Está en la página 1de 40

UNIVERSIDAD SURCOLOMBIANA

PROGRAMA DE CONTADURÍA PÚBLICA


CONTABILIDAD DE PATRIMONIO

PATRIMONIO DE LAS SOCIEDADES DE CAPITAL

Tratamiento Contable Parte 6


Superávit

1. Superávit de capital

Este concepto significa el "conjunto de incrementos patrimoniales ajenos al objeto social


de la entidad". (Aguiar y otros, p. 254)
Los conceptos que conforman el superávit de capital son: pagado, donado, adquirido o
creado, valorizaciones, saneamiento fiscal, revalorización del patrimonio y método de
participación.

1.1. Superávit pagado


Este concepto significa (Aguiar y otros, p. 254) "el conjunto de aportes de los socios, que
no afecta la cuenta de capital social; ejemplo, prima en colocación de acciones y prima en
recolocación de acciones propias".

Es decir, el superávit pagado se debe a la emisión de acciones por un valor superior al


nominal. Así por ejemplo, Industrias JC S.A. en una fecha posterior a la emisión, coloca
10.000 acciones de valor nominal $100 a $110, recibiendo el valor inmediatamente. La
contabilización es la siguiente:

Bancos 1.100.000
Capital por suscribir 1.000.000
Prima en colocación de acciones 1.000.000
Para registrar colocación de acciones de contado con prima.

Sin embargo, cuando la suscripción se efectúa concediendo los plazos autorizados por la
ley para el pago, debe separarse la parte por cobrar que corresponde al capital por
suscribir, del que le corresponde a la prima en colocación de acciones. Así en el ejemplo
anterior, Industrias JC S.A., en una fecha posterior a la emisión, coloca 10.000 acciones
de valor nominal $100 a $110, recibiendo el 50% de contado y el resto a 6 meses. La
contabilización es la siguiente considerando que debe separase la parte por cobrar tanto
de capital como de prima:

Bancos 550.000
Capital suscrito por cobrar 500.000
Prima en colocación de acciones por 50.000
cobrar
Capital por suscribir 1.000.000
Prima en colocación de acciones 100.000
Para registrar colocación de acciones a crédito con prima.
La prima en colocación de acciones por cobrar es una cuenta de patrimonio y debe
presentarse restando de la prima en colocación.

Esta prima está contemplada en el artículo 84 del Decreto 2649 de 1993, así:

La prima en la colocación de aportes representa el mayor valor cancelado sobre el valor


nominal o sobre el costo de los aportes, el cual se debe contabilizar por separado dentro
del patrimonio.

En el artículo 86 del citado decreto que trata sobre la Intangibilidad de la prima en


colocación de aportes y de las valorizaciones, se indica que:

La prima en la colocación de aportes y las valorizaciones no se pueden utilizar para


compensar cargos o créditos aplicables a cuentas de resultado ni pueden mezclarse con
las ganancias o pérdidas acumuladas.

El artículo 36 del estatuto tributario dice que:


La prima en colocación de acciones no constituye renta ni ganancia ocasional si se
contabiliza como superávit de capital no susceptible de distribuirse como dividendo.

En el año en que se distribuya total o parcialmente este superávit, los valores distribuidos
configuran renta gravable para la sociedad, sin perjuicio de las normas aplicables a los
dividendos.

Es decir, fiscal mente la prima en colocación de acciones es un ingreso no constitutivo de


renta ni ganancia ocasional si se contabiliza como superávit de capital no susceptible de
distribuirse como dividendo. Si esto ocurre se presentará una diferencia entre los ingresos
contables y fiscales del periodo en el cual se efectúa esta operación. Esta diferencia debe
ser tratada en cuentas de orden fiscal.

El registro en cuentas de orden es el siguiente:


Cuentas orden por contra 100.000
Cuentas orden - Prima en colocación acciones 100.000
Para registrar ingreso fiscal por concepto de prima en colocación de acciones.

Según la norma anterior, este ingreso no es aplicable a la prima en colocación de cuotas.

1.1.1. Capitalización de la prima en colocación de acciones


La prima en colocación de acciones es susceptible de ser capitalizada según conceptúa la
Superintendencia de Sociedades en el oficio 220-38733 de septiembre 6 de 1996:

La prima de emisión o prima en colocación de acciones es el sobreprecio con el cual se


ofrecen acciones. Tal prima se estima como aportación suplementaria que debe
contabilizarse como superávit de capital y no como utilidad repartible (Obra: Narváez
García José Ignacio, Sociedades por acciones, la Edición, 1983, Editorial Librería Doctrina
y ley, Pág. 141)

En realidad el sobreprecio o prima en colocación de acciones, encuentra su justificación


en la valorización que adquieren las acciones por el incremento del patrimonio lo cual
representa para el accionista, una ganancia.
Ahora bien, siendo la prima en colocación de acciones, un superávit de capital, es un
componente del patrimonio social, rubro en el cual se registra, además del capital, todas
aquellas sumas que realmente se constituyen en ganancia o pérdida del ejercicio social
En lo que hace referencia a la posibilidad de capitalizar la referida prima en colocación de
acción, si bien la norma comercial guarda silencio, de conformidad con las normas
tributarias (artículo 36-3 del estatuto tributario), esta puede ser distribuida total o
parcialmente procediendo para el efecto a entregar acciones a los socios, en proporción a
la participación en el capital.

Con fundamento en lo anterior expuesto, podemos concluir que la prima en colocación de


acciones no es dividendo, por cuanto carece de un presupuesto esencial, como es, que la
prima en colocación de acciones solamente es capitalizable en la forma antes indicada,
por el contrario el dividendo debe distribuirse, con la aprobación del 78% de las acciones,
cuotas o partes de interés representadas en la reunión, salvo que los estatutos se pacte
una mayoría superior. Si no se obtiene la mayoría indicada deberá distribuirse un
porcentaje no menor al 50% de las utilidades liquidas obtenidas en cada ejercicio o del
saldo de las mismas, si tuviere que enjugar pérdidas; esto es que, los dividendos, pueden
ser cancelados en dinero o en acciones liberadas.

De otra parte, el derecho que ostentan los accionistas para participar en la referida
capitalización obteniendo un beneficio económico, representa un derecho real, al ingresar
su patrimonio; entendiendo, como derecho real, aquel que tenemos sobre una cosas in
respecto de determinada persona; recordando que cuando una cosa queda sometida al
poder exclusivo de una persona, esta, tiene el dominio sobre ellas o derecho de
propiedad, derecho que de conformidad con lo previsto en el artículo 669delCódigo Civil,
"es el derecho real en una cosa corporal, para gozar y disponer de ella arbitrariamente, no
siendo contra la ley o contra derecho ajeno".

Ahora bien, el procedimiento necesario para realizar la capitalización de la mencionada


prima en colocación de acciones, se inicia con la aprobación impartida por el máximo
órgano social, llámese, junta de socios o asamblea de accionistas, una vez surtido el paso
anterior, se procederá a la distribución de las acciones en cabeza de cada socio para
finalizar con la expedición de títulos y registros de los mismos en el libro de accionistas
tratándose de sociedad anónima.

La compañía JC S.A. presenta una prima en colocación de acciones de $ 1.000.000 y la


asamblea general de marzo 30 de 2005 decide capitalizarla, se procederá a preparar el
siguiente registro:

Prima en colocación acciones 1.000.000


Capitalización prima en colocación 1.000.0000
Para registrar capitalización de la prima en colocación de acciones según acta 341 de la
asamblea general de marzo 30 de 2009.

La cuenta capitalización prima en colocación, no corresponde a una distribución de


utilidades, por lo tanto, no debe utilizarse la cuenta de dividendos decretados en acciones.
Como esta cuenta no se encuentra incluida en el Plan Único de Cuentas, significa que en
la práctica deberá utilizarse la única cuenta parecida a esta que aparece en el PUC, la
cual es dividendos decretados en acciones.
En el momento en el cual se expidan los títulos respectivos, el asiento contable es el
siguiente:

Capitalización prima en 1.000.000


colocación
Capital por suscribir 1.000.0000
Para contabilizar entrega de títulos correspondientes a la capitalización de la prima en
colocación de acciones, según acta 341 de la asamblea general de marzo 30 de 2009.

El inciso primero del artículo 36-3 del estatuto tributario indica que la capitalización de la
prima en colocación de acciones constituye una renta no gravada para los socios o
accionistas.

1.1.2. La prima en colocación de acciones dentro del capital y reservas


En el concepto 070 de Noviembre 14 de 1996 del Consejo Técnico de la Contaduría
Pública se encuentra el siguiente comentario:

Consulta
¿Qué incidencia tiene el rubro de prima en colocación de acciones, dentro del concepto
de Capital y Reservas?

Concepto
El Consejo Técnico de la Contaduría Pública aprobó el siguiente concepto: El Plan Único
de Cuentas para el Sistema Financiero adoptado por la Superintendencia Bancaria
mediante la resolución número 3600 del 14 de Octubre de 1988, considera la Prima en
Colocación de Acciones en la clase 3 Patrimonio para los grupos 32 Reservas y 34
Superávit, bajo las cuentas 3205 Reserva Legal y 3405 Prima de Colocación de Acciones,
respectivamente.

Para la primera de las cuentas mencionadas, precisa en su descripción que los bancarios
incrementarán la Reserva Legal, además, con la prima en colocación de acciones", lo cual
tiene su fundamento en el artículo 89 de la ley 45 de 1923 que dice: 'Todo establecimiento
bancario deberá formar un fondo, se conocerá con el nombre de "fondo de reserva", el
cual será creado o aumentado por medio de contribución de los accionistas o por el
traspaso de utilidades indivisas. Este fondo de reserva no podrá ser reducido a menos del
veinte por ciento (20%) del capital autorizado del establecimiento bancario, sino atender a
pérdidas en exceso de utilidades no repartidas".

La disposición anterior es concordante con lo dispuesto en los artículos 10 y 11 ibídem,


que rezan:

"Artículo 10. - Las palabras "Reserva" o "Fondo de Reserva" significan un fondo creado
por un establecimiento bancario, con sus utilidades líquidas o con pagos recibidos de
accionistas, por el exceso sobre el valor a la par de acciones.

El fondo de reserva no podrá destinarse al pago de dividendos. Tampoco será usado para
cubrir gastos o pérdidas durante el tiempo en que tal establecimiento bancario tenga
utilidades indivisas".
"Artículo 11. - Las palabras "utilidades indivisas" significan las utilidades líquidas
acumuladas que no se han distribuido en forma de dividendos o transferido al fondo de
reserva".
Con respecto a la segunda de las cuentas arriba citadas, describe el PUC del sector
financiero que "registra el valor de la prima en colocación de acciones, representada por
el mayor importe pagado por el socio sobre el valor nominal de la acción" y da como
usuario a las sociedades fiduciarias.

Por su parte, el Plan Único de Cuentas para los Comerciantes expedido por el decreto
2195 de 1992 y modificado por los decretos 2650 de 1993 y 2894 de 1994, consideran
dicho rubro dentro de la clase 3 Patrimonio, Grupo 32 Superávit de Capital, cuenta 3205
Prima en Colocación de Acciones, Cuotas o Partes de Interés Social, describiéndola en
forma similar a la de la última cuenta del PUC Financiero transcrita, la cual es coherente
con la definición dada en el artículo 84 del decreto 2649 de 1993.

1.1.3. Procedimiento contable cuando se capitaliza la prima en colocación de


acciones
La Superintendencia de Sociedades en el oficio 340-005894 de enero 21 de
2008 indica:

Al respecto es preciso advertir que este Despacho con fundamento en el artículo 25 del C.
C. A. profiere los conceptos de carácter general y abstracto a que haya lugar con motivo
de las consultas que le son formuladas sobre las materias de su competencia, más no le
es dable mediante esta instancia emitir pronunciamientos de ninguna índole sobre
situaciones particulares y concretas.

De igual manera, la misma se resuelve en el entendido que la sociedad ha llenado los


requisitos legales que deben surtirse para aumentar su capital suscrito y por consiguiente
el pagado, en el caso de ser necesario, así como también haber sido acordado por los
accionistas en la asamblea citada para el efecto, que uno de los socios podía capitalizar
con prima en colocación de acciones.

Ahora bien, en cuanto a la naturaleza origen y significado de la prima en colocación de


acciones, esta Entidad se pronunció en concepto emitido mediante el oficio 220-52425 del
7 de octubre de 2004, cuya parte pertinente se transcribe a continuación:

Lo primero que debe precisarse es el significado del concepto "prima en colocación de


acciones", para lo cual basta recordar que el mismo está ligado al incremento del capital
suscrito al que por regla general ocurre a través de una oferta de acciones en los términos
de la ley, de los estatutos y en particular del reglamento de inscripción, en el que se
deberá indicar el precio al que será ofrecida la acción, que en ningún caso puede ser por
un precio inferior al valor nominal (artículo 385 del Código del Comercio).

La diferencia entre el valor nominal y el valor pagado por la acción, es lo que se entiende
como prima en colocación, que en últimas son recursos de que dispone la sociedad pero
que siguen a disposición de los asociados para darle un destino final.

En este contexto el artículo 84 del Decreto 2649 de 1993 define la prima en colocación
como un mayor valor cancelado sobre el valor nominal o sobre el costo de los aportes, y
es por ello que ordena su registro contable, plenamente individualizado y por separado
dentro del patrimonio."
Así mismo, con el oficio 220-38733 de septiembre 3 de 1996 acerca dela capitalización de
la prima en colocación de acciones aclara:

En realidad él sobreprecio o prima en colocación de acciones, encuentra su justificación


en la valorización que adquieren las acciones por el incremento del patrimonio lo cual
representa para el accionista, una ganancia.

Ahora bien, siendo la prima en colocación de acciones, un superávit de capital, es un


componente del patrimonio social, rubro en el cual se registra, además del capital, todas
aquellas sumas que realmente se constituyen en ganancia o pérdida del ejercicio social...
Ahora bien, el procedimiento necesario para realizar la capitalización de la mencionada
prima en colocación de acciones, se inicia con la aprobación impartida por el máximo
órgano social, llámese junta de socios o asamblea de accionistas; una vez surtido el paso
anterior, se procederá a la distribución de las acciones en cabeza de cada socio para
finalizar con la expedición de títulos y registro de los mismos en el libro de accionistas
tratándose de sociedad anónima.

En lo que hace referencia a la posibilidad de capitalizar la referida prima en colocación de


acciones, si bien la norma comercial guarda silencio, de conformidad con las normas
tributarias (artículo 36-3 del Estatuto Tributario), está puede ser distribuida total o
parcialmente procediendo para el efecto a entregar acciones a los socios, en proporción a
la participación en el capital."

De igual manera, el artículo 158 del Código del Comercio establece que toda reforma del
contrato de sociedad comercial, deberá reducirse a escritura pública que se registrará
como se dispone para la escritura de constitución de la sociedad, en la cámara de
comercio correspondiente al domicilio social al tiempo de la reforma. Sin los requisitos
anteriores, la reforma no producirá efecto alguno respecto de terceros. Las reformas
tendrán efectos entre los asociados desde cuando se acuerden o pacten conforme a los
estatutos.

Concordante con el artículo 158 antes citado, el Decreto 2649 de 1993 en su artículo 83
dispone que, el capital debe registrarse en la fecha en la cual se otorgue el documento de
constitución o de reforma o se perfeccione el compromiso de efectuar el aporte en las
cuentas apropiadas, por el monto proyectado, comprometido y pagado según el caso.

No obstante lo anterior, es oportuno indicar que cuando esta capitalización, una vez
aprobada por el Máximo Órgano Social, se produzca en sociedades por acciones no se
hace necesario la elaboración del reglamento de colocación de acciones, de igual forma
no se requerirá reforma estatutaria si el aumento de capital no demanda un incremento en
el capital autorizado.

En este orden de ideas, la sociedad "A" deberá realizar los registros contables para
actualizar su inversión en "B", en el momento en que se otorgue el documento de reforma
o, se perfeccione el compromiso de expedición de los títulos de las acciones, en el caso
de no ser necesario un incremento en el capital autorizado.

Ahora bien, cuando se lleve a cabo la capitalización de la prima en colocación de


acciones, la sociedad inversionista actualizara su inversión por el valor que le
corresponda de acuerdo con su porcentaje de participación en la sociedad emisora,
llevando como contrapartida dicho valor a los resultados del ejercicio.
1.2. Superávit donado

Según el PUC para comerciantes las donaciones pueden clasificarse así:

1. Se considera que una donación es superávit de capital cuando los bienes y


valores recibidos son susceptibles de incrementar el patrimonio del ente
económico.

2. Los bienes recibidos sin contra prestación económica con el fin de atender costoso
gastos de funcionamiento, se consideran como ingresos del período y se registran
en la subcuenta 429509 - Subvenciones.

El superávit por donaciones surge como producto de la recepción de un activo bajo una
condición o no, en forma gratuita. No puede considerarse como un ingreso con base en
las normas básicas de la realización y de la prudencia. En primer lugar, el ingreso no se
ha realizado según lo establecido en los artículos 98, 99 Y 100 del decreto 2649 de 1993
(Reconocimiento de ingreso por la venta de bienes, por la prestación de servicios y por
otros ingresos) y, en segundo lugar se violaría la prudencia pues se estarían anticipando
los ingresos.

Ejemplo: a Industrias MM S.A., les fue donada una maquinaria avaluada en $1.000.000.
El registro que debe elaborarse es el siguiente:

Maquinaria 1.000.000
Superávit donado 1.000.000
Para registrar donación de terreno recibido

La justificación teórica para el registro de este tipo de donación como una cuenta de
patrimonio y no como un ingreso del periodo está en las normas básicas de la realización
y de la prudencia. En efecto la primera de estas normas indica que el ingreso aún no se
ha realizado porque no se ha vendido, y la prudencia señala que no se deben anticipar
ingresos no realizados. La condición impuesta, si la hay, debe aparecer como una nota en
el balance general.

Igualmente, no debe ser objeto de depreciación por el mismo motivo, no ha sido producto
de una adquisición efectiva, es decir, no tiene costo.

El Consejo Técnico de la Contaduría Pública en el concepto 053 de junio 6 de 1996 a


dicho al respecto que:

En relación con el registro de las donaciones, se le manifiesta que las donaciones reciba
un ente económico se registran dentro del patrimonio como superávit capital, cuando se
reciban bienes de uso para la entidad o aportes con destino diferente al capital de trabajo.
Pero, si una entidad recibe donaciones en dinero o en especie para desarrollar su objeto
social como sería el de la utilización de estos bienes o la incorporación de los mismos en
el ciclo de actividades operacionales de la entidad, estas donaciones se contabilizan
como un ingreso y a su vez, lo distribución de los mismos se registra como gastos".

En el oficio 310-44170 del 3-10-96, la Superintendencia de Sociedades fija su posición


sobre la contabilización de las donaciones en los siguientes términos:
Un equipo para la fabricación de productos recibido por un ente económico en calidad de
donación, incremento la cuenta respectiva del activo, con abono al grupo Superávit de
Capital, cuenta 3210 -Donaciones- prevista en el Plan Único de cuentas. Su costo está
constituido por el valor asignado en la donación y a falta de éste por su valor actual o de
reposición o su valor presente, el más apropiado según las circunstancias, el cual está
sujeto a la reexpresión como consecuencia de la inflación y al registro de las
depreciaciones, provisiones y valorizaciones a que haya lugar, conforme a lo previsto en
las normas o principios de contabilidad generalmente aceptados.

Si el equipo fue recibido a cambio de uno que venía utilizando el ente económico, el costo
neto de este último deberá ser deducido del valor de la donación y el mayor valor debe
ser registrado en la cuenta 3210 Donaciones- antes mencionada.

Si las donaciones fueron recibidas con el fin de atender sobrecostos, éstas originan un
ingreso no operacional y el Plan Único de Cuentas ha previsto la subcuenta 429509
Donaciones (Subvenciones) para su contabilización.

A estos ingresos le son aplicables los conceptos de asociación, causación, asignación y


reconocimiento referidos en los articulas 13, 48, 54, 55 y 96 del Decreto2649 de 1993,
razón por la cual, deben afectar los resultados de aquellos ejercicios en que se realizan
los costos respectivos.

Si las donaciones fueron recibidas anticipadamente, éstas se deben registrar inicialmente


como un ingreso diferido, utilizando la subcuenta, 270595 –Otros y las causaciones se
efectuarán en la medida que se incurra en los costos, de tal suerte que se logre un
adecuado registro de las operaciones en las cuentas apropiadas, por el monto correcto y
en el ejercicio correspondiente para obtener el justo cómputo del resultado neto del
período.

1.3 Superávit estimado o creado

Se refiere a algún tipo de intangible que aparece como desarrollo de la empresa; el caso
más común es el del Good Will avaluado (En nuestro medio es conocido como crédito
mercantil).

Según la Superintendencia de Sociedades (oficio DAL - 10327, mayo 22 de 1989):


Puede afirmarse que el concepto de good will corresponde al buen nombre que tiene un
establecimiento comercial, negocio o compañía, frente a los demás y al público en
general.

"Good will es el conjunto de elementos no materiales que contribuyen al valor de un


establecimiento comercial.

Tradicionalmente el "Good will se traduce por la palabra clientela o parroquia de una casa
comercial (los clientes se dirigen voluntariamente a este establecimiento debido a la
calidad del servicio prestado y a su reputación). En realidad, el término adopta un
significado más amplio. Puede definirse como el factor específico de un negocio que ha
sabido labrarse un nombre, un puesto, un establecimiento que triunfa y se crea una
clientela y una red de relaciones y corresponsales de todas clases, sin que tales
elementos puedan materializarse. Al "Good wiil" de los clientes se agrega hoy el favor o
confianza de los proveedores, los empleados y el conjunto de quienes mantienen
relaciones con el establecimiento...”

Ahora bien, una más rigurosa apreciación del good will en el sentido de los variados
elementos que pueden conformarlo en un momento determinado, se encuentra en la
siguiente explicación que sobre el asunto apareció en publicación de la Revista Honda
(Cámara de Comercio, julio - agosto 1985, 614). Allí se lee. "Los bienes incorporales
comprenden también todos los intangibles concernientes a la propiedad industrial o fabril,
como patentes de invención, marcas de fábrica fórmulas químicas, procesos técnicos y
buen nombre en general, o sea Good Will del negocio o empresa, así como los referentes
a la propiedad literaria y artística, o sea los derechos de autor".

Las nociones precedentes, permiten avanzar en la concreción del concepto por cuyo
significado se indaga, para señalarlo como un bien o un derecho susceptible de ser
valorado económicamente; vale decir, apreciado en dinero.

En cuanto a la posibilidad de que se cobre el good will en las ventas de establecimientos


de comercio, puede decirse que ello es viable, toda vez que el mismo, según lo atrás
expuesto, constituye como tal y en razón de las cualidades del negocio una ganancia neta
de carácter extraordinario, que evidentemente lo valoriza y lo ubica en condiciones
potenciales de generar nuevas utilidades o ganancias de idéntica naturaleza. El asunto se
presenta con mayor claridad, si no se pierde de vista que, de acuerdo con lo previsto en el
artículo 525 del Código Mercantil, la enajenación de un establecimiento de comercio sea
cual fuere el título, "...Se presume hecha en bloque o como unidad económica sin
necesidad de especificar detalladamente los elementos que lo integran". De ahí que el
artículo 517 del citado código disponga que cuando deba procederse a la enajenación
forzada de dichos establecimientos se preferirá la que se realice en bloque en su estado
de unidad económica. Si no pudiere hacerse en tal forma, se efectuará la enajenación
separada de sus distintos elementos", uno de los cuales y de particular significación
económica es precisamente el good will, como ha quedado dicho, con la necesaria
advertencia de que el mismo no es factor esencial en el establecimiento de comercio sino
accidental y valorable.

Sin embargo, no debe perderse de vista que existen factores tales como la óptima
posición en el mercado, la experiencia, la buena localización, la calidad de la mercancía o
servicio, el trato a los clientes, las buenas relaciones con los trabajadores, la estabilidad
laboral de los mismos, la confianza que debido a una eficiente labor gerencial se ha
logrado crear en el sector financiero, etc., que hacen que un empresario, ante la
probabilidad de enajenar su negocio o establecimiento de comercio, pese a haber
liquidado pérdidas en el ejercicio anterior o a que las esté liquidando, pueda cuantificar
bajo el concepto de good will los factores antes enunciados, siempre y cuando:

a. Se trate de una empresa en marcha y con solvencia económica;


b. Los factores que hayan determinado las pérdidas sean coyunturales y no estructurales;
c. Que el mayor valor que se cobra sobre los activos netos tangibles que se pretender
vender, esté respaldado con pruebas comerciales;
d. Que la cuantificación de este activo, si bien no puede basarse totalmente en la
generación de utilidades, corresponda a la determinación del valor presente de las
ganancias proyectadas, en exceso de las normales del sector económico en el que se
desenvuelve el negocio, las cuales deben proceder de presupuestos ciertos."
1.3.1. Clases de good will

En otra doctrina la Superintendencia de Sociedades ha indicado que: Pueden señalarse


normalmente tres clases de good will a saber:
1. Good Will del Consumidor, originado merced a la influencia de la clientela atraída
por la presencia de ciertos factores positivos (clientela, fama, reputación buena en
general, precios, realizaciones, nombres comerciales, marcas de fábrica y rótulos).

2. Good Will industrial, o aquel que en ocasiones tiene lugar por uso de métodos
especiales de salarios, planes de repartición de utilidades, adopción de ciertas
medidas de seguridad, sistemas de pensiones y otros varios, que conducen a una
mayor estabilidad laboral de los empleados y que se traducen en una forma
creciente de producción y en la disminución en el precio de la mano de obra.

3. Good will Financiero, propiciado por las condiciones formales que brindan las
instituciones crediticias hacia determinada empresa y al comportamiento activo de
los inversionistas, ambos movidos por la eficiencia de los directivos de la misma".

Continúa indicando la Superintendencia que:

El good will de acuerdo con su origen se puede clasificar así:

1. Good will adquirido o comprado: Es el exceso del valor que el adquirente paga al
vendedor como compensación de las cualidades o propiedades del negocio para
producir una ganancia neta extraordinaria. La existencia del activo intangible "qood
will" se realiza cuando la totalidad de un negocio se vende por un precio superior
al valor normal o de mercado de los activos objeto de la negociación.

Cuando es adquirido se puede o no amortizar. Se amortiza cuando las


propiedades adquiridas para generar una renta no permanecen intactas, como
también cuando otras circunstancias externas varían sustancialmente tales como
vecindario, las condiciones del mercado, etc.

2. Good will estimado o creado: Como su nombre lo indica es originado en la misma


compañía y se contabiliza debitando "Good will - Avalúo oficial" y acreditando la
cuenta "Superávit - Good will- Avalúo oficial".

No se puede considerar como un aumento de capital. Para su registro se debe


tener en cuenta la clase de good will que corresponda en los términos descritos en
el punto anterior, valga decir que sólo en el estimado se afectaría la cuenta de
patrimonio, pero en ningún caso se puede llevar como un mayor valor del capital
(Oficio DAL - 28105, octubre 31 de 1991).

1.3.2 Contabilización

Con base en los conceptos anteriores de la Superintendencia de Sociedades, supóngase


que a Industrias JC SA, le fue avaluado su good will en $2.000.000, mediante uno
cualquiera de los procedimientos técnicos existentes. El intangible que ha sido estimado
se contabilizará así:
Good Will 2.000.000
Superávit Good Will 2.000.000
Para contabilizar determinación del good will estimado de la empresa.

1.3.3 Avalúo, aprobación y amortización del Good WiII formado

El Consejo Técnico de la Contaduría Pública precisa en el concepto 114 de julio de1997


este tema así:

En atención a su comunicación de la referencia, mediante la cual consulta sobre el good


will formado:

1. ¿Se puede objetar, con base financiera o legal el método utilizado, el valor
obtenido o la entidad evaluadora, teniendo en cuenta que la asamblea general de
accionistas acepta estos elementos?

2. ¿Qué pasaría si la asamblea no acepta de manera unánime?

3. ¿Existe alguna restricción para reconocer el 100% del avalúo como valorización?

4. ¿Teniendo en cuenta que el artículo 95 del decreto 2649 excluye del patrimonio
esta clase de intangibles (good will) para efectos de los ajustes por inflación, sería
lógico pensar que el activo tampoco debe ajustarse?

5. ¿Utilizando las normas internacionales (E. E. U. U.) como guía, puede tomarse un
período de hasta 40 años para realizar la amortización de esta clase de intangible
(crédito mercantil); o acaso, debería amortizarse en 5 años por tratarse del método
utilizado?".

El CONSEJO TÉCNICO DE LA CONTADURIA PÚBLICA en sesión de la fecha aprobó el


siguiente concepto:

En primer lugar consideramos oportuno transcribir la parte pertinente de lo doctrina


publicada por la Superintendencia de Sociedades sobre Good Will, en su libro de
Doctrinas Contables, pág. 90-93:
Concepto, clases, rubro contable bajo el cual se incorpora y métodos para
calcularlo.

Este Despacho ha considerado en cuanto al concepto de good will que corresponde al


buen nombre que tiene un establecimiento comercial, negocio o compañía frente a los
demás y al público en general". (Conceptos 1988 - 1990, Tomo IX - pág. 64). También se
afirma que u•.. ha sido definido como el valor actual o capitalizado de las ganancias
futuras estimadas en una empresa establecida, con exceso de los resultados normales
que pudieran razonablemente presumirse realizados por una empresa nueva". (Revista
Escuela de Administración de Negocios, mayo-agosto de 1988, en estudio de Clara Elena
Castillo Flores, pág. 36).
Good will estimado o creado: Como su nombre lo indica es el originado en la misma
compañía (artículo 74 del decreto 624 de 1989) y se contabiliza debitando "Good will-
Avalúo Oficial" y acreditando la cuenta Superávit - Good will- Avalúo Cficial".

No se puede considerar como un aumento de capital. Para su registro se debe tener en


cuenta la clase Good will que corresponda en los términos descritos en el punto anterior,
valga decir que sólo en el estimado se afectaría la cuenta de patrimonio, pero en ningún
caso se puede llevar como un mayor valor de capital.

Cabe manifestar que en nuestro derecho mercantil no existe propiamente un método


específico consagrado para evaluar el good will.

Sin embargo, las obras de contabilidad que se ocupan del tema, presentan tres métodos
para calcular el good will formado denominados así: Fórmula de Capitalización, Fórmula
de Anualidades y Fórmula de Hoskold

También considera este CONSEJO indispensable ilustrar con el Diccionario para


Contadores de Eric L. Kohler que define "Crédito (o Plus valía) mercantil (good will) 1.
Valor actual de los ingresos netos futuros esperados, en exceso de una ganancia normal,
sobre una inversión en activos tangibles.

Para concretamos un poco más en el tema es necesario traer los aspectos generales
contenidos en las normas contables colombianas, específicamente del decreto2649 de
1993 que dicen:

"ART10.- Valuación o medición. ... Valor presente o descontado es el que representa el


importe actual de las entradas o salidas netas en efectivo, o en su equivalente, que
generaría un activo o un pasivo, una vez hecho el descuento de su valor futuro.
"ART66.- Activos in tangibles. Son activos intangibles los recursos obtenidos por un ente
económico que, careciendo de naturaleza material, implican un derecho o privilegio
oponible a terceros,... tales como... Crédito mercantil.:"

Ahora bien, refiriéndonos a cada uno de los aspectos planteados en su escrito


conceptuamos:

1. Desde el punto de vista financiero los entes económicos pueden estimar e


incorporar como activo intangible el crédito mercantil utilizando los flujos de caja
descontados siempre y cuando el avalúo haya sido elaborado por una firma con
idoneidad profesional, solvencia moral, experiencia e independencia, empleando
factores razonables.

Con relación a la objeción por parte del Máximo Órgano Social, se hace necesario
distinguir entre el método utilizado y el resultado final del mismo, cual es el valor
obtenido. El método que se vaya a emplear en la valuación (avalúo) de un servicio
y la entidad que lo va a practicar lo determina la administración de lo sociedad y
debe corresponder a uno de los varios que existen de reconocido valor técnico-
contable, el cual es necesario incluir en el informe de gestión que deberán
presentar los Administradores a la asamblea general o a la junta de socios en los
términos de los artículos 46 y 47 de la ley 222 de 1995.
Ahora bien, el resultado de la valuación, según el método utilizado, si le
corresponde aprobarlo a la asamblea general o a la junta de socios, por cuanto
está influyendo directamente en los resultados de los estados financieros y éstos
por disposición del artículo 187 del Código de Comercio y demás normas
concordantes (artículos 34 y 48 de la ley 222 de 1995) deben ser examinadas y
aprobadas o improbadas por el Máximo Órgano Social.
2. De otra parte, se hace necesario tener en cuenta que para la aprobación de los
estados financieros no se requiere una mayoría cualificada, salvo disposición
estatutaria en contrario (artículo 68 ley 222 de 1995, segunda parte, segundo
inciso) y por lo tanto debe darse, en su trámite, aplicación a lo dispuesto en el
artículo 68 de la ley mencionada, es decir que "...las decisiones se tomarán por
mayoría de los votos presentes..." siempre y cuando exista quórum de liberatorio
válido que en los términos del inciso primero ibidem es "...un número plural de
socios que represente, por lo menos, la mitad más una de las acciones suscritas.
salvo que en los estatutos se pacte un quórum inferior. .."

Como puede observarse, salvo norma estatutaria especial, no se requiere


aprobación unánime de la asamblea general o junta de socios para incorporar los
estados financieros el resultado final del método de valuación (avalúo) de un
servicio.

Con relación a las objeciones de tipo legal que se puedan formular a todo el
proceso descrito, es necesario tener en cuenta lo dispuesto por los artículos 186,
188, 190, 191, 192, 193 y 194 del Código de Comercio y 19, 20 Y 21 de la ley 222
de 1995, los cuales permiten la impugnación de las decisiones de la asamblea
general o de la junta de socios. Especial énfasis merece el citado artículo 191 que
dispone: "...los administradores, los revisores fiscales y los socios ausentes o
disidentes podrán impugnar las decisiones de la asamblea o de la junta de socios
cuando no se ajusten a las prescripciones legales o a los estatutos.

La impugnación sólo podrá ser intentada dentro de los dos (2) meses siguientes a
la fecha de la reunión en la cual sean adoptadas las decisiones, a menos que se
trate de acuerdos o actos de la asamblea que deban ser inscritos en el registro
mercantil, caso en el cual los dos meses se contarán a partir de la fecha de la
inscripción." (El subrayado no es del texto)

3. El valor económico de un ente se refiere a la capacidad de aportar una corriente


de flujo de efectivo después de impuestos y el método más utilizado actualmente
para hacerlo es el de la valuación de los flujos futuros de efectivo potenciales
descontados y sus riesgos asociados.

El valor del crédito mercantil debe entenderse como la diferencia entre el valor
económico de la empresa así determinado y el valor contable más las
valorizaciones de los activos a la fecha de estudio y elaboración del avalúo, que
debe contabilizarse en el rubro de Superávit de Capital y no en el de
Valorizaciones.

Este criterio fue definido claramente en el Plan Único de Cuentas para los
comerciantes, modificado por el decreto 2650 de 1993, al considerar en la
descripción de la cuenta 1605 que "También registra el crédito mercantil formado
por el ente económico mediante la estimación de las futuras ganancias en exceso
de lo normal, así como de la valorización anticipada de la potencialidad del
negocio"

En la dinámica de esta cuenta se dice: "Débitos... b) Por el valor determinado y


aplicado por el ente económico como crédito mercantil formado. Su crédito o
contrapartida se registra en la cuenta 3215 - crédito mercantil -," Este último rubro
corresponde a una cuenta patrimonial del grupo Superávit de Capital.

4. El crédito mercantil estimado no es susceptible de ajustar por inflación, pues así lo


considera el artículo 68 del decreto 2649 de 1993 que en el párrafo segundo dice:
"No son objeto de ajuste las partidas estimadas o que no hayan sido producto de
una adquisición efectiva...”

Dicha disposición es coherente con la del artículo 95 ibídem que regula: 'Al
practicar los ajustes por inflación del patrimonio se debe excluir también los rubros
correspondientes a "good will", "Know how" y demás partidas estimadas o que no
hayan sido producto de una adquisición efectiva"

5. Sólo los activos que hayan tenido costo son susceptibles de ser amortizados
según lo expresa el artículo 54 del decreto 2649 de 1993:

"Asignación. Los costos de los activos...deben ser asignados o distribuidos en las


cuentas de resultados, de manera sistemática, en cumplimiento de la norma
básica de la asociación.

La asignación del costo de las propiedades, planta y equipo se denomina


depreciación. La de los recursos naturales agotamiento. Y la de los diferidos e
intangibles, amortización.

En consecuencia, de conformidad con las normas contables vigentes sólo es


procedente amortizar el valor del Good Wiil adquirido.

1.3.4 Prohibición

La circular externa 003 de febrero 13 de 2002 de la Superintendencia de Valores


(Hoy hace parte de la Superintendencia Financiera) prohíbe esta práctica en los
siguientes términos:

La Superintendencia de Valores, en uso de sus atribuciones legales, en especial las


contenidas en el numeral 19 del artículo 30 del decreto 2739 de 1991, los artículos 3° Y
4° del decreto 1608 de 2000, así como de las facultades reguladoras en materia de
contabilidad asignadas a esta entidad en el artículo 137 del decreto reglamentario 2649
de 1993, modificado por el artículo 5° del decreto 2337 de1995 imparte las siguientes
instrucciones que deben cumplir las sociedades sometidas a su control exclusivo:

Crédito mercantil formado


A partir de la vigencia de la presente circular, las sociedades sometidas al control
exclusivo por parte de la Superintendencia de Valores, no podrán registrar en sus estados
financieros créditos mercantiles, cuando éstos hayan sido formados internamente por el
respectivo ente económico.
De tal manera, no podrán registrarse como créditos mercantiles, activos intangibles que
correspondan a la estimación de futuras ganancias en exceso de lo normal o a la
estimación de la valoración anticipada de la potencialidad del negocio, sin perjuicio de lo
dispuesto en otras normas para el caso de los créditos mercantiles adquiridos.
Reversión del registro del crédito mercantil formado
Los emisores de valores sometidos al control exclusivo de esta Superintendencia, que a la
fecha de vigencia de la presente circular, tengan registrado en sus libros un crédito
mercantil formado, dispondrán de un plazo hasta de cuatro (4) años para ajustar los
estados financieros, de modo tal que al cierre del ejercicio económico de 2005, se
encuentren cancelados en su totalidad, los saldos por este concepto.

Para efectos de la reversión correspondiente, el ente económico deberá establecer la


política y metodología que aplicará para su desmonte, la cual deberá ser comunicada a
esta Superintendencia como información eventual.

Revelaciones
En cumplimiento de la norma básica de revelación plena, consagrada en el artículo 15 del
decreto 2649 de 1993, mediante las notas a los estados financieros, los respectivos
emisores de valores a que se hace referencia en el numeral anterior, deberán informar la
política de desmonte y la metodología utilizada para el ajuste del crédito mercantil
formado, hasta la fecha en que el saldo sea reversado en su totalidad.

1.3.5. El crédito mercantil formado no es una partida de los estados financieros

El crédito mercantil formado, no es factible incluirlo en los activos de una compañía ni


puede utilizarse para enjugar pérdidas, señala la Superintendencia de Sociedades en el
oficio 340-078 del 5 de enero de 1998.

1. El Decreto 2649 de 1993 por medio del cual se reglamentó la contabilidad y se


expidieron los principios o normas de contabilidad generalmente aceptados en
Colombia, los cuales constituyen el conjunto de conceptos básicos y reglas que
deben ser observados al registrar e informar contablemente sobre los asuntos y
actividades de personas naturales o jurídicas, son de obligatorio cumplimiento por
todas las personas obligadas a llevar contabilidad. Esta normatividad contiene una
serie de definiciones algunas de las cuales se citan a continuación por cuanto
sirven de fundamento para dilucidar la consulta formulada en su escrito, así:

1.1 El artículo 35 refiriéndose a los activos preceptúa que son la representación


financiera de un recurso obtenido por el ente económico como resultado de
eventos pasados, de cuya utilización se espera que fluyan a la empresa beneficios
económicos futuros, valga señalar que es inherente el reconocimiento de un activo
que su valor en libros se recuperará en períodos futuros.

1.2 El artículo 47 sobre reconocimiento de los hechos económicos, dispone que para
que un hecho económico pueda ser reconocido se requiere que corresponda a la
definición de un elemento de los estados financieros, que pueda ser medido, que
sea pertinente y que pueda representarse de manera confiable. Así las cosas y en
relación con los activos de una sociedad, es dable afirmar que para que puedan
ser reconocidos en los estados financieros, su costo o valor debe ser medido
confiablemente, es decir, sobre bases razonables.
1.3 El artículo 66 relacionado con los activos intangibles, expresa que el valor histórico
de estos activos debe corresponder al monto de las erogaciones claramente
identificables en que efectivamente se incurre o se deba incurrir para adquirirlos,
formarlos o usarlos, el cual cuando sea el caso, se debe reexpresar como
consecuencia de la inflación.

2. En cumplimiento a lo dispuesto en los artículos 18 y 34 del decreto 1798 de 1990


(hoydecreto 2649 de 1993), se expidió el 30 de diciembre de 1992 el decreto 2195
contentivo del Plan Único de Cuentas para comerciantes, con el objetivo
específico de lograr uniformidad en el registro de las operaciones económicas
realizadas por los comerciantes, a efectos de permitir la transparencia en la
información contable, su claridad, confiabilidad y comparabilidad. El Decreto a
través del cual se expidió el Plan Único de Cuentas se diseñó y elaboró
atendiendo los principios contables generalmente aceptados.

3. ElDecreto2650 de 1993 a través del cual se modificó el Plan Único de Cuentas,


expedido en 1992 define los intangibles (Grupo 16) como" ...el conjunto de bienes
inmateriales, representados en derechos, privilegios o ventajas de competencia
que son valiosos porque contribuyen a un aumento en ingresos o utilidades por
medio de su empleo en el ente económico; estos derechos se compran o se
desarrollan en el curso normal de los negocios" .

“Por regla general, son objeto de amortización gradual durante la vida útil estimada."
Igualmente, el decreto en mención describe en la cuenta 1605 el crédito mercantil como
un intangible y lo clasifica así:

3.1 Crédito mercantil adquirido o comprado. Registra el valor adicional pagado en la


compra de un ente económico activo, sobre el valor en libros o sobre el valor
calculado o convenido de todos los activos netos comprados por reconocimiento
de atributos especiales tales como el buen nombre, personal idóneo, reputación
de crédito privilegiado, prestigio por vender mejores productos y servicios y
localización favorable.

3.2 Crédito mercantil formado. Es el formado por el ente económico, mediante


estimación de las futuras ganancias en exceso de lo normal. así como de la
valorización anticipada de la potencialidad del negocio.

Según lo dispuesto en la dinámica de esta cuenta, su contrapartida se registra en la


cuenta 3215 -Patrimonio Superávit de Capital- Crédito Mercantil.

4. El artículo 279 del Estatuto Tributario, modificado por el artículo 111 de la Ley 223
de 1995, prescribe que el valor de los bienes incorporales concernientes a la
propiedad industrial y a la literaria, científica y artística, tales como patentes de
invención, marcas, good will, derechos de autor u otros intangibles adquiridos a
cualquier título, se estima por su costo de adquisición demostrado, menos las
amortizaciones concedidas y la solicitada por el año o período gravable
(subrayado).
5. El profesor Bernard J. Hargadón Jr. Define el Good Will en su libro "Principios de
Contabilidad", como "... un activo intangible cuyas propiedades tienden a crear una
ganancia neta superior a aquella que, de otra manera, se consideraría normal en
un negocio particular".

Con fundamento en lo expuesto y como puede apreciarse en las definiciones sobre


intangibles, contenidas en el Decreto 2649 de 1993, sobre principios normas contables y
en las disposiciones de carácter tributario que se refieren en esencia a un activo que ha
sido el producto de una adquisición real, es decir, un bien que se forma o constituye con
erogaciones efectivas en que haya incurrido el ente económico para adquirirlo o formarlo,
no es factible incluir en los activos de una compañía con abono a una cuenta de
patrimonio, como CRÉDITO MERCANTIL, el valor que resulta de los estudios de mercado
y financieros realizados a la empresa, según los cuales la compañía tiene una
potencialidad para generar utilidades y flujos de efectivo en los próximos años, así hayan
sido elaborados sobre bases técnicas y por profesionales idóneos de reconocida
reputación. Por ende su valor no se incluye en la determinación del valor intrínseco de las
acciones o cuotas de interés social.

Ahora bien, si en el Plan Único de Cuentas se señala como contrapartida del crédito
mercantil formado un abono a la cuenta del patrimonio, a la luz delos principios o normas
de contabilidad generalmente aceptados en Colombia, los cuales priman y deben
aplicarse por encima de cualquier otra norma, ello no es viable. En consecuencia, la
causal de disolución por pérdidas no puede enervarse con el valor resultante de un
estudio realizado sobre la potencialidad que tiene una empresa de producir futuros
beneficios o utilidades.

1.4. Superávit valorizaciones

Al cierre del período el ente económico debe comparar el valor en libros delos activos con
el valor de mercado o de reposición, el que refleje mejor la realidad económica de las
operaciones, y determinar la procedencia de reconocer provisiones o valorizaciones.
Cuando el valor en libros es menor que su valor de realización se presenta una
valorización. Si por el contrario el valor en libros es mayor que su valor de realización se
presenta una provisión.

La Superintendencia de Sociedades, en el oficio 310-37974 de febrero 9 de 1996 señaló


al respecto que:

El superávit por valorización es una cuenta patrimonial que representa una utilidad
potencial, hasta el momento en que se realice el activo que dio origen al mismo, razón por
la cual no es susceptible de ser distribuido ni capitalizado.
Elartículo85 del decreto 2649 de 1993, al referirse a las valorizaciones, señala:
Las valorizaciones representan el mayor valor de los activos, con relación a su costo neto
ajustado, establecido con sujeción a las normas técnicas. Dichas valorizaciones se deben
registrar por separado dentro del patrimonio
En este momento no se efectúa un análisis profundo sobre el tema, pues lo único que se
pretende es mostrar de manera elemental su determinación y presentación en los estados
financieros.

Supóngase que Industrias J c. S.A. posee un terreno con un costo de adquisición


de$1.000.000,al cual le fue practicado un avalúo técnico por $2.500.000.

En este caso la comparación es la siguiente


Avalúo técnico 2.500.000
Costo de adquisición 1.000.000
Valorización 1 500000

Esta valorización debe contabilizarse así:


Valorización - Bienes raíces 1.500.000
Superávit valorizaciones 1.500.000
Para registrar valorización del terreno según avalúo técnico realizado.

En el balance general aparecerán las cuentas de la siguiente manera:


Activo Pasivo y patrimonio
Propiedad, Planta y Equipo:
Terrenos 1.000.000
Otros Activos Patrimonio:
Valorizaciones 1.500.000 Superávit 1.500.000
Valorizaciones

Es necesario tener en cuenta el tratamiento contable que debe darse a la propiedad,


planta y equipo cuando se presentan provisiones.

1.4.1 Activos sujetos a valorizaciones


Los activos sujetos a determinar una valorización son:
1. Inversiones.
2. Propiedad, planta y equipo.
3. Semovientes.
4. Bienes de arte, y cultura.
5. Bienes entregados en comodato.
6. Bienes recibidos en pago.

En el oficio 340-013486 de enero 18 de 2008 la Superintendencia de Sociedades señala


al respecto:

El Decreto 2649 de 1993, por el cual se reglamenta la contabilidad y se expide los


Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados, en su artículo 85, dispone, las
valorizaciones representan el mayor valor de los activos, con relación a su costo neto
ajustado, establecido con sujeción a las normas técnicas. Dichas valorizaciones se deben
registrar por separado dentro del patrimonio.
Así las cosas, para las inversiones, en su artículo 61, dispone, el valor histórico de las
valorizaciones, el cual incluye los costos ocasionados por su adquisición tales como
comisiones, honorarios e impuestos, una vez reexpresado como consecuencia de la
inflación cuando sea el caso, debe ser ajustado al final de período al valor de realización,
mediante provisiones o valorizaciones.

Para este propósito se entiende por valor de realización de las inversiones de renta
variable, el promedio de cotización representativa en las bolsas de valores en el último
mes y, a falta de éste, su valor intrínseco.

De igual forma, para las propiedades, planta y equipo, en el inciso octavo del artículo 64
del citado decreto, establece que al cierre del período, el valor neto de estos activos,
reexpresado como consecuencia de la inflación debe ajustarse a su valor de realización o
a su valor actual o a su valor presente el más apropiado en las circunstancias, registrando
las valorizaciones o provisiones que sean del caso, mediante la realización avalúos
técnicos.

Pueden exceptuarse de esta obligación aquellos activos cuyo valor ajustado por inflación
sea inferior a veinte (20) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

De otra parte, el Plan Único de Cuentas para Comerciantes, Decreto 2650 de 1993y sus
modificatorios, en la dinámica del grupo 19, expresa, comprende la utilidad potencial (no
realizada) medida como la diferencia entre el costo en libros de las inversiones y el valor
intrínseco o el de cotización en bolsa de las mismas. Para los bienes raíces la diferencia
entre el Costo Neto y el Avalúo Comercial; para los semovientes la diferencia entre el
costo neto en libros y el valor actualizado a 31 de diciembre de cada año de acuerdo con
el valor dado por el Ministerio de Agricultura o por el Avalúo Técnico.

De lo expuesto, se concluye que están sujetos al reconocimiento de valorización, las


inversiones, las propiedades, planta y equipo y los otros activos, no especificados
anteriormente, entre otros, bienes de arte, y cultura, y bienes entregados en comodato o
bienes recibidos en pago.

1.4.2 Al momento de enajenarse el inmueble su valorización debe cancelarse


En el momento de la venta de un activo sujeto a valorización, la técnica contable indica
que debe cancelarse el costo ajustado del bien, así como la depreciación acumulada y
reconocer la ganancia o pérdida en la venta. Igualmente debe cancelarse su valorización
o provisión reconocida.

Esta situación es aclarada por la Superintendencia de Sociedades en el oficio


340·005005de enero 16 de 2008, en los siguientes términos:

De acuerdo con contemplado en el numeral 7 del artículo 70 del Decreto 2649de 1993
establece que, cuando los avalúos técnicos efectuados a los activos superen el costo neto
del bien ajustado, la diferencia se debe llevar como superávit por valorizaciones, y dicha
diferencia no se toma como un ingreso ni hace parte del costo para determinar la
utilidad en la enajenación del bien, ni forma parte de su valor para calcular la
depreciación (se resalta).

Ahora bien, de acuerdo con la dinámica de la cuenta 1910 Valorizaciones de


Propiedades ,Planta y Equipo - contemplada en el decreto 2650 de 1993 y sus
modificatorios contentivo del Plan Único de Cuentas para comerciantes, establece que se
acredita por el valor que haya sido contabilizado en esta cuenta, cuando se enajenen las
respectivas propiedades, planta y equipo", y su contrapartida se registra en la cuenta
3810 - Superávit por Valorizaciones de Propiedades, Planta y Equipo, que según su
dinámica en el débito es por la venta del bien valorizado.

De acuerdo a lo anterior, al momento de enajenarse el inmueble su valorización debe


cancelarse, esto es cargando el grupo 38 y acreditando el 19.

En cuanto a la contabilización de la venta y la utilidad de un inmueble, la técnica contable


indica que se debe cancelar el costo ajustado del bien, así como la depreciación
acumulada. Si el precio de venta es superior a su costo neto ajustado, la diferencia debe
presentarse en la cuenta 4245 – Utilidad en Venta de Flota Propiedades, Planta y Equipo
- en caso contrario se debe contabilizar en la cuenta 53103 - Pérdida en Venta y Retiro de
Bienes-.

1.4.3 El superávit por valorización no es sujeto de capitalización

En el oficio 310-37974 del 2-09-96, la Superintendencia de Sociedades fija su posición en


los siguientes términos:

El superávit por valorización es una cuenta patrimonial que representa una utilidad
potencial, hasta el momento en que se realice el activo que dio origen al mismo, razón por
la cual no es susceptible de ser distribuido ni capitalizado.

1.4.4. Las valorizaciones no aplican sobre derechos


En el oficio 340-001690 de enero 15 de 2008, la Superintendencia de Sociedades aclara
que:

Uno de los objetivos de las valorizaciones es actualizar el valor patrimonial de los activos
del ente económico, tales como inversiones y propiedades planta y equipo, es decir, sobre
bienes de propiedad del ente económico, y en este caso al corresponder a una concesión
para explotar una mina de carbón que no puede ser comprada, la sociedad posee tan sólo
un derecho a su explotación y por lo tanto, no puede disponer libremente de ese bien,
como sí ocurre con los bienes que son de propiedad de la compañía, sobre los cuales
como ya se dijo si procede su valorización.

Ahora bien, que según el contrato anexo a su comunicación, se evidencia que éste
corresponde a la adjudicación de los derechos de explotación de la mina de carbón, razón
por la cual lo que posee la sociedad es un activo intangible.

De lo anterior y por cuanto los activos intangibles tienen una vida útil estimada por
estudios técnicos, tiempo en el cual generará beneficios económicos a la sociedad de
acuerdo con los mismos, que en el caso que nos ocupa corresponden a los ingresos por
la enajenación de las existencias de carbón explotadas durante un período, no es
procedente el registro de la valorización propuesta en su escrito, pues como usted mismo
anotó, la valorización de los intangibles no está acorde con lo establecido en los Principios
y Normas de Contabilidad Generalmente Aceptados en Colombia
1.4.5 La actualización del avaluó técnico puede disminuir la valorización o aumentar
la provisión

El artículo 64 del Decreto 2649 de 1993, señala sobre el tema de los avalúos técnicos:
El valor de realización, actual o presente de estos activos debe determinarse al cierre del
período en el cual se hubieren adquirido o formado y al menos cada tres años, mediante
avalúos practicados por personas naturales, vinculadas o no laboralmente al ente
económico, o por personas jurídicas, de comprobada idoneidad profesional, solvencia
moral, experiencia e independencia. Siempre y cuando no existan factores que indiquen
que ello sería inapropiado, entre uno y otro avalúo éstos se ajustan al cierre del período
utilizando indicadores específicos de precios según publicaciones oficiales o, a falta de
éstos, por el PAAG correspondiente.

El avalúo debe prepararse de manera neutral y por escrito, de acuerdo con las siguientes
reglas:

1. Presentará su monto discriminado por unidades o por grupos homogéneos.


2. Tratará de manera coherente los bienes de una misma clase y características.
3. Tendrá en cuenta los criterios utilizados por el ente económico para registrar adiciones,
mejoras y reparaciones.
4. Indicará la vida útil remanente que se espera tenga el activo en condiciones normales
de operación.
5. Segregará los bienes muebles reputados como inmuebles, mostrando su valor por
separado.

Después de practicar la actualización del avalúo técnico, es claro que se pueden


presentar tres situaciones (para un ejemplo hipotético que se plantea, se toma como base
un terreno que no presenta depreciación):

1. Que el nuevo avalúo sea igual al anterior. En este caso no es necesario realizar ningún
registro en la contabilidad.
2. Que el nuevo avalúo sea mayor al anterior. Ante esta situación debe reconocerse la
valorización del activo.
3. Que el nuevo avalúo sea menor al anterior. Al cambiar la circunstancia, debe
reconocerse una provisión por la pérdida de valor del activo.

Aclara la Superintendencia de Sociedades en el oficio 340-053517 de enero 14 de2008 el


tema propuesto:

Para atender el tema objeto de su consulta es necesario remitirnos a las normas o


principios de contabilidad generalmente aceptados en Colombia contenidos en el decreto
2649 de 1993 y sus modificatorios; así:

1. El artículo 10 referente a la valuación o medición establece que "Tanto los recursos


como los hechos económicos que los afecten deben ser apropiadamente cuantificados en
términos de la unidad de medida. Con sujeción a las normas técnicas, son criterios de
medición aceptados el valor histórico, el valor actual, el valor de realización y el valor
presente.

Valor o costo histórico es el que representa el importe original consumido u obtenido en


efectivo, o en su equivalente, en el momento de la realización de un hecho económico.
Con arreglo a lo previsto en este decreto, dicho importe debe ser reexpresado para
reconocer el efecto ocasionado por las variaciones en el poder adquisitivo de la moneda.
Valor actual o de reposición es el que representa el importe en efectivo, o en su
equivalente, que se consumiría para reponer un activo o se requeriría para liquidar una
obligación, en el momento actual.

Valor de realización o de mercado es el que representa el importe en efectivo, o en su


equivalente, en que se espera sea convertido un activo o liquidado un pasivo, en el curso
normal de los negocios. Se entiende por valor neto de realización el que resulta de
deducir del valor de mercado los gastos directamente imputables a la conversión del
activo o a la liquidación del pasivo, tales como comisiones, impuestos, transporte y
empaque.

2. El inciso 9 del artículo 64 expresa que el valor de realización, actual o presente de


estos activos debe determinarse al cierre del período en el cual se hubieren adquirido o
formado y al menos cada tres años, mediante avalúos. Siempre y cuando no existan
factores que indique que ello sería inapropiado, entre uno y otro avalúo estos se ajustan al
cierre del período utilizando indicadores específicos de precios según publicaciones
oficiales o, a falta de estos, por el PAAG correspondiente.

3. El inciso 2 del artículo 68, señala que no son objeto de ajuste por inflación las partidas
estimadas o que no hayan sido producto de una adquisición efectiva, tales como las
valorizaciones.

Teniendo en cuenta la normatividad antes citada se concluye que la obligación de


efectuar los avalúos técnicos es cada tres años, y para efectos de mantenerlos vigentes
durante esos períodos, en que no se hace el avalúo, el valor de los mismos se puede
actualizar utilizando indicadores específicos de precios, o a falta de éstos el PAAG
correspondiente.

La expresión "entre uno y otro avalúo" se refiere al lapso transcurrido entre el primer
avalúo practicado y el efectuado a los tres años, según lo prevé la norma, tiempo dentro
del cual, si se considera apropiado, se ajustará utilizando indicadores específicos de
precios o a falta de éstos por el PAAG, pero no estarán obligados a realizar avalúos o
estudios técnicos, durante ese período.

Los indicadores específicos de precios hacen referencia a los índices que entidades
serias, responsables y especializadas que aglutinan determinados sectores de la
economía publican, como consecuencia de las alzas que experimentan los bienes o
servicios.

Teniendo en cuenta que en su consulta manifiesta que las valorizaciones son ajustadas
por inflación, se le informa que este hecho económico no es viable a la luz de las normas
contables, toda vez que éstas corresponden a partidas estimadas, producto de la
comparación del costo de los bienes en libros frente al avalúo técnico.

Cosa bien distinta es lo señalado en el inciso 9 del artículo 64 citado, por cuanto del
sentido literal de la norma se desprende claramente que el ajuste opera para el valor del
avalúo técnico, que es uno de los criterios de medición o valuación aceptable de los
recursos y hechos económicos que los afecten, valga señalar, porque esta cifra sirve de
base para que se refleje en la contabilidad el activo respectivo con sus valorizaciones o
provisiones, según el caso, teniendo en cuenta el monto que resulte de este estudio que,
como bien se sabe, se hace a valores actuales o de reposición o a valores de realización
o de mercado, (este último para sociedades en liquidación).

Ahora bien, en cuanto al procedimiento a seguir para efectuar el ajuste, éste aparece
consignado en el artículo 64 siempre y cuando no existan factores que indiquen que ello
sería inapropiado, consiste en tomar el valor del último avalúo y a este monto aplicarle el
porcentaje que corresponda o que se determine de acuerdo con el indicador de precios o,
en su defecto, aplicarle el PAAG correspondiente y, en forma proporcional por fracción de
año, teniendo en cuenta la fecha del avalúo. En los dos (2) siguientes ejercicios aplicarle
el PAAG de cada año. El resultado se compara con el valor neto del bien objeto del
avalúo reexpresado como consecuencia de la inflación y el valor obtenido actualiza la
valorización o provisión del activo.

En el evento de considerar por cualquier circunstancia, que no es apropiado actualizar el


valor del avalúo técnico, durante el lapso de tiempo que transcurre hasta la obligación de
elaborar un nuevo estudio técnico, el valor reconocido como valorización debe
recalcularse, pues las bases para ésta han sufrido variación, producto de los ajustes por
inflación y la alícuota de depreciación aplicada al costo del activo, incidiendo de manera
directa en su costo neto, que comparado con el valor del avalúo genera un diferencia que
debe disminuir la valorización o aumentar la provisión y por ende registrarse
contablemente.

1.4.6 Constitución de provisión


La Superintendencia de Sociedades en el oficio 340-012522 de marzo 8 de 2006, señala:
1. Al respecto es necesario recordar que el decreto 2649 de 1993, por medio del cual se
reglamentó la contabilidad en general y se expidieron los principios o normas de
contabilidad generalmente aceptados en Colombia, en lo referente al tema propuesto,
señalan lo siguiente:

a. Artículo 1, se entiende por principios o normas de contabilidad generalmente aceptados


en Colombia, el conjunto de conceptos básicos y de reglas que deben ser observados al
registrar e informar contablemente sobre los asuntos y actividades de personas naturales
o jurídicas.

Apoyándose en ellos, Ia contabilidad permite identificar, medir, clasificar, registrar,


interpretar, analizar, evaluar e informar, las operaciones de un ente económico, en forma
clara, completa y fidedigna.

b. El artículo 10, referente a la norma básica de Valuación o Medición, señala:


Tanto los recursos como los hechos económicos que los afecten deben ser
apropiadamente cuantificados en términos de unidad de medida".

Con sujeción a las normas técnicas, son criterios de medición aceptados el valor histórico,
el valor actual, el valor de realización y el valor presente.

Valor de realización o de mercado es el que representa el importe en efectivo, o en su


equivalente, en que se espera sea convertido un activo o liquidado un pasivo, en el curso
normal de los negocios. Se entiende por valor neto de realización el que resulta de
deducir del valor de mercado los gastos directamente imputables a la conversión del
activo o liquidación del pasivo, tales como comisiones, impuestos, transporte y empaque.
Artículo 35, Activo. Un activo es la representación financiera de un:

c. recurso obtenido por el ente económico como resultado de eventos pasados, de cuya
utilización se espera que fluyan a la empresa beneficios económicos futuros.

d. El artículo 64 relacionado con la norma técnica de las Propiedades, Planta y Equipo, en


la parte pertinente indica: las propiedades, planta y equipo, representan los activos
tangibles adquiridos, construidos, o en proceso de construcción, con la intención de
ernplear los en forma permanente, para la producción o suministro de otros bienes y
servicios, para arrendarlos, o para usarlos en la administración del ente económico, que
no están destinados para la venta en el curso normal de los negocios y cuya vida útil
excede de un año.

El valor histórico de estos activos incluye todas las erogaciones y cargos necesarios hasta
colocarlos en condiciones de utilización, tales como los de ingeniería, supervisión,
impuestos, intereses, corrección monetaria proveniente del UPAC (hoy UVR) y ajustes por
diferencia en cambio.

El valor histórico se debe incrementar con el de las adiciones, mejoras y reparaciones,


que aumenten significativamente la cantidad o calidad de la producción o la vida útil del
activo.

Se entiende por vida útil el lapso durante el cual se espera que la propiedad, planta o
equipo, contribuirá a la generación de ingresos.

Para su determinación es necesario considerar, entre otros factores, las especificaciones


de fábrica, el deterioro por el uso, la acción de factores naturales, la obsolescencia por
avances tecnológicos y los cambios en la demanda de los bienes o servicios a cuya
producción o suministros contribuyen.

La contribución de estos activos a la generación del ingreso debe reconocerse en los


resultados del ejercicio mediante la depreciación de su valor histórico ajustado. Cuando
sea significativo, de este monto se debe restar el valor residual técnicamente
determinado.

Las depreciaciones de los inmuebles deben calcularse excluyendo el costo del terreno
respectivo.

Al cierre del periodo, el valor neto de estos activos, reexpresado como consecuencia de la
inflación, debe ajustarse a su valor de realización o a su valor actual o a su valor presente,
el más apropiado en las circunstancias, registrando las provisiones o valorizaciones que
sean del caso.
e. El artículo 68 de la norma en comento expresa que, con el fin de reconocer el efecto de
la inflación, al finalizar el año se debe ajustar el costo de los activos no monetarios, tales
como los que expresan el derecho de recibir especies o servicios futuros, los inventarios,
las propiedades, planta y equipo, los activos agotables, los activos intangibles, los cargos
diferidos y los aportes en otros entes económicos.

2. Concordante con lo anterior, el Decreto 2650 de 1993, contentivo del Plan Único de
Cuentas para Comerciantes y sus modificatorios, señala:
a. El Grupo 15 de Propiedades, planta y equipo, prevé que, deben registrarse al costo
histórico, del cual forman parte los costos directos e indirectos causados hasta el
momento en que el activo se encuentre en condiciones de utilización o en condiciones de
puesta en marcha o enajenación.

En el último párrafo de la descripción de la cuenta que integra dicho grupo, expresa que la
diferencia resultante con el precio de enajenación se registrará en la cuenta de Ingresos
(gastos) no operacionales.

b. La dinámica de la cuenta 1592, Depreciación Acumulada, indica en los débitos que, se


afectará por el valor de la depreciación acumulada ajustada que tengan los bienes dados
de baja por venta, cesión, destrucción, demolición, obsolescencia, daño irreparable, por
inservibles, pérdida o sustracción.

c. La dinámica del rubro 4245 - Utilidad en venta de Propiedades, Planta y Equipo,


expresa que en ella debe registrarse la diferencia a favor del ente económico que resulta
entre el precio de venta de las propiedades, planta y equipo y su valor en libros.

d. En tanto que en la Cuenta 5310 - Pérdida en venta y retiro de bienes, se registrará el


valor de las pérdidas en que incurre el ente económico por la venta y retiro de bienes,
tales como inversiones, cartera, propiedades, planta y equipo, intangibles y otros activos.
De lo anteriormente expuesto y advirtiendo que la sociedad con motivo de la realización
de los avalúos técnicos de sus activos, debió en cada ejercicio, según el resultado que le
arrojara, constituir la provisión por el mayor valor que se reflejara contablemente, respecto
del valor comercial, es de señalar que, el tratamiento contable de lo expresado en su
escrito, en el momento de la venta de dichos activos deben cancelarse las cuentas
correspondientes al costo ajustado por inflación y la depreciación acumulada ajustada y,
reconocer de igual forma la utilidad o la pérdida que se genere producto de su
enajenación.

En el oficio 340-64940 del 1 de diciembre de 1997, la Superintendencia de Sociedades


ratifica lo anterior en los siguientes términos:

Cuando el avalúo es inferior al valor neto en libros, se debe crear la provisión


correspondiente
1. Los incisos 8° y 9° del artículo 64 del decreto 2649 de 1993, señalan que al finalizar el
ejercicio el valor neto de las propiedades, planta y equipo, reexpresado como
consecuencia de la inflación se debe ajustar a su valor de realización, actual o presente,
el más apropiado en las circunstancias, registrando las valorizaciones o las provisiones
que sean del caso, mediante la realización de avalúos técnicos, practicados por personas
naturales, vinculadas o no laboralmente al ente económico, o por personas jurídicas, de
comprobada idoneidad profesional, solvencia moral, experiencia e independencia y
prepararse de manera neutral y por escrito, cumpliendo los requisitos mínimos que señala
dicho artículo. Puede exceptuarse de esta disposición aquellos activos cuyo valor
ajustado sea inferior a veinte (20) salarios mínimos mensuales.

2. El artículo 51 del citado decreto establece que los estados financieros se deben ajustar
para reconocer el efecto de la inflación, aplicando el sistema integral.
Así mismo, indica que al ajuste se debe calcular con relación a las partidas no monetarias,
dentro de las cuales se encuentran las propiedades, planta ye quipo, utilizando para ello
el PAAG anual, mensual acumulado, o mensual, según corresponda.

3. El artículo 85 del citado decreto, expresa que las valorizaciones representan el mayor
valor de los activos, con relación a su costo neto ajustado, establecido con sujeción a las
normas técnicas. Dichas valorizaciones se deben registrar por separado dentro del
patrimonio.

4. Así mismo, el artículo 450 del Código de Comercio, indica que para determinar los
resultados definitivos de las operaciones realizadas en el respectivo ejercicio se deben
apropiar previamente, de acuerdo con las leyes y con las normas de contabilidad, las
partidas necesarias para atender el deprecio, desvalorización y garantía del patrimonio
social.

5. La valorización es una cuenta patrimonial que no representa beneficio inmediato, sino


la actualización del patrimonio por su valor adecuado al término de cada ejercicio y
mientras tanto no constituye beneficio directo alguno, tan sólo expectativa de obtenerlo en
el supuesto de la realización de bien autorizado.

Con fundamento en lo expuesto y por cuanto la norma en comento previó como única
excepción aquellos activos cuyo valor ajustado no supera los veinte(20) salarios mínimos,
es forzoso concluir que se deben elaborar avalúos técnicos para las propiedades, planta y
equipo, cuando su valor individualmente considerado supera el monto a que se hizo
alusión, determinando para ello las valorizaciones cuando el avalúo sea mayor que el
valor neto en libros y en caso contrario se crea la provisión correspondiente (se subraya).

1.5. Superávit por revalorización del patrimonio (INFORMATIVO)


En el PUC para comerciantes la revalorización del patrimonio aparece detallada en el
grupo 34 de la siguiente manera:
34 Revalorización del patrimonio
3405 Ajustes por inflación
3410 Saneamiento fiscal
3415 Ajustes por inflación decreto 3019 de 1989
Gráficamente se aprecia esta división así:

Revalorización del patrimonio

Ajuste por inflación Saneamiento fiscal Ajuste por inflación Decreto 3019 de
1989

1.5.1 Ajustes por inflación (HOY NO SE APLICA)


Este "rubro refleja el valor del ajuste por inflación de las partidas patrimoniales; su saldo
sólo puede distribuirse como utilidad cuando el ente económico se liquide o se capitalice
su valor de conformidad con las normas legales comerciales". (Aguiar y otros, p. 235)
El tratamiento de esta partida se explica en acápites siguientes y debe recordarse que los
ajustes por inflación en Colombia son eliminados por el Ministerio de Comercio, Industria y
Turismo mediante el decreto 1536 de 07 de mayo de 2007 por el cual se modifican los
decretos 2649 y 2650 de 1993.

1.5.2 Saneamiento fiscal


Este concepto corresponde al valor que por virtud de normas legales especiales (fiscales),
permitieron ajustes a la contabilidad del ente económico por causa de la inclusión de
activos que no habían sido declarados, el retiro de pasivos inexistentes o la reclasificación
de provisiones subestimadas.

Si por virtud de una norma fiscal se permite la inclusión en la contabilidad de un activo de


$1.000.000, pero que no estaba en la declaración de renta, el registro de esta situación es
así:
Maquinaria 1.000.000
Maquinaria 1.000.000
Para registrar con base en normas tributarias, la inclusión de una maquinaria no
contabilizada.

Si por el contrario se trata del retiro de un pasivo inexistente, el registro será el siguiente
Cuentas por pagar 1.000.000
Superávit saneamiento fiscal 1.000.000
Para registrar con base en normas tributarios, la cancelación de un pasivo inexistente.

La dinámica de la cuenta saneamiento fiscal señala que se debita por la capitalización


que se haga a las cuentas 3105 (Capital suscrito y pagado), 3115 (Aportes sociales),
3130 (Capital de personas naturales) o 3135 (Aportes del Estado), es decir, no contempla
la posibilidad de que este superávit sea entregado con prima, presentándose la misma
situación para el tratamiento de la capitalización de la revalorización del patrimonio.
El Consejo Técnico de la Contaduría Pública aclara el efecto contable del saneamiento
contable en el concepto 052 de junio 6 de 1996 en los siguientes términos:

Consulta

¿Qué efecto contable trajo el saneamiento de la Ley 223 de 1995 en el artículo (hoy 90-2
del estatuto tributario) se refleja en el costo del activo ajustado por inflación?, ¿en la
cuenta de valorizaciones? (artículo 64 del decreto 2649 de 1993),
¿Únicamente en las cuentas de orden? En caso de afectar el costo ajustado por inflación,
¿es sujeto a depreciaciones?

Concepto
El artículo 80 de la Ley 223 de 1995 estableció que en las declaraciones de renta y
complementarios del año gravable de 1995, los contribuyentes podrán ajustar al valor
comercial los bienes raíces poseídos a 31 de diciembre de dicho año.

El contribuyente que se acogió al saneamiento contemplado en el Artículo 80, lo pudo


hacer adoptando alguna de las siguientes alternativas: a-Y mediante un avalúo técnico
efectuado de conformidad con el Artículo 64 del decreto 2649 de 1993; b-) mediante un
valor comercial estimado no soportado por avalúo técnico.
Si el valor comercial se determinó por avalúo técnico, la diferencia entre el avalúo técnico
y el costo ajustado por inflación menos la depreciación acumulada si la hubiere, se debió
registrar como Valorizaciones de Propiedades, Planta y Equipo, cuenta 1910 del PUC
(decreto 2650 de 1993) y como contrapartida se debió contabilizar un Superávit por
Valorizaciones de Propiedades, Planta y Equipo, cuenta 3810 del PUC (decreto 2650 de
1993).

Si el valor comercial no estuvo soportado por un avalúo técnico se debe contabilizar la


valorización fiscal resultante de la diferencia entre el valor comercial y el costo ajustado
por inflación en una cuenta de orden deudora fiscal dentro del grupo 82 del Puc.

En ningún caso, para propósitos contables, la valorización incrementa el costo ajustado


por inflación y por consiguiente no es objeto de depreciación en los términos del Artículo
64 del decreto 2649 de 1993.

1.5.3 Ajuste por inflación del decreto 3019 de 1989


El decreto señalado anteriormente, permitió en Colombia ajustes parciales por inflación al
posibilitar el ajuste de los activos nuevos adquiridos después de la promulgación de la
norma. El ajuste por inflación se registraba como un mayor valor del activo y un crédito a
la cuenta revalorización del patrimonio y no a la cuente corrección monetaria como se
hace hoy. La depreciación acumulada se ajustaba igualmente contra la cuenta de
revalorización del patrimonio.

1.5.4 Capitalización de la revalorización del patrimonio


El artículo 345 del estatuto tributario al referirse a este tema, señala que:

La cuenta revalorización del patrimonio forma parte del patrimonio de los años siguientes,
para efectos del cálculo a que se refiere el inciso anterior. El valor reflejado en esta cuenta
no podrá distribuirse como utilidades a los socios o accionistas, hasta tanto se liquide la
empresa o se capitalice tal valor de conformidad con lo previsto en el artículo 36-3 del
estatuto tributario, en cuyo caso se distribuirá como un ingreso no gravado con el
impuesto sobre la renta y complementarios.

La norma anterior significa que la revalorización del patrimonio no puede distribuirse a los
socios o accionistas, sino en el momento de la liquidación de la empresa o cuando se
capitalice a los socios o accionistas.

Por su parte el PUC para comerciantes (decreto 2650 de 1993) indica en la dinámica de la
cuenta revalorización del patrimonio que Registra el ajuste por inflación del patrimonio del
ente económico, así como de los activos en periodo improductivo, de conformidad con las
disposiciones legales vigentes. El saldo de esta cuenta forma parte del patrimonio de los
períodos siguientes para efectos del cálculo del ajuste por inflación y no podrá distribuirse
como utilidad a los socios o accionistas, hasta tanto se liquide el ente económico o se
capitalice tal valor.

El ajuste del patrimonio se determinará con base en las normas legales vigentes.

En el evento que el ente económico emita acciones y/o cuotas o derechos sociales como
resultado de la capitalización de algunas de las cuentas que conforman el grupo
Revalorización del Patrimonio, deberá efectuar simultáneamente el respectivo registro en
el código 8335 - Capitalización por Revalorización del Patrimonio; en consecuencia, los
saldos que registre el ente económico en esta cuenta deberán disminuirse efectuando la
contrapartida correspondiente en las cuentas 3105 (Capital suscrito y pagado), 3115
(Aportes sociales), 3130 Capital de personas naturales) o 3135 (Aportes del Estado)
según el caso".

Del análisis de las normas anteriores se desprende que la capitalización dela


revalorización del patrimonio debe hacerse al valor nominal puesto que no se plantea la
posibilidad de hacerlo por encima de este valor, es decir, con prima en colocación de
acciones, cuotas o partes de interés social.

La capitalización de la cuenta revalorización de patrimonio, utilizando un valor superior al


nominal de las acciones, no es viable.

La Superintendencia De Sociedades en el oficio 220-6340 del 24 de febrero de 1995,


indica que la capitalización de la cuenta revalorización de patrimonio, utilizando un valor
superior al nominal de las acciones, no es viable.

Teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo 345 del Estatuto Tributario, según el cual,
la cuenta de "revalorización del patrimonio", "... no podrá distribuirse como utilidad a los
socios o accionistas, hasta tanto se liquide la empresa o se capitalice su valor de
conformidad con lo dispuesto en el artículo 36-3 del Estatuto Tributario, en cuyo caso se
distribuirá como un ingreso no gravado con el impuesto sobre la renta y
complementarios...", se pregunta:

1. ¿"La capitalización de la cuenta "revalorización del patrimonio", puede hacerse


mediante la emisión de acciones a un valor diferente al valor nominal de las acciones y
por consiguiente el valor en exceso del nominal se puede contabilizar como "prima en
colocación de acciones?"

2. ¿"La capitalización de la cuenta "revalorización del patrimonio", se puede hacer


mediante una variación en el valor nominal de las acciones?"

3. ¿"La capitalización de la cuenta "revalorización del patrimonio", se puede hacer


mediante la emisión de acciones a valor nominal?".

4. Si no es posible efectuar la capitalización mediante la emisión de acciones a un valor


diferente del nominal, una sociedad que en su asamblea haya ordenado dicha
capitalización, puede en su próxima asamblea, mediante una proposición debidamente
aprobada, ordenar el traslado a la cuenta de capital del exceso contabilizado como "prima
en colocación de acciones", haciendo uso de cualquiera de las siguientes alternativas:
Variar el valor nominal de las acciones por el total de la cuenta "prima en colocación de
acciones".

Emitir acciones al valor nominal por el total de la cuenta "prima en colocación de


acciones".

Sobre el particular se señala


1. La revalorización del patrimonio, en los términos del artículo 90 del decreto 2649 de
1993/ a que se alude en el punto primero de la consulta, refleja el efecto o impacto que
sobre el mismo origina la pérdida del poder adquisitivo de la moneda. Dicha revalorización
arroja un saldo, el cual cuando es positivo, sólo puede distribuirse como utilidad cuando el
ente empresarial se liquida o cuando se capitalice su valor, conforme a las normas
legales.

2. Del patrimonio sometido a ajuste se deberá excluir, el valor patrimonial neto de los
activos correspondientes al "Good Wili", "Know - How" y los demás intangibles que sean
estimados por el contribuyente o que no hayan sido producto de una adquisición efectiva,
(artículo 346 del Estatuto Tributario) y si el patrimonio ha sufrido durante el año
disminuciones o aumentos, deberán efectuarse los ajustes a que alude el artículo 347,
ídem.

3. El valor de la cuenta denominada "revalorización del patrimonio", que como se ha dicho


no podrá distribuirse como utilidad a los accionistas hasta tanto se liquide la empresa, es
para la legislación tributaría un ingreso no constitutivo de renta ni de ganancia ocasional y
puede capitalizarse de conformidad con las normas legales, pero por el valor nominal de
las acciones, pues para poder capitalizarse por un valor diferente al nominal, debería
mediar necesariamente una reforma estatutaria modificatoria del valor nominal de las
acciones.

Puede, en consecuencia, hacerse la capitalización de la cuenta "revalorización del


patrimonio", mediante la emisión de acciones pertinente, pero atendiendo al valor nominal
de las acciones de la compañía, ya que al tenor de la ley de comercio, el precio de las
acciones no puede ser inferior al nominal (artículos 386 del Co. de Co).

4. La hipótesis referida a la capitalización de la cuenta utilizando un valor superior al


nominal de las acciones, llevando la diferencia a prima en colocación de acciones, no es
viable, habida cuenta que permitir tal posibilidad conduciría al desconocimiento de la
prohibición legal en el sentido de que la cuenta de revalorización sólo puede capitalizarse
o bien distribuirse entre los asociados una vez efectuado el proceso liquidatario.

En este punto, es pertinente reiterar lo expresado por la Entidad en relación con la prima
en colocación de acciones, como "... susceptible de capitalizarse y por lo tanto de
distribuirse entre los asociados en acciones, cuotas o partes de interés social, como
claramente lo han señalado las disposiciones tributarías pertinentes, como el artículo 36-3
del Estatuto Tributario, adicionado por la ley 49 de 1990 y el artículo 52 del decreto 836 de
1991 (Superintendencia de Sociedades, Doctrinas Contables pág.138)

Y es que "la prima en colocación de acciones" es esencialmente un superávit de capital y


como tal forma parte del patrimonio social.

Obviamente, se desprende de lo expuesto, que la capitalización de la cuenta


"revalorización del patrimonio", puede hacerse variando el valor nominal de las acciones,
pero para ello se requiere, como ya quedó indicado, una reforma estatutaria previa que lo
modifique, pues en ningún caso puede variarse dicho valor, sin que medie la reforma
estatutaria pertinente, ya que el valor nominal de las acciones afecta la estructura y
composición del capital social.

5. En cuanto al tercer interrogante, estima pertinente el Despacho traer a colación lo


expresado por esta Entidad en oficio 220-14803 del 8 de agosto de 1994, publicado en el
boletín jurídico N2.01 de 1994. "Ahora bien, lo anterior no obsta para que la distribución
del valor correspondiente se haga en acciones, pues ésta es la forma a través de la cual
se realiza una capitalización, que es la posibilidad que contempla la ley para entender por
cumplida la obligación de mantener ese saldo como una utilidad no distribuible, que en
últimas es la finalidad que se persigue.

Así las cosas y teniendo en cuenta que la capitalización en ese caso debe efectuarse con
sujeción a las normas legales pertinentes, este Despacho es de la opinión que para ello
basta con que una vez justificado ese mayor valor que adquiere el patrimonio en razón del
efecto inflacionario, el máximo órgano social apruebe su capitalización mediante la
distribución en acciones, para lo cual se requerirá el voto de la mayoría ordinaria en los
estatutos, no siendo necesario por lo tanto la elaboración de un reglamento de colocación
de acciones y por ende la celebración de un contrato de suscripción de acciones".

6. Teniendo en cuenta que es necesario efectuar la capitalización mencionada mediante


la emisión de acciones y de acuerdo con el valor nominal de las mismas, la sociedad que
ha ordenado dicha capitalización con el voto favorable de las mayorías decisorias
pertinentes, debe en todo caso adoptar en su próxima asamblea, mediante una
proposición debidamente aprobada, que se haga el traslado a la cuenta de capital del
exceso contabilizado como "prima en colocación de acciones", haciendo uso de
cualquiera de la alternativas a que alude la consulta:

a. Variar el valor nominal de las acciones mediante la reforma estatutaria pertinente, con
el propósito de capitalizar el total de la cuenta "prima en colocación de acciones"
mencionada, o

b. Emitir acciones a su valor nominal actual, pero por el valor total de la suma llevada a la
cuenta "prima en colocación de acciones". Sin embargo, el Consejo Técnico de la
Contaduría en el boletín informativo 11 de mayo de 1997 ha señalado a este respecto:

Precisamente, podemos citar a continuación los pronunciamientos que sobre el particular


han hecho algunas de las Entidades de control y vigilancia. La Superintendencia de
Sociedades ha fijado su criterio a nivel de doctrina señalando que "La revalorización del
patrimonio, en los términos del artículo 90 del decreto 2649 de 1993, refleja el efecto o
impacto que sobre el mismo origina la pérdida del poder adquisitivo de la moneda. Dicha
revalorización arroja un saldo, el cual cuando es positivo, sólo puede distribuirse como
utilidad, cuando el ente empresarial se liquida, o cuando se capitalice su valor, conforme a
las normas legales".

...el valor de la cuenta denominada "revalorización del patrimonio", que como se ha dicho
no podrá distribuirse como utilidad a los accionistas, hasta tanto se liquide la empresa, es
para la legislación tributario un ingreso no constitutivo de renta ni de ganancias
ocasionales y puede capitalizarse de conformidad con las normas legales, pero por el
valor nominal de las acciones, pues para poder capitalizarse por un valor diferente al
nominal, debería mediar necesariamente una reforma estatutaria modificatoria del valor
nominal de las acciones.

Puede, en consecuencia, hacerse la capitalización de la cuenta "revalorización del


patrimonio", mediante la emisión de acciones pertinente, pero atendiendo al valor nominal
de las acciones de la compañía, ya que al tenor de la ley de comercio, el precio de las
acciones no puede ser inferior al nominal (artículo 386 del Código de Comercio).
La hipótesis referida a la capitalización de la cuenta, utilizando un valor superior al
nominal de las acciones, llevando la diferencia a prima en colocación de acciones, no
resultaría viable, habida cuenta que permitir tal posibilidad conduciría al desconocimiento
de la prohibición legal en el sentido que la cuenta de revalorización sólo puede
capitalizarse o distribuirse entre los asociados una vez efectuado el proceso liquidatario,
la cual quedará sin piso, como quiera que la prima debe ser llevada a la cuenta de
superávit de capital, teniendo la posibilidad de ser distribuida luego entre los asociados.

En este punto, es pertinente, reiterar lo expresado por la Entidad en relación con la prima
de colocación de acciones, como "... susceptible de capitalizarse y por lo tanto de
distribuirse entre los asociados en acciones, cuotas o partes de interés social, como
claramente lo han señalado las disposiciones tributarios pertinentes, tal es el caso
actualmente del artículo 36-3 del estatuto tributario, adicionado por la ley 49 de 1990 y el
artículo 5 del decreto 836 de 1991... y es que "la prima en colocación de acciones" es
esencialmente un superávit de capital y como tal, forma parte integrante del patrimonio
social ....

Ahora bien, lo anterior no obsta para que la distribución del valor correspondiente se haga
en acciones, pues esta es la forma a través de la cual se realiza uno capitalización, que
es la posibilidad que contempla la ley para entender por suplida la obligación de mantener
ese saldo como utilidad distribuible, que en última es la finalidad que se persigue.

Así las cosas y teniendo en cuenta que la capitalización en este caso debe efectuarse con
sujeción a las normas legales pertinentes, este Despacho es de lo opinión que para ello
basta que una vez justificado ese mayor valor que adquiere el patrimonio en razón del
efecto inflacionario, el máximo órgano social apruebe su capitalización mediante la
distribución en acciones, para lo cual se requerirá el voto por la mayoría ordinaria en los
estatutos, no siendo necesario por lo tanto la elaboración de un reglamento de colocación
de acciones y por ende la celebración de un contrato de suscripción de acciones".

Por su parte, el Dancoop en el artículo 4 de la resolución 1557 de 1994 reglamento que


"se podrá capitalizar anualmente el valor que figura como revalorización del patrimonio
resultante del ajuste a los aportes sociales, previa autorización de lo asamblea general de
asociados.

La sumatoria de la capitalización efectuada con cargo al fondo de revalorización de


aportes y revalorización del patrimonio no puede ser superior al índice de precios al
consumidor elaborado por el DANE, con relación al año inmediatamente anterior al cual
se aplica la respectiva valorización".

De otra parte, el Plan Único de Cuentas para el sector financiero considera que "Los
establecimientos bancarios incrementarán la Reserva Legal. Además, con la prima en
colocación de acciones".

Mientras que el Plan Único de Cuentas para los comerciantes expedido por el decreto
2650 de 1993, aplicable a la sociedad, describe para la cuento Revalorización del
Patrimonio - Ajustes por Inflación - que "... los saldos que registre el ente económico en
esta cuenta deberán disminuirse efectuando lo contrapartida correspondiente en las
cuentas 3105, 3115, 3130 6 3135 según el caso". Dichos códigos corresponden a los
rubros Capital suscrito y pagado, Aportes Sociales, Capital de Personas Naturales y
Aportes del Estado.
Al revisar la dinámica que trae el mismo Plan para el rubro Prima en Colocación de
Acciones, Cuotas o Partes de Interés Social, se observa que puede debitarse por el
reparto a título de dividendos o de participaciones, de acuerdo con las normas legales.

Por lo antes expuesto, podemos concluir que la capitalización de la revalorización del


patrimonio puede darse, desde el punto de vista técnico - contable, mediante la emisión
de acciones aumentando su valor nominal (queda igual número de acciones),al mismo
valor nominal (aumenta el número de acciones) o a un valor superior a éste (se genera
una prima en colocación), caso en el cual deben darse a conocerlas restricciones que
para el reparto de tales valores ha señalado la ley. Sin embargo, no debe desconocerse
que para tal efecto, las sociedades deben acatar las instrucciones que les impartan las
entidades de control y vigilancia correspondientes".

Así las cosas, la capitalización de la revalorización del patrimonio puede hacerse al valor
nominal o por un valor superior a éste. Si Industrias JC S. A., decide en una reunión de la
asamblea general, capitalizar al valor nominal el saldo a diciembre31 de 2005 de la
revalorización del patrimonio, el cual asciende a la cifra de$500.000, el registro para esta
capitalización es el siguiente:

Revalorización del patrimonio 500.000


Capitalización de la revalorización del patrimonio 500.000
Para registrar la capitalización de la revalorización del patrimonio al valor nominal, Según
acta 111 de junio 26 de 2009.

En el PUC no está contemplada la cuenta capitalización de la revalorización del


patrimonio(o también, Revalorización del patrimonio capitalizado), la cual debe ser
cancelada en el momento en que se expidan los títulos respectivos.

Lo que si contempló el PUC, fue la cuenta dividendos decretados en acciones, pero en


este caso debe tenerse en cuenta que la capitalización de la revalorización del patrimonio
no corresponde a una distribución de utilidades.

En el momento en el cual la sociedad entregue los títulos, debe preparar el siguiente


registro:
Capitalización de la revalorización 500.000
del patrimonio
Capital por suscribir 500.000
Para registrar la emisión de acciones al valor nominal correspondiente a la capitalización
de la revalorización del patrimonio, según acta 111 de junio 26 de 2009.

Si por el contrario, la decisión es entregar $500.000 a cambio de acciones que tienen un


valor nominal de $300.000, la contabilización es la siguiente:
Revalorización del patrimonio 500.000
Capitalización de la revalorización del patrimonio 500.000
Para registrar la capitalización de la revalorización del patrimonio con prima, según
acta111dejunio 26 de 2009.
En el momento en el cual la sociedad entregue los títulos, debe preparar el siguiente
registro
Capitalización de la revalorización 500.000
del patrimonio
Capital por suscribir 300.000
Prima en colocación de acciones 200.000
Para registrar la emisión de acciones con prima correspondiente a la capitalización de la
revalorización del patrimonio, según acta 111 de junio 26 de 2009.

Debe tenerse en cuenta igualmente la cuenta de orden fiscal por concepto dela prima en
colocación de acciones.

Industrias JC S. A. no debe olvidar que esta prima tiene una restricción yes que no puede
ser distribuida a los socios o accionistas sino en el momento de la liquidación o puede ser
capitalizada, lo cual amerita una nota a los estados financieros explicando esta situación.
Como en el caso de la capitalización de la revalorización del patrimonio por efectos del
ajuste por inflación, no debe olvidarse que esta prima tiene una restricción y es que no
puede ser distribuida a los socios o accionistas sino en el momento de la liquidación,
igualmente este valor puede ser capitalizado. Para mostrar la restricción de esta prima,
observamos como el PUC presenta la cuenta prima en colocación, así:
3 Patrimonio
3.1 Capital social
3.2 Superávit de capital
3205 Prima en colocación de acciones, cuotas o partes de interés social
320505 Prima en colocación de acciones
320510 Prima en colocación de acciones por cobrar (OB)
320515 Prima en colocación de cuotas o partes de interés social

Para mostrar que ciertas primas en colocación no pueden ser distribuidas a los socios,
pueden crearse cuentas auxiliares que discriminen y muestren esta situación:
3 Patrimonio
31 Capital social
32 Superávit de capital
3205 Prima en colocación de acciones, cuotas o partes de interés social
320505 Prima en colocación de acciones
32050505 Distribuible
32050510 No distribuible
320510 Prima en colocación de acciones por cobrar (DB)
320515 Prima en colocación de cuotas o partes de interés social
32051505 Distribuible
32051510 No distribuible

Por último debe tenerse en cuenta lo expuesto en el párrafo final en el concepto del
Consejo Técnico de la Contaduría:

Sin embargo, no debe desconocerse que para tal efecto, las sociedades deben acatar las
instrucciones que les impartan las entidades de control y vigilancia correspondientes.
Es decir, que si se puede técnicamente, pero que debe acatarse la instrucción de la
Superintendencia de Sociedades.
1.5.5 Contabilización para quien recibe títulos o aportes

La contabilización de la revalorización del patrimonio para quien recibe acciones, cuotas o


partes de interés social está especificada en el oficio 340-79220del 16 de diciembre de
1998/ de la Superintendencia de Sociedades quien indica:

El artículo 90 del decreto 2649 de 1993 sobre Revalorización del Patrimonio dispone que:
"La revalorización del patrimonio refleja el efecto sobre el patrimonio originado por la
pérdida del poder adquisitivo de la moneda. Su saldo solo puede distribuirse como utilidad
cuando el ente se liquide o se capitalice su valor de conformidad con las normas legales"
Por lo anterior se deduce que el reparto de la revalorización del patrimonio es una forma
especial de reconocer la pérdida del poder adquisitivo que ha sufrido el capital social,
representado en acciones o cuotas partes de interés social en poder de los asociados.
El decreto 2650 de 1993 en la dinámica de débitos literal e), cuenta 1205 Inversiones
expresa: "Por el valor de las acciones recibidas en pago de dividendos...". En la dinámica
de créditos, literal a), cuenta 4215 expresa: "a. Por el valor de las participaciones y/o
dividendos recibidos o decretados. Y el literal b).cuenta 4150 expresa: b. Por el valor de
los rendimientos obtenidos durante el ejercicio".

De esta manera si un ente económico recibe títulos en acciones o aportes provenientes


de la cuenta revalorización patrimonial de otro ente en donde posee inversiones, debe
efectuar un registro contable cargando la cuenta de Inversiones, acciones o cuotas partes
de interés social con crédito a la cuenta Ingreso por Dividendos y Participaciones.
No obstante, como el costo de las inversiones, por ser activos no monetarios, se ha
reexpresado por efecto de la inflación, el valor del registro en comento deberá ser igual al
excedente entre los dividendos o participación por capitalización de la revalorización
patrimonial y el valor acumulado de los ajustes integrales registrados en el tiempo de su
tenencia.

En este orden de ideas, para contabilizar la capitalización por revalorización del


patrimonio de la inversión en la sociedad, al total de la participación recibida por
capitalización de la revalorización patrimonial se le debe excluir el valor acumulado de los
ajustes integrales por inflación, y su resultado se carga en la cuenta de Inversiones
Acciones o Cuotas partes de interés social, abonándose a la cuenta 4215 Dividendos y
Participaciones.

1.5.6 La cuenta revalorización del patrimonio es susceptible de capitalizarse por el


monto que decida el máximo órgano social

La cuenta revalorización del patrimonio es susceptible de capitalizarse por el monto que


decida el máximo órgano social, señala la Superintendencia de Sociedades en el oficio
340-016390 de enero 14 de 2008:

Al respecto es necesario hacer las siguientes precisiones:

a. El artículo 90 del decreto 2649 de 1993/ señala que la revalorización del patrimonio
refleja el efecto sobre el patrimonio originado por pérdida del poder adquisitivo de la
moneda. Su saldo solo puede distribuirse como utilidad cuando el ente se liquide o se
capitalice su valor de conformidad con las normas legales.
b. La revalorización del patrimonio tiene su origen por el reconocimiento del efecto de la
inflación en los recursos que los asociados han invertido en la compañía, de tal manera
que si se opta por la capitalización, parcial o total del saldo acumulado en dicha cuenta,
todos los accionistas deben participar de la misma ya que son éstos los que han
contribuido a la formación del patrimonio.

c. Así las cosas, el valor proveniente de la capitalización, en acciones o cuotas o partes


de interés social, debe ser distribuido entre todos y cada uno delos asociados en
proporción a su aportes.

d. Que por efecto del ajuste por inflación, cuando se debita la cuenta corrección monetaria
se asimila a un gasto y el abono a un ingreso, es decir, que los ajustes por inflación
afectan los resultados del ejercicio, positiva o negativamente, dependiendo de la
estructura financiera del ente económico distribuida en el monto de activos, pasivos y
patrimonio.

e. la revalorización del patrimonio persigue la actualización del valor que por la pérdida del
poder adquisitivo han sufrido todos y cada una de las cuentas del patrimonio.

f. el artículo 83 del citado decreto, expresa que el capital representa los aportes
efectuados al ente económico, en dinero, en industria o en especie, con el ánimo de
proveer recursos para la actividad empresarial que, además, sirvan de garantía para los
acreedores.

g. las disminuciones de capital están permitidas por la legislación comercial.


Aquellas que no impliquen reembolso de aportes, no requieren autorización por parte de
esta Entidad, basta con que se sujeten a las formalidades propias de la reforma
estatutaria, conforme lo dispone el artículo 147 del Código de Comercio.

h. Por su parte el artículo 459 del Código Mercantil señala que la asamblea podrá tomar u
ordenar las medidas conducentes al restablecimiento del patrimonio por encima del
cincuenta por ciento del capital suscrito, como la venta de bienes sociales valorizados, la
reducción del capital suscrito conforme a lo previsto en este Código, la emisión de nuevas
acciones, etc. Si tales medidas no se adoptan, la asamblea deberá declarar disuelta la
sociedad para que se proceda a su liquidación. Estas medidas deberán tomarse dentro de
los seis meses siguientes a la fecha en que queden consumadas las pérdidas indicadas.
Finalmente, es de anotar que el artículo 456 del mencionado código, indica que las
pérdidas se enjugarán con las reservas que hayan sido destinadas especialmente para
ese propósito y, en su defecto, con la reserva legal.

Las reservas cuya finalidad fuere la de absorber determinadas pérdidas no se podrán


emplear para cubrir otras distintas, salvo que así lo decida la asamblea.
Si la reserva legal fuere insuficiente para enjugar el déficit de capital, se aplicarán a este
fin los beneficios sociales de los ejercicios siguientes.

Teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente, se responden los interrogantes como


fueron planteados, así:

El saldo de la cuenta de Revalorización del Patrimonio es susceptible de capitalizarse por


el monto que decida el Máximo órgano Social por el valor nominal de las acciones o
cuotas partes de interés social, dependiendo del tipo de sociedad, hecho que se
consumará con la emisión de las acciones respectivas en el caso de las sociedades por
acciones o, la solemnización de la reforma estatutaria consistente en el incremento de
capital en las sociedades limitadas o asimiladas.

Dicho en otras palabras el capital social de una compañía está conformado por los
aportes en dinero o en especie, efectuados por los asociados, así como por todos los
valores que han aumentado esta cuenta, provenientes, entre otros, de la capitalización de
la revalorización del patrimonio y unas utilidades acumuladas, en el saldo de esta cuenta
quedan integrados en un todo, los recursos y hechos económicos que han contribuido a la
conformación del mismo.

La revalorización del patrimonio refleja el ajuste por inflación de las diferentes cuentas que
integran el patrimonio de un ente económico, cuyo registro se hace con cargo a la cuenta
Corrección Monetaria, la cual se cancela al final del ejercicio contable contra el grupo de
Ganancias y pérdidas, como si se tratara de un gasto del período, es decir, un menor
valor de las utilidades o un mayor valor de las pérdidas.

La absorción de las pérdidas a través de la reducción del capital social, sólo procede a la
luz de las normas legales, cuando se adopta como medida para restablecer el patrimonio
neto por encima del cincuenta por ciento del capital suscrito.

La cuenta revalorización del patrimonio puede distribuirse como utilidad cuando el ente se
liquide o se capitalice su valor.

Es importante anotar que el rubro Revalorización del patrimonio, que como se anotó surge
de la aplicación de los ajustes por inflación a cada uno delos rubros del patrimonio, no se
puede utilizar de directamente para enjugar pérdidas, toda vez que su origen se debe al
reconocimiento del efecto dela inflación en los recursos que los asociados han invertido
en el ente económico y no obedece al desarrollo operacional y su saldo sólo puede
distribuirse como utilidad cuando el ente económico se liquide.

De otra parte, vale la pena aclarar en cuanto a las pérdidas, que el Estatuto Mercantil
indica claramente, que las mismas solamente se pueden enjugar con la reserva legal o
con la utilidad de los ejercicios siguientes.

Finalmente, es importante resaltar que cuando la sociedad se encuentre en causal de


disolución por pérdidas, puede restablecer su patrimonio, disminuyendo su capital;
medida permitida en la Legislación Mercantil.

La absorción de las pérdidas con la revalorización del patrimonio, procede única y


exclusivamente cuando estos valores se han capitalizado previamente y se adopte como
medida para restablecer el patrimonio, a través de la reducción del capital social. Decreto
1536.

1.5.7 Porcentajes de participación en la capitalización

La capitalización de la revalorización del patrimonio debe hacerse de acuerdo con la


proporción que le corresponda a cada uno de los asociados según las acciones, cuotas o
partes de interés social que posean, determinada con base en la información llevada en el
libro de registro de socios o de accionistas.
Sobre este aspecto el Consejo Técnico de la Contaduría, precisó en el concepto 91de
1997 lo siguiente:

En atención a su comunicación de la referencia, en la cual manifiesta que para efectos de


llevar a cabo la capitalización de la cuenta revalorización del patrimonio, se presentan
porcentajes de participación del capital social diferentes entre la información de la
escritura pública de constitución y las cuentas auxiliares, recomendando usted que se
tomen los primeros, mientras la cantadora de la sociedad certifica los segundos, razón por
la cual pregunta:

1. ¿Qué valores se deben capitalizar, los certificados por la Cantadora o los


recomendados por la Revisoría Fiscal, ya que se presentan variaciones de consideración?

2. ¿En caso de ser los primeros, que justificación existe para que la participación de los
socios se vea lesionada?

3. y en caso contrario, que sean los recomendados por la Revisoría, ¿cuál es el


procedimiento a recomendar, para que al registrar la capitalización de cada asociado no
se presenten las diferencias?".

El CONSEJO TÉCNICO DE LA CONTADURIA PÚBLICA en su sesión de la fecha aprobó


el siguiente concepto:

En la comunicación remitida por ustedes se observa que la capitalización de la


revalorización del patrimonio se hace con el propósito de enervar la causal de disolución
por pérdidas que se presentaba al 31 de diciembre de 1995, sea entonces, lo primero,
recordar que la interpretación del artículo 370 del Código de Comercio debe hacerse
concordante con lo dispuesto en el parágrafo del artículo 151 ibidem que a la letra dice: "
Para todos los efectos legales se entenderá que las pérdidas afectan el capital
cuando a consecuencia de las mismas se reduzca el patrimonio por debajo del
monto de dicho capital. "(El resaltado no es del texto).

Por su parte, el artículo 361 de la Obra citada estipula que "La sociedad llevara un libro de
registro de socios, registrado en la Cámara de Comercio, en el que se anotarán el
nombre, nacionalidad, domicilio, documento de identificación y número de cuotas que
cada uno posea, así como los embargos, gravámenes y sesiones que se hubieren
efectuado aún por vía de remate".

La información que procede registrar contablemente y asentar en el libro mencionado,


debe ser coherente con la contendida en la escritura pública de constitución y de reformas
respectivas, la cual a su vez tiene que coincidir con la que presente el certificado de
constitución y gerencia expedido por la Cámara de Comercio, debido a que todas ellas
deben inscribirse en la misma de acuerdo con lo estipulado en el numeral 9 del artículo 28
del Estatuto Mercantil.

Es oportuno anotar, que no puede existir ninguna diferencia entre los registros que se
lleven en los libros obligatorios y los auxiliares necesarios, debido a que estos últimos se
elaboran para el completo entendimiento de aquellos.

Por consiguiente, en aras de dar cumplimiento a lo preceptuado en el artículo11 del


decreto 2649 de 1993 que considera que "Los recursos y hechos económicos deben ser
reconocidos y revelados de acuerdo con su esencia o realidad económica y no
únicamente en su forma legal. ", procede efectuar las conciliaciones que sean del caso a
fin de hacer las correcciones pertinentes.

En consecuencia, la capitalización de la Revalorización del Patrimonio debe hacerse de


acuerdo con la proporción que le corresponda a cada uno de los asociados según las
cuotas que posean, determinada con base en la información llevada en los libros
obligatorios, que para el efecto lo constituye el libro de Registro de Socios. Viene al caso
recordar, que una vez contabilizada como capital la mencionada transacción no debe
variar la participación porcentual de los mismos.

1.5.8 Revalorización no se aplica directamente a pérdidas

La Superintendencia de Sociedades fijó su criterio sobre este tema en el concepto 220-


48880 de 2002 en los siguientes términos:

Con toda atención se refiere el Despacho a la comunicación radicada can el número


2002-01-089749, solicitando se reconsidere un pronunciamiento de la entidad,
relacionado con la imposibilidad de que la revalorización se aplique directamente a las
pérdidas.

Sea lo primero señalar que este Despacho ya ha expresado su opinión y ha señalado que
la revalorización no puede aplicarse directamente a pérdidas, ya que de conformidad con
el artículo 90 del decreto 2649 de 1993, esta cuenta únicamente se puede distribuir a
través de acciones o al finalizar la compañía luego de pagado el pasivo externo. Cuando
ocurre la primera de las alternativas, la cuenta así capitalizada puede usarse, en las
condiciones del artículo 459 del Código de Comercio, para enjugar pérdidas.

Alude nuevamente a razones de conveniencia y de ahorro de recursos que evitan incurrir


en gastos notariales, para lo cual propone un ejemplo en el que indica que ocurre el
mismo fenómeno capitalizando previamente la cuenta revalorización que llevándola
directamente a pérdidas. Sin embargo, tal como se explicó anteriormente, la salida de la
causal no es consecuencia de la aplicación a pérdidas de lo revalorización sino la
disminución de capital, que hace que el patrimonio se eleve por encima del 50% respecto
de aquél.

En su ejemplo propuesto, la compañía no parte de causal de disolución pues el patrimonio


es de 60 y el capital de 100, es decir, el patrimonio no está por debajo del cincuenta por
ciento del capital; siendo esta la proporción tanto para anónimas como para limitadas, y
de la tercera parte en la comanditaria simple.

Debe aclararse que en las sociedades de responsabilidad limitada, al igual que en las
anónimas, la causal se determina por una relación entre el patrimonio y el capital y no
entre las pérdidas y el capital.

En efecto, el artículo 370 del Código de Comercio señalo que la sociedad de


responsabilidad limitada se disolverá cuando ocurran pérdidas que reduzcan el capital por
debajo del cincuenta por ciento. A su vez el parágrafo del artículo 151 ibidem, establece
que para todos los efectos legales se entenderá que las pérdidas afectan el capital
cuando a consecuencia de las mismas se reduzca el patrimonio neto por debajo del
monto de dicho capital.
Así las cosas, la interpretación armónica de los artículos mencionados exige precisar que
la causal ocurre cuando quiera que las pérdidas disminuyen el patrimonio neto por debajo
del cincuenta por ciento del capital, es esta la forma en que en los términos expresados
en el artículo 370 el capital se afecta por las pérdidas.

En los ejemplos propuestos, el único caso en que está en causal de disolución, fue donde
propuso la capitalización de la revalorización, lo que implicó que el patrimonio quedara por
debajo del 50%. Entonces, no existe razón para afirmar que se sale de causal aplicando
la revalorización directamente a las pérdidas.

Se insiste, estando en causal de disolución no es posible salir de causal con éste


procedimiento, pues lo que sí logra este efecto es la disminución del capital para aplicarse
a pérdidas.

Así que sería inocuo que la compañía entonces dispusiera de la revalorización, ya que la
forma como se sale de la causal es disminuyendo el capital y aplicándolo a pérdida, sin
que la revalorización juegue papel alguno en la adopción de medidas de saneamiento
patrimonial.

La revalorización, se insiste, es neutra respecto de la causal, de manera que no importa si


se capitaliza o se aplica directamente a pérdidas, no por ello queda enervado la causal
pues necesaria e ineludiblemente debe utilizar la porción justa de capital para que ello
ocurra.

En consecuencia, si se pretende salir de la causal con el mínimo efecto notarial y registral


entonces se aconseja no capitalizar la cuenta revalorización del patrimonio y utilizar
directamente el capital en la proporción que implique el restablecimiento de la proporción
establecida por la ley para no estar la compañía en causal de disolución.
En estas condiciones se da respuesta a la consulta formulada reiterando que los
pronunciamientos tienen el alcance señalado en el artículo 25 del Código Contencioso
Administrativo.

1.6. Superávit método de participación

Este superávit registra el valor correspondiente a la variación patrimonial resultante de la


aplicación del método de participación, a las inversiones que posee el ente económico en
sus subordinadas, diferente a la utilidad o pérdida neta del ejercicio. Este valor no es
susceptible de ser distribuido como utilidades.

Dadas las características del método de participación patrimonial, este tema no será
analizado en la presente obra.

También podría gustarte