Está en la página 1de 1

Idealmente un yacimiento de hidrocarburos debe contener suficiente presión natural para hacer

que el fluido salga a la superficie por cierta cantidad de años sin requerir energía externa. Sin
embargo, esta energía declinará al punto de que la presión y/o la velocidad del flujo no son
adecuadas para llevar el hidrocarburo a la superficie.

Cuando el pozo alcanza este punto en su ciclo de vida, el fluido debe ser extraído a la superficie a
través de medios artificiales.