Está en la página 1de 2

(Abr.

04) La evolución
tecnológica de los inventos: la plancha
Mª ÁNGELES SOS ROCHERA La tecnología no ha dejado de evolucionar a lo
largo de la historia y esto ha influido en el progreso de la sociedad. En este
artículo analizamos las modificaciones que ha ido incorporando un objeto
cotidiano, la plancha. La tecnología no ha dejado de evolucionar y esto ha
influido en el progreso de la sociedad con los inventos que, en cada
momento de la historia, han modificado la vida del hombre. El progreso
tecnológico se pone de manifiesto al aplicar los conocimientos científicos
para diseñar nuevos objetos que han contribuido a satisfacer una necesidad
humana. El proceso inventivo también se da introduciendo mejoras en
objetos que ya existían, con ello se adaptan los objetos al paso del tiempo y
se aumenta su eficacia. Esto se puede ver claramente analizando algún
objeto cotidiano y viendo cómo ha ido sufriendo modificaciones a lo largo
del paso del tiempo, a modo de ejemplo podemos analizar la plancha. Se ha
elegido este objeto por ser un objeto de funcionamiento sencillo y en el que
podemos estudiar varias fases de su evolución perfectamente
documentadas.

La plancha que vemos en la fotografía se calentaba al


fuego y a continuación se pasaba sobre la ropa para dejarla
lisa, era un método laborioso ya que cuando la plancha se
enfriaba ya no cumplía su función y tenían que volverse a
calentar. Por este motivo, lo normal era tener más de una
plancha y mientras se utilizaba una el resto se calentaban.

Este sistema se utilizó hasta principios del siglo XX donde se idearon varios
sistemas para evitar que la plancha se enfriara y tener que volver a
calentarla constantemente. Un sistema muy popular y extendido consistió
en fabricar una plancha que se destapaba como una caja, en su interior se
colocaban trozos de carbón que mantenían el calor en el interior más o
menos constante.

Hay varios modelos de este tipo de plancha, a continuación presentamos


dos de ellos:

El que aparece en la primera fotografía tiene la salida de humos por la parte


superior, ya que consta de una pequeña chimenea. Observando la otra
fotografía podemos ver que en el otro modelo, la salida de humos se realiza
a través de numerosos agujeros.

Otro sistema menos exitoso consistió en que la plancha llevaba incorporado


un pequeño depósito de queroseno que era el que calentaba la plancha
continuamente.

En 1882 Henry Seely inventó la primera plancha eléctrica


en Nueva York.
El calor se producía en una resistencia colocada en el
interior de la plancha que con el paso de la corriente
eléctrica se calentaba por el efecto Joule. Esto consiste en
que la circulación de corriente eléctrica por la resistencia,
desprende más o menos cantidad de calor dependiendo de
tres factores: el valor del cuadrado de la intensidad, la
resistencia y el tiempo de funcionamiento del aparato eléctrico.

Desde entonces hasta nuestros días el funcionamiento de


este electrodoméstico no ha variado mucho, tan solo se le
han añadido detalles que han mejorado su uso. En 1926 la
empresa Elder Co saca a la venta la plancha doméstica a
vapor. Esta incorpora un pequeño depósito con agua, que
con el calor de la plancha se convierte en vapor. A la vez
que se va planchando se va liberando vapor de agua sobre
la ropa y esto hace que el planchado sea más fácil.

La última innovación es la plancha con caldera a parte,


esta se llena de agua y va produciendo el vapor que pasa
a la plancha a través de un tubo, con esto evitamos tener
que estar rellenando el pequeño depósito de la plancha
constante