Está en la página 1de 13

Instituto tecnológico de Ciudad Madero

Química Analítica
09:00-11:00
M.G.A Mariel Ivonne González Castillo

N° de control Nombre N° de
lista
18070987 Alma Johana Alcázar 1
Hernández
18071140 Perla Ruby Araujo Martínez 2

18071175 Daniel Arguelles Murillo 3

18071129 Miguel Ángel Barrón C. 4

18071030 Laura Andrea Bautista Cruz 5

18071000 Marilu Bautista Del castillo 6

17071390 Alexis Becerra Hernández 7

18071032 Jimena Zamudio Zarate 39

Titulaciones ácido-base
Análisis volumétrico
En el análisis volumétrico se aprovechan reacciones cuantitativas que se verifican entre la
sustancia por determinar y un reactivo cuya concentración se conoce exactamente; del
volumen empleado de este último para la realización de la reacción precisamente hasta su
punto final, se calcula la cantidad de la substancia que se pretende valorar. Las reacciones
que se aplican al análisis volumétrico deben ser conocidas con exactitud, para así poder
relacionar el peso de las substancias reaccionantes con el peso de los productos de la
reacción; pues aun cuando en este tipo de análisis lo inmediato es la medición de volúmenes,
directamente están relacionados éstos con el peso de substancias a que son equivalentes.

Valoraciones
La titulación, o también conocida como valoración, tiene como objetivo determinar la
concentración de una disolución ácida o básica, llamada disolución analizada o muestra
problema. Esto se logra adicionando pequeños volúmenes de una disolución de concentración
conocida, llamada disolución valorada.

El proceso de titulación se basa en la neutralización que se lleva a cabo entre la disolución


ácida y la básica. De esta manera, si se conoce la concentración de iones H + de la disolución
valorada, se puede inferir la concentración de iones OH - de la disolución analizada. Esto se
calcula a partir del volumen de disolución valorada utilizado.
En el momento en el que la concentración de H + y OH- se igualan, se dice que se ha
alcanzado el punto de equivalencia. Para determinar este punto, se utiliza un indicador que se
caracteriza porque tiene colores diferentes en medio ácido y en medio básico. El punto en que
cambia el color de un indicador se llama punto final. Por ende, es necesario elegir un
indicador cuyo punto final corresponda o se acerque lo más posible al punto de equivalencia.

Clasificación de los métodos volumétricos


Para comodidad de su estudio los métodos del análisis volumétrico se dividen en cuatro
clases de acuerdo con el tipo de reacción principal que en ellos tiene lugar:

1. Neutralización
2. Precipitación
3. Formación de complejos
4. Oxido-reducción

En los grupos 1 y 4 están comprendidos la mayor parte de los métodos volumétricos hoy en
uso; para ellos se dispone de buenos indicadores químicos y también dan excelentes
resultados con los físicos. De menor importancia es el grupo de los métodos de precipitación,
no existen muchos indicadores químicos adecuados para este tipo de reacciones y los físicos
no siempre son aplicables. En el grupo de los métodos basados en la formación de complejos
destacan las valoraciones con AEDT y similares.

Los métodos volumétricos también pueden clasificarse atendiendo al procedimiento empleado


al hacer la valoración, así podemos encontrarnos con:
 Valoración directa
En una valoración directa, el valorante reacciona directamente con el analito. El
consumo de valorante equivale directamente al contenido de analito y se emplea para
los cálculos.

Un ejemplo de valoración directa es la determinación del contenido de ácido en


vinagre. Se diluye una alícuota de la muestra y luego se valora directamente con
hidróxido de sodio.

 Valoración de valores en blanco compensados

En este caso, la muestra se disuelve en un solvente que también reacciona con el


valorante y que conlleva un determinado consumo. Por lo tanto, se debe determinar un
valor en blanco para el solvente. El consumo total menos el consumo del solvente
(valor en blanco) equivale al analito en la muestra.

Un ejemplo de una valoración de valores en blanco compensados es la determinación


del índice de acidez o de los ácidos grasos libres en aceites comestibles. La muestra
se disuelve en una mezcla de solventes y, a continuación, se valora con hidróxido de
potasio en etanol. Las impurezas ácidas presentes en el solvente también reaccionan
con el valorante. Para determinar el valor en blanco, primero se valora el solvente sin
muestra. En una segunda valoración, se valora la muestra disuelta en el solvente. El
consumo de valorante para la muestra equivale al consumo total (muestra + solvente)
menos el consumo del solvente sin muestra (= valor en blanco) y se usa para los
cálculos.

 Valoración por retroceso

En una valoración por retroceso, se añade un exceso de valorante/reactivo conocido


con exactitud a la muestra. Tras un período de reacción suficientemente largo, se
valora este exceso con un segundo valorante. La diferencia entre la cantidad añadida
del primer y el segundo valorante proporciona la cantidad equivalente del analito.
Un ejemplo de valoración por retroceso es la determinación de azúcares reductores. Se
añade una solución de exceso de cobre (II) a la muestra. El azúcar reductor reacciona
con el cobre (II) para reducirlo a cobre (I). El cobre (II), que no se ve reducido por la
muestra, se valora a continuación con tiosulfato de sodio. La cantidad exacta de cobre
(II) añadida a la muestra debe conocerse o determinarse en consecuencia. Esta
cantidad se denomina valor del retroceso. El valor del retroceso menos el consumo de
valorante, después de la reacción de la muestra con la solución de cobre (II), equivale
al consumo real de la muestra y se usa para los cálculos

Las dos últimas se emplean cuando la valoración directa no es posible.

Volumetría ácido–base
Las volumetrías ácido–base se utilizan de manera sistemática en prácticamente todos los
campos de la Química, procede mediante una reacción de neutralización, en la que se hace
reaccionar un ácido con una cantidad equivalente de base.

En función de la fortaleza de los ácidos y las bases, pueden considerarse los siguientes
casos:
 Acido fuerte + base fuerte
Cuando un ácido fuerte se mezcla con una base fuerte la reacción de neutralización
puede representarse por la reacción iónica neta

La constante de esta reacción es 1014, a temperatura ambiente, por lo que la reacción


es prácticamente cuantitativa.

 Acido débil + base fuerte


En este caso la reacción puede formularse así:

La constante de la reacción depende de la fortaleza del ácido, K=Ka/Kw, y de esta


expresión se deduce que, excepto para ácidos muy débiles, la reacción también puede
considerarse cuantitativa.
 Acido fuerte + base débil
La reacción iónica puede representarse como,

Cuya constante vale K=Kb/Kw. Análogamente a lo que se indicó para los ácidos
débiles, la reacción será prácticamente cuantitativa, excepto cuando se trate de bases
muy débiles.

 Acido débil + base débil


En este caso, la reacción

Estará desplazada hacia un lado u otro dependiendo de la fuerza del ácido y de la


base, y, en muchas ocasiones se obtiene un equilibrio sin que se observe un
desplazamiento neto hacia ninguno de los dos lados. Por esto, las reacciones de este
tipo no son aplicables a la determinación volumétrica de ácidos y bases, al no cumplir
alguna de las condiciones mencionadas en el capítulo anterior. De cualquier forma,
esto no representa gran dificultad práctica, pues cuando se trate de determinar un
ácido o una base débil, siempre se tiene la facultad de que el reactivo antagonista
elegido sea fuerte.

Indicador
Un indicador es una sustancia que siendo ácidos o bases débiles al añadirse a una muestra
sobre la que se desea realizar el análisis, se produce un cambio químico que es apreciable.
Este cambio en el indicador se produce debido a que durante el análisis se lleva a cabo un
cambio en las condiciones de la muestra e indica el punto final de la valoración.
Tabla de indicadores.

Los indicadores más usados son los indicadores de pH como el rojo de metilo, la
fenolftaleína, el naranja de metilo.
Detección del punto final

 Punto de equivalencia: Cuando se ha adicionado un volumen de titulante con el cual la


reacción química está terminada. (Se ha consumido completamente la muestra).
 Punto final: Volumen indicado por algún método, nos avisa que la reacción ha
terminado.
Se desea determinar cuándo se llega al punto de equivalencia. Se elige una medición tal que
el punto final coincida con el punto de equivalencia, o esté muy cercano a éste. La manera
más obvia de determinar el punto final es medir el pH en puntos diferentes de la titulación y
hacer una gráfica de éste. Esto se hace con un medidor de pH.

Mediante la construcción de una curva de titulación se puede explicar fácilmente cómo se


pueden detectar los puntos finales de estas titulaciones.
Una curva de titulación se construye graficando el pH de la solución en función del volumen
de titulante agregado.
 El titulante es siempre un ácido fuerte o una base fuerte.
 El analito puede ser ya sea una base o ácido fuerte o una base o ácido débil.
Para esto se puede escribir una ecuación de Henderson-Hasselbach, igual que para otros
ácidos débiles:

El indicador cambia de color dentro de cierto intervalo de pH. El intervalo de transición


depende de la capacidad del observador para detectar pequeños cambios de color. Con
indicadores en que ambas formas poseen color, por lo general se observa un color sólo si la
relación de concentración de las dos formas es 10:1; sólo se ve el color de la forma más
concentrada. A partir de esta información, se puede calcular el intervalo de transición de pH
necesario para pasar de un color al otro. Cuando sólo se ve el color de la forma no ionizada,
[In]/[HIn] = 10/1 . Por tanto,

Cuando sólo se observa el color de la forma ionizada, [In]/[HIn] =10/1 , y

De modo que el pH, al pasar de un color al otro, ha cambiado de pKa 1 a pKa 1. Éste es un
cambio de 2 unidades de pH, y la mayoría de los indicadores requieren un intervalo de
transición de alrededor de 2 unidades de pH. Durante esta transición, el color que se observa
es una mezcla de los dos colores. A mitad de camino en la transición, las concentraciones de
las dos formas son iguales, y pH pKa.
Por lo regular resulta más conveniente agregar un indicador a la solución y detectar
visualmente un cambio de color. Un indicador para una titulación ácido-base es un ácido débil
o una base débil con una coloración muy pronunciada. El color de la forma ionizada es
notablemente diferente al de la forma no ionizada. Una forma puede ser incolora, pero la otra
debe tener color. Estas sustancias por lo regular están conformadas por sustancias altamente
conjugadas que producen el color.

Disolución amortiguadora
Las disoluciones tampón, reguladoras o amortiguadoras se caracterizan porque en ellas solo
se producen pequeñas variaciones en el pH, a pesar de la adición de un ácido o una base.
Suelen estar formadas por un ácido o base débil y su ácido o base conjugada según
corresponda. El comportamiento regulador de estas disoluciones se debe tener un ion común
que aparece cuando un mismo ion se produce a partir de dos compuestos diferentes.

En función de la combinación ácido-base, existen dos tipos de disoluciones tampón:


Sustancias patrones para estandarización de ácidos y bases
En química analítica un estándar es una preparación que contiene una concentración
conocida de un elemento o sustancia específica.
Patrón primario
Un patrón primario también llamado estándar primario es una sustancia utilizada en química
como referencia al momento de hacer una valoración o estandarización. Usualmente son
sólidos que cumplen con las siguientes características:
1. Tienen composición conocida
2. Deben tener elevada pureza.
3. Debe ser estable a temperatura ambiente.
4. Debe ser posible su secado en estufa.
5. No debe absorber gases.
6. Debe reaccionar rápida y estequiométricamente con el titulante
7. Debe tener un peso equivalente grande.
Ejemplos de Patrones primarios:
Para estandaridizar bases:
 KHC8H4O4 o KHP (MM=204.221g/mol)
Otros patrones para estandarizar bases son:
• Sal doble de ácido sulfosalicílico, KHC7H4SO6⋅K2C7H4SO6 (MM=550.64g/mol)
• Ácido benzoico, C6H5COOH (MM=122.12g/mol)
• Ácido sulfanílico, NH2C6H5SO3H (MM=173.19g/mol)
• Ácido sulfámico, NH2SO3H (MM=173.19g/mol)
• Ácido oxálico, C2O4H2 (MM=90.03g/mol)

Para estandarizar ácidos:


• Tris(hidroximetil)aminometano o TRIS (MM=121.135g/mol)

Otros patrones para estandarizar ácidos son:


 Carbonato de sodio, Na2CO3 (MM=105.99g/mol)
 Bórax, Na2B4O7⋅10H2O (MM=381.37g/mol)

Patrón secundario
El patrón secundario también es llamado estándar secundario y en el caso de una titilación
suele ser titulante o valorante. Su nombre se debe a que en la mayoría de los casos se
necesita del patrón primario para conocer su concentración exacta.
El patrón secundario debe poseer las siguientes características:
1. Debe ser estable mientras se efectúa el análisis.
2. Debe reaccionar rápidamente con el analito.
3. La reacción entre el valorante y el patrón primario debe ser completa o cuantitativa, y
así también debe ser la reacción entre el valorante y el analito.
4. La reacción con el analito debe ser selectiva o debe existir un método para eliminar
otras sustancias de la muestra que también pudieran reaccionar con el valorante.
5. Debe existir una ecuación balanceada que describa la reacción

Bibliografia;
 https://www.academia.edu/30754671/PRACTICA_N_7_VOLUMETRIA_DE_NEUTRALI
ZACION_CURSO_QUIMICA_ANLITICA_QA-244
 http://agrega.educacion.es/repositorio/13032014/9f/es_2013120913_9112546/clasificaci
n_de_los_mtodos_volumtricos.html
 https://www.portaleducativo.net/tercero-medio/53/titulaciones-acido-base-soluciones-
amortiguadoras
 http://ocw.usal.es/ciencias-experimentales/quimica-
analitica/contenidos/CONTENIDOS/4.CONCEPTOS_TEORICOS.pdf