Está en la página 1de 10

INSTITUTO POLITÉCNICO NACIONAL

ESCUELA SUPERIOR DE INGENIERÍA


MECÁNICA Y ELÉCTRICA

UNIDAD PROFESIONAL TICOMÁN

DEPARTAMENTO DE LABORATORIOS Y TALLERES

LABORATORIO DE INGENIERÍA DE MATERIALES

PRÁCTICA NO. 5
TRATAMIENTOS TÉRMICOS: TEMPLE DEL ACERO

MAESTRO: MOSQUEDA SÁNCHEZ ANTONIO

ALUMNOS:

PANIAGUA JORGE ISAÍAS


PÉREZ RAMÍREZ CHRISTIAN OSWALDO
SÁNCHEZ VIVAR JOSÉ RIGOBERTO

GRUPO: 3AV2

FECHA DE ELABORACIÓN DE LA PRÁCTICA: 25/04/2018


FECHA DE ENTREGA: 02/05/2018
INTRODUCCIÓN
Un tratamiento térmico consiste en calentar y enfriar de forma controlada con el
proposito de lograr propiedades mecánicas y el redimiento deseado en un material
mediante la modificación de su microestructura.

No se tiene una fecha exacta en que se haya descubierto la técnica de los


tratamientos térmicos. Los griegos descurbrieron hacia 1000 a. C. una técnica para
endurecer las armas de hierro mediante un “tratamiento térmico”, se trata de la forja
que es un proceso de fabricación de objetos conformado por deformación
plástica que puede realizarse en caliente o en frío y en el que la deformación
del material se produce por la aplicación de fuerzas de compresión.

Mediante el uso de los tratamientos térmicos es posible conseguir una enorme


variedad de propiedades mecánicas, las cuales serán proporcionadas al material
dependiendo del tipo de función que este ejercerá durante su vida útil.
Existen dos tipos de tratamientos termicos, los endurecedores y los no
endurecedores; Entre los no endurecedores podemos encontrar el recocido y el
normalizado muy característicos por su función que es la modificación de esfuerzos
residuales para suavizar el material, y entre los endurecedores el más destacado
es el temple, el tipo de tratamiento térmico en el cual podemos incrementar la dureza
de un material, el resultado nos puede dar muchas ventajas positivas en el ámbito
ingeneiril, pero, como todo tendrá su contraparte.

Es muy importante saber a que tipo de tratamiento térmico será sometido un


especimen puesto que un tratamiento inadecuado puede resultar catastrófico

Fig. 1 Imagen que ilustra el forjado de un material, esta


técnica data de muchos años atrás.
TRATAMIENTOS TÉRMICOS:TEMPLADO
Este tratamiento térmico consiste en calentar un material a alta temperatura,
mantenerlo en esas condiciones durante un tiempo y posteriormente enfriarlo
rapidamente. En el caso del templado de los aceros es necesario calentar el material
hasta alcanzar la zona de austenita, el porcentaje de carbono presente en el acero
influye en la temperatura a la cual la ustenita comenzará a formarse. La siguiente
imagen muestra la temperaura necesario dependiendo de la cantidad de carbono
que el acero contenga, de 30 a 50º grados C por encima de las lineas AC3(azul) y
ACM(roja).

Fig. 2 Gráfico de recocido, normalizado y templado. Las


líneas azul y roja muestran el limite de temperatura de
formación de austenita según el porcentaje de carbono
presente en el acero en grados Fahrenheit.

Factores que influyen en el temple


Como ya vimos, el porcentaje de carbono es un factor muy importante, pues a partir
de ello dependerá la temperatura de trasnformación de la fase austnítica.

Otro factor que debemos considerar es la velocidad de calentamiento del material.


El calor fluye del exterior hacia el interior del acero a una velocidad determinada, si
el acero se calienta demasiado rápido tendremos una variación de temperatura
entre el exterior e interior de la pieza, lo más recomendable es un calentamiento
lento para eliminar este problema o inclusive agrietamientos provocados por la
misma razón. Mientras mayor es la seccion, mayor deberá ser el tiempo de
calentamiento para lograr resultados más uniformes al momento de realizar el
templado. Aún después que se haya alcanzado la temperatura correcta, la pieza
deberá mantenerse a esa temperatura por un periodo suficiente para lograr
homogenizar el calor completamente.
*Un acero al bajo carbono (concentración de carbono menor al 0.25% del peso total)
no es posible que responda con gran efectividad a este tratamiento térmico de
templado por su bajo nivel de este elemento.

Medios de enfriamiento
Hablamos de que no existe un medio de emfriamiento ideal, a lo largo de tiempo
comforme la ciencia y la técnica se desarrolla para el templado de un material, los
medios de enfriaiento han evolucionado, los más tradicionales son el agua, el aceite,
las sales y el aire. Las capacidades de enfriamiento de algunos de estos se
muestran a continuación.

Tabla 1 Capacidad de enfriamiento relativa de algunos medios de temple.

Soluciones salinas
Anadiendo al agua una determinada cantidad e sales de temple, el enfriamiento es
más rápido.

Aceites
Tanto de origen vegetal como animal,pero tienen una ligera desventaja pues con el
uso continuo estos se van descomponiendo debido a la temperatura, se espesan,
se vuelven gomosos lo que causa iregularidades en el temple, añadiendo que son
bastante caros y de olor desagradable.

Con le temple se trata de buscar una nueva fase llamada Martensita que se
caracteriza por dar una buena dureza a los materiales una vez realizado el porceso
de templado.
De aquí viene el concepto de templabilidad que es la facilidad con la cual la
martensita se forma en un acero y esto como en todo dependerá de la cantidad de
carbono en un acero. Un acero con un 0.25 a 0.60% de carbono tendrá poca
templabilidad a comparacin de un acero alto en carbono (entre 0.60 a 1.4% de
carbono) que tendrá alta templabilidad.
Fig. 3 Fase martensita vista a tráves de un
microcopio electronico de barrido.

PRÁCTICA:TEMPLE DE UN ACERO

Equipo utilizado:
1. Horno de resistencia para tratamientos térmicos Thermolyne Sybron
2. Mesa de desbaste (Handimet 2), marca Buehler
3. Pulidora de disco giratorio (Ecomet 3), Marca Buehler
4. Secadora de muestras (Torramet) Marca, Buehler
5. Microscopio metalográfico, marca Olimpus

Material:
dos muestras de aceros (utilizadas anteriormente para el ensayo de metalografía)
1. Varilla (acero 1040)
2. Barra (acero 1030)

Comenzamos por calentar ambas muestras a una temperatura de 900º C por tres
horas con el proposito de austenizar nuestras barras de acero y prepararlas para
el templado.
Las piezas son de tamaño relativamente pequeño por lo que tres horas es tiempo
adecuado para que el calor logre cubrir de forma unifrome todas las piezas, tanto
en el exterior como en su interior.
Fig. 4 Calentamiento de las Fig. 5 Muestras siendo retiradas del
muestras. horno para posteriormente ser
enfriadas en agua.

Una vez retiradas las piezas del horno como se muestra en la figura 5 son templadas
inmediatamente en agua de grifo, solo es cuestion de pocos minutos para poderlas
retirar sin correr peligro de herirnos y obtenemos como resultado lo siguiente.

Fig. 6 Resultado del temple.

Como se puede observar, las piezas templadas adquirieron una tonalidad oscura.
El siguiente paso es prepararlar para realizarles la prueba metalgráfica y
posteriomente realizar la prueba de dureza, el propósito de esta práctica es
comparar su dureza cuando la pieza ha sido templado versus la dureza de la pieza
sin templar. Los resultados son mostrados a continuación
Fig. 7 Martensita formada por Fig.8 Martensita formada por
el temple (Varilla), X500. temple (Barra), X500.

Si comparamos ambas figuras con la figura 3 podemos observar el parecido en su


microestrucura, esto quiere decir que el temple fue exitoso y obtuvimos los
resultados deseados.
En la siguiente tabla se puede observar como la dureza aumentó considerablemente
para ambas piezas despues del tratamiento térmico de templado.

SIN TEMPLAR TEMPLADA

VARILLA 59 HRA 82.2HRA

BARRA 54.5 HRA 69.2 HRA

Tabla 2 Comparación de durezas en HRA de las muestras sin templar vs. Templadas.
Cuestionario
1.- ¿Cuál es la importancia de los tratamientos térmicos?
Son importantes ya que consisten en calentar y enfriar un material bajo condiciones
controladas de temperatura, tiempo de permanencia, velocidad, presión con el
propósito de lograr las propiedades mecánicas (dureza, la resistencia y la
elasticidad) y el rendimiento deseado en un material mediante la modificación de su
microestructura o de su patrón de esfuerzos residuales.

2.- ¿Son los tratamientos térmicos exclusivos de los materiales metálicos?


No. Los materiales a los que se aplica el tratamiento térmico son, básicamente, el
acero y la fundición, formados por hierro y carbono, pero también se aplican
tratamientos térmicos diversos a los cerámicos.

3.- ¿Cuándo se templa un acero, la dureza de la superficie será igual a la dureza


del centro de la pieza? ¿Explique?
No. El objetivo fundamental del temple es: aumentar la dureza superficial, la
resistencia al desgaste y el límite de fatiga de la pieza que se trata. El núcleo de la
pieza se conserva dúctil y tenaz y soporta las cargas de impacto.

4.- Además del agua, ¿Qué otros medios de temple existen?

5.- ¿Cuál será el efecto que el tratamiento térmico de temple produce si se aplica a
un aluminio de uso aeronáutico?
Es necesario tomar en cuenta que el tratamiento térmico de temple no produce el
mismo efecto de endurecimiento que se produce en el acero, ya que en caso de
materiales como el aluminio en lugar de endurecerlo lo vuelve más suave.
CONCLUSION
Existe una gran variedad de tratamientos térmicos diseñados para obtener distintas
propiedades mecánicas en los materiales. Se le darán propiedades distintas
dependiendo del tipo de labor que realizará la pieza.
El templado también conocido como un tratamiento térmico endurecedor debido a
que, como sea aprendió, al calentar un material, en este caso un acero hasta zona
autenítica para posteriormente enfriarlo de manera rápida para obtener una nueva
fase llamada martensita que se caractetiza por tener una buena dureza, ¿qué es lo
que pasa al templar un acero? Por la velocidad de enfriamiento no damos tiempo
para que la autenita se tranforme de nuevo en hierro alfa o Ferrita y en cementita
Fe3C, según nuestro diagrama Hierro-Carbono que hemos venido manejando
desde la unidad 3.
La práctica consistió en templar dos muestras anteriromente utilizadas para el
ensayo metalográfico y comparar la variación de sus durezas cuando estos aceros
no estaban templados, Los resultados son veridicos puesto que se vió un aumento
considerable de su dureza después del templado, en el caso de la varilla un acero
SAE 1040 de 59 HRA aumentó a 82.2 HRA, teniendo como resultado un aumneto
de 23.2 HRA esto es casi un 40% de su dureza original. En cambio nuestra barra
SAE 1030 de 54.5 aumentó a 69.2, un aumento de 14.7 HRA o un 27% de su dureza
original.

VARILLA 1040 +40% DE DUREZA ORIGINAL


BARRA 1030 +27% DE DUREZA ORIGINAL

Tabla 3 Comparación del aumento de dureza de las muestras una vez realizado el
templado.

Estos resultado solo confirman aun más el concepto de templabilidad de un acero


que como ya e mencionó anteriomente es la facilidad de un material para la
formacion de martensita, y este esta estrechamemnte ligado al porcentaje de
carbono en las piezas. Varilla con 0.40% de carbono tiene un aumento del 40% en
su dureza y barra con 0.30% de carbono tien un aumento del 27% en su dureza.
Esto quiere decir que el aumento de dureza después de un templado es casi
proporcional al contenido de carbono de la pieza.
Bibliografía
1) Ing. Pérez Patiño Juan Antonio. Tratamientos térmicos de los aceros,
Universidad Autºnoma del Estado de Nuevo León, tesís para la obtencion
del grado de maestro en ciencias de la mecánica con especalidad de los
materiales, 1996, páginas 49-58

2) Estructura y Propiedades de las Aleaciones-Facultad de Ingeniería-UNLP


Capítulo 8: Dureza y templabilidad en aceros

3) N. Caballero Stevens , G. M. Figueroa Cuervo, Unidad Docente Metalúrgica


,Medios de enfriamiento para el temple, (UDM) Antillana de Acero - ISPJAE
Calle20 # 10522 Cotorro, C. Habana, Cuba; 1999 Páginas 63-65

4) https://es.calameo.com/books/000787612e0e3f3b36ca0
a. Gabriela Algarin, Los tratamientos térmicos han adquidiiro gran importancia en la
industria general.
5) Estructura y Propiedades de las Aleaciones-Facultad de Ingeniería-UNLP
Capítulo 8: Dureza y templabilidad en aceros

6) Tratamientos Térmicos de los Aceros. José Apraiz Barreiro. Ed. Dossat, S.


A. 8a Edición. 1981.

7) Ciencia e ingeniería de los materiales” Donald R. Askeland Ed. Internacional


Thomson. México. 3° edición

8) Tecnología de los metales A. Malishev, G. Nikolaiev y Y. Shuvalov. Ed. Mir.


Moscú. 1988

9) Ciencia de materiales para Ingeniería. Carl A. Keyser Ed. Limusa. México.


1992.

También podría gustarte