Está en la página 1de 12

20 Ejemplos de

Costo Fijo y Costo Variable


Los costos fijos (también denominados costos de estructura) son aquellos que una
organización o empresa tiene, en un período de tiempo determinado y que no varían puesto
que este costo es indispensable para la actividad que dicha organización lleva a cabo.

En otras palabras el costo fijo es aquel del cual la empresa no puede prescindir. Dicho costo
no tiene relación y variabilidad respecto a la producción.

Los costos fijos generalmente se grafican con una línea horizontal puesto que (como se
mencionó más arriba) no existe variabilidad en ellos (A mayor producción, no varía el costo
fijo total, por ej. el costo relacionado al alquiler del edifico de la empresa).

Una empresa siempre intentará reducir los costos fijos al mínimo indispensable para el
crecimiento de la empresa.

Ejemplos de costo fijo

 Impuestos inmobiliarios (luz, gas, agua, internet, rentas)


 Alquiler de los vehículos de una empresa
 Alquiler de los inmuebles (oficinas, depósitos)
 Mano de obra indirecta
 Personal de vigilancia
 Gastos de fabricación
 Gastos de administración
 Transporte
 Comunicación material de oficina
 Reparación y mantenimiento
 Suministros
 Amortizaciones
 Tributos (licencias, tasas municipales)
 Otros gastos

Costo variable

Por otra parte el costo variable tiene relación con los volúmenes de venta o el nivel de
actividad de la empresa.

El manejo adecuado que una empresa tenga respecto al costo variable convertirá a dicha
organización en más o menos competitiva respecto de sus competidores.
Dicho costo variable se grafica con una línea en dirección ascendente (A mayor producción,
mayor costo variable total).

Ejemplos de costo variable

 Materia prima directa


 Insumos directos
 Materiales generales
 Mano de obra
 Comisiones sobre ventas
 Envases y embalajes
 Impuestos específicos

Costo total

El costo total de una empresa u organización estará dado por la sumatoria de ambos costos
(variable y fijo).

Punto de equilibrio

Una empresa intentará alcanzar el punto de equilibrio. Este se consigue cuando los ingresos
igualan a los costos.

Fuente: http://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-costo-fijo-y-costo-variable/#ixzz5IPlv1dHd
 Costos Fijos. Son aquellos que siempre deberás pagar, independiente del nivel de producción de tu
negocio o emprendimiento. Puedes tener meses que no produzcas o vendas, pero en los que de
todas formas deberás pagar.
 Costos Variables. Son aquellos que deberás pagar para producir tus productos o prestar tus
servicios. Mientras mayor sea el volumen de tu producción, más costos variables deberás pagar.
Muchas de nosotras nos hemos preguntado cuáles son los costos que tendremos cuando llevemos a
cabo nuestro negocio o emprendimiento.

Por eso, me pareció importante darte a conocer estos dos, ya que son relevantes a la hora de llevar
ordenadas nuestras finanzas.

Estos son algunos ejemplos de este tipo de ingresos:

Cotos Fijos:

 Arriendo de oficinas o locales


 Dividendo de oficinas o locales
 Sueldos
 Cuentas Básicas
 Telefonía e Internet
 Gastos de Oficina
 Gastos de administración y ventas
 Pago de obligaciones financieras
 Pago de Seguros
Costos Variables:

 Materia Prima
 Insumos
 Existencias
 Mano de Obra
 Costos de distribución
 Comisiones por venta
 Proveedores Externos para la producción

¿Qué son costos variables?


Los costes variables son los gastos que cambian en función del nivel de actividad y de producción
de bienes y servicios de una empresa en concreto. A los costes variables también se les conoce
como nivel de unidad producida, precisamente porque son costos que irán cambiando al alza o a
la baja en función del número de unidades que se produzcan.

Imágenes: jordache || Shutterstock

Los gastos variables en las empresas han adquirido gran relevancia, pues permiten maximizar los
recursos de una empresa. En el sentido de que la empresa tendrá los costes que estrictamente
requiera el nivel de producción de cada momento. Al contrario de lo que sucede con los costes
fijos de un negocio.

El coste variable alude a todos aquellos costos que experimentan una variación cuando
se modifica el volumen de producción de bienes y servicios de una empresa.
Imaginemos una empresa estacional, como puede ser una heladería. Este establecimiento tendrá
grandes picos de ventas, siendo su momento de mayores ingresos en los meses de verano. Sin
embargo, el resto del año, tendrá ventas, pero bastante menores. Si dependiera en su mayoría de
costes fijos (alquileres, personal, etc.) y tuviera que hacer frente a ellos durante todo el año, sería
muy complicado hacer frente al negocio y poder rentabilizarlo. No obstante, si esta empresa trata
de minimizar sus costos fijos e intentar depender en su mayoría de costes variables, en los meses
que tenga una producción mucho menor, apenas tendrá costes variables.

Ejemplos de costos variables


Ya hemos comentado que este tipo de costes variarán en función del nivel de actividad o ventas
de un negocio. De esta manera, cualquier empresa se puede adaptar y flexibilizar mucho mejor a
la situación del momento, como el caso de la heladería que comentábamos.

Detallamos a continuación varios ejemplos de costos variables:


o Materias primas. Cuantas más unidades de producto se hagan, más materia prima se requerirá,
como es obvio. Cuando mayor sea el nivel de producción o de ventas, más incrementa el coste en
materia prima y, en definitiva, mayor será el coste.
o Embalaje y empaques. Su cantidad va estrechamente relacionada con la cantidad de producto que
se venda.
o Mano de obra por necesidad de producción. Cuantas más pizzas vendemos, más operarios o
cocineros necesitaremos para producir mayor cantidad de las mismas.
o Impuestos específicos, impuestos selectivos que gravan de manera selectiva el consumo de
determinados bienes o servicios. Ejemplo de ello sería el Impuesto sobre bebidas alcohólicas,
algunos servicios bancarios o artículos de lujo.
o Comisiones sobre ventas. Imaginemos a un comercial de una empresa telefónica, cuyo sueldo
depende directamente de la cantidad de presupuestos que cierre a final de mes. Cuantos más
clientes consiga, mayor será su comisión y viceversa. Esto se trata de un coste variable para la
empresa, en función del nivel de ventas en este caso.

El inteligente manejo que tenga una empresa de sus costes variables la convertirá en una
organización mucho más competitiva. Antes de crear una empresa, es conveniente conocer de la
forma más cercana posible estos gastos para poder calcular las ventas necesarias que permitan
subsistir.

Costes fijos
¿Qué son costos fijos? | Ejemplos de costos fijos
De todos los costes a los que haces frente en tu empresa, hay unos que siempre están en tu mente, pues son los
costes que van a permanecer invariables y constantes en todos los procesos.

Nos referimos a los costes fijos, un tipo de costes que a más de uno han generado grandes quebraderos de
cabeza puesto que, en las empresas la lucha permanente pasa, precisamente, por tratar de controlarlos y
disminuirlos.

¿Qué son costos fijos?


Los costes fijos son aquellos costes que permanecen invariables aunque los niveles de actividad y
de producción de tu empresa cambien, son constantes. Son gastos que no dependen del nivel de
producción de bienes y servicios; aunque con el tiempo, sí que es posible que sufran variaciones.

Imágenes: Goran Bogicevic || Shutterstock


Imagina un alquiler, que sube cada año un pequeño porcentaje. Además, estos gastos fijos se
pagan de manera constante en periodos de tiempo, ya sean diarios, mensuales, trimestrales,
anuales, etc.

Los costes fijos son gastos que permanecen constantes e invariables ante cambios en
los volúmenes de producción de bienes y servicios de una empresa.
A nivel personal, seguro que tienes mes a mes toda una serie de gastos fijos de los cuales no
puedes deshacerte pero, a su vez, ya los tienes previstos, pues, al contrario que los costes
variables son costes a los que debes hacer frente sí o sí todos cada cierto periodo de tiempo. Nos
referimos a costes fijos tales como: la hipoteca, el seguro del coche, los recibos de luz, agua y
teléfono, etc. ¿Te suena verdad? Pues lo mismo sucede a nivel de empresa.

Ejemplos de costos fijos


Hay una serie de costes que prácticamente cualquier empresa debe asumir. A continuación,
detallamos algunos ejemplos de costos fijos:

o Alquiler de un local u oficina, gasto que se paga de manera puntual, por regla general, cada mes. Al
margen de si la empresa produce o no, tiene ingresos o no, es un gasto que sí o sí, debe asumir. Para
muchos emprendedores que recién empiezan con su negocio, el alquiler de un local pasa a un
segundo plano, pues es un coste muy elevado y que, a priori, se puede prescindir de él. Hoy en día
existen muchas alternativas, una de ellas, por ejemplo, la de alquiler de oficinas por horas.
o Servicios por gastos de teléfono, luz y agua, donde se pagan facturas cada determinado tiempo
(mensual, bimensual o trimestral por regla general).
o Pago de seguros que la empresa tenga contratados, tales como seguros contra incendios o contra
desastres naturales, seguros de responsabilidad civil o cualquier aquel a empresa considere
necesarios para el desarrollo de su actividad.
o Pago por la contratación de profesionales, como pueden ser abogados o asesores, que prácticamente
todas las empresas tienen contratadas. Un gasto fijo que se ha hecho fundamental para garantizar y
asegurar la marcha del negocio dentro de la normativa vigente y evitando posibles conflictos
legales.
o Pagos por servicios de renting de maquinaria o automóviles empleados para el desarrollo de la
actividad.

En definitiva, los costes fijos son gastos que permanecen invariables ante cambios en el nivel de
producción; sin embargo, suponen un grave problema para las empresas puesto que, en caso de
la productividad o los ingresos disminuyan, el importe de los costes fijos se mantiene igual,
debiendo asumir su pago a pesar de todo.

Es por esto que debemos tener siempre presentes los costes fijos a la hora de crear una empresa,
para que podamos saber cuánto dinero necesitamos para subsistir económicamente.

Costos Variables – Definición y


Ejemplos
Por
Matias Riquelme
1
5100

Los costos variables son aquellos gastos que varían en proporción a la actividad de la empresa. El costo
variable es la suma de todos los costos marginales por unidades producidas. De esta manera, los costos fijos y
los costos variables constituyen el costo total.

Se les suele denominar costos a nivel de unidad producida, ya que varían según el número de unidades
producidas.

El ejemplo más preciso de costo variable es el costo por la materia prima, debido a que entre más unidades se
produzcan de determinado producto, mayor cantidad de materia prima se requiere, o viceversa.

Este tipo de costos permite la maximización de los recursos de la empresa, ya que solo se incurrirá en los
costos estrictamente requeridos por la producción y según su nivel.

Los costos de producción de una empresa resultaran más eficientes, cuando el porcentaje de costos variables
sea mayor que el porcentaje de costos fijos. Hablando hipotéticamente, si una empresa tuviera 100% de
costos variables, y en un mes no produce nada, tendrá cero costos, pero al incurrir en costos fijos bien sea en
un 50%, y no producir nada en un mes, se tendrían costos por pagar y no se obtendría alguna ganancia o
beneficio económico. Lo que significarían pérdidas para la compañía.
Ejemplos de costos variables
Estos costos tienen además la característica de que se pueden identificar directamente con un proceso,
producto o trabajo. A continuación algunos ejemplos de costos variables:

 Costos de materia prima: Son todos los materiales que se compran para ser manejados en el
proceso de producción, medidos e identificados en cada unidad de producto terminado. Es obvio
que mientras más unidades de producto se hagan, más materia prima será requerida. Este costo
esta también determinado por la calidad del producto y el nivel de ventas, si las ventas aumentan la
empresa se ve en la necesidad de aumentar la producción para poder cubrir la demanda.
 Embalaje, empaques y etiquetas: Está estrechamente relacionado con la producción y venta del
producto.
 Mano de obra directa e indirecta: Es el trabajo medido en horas hombre que se relaciona directa o
indirectamente con cada unidad de producto terminada. Incluye la labor de obreros, supervisores,
personal de mantenimiento de la planta. Cuantas más se piezas se produzcan y vendan, más horas
trabajo u operarios serán necesarios.
 Impuestos específicos: Son aquellos impuestos selectivos que gravan el consumo de determinados
bienes o servicios. Por ejemplo el Impuesto sobre bebidas alcohólicas, artículos de lujo y algunos
servicios bancarios.
 Comisiones sobre ventas: Es un gasto en forma de salario que depende directamente de la cantidad
vendida al cierre de mes. Cuantos más clientes o venta, mayor será la comisión y viceversa.
¿Qué son los gastos administrativos?
Por

Matias Riquelme

14082

Los gastos administrativos son los gastos en los que incurre una empresa que no están directamente
vinculados a una función elemental como la fabricación, la producción o las ventas. Estos gastos están
relacionados con la organización en su conjunto en lugar de un departamento individual. Los salarios de los
altos ejecutivos y los costos de los servicios generales como la contabilidad son ejemplos de gastos
administrativos.

Los gastos administrativos son gastos no técnicos necesarios para el funcionamiento básico de una empresa.
Estos gastos son vitales para el éxito de la organización, siempre y cuando sean para aumentar la eficiencia de
una organización. Las organizaciones centralizadas suelen tener gastos administrativos más altos que las
organizaciones descentralizadas.

Características de los gastos administrativos


Los gastos administrativos suelen ser fijos ya que se ocupan para la base de las operaciones comerciales.
Estos gastos siempre van a existir, independientemente del nivel de ventas. Por lo tanto, no muchos gastos
administrativos son variables. Debido a que son fijos, a menudo son difíciles de reducir.

Clasificación
Los gastos administrativos suelen clasificarse dentro de los gastos generales en las cuentas de resultado. A su
vez, los gastos generales son gastos no operativos de una empresa (indirectos). Los gastos administrativos se
enumeran en el estado de resultados por debajo del costo de los bienes vendidos y pueden mostrarse como un
agregado con otros gastos como gastos generales o de ventas.

Ejemplos de gastos administrativos


Los salarios y beneficios para ciertos empleados, como el departamento de contabilidad, se consideran gastos
administrativos. Toda la remuneración de los ejecutivos también se considera un gasto administrativo. Los
arriendos, seguros, suscripciones, servicios públicos y suministros de oficina pueden clasificarse como un
gasto general o un gasto administrativo. Dependiendo del activo que se esté depreciando, el gasto
de depreciación puede clasificarse como un gasto general, administrativo o de venta. Las organizaciones
pueden optar por incluir los honorarios de consultoría y los honorarios legales como un gasto administrativo
también. La investigación y el desarrollo no se consideran gastos administrativos.

Gastos de venta
Los gastos de venta usualmente comprenden todos los costos asociados o vinculados con las ventas de la
compañía. Esto incluye salarios del personal de ventas y de ejecutivos, publicidad y gastos de viaje. En general,
los gastos de venta crecen y caen con las ventas de la compañía. En tiempos difíciles, o en un período de
crecimiento de ventas lento, una compañía puede cortar gastos de publicidad para ahorrar dinero o despedir a
personal de ventas improductivos. Generalmente, los gastos de venta representan costos variables para la
compañía.

Gastos administrativos
El gasto administrativo consiste en salarios de oficinistas, costos de arriendo, gastos de servicios públicos y
material de oficina. En general, los gastos administrativos consisten de costos fijos tal como salario y arriendo.
Una compañía con altos costos fijos se dice que tiene un apalancamiento operativo alto porque pierde dinero
hasta un cierto punto en el que alcanza un punto de equilibrio, o el punto en el que cubre todos sus gastos.
Compañías con altos gastos administrativos optan por despedir personal para recortar pérdidas.

10 Ejemplos de
Gastos Administrativos
Los gastos administrativos, en el ámbito empresarial, son erogaciones que la
compañía necesita para funcionar, pero que no se relacionan con la actividad específica que
realiza la empresa.

Por lo tanto, los gastos administrativos no corresponde a ninguno de los costos económicos
que hacen a la realización del producto que acaban por brindar, sino más bien a lo que
diariamente se necesita para que la empresa pueda funcionar normalmente.

Gastos operativos y Gastos administrativos

La operación que tendrá la empresa en el mercado será económica en la medida que sea
capaz de proveer un producto cuyo precio en el mercado supere a los costos necesarios para
producirlo. En ocasiones esa producción tendrá una incorporación de valor, mientras que en
otras se limitará a la venta de lo mismo que se compró: en todos los casos, existió uno o
varios costos previos a contar con el producto terminado, que se reconocen como costos
operativos.
Los gastos de administración, a diferencia de los operativos, son los que no tienen una
implicancia directa en la calidad del producto terminado.

Esto explica que la mayoría de las empresas, en vocación de brindar siempre el mejor
producto posible, elijan habitualmente reducir los gastos de administración siempre antes de
siquiera considerar reducir los gastos operativos. Esto, sin embargo, puede traer
consecuencias negativas ya que los gastos de administración suelen ser necesarios y a la
larga, un descuido en ellos puede traer grandes implicancias.

Gestión de los gastos administrativos

En las grandes empresas, los gastos de administración están manejados por departamentos
específicamente preparados para esa función. Esto sucede porque las empresas son
perfectamente conscientes de que muchas de las cuestiones indispensables para el
funcionamiento normal de la empresa, como los recursos humanos o la comunicación entre
los departamentos, se debe a la ejecución correcta de los gastos administrativos.

Es habitual que las empresas más pequeñas, confiando en su potencial de realización de la


actividad principal por sobre todo, subestimen la importancia de los gastos administrativos.
Cuando existe un único o algunos pocos dueños, frecuentemente eligen afrontar ellos la
realización de esos pagos, lo que luego en el ejercicio de la empresa les trae una sumatoria de
complicaciones pues se vuelve más tedioso de lo que parece.

Ejemplos de gastos administrativos

A continuación se constituirá una lista de gastos operativos, aclarando en algunos casos las
particularidades:

1. Los gastos en salarios del personal (en algunos casos se los considera operativos, pues son
costos de la realización del producto).

2. Materiales de oficina.

3. Cuentas de teléfono.

4. Los gastos en salarios de secretarios.

5. Alquiler de locales.

6. Aportes para la seguridad social.

7. Compra de carpetas.

8. Oficinas generales de la empresa.

9. Gastos en correspondencia.
10.Costos de recursos humanos (en el caso de que la empresa no se dedique principalmente a
eso).

11.Salarios de los altos ejecutivos.

12.Compra de material de oficina.

13.Gastos en viajes de negocio.

14.Gastos de agua.

15.Compra de folios.

16.Gastos de electricidad.

17.Los honorarios del asesoramiento legal de la empresa.

18.Resmas de hojas para la impresión (en el caso de que no sea una imprenta o algo similar).

19.Los honorarios para el servicio contable para la empresa.

20.Gastos en propaganda (algunos lo consideran como elementos intrínsecos al producto,


pero se trata de gastos administrativos).

Fuente: http://www.ejemplos.co/10-ejemplos-de-gastos-administrativos/#ixzz5IPoWUi1a