Está en la página 1de 28

Slstemas

electrónicos

contra incendios

Contenidos

2.1. lntroducción a los sistemas

de seguridad contra incendios

2.2. Detectores de incendios

2.3. Pulsadores manuales

2.4. Dispositivos de aviso y señalización

2.5. El retenedor electromagnético

2.6. Centrales contra incendios analógicas y convencionales

Objetivos

Definir el concepto y funcionamiento de la detección electrónica de incendios.

ldentificar los dispositivos que componen

un sistema de seguridad electrónica contra incendios.

Reconocer los tipos de detectores en función

de la magnitud que son capaces de medir.

Definir las principales características de los dispositivos de aviso, la señalización y los equipos auxiliares.

Comprender las diferencias entre centrales analógicas y convencionales.

G0ilTRA iltCEt{010s

2.L, lntroducción a los sistemas

de seguridad contra

incendios

La función principal de un sistema de detecciÓn auto-

mática de incendio es la de identificar un conato en el plazo de tiempo más breve posible para que se pue-

dan tomar las medidas de seguridad y acciones ne-

cesarias en cada caso (la evacuación de personas, la activación de la extinción automática, la llamada a un servicio de socorro, etc.).

Esta instalación hace posible la transmisión de una se-

ñal de alarma (automáticamente mediante detectores o manualmente mediante pulsadores) desde el Iugar en que se produce el incendio hasta una central, así como la posterior transmisión de la alarma desde di- cha central hasta los ocupantes

Es importante distinguir entre un sistema de detecciÓn

electrónica de rncendios y un sistema de extinciÓn

automática de incendios. El primero cumple las fun- ciones de prevención, detección y comunicación au- tomáticas, y es el encargado de poner en marcha al segundo, cuya misión será la de eliminar la situación de peligro. En determinadas instalaciones de pequeña envergadura es posible encontrar sistemas de detec- ción electrónica de incendios sin los correspondientes sistemas de extinción automáticos, puesto que se pre-

vé una extinción manual utilizando extintores o median- te la intervención de los bomberos.

SABIAS 0lJ[

Un sistema eleclrénico de prrtección contra inc*ndios debe garantizar que scan ias propios usuarics de la instaiaeión

los primercs en reconocer la existencia de humo.

AI proyectar un sistema de este tipo es imprescin- dible escoger los componentes más adecuados en

cada caso, analizando adecuadamente todas las zo-

nas de la edificación, los materiales, las sustancias

próximas y el ambiente, estableciendo los requisitos de seguridad para evitar la propagación de las llamas y siempre teniendo en cuenta que el tiempo de detec-

ción sea lo más pequeño posible para minimizar los daños que el incendio pueda producir en los bienes

materiales y las personas.

El sistema debe, además, prevenir las alarmas tntem- pestivas y contar con un tiempo de comprobación pre-

establecido antes de que se produzca la entrada en

24 funcionamiento de los sistemas automáticos, perml- tiendo su inhibición en caso de falsa alarma.

ctRCUtT0 cERRAD0 DE TELEVtstóN y SEGUBtDAD ELECTRÓNlcA

#.á,9" Fms*e *e* desmrtre$$e

S* axm €sxeeetd*ep

Durante el desarrollo completo de un incendio pueden establecerse cuatro fases o etapas distintas, cuyas ca- racterísticas se resumen a continuación:

.

.

.

Primera fase: se produce una elevación muy lenta de la temperalura, que provoca la apartción de hu- mos o gases invisibles. Esta fase, también conocida como estado latente, puede durar varias horas. La extinción de un fuego en su primera fase no resulta

muy complrcada.

Segunda fase: se produce un aumento de la tempe-

ratura hasta acercarse al punto de ignición, así como

una acumulación de partículas en forma de humo y

gases visibles. Esta fase, también conocida como

estado visible, es más rápida que la primera y sue- le durar minutos o algunas horas.

Los fuegos que se encuentran en las fases primera o segunda se denominan incubados, y se caracte- ilzan porque producen fundamentalmente humos y gases proptos de la combusttón.

Tercera fase: se alcanza el punto de ignición y apa- recen las llamas, aumentando considerablemente la

temperatura y la presencia de humos. Esta fase, tam-

bién conocida como estado de llamas, se produce

en escasos minutos (o incluso en segundos) y resul- ta muy peligrosa.

SABIAS Q1l[

Para que un incendio alcance la tercera fase y, por tanto, aps-

rez*an las prinneras llamas, deben darse unas csndiciones favarables de presencia de axÍgena.

.

Cuarta fase: se produce un incremento de las lla-

mas, de los humos y de la temperatura hasta alcan- zar un nivel de calor radianie que favorece una rápi- da propagación. Esta fase, también conocida como

incendio declarado, se alcanza en muy pocos se-

gundos y resulta extremadamente peligrosa.

Los fuegos que se encuentran en las fases tercera o

cuarta se denominan abiertos, y se caracterizan por-

que producen llamas y gran canttdad de calor.

Para que un sistema de protección

contra incendios

sea eficaz, debe garanlizar la detección de un fuego

en la etapa más temprana posible, minimizando el

los brenes

ries-

go para las personas y

quiera proporciones que dificulten su extinción.

y evitando que ad-

E

$

P

3

,ll.

i

i.It

,.

:

I.

z. srsrEuAs ¡¡.rcmóurcos lr pnorrcóú¡,90f¡T[4,

.:.tirtr.:r'::.,:.,rr,

,.,,,rr.,,,

rilcEnDlgs

Temperatura

Gases invisibles

Humo visible

Primeras llamas

lncendio declarado

I

,t \ \rr

\\t

\'l '

t'¡

l/

t,\'/

,'r,,

l/

, ll',

,

I

fl",

lr

|1",

t!

Fuegos incubados

Figura 2"1. Fases del desarrollo de un incendio.

Fuegos abiertos

Tiempo

La detección en la primera fase, cuando el incendio

aún se encuentra en estado latente, facilita una extin- ción precoz. La detección en la cuarta fase implica la

actuación de los bomberos y servicios de emergencia.

ffi,á"tr. ffiq*a*pw* y e8ena***we

qeée &effis$b#s€*sa ss*e s8s*sffi?*

de de*e**&*xx eñ**€vsmñew

Se $se*esas$ñwc

Los elementos más significativos y los bloques funcio- nales que forman parte de un sistema electrónico de protección contra incendios son los que se muestran en la Figura 2.2.

Detectores de incendio y pulsadores manuales.

Los detectores y pulsadores manuales, o entradas

del sistema, se encargan de captar las variables ex-

ternas relacionadas con un incendio y enviar la n-

formación correspondiente al resto de la instalación.

Estas entradas pueden ser automátlcas (sensores que detectan humos, incrementos de temperatura o llamas) y manuales (pulsadores que se activan al

ejercer la presión necesaria sobre su superficie). Actuadores. Los actuadores, o salidas del sistema,

son los dispositivos que reciben las señales proce- dentes de la central de incendios y ejecutan las ac-

ciones para las que han srdo configurados.

Detectores y pulsadores (Entradas del sistema)

Equipo de control (Central de incendios)

Actuadores (Salidas del sistema)

.-,@ @ sf-@

g 8 &

Dispositivos

auxiliares

.9

.9

o tigura2.2. Elementos que componen un sistema de protección contra incendios.

crBcurr0 cEBRADo rrr¡vrslóru v SFGURtDAD ELECTRóNrcA

8tr

&d

GOI{TBA lt{CEl'l0l0S

ffi,

.iif

.:"

Qr,,

Figura 2.3. Detectores de incendios.

Los principales actuadores que pueden formar par-

te de una instalación de protección contra incendios son los dispositivos de aviso y señalizaciÓn acústica y luminosa (sirenas, letreros, flashes luminosos y pi-

lotos indrcadores de acción), los retenedores elec- tromagnéticos y los sistemas de extinciÓn.

3. Centrales de proceso o control de incendios.

Las centrales de incendios son el cerebro del sis- tema de protección. Reciben las señales emitidas por los detectores de la instalaciÓn o Ios pulsado- res manuales, y dependiendo de su programación

y característrcas pueden activar los actuadores correspondientes, enviar informaciÓn a los servi- cios de emergencia, activar los sistemas de ex- tinción o determinar cuándo se trata de una fal-

sa alarma.

l:::i::r:tt::t:::ti::.:

zbl

t ¡

ii

Figura 2.4. Detectores y actuadores.

gRcurr0 cEBRADo DE TELEVIsTóN y SEGURtDAD ELEcTRóNlcA

En función de cómo las centrales de control ges-

tionan el sistema de protección electrónica contra incendios se pueden clasificar en convencionales,

analógicas y algorítmicas.

4. Dispositivos auxiliares. Los dispositivos auxilia-

res no son siempre necesarios para el correcto fun- cionamiento del sistema de protección, pero sue- len utilizarse para aumentar las prestaciones de la

instalación, facilitar las tareas de detección o me-

jorar las comunicaciones del sistema. Los más uti- lrzados en la actualidad son los que se enumeran en la Tabla 2.1.

labla2.1. Dispositivos auxiliares más comunes de un sistema electrónico contra incendios

Módulos para maniobras

lEisl

Fuentes de alimentación externas

lnterfaces de comunicación

Paneles repetidores

de planta

Paneles de control de extinción

Módulos GSM

Figura 2.5. Módulo de entradas/salidas

IE/S]. (Cortesía de Bentel).

Figura 2.6. Panel repetidor. (Cortesía de Panasonic).

.9

o

Figura2.7. Fuente de alimentación externa. (CortesÍa de Honeywell)

Razona y explíca para qué crees que son utilizados cada

uno de los dispositivos auxiliares mencionados en Ia

Tabla 2.L.

g,á.S, Tñp*s de slsüer¡nas de da{e*etós'!

de imeemdios

Las características internas de las centrales de con- trol y la forma en la que es tratada e interpretada la in- formación por parte de los componentes de la instala- ción determinan el método de detección utilizado por

el sistema, que podrá ser convencional, analógico o algorítmico.

.=

.

Sistemas convencionales. La principal característi-

ca de este tipo de sistemas consiste en que los dis-

positivos conectados a la central convencional se

encuentran localizados en la instalación agrupados en zonas.

Presentan una topología en forma radial, de manera

que las conexiones se realizan a través de varias neas independientes de cableado

Los detectores convencionales se activan al alcanzar

un valor predeterminado por el fabricante.
d

. Sistemas analógicos. También conocidos como sis-

temas inteligentes, su principal característica radica
o

.9

.9

en que los dispositivos conectados a la central ana- lógica se encuentran perfectamente localizados en

la instalación de manera individualizada.

Presentan una topología en forma de anillo, en la

que todas las conexiones se realizan a través de una

única línea de cableado.

Los detectores analógicos se activan al alcanzar un valor seleccionado previamente por el usuario.

. Sistemas algorítmicos. Son una evolución de los

sistemas analógicos en la que se conserva la topolo- gía y se aumenta la complejidad en la detección.

Los detectores algoritmicos envían continuamente in-

formación a la central, que recrbe los datos y los in- terpreta independientemente. Con este sistema se

pueden controlar de manera individual todos los dls-

posrtivos y configurar su sensibilidad o umbral de ac- tuación a través del software adecuado, en función

de parámetros como el uso, la ubicación, la antigüe-

dad del dispositivo, la temperatura ambiente, etcé-

tera.

SABIAS 0lJ[

tln repetidor es un dispositivo que permite gesticnar la cen- tral y mostrar información *n pantalla desde un punto rerno-

to, Este dispositivo es útil y muy utilizado en instalaciones

analégicas sobre edifieaciones grandes, ya qut gracias a él se pueden tener, además de la central, varios puntos de ges- tién y control,

2.2, Detectores de incendios

Los detectores y pulsadores manuales, o entradas del

sistema, se encargan de captar las variables externas relacionadas con un incendio y enviar la información

correspondiente al resto de la instalaclón.

Estas entradas, por tanto, pueden ser automáticas

(sensores que detectan humos, incrementos de tem-

peratura o llamas) y manuales (pulsadores que se acti- van al ejercer la presión necesaria sobre su superficie).

Puesto que cada fase del desarrollo de un incendio se

caracleriza por generar diferentes emlsiones, existen multitud de dispositivos específicos capaces de reali- zar la detección en cada uno de los estados. La elec- ción del mejor dependerá de su posibilidad técnica de instalación y del tipo de riesgo que ha de cubrir. Hay

espacios en los que no siempre puede instalarse un tipo de detector u otro, ya que pueden ser espacios

fuertemente ionizados, con humos, polvo o vapores,

It

CIRcUITO CERRADO DE TELEVISIÓN Y SEGURIDAD ELECTR0NICA

",

"

'.,.

.'i

flc

LIJ

:.r.:ii.tir: .irsT.E[rtÑ:'rreGlR¡tücoslnr

rioirccló¡¡ con¡rna lilGEt{Dl0s

.::l::il:ij iiW

que provocarían falsas alarmas si se utiliza un

tivo inadecuado

Recuerda

disposi- Estos detectores realizan medlciones del incremento de las partículas de humos y de los gases generados y envían la información a Ia central para que active el estado de alarma al alcanzar los parámetros progra-

mados en cada caso,

Los fuegos abiertos producen llamas y gran canlidad de calor, mientras que los fuegos incubados producen hu- mos y gases propios de la combustión.

En función de su método y capacidad de detección se pueden distinguir dos tipos de detectores de humos.

ópticos e iónicos.

GASES

/i

-

t

-"S

wts

'¡¡¡"¡"'

',&eq!#@r'

Figura 2.8. Variables físicas asociadas a un incendio.

El hecho de que un detector sea de tipo convencional,

analógico o algorÍtmico influye en el sistema utiltzado para transmitir la información y el ntvel de detección

que puede ser regulable o no, pero no influye en el mé-

todo de detección, puesto que solo depende de la va-

riable física que son capaces de detectar.

Los detectores que actualmente se comercializan para su uso en instalaciones de seguridad electrónica con- tra incendios se clasif ican en función de la variable físi-

ca que son capaces de interpretar (véase laTabla2.2).

Tabla2"2. Clasificación de los dispositivos automáticos de detección de incendios

g"&.&. ffie***€*res Se fuaésffiss

Cumplen la función de detectar un incendio en su fase

inicial, cuando se produce una elevación muy lenta de la temperatura y aparecen humos o gases propios de

la combustión.

crBcutTO cERRAD0 o¡ r¡¡-¡v¡sló¡¡

y SEGURtDAD ELECT8óNtcA

Detectores de humos ópticos

Son detectores sensibles a los humos visibles, por lo que están diseñados para detectar un incendio de

evolución lenta en sus primeras fases.

Su funcionamiento se basa en una cápsula interna que contiene un diodo semiconductor que emite luz de forma intermitente hacia un fototransistor. Cuan-

do las particulas de humo penetran en el interior del sensor interrumpen el haz de luz y hacen que se ac- tive el detector, enviando la señal correspondiente a

la central.

fs

'

-:i

r*s

h'--

q:_

't-

"i'-r

Figura 2.9. Detector de humos óptico.

Los detectores de humos ópticos se utilizan en lugares

donde el material inflamable desprende humo y gases propios de la combustión antes que las llamas, como por ejemplo en las proximidades de equipos e instala- ciones eléctricas, almacenes de combustibles prensa- dos o áreas de fabricación

Existe además otro tipo de detector de humos de

gran alcance, que basa su funcionamiento en la emi- sión y recepción de un haz de energía infrarroja que al ser interrumpida por el humo visible envía la señal de activacrón correspondiente a la central. Se deno-

mina detector de humos por barrera infrarroja (lR).

Dado su gran alcance y cobertura, los detectores por barrera lR son utilizados en grandes superficies y re- cintos de gran altura difíciles de proteger con detecto-

res ópticos convencionales.

I

o

-=-

,-=ñ#ffi.

'.

G

t{Q

Figura 2.10. Detectores de humos por barrera infrarroja

Dependiendo de la tecnologÍa utilizada para captar los humos, los detectores ópticos pueden clasificarse en fo-

toeléctricos o fotoconductivos. Busca informaciÓn en ¡nter

y diferencias entre los detec-

tores de humos fotoeléctricos y los detectores de humos

fotoconductivos.

Busca en las páginas web de los principales fabricantes de s¡stemas de protección electrónica contra incendios

diferentes tipos de detectores de humos y localiza si

especifican el tipo de tecnología utilizada.

net sobre las características

Detectores de hurnos iénicos

Son detectores cuyo principio de funcionamiento con-

siste en un elemento radiactivo, ameilcio 241, que ioni'

za el aire presente en dos cámaras internas y lo esta-

blece en una resistencia constante.

Tanto los humos visibles como los gases no visibles

derivados de las primeras fases del fuego que ascien-

den y penetran en el interior del detector producen una

alteración de la conductividad que es evaluada por un circuito electrónico, enviando la señal correspondiente hacia la central de alarmas.

Los detectores de humos iónicos se utilizan general-

q mente en pasillos y zonas de paso, oflcinas, locales con equipos informáticos, salas de archivo, bibliote- cas, almacenes de papel y celulosa, centralitas tele-

I fónicas y otras ubicaciones de características slmi-

(,

lares.

rs 0E pR*TE&s¡ór* co¡¡rnn¡n¡or*orou *&

Al contener elementos radioactivos, estos detectores

no pueden manipularse internamente y deben ser reci- clados en puntos de residuos radiactivos.

$ABrA5 QrJ[

"

La radi***ti:,'!ilad as¡:*iada a la *ám:lra ¡nt*l*a *e $*s d*t**' t*rec dr hr¡fi:*s i*¡"rir:*s se *iide ** mi*;'**uri*s {gCui.

,,,.,,

:.;:;jfi

Figura 2.'11. Detector de hum0s iónlco, con cámara interna

de 0,9 pCu.

Figura 2.12. Símbolo de la radioactividad, asociado a los detectores de humos iónicos.

La instalación de los detectores de humos, tanto ópti-

cos como iónicos, no debe realizarse en recintos donde

se produzcan vibraciones, en los que se utilicen aero- soles o donde sean frecuentes las concentraciones de

polvo y humo, como por ejemplo garajes cocinas o ta- lleres, debido a que se pueden generar falsas alarmas.

En lo que respecta a sus parámetros de funcionamien-

to, están diseñados para trabajar a temperaturas com-

en lugares donde las los 5 m/s. Las condicio

nes ambientales de temperatura, presión y humedad gS

prendidas entre -20 'C y 50 corrientes de aire no superen

oC

no les afectan.

cIBcUITO CERRADO OE IELEVISIÓN Y SEGUBIDAD ELECTR0NICA

P"A"A. Sete***re$ de üemperaÉura

o *órffircieos

Los detectores de temperatura, también denomina-

dos detectores térmicos, basan su funcionamiento en la gran variación de temperatura ambiente que se pro- duce como consecuencia de un incendio que ha evo- lucionado hasta las últimas fases, cuando emite mu-

cho calor y llamas.

Pueden distinguirse dos tipos en función del tipo de detección: termostáticos y termovelocimétricos.

Detectores de tem peratu ra termovel oc i métricos

Se activan cuando la iemperatura ambiente se incre- menta a una velocidad muy elevada. Esie incremen-

to se mide en grados por minuto y dependiendo del fabricante oscila generalmente entre 2-5 'Clminuto y

20-22'Clminulo.

Los detectores termovelocimétricos son también deno-

minados detectores de gradiente de temperatura. Su

funcionamiento se basa en una termistencia o un mi-

croprocesador que se activan ante los aumentos brus-

cos de temperatura, siendo insensibles a las variacio-

nes lentas producidas por factores climatológicos o

sistemas de calefacción.

SABIAS 0ll[

Existen deteetores de incendios gue incorparan simultánea- mente varias tecnologías de deiección (térmicalotaeléctri- eo a termostátiss-termovelocimdfrlco). Estos disBositivos se

d*nominan nnultisensores.

Detectores de temperatura termostáticos

Se activan cuando la temperatura ambiente alcanza un

determinado valor de referencia, que suele oscilar en-

tre los 58 "C y los 85 "C dependiendo del modelo y del fabricante.

Los detectores termostáticos son también denomina- dos deteclores térmicos de límite fijo o de temperatu-

ra máxima. Su principio de funcionamiento se basa en

la dilatación de un contacto interno bimetálico, que se curva como consecuencia de la conductividad térmica.

:.r,::irt::tir::llrll

its0l

"\ll-

Figura 2.13. Detector multisensor óptico de humos y termostático.

ctBcutrO cERRAD0 DE TELEVTSTóN

y SEGUBTDAD EL¡crRórurcn

Detección lineal por cable térmico

Otra posibilidad que ofrece el principio de funciona-

mrento termostático es la detección lineal, que con-

siste en ulilizar un cable térmico específico de alto ren- dimiento capaz de actuar al alcanzar dos niveles de temperatura. En función de estos valores emite una se-

ñal de prealarma y otra de alarma respectivamente.

Figura 2.'14. Cable detector térmico, muy resistente al polvo, la humedad, la suciedad y los agentes químicos c0munes. (Cortesía de Aguilera).

La instalación de los detectores de temperatura, ya

sean termostáticos o termovelocimétricos, debe reali- zarse en ubicaciones alejadas de focos de calor que puedan provocar falsas alarmas.

Están diseñados para trabajar en zonas en las que se producen incendios con gran aumento de temperatura y donde es habitual la presencia de humo o vapores, como por ejemplo garajes talleres, cocinas, almace- nes de productos químicos o determinadas fábricas.

El área de cobertura suele oscilar entre 20 y 40 rnzy no es recomendable que el montaje supere los B me-

tros de altura

3"*.S" Ss€ee*pnes d* {Xmsxcas

Las llamas generadas durante las etapas finales de un

incendio desprenden energía radiante que adquiere gran intensidad en una determinada fracción del es- pectro electromagnético, cercana a la luz visible.

Esta radiación electromagnética, que puede ser infra- rroja (lR) o ultravioleta (UV), es la variable que se en- cargan de captar los detectores de llamas.

.E

.9

o

.f

,s

,9

o

Energía

emitida

por las

llamas

de un

incendio

Microondas

lnfrarrojo

Visible

Ultravioleta

Rayos X

Rayos gamma

Figura 2.15. Espectro electromagnético.

Figura 2.16. tru.rlOn or'espectro electromagnético

en el que las

llamas de un incendio emiten gran cantidad de energía radiante fácil

de captar.

Los detectores de llamas están constituidos internamente

por un núcleo compuesto por un microprocesador o una fotorresistencia altamente senslble que emite una señal hacia la central de incendios si se expone a la radiación

producida por una llama. Envolviendo al núcleo se dispo-

nen uno o varios filtros que únicamente dejan pasar las

radiaciones ultravioletas o infrarrojas, lo que hace que es-

tos detectores puedan funcionar sin problemas a través de humo, aceite, polvo, o vapor de agua, y sean práctica- mente inmunes a falsas alarmas producidas por chispas, destellos y fuentes de radiación distintas a una llama.

Recuerda

El detector de llamas por barrera infrarroja es un detec- tor de humos que funciona por la interrupción de un haz de emisiones infrarrojas. No hay que confundir este de

tector con el detector de llamas lR, ya que su funciona-

miento y aplicaciones son radicalmente dist¡ntas.

2. STSTEMAS ETECTRÓI{tCoS

La carcasa exterior suele ser antideflagrante, puesto que están diseñados para detectar incendios declara- dos con presencia de llamas,

En función de la energía radiante a la que son sensibles, los detectores de llamas se clasifican en dos grupos

.

.

Detectores de llamas infrarrojos. El filtro solo deja

pasar al interior del dispositivo las radiaciones lR de

las llamas.

Detectores de llamas ultravioletas. Son sensibles

únicamente a la radiación UV que emiten las llamas

Existen también detectores de llamas más sofisticados que permiten captar ambos tipos de radiación, y que

se denominan detectores de doble tecnología.

Figura2.17. Detector de llamas de doble tecnología (UV-lR) con

carcasa antidef lag rante.

@i'

!

Figura 2.18. Detector de llamas lR con carcasa antideflagrante

cIRCUITO CERRADO DE TELEVISIÓN Y SEGURIDAD ELECTRONICA

4{

.)¡

' ll:.:.::

.:

r,ris¡sT,t¡¡ns ¡rieinól¡lcos nE pRorEccrÓ¡{ cof'¡TRA iltcE¡¡0¡os

Los detectores de llamas son idóneos para la detec-

ción de fuegos de evo ución rápida, por lo que se

utilizan en zonas de alto riesgo como gasolineras,

almacenes de combustible y depósitos de líquidos in- flamables así como en locales de gran superficie, de gran altura e incluso en zonas exteriores al aire libre

donde el humo se dispersa y es difícil detectar aumen- tos de temperatura

La instalación debe realizarse de manera que los de- tectores no queden expuestos alaluz solar directa, lo que podría generar falsas alarmas, Tampoco es reco- mendable su montaje en zonas cercanas a f uentes de emisión de rayos X o equipos de soldadura eléctrica.

La temperatura de funcionamiento óptima oscila entre

los -10 'C y los 60 'C.

$ABrA$ 0 [J r

Ln* líquirlas inflamables prcdue*n fuegns de evoiu*ién rápi- da, *n ¡0s que las ilamas apare**n eil mily poccs segund*s.

tr,#.e" ffi*&ws&wr*s d* €*trx?ee de ma***&v*

3?

y esp*tr***effi

Estos detectores recogen periódicamente muestras de

aire ambrental de una determinada zona o recinto a tra-

vés de una bomba de aspiración y una o varias tube- rias de plástico

Dichas muestras pasan por uno o varios flltros y se diri-

gen hacia una cámara interna de detección donde son debidamente acondicionadas y analizadas para com- probar si en el entorno hay presencia de humo deriva-

do de un incendio,

La cámara es de alta humedad, lo que provoca que el humo que penetra en su interior se condense forman- do una sustancia parecida a una neblina, EI sistema de detección interno mide la viscosidad y densidad de

esta sustancia por medio de un haz de luz láser y emi-

te una señal de alarma cuando alcanza un valor pre-

determinado.

El conjunto formado por las tuberías, la bomba de as-

piración y la cámara interna de detección es lo que se denomina sistema de detección precoz de humos por aspiración.

La aspiraciónforzada de la muestra de aire se realiza

a intervalos de tiempo definidos y programados por el usuario de manera manual. La sensibilidad de la de-

tección es también ajustable, generalmente entre el

O,OO2 % y el 25 % de oscurecimiento por metro

ctRcutrO cERRAD0 DE TELEVISTóN y SEGURtDAD ELECTBóNtcA

Lcs sistcmas d* detereión conocidcs pcr su acrónirnc

@

@ffiffie

Figura 2.19. Detector de humos por aspiración.

1- Sistema de tuberías (generalmente de PVC o nailon) 2. Puntos de muestreo 3. Cámara interna de detección

Figura 2.2{1. Representación

de un sistema de detección por aspiración.

Las zonas de detección de este tipo de detectores

quedan definidas por el número de tuberías de mues- treo que tenga conectadas.

Para garantizar una detección adecuada y f iable es

necesario respetar las especificaciones

te, que debe indicar el número y

del fabrican :

$

p

:

la longitud máxima de

las tuberías, el número máximo de tomas de muestreo

sobre cada tubería y las posibles distribuciones y ra-

mificaciones de la instalación (véase laFigura2.22). 6

Figura 2.21 . Sistema de detección de humo instalado en el interior de un armario eléctrico.

Los detectores de aspiraclón son utilizados para extraer

muestras de equipamientos cerrados, armarios eléc- tricos, locales confinados o de acceso restringido, re-

cintos abiertos o de alta ventllación, huecos tras falsos suelos, falsos techos o paredes panelables, etcétera.

De cara a facrlitar el mantenimiento de este sistema de

detección, es conveniente marcar la ubicación de los puntos de muestreo sobre la tubería mediante etique- tas identificativas para una rápida localización de los

mismos,

E

Sistema sin ramificar

.9

9

o

Figwra2.22" Ejemplos de instalación de sistemas DHA

2. STSTEMAS ETECTR0ü|C0S ng pROTSGGTONi eoilfnA ll¡cEt{ol0s

Escoge, justificando la respuesta, el tipo de detector de

incendios que consideras más apropiado para proteger cada una de las instalaciones expuestas a continuaciÓn.

Sala de informática

Depósito

de combustible

Taller mecánico

Almacén de residuos

al aire tibre

Biblioieca

2,3" Fulsadotres manuales

Dentro del bloque funcional correspondiente a |as en- tradas de un sistema de protección contra incendios, se encuentra un grupo de dispositivos que se activan

de manera manual por la acción de cualquier perso-

na, tras comprobar visualmente la existencia de un in-

cendio.

Los pulsadores manuales se componen de una caja

y una Iámina de pulsación que puede ser de cristal

o plástico. Si dicha lámina es de cristal y se rompe al presionarla, se trata de un pulsador de rotura. Por el contrario, si la lámina es de plástico y se enclava, se trata de un pulsador rearmable. En cualquier caso, la variable física que pone en funcionamiento a estas en- tradas del sistema y genera una señal de alarma en la

central es la presión.

Sistema ramificado

cIRc{.jITO CEaRADO OE TETEVISIÓN Y SEGURIDAD ELECTRÓNICA

33

mIIRA,llloEllDl0S

Los pulsadores manuales pueden clasificarse en cua-

tro grupos:

.

.

.

Pulsadores de alarma.

Pulsadores de bloqueo de extinción.

Pulsadores de disparo de extinclón.

' Pulsadores de emergencia.

g.3.g. Fw$sadss $?effias*el d* a3sr*ma

El pulsador manual de alarma, también denominado sensor o detector manual, se emplea como alternati- va a los detectores de incendio automáticos para en-

viar una señal al sistema que advierte de la existencia de un incendio.

Es un dispositivo de color rojo ubicado a lo largo de las

vÍas de evacuación, en los pasillos, en las salidas jun-

to a los ascensores, en el interior de cuartos técnicos, en el interior de cuartos de almacenaje, etcétera.

Su instalación debe asegurar que sea visible y accesi- ble permanentemente y siempre debe ir acompañado

de la señalización correspondiente.

SABIAS 0lJ[

Al presionar un pulsadar manual s* prcduce una variaeién de la resist*neia y de la intensidad de la línea a la que está co-

nectado, ln que es interpretado por la central de incendias

como una señal de alarma.

NonMeruzu

!"tr;H]'

Fmrri

uNE&/{

dol56mK h

Figura2.23. Cartel que señaliza la presencia de un pulsador manual de alarma.

::rlr::l:li::ll:::

La normativa actual establece que deben instalarse pul-

,39

l sadores de alarma en edificios sanitarios, hospttales

c¡Bcurr0 cEBBAD0 or rrr¡vrsróru y SEGURtDAD rL¡crRóucn

locales de uso común, locales de servicio de situación

estratégica, superficies comerciales, garajes, aparca-

mientos robotizados, determinados locales de almace- namiento, establecimientos industriales y, en general, en cualquier área o edificación en la que el nivel de riesgo de incendio sea medio o elevado. Se situarán de modo que la distancia máxima arecorrer, desde cualquier pun- to hasta alcanzar un pulsador, no supere los 25 metros.

tigura 2.24. Pulsador de alarma de rotura de cristal.

Pulsador

Cubierta de

protección

Figura 2.25. Esquema de las partes en las que se divide un pulsador de alarma. (Cortesía de Siemens).

Determinados sistemas de detección electrónica de

incendio pueden basar su funcronamiento exclusiva-

mente en pulsadores manuales conectados a una cen-

tral de incendios. Este tipo de instalaciones carecen de funciones de detección automáticas, por lo que la localización de un incendio queda limitada a la actua-

ción humana.

9.3"9" Ft.e$se$*a"es *ffi&Fxffi*$e*s

de ex*ñxee**xe g €$xle6-g&c?6ñe

El pulsador de disparo de extinción, generalmente

de color amarllo o blanco, se emplea

para provocar

manualmente la entrada en funcionamiento de un siste-

ma de extinción de incendio. El pulsador

de extinción,

de bloqueo

generalmente de color azul, se emplea

para anular

tema de extinción de incendio

manualmente el funcionamiento de un sis-

:

$

p

3

Los pulsadores manuales de emergencia son dispo- sitivos de evacuación diseñados para ser instalados

en las salidas de emergencia de una edificación. Se caraclerizan por ser de color verde,

En general, todos los pulsadores manuales deberán fi-

jarse a una altura del suelo comprendida entre 1,2 y

1.5 metros.

sAElAS 0ll8

lJna vcz a*cicnados, lns pulsadcrcs manuales perfi]anecf;n ccnsciadcs de f*rrna fija. Para volr¡er a dejarics en esiadc de repüso, ss nec*saric utillzar una lÍave de rearmc esBecífiea de eada fabricante, que ** intrcduce y gira en un arificio de-

terminaeia del pulsador.

2,4. Dispositivos de aviso y señalización

En un sistema de protección contra incendios resulta

fundamental advertir a los usuarios de la instalación de

la presencia de humo o de un posible foco de incen- dio, e incluso a los bomberos y fuerzas de seguridad cuando la situación se descontrola y se vuelve extre-

madamente peligrosa.

Los componentes de la insialación que cumplen con esta función son los actuadores de aviso y señaliza- ción que gobernados por la central se encargan de

emrtir destellos luminosos y advertencias sonoras.

Estas salidas del sistema pueden ser de tipo acústico o luminoso, superficial o empotrado y de montaje inte- rior o exterlor. En la actualidad, los dispositivos de avi- so y señalización más utilizados son los que se men-