Está en la página 1de 7

Los primeros mayas

La civilización maya habitó una vasta región denominada Mesoamérica, en el territorio hoy
comprendido por cinco estados del sureste de México que son, Campeche, Chiapas, Quintana Roo,
Tabasco y Yucatán; y en América Central, en los territorios actuales de Belice, Guatemala,
Honduras y El Salvador, con una historia de aproximadamente 3.000 años.
La historia dice que los denominados Pre-Mayas, es decir, aquellos que sentaron la base de esta
civilización tuvieron origen a raíz del conflicto entre dos grandes grupos humanos emigrantes de
las Américas se reunieron en El Salvador, y estos peleaban regularmente por el dominio del poder,
y eran principalmente cazadores. Los hallazgos sobre estos pocos, mucho más se sabe sobre la
civilización maya que sí dejo muchas evidencias. Los mayas se ubicaron en los estados: Yucatán,
Campeche, Tabasco, Quintana Roo...que pertenecen a México. Los Mayas se organizaban en
grupos de trabajos, a los campos le llamaban milpa, y transportaban los bienes en bestias de
carga, la agricultura fue una de las principales actividades económicas.

Primeras aldeas
Las primeras aldeas mayas localizadas en la zona del Petén, nos proporcionan una antigüedad
aproximada de 1500 años a.C. Más tarde, en la llamada época clásica, del 300 a.C. al 900 d.C.
surgieron numerosas ciudades estado, gobernadas por los sacerdotes encargados de conducir la
vida de la sociedad maya. Estas ciudades se extendieron desde las selvas de Chiapas (Bonampak,
Yaxchilán, etc.), hasta las tierras altas de Honduras y Guatemala.

Religiosos
La religión maya es una religión precolombina que estaba firmemente unida a la veneración de los
dioses. La religión se preocupaba de entender el porqué de las cosas lo que nos lleva a definirla
como una especie de filosofía precursora de la ciencia moderna. Así pues, no se pueden concebir
por separado los descubrimientos científicos mayas, la ideología, y la religión, ya que todas tienen,
aunque sea en un inicio, su origen en la fe y la creencia.
Templos de madera
Los templos mayas y otras ruinas fueron ornamentados con esculturas que demuestran el
extraordinario arte y habilidad de sus artesanos. Hicieron estas obras con nada más que
herramientas de piedra y mazos de madera.

Cultura primitiva
Los mayas primitivos se agrupaban en pequeños caseríos, distantes unos de otros. Posteriormente
fueron erigidos algunos centros ceremoniales. La vida de estos primeros habitantes del área maya
dependía enteramente de los elementos naturales y del cultivo y recolección de sus cosechas. Con
la vida sedentaria y la práctica continua de la agricultura primitiva, surgió lo que al principio fue el
culto sencillo de la naturaleza y de los elementos ligados a la siembra, tales como el Sol, la Lluvia,
el Viento, las montañas, el Agua, etc.

Vegetales, frutos y silvestres


Los mayas eran una sociedad agrícola, pero también cazaban, pescaban, cogía la vegetación
silvestre, e incluso criaban unos animales. Los mayas son conocidos como los “hombres del maíz.”
El maíz era la base de la comida maya. Era usado para hacer las tortillas, los tamales, y el atole.
Además del maíz los mayas cultivaban el frijol, la calabaza, el chile, la yuca, los boniatos, y otras
legumbres. Los mayas tenían y todavía hoy día tienen una dieta interesante.
El trabajo la piedra de jade
Los mayas fueron notables escultores. Con materiales como la piedra y el estuco, este arte tomó
tres formas: la primera, los trabajos de relieve, bajorrelieve, e incluso tridimensionales, que
formaron parte de la ornamentación arquitectónica. Para los Mayas, el jade era el material de
mayor dureza, resistencia y durabilidad que encontraron y era más valioso que el oro. El jade lo
extraían de yacimientos como roca, lo elaboraban y lo pulían.

Figurillas
En los yacimientos arqueológicos mayas, han sido encontradas figurillas elaboradas en cerámica
durante los periodos Preclásico (del 2000 a.C. al 250 d.C.) Posclásico Tardío (del 1200 al 1521 d.C.),
pero especialmente durante el Clásico Tardío (del 600 al 800 d.C.). Eran tan solicitadas por los
mayas prehispánicos, que se las elaboraba con molde. Incluso a una forma general, que incluía
tronco, cabeza y extremidades, se le agregaban ornamentos y detalles utilizando otras técnicas de
la cerámica artesanal, como por ejemplo, el pastillaje. Especialmente en lugares como Palenque y
Jaina, se realizaron figurillas cuyo modelado y acabados se efectuaron utilizando la mencionada
técnica del pastillaje.

Llegada de los mayas a nuevos dominios


Entre el siglo X y el XVI, empieza con la llegada de los mayas a nuevos dominios, lo que permitió
revivir las tradiciones y reorganizar su Estado. Para ello, se fusionaron con un contingente invasor,
perteneciente al grupo tolteca, que impusieron sus cultos y un sistema militarista. Tres fueron los
núcleos principales en aquellos momentos: Chichen Itza, Uxmal y Mayapán. El primero inauguró la
dinastía más fecunda de esta época, ya que mantuvo su hegemonía desde el año 950 hasta el
1200.

Estados
Los estados mayas no mantuvieron ejércitos permanentes; los guerreros fueron reunidos por
funcionarios locales que respondieron a los líderes de guerra. También había unidades de
mercenarios a tiempo completo que siguieron a los líderes permanentes.161 Sin embargo, la
mayoría de los guerreros no servía a tiempo completo, y eran principalmente agricultores, que por
lo general se dedicaban a sus cultivos en vez de participar en la guerra.162 Por lo general, el
objetivo de la guerra maya no era la destrucción del enemigo, sino la toma de prisioneros y el
saqueo.

Sistema militarista
Determinar la forma en que fueron empleadas las puntas es difícil; dado que se trataban de
artefactos con asta de madera, prácticamente no se conservan armas prehispánicas de este tipo.
Para reconstruirlas, recurrimos a las representaciones escultóricas y pictóricas, puesto que el arte
del Clásico Tardío ilustra profusamente las actividades militares. Los tres tipos funcionales de
punta corresponden a sendas armas en este periodo y espacio históricos:
1) Las puntas pequeñas aparecen representadas en los dardos de los lanzadardos o atlatl. Por su
tamaño y características, es muy probable que fuesen empleadas para clavarse profundamente en
el contrario, sin intención de recuperarlas durante el combate.
2) Las puntas medianas corresponden a lanzas ligeras, posiblemente arrojadizas, pero con rasgos
propios para insertarlas unos centímetros y retirarlas fácilmente. Ésta es el arma más
representada en el arte - por ejemplo, en los murales de Bonampak y Mul Chic.
3) Las puntas grandes se representan en lanzas pesadas, manejadas a dos manos y sin posibilidad
de ser arrojadas. Considerando su ángulo obtuso, es probable que sirvieran como arma cortante y
contundente, no para ser clavada. Esta inferencia está apoyada también en la evidencia de lanzas
que perfeccionan el principio funcional al extender los filos o incrementar el peso distal.

Hegemonía el año 950 hasta 1200


El primero inauguró la dinastía más fecunda de esta época, ya que mantuvo su hegemonía desde
el año 950 hasta el 1200. Luego le tocó el turno a Mayapán, que conservó el dominio cerca de dos
siglos, hasta que finalmente fue completamente destruido. El poder político y comercial se
fragmentó en 17 “cacicazgos” o provincias independientes y rivales, aunque en algunas formaron
alianzas. Esto favoreció la conquista de los españoles (entre 1527 y 1536) y el fin definitivo de esta
civilización.

El poder político
El poder político de los mayas concentró el mandato en un solo gobernante, cuyo poder procedía
directamente de los dioses a través de los mensajes que enviaba el cosmos. De esta manera, la
facultad casi divina de los monarcas estaba entre el mundo material o el espiritual, y necesitando
mantener ese vínculo místico, se valían de rituales como sacrificios, danzas e incluso trances con
sustancias alucinógenas.

Comercial
El comercio, para los Mayas, de hecho, fue una actividad fuera de sus fronteras ya que se
establecieron rutas comerciales para transportar diferentes productos como el cacao, pieles de
animales (especialmente el jaguar) o plumas de aves (como del quetzal), el tabaco, la miel, el hule,
la vainilla, entre otros.

Conquista de los Españoles


Se denomina conquista española de los mayas a la guerra prolongada acaecida durante la
colonización española de Mesoamérica, en la que los conquistadores y sus aliados dominaron
gradualmente el territorio hasta entonces ocupado por los mayas en lo que ahora corresponde a
los estados mexicanos de Yucatán, Campeche, Quintana Roo y a Guatemala, Belice, Honduras y El
Salvador. La conquista territorial se inició a principios del siglo XVI y concluyó en 1697 con la
derrota del pueblo itzá en el actual Petén guatemalteco.

Ubicación en la región
El área de la civilización maya se extendió por toda la región centroamericana del norte, incluidas
las naciones actuales de Guatemala, Belice, el oeste de Honduras y El Salvador, así como en
México los estados sureños de Chiapas, Tabasco y Yucatán en la península de Quintana Roo,
Campeche y Yucatán. Ocuparon el tercio oriental de Mesoamérica, principalmente la Península de
Yucatán. La topografía del área variaba enormemente desde las montañas volcánicas, que
comprendían las tierras altas del sur, hasta una plataforma de piedra caliza porosa, conocida como
las Tierras Bajas, en las regiones central y septentrional.

Expansión territorial
El cultura maya se extiende sobre un área de más de 350,000 km que comprende buena parte del
sureste mexicano (los estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, y porciones de Chiapas y
Tabasco), Belice, el centro y norte de Guatemala y la frontera noroccidental de Honduras.

Nuevos núcleos urbanos


Los principales centros urbanos pertenecientes a la cultura Maya se ubicaron en los territorios de
Guatemala, específicamente en los territorios ubicados al sur del país. En esta región de
Guatemala, la ciudad Maya más importante era Tikal, pero esta empezó a expandirse con gran
rapidez en dirección al sur, llegando a alcanzar los territorios de la actual Honduras, donde Copán
se establecería como el punto más austral, encontrándose en el norte de ese país.
Palenque
Este fue uno de los principales centros urbanos de esta civilización. Se estipula que el centro
urbano de Palenque fue construido en el año 100 a.C mientras la civilización Maya aún se
encontraba en un periodo de formación, se cree que este núcleo tuvo sus comienzos como un
asentamiento de agricultores.
Tikal
Tikal representó para los mayas una de las ciudades principales, la cual llevo a cabo los desarrollos
más importantes en lo que a economía, política y poder militar se refiere. La fundación de esta
ciudad se hizo en el siglo IV a.C, pero al igual que el centro urbano de Palenque, Tikal no pudo
alcanzar su mayor éxito sino hasta el comienzo del periodo clásico.
Copán
Este fue otro de los asentamientos urbanos más importantes de esta civilización. Esta se
encuentra en el actual país de Honduras y se ubica en las cercanías de la frontera con Guatemala.