Está en la página 1de 14

Una aventura extraordinaria

Por MANUEL KALMANOVITZ G.

La deslumbrante película de Ang Lee es una de las mejores que se han rodado
hasta ahora con tecnología 3D. Pero detrás de sus imágenes espectaculares hay
también una reflexión sobre cómo las historias nos ayudan a vivir. *** 1/2

La cinta hace el recuento del asombroso naufragio de un muchacho junto a varios animales, entre
ellos un tigre con quien debe tratar de sobrevivir .
Título original: Life of Pi
Director: Ang Lee
Guion: David Magee
Actores: Suraj Sharma, Irrfan Kahn, Adil Hussain, Rafe Spall.

Ésta es una película llena de tonos claros, de amarillos y anaranjados. Se podría


pensar que son los colores de una historia feliz. Pero no es así: en este caso se
trata de una tragedia. Esta cinta es la adaptación del popular libro de Yann Martel
La vida de Pi, un título mucho más acorde con lo que vemos en pantalla a la
inexplicable traducción al español que le pusieron los distribuidores, porque es,
efectivamente, la narración de la vida de un hombre llamado Pi.

O, para ser más exactos, Piscine Molitor Patel, aunque en la infancia lo redujo a Pi
para que no lo molestaran en el colegio (en inglés Piscine suena como el verbo
orinar). Pi pasa su infancia en un zoológico y en la adolescencia su padre decide
embarcarse en una nave japonesa que viaja a Canadá con su familia y algunos de
sus animales, entre ellos un chimpancé, una zebra y un tigre llamado Richard
Parker. A los pocos días de empezada la travesía, el barco se hunde y Pi termina
en un bote con estos tres animales.

La secuencia del naufragio es alucinante. Es de noche y hay una tormenta, en la


oscuridad la silueta del barco resalta contra la espuma del mar. Cuando el buque
finalmente se va a pique, sus luces se hunden en la negrura del mar, como si
fuera un pez abismal.

La mayor parte de la película sucede en un bote salvavidas y muestra la


convivencia de Pi con el tigre, donde ambos sufren por la falta de agua, comida y
sombra. Antes del viaje, Pi le había dicho a su padre que los animales tienen
alma, “puedo vérsela en los ojos”, y lo que sucede en el bote podría apoyar
cualquiera de los dos puntos de vista.

Después de 227 días del naufragio rescatan a Pi y unos empleados de la


compañía aseguradora del barco quiere oír su versión de lo sucedido. El
muchacho les cuenta la historia que hemos visto hasta entonces, pero los
aseguradores quieren una versión más realista y él los complace. El contraste
entre ambas versiones nos recuerda que el acto de narrar también puede ser una
estrategia para sobrevivir.

Más que una historia de aventuras, la película es una reflexión sobre el poder de
las historias, sobre cómo las narrativas que armamos le dan un sentido a lo que
vemos y a lo que vivimos; cómo todo lo que sucede tiene una lógica si creemos en
Dios o en el alma de los animales, y otra muy distinta si no.

Una aventura extraordinaria es una de las mejores cintas que se han hecho hasta
el momento con la tecnología 3D. Ang Lee la dirige de forma sobria, sin necesidad
de excesos, con imágenes de una belleza abrumadora que se convierten en un
espectáculo visual pocas veces visto

Película La vida de Pi

COMPARTIR

La película La vida de Pi (Life of Pi en inglés), conocida también como Una aventura


extraordinaria, cuenta la historia de cómo el joven Pi experimenta la presencia de
Dios tras sobrevivir a un naufragio y compartir el bote salvavidas con su único
compañero: un tigre de Bengala llamado Richard Parker.
Dirigida por Ang Lee, esta película aborda como tema fundamental la fe. Tiene como
personaje principal al joven Pi Patel, quien pasa su vida en busca de respuestas a
través de la religión para aprender a lidiar con las adversidades de la vida.

Resumen de la película

El relato comienza cuando Pi Patel recibe la visita de un escritor interesado en


conocer a fondo su historia como sobreviviente de un naufragio quien, a pesar de
haberlo perdido todo, no perdió la fe en Dios.

Curioso de saber si puede volver a creer en Dios a través de este testimonio, el escritor
inicia una entrevista, pero Pi no se limita a contar lo sucedido, sino cuenta la historia
de su vida en un intento por mostrar los designios de Dios.

La infancia de Pi

Pi Patel es un joven de la India, cuyo padre es dueño de un zoológico en ese país. Este
es un hombre ateo de ciencia, mientras que su madre es una mujer de fe hindú y lo
introduce a la religión, lo que despierta en él la curiosidad espiritual.

Entre tanto, en el zoológico ha crecido la leyenda de Richard Parker, un tigre de


Bengala que despierta la fascinación de todos. Pi está convencido de que puede ver en
los ojos del tigre un gesto de correspondencia, de humanidad. Por ende, un día se
acerca a darle de comer, como si de un gato esquivo se tratase.
Su padre lo sorprende a tiempo, y para hacerle entender que Richard Parker es un
animal salvaje, lo obliga a ver cómo devora una cabra. Desde entonces, Pi le tendrá
miedo.

En casa de la familia Patel se generan grandes debates, aunque respetuosos, acerca


de la ciencia y la religión como vehículos de salvación humana. Todos están en
conocimiento de que Pi ha comenzado a explorar otras religiones en busca de Dios.

Así, el hinduismo le ha enseñado la conexión con la naturaleza y el universo; el Islam


le ha dado la noción de sumisión a la voluntad divina y, finalmente, el cristianismo le
ha enseñado que la humanidad es un don divino y que el amor al prójimo es un poder
movilizador y sanador.

Su madre lo apoya en su búsqueda. Su padre no se opone a que busque a Dios, pero lo


exhorta a que elija un único camino. De cualquier modo, no oculta su preferencia
porque su hijo opte por una mirada racional y científica de la vida.
Un cambio inesperado

Cuando Pi se hace un joven adulto, se enamora de Anandi, una chica que conoce en las
clases de danza hindú donde él toca la percusión. Ella le enseña a observar con detalle
el significado del lenguaje corporal.

Pero entre tanto, un hecho político obliga al padre de Pi a tomar acciones para
protegerlos. El padre de Pi decide vender los animales a otro zoológico en Estados
Unidos de América y mudarse a Canadá. Pi, enamorado, se resiste, pero no le queda
más que irse y prometer a Anandi que estarán juntos de nuevo.

La familia debe emprender el viaje en barco, única manera de transportar a los


animales, a quienes su dueño suministra calmantes para soportar el estrés del
traslado.

Cuando están en el barco asisten al comedor, donde solo sirven carne de res y arroz
blanco. La madre de Pi le pide respetuosamente al cocinero que le sirva una
alternativa vegetariana debido a su religión. Éste, un europeo irascible, racista e
intolerante, se enoja con ella y la insulta, ante lo cual se genera un altercado con el
padre de Pi.

Un joven oriental budista que observa la escena y que también es vegetariano,


intercede para calmar a todos, e invita a la mujer a ser más flexible cuando la
necesidad obliga. Así, le sugiere comer el arroz y, para darle algo de sabor, poner
encima algo de salsa de la carne. Así, no comprometería su fe pero tampoco la pasaría
tan mal en el trayecto.
Durante el largo viaje, Pi no puede dormir y sale a cubierta para ver una fuerte lluvia
en mar abierto. Pero la lluvia se vuelve tempestad y provoca el naufragio de la nave,
de la que aparentemente nadie logra salvarse, excepto Pi, tras encontrar un bote
salvavidas.

El naufragio

De repente, otros ocupantes aparecen en el bote: los animales del zoológico de su


padre. Una cebra desesperada se lanza al pequeño navío y se parte una pierna en la
hazaña; una orangután llega flotando sobre un racimo de bananas y Pi la rescata; por
último, una hiena se aferra violentamente al borde del bote y, a pesar de la resistencia
de Pi y los gritos de los demás animales, logra su objetivo.
El cuadro nos muestra ya un conflicto en puertas: dos animales mansos y vegetarianos
y un animal carnívoro y carroñero le hacen compañía al único ser aparentemente
racional de la embarcación.

Un incidente entre los animales expone un peligro inadvertido: paralizado por el


miedo y a pesar de su desaprobación, Pi observa cómo la hiena ataca a la cebra herida
para comérsela. En respuesta al instinto materno, la orangután indignada forcejea con
la hiena, pero la fiera carroñera asesina a ambos.

Ante el salvajismo de la escena, un tripulante inesperado aparece: al ver la muerte de


la orangután, Richard Parker (el tigre) sale sorpresivamente de un escondite y asesina
a la hiena.

De allí en adelante, Pi deberá compartir el bote con su único compañero: la temible


fiera salvaje Richard Parker. Pi deberá, entonces, aprender a domesticar a
aquel terrible y salvaje animal que vive con él. La pregunta es: ¿quién prevalecerá: la
fiera o el ser humano?

El rescate

Pi vive seis meses de aventuras a la deriva en compañía de Richard Parker. Cuando


este le da sosiego, piensa en Anandi y habla con Dios. Así, se mantiene lúcido, mientras
que Parker lo mantiene alerta para sobrevivir.

Tras seis meses de vagar por el océano, Pi llega a la orilla de una playa donde,
finalmente, se separa del tigre salvaje, pero Richard Parker le da la espalda y ni
siquiera se molesta en mirarlo por última vez.
Pi es rescatado y llevado al hospital donde recibe los cuidados primarios. Una vez
allí, dos funcionarios de la agencia de seguros del barco le piden al joven que relate los
hechos para levantar un informe de daños y responsabilidades. Patel relata esta
historia, pero ellos no aceptan su veracidad; después de todo, nunca se ha visto que un
manojo de bananas flote en el agua o que un tigre pueda resistir seis meses de hambre
sin comerse a su presa potencial.

Así, emplazan a Pi para que les diga la verdad. Ante la imposibilidad de que ellos
puedan mirar más allá de sus narices, Pi desenmascara los símbolos de la historia en
la conversación en menos de 5 minutos (los detalles serán revelados en la próxima
sección de este artículo, pero ¡atención! Contiene spoilers).

La película termina al retomar el hilo narrativo inicial. Muestra así el diálogo final
entre Pi y el escritor: "¿Cuál de las dos versiones prefieres?", pregunta Pi Patel. El
escritor hará su elección. Mientras piensa y observa, llega a la casa la actual mujer de
Pi, Anandi, aquel amor que mantuvo sus ganas de vivir.

Interpretación: una fábula espiritual

En esta película, la misma historia es contada en dos versiones: una tiene la forma de
una fábula con animales, llena de símbolos espirituales y aprendizaje por doquier, y la
otra es apenas un sumario en lenguaje directo sobre lo ocurrido. Esta historia plana se
despacha en cinco minutos y le resta a los sucesos todo el carácter de aprendizaje y
aventura que contiene. En otras palabras, la segunda versión convierte una aventura
espiritual extraordinaria en una simple nota de sucesos.
La fábula, en cambio, representa a las personas que sobrevivieron al naufragio junto a
él. La orangután era su propia madre; la cebra era el joven budista y la hiena el
cocinero del barco con quien ambos habían tenido el altercado. La falta de valores y
espiritualidad de este "hombre" lo hace tener un comportamiento animal en la
adversidad y asesinar al budista y a la madre de Pi.

El tigre, claro, representa el instinto animal reprimido en el propio Pi. Asistir al


asesinato de su madre desató en él la furia y lo llevó también a cometer un acto
inhumano: asesinar. Horrorizado ante sí mismo y asustado por la incertidumbre, Pi,
que se caracterizaba por ser un hombre espiritual y pacífico, debe descubrir el modo
de domesticar el instinto salvaje que lleva dentro, pero tampoco puede deshacerse de
él. Su instinto animal es también la fuerza que le permite la supervivencia.

Escena de Pi y Anandi en su juventud en La India.

En realidad, el principio de esta fábula se ancla en el uso simbólico del lenguaje


común, que distingue entre lo humano como hecho biológico y lo humano como la
cualidad de ser "persona". Se puede explicar esto a través de su principio contrario: en
el lenguaje común se usa la palabra "animal" para referir a aquellas personas que han
perdido la capacidad de comportarse como tales, es decir, aquellas que se han hecho
"inhumanas". Desde esta lógica, la película muestra cómo las condiciones de
supervivencia sacan a los seres humanos de su centro.

La experiencia extrema de la supervivencia tensa el interior de las personas y les hace


revelar todos los instintos antes domesticados. Pero una cosa destaca en esta película:
no todos los instintos animales son asesinos o rastreros: algunos son el miedo, la
autodefensa, la protección de la manada, la astucia, el camuflaje, etc.
Para el caso de la película, las reacciones instintivas de cada personaje varían según
los valores desde los cuales han aprendido a observar el mundo. Por eso, mientras que
la hiena mata por violencia gratuita, el tigre solo actúa como reacción.

Sin embargo, lo que mantiene la esencia humana de Pi en medio de toda la experiencia


es el recuerdo de Anandi y la fe en Dios, su capacidad para conectarse con la
trascendencia, incluso desde el reto. La fe, vista como consciencia y aceptación del
Otro, se vuelve un recurso de humanización. Por ello, Pi mantiene su capacidad de
percibir la belleza, de soñar, de imaginar, pero sobre todo, Pi mantiene la esperanza.

El diálogo final entre Pi y el escritor le da al espectador una clave fundamental: cada


quien elige de qué modo ver las experiencias que enfrenta y cómo eso puede tener
una influencia en la propia vida. Pi tiene tres claves que aprendió desde niño: la
apertura al universo y la naturaleza, la aceptación de la voluntad de Dios y el amor
como fuerza movilizadora.

Desde este argumento la película aborda temas como los prejuicios, la xenofobia, la
intolerancia religiosa, el diálogo intercultural, la eterna discusión entre pensamiento
moderno científico y pensamiento religioso, el sentido de la vida y, el que los enlaza a
todos, la fe como fenómeno humanizador.
Datos curiosos sobre La vida de Pi

Tras cámaras de La vida de Pi.

1. En las escenas en solitario, se usaron hasta cuatro tigres para hacer a


Richard Parker. Pero en las escenas con el actor Suraj Sharma, el tigre fue animado
por computadora e incluido en postproducción.

2. La película está basada en una novela homónima escrita por el hispano-canadiense


Yann Martel.

3. Ang Lee obtuvo el premio Oscar como mejor director con esta película, mientras
que Claudio Miranda recibió el premio por mejor fotografía.

4. Ang Lee debió ser asesorado por el náufrago Steven Callahan para lograr una buena
documentación.

5. Tobey Maguire iba a representar al escritor que entrevista a Pi, pero después de
filmar algunas escenas Ang Lee decidió contratar a otra persona. La razón no estuvo
en ningún conflicto con el actor ni con su nivel profesional, sino que Lee prefería
mantener un reparto menos conocido.
Este artículo lo puede ver en este link: Una aventura de la vida y la fe en tres dimensiones

6. Muchos creían que la historia contada en el libro de Yann Martel era imposible de
filmar. Sin embargo, Ang Lee junto con su equipo de efectos especiales lo hicieron
realidad

Basada en la novela de Yann Martel, la historia es una aventura mágica que se


centra en la vida de Pi Patel, un joven hindú hijo del dueño de un zoológico. Su
familia reside en Pondicherry, India, pero un día su padre decide llevarlos a vivir a
Canadá. La familia, junto con los animales del zoológico, viaja en un barco de
carga, pero en la mitad de una tormenta el barco naufraga. Pi es el único humano
sobreviviente y se encuentra a la deriva en un bote salvavidas junto con una cebra,
una hiena, un orangután y un tigre de Bengala llamado Richard Parker, todos
luchando por sobrevivir.

El joven hindú, que busca ávidamente el sentido religioso y reconoce lo bueno que
ofrecen varias religiones, se siente fascinado cuando descubre en el Catolicismo el
amor de Dios a los hombres, hasta el punto de enviar a su hijo a salvarlos. Esa idea
le resulta incomprensible, le asombra y le fascina a la vez. Su padre, a pesar de que
es un hindú no creyente, respeta la búsqueda trascendente de su hijo y las
decisiones que éste toma. Esas reflexiones serán de gran ayuda durante el
naufragio.

La cinta tiene muchos aciertos: los magníficos visuales, el hilo narrativo, la


actuación del joven Suraj Sharma, las escenas que se lograron con el tigre y el chico
son asombrosas. Pero un valor agregado es el mensaje de la importancia primordial
que tiene la fe en Dios en la vida del hombre. La relación personal que cada uno
necesitamos tener con el Ser Supremo, creador y motor de la existencia, y cómo ese
dialogo u oración con Dios nos abren un panorama que se va iluminando según
avanzamos en la búsqueda de la verdad.

Los hechos cotidianos de nuestra vida, iluminados y arropados por el amor de Dios
adquieren la dimensión de ser, en verdad, una aventura extraordinaria.

Director: Ang Lee


Intérpretes: Suraj Sharma, Irrfan Khan, Adil Hussain, Tabu, Rafe Spall
Año: 2012, Fox
Género: Aventura/Drama
Densidad Contenidos Específicos:
Violencia: Media
Lenguaje Vulgar/Ofensivo: Media