Está en la página 1de 30

1

FACULTAD DE INGENIERÍA ZOOTECNIA


ESCUELA PROFESIONAL DE ZOOTECNIA
--------------------------------------------------------------------

ROCAS Y MONOLITOS

CURSO: EDAFOLOGÍA

DOCENTE: ING. CÓRDOVA NUÑEZ RODIL LEODAN

ALUMNOS: CHOLAN VILCHEZ MARYORI RUBI


ROJAS CALVA EVER

Lambayeque, 5 de febrero del 2019.


2

INDICE

ÍNDICE
INTRODUCCIÓN
ROCAS Y MONOLITOS
I. ROCAS
1.1. Generalidades
1.2. Estratigrafía
1.3. Estrato
1.4. Estratificación
1.5. Petrología
1.6. Petrografía
1.7. Definición de roca
1.7.1. Rocas Igneas
1.7.2. Rocas Sedimentarias
1.7.3. Rocas Metamórficas
1.8. Rocas sedimentarias clásticas
1.8.1. Areniscas
1.8.2.
II. MONOLITOS
2.1. Generalidades
2.2. Definición de Monolito
2.3. Características de un Monolito
2.4. Clases de Monolitos
CONCLUSIONES
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
3

INTRODUCCION

La presente Monografía titulada “ROCAS Y MONOLITOS” tiene como objetivo

conocer el aporte teórico referido a la temática que nos ocupa, para lo cual se ha

recurrido a diversos investigadores que han realizado estudios sobre dichos

constructos.

Es así que en todo el mundo el estudio de las rocas ha tomado cada vez más

importancia debido a que mediante el análisis de las mismas se puede obtener

información que puede ser de gran utilidad en diferentes áreas de trabajo, que

van desde la minería hasta la construcción, pasando por diversos campos de

acción desde materiales hasta procesos.

La Tierra tiene una estructura diferenciada en capas. Estas capas poseen

diferentes composiciones químicas y comportamiento geológico. Su naturaleza

puede estudiarse a partir de la propagación de ondas sísmicas en el interior

terrestre y a través de las medidas de los diferentes momentos gravitacionales.

Los geólogos han diseñado dos modelos geológicos que establecen una división

de la estructura terrestre: el modelo geostático y el modelo geodinámico. Ambos

modelos convergen en el estudio de la composición de la estructura terrestre. Es

precisamente en la estructura de la Tierra donde sobresale un hito conceptual,

el concepto de ROCA.

De hecho, las rocas se encuentran constituyendo el manto y la corteza terrestre

o, dicho de otra forma, componiendo la litósfera que constituye las masas


4

continentales y el fondo de las cuencas oceánicas. Son bien distinguidas tres

tipos de rocas esenciales: ígneas, sedimentarias y metamórficas que son

resultado de un proceso dinámico dado a través de miles de millones de años de

vida terrestre.

El estudio de las rocas es importante porque brinda una extensa información en

diferentes campos de la Ingeniería, así como de la historia. Por ejemplo, gracias

al estudio de las rocas se ha podido determinar de cierta forma la antigüedad de

nuestro planeta, varios de los fenómenos por los que atravesó a lo largo de

millones de años; también ha habido un aporte mutuo de estudio entre los fósiles

y las rocas.

Para analizar las rocas se requiere un examen macroscópico preliminar de varias

muestras de roca del terreno que se va a trabajar. Por ese motivo otro de los

objetivos del presente trabajo es detallar propiedades como el color, dureza,

texturas, entre otras. Posteriormente se procede a realizar un análisis

microscópico, para lo cual se utilizan secciones delgadas que se han preparado

con antelación a partir de las muestras de roca que se usaron en el examen

macroscópico inicial, para obtener más propiedades que solo pueden observarse

con ayuda del microscopio. A partir de este análisis de las propiedades ópticas

de los minerales y las asociaciones minerales se puede definir el tipo de roca,

los ambientes de formación y el comportamiento de las mismas, entre otras

propiedades que son relevantes a la hora de realizar un trabajo en un terreno.


5

Conocer las rocas y los monolitos, implica conocer los minerales que las

constituyen y conocer los minerales implica conocer los elementos químicos que

los forman. Es una relación: roca, mineral y elemento químico. Las ciencias

geológicas que se dedican al estudio de las rocas y los minerales son la

petrología y la mineralogía respectivamente.

Finalmente, considerando el contexto aludido, otro de los propósitos del presente

trabajo monográfico es determinar la importancia de las rocas y monolitos para

la humanidad, con lo cual lograremos tener un conocimiento real y valedero

sobre esta temática.


6

ROCAS Y MONOLITOS

I. ROCAS

1.1. Generalidades

Antes de entrar a nuestra temática principal concerniente a las rocas y monolitos,

es preciso definir conceptos generales que nos permitirá tener un mayor y más

claro discernimiento sobre el tema que nos ocupa.

Dado que las rocas y los monolitos forman parte de los llamados recursos

naturales en el mundo entero, es preciso conocer la definición de conceptos

ampliamente relacionados e inherentes a los mismos.

Sobre la definición de los recursos naturales, Naciones Unidas ha indicado que

estos serían “[…] todo aquello que encuentra el hombre en su ambiente natural

y que puede en alguna forma utilizar en beneficio propio” (Figallo 1990: 311,

Lastres 1994:137). Figallo, al analizar esta definición ha indicado que (i) es muy

amplia; e (ii) ignora el proceso activo de apropiación y transformación de los

recursos naturales (1990: 311). Por lo tanto, no resulta favorable para los

propósitos de esta investigación al impedir establecer un límite de lo que podría

definirse como recursos naturales minerales. Asimismo, no establece una

distinción a efectos de determinar si los recursos extraídos de su fuente y

“transformados” (o en nuestro caso “beneficiados”) pueden seguir llamándose

“recursos naturales”1

1 Figallo plantea este cuestionamiento al indicar, específicamente, lo siguiente: “El funcionamiento de la


sociedad moderna se sustenta en la utilización masiva de elementos naturales en forma directa o a través
de complejos procesos de transformación, lleva a establecer una distinción entre lo que puede considerarse
como recursos “intrínsecamente naturales” y aquellos que, siguiendo la terminología utilizada en el comercio
internacional, se agrupan como “productos básicos” y que a su vez incluyen elementos que son
esencialmente materias primas y las materias procesadas” (1990:312)
7

A partir de la regulación nacional, la Constitución de 1993 no define lo que debe

entenderse por “recursos naturales”. Únicamente se menciona su clasificación

en renovables y no renovables (artículo 66 antes citado). Sobre tales

características importa remitirnos a lo afirmado por Baldeón quien indica que:

Los recursos permanentes son aquellos que ofrecen disponibilidades inmensas

que el hombre quizá no alcance a utilizarlos, sino en proporciones muy escasas.

Ejemplo: la energía solar. En tanto que, los recursos renovables, aun cuando la

acción humana sea destructiva, tienden a seguir el ciclo de renovación orgánica.

Ejemplo: las plantas y animales. Por recursos agotables debemos entender a

todos aquellos que son contrarios de los renovables, no cumplen el ciclo de

renovación orgánica. Ejemplo: los minerales, recursos innatos de la industria

minera (Balderon, 2016: 121).

Al respecto, cabe indicar que el Tribunal Constitucional, en un intento por

desarrollar una definición respecto de los recursos naturales ha seguido estas

características. Así, en el fundamento 28 del Expediente 0048-2004-AI ha

definido a los recursos naturales como “[…] el conjunto de elementos que brinda

la naturaleza para satisfacer las necesidades humanas […] que tiene alguna

utilidad actual o potencias para el hombre”. El término “mineral‟ empleado en un

sentido extensivo incluye cualquier sustancia inorgánica, que pueda extraerse

de la tierra para ser aprovechada, en estado sólido como roca, arcilla refractaria,

metales y carbón o en estado fluido como aguas minerales, petróleo y gas. En la

actualidad se denominan minerales a los componentes de las rocas y menas (o

matriz = relleno metalífero de una veta, conjunto de minerales valiosos y

estériles), que se distingue por su composición química y propiedades físicas.


8

1.2. Estratigrafía

El termino estratigrafía, del latín stratum y del griego graphia, alude

etimológicamente a la ciencia que trata de la descripción de las rocas

estratificadas (Vera, 1994). Pero se sabe que esta ciencia abarca más que una

descripción de rocas estratificadas se apoya de otras ciencias e interpreta

ambientes sedimentarios de las rocas estratificadas.

Un concepto de la década de los 60 de estratigrafía dio Weller, citado por Vera

(1994:3) “la rama de la Geología que trata del estudio e interpretación de las

rocas sedimentarias y estratificadas, y de la identificación, descripción,

secuencia, tanto vertical como horizontal, cartografía y correlación de las

unidades estratigráficas de rocas”

Es la descripción de todos los cuerpos rocosos que forman la corteza terrestre y

de su organización en unidades distintas, útiles y cartografiables. Las unidades

están basadas en sus características o cualidades a fin de establecer su

distribución y relación en el espacio y su sucesión en el tiempo, y para interpretar

la historia geológica (Reguant y Ortiz, 2001). En 1977 Corrales, citado por Vera

(1994:3) define la estratigrafía como; el estudio e interpretación de los procesos

registrados en las sucesiones sedimentarias que van a permitir, además de

conocer la naturaleza y disposición de las rocas estratificadas, la correlación,

tanto de los materiales como de los sucesos, y una ordenación temporal correcta

de la secuencia de materiales y sucesos.

Tres años después Hedgerg, citado por Vera (1994:3) define: La Estratigrafía no

solo trata de la sucesión y relaciones cronológicas originales de los estratos, sino

también de su forma, distribución, composición litológica, contenido fósil,


9

propiedades geoquímicas y geofísicas, es decir de todas las características,

propiedades y atributos de las rocas "como estratos", de la interpretación de su

ambiente de formación o modo de origen y de su historia geológica.

Según Vera (1994) la estratigrafía tiene dos enfoques uno científico cuyo objetivo

es la ordenación temporal e interpretación genética de los materiales, y otro

aplicativo con la finalidad de encontrar recursos naturales y cuidar el medio

ambiente.

1.3. Estrato

Según Vera (1994) “El término estrato fue introducido en Geología por Steno, en

el siglo XVII, para denominar a una capa de roca (o de sedimento) limitada por

superficies horizontales con continuidad lateral y que equivale a una unidad de

tiempo de depósito”.

Campbell, citado por Vera (1994) definió estrato como un nivel de roca o

sedimento más o menos distinguible de forma visual o física, separado de los

niveles superior e inferior por superficies denominadas superficies de

estratificación Y desde el punto de vista genético Otto, citado por vera (1994:21)

lo define como “una unidad de sedimentación que se ha depositado

esencialmente bajo condiciones físicas constantes.

1.4. Estratificación

Es la disposición en estratos de los sedimentos, rocas sedimentarias y algunas

rocas metamórficas. El termino estratificación se refiere tanto al aspecto

geométrico (dispositivo en capas sucesivas). Como al genético (intervalos

sucesivos de sedimentación) (Vera, 1994)


10

1.5. Petrología

La petrología es la rama de la geología que se encarga del estudio de las

propiedades físicas, químicas, mineralógicas, espaciales y cronológicas de las

asociaciones rocosas y de los procesos responsables de su formación.

1.6. La Petrografía.

La petrografía, al igual que la petrología es otra rama de la geología que se ocupa

del estudio e investigación de las rocas, en especial en cuanto respecta a su

aspecto descriptivo, su composición mineralógica y su estructura. Se

complementa así con la petrología, disciplina que se centra principalmente en la

naturaleza y origen de las rocas.

Es un campo de la petrología que se ocupa de la descripción y clasificación de

las rocas mediante la observación microscópica de secciones o láminas

delgadas derivadas de las rocas en estudio, en un microscopio petrográfico,

clasificándolas según su textura y composición mineralógica. Este tipo de

análisis revela una serie de características y/o propiedades evaluables en los

cristales y la relación que existen entre ellos, lo que va a ayudar a determinar la

composición de la roca centrándose principalmente en la naturaleza y origen de

la misma.

1.7. Definición de roca

Una roca se define como una asociación inorgánica de uno o varios

minerales originados en forma natural por procesos geológicos endógenos o

exógenos. Según su origen se clasifican en 3 tipos: las rocas ígneas, las rocas

sedimentarias y las metamórficas (Bowen y Schairer, 1956).


11

Una roca es un material constituido como un sólido cohesionado natural de uno

o más minerales. Las rocas son los materiales constituyentes del manto y la

corteza de la Tierra, y las partes equivalentes de otros cuerpos planetarios

semejantes.

Composición de una roca

Las rocas generalmente están formadas por varias especies mineralógicas

llamadas rocas compuestas, pero también existen rocas constituidas por un

solo mineral llamadas rocas monominerálicas. Las rocas suelen ser materiales

duros, pero también pueden ser blandas, como ocurre en el caso de las rocas

arcillosas o las arenas.

En la corteza terrestre se distinguen tres tipos de rocas:

Rocas ígneas: rocas formadas por la solidificación de magma o de lava

(magma desgasificado).
12

Rocas metamórficas: rocas formadas por alteración en estado sólido de rocas

ya consolidadas de la corteza de la Tierra, cuando quedan sometidas a un

ambiente energético muy diferente del de su formación.

Rocas sedimentarias: rocas formadas por la consolidación de sedimentos,

materiales procedentes de la erosión de rocas anteriores, o de precipitación a

partir de una disolución. Las rocas están sometidas a continuos cambios por las

acciones de los agentes. geológicos, según un ciclo cerrado (el ciclo de las

rocas), llamado ciclo petrológico, en el cual intervienen incluso los seres vivos.

1.7.1. Rocas Ígneas

Las rocas ígneas se forman por el enfriamiento y la solidificación de material

fundido, magma, proveniente del interior de la Tierra. Según el proceso de

formación se clasifican en rocas ígneas intrusivas o plutónicas y rocas ígneas

efusivas o volcánicas: las rocas ígneas intrusivas o plutónicas, son aquellas que

se forman en zonas profundas de la corteza, bajo presiones que no permiten el

escape de gases, presentan cristales grandes y bien formados. Las rocas ígneas

efusivas o volcánicas se forman a partir del magma que fluye hacia la superficie

terrestre a través de zonas de debilidad o que fue expulsado desde un volcán

(Williams, et al., 1982).

La corteza de tierra alcanza un promedio de cerca de 35 kilómetros de grueso

bajo los continentes, pero alcanza sólo unos 7-10 kilómetros debajo del océano.

La corteza continental está compuesta primariamente de rocas sedimentarias

descansando sobre una base cristalina, formada de una gran variedad de rocas

metamórficas, e ígneas, incluyendo granulito y granito. La corteza oceánica


13

es compuesta primariamente de basalto y gabro. Ambas cortezas, continental

y oceánica descansan en la peridotita del manto.

Las rocas pueden derretirse en respuesta a una disminución en la presión, a un

cambio en la composición tal como una adición de agua, a un aumento en

temperatura ó a una combinación de éstos procesos. Otros mecanismos, tales

como fusión de impacto de un meteorito, son menos importantes hoy pero

impactos durante el crecimiento de la Tierra, llevaron a la fusión extensa y varios

cientos de kilómetros (externos) de nuestra Tierra temprana fueron

probablemente un océano del magma. Impactos de grandes meteoritos en los

pocos y últimos cientos millones de años, han sido propuestos como un

mecanismo responsable del extensivo magmatismo basáltico de varias grandes

regiones ígneas.

Diferentes tipos de rocas igneas


14

1.7.2. Rocas Sedimentarias

Las rocas sedimentarias se pueden formar por la acumulación de sedimentos

y partículas, que se forman por la meteorización de otras rocas, ya sean ígneas,

metamórficas u otras sedimentarias, o por la acumulación de material de origen

biológico, o por la precipitación de sustancias químicas o bioquímicas, o por la

combinación de todas las anteriores.

Las rocas sedimentarias son rocas que se forman por acumulación de

sedimentos que sometidos a procesos físicos y químicos (diagénesis), resultan

en un material de cierta consistencia. La roca se fragmenta y se disuelve por

acción de meteorización y de la erosión, las partículas se sedimentan y los

minerales disueltos cristalizan a partir del agua y forman sedimentos. Los

componentes de la roca fragmentada son transportados por el agua y el hielo y,

enterrados a poca profundidad, se convierten en nuevas rocas.

Pueden formarse a las orillas de los ríos, en el fondo de barrancos, valles, lagos

y mares, y en las desembocaduras de los ríos. Se hallan dispuestas formando

capas o estratos.

Cubren más del 75 % de la superficie terrestre, formando una cobertera

sedimentaria sobre un zócalo formado por rocas ígneas y, en menor medida,

metamórficas. Sin embargo, su volumen total es pequeño cuando se comparan

sobre todo con las rocas ígneas, que no sólo forman la mayor parte de la corteza,

sino la totalidad del manto.

Las rocas sedimentarias se disponen en capas, las más recientes situadas sobre

las más antiguas, lo que permite a los geólogos conocer la edad relativa de cada
15

capa. Las rocas sedimentarias suelen contener fósiles, que pueden ser de

utilidad tanto para datar las rocas como para determinar su origen.

Las rocas sedimentarias se caracterizan por dos rasgos esenciales:

Presentan una estructura estratificada, con capas producidas por el carácter

a la vez progresivo y discontinuo del proceso de sedimentación. Esas capas se

llaman estratos.

Contienen generalmente fósiles, cuando no están directamente formadas por

fósiles. Los procesos magmáticos destruyen los restos de los seres vivos, lo

mismo que los procesos metamórficos, salvo los más suaves. Además, las rocas

sedimentarias sueles ser más o menos permeables, sobre todo las detríticas,

lo que favorece la circulación o depósito de agua subterránea y otros

fluidos, como los hidrocarburos.

Por su origen pueden clasificarse en tres grandes grupos principales: Detríticas,

Orgánicas y Químicas.

1.7.3. Rocas Metamórficas

En cuento a las rocas metamórficas, son aquellas que han sido sometidas a

cambios de presión y temperatura, generalmente en profundidades

relativamente grandes con respecto a la superficie, y que en estado sólido han

tenido cambios en la mineralogía y las estructuras como respuesta a los

diferentes cambios físicos y químicos que conllevan los cambios de presión y

temperatura.

Conocer qué tipo de roca hay en un lugar determinado y bajo qué procesos se

formaron, es de gran importancia debido a que las rocas son como las cajas

negras de los aviones, ya que guardan en su interior información sobre los


16

procesos geológicos de nuestro planeta. A través del estudio de los minerales

que las conforman podemos saber qué procesos han ocurrido en la tierra.

Analizar las rocas, sus componentes, sus procesos de formación y todo lo

relacionado con ellas, nos da una idea de cómo fueron estos procesos y qué

procesos se podrían presentar en el futuro (Teichmüller, 1986).

Por acción de agentes especiales y bajo condiciones apropiadas, las rocas

preexistentes de todo tipo pueden ser transformadas en estado sólido a un nuevo

grupo, el grupo de las rocas metamórficas, con características diferentes de las

que se presentan las rocas sedimentarias o ígneas; incluso, las rocas

metamórficas preexistentes pueden ser llevadas por este proceso a un

metamorfismo de mayor grado.

El proceso de metamorfismo que da lugar a la formación de las rocas

metamórficas ocurre en el Interior de la corteza terrestre.

Los drásticos cambios ocurridos durante el metamorfismo son producidos por

el calor, la presión y los fluidos químicamente activos; agentes que

generalmente actúan simultáneamente.

El calor es un agente fundamental en el metamorfismo: tiene como fuente los

flujos de magma, así como también el calor generado por la presión.

La presión puede ser resultado del sepultamiento de las rocas (presión

litostática) que opera por igual en todas direcciones o de los movimientos de la

corteza terrestre (presión dirigida) que opera en una dirección particular (la que

es más efectiva para alterar texturas. La presión litostática producida por una

sobrecarga de 6 a 9 Km. De espesor, no es suficiente para producir


17

metamorfismo en la mayoría de los casos; pero a una profundidad de 10 a 12

Km. Se producen presiones del orden de los 3000 y 4000 kgrs/cm2 que permiten

que las rocas fluyan en forma plástica., Los movimientos orogénicos producen

deslizamientos intragranulares, cambios de textura, reorientación y crecimiento

de los cristales.

El gas y el agua son los fluidos que proporcionan la movilidad para los cambios;

son fundamentales en el metamorfismo; donde se verifican cambios, aportes o

intercambios químicos. El agua es el más importante de los fluidos químicamente

activos y es ayudada por el dióxido de carbono y los ácidos; puede proceder del

magma (agua juvenil), ser agua meteórica, agua de combinación o agua

congénita.

La clasificación manual de los tipos de roca, es una actividad que toma tiempo,

además de ser monótono. Es bien sabido que avanzamos rápidamente hacia un

mundo tecnológico y que se hace necesario automatizar cierto tipo de tareas. La

clasificación de rocas se hace tradicionalmente usando tablas, gráficas,

triángulos, diagramas, entre otros. Este trabajo consiste en el diseño de un

algoritmo y su implementación en un aplicativo computacional que facilita la

clasificación de las rocas mediante información composicional y textural,

permitiéndole a la persona que lo utilice conocer de forma rápida el tipo de roca

y sus características. Es importante mencionar que existen trabajos previos que

hacen la tarea de la clasificación de las rocas a través de diversos aplicativos

informáticos. Otros se especializan en un solo tipo de roca.


18

Las rocas metamórficas se clasifican según sus propiedades físicas. Los factores

que definen o clasifican las rocas metamórficas son dos: los minerales que las

forman y las texturas que presentan dichas rocas.

A. Textura

De acuerdo como se redistribuyen y recristalizan los minerales durante el

metamorfismo, se originan dos tipos de estructura o textura: la foliada y la no

afoliada.

a) Textura foliada

Las rocas metamórficas foliadas tienen un arreglo interno de sus granos

minerales en planos paralelos, como consecuencia de haber sido sometidos a

una presión dirigida durante el metamorfismo.

La foliación sugiere que estas rocas han estado sometidas a grandes presiones,

por lo que se supone son producidas durante las orogenias; además por

presentarse en grandes extensiones se infiere que el metamorfismo que las

genera es de tipo regional.

b) Textura no foliada

No presenta clivaje y los granos minerales que constituyen la roca no se

distinguen a simple vista. Entre las rocas de este tipo tenemos la cuarcita, el

mármol, la corneana y la ecogita.

1.8. Rocas sedimentarias clásticas

Las rocas clásticas se clasifican en primer lugar en función del tamaño de grano

de los clastos y dentro de cada grupo, en función de la composición de estos y/o

de la proporción entre clastos y matriz y/o cemento (matriz son productos muy

finos procedentes de las mismas rocas que los clastos, cemento es el material
19

procedente de la precipitación química de sustancias disueltas), excepto en las

lutitas en que el tamaño de grano es tan fino que no se diferencian clastos de

material intersticial (Franco y Gonzalo, 2000).

1.8.1. Areniscas

Las areniscas están compuestas principalmente por: fragmentos de roca, granos

de cuarzo, granos de feldespato, matriz y cemento. La matriz consiste de

minerales de arcilla y limo, y en la mayoría de los casos estos materiales de

grano fino se depositan junto con los granos de arena (Tucker, 2003).

Principales componentes de las areniscas

a. Cuarzo. El cuarzo es la especie mineral más común encontrada como grano

en areniscas y limolitas. Como mineral primario es el principal constituyente de

las rocas graníticas, ocurre en algunas rocas de composición intermedia y está

ausente de las rocas ígneas básicas. Las rocas metamórficas como el gneis

formado de material granítico y muchas rocas metasedimentarias de grano

grueso contienen alta proporción de cuarzo. El cuarzo también ocurre en venas,

precipitado de fluidos calientes asociados con procesos ígneos y metamórficos.

Los granos de cuarzo son resistentes a la descomposición química, pueden ser

rotos o erosionados durante el transporte, estos se mantienen intactos durante

largas distancias y largos períodos de transporte (Nichols, 2009).

b. Feldespatos. Muchas rocas ígneas contienen feldespatos como componente

principal. El feldespato es por lo tanto muy común y es liberado en grandes

cantidades cuando granitos, andesitas, gabros así como esquistos y gneises se

descomponen. Sin embargo, El feldespato es susceptibles a la alteración


20

química durante el interperismo y siendo más suave que el cuarzo, tiende a ser

erosionado y roto durante el transporte. Los feldespatos sólo se encuentran

comúnmente en circunstancias en que la meteorización química de la roca

madre no ha sido demasiado intensa y la vía de transporte hasta el lugar de

deposición es relativamente corto. Los feldespatos potásicos son más comunes

como granos detríticos que las variedades ricas de sodio y de calcio, ya que son

químicamente más estables cuando se someten a la intemperie (Nichols, 2009).

c. Mica. Los dos minerales de mica comunes, biotita y moscovita, son

relativamente abundantes como granos detríticos en areniscas, pese a que la

moscovita es más resistente a la erosión. Estos son derivados de rocas ígneas

de composición granítica a intermedia, de esquistos y de gneises donde se han

formado como minerales metamórficos. La forma laminar de los granos de mica

los hace característicos en la muestra de mano y bajo el microscopio (Nichols,

2009).

d. Otros minerales. Otros minerales rara vez se encuentran en grandes

cantidades en la arenisca. La mayoría de los minerales comunes de silicatos en

rocas ígneas (por ejemplo, olivino, piroxenos y anfíboles) son destruidos con

demasiada facilidad por la meteorización química. Los óxidos de hierro son

relativamente abundantes Localmente pueden ocurrir concentraciones de un

mineral en particular cuando hay una fuente cercana. (Nichols, 2009).

e. Fragmentos líticos. La descomposición de granos preexistentes de roca

ígnea, metamórfica y sedimentaria resulta en fragmentos de arena de tamaño

medio a fino. La determinación de la litología de estos fragmentos de roca

usualmente requiere análisis petrográfico en seccione delgada para determinar


21

la mineralogía y la fábrica. Los granos de rocas ígneas, así como de basaltos y

riolitas son susceptibles a la alteración química en la superficie de la tierra y

comúnmente solo se encuentran en arenas formadas cerca de la fuente del

material volcánico.

Fragmentos de esquistos y rocas metamórficas pelíticas pueden ser reconocidas

bajo el microscopio por la fuerte fábrica alineada que estas litologías poseen. Las

micas presentan más claramente esta fábrica, pero los cristales de cuarzo en

una roca metamórfica pueden presentar solo un fuerte alineamiento. Rocas

formadas por el metamorfismo de litologías ricas en cuarzo descomponen

relativamente granos resistentes que pueden ser incorporados en una arenisca

(Nichols, 2009).

Fragmentos líticos de rocas sedimentarias se generan cuando los estratos

preexistentes están levantados, meteorizados y erosionados. Los granos de

arena pueden estar retrabajados en estos procesos y granos individuales de

arena pueden pasar por varios ciclos de erosión y depositación (Nichols, 2009).

f. Fragmentos biogénicos. Pequeños fragmentos de carbonato de calcio se

encuentran areniscas, son comúnmente conchas de molusculos rotas y otros

organismos que tienen partes duras calcáreas. Estos fragmentos biogénicos son

comunes en areniscas depositadas en ambientes marinos superficiales donde

estos organismos son más abundantes. Madera, semillas y otras partes de

plantas terrestres pueden ser preservados en areniscas depositadas en

ambientes continentales y marinos (Nichols, 2009).

g. Minerales autígenos. Minerales que crecen como cristales en ambientes

depositacionales son llamados minerales autígenos. Estos minerales son


22

distintos de todos los minerales detríticos que se formaron en procesos ígneos y

metamórficos y que posteriormente fueron retrabajados en el ámbito

sedimentario (Nichols, 2009).

h. Matriz. EL material de grano fino que se encuentra entre los granos de arena

se conoce como matriz. En arenas y areniscas la matriz es típicamente limos y

material del tamaño de arcillas, y puede llenar parcial o totalmente los espacios

entre los granos. Es preciso distinguir entre la matriz, que es material depositado

junto con los granos, y el cemento, que es precipitación química después de la

depositación (Nichols, 2009).


23

II. MONOLITOS

2.1. Generalidades

Los monolitos de suelos son una de las herramientas de la cual se dispone para

ofrecer al observador los atributos de los mismos en su condición natural, es

decir, permiten exhibir detalles relacionados con características de los suelos

tales como: estructura, color, actividad biológica y raíces, tipo, espesor y

distribución de horizontes. Son representativos de condiciones particulares y

constituyen una herramienta muy útil para el estudio del recurso suelo (Kauffman

y Van Baren, 1998).

Además, la información anexa que acompaña al monolito permite enterarse de

la localización, tipo de paisaje, condiciones climáticas, relieve, geología, así

como propiedades físicas, químicas y mineralógicas, clasificación taxonómica,

uso actual de la tierra y principales limitaciones y potencialidades de uso. La

preservación de muestras naturales de perfiles de suelos con la menor cantidad

de cambios que alteren su condición natural, y que además, se puedan

conservar estas características por períodos largos de tiempo, (Wright, 1971;

Kellogg, 1974; Van Baren y Bomer, 1982; Méndez y Rosales, 1986; Martínez y

Torres, 1996) ha sido una preocupación permanente de los investigadores de la

ciencia del suelo desde épocas remotas (Rosewell, 1969; Méndez y Rosales,

1986).

Los métodos para la colección y exposición de perfiles de suelos han variado

considerablemente desde inicios del siglo XIX, con el uso inicial de pinturas,

fotografias, y muestras de suelos y horizontes, hasta más recientemente


24

especímenes naturales o monolitos usando diversos materiales para su

preservación (Méndez y Rosales, 1986; Rosewell, 1969).

La preservación del monolito está basada en el tratamiento de impregnación del

suelo. Méndez y Rosales (1986) citan la definición de impregnación como el

proceso por el cual se logra el endurecimiento artificial de sedimentos no

consolidados, mediante la inyección del material como endurecedores-

cementantes, sin disturbar el agregado natural de las partículas del suelo.

2.2. Definición de Monolito

La palabra Monolito proviene del significado griego “una sola piedra” (mono =

uno / litos = piedra). Se refiere a una característica geológica que es una sola

piedra masiva o al hecho de un gran bloque de piedra, como un monumento o

escultura.

Los monolitos son formaciones rocosas, se encuentran en todos los continentes,

incluida la Antártida, un monolito es un rasgo geológico similar a una montaña,

formado por una gran cantidad de rocas individuales, la erosión normalmente

expone estas formaciones, que a menudo están hechas de roca metamórfica

sólida. (Castelo, 2014)

La característica principal es la masa rocosa compacta, masiva y elevada por la

tectónica y la erosión diferencial. Estas se encuentran con una verticalidad de la

montaña, la presencia de una red de diaclasas y el cemento calizo de los

conglomerados son los principales factores del modelado.

Los monolitos presentan una superficie redondeada a causa de la erosión

química que afecta al cemento calizo, poseen una topografía compleja y


25

condiciona la formación de microclimas muy diversos, suelos discontinuos y una

vegetación variada, en el cual la intervención humana ha desencadenado

numerosos procesos de degradación y posteriormente de regeneración.

(Ganske, 2008)

2.3. Características de un Monolito

La característica principal es la masa rocosa compacta, masiva y elevada por la

tectónica y la erosión diferencial. Estas se encuentran con una verticalidad de la

montaña, la presencia de una red de diaclasas y el cemento calizo de los

conglomerados son los principales factores del modelado. (Ganske, 2008).

La topografía actual presenta modelados a partir de la diaclasa, y condicionados

por la presencia de niveles sedimentarios diferenciales (areniscas y arcillas

intercaladas en los conglomerados masivos), y la topografía relativa. (Ganske,

2008).

El agua de la lluvia se filtra por las grietas provocando el ensanchamiento de los

espacios de la diaclasa. El resultado es la formación de bloques elevados y

separados estos se los conoce como monolitos, separados por canales de unos

pocos centímetros.

Los monolitos presentan una superficie redondeada a causa de la erosión

química que les afecta al cemento calizo. Poseen una topografía compleja y

condiciona la formación de microclimas muy diversos, suelos discontinuos y una

vegetación variada y rica. (Ganske, 2008).


26

2.4. Clases de Monolitos

• Monolitos Naturales

Los monolitos naturales, son aquellos que han sido construidos por la naturaleza

por acción del viento y las precipitaciones fluviales que erosionan a la piedra

hasta cierta forma, suelen poseer grandes e importantes dimensiones, siendo

muchas veces considerados a simple vista como montañas (Selverstone, 2009)

• Monolitos elaborados por el hombre

En lo que respecta a los monolitos construidos por el hombre, los mismos suelen

ser monumentos de tipo ceremonial o artístico que se realizan a partir de un sólo

bloque de piedra, estos son con fines ceremoniales o artísticos.

Los monolitos más antiguos son aquellos que eran colocados en diferentes

regiones de Europa por los hombres prehistóricos y que no implicaban

demasiado trabajo de la piedra, en muchas de las culturas a lo largo de los

tiempos han construido monolitos con un delicado y planeado trabajo escultórico

permitiéndose en transformar la piedra en una verdadera obra de arte a lo que

puede representarse un objeto muy valioso. (Ortiz, 1995).


27

CONCLUSIONES

Las rocas están conformadas por uno o varios minerales los cuales se verán o
no dependiendo del proceso de enfriamiento que tuvo la roca.

Las rocas obedecen a un ciclo, el “ciclo petrológico” por el cual siguen un proceso
y mediante agentes de presión temperatura u otros externos pueden intercalar
con el paso de miles de años en rocas ígneas, sedimentarias y metamórficas.

Los minerales están constituidos por diversos elementos químicos; en nuestro


reconocimiento en el museo, vimos algunos de ellos formando parte de
minerales y rocas; entre ellos el zinc, la plata, el cobre, el oro.

Para diferenciar rocas es necesario apoyarse en parámetros como el color, la


textura, composición, dureza, brillo, lugar de formación y de hallazgo.

Los fósiles han dejado muestra de la existencia de ciertos animales y plantas


que existieron hace miles de años en forma de huellas impregnadas en las rocas;
las cavidades formadas en algunos casos han sido rellenados con minerales.

Un monolito es un bloque de roca de gran tamaño, compuesto de un solo


elemento, se utiliza este término para referirse tanto a los monolitos de origen
natural —un accidente o rasgo geomorfológico, similar a una montaña— o a los
realizados por el hombre, que los ha tallado como monumentos y extraído de las
canteras desde la antigüedad.

Los monolitos naturales están formados por una única roca individual, que
la erosión normalmente ha dejado expuesta y que en su mayoría es una roca
metamórfica dura y sólida
28

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Baldeon, J. (2016). Tratado de derecho Minero Peruano. Lima: Jurista Editores.

Benavides (1956). Estudio geológico de la región Cajamarca.

Boggs, Jr. (2009). Petrology of sedimentary rocks 2 ed. Cambridge University


Press, 612 p.

Bowen, N. y Schairer, J. (1956). The Evolution of the Igneous Rocks (p. 334).
New York: Dover.

Castelo, L. (2014). El Pueblo del Elen de Guano. Guano, Chimborazo, Ecuador:


Gutemberg.

Cevallos, V. (2016). Misión de la Unesco visitó localidades de Chimborazo. El


Universo.

Chiluiza, G. (2005). GUANO: Breve historia artesanal. Riobamba: Gutemberg.

Figallo, G. (1990). Régimen de los recursos naturales en la Constitución de 1979:


En: Derecho. Lima: Facultad de Derecho, Pontificia Universidad Católica del
Perú, núm. 43-44, pp. 311-336.

Franco M; Gonzalo J. (2000). Taller de Petrología: Enseñanza de la Petrología


con el Microscopio Petrográfico (En línea). Disponible
en http://www.raco.cat/index.php/ect/article/viewFile/88652/132726.

Ganske, K. (2008). En Mindful of Words: Spelling and Vocabulary Explorations


4-8. New York (pág. 268). Guilford Press.

Guzmán, J., Nieves, J. y Torres, S. (1999). Colección de monolitos de los suelos


representativos de la Estación experimental “Nicolasito” y evaluación del
potencial agroturístico de la zona. UCV Facultad de Agronomía. Maracay. Tesis
226p.

Hammond, R. (1974). The preservation of peat monoliths for permanent display.


J. of Soil Sci. 25: 63-66.
29

Igareta, A. P. (2015). En Monolito peruano,calco aleman, museo argentino.

Kauffman, 5. y Van Baren, H. (1998). Diseminación de la información de suelos


a través de las colecciones naturales de suelos y bases de datos NASREC.
Resultados de 25 colecciones nacionales de suelos y perspectivas futuras.
Trabajo presentado en el taller “Los Centros de Información y Referencia de
Suelos, Vigencia e Importancia en la Investigación y enseñanza de la Ciencia del
Suelo”. UCV, Agronomía. Maracay Venezuela. 11 p.

Lastres, E. (1994). Los recursos nacionales en la Constitución vigente. En: Ius et


Veritas No. 9. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, pp. 137-142.

Marìn, M. (2015). Analisis Historico del Canton Guano personificado en los


monolitos de la Colina Lluishi, representacion multimedia educativo. Riobamba.

Martínez, M. y Torres (1996). Colección de monolitos de suelos representativos


de la Estación Experimental “Bajo Seco”. UCV-Facultad de Agronomía. Maracay.
Tesis. 101 p.

Méndez, M. y Rosales, A. (1986). Colección de monolitos de suelos de la planicie


lacustrina de la depresión del Lago de Valencia. UCV-Facultad de Agronomía.
Maracay. Tesis. 170 p.

Nichols, G. (2009). Sedimentology and Stratigraphy 2 ed. Garsington Road,


Oxford, OX4 2DQ, UK, 432 p.

Ortiz, C. (1995). Guano Galeria de Personajes Ilustres. Cantón Guano,


Chimborazo, Ecuador: Gutemberg.

Ortiz, C. (1995). Guano Pasado y Presente En el sesquicentenario de su


Cantonización. Cantón Guano, Chimborazo, Ecuador: Edicentro.

Reguan, S; Ortiz, S. (2001). Guía Estratigráfica Internacional versión abreviada.


Revista de la Sociedad Geológica de España.14 (3-4):271-293.

Rosewell, C. (1969). Collection and preservation of soil monoliths. Journal of the


soil conservation service of N.S.W. 25(1): 93- 103.
30

Selverstone, M. J. (2009). En Constructing the Monolith: The United States,Great


Britain,and International Communism (pág. 309). library of congress cataloging.

Teichmüller, M. (1986). Organic petrology of source rocks, history and state of


the art. Organic Geochemistry, 10(1), 581-599.

Tucker, M. (2003). Sedimentary Rocks in the Field. 3 ed. University of


Durham,UK. 249 p.

Van Baren, J. y Bomer, W. (1979). Procedimientos para la colección y


preservación de perfiles de suelo. Publicación Técnica 1. ISRIC, Wageningen,
The Netherlands. 31 p.

Vàsconez, M. (2011). En Ecuador 18: Quito," La ruta de los monolitos"

Vera, J. (1994). Estratigrafía: Principios y Métodos. Editorial Rueda, S, L.,


Madrid. 806 p

Williams, H., Turner, F. J., & Gilbert, C. M. (1982). Petrography: An introduction


to the study of rocks in thin section. WH Freeman and Company

Wright, M. (1971). The preparation of soil monoliths for the ninth International
Congress of Soil Science, Adelaide, 1968. Geoderma, 5: 151-159.