIR Cesar, de reciente creación, quien debe informar a las comunidades, las
empresas y al país los resultados de su gestión.

Respecto de las recomendaciones hechas por la Defensoría del Pueblo en la Resolución No. 054 de
julio de 2008, las entidades del orden nacional han respondido sobre las acciones que se vienen
implementando para cumplir con lo allí señalado y procurar que la actividad minera tenga un mejor
manejo desde el punto de vista ambiental y social y en desarrollo de la misma se beneficien las
comunidades que habitan la región. Sin embargo, en algunos aspectos aún no hay claridad, como
es el desarrollo mancomunado y planificado de toda la región minera, donde todas las autoridades
concernidas tengan claridad para tomar las decisiones. Tampoco está claro la responsabilidad y
recuperación del pasivo ambiental que persiste en la región minera, así como la resolución del
conflicto intersectorial en la zona portuaria.

C. Afectación de los derechos de las comunidades

Como fue identificado en la Resolución defensorial No. 054, la actividad minera de carbón en los
departamentos del Cesar y Magdalena, de la forma como se ha desarrollado, amenaza la plena
realización de los derechos de las comunidades asentadas en las áreas de influencia de los
proyectos. Se amenaza la seguridad alimentaria, el goce de un ambiente sano, la salubridad
pública, el acceso y tenencia de la tierra, la identidad cultura, el derecho de los usuarios de los
servicios públicos y el derecho a la moralidad administrativa.

Vulneración del derecho a gozar de un ambiente sano y del equilibrio ecológico

Los impactos ambientales que genera la actividad de extracción, transporte y embarque de


carbón, que principalmente se manifiestan en la calidad del aire, del agua y en el cambio del
paisaje, afecta el ambiente de la región y vulnera el derecho a gozar de un ambiente sano de las
comunidades de las áreas de influencia de la actividad. Los procesos se han mejorado, como
particularmente se ha hecho con el transporte, y con ello algunos impactos ambientales se han
mitigado, sin embargo la amenaza y vulneración de este derecho se sigue presentando. Por una
parte, otras medidas entrarán en vigencia paulatinamente y los impactos seguirán reduciéndose,
pero esto no será inmediato. Por otro lado, la expansión de la explotación de carbón en el
centro del departamento del Cesar y las demás actividades conexas, incrementarán y ampliarán
los impactos ambientales.

Las empresas son responsables de la amenaza y violación de este derecho en tanto no cumplan,
cumplan parcialmente o posterguen el cumplimiento de las obligaciones que las autoridades
ambientales les imponen. Son responsables las autoridades cuando son permisivas con el
incumplimiento de las medidas solicitadas, las medidas solicitadas no son las adecuadas, no se
26
Decreto 1747 de 1995
hace el debido seguimiento o simplemente no se exigen medidas para evitar, mitigar o
compensar los impactos.

Vulneración del derecho a la seguridad alimentaria

El cambio de uso del suelo en la región central del departamento del Cesar, de uso agrícola y
pecuario a uso agroindustrial y luego a uso minero, amenaza y vulnera el derecho de las
comunidades menos favorecidas a la seguridad alimentaria. La región pasó de ser centro de
producción de alimentos, que abastecía la región, a depender de los jornales de los cultivos de
palma y de las empresas mineras. Las comunidades que quedan marginadas de estos procesos
productivos, que son muchas familias, tienen graves dificultades para acceder a los medios
mínimos de subsistencia.

Las medidas que se han implementado aún no cobijan a muchos sectores de estas poblaciones
y no se vislumbra que lo hagan en el futuro inmediato.

Vulneración del derecho a la salud y la salubridad pública

La contaminación ambiental, principalmente del aire, debida a la emisión de partículas de


carbón y polvo por las diferentes actividades mineras, afecta a las comunidades que viven en las
áreas más próximas a donde se desarrollan tales actividades. Así, en el área fuente de
contaminación en el Cesar, en donde las mediciones en algunos puntos señalan niveles
superiores a los permitidos por la norma para centros poblados, afectan la calidad de vida de las
personas y vulnera su derecho a la salud y la salubridad.

Las empresas dicen que no es necesario el reasentamiento, que las emisiones se pueden seguir
reduciendo hasta no sobrepasar los límites permitidos y no generar riesgo a estas comunidades;
las entidades no definen rápidamente al respecto y no se hacen los estudios necesarios para
que sirvan de insumo de las medidas adecuadas y oportunas. Mientras tanto, a las comunidades
se les sigue violando este derecho.

Vulneración del derecho a la moralidad administrativa

Este derecho, violado reiterativamente en el centro del departamento, genera traumatismo en


estos municipios toda vez que al utilizar indebidamente los recursos de las regalías, la prestación
de los servicios no alcanza las metas ni niveles aceptables que redunde en mejorar la calidad de
vida de los habitantes.

Como ha sido planteado, en una región tan rica en recursos naturales, que genera tanto flujo de
dinero, gran parte de su población vive en condiciones de extrema pobreza, con la mayor parte
de sus derechos violados y lejos de su plena realización.

Vulneración del derecho de los usuarios de los servicios públicos y amenaza sobre los
económicos, sociales y culturales

Las administraciones de la mayor parte de los municipios carboneros y del departamento han
vulnerado el derecho a una prestación eficiente de los servicios públicos en salud, educación,
acueducto, alcantarillado y saneamiento básico de sus habitantes.

Vulneración del derecho humano al agua

Ver anexo 4

Vulneración del derecho al acceso y tenencia de la tierra y del derecho a la identidad cultural

La posible reubicación de los centros poblados de Plan Bonito, El Hatillo y Boquerón pone en
riesgo la identidad cultural y patrimonial de las comunidades.
V. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

CONCLUSIONES

Continúa registrándose un pasivo ambiental significativo en la región central del Cesar,


principalmente en el municipio de La Jagua de Ibirico, por la explotación de carbón realizada
durante muchos años de manera poco técnica y sin cuidado del entorno ambiental. Los impactos
de la actividad minera se suman a la degradación del valle del río Cesar ocasionado por el sector
agro industrial, principalmente el algodón, en las décadas anteriores. Estas actividades han
aumentado las tasas de desertización del valle, la pérdida de la vocación agrícola de los suelos y
un cambio brusco en la economía subregional que ha puesto en riesgo la seguridad alimentaria
de los grupos poblacionales menos favorecidos.

Del pasivo ambiental aún no se han determinado claramente los responsables, ni las formas
para mitigar, recuperar o compensar los efectos negativos que persisten. Varios impactos se han
reducido e incluso algunos han desaparecido, pero la mayoría son grandes impactos que no se
pueden evitar y no ha habido claridad respecto de las compensaciones.

Persiste la preocupación de que la región se convierta totalmente en zona minera y no haya un


proceso previo que prevea un ordenamiento adecuado del territorio para minimizar los impactos y
hacer que todos los actores regionales accedan a los beneficios de la explotación de estos recursos.

La Defensoría del Pueblo considera que cualquier solicitud de ampliación, modificación o de


nuevas exploraciones y explotaciones de carbón, deben ser analizadas desde una mirada
regional y no local ya que los impactos son de la misma magnitud. Se debe organizar la
explotación minera con una mirada regional y nacional. Se reitera que una vez se ordene la
explotación carbonífera, las diferentes autoridades con competencias tendrán mayor posibilidad
de gestión para cumplir con las obligaciones que les corresponde.

No obstante los esfuerzos, poco se ha logrado en la región central del centro del Cesar, persisten
comunidades muy pobres en medio de la gran riqueza de recursos naturales que tiene la región.
Como fue mencionado por la Defensoría del Pueblo en la audiencia ambiental, las expectativas de
desarrollo que generó el carbón para la región no se han cumplido y por el contrario, como se
ha mencionado, tiene un saldo negativo respecto del medio ambiente y del bienestar de las
propias comunidades. Los recursos económicos de las regalías no se reflejan en la calidad de
vida de los pobladores y subsisten los riesgos sobre la salud, la salubridad y la seguridad
alimentaria de las comunidades del área.

En el estado en que se encuentra la actividad minera en estos departamentos, el mayor


problema ambiental para las empresas y las autoridades, se resume en la emisión de partículas
que afecta el agua y la calidad del aire de una vasta región. Los grandes volúmenes de estériles
que se requieren mover para extraer el carbón, generan más impactos que la misma
manipulación del propio carbón; por otra parte, la construcción y uso de la infraestructura
necesaria para sacar el carbón, extiende los impactos a áreas distantes y se convierte en uno de
los aspectos que más problemas le causa a las empresas y las autoridades ambientales.

Los impactos ambientales y sociales que ocasiona el transporte de carbón desde el centro del Cesar
a los puertos en Santa Marta no han desaparecido, pero se han disminuido en gran medida. Esto
indica que los esfuerzos no deben parar y se deben aumentar para lograr mayor beneficio en las
poblaciones que aún son impactadas.

La Defensoría del Pueblo reconoce los esfuerzos que hacen la mayor parte de las empresas
mineras que explotan el carbón en el centro del Cesar y que lo sacan por los puertos en Ciénaga
y Santa Marta, lo que se manifiesta en el cumplimiento de las obligaciones ambientales que le
son interpuestas. Ingeominas reporta que los términos contractuales se cumplen, el Ministerio de
Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial dice que los Planes de Manejo Ambiental y otras
obligaciones, se cumplen.
Empresas como Drummond y Glencor, vienen invirtiendo grandes cantidades de dinero para
modernizar y cambiar sus sistemas de operación con resultados muy significativos sobre el
componente ambiental y la disminución de impactos.

Para la Defensoría del Pueblo es claro que las afectaciones negativas generadas por la explotación
de carbón en el Cesar, el transporte del mineral y el embarque por los puertos del Magdalena,
obedecen tanto a la negligencia y falta de claridad de las entidades del Estado como al
incumplimiento de las obligaciones interpuestas a las empresas que realizan la actividad.

Las comunidades manifiestan que las empresas utilizan bajos porcentajes de gente de la región
y que este es uno de los problemas más sentidos; las empresas dicen que a pesar de los
esfuerzos para contratar gente de la región, allí no hay personas capacitadas para los oficios
que se requieren, toca capacitarlos pero a veces no tienen la formación mínima para hacer los
proceso de capacitación y en muchos casos, estas comunidades no son constantes con tales
procesos.

Históricamente, en la región no ha habido legalización en la tenencia y propiedad de las tierras,


lo que dificulta a las comunidades para acceder a programas del Gobierno y a que con el
anuncio de las posibles reubicaciones, se presenten situaciones anómalas de llegada de gente
que no es de la región en busca del favorecimiento que pueden representar estos procesos.

Es evidente que las regalías no han sido utilizadas correctamente en los departamentos del Cesar y
Magdalena y en los municipios que las reciben, los índices de coberturas serían totalmente
diferentes y la calidad de vida de la población hubiera mejorado, principalmente en los poblados
inmersos en la zona minera.

Poco se ha hecho para aclarar las inversiones y el mal manejo de las regal¹s generadas por el
carb en los departamentos del Cesar y Magdalena y sanear los problemas de corrupci . Así,
cobra vital importancia el Comité de Seguimiento y Evaluación de la Inversión de las Regalías del
Carbón - CSIR Cesar, quien debe informar a las comunidades, las empresas y al país los resultados
de su gestión.

Si bien es cierto, las empresas tienen derecho a desarrollar la actividad minera, correlativamente
tienen el deber de contar con los permisos legales exigibles y cumplir con las obligaciones que le
son estipuladas, también dentro del marco legal vigente.

Persiste la pugna entre el sector hotelero y turístico de la ciudad de Santa Marta con el sector
del carbón, no se ha logrado la compatibilidad de los dos sectores y a pesar de la mediación del
Gobierno nacional. Esta pugna también se manifestó en el departamento del Cesar entre el
carbón y el sector agrícola y pecuario, como se manifestó en la audiencia ambiental por la
desviación del río Calenturitas. Esto es indicio de la necesidad de hacer planificación regional
con participación múltiple, pensando en alcanzar un modelo de desarrollo sostenible donde la
explotación de los recursos naturales no afecte el equilibrio ecológico.

Es preocupante para la Defensoría del Pueblo la baja respuesta que han dado a las
recomendaciones y requerimientos los diferentes entes territoriales de estos departamentos,
quienes deben ser los más interesados en buscar soluciones a los problemas planteados.

La Defensoría del Pueblo, además de hacer seguimiento al avance de las obligaciones ambientales
y contractuales exigidas a las empresas de carbón en los departamentos del Cesar y Magdalena,
enfocará su accionar hacia las autoridades que tienen que ver con la garantía de los derechos de
las comunidades y de desarrollar y poner en práctica las políticas de desarrollo en la región.

RESUELVE:

Primero. REITERAR a todas las entidades señaladas en la Resolución defensorial No. 54, que
no han acatado las recomendaciones hechas en la parte resolutiva de la misma, avanzar en su
cumplimiento.

Segundo. INSTAR a las Gobernaciones de Magdalena y Cesar que lideren una Mesa
Interinstitucional, con la participación de los Ministerios de Ambiente, Vivienda y Desarrollo
Territorial; de Minas y Energía; la Dirección Nacional de Regalías; el Departamento Nacional de
Planeación – DNP; las Corporaciones Autónomas Regionales del Cesar y Magdalena; las alcaldías
de Santa Marta, Ciénaga, La Jagua de Ibirico, El Paso, Becerril y Chiriguaná; las empresas
mineras y los representantes de las comunidades , con el fin de definir un modelo de desarrollo
sostenible para la región, que permita acelerar el proceso de ordenamiento carbonífero.

Tercero. RECOMENDAR al Gobierno nacional en cabeza de los Ministerios de Minas y Energía


y de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial y en coordinación con las demás autoridades
competentes, elaborar un plan de ordenamiento y manejo ambiental de toda la región
carbonífera que tenga en cuenta las diferentes coberturas, usos y demás recursos que
conforman el área y su relación con las áreas vecinas del valle; la importancia ambiental de las
especies que habitan y de los ecosistemas que dependen o comparten la región.

Cuarto. URGIR de la Secretaría Departamental de Salud del Cesar la realización de los


estudios epidemiológicos necesarios para evaluar los impactos sobre la salud y la salubridad
pública que ocasiona la explotación de carbón en la región central del departamento.

Quinto. APREMIAR a las alcaldías de La Jagua de Ibirico, Chiriguaná, El Paso y Becerril para
realizar un inventario de los posibles daños causados por las empresas mineras de carbón en las
diferentes comunidades y que no se han subsanado.

Sexto. SOLICITAR al Ministerio de Transporte que evalué la posibilidad de adelantar en el


tiempo la ejecución del proyecto del cambio de trazado de la vía férrea en jurisdicción del
municipio de Santa Marta con el fin de llevarlo hasta la Sociedad Portuaria sin causar
traumatismos a las comunidades y demás sectores productivos.

Séptimo. INSTAR a las empresas que transportan el carbón por la Troncal del Caribe a que
tomen las medidas conducentes a evitar la accidentalidad y adoptar medida que garanticen
buen uso del espacio público en las zonas de parqueo.

Octavo. EXHORTAR a INGEOMINAS a difundir y exigir la implementación de las herramientas


diseñadas que incidan en las mejores prácticas para la explotación minera en la región.

Noveno. SOLICITAR al Comité de Seguimiento y Evaluación de la Inversión de las Regalías del


Carbón - CSIR Cesar, la presentación y difusión periódica de los resultados del seguimiento que
realiza.

Décimo. RECOMENDAR al Gobierno nacional, en cabeza del Programa Presidencial de


Modernización, Eficacia, Transparencia, y Lucha contra la Corrupción para que implemente una
campaña masiva y pedagógica en aras de incentivar el control ciudadano de las regalías.

Undécimo. INSTAR a los municipios de La Jagua de Ibirico, Chiriguaná, El Paso, Becerril,


Ciénaga y Santa Marta, así como las Gobernaciones del Cesar y Magdalena para que los
recursos provenientes de las regalías sean utilizados en proyectos Municipales contenidos en el
Plan de Desarrollo, dirigidos al saneamiento ambiental y a la construcción y ampliación de la
estructura de servicios de salud, educación, agua potable, alcantarillado y demás servicios
públicos básicos esenciales.

Duodécimo. INSTAR al Ministerio de la Protección Social a que publique y ejecute las medidas
tomadas por los resultados obtenidos en la investigación a las empresas temporales que operan
en las minas de carbón en el Cesar.

Décimo Tercero. SOLICITAR al Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial y a


CORPOCESAR a que adelanten las medidas conducentes a investigar la contaminación y la
explotación de material canterable del río Tucuy, así como los límites de los retrollenados de las
zonas abandonadas de mina.

Décimo Cuarto. SOLICITAR al Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial para


que de manera urgente, se establezcan en los proyectos de exploración y explotación de carbón
del departamento del Cesar, que no cuenten con programas de identificación y preservación del
patrimonio arqueológico, la inclusión de los mismos en los planes de manejo ambiental.

Anexo 1

Flujos de inversión extranjera directa en Colombia según actividad económica


Millones de US$

Fuente: Banco de la República, p:provisional


Anexo 2

Regalías

“LAS REGALIAS MARCO CONSTITUCIONAL Y LEGAL”

I. MARCO CONSTITUCIONAL

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA

ARTICULO 361. Con los ingresos provenientes de las regalías que no sean asignados a los
departamentos y municipios, se creará un Fondo Nacional de Regalías cuyos recursos se
destinarán a las entidades territoriales en los términos que señale la ley. Estos fondos se
aplicarán a la promoción de la minería, a la preservación del ambiente y a financiar proyectos
regionales de inversión definidos como prioritarios en los planes de desarrollo de las respectivas
entidades territoriales.

ARTICULO 286. Son entidades territoriales los departamentos, los distritos, los municipios y
los territorios indígenas.

La ley podrá darles el carácter de entidades territoriales a las regiones y provincias que se
constituyan en los términos de la Constitución y de la ley.

ARTICULO 101. También son parte de Colombia, el subsuelo, el mar territorial, la zona
contigua, la plataforma continental, la zona económica exclusiva, el espacio aéreo, el segmento
de la órbita geoestacionaria, el espectro electromagnético y el espacio donde actúa, de
conformidad con el Derecho Internacional o con las leyes colombianas a falta de normas
internacionales.

ARTICULO 102. El territorio, con los bienes públicos que de él forman parte, pertenecen a la
Nación.
ARTICULO 332. El Estado es propietario del subsuelo y de los recursos naturales no
renovables, sin perjuicio de los derechos adquiridos y perfeccionados con arreglo a las leyes
preexistentes.

II. MARCO LEGAL

LEY 141 DE 1994 (30 de julio de 1994)


Por la cual se crean el Fondo Nacional de Regalías, la Comisión Nacional de Regalías, se regula
el derecho del Estado a percibir regalías por la explotación de recursos naturales no renovables,
se establecen las reglas para su liquidación y distribución y se dictan otras disposiciones.

LEY 209 DE 1995 (30 de agosto de 1995)


Mediante la cual se crea y reglamenta el funcionamiento del Fondo de Ahorro y Estabilización
petrolera.

DECRETO 1747 DE 1995 (octubre 12 de 1995)


Por el cual se reglamenta parcialmente la Ley 141 de 1994, referente a la distribución de los
recursos del fondo Nacional de Regalías.

DECRETO 2150 DE 1995 (6 de diciembre de 1995)


Por el cual se suprimen y reforman regulaciones, procedimientos o trámites innecesarios
existentes en la Administración Pública.

LEY 344 DE 1996 (31 de diciembre de 1996)


Por el cual se dictan normas tendientes a la racionalización del gasto público, se conceden unas
facultades extraordinarias y se expiden otras disposiciones.

LEY 508 DE 1999 (30 de julio de 1999)


Por la cual se expide el Plan Nacional de Desarrollo para los años de 1999-2002. Declarada
INEXEQUIBLE por la Corte Constitucional, mediante sentencia C-557-2000 del 16 de mayo de
2000.

DECRETO 1178 DE 1999 (29 de junio de 1999)


Por el cual se reestructura la Comisión Nacional de Regalías. Declarado INEXEQUIBLE por la
Corte Constitucional, mediante Sentencia C-722-99 de 29 de Septiembre de 1999.

DECRETO 2141 DE 1999 (4 de noviembre de 1999)


Por el cual se modifica la estructura de la Comisión Nacional de Regalías.

LEY 619 DE 2000 (20 de octubre de 2000)


Por la cual se modifica la Ley 141 de 1994, se establecen criterios de distribución y se dictan
otras disposiciones. Declarada INEXEQUIBLE por la Corte Constitucional mediante Sentencia C-
737-01, de 11 de julio de 2001. Los efectos de la declaración de INEXEQUIBILIDAD quedan
diferidos hasta el 20 de junio de 2002, hasta que el legislador expida el régimen que subrogue
esta ley.

DECRETO 955 DE 2000 (26 de mayo de 2000)


Por el cual se pone en vigencia el Plan de Inversiones públicas para los años 1998 a 2002.
Declarado INEXEQUIBLE por la Corte Constitucional mediante Sentencia C-1403-00 de 19 de
octubre de 2000.

LEY 685 DE 2001 (8 de septiembre de 2001)


Por la cual se expide el Código de Minas y se dictan otras disposiciones.

LEY 756 DE 2002 (25 de julio de 2002)


Por la cual se modifica la Ley 141 de 1994, se establecen criterios de distribución y se dictan
otras disposiciones.
LEY 858 DE 2003 (29 de diciembre de 2003)
Por la cual se modifica la Ley 756 de 2002

LEY 863 DE 2003 (29 de diciembre de 2003)


Por la cual se establecen normas tributarias, aduaneras, fiscales y de control para estimular el
crecimiento económico y el saneamiento de las finanzas públicas.

DECRETO 149 DE 2004 (27 de enero de 2004)


Por el cual se suprime la Comisión Nacional de Regalías y se ordena su liquidación.

DECRETO 195 DE 2004 (29 de enero de 2004)


Por el cual se modifica la estructura del Departamento Nacional de Planeación. Se crea la
Subdirección Nacional de Regalías, cuya función principal de es supervisar y coordinar las
actividades de carácter técnico, administrativo, financiero y legal del Fondo Nacional de
Regalías, (FNR). Asimismo, debe (1) divulgar información relacionada con la asignación de los
recursos del FNR; (2) responder las consultas e inquietudes de las entidades territoriales para
estos recursos; (3) colaborar y participar en el diseño de los criterios y lineamientos con base en
los cuales, las entidades ejecutoras de los proyectos, llevarán a cabo las interventorías de los
proyectos que se financien o cofinancien con recursos del FNR, las regalías y compensaciones o
utilicen para designar o seleccionar la interventoría a los mismos.

El Congreso de la República modificó la utilización que deben dar las entidades territoriales a los
recursos de regalías, a través de la Ley 1283 de 2009. A partir de la fecha las entidades
beneficiarias deben destinar como mínimo 1 por ciento de sus asignaciones a proyectos de
inversión en nutrición y seguridad alimentaria, para lo cual tendrán que suscribir convenios con
el Instituto Colombiano de Bienestar Familias (Icbf).

Adicionalmente, la Ley, facultó a las entidades territoriales a destinar hasta 10 por ciento de los
recursos a interventoría técnica.

De otro lado, la nueva normatividad eliminó el porcentaje de gastos de funcionamiento de los


proyectos, razón por la cual a partir de la fecha las entidades territoriales formularán los
proyectos teniendo en cuenta el principio presupuestal de la programación integral, en el que se
contemplan los gastos de inversión y de funcionamiento (no permanentes) que sean necesarios
para su ejecución. La Ley permite que la Junta Directiva de la Corporación Autónoma Regional
del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena) priorice algunos proyectos financiados con
recursos del Fondo Nacional de Regalías. Adicionalmente, Cormagdalena debe dar prioridad a
los proyectos de inversión en programas de protección ambiental en los municipios del macizo.
Finalmente, se modificó la distribución de las compensaciones derivadas de la explotación de la
sal, estableciéndolas así: para los departamentos productores 10 por ciento, para los municipios
o distritos 85 por ciento y para los municipios o distritos portuarios 5 por ciento.

Regalías carbón

Las regalías del carbón corresponden al 10% en explotaciones mayores a 3 millones de


toneladas anuales (departamentos productores 42.0%, municipios o distritos productores
32.0%, municipios o distritos portuarios 10.0%, Fondo Nacional de Regalías 16.0%) y al 5% en
explotaciones menores a 3 millones de toneladas anuales (departamentos productores 45.0%,
municipios o distritos productores 45.0%, municipios o distritos portuarios 10.0%).

A las regalías se aplican unos escalonamientos a fin de evitar acumulación de regalías por un
solo ente territorial:

En los departamentos se aplica el siguiente escalonamiento:


Ton. métricas Participación sobre
acumuladas por año su porcentaje de los Deptos.
Por las primeras 18 millones .................... 100.0%
Más de 18 y hasta 25.5 millones ................... 75.0%
Más de 21.5 y hasta 25 millones ................... 50.0%
Más de 25 millones ................................ 25.0%

En los municipios se aplica el siguiente escalonamiento:


Ton. métricas Participación sobre
acumuladas por año su porcentaje de los Municipios
Por las primeras 15 millones .................... 100.0%
Más de 15 y hasta 17 millones .................... 75.0%
Más de 17 y hasta 19 millones .................... 50.0%
Más de 19 millones ............................... 25.0%

Las compensaciones son una contraprestaci econ ica adicional a la recibida a t~ulo de
regal¹, pactada con las compa as dedicadas a la explotaci de los recursos naturales no
renovables. Se genera por el transporte, el impacto ambiental, social y cultural que causa el
proceso de explotaci de recursos naturales no renovables. Se distribuyen así: departamentos
productores 12.0%, municipios o distritos productores 12.0%, municipios o distritos portuarios
10.0%, la Empresa Industrial y Comercial del Estado, Ecocarbón, o quien haga sus veces
50.0%, la Corporación Autónoma Regional 10.0% y el Fondo de Fomento del Carbón 6.0%.

La destinación de las regalías debe ser del 90% a inversión en proyectos de desarrollo municipal
contenidos en el Plan de Desarrollo, principalmente para saneamiento ambiental y para la
construcción y ampliación de la estructura de los servicios de salud, educación, electricidad,
agua potable, alcantarillado y demás servicios públicos básicos esenciales; el 10% para la
interventoría y la puesta en operación de los proyectos que se ejecuten con estos recursos.
Mientras no se alcancen las coberturas mínimas27 se debe asignar por lo menos el 75% por
ciento del total de sus participaciones para estos propósitos. Los recursos del Fondo Nacional de
Regalías, FNR, son destinados a la promoción de la minería, la preservación del medio ambiente
y la financiación de proyectos regionales de inversión definidos como prioritarios en los planes
de desarrollo de las respectivas entidades territoriales28.

Para el caso de los departamentos, los recursos de regalías y compensaciones monetarias


distribuidos a los departamentos productores, tienen la siguiente destinación: a) El 90% a
inversión en proyectos prioritarios que estén contemplados en el plan general de desarrollo del
departamento o en los planes de desarrollo de sus municipios29; b) El cinco por ciento (5%),
para la interventoría técnica de los proyectos que se ejecuten con estos recursos, y c) El cinco
por ciento (5%), para gastos de funcionamiento u operación30.

Los recursos de regalías y compensaciones monetarias distribuidos a los municipios productores


y a los municipios portuarios, tienen la siguiente destinación: a) El 90% a inversión en proyectos
de desarrollo municipal contenidos en el plan de desarrollo, con prioridad para aquellos dirigidos
al saneamiento ambiental y para los destinados a la construcción y ampliación de la estructura

27 Las coberturas mínimas son:


• Salud de la población pobre: 100%
• Educación básica: 90%
• En agua potable y alcantarillado: 70%
• En la mortalidad infantil máxima: 1%
28 La norma dice que el “quince por ciento (15%) de sus recursos para financiar proyectos regionales de inversión en
energización, que presenten las entidades territoriales y que estén definidos como prioritarios en los planes de desarrollo respectivo.
De estos, el veinte por ciento (20%) se destinará a la financiación de proyectos regionales de inversión en infraestructura de
distribución para la prestación del servicio público de gas combustible en los estratos 1 y 2”. Ley 141 de 1994.
29 Del 90% de la inversión en proyectos prioritarios, “no menos del cincuenta por ciento (50%) para los proyectos que estén
contemplados en los planes de desarrollo de los municipios del mismo departamento, que no reciban regalías directas, de los cuales
no podrán destinarse más del quince por ciento (15%) a un mismo municipio. En cualquier caso, tendrán prioridad aquellos
proyectos que beneficien a dos o más municipios”. Ley 141 de 1994.
30 “Mientras las entidades departamentales no alcancen coberturas mínimas en indicadores de mortalidad infantil, cobertura
básica de salud y educación, agua potable y alcantarillado la entidad departamental correspondiente deberá asignar no menos del
sesenta por ciento (60%) del total de sus regalías para estos propósitos. En el presupuesto anual se separarán claramente los
recursos provenientes de las regalías que se destinen a los sectores aquí señalados”. Ley 141 de 1994.
de servicios de salud, educación, electricidad, agua potable, alcantarillado y demás servicios
públicos básicos esenciales; b) El 5% para la interventoría técnica de los proyectos que se
ejecuten con estos recursos, y c) El 5% para gastos de funcionamiento u operación31.

Anexo 3

Títulos mineros vigentes en el departamento del Cesar (carbón)

En el Cesar hay 88 títulos vigentes


1990: 4 títulos vigentes
1991: 1 título vigente
1992: 1 título vigente
1996: 2 títulos vigentes
1997: 1 título vigente
1998: 3 títulos vigentes
2002: 1 título vigente
2004: 1 título vigente
2005: 3 títulos vigentes
2006: 10 títulos vigentes
2007: 21 títulos vigentes
2008: 25 títulos vigentes
2009: 15 títulos vigentes

Drummond, 5 títulos mineros, 2 en explotación (La Loma, El Descanso) Gran minería, 3 en


exploración suspendidos (Similoa, Rincón Hondo, Cerro Largo Centro). Mediana minería.

Consorcio Minero Unido S.A. – CMU, 1 título en explotación (Yerbabuena). Gran minería.

Carbones El Tesoro, 1título en explotación (La Victoria). Gran minería

Carbones de La Jagua, 2 títulos, uno en explotación (La Jagua) gran minería, uno en exploración
(La Jagua) mediana minería.

Prodeco, 1 título en explotación (Calenturitas) gran minería.

Diamond Coal, 1 título en montaje (El Hatillo) gran minería.

Carbones del Cesar, 2 títulos en explotación (La Francia), uno de mediana y otro de gran minería.

Norcarbón, 1 título en explotación (Cerro Largo) mediana minería.

31 “Mientras las entidades municipales no alcancen coberturas mínimas en los sectores señalados, asignarán por lo menos el
setenta y cinco por ciento (75%) del total de sus participaciones para estos propósitos. En el presupuesto anual se separarán
claramente los recursos provenientes de las regalías que se destinen para los anteriores fines”. Ley 141 de 1994.
ANEXO 4

Derecho Humano al Agua

En este punto se presentará de manera general el documento titulado, “El derecho al agua en la
constitución, la jurisprudencia y los instrumentos internacionales”, elaborado por la Defensoría
del Pueblo. Como guía metodológica, se expondrá las disposiciones constitucionales y legales en
relación al suministro de agua como servicio público, el derecho a la salud pública y a un
ambiente sano. En el anexo 2 que hace parte vinculante de la presente Resolución Defensorial,
se incluirán las observaciones hechas por organismos internacionales en temas relacionados con
el suministro de agua potable y saneamiento básico y su relación con la salud y la salud pública.

A. Marco constitucional colombiano relacionado con el derecho al agua

Aunque la Constitución Política de 1991 no consagra de manera expresa el derecho al agua


potable, si se reconoce de manera general el derecho a la salud y el derecho al medio ambiente
sano, y se establecen responsabilidades para el Estado en relación con el suministro de agua
potable y el saneamiento básico.

El derecho al agua potable encuentra fundamento constitucional directo en los siguientes


artículos: el 49 que se refiere a la salud en general y al saneamiento ambiental; el 79 relativo al
medio ambiente sano y el 366 que, refiriéndose a la prioridad del gasto público social, establece
que el bienestar general y el mejoramiento de la calidad de vida de la población son finalidades
del Estado y que es objetivo fundamental de su actividad el saneamiento ambiental y el agua
potable. De tal manera, el derecho al agua potable y el saneamiento básico encuentran pleno
respaldo en disposiciones de la Carta Constitucional, en la parte de los fines esenciales del
Estado, en los derechos económicos, sociales y culturales y en los derechos colectivos y del
medio ambiente.

El artículo 79 del texto fundamental consagra el derecho a un medio ambiente sano como un
derecho colectivo32, pero es también un servicio público cuya prestación constituye un objetivo
prioritario de la actividad estatal pues así lo ordena el artículo 366 de la Carta. Sobre este
aspecto, la Corte Constitucional indicó que “del mandato constitucional consagrado en el artículo
79, se colige que es responsabilidad del Estado atender y garantizar la prestación efectiva del
servicio público de saneamiento ambiental, conforme a los principios de universalidad y
solidaridad. Todas esas obligaciones están dirigidas a la preservación, conservación y protección
del medio ambiente, a fin de obtener el mejoramiento de la calidad de vida de la población y el
aseguramiento del bienestar general, según lo determina el artículo 366 de la Carta
Fundamental”33

El artículo 366 de la Carta fundamental establece como finalidades sociales del Estado, el
bienestar general y el mejoramiento de la calidad de vida de la población; para conseguirlas, se
constituye como objetivo fundamental de la actividad del Estado, la solución de las necesidades
insatisfechas de salud, de educación, de saneamiento ambiental y de agua potable.

Dentro de las finalidades esenciales del Estado, existe un vínculo entre el artículo 2 y el 366
constitucionales, toda vez que las autoridades de la República están instituidas para proteger a

32
La Consagración del derecho al medio ambiente en la Constitución colombiana se encuentra estrechamente vinculada al modelo
de desarrollo sostenible que busca el mejoramiento en las condiciones de vida de la población, teniendo en cuenta la marcada
problemática socioeconómica generadora de múltiples conflictos.
33
Corte Constitucional. Sentencia SU-442 de 1997
las personas residentes en Colombia en su vida, honra y bienes, y para asegurar el
cumplimiento de los deberes sociales del Estado (art.2º C.P.). Uno de los instrumentos más
efectivos para cumplir con estos deberes es la debida prestación de los servicios públicos; razón
por la cual en la Constitución se estableció que el bienestar general y el mejoramiento de la
calidad de vida de la población son finalidades sociales del Estado (art. 366 C.P.)

En este orden de ideas, el saneamiento ambiental y el agua potable son calificados por la
Constitución Política como indispensables para el bienestar general y el mejoramiento de la
calidad de vida de la población.

Así mismo, en virtud del artículo 366 C.P., las necesidades de agua potable y saneamiento
quedan en igualdad de condiciones con la salud y la educación en cuanto a la prioridad del
gasto público para la satisfacción de necesidades básicas, el bienestar general y la vida digna.
Sin embargo, se anota que al establecerlo sólo como servicio y no como derecho, se restringe a
la esfera de la provisión de dichos bienes y servicios.

Ciertamente, la Constitución Política establece a cargo del Estado un conjunto de obligaciones


en asuntos estrechamente relacionados con la realización efectiva del derecho al agua potable;
es por esto que a continuación se identifican artículos de la Carta fundamental que hacen
referencia directa al medio ambiente sano y los servicios públicos domiciliarios de acueducto,
alcantarillado y aseo.

a. Medio ambiente

La Constitución colombiana se conoce como “Constitución Ecológica” por la multiplicidad de


normas que se refieren a los recursos naturales y al medio ambiente, disposiciones que se
enmarcan dentro los principios rectores fundamentales del Estado colombiano, entre los cuales
se encuentran el reconocimiento y la protección de la diversidad étnica y cultural del país
(artículo 7º C.P.) y la obligación del Estado y de las personas de proteger las riquezas culturales
y naturales de la Nación (artículo 8º de la C.P).

En el artículo 80 de la C.P. se asigna al Estado la obligación de prevenir y controlar los factores


de deterioro ambiental, procurando la utilización racional de los recursos naturales, entre los
cuales se encuentran el agua y el suelo, con el fin de garantizar su desarrollo sostenible, su
conservación, restauración o sustitución. Esta obligación debe estar orientada por el modelo de
desarrollo sostenible, el cual conduce al crecimiento económico, a la elevación de la calidad de
vida y al bienestar social, sin agotar la base de los recursos naturales renovables, ni deteriorar el
medio ambiente o el derecho de las futuras generaciones a utilizarlo para la satisfacción de sus
propias necesidades34.

El artículo 81 de la C.P. consagra en aras de la defensa del ambiente, la prohibición de ingreso


de los desechos tóxicos al territorio nacional. De otro lado, el numeral 8º del artículo 95 de la
C.P. establece como deber de cada uno de los ciudadanos proteger los recursos naturales del
país y velar por la conservación de un ambiente sano.

b. Servicios públicos

En este sentido la jurisprudencia ha desarrollado un interesante marco, en cuanto a la


esencialidad de los servicios públicos y el carácter social de las empresas públicas o privadas
que prestan los prestan dado que representan servicios de interés general.

Así, la Corte Constitucional en Sentencia T-410 de 2003 reconoce que el suministro de agua
potable constituye un servicio público domiciliario, de carácter esencial para la vida, que cuenta
con un espacio propio en la configuración constitucional de nuestro Estado social de derecho35 y

34
Ley 99 de 1993, artículo 3º, que reproduce la definición adoptada en la Declaración de Río de 1992.
35
Existe una estrecha relación entre los mandatos Superiores de prestación eficiente y continua de los servicios públicos (art. 365),
Estado social de derecho (arts. 1 y 365) y eficacia de los derechos fundamentales (arts. 2 y 86). En la sentencia T-380-94 se aludió
establece en el mismo fallo, los principios constitucionales que rigen los servicios públicos, de la
siguiente manera:

“El artículo 365 prescribe que los servicios públicos son inherentes a la finalidad
social del Estado y que es su deber asegurar la prestación eficiente a todos los
habitantes del territorio nacional36. El artículo 366 dispone que es objetivo
fundamental de la actividad del Estado, la solución de las necesidades
insatisfechas de agua potable, de salud, de educación y de saneamiento
ambiental, lo cual se enmarca por el principio según el cual el bienestar general
y el mejoramiento de la calidad de vida de la población son finalidades sociales
del Estado. El artículo 367 señala que la ley fijará las competencias y
responsabilidades relativas a la prestación de los servicios públicos domiciliarios,
su cobertura, calidad y financiación, y el régimen tarifario que tendrá en cuenta,
además de los criterios de costos, los de solidaridad y redistribución de ingresos.
Agrega esta norma que los servicios públicos domiciliarios se prestarán
directamente por cada municipio cuando las características técnicas y
económicas del servicio y las conveniencias generales lo permitan y aconsejen, y
los departamentos cumplirán funciones de apoyo y coordinación37. Finalmente,
el artículo 370 establece que a través de la Superintendencia de Servicios
Públicos Domiciliarios, el Presidente de la República ejerce el control, la
inspección y vigilancia de las entidades que prestan tales servicios”.

Así mismo, la Corte Constitucional ha sostenido que la deficiente prestación de los servicios
públicos de acueducto, alcantarillado y aseo quebranta los derechos fundamentales a la vida, a
la salud, a la salubridad pública y al ambiente sano.

En efecto, según el artículo 365 de la Constitución Política, los servicios públicos son inherentes
al Estado, cuyo deber es asegurar su prestación eficiente a todos los habitantes del territorio
nacional. A través de los servicios públicos el Estado busca la satisfacción de las necesidades de
toda la colectividad, constituyéndose en uno de los medios que hacen posible el cumplimiento
de sus fines. Es decir, se erigen como “instrumentos que le permiten al Estado alcanzar el ideal
de justicia social y promover condiciones de igualdad real y efectiva, bien sea que los preste
directa o indirectamente, o que autorice a los particulares para hacerlo, en todo caso siempre
serán su responsabilidad”38.

En la Sentencia SU-442 de 199739, la Corte Constitucional tuteló los derechos a la vida, al


ambiente sano y a la salud de los ciudadanos, conforme al deber del Estado de garantizar la
prestación eficiente de los servicios públicos. Así, en el fallo “se ordena a las autoridades
distritales de Santa Marta, ante la ausencia absoluta de agua potable en el corregimiento de
Taganga, y su incidencia en la salud pública, proteger los derechos ambientales de sus
habitantes, frente a la amenaza de vulneración de los mismos, la adopción de medidas

a esta relación: “Habiéndose dado al Estado colombiano por parte del constituyente de 1991 un carácter social, se hace
indispensable que éste acometa acciones positivas en favor de la comunidad. En este contexto, la prestación de los servicios
públicos para asegurar en forma igualitaria y sin interrupción el cumplimiento de actividades encaminadas a la realización de
derechos fundamentales de los individuos que hacen parte de la comunidad, es una de las actuaciones positivas a las que está
obligado el Estado colombiano. El carácter solidario de los servicios públicos se suma a la necesidad de que estos sean prestados
ininterrumpidamente: es decir, que los inconvenientes particulares no tengan como efecto la suspensión en la prestación del
servicio”.
36
“Para la Corte la "inherencia" de los servicios públicos predicable de la finalidad social del Estado, según la disposición del
artículo 365 de la Constitución, pone de presente la especial relevancia política que el Constituyente de 1991 le atribuyó a los
servicios públicos. En este sentido, es evidente la existencia de un verdadero mandato constitucional encaminado a asegurar la
prestación eficiente de los mismos a todos los habitantes del territorio nacional”. Sentencia T-881 de 2002.
37
En relación con las características relevantes para la determinación de un servicio público domiciliario, puede consultarse la
Sentencia T-578 de 1992.
38
Corte Constitucional. Sentencia T-578 de 1998
39
La Corte resuelve la situación de la comunidad de Taganga, en Santa Marta, ante los problemas de cobertura de los servicios de
acueducto y alcantarillado, las deficiencias en la calidad del suministro de agua, la carencia de agua potable, la inexistencia de
tratamiento previo para los vertimientos de aguas residuales que se descargan en forma directa y el inadecuado manejo y
tratamiento de las basuras. En la parte resolutiva se ordena: Elaborar y adoptar un plan de ordenamiento de los usos del suelo;
habilitar sistemas adecuados de tratamiento de aguas residuales que garanticen la eficiencia de la remoción de contaminantes; la
construcción o reubicación del botadero de basuras, con sus respectivos estudios técnico-ambientales, así como la elaboración del
plan de manejo de los residuos sólidos. Igualmente se indica que la Tesorería Distrital debe efectuar la transferencia de los recursos
recaudados por concepto de porcentaje ambiental del impuesto predial a la Corporación Autónoma Regional, así como los demás
recursos recaudados por el Distrito bajo el concepto de patrimonios y rentas de la Corporación.
encaminadas a la solución oportuna de los problemas inherentes al suministro de agua potable
en dicho corregimiento y al vertimiento de aguas residuales sin tratamiento previo en la bahía”.

c. El agua potable y la distribución de recursos y competencias de la Nación y los


Entes Territoriales - Sistema General de Participaciones

Como desarrollo del sistema de descentralización y en aras del fortalecimiento a las entidades
territoriales para el cumplimiento de sus funciones, los artículos 356 C.P y 357 C.P., modificados
por el Acto Legislativo 01 de 2001, crean el Sistema General de Participaciones de los
Departamentos, Distritos y Municipios40, con el fin de atender los servicios a cargo de éstos y a
proveer los recursos para financiar adecuadamente su prestación.

A manera de conclusión, puede decirse que aunque la Carta Política no se refiere expresamente
al derecho al agua potable, resulta claro, que la satisfacción de las necesidades esenciales de los
habitantes debe ser garantizada por el Estado social de derecho y una de las formas de
satisfacerla es a través de los servicios públicos domiciliarios41, y la Constitución establece como
un deber del Estado asegurar la prestación eficiente de los servicios públicos a todos los
habitantes del territorio nacional.

Contenido normativo del derecho al agua y las obligaciones del Estado en materia de
agua potable

Según lo señala la Observación General 1542, el derecho al agua entraña libertades y derechos.
Las libertades se relacionan con dos aspectos, de un lado, con el derecho a mantener el acceso
a un suministro necesario de agua para ejercer el derecho al agua, y de otro, con el derecho a
no ser objeto de injerencias en el disfrute del derecho. Los derechos giran en torno a contar con
un sistema de abastecimiento y gestión del agua que ofrezca a la población iguales
oportunidades de disfrutar del derecho al agua.

Aunque lo que resulta adecuado para el ejercicio del derecho al agua puede variar de acuerdo a
las condiciones particulares de cada caso, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales precisa en la Observación General 15 que los factores que se deben aplicar en
cualquier circunstancia, son (i) la disponibilidad de agua, es decir, la garantía de un
abastecimiento continuo y suficiente para los usos personales y domésticos; (ii) la accesibilidad
al agua, que significa el acceso al agua, tanto físico, como económico, la no discriminación y el
acceso a la información; y (iii) la calidad del agua, pues debe ser salubre y no contener
microorganismos o sustancias que amenacen la salud.

Estos elementos del derecho al agua deben ser adecuados a la dignidad, la vida y la salud del
ser humano. Lo adecuado del agua no debe interpretarse de manera restrictiva, como por
ejemplo sólo desde la cantidad, pues también debe tenerse en cuenta la calidad43. Además, el
Estado debe velar por la sostenibilidad del agua, es decir, debe adoptar medidas para que las
generaciones presentes y futuras cuenten con suficiente agua salubre.

Ahora bien, en el estudio de los derechos económicos, sociales y culturales resulta pertinente
distinguir los diferentes tipos de obligaciones contraídas por el Estado en virtud de la ratificación
del Pacto de los Derechos Económicos Sociales y Culturales –DESC-. A partir de la
interpretación jurídica autorizada que ha hecho el Comité de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales sobre el derecho al agua en la Observación General 15, se desarrollará el contenido
del derecho al agua potable44. Dicha observación distingue diferentes tipologías de obligaciones

40
Los recursos del Sistema General de Participaciones de los Departamentos, Distritos y Municipios se destinan a la financiación de
los servicios a su cargo, dándole prioridad al servicio de salud y los servicios de educación, garantizando su prestación y la
ampliación de su cobertura.
41
Los servicios públicos domiciliarios de acueducto, alcantarillado y aseo, se constituyen en instrumentos que permiten la realización
del derecho al agua potable.
42
Observación General 15, sobre el derecho al agua emitida por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la
Organización de Naciones Unidas.
43
El indicador de cobertura real involucra tanto el elemento de cantidad como el de la calidad del agua.
44
El documento presenta en cada uno de los capítulos sobre los elementos integrantes del derecho, las obligaciones que surgen
para el Estado a partir de lo establecido en el mismo Pacto y en la Observación General 3
relativa a la índole de las obligaciones de los Estados, de la siguiente manera:

Obligaciones de Efecto Inmediato y de Cumplimiento Progresivo

Las obligaciones de efecto inmediato son aquellas que pueden ser exigidas actualmente,
independientemente de los problemas de tipo presupuestal u otros obstáculos que afronte el
Estado. En efecto, el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales impone a los Estados
Partes diversas obligaciones de efecto inmediato, a pesar de la limitación de recursos
económicos existente.

En la Observación General 15, el Comité ha precisado que las obligaciones de carácter


general tienen un efecto inmediato. Dichas obligaciones son aquellas referidas principalmente a
garantizar que el derecho al agua sea ejercido sin discriminación alguna; a que se adopten
medidas deliberadas y concretas dirigidas a la plena realización del derecho al agua y, el deber
constante y continuo de avanzar con la mayor rapidez y efectividad posibles hacia la plena
realización del derecho al agua45.

En lo que respecta al derecho al agua se entienden como obligaciones inmediatas:

- Garantizar que ese derecho será ejercido sin discriminación alguna por motivos de raza, color,
sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición
económica, nacimiento o cualquier otra condición social46.

- Adoptar medidas deliberadas y concretas, especialmente económicas y técnicas, inclusive en


particular la adopción de medidas legislativas, dirigidas a la plena realización del derecho al
agua47.

Así mismo, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales ha señalado que los
Estados partes del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales tienen la
obligación fundamental de asegurar como mínimo la satisfacción de los niveles esenciales de
cada uno de los derechos48. Siendo ello así, a juicio del Comité, se identifican las siguientes
obligaciones básicas en relación con el derecho al agua, las cuales tienen efecto inmediato49:

a) Garantizar el acceso a la cantidad esencial mínima de agua, que sea suficiente y apta
para el uso personal y doméstico y prevenir las enfermedades;
b) Asegurar el derecho de acceso al agua y las instalaciones y servicios de agua sobre
una base no discriminatoria, en especial en lo que respecta a los grupos vulnerables
o marginados;
c) Garantizar el acceso físico a las instalaciones o servicios de agua que proporcionen un
suministro suficiente y regular de agua salubre; que tengan un número suficiente de
salidas de agua para evitar unos tiempos de espera prohibitivos; y que se encuentren
a una distancia razonable del hogar;
d) Velar por que no se vea amenazada la seguridad personal cuando las personas
tengan que acudir a obtener el agua;
e) Velar por una distribución equitativa de todas las instalaciones y servicios de agua
disponibles;
f) Adoptar y aplicar una estrategia y un plan de acción nacionales sobre el agua para
toda la población; la estrategia y el plan de acción deberán ser elaborados y
periódicamente revisados en base a un proceso participativo y transparente; deberán
prever métodos, como el establecimiento de indicadores y niveles de referencia que
permitan seguir de cerca los progresos realizados; el proceso mediante el cual se

para el Estado de los instrumentos internacionales. En paréntesis se especifica el artículo del instrumento correspondiente.
45
Observación General 15, párrafos 17 y 18.
46
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Artículo 2, párrafo 2.
47
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Artículo 2, párrafo 1.
48
Observación General 3 relativa a la índole de las obligaciones de los Estados Partes, párrafo 10.
49
Observación General 15, párrafo 37.
conciban la estrategia y el plan de acción, así como el contenido de ambos, deberán
prestar especial atención a todos los grupos vulnerables o marginados;
g) Vigilar el grado de realización, o no realización, del derecho al agua;
h) Adoptar programas de agua orientados a fines concretos y de relativo bajo costo
para proteger a los grupos vulnerables y marginados;
Adoptar medidas para prevenir, tratar y controlar las enfermedades asociadas al
agua, en particular velando por el acceso a unos servicios de saneamiento
adecuados.

El Comité señala que un Estado Parte del Pacto no puede justificar su incumplimiento de las
obligaciones básicas enunciadas, pues éstas no pueden suspenderse50. Ciertamente, los Estados
tienen el deber constante y continuo de avanzar con la mayor rapidez y efectividad posibles
hacia la plena realización del derecho al agua. Además, en la Observación General 15 se señala
que existe una fuerte presunción de que la adopción de medidas regresivas con respecto al
derecho al agua está prohibida por el Pacto, teniendo en cuenta lo dicho por el Comité en la
Observación General 3 relativa a la índole de las obligaciones de los Estados Partes51.

En cuanto a las obligaciones de cumplimiento progresivo, se ha señalado que el carácter


progresivo de la obligación de adoptar medidas, “constituye un reconocimiento del hecho de que
la plena efectividad de todos los derechos económicos, sociales y culturales en general no podrá
lograrse en un breve período de tiempo”52. Sin embargo, el hecho de la efectividad del derecho
a lo largo del tiempo, no debe interpretarse como una facultad para aplazar indefinidamente la
realización del mismo. Por el contrario, el Estado tiene la obligación de lograr progresivamente la
plena efectividad de todos los derechos53. De todas formas, el Comité ha sido claro en señalar la
prohibición para los Estados de adoptar medidas que conduzcan a un desmejoramiento de los
progresos alcanzados en relación con los derechos económicos, sociales y culturales54.

En relación con el derecho al agua potable, debe advertirse que la mayoría de las obligaciones
que se derivan para el Estado son de efecto inmediato, toda vez que el agua potable resulta
esencial para la supervivencia del ser humano y se trata de un derecho íntimamente relacionado
con la salud y la vida, que por lo tanto no permite, en muchos de sus aspectos, aplazar en el
tiempo su efectividad. Es por esta razón que la mayor parte de las obligaciones se reseñan
como de efecto inmediato, y solo algunas se relacionan expresamente como de cumplimiento
progresivo.

Con todo, la Corte Constitucional ha señalado que, “conforme a la interpretación oficial


internacional de los derechos económicos, sociales y culturales, obligatoria en virtud de lo
dispuesto en el artículo 93 de la Constitución, tales derechos contienen elementos que son de
inmediata exigibilidad, como ocurre respecto de las obligaciones estatales de respeto y
protección que se derivan de los derechos en cuestión”55.

Obligaciones de Respetar, Proteger y Cumplir

Al igual que cualquier otro derecho, el derecho al agua impone tres tipos de obligaciones a los
Estados, a saber: Obligaciones de respetar, proteger y cumplir.

a. Obligaciones de Respetar. Se entienden como obligaciones de no hacer. Estas


obligaciones implican que el Estado se abstenga de injerir directa o indirectamente de manera
negativa en el disfrute del derecho a disponer de agua potable. Lo que significa evitar medidas
que obstaculicen o impidan la libertad de acción y el uso de los recursos propios de cada
individuo, así como de grupos o colectividades que buscan satisfacer sus necesidades básicas,

50
Ibíd., párrafo 40.
51
En el párrafo 9 de la Observación General 3 se establece que “todas las medidas de carácter deliberadamente retroactivo en este
aspecto requerirán la consideración más cuidadosa y deberán justificarse plenamente por referencia a la totalidad de los
derechos previstos en el Pacto y en el contexto del aprovechamiento pleno del máximo de los recursos de que se disponga”.
52
Observación General 3, párrafo 9.
53
Principios de Limburgo sobre la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, párrafo 21.
54
Observación General 3, párrafo 9.
55
Corte Constitucional. Sentencia T-958 de 2001.
concretamente en el goce del derecho al agua potable.

La obligación de respetar comprende, entre otras cosas, “el abstenerse de toda práctica o
actividad que deniegue o restrinja el acceso al agua potable en condiciones de igualdad, de
inmiscuirse arbitrariamente en los sistemas consuetudinarios o tradicionales de distribución del
agua, de reducir o contaminar ilícitamente el agua, por ejemplo, con desechos procedentes de
instalaciones pertenecientes al Estado o mediante el empleo y los ensayos de armas, y de limitar
el acceso a los servicios e infraestructuras de suministro de agua o destruirlos como medida
punitiva, por ejemplo durante conflictos armados, en violación del derecho internacional
humanitario”56.

b. Obligaciones de Proteger. Requieren que el Estado adopte medidas para impedir que
terceros57 interfieran o menoscaben en modo alguno el disfrute del derecho y la aplicación de
las garantías establecidas. Se concreta pues, en un deber del Estado de regular el
comportamiento de terceros, ya sean individuos, grupos, empresas y otras entidades, así como
quienes obren en su nombre. Dicha obligación comprende, entre otras cosas, la adopción de las
medidas legislativas o de otra índole que sean necesarias y efectivas para impedir, por ejemplo,
que terceros denieguen el acceso al agua potable en condiciones de igualdad y contaminen o
exploten en forma no equitativa los recursos de agua58. Exige además, la promulgación de
legislación en aras de la protección y funcionamiento eficaz del sistema judicial con el fin de
resguardar el goce del derecho al agua potable frente a afectaciones provenientes de terceros.

En la Observación General 15 se señala que cuando “los servicios de suministro de agua (como
las redes de canalización, las cisternas y los accesos a ríos y pozos) sean explotados o estén
controlados por terceros, los Estados deben impedirles que menoscaben el acceso físico en
condiciones de igualdad y a un costo razonable, a recursos de agua suficientes, salubres y
aceptables”59. De conformidad con el Pacto y con la Observación No. 15, y en aras de impedir
estos abusos, debe establecerse un sistema normativo eficaz que prevea una supervisión
independiente, una verdadera participación pública y la imposición de multas por el
incumplimiento.

c. Obligaciones de Cumplir o Realizar. El Estado debe realizar acciones positivas con el


fin de facilitar, proporcionar y promover la plena efectividad del derecho por medio de medidas
legislativas, administrativas, presupuestarias y judiciales, posibilitando a los individuos y
comunidades el disfrute del derecho al agua potable.

La obligación de cumplir se puede subdividir, según la Observación General 15, en obligaciones


de facilitar, promover y garantizar.

La obligación de facilitar exige que el Estado adopte medidas positivas que permitan y
ayuden a los particulares y las comunidades a ejercer el derecho al agua.

La obligación de promover impone al Estado la adopción de medidas para que se difunda


información adecuada sobre el uso higiénico del agua, la protección de las fuentes de agua y los
métodos para reducir los desperdicios de agua.

La obligación de garantizar o hacer efectivo el derecho en los casos en que los particulares
o los grupos no están en condiciones, por razones ajenas a su voluntad, ejercer por sí mismos
ese derecho con ayuda de los medios a su disposición.

La salud pública como derecho humano y el agua potable como factor determinante
de este derecho

56
Observación General 15, párrafo 21.
57
Por terceros se entiende particulares, grupos, empresas y otras entidades, así como quienes obren en su nombre. Observación
General 15, párrafo 23.
58
Observación General No. 15 sobre el derecho al agua, párrafo 23.
59
Ibíd., párrafo 24.
La Observación General 14 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales precisa
que el más alto nivel posible de salud física y mental no solo abarca la atención de la salud, sino
también los principales factores determinantes de la salud, como el acceso a agua limpia potable
y a condiciones sanitarias adecuadas. Como ya se advirtió, bajo este entendimiento integral de
la salud, cobra importancia el derecho a la salud pública entendido como el derecho de la
colectividad y, por lo tanto, de cada individuo que la integra, a contar con las condiciones
mínimas de salubridad e higiene que permitan el normal desarrollo de la vida en sociedad y que
faciliten mantener un buen estado de salud, lo que supone la existencia de condiciones
ambientales favorables.

Algunos de los elementos del ambiente que mayor peso tienen en la ocurrencia, magnitud y
trascendencia de las enfermedades que afectan a los seres humanos, se relacionan con la falta
de agua potable y el deficiente saneamiento básico (disposición sanitaria de residuos líquidos,
excretas y basuras); la contaminación ambiental de los recursos de agua60, aire, suelos, flora y
de espacios públicos, así como una precaria situación de la vivienda61. La anterior consideración
permite determinar que la falta de agua potable y de servicios de saneamiento está asociada
con la presencia de varias enfermedades, las cuales en muchos casos, son causa de muerte,
especialmente en sujetos vulnerables como los menores de edad y las mujeres62.

De conformidad con una perspectiva de la salud pública vista desde los derechos humanos, se
entiende que para la consolidación de este derecho se requiere necesariamente del acceso a
agua de calidad y al manejo adecuado de residuos sólidos y líquidos con el fin de minimizar no
sólo los factores de riesgo generadores de enfermedades63, sino también para permitir una vida
digna, con un nivel de calidad de vida más elevado.

Avanzando mucho más, se reconoce que existen necesidades esenciales para la subsistencia del
ser humano, así como para alcanzar una vida digna, y no cabe duda que el agua apta para el
consumo es una de esas necesidades humanas esenciales, lo mismo que un ambiente sano y
limpio. Teniendo en cuenta lo anterior, se señala, cada vez más, que dichas necesidades se
constituyen a su vez en derechos fundamentales autónomos.

Con el fin de que el derecho a la salud pública sea realmente efectivo, se requiere de la
prestación del servicio. Así, la realización del derecho a la salud pública se hace efectiva
mediante la prestación del servicio de salud pública. La salud pública como servicio incluye no
sólo atención médica, sino también las intervenciones sociales relacionadas con el medio
ambiente, el control de la contaminación de los recursos naturales, la vivienda, los servicios
públicos domiciliarios y, en general, los aspectos relacionados con la mejora de las condiciones
de vida de la población. La salud pública incorpora una importante actividad multidisciplinaria
del Estado y de la sociedad, que se extiende a casi todos los aspectos de la comunidad. Entre
las funciones de la salud pública se resaltan las de protección de la salud, directamente
relacionadas con el saneamiento del medio o control de los factores ambientales como la
vigilancia de la calidad del agua, el control de desechos sólidos y líquidos entre otros, además
de la prevención y control de enfermedades transmisibles.

Ahora bien, uno de las herramientas que permiten la realización del derecho al agua potable y el
saneamiento básico es la prestación de los servicios públicos domiciliarios. Dichos servicios se
constituyen en un instrumento del Estado social de derecho para alcanzar la consolidación del
derecho a la salud pública y, concretamente, para conseguir la plena realización del derecho a

60
No debe perderse de vista que la falta de acceso a servicios adecuados de saneamiento se constituye como una de las principales
causas de contaminación del agua y de las enfermedades relacionadas con el agua.
61
Calderón Llantén, Carlos Eduardo; Romero Loaiza, Fernando; Gómez Blanco, Luis Enrique. Salud Ambiental y Desarrollo, Ecosolar
Ltda., Bogotá, 1995.
62
Igualmente, la falta de agua potable y de servicios de saneamiento son causa de inadecuado desarrollo de las personas,
especialmente en el caso del crecimiento de los niños y niñas.
63
Según el informe del Simposio Regional sobre Agua y Saneamiento en el Nuevo Milenio, celebrado en Porto Alegre, Brasil,
noviembre 30 a diciembre 2 del 2000: “Es claro que existe una correlación entre la calidad y cobertura de los servicios de
abastecimiento de agua potable, el saneamiento y la calidad de vida y la salud. La experiencia indica que las enfermedades y las
epidemias de origen hídrico tienden a desaparecer en los lugares bien saneados, donde además de una alta cobertura con los
servicios, se garantiza la calidad de los servicios de suministro de agua para consumo humano y la recolección, tratamiento y
disposición sanitaria de las aguas residuales y las excretas”.
disponer de agua potable. Generalmente, la falta de servicios básicos de acueducto64,
alcantarillado y aseo, está asociada con la presencia de la mayoría de enfermedades infecto-
contagiosas, las cuales, en muchos casos, son causa de muerte, especialmente entre la
población infantil.

No obstante la estrecha relación del agua potable con la salud, es de resaltar que la
disponibilidad de la misma no puede reducirse sólo a los beneficios en salud, ya que existen
muchos otros beneficios de importancia social y económica. La provisión de servicios de agua
segura y saneamiento adecuado brindan apoyo al proceso general de desarrollo
socioeconómico, toda vez que la calidad de vida está directamente vinculada a la disponibilidad
de abastecimiento de agua y saneamiento y a los niveles de servicio prestado.

Así, se señaló como un principio básico del Decenio Internacional del Agua Potable y del
Saneamiento Ambiental que: “las personas no pueden lograr una calidad de vida consecuente
con la dignidad humana a menos que tengan acceso a instalaciones de agua potable segura y
saneamiento adecuado”.

Por su parte, la Corte Constitucional ha sostenido que de la afectación del derecho colectivo a la
salubridad pública y al agua potable se pueden desprender consecuencias para los derechos
fundamentales como la vida y la dignidad humana. Aunque la Constitución Política no otorga a
la salubridad el carácter de derecho fundamental, si resulta claro que frente a situaciones
concretas de una persona en particular o de un grupo de individuos identificable e
individualizable, el desconocimiento de este derecho puede conducir a la amenaza o violación de
uno o varios derechos fundamentales como la vida o la salud65.

En efecto, en la Sentencia SU-476 de 1997, se señala lo siguiente:

“Obsérvese que aun cuando la Carta no otorga a la seguridad, a la


tranquilidad, a la salubridad y a la moralidad el carácter de derechos
fundamentales, si resulta claro que, frente a situaciones concretas, el
desconocimiento de éstos puede conducir a la amenaza o violación de uno
o varios derechos fundamentales como la vida, la intimidad personal y
familiar, la salud, la paz, etc. En estos casos, la protección puede ser
solicitada a través de la acción de tutela pues la afectación de los primeros
incorpora el derecho fundamental cuya protección se reclama. Es lo que la
doctrina constitucional ha denominado derecho fundamental por conexidad;
es decir, cuando del desconocimiento de un derecho que no reviste las
característica de fundamental, se derive amenaza o violación de otro u
otros derechos fundamentales”66.

En relación con lo anterior, debe señalarse que la jurisprudencia de la Corte Constitucional ha


hecho referencia al carácter de derecho fundamental del concepto normativo del “respeto de la
dignidad humana” y a la relación que existe entre éste y la garantía de las condiciones
materiales de existencia.

En la Sentencia T-881 de 2002, afirmó la Corte:

“El derecho a la dignidad humana, se constituye como un derecho fundamental


autónomo, y cuenta con los elementos de todo derecho: un titular claramente
identificado (las personas naturales), un objeto de protección más o menos delimitado
(autonomía, condiciones de vida, integridad física y moral) y un mecanismo judicial para

64
La falta de acueducto afecta al 16.7% de la población colombiana. Sin embargo, este indicador presenta desigualdades extremas
cuando se desagrega por departamentos y por tamaño de los municipios. Los mayores problemas se encuentran en Chocó,
Córdoba y Caquetá, donde no cuentan con este servicio el 54%, 43% y 43,1% de la población, respectivamente, mientras que
Bogotá y Atlántico tienen una cobertura de 98,1% y 97% respectivamente. (IDH 2000:147). Luz Estella ÁLVAREZ CASTAÑO. “La
situación de la población Colombiana –análisis desde la perspectiva de la equidad-, EN: Héctor Abad Gómez. Pensamiento en
Salud pública: El derecho a la salud. Facultad Nacional de Salud Pública, Universidad de Antioquia, 2001.
65
Corte Constitucional. Sentencia SU-476 de 1997. En igual sentido sentencias: T-598 de 1992, T-366 de 1993, T-171 de 1994.
66
Corte Constitucional. Sentencia. SU-476 de 1997.
su protección (acción de tutela). Se consolida entonces como verdadero derecho
subjetivo”.

Se entiende territorio como el espacio geográfico en el cual “se desenvuelve la dinámica de las
sociedades… y con el cual está vinculada la cultura, la historia y la identidad de un grupo
determinado. Este espacio es reclamado como un derecho colectivo, indispensable para la
supervivencia, identidad y reproducción como pueblos diferenciados. El territorio es una
necesidad cultural y política, vinculado al derecho de autonomía y libre determinación”67.

El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas estableció que hay que proteger los
sistemas y patrones tradicionales de tenencia y uso de la tierra68, lo que recogió el Convenio 169
de la OIT. La Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, han desarrollado la tesis que el Estado debe hacer efectivo el derecho de
las comunidades a la propiedad de las tierras, para lo cual les basta con haberlas poseído, y
otorgarles los títulos correspondientes, lo cual también comprende la recuperación de las tierras
de las que se vieron privadas por causas ajenas a su voluntad69.

Se puede considerar el derecho al territorio como un derecho cultural que posibilita la realización
de derechos sociales, civiles y políticos70.

La noción de territorio para los grupos étnicos, ha sido expresada a través de su interlocución e
interacción con la sociedad y las autoridades estatales; está plenamente definida como un
componente creador de vida y fuente, que constituye el sustento de sus dinámicas culturales,
de su cosmovisión, de sus rasgos identitarios, de sus usos y costumbres, de su espiritualidad, de
los procesos de sostenibilidad de los recursos naturales, los que a su vez les garantizan la
pervivencia colectiva y también personal; igualmente, el desarrollo de conocimientos ancestrales
de uso y cuidado de las plantas, de preservación de la biodiversidad botánica y de especies
animales, de prácticas económicas de auto abastecimiento, de formas de ordenamiento y
desarrollo aplicadas a sus procesos culturales.

El territorio indígena, además de espacio físico de convivencia, comprende una diversa gama de
conocimientos, prácticas, procesos y dinámicas, aceptadas al interior de las mismas
comunidades, que lo distinguen de la concepción de tierra, vista como elemento material
susceptible de toda clase de explotación, bien con fines económicos o de subsistencia, en la cual
se conjugan relaciones de carácter social, cultural y jurídico, propias de la sociedad occidental.
Internacionalmente se han incorporado estos principios en varios instrumentos, pero
principalmente en el Convenio 169 de la OIT

La Constitución Política reconoce en el artículo 7 la diversidad étnica y cultural de la nación


colombiana, principio del cual se desarrollan otros derechos fundamentales de naturaleza
colectiva, siendo uno de los más importantes, el derecho al territorio consagrado en el artículo
63 de la Carta política. Varios artículos de la Constitución le dan cuerpo al contenido del derecho
territorial de los pueblos indígenas.

En igual sentido la jurisprudencia de la Corte Constitucional de Colombia, en materia de


territorio y su intrínseca relación con el medio ambiente ha establecido reglas de interpretación
importantes para consolidar el alcance del mismo, así como el goce pleno del mismo.

En cuanto respecta al derecho a la identidad étnica y cultural, definida como el conjunto de


elementos propios como la lengua, sus instituciones , sus tradiciones, usos, costumbres y
espiritualidad, la cosmogonía colectiva y el conocimiento tradicional tangible e intangible, o el

67
Acceso a la justicia de los Pueblos indígenas, Guía para la atención especializada por parte de las oficinas de Ombudsman.
Instituto Interamericano de Derechos Humanos, San José, Costa Rica, 2006. En Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de
Las Casas, 2006.
68
Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, 2006. E/CN.4/Sub.2/2001/21, Pueblos Indígenas y su relación con la
Tierra. Documento final preparado por la Relatora Especial Sra. Erica-Irene A. Daes. Par 54. 11 Junio 2001. Original en inglés,
traducción libre. E/CN.4/Sub.2/2001/21. Disponible en web.
http://www.unhchr.ch/Huridocda/Huridoca.nsf/(Symbol)/E.CN.4.Sub.2.2001.21.En?Opendocument
69
Rolando E. Gialdino. El derecho al territorio.
70
Andrés Coronado Delgado, Cinep, 2006. El territorio: derecho fundamental de las comunidades afrodecendientes en Colombia.
derecho que tienen los miembros de los grupos étnicos para reafirmar y reproducir sus
instituciones y formas de propias de organización, valores y prácticas específicas de su cultura y
a ejercer el control sobre el cambio cultural, se encuentra catalogado tanto en la legislación
Colombiano, como en la jurisprudencia como un derecho fundamental, que amerita su
protección por parte del Gobierno nacional.